jueves, octubre 1, 2020
 

Tratado de Alianza y Amistad entre Su Majestad Británica y el Emperador de Austria. París, el 20 de noviembre de 1815. (Cuádruple Alianza)

En nombre de la Santísima e Indivisa Trinidad.

El propósito de la Alianza concluyó en Viena el 25 de marzo de 1815, después de haber sido felizmente alcanzado por el restablecimiento en Francia del orden de cosas que el último intento criminal de Napoleón Buonaparté maltró momentáneamente; Sus Majestades, el Rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, el Emperador de Austria, el Rey de Hungría y Bohemia, el Emperador de todas las Rusia y el Rey de Prusia, considerando que el Reposo de Europa está esencialmente entretejido con la confirmación. del orden de las cosas fundado en el mantenimiento de la Real Autoridad y de la Carta Constitucional, y deseando emplear mal sus medios para evitar la tranquilidad general, (el objeto de los deseos de la humanidad y el fin constante de sus esfuerzos) nuevamente perturbado; deseosos además de acercar los lazos que los unen por los intereses comunes de su pueblo,han resuelto dar a los principios solemnemente establecidos en los Tratados de Chaumont, del 1 de marzo de 1814, y de Viena, del 25 de marzo de 1815, la aplicación más análoga al estado actual de las cosas, y para fijar de antemano por un tratado solemne los principios que proponen seguir, para garantizar Europa de los peligros por los cuales aún puede ser amenazada; para lo cual las Altas Partes Contratantes se han nombrado para discutir, resolver y firmar las condiciones de este Tratado, a saber; Su Majestad el Rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, el Honorable Derecha Robert Stewart Vise. Castlereagh, Caballero de la Orden Más Noble de la Liga, Miembro del Consejo Privado más Honorable de Su Majestad, Miembro del Parlamento del Reino Unido, Coronel del Regimiento de Milicia Londonderry y Secretario de Estado Principal de Asuntos Exteriores de Su Majestad; y el más ilustre y más noble Lord Arthur, duque, marqués y conde de Wellington, Marqués del Duero vizconde Wellington de Talavera y de Wellington, y el barón Douro, de Wellesley, uno de los consejeros privados de su majestad, mariscal de campo de sus ejércitos, coronel del regimiento real de guardias de caballos, caballero de la orden más noble del Liga, Gran Cruz de la Orden Más Honorable del Baño, Príncipe de Waterloo, Duque de Ciudad Rodrigo, y un Grande de España de Primera Clase, Duque de Vittoria, Marqués de Torres Vedras, Conde de Vimeira en Portugal, Caballero de la Orden más Ilustre del Vellocino de Oro, de la Orden Militar Española de San Fernando, Gran Cruz de la Orden Militar Imperial de María Teresa, Gran Cruz de la Orden Imperial de San Jorge de Rusia, Gran Cruz de la Orden del Negro Águila de Prusia, Gran Cruz de la Real Orden Militar Portuguesa de la Torre y la Espada,Gran Cruz de la Real Orden Militar Sueca de la Espada, Gran Cruz de las Órdenes del Elefante de Dinamarca, de Guillermo de los Países Bajos, de la Anunciación de Cerdeña, de Maximiliano José de Baviera, y de varios otros, y Comandante en Jefe de los ejércitos británicos en Francia y los de su majestad el rey de los Países Bajos; y Su Majestad el Emperador de Austria, Rey de Hungría y Bohemia, el Sieur. Clement Wenceslas Lothaire, Príncipe de Metternich-Winnebourgh-Ochsenhausen, Caballero del Vellocino de Oro, Gran Cruz de la Real Orden de San Esteban, Caballero de las Órdenes de San Andrés, de San Alejandro Newsky y de Santa Ana del Primera Clase, Gran Cordón de la Legión de Honor, Caballero de la Orden del Elefante, de la Orden Suprema de la Anunciación, del Águila Negra y del Águila Roja, de los Serafines, de San José de Toscana, de San Hubert, del águila real de Wurtemberg, de la fidelidad de Baden, de San Juan de Jerusalén y de varios otros, canciller de la orden militar de Maria-Theresa, conservador de la Academia de Bellas Artes, chambelán y consejero privado de su Majestad el Emperador de Austria, Rey de Hungría y Bohemia, Su Ministro de Estado, de Conferencias y para Afiairs Extranjeros; y el Sieur John Philip Baron de Wessenberg , Gran Cruz de la Real Orden de San Esteban, Gran Cruz de las Órdenes Militares y Religiosas de San Mauricio y de San Lázaro, Gran Cruz de la Orden del Águila Roja de Prusia, de la de la Corona de Baviera, de San José de la Toscana y de Fidelity de Baden, Chambelán y Consejero Privado de Su Majestad el Emperador de Austria, Rey de Hungría y Bohemia; quienes, después de haber intercambiado sus plenos poderes, se encontraron en buena y debida forma, acordaron los siguientes artículos:

ART. I. Las Altas Partes Contratantes prometen recíprocamente mantener, en su fuerza y ​​vigor, el Tratado firmado este día con Su Majestad Cristiana y ver que las estipulaciones de dicho Tratado, así como las de los Convenios particulares que tienen referencia a esto, se ejecutarán estricta y fielmente en toda su extensión.

ART. II Las Altas Partes Contratantes, después de haberse involucrado en la guerra que acaba de terminar, con el propósito de mantener inviolablemente los Arreglos establecidos en París el año pasado por la seguridad e interés de Europa, han juzgado conveniente renovar dichos Compromisos mediante la presente Ley, y para confirmar que son mutuamente obligatorias, sujeto a las Modificaciones contenidas en el Tratado firmado este día con los Plenipotenciarios de Su Majestad Más Cristiana, y particularmente aquellos por los cuales Napoleón Buonaparte y su familia, en cumplimiento del Tratado del 11 de abril de 1814, han sido excluidos para siempre del Poder Supremo en Francia, que excluyen a las Potencias Contratantes, por la presente Ley, para mantener en pleno vigor y, si fuera necesario, con todas sus fuerzas. Y como los mismos Principios Revolucionarios que sostuvieron la última Usurpación criminal, podrían nuevamente, bajo otras formas, convulsionar a Francia y poner en peligro el reposo de otros Estados; En estas circunstancias, las Altas Partes Contratantes admiten solemnemente que es su deber redoblar sus vigilantes por la tranquilidad e intereses de su pueblo, comprometerse, en caso de que vuelva a ocurrir un evento tan desafortunado, concertar entre ellos y con su Más Cristiano Majestad, las medidas que juzguen necesarias deben llevarse a cabo por la seguridad de sus respectivos Estados y por la Tranquilidad general de Europa.

ART. III. Las Altas Partes Contratantes, al acordar con su Majestad más cristiana que una línea de posiciones militares en Francia debería ser ocupada por un cuerpo de tropas aliadas durante un cierto número de años, tenía en vista asegurar, en la medida de lo posible, el efecto de las estipulaciones contenidas en los Artículos I. y II. del presente Tratado, y dispuestos de manera uniforme a adoptar todas las medidas saludables calculadas para garantizar la tranquilidad de Europa manteniendo el orden de las cosas restablecidas en Francia, se comprometen a que, en caso de que dicho cuerpo de tropas sea atacado o amenazado con un ataque por parte de Francia, que dichas Potencias deberían verse obligadas nuevamente a colocarse en un establecimiento de guerra contra esa Potencia, para mantener cualquiera de las estipulaciones mencionadas, o para asegurar y apoyar los grandes intereses con los que se relacionan, cada uno de las Altas Partes Contratantes presentará, sin demora, de acuerdo con las estipulaciones del Tratado de Chaumont, y especialmente en cumplimiento de los arts. 7 y 8 de este Tratado, su contingente completo de sesenta mil hombres, además de las fuerzas que quedan en Francia, o cualquier parte de dicho contingente, según lo requiera la exigencia del caso, debe ponerse en marcha.

ART. IV. Si, desafortunadamente, las fuerzas estipuladas en el artículo anterior se consideran insuficientes, las Altas Partes Contratantes se unirán, sin pérdida de tiempo, en cuanto al número adicional de tropas que cada uno proporcionará para el apoyo de la Causa Común; y se comprometen a emplear en caso de necesidad, la totalidad de sus fuerzas, con el fin de llevar a la Guerra a una terminación rápida y exitosa, reservándose el derecho de prescribir, de común acuerdo, las Condiciones de Paz que se impongan a Europa es una garantía suficiente contra la recurrencia de una calamidad similar.

ART. V. Las Altas Partes Contratantes que hayan acordado las disposiciones establecidas en los Artículos anteriores, con el fin de asegurar el efecto de sus Compromisos durante el período de la ocupación temporal, declaran, además, que incluso después del vencimiento de esta medida, el dichos Compromisos permanecerán en pleno vigor y vigor, con el fin de llevar a la práctica las medidas que se consideren necesarias para el mantenimiento de las estipulaciones contenidas en los Artículos I. y II. de la presente ley.

ART. VI. Para facilitar y asegurar la ejecución del presente Tratado, y consolidar las conexiones que en este momento unen tan estrechamente a los Cuatro Soberanos para la Felicidad del Mundo, las Altas Partes Contratantes han acordado renovar sus reuniones en períodos fijos, bajo los auspicios inmediatos de los propios Soberanos, o por sus respectivos ministros, con el fin de consultar sobre sus intereses comunes, y para la consideración de las medidas que en cada uno de esos períodos se considerarán más saludables para el reposo y la prosperidad de Naciones, y para el mantenimiento de la Paz de Europa.

ART. VII. El presente Tratado será ratificado, y las ratificaciones se intercambiarán dentro de dos meses, o antes, si es posible.

En fe de lo cual los Plenipotenciarios respectivos lo han firmado y colocado en el sello de sus armas.

Hecho en París, el 20 de noviembre de 1815.

(Firmado) (Firmado)
(LS) Castlereagh . (LS) Metternich .
(LS) Wellington . (LS) Wessenberg .

 

Nota de los ministros de los gabinetes unidos al duque de Richelieu

NOTA de los Ministros de los Gabinetes Unidos, al Duque de Richelieu, comunicando una Copia del Tratado de Alianza anterior; fechado el 20 de noviembre de 1815 en París.

Los Ministros firmantes de los Gabinetes Unidos tienen el honor de comunicar a Su Excelencia el Duque de Richelieu el Nuevo Tratado de Alianza que acaban de firmar, en nombre y por orden de Sus augustos Soberanos; cuyo objetivo ha sido dar a los Principios establecidos por Chaumont y Viena la aplicación más conforme a las circunstancias existentes, y unir los destinos de Francia con el interés común de Europa.

Los gabinetes aliados consideran la estabilidad del orden de las cosas, felizmente restablecieron este país, como una de las bases esenciales de una tranquilidad sólida y duradera. Es con este fin que sus esfuerzos unidos se han dirigido constantemente; Es su sincero deseo de mantener y consolidar el resultado de estos esfuerzos, lo que ha dictado todas las estipulaciones del Nuevo Tratado. Su Majestad más cristiana percibirá en esta Ley la solicitud con la que han concertado las medidas más apropiadas para eliminar todo lo que pueda poner en peligro en el futuro el reposo interior de Francia, y preparó remedios contra los peligros con los que la Autoridad Real, la base de orden público, aún podría ser amenazado. Los principios y las intenciones de los Soberanos Aliados a este respecto son invariables;de esto, los compromisos que acaban de contratar proporcionan las pruebas más inequívocas; ¡Pero el vivo interés que sienten por la satisfacción de Su Majestad Cristiana, así como por la tranquilidad y prosperidad de su Reino, les hace esperar que las posibilidades fatales supongan! en estos compromisos, nunca se realizará.

Los gabinetes aliados encuentran la primera garantía de esta esperanza en los principios claros; sentimientos magnánimos y virtudes personales de su majestad más cristiana. Su Majestad reconoce con ellos que en un Estado desgarrado durante un cuarto de siglo por las Convulsiones Revolucionarias, no es solo por la fuerza, que la calma puede ser restaurada en la mente, la confianza en el corazón y el equilibrio en las diferentes partes del mundo. cuerpo social; pero esa Sabiduría debería unirse con Vigor y Moderación con Firmeza, para producir estos cambios felices.

Lejos de temer que su Majestad Cristiana preste atención a los consejos imprudentes o apasionados, tendientes a renovar descontentos y alarmas, para excitar el odio y las divisiones, los gabinetes aliados se sienten completamente aliviados de esa ansiedad por la disposición sabia y generosa que El Rey ha demostrado en cada período de su reinado, y especialmente en el de su regreso después del último intento criminal. Saben que su majestad se opondrá a todos los enemigos del bien público y de la tranquilidad de su reino, bajo cualquier forma que se presenten, su adhesión a las leyes constitucionales, promulgada bajo sus propios auspicios, su intención bien entendida , para ser el padre de todos sus súbditos, para borrar del recuerdo los males que han sufrido,y para preservar de tiempos pasados ​​solo el bien que la Providencia ha producido incluso desde el seno de la calamidad pública. Solo así, las opiniones formadas por los gabinetes aliados para la preservación de la autoridad constitucional de su majestad más cristiana, para la felicidad de su país y para el mantenimiento de la paz del mundo, se coronarán con un éxito total. y que Francia, establecida sobre su base antigua, reanudará el lugar eminente al que la llaman en el Sistema Europeo.establecida1 sobre su base antigua, reanudará el lugar eminente al que la llaman en el Sistema Europeo.establecida1 sobre su base antigua, reanudará el lugar eminente al que la llaman en el Sistema Europeo.

Los abajo firmantes tienen el honor de renovar a su excelencia el duque de Richelieu las garantías de su alta consideración.

(Firmado) (Firmado)
Metternich Castlereagh .
Hardenberg . Capo D’Istria .

Ver también

Declaración y Plan de Acción de México

“Declaración y Plan de Acción de México Para Fortalecer la Protección Internacional de los Refugiados …

A %d blogueros les gusta esto: