jueves, julio 2, 2020
 

XXXIV REUNIÓN CONSULTIVA DEL TRATADO ANTÁRTICO: SE APROBÓ LA DECLARACIÓN DE BUENOS AIRES (TEXTO FINAL)

XXXIV REUNIÓN CONSULTIVA DEL TRATADO ANTÁRTICO: SE APROBÓ LA DECLARACIÓN DE BUENOS AIRES (TEXTO FINAL)

Se realizó en Buenos Aires la XXXIV Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA) que eligió como autoridades al Director General de Antártida de la Cancillería argentina, Ariel Mansi, y a Richard Rowe, de Australia, como vicepresidente. Las delegaciones de los 28 Estados Partes Consultivas, de otros Estados parte y Observadores del Tratado Antártico, junto a expertos de diversos organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales, deliberaron hasta el 1º de julio sobre aspectos relativos a la cooperación científica, la protección del medio ambiente y el turismo, así como asuntos operacionales y legales relacionados con la Antártida.

El Presidente de la RCTA afirmó que “fue en el Comité para la Protección del Medio Ambiente, en los tres Grupos de trabajo establecidos y en el Plenario, que se deliberó acerca de temas habituales y de otros más recientes.

“La Antártida, desde luego, no es patrimonio común de la humanidad. El particular contexto jurídico-político que brinda el Tratado Antártico permite a las las 28 Partes Consultivas alcanzar importantes resultados por medio del mecanismo del consenso” –dijo Mansi-. Y afirmó que “la Antártida es un tema central, al que debemos dedicarnos con ahínco, estudiar cómo lograr el mayor nivel de cooperación posible para fortalecer la actividad científica y para mantener la pristinidad del medio ambiente en la región. Y, al propio tiempo, facilitar el intercambio de información y la cooperación en materia logística.”

En cuanto a los desarrollos de la RCTA y sus resultados, el Presidente de la Reunión destacó que doce medidas, tres decisiones y seis resoluciones fueron el producto de las deliberaciones llevadas a cabo tanto en las reuniones del Comité para la Protección del Medio Ambiente como en las reuniones de los Grupos de Trabajo y en el Plenario.

Entre varios temas, el Comité consideró los impactos medioambientales asociados a la perforación del lago subglacial Ellsworth y revisó los Planes de Gestión de diez Zonas Antárticas Especialmente Protegidas, lo que permite desarrollar los mecanismos adecuados para mantener a esas zonas en estado prístino. Además, el Comité produjo un manual de técnica de control, con lo que continúa realizando progresos orientados a poner fin a la introducción en la Antártida de especies no autóctonas.

Con respecto a las actividades turísticas y no gubernamentales, se analizó la forma de prevenir los ingresos no autorizados en la Antártida y de identificar los problemas asociados tanto al reconocimiento de quienes no deberían encontrarse allí, como a la necesidad de encarar la instrucción del correspondiente proceso judicial cuando se ha incurrido en conductas ilegales. En cuanto a los asuntos operacionales, se comenzó a abordar la difícil tarea de evaluar los riesgos impuestos por los tsunamis, problema que se plantea con respecto a muchas estaciones que se encuentran situadas en áreas costeras de la Antártida. En materia de inspecciones, las realizadas por Japón y Australia dieron cuenta del buen desempeño de las Partes Consultivas en el cumplimiento de los requisitos medioambientales del Protocolo de Madrid sobre la Protección del Medio Ambiente Antártico, demostrando la forma en que se puede optimizar la futura gestión, al compartir la información y las tecnologías de manera más activa. Se evidenció que suele ser muy productiva la labor canalizada a través de los grupos de contacto intersesionales por correo electrónico porque el abordaje de las cuestiones antárticas presupone el intercambio de información y la participación de todos.

La necesidad de contar con un plan de trabajo estratégico plurianual generó un importante debate, al que se agregaron cuestiones relacionadas con el acortamiento de las reuniones y con la forma de lograr que los trabajos se organicen y se desarrollen de manera dinámica y en un contexto de flexibilidad, sin que se pierda por ello ninguno de los elementos esenciales indispensables para asegurar la eficacia de las reuniones..

Por último, debe destacarse que la Declaración de Buenos Aires sobre Cooperación Antártica adoptada el pasado 23 de junio en ocasión del 50 Aniversario de la entrada en vigor del Tratado Antártico, hace un llamamiento a aquellos Estados parte en el Tratado que no poseen status consultivo y que no son parte en el Protocolo de Madrid, a que lo aprueben, de modo de que sea posible incrementar el nivel de protección que requiere el medio ambiente antártico y de modo, además, de que se pueda convencer a un público mayor de que la Antártida es un lugar de particular interés, que merece un tratamiento especial.



Ver también

Revista Electrónica Iberoamericana - Vol. 13, No. 2, 2019

Revista Electrónica Iberoamericana – Vol. 13, No. 2, 2019

Revista Electrónica Iberoamericana Vol. 13, No. 2, 2019 ISSN: 1988 – 0618 @ceib_centro @centroceib.urjc La …

A %d blogueros les gusta esto: