lunes, julio 13, 2020
 

DESDE SUIZA, TAIANA AGRADECIí“ AL CONGRESO NACIONAL POR LA APROBACIí“N EN TIEMPO Rí‰CORD DE LA CONVENCIí“N INTERNACIONAL SOBRE DESAPARICIONES FORZADAS

DESDE SUIZA, TAIANA AGRADECIí“ AL CONGRESO NACIONAL POR LA APROBACIí“N EN TIEMPO Rí‰CORD DE LA CONVENCIí“N INTERNACIONAL SOBRE DESAPARICIONES FORZADAS

El Canciller Jorge Taiana manifestó hoy desde Ginebra, Suiza, donde encabeza la comitiva argentina del G-20, su “satisfacción y agradecimiento al Congreso de la Nación” por haber “aprobado en tiempo récord la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas”, sancionada el 14 de noviembre (Ley 26.298), luego de que la Cámara de Diputados diera su aprobación a sólo una semana de que hiciera lo propio la Cámara de Senadores.

Taiana expresó que el aval del Congreso a la Convención “es un apoyo a todo el movimiento de derechos humanos de la Argentina, que ha sido el principal impulsor durante más de 25 años de este importante tratado”. Además señaló: “Que la Argentina pueda ser el primer país del mundo en ratificarlo y obligarse internacionalmente a cumplir con sus disposiciones es un símbolo de la madurez que han alcanzado las instituciones y el pueblo argentino en la lucha contra la impunidad y en el desarrollo del derecho internacional de los derechos humanos.”

El titular del Palacio San Martín indicó que “la Convención llenó un vacío existente en el derecho internacional tanto en términos de prevención de las violaciones de derechos humanos y de los derechos de las víctimas, así como en cuanto a la obligación de los Estados de investigar y sancionar a los responsables”, y recordó que “varias propuestas argentinas se incluyeron en el texto adoptado por la ONU, como por ejemplo la prevención y sanción penal de la apropiación de niños sometidos a desaparición forzada, confirmando el principio de restitución a la familia de origen”.

Esta aprobación legislativa permitirá que la Argentina sea el primer país en el mundo en ratificar el tratado, una vez que el Poder Ejecutivo deposite el instrumento de ratificación correspondiente en la sede de la ONU en Nueva York, lo que sucedería en los próximos días. La Convención fue firmada en París el pasado 6 de febrero por la Senadora Cristina Fernández de Kirchner en nombre del gobierno argentino, luego de que su texto fuera adoptado por aclamación por la Asamblea General de la ONU en diciembre de 2006 y previamente por el Consejo de Derechos Humanos en junio del mismo año.

En ambas ocasiones, la iniciativa fue impulsada por la Argentina, cuya comitiva estuvo encabezada por el Canciller Taiana, y por Francia. Ahora, con este tratado aprobado por el Congreso argentino también se reconoce el derecho que tienen todas las personas a no ser víctimas de desaparición forzada y se confirma que la práctica sistemática de este delito constituye un crimen de lesa humanidad.

· LA CONVENCIí“N

Hasta el momento, 71 países han firmado el tratado pero todavía ninguno lo ha ratificado. La aprobación legislativa en la Argentina abre el camino para que el Poder Ejecutivo pueda dar este importante paso, que permitirá que la nuestro país sea el primer Estado parte del primer instrumento jurídico vinculante de carácter universal que reconoce que la desaparición forzada es un crimen de lesa humanidad, a la vez que reafirma el derecho a la reparación, a la justicia y a la verdad.

Una de sus disposiciones más trascendentes es aquella que consagra la jurisdicción universal, para garantizar la obligación de todo Estado Parte de investigar, detener y eventualmente juzgar a toda persona que se encuentre en su territorio de la que se supone que ha cometido este delito, o -de ser el caso- a extraditarla, sin que se pueda considerar la desaparición como delito político para rechazar los pedidos de extradición.

· ANTECEDENTES HISTí“RICOS

Desde el momento en que la práctica de la desaparición forzada de personas comenzó a ser utilizada sistemáticamente por las dictaduras latinoamericanas, durante los años ‘70 y ‘80, se generó una movilización internacional (liderada por miles de exiliados argentinos en el exterior y familiares, víctimas y organizaciones no gubernamentales en nuestro país) a fin de que la comunidad internacional reconociera la desaparición forzada de personas como una violación autónoma de derechos humanos y un crimen de lesa humanidad.

La lucha se inició en 1981, en un Coloquio en París (que contó con la participación, entre otros, de Julio Cortázar), en el que por primera vez se planteó la necesidad de adoptar una convención de este tipo. A partir de 2003 la Argentina lideró con Francia un impulso definitivo a la negociación del texto, desarrollando estrategias para lograr el consenso sobre el contenido del tratado, en los que se involucraron personalmente los Cancilleres de ambos países, y que permitió la adopción final por consenso y aclamación.

Ver también

Martes 6 de agosto, 18.30 horas / La situación geopolítica en Medio Oriente: Israel e Irán

Martes 6 de agosto, 18.30 horas / La situación geopolítica en Medio Oriente: Israel e …

A %d blogueros les gusta esto: