viernes, julio 10, 2020
 

DECLARACIÓN FINAL DE LA CUMBRE DEL G20

DECLARACIÓN FINAL DE LA CUMBRE DEL G20

La Cancillería argentina adjunta a continuación la Declaración Final de la Cumbre de Líderes del Grupo de los 20 (G20), surgida luego de las reuniones del 26 y 27 de junio en la ciudad de Toronto, Canadá, donde participó la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, acompañada por el canciller Héctor Timerman.


DECLARACIÓN DE LA CUMBRE DEL G-20 DE TORONTO
26-27 de junio de 2010

Preámbulo

1. En Toronto, celebramos nuestra primera Cumbre del G-20 en su nueva función de foro principal de nuestra cooperación económica internacional.

2. Sobre la base de los logros que alcanzamos al enfrentar la crisis económica global, hemos acordado las nuevas acciones que debemos adoptar para asegurar el pleno retorno al crecimiento y al empleo de calidad, para reformar y fortalecer los sistemas financieros y para crear un crecimiento global fuerte, sostenible y equilibrado.

3. Nuestros esfuerzos realizados hasta hoy han dado buenos resultados. El estímulo fiscal y monetario otorgado, sin precedentes y coordinado globalmente, está jugando un papel notable contribuyendo a restaurar la demanda privada y el crédito. Estamos adoptando acciones decididas para incrementar la estabilidad y fortalecer nuestros sistemas financieros. El significativo incremento de los recursos de las instituciones financieras internacionales está ayudando a estabilizar y a enfrentar el impacto de la crisis en los más vulnerables del mundo. Las reformas de gobierno y de administración en curso, que deben ser completadas, ampliarán también la eficacia y la relevancia de esas instituciones. Hemos mantenido con éxito nuestro compromiso de resistir el proteccionismo.

4. Sin embargo, todavía existen serios desafíos. Mientras que el crecimiento está retornando, la recuperación es frágil y despareja, el desempleo se mantiene en niveles inaceptables en muchos países y el impacto social de la crisis todavía se siente de manera extensa. El fortalecimiento de la recuperación es clave. Para sostener la recuperación, necesitamos continuar implementando los planes de estímulo existentes mientras continuamos trabajando para crear las condiciones de una demanda privada fuerte. Al mismo tiempo, los acontecimientos recientes resaltan la importancia de mantener finanzas públicas sostenibles y la necesidad de nuestros países de lanzar planes creíbles, sobre la base de cronogramas adecuados, favorables al crecimiento, diferenciados y adaptados a las circunstancias nacionales, a fin de proveer sustentabilidad fiscal. Aquellos países con desafíos fiscales graves necesitan aceleran el ritmo de la consolidación fiscal. Esto debe combinarse con esfuerzos para re-equilibrar la demanda global a fin de asegurar que el crecimiento global continúe a un ritmo sostenible. Se requieren progresos adicionales en materia de reparación y reforma financiera para aumentar la transparencia y fortalecer los balances de nuestras instituciones financieras, fomentando la disponibilidad del crédito y un crecimiento rápido incluso en la economía real. Tomamos nuevas medidas para construir un sistema financiero más resistente y mejor regulado que sirva a las necesidades de nuestros ciudadanos. También existe una necesidad apremiante de completar las reformas de las instituciones financieras internacionales.

5. Reconociendo la importancia de lograr un fuerte crecimiento del empleo y de proveer de protección social a nuestros ciudadanos, especialmente a los más vulnerables, celebramos las recomendaciones de nuestros Ministros de Trabajo y Empleo, quienes se reunieron en abril de 2010, y la estrategia de capacitación preparada por la OIT en colaboración con la OCDE.

6. Estamos decididos a hacernos responsables de los compromisos que hemos asumido y hemos instruido a nuestros Ministros y funcionarios para que adopten todas las acciones necesarias para implementarlos plenamente dentro de los plazos acordados.

Marco para un Crecimiento Fuerte, Sostenible y Equilibrado

7. La más alta prioridad del G-20 es la de preservar y fortalecer la recuperación y sentar las bases para un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado. En consecuencia, celebramos las medidas adoptadas y los compromisos asumidos por un número de países del G-20 para fomentar la demanda y re-equilibrar el crecimiento, fortalecer nuestras finanzas públicas, y hacer que nuestros sistemas financieros sean más fuertes y más transparentes. Estas medidas están basadas en acciones anteriores y representan contribuciones sustanciales a nuestro bienestar general. Continuaremos cooperando y tomando las medidas adecuadas a fin de fomentar el crecimiento económico y promover una recuperación sólida y duradera.

8. El Marco para un Crecimiento Fuerte, Sostenible y Equilibrado que lanzamos en Pittsburgh es el medio para el logro de nuestros objetivos comunes, al evaluar la consistencia general de las acciones políticas y fortalecer los marcos políticos.

9. Hemos completado la primera etapa de nuestro Proceso de Evaluación Mutua y sacamos la conclusión de que podemos hacer mucho más. El FMI y el Banco Mundial estiman que si elegimos un camino de reformas más ambicioso, en el mediano plazo:

• La producción mundial crecerá en casi 4 billones de dólares;
• Se crearán decenas de millones de empleos adicionales;
• Aún más personas saldrán de la pobreza; y
• Los desequilibrios globales se verán significativamente reducidos.

El aumento del crecimiento global sobre una base sostenible es la medida más importante que podemos tomar para mejorar la vida de todos nuestros ciudadanos, inclusive los de los países más pobres.

10. Estamos comprometidos a adoptar acciones concertadas para sostener la recuperación, crear empleos y alcanzar un crecimiento más fuerte, más sostenible y más equilibrado. Esto será diferenciado y adaptado a las circunstancias nacionales. Hoy acordamos:

• Continuar con el estímulo fiscal y comunicar planes de consolidación fiscal favorables al crecimiento en los países desarrollados, que serán implementados en el futuro. Las finanzas fiscales sólidas son esenciales para sostener la recuperación, proveer flexibilidad para responder a nuevos shocks, asegurar la capacidad para enfrentar el desafío del envejecimiento poblacional y evitar dejar a las próximas generaciones un legado de déficit y deudas. El camino del ajuste debe ser calibrado cuidadosamente a fin de sostener la recuperación de la demanda privada. Hay un riesgo de que el ajuste fiscal sincronizado en varias economías grandes pueda tener un impacto adverso en la recuperación. Existe también el riesgo de que la falta de implementación de la consolidación fiscal, cuando esta fuera necesaria, socave la confianza y amenace el crecimiento. Reflejando éste equilibrio, las economías avanzadas se han comprometido a planes fiscales que, por lo menos, reducirán a la mitad los déficits para el año 2013 y estabilizarán o reducirán los coeficientes de deuda sobre PBI para el año 2016. Reconociendo las circunstancias de Japón, damos la bienvenida al plan de consolidación fiscal del gobierno japonés anunciado recientemente junto a su estrategia de crecimiento. Aquellos países con desafíos fiscales serios necesitarán acelerar la consolidación fiscal. Los planes de consolidación fiscal serán creíbles, transmitidos claramente, diferenciados en base a las circunstancias nacionales y centrados en medidas que promuevan el crecimiento económico.
• Fortalecer las redes de seguridad social, ampliar la reforma de la administración de las empresas, desarrollar el mercado financiero, gastar en infraestructura y una mayor flexibilidad del tipo de cambio en algunos de los mercados emergentes;
• Procurar reformas estructurales en todos los miembros del G-20 para aumentar y sostener nuestras perspectivas de desarrollo; y
• Hacer más progresos en el re-equilibrio de la demanda global.

La política monetaria continuará siendo la apropiada para lograr estabilidad de precios y, de esa manera, contribuir a la recuperación.

11. Los países avanzados con déficit deben tomar medidas para impulsar el ahorro nacional manteniendo al mismo tiempo mercados abiertos y mejorando la competitividad de las exportaciones.

12. Las economías con superávits llevarán a cabo reformas para reducir su dependencia de la demanda externa y centrarse más en fuentes internas de crecimiento.

13. Estamos comprometidos a reducir la brecha de desarrollo y a considerar el impacto de nuestras políticas en los países de bajo ingreso. Continuaremos apoyando la financiación del desarrollo, incluso a través de nuevos enfoques que alienten el financiamiento al desarrollo tanto por parte de fuentes públicas como privadas.

14. Reconocemos que estas medidas necesitarán ser implementadas a nivel nacional y necesitarán ser adecuadas a las circunstancias nacionales de cada país. Para facilitar este proceso hemos acordado que la segunda fase de nuestro proceso de evaluación mutua, de carácter consultivo y dirigido por cada país, será llevado a cabo a nivel nacional y a nivel europeo y que, en la media en que sea necesario, cada uno identificará medidas adicionales para alcanzar un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado.

Reforma del Sector Financiero.

15. Estamos construyendo un sistema financiero más resistente que sirva a las necesidades de nuestras economías, reduzca el riesgo moral, limite el aumento del riesgo sistémico, y apoye un crecimiento económico fuerte y estable. Hemos fortalecido el sistema financiero global a través del fortalecimiento de la supervisión prudencial, la mejora de la gestión de riesgo, la promoción de la transparencia y el fortalecimiento de la cooperación internacional. Se ha logrado mucho. Celebramos la plena implementación del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera y Facilidades, la decisión de la Unión Europea de hacer públicos los resultados de los evaluaciones en curso a los bancos europeos y la reciente ley de reforma financiera de los Estados Unidos.

16. Sin embargo, se requiere más trabajo. Consecuentemente, nos comprometemos a actuar conjuntamente para implementar los compromisos de reforma del sector financiero que acordamos en las Cumbres de Washington, Londres y en Pittsburgh en los plazos establecidos o en forma anticipada. La transición a nuevas normas tomará en cuenta el impacto macroeconómico acumulativo de las reformas en las economías avanzadas y emergentes. Nos comprometemos a una evaluación internacional y a la evaluación entre pares para asegurar que todas las decisiones sean implementadas en forma plena.

17. Nuestra agenda de reformas descansa en cuatro pilares.

18. El primer pilar es un marco regulatorio fuerte. Hicimos un balance del progreso del Comité de Basilea sobre Supervisión Bancaria (BCBS) hacia un nuevo régimen global sobre capital bancario y liquidez. Recibimos con beneplácito y apoyamos su trabajo. Se han hecho progresos sustanciales en reformas que elevarán efectivamente los niveles de resistencia de nuestros sistemas bancarios. El monto de capital será significativamente más alto y la calidad del mismo mejorará sustancialmente cuando las nuevas reformas sean completamente implementadas. Esto permitirá a los bancos afrontar – sin apoyos extraordinarios de los gobiernos- tensiones de una magnitud similar a las de la reciente crisis financiera. Apoyamos el logro de un acuerdo para la Cumbre de Seúl sobre el nuevo marco de capital. Acordamos que todos los miembros adoptarán las nuevas normas y que éstas se aplicarán de manera gradual en un período de tiempo consistente con una recuperación económica sostenida y que limite distorsiones en el mercado, con el objetivo de implementarlos para finales de 2012. La evaluación de impacto macroeconómico de la Junta de Estabilidad Financiera (FSB) y el BCBS informarán un horizonte de transición. Los acuerdos de aplicación gradual reflejarán diferentes puntos de partida y circunstancias nacionales de manera que las discrepancias iniciales sobre éstas nuevas normas se vayan reduciendo en el tiempo a medida que los países converjan hacia la nueva normativa internacional.

19. Acordamos fortalecer la infraestructura del mercado financiero acelerando la implementación de medidas fuertes para mejorar la transparencia y la supervisión regulatoria de los fondos de cobertura (hedge funds), las agencias de calificación de crédito y los derivados del mercado extrabursátil (OTC), de una manera internacionalmente consistente y no discriminatoria. Enfatizamos nuevamente la importancia de lograr un conjunto único y mejorado de estándares contables mundiales de alta calidad y la implementación de los estándares del FSB para una compensación sólida.

20. El segundo pilar es la supervisión efectiva. Estamos de acuerdo en que éste conjunto de normas nuevas y fortalecidas debe ser complementado con un control y supervisión más efectivos. Instruimos al FSB para que, en consulta con el FMI, informe a los Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales en octubre de 2010 sobre recomendaciones para fortalecer la supervisión y el control, específicamente relacionados con el mandato, capacidad y recursos de los supervisores y los poderes específicos que deberían ser adoptados para identificar en forma proactiva y enfrentar los riesgos, incluyendo una intervención preventiva.

21. El tercer pilar tiene que ver con la liquidación y el tratamiento de instituciones sistémicamente importantes. Estamos comprometidos a diseñar e implementar un sistema donde tengamos los poderes y herramientas para reestructurar o liquidar todo tipo de instituciones financieras en crisis sin que los contribuyentes terminen pagando los costos y adoptamos principios que guiarán la implementación. Hicimos un llamamiento al FSB para que considere y desarrolle para la Cumbre de Seúl recomendaciones de política concretas para afrontar en forma efectiva los problemas asociados con, y la liquidación de, las instituciones financieras sistémicamente importantes. Para reducir el riesgo moral se necesita tener un marco político que incluya herramientas efectivas para la liquidación, requisitos fortalecidos de control y supervisión e infraestructuras básicas para los mercados financieros. Acordamos que el sector financiero debería hacer una contribución sustancial y justa para pagar cualquier costo asociado con la intervención de los gobiernos, donde esto ocurra, para reparar el sistema financiero o liquidar fondos y reducir los riesgos del sistema financiero. Reconocemos que existe un abanico de alternativas políticas para este fin. Algunos países están procurando una tasa financiera. Otros países están persiguiendo otros enfoques.

22. El cuarto pilar es una evaluación internacional transparente y la revisión por los pares (peer review). Hemos reforzado nuestro compromiso con el Programa para la Evaluación del Sector Financiero del FMI y del BM (FSAP) y nos comprometemos a apoyar un proceso de revisión por los pares fuerte y transparente a través del FSB. El tratamiento que estamos otorgando a las jurisdicciones no-cooperativas está basado en una evaluación comprehensiva, consistente y transparente de los paraísos fiscales, la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo y la adhesión a normas preventivas.

Las Instituciones Financieras Internacionales y el Desarrollo

23. Las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) han sido una parte fundamental en la respuesta global a la crisis financiera y económica, al movilizar financiamiento crítico, que incluye $750 mil millones por parte del FMI y $200 mil millones por parte de los Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD). Esto ha acentuado el valor de estas instituciones como plataformas para nuestra cooperación global.

24. Nos comprometemos a fortalecer la legitimidad, credibilidad y eficacia de las IFI para asegurar que puedan ser socios importantes para nosotros en el futuro.

25. A este fin, hemos cumplido con nuestro compromiso de la cumbre de Pittsburgh sobre los BMD. Esto incluye $350 mil millones en aumentos de capital para los BMD, permitiéndoles casi duplicar su capacidad de dar en préstamo. Este nuevo capital coincide con reformas en curso claves para hacer estas instituciones más transparentes, responsables y eficaces, y reforzar su atención a elevar la calidad de vida de los pobres, asegurar el crecimiento, enfrentar el cambio climático y la seguridad alimentaria.

26. Cumpliremos con nuestro compromiso de asegurar un reabastecimiento ambicioso de las facilidades de préstamos concesionales de los BMD, especialmente de la Asociación Internacional de Desarrollo y del Fondo de Desarrollo Africano.

27. Hemos aprobado importantes reformas de representación, acordadas por los accionistas del Banco Mundial, que aumentarán el poder de voto de los países en desarrollo y de los países en transición en un 4,59% desde 2008.

28. Hacemos hincapié en nuestra resolución de asegurar la ratificación de las Reformas de Cuota y de Representación del FMI de 2008 y la ampliación de los Nuevos Modos de Préstamos (NMP).

29. Requerimos una aceleración del trabajo sustancial que todavía necesita el FMI para completar la reforma de cuota al momento de la Cumbre de Seúl de noviembre de 2010, y en forma paralela lanzar otras reformas de gobernanza, en línea con compromisos hechos en Pittsburgh.

30. Hoy aumentamos nuestro compromiso anterior de elegir a través de procesos transparentes basados en el mérito, a las autoridades y dirigentes más altos de todas las IFI. Fortaleceremos los procesos de selección en el proceso preparatorio de la Cumbre de Seúl, en el contexto de una reforma más amplia.

31. Acordamos encargar a nuestros Ministros de Finanzas y Gobernadores de los Bancos Centrales que preparan opciones de política para aumentar las redes de seguridad financiera mundiales para nuestra consideración en la Cumbre de Seúl. Nuestro objetivo es construir un sistema monetario internacional más estable y resistente.

32. Nos mantenemos unidos al pueblo de Haití y estamos aportando asistencia muy necesaria para su reconstrucción, que incluye la cancelación de toda la deuda de Haití con las IFIs. Celebramos el lanzamiento del Fondo de Reconstrucción de Haití.

33. Hemos lanzado el Desafío Financiero de las PyMES y nos comprometemos a movilizar financiación para la implementación de las propuestas ganadoras, inclusive a través del fuerte apoyo de los BMD. Hemos creado un conjunto de principios para la inclusión financiera innovadora.

34. Celebramos el lanzamiento del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria en cumplimiento con nuestro compromiso de Pittsburgh sobre seguridad alimentaria, un paso importante para continuar con la implementación de la Alianza Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria, e invitamos a aportar más contribuciones. De cara al futuro, nos comprometemos a investigar sobre mecanismos innovadores, basados en resultados, que sirvan para atraer al sector privado a la innovación en la agricultura. Hacemos un llamado para la implementación completa de la Iniciativa de L´Aquila y la aplicación de sus principios.

Lucha contra el proteccionismo y Promoción del comercio y la inversión

35. Mientras que la crisis económica global condujo a la disminución más drástica del comercio en más de setenta años, los países del G-20 decidieron dejar los mercados abiertos a las oportunidades que ofrecen el comercio y la inversión. Fue la decisión correcta.

36. En ese sentido, renovamos por tres años más, hasta fines del año 2013, nuestro compromiso de abstenernos de aumentar o de imponer nuevas barreras a la inversión o al comercio de bienes y servicios, imponer nuevas restricciones a las exportaciones o aplicar medidas incompatibles con la OMC para estimular las exportaciones y nos comprometemos a rectificar dichas medidas en la medida en que surjan. Vamos a minimizar cualquier impacto negativo en el comercio y la inversión de nuestras medidas de política interna, incluidas la política fiscal y medidas para apoyar al sector financiero. Solicitamos a la OMC, la OCED y la UNCTAD a que continúen monitoreando la situación dentro de sus respectivos mandatos, informando públicamente sobre estos compromisos cada tres meses.

37. Los mercados abiertos juegan un papel fundamental como respaldo al crecimiento y a la creación de empleo y para el logro de nuestras metas conforme al Marco para un Crecimiento Fuerte, Sostenible y Equilibrado del G20. Solicitamos al OCED, a la OIT, al Banco Mundial y a la OMC a informar en la Cumbre de Seúl sobre los beneficios de la liberación del comercio para el empleo y el crecimiento.

38. Consecuentemente, reiteramos nuestro apoyo a una conclusión equilibrada y ambiciosa de la Ronda de Doha para el Desarrollo de la OMC lo antes posible, consistente con su mandato y basada en el progreso alcanzado hasta el presente. Instruimos a nuestros representantes para que, usando todas las vías de negociación, persigan éste objetivo e informen sobre sus progresos para nuestra próxima reunión en Seúl donde discutiremos el estado de las negociaciones y la forma de avanzar.

39. Nos comprometemos a mantener el ritmo de la Ayuda para el Comercio (Aid for Trade). Solicitamos a las agencias internacionales, incluidos el Banco Mundial y los Bancos Multilaterales de Desarrollo a que incrementen su capacidad y apoyen la facilitación del comercio, lo que aumentará el comercio internacional.

Otros Asuntos y Agenda a Futuro

40. Estamos de acuerdo en que la corrupción amenaza la integridad de los mercados, socava la competencia leal, distorsiona la asignación de recursos, destruye la confianza pública y mina el estado de derecho. Hacemos un llamado a todos los miembros del G20 para que ratifiquen e implementen de manera plena la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC) y alentamos a otros países a que hagan lo mismo. Implementaremos plenamente las revisiones de conformidad con las normas de la UNCAC. Sobre la base del progreso alcanzado desde Pittsburgh para enfrentar la corrupción acordamos establecer un Grupo de Trabajo que efectúe recomendaciones comprehensivas para la consideración de los Líderes en Corea sobre la manera en que el G-20 pueda liderar con su ejemplo y continuar realizando contribuciones valiosas y prácticas a los esfuerzos internacionales para combatir la corrupción en áreas clave que incluyan, entre otras, la adopción y aplicación de normas efectivas contra el soborno, la lucha contra la corrupción en los sectores públicos y privados, el impedimento del acceso de las personas corruptas a los sistemas financieros, la cooperación en la denegatoria de visas, la extradición y la recuperación de activos y la protección a los delatores que se enfrentan a la corrupción.

41. Reiteramos nuestro compromiso con una recuperación “verde” y con un crecimiento global sostenible. Aquellos de nosotros que se han asociado al Acuerdo de Copenhague reafirmamos nuestro apoyo a dicho Acuerdo y a su implementación y llamamos a otros a que se asocien. Nos comprometemos a entrar en negociaciones bajo la UNFCCC (Convención Marco para el Cambio Climático de Naciones Unidas) sobre la base de sus provisiones objetivas y principios, incluidas las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las respectivas capacidades, y estamos decididos a asegurar un resultado exitoso a través de un proceso inclusivo en las Conferencias de Cancún. Agradecemos a México por haber asumido la organización de la décimo sexta Conferencia de las Partes (COP16) a celebrarse en Cancún entre el 29 de noviembre y el 10 de diciembre de 2010 y apreciamos sus esfuerzos para facilitar las negociaciones.

42. Valoramos el informe sobre las subvenciones a la energía elaborado por la AIE, la OPEP, la OCDE y el Banco Mundial. Recibimos con beneplácito el trabajo de los Ministros de Finanzas y Energía para adoptar, basados en las respectivas circunstancias nacionales, los calendarios y estrategias de implementación para la racionalización y eliminación gradual en el mediano plazo de los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles que fomenten un consumo dispendioso, tomando en cuenta los grupos vulnerables y sus necesidades de desarrollo. También alentamos la continua y plena implementación de estrategias específicas por país y continuaremos revisando los progresos realizados respecto de éste compromiso en las próximas Cumbres.

43. Teniendo presente el reciente derrame de petróleo en el Golfo de México reconocemos la necesidad de compartir las mejores prácticas para proteger el medio ambiente marino, prevenir accidentes relacionados con la exploración y desarrollo off- shore como también con el transporte y la asunción de sus consecuencias.

44. Reconocemos que el año 2010 es importante para las cuestiones de desarrollo. El Plenario de Alto Nivel sobre las Metas del Milenio para el Desarrollo (MMD), de septiembre de 2010, será una oportunidad crucial para reafirmar la agenda para el desarrollo global y las asociaciones globales con el fin de acordar acciones para todos para alcanzar las MMD en el año 2015, y reafirmar nuestros respectivos compromisos de asistir a los países más pobres.

45. En este sentido es importante trabajar con los Países Menos Desarrollados (LDC) para hacerlos partícipes activos en y beneficiarios del sistema económico internacional. De acuerdo con ello, agradecemos a Turquía por su decisión de asumir la organización de la 4ta Conferencia de Naciones Unidas sobre los Países menos Desarrollados. En junio de 2011.

46. Damos la bienvenida al informe interino de la Iniciativa del Pulso Mundial (Global Pulse Initiative) y esperamos una actualización del mismo.

47. Reducir la brecha de desarrollo y la pobreza es una parte integrante de nuestro objetivo más amplio de alcanzar un crecimiento fuerte, sustentable y equilibrado y asegurar una economía mundial más robusta y resistente para todos. En este sentido, acordamos establecer un Grupo de Trabajo sobre Desarrollo y lo instruimos para que elabore, de manera consistente con el enfoque del G-20 de tomar medidas que promuevan el crecimiento y la solidez económicos, una agenda de desarrollo y planes de acción multianuales a fin de que sean adoptados en la Cumbre de Seúl.

48. La próxima vez nos reuniremos en Seúl, Corea, los días 11 y 12 de noviembre de 2010. Vamos a reencontrarnos en noviembre de 2011 bajo la presidencia de Francia y en 2012 bajo la presidencia de México.

49. Agradecemos a Canadá por la organización de la exitosa Cumbre de Toronto.





ANEXO I

Marco para un Crecimiento Fuerte, Sostenible y Equilibrado

1. Como resultado de las acciones políticas extraordinarias y altamente coordinadas acordadas en las Cumbres del G-20 de Washington, Londres y Pittsburgh, la economía mundial se está recuperando más rápido de lo esperado. Nuestras acciones decisivas y sin precedentes en los últimos dos años han limitado la desaceleración económica y estimulado la recuperación.

2. Sin embargo, los riesgos siguen existiendo. El desempleo sigue siendo demasiado alto en las economías de muchos países del G-20. La recuperación es desigual entre los países miembros del G-20, tanto entre las mismas economías avanzadas, como entre las economías avanzadas y las emergentes. Esto supone un riesgo para una continua expansión económica. Existe el riesgo de que los desequilibrios de cuenta corriente en el mundo se agraven nuevamente, de no existir una acción política. Aunque el progreso realizado en avanzar en nuestros procesos de reparación del sector financiero y la agenda de reforma ha sido considerable, los mercados financieros siguen siendo frágiles y los flujos de crédito restringidos. Preocupaciones sobre los grandes déficits fiscales y el aumento en los niveles de la deuda en algunos países se han convertido también en una fuente de incertidumbre y de volatilidad de los mercados financieros.


3. La más alta prioridad del G-20 es la de preservar y fortalecer la recuperación y sentar las bases para un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado, incluido un fortalecimiento de nuestros sistemas financieros contra los riesgos. En consecuencia, celebramos las medidas adoptadas y los compromisos asumidos por un número de países del G-20. Entre las más recientes medidas, celebramos en particular la plena aplicación del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera y Servicios; la decisión de la UE de dar a conocer públicamente los resultados de la evaluación que están efectuando en la actualidad sobre los bancos europeos; y los recientes anuncios de planes de consolidación fiscal y las metas de un número de países del G-20. Esto constituye un aporte sustancial a nuestro bienestar colectivo y se suma a nuestras acciones anteriores. Vamos a continuar cooperando y adoptando las medidas apropiadas para fortalecer el crecimiento económico y fomentar una recuperación fuerte y duradera.



4. El Marco para un Crecimiento Fuerte, Sostenible y Equilibrado que lanzamos en Pittsburgh es el medio para el logro de nuestros objetivos comunes. Los miembros del G-20 tienen una responsabilida respecto de la comunidad de naciones en el sentido de asegurar la salud general de la economía mundial. Nos comprometimos a evaluar la consistencia colectiva de nuestras acciones políticas y a fortalecer nuestros marcos de políticas con el fin de cumplir con nuestros objetivos comunes. A través de nuestra acción política colectiva, nos aseguraremos que el crecimiento sea sostenido, más equilibrado, compartido entre todos los países y regiones del mundo, y en consonancia con nuestros objetivos de desarrollo.

5. Hemos completado la primera etapa de nuestro Proceso de Evaluación Mutua. Como lo solicitáramos en Pittsburgh, los Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G-20, con el apoyo del FMI, el Banco Mundial, la OCDE, la OIT y otras organizaciones internacionales, han evaluado la consistencia colectiva de nuestros marcos de política individual y las perspectivas mundiales, en escenarios de políticas alternativas.

6. La evaluación es que, en ausencia de una respuesta política coordinada: es probable que la producción mundial se mantenga por debajo de su tendencia anterior a la crisis; el desempleo sigua siendo superior a niveles previos a la crisis en la mayoría de los países; el déficit fiscal y la deuda en algunas economías avanzadas llegue a niveles inaceptablemente altos; y, los desequilibrios de cuenta corriente global, que se redujeron durante la crisis, aumenten de nuevo. Más aún, éste escenario está sujeto a considerables riesgos desventajosos.

7. Llegamos a la conclusión de que podemos mejorar las cosas. Con reformas de políticas más ambiciosas, el FMI y el Banco Mundial estiman que, en el mediano plazo, podríamos:

• Aumentar el producto mundial por hasta 4 billones de dólares;
• Crear cerca de 52 millones de empleos;
• Sacar a 90 millones de personas de la pobreza; y
• reducir significativamente los balances de cuenta corriente global.

Si actuamos de manera coordinada, todas las regiones estarán mejor, ahora y en el futuro. Más aún, aumentar el crecimiento mundial de manera sostenible es el paso más importante que podemos tomar para mejorar la vida de todos, inclusive la de aquellos en los países más pobres.

8. Estamos comprometidos a tomar acciones concertadas para sostener la recuperación, crear empleos y lograr un crecimiento más fuerte, más sostenible y más equilibrado. Éstas serán diferenciadas y adaptadas a las circunstancias nacionales. Hoy acordamos:

• avanzar sobre los estímulos fiscales y comunicar planes de consolidación fiscal \”propicios para el crecimiento\” en los países avanzados y que se llevarán a cabo hacia el futuro;

• el fortalecimiento de las redes de seguridad social, la mejora de reforma de la administración de las empresas, el desarrollo de mercados financieros, los gastos en infraestructura y el aumento de la flexibilidad cambiaria en algunos mercados emergentes;

• introducir reformas estructurales en el conjunto de miembros del G-20 para incrementar y sostener nuestras perspectivas de crecimiento, y,

• seguir progresando en el reequilibrio de la demanda global.

La política monetaria seguirá siendo apropiada para lograr la estabilidad de precios y con ello contribuir a la recuperación.

9. Finanzas fiscales sólidas son esenciales para sostener la recuperación, proporcionar flexibilidad para responder a nuevos shocks, asegurar la capacidad de afrontar los retos del envejecimiento de la población, y no dejar a las generaciones futuras un legado de déficits y deudas. La senda del ajuste debe ser cuidadosamente calibrada para sostener la recuperación en la demanda privada. Está el riesgo de que el ajuste fiscal sincronizado de varias grandes economías afecte desfavorablemente la recuperación. También existe el riesgo que un fracaso en la aplicación de la consolidación fiscal, en los casos donde se encuentra necesario, debilitaría la confianza y obstaculizaría el crecimiento. Para reflejar este equilibrio, las economías avanzadas se han comprometido a que sus planes fiscales se reduzcan por lo menos a la mitad para 2013, y a estabilizar o reducir relación deuda pública PBI para 2016. Reconociendo las circunstancias de Japón, acogemos con agrado el plan de consolidación fiscal del gobierno japonés, recientemente anunciado, con su estrategia de crecimiento. Los planes de consolidación fiscales serán creíbles, claramente comunicados, diferenciados de acuerdo a las circunstancias nacionales, y centrados en medidas que promuevan el crecimiento económico.

10. Hemos acordado una serie de principios para guiar los planes de consolidación fiscal para las economías avanzadas:



• Los planes de consolidación fiscal serán creíbles. Se basarán en hipótesis prudentes en lo que respecta al crecimiento económico y a nuestras posiciones fiscales respectivas, identificarán medidas concretas para alcanzar una trayectoria que garantice la sostenibilidad fiscal. Fortalecer los marcos presupuestarios y las instituciones pueden ayudar a sostener la credibilidad de las estrategias de consolidación.

• El momento para comunicar nuestros planes fiscales a mediano plazo es ahora. Vamos a elaborar planes claros y creíbles que pongan nuestras finanzas fiscales sobre una base sostenible. La velocidad y el momento de retirar los estímulos fiscales y de reducir el déficit y la deuda se diferenciarán según las particularidades nacionales, y las necesidades de la economía mundial. Sin embargo, es claro que la consolidación tendrá que comenzar en las economías avanzadas en 2011, y anteriormente para los países que experimentan significativos retos fiscales en la actualidad.

• La consolidación fiscal se centrará en medidas que fomenten el crecimiento económico. Vamos a buscar la manera de utilizar nuestros recursos fiscales de manera más eficiente, para ayudar a reducir el costo global de nuestras intervenciones, mientras se focalicen los recursos a donde más se necesitan. Asimismo, nos centraremos en las reformas estructurales que promuevan el crecimiento a largo plazo.

11. Los países avanzados deficitarios deberían tomar medidas para impulsar el ahorro nacional, mientras mantienen sus mercados abiertos y mejoran la competitividad de sus exportaciones.

12. Las economías superavitarias llevarán a cabo reformas para reducir su dependencia de la demanda externa y deberán centrarse más en las fuentes internas de crecimiento. Esto ayudará a fortalecer su capacidad de resistencia a los choques externos y a promover un crecimiento más estable. Para ello, las economías avanzadas superavitarias se centrarán en las reformas estructurales que favorezcan el crecimiento de la demanda interna. Las economías emergentes superavitarias emprenderán reformas adaptadas a las circunstancias del país, con el objeto de:

• Fortalecer las redes de seguridad social (como la atención de la salud pública y planes de pensiones), estructura de gobierno corporativo y desarrollo del mercado financiero para ayudar a reducir el ahorro precautorio y estimular el gasto privado;

• Aumentar el gasto en la infraestructura para ayudar a aumentar la capacidad productiva y a reducir los cuellos de botella de oferta , y

• Mejorar la flexibilidad cambiaria para reflejar los fundamentos económicos subyacentes. El exceso de volatilidad y los movimientos desordenados de los tipos de cambio puede tener consecuencias adversas para la estabilidad económica y financiera. Tipos de cambio orientados al mercado que reflejen los fundamentos económicos subyacentes contribuirán a la estabilidad de la economía mundial.

13. Todos los miembros del G-20 reconocemos que las reformas estructurales pueden tener un impacto sustancial en el crecimiento económico y en el bienestar mundial. Vamos a poner en práctica medidas que mejoren el potencial de crecimiento de nuestras economías de una manera que preste especial atención a los más vulnerables. Las reformas contribuirán de una mejor manera a la expansión de la demanda si los salarios crecen en consonancia con la productividad. Será importante encontrar el equilibrio adecuado entre las políticas que apoyan una mayor competencia en el mercado y crecimiento económico con políticas que preservan redes de seguridad social consistentes con las circunstancias nacionales. En conjunto, estas medidas contribuirán también a desbloquear la demanda. Éstas incluyen:

• Reformas en los mercados de bienes y servicios y del mercado laboral en las economías avanzadas, sobre todo en aquellas economías que puedan haber perdido cierta capacidad productiva durante la crisis. Las reformas del mercado laboral podrían incluir: beneficios y prestaciones para el desempleo mejor dirigidos y políticas activas más eficaces del mercado de trabajo (tales como capacitación laboral, búsqueda de empleo y programas de desarrollo de capacidades, y el aumento de la movilidad laboral). También podría incluir la adopción de las condiciones adecuadas para los sistemas de negociación salarial para apoyar el empleo. Las reformas de los mercados de bienes y servicios podrían incluir el fortalecimiento de la competencia en el sector de servicios, la reducción de barreras a la competencia en industrias interconectadas de la red, servicios profesionales y sectores del comercio, fomento a la innovación y mayor reducción de las barreras a la competencia extranjera.

• Reducir las restricciones a la movilidad laboral, aumentar las oportunidades de inversión extranjera y la simplificación de la regulación de los mercados de bienes de las economías de mercados emergentes.

• Prevención de nuevas medidas proteccionistas.

• Completar la Ronda de Doha para acelerar el crecimiento mundial a través de los flujos comerciales. La apertura comercial producirá importantes beneficios para todos y puede facilitar el reequilibrio global.

• Acciones para acelerar la reparación y la reforma financiera. Las deficiencias en la regulación y la supervisión del sector financiero en las economías avanzadas condujo a la reciente crisis. Vamos a implementar la agenda de reforma financiera del G-20 y asegurar un sistema financiero más fuerte que atienda a las necesidades de la economía real. Si bien no se encuentran en el centro de la crisis, es necesario desarrollar aún más los sectores financieros de algunas economías emergentes a fin de que puedan prestar toda la gama de servicios financieros necesarios para promover y sostener altas tasas de crecimiento y desarrollo económico. Es importante que las reformas financieras en las economías avanzadas tomen en cuenta cualquier efecto negativo sobre los flujos financieros hacia las economías emergentes y en desarrollo. La vigilancia es también necesaria para garantizar la apertura de los mercados de capital y evitar el proteccionismo financiero.

14. Recibimos con beneplácito las recomendaciones sobre el impacto de la crisis económica global en el empleo a las que arribaron los Ministros de Trabajo y Empleo, quienes se reunieron en abril de 2010. Reafirmamos nuestro compromiso de lograr un fuerte crecimiento del empleo y proveer protección a nuestros ciudadanos más vulnerables. Una política de empleo efectiva debería ubicar los empleos de calidad en el corazón de la recuperación. Apreciamos el trabajo hecho por la Organización Internacional del Trabajo en colaboración con la OCDE sobre una estrategia de entrenamiento que equipará a la fuerza de trabajo con las capacidades para los trabajos del presente y aquellos del futuro.

15. Estamos comprometidos a reducir la brecha de desarrollo y tenemos que considerar el impacto de nuestras acciones de política en los países de bajo ingreso. Vamos a continuar con nuestro apoyo al financiamiento para el desarrollo, incluso mediante nuevos enfoques que fomenten la financiación para el desarrollo de fuentes tanto públicas como privadas. La crisis tendrá un impacto duradero en las trayectorias de desarrollo de los países pobres en todas las regiones del mundo. Entre estos efectos, los países en desarrollo tendrán que hacer frente a desafíos crecientes para conseguir financiación de fuentes tanto públicas como privadas. Muchos de nosotros ya hemos tomado medidas para ayudar a resolver este déficit mediante la aplicación de enfoques innovadores de financiamiento, tales como compromisos de compra, el desafío de las PYME y los recientes progresos en materia de inclusión financiera. Los países de bajo ingreso tienen la posibilidad de contribuir a un fuerte y más equilibrado crecimiento mundial, y debe considerarse como mercados para la inversión.

16. Estas medidas deben ser implementadas a nivel nacional y adaptadas a las circunstancias de cada país. Acogemos con agrado las medidas adicionales anunciadas por algunos miembros del G-20 destinados a satisfacer los objetivos que compartimos.

17. Para facilitar este proceso, la segunda etapa del Proceso de Evaluación Mutua, dirigido por cada país, se llevará a cabo a nivel nacional y europeo. Cada miembro del G-20 identificará las medidas que está adoptando para implementar las políticas que hemos acordado hoy para garantizar un crecimiento más fuerte, más sostenible y equilibrado. Pedimos a nuestros Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales que elaboren sobre estas medidas e informen sobre ellas cuando nos volvamos a reunir. Seguiremos recurriendo al FMI, Banco Mundial, la OCDE, la OIT y otras organizaciones internacionales para su asesoramiento, según sea necesario. Estas medidas serán la base de nuestro plan de acción integral que se dará a conocer en la Cumbre de Seúl. Mientras conseguimos un crecimiento fuerte, sostenible y más equilibrado, seguimos alentando el trabajo sobre métodos de medición para tener en cuenta las dimensiones sociales y ambientales del desarrollo económico.

18. Los compromisos de política que estamos haciendo hoy, junto con las medidas importantes de política que ya hemos adoptado, nos permitirán alcanzar nuestro objetivo de un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado, cuyos beneficios se dejarán sentir tanto en el G-20 como en todo el mundo.


ANEXO II

Reforma del sector financiero

1. La crisis financiera ha impuesto costos enormes. No podemos permitir que esto vuelva a ocurrir. La reciente inestabilidad financiera ha fortalecido nuestro empeño en trabajar conjuntamente para completar el saneamiento y la reforma financieros. Necesitamos construir un sistema financiero más dúctil que atienda las necesidades de nuestras economías, reduzca el riesgo moral, limite la acumulación del riesgo sistémico y apoye un crecimiento económico sólido y estable.

2. Actuando colectivamente hemos logrado avanzar en forma significativa hacia el fortalecimiento del sistema financiero mundial mediante la fortificación de la supervisión prudencial, la mejora de la gestión de riesgos, la promoción de la transparencia y el refuerzo continuo de la cooperación internacional. Celebramos la sólida ley de reforma regulatoria financiera en los Estados Unidos.

3. Pero aún queda más por hacer. Para lograr una recuperación económica mundial sostenible, es indispensable continuar saneando y reformando el sector financiero. Es preciso continuar trabajando para restaurar la solidez y mejorar la transparencia de los balances de los bancos y los mercados, y para mejorar la gestión de gobierno y la gestión de riesgo de las empresas financieras con miras a fortalecer el sistema financiero internacional y recuperar el volumen de crédito necesario para impulsar el crecimiento económico sostenible. Acogemos con satisfacción la decisión de los dirigentes de la UE de dar a conocer los resultados de las pruebas de tensión que se están efectuando en la actualidad en los bancos de Europa para reasegurar a los mercados que el sistema bancario europeo es resistente y transparente.

4.Nos comprometemos a actuar en forma conjunta para cumplir los compromisos para reformar el sector financiero que hicimos en las Cumbres de Washington, Londres y Pittsburgh en los plazos acordados, o antes. Los tiempos de la transición tomarán en cuenta el impacto macroeconómico cumulativo de las reformas en las economías desarrolladas y en las emergentes.

Capital y liquidez

5. Hemos acordado que el elemento fundamental de la agenda de reformas del sector financiero se basa en mejorar la solidez del capital y de la liquidez y en desalentar el apalancamiento excesivo. Hemos acordado aumentar la calidad, cantidad y consistencia internacional del capital, fortalecer los estándares de liquidez, desfavorecer el apalancamiento excesivo y la asunción de riesgos, así como reducir la prociclicidad.

6. Hemos considerado el progreso llevado a cabo por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (CSBB) hacia un nuevo marco internacional para el capital y la liquidez bancarios, y celebramos y apoyamos su trabajo. Se ha hecho progreso sustancial en reformas que elevarán sustancialmente los niveles de ductilidad de nuestros sistemas bancarios.

• Cuando las nuevas reformas sean implementadas completamente, la cantidad de capital será significativamente más alta.
• Se mejorará significativamente la calidad del capital para reforzar la capacidad de los bancos de absorber pérdidas.

7. Apoyamos la idea de llegar a un acuerdo, en la Cumbre de Seúl, sobre nuevas exigencias de capital que elevará los requisitos de capital de la siguiente manera:

• estableciendo un nuevo requisito de que cada banco tenga en capital en el Tramo 1, como mínimo, una cuota creciente de capital social, luego de las deducciones, medida como porcentaje de sus activos estimados con diferentes ponderaciones según su riesgo, que le permita resistir , mediante capital para absorber la totalidad de las pérdidas de la entidad en funcionamiento, tensiones de una magnitud como la de la reciente crisis financiera sin un respaldo extraordinario de los gobiernos.
• orientándose hacia un conjunto de deducciones conservadoras, internacionalmente consistentes y transparentes, generalmente aplicadas a nivel de su capital en acciones no preferidas, o su equivalente en el caso de empresas que no se hayan constituido como sociedades anónimas, en un período de transición apropiado e internacionalmente consistente.


8. Basados en nuestro acuerdo en la Cumbre de Pittsburgh de que se adoptaría Basilea II en todos los centros importantes antes de 2011, acordamos que todos los miembros adoptarían nuevos estándares y que los mismos se introducirían progresivamente en un período acorde con una recuperación firme y limitando alteraciones del mercado financiero, teniendo como objetivo su implementación para fines de 2012, y un horizonte de transición informado por la evaluación del impacto macroeconómico realizada por la Comisión de Estabilización Financiera y el CSBB.

9. Los mecanismos para la instauración de dichas normas reflejarán los diferentes puntos de partida y las diferentes circunstancias de cada país, lo que implicará diferencias iniciales con respecto a las nuevas normas que luego irán disminuyendo a medida que los países converjan con la nueva normativa internacional. Las actuales inyecciones de capital del sector público serán eximidas por el tiempo de duración de la transición.

10. Reiteramos nuestro apoyo a la introducción de una relación de apalancamiento como medida suplementaria al marco basado en ponderaciones de riesgo de Basilea II en miras hacia el cambio al tratamiento Pilar I luego de un adecuado período de transición basado en una revisión y calibración apropiadas. Para asegurar la compatibilidad, los detalles de la relación de apalancamiento se armonizarán internacionalmente, totalmente ajustados a diferencias en las normas contables.

11. Reconocimos la importancia del estudio de impactos cuantitativos que está llevando a cabo el CSBB en la actualidad que mide el impacto potencial de los nuevos estándares de Basilea y asegurará que los nuevos estándares en materia de capital y liquidez sean de alta calidad y estén adecuadamente calibrados. El estudio del impacto macroeconómico del CSBB y de la Comisión de Estabilización Financiera informará sobre el desarrollo progresivo de los nuevos estándares.

12. Acogemos con satisfacción el acuerdo del CSBB en lo que atañe a una fecha coordinada para comenzar a aplicar todos los elementos de las normas revisadas sobre libros de comercialización.

13. Respaldamos la labor del CSBB al considerar el rol del capital contingente para fortalecer la disciplina del mercado y colaborar en conformar un sistema financiero en el que el sector privado soporte totalmente las pérdidas de sus inversiones. La consideración del capital contingente debe incluirse como parte del paquete de reformas de 2010.

14. Exhortamos a la Comisión de Estabilización Financiera y al CSBB a informar del progreso del paquete completo de medidas de reforma antes de la Cumbre de Seúl. Reconocemos el papel esencial del sector financiero en el manejo de una economía sólida. Nos comprometemos a diseñar un sistema financiero que sea resistente, estable y que asegure una continua disponibilidad de crédito.

Una Supervisión Más Intensiva

15. Hemos acordado que reglas nuevas y más vigorosas deben complementarse con un control y una supervisión más efectivos. Nos comprometemos con los Principios Fundamentales de Supervisión Bancaria Eficaz del Comité de Basilea y encargamos a la CEF, en consulta con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que en octubre de 2010 notifiquen a nuestros Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales sus recomendaciones para fortalecer el control y la supervisión, en particular en lo relativo al mandato, la capacidad y la entrega de recursos a los supervisores, así como facultades específicas que deben adoptarse para identificar y abordar los riesgos en forma proactiva, incluida la intervención temprana.



Liquidación de las Instituciones Financieras

16. Estamos cumpliendo con nuestro compromiso de reducir el riesgo moral en el sistema financiero. Nos comprometemos a crear e implementar un sistema en el que contemos con los poderes y las herramientas para reestructurar o resolver los problemas de todo tipo de instituciones financieras en crisis, sin que los contribuyentes carguen con los costos. Dichos poderes deben facilitar la reestructuración del capital y la liquidez de las empresas en funcionamiento, así como la reestructuración y medidas de desmantelamiento de las empresas fallidas. Avalamos y nos comprometimos a aplicar nuestro poder y herramientas nacionales para solucionar crisis de tal manera que resguarden la estabilidad financiera, y nos comprometemos a implementar las diez recomendaciones claves para la resolución de crisis de bancos transnacionales sancionadas por el CSBB en marzo de 2010. En este sentido, apoyamos los cambios necesarios en los procesos de liquidación e insolvencia nacionales así como en las leyes, cuando sean necesarios, a fin de proporcionar a las autoridades nacionales correspondientes la capacidad para cooperar y coordinar acciones de resolución internacionalmente.

17. Acordamos que las normas de resolución de crisis deben prever:
• Una asignación adecuada de pérdidas para reducir el riesgo moral y proteger a los contribuyentes;
• La continuidad de los servicios financieros esenciales, incluido el servicio sin interrupciones para los depositantes asegurados;
• Credibilidad del mecanismo de resolución de problemas en el mercado;
• Maneras de minimizar el contagio;
• Planificación preventiva para una ordenada liquidación de entidades financieras y la transferencia de relaciones contractuales; y
• Cooperación e intercambio de información eficaces internamente y entre jurisdicciones en caso de una falla de una institución con sede en varios países.

Tratamiento de las Instituciones Financieras Sistémicamente Importantes

18. Celebramos el informe provisional de la CEF sobre reducción del riesgo moral que plantean las instituciones financieras sistémicamente importantes. Reconocimos que debe hacerse más a fin de encarar esos riesgos. Los requisitos prudenciales para esas empresas deben conmensurarse con los costos que puede acarrear su fracaso. Exhortamos a la CEF a estudiar y formular recomendaciones concretas de políticas para abordar eficazmente los problemas asociados con las instituciones financieras sistémicamente importantes, incluyendo las modalidades de una posible liquidación, antes de la Cumbre de Seúl. Estas recomendaciones deben incluir mayor supervisión intensiva, conjuntamente con la consideración de instrumentos y mecanismos financieros para fomentar la disciplina del mercado, incluido todo lo relacionado con capital contingente, las opciones para operaciones de ayuda, recargos, gravámenes, restricciones estructurales y métodos para establecer quitas en los montos prestados por acreedores no asegurados.

19. Celebramos el avance sustancial alcanzado en la creación de ”colegios de supervisores” y grupos de gestión de crisis en las principales instituciones financieras señaladas por la CEF.

20. Continuamos trabajando conjuntamente para diseñar de común acuerdo planes seguros de recuperación o, en su caso, de liquidación expedita, que sean específicos a cada institución, en el caso de instituciones financieras internacionales importantes antes de que termine 2010. Asimismo, nos comprometimos a continuar trabajando para asegurar la cooperación entre distintas jurisdicciones en los casos de procedimientos de liquidación de esas entidades.

Responsabilidad del Sector Financiero

21.Acordamos que el sector financiero debe hacer una contribución equitativa y sustancial para pagar las cargas asociadas a las intervenciones gubernamentales, cuando ocurran, para sanear el sistema financiero, o para crear fondos para la liquidación de entidades.

22. Con ese fin, reconocimos que existen distintos enfoques de políticas. Algunos países buscan imponer gravámenes financieros. Otros países toman diferentes enfoques. Hemos acordado que las diferentes propuestas deben seguir los siguientes principios:

• Proteger a los contribuyentes:
• Reducir los riesgos del sistema financiero;
• Proteger las corrientes de crédito, tanto en las épocas de bonanza como de dificultades económicas;
• Tener en cuenta las circunstancias y opciones de cada uno de los países;
• Ayudar en la promoción de reglas iguales para todos.

23. Agradecemos al FMI por su labor en este ámbito.

Infraestructura del mercado financiero y alcance de la regulación

24.Acordamos la necesidad de fortalecer la infraestructura del mercado financiero para reducir los riesgos sistémicos, mejorar la eficiencia del mercado, la transparencia y la integridad. Es importante tomar medidas concertadas a escala mundial para minimizar el arbitraje regulatorio, promover reglas iguales para todos, fomentar la aplicación extensa de los principios de buena conducta, integridad, y transparencia.

25.Nos comprometimos a trabajar de manera coordinada para acelerar la aplicación de normas para la regulación y supervisión de productos financieros “derivados” que se transan fuera de mercados públicos, y mejorar la transparencia y la estandarización. Reafirmamos nuestro compromiso de negociar todos los contratos de compraventa de productos “derivados” OTC estandarizados en plataformas de negociación electrónicas o en mercados públicos, cuando corresponda, y con la instauración de contrapartes centralizadas para la compensación (CCP) para fines de 2012 a más tardar. Los contratos de derivados extrabursátiles (OTC) deben ser notificados a centrales de registro (TR). Trabajaremos en miras al establecimiento de CCPs y TRs acordes con estándares internacionales que aseguren que los reguladores y supervisores de cada país tengan acceso a toda la información relevante. Asimismo, hemos acordado llevar a la práctica políticas respecto de quitas y de establecimiento de márgenes para el financiamiento de valores mobiliarios y transacciones extrabursátiles (OTC) de productos derivados que reducirán la prociclicidad y mejorarán la fortaleza del mercado financiero. Reconocemos que se ha trabajado mucho en este aspecto. Continuaremos apoyando mejoras adicionales para implementar estas medidas.

26.Nos hemos comprometido a acelerar la implementación de fuertes medidas para mejorar la transparencia y el control regulatorio de los fondos de cobertura, las agencias de calificación crediticia y los productos derivados extrabursátiles (OTC), de manera armonizada a escala internacional y de forma no discriminatoria. También nos comprometimos a mejorar el funcionamiento y la transparencia de los mercados de productos primarios. Exhortamos a las agencias de calificación crediticia a aumentar la transparencia y mejorar la calidad y a evitar los conflictos de interés, y asimismo exhortamos a los supervisores nacionales a continuar centrándose en estas cuestiones cuando realicen sus controles.

27.Nos comprometimos a reducir la dependencia en calificaciones externas en la formulación de normas y reglas. Reconocimos la labor emprendida por el CSBB para abordar el asunto de los incentivos adversos surgidos del uso de las calificaciones externas en el marco regulatorio de capitales y por la CEF para establecer principios generales para reducir la dependencia de las autoridades y las instituciones financieras en las calificaciones externas. Las exhortamos a informar en octubre de 2010 a nuestros Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales.

28.Reconocimos la significativa labor llevada a cabo por la Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV) para facilitar el intercambio de información entre los reguladores y los supervisores, así como los principios de dicha organización en materia de la supervisión de los fondos de cobertura destinados a abordar los riesgos regulatorios y sistémicos.

29.Exhortamos a la CEF a revisar la implementación nacional y regional de compromisos anteriores asumidos por el G-20 en esta materia y a promover la cohesión de políticas mundiales y evaluar e informar a nuestros Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales en octubre de 2010 si es preciso trabajar más en este ámbito.

Normas de contabilidad

30.Enfatizamos la importancia que damos a alcanzar un conjunto único de normas de contabilidad mundiales de alta calidad. Hemos exhortado a la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad y al Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad Financiera a redoblar sus esfuerzos para alcanzar un proyecto consensuado para fines de 2011.

31.Hemos exhortado a la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad a adoptar medidas adicionales a fin de mejorar la participación de los partes interesadas, incluído la incorporación de las economías de mercados emergentes dentro del marco de fijación de estándares de contabilidad independientes.

Examen y Evaluación entre Pares

32.Nos comprometemos a apoyar una evaluación internacional independiente, vigorosa y transparente, así como una evaluación entre pares, de nuestros sistemas financieros mediante el proceso de evaluación entre pares del FMI, el Programa de Evaluación del Sector Financiero del Banco Mundial y la CEF . El carácter de dependencia mutua y de naturaleza integrada de nuestro sistema financiero exige que todos cumplamos con nuestros compromisos. En algunos países, los sistemas financieros débiles representan una amenaza a la estabilidad del sistema financiero internacional. La evaluación internacional y la revisión entre pares son fundamentales para lograr que el sector financiero sea más seguro para todos.

33.Reafirmamos el papel destacado de la CEF en el establecimiento de políticas y estándares internacionales para supervisar y reglamentar el sector financiero, así como la coordinación existente entre diversos órganos encargados de establecer estándares, y en asegurar la asunción plena de sus responsabilidades en el programa de reformas, al llevar a cabo evaluaciones entre países y sobre distintos temas, y en fomentar la igualdad de condiciones para todos mediante la aplicación coherente de las mismas en todos los sectores y jurisdicciones. Con ese fin, al CEF a encontrar maneras de fortalecer su capacidad para mantenerse al ritmo de la creciente demanda.

34.Exhortamos al CEF a ampliar y formalizar sus actividades más allá de los miembros del G-20 para reflejar la naturaleza global de nuestro sistema financiero. Reconocimos el importante papel que juega la CEF, así como otras organizaciones destacadas, como el FMI y el Banco Mundial, entre otras. Estas organizaciones, así como otras encargadas de establecer las normas internacionales, y autoridades supervisoras desempeñan un fundamental papel para la salud y el bienestar de nuestro sistema financiero.

35.Apoyamos plenamente las evaluaciones entre pares por tema que lleva a cabo la CEF como manera de fomentar la implementación coherente de políticas financieras y regulatorias en los distintos países, y para evaluar su efectividad en alcanzar los resultados previstos. Celebramos el primer informe sobre la evaluación temática entre pares de la CEF por temas sobre sistemas de compensación que mostró un avance en la implementación de los estándares de la CEF para una compensación sólida, pero la implementación está lejos de haber concluido. Alentamos a todos los países e instituciones financieras a aplicar plenamente los principios y estándares de la CEF antes de finalizar el año. Exhortamos a la CEF para que lleve a cabo el control en curso en ésta área y que en el segundo trimestre de 2011 lleve a cabo una evaluación profunda entre pares. Aguardamos con interés los resultados de la evaluación temática sobre la divulgación de riesgos.


36.Reconocimos el progreso significativo en el programa de evaluación de países de la CEF Para estas evaluaciones constituye un elemento importante el Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP) del FMI y el Banco Mundial y proporciona un foro para aprender de sus pares y un diálogo para abordar desafíos. Este año se completarán tres evaluaciones.

Otros estándares internacionales y jurisdicciones no cooperativas

37.Hemos acordado considerar medidas y mecanismos para hacer frente a las jurisdicciones no cooperativas basados en una evaluación comprehensiva, consistente y transparente, y que incluye la provisión de asistencia técnica, y a alentar su adhesión a los mismos con el apoyo de las instituciones financieras internacionales (IFI).

38.Apoyamos plenamente la labor del Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información con Objetivos Impositivos, y celebramos los avances en su proceso de evaluación entre pares, así como la creación de un mecanismo multilateral para el intercambio de información que estará a disposición de todos los países interesados. Desde nuestra reunión en Londres en abril de 2009, el número de acuerdos firmados sobre información impositiva ha aumentado casi en 500. Exhortamos al Foro Global a informar a los Líderes antes de noviembre de 2011 sobre el progreso que han hecho los países en abordar el marco legal requerido para lograr en intercambio de información efectivo. Asimismo celebramos los avances del Programa para la Recuperación de Bienes Robados, y apoyamos sus esfuerzos en controlar el progreso para recuperar las ganancias provenientes de la corrupción. Estamos listos para utilizar medidas en contra de los paraísos fiscales.

39. Apoyamos plenamente la labor del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y las entidades similares a escala regional, en su lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, así como las actualizaciones periódicas de una lista pública sobre las jurisdicciones con fallas estratégicas. Exhortamos al GAFI a que continúe controlando y ampliando el cumplimiento internacional de los estándares en materia del lavado de dinero y la financiación del terrorismo.

40.Celebramos la aplicación del proceso de evaluación CEF sobre la adhesión en todas las jurisdicciones al intercambio de información prudencial y a los estándares de cooperación internacional.




ANEXO III

Fortalecimiento de la Legitimidad, Credibilidad y Eficacia de las IFI y Apoyo Adicional a las Necesidades de los Más Vulnerables
1. La crisis económica y financiera mundial ha mostrado el valor de las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) como instrumentos para coordinar las acciones multilaterales. Estas instituciones ocuparon un lugar destacado en la respuesta ante la crisis, movilizando U$S 985 mil millones para una financiación que resulta crítica. Asimismo, la comunidad internacional y las IFI movilizaron más de U$S 250 mil millones en financiación destinada al intercambio comercial.

2. La crisis también dejó al descubierto la importancia de cumplir con reformas adicionales. Como base fundamental de nuestra cooperación, nos comprometemos a fortalecer la legitimidad, credibilidad y eficacia de las IFI con miras a asegurar que tienen la capacidad para ayudarnos a mantener la estabilidad financiera y económica en el mundo, y que respaldan el crecimiento y desarrollo de todos sus miembros.

3. Para fortalecer la legitimidad y eficacia de las IFI, en Londres y Pittsburgh nos comprometimos a apoyar el nombramiento de directores y de las cúpulas directivas de todas las Instituciones Financieras Internacionales mediante procesos abiertos, transparentes y basados en los méritos. En los próximos meses antes de la Cumbre de Seúl fortaleceremos estos procesos en el contexto de reformas más amplias.

Financiación de los bancos multilaterales de desarrollo (BMD)

4. Desde los inicios de la crisis financiera mundial, los BMD han desempeñado un papel importante en la respuesta internacional, sobrepasando nuestro compromiso de Londres, al proporcionar la suma de U$S 235 mil millones en préstamos, más de la mitad de la cual provino del Grupo del Banco Mundial. En un momento en el cual disminuyeron las fuentes de financiación del sector privado, estos préstamos resultaron imprescindibles para la estabilización mundial. Ahora más que nunca, los BMD son socios de desarrollo claves para muchos países.

5. Hemos cumplido nuestro compromiso de asegurar que los MDB dispongan de recursos apropiados, al asignar incrementos de capital para los principales MDB, incluidos el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), el Banco Africano de Desarrollo (BAfD), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Europeo para la Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Grupo del Banco Mundial, en particular el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), y la Corporación Financiera Internacional (CFI). Como principales accionistas de estas instituciones, hemos trabajado conjuntamente con otros miembros para aumentar su base de capital en 85%, o aproximadamente U$S 350 mil millones. En términos generales, la cantidad total anual de préstamos otorgados a los países en desarrollo por estas instituciones aumentará de U$S 37 mil millones a U$S 71 mil millones. Esto mejorará su capacidad para enfrentar el incremento de la demanda en el corto y mediano plazo y para tener suficientes recursos para dar apoyo a sus miembros. Apoyamos los esfuerzos para implementar estos acuerdos lo antes posible.

BMD Aumento de capital Préstamos anuales concedidos antes de la crisis (a)
Préstamos anuales concedidos en la actualidad (b)

BAfD
BAsD
BERD(c)
BID (d)
BIRF
CFI

TOTAL
Aumento de 200%
Aumento de 200%
Aumento de 50%
Aumento de 70%
Aumento de 30%
$200 aumento selectivo de capital

Aumento de capital de los BMD: 85% $1.800 millones
$5.800 millones
$5.300 millones
$6.700 millones
$12.100 millones
$5.400 millones

$37.000 millones
$6.000 millones
$10.000 millones
$11.000 millones
$12.000 millones
$15.000 millones
$17.000 millones

$71.000 millones
Todas cifras en dólares estadounidenses
(a) 2000-2008 (b) 2012.2020 (c) de naturaleza temporaria (d) incluye acuerdo para aliviar la deuda de Haití con el BID
6. Reconocemos las necesidades apremiantes de desarrollo en África, la región más rezagada en materia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Por este motivo, se capitalizará al Banco Africano de Desarrollo para un crecimiento sustancial, mediante un incremento de 200% en su capital, con lo cual sus niveles de préstamos anuales aumentarán al triple, reforzando así su capacidad para respaldar el crecimiento y desarrollo regional a largo plazo.

7. Para asegurar que la CFI cuenta con los recursos necesarios para su crecimiento sostenido, estudiaremos un instrumento híbrido a largo plazo para ayudar a sus accionistas y la retención de ganancias para complementar el aumento selectivo de capital vinculado con las reformas en la representación.

8. Con miras a dar apoyo a los países de bajo ingreso, en vista de su necesidad de obtener préstamos bajo condiciones más concesionales, cumpliremos nuestro compromiso de asegurar una ambiciosa reposición de recursos para mecanismos de crédito de los BMD en condiciones concesionales, sobre todo en relación a la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y el Banco Africano de Desarrollo, que en el presente año obtendrán una reposición de recursos. Acogemos con satisfacción el hecho de que varios miembros del G-20 se han unido como donantes a estas instituciones. Hemos reiterado nuestro apoyo a una distribución de cargas más equitativa y amplia.


Reformas de los BMD
9. También hemos cumplido nuestro compromiso de asegurar que estos aumentos de capital se complementen con las importantes reformas institucionales en curso para convertir a los BMD en entidades eficientes, eficaces y responsables. Estos compromisos incluyen:

• Compromisos para seguir apoyando a los países más pobres de manera prudente desde el punto de vista financiero, que incluyen la transferencia, cuando sea posible, de ingresos netos de los BMD a sus mecanismos para préstamos para países de bajo ingreso y aumentando sus inversiones en estos países y regiones fronterizas. De esta manera nos aseguraremos que los nuevos recursos de capital beneficien tanto a los países de bajos ingresos como a los de medianos ingresos.

• La aplicación de medidas específicas para una mayor transparencia; mayor rendición de cuentas; mayor identificación con la estructura de gobierno institucional; mayor descentralización y uso de los sistemas nacionales, si procediere; perfeccionamiento de pautas sobre compras gubernamentales; nuevas formas de gestionar y hacer seguimiento de las contribuciones financieras; fortalecimiento de la gestión de conocimientos; garantía de recursos humanos idóneos caracterizados por su gran diversidad; aplicación más eficiente de los resguardos ambientales y sociales; gestión de riesgos sólida; garantía de la sustentabilidad financiera en la que los precios se relacionan con sus costos; y el compromiso de continuar reduciendo los gastos administrativos, y hacerlos más transparentes.

• Mayor respaldo al desarrollo del sector privado, lo que incluye más operaciones e inversiones a través de dicho sector, como elemento indispensable para un desarrollo sostenible e inclusivo.

• Un nuevo compromiso con sus mandatos centrales de desarrollo y la adopción de un papel mayor en la provisión de soluciones globales a problemas transnacionales tales como el cambio climático y la seguridad alimentaria.

10. Con este renovado compromiso estamos construyendo no solamente BMDs más grandes sino también mejores, con una atención más centrada en el incremento de los niveles de vida de los pobres, impulsando el crecimiento, promoviendo la seguridad y enfrentando los desafíos de cambio climático y seguridad alimentaria. La implementación de estas reformas ya ha comenzado y vamos a continuar asegurando que este trabajo sea completado y que se realicen ulteriores reformas cuando sean necesarias.

Reformas a la representación en el Grupo del Banco Mundial
11. Celebramos el acuerdo sobre la reforma de representación del Banco Mundial en el sentido de aumentar el poder de voto de los países en desarrollo y los países en transición en un 3,13%, de conformidad con el acuerdo alcanzado en la Cumbre de Pittsburgh. Al combinarlo con el incremento de 1,46% acordado en la etapa anterior de las reformas, se transferirá un total de 4,59% a los Países en Desarrollo y en Transición, con lo cual su poder general de voto será de 47,1%. Nos comprometimos a continuar aplicando gradualmente un poder de voto equitativo, a la vez que se protege a los países más pequeños, al aplicar una fórmula dinámica que refleje sobre todo la evolución del peso económico, así como la misión de desarrollo del Banco Mundial. Asimismo, avalamos las reformas a la representación en la CIF, las cuales transferirán un total de 6,07% de las cuotas y dará a los Países en Desarrollo y en Transición un poder de voto de 39,48%.
Alivio de la deuda para Haití
12. Permanecemos unidos junto al pueblo de Haití mientras se recupera del devastador terremoto de enero, y nos unimos a otros donantes al proporcionar asistencia en estos momentos difíciles, a través del Fondo de Reconstrucción de Haití, establecido por el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y las Naciones Unidas. Para asegurar que los esfuerzos de recuperación de Haití puedan centrarse en su plan de acción para la reconstrucción, y no en sus obligaciones de deuda previas, el pasado abril nuestros Ministros de Finanzas acordaron respaldar la cancelación total de las deudas de Haití a todas las Instituciones Financieras Internacionales, incluido mediante la distribución de la carga de los costos asociados, de ser necesario. Nos complace que se alcanzó un acuerdo marco para cancelar esta deuda en el FMI; el Banco Mundial, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y pronto también en el Banco Interamericano de Desarrollo. Esperamos que pronto se llegue a un acuerdo similar en el FMI. Contribuiremos con nuestra proporción equitativa de los costos asociados lo antes posible. Informaremos sobre los avances alcanzados en la Cumbre de Seúl en noviembre de 2010.

Reformas en el FMI

13. Nos comprometemos a fortalecer la legitimidad, credibilidad y eficacia del FMI para asegurar que tenga éxito en cumplir su mandato. Desde que irrumpió la crisis, el G-20 y la comunidad internacional han tomado medidas importantes, incluida la movilización de U$S 750 mil millones para apoyar las necesidades de financiación ante la crisis de los miembros del FMI. Esta institución captó U$S 250 mil millones en nuevos recursos a través de préstamos bilaterales inmediatos y acuerdos de compra de letras que serían posteriormente asignados a la ampliación en U$S 500 mil millones de los Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos (NAB). Asimismo, el FMI efectuó una nueva asignación general de DEG del orden de U$S 250 mil millones para fortalecer las reservas en divisas de todos sus miembros. Conjuntamente con reformas importantes en materia de supervisión y concesión de préstamos, incluido un mecanismo de alerta temprana y la creación de nuevos instrumentos precautorios como la Línea de Crédito Flexible, estas acciones han aumentado sustancialmente la capacidad de respuesta del FMI ante las crisis. Sin embargo, aún queda trabajo importante pendiente para reformar plenamente al FMI.

14. Solicitamos la aceleración del trabajo sustantivo pendiente para que el FMI complete la reforma de las cuotas antes de la Cumbre de Seúl, y simultáneamente cumpla con otras reformas en materia de estructura de gobierno, de conformidad con los compromisos hechos en Pittsburgh. La modernización de la estructura de gobierno del FMI es un elemento central de nuestro esfuerzo para mejorar la credibilidad, legitimidad y eficacia de esta institución. Reconocemos que el FMI debe continuar siendo una organización basada en cuotas, y que la distribución de cuotas debe reflejar el peso relativo de sus miembros en la economía mundial, lo que ha variado sustancialmente a la luz del fuerte crecimiento en los dinámicos mercados emergentes y países en desarrollo. Para lograrlo, nos comprometimos a transferir por lo menos 5% de las cuotas relativas a dichos países, de los países sobre-representados a los países sub-representados, utilizando para ello la fórmula de cuotas vigentes en el FMI como base. Asimismo nos comprometimos a proteger la proporción de votos de los más pobres en el FMI. Como parte de este proceso, acordamos que debemos abordar otros asuntos críticos distintos que deberán ser tratados, incluidos los siguientes: el tamaño de cualquier aumento en las cuotas del FMI, lo que repercutirá sobre la capacidad de facilitar los cambios en los porcentajes de cuotas; el tamaño y la composición del Directorio Ejecutivo; las formas de mejorar la eficacia del Directorio; y la participación de la Junta de Gobernadores en la supervisión estratégica del FMI. También debe aumentar la diversidad del personal.

15. Subrayamos nuestra determinación para asegurar que el FMI cuente con los recursos necesarios de tal manera que pueda desempeñar su importante papel en la economía mundial. La mayoría de los miembros del G-20 ratificaron las Reformas de las Cuotas y de la Representación del FMI de 2008, cumpliendo así un importante compromiso hecho en Londres. Aquellos miembros que aún no han ratificado este acuerdo, se comprometen a hacerlo antes de la Cumbre de Seúl. Esta medida no sólo aumentará la legitimidad del FMI al aumentar la representación y la participación de los países en desarrollo, sino que también aportará U$S 30 mil millones al FMI en concepto de nuevos recursos de cuotas. Exhortamos a todos los miembros del FMI a ratificar este acuerdo en el presente año.

16. Un número de miembros del G-20 ya aceptaron formalmente las reformas recientemente acordadas en materia de los Nuevos Acuerdos de Obtención de Préstamos (NAB) ampliados, lo que reforzará significativamente los recursos de cuotas del FMI, al consolidar más de U$S 500 mil millones para préstamos del FMI a los países en crisis. Otros miembros del G-20 que participan en este mecanismo completarán el proceso de aceptación antes de la próxima reunión de los Ministros de Finanzas y Gobernadores de los Bancos Centrales del G-20. Exhortamos tanto a los nuevos como actuales participantes del NAB a hacer lo mismo.

17. Los miembros del G-20 se comprometieron a asegurar que se amplíe en U$S 6 mil millones la financiación del FMI en condiciones concesionarias a los países más pobres, a través de los fondos provenientes de la venta acordada de oro del FMI, en virtud del nuevo modelo de ingresos de dicha institución, y el uso de recursos tanto internos como externos. Estamos cumpliendo. Algunos miembros del G-20 han apoyado este compromiso con recursos adicionales para préstamo y subsidios para el Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza y otros prevén contribuir en los próximos meses.

18. Reconocimos la necesidad de esfuerzos a escala nacional, regional e internacional para enfrentar la volatilidad del flujo de capitales, la fragilidad financiera y evitar el contagio de la crisis. Instruimos a nuestros Ministros de Finanzas y Gobernadores de los Bancos Centrales a preparar políticas alternativas, fundamentadas en incentivos sólidos, para fortalecer las redes de seguridad financiera mundiales para que consideremos en la Cumbre de Seúl. Conjuntamente con estos esfuerzos, también exhortamos al FMI a avanzar rápidamente en la revisión de sus instrumentos crediticios, con miras a continuar reformándolos, según proceda. La supervisión en el FMI debe simultáneamente mejorarse para centrarse en los distintos riesgos y vulnerabilidades sistémicos donde quiera que se encuentren. Nuestra meta consiste en forjar un sistema monetario internacional más estable y resistente.

Continuar con el Apoyo a las Necesidades de los Más Vulnerables

19. Durante la crisis hemos avanzado en forma significativa en brindar apoyo a los países más pobres y debemos continuar tomando medidas para asistir a los más vulnerables y asegurar que los países más pobres se beneficien de nuestros esfuerzos para restaurar el crecimiento mundial. Reconocemos la urgencia de este asunto y nos comprometemos a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio antes de 2015, y redoblaremos nuestros esfuerzos para lograrlo, incluido a través del uso de la Asistencia Oficial al Desarrollo.

20. Hemos progresado en forma concreta en lo que atañe a nuestro compromiso de mejorar el acceso de los pobres a los servicios financieros y en aumentar la financiación disponible a las pequeñas y medianas empresas (PYMES) en los países en desarrollo.

21. Las empresas pequeñas y medianas que cuentan con una financiación adecuada son vitales para la creación de empleos y para una economía en expansión, sobre todo en las economías emergentes. Hemos lanzado el Desafío Financiero de las PYMES, destinado a encontrar los modelos más prometedores para asociaciones público-privadas que puedan canalizar financiación hacia las PYMES. Estamos comprometidos con la movilización de la financiación necesaria para implementar las propuestas ganadoras, con el decidido apoyo de los BMD. Celebramos el fuerte respaldo que han dado estas instituciones financieras a las propuestas ampliables y sostenibles de financiación para las PYMES, incluidas los que provendrán del Desafío Financiero en asociación con el sector privado. Aguardamos con interés anunciar las propuestas ganadoras del Desafío Financiero de las PYMES y recibir recomendaciones para ampliar los modelos exitosos para la financiación de las PYMES en la Cumbre de Seúl.

22. Hemos creado una serie de principios para la inclusión financiera innovadora, que formará la base de un plan de acción concreto y pragmático para mejorar el acceso de los pobres a los servicios financieros. Este plan de acción será dado a conocer en la Cumbre de Seúl.

23. En la Cumbre de Pittsburgh, reconocimos la importancia de una financiación sostenida e inversiones orientadas a mejorar la seguridad alimentaria a largo plazo en los países de bajo ingreso. Celebramos el lanzamiento del Programa Mundial de Seguridad Alimentaria y Agricultura (GAFSP, por sus siglas en inglés), que suministrará financiación predecible a los países de bajo ingreso para mejorar la productividad agrícola, aumentar los ingresos rurales y reforzar los sistemas agrícolas sustentables. Nos complace sobre todo que este fondo haya aprobado los primeros préstamos por un total de U$S 224 millones para Bangladesh, Ruanda, Haití, Togo y Sierra Leona. Asimismo respaldamos la creación del mecanismo del sector privado del GAFSP, que aumentará las inversiones del sector privado y apoyará a las agro-empresas y agricultores pequeños y medianos de países pobres. Acogemos con satisfacción el apoyo ya recibido y exhortamos a los donantes a efectuar más contribuciones tanto para el mecanismo público como el privado del GASFP.

24. Aún persiste la urgencia de acelerar la investigación y desarrollo con miras a cerrar las brechas de productividad agrícola, incluida a través de la cooperación Sur-Sur, entre mayores demandas y crecientes problemas ambientales, sobre todo en África. El sector privado resultará de importancia vital para el desarrollo y despliegue de soluciones innovadoras que proporcionarán resultados concretos in situ. Nos comprometemos a explorar el potencial de mecanismos innovadores y basados en resultados, como los compromisos de mercado de avanzada (advanced market commitments) para aprovechar la creatividad y los recursos del sector privado en alcanzar innovaciones decisivas en la seguridad alimentaria y el desarrollo agrícola en los países pobres. Informaremos sobre el progreso alcanzado en la Cumbre de Seúl.


Información para la prensa Nº 243 /10
Dirección de Prensa de Cancillería: 4819-7375 / 8296 / 7388
www.cancilleria.gob.ar


Ver también

Estudios Internacionales - Vol. 51 Núm. 194 (2019): Septiembre-Diciembre

Estudios Internacionales – Vol. 51 Núm. 194 (2019): Septiembre-Diciembre

Estudios Internacionales Vol. 51 Núm. 194 (2019): Septiembre-Diciembre ISSN: 0719-3769 Estudios Internacionales Revista del Instituto …

A %d blogueros les gusta esto: