jueves, mayo 23, 2024

SOLICITUD DE REVISIÓN DEL FALLO DE 11 DE JULIO DE 1996 EN LA CAUSA RELATIVA A LA APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN PARA LA PREVENCIÓN Y LA SANCIÓN DEL DELITO DE GENOCIDIO (BOSNIA Y HERZEGOVINA CONTRA YUGOSLAVIA), EXCEPCIONES PRELIMINARES (YUGOSLAVIA CONTRA BOSNIA Y HERZEGOVINA) – Fallo de 3 de febrero de 2003 – Corte Internacional de Justicia

Recurso de revisión de la sentencia de 11 de julio de 1996 en el asunto relativo a la aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio

Yugoslavia v. Bosnia y Herzegovina

Sentencia

3 de febrero de 2003

 

Presidente: Guillaume;
Vicepresidente: Shi;
Jueces: Oda, Ranjeva, Herczegh, Koroma, Vereshchetin, Parra-Aranguren, Rezek, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby;
Jueces ad hoc: Dimitrijevic, Mahiou

 

Representado por: Yugoslavia: Sr. Tibor Varady, S.J.D. (Harvard), Asesor Jurídico Jefe del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores de la República Federativa de Yugoslavia, Profesor de Derecho en la Universidad de Europa Central, Budapest, y en la Universidad Emory, Atlanta, en calidad de Agente;
Sr. Vladimir Djeriae, LL.M. (Michigan), Consejero del Ministro de Asuntos Exteriores de la República Federativa de Yugoslavia, en calidad de Co-Agente;
Sr. Andreas Zimmermann, LL.M. (Harvard), Profesor de Derecho, Universidad de Kiel, Director del Instituto Walther-Schucking,
como Consejero y Abogado;
Sr. Ian Brownlie, C.B.E., Q.C., F.B.A., miembro de la Comisión de Derecho Internacional, miembro del Colegio de Abogados inglés, Catedrático emérito Chichele de Derecho Internacional Público, Universidad de Oxford, como Asesor;
Sr. Dejan Ukropina, Abogado de Novi Sad;
Sr. Robin Geiss, Asistente en el Instituto Walther-Schucking, Universidad de Kiel;
Sr. Marko Miaeanoviae, LL.M. (Universidad de Nueva York);
Sr. Slavoljub Cariae, Consejero de la Embajada de la República Federativa de Yugoslavia en La Haya;
D. Miodrag Paneeski, Primer Secretario de la Embajada de la República Federativa de Yugoslavia en La Haya, en calidad de Asistentes;

Bosnia y Herzegovina: Sr. Sakib Softiae, como Agente;
Sr. Phon van den Biesen, van den Biesen Advocaten, Amsterdam,
en calidad de Agente adjunto; Sr. Alain Pellet, Profesor de la Universidad de París X-Nanterre, miembro y antiguo Presidente de la Comisión de Derecho Internacional, en calidad de Consejero y Abogado;
Sr. Antoine Ollivier;
Sr. Wim Muller, como Abogado.

[p.7] EL TRIBUNAL

compuesto como se ha indicado anteriormente,

después de deliberar,

dicta la siguiente Sentencia:

1. El 24 de abril de 2001, la República Federativa de Yugoslavia (en lo sucesivo, “RFY”) presentó en la Secretaría del Tribunal una demanda de 23 de abril de 2001 por la que, remitiéndose al artículo 61 del Estatuto del Tribunal, solicitaba a éste la revisión de la sentencia dictada el 11 de julio de 1996 en el asunto relativo a la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia), Excepciones Preliminares (Recopilación 1996 (II), p. 595). Yugoslavia), Excepciones Preliminares (Recueil 1996 (II), p. 595).

2. De conformidad con el párrafo 2 del artículo 40 del Estatuto, la demanda fue comunicada inmediatamente por el Secretario del Tribunal a Bosnia y Herzegovina; y de conformidad con el párrafo 3 de dicho artículo, la demanda fue notificada a todos los Estados facultados para comparecer ante el Tribunal.

3. Mediante cartas de 26 de abril de 2001, el Secretario informó a las Partes de que el Tribunal había fijado el 30 de septiembre de 2001 como plazo para la presentación por Bosnia y Herzegovina de sus observaciones escritas sobre la admisibilidad de la Demanda, previsto en el párrafo 2 del artículo 99 del Reglamento del Tribunal.
4. De conformidad con el artículo 53, apartado 1, del Reglamento del Tribunal, el 6 de agosto de 2001 se accedió a la solicitud de la República de Croacia de que se pusieran a su disposición los escritos y documentos anexos, una vez recabada la opinión de las Partes.

5. Mediante escrito de 2 de agosto de 2001, el Agente de Bosnia y Herzegovina solicitó al Tribunal que prorrogase hasta el 1 de diciembre de 2001 el plazo para la presentación por su Gobierno de sus observaciones escritas. Mediante escrito de 17 de agosto de 2001, el Agente de la RFY informó al Tribunal de que su Gobierno no se oponía a la prórroga de dicho plazo. Mediante escritos de 21 de agosto de 2001, el Primer Secretario del Tribunal encargado de los Asuntos de Información, en funciones de Secretario, informó a las Partes de que el Presidente había prorrogado hasta el 3 de diciembre de 2001 el plazo para la presentación por Bosnia y Herzegovina de sus observaciones escritas.

6. El 3 de diciembre de 2001, dentro del plazo así prorrogado, Bosnia y Herzegovina presentó en Secretaría sus observaciones escritas sobre la admisibilidad de la demanda de la RFY.

7. Mediante escrito de 26 de diciembre de 2001, el Agente de la República Federativa de Yugoslavia, remitiéndose al artículo 99, apartado 3, del Reglamento del Tribunal, solicitó al Tribunal que concediera a las Partes una nueva oportunidad de presentar por escrito sus observaciones sobre la admisibilidad de la Demanda. Mediante escrito de 21 de enero de 2002, el Agente de Bosnia y Herzegovina informó al Tribunal de que su Gobierno no era partidario de una segunda ronda de alegaciones escritas. [p 10]

Mediante escrito de 1 de marzo de 2002, el Secretario informó a las Partes de la decisión del Tribunal de que no era necesaria una segunda ronda de alegaciones escritas.

8. Dado que el Tribunal no contaba en su seno con ningún juez de la nacionalidad de ninguna de las Partes, cada Parte procedió a ejercer el derecho que le confiere el párrafo 3 del artículo 31 del Estatuto de elegir un juez ad hoc para conocer del caso; la RFY eligió al Sr. Vojin Dimitrijeviae y Bosnia y Herzegovina al Sr. Sead Hodziae. Mediante carta fechada el 9 de abril de 2002 y recibida en la Secretaría el 6 de mayo de 2002, el Sr. Hodziae informó al Tribunal de que deseaba dimitir de sus funciones; Bosnia y Herzegovina designó al Sr. Ahmed Mahiou para actuar en su lugar.

9. Tras recabar la opinión de las Partes, el Tribunal decidió, de conformidad con el artículo 53, párrafo 2, del Reglamento del Tribunal, que las copias de las observaciones escritas de Bosnia y Herzegovina y los documentos anexos a las mismas fueran accesibles al público en la apertura del procedimiento oral.

10. Las vistas públicas se celebraron los días 4, 5, 6 y 7 de noviembre de 2002, durante las cuales el Tribunal de Justicia oyó los informes orales y las réplicas de:

Por la RFY: Sr. Tibor Varady,
Sr. Vladimir Djeriae,
Sr. Andreas Zimmermann.

Por Bosnia y Herzegovina: Sr. Sakib Softiae,
Sr. Phon van den Biesen,
Sr. Alain Pellet.
11. En su demanda, la República Federativa de Yugoslavia formuló las siguientes peticiones

“Por las razones expuestas, la República Federativa de Yugoslavia solicita al Tribunal que adjudique y declare que:

existe un hecho nuevo de tal naturaleza que hace que el caso pueda ser revisado en virtud del artículo 61 del Estatuto de la Corte.

Además, el Solicitante pide respetuosamente al Tribunal que suspenda los procedimientos relativos al fondo del asunto hasta que se dicte una decisión sobre esta Solicitud.”

12. En sus observaciones escritas, Bosnia y Herzegovina presentó la siguiente alegación:

“En consideración de lo anterior, el Gobierno de Bosnia y Herzegovina solicita al Tribunal que adjudique y declare que la Solicitud de Revisión de la Sentencia de 11 de julio de 1996, presentada por la República Federativa de Yugoslavia el 23 de abril de 2001, no es admisible.”

13. En la vista oral, las Partes presentaron los siguientes alegatos finales:

En nombre del Gobierno de la República Federativa de Yugoslavia,

en la vista de 6 de noviembre de 2002:

“Por las razones expuestas en su Demanda de 23 de abril de 2001 y en sus alegaciones durante el procedimiento oral celebrado del 4 al 7 de noviembre de 2002, la República Federativa de Yugoslavia solicita respetuosamente al Tribunal que adjudique y declare:

— que existen hechos recientemente descubiertos de tal naturaleza que hacen que la Sentencia de 11 de julio de 1996 pueda ser revisada en virtud del artículo 61 del Estatuto de la Corte; y [p 11]

— que la Solicitud de Revisión de la República Federativa de Yugoslavia es por tanto admisible.”

En nombre del Gobierno de Bosnia y Herzegovina,

en la vista de 7 de noviembre de 2002:

“Considerando todo lo expuesto por los representantes de Bosnia y Herzegovina en las fases escrita y oral de este procedimiento, Bosnia y Herzegovina solicita al Tribunal que adjudique y declare que la Solicitud de Revisión de la Sentencia de 11 de julio de 1996, presentada por la República Federativa de Yugoslavia el 23 de abril de 2001, no es admisible.”

***

14. En su demanda de revisión de la sentencia de 1996, la RFY se basa en el artículo 61 del Estatuto, que dispone lo siguiente:

“1. Sólo podrá solicitarse la revisión de una sentencia cuando se funde en el descubrimiento de algún hecho de naturaleza tal que resulte decisivo y que, en el momento de dictarse la sentencia, fuera desconocido por el Tribunal y también por la parte que solicita la revisión, siempre que tal desconocimiento no se deba a negligencia.

2. El procedimiento de revisión se iniciará mediante una sentencia del Tribunal en la que se haga constar expresamente la existencia del hecho nuevo, se reconozca que tiene tal carácter que puede dar lugar a la revisión y se declare la admisibilidad de la demanda por este motivo.

3. El Tribunal podrá exigir el previo cumplimiento de los términos de la sentencia antes de admitir a trámite la revisión.

4. La demanda de revisión deberá interponerse, a más tardar, dentro de los seis meses siguientes al descubrimiento del hecho nuevo.

5. No podrá interponerse recurso de revisión una vez transcurridos diez años desde la fecha de la sentencia.”

15. El artículo 61 prevé que el procedimiento de revisión se inicie con una sentencia del Tribunal de Justicia que declare la admisibilidad de la demanda por los motivos previstos en el Estatuto; el artículo 99 del Reglamento prevé expresamente un procedimiento sobre el fondo si, en su primera sentencia, el Tribunal de Justicia ha declarado la admisibilidad de la demanda.

Así pues, el Estatuto y el Reglamento de la Corte prevén un “procedimiento en dos fases” (demanda de revisión e interpretación de la sentencia de 24 de febrero de 1982 en el asunto relativo a la plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia) (Túnez contra Jamahiriya Árabe Libia), sentencia, I.C.J. Recueil 1985, p. 197, apartado 8). La primera etapa del procedimiento de una solicitud de revisión de la sentencia del Tribunal debe “limitarse a la cuestión de la admisibilidad de dicha solicitud” (ibíd., párr. 10).

16. Por lo tanto, en esta fase la decisión de la Corte se limita a la cuestión de si la solicitud cumple las condiciones contempladas por el Estatuto. En virtud del artículo 61 del Estatuto, estas condiciones son las siguientes

(a) la solicitud debe basarse en el “descubrimiento” de un “hecho”; [p 12]

(b) el hecho, cuyo descubrimiento se invoca, debe ser “de tal naturaleza que constituya un factor decisivo”;

(c) el hecho debe haber sido “desconocido” por el Tribunal y por la parte que solicita la revisión cuando se dictó la sentencia;

(d) la ignorancia de este hecho no debe ser “debida a negligencia”; y

(e) la solicitud de revisión debe presentarse “a más tardar dentro de los seis meses siguientes al descubrimiento del hecho nuevo” y antes de que hayan transcurrido diez años desde la fecha de la sentencia.

17. El Tribunal de Justicia señala que una demanda de revisión sólo es admisible si se cumple cada uno de los requisitos establecidos en el artículo 61. Si no se cumple alguno de ellos, la demanda de revisión es admisible. Si no se cumple alguno de ellos, la demanda debe ser desestimada.

18. El Tribunal de Justicia comenzará por comprobar si existe aquí un “hecho” que, si bien existía en la fecha de su sentencia de 11 de julio de 1996, era entonces desconocido tanto por la RFY como por el Tribunal de Justicia.

**

18. A este respecto, en su demanda de revisión de la sentencia del Tribunal de 11 de julio de 1996, la RFY alegó lo siguiente:

“La admisión de la RFY en las Naciones Unidas como nuevo Miembro el 1 de noviembre de 2000 es ciertamente un hecho nuevo. También puede demostrarse, y así lo afirma el demandante, que este nuevo hecho es de tal naturaleza que constituye un factor decisivo en relación con la cuestión de la competencia ratione personae sobre la RFY.

Tras la admisión de la República Federativa de Yugoslavia como nuevo Miembro el 1 de noviembre de 2000, se han resuelto los dilemas relativos a su estatuto, y se ha convertido en un hecho inequívoco que la República Federativa de Yugoslavia no mantuvo la personalidad de la República Socialista Federativa de Yugoslavia, no era Miembro de las Naciones Unidas antes del 1 de noviembre de 2000, no era Estado parte en el Estatuto y no era Estado parte en la Convención sobre el Genocidio. . .

La admisión de la RFY en las Naciones Unidas como nuevo Miembro despeja ambigüedades y arroja una luz diferente sobre la cuestión de la pertenencia de la RFY a las Naciones Unidas, al Estatuto y a la Convención sobre el Genocidio”.

La RFY declaró además que, según la lista oficial del 8 de diciembre de 2000, “Yugoslavia” figuraba como Miembro de las Naciones Unidas desde el 1 de noviembre de 2000 y que “la nota explicativa deja claro que se trata de una referencia a la RFY”. La RFY concluyó que “se trata de un hecho nuevo de tal naturaleza que constituye un factor decisivo, desconocido tanto por el Tribunal como por el demandante en el momento en que se dictó la sentencia de 11 de julio de 1996”.

19. En sus alegaciones orales, la RFY no invocó su admisión en las Naciones Unidas en noviembre de 2000 como un “hecho nuevo” decisivo, en el sentido del artículo 61 del Estatuto, capaz de fundamentar su solicitud de revisión de la sentencia de 1996. La RFY alegó que esta admisión “como [p 13] nuevo Miembro”, así como la carta del Consejero Jurídico de 8 de diciembre de 2000 en la que se le invitaba, según la RFY, “a adoptar medidas convencionales si deseaba ser parte en los tratados en los que la antigua Yugoslavia era parte” eran

“acontecimientos que . . . revelaron los dos hechos decisivos siguientes

(1) la RFY no era parte del Estatuto en el momento de la Sentencia; y

(2) la República Federativa de Yugoslavia no seguía vinculada por el artículo IX del Convenio sobre el genocidio que mantenía la personalidad de la antigua Yugoslavia”.

Es sobre la base de estos dos “hechos” que, en su alegato oral, la RFY fundamentó finalmente su solicitud de revisión.

20. La RFY subrayó además en las vistas que estos “hechos recientemente descubiertos” no se habían producido con posterioridad a la sentencia de 1996. A este respecto, la RFY afirma que “la RFY nunca argumentó ni contempló que el hecho recientemente descubierto tuviera o pudiera tener un efecto retroactivo”.

21. Por su parte, Bosnia y Herzegovina sostiene lo siguiente:

“no existe ningún ‘hecho nuevo’ capaz de ‘someter el caso a revisión’ de conformidad con el artículo 61, párrafo 2, del Estatuto del Tribunal: ni la admisión de Yugoslavia en las Naciones Unidas que el Estado demandante presenta como un hecho de este tipo, o en cualquier caso como fuente de tal hecho, ni su supuesta nueva situación con respecto al Convenio sobre el genocidio… constituyen hechos de este tipo”.

22. En resumen, Bosnia y Herzegovina sostiene que lo que la RFY denomina “hechos” son “las consecuencias . . de un hecho, que es y sólo puede ser la admisión de Yugoslavia en las Naciones Unidas en 2000”. Afirma que “el artículo 61 del Estatuto del Tribunal . . . exige que el hecho fuera ‘cuando se dictó la sentencia, desconocido para el Tribunal y también para la parte que reclama la revisión'” y que “esto implica que . . . el hecho en cuestión existía realmente ‘cuando se dictó la sentencia'”. Según Bosnia y Herzegovina, la RFY “considera su propio cambio de posición (y las consecuencias que de él se derivan) como un hecho nuevo”. Bosnia y Herzegovina concluye que este “‘hecho nuevo’… es posterior a la sentencia cuya revisión se solicita”. Señala que el supuesto hecho nuevo no puede tener “ningún efecto retroactivo o retrospectivo”.

23. Bosnia y Herzegovina añade además que la RFY se basa simplemente en una “nueva ‘percepción’ de los hechos de 1993 a la luz de los que tuvieron lugar en 2000 y 2001”. Bosnia y Herzegovina alega que una “percepción” no es un hecho y que “en cualquier caso, la “percepción” de la nueva situación de Yugoslavia, tanto con respecto a las Naciones Unidas como [p 14] a la Convención [sobre el Genocidio] de 1948, se produjo con posterioridad a la Sentencia impugnada”.

**

24. Antes de pasar al examen de los “hechos” que la RFY ha invocado en sus alegaciones para justificar la revisión de la Sentencia de 1996, el Tribunal de Justicia hará un recuento de los antecedentes del asunto con el fin de contextualizar las alegaciones de la RFY.

*

25. A principios de los años 90, la RFSY, compuesta por Bosnia y Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro, Serbia y Eslovenia, comenzó a desmembrarse. El 25 de junio de 1991, Croacia y Eslovenia declararon su independencia, seguidas por Macedonia el 17 de septiembre de 1991 y Bosnia y Herzegovina el 6 de marzo de 1992. El 22 de mayo de 1992, Bosnia y Herzegovina, Croacia y Eslovenia fueron admitidas como Miembros de las Naciones Unidas; al igual que la Antigua República Yugoslava de Macedonia, el 8 de abril de 1993.

26. El 27 de abril de 1992, los “participantes en la sesión conjunta de la Asamblea de la República Socialista Federativa de Yugoslavia, la Asamblea Nacional de la República de Serbia y la Asamblea de la República de Montenegro” adoptaron una declaración, en la que se decía en las partes pertinentes:

“Los representantes de los pueblos de la República de Serbia y de la República de Montenegro,
Expresando la voluntad de los ciudadanos de sus respectivas Repúblicas de permanecer en el Estado común de Yugoslavia,
. . . .
Desean exponer en la presente Declaración sus puntos de vista sobre los objetivos básicos, inmediatos y duraderos de la política de su Estado común, y sobre sus relaciones con las antiguas Repúblicas yugoslavas.
. . . .
1. La República Federativa de Yugoslavia, manteniendo la personalidad estatal, jurídica y política internacional de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, cumplirá estrictamente todos los compromisos que la RFS de Yugoslavia asumió internacionalmente,
. . . .
quedando vinculada por todas las obligaciones contraídas con las organizaciones e instituciones internacionales de las que es miembro. . .” (Doc. de las Naciones Unidas A/46/915, Ann. II.) [p 15]

27. Una Nota oficial de la misma fecha de la Misión Permanente de Yugoslavia ante las Naciones Unidas, dirigida al Secretario General de las Naciones Unidas, afirmaba entre otras cosas que:

“La Asamblea de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, en su sesión celebrada el 27 de abril de 1992, promulgó la Constitución de la República Federativa de Yugoslavia. En virtud de la Constitución, sobre la base de la continuidad de la personalidad de Yugoslavia y de las decisiones legítimas de Serbia y Montenegro de continuar viviendo juntos en Yugoslavia, la República Federativa Socialista de Yugoslavia se transforma en la República Federativa de Yugoslavia, formada por la República de Serbia y la República de Montenegro.

Respetando estrictamente la continuidad de la personalidad internacional de Yugoslavia, la República Federativa de Yugoslavia seguirá cumpliendo todos los derechos conferidos a la República Federativa Socialista de Yugoslavia y las obligaciones asumidas por ésta en las relaciones internacionales, incluida su pertenencia a todas las organizaciones internacionales y su participación en los tratados internacionales ratificados o suscritos por Yugoslavia.” (Doc. de las Naciones Unidas A/46/915, An. I.)

28. El 19 de septiembre de 1992, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 777 (1992) que decía lo siguiente:
“El Consejo de Seguridad,

Reafirmando su resolución 713 (1991) de 25 de septiembre de 1991 y todas las resoluciones posteriores pertinentes,

Considerando que el Estado anteriormente conocido como República Federativa Socialista de Yugoslavia ha dejado de existir,

Recordando, en particular, la resolución 757 (1992), en la que se señala que ‘la pretensión de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) de que continúe automáticamente la condición de miembro de las Naciones Unidas de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia no ha sido generalmente aceptada’,

1. Considera que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no puede seguir siendo automáticamente miembro de las Naciones Unidas en calidad de miembro de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia; y, por consiguiente, recomienda a la Asamblea General que decida que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) solicite su admisión como miembro de las Naciones Unidas y que no participe en los trabajos de la Asamblea General;

2. Decide examinar de nuevo la cuestión antes de que termine la [p 16] parte principal del cuadragésimo séptimo período de sesiones de la Asamblea General.” (Doc. de las Naciones Unidas S/RES/777.)

29. El 22 de septiembre de 1992, la Asamblea General adoptó la resolución 47/1, según la cual:

“La Asamblea General,

Habiendo recibido la recomendación del Consejo de Seguridad, de 19 de septiembre de 1992, de que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) solicite su admisión como Miembro de las Naciones Unidas y de que no participe en los trabajos de la Asamblea General,

1. 1. Considera que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no puede seguir siendo automáticamente miembro de las Naciones Unidas en calidad de miembro de la ex República Federativa Socialista de Yugoslavia; y, por consiguiente, decide que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) solicite su admisión como miembro de las Naciones Unidas y que no participe en los trabajos de la Asamblea General;

2. Toma nota de la intención del Consejo de Seguridad de volver a examinar la cuestión antes de que finalice la parte principal del cuadragésimo séptimo período de sesiones de la Asamblea General.” (Doc. de las Naciones Unidas A/RES/47/1.)

30. El 25 de septiembre de 1992, los Representantes Permanentes de Bosnia y Herzegovina y de Croacia dirigieron una carta al Secretario General, en la que, con referencia a la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad y a la resolución 47/1 de la Asamblea General, expresaban su entendimiento de la siguiente manera: “en este momento, no cabe duda de que la República Federativa Socialista de Yugoslavia ya no es miembro de las Naciones Unidas. Al mismo tiempo, es evidente que la República Federativa de Yugoslavia todavía no es miembro”. Concluyeron que “la bandera que ondea frente a las Naciones Unidas y la placa con el nombre de ‘Yugoslavia’ ya no representan a nada ni a nadie” y “solicitaron amablemente que [el Secretario General] proporcione una declaración explicativa jurídica en relación con las cuestiones planteadas” (doc. de las Naciones Unidas A/47/474).

31. En respuesta, el 29 de septiembre de 1992, el Secretario General Adjunto y Asesor Jurídico de las Naciones Unidas dirigió una carta a los Representantes Permanentes de Bosnia-Herzegovina y Croacia, en la que afirmaba que la “opinión ponderada de la Secretaría de las Naciones Unidas sobre las consecuencias prácticas de la adopción por la Asamblea General de la resolución 47/1” era la siguiente:

“Aunque la Asamblea General ha declarado inequívocamente que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no puede continuar automáticamente la pertenencia de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia a las Naciones Unidas y que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) debe solicitar su ingreso en las Naciones Unidas, la única consecuencia práctica que se desprende de la resolución es que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no participará en los trabajos de la Asamblea General. Queda claro, por tanto, que los representantes de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) ya no pueden participar en los trabajos de la Asamblea General, sus órganos subsidiarios, ni en las conferencias y reuniones convocadas por ella.

Por otra parte, la resolución no pone fin ni suspende la pertenencia de Yugoslavia a la Organización. En consecuencia, el asiento y la placa con el nombre permanecen como antes, pero en los órganos de la Asamblea los representantes de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no pueden sentarse detrás del signo “Yugoslavia”. Las misiones yugoslavas en la Sede y las oficinas de las Naciones Unidas podrán seguir funcionando y podrán recibir y distribuir documentos. En la Sede, la Secretaría seguirá enarbolando la bandera de la antigua Yugoslavia, ya que es la última bandera de Yugoslavia utilizada por la Secretaría. La resolución no quita a Yugoslavia el derecho a participar en los trabajos de órganos distintos de los de la Asamblea. La admisión en las Naciones Unidas de una nueva Yugoslavia en virtud del artículo 4 de la Carta pondrá fin a la situación creada por la resolución 47/1″. (Doc. de las Naciones Unidas A/47/485; cursiva añadida en el original).

32. El 29 de abril de 1993, la Asamblea General, siguiendo la recomendación contenida en la resolución 821 (1993) del Consejo de Seguridad (redactada en términos similares a los de la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad), adoptó la resolución 47/229 en la que decidió que “la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) [no debería] participar en los trabajos del Consejo Económico y Social”.
*

33. El Tribunal recuerda que entre la adopción de la resolución 47/1 de la Asamblea General, de 22 de septiembre de 1992, y la admisión de la RFY en las Naciones Unidas, el 1 de noviembre de 2000, la situación jurídica de la RFY siguió siendo compleja, como lo demuestran los ejemplos siguientes.

34. Mediante una resolución de 20 de diciembre de 1993 relativa a la situación en Bosnia y Herzegovina, la Asamblea General reafirmó su resolución 47/1 de 22 de septiembre de 1992, e instó “a los Estados miembros y a la Secretaría a que, en cumplimiento del espíritu de dicha resolución, pongan fin al estatuto de facto de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro)” (doc. de las Naciones Unidas A/RES/48/88, párr. 19). [p 18]

35. Durante este periodo, refiriéndose a los términos de la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad y a la resolución 47/1 de la Asamblea General, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia se opusieron sistemáticamente a la afirmación de la RFY de que continuaba siendo el Estado y la personalidad jurídica y política internacional de la antigua RFSY. En particular, discreparon de que la RFY fuera Miembro de las Naciones Unidas y parte en los tratados multilaterales de los que la antigua Yugoslavia era parte.

36. Fue en este contexto en el que, a raíz de la sugerencia formulada por el Representante de Bosnia y Herzegovina en las 18ª y 19ª Reuniones de los Estados Partes en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y de una votación al respecto, se excluyó a la RFY de participar en dichas reuniones (doc. de las Naciones Unidas. CCPR/SP/SR 18, p. 3; doc. de las Naciones Unidas. CCPR/SP/SR 19, p. 8). Sin embargo, al explicar su decisión de votar a favor de la exclusión en la 18ª sesión, celebrada el 16 de marzo de 1994, el representante de Bélgica, hablando en nombre de los Estados miembros de la Unión Europea que eran Partes en la Convención, y apoyado por los representantes de Australia e Islandia, este último en nombre de los países nórdicos, “dijo que el voto de las delegaciones interesadas no prejuzgaba su posición respecto de la condición de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) en relación con el Pacto o las demás obligaciones internacionales de la ex República Federativa Socialista de Yugoslavia”. Dichas delegaciones “opinaban que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) debía atenerse a las obligaciones dimanantes del Pacto” (doc. de las Naciones Unidas CCPR/SP/SR.18).

37. En respuesta a estas protestas, la RFY, alegando que continuaba la personalidad jurídica internacional de la antigua Yugoslavia, mantuvo en todo momento la opinión de que su pertenencia a las Naciones Unidas y su condición de Estado parte en los tratados internacionales no se veían afectadas por la adopción de la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad y de la resolución 47/1 de la Asamblea General.

38. Según el texto en inglés del “Summary of Practice of the Secretary-General as Depositary of Multilateral Treaties”, preparado por la Sección de Tratados de la Oficina de Asuntos Jurídicos, que se publicó a principios de 1996,

“89. Surgió una dificultad especial al aprobarse la resolución 47/1, de 22 de septiembre de 1992, por la que la Asamblea General consideró que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no podía seguir siendo automáticamente miembro de las Naciones Unidas en calidad de ex República Federativa Socialista de Yugoslavia y, por consiguiente, decidió que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) solicitara ser miembro de las Naciones Unidas y que no participara en los trabajos [p 19] de la Asamblea General; la Secretaría interpretó que la resolución se aplicaba a los órganos subsidiarios de la Asamblea General, así como a las conferencias y reuniones convocadas por ésta. En consecuencia, la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro), no fue invitada a participar en las conferencias convocadas por la Asamblea (por ejemplo, la Conferencia Mundial de Derechos Humanos). Sin embargo, esto no afectó a la capacidad de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) para participar en tratados, incluidos los depositados ante el Secretario General.
. . . .
297. En ausencia de disposiciones que establezcan condiciones específicas para la sucesión o que restrinjan de otro modo la sucesión, el Secretario General se guía por las cláusulas de participación de los tratados, así como por los principios generales que rigen la participación de los Estados (véase el cap. V). La independencia del nuevo Estado sucesor, que entonces ejerce su soberanía en su territorio, queda por supuesto sin efecto en lo que se refiere a los derechos y obligaciones convencionales del Estado predecesor en lo que se refiere a su propio territorio (restante). Así, tras la separación de partes del territorio de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (que se convirtieron en Estados independientes), la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (como Federación Rusa) siguió existiendo como Estado predecesor, y todos sus derechos y obligaciones convencionales continuaron en vigor con respecto a su territorio. Lo mismo se aplica a la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro), que sigue existiendo como Estado predecesor tras la separación de partes del territorio de la antigua Yugoslavia. La resolución 47/1 de la Asamblea General, de 22 de septiembre de 1992, en el sentido de que la República Federativa de Yugoslavia no podía seguir siendo automáticamente miembro de las Naciones Unidas (véase párr. 89 supra), se adoptó en el marco de las Naciones Unidas y en el contexto de la Carta de las Naciones Unidas, y no como indicación de que la República Federativa de Yugoslavia no debía considerarse Estado predecesor”. (Doc. de las Naciones Unidas ST/LEG/8.)

39. Posteriormente, la Secretaría publicó una fe de erratas del texto inglés de dicho “Summary of Practice”. En lo que respecta al párrafo 89 del texto inglés, la última frase fue así sustituida por la siguiente:

“No obstante, ello no afectará a la capacidad de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) para participar en tratados depositados en poder del Secretario General a reserva de cualquier decisión adoptada por un órgano competente que represente a la comunidad internacional [p 20] de Estados en su conjunto o por un órgano de tratados competente con respecto a un tratado o convención en particular.” (Doc. de las Naciones Unidas ST/LEG/7/Rev. 1.)

En cuanto al párrafo 297 del texto inglés del Resumen, en respuesta a las objeciones planteadas por algunos Estados (véanse los docs. de las Naciones Unidas. A/50/910-S/1996/231, A/51/95-S/1996/251, A/50/928-S/1996/263, A/50/930-S/1996/260), la Secretaría suprimió toda referencia a la República Federativa de Yugoslavia y modificó el texto de la siguiente manera:

“A falta de disposiciones que establezcan condiciones específicas para la sucesión o que restrinjan de otro modo la sucesión, el Secretario General se guía por las cláusulas de participación de los tratados, así como por los principios generales que rigen la participación de los Estados (véase el cap. V). La independencia del nuevo Estado sucesor, que entonces ejerce su soberanía en su territorio, no afecta a los derechos y obligaciones convencionales del Estado predecesor en su propio territorio (restante). Así, tras la separación de partes del territorio de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (que se convirtieron en Estados independientes), la Federación de Rusia mantuvo todos los derechos y obligaciones convencionales del Estado predecesor”. (Doc. de las Naciones Unidas ST/LEG/7/Rev. 1.)

Las modificaciones que figuran en la fe de erratas mencionada, incluidas las relativas a los párrafos 89 y 297, se incorporaron directamente al texto francés del Resumen publicado en 1997.

40. El Acuerdo Marco General de Paz en Bosnia y Herzegovina fue rubricado en Dayton, Ohio, el 21 de noviembre de 1995 y firmado por las Partes en París el 14 de diciembre de 1995. Por los términos de este Acuerdo, la RFY y Bosnia y Herzegovina acordaron “reconocerse mutuamente como Estados soberanos independientes dentro de sus fronteras internacionales” y “cumplir plenamente las disposiciones relativas a los derechos humanos establecidas en el Capítulo Primero del Acuerdo, en el Anexo 6”. A este Anexo, titulado “Acuerdo sobre Derechos Humanos”, se adjuntaba una lista de tratados, entre ellos la Convención sobre el Genocidio (doc. de las Naciones Unidas A/50/790-S/1995/999).

41. El 25 de abril de 1999, la RFY depositó ante el Secretario General una declaración por la que reconocía la jurisdicción obligatoria de la Corte Internacional de Justicia. El 30 de abril de 1999, el Secretario General emitió una notificación de depósito en la que informaba a los Estados miembros de que la “acción mencionada se había efectuado el 26 de abril de 1999” (C.N.311.1999.TREATIES-1).

42. El 27 de mayo de 1999, los Representantes Permanentes de Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia enviaron una carta al Secretario General, cuestionando la validez del depósito de la declaración de reconocimiento de la jurisdicción obligatoria [p 21] de la Corte Internacional de Justicia por parte de la RFY (doc. de las Naciones Unidas A/53/992).

43. El 3 de junio de 1999, los Representantes Permanentes de Bosnia-Herzegovina, Croacia, Eslovenia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia dirigieron una carta al Presidente del Consejo de Seguridad, en la que afirmaban:

“Deseamos que esta carta se entienda como nuestra objeción permanente a la infundada afirmación de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro), que también ha sido repudiada por la comunidad internacional, de que representa la continuidad de nuestro predecesor común y, por lo tanto, sigue disfrutando de su estatus en las organizaciones y tratados internacionales.” (Doc. de las Naciones Unidas S/1999/639.)

44. En la publicación de las Naciones Unidas de 2002 titulada “Multilateral treaties deposited with the Secretary-General; Status as at 31 December 2001”, la situación durante el período posterior a la aprobación de la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad, de 19 de septiembre de 1992, se caracteriza de la siguiente manera:

“La resolución 47/1 de la Asamblea General no abordaba específicamente la cuestión de la situación de la antigua Yugoslavia ni de Yugoslavia con respecto a los tratados multilaterales depositados en poder del Secretario General. El Asesor Jurídico opinó a este respecto que el Secretario General no estaba en condiciones, como depositario, ni de rechazar ni de hacer caso omiso de la pretensión de Yugoslavia de que continuaba la personalidad jurídica de la antigua Yugoslavia, a falta de una decisión en sentido contrario, bien por un órgano competente de las Naciones Unidas que le dirigiera en el ejercicio de sus funciones de depositario, o por un órgano competente creado en virtud de un tratado, o por los Estados contratantes de un tratado que le dirijan en el ejercicio de sus funciones de depositario con respecto a ese tratado en particular, o por un órgano competente representativo de la comunidad internacional de Estados en su conjunto sobre la cuestión general de la continuidad y discontinuidad de la condición de Estado a que dio lugar la reclamación de Yugoslavia.

En consonancia con la reclamación de Yugoslavia de mantener la personalidad jurídica internacional de la antigua Yugoslavia, el Secretario General, en su calidad de depositario, siguió enumerando los actos de tratado que había realizado la antigua Yugoslavia en las listas de situación de la presente publicación, utilizando para ello la forma abreviada “Yugoslavia”, que se utilizaba en aquel momento para referirse a la antigua Yugoslavia. Entre el 27 de abril de 1992 y el 1 de noviembre de 2000, Yugoslavia emprendió numerosas acciones relativas a tratados depositados ante el Secretario General. En consonancia con la pretensión de Yugoslavia de [p 22] mantener la personalidad jurídica internacional de la antigua Yugoslavia, estas acciones relativas a tratados también figuraban en las listas de situación con el nombre “Yugoslavia”. En consecuencia, el Secretario General, en su calidad de depositario, no hizo ninguna diferenciación en la presente publicación entre los actos de tratado realizados por la ex Yugoslavia y los realizados por Yugoslavia, y ambas categorías de actos de tratado se enumeraron con el nombre de ‘Yugoslavia'”. (Doc. de las Naciones Unidas ST/LEG/SER.E/20.)

*

45. El Tribunal considera que al relato anterior de la situación especial de la RFY que existió entre septiembre de 1992 y noviembre de 2000, deben añadirse ciertos detalles relativos a las cuotas de miembro de las Naciones Unidas y a las tasas de prorrateo establecidas para la RFY durante ese mismo período. En la resolución 43/223 de la Asamblea General, de 21 de diciembre de 1988 (“Escala de cuotas para el prorrateo de los gastos de las Naciones Unidas”), la tasa de prorrateo para la República Federativa Socialista de Yugoslavia para 1989, 1990 y 1991 se fijó en el 0,46%. La tasa de prorrateo para la República Socialista Federativa de Yugoslavia para 1992, 1993 y 1994, establecida en 1991, debía ser del 0,42% (resolución 46/221 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1991).

46. El 23 de diciembre de 1992, la Asamblea General, por recomendación de la Quinta Comisión, decidió adoptar las recomendaciones de la Comisión de Cuotas con respecto a las tasas de prorrateo de los Estados Miembros contenidas en los párrafos 51 a 64 del informe de la Comisión de Cuotas (documento de las Naciones Unidas A/47/11). En el párrafo 63 de dicho informe se estipulaba que las tasas de prorrateo de Bosnia y Herzegovina, Croacia y Eslovenia para 1993 y 1994 debían ser del 0,04, 0,13 y 0,09%, respectivamente. Además, se establecía que “para 1992, estos Estados deberían pagar siete doceavas partes de estas tasas, y su cuota real debería deducirse de la de Yugoslavia para ese año” (párrafo 64 del Informe). Mediante la resolución 48/223, de 23 de diciembre de 1993, la Asamblea General determinó que la tasa de prorrateo de la ex República Yugoslava de Macedonia, admitida como miembro de las Naciones Unidas en 1993, fuera del 0,02% y que su cuota de 1993 se dedujera de la de la República Federativa de Yugoslavia. La Asamblea General decidió asimismo que la tasa de prorrateo de la ex República Yugoslava de Macedonia se dedujera de la de la RFY para 1994.
47. Como consecuencia de las decisiones antes mencionadas relativas a la tasa de prorrateo para Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia y la ex República Yugoslava de Macedonia, la tasa de prorrateo para la contribución de la República Federativa de Yugoslavia al presupuesto ordinario de las Naciones Unidas para los años 1995, 1996 y 1997 se determinó en 0,11, 0,1025 y 0,10%, respectivamente (resolución 49/19 B de la Asamblea General, de 23 de diciembre de 1994). En virtud de la resolución 52/15 A de la Asamblea General, la tasa de prorrateo de la República Federativa de Yugoslavia para los años 1998, 1999 y 2000 se determinó en 0,060, 0,034 y 0,026 por ciento, respectivamente.

48. El 23 de diciembre de 2000, la Asamblea General, en su resolución 55/5E, decidió que “la tasa de prorrateo para la República Federativa de Yugoslavia, admitida como Miembro de las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000, sea del 0,026% para el año 2000”. En la resolución se especificaba que esta cuota debía tenerse en cuenta como “ingresos varios de conformidad con el apartado c) del párrafo 5.2 del Reglamento Financiero y Reglamentación Financiera Detallada de las Naciones Unidas”, relativo a las “contribuciones . . de los nuevos Estados miembros”.

*

49. Tras las elecciones nacionales celebradas el 24 de septiembre de 2000, el Sr. Kostunica fue elegido Presidente de la RFY. El 27 de octubre de 2000, el Presidente Kostunica envió una carta al Secretario General solicitando la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas, en los siguientes términos

“A raíz de los cambios democráticos fundamentales que tuvieron lugar en la República Federativa de Yugoslavia, en calidad de Presidente, tengo el honor de solicitar la admisión de la República Federativa de Yugoslavia como miembro de las Naciones Unidas a la luz de la aplicación de la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad”. (Doc. de las Naciones Unidas A/55/528S/2000/1043.)

50. El 31 de octubre de 2000, el Consejo de Seguridad (de conformidad con las recomendaciones formuladas en el Informe del Comité de Admisión de Nuevos Miembros relativo a la solicitud de admisión de la República Federativa de Yugoslavia en las Naciones Unidas), “recomendó a la Asamblea General que la República Federativa de Yugoslavia fuera admitida como Miembro de las Naciones Unidas” (doc. de las Naciones Unidas S/RES/1326). El 1 de noviembre de 2000, la Asamblea General adoptó la resolución 55/12, cuyo texto es el siguiente

“La Asamblea General,

Habiendo recibido la recomendación del Consejo de Seguridad de 31 de octubre de 2000 de que la República Federativa de Yugoslavia sea admitida como Miembro de las Naciones Unidas,

Habiendo examinado la solicitud de admisión de la República Federativa de Yugoslavia,

Decide admitir a la República Federativa de Yugoslavia como Miembro de las Naciones Unidas”.

La admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000 puso fin a la posición sui generis de Yugoslavia en el seno de las Naciones Unidas. El Presidente de la Asamblea General, en nombre de la Asamblea, “dio la bienvenida a la República Federativa de Yugoslavia como miembro de las Naciones Unidas”. Otros oradores subrayaron el hecho de que la RFY entraba en la familia de las Naciones Unidas en igualdad de condiciones con las demás Repúblicas de la antigua RFSY. El representante de Francia, que había presentado el proyecto de resolución, declaró en particular que “un paréntesis de ocho años [estaba] a punto de terminar” (véase doc. de las Naciones Unidas A/55/PV.48, pp. 26-34).

51. El 8 de diciembre de 2000, el Secretario General Adjunto, Asesor Jurídico, envió una carta al Ministro de Asuntos Exteriores de la RFY, en la que se leía en lo pertinente:

“Tras [la admisión de la República Federativa de Yugoslavia en las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000], se llevó a cabo una revisión de los tratados multilaterales depositados en poder del Secretario General, en relación con muchos de los cuales la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia (la RFSY) y la República Federativa de Yugoslavia (RFY) habían emprendido una serie de acciones convencionales . . .

En opinión del Asesor Jurídico, la República Federativa de Yugoslavia debería emprender ahora acciones convencionales, según proceda, en relación con los tratados en cuestión, si su intención es asumir los derechos y obligaciones legales pertinentes como Estado sucesor.” (Carta del Consejero Jurídico de las Naciones Unidas (Solicitud de Yugoslavia, Ann. 27).

52. A principios de marzo de 2001, se depositó ante el Secretario General de las Naciones Unidas una notificación de adhesión de la RFY a la Convención sobre el Genocidio. La notificación de adhesión de Yugoslavia estaba fechada el 6 de marzo de 2001 y decía lo siguiente

“CONSIDERANDO que la República Federativa de Yugoslavia había declarado el 27 de abril de 1992 que ‘la República Federativa de Yugoslavia, continuando la personalidad estatal, jurídica internacional y política de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, cumplirá estrictamente todos los compromisos que la República Federativa Socialista de Yugoslavia asumió internacionalmente’,

CONSIDERANDO que esta afirmación de continuidad también incluía la suposición de que la República Federativa de Yugoslavia continuaba siendo miembro de las Naciones Unidas,

CONSIDERANDO que la contención y asunción de continuidad no fue finalmente aceptada por las Naciones Unidas ni fue aceptada por otros Estados sucesores de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, por lo que no produjo ningún efecto,

ADEMÁS, esta situación se aclaró definitivamente el 1 de noviembre de 2000, cuando la República Federativa de Yugoslavia fue aceptada como nuevo Estado miembro de las Naciones Unidas,

AHORA se ha establecido que la República Federativa de Yugoslavia no ha sucedido el 27 de abril de 1992, o en cualquier fecha posterior, a la membresía del tratado, los derechos y obligaciones de la República Federativa Socialista de Yugoslavia en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio en el supuesto de la continuación de la membresía en las Naciones Unidas y la continuación de la personalidad estatal, jurídica internacional y política de la República Federativa Socialista de Yugoslavia,

POR LO TANTO, presento en nombre del Gobierno de la República Federativa de Yugoslavia la presente notificación de adhesión a la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, de conformidad con el artículo XI de dicha Convención y con la siguiente reserva sobre el artículo IX de la misma: ‘La República Federativa de Yugoslavia no se considera vinculada por el artículo IX de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio y, por consiguiente, antes de que cualquier controversia en la que la República Federativa de Yugoslavia sea parte pueda someterse válidamente a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia en virtud de este artículo, se requiere en cada caso el consentimiento específico y explícito de la República Federativa de Yugoslavia. ‘”

El 15 de marzo de 2001, el Secretario General, actuando en su calidad de depositario, emitió una Notificación del Depositario (C.N.164.2001.TREATIES-1), indicando que la adhesión de la RFY a la Convención de 1948 para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio “se efectuó el 12 de marzo de 2001” y que la Convención “entraría en vigor para la RFY el 10 de junio de 2001”.

53. El Gobierno de Croacia, el 18 de mayo de 2001, y la Presidencia de Bosnia y Herzegovina, el 27 de diciembre de 2001, se opusieron al depósito del instrumento de adhesión por parte de la RFY, basándose en que, como uno de los Estados sucesores de la antigua RFSY, ya estaba vinculada por la Convención sobre el Genocidio. Los dos Estados también se opusieron a la reserva de la RFY. A este respecto, Croacia declaró que era “incompatible con el objeto y la finalidad del Convenio”, mientras que Bosnia y Herzegovina declaró que se había formulado varios años después del 27 de abril de 1992, “día en que la RFY quedó obligada por el Convenio sobre el genocidio en su totalidad”. El 2 de abril de 2002, el Gobierno de Suecia informó al Secretario General de que consideraba que la RFY era uno de los Estados sucesores de la RFSY “y, como tal, Parte en la Convención desde la fecha de entrada en vigor de la Convención para la República Federativa Socialista de Yugoslavia”. Por lo tanto, el Gobierno de Suecia consideró que la reserva de la RFY “se había formulado demasiado tarde y, por lo tanto, era nula y sin valor” (Tratados multilaterales depositados ante el Secretario General en
[p 26] http://untreaty.un.org). Hasta la fecha no ha habido más reacciones por parte de los Estados parte de la Convención sobre el Genocidio.

*

54. El Tribunal también considera que, para completar los antecedentes contextuales, es necesario recordar los procedimientos que condujeron al pronunciamiento de la Sentencia de 11 de julio de 1996, así como los pasajes de dicha Sentencia relevantes para el presente procedimiento.

55. El 20 de marzo de 1993, el Gobierno de Bosnia y Herzegovina presentó en la Secretaría del Tribunal una demanda por la que se incoaba un procedimiento contra la República Federativa de Yugoslavia en relación con un litigio sobre supuestas violaciones del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio. La Demanda invocaba el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio como fundamento de la competencia del Tribunal.

56. El 20 de marzo de 1993, inmediatamente después de la presentación de su Demanda, Bosnia y Herzegovina presentó una solicitud de indicación de medidas provisionales en virtud del artículo 41 del Estatuto. El 1 de abril de 1993, Yugoslavia presentó observaciones escritas sobre la solicitud de medidas provisionales de Bosnia y Herzegovina en las que, a su vez, recomendaba al Tribunal que ordenase la aplicación de medidas provisionales a Bosnia y Herzegovina.

57. Mediante Providencia de 8 de abril de 1993, el Tribunal indicó determinadas medidas provisionales con vistas a la protección de los derechos reconocidos en el Convenio sobre el genocidio. En esta Providencia, el Tribunal, refiriéndose a la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad, a la resolución 47/1 de la Asamblea General y a la carta del Asesor Jurídico de 29 de septiembre de 1992, indicó, entre otras cosas, lo siguiente:

“18. Considerando que, si bien la solución adoptada no está exenta de dificultades jurídicas, la cuestión de si Yugoslavia es o no Miembro de las Naciones Unidas y, como tal, parte en el Estatuto de la Corte, es una cuestión que la Corte no necesita determinar definitivamente en la presente fase del procedimiento;

19. Considerando que el artículo 35 del Estatuto, tras disponer que la Corte estará abierta a las partes en el Estatuto, continúa:

‘2. Las condiciones en que la Corte estará abierta a otros Estados serán fijadas por el Consejo de Seguridad, a reserva de las disposiciones especiales contenidas en los tratados en vigor, pero en ningún caso colocarán a las partes en situación de desigualdad ante la Corte”;

Considerando, por tanto, que la Corte considera que un Estado puede entablar válidamente un procedimiento contra un Estado que sea parte en una disposición especial de este tipo contenida en un tratado en vigor, pero que no sea parte en el Estatuto, e independientemente de las condiciones establecidas por el Consejo de Seguridad en su resolución 9 de 1946 (cf. S.S. “Wimbledon”, 1923, P.C.I.J., Serie A, núm. 1, p. 6); que una cláusula compromisoria de un convenio multilateral, como el artículo IX del Convenio sobre el genocidio invocado por Bosnia-Herzegovina en el presente asunto, podría, a juicio del Tribunal, ser considerada prima facie como una disposición especial contenida en un tratado en vigor; que, en consecuencia, si Bosnia-Herzegovina y Yugoslavia son ambas partes en el Convenio sobre el genocidio, los litigios a los que se aplica el artículo IX son en cualquier caso prima facie competencia ratione personae del Tribunal”. (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia), Medidas Provisionales, Providencia de 8 de abril de 1993, I.C.J. Recueil 1993, p. 14).

El Tribunal se refirió además al hecho de que “ambas Partes en el . . . caso correspondían a partes del territorio de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia” (I.C.J. Reports 1993, p. 15, párr. 21), que firmó la Convención sobre el Genocidio y depositó su instrumento de ratificación sin reservas. El Tribunal también se refirió a la Declaración de 27 de abril de 1992 adoptada en nombre de la República Federativa de Yugoslavia en el momento de su proclamación, así como a la Nota oficial de la misma fecha de la Misión Permanente de Yugoslavia ante las Naciones Unidas, dirigida al Secretario General; y a la Notificación de Sucesión transmitida por Bosnia y Herzegovina el 29 de diciembre de 1992 al Secretario General de las Naciones Unidas, depositario de la Convención sobre el Genocidio. A continuación, el Tribunal concluyó lo siguiente

“Considerando que el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio, de la que son partes tanto Bosnia-Herzegovina como Yugoslavia, parece por tanto al Tribunal ofrecer una base sobre la que podría fundarse la jurisdicción del Tribunal en la medida en que el objeto de la controversia se refiera a ‘la interpretación, aplicación o cumplimiento’ de la Convención, incluidas las controversias ‘relativas a la responsabilidad de un Estado por genocidio o por cualquiera de los otros actos enumerados en el artículo III’ de la Convención.” (Recueil 1993, p. 16, párr. 26).

58. El 27 de julio de 1993, Bosnia y Herzegovina presentó una nueva solicitud de indicación de medidas provisionales. El 10 de agosto de 1993, Yugoslavia presentó también una solicitud de indicación de medidas provisionales; y, los días 10 y 23 de agosto de 1993, presentó observaciones escritas sobre la nueva solicitud de Bosnia y Herzegovina.

59. Mediante Providencia de 13 de septiembre de 1993, el Tribunal reafirmó las medidas indicadas en su Providencia de 8 de abril de 1993 y declaró que dichas medidas debían ser aplicadas de forma inmediata y efectiva. En esa Providencia de 13 de septiembre de 1993, el Tribunal confirmó que tenía competencia prima facie en el caso sobre la base del artículo IX del Convenio sobre el Genocidio (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción [p 28] del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Yugoslavia), Medidas Provisionales, Providencia de 13 de septiembre de 1993, Recueil 1993, p. 338, párr. 25; p. 342, párr. 36).

60. El 15 de abril de 1994, Bosnia y Herzegovina presentó su Memorial. Dentro del plazo fijado para la presentación de la Contramemoria, la RFY, remitiéndose al artículo 79, párrafo 1, del Reglamento del Tribunal, planteó excepciones preliminares relativas, respectivamente, a la admisibilidad de la demanda y a la competencia del Tribunal para conocer del asunto.

61. El Tribunal dictó sentencia sobre las excepciones preliminares planteadas por la RFY el 11 de julio de 1996. En la motivación de la Sentencia, el Tribunal llegó a la conclusión de que ambas Partes estaban vinculadas por el Convenio cuando se presentó la Demanda.

62. Con respecto a la RFY, el Tribunal declaró lo siguiente:

“El procedimiento incoado ante el Tribunal enfrenta a dos Estados cuyos territorios están situados dentro de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia. Esta República firmó la Convención sobre el genocidio el 11 de diciembre de 1948 y depositó su instrumento de ratificación, sin reservas, el 29 de agosto de 1950. En el momento de la proclamación de la República Federativa de Yugoslavia, el 27 de abril de 1992, se adoptó en su nombre una declaración formal en el sentido de que:

La República Federativa de Yugoslavia, continuando la personalidad estatal, jurídica y política internacional de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, cumplirá estrictamente todos los compromisos que la República Federativa Socialista de Yugoslavia asumió internacionalmente”.

Esta intención así expresada por Yugoslavia de permanecer vinculada por los tratados internacionales de los que la antigua Yugoslavia era parte fue confirmada en una Nota oficial de 27 de abril de 1992 de la Misión Permanente de Yugoslavia ante las Naciones Unidas, dirigida al Secretario General. El Tribunal observa, además, que no se ha impugnado que Yugoslavia fuera parte de la Convención sobre el Genocidio. Así pues, Yugoslavia estaba obligada por las disposiciones del Convenio en la fecha de presentación de la Solicitud en el presente caso, a saber, el 20 de marzo de 1993.” (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Yugoslavia), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 610, párrafo 17). 17.)

Con respecto a Bosnia y Herzegovina, el Tribunal, refiriéndose a la Notificación de Sucesión de 29 de diciembre de 1992 y a la Notificación de Depositario del Secretario General de 18 de marzo de 1993, señaló que Bosnia y Herzegovina se convirtió en Miembro de las Naciones Unidas el 22 de mayo de 1992 y que a partir de esa fecha, en virtud del artículo XI de la Convención sobre el Genocidio, “Bosnia y Herzegovina podía, por tanto, convertirse en Parte en la Convención” [p. 29] (I.C.J. Reports 1996 (II), p. 611, párr. 19). El Tribunal observó además que

“Bosnia y Herzegovina podría llegar a ser parte en la Convención a través del mecanismo de sucesión de Estados. Además, el Secretario General de las Naciones Unidas consideró que así había sido, y el Tribunal tomó nota de ello en su Providencia de 8 de abril de 1993 (I.C.J. Reports 1993, p. 16, párr. 25)”. (I.C.J Reports 1996 (II), p. 611, párr. 20.)

Refiriéndose a su Opinión Consultiva de 28 de mayo de 1951 relativa a las reservas a la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, el Tribunal señaló asimismo que

“‘El objeto y la finalidad de la Convención sobre el Genocidio implican que la intención de la Asamblea General y de los Estados que la adoptaron era que participara el mayor número posible de Estados. La exclusión total de la Convención de uno o más Estados no sólo restringiría el ámbito de su aplicación, sino que restaría autoridad a los principios morales y humanitarios que constituyen su base”. (I.C.J. Reports 1951, p. 24.)”. (I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 612, párr. 22.)

El Tribunal concluyó lo siguiente:

“Tanto si Bosnia y Herzegovina pasó a ser parte automáticamente en la Convención sobre el Genocidio en la fecha de su acceso a la independencia el 6 de marzo de 1992, como si pasó a ser parte como resultado — retroactivo o no — de su Notificación de Sucesión de 29 de diciembre de 1992, en cualquier caso era parte en ella en la fecha de presentación de su Solicitud el 20 de marzo de 1993.” (Recueil 1996 (II), p. 612, párr. 23).

63. En la parte dispositiva de su sentencia, el Tribunal, tras rechazar las excepciones preliminares planteadas por la República Federativa de Yugoslavia, declaró que “sobre la base del artículo IX del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, es competente para pronunciarse sobre el litigio” y que “la demanda presentada por la República de Bosnia y Herzegovina el 20 de marzo de 1993 es admisible”.

*

64. Tras la Sentencia de 1996 sobre las excepciones preliminares, la RFY presentó un Memorial de contestación el 22 de julio de 1997, en el que formulaba reconvenciones. Mediante Providencia de 17 de diciembre de 1997, el Tribunal declaró que dichas reconvenciones eran de la competencia del Tribunal y, como tales, admisibles. Bosnia y Herzegovina y Yugoslavia presentaron su Réplica y Dúplica el 23 de abril de 1998 y el 22 de febrero de 1999, respectivamente. Mediante escrito fechado el 20 de abril de 2001 y recibido en la Secretaría [p 30] el 23 de abril de 2001, el Agente de la RFY informó al Tribunal de que su Gobierno tenía la intención de retirar sus reconvenciones. Al no haber formulado Bosnia y Herzegovina ninguna objeción al respecto, el Presidente del Tribunal, mediante Providencia de 10 de septiembre de 2001, hizo constar la retirada por la RFY de las reconvenciones que había presentado en su Memorial de Contestación. El 4 de mayo de 2001, la RFY presentó al Tribunal un documento titulado “Iniciativa al Tribunal para que reconsidere la competencia de oficio sobre Yugoslavia”.

**

65. El Tribunal examinará a continuación si la RFY invoca hechos que estén comprendidos en los términos del artículo 61 del Estatuto.

66. Como se ha recordado anteriormente (véase el párrafo 19), la RFY alega que los hechos que existían en el momento de la sentencia de 1996 y en cuyo descubrimiento se basa su solicitud de revisión de dicha sentencia “son que la RFY no era parte en el Estatuto y que no seguía vinculada por la Convención sobre el genocidio continuando la personalidad de la antigua Yugoslavia”. Alega que estos “hechos” fueron “revelados” por su admisión en las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000 y por la carta del Consejero Jurídico de 8 de diciembre de 2000.

67. En primer lugar, el Tribunal observa que, en virtud del párrafo 1 del artículo 61 del Estatuto, sólo puede presentarse una solicitud de revisión de una sentencia cuando esté “basada en el descubrimiento” de algún hecho que, “cuando se dictó la sentencia”, era desconocido. Estas son las características que debe reunir el hecho “nuevo” al que se refiere el apartado 2 de dicho artículo. Así pues, ambos apartados se refieren a un hecho existente en el momento en que se dictó la sentencia y descubierto posteriormente. Un hecho que se produce varios años después de haberse dictado una sentencia no es un hecho “nuevo” en el sentido del artículo 61; esto sigue siendo así con independencia de las consecuencias jurídicas que tal hecho pueda tener.

68. En el presente caso, la admisión de la RFY en las Naciones Unidas se produjo el 1 de noviembre de 2000, mucho después de la sentencia de 1996. El Tribunal de Justicia concluye, en consecuencia, que dicha admisión no puede considerarse un hecho nuevo en el sentido del artículo 61 capaz de fundamentar una solicitud de revisión de dicha Sentencia.

69. En la versión final de su argumentación, la RFY alega que su admisión ante las Naciones Unidas y la carta del Consejero Jurídico de 8 de diciembre de 2000 simplemente “revelaron” dos hechos que existían en 1996 pero que eran desconocidos en ese momento: que no era entonces parte en el Estatuto de la Corte y que no estaba vinculada por la Convención sobre el Genocidio.

Al esgrimir este argumento, la RFY no se basa en hechos que existieran en 1996. En realidad, basa su solicitud de revisión en las consecuencias jurídicas que pretende extraer de hechos posteriores a la sentencia cuya revisión solicita. Dichas consecuencias, aun suponiendo que estén acreditadas, no pueden considerarse hechos en el sentido del artículo 61. En consecuencia, no puede acogerse la alegación de la RFY.

70. Por otra parte, el Tribunal de Justicia señala que la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas tuvo lugar más de cuatro años después de la sentencia cuya revisión se solicita. En el momento en que se dictó dicha sentencia, la situación existente era la creada por la resolución 47/1 de la Asamblea General. A este respecto, el Tribunal observa que las dificultades que surgieron en relación con el estatuto de la RFY entre la adopción de dicha resolución y su admisión en las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000 se debieron al hecho de que, aunque la pretensión de la RFY de mantener la personalidad jurídica internacional de la antigua Yugoslavia no era “generalmente aceptada” (véase el apartado 28 supra), las consecuencias concretas de esta situación se determinaban caso por caso (por ejemplo, la no participación en los trabajos de la Asamblea General y del ECOSOC y en las reuniones de los Estados Partes en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, etc. ).

La Resolución 47/1 no afectó, entre otras cosas, al derecho de la RFY a comparecer ante el Tribunal o a ser parte en un litigio ante el Tribunal en las condiciones establecidas por el Estatuto. Tampoco afectó a la posición de la RFY en relación con la Convención sobre el Genocidio. Para “poner fin a la situación creada por la resolución 47/1”, la RFY debía presentar una solicitud de admisión ante las Naciones Unidas, como habían hecho las demás Repúblicas que componían la RFSY. Todos estos elementos eran conocidos por el Tribunal y por la RFY en el momento en que se dictó la Sentencia. No obstante, lo que seguía siendo una incógnita en julio de 1996 era si la RFY solicitaría su ingreso en las Naciones Unidas y cuándo lo haría, y si esa solicitud sería aceptada y cuándo, poniendo fin así a la situación creada por la resolución 47/1 de la Asamblea General.

71. El Tribunal desea subrayar que la resolución 55/12 de la Asamblea General, de 1 de noviembre de 2000, no puede haber modificado retroactivamente la posición sui generis en que se encontraba la RFY respecto de las Naciones Unidas durante el período comprendido entre 1992 y 2000, ni su posición en relación con el Estatuto del Tribunal y la Convención sobre el Genocidio. Además, la carta del Consejero Jurídico de las Naciones Unidas de 8 de diciembre de 2000 no puede haber afectado a la posición de la RFY en relación con los tratados.

El Tribunal también observa que, en cualquier caso, dicha carta no contenía una invitación a la RFY a adherirse a los convenios pertinentes, sino más bien a “emprender acciones convencionales, según proceda, . . . como Estado sucesor”.

72. De lo anterior se desprende que no ha quedado acreditado que la solicitud de la RFY se base en el descubrimiento de “algún hecho” que era “cuando se dictó la sentencia, desconocido para el Tribunal y también para la parte que solicita la revisión”. Por lo tanto, el Tribunal concluye que no se cumple una de las condiciones de admisibilidad de una solicitud de revisión prescritas por el apartado 1 del artículo 61 del Estatuto. [p 32]

73. El artículo 61 del Estatuto establece otros requisitos que debe cumplir una solicitud de revisión de una sentencia para ser admisible. No obstante, el Tribunal recuerda que “una vez establecido que la solicitud de revisión no cumple uno de los requisitos de admisibilidad, el Tribunal no está obligado a ir más allá e investigar si se cumplen los demás requisitos” (Solicitud de revisión e interpretación de la sentencia de 24 de febrero de 1982 en el asunto relativo a la plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia) Túnez contra Jamahiriya Árabe Libia, sentencia, Recueil 1985, p. 207, apdo. 29). En el presente caso, la Corte ha concluido que no se han descubierto hechos en el sentido del artículo 61 del Estatuto desde 1996. Por lo tanto, el Tribunal no necesita abordar la cuestión de si se han cumplido los demás requisitos del artículo 61 del Estatuto para la admisibilidad de la demanda de la RFY.

74. En consecuencia, la demanda de revisión de la RFY debe ser desestimada.

***

75. 75. Por las razones expuestas,

EL TRIBUNAL,

Por diez votos contra tres,

Declara inadmisible la demanda de revisión presentada por la República Federativa de Yugoslavia, con arreglo al artículo 61 del Estatuto del Tribunal, de la sentencia dictada por el Tribunal el 11 de julio de 1996.

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Ranjeva, Herczegh, Koroma, Parra-Aranguren, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mahiou;

EN CONTRA: Jueces Vereshchetin, Rezek; Juez ad hoc Dimitrijeviae.

Hecho en francés y en inglés, dando fe el texto francés, en el Palacio de la Paz, La Haya, el día tres de febrero de dos mil tres, en tres ejemplares, uno de los cuales será depositado en los archivos del Tribunal y los otros transmitidos al Gobierno de la República Federativa de Yugoslavia y al Gobierno de Bosnia y Herzegovina, respectivamente.

(Firmado) Gilbert GUILLAUME,
Presidente.

(Firmado) Philippe COUVREUR,
Secretario.
El Juez KOROMA adjunta una opinión separada a la Sentencia del Tribunal [p 33]; el Juez VERESHCHETIN adjunta una opinión disidente a la Sentencia del Tribunal; el Juez REZEK adjunta una declaración a la Sentencia del Tribunal; el Juez ad hoc DIMITRIJEVIAE adjunta una opinión disidente a la Sentencia del Tribunal; el Juez ad hoc MAHIOU adjunta una opinión separada a la Sentencia del Tribunal.

(rubricado) G. G.

(Iniciado) Ph. C. [p 34]

VOTO PARTICULAR DEL JUEZ KOROMA

1. Es poco frecuente que se presente ante el Tribunal de Justicia un recurso de revisión de una sentencia, de ahí que la jurisprudencia en la materia sea más bien escasa. Véase, sin embargo, Solicitud de revisión e interpretación de la sentencia de 24 de febrero de 1982 en el asunto relativo a la plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia) (Túnez contra Jamahiriya Árabe Libia) (Sentencia, I.C.J. Recueil 1985). Por lo tanto, es importante que, al tiempo que se esfuerza por mantener la integridad de sus decisiones, el Tribunal aclare el significado del artículo 61 del Estatuto, que regula la solicitud de revisión, así como su jurisprudencia en este ámbito en las pocas ocasiones en que se presenta la oportunidad.

2. El procedimiento de revisión estipulado en el artículo 61 plantea la cuestión de qué debe hacer el Tribunal a la luz de nuevas pruebas o nuevos argumentos que se hayan descubierto o hayan surgido después de su decisión en el caso concreto. En otras palabras, se pide al Tribunal que reconsidere un asunto sobre el que ya ha decidido a la luz de nuevos hechos o argumentos, si éstos resultan de tal importancia o de tal carácter decisivo que, de haberlos conocido, el Tribunal habría adoptado una decisión diferente o una resolución distinta.
hubiera adoptado una decisión o llegado a una conclusión diferente. La revisión presupone que el hecho debe haber existido antes de la sentencia, aunque se haya descubierto posteriormente, y que la falta de conocimiento no se debió a negligencia. Así pues, el procedimiento de revisión se refiere esencialmente a
hechos o argumentos recién descubiertos y no una impugnación jurídica, como tal, de la conclusión alcanzada anteriormente por el Tribunal sobre la base de los hechos conocidos en ese momento, aunque el resultado de la impugnación pueda tener efectos sobre la Sentencia.

3. En su Sentencia de 1996, el Tribunal se declaró competente en el caso de la Demanda presentada por Bosnia y Herzegovina sobre la base [p 35] del artículo IX de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (la “Convención sobre el Genocidio”). El Tribunal
se basó en el hecho de que la República Federativa de Yugoslavia (RFY) había declarado formalmente el 22 de abril de 1992 que seguía vinculada por los tratados de los que era parte la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia (RFSY). El Tribunal también constató que la RFY no había negado ser parte del Convenio sobre Genocidio. Así pues, el Tribunal llegó a la conclusión de que la RFY era parte en dicho Convenio el 23 de marzo de 1993, fecha en la que Bosnia y Herzegovina presentó su demanda. Del mismo modo, el Tribunal llegó a la conclusión de que Bosnia y Herzegovina también era parte en el Convenio sobre Genocidio en virtud del depósito de una notificación de sucesión en el Convenio ante el Secretario General de las Naciones Unidas el 29 de diciembre de 1992.

4. En su demanda, Yugoslavia alega que la decisión de la Asamblea General de
1 de noviembre de 2000 de admitir a la República Federativa de Yugoslavia como nuevo Miembro de las Naciones Unidas es un “hecho nuevo” y que lo ocurrido el 1 de noviembre de 2000 es un hecho de tal naturaleza “que constituye un factor decisivo en relación con la cuestión de la competencia ratione personae sobre la República Federativa de Yugoslavia” (demanda de Yugoslavia, p. 38, párr. 23). Yugoslavia sostiene que:

“Dado que la pertenencia a las Naciones Unidas, combinada con la condición de parte en el Estatuto y en la Convención sobre el Genocidio… representan la única base sobre la que se asumió la jurisdicción sobre la RFY… la desaparición de esta asunción y la prueba de la desaparición de esta asunción son claramente de tal naturaleza que constituyen un factor decisivo en relación con la jurisdicción sobre la RFY… y exigen una revisión de la Sentencia de 11 de julio de 1996”. (Solicitud de Yugoslavia, p. 38, párrafo 23.)

5. Yugoslavia también afirma que “la jurisdicción sobre la RFY no podría haberse afirmado sin ser miembro de las Naciones Unidas y sin que la RFY fuera un Estado parte del Estatuto y de la Convención sobre el Genocidio en el momento de la Sentencia de 11 de julio de 1996” (ibid.). También señala:

“Dado que la Sentencia de 11 de julio de 1996 basó la competencia en un motivo (el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio), los nuevos hechos que demuestran que la RFY no estaba ni podía estar vinculada por el artículo IX de esta Convención, son decisivos”. (Ibid.) Yugoslavia concluye que la asunción de su pertenencia continuada a las Naciones Unidas y su estatus continuado como parte del Estatuto del Tribunal y de la Convención sobre Genocidio era decisiva, porque no había ninguna otra asunción que pudiera justificar la jurisdicción sobre ella ratione personae (ibid., p. 50, párrafo 32).

6. Yugoslavia también señala que “[d]e conformidad con el artículo XI de la Convención sobre el Genocidio, ésta sólo está abierta a los Miembros de las Naciones Unidas, o a los Estados no miembros a los que la Asamblea General haya dirigido una invitación para que la firmen o se adhieran a ella”. (Ibid., p. 8, párr. 3 (c).) Por lo tanto, Yugoslavia afirma que no podría haberse convertido en parte de la Convención sobre el Genocidio sin ser Miembro de las Naciones Unidas, o sin [p 36] haber recibido una invitación especial de la Asamblea General (ibid., p. 48, párr. 31).

7. Por su parte, Bosnia y Herzegovina alega que, cualquiera que hubiera sido el estatuto jurídico de Yugoslavia en el momento en que se dictó la Sentencia, dicho Estado estaba, y sigue estando, vinculado por sus propias declaraciones. A este respecto, Bosnia y Herzegovina hace referencia a “una serie de declaraciones inequívocas por las que Yugoslavia admitió que era Miembro de las Naciones Unidas y Parte en la Convención sobre el Genocidio” (Observaciones escritas de Bosnia y Herzegovina, p. 35, párr. 4.9). Además, Bosnia y Herzegovina argumenta que el Tribunal y la propia Bosnia y Herzegovina han confiado en las afirmaciones de Yugoslavia y que, por lo tanto, Yugoslavia está impedida para adoptar una posición incoherente con respecto a sus declaraciones anteriores.

8. Según la jurisprudencia, y como se ha indicado anteriormente, el descubrimiento de nuevos hechos es una condición estricta de la disponibilidad de la revisión. Esta condición es también fundamental para decidir sobre la Solicitud, si la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas que tuvo lugar el 1 de noviembre de 2000 es un hecho recientemente descubierto en el sentido del artículo 61 del Estatuto, que debe haber existido, pero haber sido desconocido, en el momento de la Sentencia.

9. 9. Es en este contexto en el que tengo dificultades con algunas conclusiones alcanzadas en la sentencia. Una de esas dificultades es que el Tribunal, sin definir lo que en su opinión se considerará un hecho “nuevo” en el sentido del artículo 61, afirmó que si el hecho se produjo varios años después de una sentencia, no se trata de un hecho nuevo en el sentido del artículo 61, con independencia de sus consecuencias jurídicas. Aunque esto como posición de derecho es correcto hasta donde llega, pero la cuestión que el Tribunal tiene que determinar implica la cuestión de si Yugoslavia era o no Miembro de las Naciones Unidas antes del 1 de noviembre de 2000. El propio Tribunal ya había reconocido en su sentencia de 1996 que el estatuto de la RFY como miembro de las Naciones Unidas no estaba exento de “dificultades jurídicas”. En consecuencia, descartar la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas en noviembre de 2000 y sus consecuencias jurídicas como un simple hecho ocurrido varios años después de la Sentencia es una distorsión y demasiado superficial. Que la resolución 55/12 de la Asamblea General, de 1 de noviembre de 2000, condujera a la adhesión de la RFY a las Naciones Unidas, no es sólo un hecho o un acontecimiento, sino que este hecho o acontecimiento tuvo determinadas consecuencias. Debe recordarse que el Tribunal se basó para su Sentencia de 1996 en la declaración de la RFY de 22 de abril de 1992 de que seguía vinculada por los tratados en los que la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia había sido parte, y el Tribunal asumió a estos efectos que la RFY era Miembro de las Naciones Unidas. A menos que se hiciera tal suposición, la declaración de la RFY por sí sola no debería y no podría legalmente haber sido suficiente para servir como base para el reconocimiento de la RFY como parte de la Convención sobre el Genocidio — la única base sobre la que el Tribunal fundó su [p 37] jurisdicción. En consecuencia, la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000 sugiere que no era miembro de las Naciones Unidas en 1996 y, por lo tanto, no era parte del Convenio sobre Genocidio; por lo tanto, la base de la jurisdicción del Tribunal ya no existe. Lamentablemente, el Tribunal optó por no abordar estas cuestiones críticas, que se plantearon en la Demanda y en las vistas, sino que declaró que las consecuencias que la RFY pretendía extraer de los hechos ocurridos en el año 2000, aunque estuvieran demostradas, “no pueden considerarse hechos en el sentido del artículo 61” (párrafo 69). Lejos de que las consecuencias no estuvieran demostradas, fue debido a la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas que se adhirió a la Convención sobre el Genocidio en marzo de 2001, tras haber recibido una carta del Asesor Jurídico de las Naciones Unidas en la que se le pedía que realizara las formalidades necesarias para la celebración del tratado en su calidad de Estado sucesor. Frente a todo ello, el Tribunal se sintió capaz de concluir que “no se ha demostrado que la solicitud de la RFY se base en el descubrimiento de ‘algún hecho’ que fuera ‘cuando se dictó la Sentencia, desconocido por el Tribunal y también por la Parte que reclama la revisión'” (párrafo 72), y lo hizo a pesar de que el Tribunal había señalado anteriormente que las dificultades que surgieron en relación con el estatuto de la RFY entre la adopción de la resolución 47/1 de la Asamblea General y su admisión en las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000 se debían a que, si bien la pretensión de la RFY de mantener la personalidad jurídica internacional de la antigua Yugoslavia no era “generalmente aceptada”, las consecuencias precisas de esta situación se determinaban caso por caso. El Tribunal continuó diciendo que: “Para ‘poner fin a la situación creada por la resolución 47/1’, la RFY debía presentar una solicitud de admisión a las Naciones Unidas, como habían hecho las demás Repúblicas que componían la RFSY”. (Párrafo 70; énfasis añadido.) El Tribunal declaró que conocía todos estos elementos, pero que lo que no sabía en julio de 1996 era cuándo la RFY solicitaría el ingreso en las Naciones Unidas y cuándo se aceptaría dicha solicitud, poniendo fin así a la situación creada por la resolución 47/1 de la Asamblea General. Como mínimo, no sólo hay una incoherencia en esta postura, sino que la implicación jurídica es ineludible y afecta gravemente a la presente Sentencia. En primer lugar, el Tribunal no está en condiciones de afirmar, como ha dado a entender, que si la RFY hubiera presentado una solicitud de adhesión, ésta se habría aprobado automáticamente, ya que, como ha dicho el Tribunal, las consecuencias de la situación de la RFY se determinaban caso por caso; además, dado el clima que existía entonces, no podía haber certeza sobre el resultado. El Consejo de Seguridad en la resolución 777 (1992) había considerado que: [p 38]

“la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no puede seguir siendo automáticamente miembro de las Naciones Unidas en calidad de miembro de la ex República Federativa Socialista de Yugoslavia y, por consiguiente, recomienda a la Asamblea General que decida que la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) solicite su admisión como miembro de las Naciones Unidas . . .”.

La afirmación de que se conocía el resultado de dicha solicitud es, cuando menos, muy discutible. Por otro lado, es incontestable que, como la RFY declaró en su Solicitud, “[l]a admisión de la RFY en las Naciones Unidas como nuevo Miembro despeja ambigüedades y arroja una luz diferente sobre la cuestión de la pertenencia de la RFY a las Naciones Unidas, al Estatuto y a la Convención sobre el Genocidio”. (Solicitud de Yugoslavia, p. 38, párrafo 23.)

10. Si bien es cierto que las cuestiones planteadas en este asunto no son de fácil solución, me temo que las respuestas que se han dado mendigan la cuestión y no resisten el escrutinio. En este sentido, la apreciación del artículo 61 y su aplicación a este caso dejan mucho que desear, de ahí mis dudas y recelos en cuanto a la Sentencia.

11. 11. En mi opinión, cuando se presenta una solicitud de revisión con arreglo al artículo 61 y cuando han surgido hechos nuevos y son de tal importancia que justifican la revisión de la decisión o conclusión anterior, el Tribunal de Justicia debería estar dispuesto a llevar a cabo dicho procedimiento. No debe considerarse que una solicitud de este tipo impugne la decisión jurídica anterior del Tribunal de Justicia como tal, ya que dicha decisión se basó en los hechos conocidos en aquel momento. Soy de la opinión de que la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas en noviembre de 2000 sí tiene implicaciones jurídicas para la Sentencia alcanzada por el Tribunal sobre este asunto en julio de 1996.

12. En mi opinión, la competencia del Tribunal podría haberse fundado en bases jurídicamente más seguras.

(Firmado) Abdul G. KOROMA. [p 39]

OPINIÓN DISIDENTE DEL JUEZ VERESHCHETIN

La asunción de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas era un requisito previo necesario para que el Tribunal declarara su competencia (párrs. 1-8) — El descubrimiento de la ilicitud de una asunción puede constituir un motivo de revisión (párrs. 9-12) — Los hechos de la no pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas y la no participación en la Convención sobre el Genocidio eran desconocidos por Yugoslavia y por la Corte en el momento relevante (párrs. 13-21) — Yugoslavia no ha actuado negligentemente (párrs. 22-27) — Conclusiones (párr. 28).

1. La asunción de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas como requisito previo necesario para que el Tribunal se pronuncie sobre su competencia

1. El Tribunal ha declarado expresamente en su sentencia de 1996 que “su única competencia para conocer del asunto se basa en el artículo IX del Convenio sobre el Genocidio” (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 1996 (II), p. 621, párr. 41). El Tribunal también ha considerado que “no puede sostener ninguno de los fundamentos adicionales de competencia invocados por el demandante…”. (ibid).

Lo que es fuertemente disputado por las Partes en el presente procedimiento relativo a la admisibilidad de la revisión de la Sentencia ¾ arriba mencionada, es si la asunción de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas en el momento de la Sentencia de 1996 era o no necesaria, y por lo tanto “de tal naturaleza que fuera un factor decisivo” (en el sentido del Art. 61, párrafo 1, del Estatuto), para que la Corte hubiera llegado a la conclusión sobre su competencia. Yugoslavia sostiene que la cuestión del estatuto de Yugoslavia en las Naciones Unidas era de importancia fundamental para el
razonamiento del Tribunal relativo a la admisibilidad de la revisión, ya que

“la Sentencia de 11 de julio de 1996 se basaba únicamente, y podía basarse únicamente, en el supuesto de que la RFY era Miembro de las Naciones Unidas, parte en el Estatuto del Tribunal y también estaba vinculada por el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio por ser idéntica a la antigua Yugoslavia ¾ un supuesto que, sin embargo, ex post facto, ha demostrado ser erróneo y que, por tanto, ha dado lugar a [la] Solicitud de Revisión” (CR 2002/42, p. 42, párr. 4.42 (Zimmermann)].[p 40].

Por el contrario, Bosnia y Herzegovina sostiene que

“el estatuto de Yugoslavia en relación con las Naciones Unidas . . es totalmente irrelevante a la hora de examinar la Solicitud de revisión y no puede ser ‘de tal naturaleza que constituya un factor decisivo’ en el razonamiento del Tribunal, que en 1996 no se aventuró en ese terreno” (CR 2002/41, pp. 42, 43, para. 34 (Pellet)).

Así pues, las Partes están en total desacuerdo sobre si el Tribunal podría haber llegado a la misma conclusión sobre la base de la misma ratio decedendi si hubiera sabido, como hecho probado, que Yugoslavia no era miembro de las Naciones Unidas en el momento en que se dictó la sentencia sobre la jurisdicción. Evidentemente, la respuesta a esta cuestión está llamada a aclarar el papel del “descubrimiento” de un hecho nuevo alegado por Yugoslavia. Por lo tanto, soy de la opinión de que esta cuestión, directamente relacionada con la primera condición para la admisibilidad de la revisión establecida en el artículo 61 del Estatuto, debería haber sido el punto de partida del razonamiento del Tribunal en la presente Sentencia.

2. La Convención sobre el Genocidio, en la que el Tribunal ha decidido basar únicamente su competencia, tanto ratione personae como ratione materiae, establece específicamente que sólo está abierta a los Miembros de las Naciones Unidas y a los Estados no miembros que hayan recibido una invitación de la Asamblea General de las Naciones Unidas (art. XI de la Convención). Evidentemente, esta condición previa esencial para la participación en la Convención debía ser cumplida por ambas Partes en el asunto para que el Tribunal tuviera competencia sobre la base de la Convención. Sin embargo, a la vista de las circunstancias del caso y de los argumentos esgrimidos por las Partes, el Tribunal, en las fases anteriores de su procedimiento, aunque trató específicamente la cuestión de la pertenencia de Bosnia y Herzegovina a las Naciones Unidas, no emprendió un examen y un deslizamiento similares sobre el tema de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas.

3. Así lo demuestran las siguientes afirmaciones contenidas en las Providencias sobre medidas provisionales y en la Sentencia sobre excepciones preliminares dictadas en el período 1993-1996. Al tratar la cuestión de la jurisdicción prima facie en 1993, el Tribunal dijo que “considerando que esta consideración abarca la jurisdicción tanto ratione personae como ratione materiae . . en la medida en que casi todos los Estados son hoy partes en el Estatuto de la Corte, es en general sólo esta última la que debe examinarse” (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de
Genocidio, Medidas provisionales, Providencia de 8 de abril de 1993, I.C.J. Recueil 1993, p. 12, párr. 14). Esta declaración demuestra que, desde el primer paso, el Tribunal partió de la suposición prima facie de que ambos Estados partes en el caso, Bosnia y Herzegovina y Yugoslavia, eran Miembros de las Naciones Unidas y, en consecuencia, partes en el Estatuto del Tribunal.

Sin embargo, con aparente inquietud en cuanto a la competencia prima facie ratione personae con respecto a Yugoslavia, el Tribunal, si bien observó [p 41] que la solución adoptada por la Secretaría de las Naciones Unidas con respecto al estatuto de Yugoslavia en las Naciones Unidas “no está exenta de dificultades jurídicas”, se reservó para el futuro una conclusión definitiva sobre la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas. Específicamente declaró que “la cuestión de si Yugoslavia es o no Miembro de las Naciones Unidas y, como tal, parte en el Estatuto de la Corte, es una cuestión que la Corte no necesita determinar definitivamente en la presente fase del procedimiento” (Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, Medidas Provisionales, Providencia de 8 de abril de 1993, I.C.J. Reports 1993, p. 14, párrafo 18). 18).

A continuación, refiriéndose al párrafo 2 del artículo 35 del Estatuto, el Tribunal concluye que “si Bosnia y Herzegovina y Yugoslavia son ambas partes en el Convenio sobre el Genocidio, las controversias a las que se aplica el artículo IX son en cualquier caso prima facie competencia ratione personae del Tribunal” (ibíd., p. 14, párr. 19; el subrayado es nuestro). El uso de la palabra “si” en esta frase es significativo. No podía sino reflejar la idea de que aún estaba por ver si ambos Estados eran efectivamente partes en la Convención sobre el Genocidio y, por tanto, la Convención podía considerarse “un tratado en vigor” para cada uno de ellos, como exige el párrafo 2 del artículo 35 del Estatuto. A su vez, era necesario resolver la cuestión de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas. Esta necesidad no fue eliminada por la declaración de que los procedimientos ante la Corte en virtud del Artículo 35, párrafo 2, “pueden ser válidamente instituidos… independientemente de las condiciones establecidas por el Consejo de Seguridad en su resolución 9 de 1946” (ibid).

4. La cuestión de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas, que el Tribunal decidió no “determinar definitivamente” en sus Providencias sobre medidas provisionales, debía decidirse “definitivamente” en la Sentencia de 1996 sobre excepciones preliminares cuando la cuestión de la competencia del Tribunal debía determinarse, en principio, de forma concluyente. No obstante, el Tribunal optó de nuevo por no aclarar expresamente la espinosa cuestión jurídica de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas y, en su lugar, se contentó con citar la declaración de carácter general realizada por Yugoslavia el 27 de abril de 1992 en el sentido de que:

“La República Federativa de Yugoslavia, manteniendo la personalidad estatal, jurídica y política internacional de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, cumplirá estrictamente todos los compromisos que la República Federativa Socialista de Yugoslavia asumió internacionalmente”. (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 610, párr. 17.) [p 42]

El Tribunal, tras tomar nota de que “no se ha impugnado que Yugoslavia fuera parte en la Convención sobre el Genocidio”, decidió: “[e]n consecuencia, Yugoslavia estaba obligada por las disposiciones del Convenio en la fecha de presentación de la demanda en el presente caso, a saber, el 20 de marzo de 1993” (ibid., p. 610, párr. 17).

5. Aunque el Tribunal no ofreció ningún razonamiento jurídico, es evidente que la conclusión anterior, leída en el contexto de las anteriores vacilaciones del Tribunal en cuanto al estatuto de Yugoslavia en las Naciones Unidas, lleva la implicación necesaria de que el Tribunal en ese momento asumió como un hecho la pertenencia continuada de Yugoslavia a las Naciones Unidas. De lo contrario, es inconcebible cómo el Tribunal, incluso en ausencia de impugnación, podría reconocer la participación continuada de Yugoslavia en la Convención mientras que la condición previa esencial de dicha participación había dejado de existir.

6. Se puede argumentar que, dado que el Tribunal no adoptó explícitamente ninguna posición sobre la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas, podría haber procedido sobre la base de la teoría de que una vez que un Miembro de las Naciones Unidas (en nuestro caso, la antigua Yugoslavia) se ha convertido en parte del Convenio sobre el genocidio, la condición previa esencial de la pertenencia a las Naciones Unidas se cumple de una vez por todas, con independencia de la posición futura del Estado en las Naciones Unidas. Cualesquiera que sean los méritos de esta teoría, evidentemente sólo se aplica a la situación en la que el Estado sigue siendo idéntico y conserva la personalidad jurídica de su predecesor. La aplicabilidad de esta teoría a la situación de Yugoslavia queda desmentida por el no reconocimiento de su pretensión de continuar con la personalidad de la antigua Yugoslavia y, además, por el tratamiento dado por el Tribunal en el mismo asunto a la situación de la participación de Bosnia y Herzegovina en el Convenio.

7. En efecto, se recordará que en 1996, al tratar la cuestión de la participación de Bosnia-Herzegovina en la Convención sobre el genocidio, impugnada en aquel momento por Yugoslavia, el Tribunal consideró que el hecho de la admisión de Bosnia-Herzegovina en las Naciones Unidas desempeñó un papel decisivo para su adhesión a la Convención. Aunque rechazó la alegación de Yugoslavia relativa a la supuesta existencia de otras condiciones para la participación en el Convenio, el Tribunal dijo en la sentencia de 1996:

“El artículo XI de la Convención sobre el Genocidio la abre a ‘cualquier Miembro de las Naciones Unidas’; desde el momento de su admisión en la Organización, Bosnia y Herzegovina pudo, por tanto, ser parte en la Convención”. (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 611, párr. 19; énfasis añadido).

Por esta razón, el Tribunal consideró innecesario y declinó considerar otros argumentos a favor de la participación en el Convenio de Bosnia y Herzegovina aducidos por esta última, incluido el argumento relativo a la sucesión de los tratados en general y el argumento de la “sucesión auto[p 43]mática”, supuestamente aplicable en el caso de determinados tipos de tratados o convenios internacionales (ibid., p. 612, párr. 23).

8. Si aplicamos ahora el mismo criterio a Yugoslavia, sólo podemos concluir que la suposición de que Yugoslavia era Miembro de las Naciones Unidas era una condición sine qua non para la determinación de la Corte sobre la competencia ratione personae, y por lo tanto era un “factor decisivo” en el sentido del artículo 61 del Estatuto.

2. ¿Puede constituir un motivo de revisión el descubrimiento de la ilicitud de un supuesto?

9. Una vez demostrado que la Sentencia de la Corte sobre su competencia ratione personae sobre Yugoslavia se basó en la supuesta pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas, queda por ver si la condición de miembro de las Naciones Unidas puede estar comprendida en la noción jurídica de “hecho” y, en caso afirmativo, si una suposición de tal hecho que posteriormente se demuestre incorrecta puede servir de motivo de revisión de una sentencia, siempre que se cumplan todos los demás requisitos del artículo 61 del Estatuto.

10. La cuestión de si un Estado es o no Miembro de las Naciones Unidas parece ser una cuestión de hecho según toda una serie de definiciones del término “hecho” que figuran en diccionarios y textos jurídicos autorizados. Así, aplicando la definición de “hecho” dada por el Black’s Law Dictionary, entraría dentro de “algo que existe realmente” o dentro de “circunstancia, a diferencia de su efecto legal, consecuencia o interpretación” (Black’s Law Dictionary, 7ª ed., p. 610). Según Wigmore on Evidence, “fact is any act or condition of things, assumed for (the moment) as happening or existing” (citado en Black’s Law Dictionary, 7ª ed., p. 610; énfasis añadido). De Smith et al. definen “una constatación de hecho como una afirmación de que un fenómeno existe, ha existido o existirá, independientemente de cualquier afirmación sobre su efecto jurídico” (de Smith, Woolf & Jowell, Judicial Review of Administrative Action, 5ª ed., p. 277, párr. 5-079). Si acudimos al significado ordinario de la palabra “hecho”, el Concise Oxford Dictionary la define como “1. Thing certainly known to have occurred or be true…” (1. Cosa que ciertamente se sabe que ha ocurrido o que es verdadera…). (The Concise Oxford Dictionary of Current English, 6ª ed., p. 370.) De las definiciones citadas se desprende que sería una interpretación natural del significado del término “hecho” que éste incluyera la condición de un Estado en una organización.
Asimismo, serían hechos la condición de Estado, ser parte en un tratado, etc. Puede ser pertinente señalar que el texto ruso del artículo 61 del Estatuto utiliza la palabra “circunstancias” en lugar de la palabra “hecho” utilizada en el texto inglés. [p 44]

11. Como se ha mostrado anteriormente, el Tribunal no se ocupó específicamente de la determinación del hecho de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas y explícitamente no tomó posición alguna sobre la reclamación de Yugoslavia a este respecto. Sin embargo, implícitamente no pudo evitar la suposición de que Yugoslavia era Miembro de las Naciones Unidas. Esta suposición, que era de crucial importancia para el establecimiento de la jurisdicción del Tribunal en el caso, más tarde resultó ser incorrecta. Por lo tanto, se plantea la cuestión de si una suposición incorrecta de la situación de hecho, en un procedimiento internacional, puede dar lugar a la revisión de una sentencia.

12. Un ejemplo pertinente de jurisprudencia internacional en el que una suposición incorrecta o errónea de la situación personal del demandante condujo a la revisión de la decisión, es el caso Schreck (Moore, 2 International Arbitrations, p. 1357) a menudo mencionado por los escritores. El árbitro, Sir Edward Thornton, revocó su decisión anterior cuando descubrió que la había basado en una suposición incorrecta sobre la nacionalidad del demandante según la legislación mexicana. El demandante, Schreck, necesitaba ser ciudadano estadounidense para obtener la ayuda. El árbitro había supuesto erróneamente que, dado que el demandante había nacido en México, debía tener nacionalidad mexicana y, por tanto, había denegado la reparación. Más tarde descubrió que, según la legislación mexicana, no era así y que, de hecho, el demandante no tenía nacionalidad mexicana. Este hecho existía en el momento de la decisión, pero el árbitro no lo supo hasta después. En consecuencia, al descubrirlo, revisó su decisión y falló a favor del demandante.

Ciertamente, en la jurisprudencia nacional se pueden encontrar muchos otros ejemplos de revisión de decisiones con base en el descubrimiento de supuestos erróneos, incluyendo los supuestos de la situación jurídica de las personas físicas y morales (ciudadanía, estado civil, domicilio, etc.).

3. Los hechos de la no pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas y la no participación en la Convención sobre el Genocidio, ¿eran desconocidos para Yugoslavia y el Tribunal en el momento relevante?

13. Propongo ahora pasar a las cuestiones de si Yugoslavia ha demostrado que su no pertenencia a las Naciones Unidas era desconocida para Yugoslavia cuando se dictó la Sentencia y, en caso afirmativo, si se debió a su negligencia. Creo que a lo largo de todo el procedimiento tanto Yugoslavia como el Tribunal eran igualmente conscientes de la incertidumbre y ambigüedad que prevalecía fuera del Tribunal en cuanto al estatus de Yugoslavia en las Naciones Unidas. Toda la información relativa a esta cuestión estaba a disposición del Tribunal y no fue retenida artificialmente por Yugoslavia. Lo que no podían saber, debido a las vicisitudes políticas del momento, era el resultado final de esta incertidumbre y ambigüedad. En la situación poco clara de la posición de Yugoslavia en las Naciones Unidas, tanto el Tribunal como Yugoslavia, obviamente por diferentes razones, optaron por pro-[p 45]ceder en el supuesto de que Yugoslavia no había dejado de ser Miembro de las Naciones Unidas tras la disolución de la antigua Yugoslavia.

14. La historia jurídica del problema demuestra que existía una base objetiva para tal presunción. En efecto, la situación de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas en todas las fases del procedimiento incidental en 1993-1996, y posteriormente hasta el 1 de noviembre de 2000, cuando Yugoslavia fue admitida formalmente en las Naciones Unidas como nuevo Miembro, era, cuando menos, ambigua o, repitiendo las palabras del Tribunal, “no exenta de dificultades jurídicas”. Los órganos de las Naciones Unidas, únicos competentes para decidir sobre esta cuestión, declararon, por una parte, que la pretensión de Yugoslavia de seguir siendo automáticamente miembro de la antigua Yugoslavia “no ha sido aceptada en general” y decidieron que la nueva Yugoslavia “debería solicitar su ingreso en las Naciones Unidas y que no participará en los trabajos de la Asamblea General” (resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad, de 19 de septiembre de 1992, y resolución 47/1 de la Asamblea General, de 22 de septiembre de 1992). Por otra parte, la “opinión ponderada” de la Secretaría de las Naciones Unidas sobre las consecuencias prácticas de estas decisiones fue, entre otras cosas, que la pertenencia de Yugoslavia a la Organización “no se daba por terminada ni se suspendía”, que las misiones yugoslavas en la Sede y oficinas de las Naciones Unidas podían seguir funcionando, recibiendo y distribuyendo documentos, etc. (doc. de las Naciones Unidas. A/47/485 (1992).) Yugoslavia siguió pagando las cuotas de miembro, que fueron debidamente aceptadas.

15. Evidentemente, la suposición del Tribunal sobre la posición de Yugoslavia en las Naciones Unidas se basaba, al menos en parte, en la “opinión ponderada” de la Secretaría de las Naciones Unidas, así como en las listas oficiales de las Naciones Unidas en las que “Yugoslavia” (sin explicaciones sobre si la designación se refería a la República Federativa de Yugoslavia) figuraba hasta 2000 como Miembro original de las Naciones Unidas desde el 24 de octubre de 1945 y como parte en la Convención sobre el Genocidio desde el 29 de agosto de 1950. Por su parte, Yugoslavia podía encontrar en la citada “opinión ponderada” y en los listados oficiales del Depositario una especie de reconocimiento parcial de su argumento de continuidad de la pertenencia a las Naciones Unidas y de la participación continuada en los tratados de los que la antigua Yugoslavia era parte. No tenía razones de peso para solicitar inmediatamente el ingreso en las Naciones Unidas mientras se le decía que su actual condición de miembro “no estaba terminada ni suspendida”.
terminada ni suspendida”.

16. En cuanto a la otra Parte en este procedimiento, Bosnia y Herce-[p 46]govina, su posición con respecto a estos asuntos fue ambivalente e incoherente. En el procedimiento ante el Tribunal no impugnó el estatuto de Yugoslavia como Miembro de las Naciones Unidas y como Parte en la Convención sobre el Genocidio. En su demanda presentada ante el Tribunal el 20 de marzo de 1993, afirmaba, entre otras cosas, que “[c]omo Miembros de la Organización de las Naciones Unidas, la República de Bosnia y Herzegovina y Yugoslavia (Serbia y Montenegro) son partes en el Estatuto…”. Al mismo tiempo, fuera del Tribunal, Bosnia y Herzegovina refutó constantemente la pretensión de Yugoslavia de seguir siendo miembro de la antigua Yugoslavia. Así, el representante de Bosnia-Herzegovina declaró en la Asamblea General de las Naciones Unidas:

“Serbia y Montenegro no tienen derecho legal a suceder a la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia. Esto es aplicable tanto a este órgano [la Asamblea General de las Naciones Unidas] como a otras organizaciones internacionales afines y similares”. (Naciones Unidas doc. A/47/PV.7 (1992).)

17. La incoherencia de la posición de Bosnia y Herzegovina también se manifestó en que reconoció la condición de Yugoslavia como parte en la Convención sobre el Genocidio, pero al mismo tiempo inició la exclusión de Yugoslavia de la participación en las reuniones de los Estados Partes en otros importantes tratados de derechos humanos, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (véase, por ejemplo, la propuesta del representante de Bosnia y Herzegovina en la reunión de los Estados Partes en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos celebrada el 16 de marzo de 1994 ¾ Ann. 17 de la demanda de Yugoslavia).

Los argumentos en que se basaba esta posición, que finalmente dio lugar a la exclusión de Yugoslavia de las reuniones mencionadas, se reducían a la afirmación de que, dado que Yugoslavia no había notificado específicamente al Secretario General su sucesión en los tratados de derechos humanos mencionados, como uno de los Estados sucesores de la antigua RFSY, no podía ser considerada como una de las partes en dichos tratados. No es fácil entender por qué se consideró necesaria una notificación especial de sucesión con respecto a los dos principales tratados de derechos humanos mencionados, pero no en relación con la Convención sobre el Genocidio. Por qué se tomó la intención yugoslava de observar “todos los compromisos internacionales de la RFSY” como motivo suficiente para su participación continuada en la Convención sobre el Genocidio, pero al mismo tiempo no fue suficiente para su participación en otros tratados de derechos humanos?

18. Cabe añadir que el “Resumen de la práctica del Secretario General como depositario de tratados multilaterales” publicado por la Sección de Tratados de la Oficina de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas, en relación con la práctica de incluir a Yugoslavia en la lista de partes de tratados multilaterales, había sido incoherente y había cambiado en función de las presiones políticas del momento. No arrojó mucha luz sobre el estatus de Yugoslavia. (En el libro de K. Bühler, State Succession and Membership in International Organizations: Legal Theories versus Political Pragmatism, pp. 192-271).

19. La cuestión de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas volvió a surgir más recientemente (en 1999) en relación con las solicitudes yugoslavas de indicación de medidas provisionales en los casos relativos a la Legalidad del Uso de la Fuerza. En seis de esos casos, los Estados demandados (Bélgica, Canadá, los Países Bajos, Portugal, España y el Reino Unido) alegaron que Yugoslavia no podía ser considerada Miembro de las Naciones Unidas ni parte en el Estatuto de la Corte porque no se había “adherido debidamente a la Organización” (véase, por ejemplo, el párr. 31 de la Providencia de 2 de junio de 1999 en el asunto relativo a la Legalidad del uso de la fuerza (Yugoslavia c. Bélgica), Medidas provisionales, Providencia de 2 de junio de 1999, I.C.J. Recueil 1999 (I), p. 135, párr. 31).

Sin embargo, como en el caso de la Sentencia de 1996, el Tribunal evitó responder directamente a la espinosa cuestión de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas y se contentó con la observación de que “no necesita considerar esta cuestión a efectos de decidir si puede o no indicar medidas provisionales . . .” (ibíd.). Esta vez lo hizo en circunstancias en las que la legitimación de Yugoslavia en las Naciones Unidas fue directamente cuestionada por seis Estados demandados. Al discrepar del razonamiento del Tribunal a este respecto, el Juez Kooijmans subrayó en su voto particular que llegaba “a la conclusión de que existen fuertes razones para dudar de que la República Federativa de Yugoslavia sea un Miembro de pleno derecho y plenamente cualificado de las Naciones Unidas . . . ” Legalidad del uso de la fuerza (Yugoslavia contra Bélgica), Medidas provisionales, Providencia de 2 de junio de 1999, Recueil 1999 (I), p. 179, párr. 25).

20. El 8 de diciembre de 1999, nueve Estados presentaron en las Naciones Unidas un proyecto de resolución de la Asamblea General en el que proponían que la Asamblea declarara que

“[c]onsidera que, como consecuencia de su disolución, la ex República Federativa Socialista de Yugoslavia dejó de existir como personalidad jurídica y que ninguno de sus cinco Estados sucesores iguales puede tener el privilegio de seguir siendo miembro de las Naciones Unidas” (United Nations doc. A/54/L.62 (1999)).

Finalmente, el examen de este proyecto de resolución fue aplazado indefinidamente por la Asamblea General. Esta reacción de la Asamblea podría haber sido vista por Yugoslavia como otra señal política “mixta”.

21. En consecuencia, los hechos de la no pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas no podían haber sido conocidos por el Tribunal y Yugoslavia en el momento de la Sentencia.

4. ¿Ha actuado Yugoslavia de forma negligente?

22. De lo anterior se desprende que las circunstancias que rodeaban la situación de Yugoslavia en las Naciones Unidas eran tales que no sólo Yugoslavia sino, como se demostró anteriormente, el propio Tribunal parecían partir del supuesto de que Yugoslavia conservaba su condición de miembro de las Naciones Unidas.

23. Una serie de elementos característicos de la disolución de la antigua Yugoslavia sugieren que la nueva Yugoslavia podía esperar de forma plausible que, a largo plazo, su pretensión de continuar con la condición de Estado de la antigua Yugoslavia sería generalmente aceptada. Fue la única parte restante de la antigua Yugoslavia que no emitió una declaración de independencia, sino que, por el contrario, proclamó la continuidad y mantuvo el nombre de “Yugoslavia”. La verosimilitud de la evolución en este sentido no fue negada ni siquiera por Bosnia-Herzegovina, que en sus Observaciones escritas sobre la solicitud de revisión de Yugoslavia afirmó lo siguiente:

“El hecho es que Yugoslavia se mantuvo en una posición, que incluso podría haber sido defendible si los otros nuevos Estados surgidos de la antigua Yugoslavia, tarde o temprano, hubieran estado dispuestos a aceptarla. En otras palabras: la posición de Yugoslavia podría haber resultado ser la aceptada internacionalmente”. (Observaciones escritas de Bosnia y Herzegovina de 3 de diciembre de 2001, Parte II, p. 21, párrafo 2.23.)

Sin embargo, al desvanecerse sus expectativas de ser reconocida como continuadora de la antigua Yugoslavia y tras el cambio de su régimen político, Yugoslavia tomó la decisión de solicitar el ingreso en las Naciones Unidas como nuevo Estado.

24. En la cadena de acontecimientos que condujo al “descubrimiento” del nuevo hecho de que en el momento relevante Yugoslavia no era Miembro de las Naciones Unidas, el impulso inicial lo dio ciertamente la solicitud de Yugoslavia de ser Miembro de las Naciones Unidas, y evidentemente el momento de este impulso inicial dependió de Yugoslavia. De ello no se deduce, sin embargo, que en la situación política imperante a principios de la década de 1990 se pudiera tener la certeza de que Yugoslavia habría sido admitida en las Naciones Unidas si hubiera presentado su solicitud en aquel momento, o que se pudiera saber, incluso después de la solicitud de Yugoslavia de 27 de octubre de 2000, que los órganos competentes [p 49] de las Naciones Unidas la admitirían como nuevo Miembro y la incluirían en la lista de miembros a partir de la fecha de admisión. En este sentido, contrariamente a lo que se da a entender en la Sentencia (véase el segundo inciso del apartado 70 de la Sentencia) el descubrimiento del nuevo hecho no dependía de la posición de Yugoslavia y no era el resultado de su negligencia.
25. No se puede culpar a Yugoslavia por sus prolongados intentos de afirmar su condición de continuadora de la antigua Yugoslavia, ya que no se puede culpar a un Estado por intentar perseguir sus intereses nacionales (independientemente de cómo los perciba) a menos que al hacerlo viole las normas y principios del Derecho internacional. Estoy de acuerdo con la opinión de que “ninguna norma de diligencia podría imponer a una parte el deber de buscar una aclaración tomando de las dos opciones posibles exactamente la que está en contra de sus opiniones y convicciones”. La RFY no fue negligente si no buscó una resolución del dilema en la dirección opuesta a sus persuasiones”. (CR 2002/42, p. 24, párr. 2.27 (Varady).)

26. Desde el punto de vista jurídico, no puede negarse que el hecho de la no pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas en el momento de dictarse la sentencia de 1996 no podía haberse establecido antes de la decisión de la Asamblea General de 1 de noviembre de 2000, por la que Yugoslavia fue admitida como nuevo Miembro de las Naciones Unidas. Esta decisión se adoptó siguiendo la recomendación del Comité de Admisión de Nuevos Miembros y la recomendación del Consejo de Seguridad. Al igual que todos los demás Estados que habían formado la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia, la nueva Yugoslavia figura ahora en los documentos oficiales de las Naciones Unidas como Miembro desde el momento de su admisión, y no desde el momento en que la antigua Yugoslavia pasó a ser Miembro de las Naciones Unidas.

27. Por otra parte, la presunción de la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas en el momento de la sentencia del Tribunal de Justicia sobre su competencia no puede sostenerse después del 1 de noviembre de 2000. Los elementos residuales de la pertenencia de la antigua Yugoslavia, no negados a la nueva Yugoslavia después de 1992, no pueden frustrar esta conclusión. De lo contrario, hemos de suponer que las reglas de la lógica elemental y del sentido común no son aplicables a este caso, y un Estado que ya era Miembro de una organización y cuya pertenencia no había cesado ni había sido suspendida en un momento determinado, puede ser admitido de nuevo en la misma organización como nuevo Miembro, pero con una fecha inicial de su pertenencia diferente. Sin embargo, esto es exactamente lo que se desprende de la afirmación de la Sentencia de que “no se ha demostrado que la solicitud de la RFY se base en el descubrimiento de ‘algún hecho’ que fuera ‘cuando se dictó la sentencia, [p 50] desconocido para el Tribunal y también para la parte que solicita la revisión'” (párrafo 72 de la Sentencia).

5. Conclusión

28. Lo anterior me lleva a la conclusión de que el Tribunal, en 1996, basó su competencia en el supuesto de que Yugoslavia era en ese momento Miembro de las Naciones Unidas. Los acontecimientos posteriores, descritos anteriormente, han demostrado claramente que la suposición realizada por el Tribunal era errónea. El hecho es que Yugoslavia no era Miembro de las Naciones Unidas en 1996. Este hecho constituye “el hecho nuevo” a efectos del artículo 61 del Estatuto.

La solicitud de revisión de la Sentencia de la Corte sobre su competencia cumple todas las condiciones contempladas en el artículo 61 del Estatuto: se basa en el “descubrimiento” de un hecho “de tal naturaleza que constituya un factor decisivo”; el hecho había sido “desconocido” por la Corte y por la Parte que solicita la revisión cuando se dictó la Sentencia; la ignorancia del hecho no fue “debida a negligencia”; la Solicitud de revisión se presentó dentro del plazo establecido. Por estas razones, en mi opinión, la demanda de Yugoslavia es admisible y la sentencia del Tribunal de 11 de julio de 1966 debería haber sido sometida a revisión.
Tal decisión procesal no habría prejuzgado el resultado final de la revisión. A fortiori, no podría haber sido vista como una condonación del comportamiento de ninguna de las partes en el sangriento conflicto en el territorio de la antigua Yugoslavia.

(Firmado) Vladlen S. VERESHCHETIN. [p 51]

DECLARACIÓN DEL JUEZ REZEK

[Traducción]

1. En opinión de la mayoría del Tribunal, la Solicitud de revisión presentada por la República Federativa de Yugoslavia es inadmisible En consecuencia, el caso Genocidio, en el que Bosnia y Herzegovina es la Solicitante y la República Federativa de Yugoslavia la Demandada, debe seguir su curso normal De ninguna manera puedo apoyar esta conclusión.

2. Mi oposición a la decisión del Tribunal se basa en dos consideraciones generales En primer lugar, en virtud del derecho internacional vigente, la jurisdicción del Tribunal no puede imponerse a un Estado en contra de su voluntad En segundo lugar, las ambigüedades que se encuentran en el sistema de las Naciones Unidas, en particular las que caracterizan la reciente conducta de las Naciones Unidas con respecto al estatuto de la antigua Yugoslavia y de los Estados surgidos de su desintegración, En mi opinión, ni siquiera las incertidumbres y contradicciones fácilmente comprensibles que caracterizan la conducta de los gobiernos de la región durante el último decenio deberían operar en los procedimientos judiciales en perjuicio de esos Estados Y, desde luego, no en perjuicio de uno solo de ellos.

3. Sin embargo, la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad me parece suficientemente clara Implica que la entidad sobre la que la Corte afirmó su jurisdicción en la Sentencia de 11 de julio de 1996, una entidad que comprendía parte de la antigua República Socialista de Yugoslavia, no podía pretender en ese momento haber sido Miembro de las Naciones Unidas, parte en el Estatuto de la Corte o parte en la Convención sobre el Genocidio de 1948 Debido a la aparente voluntad de otros Estados y a la actitud adoptada por una mayoría de ellos, y, en consecuencia, por las Naciones Unidas, el Estado surgido de la antigua Yugoslavia se vio imposibilitado de reclamar derecho alguno sobre la base de su participación en estos marcos convencionales, a pesar de que, en una muestra de su convicción, afirmó su participación en ellos Sería injusto, y contrario a los principios jurídicos fundamentales, negar a un Estado un estatuto particular dentro de un sistema dado en lo que se refiere a algunos efectos, pero reconocer dicho estatuto sobre una base selectiva con respecto a otros.

4. En cualquier caso, la nueva Yugoslavia es Miembro de las Naciones Unidas y parte en el Estatuto de la Corte desde el 1 de noviembre de 2000 Su adhesión a la Convención sobre el Genocidio de 1948, a raíz de una acción emprendida por el Consejo Jurídico de las Naciones Unidas, se produjo en marzo de 2001 y fue acompañada de una reserva al artículo IX relativo a la competencia de la Corte para resolver controversias Como regla general, todo Estado que manifieste su consentimiento a un tratado goza de la prerrogativa de formular una reserva, el [p 52] beneficio de este derecho no habría sido negado a los demás Estados resultantes de la desintegración de la antigua Yugoslavia y no puede ser de otro modo para el Estado que solicita la revisión.

5 El Tribunal podría haber considerado como un hecho nuevo la aclaración aportada por las Naciones Unidas m noviembre de 2000 de una cuestión que se encontraba en una zona gris desde 1992, de una situación que, por tanto, podría haber parecido incierta en 1996 la antigua República Socialista de Yugoslavia había dejado de existir, la administración del Sr. Milosevic no continuaba el Estado que se había desintegrado La afirmación del Tribunal en la sentencia de 11 de julio de 1996 de su competencia sobre el demandado, resultante de una interpretación errónea de la situación de hecho, debería ser ahora objeto de revisión.

6. En caso contrario, habría propuesto denegar in limine la solicitud de revisión, pero por una razón diametralmente opuesta a las invocadas por la mayoría la República Federativa de Yugoslavia, uno de los Miembros más recientes de las Naciones Unidas, no es la entidad considerada por el Tribunal como la Demandada en la Sentencia de 11 de julio de 1996 En consecuencia, la nueva Yugoslavia no está legitimada para solicitar la revisión No es parte en el litigio sometido al Tribunal por Bosnia y Herzegovina Corresponderá al Tribunal decidir en su momento si dicho litigio subsiste en ausencia de la Demandada

(Firmado) Francisco Rezek. [p 53]

OPINIÓN DISIDENTE DEL JUEZ DIMITRIJEVIC

I. INTRODUCCIÓN

1. Aunque en general puedo aceptar la presentación del contexto histórico del caso, no puedo apoyar las conclusiones a las que se llega en la Sentencia.

2. Los argumentos de la mayoría van en dos direcciones principales. Una es un intento de resolver el caso “epistemológicamente”, interpretando restrictivamente el significado del término “hecho” tal como se utiliza en el artículo 61 del Estatuto, y la otra — menos obvia pero contenida en la Sentencia — a través de una interpretación de la situación jurídica que se produjo el 11 de julio de 1996, cuando se dictó la Sentencia en el asunto relativo a la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Yugoslavia), Cuestiones Preliminares (Bosnia y Herzegovina c. Yugoslavia). Yugoslavia), Excepciones Preliminares (Recueil 1996 (II), p. 595). Lamentablemente, no puedo seguir ninguna de las dos líneas de razonamiento.

II. ¿QUÉ ES UN “HECHO” EN DERECHO?

3. No puedo suscribir la opinión de la mayoría, basada principalmente en diccionarios de uso general, de que un hecho es sólo algo que puede ser percibido por los sentidos humanos como parte de la realidad física. Un hecho jurídico, un hecho de derecho, es algo que existe jurídicamente, que pertenece a la realidad jurídica como producto de normas jurídicas. Ser o no ser miembro de una organización internacional o parte de un tratado internacional es un hecho jurídico -no una norma jurídica-, aunque puede ser el resultado de una interpretación autorizada de esta última. [p 54]

4. Las distintas determinaciones jurídicas suelen basarse en distintos tipos de hechos. A menudo existen percepciones contradictorias de estos últimos. Esto no significa, sin embargo, que, por ejemplo, ser o no
Estado, tener o no la condición de ciudadano, tener o no tener domicilio, ser o no ser padre, estar o no válidamente casado, sean meras percepciones. Son hechos que pueden o no ser fácilmente perceptibles y que pueden o no ser correctamente percibidos. Pero no dejan de ser hechos. Si la República Federativa de Yugoslavia (RFY) era o no parte del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia en el momento de la sentencia de 1996 es una cuestión de hecho. También es una cuestión de hecho si la RFY seguía o no vinculada por el Convenio sobre el genocidio que mantenía la personalidad de la antigua Yugoslavia. En el presente caso, estos son los hechos críticos en los que debe basarse la determinación legal de la jurisdicción.

5. Las determinaciones de derecho resuelven una controversia entre las partes y atribuyen consecuencias. Tales determinaciones se basan en lo que un tribunal percibe y establece como un hecho. En la Sentencia de 1996, la determinación de derecho fue que la Corte Internacional de Justicia tenía jurisdicción tanto sobre la RFY como sobre Bosnia y Herzegovina.

6. Tanto en el contexto de la revisión como en otro, el concepto de “hecho” nunca se ha reducido a pruebas físicas o documentos. Los tribunales internacionales también han llegado a la conclusión de que el significado de “hecho” depende del contexto y que no debe interpretarse
de forma restrictiva.

7. El Tribunal Arbitral Mixto franco-alemán declaró en 1924: “Attendu que la notion de fait ne doit pas être mise en opposition absolue avec celle de droit, dont il n’est pas toujours facile de la distinguer, mais qu’elle doit s’entendre d’une façon plus large…”. La decisión prosigue: “qu’en effet la condition essentielle pour qu’un fait nouveau puisse ouvrir la voie de la révision est qu’il eût été de nature à exercer une influence décisive sur la sentence “FN1.

———————————————————————————————————————
FN1Heim et Chamant c. Etat allemand, RDTAM, III, 50, p. 55.
———————————————————————————————————————

8. En el caso El Salvador c. Honduras, la Corte Internacional de Justicia consideró como una cuestión de hecho si ciertas aguas estaban sujetas a un régimen de condominio porque esto se planteaba como una premisa posible o una determinación jurídica. La Corte planteó la cuestión de “en qué forma práctica se vería afectado el proceso de delimitación por el hecho de que las aguas estuvieran sujetas a un régimen de condominio en lugar de ser simplemente aguas no delimitadas” (Land, Island and Maritime Frontier Dispute (El Salvador/Honduras: Nicaragua intervening), I.C.J. Reports 1992, p. 606, párr. 414; énfasis añadido). 414; énfasis añadido). En el mismo caso, la Corte trató como un hecho la cuestión de si El Salvador era o no parte en el caso, y si, en consecuencia, podía quedar vinculado por la decisión (ibid., pp. 597-598).[p 55].

9. En el caso relativo al litigio fronterizo (Burkina Faso/República de Malí), ambas partes reconocieron que “la cuestión debe examinarse a la luz del derecho colonial francés, ‘droit d’outre-mer'” (Litigio fronterizo (Burkina Faso/República de Malí), I.C.J. Recueil 1986, p. 568, párr. 29). El Tribunal sostuvo, sin embargo, que la legislación promulgada por Francia para sus colonias no tiene el papel de ley en el marco concreto del caso, sino que sólo puede considerarse como un elemento de hecho. El Tribunal declaró: “La legislación francesa -especialmente la legislación promulgada por Francia para sus colonias y territoires d’outre-mer- puede desempeñar un papel no en sí misma… sino sólo como un elemento de hecho entre otros…”. (ibid., p. 568, párrafo 30; énfasis añadido).

10. El artículo 61 del Estatuto no distingue entre diversos tipos de sentencias. Por esta sencilla razón, la noción de “hecho” en la que se basa el artículo 61 debe ser lo suficientemente amplia como para dar cabida a diversos tipos de hechos que sirvan de base a todas las conclusiones jurídicas. Obviamente, los hechos específicos en los que se puede basar el acceso al Tribunal y la jurisdicción también pertenecen a la amplia categoría de hechos en el sentido del Artículo 61.

11. El mismo artículo permite cierta dualidad temporal entre la existencia de un hecho y su descubrimiento o determinación. En el apartado 1, se hace referencia a un hecho que existía en el momento en que se dictó la sentencia, pero que era desconocido para el Tribunal y para la parte que solicita la revisión, mientras que en el apartado 2 se espera que el Tribunal haga constar expresamente “la existencia del hecho nuevo”
(el subrayado es nuestro) para declarar admisible una demanda de revisión. Esto implica un nuevo entendimiento, causado por una toma de conciencia que se produjo después de que se dictara la sentencia y que demuestra que el hecho “antiguo”, que se había supuesto que existía en el momento de la sentencia, no había existido realmente ab initio, o que un hecho que no se había visto que existiera o que se había percibido erróneamente como tal, había existido realmente en el momento pertinente. Contrariamente a lo que afirma la mayoría en el apartado 69 de la presente sentencia, la RFY no invoca “las consecuencias jurídicas que pretende extraer de hechos posteriores a la sentencia [de 1996]”, sino que pretende probar que el hecho en el que se basó el Tribunal de Justicia en su sentencia de 1996 no existía. La inexistencia de un hecho, al igual que su existencia, es también una cuestión de hecho.

III. LOS HECHOS EN EL PRESENTE ASUNTO

12. El hecho de que la RFY no fuera continuadora de la República Federativa Socialista de Yugoslavia (RFSY) y, por tanto, no fuera Miembro de las Naciones Unidas ni parte en los tratados internacionales ratificados por la RFSY (incluida la Convención sobre el Genocidio), era “desconocido” en su totalidad para el Tribunal y para la RFY. Esto no quiere decir que fuera desconocida en el sentido de que se les ocultara o que no tuvieran noción de su posible existencia. Era familiar para ellos y para muchos otros como una posibilidad -[p 56] un argumento jurídico compartido por quienes se oponían a la continuidad de la RFY (incluida Bosnia y Herzegovina en otros foros, fuera del Tribunal).

13. De hecho, la competencia in personam sobre la RFY se basó en la percepción de que, tras la desintegración de la antigua Yugoslavia, la RFY mantenía la personalidad y la pertenencia a un tratado de la antigua Yugoslavia. La conclusión jurídica de que el Tribunal era competente derivaba su único fundamento de ese hecho percibido.

14. Ni que decir tiene que la admisión de la RFY en las Naciones Unidas en 2000 no podía haber sido conocida por el Tribunal ya en 1996; es más, no podía haber tenido conocimiento de la intención de la RFY de solicitar la adhesión. Incluso si el entonces Gobierno de la RFY tenía tales planes, no podía haber conocido el resultado de la votación en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y en la Asamblea General. Sin embargo, los elementos de la posición jurídica de la RFY frente a las Naciones Unidas y relevantes para que la RFY fuera parte del Estatuto y de la Convención sobre el Genocidio eran ciertamente conocidos tanto por el Tribunal como por el demandante, pero no podían ser comprendidos en su totalidad antes del 1 de noviembre de 2000.

15. El Tribunal tuvo dos oportunidades para pronunciarse sobre su competencia en el caso de la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia). La primera fue al decidir, en su Providencia de 8 de abril de 1993, sobre la solicitud de indicación de medidas provisionales (I.C.J. Reports 1993, p. 4).

Dicha Providencia se basaba en la conclusión de que el Tribunal tenía competencia prima facie sobre la base del artículo IX de la Convención sobre el Genocidio en relación con el artículo 35, párrafo 2, del Estatuto. Aunque subrayó en más de una ocasión que la determinación de la competencia se basaba en constataciones prima facie
prima facie — comprensible cuando se trata de medidas provisionales — el Tribunal observó:

“Considerando que, si bien la solución adoptada no está exenta de dificultades jurídicas, la cuestión de si Yugoslavia es o no Miembro de las Naciones Unidas y, como tal, parte en el Estatuto de la Corte, es una cuestión que la Corte no necesita determinar definitivamente en la presente fase del procedimiento.” (Ibid., p. 14, párr. 18; énfasis añadido).

16. La segunda oportunidad se presentó cuando el Tribunal tuvo que pronunciarse sobre las excepciones preliminares. Así lo hizo en la sentencia objeto de la demanda de revisión. En esa fase, el Tribunal tampoco consideró necesario determinar definitivamente si la República Federativa de Yugoslavia era o no miembro de las Naciones Unidas y, como tal, parte en el Estatuto del Tribunal [p. 57] Basó su competencia en la proposición de que la República Federativa de Yugoslavia seguía estando vinculada por el Convenio sobre el Genocidio, lo que sólo es posible en el supuesto de que se mantenga la personalidad y, por tanto, el estatuto y la participación en los tratados internacionales. (Nunca se alegó, ni se mencionó, que la RFY hubiera quedado vinculada por el artículo IX en virtud de su propia acción convencional — como hizo Bosnia y Herzegovina). El Tribunal encontró apoyo para esta interpretación en la intención de la RFY, supuestamente expresada en la Declaración “adoptada en su nombre” el 27 de abril de 1992, de “permanecer vinculada por los tratados internacionales de los que la antigua Yugoslavia era parte” (I.C.J. Reports 1996 (II), p. 610, párr. 17; énfasis añadido). La sentencia de 11 de julio de 1996 añadió “que no se ha impugnado que Yugoslavia fuera parte en la Convención sobre el Genocidio”. De ahí se deducía que “Yugoslavia estaba vinculada por las disposiciones del Convenio en la fecha de presentación de la demanda… el 20 de marzo de 1993” (ibíd.; el subrayado es nuestro).

17. Esa forma tan expeditiva de tratar la importante cuestión de la jurisdicción, junto con la elección de argumentos y términos, sólo podía significar lo siguiente.

(a) El Tribunal asumió que la RFSY había dejado de existir. De lo contrario, no habría “antigua” Yugoslavia. Sigue sin estar claro a qué “Yugoslavia” se refería el Tribunal como parte del Convenio sobre Genocidio. Ciertamente, no había disputa sobre el hecho de que la antigua Yugoslavia, es decir, la RFSY, era parte, pero tal calificación de la RFY dependía de si la RFSY estaba suficientemente vinculada a los compromisos del antiguo Estado, por continuidad o de otro modo.

(b) A falta de indicar que la RFY estaba vinculada a las obligaciones de la RFSY como Estado sucesor, el Tribunal debió suponer que existía continuidad entre la RFSY y la RFY. Esta continuidad — se desprende de la Sentencia — se basaba en la Declaración de 27 de abril de 1993 y en la intención expresada en la misma de seguir vinculada por los tratados internacionales ratificados por la RFSY, incluida la Convención sobre el Genocidio.

(c) El Tribunal debió asumir que la RFY era Miembro de las Naciones Unidas. Es decir, incluso si se considerara que la RFY está vinculada por las disposiciones de la Convención sobre el Genocidio sobre bases distintas de la continuidad, sin ser miembro de esta organización no podría haberse convertido en parte de la Convención y no podría tener locus standi ante la Corte Internacional de Justicia.
Cabe señalar que la Corte consideró que su competencia se establecía “únicamente… sobre la base del artículo IX de la Convención sobre el Genocidio” (ibid., p. 621, párr. 41). [p 58]

IV. EL ESTATUTO JURÍDICO DE LA REPÚBLICA FEDERAL SOCIALISTA DE YUGOSLAVIA, DE LA REPÚBLICA FEDERAL DE YUGOSLAVIA Y DE “YUGOSLAVIA” EN 1996

18. Todas las determinaciones precedentes son constataciones de hecho. Fueron realizadas por el Tribunal a pesar de las “dificultades jurídicas” admitidas. Dichas dificultades fueron conocidas por el Tribunal en forma de posibles opciones sobre cómo decidir acerca de la presencia de ciertos hechos, como se puso de manifiesto en una serie de decisiones ambiguas o controvertidas. Las adoptadas dentro del sistema de las Naciones Unidas fueron las siguientes:

19. El Consejo de Seguridad adoptó el 30 de mayo de 1992 su resolución 757 (1992), citada por la mayoría, en la que el Consejo señalaba que la pretensión de la RFY de “continuar automáticamente como miembro de las Naciones Unidas a la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia no ha sido generalmente aceptada” (doc. de las Naciones Unidas. S/RES/757 (1992)).

20. Esta declaración se reiteró en la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad, de 19 de septiembre de 1992, junto con la constatación de que la RFSY había dejado de existir. El Consejo recomendó entonces a la Asamblea General que decidiera que la RFY “debería solicitar su ingreso en
las Naciones Unidas y que no participará en los trabajos de la Asamblea General” (doc. Naciones Unidas
Naciones Unidas doc. S/RES/777 (1992); el subrayado es nuestro).

21. Siguiendo esta recomendación, la Asamblea General adoptó el 22 de septiembre de 1992 su resolución 47/1, también citada por la mayoría, en la que este órgano de las Naciones Unidas “consideraba” que
la RFY “no puede seguir siendo automáticamente miembro de las Naciones Unidas” y “decidió” que la RFY “solicite su ingreso en las Naciones Unidas y que no participe en los trabajos de la Asamblea General” (United Nations doc. A/RES/47/1 (1992)). Aunque la desaparición de la RFSY estaba implícita en el uso del término “antigua”, la Asamblea General no repitió la declaración del Consejo de Seguridad de que la RFSY había dejado de existir.

22. Tras decidir, siete meses después, en su resolución 47/229, de 29 de abril de 1993, que la RFY tampoco participaría en los trabajos del Consejo Económico y Social, la Asamblea General adoptó, el 20 de diciembre de 1993, la resolución 48/88, en la que hacía referencia a la resolución 47/1 e instaba “a los Estados Miembros y a la Secretaría a que, en cumplimiento del espíritu de dicha resolución, pongan fin al estatuto de facto de Serbia y Montenegro” (doc. de las Naciones Unidas A/RES/48/88, párr. 19; cursiva añadida).

23. Mientras que la Asamblea General no había seguido al Consejo de Seguridad en su voluntad de adoptar una posición resuelta sobre la extinción de la RFSY, el Consejo de Seguridad volvió sobre este tema en su resolución 1022 [p 59] (1995), de 22 de noviembre de 1995 (doc. de las Naciones Unidas S/RES/1022), en la que se refirió a “los Estados sucesores del Estado anteriormente conocido como República Federativa Socialista de Yugoslavia” y al “hecho de que ese Estado ha dejado de existir”.

24. La resolución 48/88 de la Asamblea General estaba dirigida a “los Estados miembros y la Secretaría”. Por consiguiente, es importante averiguar qué medidas adoptaron esos Estados y el Secretario General de las Naciones Unidas a este respecto antes del 11 de julio de 1996, fecha en que se dictó la sentencia en el asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Yugoslavia), Excepciones Preliminares, es decir, qué medidas cabe presumir que el Tribunal conocía en ese momento.

25. La primera mención a la desaparición legal de Yugoslavia se encuentra en el Dictamen nº 1 de la Comisión de Arbitraje establecida como órgano consultivo por la Conferencia de Paz sobre Yugoslavia, convocada por la (entonces) Comunidad Europea. Esta Comisión, conocida por el nombre de su primer presidente como “Comisión Badinter”, opinó el 29 de noviembre de 1991 “que la República Federativa Socialista de Yugoslavia [estaba] en proceso de disolución” (Conferencia para la Paz en Yugoslavia, Comisión de Arbitraje, Dictamen nº 1, International Legal Materials, 1992, p. 1497).

26. En su Dictamen nº 8 de 4 de julio de 1992, la Comisión consideró que el proceso de disolución había concluido y que la RFSY ya no existía. La Comisión, en su Dictamen nº 9 de la misma fecha, advirtió que “la pertenencia de la RFSY a organizaciones internacionales debe darse por terminada de conformidad con sus estatutos y que ninguno de los Estados sucesores puede reclamar a partir de ese momento para sí solo los derechos de pertenencia de que gozaba anteriormente la antigua RFSY”. La Comisión concluyó en su Dictamen nº 10 que la RFY era “un nuevo Estado que no puede considerarse el único sucesor de la RFSY”. (Los dictámenes 8, 9 y 10 se reproducen en International Legal Materials, 1992, pp. 1521 y ss.).

27. Ya el 5 de mayo de 1992, en una declaración de la Comunidad Europea y de sus Estados miembros, se subrayó que éstos no habían aceptado la “continuidad automática” de la RFY en las organizaciones internacionales (doc. de las Naciones Unidas A/46/905, Ann.). En su Declaración sobre la antigua Yugoslavia de 29 de junio de 1992, el Consejo Europeo declaró que “La Comunidad Europea y sus Estados miembros no reconocen a la nueva entidad federal que comprende Serbia y Montenegro como Estado sucesor [¡sic!] de la antigua Yugoslavia” y que habían decidido “exigir la suspensión de la delegación de Yugoslavia [¡sic!] en los procedimientos en la CSCE y en los foros y organizaciones internacionales” (doc. de las Naciones Unidas S/24200, Ann.). En su Declaración sobre Yugoslavia de 20 de julio de 1992, los Ministros de Asuntos Exteriores de la Comunidad Europea declararon que la “nueva federación no puede ser aceptada como única sucesora” de la RFSY y que los Estados miembros de la Comunidad Europea [p 60] “se opondrán a la participación de Yugoslavia [¡sic!] en los organismos internacionales “FN2.

———————————————————————————————————————
FN2 Para otros ejemplos (y comentarios sobre la inusual expresión “único sucesor”) véase J. Klabbers, M. Koskenniemi, O. Ribbelink, A. Zimmermann (ed), State Practice Regarding State Succession and Issues of Recognition: The Pilot Project of the Council of Europe, 1999, pp. 61-62.
———————————————————————————————————————

28. Según la interpretación de Estados Unidos, miembro permanente del Consejo de Seguridad, en el momento
momento de la adopción de la resolución 777 (19 de septiembre de 1992), esta resolución

“recomienda que la Asamblea General tome medidas para confirmar que la condición de miembro de la República Socialista de Yugoslavia ha expirado y que, dado que Serbia y Montenegro no es la continuación de la República Socialista de Yugoslavia, debe solicitar su adhesión si desea participar en las Naciones Unidas” (énfasis añadido).

El representante de Estados Unidos dijo además que la disposición de la resolución según la cual la RFY no participará en los trabajos de la Asamblea General “se deriva inevitablemente de la determinación del Consejo y de la Asamblea General de que Serbia y Montenegro no es la continuación de la antigua Yugoslavia…”. (énfasis añadido). El delegado de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad consideró que estaba afirmando lo obvio cuando dijo que “un país que no es miembro de las Naciones Unidas no puede participar en los trabajos de la Asamblea General” (doc. de las Naciones Unidas S/PV.3116; énfasis añadido). Esta interpretación fue apoyada por los delegados de algunos otros Estados en el Consejo de SeguridadFN3.

———————————————————————————————————————
FN3 Alemania, Austria, Bosnia y Herzegovina, Eslovenia, España, Finlandia, Hungría y Polonia, citado en K. Bühler, State Succession and Membership in International Organizations, 2001, p. 196, n. 884.
———————————————————————————————————————

29. En relación con la resolución 47/1 de la Asamblea General, el representante del Reino Unido declaró que “en lo que respecta a la necesidad de presentar una solicitud de adhesión”, la RFY se encontraba “precisamente en la misma posición que otros componentes de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia” (doc. de las Naciones Unidas A/47/PV.7).

30. Por otra parte, hubo declaraciones de representantes de otros Estados miembros que, explícita o implícitamente y con matices de diverso grado, apoyaron la afirmación del entonces Gobierno de la RFY de que ésta era idéntica a la RFSY y de que era su continuadora.

31. Así, el representante de la Federación Rusa, al votar a favor de la resolución 777 del Consejo de Seguridad, interpretó que se oponía a la exclusión de la RFY “formalmente o de facto,
de la condición de miembro de las Naciones Unidas” (doc. de las Naciones Unidas S/PV/3116; el subrayado es nuestro). El
[p 61] delegado de China, que se abstuvo, compartió la interpretación según la cual la adopción de la resolución no equivalía a la expulsión de “Yugoslavia” y se refirió a la situación creada por la decisión como un “acuerdo transitorio” (ibid.).

32. Un tercer grupo de Miembros de las Naciones Unidas no vio en 1992 ninguna coherencia en la resolución 47/1 ni discernió su pretendido fundamento jurídico, habida cuenta en particular de que no se refería a las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas.
a las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas que rigen la composiciónFN4.

———————————————————————————————————————
FN4 Véanse las declaraciones de India, Brasil, México, Ghana, Kenia, Zambia, Tanzania y Guyana, citadas en K. Bühler, op. cit. p. 198.
———————————————————————————————————————

33. A este respecto, es importante observar la conducta de Bosnia y Herzegovina. Ha sido uno de los Estados que más enérgicamente han impugnado la pertenencia de la RFY a las Naciones Unidas y a otras organizaciones internacionales, así como la existencia de continuidad entre la RFSY y la RFY. A/47/474), en el Organismo Internacional de Energía Atómica contra la inclusión en 1996 de la RFY en la lista de países que habían ratificado el Tratado de No Proliferación en 1970 (lo que, según Bosnia y Herzegovina, implicaba su identidad con la RFSY)FN5, y en relación con la notificación por la RFSY en 1997 de su retirada de la reserva a la Convención sobre los Derechos del Niño formulada por la RFSY en 1991FN6.

———————————————————————————————————————
FN5 Comunicación de 29 de agosto de 1996, OIEA doc. GC(40)INF/10, (16 de septiembre de 1997); Comunicación de 15 de septiembre de 1997, doc. OIEA. GC(41) INF/19m, Anexo, 1 de octubre de 1997).
FN6 Comunicación de 10 de octubre de 1997, Situación de la Convención sobre los Derechos del Niño, Tratados multilaterales depositados en poder del Secretario General.
———————————————————————————————————————

34. En vista de lo anterior, la conclusión del Tribunal “de que no se ha impugnado que Yugoslavia fuera parte en la Convención sobre el Genocidio” debe verse bajo una luz diferente. En realidad, la otra parte en el procedimiento, Bosnia y Herzegovina, nunca ha dejado de impugnar la identidad entre la República Socialista Federativa de Yugoslavia y la República Federativa de Yugoslavia, salvo únicamente en relación con el Convenio sobre el Genocidio y sólo en relación con un caso concreto ante el Tribunal Internacional de Justicia. Es cierto que Bosnia y Herzegovina invocó otros fundamentos de competencia distintos de la continuidad entre la República Socialista Federativa de Yugoslavia y la República Federativa de Yugoslavia, pero el propio Tribunal basó su competencia únicamente en que la República Federativa de Yugoslavia era parte en el Convenio sobre el genocidio.
Genocidio.

35. Además de la variedad de interpretaciones de los Estados miembros, la resolución 47/1 también fue interpretada por otros destinatarios de la resolución 48/88. El Secretario General de las Naciones Unidas lo hizo en su doble condición de intérprete de las decisiones de las Naciones Unidas y depositario de los tratados internacionales. En respuesta a las demandas de interpretación de algunos Estados miembros, el 29 de septiembre de 1992 el Secretario General Adjunto de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas emitió el dictamen citado en la sentencia (párrafo 31). Naturalmente, su dictamen no podía subsanar las incoherencias y ambigüedades de la resolución 47/1. Permítanme indicar algunas de las más conspicuas.

36. En primer lugar, no está claro a qué “Yugoslavia” se refiere el dictamen cuando no utiliza el título oficial “la RFY” y cuando determina que los representantes de esta última “ya no” pueden participar en los trabajos de la Asamblea General y no sentarse detrás del signo “Yugoslavia”, aunque supuestamente la pertenencia de “Yugoslavia” a las Naciones Unidas no había terminado ni se había suspendido. Incluso si así fuera, las declaraciones en el sentido de que la condición de miembro de Yugoslavia ha “expirado”, citadas anteriormente (párrafo 30) sólo se refieren a la condición de miembro y no al Estado en cuestión, ya que los Estados normalmente no “expiran”. Por lo tanto, es bastante concebible que “Yugoslavia” siguiera existiendo como Estado sin ser necesariamente Miembro de las Naciones Unidas.

37. Estoy seguro de que todos los actores deben haber sido conscientes de que “Yugoslavia” en este contexto particular e importante podría haberse tomado como una breve referencia tanto a la RFSY como a la RFY y
que no debe presumirse que los representantes de los Estados y de las organizaciones internacionales hayan actuado con displicencia. ¿Cuál es entonces la diferencia entre la “antigua Yugoslavia” y la “nueva Yugoslavia”, a la que se hace referencia en el dictamen? ¿Qué se creía que ocurriría con el antiguo Estado una vez que el nuevo fuera admitido en las Naciones Unidas? Teniendo en cuenta la instrucción de enarbolar la bandera de la RFSY (la antigua Yugoslavia) y el hecho de que esta bandera perdió su significado simbólico (ya que había sido abolida por la misma asamblea que había proclamado la Constitución de la RFY y adoptado la Declaración de 27 de abril de 1992), cabe concluir que, por razones desconocidas, algunos actores mantuvieron viva la ficción de que, en vísperas del 1 de noviembre de 2000, fecha en que la RFY fue admitida como miembro, existía un Estado fantasma, que no era ni la RFSY ni la RFY; alternativamente, y en contra de las afirmaciones del Consejo de Seguridad y de órganos de otras organizaciones internacionales (pero no de la Asamblea General), se presumía que la RFSY seguía existiendo hasta esa fecha. Esta teoría del “tejado común “FN7 concuerda con la opinión del delegado de China, citada anteriormente, de que la adopción de la resolución 47/1 no equivalía a la expulsión de “Yugoslavia” y su calificación del acuerdo como “transitorio”, así [p 63] como con la declaración de Rumania de que esta resolución no preveía “ni la suspensión ni la exclusión de Yugoslavia de las Naciones Unidas” (doc. de las Naciones Unidas. A/47/PV.7, p. 192 (1992); énfasis añadido).

———————————————————————————————————————
FN7 Similar a la Dachtheorie, que sostenía que el Reich alemán siguió existiendo después de 1945 por encima y aparte de la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana. Cf. H. von Mangold, F. Klein, Das Bonner Grundgesetz, Berlín ¾ Frankfurt, 1957, p. 33 y ss.; W. Wengler, “Deutschland als Rechtsbegriff”, Festschrift Hans Nawiasky, 1956, p. 51, n. 3.
———————————————————————————————————————

38. Paradójicamente, esta fantasiosa teoría parece corresponder mejor a la situación existente tras la adopción de la resolución 47/1, que fue descrita acertadamente por un escritor como “supervivencia limitada después de la muerte… de la antigua Yugoslavia en las Naciones Unidas “FN8. Dado que supuestamente no se ha producido el cese de la condición de miembro, una entidad debe haber estado dentro de las Naciones Unidas, pero no era la RFY. Incluso aceptando la interpretación más generosa de tales declaraciones, la RFY no podría haber tenido una doble identidad y estar representada una vez tras el signo “Yugoslavia” y otras veces bajo su nombre oficial.

———————————————————————————————————————
FN8 T. Treves, “The Expansion of the World Community and Membership of the United Nations”, The Finnish Yearbook of International Law, Volumen VI (1995), p. 278.
———————————————————————————————————————

39. Según la opinión del Secretario General Adjunto citada por la mayoría (apartado 31), los representantes de la RFY sólo estaban excluidos de la participación en los órganos de la Asamblea General. Opinó que la resolución 47/1 no “privaba a Yugoslavia [¡sic!] del derecho a participar en los trabajos de órganos distintos de los de la Asamblea” (doc. de las Naciones Unidas A/47/485). Evidentemente, este derecho era muy débil porque, siete meses después, se denegó la participación en los trabajos del ECOSOC sin aducir más razones jurídicas. ¿Cómo pudo concluir entonces el Tribunal que el “derecho” de la RFY a comparecer ante la Corte Internacional de Justicia era más sólido?
más fuerte? De hecho, en la parte final de su párrafo 17, la Sentencia de 1996 sólo se refiere a Yugoslavia, determinando el Tribunal que “Yugoslavia era parte en la Convención sobre el Genocidio” y que “Yugoslavia estaba obligada” por sus disposiciones.

40. O, a la inversa, ¿por qué aparece una referencia explícita al artículo 4 de la Carta de las Naciones Unidas en el dictamen del Consejero Jurídico y no en la resolución 47/1? Si las medidas contra la RFY se limitaban únicamente a la no participación en uno de los órganos principales de la Organización, y si los efectos de la resolución 47/1 sólo equivalían a una “situación” (que, en palabras del Tribunal, “no estaba exenta de dificultades jurídicas”), y no eran decisivos para la importantísima cuestión del estatuto de un Estado en las Naciones Unidas, ¿no era la prescrita “admisión en las Naciones Unidas de una nueva Yugoslavia en virtud del artículo 4” un remedio demasiado potente? Las medidas restrictivas de no participación parcial dirigidas contra la RFY podrían simplemente haberse rescindido. Si no se ponía fin a la pertenencia de la RFY, ¿por qué ese Estado tenía que solicitar ser admitido como nuevo Miembro? [p 64]

41. La respuesta a todas estas preguntas se encuentra muy probablemente en la verdadera naturaleza y finalidad de las medidas contra la RFY. A pesar de las protestas en sentido contrario, expresadas inicialmente por los patrocinadores de la resolución 47/1 (cf. la declaración del representante del Reino Unido, United Nations doc. A/PV.7), estas medidas eran punitivas. En el momento de la exclusión de la RFY del ECOSOC, se hicieron alusiones condenatorias al comportamiento de la RFY. En nombre de los patrocinadores de la resolución 47/229, se dijo:

“El curso de los acontecimientos en los siete meses transcurridos desde que la Asamblea General adoptó la resolución 47/1 ha demostrado ciertamente que el mensaje enviado por dicha resolución no ha sido tenido en cuenta por las autoridades de Belgrado. Este hecho tan lamentable hace necesaria la adopción del presente proyecto de resolución. . . Al excluir también a la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) de los trabajos del Consejo Económico y Social, la Asamblea General se basa en el trabajo preliminar realizado por la resolución 47/1 y envía a Belgrado el mensaje inequívoco de que la paciencia de los Estados Miembros de las Naciones Unidas no es ilimitada” (Representante de Dinamarca, Naciones Unidas doc. A/47/PV.101; el subrayado es nuestro).

42. La RFY se convirtió así en el blanco de restricciones gradualmente crecientes destinadas a reducir de facto el alcance hasta el que se le permitía desempeñar el papel de “Yugoslavia” en las Naciones Unidas.
Simultáneamente se envió otra señal a la RFY, a saber, que podía esperar recibir un mejor trato, es decir, que se le permitiera representar a la todavía existente (antigua) “Yugoslavia” si el Consejo de Seguridad y la Asamblea General se daban por satisfechos de que las objeciones a que desempeñara este papel, o pretendiera ser idéntica a Yugoslavia, ya no existían. Una forma de comprobarlo era el procedimiento de admisión en virtud del Artículo 4 de la Carta de las Naciones Unidas, que ofrecería a dichos órganos de las Naciones Unidas la oportunidad de examinar si la RFY era “amante de la paz” y “capaz y dispuesta” a cumplir las obligaciones contenidas en dicho Artículo. En el proceso, se olvidaron convenientemente las repetidas afirmaciones de que la RFSY había dejado de existir y se prolongó la ficción de su existencia virtual. Si la RFSY sobrevivía aún bajo el nombre de “Yugoslavia”, el mismo nombre del Estado cuyo Ministro de Asuntos Exteriores había firmado la Carta de las Naciones Unidas el 26 de junio de 1945 (Carta de las Naciones Unidas y Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, San Francisco 1945, p. 509; Delegados y Funcionarios de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre las Organizaciones Internacionales, San Francisco 1945, p. 78), se podía llegar a la conclusión de que la Sentencia de 11 de julio de 1996 no se refería a la RFY, sino a la RFSY aún existente, cuya sucesión estaba aún por decidir.

43. El 1 de noviembre de 2000 quedó claro que la solución pragmática adoptada provisionalmente no podía resistir sus males jurídicos relativos a la sugerencia de admitir como miembro de las Naciones Unidas a un nuevo Estado [p 65] pretendiendo que se trataba al mismo tiempo de un antiguo Estado, o readmitir a un Estado que no había sido excluido previamente de la condición de miembro, o reconfirmar la condición de miembro de un Miembro existente, etc. En otras palabras, se invitaba a un Estado que había sido tratado como Miembro de las Naciones Unidas a solicitar su adhesión dando a entender que en realidad no lo era. Por no decir otra cosa, se pedía a la RFY que renunciara a su pretensión de continuar siendo la RFSY y admitiera así que había sido Miembro bajo falsos pretextos.

44. En su calidad de depositario de los tratados internacionales, el Secretario General de las Naciones Unidas experimentó dificultades similares, que se manifestaron en la necesidad de modificar sus conclusiones originales sobre la aplicación de la resolución 47/1, de forma inusual y dramática, mediante erratas en el texto inglés, citadas en el párrafo 39 de la Sentencia. En un principio, la Secretaría había sostenido simplemente que la resolución “no afectaba a la capacidad de la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) para participar en tratados, incluidos los depositados en poder del Secretario General” (doc. de las Naciones Unidas ST/LEG/8, párr. 89), pero en la versión corregida se añadió la salvedad de que este efecto estaba “sujeto a cualquier decisión adoptada por un órgano competente que represente a la comunidad internacional de Estados en su conjunto o por un órgano de tratados competente con respecto a un tratado o convención en particular” (doc. de las Naciones Unidas ST/LEG/7/Rev. 1, párr. 89). En un principio, la Oficina de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas había llegado incluso a seguir considerando a la RFY como el “Estado predecesor tras la separación de partes del territorio de la antigua Yugoslavia” y a estimar que la resolución 47/1 no había afectado a esta cualidad de la RFY (doc. de las Naciones Unidas ST/LEG/8, párr. 297). Sin embargo, la última parte de la explicación se eliminó en la versión corregida en inglés (United Nations doc. ST/LEG/7/Rev. 1, para. 297)FN9.

———————————————————————————————————————
FN9 Resumen de la práctica seguida por el Secretario General en su calidad de depositario de los tratados multilaterales, párrs. 89 y 297.
———————————————————————————————————————

45. Ciertamente existía una reivindicación de continuidad de la RFY, expresada en la Declaración de 27 de abril de 1992 y en la correspondencia diplomática subsiguiente, pero el elemento decisivo en 1996 era si otros Estados reconocían esta reivindicación. La decisión internacional sobre la continuidad de los Estados es uno de los actos descentralizados de la comunidad internacional, esencialmente similar al del reconocimiento de los Estados. Que una entidad sea reconocida como Estado no depende de su autopercepción, sino de la percepción de los demás. Además, no existen criterios que, una vez cumplidos, obliguen a otros Estados a reconocer a un candidato a la condición de Estado. Incluso si existen, en teoría, algunos criterios sobre el reconocimiento del Estado, no los hay sobre la continuidad, de modo que todo el margen de apreciación sigue correspondiendo a los demás Estados. La RFY no tuvo [p 66] grandes dificultades para ser reconocida como Estado, pero su reivindicación adicional de continuidad de la RFSY “no ha[bía] sido generalmente aceptada”, como se afirma en la resolución 757 (1992) del Consejo de Seguridad.

46. No ha habido muchos casos de desintegración de un Estado, pero en todos ellos la respuesta general respecto a la continuidad ha dependido principalmente de la actitud de los demás Estados surgidos en el territorio del Estado que había dejado de existir. Si se llegaba a un acuerdo, los demás miembros de la comunidad internacional solían seguir el ejemplo. En el caso de la RFSY no hubo acuerdo: la reivindicación de la RFSY fue impugnada por Croacia, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Eslovenia y, lo que es más importante, Bosnia y Herzegovina, es decir, todos los demás Estados surgidos de la antigua RFSY. Esta es la característica única de esta
situación. La continuación de la RFSY por parte de la RFY no era una cuestión que debiera decidir únicamente la RFSY, o exclusivamente la RFSY y otros Estados sucesores de la RFSY, sino que, como confirmó la Oficina de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas (véase el párrafo 44 supra), seguía dependiendo de una decisión que debían adoptar otros actores. Al admitir a la RFY como miembro de las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad y la Asamblea General cumplieron el primer y el último criterio y, por tanto, determinaron finalmente el resultado del debate.
9Summary of Practice of the Secretary-General as Depositary of Multilateral Treaties, párrs. 89 y 297.

V. CONCLUSIONES

47. El proceso de reconocimiento es un proceso en el tiempo. El debate sobre la adopción de la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad y las actuaciones posteriores de la Secretaría de las Naciones Unidas demuestran que la continuidad entre la RFSY y la RFY era una suposición o percepción compartida por algunos otros actores internacionales, pero distaba mucho de ser aceptada de forma generalizada. Si la pretensión de continuidad de la RFY no era “generalmente aceptada” en 1992, podría haber sido aceptada más tarde, digamos en 1996, cuando se dictó la Sentencia, pero el Tribunal ¾ aunque se basó en las consecuencias de la continuidad ¾ no pudo probar la aceptación universal en el momento de la Sentencia. No podría, por lo demás, haberla probado en 1996 ni durante todo el período comprendido entre el 11 de julio de 1996 y el 1 de noviembre de 2000, cuando finalmente quedó claro que la aceptación general no se había materializado.

48. En consecuencia, el punto crucial es determinar cuándo se rechazó de forma general la reclamación de la RFY. ¿Cuándo quedó claro que la RFY no era ciertamente continuadora de la RFSY, con todas las consecuencias para el nuevo Estado, favorables y desfavorables, que ello implicaba? Esta cuestión fue finalmente decidida por un foro muy cercano a la [p 67] totalidad de todos los Estados, el conjunto de la comunidad internacional, es decir, la Organización de las Naciones Unidas, cuando el 1 de noviembre de 2000 ésta admitió a la RFY como nuevo Miembro de la Organización, excluyendo así la posibilidad de que la RFY hubiera sido anteriormente Miembro como continuadora de la RFSY, o sobre alguna otra base.

49. La admisión de la RFY como nuevo Miembro de las Naciones Unidas reveló (llevó a descubrir) el hecho de que la RFY no era Miembro de las Naciones Unidas (ni parte en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia) en el momento de dictarse la Sentencia de 11 de julio de 1996. La carta del Asesor Jurídico de las Naciones Unidas de 8 de diciembre de 2000, en la que se invitaba a la RFY a emprender acciones convencionales (Solicitud de Yugoslavia, Ann. 27), si la intención de ésta era asumir derechos y obligaciones como Estado sucesor, demostró que la RFY no había sido anteriormente parte en tratados internacionales por haber sido ratificados por la RFSY y que, concretamente, la RFSY no era parte en el Convenio sobre el genocidio en el momento de la Sentencia de 11 de julio de 1996.

50. La admisión de la RFY en las Naciones Unidas como nuevo Miembro y los acontecimientos posteriores demostraron que una posibilidad conocida por el Tribunal y otras partes, es decir, que la RFY no era el único continuador sino uno de los sucesores de la RFSY, se había establecido como un hecho existente desde la creación misma de la RFSY; el “hecho” de que la RFSY era un continuador de la RFSY no había existido en ningún momento. En su sentencia, el Tribunal, sin decirlo explícitamente, se adhirió a una de las opiniones existentes en 1996 (y resumida anteriormente). La mayoría en el presente caso trata esta opinión como el único hecho conocido en ese momento, haciendo caso omiso de otras opiniones predominantes. La situación jurídica era ciertamente compleja, como indica la mayoría, pero era conocida en toda su complejidad. Lo cierto es que el hecho no fue visto por el Tribunal en su totalidad y que los acontecimientos posteriores demostraron que difería del que sirvió de base a la competencia en la Sentencia de 1996.

51. Aun cuando no se acepte ninguna de las interpretaciones expuestas, el seguimiento de la Resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad y de la Resolución 47/1 de la Asamblea General, conocido por el Tribunal en el momento de dictar la Sentencia de 11 de julio de 1996, era, cuando menos, poco concluyente. A los efectos de la Providencia sobre medidas provisionales, la evolución de los acontecimientos hasta abril de 1993 podría haber justificado posiblemente la presunción provisional de que la RFY era continuadora de la RFSY, pero la situación en 1996 no había evolucionado hasta el punto de permitir una determinación definitiva de que el Tribunal era competente sobre esa base.

52. El proceso de determinación de la naturaleza de la extinción de la RFSY no se completó el 11 de julio: no podría haber llegado a su fin por una acción unilateral de la RFSY sin la necesaria confirma-[p 68]ción de los órganos pertinentes de las Naciones Unidas u otro “órgano competente
representativo de la comunidad internacional de Estados”.

53. Según el artículo 61, párrafo 2, del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, el objeto de la sentencia de apertura del procedimiento de revisión se limita a la determinación inicial de la existencia de un hecho nuevo y de su carácter (decisivo). La sentencia que se dicte en este asunto debe permitir al Tribunal profundizar en la cuestión de su competencia
sobre la base de hechos que existían en julio de 1996 pero que no adquirieron su significado real hasta el 1 de noviembre de 2000. La incoación del procedimiento de revisión no excluiría una eventual apreciación por el Tribunal de Justicia de que los hechos existentes en el momento de la sentencia de 1996 eran tales que el Tribunal de Justicia podía, no obstante, declararse competente. Declarar la inadmisibilidad de la demanda de revisión únicamente por referencia al significado literal de la palabra “hecho” hace perder una seria oportunidad de decidir sobre importantes cuestiones relativas a la competencia de la Corte Internacional de Justicia.

54. Uno de estos asuntos importantes es la cuestión del acceso a la Corte de Estados distintos de los Estados partes en el Estatuto de la Corte en virtud del párrafo 2 del artículo 35 del Estatuto. Es cierto que estas cuestiones se abordaron en su Providencia de 1993 sobre medidas provisionales, pero la Corte nunca ha debatido realmente el alcance de la disposición sobre “tratados en vigor”. Por ejemplo, ¿las condiciones del Artículo 35, párrafo 2, están objetivamente establecidas por el Estatuto, o pueden ser modificadas por acuerdos de los Estados? Si la RFY no era parte del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia antes del 1 de noviembre de 2000, ¿podría acudir a la Corte antes del 1 de noviembre de 2000?

55. Habida cuenta de la oposición constante de Bosnia y Herzegovina a la pretensión de continuidad de la RFY y de sus protestas, repetidas con frecuencia, contra cualquier acción basada en esta pretensión, el Tribunal debería haber examinado de oficio su competencia y no haberse conformado con el hecho de que Bosnia y Herzegovina no impugnara dicha competencia en este caso concreto. La competencia de la Corte Internacional de Justicia es facultativa, lo que significa que cualquier consentimiento a la misma por parte de un Estado debe ser cuidadosamente examinado y estrictamente interpretado. El proceso de determinación de la naturaleza de la extinción de la RFSY no se completó el 11 de julio de 1996; no podría haber llegado a su fin mediante una acción unilateral de la RFSY sin la necesaria confirmación internacional. La admisión de la RFY en las Naciones Unidas como nuevo Miembro completó el proceso al confirmar el sentimiento general de la comunidad internacional de que la RFY, aun siendo una de las sucesoras de la RFSY, no era su continuadora, con todas las consecuencias que de ello se derivan, incluida su participación en tratados internacionales. La “posición sui generis en la que se encontraba la RFY frente a las Naciones Unidas durante el período 1992-2000”, como describe la mayoría el estatuto de la RFY en el apartado 71 de la Sentencia, era un motivo insuficiente para establecer la competencia de la Corte Internacional de Justicia. En el apartado 70, la mayoría admite que en 1996 no se sabía si la RFY solicitaría su adhesión a las Naciones Unidas ni si sería admitida, pero sigue basando toda la argumentación en el supuesto de que la admisión de un Estado como Miembro de las Naciones Unidas no lleva necesariamente a la conclusión de que no había sido Miembro antes de la admisión. Si por alguna curiosa razón esa conclusión lógica no se aplicara en este caso concreto, se trataría de una excepción a la regla. Todas las excepciones, incluida ésta, deben ser estrictamente interpretadas y su existencia inequívocamente probada, pero esto no fue hecho por la mayoría.

56. Al insistir en su pretensión de continuidad, la RFY buscaba aparentemente beneficiarse de algunas ventajas del Estado continuador, al tiempo que se reconciliaba con las desventajas de dicho estatuto. Al protestar constantemente contra esa pretensión de la RFY, Bosnia y Herzegovina se encontraba en una posición recíproca. El resultado, privar a la RFY de todas las ventajas y dejarla con la carga de estar sometida a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia, mientras que concedía a Bosnia y Herzegovina todos los beneficios, en el único caso en que reconocía la pretensión de continuidad de la RFY, equivalía a un trato diferenciado.

57. Es cierto que podría haber habido otros fundamentos para la competencia del Tribunal, incluida una interpretación que no se basara en que la RFY siguiera vinculada por las obligaciones convencionales de la antigua RFSY, pero el Tribunal los descartó en el apartado 41 de la Sentencia de 1996. Podrían haber sido examinados si el caso se hubiera abierto a revisión.

(Firmado) Vojin DIMITRIJEVIC. [p 70]

VOTO PARTICULAR DEL JUEZ MAHIOU

[Traducción]

Demanda de revisión – Admisibilidad de la demanda – Artículo 61 del Estatuto del Tribunal – Noción de “hecho” – Existencia o inexistencia de un hecho nuevo – Pertenencia a las Naciones Unidas – Competencia ratione personae, ratione matenae y ratione temporis del Tribunal – Admisión en las Naciones Unidas y consecuencias – Convención sobre el genocidio – Comportamiento del demandante – Culpa del demandante

1. Aunque suscribo plenamente el conciso razonamiento y las conclusiones del Tribunal, deseo ampliar mi acuerdo abordando brevemente varios puntos, algunos de los cuales no se plantean en la Sentencia, ya que el Tribunal consideró que no había ningún hecho nuevo y que, por tanto, sería superfluo pronunciarse sobre estos puntos o, para el caso, sobre los demás requisitos previstos en el artículo 61 del Estatuto del Tribunal.

Yugoslavia se basa en tres “hechos” supuestamente decisivos para fundamentar su solicitud de revisión de la Sentencia del Tribunal de 11 de julio de 1996; afirma haber descubierto en 2000 que no era susceptible de someterse a la jurisdicción del Tribunal en la fecha de la Sentencia porque

– no era Miembro de las Naciones Unidas,
– no era parte del Estatuto del Tribunal,
– no estaba vinculado por el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio de 9 de diciembre de 1948,
– y estos hechos no eran conocidos ni por Yugoslavia ni por el Tribunal.

2. Sin querer entrar en este momento en un complejo debate semántico sobre la noción de “hecho” (véanse en particular los valiosos comentarios del Sr. S. Torres Bernárdez, antiguo Secretario del Tribunal, m “A propos de l’interprétation et de la revision des arrêts de la Cour internationale de Justice”, Mélanges en l’honneur de R Ago, 1987, Vol. III, pp 473-478) y partiendo simplemente de la definición básica dada m todos los diccionarios, en particular los de derecho internacional público, observo que un hecho es un acontecimiento ocurrido, que tuvo lugar en un momento dado. De esta definición básica y de sentido común se desprende como elemento crucial la existencia o realidad objetiva del hecho y, por tanto, la constatación o constatación por el Tribunal de que efectivamente ocurrió, o de que ocurrió en un momento adecuado que permite invocarlo.

3 Ahora bien, ¿qué puede decirse de los tres “hechos” invocados por Yugoslavia? Para empezar, la realidad física u objetiva de estos tres “hechos” no es inmediatamente aparente, ni ha salido a la luz más tarde En cierto modo, no son hechos brutos cuya existencia y constatación sean ineludibles; más bien, son el producto de un proceso de interpretación [p 71] y representación. Se invocan sólo como resultado de la ocurrencia de un hecho separado, posterior, éste indiscutible, la decisión del 1 de noviembre de 2000 de admitir a Yugoslavia en las Naciones Unidas En otras palabras, de un hecho establecido ocurrido en 2000 Yugoslavia infiere por medio de una construcción intelectual que otros “hechos” no existían en 1996 o que eran de naturaleza diferente Pero, aunque parezca lógico, esta construcción intelectual retrospectiva resulta infundada, especialmente en relación con los requisitos del artículo 61 del Estatuto de la Corte En realidad, Yugoslavia en su razonamiento se basa en la decisión de admisión en 2000 para avanzar un argumento en forma de silogismo para ser parte del Estatuto de la Corte, un Estado debe ser Miembro de las Naciones Unidas, Yugoslavia no era Miembro de las Naciones Unidas m 1996, por lo tanto, Yugoslavia no era parte del Estatuto de la Corte o susceptible de su jurisdicción Sin embargo, para que el silogismo se sostenga, cada una de las premisas debe ser cierta, si no, el silogismo es inválido.

4. Si bien es cierto que, a reserva de lo dispuesto en el artículo 35 del Estatuto, un Estado debe normalmente ser miembro de las Naciones Unidas para ser parte en el Estatuto de la Corte, la segunda premisa, que Yugoslavia no era miembro de las Naciones Unidas entre 1992 y 1996, y la conclusión, es decir, que no era susceptible de someterse a la jurisdicción de la Corte, quedan por demostrar. Se trata de una mera suposición, basada en la suposición de que la admisión de Yugoslavia en las Naciones Unidas en 2000 significa que no era Miembro antes de esa fecha, en particular durante el período comprendido entre la creación del Tribunal y la sentencia de 1996. Pero esta afirmación, a la que se llega mediante un razonamiento sumamente abstracto sobre la base de un argu-mentum a contrano, en realidad oscurece los hechos, a saber, las complejidades e incertidumbres que afectaban al estatuto de Yugoslavia durante ese período, como atestiguan no sólo los debates ante los diversos órganos de las Naciones Unidas, las declaraciones del Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas y la posición del Tribunal, sino también y sobre todo la conducta de la propia Yugoslavia.

5 . Después de haber interpretado durante mucho tiempo que estas complejidades e incertidumbres no le impedían ser Miembro de las Naciones Unidas, Yugoslavia las reinterpreta y recalcula, a efectos de su Solicitud m 2001, como factores que refutan su pertenencia a las Naciones Unidas Pero los hechos son los mismos y, aunque siguen siendo ambiguos, y por tanto abiertos a interpretaciones contradictorias, no han cambiado Sólo ha cambiado la representación intelectual que Yugoslavia hace de los hechos y su posición, un cambio realizado con el fin de solicitar la revisión de la sentencia de 11 de julio de 1996 Dado que los hechos siguen siendo los mismos, es claramente difícil discernir hechos nuevos que justifiquen una solicitud de revisión Una nueva representación de la misma realidad no la transforma en un hecho nuevo Como se afirma en el laudo dictado por el Tribunal Mixto franco-alemán el 29 de julio de 1927 en el asunto Barón de Neuflize [p 72]

“la revisión no está justificada por la crítica de una doctrina jurídica o por una apreciación diferente de los hechos, ni siquiera por ambas, sino únicamente por una falta de información sobre los hechos” (Recueil des décisions des tribunaux arbitraux mixtes, VII, p 632)

6 . Además, suponiendo que los “hechos” hipotéticos resultantes de una inferencia y de una nueva representación coincidan con la realidad, ¿son “nuevos” en el sentido del artículo 61 del Estatuto de la Corte7 Aunque cita tres “hechos nuevos”, la demanda de Yugoslavia se basa esencialmente en un único “hecho”, supuestamente “nuevo”, deducido de forma contraria de su admisión en las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000, a saber, que no pertenecía a las Naciones Unidas en el momento en que se dictó la sentencia Al parecer, éste es el único “hecho” -del que se deducen los otros dos- que podría servir de base para una solicitud de revisión Suponiendo además, como hipótesis de trabajo, que se acepte esta construcción, que infiere de un hecho ocurrido en 2000 la existencia -o más bien la inexistencia- de un hecho diferente en 1996, ¿fue nuevo el descubrimiento o el conocimiento de dicho hecho? En última instancia, esa es la cuestión no es el hecho en sí lo que es inherente u objetivamente nuevo, es el conocimiento de ese hecho lo que debe ser nuevo para la parte que lo invoca o para el Tribunal que dictó la Sentencia ¿Es ese el caso aquí?

7. Por lo que respecta a Yugoslavia, el debate sobre si era o no miembro de las Naciones Unidas comenzó inmediatamente después de su desintegración, debate que se acaloró aún más tras su declaración, de 27 de abril de 1992, de que continuaba siendo el Estado y la personalidad jurídica internacional de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia, Sostuvieron que la nueva Yugoslavia debía estar en pie de igualdad con ellos, que no podía ser el Estado continuador de la antigua Yugoslavia, de la que ellos también formaban parte, y que debía solicitar la adhesión y convertirse en Estado sucesor sobre la misma base que ellos.

8. El debate se retomó en el Consejo de Seguridad y en la Asamblea General, que se negaron a reconocer la continuidad automática, exigieron una solicitud de adhesión y suspendieron la participación de Yugoslavia en los trabajos de la Asamblea General Fue entonces cuando el problema de la adhesión a las Naciones Unidas entró en una zona gris, siendo insusceptible de una resolución clara, Como confirma la carta del Secretario General Adjunto de 29 de septiembre de 1992, todas las posiciones adoptadas, cualquiera que sea su estatuto jurídico y las contradicciones reales o potenciales que puedan contener, demuestran claramente no sólo que este hecho no es nuevo, sino que ha preocupado a Yugoslavia, a los demás Estados resultantes de su desintegración y a la comunidad internacional, [p 73] incluidas las Naciones Unidas Las Naciones Unidas pusieron fin a una incertidumbre cuando Yugoslavia decidió finalmente solicitar su adhesión a partir del 1 de noviembre de 2000, Yugoslavia ha sido efectivamente Miembro de las Naciones Unidas Eso está fuera de toda duda y aclara un problema para el futuro, pero no resuelve, ni deshace retroactivamente, la situación anterior, es decir, las diferencias de opinión sobre el estatuto de Yugoslavia ante las Naciones Unidas antes de su admisión el 1 de noviembre de 2000 Es cierto que la “complejidad”, las “dificultades” o las “incoherencias” de la situación que se creó en su momento y persistió pueden ser lamentables, pero esa situación existía, y así sigue siendo en la actualidad.

9. Así pues, entre 1992 y 1996 el hecho era perfectamente conocido por todos, en particular por la parte que hoy lo invoca, aun cuando pudiera haber existido una gran incertidumbre en cuanto a la solución exacta que debía aplicarse al problema planteado. En cualquier caso, existían suficientes índices sustanciales y problemáticos como para alertar a Yugoslavia e incitarla a reflexionar sobre su posición frente a las Naciones Unidas En otras circunstancias, más favorables incluso para el demandante en algunos aspectos, el Tribunal no ha dudado en rechazar la alegación de que el hecho invocado era desconocido y en extraer inferencias de la falta, o insuficiencia, de diligencia en el conocimiento del hecho Así, m el asunto de las Pesquerías, en el que el Reino Unido alegó que desconocía un Decreto noruego de 1869 relativo a la delimitación del mar territorial, el Tribunal declaró “como Potencia marítima tradicionalmente interesada en el derecho del mar y preocupada en particular por defender la libertad de los mares, el Reino Unido no podía ignorar el Decreto de 1869” (/ CJ Reports 1951, p 139) En otro asunto, el relativo a la Solicitud de revisión e interpretación de la sentencia de 24 de febrero de 1982 en el asunto relativo a la plataforma continental (Túnez/Jamahinya Árabe Libia) (Túnez contra Jamahinya Árabe Libia), el Tribunal criticó a Túnez por haber fallado con respecto a la delimitación de una concesión libia, por no haber intentado “conocer las coordenadas de la concesión, a fin de establecer la extensión exacta de la invasión de lo que consideraba la plataforma continental tunecina (I C J Reports 1985, p 205, párr. 24) Sin embargo, en el presente caso, el debate sobre si Yugoslavia era o no Miembro de las Naciones Unidas no sólo no era un secreto para nadie, sino que se situaba en el centro del debate internacional, generando una incertidumbre que en aquel momento sólo podía conducir a nuevos debates sobre las relaciones internacionales de Yugoslavia, incluido su estatuto con respecto al Estatuto de la Corte y la Convención sobre el Genocidio A diferencia de la situación citada en la demanda Estados Unidos-México en el asunto Shreck, en la que un laudo arbitral se había fundado en la suposición errónea de que el demandante era ciudadano de Estados Unidos cuando en realidad era ciudadano de México, el descubrimiento de la verdadera nacionalidad era un hecho nuevo que el tribunal desconocía y que justificaba la solicitud de reconsideración (véase J B Moore, History and Digest of the International Arbitrations to which the [p 74] United States has been Party, 1898, Vol II, p 1357). La posición aquí es diferente, más parecida a la del Reino Unido o Túnez, Yugoslavia debería haber considerado más seriamente durante el procedimiento su conducta y, en particular, debería haber buscado en el Tribunal, en el momento oportuno y de forma más justificada, una solución al problema.

10. Si el problema era, pues, claramente conocido por la parte que ahora solicita la revisión, también lo era, en consecuencia, para el Tribunal, una vez que éste hubo de pronunciarse sobre la solicitud de indicación de medidas provisionales a efectos de su Providencia de 8 de abril de 1993 Sin que en ese momento se cuestionara este punto, Yugoslavia admite -como por lo demás se recuerda en su demanda de incoación- las “complejidades” y “controversias” que caracterizan su posición frente a las Naciones Unidas, Al pronunciarse sobre su competencia y sobre la admisibilidad de la Demanda, el Tribunal era consciente de todas las posibles cuestiones de hecho y de derecho, pero consideró innecesario, dadas las circunstancias, abordar la cuestión del estatuto de Yugoslavia para emitir su fallo Uno de los considerandos de la Providencia del Tribunal es particularmente revelador a este respecto

“Considerando que, si bien la solución adoptada no está exenta de dificultades jurídicas, la cuestión de si Yugoslavia es o no Miembro de las Naciones Unidas y, como tal, parte en el Estatuto del Tribunal, es una cuestión que el Tribunal no necesita determinar definitivamente en la presente fase del procedimiento” (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia (Serbia y Montenegro)), Medidas provisionales, Providencia de 8 de abril de 1993,1 C J Reports 1993, p 14, párrafo 18).

11. Si el Tribunal, en su examen posterior del caso, no tuvo que ocuparse, y con razón, de la cuestión de la pertenencia a las Naciones Unidas, no fue sólo porque Yugoslavia no se lo pidió, sino también porque Yugoslavia persistió en su postura, manteniendo las “incertidumbres y dilemas” (véase la Solicitud de Yugoslavia de 24 de abril de 2001, p 16), las “controversias y dilemas” (ibid, p 20), las “señales contradictorias” (ibid, p 24) y las “complejidades y dilemas” (ibid, p 26) a los que hace referencia repetidamente en su Solicitud de revisión.

11. Además, incluso después de presentar la Solicitud de revisión de la Sentencia de 11 de julio de 1996, Yugoslavia siguió siendo igual de equívoca y contradictoria en su conducta, ya que, al mismo tiempo que negaba la competencia del Tribunal y afirmaba no estar vinculada por la Convención sobre el Genocidio, era, y sigue siendo, Así, al presentar y justificar las demandas de 29 de abril de 1999 contra diez miembros de la OTAN (Alemania, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos de América, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal y Reino Unido) en los asuntos relativos a la legalidad del uso de la fuerza, Yugoslavia invoca los mismos fundamentos de competencia que los invocados por el Tribunal en su Sentencia de 1996, a saber, la declaración de Yugoslavia reconociendo la competencia obligatoria del Tribunal y el artículo IX del Convenio sobre el Genocidio, y fue sobre estas mismas bases que el Tribunal dictó sus Providencias de 2 de junio de 1999 sobre las solicitudes de indicación de medidas provisionales Ocho de estos diez asuntos siguen pendientes ante el Tribunal, mientras que las otras dos Solicitudes, contra España y Estados Unidos, fueron desestimadas a causa de las reservas específicas al Convenio sobre el Genocidio formuladas por estos dos Estados.

13. Además, el alcance y la duración del debate sobre la pertenencia de Yugoslavia a las Naciones Unidas demuestran que todo el mundo era consciente de este hecho, aunque las opiniones diferían, como se ha señalado anteriormente, en cuanto a la forma exacta en que debía resolverse el problema. Estas diferencias de opinión son la prueba misma que hace imposible hablar de un hecho que era “nuevo” y desconocido para la parte que solicita la revisión y para el Tribunal, que se refirió a él en su Providencia de 8 de abril de 1993 y dictó su Sentencia de 1996 con pleno conocimiento de él, pero sin abordarlo, porque no se le había pedido que lo hiciera y era innecesario que lo hiciera.

14. En conclusión, sin que sea necesario plantear la cuestión del forum prorogatum ya debatida en relación con las solicitudes adicionales de indicación de medidas provisionales en 1993 (véase, en particular, el voto particular del Juez ad hoc Lauterpacht, IC J Reports 1993, pp 416-421) y con las excepciones preliminares en 1996, es evidente que no hay ningún hecho nuevo, sino simplemente una nueva presentación o caracterización de la misma realidad por parte de Yugoslavia, cuya conducta ha cambiado para mejor -de lo que todos deberíamos alegrarnos- sin borrar por ello su anterior mala conducta A pesar de que la cuestión de su estatuto estuvo pendiente ante las Naciones Unidas durante toda la duración del procedimiento ante el Tribunal, Yugoslavia no sólo no buscó los medios para aclarar la situación, sino que ha seguido manteniendo la incertidumbre, prolongándola hasta el día de hoy, como se afirma en el párrafo 12 supra Las autoridades actuales de Yugoslavia no fueron el origen de la falta, que es atribuible a sus predecesores, pero eso no cambia nada en cuanto a la responsabilidad, ya que la falta es atribuible al Estado en cuestión, a pesar de que ha habido un cambio de régimen y el comienzo de un cambio en la política jurídica.

(Firmado) Ahmed Mahiou.

Ver también

Nicolas Boeglin

Palestina: a propósito de la reciente resolución sobre derechos de Palestina como futuro Estado Miembro de Naciones Unidas

Nicolas Boeglin, Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho,Universidad de Costa Rica (UCR). Contacto …