viernes, abril 19, 2024

CASO RELATIVO A LA APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN PARA LA PREVENCIÓN Y LA SANCIÓN DEL DELITO DE GENOCIDIO (CROACIA CONTRA SERBIA) [EXCEPCIONES PRELIMINARES] – Fallo de 18 de noviembre de 2008 – Corte Internacional de Justicia

Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio

Croacia v. Serbia

Sentencia

18 de noviembre de 2008

 

Presidente: Higgins;
Vicepresidente: Al-Khasawneh;
Jueces: Ranjeva, Shi,Koroma,Parra-Aranguren,Buergenthal,Owada, Simma, Tomka,Abraham,Keith,Sepúlveda-Amor,Bennouna, Skotnikov;
Jueces Ad Hoc: Vukas,Krecua

 

Representado por:

Croacia: Excmo. Sr. Ivan Šimonovic’, Embajador, Profesor de Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zagreb, en calidad de Agente; Excma. Sra. Andreja Metelko-Zgombic’, Embajadora, Jefa del Servicio de Derecho Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores e Integración Europea de la República de Croacia; Sra. Maja Seršic’, Profesora de Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zagreb;Excmo. Excmo. Sr. D. Frane Krnic’, Embajador de la República de Croacia ante el Reino de los Países Bajos, en calidad de Coagentes; D. James Crawford, S.C., Whewell Professor of International Law, University of Cambridge, Barrister, Matrix Chambers; Sr. Philippe Sands, Q.C., Professor of Law, University College London, Barrister, Matrix Chambers, como Counsel y Advocates; Mr. Mirjan Damaška, Sterling Professor of Law, Yale Law School; Ms Anjolie Singh, Member of the Indian Bar, como Counsel; Mr. Ivan Salopek, Third Secretary of the Embassy of Croatia in the Netherlands; Ms Jana Špero, Directorate for Co-operation with International Criminal Courts, Ministry of Justice, como Advisers;

Serbia: Sr. Tibor Varady, S.J.D. (Harvard), Profesor de Derecho en la Universidad de Europa Central, Budapest, y en la Universidad Emory, Atlanta, en calidad de Agente; Sr. Saša Obradovic’, Primer Consejero de la Embajada de Serbia en los Países Bajos, en calidad de Co-Agente; Sr. Andreas Zimmermann, LL.M. (Harvard), Profesor de Derecho en la Universidad de Kiel, Director del Instituto Walther-Schücking; Sr. Vladimir Djeric’, LL.M. (Michigan), Abogado, Mikijelj, Jankovic’ & Bogdanovic’, Belgrado, Presidente de la Asociación de Derecho Internacional de Serbia, como Consejeros y Abogados; Sr. Radoslav Stojanovic’, S.J.D., Embajador de la República de Serbia ante el Reino de los Países Bajos, Profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Belgrado; Sra. Sanja Milinkovic’, LL.M., Embajadora, Jefa del Servicio Jurídico Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de Serbia; Sr. Vladimir Cvetkovic’, Primer Secretario de la Embajada de Serbia en los Países Bajos; Sra. Jelena Jolic’, M.Sc. (London School of Economics and Political Science), Sr. Igor Olujic’, Abogado, Belgrado; Sr. Svetislav Rabrenovic’, LL.M. (Michigan); Sr. Christian J. Tams, LL.M., Ph.D. (Cambridge), Instituto Walther-Schücking, Universidad de Kiel; Sra. Dina Dobrkovic’, LL.B., en calidad de Asesores.

[p412] EL TRIBUNAL DE JUSTICIA

integrado como se ha indicado, previa deliberación, dicta la siguiente Sentencia :

1. El 2 de julio de 1999, el Gobierno de la República de Croacia (en lo sucesivo “Croacia”) presentó una demanda contra la República Federativa de Yugoslavia (en lo sucesivo “la RFY”) en relación con un litigio sobre supuestas violaciones de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948 (en lo sucesivo “la Convención sobre el Genocidio” o “la Convención”). La Demanda invocaba el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio como fundamento de la competencia del Tribunal.

2. De conformidad con el párrafo 2 del artículo 40 del Estatuto de la Corte, el Secretario comunicó inmediatamente una copia certificada de la Demanda al Gobierno de la República Federativa de Yugoslavia; y, de conformidad con el párrafo 3 de dicho artículo, se notificó la Demanda a todos los demás Estados con derecho a comparecer ante la Corte. 3.

De conformidad con las instrucciones de la Corte en virtud del artículo 43 del Reglamento de la Corte, el Secretario dirigió a los Estados Partes en el Convenio sobre el Genocidio la notificación prevista en el párrafo 1 del artículo 63 del Estatuto. El Secretario también envió al Secretario General de las Naciones Unidas la notificación prevista en el párrafo 3 del artículo 34 del Estatuto y posteriormente le transmitió copias de las actuaciones escritas.

4. Mediante Providencia de 14 de septiembre de 1999, la Corte fijó el 14 de marzo de 2000 como plazo para la fijación de la Memoria de Croacia y el 14 de septiembre de 2000 como plazo para la fijación de la Contramemoria de la RFY.

5.

Mediante Providencia de 10 de marzo de 2000, el Presidente del Tribunal, a petición de Croacia, prorrogó el plazo para la presentación de la Memoria hasta el 14 de septiembre de 2000 y, en consecuencia, prorrogó el plazo para la presentación de la Contramemoria de la RFY hasta el 14 de septiembre de 2001.

6. Mediante escrito de 26 de mayo de 2000, el Agente de Croacia solicitó al Tribunal, por las razones expuestas en dicho escrito, que prorrogara por un nuevo período de seis meses el plazo para la presentación de su Memorial. Mediante escrito de fecha 6 de junio de 2000, el Agente de la RFY informó al Tribunal de que su Gobierno no se oponía a la solicitud de Croacia con la condición de que se le concediera la misma prórroga para la financiación de su Memorial de Contestación.

7. Mediante Providencia de 27 de junio de 2000, el Tribunal prorrogó los plazos hasta el 14 de marzo de 2001 y el 16 de septiembre de 2002, respectivamente, para la presentación de la Memoria de Croacia y la Contramemoria de la RFY.

Croacia presentó debidamente su Memorial dentro del plazo así prorrogado. 8.

Dado que el Tribunal no contaba con ningún juez de la nacionalidad de las Partes, cada una de ellas ejerció su derecho, en virtud del artículo 31, párrafo 3, del Estatuto, a elegir un juez ad hoc para conocer del caso: Croacia eligió al Sr. Budislav Vukas y la RFY al Sr. Milenko Krec’a.

9.

El 11 de septiembre de 2002, dentro del plazo previsto en el artículo 79, párrafo 1, del Reglamento de la Corte aprobado el 14 de abril de 1978, la RFY [p416]opuso excepciones preliminares relativas a la competencia de la Corte para conocer del asunto y a la admisibilidad de la demanda. En consecuencia, mediante Providencia de 14 de noviembre de 2002, el Tribunal declaró que, en virtud del artículo 79, párrafo 3, del Reglamento del Tribunal adoptado el 14 de abril de 1978, el procedimiento sobre el fondo quedaba suspendido, y fijó el 29 de abril de 2003 como fecha límite para la presentación por Croacia de un escrito con sus observaciones y alegaciones sobre las excepciones preliminares planteadas por la RFY. Croacia filtró dicha declaración dentro del plazo así fijado.

10. Mediante carta de 8 de noviembre de 2002, el Gobierno de Bosnia y Herzegovina solicitó que se le facilitaran copias de los escritos y documentos anexos del asunto.

Tras recabar la opinión de las Partes, de conformidad con el párrafo 1 del artículo 53 del Reglamento del Tribunal, el Presidente del Tribunal decidió acceder a dicha solicitud. El Secretario comunicó esta decisión al Gobierno de Bosnia y Herzegovina y a las Partes mediante cartas de 11 de diciembre de 2002.

11. Mediante escrito de 5 de febrero de 2003, la RFY informó al Tribunal de que, tras la adopción y promulgación de la Carta Constitucional de Serbia y Montenegro por la Asamblea de la RFY el 4 de febrero de 2003, el nombre del Estado había cambiado de “República Federativa de Yugoslavia” a “Serbia y Montenegro”. Tras el anuncio del resultado de un referéndum celebrado en Montenegro el 21 de mayo de 2006 (contemplado en la Carta Constitucional de Serbia y Montenegro), la Asamblea Nacional de la República de Montenegro adoptó una declaración de independencia el 3 de junio de 2006 (véase el apartado 23 infra). 12.

Mediante carta de fecha 11 de abril de 2007, el Secretario, de conformidad con el párrafo 3 del artículo 69 del Reglamento de la Corte, pidió al Secretario General de las Naciones Unidas que le informara de si las Naciones Unidas tenían o no la intención de presentar observaciones por escrito en el sentido de dicha disposición. En carta de fecha 7 de mayo de 2007, el Secretario General indicó que las Naciones Unidas no tenían la intención de presentar observaciones de ese tipo.

13.

El 1 de abril de 2008, el Coagente de Serbia facilitó a la Secretaría nueve documentos adicionales que deseaba presentar en la causa, en virtud del artículo 56, párrafo 1, del Reglamento de la Corte. Mediante escrito de 24 de abril de 2008, el Agente de Croacia informó al Tribunal de que su Gobierno no se oponía a la presentación de dichos documentos y que, por su parte, deseaba presentar dos nuevos documentos. Mediante la misma carta, el Agente de Croacia solicitó que la Corte requiriera a la Demandada, en virtud del artículo 49 de su Estatuto y del artículo 62, párrafo 1, del Reglamento de la Corte, para que presentara un determinado número de documentos.

Mediante escrito de 29 de abril de 2008, el Agente de Croacia facilitó información adicional en relación con dicha solicitud. 14.

Mediante escrito de 2 de mayo de 2008, el Agente de Serbia informó al Tribunal de que su Gobierno no se oponía a la presentación de los dos nuevos documentos que Croacia deseaba aportar al asunto. Informó además al Tribunal de las observaciones de su Gobierno con respecto a la solicitud de Croacia de que el Tribunal requiriera a la Demandada para que presentara un determinado número de documentos, y expresó, entre otras cosas, “ciertas dudas sobre si la solicitud dada presentada en esta fase del procedimiento y en este momento podría servir a los intereses de una buena administración de justicia”.

15. El 6 de mayo de 2008, el Secretario notificó a las Partes que la Corte había decidido autorizar la producción de los documentos que deseaban presentar en virtud del artículo 56 del Reglamento de la Corte; estos documentos, en consecuencia, fueron [p417] agregados al expediente.

El Secretario informó además a las Partes de la decisión de la Corte de no acceder, en esta fase del procedimiento, a la solicitud de Croacia de que la Corte requiriera a la Demandada, en virtud del Artículo 49 del Estatuto y del Artículo 62, párrafo 1, del Reglamento de la Corte, la presentación de un determinado número de documentos. Indicó a las Partes que la Corte no estaba convencida de que la presentación de los documentos solicitados fuera necesaria para pronunciarse sobre las excepciones preliminares.

El Secretario también explicó que el Tribunal consideraba que Croacia no había aportado razones suficientes para justificar la gran tardanza de su solicitud y que acceder a esta solicitud realizada en esta coyuntura tan tardía plantearía, además, muchos problemas prácticos. 16.

Mediante cartas de fecha 6 de mayo de 2008, el Secretario informó a las Partes de que el Tribunal les había pedido que abordaran, durante las audiencias, la cuestión de la capacidad de la Demandada para participar en procedimientos ante el Tribunal en el momento de la fiscripción de la Demanda, dado que la cuestión no había sido abordada como tal en los escritos. 18.

De conformidad con el artículo 53, párrafo 2, de su Reglamento, el Tribunal, tras recabar la opinión de las Partes, decidió que se pondrían a disposición del público copias de los escritos y documentos anexos a la apertura de la vista oral. Se celebraron audiencias públicas del 26 al 30 de mayo de 2008, en las que el Tribunal escuchó los informes orales y las réplicas de:

Por Croacia : Excmo. Sr. D. Ivan Šimonovic’,
Excma. Sra. Andreja Metelko-Zgombic’, Sr. Philippe Sands, Sr. James Crawford.
Por Serbia :

Sr. Tibor Varady, Sr. Vladimir Djeric’, Sr. Andreas Zimmermann.
19. En las vistas, un miembro del Tribunal formuló una pregunta, a la que se respondió oralmente y por escrito, de conformidad con el artículo 61, apartado 4, del Reglamento del Tribunal. De conformidad con el artículo 72 del Reglamento del Tribunal, Croacia presentó observaciones escritas sobre la respuesta escrita recibida de Serbia.

20. En su Solicitud, Croacia formuló las siguientes alegaciones:

“Si bien se reserva el derecho de revisar, complementar o modificar la presente Demanda, y, a reserva de la presentación al Tribunal de las pruebas y argumentos jurídicos pertinentes, Croacia solicita al Tribunal que se pronuncie y declare lo siguiente

(a) que la República Federativa de Yugoslavia ha violado sus obligaciones legales hacia el pueblo y la República de Croacia en virtud de los artículos I, II (a), II (b), II (c), II (d), III (a), III (b), III (c), III (d), III (e), IV y V de la Convención sobre el Genocidio;
(b) que la República Federativa de Yugoslavia tiene la obligación de pagar a la República de Croacia, por derecho propio y como parens patriae de sus ciudadanos, reparaciones por los daños causados a las personas y a los bienes, así como a la economía y al medio ambiente croatas, por las violaciones del derecho internacional antes mencionadas, en la cuantía que determine la Corte.

La República de Croacia se reserva el derecho de presentar a la Corte en una fecha futura una evaluación precisa de los daños causados por la República Federativa de Yugoslavia.”

21. En el procedimiento escrito, las Partes presentaron las siguientes alegaciones:
En nombre del Gobierno de Croacia,
en el Memorial:

“Sobre la base de los hechos y argumentos jurídicos presentados en este Memorial, la Demandante, la República de Croacia, solicita respetuosamente a la Corte Internacional de Justicia que adjudique y declare:

1.
1. Que la Demandada, la República Federativa de Yugoslavia, es responsable de violaciones de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio:
(a) en la medida en que las personas de cuya conducta es responsable cometieron genocidio en el territorio de la República de Croacia, en particular contra miembros del grupo nacional o étnico croata en dicho territorio, matando a miembros del grupo;

causando deliberadamente lesiones corporales o mentales a miembros del grupo;
inflicando deliberadamente al grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial;
imponer medidas destinadas a impedir los nacimientos dentro del grupo
con la intención de destruir total o parcialmente dicho grupo, en contra de lo dispuesto en el artículo II del Convenio;
(b) en que las personas de cuya conducta es responsable conspiraron para cometer los actos de genocidio mencionados en el apartado (a), fueron cómplices respecto de dichos actos, intentaron cometer nuevos actos de genocidio e incitaron a otros a cometer tales actos, en contra de lo dispuesto en el artículo III del Convenio;
(c) en que, sabiendo que se estaban cometiendo o se iban a cometer los actos de genocidio mencionados en el apartado (a), no adoptó medida alguna para impedirlos, en contra de lo dispuesto en el artículo I del Convenio;
(d) al no haber sometido a juicio a las personas bajo su jurisdicción sospechosas, por motivos probables, de estar implicadas en los actos de genocidio mencionados en el apartado a) o en los demás actos mencionados en el apartado b), y al haber violado por ello de forma continuada los artículos I y IV del Convenio.

2. Que como consecuencia de su responsabilidad por estas violaciones del Convenio, la Demandada, la República Federativa de Yugoslavia, tiene las siguientes obligaciones
(a) tomar medidas inmediatas y efectivas para someter a juicio, ante la autoridad judicial competente, a aquellos ciudadanos u otras personas bajo su jurisdicción que sean sospechosos, por motivos probables, de haber [p419] cometido actos de genocidio, tal como se menciona en el párrafo (1) (a),o cualquiera de los otros actos mencionados en el párrafo (1) (b), en particular Slobodan Miloševic’, ex Presidente de la República Federativa de Yugoslavia, y garantizar que dichas personas, en caso de ser condenadas, sean debidamente castigadas por sus crímenes;
(b) a que facilite inmediatamente a la parte demandante toda la información que obre en su poder o esté bajo su control sobre el paradero de los ciudadanos croatas desaparecidos como consecuencia de los actos genocidas de los que es responsable y, en general, a que coopere con las autoridades de la República de Croacia para averiguar conjuntamente el paradero de dichas personas desaparecidas o de sus restos mortales;
(c) a devolver inmediatamente a la parte demandante todos los bienes culturales que se encuentren bajo su jurisdicción o control y que hayan sido incautados en el curso de los actos genocidas de los que es responsable; y

(d) reparar a la Demandante, por derecho propio y como parens patriae de sus ciudadanos, todos los daños y demás pérdidas o perjuicios causados a personas o bienes o a la economía de Croacia por las anteriores violaciones del derecho internacional, en la cuantía que determine el Tribunal en una fase posterior del procedimiento en este caso. La República de Croacia se reserva el derecho de presentar a la Corte una evaluación precisa de los daños causados por los actos de los que se considera responsable a la República Federativa de Yugoslavia.

La República de Croacia se reserva el derecho de complementar o modificar estas alegaciones según sea necesario.”

En nombre del Gobierno de Serbia,
en las objeciones preliminares:

“Por las razones expuestas, la República Federal de Yugoslavia solicita al Tribunal:
que estime la Primera Excepción Preliminar y que adjudique y declare que carece de jurisdicción sobre las demandas presentadas contra la República Federativa de Yugoslavia por la República de Croacia.

O, con carácter subsidiario
(a) estime la Segunda Excepción Preliminar y declare inadmisibles las demandas basadas en actos u omisiones que tuvieron lugar antes de la creación de la República Federativa de Yugoslavia (es decir, antes del 27 de abril de 1992);
y
(b) estimar la Tercera Excepción Preliminar, y adjudicar y declarar que las reclamaciones específicas referidas a:

la adopción de medidas efectivas para someter a juicio al Sr. Miloševic’ y a otras personas;
proporcionar información sobre el paradero de ciudadanos croatas desaparecidos; y
devolución de bienes culturales; son inadmisibles y discutibles.

La Demandada se reserva el derecho de complementar o modificar sus alegaciones a la luz de nuevos alegatos.” [p420]

En nombre del Gobierno de Croacia,

en la declaración escrita que contiene sus observaciones y alegaciones sobre las excepciones preliminares planteadas por la RFY: “Sobre la base de los hechos y argumentos jurídicos presentados en estas Observaciones Escritas, la República de Croacia solicita respetuosamente a la Corte Internacional de Justicia que rechace la Primera, Segunda y Tercera Objeciones Preliminares de la RFY (Serbia y Montenegro) (con la excepción de la parte de la Segunda Objeción Preliminar que se refiere a la reclamación relativa al sometimiento a juicio de Mr.

Slobodan Miloševic’) y, en consecuencia, que se declare competente para pronunciarse sobre la demanda presentada por la República de Croacia el 2 de julio de 1999.”
22. En el procedimiento oral, las Partes presentaron las siguientes alegaciones:

En nombre del Gobierno de Serbia,

en la audiencia del 29 de mayo de 2008: “Por las razones expuestas en sus escritos y en sus alegaciones orales, Serbia solicita al Tribunal que adjudique y declare :

1. que el Tribunal carece de jurisdicción
o, con carácter subsidiario :
2. (a) que las reclamaciones basadas en actos y omisiones que tuvieron lugar antes del 27 de abril de 1992 están fuera de la jurisdicción de este Tribunal y son inadmisibles;
y
(b) que las reclamaciones relativas al sometimiento a juicio de ciertas personas dentro de la jurisdicción de Serbia, al suministro de información sobre el paradero de ciudadanos croatas desaparecidos, y a la
– devolución de bienes culturales están fuera de la jurisdicción de este Tribunal y son inadmisibles”.

En nombre del Gobierno de Croacia,
en la audiencia del 30 de mayo de 2008:

“Sobre la base de los hechos y argumentos legales presentados en nuestras Observaciones Escritas, así como los presentados durante estos alegatos orales, la República de Croacia solicita respetuosamente a la Corte Internacional de
Justicia que:

(1) rechace la primera, segunda y tercera objeción preliminar de Serbia, con la excepción de la parte de la segunda objeción preliminar que se refiere a la reclamación relativa al sometimiento a juicio del Sr. Slobodan Miloševic’, y en consecuencia que
(2) se declare competente para pronunciarse sobre la demanda presentada por la República de Croacia el 2 de julio de 1999″. [p421]

I. IDENTIFICACIÓN DE LA PARTE DEMANDADA

23. El Tribunal ha de considerar en primer lugar una cuestión relativa a la identificación de la Parte demandada ante él en el presente procedimiento.

Mediante carta de fecha 3 de junio de 2006, el Presidente de la República de Serbia (en adelante “Serbia”) informó al Secretario General de las Naciones Unidas de que, tras la declaración de independencia adoptada por la Asamblea Nacional de la República de Montenegro, “la pertenencia de la unión estatal Serbia y Montenegro a las Naciones Unidas, incluidos todos los órganos y organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, [sería] continuada por la República de Serbia, sobre la base del artículo 60 de la Carta Constitucional de Serbia y Montenegro”.

Declaró además que “en las Naciones Unidas, el nombre ‘República de Serbia’ [debía] utilizarse en lo sucesivo en lugar del nombre ‘Serbia y Montenegro'” y añadió que la República de Serbia “seguía siendo plenamente responsable de todos los derechos y obligaciones de la unión estatal de Serbia y Montenegro en virtud de la Carta de las Naciones Unidas”. 24.

Mediante carta de 16 de junio de 2006, el Ministro de Asuntos Exteriores de Serbia informó al Secretario General, entre otras cosas, de que “la República de Serbia seguía ejerciendo sus derechos y cumpliendo sus compromisos derivados de los tratados internacionales celebrados por Serbia y Montenegro” y solicitó que “la República de Serbia sea considerada parte en todos los acuerdos internacionales en vigor, en lugar de Serbia y Montenegro”. Mediante carta de 30 de junio de 2006, dirigida al Secretario General, el Ministro de Asuntos Exteriores confirmó la intención de Serbia de seguir ejerciendo sus derechos y cumpliendo sus compromisos derivados de los tratados internacionales celebrados por Serbia y Montenegro.

Especificó que “[t]odas las acciones de tratados emprendidas por Serbia y Montenegro continuarían en vigor con respecto a la República de Serbia con efecto a partir del 3 de junio de 2006”, y que “todas las declaraciones, reservas y notificaciones hechas por Serbia y Montenegro serían mantenidas por la República de Serbia hasta que el Secretario General, como depositario, [fuera] debidamente notificado de lo contrario”. 25.

El 28 de junio de 2006, mediante su resolución 60/264, la Asamblea General admitió a la República de Montenegro (en adelante “Montenegro”) como nuevo Miembro de las Naciones Unidas. 26.

Mediante cartas de fecha 19 de julio de 2006, el Secretario solicitó al Agente de Croacia, al Agente de Serbia y al Ministro de Asuntos Exteriores de Montenegro que comunicaran a la Corte las opiniones de sus Gobiernos sobre las consecuencias que se derivarían de los acontecimientos mencionados en relación con la identidad del demandado en la causa. En la misma fecha, cartas similares fueron dirigidas a las Partes en el caso relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción [p422] del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Serbia y Mon-tenegro), que no sólo había sido instituido, sino también oído en cuanto al fondo ante la independencia de Montenegro.

27. Mediante carta de 22 de julio de 2006, el Agente de Serbia explicó que, en opinión de su Gobierno, “existía una continuidad entre Serbia y Montenegro y la República de Serbia (en virtud del artículo 60 de la Carta Constitucional de Serbia y Montenegro)”. Señaló que la entidad que había sido Serbia y Montenegro “había sido sustituida por dos Estados distintos, uno de los cuales [era] Serbia y el otro [era] Montenegro”.

En esas circunstancias, la opinión de su Gobierno era que “el Solicitante ha[bía] primero de tomar una posición, y decidir si deseaba[ba] mantener su reclamación original que abarcaba tanto a Serbia como a Montenegro, o si [elegía] hacer otra cosa”. 28.

Mediante carta de fecha 29 de noviembre de 2006, dirigida al Tribunal, la Fiscal Jefe del Estado de Montenegro, tras indicar su capacidad para actuar como representante legal de Montenegro, llamó la atención sobre el hecho de que, tras el referéndum celebrado en Montenegro el 21 de mayo de 2006, la Asamblea Nacional de Montenegro se había pronunciado sobre la independencia de Montenegro. En opinión de la Fiscal General del Estado, Montenegro se había convertido en un Estado independiente con plena personalidad jurídica internacional dentro de sus fronteras actuales.

Declaró además que: “La cuestión de la sucesión de derecho internacional de [la] unión estatal de Serbia y Montenegro está regulada en el artículo 60 de [la] Carta Constitucional, y según [ese] artículo el sucesor legal de [la] unión estatal de Serbia y Montenegro es la República de Serbia, que, como Estado soberano, [se ha] convertido en [el] cumplidor de todas las obligaciones internacionales y sucesor en las organizaciones internacionales.”

El Fiscal General del Estado concluyó que, en el litigio ante el Tribunal, “la República de Montenegro no puede tener [la] calidad de demandada, [por las] razones antes mencionadas”.

29. El 26 de febrero de 2007, el Tribunal dictó sentencia en el asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), en la que decidió que Serbia seguía siendo parte demandada en ese asunto, “y en la fecha de [esa] sentencia [era] de hecho la única parte demandada” (sentencia, I.C.J. Reports 2007 (I), p. 76, párr. 77).

30. Mediante escrito de 15 de mayo de 2008, el agente de Croacia se remitió al artículo 60 de la Carta Constitucional de Serbia y Montenegro y a los apartados 76 y 77 de la sentencia de 2007. Dadas esas circunstancias, el Agente de Croacia confirmó que el procedimiento incoado por Croacia el 2 de julio de 1999 se “mantenía contra [la] República de Serbia como demandada”.

Señaló además que esta conclusión era “sin perjuicio de la responsabilidad potencial de [la] República de Montenegro y de la posibilidad de incoar procedimientos separados contra ella”. [p423] 31. El Tribunal observa que los hechos y acontecimientos en los que se basan las alegaciones de Croacia sobre el fondo ocurrieron en un período de tiempo en el que Serbia y Montenegro formaban parte del mismo Estado.

32. El Tribunal observa además que Serbia ha aceptado “la continuidad entre Serbia y Montenegro y la República de Serbia” (véase párrafo 27 supra), y ha dicho que cumpliría “sus compromisos derivados de los tratados internacionales celebrados por Serbia y Montenegro” (véase párrafo 24 supra), lo que incluiría los compromisos en virtud de la Convención sobre el Genocidio. Montenegro, por otra parte, es un nuevo Estado admitido como tal en las Naciones Unidas. No mantiene la personalidad jurídica internacional de la unión estatal de Serbia y Montenegro.

33. Al igual que en el asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), el Tribunal debe recordar el principio fundamental según el cual ningún Estado puede ser sometido a su jurisdicción sin su consentimiento; como observó el Tribunal en el asunto Ciertas tierras fosfáticas en Nauru (Nauru c. Australia), la “jurisdicción del Tribunal depende del consentimiento de los Estados y, en consecuencia, el Tribunal no puede obligar a un Estado a comparecer ante él…”. (Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 1992, p. 260, párrafo 53).

La cuestión de si en este caso existe tal consentimiento por parte de Serbia es una de las cuestiones planteadas por las excepciones preliminares, objeto de la presente sentencia. Montenegro dejó claro en su carta de 29 de noviembre de 2006 (véase párrafo 28 supra) que no da su consentimiento a la jurisdicción del Tribunal sobre él a los efectos del presente litigio.

Los acontecimientos mencionados anteriormente (véanse los apartados 23 a 25 y 32) muestran claramente que Montenegro no mantiene la personalidad jurídica de Serbia y Montenegro; por tanto, no puede haber adquirido, sobre esa base, la condición de demandado en el presente asunto.Además, la demandante no afirmó en su carta de 15 de mayo de 2008 que Montenegro siguiera siendo parte en el presente asunto (véase el apartado 30 anterior). 34.
Por consiguiente, el Tribunal concluye que Serbia es la única parte demandada en el presente asunto. Por lo tanto, se utilizará el nombre de Serbia cuando se haga referencia a la Demandada, salvo cuando del contexto histórico se desprenda que debe hacerse referencia a la República Federativa de Yugoslavia o a Serbia y Montenegro.

II. VISIÓN GENERAL DE LOS ARGUMENTOS DE LAS PARTES 35.
En su Solicitud de fecha 2 de julio de 1999, el Gobierno de Croacia, refiriéndose a los actos ocurridos durante el conflicto que tuvo lugar entre 1991 y 1995 en el territorio de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia (en adelante, la “RFSY”), alegó que la RFSY había cometido violaciones del Convenio sobre Genocidio. El Gobierno [p424] de la RFY impugnó la admisibilidad de la demanda, así como la competencia del Tribunal en virtud del artículo IX del Convenio sobre Genocidio, por varios motivos (véanse los párrafos 21 y 22 supra).

El Tribunal dará ahora una visión general de los argumentos de las Partes antes de presentarlos con más detalle al examinar las diferentes excepciones preliminares planteadas por la Demandada.

36. Con respecto a la cuestión que la Corte invitó a las Partes a abordar (véase el párrafo 16 supra), la de la capacidad de la Demandada en virtud del artículo 35 del Estatuto para participar en el presente procedimiento, la Demandada alegó que no tenía tal capacidad, ya que, como la Corte había confirmado en 2004 en los asuntos relativos a la Legalidad del Uso de la Fuerza, no era Miembro de las Naciones Unidas hasta el 1 de noviembre de 2000 y, por tanto, no era parte en el Estatuto en el momento de la presentación de la Demanda el 2 de julio de 1999. Croacia, sin embargo, argumentó que la RFY era Miembro de las Naciones Unidas en el momento de la filmación de la Demanda y que, incluso si ese no fuera el caso, el estatus de Serbia dentro de las Naciones Unidas en 1999 no afectaba al presente procedimiento, ya que la Demandada se convirtió en Miembro de las Naciones Unidas en 2000 y, por tanto, adquirió válidamente capacidad para participar en el presente procedimiento. 37.

La Demandada planteó una excepción preliminar relativa a la competencia del Tribunal sobre la base del artículo IX de la Convención sobre el Genocidio. En la Demanda, Croacia había mantenido que ambas Partes estaban vinculadas por el Convenio sobre Genocidio como Estados sucesores de la RFSY.

Serbia declaró que la jurisdicción del Tribunal en el presente caso, que fue incoado el 2 de julio de 1999, no podía basarse en el artículo IX del Convenio sobre Genocidio, en vista del hecho de que la RFY no quedó vinculada por el Convenio de ninguna manera antes del 10 de junio de 2001, fecha en la que su notificación de adhesión al Convenio sobre Genocidio se hizo efectiva con una reserva relativa al artículo IX; por tanto, Serbia nunca había quedado vinculada por el artículo IX del Convenio. 38. Serbia también sostuvo que la Solicitud de Croacia era inadmisible en la medida en que se refiere a actos u omisiones anteriores a la proclamación de independencia de la RFY el 27 de abril de 1992.

Afirmó que no podían atribuírsele actos u omisiones que hubieran tenido lugar antes de la existencia de la RFY. Croacia declaró que aunque la objeción preliminar de Serbia, tal y como se recoge en su presentación final 2 (a), se presenta como una objeción a la admisibilidad de la demanda, en realidad Serbia parecía estar argumentando que el Tribunal no tenía jurisdicción ratione temporis sobre actos o hechos ocurridos antes del 27 de abril de 1992.

A este respecto, se refirió a la sentencia del Tribunal de 11 de julio de 1996, en la que el Tribunal declaró que no existen limitaciones temporales a la aplicación del Convenio sobre el genocidio ni al ejercicio de su jurisdicción en virtud de dicho Convenio, en ausencia de reservas a tal efecto (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 1996 (II), p. 617, [p425] para. 34).

Durante los alegatos orales, Serbia mantuvo el argumento alternativo de que el Tribunal carecía de competencia ratione temporis para actos o hechos ocurridos antes del 27 de abril de 1992, fecha en que comenzó a existir, basándose en que esta fecha era el momento más temprano posible en que la RFY podría haber quedado vinculada por la Convención sobre el Genocidio (véase el párrafo 121 infra). 39.

Serbia sostuvo que la alegación 2 a) de Croacia en su Memorial (párrafo 21 supra) relativa al sometimiento a juicio de personas sospechosas de haber cometido actos de genocidio (incluido Slobodan Miloševic’) era “inadmisible y discutible”. Serbia alegó que “[l]os crímenes atribuidos al Sr. Miloševic’ y a otros en relación con el territorio de Croacia incluían crímenes contra la humanidad, infracciones de los Convenios de Ginebra y violaciones de las leyes o usos de la guerra”, pero no incluían el genocidio.

Croacia aceptó que su alegación 2 (a) era ahora discutible con respecto a las personas que habían sido transferidas al TPIY, incluido el Sr. Miloševic’. Sin embargo, Croacia señaló que un gran número de personas que son responsables de lo que Croacia considera que constituyen actos genocidas cometidos en su territorio y que, según se afirma, están bajo la jurisdicción de Serbia, todavía no han sido entregadas al TPIY o a Croacia ni sometidas a juicio en Serbia. 40. Serbia afirmó que la presentación 2 b) de Croacia en su Memorial (párrafo 21 supra), relativa a las personas desaparecidas, era “inadmisible y discutible”. Serbia sostenía que esta alegación específica quedaba fuera del ámbito de aplicación de la Convención sobre el Genocidio y que, además, era discutible ya que el Gobierno de la República Federativa de Yugoslavia había estado cooperando con el Gobierno de Croacia desde 1995 con vistas a establecer el paradero de los ciudadanos croatas desaparecidos como resultado del conflicto armado. Croacia afirmó que su petición relativa al paradero de las personas desaparecidas entraba en el ámbito de aplicación de la Convención sobre el Genocidio.

Sostuvo que Serbia disponía de información y documentación sobre un gran número de personas desaparecidas. Añadió que una cláusula compromisoria que estableciera la jurisdicción del Tribunal -como el artículo IX de la Convención sobre Genocidio- sobre una disputa acerca de la interpretación y aplicación de un tratado establecía la jurisdicción del Tribunal para otorgar remedios apropiados, y que el suministro de información sobre el paradero de las personas desaparecidas era un remedio apropiado.

41. Serbia finalmente alegó que la presentación 2 (c) de Croacia en su Memorial (párrafo 21 supra), relativa a la devolución de bienes culturales era “inadmisible y discutible”. Según Serbia, es inadmisible porque la jurisdicción con respecto a los presuntos crímenes de genocidio no puede incluir reclamaciones de propiedad relativas a objetos de arte.

Croacia consideró que su reclamación relativa a la devolución de bienes culturales sí entraba en el ámbito de aplicación de la Convención sobre el Genocidio. En opinión de Croacia, se reconoce que el genocidio [p426] no sólo puede cometerse mediante la destrucción física de un grupo, sino también mediante la destrucción de la identidad cultural de un grupo.

42. El Tribunal examinará estos argumentos sucesivamente. En primer lugar, examinará la cuestión de la capacidad de Serbia para participar en el presente procedimiento y para ello recordará brevemente la serie de acontecimientos relacionados con el estatuto, en períodos sucesivos, de la RFSY, la RFY y Serbia en relación con las Naciones Unidas.

III.

BREVE HISTORIA DEL ESTATUTO DE LA RFY EN RELACIÓN CON LAS NACIONES UNIDAS 43.

A principios de la década de 1990, la RFSY, Estado Miembro fundador de las Naciones Unidas, compuesta por Bosnia y Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro, Serbia y Eslovenia, comenzó a desintegrarse. El 25 de junio de 1991, Croacia y Eslovenia declararon su independencia, seguidas por Macedonia el 17 de septiembre de 1991 y Bosnia y Herzegovina el 6 de marzo de 1992. El 22 de mayo de 1992, Bosnia y Herzegovina, Croacia y Eslovenia fueron admitidas como Miembros de las Naciones Unidas, al igual que la Antigua República Yugoslava de Macedonia el 8 de abril de 1993.

44. El 27 de abril de 1992, “los participantes en la sesión conjunta de la Asamblea de la República Socialista Federativa de Yugoslavia, la Asamblea Nacional de la República de Serbia y la Asamblea de la República de Montenegro” adoptaron una declaración en la que se afirmaba, en particular:

[FN1] —————————————————————————————————————————
[La República Federativa de Yugoslavia, continuando con la personalidad estatal, jurídica y política internacional de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, cumplirá estrictamente todos los compromisos que la RFSY de Yugoslavia asumió internacionalmente,
—————————————————————————————————————————

quedando vinculada por todas las obligaciones contraídas con las organizaciones e instituciones internacionales de las que es miembro…”. (Doc. de las Naciones Unidas A/46/915, Ann. II.)

En la misma fecha, la Misión Permanente de Yugoslavia ante las Naciones Unidas envió una Nota con una redacción similar al Secretario General (véase el párrafo 99 infra). 45.

El 19 de septiembre de 1992, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 777 (1992), en la que consideraba que “la República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) no puede seguir siendo automáticamente miembro de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia en [p427] las Naciones Unidas”; recomendaba además a la Asamblea General que “decida que la RFY (Serbia y Montenegro) solicite su ingreso en las Naciones Unidas y que no participe en los trabajos de la Asamblea General”.

46. Siguiendo la recomendación del Consejo de Seguridad, formulada en su resolución 777 (1992), la Asamblea General adoptó la resolución 47/1, el 22 de septiembre de 1992, por la que se decidió que la RFY solicite su ingreso como Miembro en las Naciones Unidas y que no participe en los trabajos de la Asamblea General. 47.

El 25 de septiembre de 1992, los Representantes Permanentes de Bosnia y Herzegovina y de Croacia dirigieron una carta al Secretario General, en la que, con referencia a la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad y a la resolución 47/1 de la Asamblea General, expresaban su entendimiento de la siguiente manera: “En este momento, no cabe duda de que la República Federativa Socialista de Yugoslavia ya no es miembro de las Naciones Unidas. Al mismo tiempo, es evidente que la República Federativa de Yugoslavia todavía no es miembro”. Y “solicit[aron] que [el Secretario General] proporcionara una exposición jurídica explicativa en relación con las cuestiones planteadas” (doc. de las Naciones Unidas A/47/474).

48. En respuesta, el 29 de septiembre de 1992, el Secretario General Adjunto y Asesor Jurídico de las Naciones Unidas dirigió una carta a los Representantes Permanentes de Bosnia-Herzegovina y Croacia, en la que afirmaba, en esencia, que “la única consecuencia práctica” de la resolución 47/1 era prohibir a la RFY participar en los trabajos de la Asamblea General, pero que “ni pone fin ni suspende la pertenencia de Yugoslavia a la Organización”.

Añadió que la situación así creada terminaría con “la admisión en las Naciones Unidas de una nueva Yugoslavia” (véase doc. de las Naciones Unidas A/47/485). 49.

Considerando esta secuencia de acontecimientos, el Tribunal, en sus Sentencias de 15 de diciembre de 2004 en los asuntos relativos a la Legalidad del Uso de la Fuerza, observó que “todos estos acontecimientos atestiguan el estado de cosas bastante confuso y complejo que se dio en el seno de las Naciones Unidas en torno a la cuestión del estatuto jurídico de la República Federativa de Yugoslavia en la Organización durante este período” (Legalidad del uso de la fuerza (Serbia y Montenegro contra Bélgica), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 2004 (I), p. 308, parr.

73); y anteriormente el Tribunal, en otro contexto, se había referido a la “posición sui generis en la que se encontraba la RFY” durante el período comprendido entre 1992 y 2000 (ibid., citando I.C.J. Reports 2003, p. 31, párr. 71).

50. Esta posición, sin embargo, llegó a su fin con un nuevo acontecimiento en 2000. El 27 de octubre de 2000, el Sr. Koštunica, recién elegido Presidente de la RFY, envió una carta al Secretario General solicitando la admisión de la RFY como miembro de las Naciones Unidas.

51. El 1 de noviembre de 2000, la Asamblea General, mediante la resolución 55/12, [p428] “[h]a recibido la recomendación del Consejo de Seguridad de 31 de octubre de 2000” y “[h]a examinado la solicitud de admisión de la República Federativa de Yugoslavia”, decidió “admitir a la República Federativa de Yugoslavia como Miembro de las Naciones Unidas”.

IV.

PERTINENCIA DE LAS DECISIONES ANTERIORES DEL TRIBUNAL 52. Es fundamental para el presente procedimiento la cuestión del estatuto y la posición del Estado conocido en el momento de la presentación de la Demanda como la RFY, en relación con el Estatuto de la Corte y con la Convención sobre el Genocidio. Esta cuestión ha sido objeto de varias decisiones anteriores del Tribunal.

En el caso relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Serbia y Montenegro), hubo dos decisiones sobre solicitudes de indicación de medidas provisionales (Providencias de 8 de abril y 13 de septiembre de 1993), una decisión sobre excepciones preliminares (Sentencia de 11 de julio de 1996) y una decisión sobre el fondo (Sentencia de 26 de febrero de 2007). En el asunto relativo a la solicitud de revisión de la sentencia de 11 de julio de 1996 en el asunto relativo a la aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia), excepciones preliminares (Yugoslavia contra Bosnia y Herzegovina), el Tribunal dictó sentencia el 3 de febrero de 2003.
En el conjunto de asuntos relativos a la Legalidad del Uso de la Fuerza interpuestos por la RFY contra diez Estados miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, el Tribunal dictó Sentencias en ocho de esos asuntos el 15 de diciembre de 2004, estimando las excepciones preliminares por falta de capacidad del demandante para comparecer ante el Tribunal. Ambas Partes en el presente asunto han citado estas diversas decisiones en apoyo de sus respectivas alegaciones. Puede ser conveniente que el Tribunal de Justicia indique, en primer lugar, en qué medida considera que estas decisiones pueden tener peso a efectos de resolver las cuestiones que ahora se le plantean.

53. Aunque algunos de los hechos y de las cuestiones jurídicas tratados en esos asuntos se plantean también en el presente asunto, ninguna de esas decisiones se dictó en un procedimiento entre las dos Partes en el presente asunto (Croacia y Serbia), por lo que, como reconocen las Partes, no se plantea la cuestión de la cosa juzgada (artículo 59 del Estatuto del Tribunal). En la medida en que las decisiones contengan conclusiones de derecho, el Tribunal las tratará como trata todas las decisiones anteriores: es decir que, si bien esas decisiones no son en modo alguno vinculantes para el Tribunal, éste no se apartará de su jurisprudencia reiterada a menos que encuentre razones muy particulares para hacerlo. Como el Tribunal ha observado en el caso relativo a la frontera terrestre y marítima entre Camerún y Nigeria (Camerún v.

Nigeria: intervención de Guinea Ecuatorial), si bien “[n]o se puede exigir a [un Estado] que respete las decisiones adoptadas por [p429] el Tribunal en casos anteriores” que no tienen efecto vinculante para ese Estado, en tales circunstancias “[l]a verdadera cuestión es si, en el caso [actual], hay motivos para no seguir el razonamiento y las conclusiones de casos anteriores” (Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 1998, p. 292, párr. 28). 54.

Además, en este caso las Partes no se limitan a citar decisiones anteriores del Tribunal que podrían considerarse precedentes a seguir en casos comparables. Las decisiones anteriores citadas aquí se referían a la cuestión del estatuto de un Estado concreto, la RFY, en relación con las Naciones Unidas y con el Estatuto del Tribunal; y es esa misma cuestión en relación con ese mismo Estado la que requiere ser examinada en el presente procedimiento a instancia, esta vez, de Croacia. Se requerirían razones de peso para que el Tribunal se apartara de las conclusiones alcanzadas en esas decisiones anteriores.

55. En consecuencia, el Tribunal tendrá en cuenta que en los procedimientos en el curso de los cuales se dictaron las sentencias y Providencias citadas (véase el apartado 52 supra), ni Bosnia y Herzegovina ni, hasta 2002, la RFY sostenían que la RFY no fuera Miembro de las Naciones Unidas (y, por tanto, no fuera parte en el Estatuto), ni que no fuera parte en el Convenio sobre el genocidio. Sólo cuando la República Federativa de Yugoslavia, abandonando su pretensión de seguir siendo miembro de las Naciones Unidas, fue admitida en las Naciones Unidas en 2000, avanzó la opinión contraria, inicialmente en su Declaración Escrita, presentada el 20 de diciembre de 2002, sobre las Objeciones Preliminares presentadas en los casos de Legalidad del Uso de la Fuerza. No fue hasta los procedimientos escritos y orales en esos casos que el Tribunal escuchó un intercambio de argumentos completos entre las partes sobre estos puntos. El Tribunal de Justicia examinará en la presente Sentencia los fundamentos adoptados para la conclusión a la que llegó, en dichas resoluciones, en lo que respecta al estatuto de la recurrida.

56. En sus alegaciones ante el Tribunal de Justicia, Croacia también ha sugerido que los asuntos anteriores antes mencionados son pertinentes para demostrar, en particular, que Serbia, como parte en dichos asuntos, adoptó y propuso inicialmente una posición jurídica de la que ahora no puede apartarse a efectos del presente asunto. Esta alegación se refiere únicamente a la cuestión de las consecuencias jurídicas que deben extraerse del comportamiento de este Estado, y no propiamente al efecto o a la pertinencia de la jurisprudencia antes citada.

V. OBJECIÓN PRELIMINAR A LA COMPETENCIA DEL TRIBUNAL

(1) Cuestiones de capacidad para ser parte en el proceso 57.

La firma cuestión que debe abordar la Corte al examinar la firma excepción preliminar de la Demandada es si las Partes en el [p430] presente caso reúnen las condiciones generales, en virtud de los artículos 34 y 35 del Estatuto, de capacidad para participar en un procedimiento ante la Corte. 58.
Cabe recordar a este respecto que, en virtud del párrafo 1 del artículo 34 del Estatuto, “[s]ólo los Estados podrán ser partes en las causas de que conozca la Corte”. Por otra parte, el párrafo 1 del artículo 35 dispone que “[l]a Corte estará abierta a los Estados Partes en el presente Estatuto”. Esta última disposición debe entenderse a la luz del artículo 93 de la Carta de las Naciones Unidas; el apartado 1 de dicho artículo establece que “[t]odos los Miembros de las Naciones Unidas son ipso facto partes en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia”, pero en el apartado 2 se prevén excepciones para los casos en que un Estado que no sea miembro de las Naciones Unidas pueda llegar a ser parte en el Estatuto de la Corte.
Con respecto a los Estados que no son partes en el Estatuto de la Corte, como Miembros de las Naciones Unidas o de otro modo, la situación se rige por el párrafo 2 del artículo 35 del Estatuto. Dicho párrafo, por una parte, faculta al Consejo de Seguridad para establecer las condiciones en las que la Corte estará abierta a dichos Estados y, por otra, contiene una reserva para “disposiciones especiales contenidas en tratados en vigor”.
En virtud de la autoridad que así se le confiere, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 9 (1946), de 15 de octubre de 1946, que dispone, en sustancia, que la Corte estará abierta a todo Estado que no sea parte en el Estatuto y que haya depositado previamente una declaración, ya sea respecto de una o varias materias particulares o de alcance más general, por la que el Estado se compromete a aceptar la jurisdicción de la Corte de conformidad con la Carta y a cumplir de buena fe las decisiones de la Corte.

59.

En el presente caso, no es discutido ni discutible que ambas Partes cumplen la condición establecida en el artículo 34 del Estatuto: Croacia y Serbia son Estados a los efectos del párrafo 1 del artículo 34. 60.

No se discute ni se pone en duda que, en la fecha en que presentó su Demanda, el 2 de julio de 1999, Croacia satisfacía una condición prevista en el artículo 35 del Estatuto sufificiente para que la Corte estuviera “abierta” a ella: en esa fecha era Miembro de las Naciones Unidas y, como tal, por tanto, parte en el Estatuto de la Corte. 61. Por otra parte, las Partes discreparon sobre si Serbia satisfie, a los efectos del presente caso, las condiciones previstas en el artículo 35, párrafo 1 o párrafo 2, del Estatuto y si, en vista de lo anterior, tiene capacidad para participar en el presente procedimiento ante la Corte.

62. Reducidas a sus aspectos esenciales, las posiciones de las Partes sobre este punto pueden describirse del siguiente modo.

63. La Demandada sostiene que no era Miembro de las Naciones Unidas en la fecha en que se presentó la Demanda y que, por lo tanto, no era parte en el Estatuto de la Corte por este motivo ni por ningún otro.
Por lo tanto, la Corte no estaba “abierta” a él en el sentido del artículo 35, párrafo 1, del Estatuto, que debe aplicarse a partir de la fecha de presentación de la [p431] demanda, no en una fecha posterior; en consecuencia, el hecho de que más tarde se convirtiera en parte del Estatuto de la Corte – en 2000, como resultado de su admisión en las Naciones Unidas – es irrelevante.

La Demandada sostiene además que la Convención sobre el Genocidio no es uno de los “tratados en vigor” a los que se refiere la salvedad del párrafo 2 del artículo 35, ya que este término sólo abarca los tratados en vigor en la fecha en que el propio Estatuto entró en vigor, como reconoció la Corte en sus sentencias de 2004 en los casos relativos a la legalidad del uso de la fuerza. En consecuencia, argumenta la Demandada, la Corte tampoco está “abierta” a ella de conformidad con el párrafo 2 del artículo 35.

Por último, la Demandada sostiene que se obtiene el mismo resultado cuando la parte que no cumplefil alguno de los requisitos establecidos en el artículo 35 del Estatuto en un caso concreto es la demandada que cuando esa parte es la demandante: es decir, que la Corte no puede ejercer su competencia sobre la controversia entre ambas partes.

64.
La demandante en el presente asunto refuta estas alegaciones, y su argumentación es esencialmente la siguiente.

En primer lugar, la Demandada tenía en 1999 un estatuto sui generis respecto de las Naciones Unidas, de modo que, aunque no era Miembro de pleno derecho, seguía siendo parte en el Estatuto de la Corte y, por tanto, tenía acceso a ella de conformidad con el párrafo 1 del artículo 35 del Estatuto.

La demandante alega además que, aun suponiendo que la demandada no fuera parte en el Estatuto cuando se inició el procedimiento, sin duda pasó a serlo a partir del 1 de noviembre de 2000, cuando fue admitida en las Naciones Unidas, y por lo tanto es ahora parte, y ello es suficiente para permitir a la Corte ejercer su competencia sobre ella. A este respecto, la demandante cita la jurisprudencia derivada de la Sentencia de 1924 en el asunto relativo a las Concesiones de Palestina Mavrommatis (Sentencia nº 2, 1924, P.C.I.J., Serie A, nº 2, p. 34). También señala que su Memorial fue presentado el 1 de marzo de 2001, después de que la Demandada hubiera sido admitida en las Naciones Unidas, en una fecha en la que ninguna objeción a la incoación de un nuevo procedimiento podría haberse basado en el artículo 35.

Por último, y de nuevo con carácter subsidiario, incluso si la Corte considerase que no está “abierta” al demandado en virtud del párrafo 1 del artículo 35 del Estatuto, debería sostener que está abierta en virtud del párrafo 2 de dicho artículo. La demandante sostiene que la Convención sobre el Genocidio es un “tratado en vigor” a los efectos del artículo 35, párrafo 2, que permite el acceso a la Corte a Estados que no son partes en el Estatuto. El demandante es consciente de que la Corte adoptó la posición contraria en sus sentencias de 2004 en los casos sobre la legalidad del uso de la fuerza: no obstante, pide a la Corte que reconsidere y modifique la interpretación que dio entonces a la disposición del Estatuto en cuestión, a saber, que los “tratados en [p432] vigor” no abarcaban los tratados posteriores a la entrada en vigor del Estatuto. 65.

Antes de proceder a un análisis y examen más detallados de los argumentos de las Partes briefly resumidos inmediatamente más arriba, el Tribunal considera que debe hacer una serie de observaciones preliminares en este punto. La mayoría de ellas están extraídas de las decisiones que ha dictado en los últimos 15 años, período durante el cual la Corte ha tenido varias oportunidades de aplicar el artículo 34 y de interpretar y aplicar el artículo 35 del Estatuto, por referencia de hecho a la situación jurídica del Estado que es la Demandada en el presente caso.

66. En primer lugar, debe observarse que la cuestión de si un Estado cumple o no las condiciones del artículo 35 del Estatuto puede considerarse bien como una cuestión relativa a la competencia ratione personae de la Corte, bien como una cuestión preliminar al examen de la competencia.

El Tribunal no ve la necesidad de resolver este debate, como tampoco se sintió obligado a hacerlo en sus decisiones anteriores (véase, por ejemplo, Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), Sentencia, I.C.J. Reports 2007 (I), p. 100, párr. 136). Cuando no se cumplen las condiciones del artículo 35, el Tribunal carece de competencia para pronunciarse sobre el fondo de la controversia.

Desde este punto de vista, se debe considerar que un demandado que plantea una objeción sobre la base de que no se han cumplido las condiciones del artículo 35 está realizando una objeción jurisdiccional y, si el Tribunal acepta el argumento, su sentencia será una declaración de falta de jurisdicción. Así, Serbia solicita aquí al Tribunal que decida, basándose en sus argumentos relativos a su firma objeción preliminar, que carece de jurisdicción en el caso.

67.

En segundo lugar, se plantea la cuestión de si el Tribunal, si se le presenta tanto una objeción basada en la falta de acceso de una de las partes al Tribunal como una objeción basada en la falta de jurisdicción ratione materiae, -o de hecho, lo que viene a ser lo mismo, una objeción a la jurisdicción avanzando ambos de estos motivos- debe necesariamente examinar las dos cuestiones en un orden prescrito, de modo que no podría considerar la segunda (jurisdicción ratione materiae) hasta después de haber respondido a la primera (acceso al Tribunal) en sentido affirmativo. El Tribunal abordó esta cuestión en sus Sentencias de 2004 en los casos de Legalidad del Uso de la Fuerza (véase, por ejemplo, Legalidad del Uso de la Fuerza (Serbia y Montenegro c. Bélgica), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2004 (I), pp. 298-299, párrafo. 46).

Tras recordar que, por regla general, sigue siendo libre de elegir el motivo en el que basar su sentencia cuando varios motivos distintos pueden llevar a la misma conclusión y que, por lo tanto, sigue siendo libre de decidir el orden en el que debe tratar estas cuestiones, el Tribunal determinó que la situación era distinta en el asunto que se le había sometido. Afirmó que, cuando se había impugnado el derecho del demandante a acceder al Tribunal -como había sucedido-, esta [p433] “cuestión fundamental” debía decidirse antes que cualquier otra, porque, si el demandante no era parte en el Estatuto, el Tribunal no estaba abierto a él y, en consecuencia, no podía “acudir debidamente . . . el Tribunal, cualquiera que sea el título de competencia que pueda . . . invocar” (Legalidad del uso de la fuerza (Serbia y Montenegro c. Bélgica), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 2004 (I), pp. 298-299, parr. 46).
Por lo tanto, el Tribunal consideró necesario en esos casos examinar en primer lugar la cuestión del acceso de Serbia y Montenegro al Tribunal, con el fin de determinar si el Tribunal podía “ejercer su función judicial” con respecto a ese Estado, observando que a continuación podría examinar las cuestiones relativas a la competencia ratione materiae y cualesquiera otras cuestiones jurisdiccionales “[s]ólo si la respuesta a esa [primera] cuestión es afirmativa”. En el presente caso, a pesar de que no se plantea ninguna cuestión en cuanto a la seisin en lo que respecta a la demandante, el Tribunal considera que aquí también es apropiado examinar en primer lugar las cuestiones relativas a la aplicación del artículo 35 del Estatuto.

68. En tercer lugar, el Tribunal recuerda que, como señaló en su Sentencia de 26 de febrero de 2007 en el asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), la cuestión de si un Estado puede comparecer debidamente ante la Corte, sobre la base del Estatuto, es “una cuestión que la Corte está obligada a plantear y examinar, en caso necesario, ex officio, y si procede tras la notificación a las partes” (I.C.J. Reports 2007 (I), p. 94, párr. 122). La firma consecuencia de ello se describe de la siguiente manera en dicha Sentencia:

“si el Tribunal considera que, en un caso concreto, no se cumplen las condiciones relativas a la capacidad de las partes para comparecer ante él, mientras que sí se cumplen las condiciones de su competencia ratione materiae, debería, aunque la cuestión no haya sido planteada por las partes, constatar que no se cumplen las primeras condiciones y concluir que, por esa razón, no podría ser competente para decidir sobre el fondo” (ibíd.).

Obviamente, de ello no se deduce que el Tribunal de Justicia esté obligado a tratar esta cuestión expresamente en la motivación de cualquier sentencia en la que se pronuncie sobre una excepción preliminar a la competencia. Si ninguna de las partes ha planteado la cuestión y el Tribunal considera que en el caso se cumplen las condiciones de los artículos 34 y 35, puede optar por omitir en la motivación de la sentencia cualquier discusión específica sobre el punto y limitarse a responder a los argumentos planteados por las partes.

También puede optar, si lo considera oportuno, por tratar el punto expresamente en su motivación.

Sin embargo, si el Tribunal, en una sentencia sobre excepciones preliminares a la competencia, las rechaza y mantiene la competencia, sin decir nada sobre la cuestión del acceso al Tribunal, se puede concluir que el Tribunal ha considerado que se han cumplido las condiciones de acceso. Como el Tribunal declaró en 2007 con respecto a su sentencia de 1996 en el mismo caso, tratando las objeciones preliminares planteadas por la RFY:

“Dado que . . . la cuestión de la capacidad de un Estado para ser parte en un procedimiento es una cuestión que precede a la de la competencia ratione materiae, y que el Tribunal debe, si es necesario, plantear ex officio .

. . este finding [que tenía jurisdicción sobre la base del Artículo IX de la Convención sobre Genocidio para juzgar sobre la disputa] debe entenderse como una cuestión de construcción, por implicación necesaria, en el sentido de que la Corte en ese momento percibió que el Demandado estaba en condiciones de participar en los casos ante la Corte.” (Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), Sentencia, I.C.J. Reports 2007 (I), pp. 98-99, párr. 132.)

69. El demandado en 1996 y en 2007 era el mismo Estado que es demandado en el presente caso.

El Tribunal no puede sino observar, sin embargo, que en el presente caso no puede inferirse de ninguna sentencia anterior del Tribunal la conclusión implícita de que Serbia tenga la capacidad necesaria para participar en el procedimiento incoado por la Solicitud de Croacia. La Sentencia de 11 de julio de 1996 sobre la competencia en el asunto relativo a la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia) (Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 595), a la que el Tribunal dio pleno efecto de cosa juzgada en su Sentencia de 2007 sobre el fondo en el mismo asunto, no tiene en sí misma autoridad de cosa juzgada en el presente asunto. Por lo tanto, la cuestión de la capacidad de la Demandada debe examinarse de novo, en el contexto del litigio que ahora se somete al Tribunal.

La Demandada no planteó la cuestión de su falta de capacidad para participar en el procedimiento en sus excepciones preliminares. El Tribunal informó a las Partes, mediante cartas de fecha 6 de mayo de 2008 del Secretario, de su deseo de que esta cuestión se abordara en las audiencias y así se hizo; la cuestión está ahora ante el Tribunal.

70. La última serie de observaciones preliminares se refiere al orden en que la Corte examinará ahora las diversas cuestiones derivadas de la aplicación del artículo 35 del Estatuto en el presente caso.

71.

Como se señaló anteriormente, las Partes discutieron la cuestión de si la Convención sobre el Genocidio es un “tratado en vigor” a los efectos del párrafo 2 del artículo 35 del Estatuto. Si la respuesta fuera affirmativa, y siempre que en la fecha pertinente las Partes estuvieran vinculadas entre sí por este Convenio, incluido el artículo IX -un punto que se examinará más adelante en esta Sentencia-, se deduciría que la Corte estaba “abierta” a Serbia en virtud del artículo 35, párrafo 2, aunque Serbia no fuera parte en el Estatuto en esa fecha y, por tanto, no cumpliera la condición establecida en el párrafo 1.

[p435]

Las Partes están de acuerdo en que el Tribunal abordó esta cuestión en sus Sentencias de 2004 en los casos de Legalidad del Uso de la Fuerza y respondió negativamente. Lo hizo sobre la base, entre otras cosas, de su examen de los travaux préparatoires de la disposición, que le llevó a concluir que los “tratados en vigor” se referían únicamente a los tratados que ya estaban en vigor en el momento de la entrada en vigor del Estatuto y no a los tratados celebrados posteriormente, como la Convención sobre el Genocidio (véase, por ejemplo, Legalidad del uso de la fuerza (Serbia y Montenegro c. Bélgica), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2004 (I), pp. 318-324, párrs. 100-114).

Las dos Partes acuerdan además que la posición adoptada por el Tribunal en esos casos no tiene fuerza de cosa juzgada en el presente caso, porque esas Sentencias fueron dictadas en casos diferentes que no involucraban a las mismas partes.

Sin embargo, las Partes reconocen que estos hallazgos tienen gran relevancia para el presente caso, ya que el Tribunal no se aparta de su jurisprudencia reiterada a menos que encuentre razones muy particulares para hacerlo. Sobre la base de estas premisas compartidas, las Partes llegan a conclusiones diferentes: mientras que Croacia invita al Tribunal a reconsiderar su jurisprudencia sobre este punto y a corregir el error que, según ella, se cometió en 2004, Serbia pide al Tribunal que mantenga sin cambios en el presente caso su interpretación de la cláusula “disposiciones especiales contenidas en los tratados en vigor” del artículo 35, párrafo 2.

72. El Tribunal considera apropiado en el presente caso examinar la cuestión del acceso de Serbia al Tribunal sobre la base del artículo 35, párrafo 1, antes de cualquier examen sobre la base del párrafo 2.

Sólo en el caso de que la Corte finalizara que la Demandada no era parte del Estatuto de la Corte en el momento pertinente – que se determinará más adelante – y que, en consecuencia, no satisfacía la condición del párrafo 1, la Corte debería abordar la cuestión de si la Demandada puede derivar su capacidad para participar en el procedimiento de la Convención sobre el Genocidio, sobre la base de “disposiciones especiales contenidas en tratados en vigor” en el sentido del párrafo 2. 73. Así pues, la Corte aborda ahora la cuestión de si Serbia es o era, en el momento pertinente, parte en el Estatuto, lo que sufffice, en cualquier caso, para conferirle la capacidad necesaria para participar en los procedimientos ante la Corte, cualquiera que sea su función.

74. El punto de partida del razonamiento deben ser las dos observaciones siguientes, que las Partes no discuten.

75. En primer lugar, en las sentencias dictadas en 2004 en los asuntos relativos a la legalidad del uso de la fuerza, el Tribunal determinó claramente el estatuto jurídico de la República Federativa de Yugoslavia, actualmente Serbia, durante el período comprendido entre la disolución de la antigua República Socialista Federativa de Yugoslavia y la admisión de la República Federativa de Yugoslavia en las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000. Tras recordar que la posición de la RFY frente a las Naciones Unidas [p436] había permanecido incierta y controvertida a lo largo de ese período, el propio Tribunal la había caracterizado como sui generis en su Sentencia sobre la Solicitud de Revisión de la Sentencia de 11 de julio de 1996 en el Caso relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Yugoslavia), Cuestiones Preliminares, Recurso de Casación contra la República Federativa de Yugoslavia.

Yugoslavia), Excepciones Preliminares (Yugoslavia v. Bosnia y Herzegovina), Sentencia, I.C.J. Reports 2003, p. 31, para. 71), el Tribunal relató detalladamente la historia de las relaciones entre la RFY y las Naciones Unidas desde la disolución de la antigua Yugoslavia hasta la admisión del Estado como Miembro de las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000. Esto llevó al Tribunal a concluir

“Este nuevo acontecimiento puso fin de hecho a la posición sui generis de la República Federativa de Yugoslavia en el seno de las Naciones Unidas, que, como ha observado el Tribunal en pronunciamientos anteriores, había estado plagada de ‘difi cultades jurídicas’ durante todo el período comprendido entre 1992 y 2000. …

Así pues, la demandante tiene el estatuto de miembro de las Naciones Unidas desde el 1 de noviembre de 2000. Sin embargo, su admisión en las Naciones Unidas no tuvo, ni pudo tener, el efecto de remontarse al momento en que la República Federativa Socialista de Yugoslavia se disolvió y desapareció; en 2000 no se trataba de restablecer los derechos de miembro de la República Federativa Socialista de Yugoslavia en beneficio de la República Federativa de Yugoslavia.

Al mismo tiempo, quedó claro que la posición sui generis de la demandante no podía equivaler a su pertenencia a la Organización.

En opinión del Tribunal, la significacia de este nuevo desarrollo en el año 2000 es que ha clarificado la hasta ahora amorfa situación jurídica relativa al estatuto de la República Federativa de Yugoslavia frente a las Naciones Unidas. En este sentido, la situación a la que se enfrenta ahora el Tribunal en relación con Serbia y Montenegro es manifiestamente diferente de la que tenía en 1999.

Si, en aquel momento, el Tribunal hubiera tenido que determinar definitivamente el estatuto del Solicitante frente a las Naciones Unidas, su tarea de pronunciarse se habría visto complicada por la situación jurídica, envuelta en incertidumbres relativas a dicho estatuto. Sin embargo, desde la posición ventajosa desde la que el Tribunal observa ahora la situación jurídica, y a la luz de las consecuencias jurídicas de los nuevos acontecimientos ocurridos desde el 1 de noviembre de 2000, el Tribunal llega a la conclusión de que Serbia y Montenegro no era Miembro de las Naciones Unidas, y en esa calidad Estado parte en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, en el momento de presentar su solicitud de incoar el presente procedimiento ante la Corte el 29 de abril de 1999″. (Legalidad del uso de la fuerza (Serbia y Montenegro contra Bélgica), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2004 (I), pp. 310-311, párrs.
78-79). [p437]

76. No cabe duda de que, a efectos del presente asunto, las mencionadas Sentencias de 2004 no tienen fuerza de cosa juzgada en este -ni en ningún otro- punto, ya que se dictaron en asuntos distintos que no afectaban a las mismas partes, como ya se ha señalado anteriormente en relación con otro aspecto de dichas Sentencias (véase el apartado 71).

Sin embargo, es igualmente cierto que pueden ser relevantes en el presente caso, ya que, en primer lugar, se refieren a la posición jurídica de la Demandada en el presente caso durante un período – de 1992 a 2000 – que abarca la fecha de presentación de la Solicitud sobre la que el Tribunal debe pronunciarse, y en segundo lugar, como se recordó anteriormente (véase el párrafo 53), el Tribunal se aparta de la jurisprudencia establecida sólo si es de la opinión de que hay razones muy particulares para hacerlo.

Esta es la firma consideración que debe tenerse en cuenta.

77. El segundo punto es que, desde el 1 de noviembre de 2000 y hasta la fecha de la presente Sentencia, la Demandada es parte en el Estatuto en virtud de su condición de Miembro de las Naciones Unidas, es decir, de conformidad con el párrafo 1 del Artículo 93 de la Carta, que otorga automáticamente a todos los Miembros de la Organización la condición de parte en el Estatuto de la Corte.

Por lo tanto, es indiscutible – y ninguna de las Partes en su argumentación ha sugerido lo contrario – que en la actualidad tanto Croacia como Serbia tienen acceso a la Corte sobre la base del Artículo 35, párrafo 1, del Estatuto. De ello se desprende indudablemente que un litigio entre estos dos Estados podría someterse ahora a la Corte siempre que, por supuesto, existiera una base de competencia ratione materiae que permitiera someter el litigio a la Corte.

Así, si la Solicitud de Croacia se hubiera fijado el 2 de noviembre de 2000, en lugar del 2 de julio de 1999, ninguna objeción a la competencia podría haberse basado en la falta de acceso a la Corte en el sentido del artículo 35 del Estatuto, y la Corte simplemente habría tenido que determinar si existía una base de competencia ratione materiae, es decir, un nexo jurídico entre las Partes tal que cada una hubiera consentido a la competencia de la Corte para resolver su controversia con la otra.

78. Esto lleva a la Corte a abordar una cuestión de particular importancia en el presente caso: si el cumplimiento de las condiciones establecidas en el artículo 35 del Estatuto debe apreciarse únicamente a partir de la fecha de filtración de la Demanda, o si puede apreciarse, al menos en las circunstancias específicas del presente caso, en una fecha posterior, más precisamente en una fecha posterior al 1 de noviembre de 2000.

79. En numerosos asuntos, el Tribunal ha reiterado la regla general que aplica a este respecto, a saber: “la competencia del Tribunal debe apreciarse normalmente en la fecha de la filación del acto por el que se incoa el procedimiento” (en este sentido, véase Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia), Excepciones Preliminares, Sentencia, I. C.J. Recueil 1996 (II), [p438] p. 613, párr. 26; Cuestiones de interpretación y aplicación del Convenio de Montreal de 1971 derivadas del incidente aéreo de Lockerbie (Jamahiriya Árabe Libia contra Reino Unido), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1998, p. 26, párr. 44).

Dado que, como se ha indicado anteriormente, el cumplimiento de las condiciones del artículo 35 rige la competencia del Tribunal -se considere o no como un elemento de la competencia ratione personae-, normalmente es por referencia a la fecha de la filación del instrumento de incoación del procedimiento como debe determinarse si se cumplen dichas condiciones.

80. Es fácil comprender la razón de ser de esta regla.

Si en la fecha de presentación de una demanda se cumplían todas las condiciones necesarias para que el Tribunal fuera competente, sería inaceptable que esa competencia dejara de existir como consecuencia de un acontecimiento posterior. En primer lugar, el resultado podría ser una diferencia de trato injustificada entre diferentes demandantes o incluso con respecto al mismo demandante, dependiendo del grado de rapidez con el que el Tribunal pudiera examinar los asuntos que se le presentaran. Además, una parte demandada podría sustraerse deliberadamente a la competencia del Tribunal si, tras la presentación de una demanda, se produjera un hecho o un acto que dejara de cumplir las condiciones de competencia del Tribunal, por ejemplo, la denuncia del tratado que contiene la cláusula compromisoria. Por ello, la supresión, tras la presentación de una demanda, de un elemento del que depende la competencia del Tribunal de Justicia no tiene ni puede tener efectos retroactivos. Lo que está en juego es la seguridad jurídica, el respeto del principio de igualdad y el derecho de un Estado que ha acudido debidamente al Tribunal a ver decididas sus pretensiones, cuando ha tomado todas las precauciones necesarias para presentar a tiempo el acto de incoación.

A la inversa, hay que subrayar que un Estado que decide recurrir al Tribunal debe cerciorarse cuidadosamente de que se reúnen todas las condiciones requeridas para la competencia del Tribunal en el momento en que se incoa el procedimiento. En caso contrario, y con independencia de que dichas condiciones lleguen a cumplirse posteriormente, el Tribunal deberá decidir, en principio, la cuestión de la competencia sobre la base de las condiciones que existían en el momento de la incoación del procedimiento.

81. No obstante, cabe recordar que el Tribunal, al igual que su predecesor, también ha dado muestras de realismo y flexibilidad en determinadas situaciones en las que las condiciones que rigen la competencia del Tribunal no se satisfacían plenamente en el momento de la incoación del procedimiento, pero se safilieron posteriormente, antes de que el Tribunal se pronunciara sobre su competencia.

82. En su sentencia de 30 de agosto de 1924 sobre la objeción a la jurisdicción planteada por el demandado en el asunto de las Concesiones de Palestina de Mavrommatis, la Corte Permanente de Justicia Internacional declaró lo siguiente: “debe… examinarse si la validez de la incoación del procedimiento puede impugnarse sobre la base de que la demanda fue 30 [p439] filed antes de que el Protocolo XII [anexo al Tratado de Lausana] hubiera entrado en vigor.

Este no es el caso. Incluso suponiendo que antes de esa fecha el Tribunal no fuera competente porque la obligación internacional a la que se refiere el artículo 11 [del Mandato para Palestina] aún no era efectiva, siempre habría sido posible que el demandante volviera a presentar su demanda en los mismos términos tras la entrada en vigor del Tratado de Lausana y, en ese caso, el argumento en cuestión no podría haberse esgrimido.

Aunque los motivos en los que se basó la incoación del procedimiento fueran defectuosos por la razón expuesta, ello no sería motivo suficiente para desestimar la demanda del demandante. El Tribunal de Justicia, cuya competencia es internacional, no está obligado a conceder a las cuestiones de forma el mismo grado de importancia que podrían tener en Derecho interno.

Incluso, por lo tanto, si la demanda fuera prematura porque el Tratado de Lausana aún no hubiera sido ratificado, esta circunstancia quedaría ahora cubierta por el depósito posterior de las ratificaciones necesarias.” (Sentencia nº 2, 1924, P.C.I.J., Serie A, nº 2, p. 34).

Del mismo modo, el Tribunal Permanente dijo en el caso relativo a Ciertos intereses alemanes en la Alta Silesia polaca :

“Incluso si, en virtud del artículo 23 [del Convenio germano-polaco de 1922, la cláusula compromisoria invocada en el caso], la existencia de una disputa definita fuera necesaria, esta condición podría en cualquier momento ser cumplida por medio de una acción unilateral por parte de la Parte demandante.
Y la Corte no puede permitirse ser obstaculizada por un mero defecto de forma, cuya eliminación depende únicamente de la Parte interesada.” (Jurisdicción, Sentencia No. 6, 1925, P.C.I.J., Serie A, No. 6, p. 14.)

En la jurisprudencia del presente Tribunal, la aplicación de la misma idea es perceptible en el caso Northern Cameroons (Cameroon v. United Kingdom) (Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 1963, p. 28), y en el caso concerning Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua (Nicaragua v. United States of America), en el pasaje que dice: “No tendría sentido exigir ahora a Nicaragua que inicie un nuevo procedimiento basado en el Tratado [de Amistad de 1956], lo que tendría pleno derecho a hacer”. (Jurisdicción y Admisibilidad, Sentencia, I.C.J. Reports 1984, pp. 428-429, párr. 83.)

Por último, el Tribunal se enfrentó más recientemente a una situación comparable cuando se pronunció sobre las excepciones preliminares en el asunto relativo a la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia) (Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 595). El demandado alegó que el Convenio sobre el Genocidio -base de la competencia- no había comenzado a aplicarse a las relaciones entre las dos Partes hasta el 14 de diciembre de 1995, fecha en la que, en virtud del Acuerdo de Dayton-París [p440], se reconocieron mutuamente, mientras que la demanda había sido presentada el 20 de marzo de 1993, es decir, más de dos años y medio antes. El Tribunal respondió a este argumento de la siguiente manera:

“En el presente caso, incluso si se estableciera que las Partes, cada una de las cuales estaba vinculada por el Convenio cuando se presentó la Solicitud, sólo habían quedado vinculadas entre ellas a partir del 14 de diciembre de 1995, el Tribunal no podría anular su competencia sobre esta base, en la medida en que Bosnia y Herzegovina podría en cualquier momento presentar una nueva solicitud, idéntica a la presente, que sería inatacable a este respecto.” (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 614, párr. 26.)

83.

Croacia se basa en esta jurisprudencia, que sostiene que puede transponerse directamente al presente caso. Si Serbia está vinculada por el Convenio sobre Genocidio, incluido el artículo IX, como Croacia considera que es el caso, y, dado que el demandado es parte en el Estatuto del Tribunal desde el 1 de noviembre de 2000, se deduce que el demandante podría en cualquier momento filar una nueva demanda, que sería inatacable a este respecto. El razonamiento del Tribunal en los casos antes mencionados debería, según Croacia, llevarle en este caso también a no obligar al Solicitante a presentar un nuevo procedimiento, de modo que ignoraría el hecho de que Serbia sólo se convirtió en parte del Estatuto después de que se hubiera incoado el procedimiento.

A este respecto, Croacia hace hincapié en la fecha en la que filed su Memorial, el 1 de marzo de 2001. 84.

Serbia rebate estos argumentos, sosteniendo que la jurisprudencia en cuestión no es aplicable al presente caso por dos razones. En primer lugar, el demandado señala que en todos los precedentes citados no era el demandado el único que no podía cumplir una de las condiciones necesarias para que el Tribunal mantuviera la jurisdicción en la fecha en que se incoó el procedimiento, pero este no era un punto en el que Serbia decidiera basarse.

En segundo lugar y más importante, según Serbia, la jurisprudencia no puede aplicarse cuando la condición no cumplida se refiere a la capacidad de una parte para participar en procedimientos ante el Tribunal, de conformidad con los artículos 34 y 35 del Estatuto, es decir, se refiere a una “cuestión fundamental” que, como el Tribunal declaró en 2004, debe ser examinada antes que cualquier otra cuestión de jurisdicción. Además, añade Serbia, el Tribunal no aplicó la “doctrina Mavrommatis” en sus sentencias de 2004 en los casos de legalidad del uso de la fuerza, ya que, tras constatar que el demandante no era parte del Estatuto del Tribunal en la fecha en que se presentaron las demandas y, por tanto, no tenía derecho de acceso al Tribunal, declaró que carecía de jurisdicción, aunque mencionó el hecho de que el demandante era miembro de las Naciones Unidas desde el 1 de noviembre de 2000. Según Serbia, esto se explica por el hecho de que cuando se somete al Tribunal un asunto en el que el demandante o el demandado no cumplen [p441] las condiciones de los artículos 34 y 35 del Estatuto, no puede considerarse que se le haya sometido “debidamente” y ni siquiera posee la compétence de la compétence, es decir, la competencia para determinar si es competente para decidir sobre el fondo del litigio. En tal caso, se encontraría ante un obstáculo insuperable.

85. El Tribunal observa que en cuanto al primero de estos dos argumentos, dada la lógica subyacente en la jurisprudencia citada del Tribunal derivada de la Sentencia de 1924 en el asunto Mavrommatis Palestine Concessions (Sentencia nº 2, 1924, P.C.I.J., Serie A, núm. 2), es indiferente que sea el demandante o el demandado quien no cumplafil los requisitos de la competencia del Tribunal, o ambos -como ocurre cuando la cláusula compromisoria invocada como fundamento de la competencia sólo entra en vigor después de la incoación del procedimiento-.

El Tribunal de Justicia no ve ninguna razón convincente por la que la deficiencia de un demandante pueda superarse en el curso del procedimiento, mientras que la de un demandado no. Lo que importa es que, a más tardar en la fecha en que el Tribunal decida sobre su competencia, el demandante debe tener derecho, si así lo desea, a iniciar un nuevo procedimiento en el que se cumpla la condición inicialmente incumplida.

En tal situación, no redunda en interés de la buena administración de justicia obligar al demandante a iniciar de nuevo el procedimiento -o a iniciar un nuevo procedimiento- y es preferible, salvo circunstancias especiales, concluir que el requisito ha quedado, a partir de ese momento, cumplifido. 86.

A juicio del Tribunal de Justicia, el segundo argumento mencionado merece un análisis más detallado.
En primer lugar, es cierto que todos los precedentes citados se refieren a casos en los que la condición inicialmente incumplida se refería a la competencia ratione materiae o ratione personae en sentido estricto y no a la cuestión del acceso al Tribunal, que tiene que ver con la capacidad de una parte para participar en cualquier procedimiento ante el Tribunal. No obstante, el Tribunal no puede respaldar la interpretación radical avanzada por Serbia, a saber, que siempre que un Estado que no cumplefil las condiciones de acceso en virtud del artículo 35 le someta un asunto, o que se le someta un asunto presentado contra un Estado que no cumple esas condiciones, el Tribunal ni siquiera tiene la compétence de la compétence, la competencia para decidir si tiene o no jurisdicción. Nada de esto se encuentra en las sentencias de 2004 citadas por Serbia durante las audiencias. En dichas sentencias, el Tribunal se limitó a indicar que la cuestión del acceso al Tribunal era una cuestión “fundamental” que debía examinarse antes que las demás, y que si el demandante no cumplía las condiciones del artículo 35, el Tribunal debía deducir de ello que no había sido “debidamente emplazado”. El hecho de que no se le haya “sometido debidamente el asunto” no significa que el Tribunal carezca de la competencia necesaria para decidir sobre su propia jurisdicción, en otras palabras, para decidir si se le ha sometido debidamente el asunto y si se han cumplido las condiciones necesarias para permitirle conocer del fondo del asunto.

Esto es cierto cuando es el [p442] demandante el que, como en los casos de legalidad del uso de la fuerza, no cumple las condiciones de acceso al Tribunal. Es cierto a fortiori cuando es el demandado el que supuestamente no cumple esas condiciones, ya que en tales circunstancias el acto de apoderarse de la Corte, realizado por un Estado que sí tiene acceso a la Corte, no está en cuestión: ese es el caso en el presente procedimiento.

El Tribunal posee siempre la compétence de la competence (véase el artículo 36, párrafo 6, del Estatuto). En cualquier caso, el Tribunal observa que Serbia le pide en su escrito principal que decida mediante una sentencia que carecía de competencia para conocer de la Demanda de Croacia.

87.
Lo que es más importante, el Tribunal no puede aceptar el argumento de Serbia de que cuando el defecto consiste en que una parte no tiene acceso a la Corte, es tan fatal que en ningún caso puede ser subsanado por un acontecimiento posterior en el curso del procedimiento, por ejemplo cuando esa parte adquiere la condición de parte en el Estatuto de la Corte de la que inicialmente carecía.

Como se ha indicado anteriormente, la cuestión del acceso es claramente distinta de las relativas al examen de la competencia en sentido estricto.
No obstante, está estrechamente relacionada con la competencia, en la medida en que la consecuencia es exactamente la misma tanto si se incumplen las condiciones de acceso como las condiciones de competencia ratione materiae o ratione temporis: el Tribunal carece de competencia para conocer del asunto. Es siempre en el marco de una objeción a la competencia, como en el presente asunto, donde se plantearán ante el Tribunal de Justicia las alegaciones relativas a la capacidad de las partes para participar en el procedimiento.

Siendo así, no resulta evidente por qué los argumentos basados en la buena administración de justicia que sustentan la jurisprudencia del asunto Mavrommatis no pueden tener también relevancia en un asunto como el presente. No redundaría en interés de la justicia obligar a la demandante, si desea proseguir con sus pretensiones, a iniciar un nuevo procedimiento.

A este respecto, carece de importancia qué requisito no se cumplía en la fecha en que se incoó el procedimiento y, por tanto, impedía al Tribunal en ese momento ejercer su competencia, una vez que se ha cumplido con posterioridad. 88. Es cierto que el Tribunal aparentemente no tuvo en cuenta en sus Sentencias de 2004 el hecho de que Serbia y Montenegro se había convertido en esa fecha en parte del Estatuto: de hecho, el Tribunal declaró que carecía de competencia por el único motivo de que el Solicitante no tenía acceso al Tribunal en 1999, cuando se firmaron las Solicitudes, sin llevar su razonamiento más allá.

89. Pero si el Tribunal se atuvo en esos casos estrictamente a la regla general según la cual su competencia debe apreciarse en la fecha de filación del acto de incoación del procedimiento, sin adoptar el enfoque más flexible que se desprende de las demás decisiones antes citadas, ello se jusfica por consideraciones particulares pertinentes en esos casos.

Estaba claro que Serbia y Montenegro no tenía la intención de [p443] proseguir sus reclamaciones mediante nuevas solicitudes.

El propio Estado argumentó ante el Tribunal que no estaba, y nunca había estado, vinculado por el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio, a pesar de que esa era la base de la jurisdicción que había invocado inicialmente (por ejemplo, Legalidad del uso de la fuerza (Serbia y Montenegro contra Bélgica), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2004 (I), pp. 292-293, párr. 29). Es cierto que el demandante en esos asuntos había hecho saber que no tenía intención de interrumpir el procedimiento pendiente ante el Tribunal;

pero, habida cuenta de la posición jurídica que afirmaba a partir de ese momento en relación con el Convenio sobre el genocidio, estaba fuera de duda que, en caso de que las sentencias desestimaran sus solicitudes debido a su falta de acceso al Tribunal en la fecha en que se habían incoado los procedimientos, se basaría en la condición que sin duda tendría entonces de parte en el Estatuto del Tribunal para presentar nuevas solicitudes idénticas en cuanto al fondo a la primera. Sobre esta base, y en las circunstancias particulares de esos casos, no habría habido justificación para que el Tribunal ignorara la falta de capacidad inicial de la RFY para acudir al Tribunal, basándose en que el defecto había sido subsanado en el curso del procedimiento. Como se ha señalado anteriormente (véase el apartado 85), es la preocupación por la economía judicial, un elemento de los requisitos de la buena administración de justicia, lo que justifica la aplicación de la jurisprudencia derivada de la Sentencia Mavrommatis en los casos apropiados.

La finalidad de esta jurisprudencia es evitar la proliferación innecesaria de procedimientos. Ninguna consideración de este tipo existía en 2004 para justificar que el Tribunal se apartara en ese momento del principio que sostenía que su jurisdicción debía establecerse en la fecha de presentación de las solicitudes.
De hecho, Serbia y Montenegro se cuidaron de no pedir al Tribunal que lo hiciera; mientras que Croacia pide al Tribunal que aplique la jurisprudencia del asunto Mavrommatis al presente asunto, tal petición no fue hecha, o lógicamente podría haber sido hecha, por el Solicitante en 2004.

90. Dos consideraciones adicionales refuerzan la conclusión de que, en las circunstancias del presente asunto, hay motivos para ir más allá de la situación jurídica existente en la fecha de la solicitud.

En primer lugar, si bien, como se señaló anteriormente (véase el párrafo 80), un Estado que presenta una solicitud ante el Tribunal normalmente debería demostrar suficiente cuidado para evitar hacerlo prematuramente, no se puede decir que el Solicitante en el presente procedimiento haya mostrado un enfoque descuidado en este sentido.

En la fecha de presentación de la Demanda, la Demandada consideraba que tenía capacidad para participar en los procedimientos ante el Tribunal, y su posición al respecto era de conocimiento público. En abril de 1999, la RFY había presentado demandas contra diez Estados miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte invocando el artículo IX como base de su jurisdicción. Por lo tanto, el demandante podía sentirse legitimado para recurrir al Tribunal sobre lo que a primera vista parecía ser una base de jurisdicción apropiada.

Por supuesto, es cierto que, como se ha señalado anteriormente (véase el apartado 67), las cuestiones relativas al acceso al Tribunal, a diferencia de las relativas al consentimiento a su jurisdicción, no dependen de la voluntad de las partes. Sin embargo, el comportamiento de Croacia no reflexiona ninguna circunstancia que justifique [p444] una aplicación particularmente estricta por parte del Tribunal de la jurisprudencia descrita anteriormente.

En segundo lugar, debe tenerse en cuenta que, mientras que la Solicitud de Croacia – un breve texto de unas diez páginas – fue presentada el 2 de julio de 1999, es decir, antes de la admisión de la RFY en las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000, su Memorial sobre el fondo, un documento de 414 páginas, fue presentado el 1 de marzo de 2001, después de esa fecha.

Aunque no es posible equiparar la presentación de un memorial con la de un instrumento de incoación de un procedimiento, ya que por definición un memorial se refiere a un procedimiento que ya está en marcha, cabe señalar que el Memorial es de considerable importancia, no sólo porque expone los argumentos del Solicitante, sino también porque especifica las alegaciones.

Si bien esto no puede considerarse un elemento decisivo, no puede ignorarse por completo: si Croacia hubiera presentado la sustancia de su Memorial, el 1 de marzo de 2001, en forma de una nueva solicitud, como podría haberlo hecho, no se habría planteado ninguna cuestión con respecto al artículo 35 del Estatuto.

91. En consecuencia, el Tribunal concluye que el 1 de noviembre de 2000 el Tribunal estaba abierto a la RFY.

Por lo tanto, si el Tribunal concluyera que Serbia estaba vinculada por el artículo IX del Convenio el 2 de julio de 1999, fecha en la que se incoó el procedimiento en el presente asunto, y que siguió vinculada por dicho artículo al menos hasta el 1 de noviembre de 2000, el Tribunal estaría en condiciones de mantener su competencia. Esta cuestión se examinará en la sección siguiente.

92. En vista de lo anterior, la cuestión de si se han cumplido las condiciones establecidas en el párrafo 2 del artículo 35 (véase el párrafo 71 supra) carece de pertinencia en el presente caso.

(2) Cuestiones de competencia ratione materiae 93. El Tribunal pasa ahora a la cuestión de su jurisdicción ratione materiae, que constituye el segundo aspecto de la primera objeción preliminar presentada por Serbia solicitando al Tribunal que se declare incompetente.

Según Serbia, este aspecto es un elemento de la jurisdicción ratione personae. 94.

La base de la jurisdicción afirmada por Croacia es el artículo IX del Convenio sobre Genocidio, que establece lo siguiente: “Las controversias entre las Partes Contratantes relativas a la interpretación, aplicación o cumplimiento del presente Convenio, incluidas las relativas a la responsabilidad de un Estado por genocidio o por cualquiera de los demás actos enumerados en el artículo III, serán sometidas a la Corte Internacional de Justicia a petición de cualquiera de las partes en la controversia.”

Es un hecho común entre las Partes que Croacia es, y ha sido en [p445] todo momento relevante, parte de la Convención sobre Genocidio, y no ha hecho ninguna reserva excluyendo la aplicación del Artículo IX. Croacia depositó una notificación de sucesión ante el Secretario General de las Naciones Unidas el 12 de octubre de 1992.

Afirmó que ya había sido parte con anterioridad como Estado sucesor de la RFSY desde la fecha en que asumió la responsabilidad de sus relaciones internacionales con respecto a su territorio, a saber, desde el 8 de octubre de 1991. Serbia objeta que no era parte en dicho Convenio en la fecha de presentación de la demanda de incoación (2 de julio de 1999); sostiene que no pasó a ser parte hasta su adhesión en junio de 2001. Además, la notificación de adhesión de la República Federativa de Yugoslavia, fechada el 6 de marzo de 2001 y depositada el 12 de marzo de 2001, contenía una reserva en el sentido de que la República Federativa de Yugoslavia “no se considera vinculada por el artículo IX del Convenio” (véase el texto en el párrafo 116 infra). Cuando el Secretario General, depositario de la Convención, notificó a los Estados Partes la notificación de adhesión de la RFY, Croacia (así como Bosnia y Herzegovina y Suecia) formularon objeciones; el motivo de la objeción de Croacia era que la RFY “ya está vinculada por la Convención desde su aparición como uno de los cinco Estados sucesores iguales” de la antigua RFSY.

Croacia también objetó a la reserva formulada por la RFY a la aplicación del artículo IX del Convenio, alegando que, en opinión de Croacia, era “incompatible con el objeto y la finalidad del Convenio”. 95. Si, como sostiene Croacia, Serbia ya era parte en el Convenio sobre el genocidio en la fecha en que se incoó el presente procedimiento, cualquier cambio en la situación que pudiera haberse producido por la pretendida adhesión de la RFY en 2001 o por la reserva formulada no podría privar al Tribunal de la competencia ya existente en virtud del artículo IX del Convenio. El Tribunal recuerda que, según su jurisprudencia establecida, si se demuestra que existía un título de jurisdicción en la fecha de incoación del procedimiento, cualquier caducidad o retirada posterior del instrumento jurisdiccional no tiene efecto sobre la jurisdicción del Tribunal.

El principio se estableció en el asunto Nottebohm (Liechtenstein c. Guatemala) (Excepción Preliminar, Sentencia, I.C.J. Recueil 1953, p. 122), que se refería a una aceptación de jurisdicción obligatoria (en virtud de la cláusula facultativa del párrafo 2 del artículo 36 del Estatuto) que expiró en una fecha posterior a la incoación del procedimiento citando dicha aceptación como base de la jurisdicción. Posteriormente se ha aplicado de forma coherente (por ejemplo, cuando un tratado bilateral invocado como base jurisdiccional había expirado en el momento en que la Corte dictó sentencia sobre el fondo del caso [Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua (Nicaragua v. United States of America), Merits, Judgment, I.C.J. Reports 1986, p. 28, para.

36)). 96.

Por lo tanto, si la RFY era parte del Convenio sobre Genocidio, incluido su artículo IX, el 2 de julio de 1999, fecha en la que se incoó el procedimiento, y si continuó vinculada por el artículo IX del Convenio [p446] hasta al menos el 1 de noviembre de 2000, fecha en la que la RFY se convirtió en parte del Estatuto del Tribunal, entonces, el Tribunal sigue siendo hoy competente. Por lo tanto, no es necesario que el Tribunal haga una finición en cuanto a cualquier efecto legal de la notificación de adhesión al Convenio por Serbia de fecha 6 de marzo de 2001.

97. Las razones por las que se discute entre las Partes si Serbia era parte del Convenio en la fecha en que se incoó el presente procedimiento están ligadas a la historia de la relación con el Convenio de, en primer lugar, la RFSY, y, posteriormente, de la Demandada.

La República Socialista Federativa de Yugoslavia firmó la Convención sobre el Genocidio el 11 de diciembre de 1948 y depositó un instrumento de ratificación, sin reservas, el 29 de agosto de 1950; las Partes coinciden en que la República Socialista Federativa de Yugoslavia era, por lo tanto, parte en la Convención en el momento en la década de 1990 en que comenzó a desintegrarse en Estados separados e independientes.

El proceso de desintegración de la RFSY, la aparición de sus antiguas Repúblicas constituyentes como Estados separados, y los esfuerzos de la RFY para que se reconociera internacionalmente su pretensión de continuar con la personalidad estatal, jurídica internacional y política de la RFSY, se han descrito detalladamente en los párrafos 43 a 51 supra y en varias decisiones anteriores del Tribunal (más recientemente en el caso relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), Sentencia, I.C.J. Recueil 2007 (I), pp. 79-80, párrs. 88-99).

En el presente caso, Croacia afirma en primer lugar que la RFY era parte por sucesión en la Convención sobre el Genocidio desde el comienzo de su existencia como Estado, ya que la sucesión, a diferencia de otros modos de quedar vinculado por un tratado, es retroactiva al comienzo del Estado sucesor; también se basa, en apoyo de sus argumentos a favor de la competencia, en una declaración formal adoptada en nombre de la RFY el 27 de abril de 1992, y en una Nota official de la misma fecha transmitida con esa declaración al Secretario General de las Naciones Unidas. 98. La declaración de 27 de abril de 1992 se hizo en nombre de “los representantes del pueblo de la República de Serbia y de la República de Montenegro” y, según Serbia, fue adoptada por “un órgano ad hoc compuesto por miembros de la Asamblea de la RFSY, de la Asamblea Nacional de la República de Serbia y de la Asamblea de la República de Montenegro”; véanse también Ann.

13 a POS, encabezamiento; y cláusula de firma. En dicha declaración, los representantes afirmaron que:

“La República Federativa de Yugoslavia, continuando la personalidad estatal, jurídica y política internacional de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, cumplirá estrictamente todos los compromisos que la República Federativa Socialista de Yugoslavia asumió internacionalmente. [p447]

Al mismo tiempo, está dispuesta a respetar plenamente los derechos e intereses de las Repúblicas yugoslavas que declararon su independencia. El reconocimiento de los nuevos Estados se producirá una vez que se hayan resuelto todas las cuestiones pendientes negociadas en el seno de la Conferencia sobre Yugoslavia…”. (Doc. de las Naciones Unidas A/46/915, Ann. II.)

99. Asimismo, la Nota de 27 de abril de 1992 de la Misión Permanente de Yugoslavia ante el Secretario General de las Naciones Unidas contenía lo siguiente:

“La Asamblea de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, en su sesión celebrada el 27 de abril de 1992, promulgó la Constitución de la República Federativa de Yugoslavia. En virtud de la Constitución, sobre la base de la continuidad de la personalidad de Yugoslavia y de las decisiones legítimas de Serbia y Montenegro de continuar viviendo juntos en Yugoslavia, la República Federativa Socialista de Yugoslavia se transforma en la República Federativa de Yugoslavia, formada por la República de Serbia y la República de Montenegro.

Respetando estrictamente la continuidad de la personalidad internacional de Yugoslavia, la República Federativa de Yugoslavia continuará cumpliendo todos los derechos conferidos a la República Federativa Socialista de Yugoslavia y las obligaciones asumidas por ella en las relaciones internacionales, incluida su pertenencia a todas las organizaciones internacionales y su participación en los tratados internacionales ratificados o suscritos por Yugoslavia.” (Doc. de las Naciones Unidas A/46/915, An. I.)

100.

Así pues, la RFY no se consideraba uno de los Estados sucesores de la RFSY surgidos de la disolución de dicho Estado, sino el único Estado continuador, manteniendo la personalidad de la antigua RFSY, con la implicación de que los demás Estados formados a partir de la antigua Yugoslavia eran nuevos Estados, aunque con derecho a hacer valer los derechos de los Estados sucesores. Esta política de la RFY se mantuvo hasta un cambio de Gobierno en 2000, y una posterior solicitud a las Naciones Unidas de admisión como nuevo Miembro (véanse los párrafos 50-51 supra y 116 infra).

Por supuesto, la declaración y la Nota de 1992 no deben considerarse aisladamente; su efecto debe evaluarse a la luz, en particular, del comportamiento de la RFY en el momento de hacer la declaración y posteriormente, aspecto que se examinará más adelante (apartados 114-117).

101. Sobre la base de los antecedentes históricos y de la declaración y la Nota de 27 de abril de 1992, Croacia sostiene que Serbia era parte en el Convenio sobre el genocidio el 2 de julio de 1999 en los mismos términos en que lo había sido la RFSY, es decir, sin reservas, y que, en consecuencia, el artículo IX confiere competencia al Tribunal en el presente asunto. En su Solicitud, [p448] Croacia basó sus argumentos a este respecto en las normas de derecho internacional relativas a la sucesión de Estados.

En su Exposición Escrita sobre las Excepciones Preliminares de Serbia, invocó principalmente la decisión del Tribunal de 3 de febrero de 2003 en el asunto relativo a la Solicitud de Revisión de la Sentencia de 11 de julio de 1996 en el Asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia), Excepciones Preliminares (Yugoslavia contra Bosnia y Herzegovina), en el que se ha cuestionado el estatuto de la RFY ante las Naciones Unidas. En el curso del procedimiento oral, indicó que también se basaba, con carácter subsidiario, en la declaración y Nota de 27 de abril de 1992. Será conveniente examinar firmemente este argumento alternativo basado en los acontecimientos de 1992, antes de proceder, en su caso, a la cuestión más amplia de la aplicación en este caso del derecho general relativo a la sucesión de Estados, ya que si se aceptan las alegaciones de Croacia en cuanto al efecto de la declaración y la Nota, no se plantea la necesidad de que el Tribunal aborde ulteriormente los argumentos que le han presentado las Partes en relación con las normas de derecho internacional que rigen la sucesión de Estados en los tratados, incluida la cuestión de la sucesión ipso iure en algunos tratados multilaterales.

102. Croacia alegó no sólo que Serbia estaba vinculada por la Convención sobre el Genocidio desde el comienzo del conflicto entre Bosnia y Herzegovina y la RFY, es decir, desde una fecha anterior a la declaración de 1992, sino que el Tribunal ha confirmado que esto era así en seis ocasiones en el transcurso de ese período, a saber, en 1993 (dos veces), 1996, 1999, 2003 y 2007, es decir, en los Autos y Sentencias en el asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro) sobre las solicitudes de indicación de medidas provisionales (1993), sobre excepciones preliminares (1996) y sobre el fondo (2007), en la Sentencia sobre la Solicitud de Revisión de la Sentencia de 11 de julio de 1996 en dicho asunto (2003), y en los Autos sobre las solicitudes de indicación de medidas provisionales en los asuntos relativos a la Legalidad del Uso de la Fuerza (1999).

Croacia afirmó que sostener que la RFY no estaba vinculada por la Convención sobre el Genocidio el 2 de julio de 1999 “anularía 15 años de jurisprudencia y pondría en tela de juicio el fundamento de las decisiones del Tribunal” en el asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio interpuesto por Bosnia y Herzegovina.

103. Croacia argumenta que estas decisiones son relevantes porque el “compromiso solemne” dado por la RFY en la declaración de 1992 ha sido invocado por la propia RFY en procedimientos ante este Tribunal, y ha sido invocado por el Tribunal, de modo que Croacia también tenía derecho a invocarlo, y así lo ha hecho. La significancia de la actitud adoptada por la RFY en procedimientos anteriores se examinará más adelante (véase el apartado 114).

104. En cuanto al propio Tribunal, se ha observado en los apartados 52 a 56 supra, estas decisiones no tienen carácter de cosa juzgada en el presente [p449] procedimiento. En general, el Tribunal no opta por apartarse de sentencias anteriores, en particular cuando se abordan cuestiones similares en las decisiones anteriores, como en el presente caso, a menos que encuentre razones muy particulares para hacerlo. Es sobre esta base, por lo tanto, que el Tribunal considerará los argumentos de las Partes sobre las cuestiones que, se argumenta, fueron cubiertas por esas decisiones anteriores.

105. La cuestión de qué efectos podría tener, desde el punto de vista jurídico, el hecho de que Croacia pudiera haber considerado posible, de buena fe, confiar en el compromiso asumido en esos documentos, puede reservarse por el momento. El Tribunal examinará en primer lugar cuál fue la naturaleza y el efecto de la Declaración y Nota de 1992 sobre la posición de la RFY en relación con el Convenio sobre el Genocidio.

106. Serbia argumenta que la declaración de 27 de abril de 1992 descrita en el párrafo 98 supra no podía constituir una notificación de sucesión a la Convención sobre el Genocidio, por tres razones. En primer lugar, toda notificación de sucesión, al igual que cualquier otro acto pertinente en virtud de un tratado, debe emanar, para ser válida, de una persona que pueda representar al Estado de que se trate (véase el artículo 7 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados). Sin embargo, Serbia sostiene que la declaración de 1992 fue adoptada por un órgano ad hoc formado por miembros de la Asamblea de la RFSY, la Asamblea Nacional de la República de Serbia y la Asamblea de la República de Montenegro. En segundo lugar, como confirma la práctica uniforme del depositario, son necesarias notificaciones específicas para que se produzca la sucesión, es decir, una notificación de sucesión debe especificar con precisión a qué tratado se dirige; y la declaración de 1992 era totalmente general en sus términos (“todos los compromisos que la RFSY asumió internacionalmente”).

En tercer lugar, toda notificación de sucesión, para ser efectiva, debe ser transmitida al depositario; sin embargo, la declaración y la Nota de 1992 fueron transmitidas al Secretario General de las Naciones Unidas (depositario de la Convención sobre el Genocidio) para ser distribuidas como documento ofificial de la Asamblea General, por lo que claramente no iban dirigidas a él en su función de depositario.

107. En relación con el primer punto, el Tribunal observa que la Asamblea que adoptó la declaración de 1992 fue la misma que “promulgó la Constitución de la República Federativa de Yugoslavia”, como se indica en la Nota de 27 de abril de 1992 (véase el párrafo 99 supra). En cualquier caso, la Nota por la que se transmitía la declaración al Secretario General de las Naciones Unidas, fue comunicada formalmente por el Encargado de Negocios a.i. de la Misión Permanente de Yugoslavia ante las Naciones Unidas, y fue aceptada por el Secretario General, y distribuida como tal como documento official de la Asamblea General. Aunque en aquel momento se objetó la afirmación de la República Federativa de Yugoslavia de ser la continuadora de la República Socialista Federativa de Yugoslavia, no se sugirió entonces que esa afirmación no hubiera sido presentada por el órgano representativo apropiado de la República Federativa de Yugoslavia, o transmitida al Secretario General por un representante no autorizado.

Además, como el Tribunal desarrollará más ampliamente a continuación (véanse los párrafos 114-115), no puede haber duda, a partir de la conducta posterior de los encargados de los asuntos de la RFY, de que la declaración fue considerada por el Estado como hecha en su nombre, y los compromisos contenidos en ella fueron refrendados y aceptados por la RFY.

108. Con respecto al segundo argumento, el Tribunal debe firmar en primer lugar si la declaración y la Nota de 1992 fueron “hechas en términos suficientemente específicos en relación con la cuestión particular” de la aceptación de estar vinculado por obligaciones de tratados internacionales (cf. Armed Activities on the Territory of the Congo (New Application : 2002) (Democratic Republic of the Congo v. Rwanda), Jurisdiction and Admissibility, Judgment, I.C.J. Reports 2006, pp. 28-29, para. 52). El Tribunal observa que la declaración y la Nota de 1992 no se limitaban a afirmar que la RFY cumpliría ciertos compromisos: especificaban que se trataba de los compromisos “que la RFS de Yugoslavia asumía internacionalmente” o “en las relaciones internacionales”.

Aunque los tratados contemplados no se especificaban por su nombre, la declaración se refería a una clase de instrumentos que era perfectamente determinable en el momento de hacer la declaración: los “compromisos” de tratados vinculantes para la RFSY en el momento de su disolución. No cabe duda de que la Convención contra el Genocidio era uno de esos “compromisos”. Si bien la práctica de formular declaraciones de sucesión a un tratado o tratados con indicación del tratado o tratados a los que pretenden referirse es de indudable utilidad práctica, el Tribunal no puede sostener que el derecho internacional considere totalmente ineficaz un instrumento que identifica por referencia general el tratado al que se dirige, en lugar de designarlo por su nombre particular.

409. En opinión de la Corte, existe una distinción entre la naturaleza jurídica de la ratificación o adhesión a un tratado, por una parte, y, por otra, el proceso por el cual un Estado queda obligado por un tratado como Estado sucesor o permanece obligado como Estado continuador. La adhesión o ratificación es un simple acto de voluntad por parte del Estado que manifiesta su intención de asumir nuevas obligaciones y adquirir nuevos derechos en virtud del tratado, efectuado por escrito de la manera formal establecida en el tratado (véanse los artículos 15 y 16 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados). En cambio, en el caso de sucesión o continuación, el acto de voluntad del Estado se refiere a un conjunto de circunstancias ya existentes y equivale a un reconocimiento por ese Estado de determinadas consecuencias jurídicas derivadas de esas circunstancias, de modo que todo documento expedido por el Estado de que se trate, al ser esencialmente confirmatorio, puede estar sujeto a requisitos de forma menos rígidos. El artículo 2 g) de la Convención de Viena de 1978 sobre la sucesión de Estados en materia de tratados reflexiona esta idea, definiendo una [p451] “notificación de sucesión” como “en relación con un tratado multilateral, toda notificación, cualquiera que sea su forma o denominación, hecha por un Estado sucesor en la que manifieste su consentimiento en ser considerado obligado por el tratado”. El derecho internacional tampoco prescribe ninguna forma específica para que un Estado exprese una reclamación de continuidad.

110. Con respecto tanto al segundo como al tercer argumento esgrimidos por Serbia, el Tribunal señala que la declaración de 1992 no se expresó en los términos de uno de los actos jurídicos reconocidos por los que un Estado puede llegar a ser parte en un convenio multilateral. Observa, sin embargo, que para constituir un medio válido y eficaz por el que el Estado declarante pueda asumir obligaciones en virtud del Convenio, no es necesario que la declaración cumpla estrictamente todos los requisitos formales. Por ejemplo, en los asuntos Plataforma Continental del Mar del Norte (República Federal de Alemania/Dinamarca ; República Federal de Alemania/Países Bajos), el Tribunal reconoció la posibilidad de que un Estado que no hubiera llevado a cabo las formalidades habituales (ratificación, adhesión) para quedar vinculado por el régimen de un convenio internacional pudiera, no obstante, “quedar vinculado de alguna manera de otro modo”, aunque dicho proceso “no se presumiera a la ligera” que se hubiera producido. Sin embargo, no se demostró que así fuera en esos casos (sentencia, Recueil 1969, p. 25, párrs. 27 y 28). En el presente caso, el Tribunal tiene que considerar si la declaración y la Nota de 1992, junto con otros comportamientos coherentes de Serbia, indican tal aceptación unilateral de las obligaciones del Convenio sobre Genocidio, mediante un proceso equivalente, en las circunstancias especiales de este caso, a una sucesión de la RFSY en lo que respecta al Convenio.

111.

A los efectos del presente asunto, el Tribunal señala, en primer lugar, que la RFY manifestó claramente en 1992 su intención de quedar vinculada -o, de forma coherente con la visión de la situación jurídica que entonces tenía, de seguir vinculada- por las obligaciones del Convenio sobre el genocidio. La RFY pretendía entonces ser el Estado continuador de la RFSY, pero no repudió su condición de parte en el Convenio incluso cuando se hizo evidente que esa pretensión no prevalecería, y que la RFSY era considerada por otros Estados, en particular por los surgidos de la disolución de la antigua Yugoslavia, simplemente como uno de los Estados sucesores de la RFSY. En el contexto particular del caso, el Tribunal opina que debe considerarse que la declaración de 1992 tuvo los efectos de una notificación de sucesión de tratados, a pesar de que su premisa política era diferente. Está claro que la parte dispositiva de la declaración de 1992, la aceptación de “todos los compromisos que la República Federativa Socialista de Yugoslavia asumió internacionalmente”, había sido redactada a la luz de su afirmación, hecha en la declaración y en la Nota de la Misión Permanente, de “la continuidad de la personalidad internacional de Yugoslavia”, y esto estaba vinculado con la pretensión de la RFY de continuar la pertenencia de la RFSY a las [p452] Naciones Unidas. Sin embargo, no había ninguna indicación de que el compromiso asumido estuviera condicionado a la aceptación de la reivindicación de continuidad.

De hecho, esta reivindicación no prevaleció. No obstante, la conducta de Serbia tras la transmisión de la declaración dejó claro que se consideraba vinculada por la Convención sobre el Genocidio.

112.

Sin embargo, Serbia ha llamado la atención del Tribunal sobre el artículo XI de la Convención sobre el Genocidio, que establece que:

“La presente Convención estará abierta hasta el 31 de diciembre de 1949 a la firma de todo Miembro de las Naciones Unidas y de todo Estado no miembro al que la Asamblea General haya dirigido una invitación a firmarla.
La presente Convención será ratificada y los instrumentos de ratificación serán depositados en poder del Secretario General de las Naciones Unidas.
Después del 1 de enero de 1950, podrá adherirse a la presente Convención cualquier Miembro de las Naciones Unidas y cualquier Estado no miembro que haya recibido la invitación antes mencionada.
Los instrumentos de adhesión se depositarán en poder del Secretario General de las Naciones Unidas”.

Serbia alega lo siguiente: “Antes de convertirse en Miembro de las Naciones Unidas el 1 de noviembre de 2000 como nuevo Estado, el demandado ni siquiera reunía los requisitos para ser parte en la Convención sobre el Genocidio.

Dado que no era [antes de esa fecha] Miembro de las Naciones Unidas, sólo podía haber pasado a ser parte mediante una invitación cursada en virtud del artículo XI. Es un hecho indiscutible que la RFY nunca recibió tal invitación.”

113.

El Tribunal observa que el artículo XI, según sus términos, no excluye a los Estados que no son miembros de las Naciones Unidas de ser partes en la Convención sobre el Genocidio, como sugiere Serbia; establece simplemente que los Estados no signatarios sólo pueden adherirse a la Convención si son Estados miembros de las Naciones Unidas o Estados que han recibido una invitación de la Asamblea General. El texto no hace referencia alguna a la continuación o sucesión de los derechos y obligaciones convencionales de un Estado predecesor, en la forma y condiciones reconocidas en el derecho internacional. En el asunto relativo a la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Serbia y Montenegro), se planteó la cuestión de si una “Notificación de sucesión” al Convenio transmitida por Bosnia y Herzegovina no debía tratarse como una adhesión, a la que se aplicarían los artículos XI y XIII del Convenio. El Tribunal sostuvo que Bosnia y Herzegovina se había convertido en parte del Convenio por vía de sucesión, y concluyó de ello que “no se plantea la cuestión de la aplicación [p453] de los artículos XI y XIII del Convenio” (Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 612, apartado 24).

114. Ya se ha hecho referencia a la posición adoptada por la propia RFY en relación con el Convenio, y se trata claramente de una conducta que debe ser tenida en cuenta por el Tribunal. Ya en 1993, en el contexto de la primera solicitud de indicación de medidas provisionales en el procedimiento incoado contra ella por Bosnia y Herzegovina, la RFY, aunque cuestionó que el Estado demandante fuera parte en el Convenio sobre Genocidio en las fechas pertinentes, no impugnó la afirmación de que ella misma era parte, y ella misma presentó una solicitud de indicación de medidas provisionales, refiriéndose al artículo IX del Convenio. Sobre esta base, el Tribunal consideró en su Providencia que “tanto Bosnia-Herzegovina como Yugoslavia son partes” en el Convenio (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Yugoslavia (Serbia y Montenegro)), Medidas provisionales, Providencia de 8 de abril de 1993, Recueil 1993, p. 16, párr. 26), y citó la declaración y la Nota de 1992 (ibid., p. 15, párrs. 22-23). Además, en el mismo asunto, en la fase de excepciones preliminares, la RFY alegó que el Convenio sobre el genocidio había comenzado a aplicarse a las relaciones entre las dos Partes el 14 de diciembre de 1995, como se ha recordado anteriormente (véase el párrafo 82), habiendo continuado ella misma los derechos y deberes, en virtud (entre otras cosas) de dicho Convenio, establecidos por la RFSY. Además, el 29 de abril de 1999, la RFY filed in the Registry of the Court Applications instituting proceedings against ten States Members of NATO, citing (inter alia) the Genocide Convention as title of jurisdiction (see, for example, Legality of Use of Force (Serbia and Montenegro v. Belgium), Preliminary Objections, Judgment, I.C.J. Reports 2004 (I), pp. 283-284, para. 1).

115. Esta seguía siendo la situación cuando el 2 de julio de 1999 Croacia presentó la solicitud por la que se incoaba el presente procedimiento. Durante el período transcurrido entre la formulación de la declaración de 1992 y esa fecha, ni la RFY ni ningún otro Estado para el que la cuestión pudiera haber tenido significancia cuestionaron que la RFY fuera parte en la Convención sobre el Genocidio, sin reservas; y ningún otro acontecimiento ocurrido durante ese período tuvo repercusión alguna en la situación jurídica derivada de la declaración de 1992. El 1 de noviembre de 2000, la RFY fue admitida como nuevo Miembro de las Naciones Unidas, tal y como había solicitado mediante una carta dirigida al Secretario General por el Presidente de la RFY con fecha de 27 de octubre de 2000, “a la luz de la aplicación de la resolución 777 (1992) del Consejo de Seguridad” (doc. de las Naciones Unidas A/55/528-S/2000/1043).

Como observó el Tribunal en sus Sentencias en los casos relativos a la Legalidad del Uso de la Fuerza, “[e]ste nuevo acontecimiento puso fin de manera efectiva a la posición sui generis de la República Federativa de Yugoslavia en el seno de las Naciones Unidas . . .” (Legalidad del uso de la fuerza (Serbia y Montenegro contra Bélgica), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2004 (I), p. 310, párr. 78).

No obstante, la RFY no retiró ni pretendió retirar en ese momento la declaración [p454] y la nota de 1992, que se habían redactado teniendo en cuenta que la RFY mantenía la personalidad jurídica de la RFSY. No sugirió, por ejemplo, que el hecho de que no se aceptara dicha tesis hubiera implicado la nulidad de la declaración o el cese del compromiso con las obligaciones internacionales contempladas en ella.

116. Hasta marzo de 2001, la República Federativa de Yugoslavia no adoptó ninguna otra medida incompatible con el estatuto que, desde 1992, pretendía poseer, a saber, el de Estado parte en el Convenio sobre el genocidio. El 12 de marzo de 2001 depositó ante el Secretario General una notificación de adhesión a la Convención sobre el Genocidio, que, tras hacer referencia a la declaración de 1992 y a la posterior admisión de la RFY en las Naciones Unidas como nuevo Miembro, contenía lo siguiente:

“AHORA que se ha establecido que la República Federativa de Yugoslavia no ha sucedido el 27 de abril de 1992, o en cualquier fecha posterior, a la pertenencia al tratado, los derechos y las obligaciones de la República Federativa Socialista de Yugoslavia en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio en el supuesto de la continuación de la pertenencia a las Naciones Unidas y la continuación de la personalidad estatal, jurídica internacional y política de la República Federativa Socialista de Yugoslavia…”.

La notificación de adhesión contenía la siguiente reserva:

“‘La República Federativa de Yugoslavia no se considera vinculada por el artículo IX de la Convención. . . y, por consiguiente, antes de que cualquier controversia en la que la República Federativa de Yugoslavia sea parte pueda ser válidamente sometida a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia en virtud de este artículo, se requiere en cada caso el consentimiento específico y explícito de la República Federativa de Yugoslavia.'”. Sin embargo, el Tribunal observa también que en esa misma fecha, la RFY depositó ante el Secretario General de las Naciones Unidas declaraciones de sucesión a un gran número de otros convenios multilaterales de los que el Secretario General es depositario. Esta práctica de la República Federativa de Yugoslavia era plenamente coherente con la de los demás antiguos Estados surgidos de la disolución de la República Socialista Federativa de Yugoslavia, que también se consideraban sucesores de dicho Estado y, por lo tanto, durante el período comprendido a partir de 1991, habían notificado su sucesión en dichos convenios. De hecho, sólo hubo (aparte de la adhesión de la RFY a la Convención sobre el Genocidio) una excepción a ese conjunto de prácticas tan extenso y coherente.

117. En resumen, en el presente caso el Tribunal, teniendo en cuenta tanto el texto de la declaración y de la Nota de 27 de abril de 1992, como el comportamiento constante de la RFY en el momento de su elaboración y a lo largo de los años 1992-2001, considera que debe atribuir a esos documentos precisamente el efecto que, en opinión del Tribunal, se pretendía que tuvieran a la vista de sus términos:

a saber, que a partir de esa fecha la RFY [p455] estaría vinculada por las obligaciones de una parte con respecto a todos los convenios multilaterales de los que la RFSY había sido parte en el momento de su disolución, sin perjuicio, por supuesto, de cualquier reserva legalmente formulada por la RFSY que limitara sus obligaciones. Es un hecho común que la Convención sobre el Genocidio era una de estas convenciones, y que la RFSY no había hecho ninguna reserva a la misma; por lo tanto, la RFSY aceptó en 1992 las obligaciones de dicha Convención, incluido el artículo IX que establece la jurisdicción del Tribunal, y ese compromiso jurisdiccional era vinculante para el demandado en la fecha en que se incoó el presente procedimiento. En los hechos ocurridos, esto significa que la declaración y la Nota de 1992 tuvieron el efecto de una notificación de sucesión por parte de la RFY a la RFSY en relación con el Convenio sobre Genocidio.

El Tribunal concluye que, sin perjuicio de las objeciones más específicas de Serbia que se examinarán más adelante, tenía, en la fecha en que se incoó el presente procedimiento, jurisdicción para conocer del caso sobre la base del artículo IX del Convenio sobre Genocidio. Esta situación se mantuvo al menos hasta el 1 de noviembre de 2000, fecha en la que Serbia y Montenegro pasó a ser Miembro de las Naciones Unidas y, por tanto, parte en el Estatuto del Tribunal.

En consecuencia, no es necesario examinar las alegaciones de Croacia basadas en cuestiones más generales relativas a las normas de derecho internacional sobre la sucesión de Estados en los tratados, a las que se hace referencia en el párrafo 101 supra.

(3) Conclusiones 118. La Corte recuerda que sostuvo anteriormente en esta Sentencia (véase el párrafo 91) que la Demandada adquirió la condición de parte en el Estatuto de la Corte el 1 de noviembre de 2000. El Tribunal sostuvo además que si se podía establecer que el demandado era también parte en el Convenio sobre Genocidio, incluido el artículo IX, en la fecha de incoación del procedimiento y al menos hasta el 1 de noviembre de 2000, y si en consecuencia el demandante hubiera tenido la libertad, si así lo hubiera deseado, de presentar una nueva demanda idéntica en sustancia a la presente demanda, se cumplirían las condiciones para la competencia del Tribunal.

El Tribunal ha constatado ahora que el demandado estaba vinculado por la Convención sobre el Genocidio, incluido su artículo IX, en la fecha de incoación del procedimiento y siguió estando vinculado al menos hasta el 1 de noviembre de 2000. 119.

Habiendo establecido que se cumplen las condiciones para la competencia del Tribunal y sin perjuicio de sus finiciones sobre las otras excepciones preliminares presentadas por Serbia, el Tribunal concluye que la firma excepción preliminar, “que el Tribunal carece de competencia”, debe ser rechazada. [p456]

VI. OBJECIÓN PRELIMINAR A LA COMPETENCIA DEL TRIBUNAL Y A LA ADMISIBILIDAD, RATIONE TEMPORIS

120. Por consiguiente, el Tribunal pasa ahora a examinar la segunda objeción preliminar, tal como se expone en la presentación final 2 a) de Serbia, a saber, la objeción de que “las reclamaciones basadas en actos y omisiones que tuvieron lugar antes del 27 de abril de 1992”, es decir, antes del establecimiento formal de la “República Federativa de Yugoslavia (Serbia y Montenegro)”, nombre con el que se conocía anteriormente a la actual Serbia, “están fuera de la jurisdicción de este Tribunal y son inadmisibles”. La excepción preliminar se presenta así como una objeción a la jurisdicción y una objeción a la admisibilidad de las demandas.

La distinción entre estos dos tipos de objeciones está bien reconocida en la práctica del Tribunal. En cualquier caso, el efecto de una objeción preliminar a una demanda en particular es que, si es aceptada, pone fin al procedimiento con respecto a esa demanda; de modo que el Tribunal no continuará examinando el fondo de la demanda.

Si se trata de una objeción jurisdiccional, como la competencia de la Corte deriva del consentimiento de las partes, lo más habitual es que se demuestre que el Estado objetante no ha dado su consentimiento para que la Corte resuelva el litigio en cuestión. Una objeción preliminar a la admisibilidad abarca un abanico de posibilidades más dispar. En el asunto relativo a las plataformas petrolíferas (República Islámica de Irán contra Estados Unidos de América), el Tribunal señaló que:

“Las objeciones a la admisibilidad normalmente adoptan la forma de una afirmación de que, incluso si el Tribunal es competente y se supone que los hechos expuestos por el Estado demandante son correctos, existen no obstante razones por las que el Tribunal no debería proceder a un examen del fondo.” (Sentencia, I.C.J. Recueil 2003, p. 177, párr. 29.)

Esencialmente, tal objeción consiste en la alegación de que existe una razón jurídica, incluso cuando hay competencia, por la que el Tribunal debería negarse a conocer del asunto, o más habitualmente, de una pretensión específica del mismo.

Dicha razón suele ser de tal naturaleza que el asunto debe resolverse in limine litis, por ejemplo, cuando sin examinar el fondo del asunto puede apreciarse que se han incumplido las normas relativas a la nacionalidad de las demandas; que no se han agotado los recursos internos; que las partes han acordado utilizar otro método de solución pacífica; o que la demanda es discutible. Si el Tribunal comprueba que una impugnación “no posee, en las circunstancias del caso, un carácter exclusivamente preliminar” (artículo 79, párrafo 7, del Reglamento del Tribunal adoptado el 14 de abril de 1978), se tramitará en la fase de fondo.

De hecho, las impugnaciones de la competencia o de la admisibilidad se presentan a veces junto con las alegaciones sobre el fondo, y se discuten y resuelven en esa fase (cf. Timor Oriental (Portugal c. Australia), Sentencia, I.C.J. Recueil 1995, p. 92, párr. 4; Avena y otros mexicanos [Recueil 1995, p. 92, párr. 2]). 4; Avena and Other Mexican [p457] Nationals (Mexico v. United States of America), Sentencia, I.C.J. Reports 2004 (I), pp. 28-29, párr. 24).

121. Como se ha expuesto anteriormente, la objeción preliminar de Serbia, tal como se expone en su presentación final 2 a), se presenta como relativa tanto a la jurisdicción del Tribunal como a la admisibilidad de la demanda. El título de jurisdicción invocado por Croacia es el artículo IX del Convenio sobre Genocidio, y el Tribunal ha establecido anteriormente que tanto Croacia como Serbia eran partes en dicho Convenio en la fecha en que se incoó el procedimiento (2 de julio de 1999). Sin embargo, Serbia sostiene que el Tribunal no tiene competencia en virtud del artículo IX, o que la competencia no puede ejercerse, en la medida en que la reclamación de Croacia se refiere a “actos y omisiones que tuvieron lugar antes del 27 de abril de 1992”, es decir, que la competencia del Tribunal está limitada ratione temporis. Serbia adujo dos razones para ello: en primer lugar, porque el momento más temprano posible en el que se podría considerar que el Convenio entró en vigor entre la RFY y Croacia fue el 27 de abril de 1992; y en segundo lugar, porque “el Convenio sobre Genocidio, incluida la cláusula jurisdiccional contenida en su artículo IX, no puede aplicarse a actos ocurridos antes de que Serbia existiera como Estado”, y por tanto no podría haber sido vinculante para ella. Por lo tanto, Serbia alegó que los actos u omisiones que tuvieron lugar antes de la existencia de la RFY no pueden ser atribuidos a la RFY.

122. A este respecto, Croacia ha llamado la atención del Tribunal sobre el hecho de que una cuestión similar de competencia ratione temporis en virtud del Convenio sobre el genocidio respecto de los acontecimientos en la antigua Yugoslavia fue tratada por el Tribunal en el asunto relativo a la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Yugoslavia), en respuesta a dos de las excepciones preliminares de la RFY.

En dicha sentencia, el Tribunal consideró que “Yugoslavia, basando su argumentación en el principio de irretroactividad de los actos jurídicos, ha afirmado que, aunque el Tribunal pudiera tener jurisdicción sobre la base del Convenio [sobre el Genocidio], sólo podría ocuparse de acontecimientos posteriores a las diferentes fechas en las que el Convenio hubiera podido ser aplicable entre las Partes.

A este respecto, el Tribunal se confine a la observación de que el Convenio sobre Genocidio – y en particular el artículo IX – no contiene ninguna cláusula cuyo objeto o efecto sea limitar de tal manera el alcance de su jurisdicción ratione temporis, y tampoco las Partes mismas hicieron ninguna reserva a tal efecto, ni al Convenio ni en [una posible oportunidad posterior]. Por lo tanto, el Tribunal finaliza que tiene jurisdicción en este caso para dar efecto a la Convención sobre Genocidio con respecto a los hechos relevantes ocurridos desde el comienzo del conflicto que tuvo lugar en Bosnia y Herzegovina.”

(Informe 1996 (II) de la C.I.J., p. 617, párr. 34; énfasis añadido).
[p458]

Croacia argumenta que el mismo razonamiento debería ser también aplicable en el presente caso, y por lo tanto invita al Tribunal a desestimar la objeción serbia.
123. El Tribunal observa, sin embargo, que las cuestiones temporales que deben resolverse en el presente asunto no son las mismas que las tratadas por el Tribunal en 1996. En aquel momento, el Tribunal sólo tenía que determinar, en primer lugar, si, en la fecha en que se incoó el procedimiento en el caso, el Convenio sobre Genocidio había pasado a ser aplicable entre la RFY y Bosnia y Herzegovina, y, en segundo lugar, si en el ejercicio de su jurisdicción se limitaba a tratar únicamente los acontecimientos posteriores a la fecha o fechas en que el Convenio podría, por tanto, haber pasado a ser aplicable. Esa fecha era, o esas fechas eran, en cualquier caso posteriores al momento en que la RFY había comenzado a existir y, por tanto, había adquirido la capacidad de ser parte en el Convenio. Por lo tanto, la conclusión del Tribunal de que era competente “en relación con los hechos pertinentes ocurridos desde el inicio del conflicto” (es decir, no sólo los hechos posteriores a la fecha en que el Convenio pasó a ser aplicable entre las partes) no se refería a la cuestión de si éstos incluían hechos ocurridos con anterioridad a la existencia de la República Federativa de Yugoslavia. En el presente caso, el Tribunal de Justicia no puede, por tanto, deducir de dicha sentencia (que, como ya se ha señalado, no tiene autoridad de cosa juzgada en el presente procedimiento) ninguna conclusión definitiva sobre el alcance temporal de la competencia que le atribuye el Convenio. Al mismo tiempo, el Tribunal señala, como ya hizo en 1996, que no existe ninguna disposición expresa en el Convenio sobre Genocidio que limite su competencia ratione temporis. 124. Otra circunstancia que distingue el presente caso del caso entre Bosnia y Herzegovina y la RFY es que en el presente caso la objeción de Serbia se presenta como relativa tanto a la competencia del Tribunal como a cuestiones de admisibilidad de las reclamaciones de Croacia.

En particular, el Tribunal observa que, en el presente caso, las Partes presentaron argumentos relativos a las consecuencias que deben extraerse del hecho de que la República Federativa de Yugoslavia no se convirtiera en Estado y en parte del Convenio sobre Genocidio hasta el 27 de abril de 1992, no sólo en lo que respecta a su jurisdicción, sino también en lo que respecta a la atribución a Serbia de actos ocurridos antes de esa fecha. Serbia alegó que, al no haber sido un Estado antes del 27 de abril de 1992, no se le pueden atribuir actos ocurridos antes de esa fecha y que, al no haber sido parte en el Convenio, no pudo haber incumplido ninguna obligación derivada del mismo.

En opinión del Tribunal, la cuestión del alcance temporal de su competencia está estrechamente vinculada a estas cuestiones de atribución, presentadas por Serbia como una cuestión de admisibilidad y no de competencia, por lo que debe examinarse a la luz de estas cuestiones. Por lo tanto, el Tribunal pasa ahora al aspecto de la objeción relacionado con las cuestiones de atribución de actos ocurridos antes del 27 de abril de 1992.

125. En su Memorial, Croacia se refirió al elemento temporal y sostuvo que “el hecho de que la RFY no se proclamara formalmente hasta el 27 de abril de 1992 no significa que los actos ocurridos antes de esa fecha no puedan [p459] serle atribuidos”. Invocó lo que denominó un principio bien establecido según el cual “un Estado in statu nascendi es responsable de la conducta llevada a cabo por sus funcionarios y órganos o bajo su dirección y control”. Croacia indicó que se basaba en la norma enunciada en el artículo 10, párrafo 2, de los Artículos de la Comisión de Derecho Internacional sobre la Responsabilidad del Estado (Anexo a la resolución 56/83 de la Asamblea General, de 12 de diciembre de 2001, en adelante “los Artículos de la CDI sobre la Responsabilidad del Estado”), según la cual “la conducta de un movimiento insurreccional o de otro tipo que logre establecer un nuevo Estado se considerará un hecho del nuevo Estado con arreglo al derecho internacional”.

126. En sus excepciones preliminares, Serbia alegó que “[a]ctos u omisiones que tuvieron lugar antes de la existencia de la RFY no pueden ser atribuidos a la RFY”; niega que Croacia haya podido demostrar que la RFY fuera un Estado in statu nascendi, y argumenta que ese concepto “evidentemente no es apropiado para este caso”. En las vistas argumentó que los requisitos del Artículo 10, párrafo 2, de los Artículos de la CDI sobre Responsabilidad del Estado no se cumplen con respecto a las reclamaciones presentadas por Croacia contra Serbia en el presente caso. Sostuvo que Croacia ha sido incapaz de especificar un “movimiento insurreccional o de otro tipo” identificable en el territorio de la RFSY como aquel que estableció la RFY que entraría dentro de la definición de dicho artículo.

127. En la medida en que el artículo 10, párrafo 2, de los Artículos de la CDI sobre la Responsabilidad del Estado reflexiona el derecho internacional consuetudinario en la materia, exigiría necesariamente a la Corte, para determinar si dicha norma es aplicable al presente caso y a los efectos de una eventual aplicación, entrar a examinar las cuestiones de hecho relativas a los acontecimientos que condujeron a la disolución de la RFSY y al establecimiento de la RFY. El Tribunal de Justicia señala además que, para determinar si, antes del 27 de abril de 1992, la República Federativa de Yugoslavia era un Estado in statu nascendi a efectos de la norma invocada, tendría que entrar igualmente en el examen de cuestiones de hecho controvertidas. Por lo tanto, sería imposible determinar las cuestiones planteadas por la objeción sin determinar en cierta medida cuestiones que pertenecen propiamente al fondo.

128. La disposición introducida en el Reglamento de la Corte en 1972, y que constituye el párrafo 7 del artículo 79 del Reglamento adoptado el 14 de abril de 1978, fue redactada, como lo indicó la Corte en el caso relativo a las Actividades Militares y Paramilitares en y contra Nicaragua (Nicaragua c. Estados Unidos de América), para precisar que cuando las excepciones preliminares son exclusivamente preliminares, deben ser resueltas inmediatamente, “pero si no lo son, especialmente cuando el carácter de las objeciones no es exclusivamente preliminar porque contienen a la vez aspectos preliminares y otros aspectos relativos al fondo, deberán ser tratadas en la fase del fondo” (Fondo, Sentencia, Recueil 1986, p. 31, párr. 41; véase también Cuestiones de interpretación del artículo 79 del Reglamento, adoptado el 14 de abril de 1978). 41; véase también Cuestiones de interpretación y [p460] aplicación del Convenio de Montreal de 1971 derivadas del incidente aéreo de Lockerbie (Jamahiriya Árabe Libia contra Reino Unido), Excepciones preliminares, I.C.J. Recueil 1998, pp. 27-29).

129. En opinión del Tribunal, las cuestiones de competencia y de admisibilidad planteadas por la excepción preliminar ratione temporis de Serbia constituyen dos cuestiones inseparables en el presente asunto. La primera cuestión es la de la competencia del Tribunal para determinar si se cometieron violaciones del Convenio sobre el Genocidio a la luz de los hechos ocurridos antes de la fecha en que la República Federativa de Yugoslavia comenzó a existir como Estado separado, capaz de ser parte de pleno derecho en el Convenio; esto puede considerarse como una cuestión de aplicabilidad de las obligaciones derivadas del Convenio sobre el Genocidio a la República Federativa de Yugoslavia antes del 27 de abril de 1992. La segunda cuestión, la de la admisibilidad de la demanda en relación con esos hechos, y que implica cuestiones de atribución, se refiere a las consecuencias que deben extraerse en relación con la responsabilidad de la RFY por esos mismos hechos con arreglo a las normas generales de responsabilidad del Estado. Para poder pronunciarse sobre cada una de estas cuestiones, el Tribunal deberá disponer de más elementos.

En vista de lo anterior, el Tribunal concluye que la objeción preliminar ratione temporis de Serbia no posee, en las circunstancias del caso, un carácter exclusivamente preliminar.

VII. EXCEPCIÓN PRELIMINAR RELATIVA AL SOMETIMIENTO DE DETERMINADAS PERSONAS A JUICIO ; AL SUMINISTRO DE INFORMACIÓN SOBRE CIUDADANOS CROATAS DESAPARECIDOS ; Y A LA DEVOLUCIÓN DE BIENES CULTURALES

131. La objeción preliminar de Serbia, tal y como expone en su escrito final 2 (b), (en adelante, la “tercera objeción”) consiste en que

“las reclamaciones relativas al sometimiento a juicio de ciertas personas dentro de la jurisdicción de Serbia, al suministro de información sobre el paradero de ciudadanos croatas desaparecidos y a la devolución de bienes culturales están fuera de la jurisdicción de este Tribunal y son inadmisibles”.

En la objeción presentada el 11 de septiembre de 2002, se afirmaba que algunas de las alegaciones específicas de la demandante eran per se inadmisibles y discutibles. Serbia ha identificado las reclamaciones en cuestión como aquellas realizadas como presentaciones 2 (a),2 (b) y 2 (c) avanzadas en el Memorial de Croacia. A pesar de esta clasificación general de la objeción como referida tanto a la jurisdicción del Tribunal como a la admisibilidad de ciertas reclamaciones, parece que no todas las alegaciones de Serbia a este respecto están relacionadas con ambos aspectos de la objeción.

132. El Tribunal observa que Croacia ha solicitado al Tribunal que se limite a rechazar [p461] la tercera objeción, aunque en relación con una cuestión sugiere que el punto sea examinado en la fase de fondo (véanse los apartados 138 y 142 infra). La Corte recuerda que, en virtud del artículo 79, párrafo 7, del Reglamento de la Corte de 1978, debe “acoger la objeción, rechazarla o declarar que la objeción no posee, en las circunstancias del caso, un carácter exclusivamente preliminar”; y que este último camino puede indicarse, entre otras cosas, cuando una objeción contiene “tanto aspectos preliminares como otros aspectos relativos al fondo” (Actividades Militares y Paramilitares en y contra Nicaragua (Nicaragua c. Estados Unidos de América), Méritos, párr. 138). Estados Unidos de América), Fondo, Sentencia, I.C.J. Recueil 1986, p. 31, párr. 41).

(i) Sumisión de personas a juicio

133. La alegación 2 (a) del Memorial croata solicita al Tribunal que declare que Serbia tiene la obligación:

“adoptar medidas inmediatas y efectivas para someter a juicio ante la autoridad judicial competente a aquellos ciudadanos u otras personas bajo su jurisdicción de los que se sospeche, por motivos probables, que han cometido actos de genocidio como los mencionados en el párrafo (1) (a), o cualquiera de los otros actos mencionados en el párrafo (1) (b) [de las Alegaciones de Croacia], en particular Slobodan Miloševic’, ex Presidente de la República Federal de Yugoslavia, y garantizar que esas personas, si son condenadas, sean debidamente castigadas por sus crímenes”.

La reclamación de Croacia se basa en los artículos I y VI de la Convención sobre el Genocidio. En virtud del artículo I, las Partes contratantes “se comprometen a prevenir y castigar” el genocidio; y el artículo VI establece que

“Las personas acusadas de genocidio o de cualquiera de los otros actos enumerados en el artículo III serán juzgadas por un tribunal competente del Estado en cuyo territorio se haya cometido el acto, o por el tribunal penal internacional que sea competente respecto de las Partes Contratantes que hayan aceptado su jurisdicción.”

Así pues, Croacia sostiene que “el hecho de que la RFY . . . no haya sometido a todas las personas pertinentes a juicio por un tribunal competente da lugar a su responsabilidad internacional”.

134. En cuanto a la base fáctica de esta alegación, el Tribunal observa que Croacia ha ajustado sus alegaciones para tener en cuenta el hecho de que el ex Presidente Slobodan Miloševic’ había sido transferido, desde la presentación del Memorial, al Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), y que desde entonces ha fallecido. Además, Croacia [p462] acepta que esta alegación es ahora discutible respecto a otras personas que Serbia ha transferido al TPIY, pero insiste en que sigue existiendo una disputa entre Croacia y Serbia respecto a las personas que no han sido sometidas a juicio ni en Croacia ni ante el TPIY por actos u omisiones que son objeto de este procedimiento. Por lo que respecta al TPIY, Serbia sostiene, como primera base de su objeción, que, de hecho, sólo hay una persona que sigue en libertad y que ha sido acusada por el TPIY de crímenes supuestamente cometidos en Croacia, y que estas acusaciones no se refieren a genocidio, sino a crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Croacia observa que varias personas han sido acusadas de genocidio por las autoridades croatas, y que varios de los autores así acusados están fuera del alcance de las autoridades croatas, “presumiblemente en Serbia”.

135. Los fundamentos segundo y tercero de la objeción de Serbia a la alegación croata 2 a) son los siguientes. Serbia observa que Croacia está afirmando que Serbia tiene la obligación, en virtud de la Convención sobre el Genocidio, de castigar a sus nacionales por presuntos actos de genocidio cometidos en Croacia, es decir, fuera del propio territorio de Serbia; llama la atención, sin embargo, sobre la conclusión a la que llegó el Tribunal en 2007 (desde que se incoó el procedimiento en este caso) en su sentencia en el caso relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), en el que el Tribunal dictó sentencia en el caso relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro). Serbia y Montenegro), que el Convenio “sólo obliga a las Partes Contratantes a instituir y ejercer la jurisdicción penal territorial” (I.C.J. Reports 2007 (I), pp. 226227, para. 442). Serbia objeta además que Croacia está aparentemente alegando que Serbia ha violado la Convención sobre el Genocidio al incumplir el deber de entregar a las personas que presuntamente han cometido actos de genocidio, no al TPIY, sino a la propia Croacia; y argumenta que tal obligación no se encuentra en la Convención; a este respecto, cita de nuevo la sentencia en el caso relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina contra Serbia y Montenegro) (ibid., p. 227, párr. 443).

136. En opinión del Tribunal, estas cuestiones son claramente asuntos de interpretación o aplicación de la Convención sobre el Genocidio, el papel conferido a la Corte por el artículo IX, y por lo tanto, contrariamente a lo sostenido por Serbia en su objeción, dentro de la jurisdicción de la Corte (cf. Avena y Otros Nacionales Mexicanos (México c. Estados Unidos de América), Sentencia, I.C.J. Reports 2004 (I), pp. 31-32, para. 30).

El Tribunal entiende que la primera base de la presentación de Serbia es esencialmente una cuestión de admisibilidad: equivale a una afirmación de que, en los hechos del caso, tal y como están ahora, la reclamación es discutible, en el sentido de que Croacia no ha demostrado que en la actualidad haya personas acusadas de genocidio, ya sea por el TPIY o por los tribunales de Croacia, que se encuentren en el territorio o bajo el control de Serbia. El Tribunal deberá determinar si esto es correcto cuando examine las reclamaciones de Croacia sobre el fondo. Por lo tanto, el Tribunal rechaza la objeción y no ve ninguna cuestión de admisibilidad pendiente.

**

(ii) Suministro de información sobre ciudadanos croatas desaparecidos

137. Mediante la alegación 2 (b) presentada por Croacia, que es impugnada por Serbia mediante su tercera objeción preliminar, el Solicitante pide al Tribunal que declare que Serbia tiene la obligación de

“de proporcionar inmediatamente a la demandante toda la información que posea o controle sobre el paradero de los ciudadanos croatas desaparecidos como consecuencia de los actos genocidas de los que [Serbia] es responsable y, en general, de cooperar con las autoridades de la República de Croacia para averiguar conjuntamente el paradero de dichas personas desaparecidas o de sus restos”.

Serbia ha afirmado en apoyo de su objeción a esta presentación que los actos pertinentes cometidos en Croacia no equivalen a genocidio, por lo que las obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio no son aplicables. También ha llamado la atención sobre la cooperación entre los dos Estados en relación con la localización e identificación de personas desaparecidas, tanto directa como en el contexto del trabajo de la Comisión Internacional de Personas Desaparecidas, y sobre la existencia de tratados-instrumentos bilaterales celebrados por los dos Estados que imponen la obligación de intercambiar datos sobre personas desaparecidas. Croacia sostiene que estos acuerdos no impiden el ejercicio de la jurisdicción del Tribunal en virtud del artículo IX del Convenio sobre Genocidio, y que en la práctica son ineficaces.

138. No parece que esta alegación de Croacia sea considerada por Serbia como “fuera de la jurisdicción de este Tribunal” (véase párrafo 131 supra); ha sido presentada más bien como una cuestión de caducidad de la demanda, una cuestión de admisibilidad. No se discute que la Convención sobre el Genocidio no prescribe específicamente un deber de proporcionar información del tipo al que se hace referencia, pero Croacia ha sostenido que su presentación “entra de lleno en [los términos de] la Convención sobre el Genocidio”, y presentó el asunto en términos de un recurso apropiado para una violación continuada de la Convención por parte de Serbia.

139. Sin embargo, la cuestión de qué medidas de reparación podría ordenar apropiadamente el Tribunal en el ejercicio de su jurisdicción en virtud del artículo IX del Convenio depende necesariamente de las conclusiones que el Tribunal pueda formular en su momento sobre las violaciones del Convenio por parte de la Demandada. Como cuestión esencialmente de fondo y dependiente de la cuestión principal de responsabilidad planteada por la demanda, no es una cuestión que pueda ser objeto de una excepción preliminar. Esta conclusión se ve reforzada por la consideración de que, en este [p464] caso particular, para decidir si una Providencia en los términos de la presentación croata 2 (b) sería un remedio apropiado, el Tribunal tendría que investigar cuestiones de hecho controvertidas. Esto tendría que hacerse para establecer si ha tenido lugar o no, y en qué circunstancias, la cooperación en cuanto al suministro de información entre los dos Estados mencionados por Serbia, y si este recurso podría considerarse como resultado del establecimiento de la responsabilidad por las violaciones del Convenio. Estas cuestiones son para el fondo, y el Tribunal concluye que la objeción preliminar presentada por Serbia, en la medida en que se refiere a la presentación croata 2 (b), debe ser rechazada.

**

(iii) Devolución de los bienes culturales

140. Mediante la alegación 2 (c) presentada por Croacia, que también ha sido impugnada por Serbia mediante su tercera excepción preliminar, la demandante solicita al Tribunal que declare que Serbia tiene la obligación de “devolver inmediatamente a la demandante cualquier bien cultural bajo su jurisdicción o control que haya sido incautado en el curso de los actos genocidas de los que es responsable”. Serbia ha alegado que, a este respecto, no existe controversia alguna entre las Partes, “tanto más cuanto que los bienes culturales ya han sido devueltos en gran medida a Croacia por Serbia”, por lo que la reclamación ha pasado a ser “discutible y, por tanto, inadmisible”. Está menos claro si Serbia también discute la competencia del Tribunal para conocer de esa reclamación: sí argumenta que los actos denunciados “deben constituir actos de genocidio para que el Tribunal pueda ejercer su competencia en virtud del artículo IX del Convenio”, pero no que el Tribunal no tendría competencia para considerar si esos actos constituyen o no violaciones del Convenio.

141. Como ya se ha señalado anteriormente, desde que se incoó el procedimiento en este asunto, el Tribunal ha dictado sentencia en el asunto relativo a la Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro) ( I.C.J. Reports 2007 (I), p. 43); y Serbia se ha basado en esa decisión también en el contexto de la cuestión que ahora se examina. En ese caso, el Tribunal consideró que se había producido una “destrucción deliberada del patrimonio histórico, cultural y religioso del grupo [protegido por el Convenio]” (ibid., p. 185, párr. 344). Sin embargo, el Tribunal consideró que “[a]unque tal destrucción puede ser altamente significativa en la medida en que está dirigida a la eliminación de todo rastro de la presencia cultural o religiosa de un grupo, y contraria a otras normas jurídicas, no entra dentro de las categorías de actos de genocidio establecidas en el artículo II del Convenio” (ibid. Como ya se ha indicado (véanse los párrafos 52 a 56 supra), esta decisión no tiene fuerza de cosa juzgada en el presente procedimiento, pero el Tribunal no ve ninguna razón para apartarse de su anterior conclusión sobre la cuestión general de la interpretación del Convenio a este respecto. El Tribunal tendrá que decidir cómo deben aplicarse estos finimientos de derecho, y cuál puede ser su efecto en el presente caso.

142. Croacia indica, sin embargo, que percibe la supuesta destrucción deliberada y el saqueo de bienes culturales en este caso como parte de un plan o patrón más amplio de actividades dirigidas a la extinción de un grupo étnico, y por lo tanto dentro del ámbito de la Convención sobre el Genocidio, y que en consecuencia una orden de restitución de los bienes tomados en tales circunstancias no es a priori inadmisible; sugiere que si tal orden sería o no un recurso adecuado en este caso es una cuestión que debe determinarse en la etapa de fondo.

143. 143. Sin embargo, como el Tribunal ha señalado anteriormente, la cuestión de qué recursos podrían ser ordenados apropiadamente por el Tribunal depende necesariamente de las conclusiones que el Tribunal pueda hacer en su momento sobre las violaciones del Convenio sobre Genocidio por parte de la Demandada; no es una cuestión que pueda ser objeto de una objeción preliminar. Como en el caso de la presentación 2 (b), esta conclusión se ve reforzada por la consideración de que para decidir si una Providencia en los términos de la presentación croata 2 (c) sería un remedio apropiado, el Tribunal tendría que indagar sobre cuestiones de hecho controvertidas, para establecer si se ha establecido o no una violación de una obligación derivada del Convenio sobre Genocidio, y en caso afirmativo, en qué aspectos. El Tribunal concluye que la objeción preliminar presentada por Serbia en la medida en que se refiere a la presentación croata 2 (c) debe ser rechazada.

**

(iv) Conclusión

144. La tercera objeción preliminar de Serbia, tal como se expone en su presentación final 2 (b), dirigida a las presentaciones 2 (a),2 (b) y 2 (c) de Croacia, debe por lo tanto ser rechazada en su totalidad.

145. Una vez establecida su competencia, el Tribunal examinará la excepción preliminar que haya considerado que no tiene carácter exclusivamente preliminar cuando llegue al fondo del asunto. De conformidad con el artículo 79, párrafo 7, del Reglamento de la Corte, aprobado el 14 de abril de 1978, los plazos para el procedimiento ulterior serán fijados posteriormente por la Corte. [p466]

VIII. CLÁUSULA DISPOSITIVA

146. Por las razones expuestas,

EL TRIBUNAL,

(1) Por diez votos contra siete,

Desestima la primera excepción preliminar presentada por la República de Serbia en la medida en que se refiere a su capacidad para participar en el procedimiento incoado por la demanda de la República de Croacia;
A FAVOR : Presidente Higgins; Vicepresidente Al-Khasawneh; Jueces Buergenthal, Simma, Tomka, Abraham, Keith, Sepúlveda-Amor, Bennouna; Juez ad hoc Vukas;
EN CONTRA: Jueces Ranjeva, Shi, Koroma, Parra-Aranguren, Owada, Skotnikov; Juez ad hoc Krec’a;

(2) Por doce votos contra cinco,

Rechaza la primera excepción preliminar presentada por la República de Serbia en la medida en que se refiere a la competencia ratione materiae del Tribunal en virtud del artículo IX de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio para conocer de la demanda de la República de Croacia;
A FAVOR : Presidente Higgins; Vicepresidente Al-Khasawneh; Jueces Buergenthal, Owada, Simma, Tomka, Abraham, Keith, Sepúlveda-Amor, Bennouna, Skotnikov; Juez ad hoc Vukas;
EN CONTRA: Jueces Ranjeva, Shi, Koroma, Parra-Aranguren; Juez ad hoc Krec’a;

(3) Por diez votos contra siete,

Declara que, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 4 del presente fallo, el Tribunal de Justicia es competente para conocer de la demanda de la República de Croacia;
A FAVOR : Presidente Higgins; Vicepresidente Al-Khasawneh; Jueces Buergenthal, Simma, Tomka, Abraham, Keith, Sepúlveda-Amor, Bennouna; Juez ad hoc Vukas;
EN CONTRA: Jueces Ranjeva, Shi, Koroma, Parra-Aranguren, Owada, Skotnikov; Juez ad hoc Krec’a;

(4) Por once votos contra seis,

Declara que la segunda excepción preliminar presentada por la República de Serbia no tiene, en las circunstancias del caso, carácter exclusivamente preliminar;
A FAVOR : Presidente Higgins; Vicepresidente Al-Khasawneh; Jueces Ranjeva, Buergenthal, Owada, Simma, Abraham, Keith, Sepúlveda-Amor, Bennouna; Juez ad hoc Vukas;
EN CONTRA: Jueces Shi, Koroma, Parra-Aranguren, Tomka, Skotnikov; Juez ad hoc Krec’a; [p467].

(5) Por doce votos contra cinco,

Rechaza la tercera objeción preliminar presentada por la República de Serbia.
A FAVOR : Presidente Higgins; Vicepresidente Al-Khasawneh; Jueces Ranjeva, Buergenthal, Owada, Simma, Tomka, Abraham, Keith, Sepúlveda-Amor, Bennouna; Juez ad hoc Vukas;
EN CONTRA: Jueces Shi, Koroma, Parra-Aranguren, Skotnikov; Juez ad hoc Krec’a.

Hecho en francés y en inglés, siendo el texto inglés el único auténtico, en el Palacio de la Paz, La Haya, el dieciocho de noviembre de dos mil ocho, en tres ejemplares, uno de los cuales se depositará en los archivos del Tribunal y los otros se remitirán al Gobierno de la República de Croacia y al Gobierno de la República de Serbia, respectivamente.

(Firmado) Rosalyn HIGGINS, Presidenta.

(Firmado) Philippe COUVREUR, Secretario.

El Vicepresidente AL-KHASAWNEH adjunta un voto particular a la sentencia del Tribunal de Justicia; los Jueces RANJEVA,SHI,KOROMA y PARRAARANGUREN adjuntan una declaración conjunta a la sentencia del Tribunal de Justicia; los Jueces RANJEVA y OWADA adjuntan votos particulares a la sentencia del Tribunal de Justicia; los Jueces TOMKA y ABRAHAM adjuntan votos particulares a la sentencia del Tribunal de Justicia ; El Juez BENNOUNA adjunta una declaración a la Sentencia del Tribunal; el Juez SKOTNIKOV adjunta una opinión disidente a la Sentencia del Tribunal; el Juez ad hoc VUKAS adjunta una opinión separada a la Sentencia del Tribunal; el Juez ad hoc KRECuA adjunta una opinión disidente a la Sentencia del Tribunal.

(Rubricado) R.H. (Rubricado) Ph.C.

Voto particular del Vicepresidente Al-Khasawneh

Declaración conjunta de los Jueces Ranjeva, Shi, Koroma y Parra-Aranguren

Voto particular discrepante del Juez Sr. Ranjeva

Voto particular discrepante del Juez Sr. Owada

Voto particular del Juez Sr. Tomka

Voto particular del Juez Abraham

Voto particular del Juez Sr. Bennouna

Voto particular discrepante del Juez Sr. Skotnikov

Voto particular del Juez ad hoc Sr. Vukas

Voto particular discrepante del Juez ad hoc Kreća

Ver también

Nicolas Boeglin

Gaza / Israel: concluyen audiencias en demanda de Nicaragua contra Alemania por complicidad de genocidio en Gaza

Nicolas Boeglin, Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho,Universidad de Costa Rica (UCR). Contacto …