sábado, junio 15, 2024

FRONTERA TERRESTRE Y MARÍTIMA ENTRE EL CAMERÚN Y NIGERIA (EL CAMERÚN CONTRA NIGERIA: INTERVENCIÓN DE GUINEA ECUATORIAL) (CUESTIONES DE FONDO) – Fallo de 10 de octubre de 2002 – Corte Internacional de Justicia

Frontera terrestre y marítima entre Camerún y Nigeria

Camerún v. Nigeria

Providencia

10 octubre 2002

 

Presidente: Guillaume;
Vicepresidente: Shi;
Jueces: Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Koroma, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Rezek, Al-Khasawneh, Elaraby;
Jueces ad hoc: Mbaye, Ajibola

Representado por: Camerún: Excmo. Sr. D. Amadou Ali, Ministro de Estado responsable de Justicia, Guardián de los Sellos, en calidad de Agente;
Sr. Maurice Kamto, Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Yaoundé II, miembro de la Comisión de Derecho Internacional, abogado del Colegio de París, societe d’ avocats Lysias;
Sr. Peter Ntamark, Profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Yaundé II, Barrister-at-Law, miembro del Inner Temple, en calidad de Co-Agents, Counsel y Advocates;
Sr. Alain Pellet, Profesor de la Universidad de París X-Nanterre, miembro y antiguo Presidente de la Comisión de Derecho Internacional, en calidad de Agente adjunto, Consejero y Abogado;
Sr. Joseph-Marie Bipoun Woum, Profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Yaoundé II, ex Decano, ex Ministro, como Asesor Especial y Abogado;
Sr. Michel Aurillac, ex Ministro, consejero de Estado honorario, abogado jubilado;
D. Jean-Pierre Cot, Profesor Emérito, Universidad de París 1 (Pantheon-Sorbonne), ex Ministro;
Sr. Maurice Mendelson, Q.C., Profesor Emérito de Derecho Internacional, Universidad de Londres, Barrister-at-Law;
Sr. Malcolm N. Shaw, Sir Robert Jennings Professor of International Law, Facultad de Derecho, Universidad de Leicester, Barrister-at-Law;
Sr. Bruno Simma, Profesor, Universidad de Munich, miembro de la Comisión de Derecho Internacional;
Sir Ian Sinclair, K.C.M.G., Q.C., Barrister-at-Law, antiguo miembro de la Comisión de Derecho Internacional;
Sr. Christian Tomuschat, Profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, antiguo miembro y Presidente de la Comisión de Derecho Internacional;
Sr. Olivier Corten, Profesor de Derecho Internacional, Facultad de Derecho, Universidad Libre de Bruselas;
Sr. Daniel Khan, Profesor, Instituto de Derecho Internacional, Universidad de Munich;
Sr. Jean-Marc Thouvenin, Profesor, Universidad de París X-Nanterre, abogado del Colegio de Abogados de París, societe d’ avocats Lysias, en calidad de Consejeros y Abogados;
Sr. Eric Diamantis, abogado del Ilustre Colegio de Abogados de París, Moquet, Bordes & Associes;
Sr. Jean-Pierre Mignard, abogado del Ilustre Colegio de Abogados de París, societe d’ avocats Lysias;
Sr. Joseph Tjop, Consultor de la societe d’ avocats Lysias, Investigador en el Centre de droit international de Nanterre (CEDIN), Universidad de París X-Nanterre, en calidad de Consejero;
General Pierre Semengue, Interventor General de las Fuerzas Armadas, antiguo Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas;
General de División James Tataw, Asesor de Logística, antiguo Jefe de Estado Mayor del Ejército;
Excma. Sra. Dña. Isabelle Bassong, Embajadora de Camerún ante los países del Benelux y la Unión Europea;
S.E. Sr. Pascal Biloa Tang, Embajador de Camerún en Francia, S.E.
Sr. Martin Belinga Eboutou, Embajador, Representante Permanente de Camerún ante las Naciones Unidas en Nueva York;
D. Etienne Ateba, Ministro Consejero, Encargado de Negocios a.i. en la Embajada de Camerún en La Haya;
Sr. Robert Akamba, Administrador Civil Principal, Encargado de Misión, Secretaría General de la Presidencia de la República;
D. Anicet Abanda Atangana, Agregado a la Secretaría General de la Presidencia de la República, Profesor de la Universidad de Yaoundé II;
D. Ernest Bodo Abanda, Director del Catastro, miembro de la Comisión Nacional de Fronteras;
Sr. Ousmane Mey, antiguo Gobernador Provincial;
Chief Samuel Moka Liffafa Endeley, Magistrado Honorario, Barrister-at-Law, miembro del Middle Temple, antiguo Presidente de la Sala Administrativa del Tribunal Supremo;
Maitre Marc Sassen, Abogado y Asesor Jurídico, Petten, Tideman & Sassen, La Haya;
Sr. Francis Fai Yengo, ex Gobernador Provincial, Director, Organisation du Territoire, Ministerio de Administración Territorial;
D. Jean Mbenoun, Director, Administración Central, Secretaría General de la Presidencia de la República;
D. Edouard Etoundi, Director, Administración Central, Secretaría General de la Presidencia de la República;
Sr. Robert Tanda, diplomático, Ministerio de Asuntos Exteriores, en calidad de Consejeros;
Sr. Samuel Betha Sona, ingeniero geólogo, experto consultor de las Naciones Unidas para el Derecho del Mar;
Sr. Thomson Fitt Takang, Jefe de Departamento, Administración Central, Secretaría General de la Presidencia de la República;
D. Jean-Jacques Koum, Director de Exploración, Compañía Nacional de Hidrocarburos (SNH), Comandante Jean-Pierre Meloupou, Jefe de la División África del Ministerio de Defensa;
Sr. Paul Moby Etia, Geógrafo, Director, Institut national de cartographie;
Sr. André Loudet, Ingeniero Cartográfico, Sr. André Roubertou, ingenieur general del’armement C.R. (hidrógrafo), en calidad de Expertos;
Sra. Marie Florence Kollo-Efon, Traductora-Intérprete Principal,
como Traductora-Intérprete; Sra. Celine Negre, Investigadora, Centre d’etudes de droit international de Nanterre (CEDIN), Universidad de París X-Nanterre;
Sra. Sandrine Barbier, Investigadora, Centre d’ etudes de droit international de Nanterre (CEDIN), Universidad de París X-Nanterre,
Sr. Richard Penda Keba, Profesor Titulado de Historia, gabinete del Secretario de Estado de Justicia, antiguo proviseur de lycees, como Asistentes de Investigación;
Sr. Boukar Oumara;
Sr. Guy Roger Eba’ a;
Sr. Aristide Esso;
Sr. Nkende Forbibake;
Sr. Nfan Bile;
Sr. Eithel Mbocka;
Sr. Olinga Nyozo’o, como responsables de los medios de comunicación;
Sra. Renee Bakker;
Sra. Laurence Polirsztok;
Sra. Mireille Jung;
Sr. Nigel McCollum;
Sra. Tete Beatrice Epeti-Kame, como Secretarias;

Nigeria: S.E. el Honorable Musa E. Abdullahi, Ministro de Estado de Justicia del Gobierno Federal de Nigeria, como Agente;
Chief Richard Akinjide SAN, ex Fiscal General de la Federación, miembro del Colegio de Abogados inglés, ex miembro de la Comisión de Derecho Internacional, Alhaji Abdullahi Ibrahim CON, SAN, Comisionado, Fronteras Internacionales, Comisión Nacional de Fronteras de Nigeria, ex Fiscal General de la Federación, como Co-Agentes;
Sra. Nella Andem-Ewa, Fiscal General y Comisaria de Justicia del Estado de Cross River, Sr. Ian Brownlie, C.B.E., Q.C., miembro de la Comisión de Derecho Internacional, miembro del Colegio de Abogados inglés, miembro del Instituto de Derecho Internacional;
Sir Arthur Watts, K.C.M.G., Q.C., miembro del Colegio de Abogados inglés, miembro del Instituto de Derecho Internacional;
Sr. James Crawford, S.C., Profesor Whewell de Derecho Internacional, Universidad de Cambridge, miembro de los Colegios de Abogados de Inglaterra y Australia, miembro del Instituto de Derecho Internacional;
Sr. Georges Abi-Saab, Profesor Honorario, Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales, Ginebra, miembro del Instituto de Derecho Internacional;
Sr. Alastair Macdonald, Land Surveyor, ex Director, Ordnance Survey, Gran Bretaña, como Counsel y Advocates;
Sr. Timothy H. Daniel, Socio, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Sr. Alan Perry, Socio, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Sr. David Lerer, Solicitor, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Sr. Christopher Hackford, Solicitor, D. J. Freeman, Solicitors, City of London, Sra. Charlotte Breide, Solicitor, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Mr. Ned Beale, Trainee, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Sr. Geoffrey Marston, Fellow del Sidney Sussex College, Universidad de Cambridge; miembro del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales;
Sr. Maxwell Gidado, Senior Special Assistant to the President (Legal and Constitutional Matters), antiguo Fiscal General y Comisario de Justicia del Estado de Adamawa;
Sr. A. O. Cukwurah, Co-Counsel, antiguo Asesor de Fronteras de la ONU (OPAS) para el Reino de Lesotho, antiguo Comisario de Fronteras Interestatales de la Comisión Nacional de Fronteras;
Sr. I. Ayua, miembro del equipo jurídico nigeriano;
Sr. K. A. Adabale, Director (Derecho Internacional y Comparado) Ministerio de Justicia;
Sr. Jalal Arabi, miembro, Equipo Jurídico Nigeriano, Sr. Gbola Akinola, miembro, Equipo Jurídico Nigeriano;
Sr. K. M. Tumsah, Asistente Especial del Director General de la Comisión Nacional de Fronteras y Secretario del Equipo Jurídico, en calidad de Consejero;
S.E. el Honorable Dubem Onyia, Secretario de Estado de Asuntos Exteriores;
Alhaji Dahiru Bobbo, Director General de la Comisión Nacional de Fronteras;
Sr. F. A. Kassim, Agrimensor General de la Federación;
Alhaji S. M. Diggi, Director (Fronteras Internacionales), Comisión Nacional de Fronteras;
Coronel A. B. Maitama, Ministerio de Defensa;
Sr. Aliyu Nasir, Asistente Especial del Ministro de Estado para la Justicia, como Asesores;
Sr. Chris Carleton, C.B.E., Oficina Hidrográfica del Reino Unido;
Sr. Dick Gent, Servicio Hidrográfico del Reino Unido;
Sr. Clive Schofield, Unidad de Investigación de Fronteras Internacionales, Universidad de Durham;
Sr. Scott B. Edmonds, Director de Operaciones Cartográficas, International Mapping Associates;
Sr. Robert C. Rizzutti, Especialista Superior en Cartografía, International Mapping Associates;
Sr. Bruce Daniel, International Mapping Associates, Sra. Victoria J. Taylor, International Mapping Associates, Sra. Stephanie Kim Clark, International Mapping Associates;
Sr. Robin Cleverly, Director de Exploración, NPA Group, Sra. Claire Ainsworth, NPA Group, en calidad de Asesores Científicos y Técnicos;
Sr. Mohammed Jibrilla, experto informático, Comisión Nacional de Fronteras;
Ms Coralie Ayad, Secretary, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Sra. Claire Goodacre, Secretaria, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Sra. Sarah Bickell, Secretaria, D. J. Freeman, Solicitors, City of London;
Ms Michelle Burgoine, IT Specialist, D. J. Freeman, Solicitors, City of London, como Administradores;
Sr. Geoffrey Anika;
Sr. Mau Onowu;
Sr. Austeen Elewodalu;
Sr. Usman Magawata, como responsables de los medios de comunicación;

Guinea: S.E. Sr. Ricardo Mangue Obama N’ Fube, Ministro de Estado de Trabajo y Seguridad Social, como Agente y Consejero;
Excmo. Sr. D. Ruben Maye Nsue Mangue, Ministro de Justicia y Culto, Vicepresidente de la Comisión Nacional de Fronteras;
Excmo. Sr. D. Cristóbal Manana Ela Nchama, Ministro de Minas y Energía, Vicepresidente de la Comisión Nacional de Fronteras;
Excmo. Sr. D. Antonio Nzambi Nlonga, Fiscal General del Estado;
D. Domingo Mba Esono, Director Nacional de la Compañía Nacional de Petróleo de Guinea Ecuatorial, miembro de la Comisión Nacional de Límites;
Excmo. Sr. D. Juan Olo Mba Nzang, ex Ministro de Minas y Energía, en calidad de Asesores;
D. Pierre-Marie Dupuy, Profesor de Derecho Internacional Público en la Universidad de París (Pantheon-Assas) y en el Instituto Universitario Europeo de Florencia;
Sr. David A. Colson, LeBoeuf, Lamb, Greene & MacRae, L.L.P., Washington, D.C., miembro del Colegio de Abogados del Estado de California y del Colegio de Abogados del Distrito de Columbia, en calidad de Consejeros y Abogados; Sir Derek Bowett, C.B.E., Q.C., en calidad de Consejero Principal;
D. Derek C. Smith, LeBoeuf, Lamb, Greene & MacRae, L.L.P., Washington, D.C., miembro del Colegio de Abogados del Distrito de Columbia y del Colegio de Abogados del Estado de Virginia, en calidad de Letrado;
Sra. Jannette E. Hasan, LeBoeuf, Lamb, Greene & MacRae, L.L.P., Washington, D.C., miembro del Colegio de Abogados del Distrito de Columbia y del Colegio de Abogados del Estado de Florida;
Sr. Herve Blatry, LeBoeuf, Lamb, Greene & MacRae, L.L.P., París, avocat a la Cour, miembro del Colegio de Abogados de París, en calidad de peritos judiciales;
Sr. Coalter G. Lathrop, Sovereign Geographic Inc., Chapel Hill, Carolina del Norte;
Sr. Alexander M. Tait, Equator Graphics Inc., Silver Spring, Maryland, como Expertos Técnicos.

[p303]

EL TRIBUNAL

compuesto como arriba se indica,

después de deliberar,

dicta la siguiente Sentencia:

1. El 29 de marzo de 1994, el Gobierno de la República de Camerún (en lo sucesivo, “Camerún”) presentó en la Secretaría del Tribunal una demanda por la que se incoaba un procedimiento contra el Gobierno de la República Federal de Nigeria (en lo sucesivo, “Nigeria”) en relación con un litigio descrito como “relativo esencialmente a la cuestión de la soberanía sobre la península de Bakassi”. Camerún declaró además en su demanda que la “delimitación [de la frontera marítima entre los dos Estados] ha seguido siendo parcial y [que], a pesar de muchos intentos de completarla, las dos partes no han podido hacerlo”. En consecuencia, solicitó al Tribunal que, “a fin de evitar nuevos incidentes entre los dos países, … determine el curso de la frontera marítima entre los dos Estados más allá de la línea fijada en 1975”.

Para fundamentar la competencia de la Corte, la Demanda se basaba en las declaraciones hechas por las dos Partes aceptando la competencia de la Corte en virtud del artículo 36, párrafo 2, del Estatuto de la Corte.

2. De conformidad con el artículo 40, párrafo 2, del Estatuto, la Demanda fue inmediatamente comunicada al Gobierno de Nigeria por el Secretario.

3. El 6 de junio de 1994 Camerún presentó en la Secretaría una Demanda Adicional “con el fin de ampliar el objeto de la controversia” a otra controversia descrita en dicha Demanda Adicional como “relativa esencialmente a la cuestión de la soberanía sobre una parte del territorio de Camerún en la zona del Lago Chad”. Camerún también solicitó al Tribunal, en su demanda adicional, “que precisara definitivamente” la frontera entre los dos Estados desde el lago Chad hasta el mar, y le pidió que uniera las dos demandas y “examinara el conjunto en un solo asunto”. Con el fin de fundar la competencia del Tribunal, la demanda complementaria se remitía a la “base de … competencia … ya … indicada” en la demanda de incoación de 29 de marzo de 1994.

4. El 7 de junio de 1994, el Secretario comunicó la demanda adicional al Gobierno de Nigeria.

5. En una reunión celebrada por el Presidente del Tribunal con los representantes de las Partes el 14 de junio de 1994, el Agente de Camerún explicó que su Gobierno no había tenido la intención de presentar una Demanda separada y que, por el contrario, la Demanda Adicional había sido concebida como una modificación de la Demanda inicial; el Agente de Nigeria, por su parte, declaró que su Gobierno no se oponía a que la Demanda Adicional fuera tratada como una modificación de la Demanda inicial, a fin de que el Tribunal pudiera examinar el conjunto en un solo asunto.[p313].

6. Mediante Providencia de 16 de junio de 1994, el Tribunal indicó que no se oponía a tal procedimiento y fijó el 16 de marzo de 1995 y el 18 de diciembre de 1995, respectivamente, como plazos para la presentación de la Memoria de Camerún y de la Contramemoria de Nigeria.

7. De conformidad con el párrafo 3 del Artículo 40 del Estatuto, se notificó la Demanda a todos los Estados facultados para comparecer ante la Corte.

8. Camerún presentó debidamente su Memorial dentro del plazo establecido al efecto.

9. Dentro del plazo fijado para la presentación de su Memorial de Contestación, Nigeria presentó excepciones preliminares a la competencia de la Corte y a la admisibilidad de la Demanda. En consecuencia, mediante Providencia de 10 de enero de 1996, el Presidente del Tribunal, señalando que, en virtud del artículo 79, párrafo 3, del Reglamento del Tribunal, el procedimiento sobre el fondo quedaba suspendido, fijó el 15 de mayo de 1996 como plazo dentro del cual Camerún podría presentar una exposición escrita de sus observaciones y alegaciones sobre las excepciones preliminares.

Camerún presentó debidamente dicha declaración dentro del plazo así prescrito, y el asunto quedó listo para la vista respecto de las excepciones preliminares.

10. Dado que la Corte no contaba con ningún juez de la nacionalidad de las Partes, cada Parte ejerció su derecho, en virtud del párrafo 3 del artículo 31 del Estatuto, a elegir un juez ad hoc para conocer del caso. Camerún eligió al Sr. Keba Mbaye y Nigeria al Sr. Bola Ajibola.

11. Mediante carta de 10 de febrero de 1996, recibida en la Secretaría el 12 de febrero de 1996, Camerún presentó una solicitud de indicación de medidas provisionales en virtud del artículo 41 del Estatuto. Mediante Providencia de 15 de marzo de 1996, el Tribunal, tras oír a las Partes, indicó determinadas medidas provisionales.

12. El Tribunal celebró audiencias sobre las excepciones preliminares planteadas por Nigeria del 2 al 11 de marzo de 1998. En su sentencia de 11 de junio de 1998, el Tribunal se declaró competente para pronunciarse sobre el fondo del litigio y admitió las solicitudes de Camerún. El Tribunal rechazó siete de las excepciones preliminares planteadas por Nigeria y declaró que la octava no tenía un carácter exclusivamente preliminar, y que se pronunciaría sobre ella en la Sentencia que se dictara sobre el fondo.

13. Mediante Providencia de 30 de junio de 1998, el Tribunal fijó el 31 de marzo de 1999 como nuevo plazo para la presentación de la Contramemoria de Nigeria.

14. El 28 de octubre de 1998 Nigeria presentó una solicitud de interpretación de la sentencia dictada por el Tribunal el 11 de junio de 1998 sobre las excepciones preliminares; dicha solicitud se convirtió en un nuevo asunto, distinto del presente procedimiento. Mediante sentencia de 25 de marzo de 1999, el Tribunal decidió que la solicitud de interpretación de Nigeria era inadmisible.

15. El 16 de noviembre de 1998, el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial (en adelante “Guinea Ecuatorial”) solicitó una copia del Memorial presentado por Camerún y de los mapas presentados al Tribunal por las Partes en el procedimiento oral sobre las excepciones preliminares. Las Partes fueron consultadas de conformidad con el Artículo 53, párrafo 1, del Reglamento de la Corte e informaron a la Corte que no se oponían a la comunicación al Gobierno de Guinea Ecuatorial de los documentos solicitados por éste. Los documentos en cuestión fueron transmitidos a Guinea Ecuatorial el 8 de diciembre de 1998.

16. Mediante Providencia de 3 de marzo de 1999, el Tribunal prorrogó hasta el 31 de mayo de 1999 el plazo para la presentación de la Contestación a la Demanda[p314].

Nigeria presentó debidamente su contramemoria dentro del plazo así prorrogado. Dicho escrito incluía reconvenciones.

17. En una reunión celebrada por el Presidente del Tribunal con los Agentes de las Partes el 28 de junio de 1999, Camerún indicó que no se oponía a la presentación por Nigeria de las reconvenciones expuestas en la Contestación a la Demanda, y las Partes acordaron que una Réplica y una Dúplica eran necesarias en este caso.

Mediante Providencia de 30 de junio de 1999, el Tribunal declaró admisibles las reconvenciones de Nigeria, decidió que Camerún debía presentar una Réplica y Nigeria una Dúplica y fijó el 4 de abril de 2000 y el 4 de enero de 2001, respectivamente, como plazos para la presentación de estos dos escritos. En su Providencia, el Tribunal también se reservó el derecho de Camerún a presentar por escrito sus puntos de vista por segunda vez sobre las reconvenciones de Nigeria en un escrito adicional que podría ser objeto de una Providencia posterior.

La Réplica y la Dúplica fueron debidamente presentadas dentro de los plazos así fijados.

18. 18. El 30 de junio de 1999, la República de Guinea Ecuatorial presentó en la Secretaría una solicitud de intervención en el asunto, con arreglo al artículo 62 del Estatuto. Según dicha solicitud, el objeto de la intervención solicitada era “proteger los derechos legales de la República de Guinea Ecuatorial en el Golfo de Guinea por todos los medios legales disponibles” e “informar a la Corte de la naturaleza de los derechos e intereses legales de Guinea Ecuatorial que podrían verse afectados por la decisión de la Corte a la luz de las reivindicaciones de límites marítimos presentadas por las partes en el caso ante la Corte”. En su solicitud, Guinea Ecuatorial indicó además que “no pretendía ser parte en el caso”.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 83 del Reglamento de la Corte, la solicitud de intervención de Guinea Ecuatorial fue comunicada inmediatamente a Camerún y Nigeria, y la Corte fijó el 16 de agosto de 1999 como fecha límite para la presentación de observaciones escritas por dichos Estados. Cada uno de los dos Estados presentó sus observaciones dentro del plazo fijado y éstas fueron transmitidas a la parte contraria y a Guinea Ecuatorial. El 3 de septiembre de 1999, el Agente de Guinea Ecuatorial comunicó al Tribunal la opinión de su Gobierno sobre las observaciones formuladas por las Partes; Guinea Ecuatorial señaló que ninguna de las dos Partes se había opuesto en principio a la intervención, y expresó la opinión de que no era necesario celebrar audiencias para decidir si debía concederse la solicitud de autorización para intervenir.

Mediante Providencia de 21 de octubre de 1999, el Tribunal, considerando que Guinea Ecuatorial había probado suficientemente que tenía un interés de naturaleza jurídica que podría verse afectado por cualquier sentencia que el Tribunal pudiera dictar con el fin de determinar la frontera marítima entre Camerún y Nigeria, le autorizó a intervenir en el caso en la medida, de la forma y para los fines expuestos en su Solicitud. El Tribunal fijó además los siguientes plazos para la presentación del escrito y de las observaciones escritas a que se refiere el párrafo 1 del artículo 85 del Reglamento del Tribunal: El 4 de abril de 2001 para el escrito de Guinea Ecuatorial y el 4 de julio de 2001 para las observaciones escritas de Camerún y de Nigeria sobre dicho escrito.

La exposición escrita de Guinea Ecuatorial y las observaciones escritas de las Partes fueron debidamente presentadas dentro de los plazos así fijados.

19. Mediante escrito de 24 de enero de 2001, el Agente de Camerún, refiriéndose a la Providencia de 30 de junio de 1999 antes mencionada, informó al Tribunal de que su Gobierno deseaba presentar por escrito por segunda vez su punto de vista sobre las reconvenciones de Nigeria y sugirió que se fijase el 4 de julio de 2001 como plazo para la presentación de dicho escrito adicional. El Agente de Nigeria indicó en un escrito de 6 de febrero de 2001 que su Gobierno no tenía ninguna objeción a dicha solicitud. Mediante Providencia de 20 de febrero de 2001, el Tribunal autorizó la presentación por Camerún de un escrito complementario relativo exclusivamente a las reconvenciones presentadas por Nigeria y fijó el 4 de julio de 2001 como fecha límite para la presentación de dicho escrito.

Camerún presentó debidamente el escrito adicional dentro del plazo así fijado, y el asunto quedó listo para la vista.

20. En una reunión celebrada por el Presidente del Tribunal con los Agentes de las Partes y de Guinea Ecuatorial el 12 de septiembre de 2001, los tres Estados manifestaron su acuerdo para que el procedimiento oral sobre el fondo se iniciase a principios de 2002; asimismo, expusieron sus puntos de vista sobre la organización de dicho procedimiento. El Tribunal fijó el 18 de febrero de 2002 como fecha para la apertura del procedimiento oral y adoptó el calendario del mismo. Mediante cartas de 24 de septiembre de 2001, el Secretario informó a las Partes y a Guinea Ecuatorial de dicha decisión.

21. Mediante carta de 8 de enero de 2002, Camerún informó al Tribunal de que deseaba tener la oportunidad de responder oralmente, aunque sólo fuera brevemente, a las observaciones que Nigeria pudiera formular durante su última ronda de alegaciones orales en relación con las reconvenciones que había presentado. Nigeria fue debidamente informada de dicha solicitud, que el Tribunal decidió conceder, siendo informados de ello los Agentes de las Partes mediante cartas del Secretario de fecha 7 de febrero de 2002.

22. Mediante escrito de 11 de enero de 2002, Camerún manifestó su deseo de presentar nuevos documentos de conformidad con el artículo 56 del Reglamento del Tribunal. Conforme a lo dispuesto en el apartado 1 de dicho artículo, dichos documentos fueron comunicados a Nigeria. Mediante carta de 29 de enero de 2002, el Coagente de Nigeria informó a la Corte de que su Gobierno se oponía a la presentación de esos nuevos documentos, alegando, entre otras cosas, que Camerún no había explicado por qué los documentos, aunque calificados de “de gran importancia”, “[no] habían sido presentados a la Corte en el momento oportuno, y en todo caso antes del cierre de la fase escrita del procedimiento”. Dicha carta fue comunicada al Agente de Camerún, quien, mediante carta de 1 de febrero de 2002, explicó, entre otras cosas, que a la luz de la argumentación desarrollada en la Dúplica de Nigeria, su Gobierno había “constatado que una serie de documentos cuya presentación no había juzgado indispensable en el momento de su Réplica resultaban ser más importantes de lo que se pensaba”. El Tribunal decidió no autorizar la presentación de los documentos, a excepción de los relativos a hechos posteriores a la Respuesta de Camerún. El Tribunal también decidió autorizar a Nigeria, si así lo deseaba, a presentar documentos en respuesta a los nuevos documentos presentados por Camerún y a presentar cualquier observación sobre los mismos durante el procedimiento oral. Los Agentes de las Partes fueron informados de ello mediante cartas del Secretario de fecha 7 de febrero de 2002.

23. De conformidad con el artículo 53, párrafo 2, de su Reglamento, el Tribunal, tras conocer la opinión de las Partes, decidió que se pondrían a disposición del público copias de los escritos y documentos anexos a la apertura del procedimiento oral. Tras consultar a las Partes y a Guinea Ecuatorial, la Corte decidió que lo mismo se aplicara a la exposición escrita del Estado [p316]interviniente y a las observaciones escritas de las dos Partes sobre dicha exposición.

24. Del 18 de febrero al 21 de marzo de 2002 se celebraron audiencias públicas, en las que el Tribunal escuchó los informes orales y las réplicas de:

Por Camerún: Excmo. Sr. Amadou Ali,
Sr. Maurice Kamto,
Sr. Alain Pellet,
Sr. Peter Y. Ntamark,
Sr. Malcolm N. Shaw,
Sr. Bruno Simma,
Sr. Jean-Pierre Cot,
Sr. Daniel Khan,
Sr. Joseph-Marie Bipoun Woum,
Sr. Michel Aurillac,
Sr. Christian Tomuschat,
Sr. Maurice Mendelson,
Sr. Jean-Marc Thouvenin,
Sr. Olivier Corten,
Sir Ian Sinclair.
Por Nigeria: S.E. el Honorable Musa E. Abdullahi,
Sra. Nella Andem-Ewa,
Sir Arthur Watts,
Sr. Ian Brownlie,
Sr. Georges Abi-Saab,
Alhaji Abdullahi Ibrahim,
Sr. Alastair Macdonald,
Sr. James Crawford,
Sr. Richard Akinjide.
Por Guinea Ecuatorial: Excmo. Sr. D. Ricardo Mangue Obama N’ Fube,
Sr. David A. Colson,
Sr. Pierre-Marie Dupuy.

En las audiencias se formularon preguntas por parte de los Miembros del Tribunal, a las que se respondió oralmente y por escrito. De conformidad con el artículo 72 del Reglamento del Tribunal, cada una de las Partes presentó sus observaciones escritas sobre las respuestas escritas de la otra.
*
25. En su Demanda, Camerún formuló las siguientes peticiones:

“Sobre la base de la exposición de hechos y fundamentos de derecho que anteceden, la República del Camerún, reservándose el derecho de completar, enmendar o modificar la presente Demanda en el curso del procedimiento y de presentar a la Corte una solicitud de indicación de medidas provisionales en caso de que resulten necesarias, pide a la Corte que adjudique y declare

(a) que la soberanía sobre la Península de Bakassi es camerunesa, en virtud del derecho internacional, y que dicha Península es parte integrante del territorio de Camerún;

(b) que la República Federal de Nigeria ha violado y viola el [p317] principio fundamental de respeto de las fronteras heredado de la colonización (uti possidetis juris);

(c) que al utilizar la fuerza contra la República de Camerún, la República Federal de Nigeria ha violado y está violando sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los tratados y del derecho consuetudinario;

(d) que la República Federal de Nigeria, al ocupar militarmente la península camerunesa de Bakassi, ha violado y está violando las obligaciones que le incumben en virtud del derecho de los tratados y del derecho consuetudinario;

(e) que en vista de estas violaciones de las obligaciones legales, mencionadas anteriormente, la República Federal de Nigeria tiene el deber expreso de poner fin a su presencia militar en territorio camerunés, y efectuar una retirada inmediata e incondicional de sus tropas de la Península camerunesa de Bakassi;

(e”) que los hechos internacionalmente ilícitos mencionados en los apartados (a), (b), (c), (d) y (e) anteriores implican la responsabilidad de la República Federal de Nigeria;

(e”) que, en consecuencia, y en razón de los daños materiales e inmateriales infligidos a la República del Camerún, la República Federal de Nigeria debe una reparación a la República del Camerún en la cuantía que determine la Corte, la cual se reserva la introducción ante la Corte de [procedimientos para] una evaluación precisa de los daños causados por la República Federal de Nigeria.

(f) Con el fin de prevenir cualquier disputa que pueda surgir entre los dos Estados en relación con su frontera marítima, la República de Camerún solicita a la Corte que proceda a prolongar el curso de su frontera marítima con la República Federal de Nigeria hasta el límite de las zonas marítimas que el derecho internacional sitúa bajo sus respectivas jurisdicciones.”

En su Solicitud Adicional, Camerún hizo las siguientes peticiones:

“Sobre la base de la anterior exposición de hechos y fundamentos de derecho, y sin perjuicio de las reservas expresadas en el párrafo 20 de su Demanda de 29 de marzo de 1994, la República de Camerún solicita a la Corte que adjudique y declare:

(a) que la soberanía sobre la parcela disputada en la zona del Lago Chad es camerunesa, en virtud del derecho internacional, y que dicha parcela es parte integrante del territorio de Camerún;

(b) que la República Federal de Nigeria ha violado y viola el principio fundamental de respeto de las fronteras heredado de la colonización (uti possidetis juris), así como sus recientes compromisos jurídicos relativos a la demarcación de las fronteras en el lago Chad;

(c) que la República Federal de Nigeria, al ocupar, con el apoyo de sus fuerzas de seguridad, parcelas de territorio camerunés en la zona del lago Chad, ha violado y viola las obligaciones que le incumben en virtud del derecho de los tratados y del derecho consuetudinario;

(d) que en vista de estas obligaciones legales, mencionadas anteriormente, la República Federal de Nigeria tiene el deber expreso de efectuar una retirada inmediata e incondicional de sus tropas del territorio camerunés en la zona del Lago Chad;

(e) que los hechos internacionalmente ilícitos mencionados en los apartados (a), (b), (c) [p318] y (d) anteriores implican la responsabilidad de la República Federal de Nigeria;

(e’) que, en consecuencia, y en razón del daño material e inmaterial infligido a la República del Camerún, la República Federal de Nigeria debe a la República del Camerún una reparación en la cuantía que determine la Corte, la cual se reserva la presentación ante la Corte de [procedimientos para] una evaluación precisa del daño causado por la República Federal de Nigeria.

(f) Que en vista de las repetidas incursiones de grupos y fuerzas armadas nigerianas en territorio camerunés, a lo largo de toda la frontera entre los dos países, de los graves y repetidos incidentes consiguientes, y de la actitud vacilante y contradictoria de la República Federal de Nigeria con respecto a los instrumentos jurídicos que definen la frontera entre los dos países y el curso exacto de dicha frontera, la República de Camerún solicita respetuosamente a la Corte que especifique definitivamente la frontera entre Camerún y la República Federal de Nigeria desde el lago Chad hasta el mar.”

26. En el curso del procedimiento escrito, las Partes presentaron las siguientes alegaciones:

En nombre del Gobierno de Camerún,

en el Memorial:

“La República de Camerún tiene el honor de solicitar que la Corte se complazca en adjudicar y declarar:

(a) Que la frontera lacustre y terrestre entre Camerún y Nigeria sigue el curso siguiente:

— desde el punto situado a 14 [grado] 04′ 59″9999 de longitud E de Greenwich y 13 [grado] 05′ 00″0001 de latitud N, pasa por el punto situado a 14 [grado] 12′ 11″7 de longitud E y 12 [grado] 32′ 17″4 de latitud N;

— desde allí sigue el curso fijado por la Declaración franco-británica de 10 de julio de 1919, tal como se especifica en los párrafos 3 a 60 de la Declaración Thomson/Marchand, confirmada por el Canje de Notas de 9 de enero de 1931, hasta el “pico muy prominente” descrito en esta última disposición y denominado habitualmente “Monte Kombon” ;

— desde el Monte Kombon, la frontera se extiende hasta el “Pilar 64” mencionado en el párrafo 12 del Acuerdo Anglo-Alemán de Obokum de 12 de abril de 1913 y sigue, en ese sector, el curso descrito en la Sección 6 (1) de la Providencia del Consejo de Nigeria Británica (Protectorado y Camerún) de 2 de agosto de 1946;

— desde el Pilar 64 sigue el curso descrito en los párrafos 13 a 21 del Acuerdo de Obokum de 12 de abril de 1913 hasta el Pilar 114 en el río Cross;

— desde allí, hasta la intersección de la línea recta que une Bakassi Point con King Point y el centro del canal navegable del Akwayafe, el límite está determinado por los párrafos 16 a 21 del Acuerdo Anglo-Alemán del 11 de marzo de 1913.

(b) Que en consecuencia, entre otras cosas, la soberanía sobre la Península de Bakassi y sobre la parcela en disputa ocupada por Nigeria en la [p319] zona del Lago Chad, en particular sobre Darak y su región, es camerunesa.

(c) Que el límite de las zonas marítimas que pertenecen respectivamente a la República de Camerún y a la República Federal de Nigeria sigue el curso siguiente:

— desde la intersección de la línea recta que une Bakassi Point con King Point y el centro del canal navegable del Akwayafe hasta el “punto 12”, dicho límite está determinado por la “línea de compromiso” inscrita en el British Admiralty Chart nº 3343 por los Jefes de Estado de ambos países el 4 de abril de 1971 (Declaración de Yaoundé) y, desde dicho “punto 12” hasta el “punto G”, por la Declaración firmada en Maroua el 1 de junio de 1975;

— a partir del punto G, dicha frontera gira entonces hacia el sudoeste en la dirección que indican los puntos G, H, I, J y K representados en el croquis-mapa de la página 556 del presente Memorial y responde a la exigencia de una solución equitativa, hasta el límite exterior de las zonas marítimas que el derecho internacional sitúa bajo las jurisdicciones respectivas de las dos Partes.

(d) Que al impugnar los trazados de la frontera definidos anteriormente en los apartados (a) y (c), la República Federal de Nigeria ha violado y viola el principio fundamental de respeto de las fronteras heredado de la colonización (uti possidetis juris) y sus compromisos jurídicos relativos a la demarcación de fronteras en el Lago Chad y a la delimitación terrestre y marítima.

(e) Que al hacer uso de la fuerza contra la República de Camerún y, en particular, al ocupar militarmente parcelas de territorio camerunés en la zona del lago Chad y la península camerunesa de Bakassi, y al realizar repetidas incursiones, tanto civiles como militares, a lo largo de toda la frontera entre ambos países, la República Federal de Nigeria ha violado y está violando las obligaciones que le incumben en virtud del derecho internacional de los tratados y del derecho consuetudinario.

(f) Que la República Federal de Nigeria tiene el deber expreso de poner fin a su presencia civil y militar en territorio camerunés y, en particular, de efectuar una retirada inmediata e incondicional de sus tropas de la zona ocupada del lago Chad y de la península camerunesa de Bakassi y de abstenerse de cometer tales actos en el futuro;

(g) Que los hechos internacionalmente ilícitos arriba mencionados y descritos en detalle en el cuerpo de este Memorial implican la responsabilidad de la República Federal de Nigeria.

(h) Que, en consecuencia, y debido al daño material e inmaterial infligido a la República de Camerún, la República Federal de Nigeria debe reparar a la República de Camerún en la forma que determine la Corte.

La República del Camerún tiene además el honor de solicitar a la Corte que le permita presentar una evaluación de la cuantía de la indemnización que le corresponde como reparación del daño que ha sufrido como resultado de los hechos internacionalmente ilícitos atribuibles a la República Federal de Nigeria, en una fase posterior del procedimiento.

Estas alegaciones se presentan sin perjuicio de las cuestiones de hecho y de derecho y de las pruebas que puedan presentarse posteriormente; la República de Camerún [p320] se reserva el derecho de completarlas o modificarlas, según sea necesario, de conformidad con el Estatuto y el Reglamento de la Corte.”

en la Réplica:

“La República del Camerún tiene el honor de solicitar que la Corte se complazca en adjudicar y declarar:

(a) Que la frontera terrestre entre Camerún y Nigeria sigue el curso siguiente:

— desde el punto situado a 14 [grado] 04′ 59″9999 de longitud este de Greenwich y 13 [grado] 05′ 00″0001 de latitud norte, pasa por el punto situado a 14 [grado] 12′ 11″7005 de longitud este y 12 [grado] 32′ 17″4013 de latitud norte, de conformidad con la Declaración franco-británica de 10 de julio de 1919 y la Declaración Thomson-Marchand de 29 de diciembre de 1929 y 31 de enero de 1930, confirmadas por el Canje de Notas de 9 de enero de 1931;

— desde allí sigue el curso fijado por estos instrumentos hasta el “pico muy prominente” descrito en el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand y denominado con el nombre habitual de “Monte Kombon”;

— desde el “Monte Kombon”, el límite se extiende hasta el “Pilar 64” mencionado en el párrafo 12 del Acuerdo Anglo-Alemán de Obokum de 12 de abril de 1913 y sigue, en ese sector, el curso descrito en la Sección 6 (1) de la Providencia del Consejo de Nigeria Británica (Protectorado y Camerún) de 2 de agosto de 1946;

— desde el Pilar 64 sigue el curso descrito en los párrafos 13 a 21 del Acuerdo de Obokum de 12 de abril de 1913 hasta el Pilar 114 en el río Cross;

— desde allí, hasta la intersección de la línea recta que une Bakassi Point con King Point y el centro del canal navegable del Akwayafe, el límite está determinado por los párrafos 16 a 21 del Acuerdo Anglo-Alemán del 11 de marzo de 1913.

(b) Que, en consecuencia, entre otras cosas, la soberanía sobre la península de Bakassi y sobre la parcela en litigio ocupada por Nigeria en la zona del lago Chad, en particular sobre Darak y su región, es camerunesa.

(c) Que el límite de las zonas marítimas que pertenecen respectivamente a la República de Camerún y a la República Federal de Nigeria sigue el curso siguiente:

— desde la intersección de la línea recta que une Bakassi Point con King Point y el centro del canal navegable del Akwayafe hasta el “punto 12”, dicho límite está determinado por la “línea de compromiso” inscrita en el British Admiralty Chart nº 3433 por los Jefes de Estado de ambos países el 4 de abril de 1971 (Declaración de Yaoundé) y, desde dicho “punto 12” hasta el “punto G”, por la Declaración firmada en Maroua el 1 de junio de 1975;

— a partir del “punto G”, dicha frontera gira hacia el sudoeste en la dirección indicada por los “puntos G”, “H” con coordenadas 8 [grados] 21′ 16″ este y 4 [grados] 17′ 00″ norte, “I” (7 [grados] 55′ 40″ este y 3 [grados] 46′ 00″ norte), “J” (7 [grados] 12′ 08″ este y 3 [grados] 12′ 35″ norte) y “K” (6 [grados] 45′ 22″ este y 3 [grados] 01′ 05″ norte), representado en el croquis-mapa R21 de la [p321] página 411 de la presente Réplica y que responde a la exigencia de una solución equitativa, hasta el límite exterior de las zonas marítimas que el derecho internacional sitúa bajo las respectivas jurisdicciones de las dos Partes.

(d) Que al intentar modificar unilateralmente y por la fuerza los cursos de la frontera definidos
arriba bajo (a) y (c), la República Federal de Nigeria ha violado y está violando el principio fundamental de respeto a las fronteras heredado de la colonización (uti possidetis juris) y sus compromisos legales relativos a la delimitación terrestre y marítima.

(e) Que al hacer uso de la fuerza contra la República de Camerún y, en particular, al ocupar militarmente parcelas de territorio camerunés en la zona del lago Chad y la península camerunesa de Bakassi, y al realizar repetidas incursiones, tanto civiles como militares, a lo largo de la frontera entre ambos países, la República Federal de Nigeria ha violado y está violando las obligaciones que le incumben en virtud del derecho internacional de los tratados y del derecho consuetudinario.

(f) Que la República Federal de Nigeria tiene el deber expreso de poner fin a su presencia civil y militar en territorio camerunés y, en particular, de efectuar una retirada inmediata e incondicional de sus tropas de la zona ocupada del lago Chad y de la península camerunesa de Bakassi y de abstenerse de cometer tales actos en el futuro.

(g) Que los hechos internacionalmente ilícitos antes mencionados y descritos en detalle en el Memorial de la República de Camerún y en la presente Réplica comprometen la responsabilidad de la República Federal de Nigeria.

(h) Que, en consecuencia, y en razón del daño material e inmaterial infligido a la República del Camerún, la República Federal de Nigeria debe reparar a la República del Camerún en la forma que determine la Corte.

La República del Camerún tiene además el honor de solicitar a la Corte que le permita presentar una evaluación del importe de la indemnización que le corresponde como reparación del daño que ha sufrido como consecuencia de los hechos internacionalmente ilícitos imputables a la República Federal de Nigeria, en una fase posterior del procedimiento.

La República de Camerún también solicita al Tribunal que declare que las reconvenciones de la República Federal de Nigeria son infundadas tanto de hecho como de derecho, y que las rechace.
Estas alegaciones se presentan a reserva de las cuestiones de hecho y de derecho y de las pruebas que puedan presentarse posteriormente; la República de Camerún se reserva el derecho de completarlas o modificarlas, según proceda, de conformidad con el Estatuto y el Reglamento de la Corte.”

en el escrito adicional titulado “Observaciones de Camerún a título de Dúplica”:

“La República de Camerún tiene el honor de solicitar a la Corte Internacional de Justicia que juzgue y declare que las reconvenciones de la República Federal de Nigeria, que parecen inadmisibles a la luz de los argumentos expuestos en la Dúplica, carecen en cualquier caso de fundamento de hecho o de derecho, y que las rechace”[p322].

En nombre del Gobierno de Nigeria,

en el Memorial de Contestación:

“Por las razones aquí expuestas, la República Federal de Nigeria, reservándose el derecho de enmendar y modificar estas alegaciones a la luz de los ulteriores alegatos en este caso, solicita respetuosamente al Tribunal que

(1) como cuestión preliminar decida tratar las cuestiones relativas a la frontera terrestre;

(2) en cuanto al Lago Chad, adjudique y declare:

— que la soberanía sobre las áreas en el Lago Chad definidas en el Capítulo 14 de este Contramemorial (incluyendo los asentamientos nigerianos identificados en el párrafo 14.5 de este documento) corresponde a la República Federal de Nigeria;

— que la “demarcación” propuesta bajo los auspicios de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad, al no haber sido ratificada por Nigeria, no es vinculante para ella;

— que las cuestiones pendientes de delimitación y demarcación dentro de la zona del Lago Chad deben ser resueltas por las Partes en la Comisión de la Cuenca del Lago Chad en el marco de la constitución y los procedimientos de la Comisión;

(3) en cuanto a los sectores centrales de la frontera terrestre:

— reconociendo que las partes reconocen que la frontera entre la desembocadura del río Ebeji y el punto en el thalweg del Akpa Yafe que está opuesto al punto medio de la desembocadura del arroyo Archibong está delimitada por los siguientes instrumentos:

(a) los párrafos 3-60 de la Declaración Thomson/Marchand, confirmada por el Canje de Notas del 9 de enero de 1931,

(b) la Providencia del Consejo de Nigeria (Protectorado y Camerún) de 2 de agosto de 1946, sección 6(1) y su Segundo Anexo,

(c) los párrafos 13-21 del Acuerdo de Demarcación Anglo-Alemán de 12 de abril de 1913,

(d) los Artículos XV-XVII del Tratado Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913; y

— reconociendo además que las incertidumbres en cuanto a la interpretación y aplicación de estos instrumentos, y los acuerdos locales establecidos en ciertas áreas, significan que el curso real de la frontera no puede ser definitivamente especificado meramente por referencia a dichos instrumentos;

afirman que los instrumentos mencionados anteriormente son vinculantes para las partes (a menos que sean modificados legalmente por ellas) en cuanto al curso de la frontera terrestre;

(4) en cuanto a la Península de Bakassi, adjudica y declara:

— que la soberanía sobre la Península (tal como se define en el Capítulo 11 del presente documento) corresponde a la República Federal de Nigeria;

(5) en cuanto a la frontera marítima, adjudicar y declarar:

(a) que la Corte carece de jurisdicción para ocuparse de la línea de reclamación de Camerún, en la medida en que afecta áreas reclamadas por Guinea Ecuatorial y/o Santo Tomé y Príncipe (áreas identificadas provisionalmente en la Figura 20.3), o alternativamente que la reclamación de Camerún es inadmisible en esa medida; y

(b) que las partes tienen la obligación, de conformidad con los Artículos 76 y 83 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de negociar de buena fe con miras a acordar una delimitación equitativa de sus respectivas zonas marítimas, delimitación que deberá tener en cuenta, en particular, la necesidad de respetar los derechos existentes para explorar y explotar los recursos minerales de la plataforma continental, concedidos por cualquiera de las partes antes del 29 de marzo de 1994 sin protesta escrita de la otra, y la necesidad de respetar las reivindicaciones marítimas razonables de terceros Estados;

(6) en cuanto a las reclamaciones de Camerún sobre la responsabilidad del Estado, adjudicar y declarar que dichas reclamaciones carecen de fundamento de hecho y de derecho; y

(7) en cuanto a las reconvenciones de Nigeria especificadas en la Parte VI de este Memorial de contestación, declare que Camerún es responsable frente a Nigeria respecto de dichas reclamaciones, y que la cuantía de la reparación debida por las mismas, si no se llega a un acuerdo entre las partes en un plazo de seis meses a partir de la fecha de la sentencia, será determinada por el Tribunal en una sentencia posterior.

en la Dúplica:

“Por las razones aquí expuestas, la República Federal de Nigeria, reservándose el derecho de enmendar y modificar estas alegaciones a la luz de cualquier alegato ulterior en este caso, solicita respetuosamente al Tribunal que

(1) en cuanto a la Península de Bakassi, adjudique y declare:

(a) que la soberanía sobre la Península corresponde a la República Federal de Nigeria;

(b) que la soberanía de Nigeria sobre Bakassi se extiende hasta la frontera con Camerún descrita en el Capítulo 11 del Memorial de contestación de Nigeria;

(2) en cuanto al Lago Chad, adjudicar y declarar:

(a) que la “demarcación” propuesta bajo los auspicios de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad, al no haber sido ratificada por Nigeria, no es vinculante para ésta;

(b) que la soberanía sobre las áreas del Lago Chad definidas en el párrafo 5.9 de esta Dúplica y representadas en las Figs. 5.2 y 5.3 frente a la página 242 (e incluyendo los asentamientos nigerianos identificados en el párrafo 4.1 de esta Dúplica) corresponde a la República Federal de Nigeria;

(c) que las cuestiones pendientes de delimitación y demarcación en la zona del Lago Chad deben ser resueltas por las Partes en la Comisión de la Cuenca del Lago Chad en el marco de la constitución y los procedimientos de la Comisión;

(d) que, en cualquier caso, la operación destinada a conducir a una delimitación global de las fronteras en el Lago Chad no preju-[p324]da jurídicamente a la titularidad de determinadas zonas de la región del Lago Chad heredada por Nigeria como consecuencia de la consolidación histórica de la titularidad y la aquiescencia de Camerún;

(3) en cuanto a los sectores centrales de la frontera terrestre, adjudicar y declarar:

(a) que la jurisdicción de la Corte se extiende a la especificación definitiva de la frontera terrestre entre el Lago Chad y el mar;

(b) que la desembocadura del Ebeji, que marca el comienzo de la frontera terrestre, se encuentra en el punto en el que el canal noreste del Ebeji desemboca en la característica marcada como ‘Estanque’ en el Mapa mostrado como Fig. 7.1 de esta Dúplica, cuya ubicación se encuentra en la latitud 12 [grado] 31′ 45″ N, longitud 14 [grado] 13′ 00″ E (Adindan Datum);

(c) que sujeto a las aclaraciones, interpretaciones y variaciones explicadas en el Capítulo 7 de esta Dúplica, el límite terrestre entre la desembocadura del Ebeji y el punto en el thalweg del Akpa Yafe que está opuesto al punto medio de la desembocadura del arroyo Archibong está delimitado por los términos de:

(i) los párrafos 2-61 de la Declaración Thomson-Marchand, confirmada por el Canje de Notas del 9 de enero de 1931;

(ii) la Providencia del Consejo de Nigeria (Protectorado y Camerún) de 2 de agosto de 1946, sección 6(1) y su segundo anexo;

(iii) los párrafos 13-21 del Acuerdo de Demarcación Anglo-Alemán de 12 de abril de 1913; y

(iv) los Artículos XV a XVII del Tratado Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913;

(d) que el efecto de los dos primeros de esos instrumentos, aclarados, interpretados o modificados en la forma identificada por Nigeria, es el que se establece en el Apéndice del Capítulo 8 y se delinea en los mapas del Atlas presentado con esta Dúplica;

(4) en cuanto a la frontera marítima, adjudique y declare:

(a) que el Tribunal carece de jurisdicción sobre la reclamación marítima de Camerún a partir del punto en que su línea de reclamación penetra en aguas reclamadas por Nigeria o reconocidas por Nigeria como pertenecientes a Guinea Ecuatorial, o alternativamente que la reclamación de Camerún es inadmisible en esa medida;

(b) que la reclamación de Camerún de una frontera marítima basada en la división global de las zonas marítimas en el Golfo de Guinea es inadmisible, y que las partes tienen la obligación, de conformidad con los Artículos 74 y 83 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de negociar de buena fe con vistas a acordar una delimitación equitativa de sus respectivas zonas marítimas, dicha delimitación deberá tener en cuenta, en particular, la necesidad de respetar los derechos existentes de exploración y explotación de los recursos minerales de la plataforma continental, concedidos por cualquiera de las partes antes del 29 de marzo de 1994 sin protesta escrita de la otra, y la necesidad de respetar las reivindicaciones marítimas razonables de terceros Estados; [p323]

(c) con carácter subsidiario, que la reivindicación de Camerún de una frontera marítima basada en la división global de las zonas marítimas en el Golfo de Guinea carece de fundamento jurídico y se rechaza;

(d) que, en la medida en que la reclamación de Camerún de una frontera marítima pueda considerarse admisible en el presente procedimiento, se rechaza la reclamación de Camerún de una frontera marítima al oeste y al sur de la zona de superposición de licencias, como se muestra en la Fig. 10.2 de esta Dúplica;

(e) que las aguas territoriales respectivas de los dos Estados están divididas por un límite de línea media dentro del Río del Rey;

(f) que, más allá del Río del Rey, las respectivas zonas marítimas de las partes deben delimitarse de acuerdo con el principio de equidistancia, hasta el punto en que la línea así trazada se encuentra con la línea mediana límite con Guinea Ecuatorial aproximadamente a 4 [grado] 6′ N, 8 [grado] 30′ E;

(5) en cuanto a las reclamaciones de Camerún de responsabilidad del Estado, adjudicar y declarar:

que, en la medida en que Camerún siga manteniendo tales reclamaciones y éstas sean admisibles, dichas reclamaciones carecen de fundamento de hecho y de derecho; y

(6) en cuanto a las reconvenciones de Nigeria, especificadas en la Parte VI del Memorial de Contestación y en el Capítulo 18 de la presente Dúplica, declare:

que Camerún es responsable frente a Nigeria respecto de cada una de dichas reclamaciones, debiendo el Tribunal determinar en una nueva sentencia el importe de la reparación debida por las mismas, si no se llega a un acuerdo entre las partes en el plazo de seis meses a partir de la fecha de la sentencia.”

27. En el procedimiento oral, las Partes presentaron las siguientes alegaciones: En nombre del Gobierno de Camerún,

“De conformidad con lo dispuesto en el párrafo 2 del artículo 60 del Reglamento de la Corte, la República del Camerún tiene el honor de solicitar que la Corte Internacional de Justicia tenga a bien adjudicar y declarar

(a) Que la frontera terrestre entre Camerún y Nigeria sigue el curso siguiente:

— desde el punto designado por las coordenadas 13 [grado] 05′ norte y 14 [grado] 05′ este, la frontera sigue una línea recta hasta la desembocadura del Ebeji, situada en el punto localizado en las coordenadas 12 [grado] 32′ 17″ norte y 14 [grado] 12′ 12″ este, definida en el marco de la LCBC y que constituye una interpretación autorizada de la Declaración Milner-Simon de 10 de julio de 1919 y de las Declaraciones Thomson-Marchand de 29 de diciembre de 1929 y 31 de enero de 1930, confirmadas por el Canje de Notas de 9 de enero de 1931; alternativamente, la desembocadura del Ebeji se sitúa en el punto situado en las coordenadas 12 [grado] 31′ 12″ norte y 14 [grado] 11′ 48″ este;

— desde ese punto sigue el curso fijado por esos instrumentos hasta [p326] el “pico muy prominente” descrito en el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand y denominado con el nombre habitual de “Monte Kombon”;

— desde el “Monte Kombon”, la frontera se extiende hasta el “Pilar 64” mencionado en el párrafo 12 del Acuerdo Anglo-Alemán de Obokum de 12 de abril de 1913 y sigue, en ese sector, el curso descrito en la Sección 6 (1) de la Providencia del Consejo de Nigeria Británica (Protectorado y Camerún) de 2 de agosto de 1946;

— desde el Pilar 64 sigue el curso descrito en los párrafos 13 a 21 del Acuerdo de Obokum de 12 de abril de 1913 hasta el Pilar 114 en el río Cross;

— desde allí, hasta la intersección de la línea recta de Bakassi Point a King Point con el centro del canal navegable del Akwayafe, el límite está determinado por los párrafos XVI a XXI del Acuerdo Anglo-Alemán del 11 de marzo de 1913.

(b) Que en consecuencia, entre otras cosas, la soberanía sobre la península de Bakassi y sobre la parcela en litigio ocupada por Nigeria en la zona del lago Chad, en particular sobre Darak y su región, es camerunesa.

(c) Que el límite de las zonas marítimas que pertenecen respectivamente a la República de Camerún y a la República Federal de Nigeria sigue el curso siguiente:

— desde la intersección de la línea recta que va de Bakassi Point a King Point con el centro del canal navegable del Akwayafe hasta el punto “12”, límite confirmado por la “línea de compromiso” inscrita en el British Admiralty Chart nº 3433 por los Jefes de Estado de ambos países el 4 de abril de 1971 (Declaración de Yaoundé II) y, desde dicho punto 12 hasta el punto “G”, por la Declaración firmada en Maroua el 1 de junio de 1975;

— desde el punto G la línea equitativa sigue la dirección indicada por los puntos G, H (coordenadas 8 [grado] 21′ 16″ este y 4 [grado] 17′ norte), I (7 [grado] 55′ 40″ este y 3 [grado] 46′ norte), J (7 [grado] 12′ 08″ este y 3 [grado] 12′ 35″ norte), K (6 [grado] 45′ 22″ este y 3 [grado] 01′ 05″ norte), y continúa desde K hasta el límite exterior de las zonas marítimas que el derecho internacional sitúa bajo la jurisdicción respectiva de las dos Partes.

(d) Que al intentar modificar unilateralmente y por la fuerza los cursos de la frontera definida anteriormente en los apartados (a) y (c), la República Federal de Nigeria ha violado y está violando el principio fundamental de respeto de las fronteras heredado de la colonización (uti possidetis juris), así como sus obligaciones legales relativas a la delimitación terrestre y marítima.

(e) Que al hacer uso de la fuerza contra la República de Camerún y, en particular, al ocupar militarmente parcelas de territorio camerunés en la zona del lago Chad y la península camerunesa de Bakassi, y al realizar repetidas incursiones a lo largo de la frontera entre ambos países, la República Federal de Nigeria ha violado y viola las obligaciones que le incumben en virtud del derecho internacional de los tratados y del derecho consuetudinario.

(f) Que la República Federal de Nigeria tiene el deber expreso de poner fin a su presencia administrativa y militar en territorio camerunés y, en particular, de efectuar una evacuación inmediata e incondicional de sus tropas de la zona ocupada del lago Chad y de la península camerunesa de Bakassi y de abstenerse de cometer tales actos en el futuro.

(g) Que al incumplir la Providencia de indicación de medidas provisionales dictada por el Tribunal el 15 de marzo de 1996, la República Federal de Nigeria ha incumplido sus obligaciones internacionales.

(h) Que los hechos internacionalmente ilícitos mencionados anteriormente y descritos detalladamente en los alegatos escritos y en la argumentación oral de la República de Camerún comprometen la responsabilidad de la República Federal de Nigeria.

(i) Que, en consecuencia, en razón del perjuicio material y moral sufrido por la República del Camerún, la República Federal de Nigeria debe reparar a la República del Camerún en la forma que determine el Tribunal.

La República del Camerún tiene además el honor de solicitar a la Corte que le permita, en una fase posterior del procedimiento, presentar una evaluación del importe de la indemnización que le corresponde como reparación del perjuicio sufrido por ella como consecuencia de los hechos internacionalmente ilícitos imputables a la República Federal de Nigeria.

La República de Camerún solicita asimismo al Tribunal que declare que las reconvenciones de la República Federal de Nigeria son infundadas tanto de hecho como de derecho, y que las desestime.”

En nombre del Gobierno de Nigeria,

“La República Federal de Nigeria solicita respetuosamente a la Corte que

1. en cuanto a la Península de Bakassi, adjudique y declare

(a) que la soberanía sobre la Península corresponde a la República Federal de Nigeria;

(b) que la soberanía de Nigeria sobre Bakassi se extiende hasta la frontera con Camerún descrita en el capítulo 11 del Memorial de contestación de Nigeria;

2. en cuanto al Lago Chad, adjudicar y declarar:

(a) que la delimitación y demarcación propuesta bajo los auspicios de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad, al no haber sido aceptada por Nigeria, no es vinculante para ella;

(b) que la soberanía sobre las áreas del Lago Chad definidas en el párrafo 5.9 de la Dúplica de Nigeria y representadas en las Figs. 5.2 y 5.3 frente a la página 242 (y que incluyen los asentamientos nigerianos identificados en el párrafo 4.1 de la Dúplica de Nigeria) corresponde a la República Federal de Nigeria;

(c) que, en cualquier caso, el proceso que ha tenido lugar en el marco de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad, y que estaba destinado a conducir a una delimitación y demarcación global de las fronteras en el Lago Chad, se entiende legalmente sin perjuicio de la titularidad de áreas particulares de la región del Lago Chad heredadas por Nigeria como consecuencia de la consolidación histórica de la titularidad y la aquiescencia de Camerún; [p328].

3. en cuanto a los sectores centrales de la frontera terrestre, adjudique y declare

(a) que la jurisdicción de la Corte se extiende a la especificación definitiva de la frontera terrestre entre el Lago Chad y el mar;

(b) que la desembocadura del Ebeji, que marca el comienzo de la frontera terrestre, se encuentra en el punto en el que el canal noreste del Ebeji desemboca en la característica marcada como ‘Estanque’ en el mapa mostrado como Fig. 7.1 de la Dúplica de Nigeria, cuya ubicación se encuentra en la latitud 12 [grado] 31′ 45″ N, longitud 14 [grado] 13′ 00″ E (Adindan Datum);

(c) que sujeto a las interpretaciones propuestas en el Capítulo 7 de la Dúplica de Nigeria, el límite terrestre entre la desembocadura del Ebeji y el punto en el thalweg del Akpa Yafe que está opuesto al punto medio de la desembocadura del arroyo Archibong está delimitado por los términos de los instrumentos de límites relevantes, a saber:

(i) los párrafos 2-61 de la Declaración Thomson-Marchand, confirmada por el Canje de Notas de 9 de enero de 1931;

(ii) la Providencia del Consejo de Nigeria (Protectorado y Camerún) de 2 de agosto de 1946, (Sección 6 (1) y el Segundo Anexo de la misma);

(iii) los párrafos 13-21 del Acuerdo de Demarcación Anglo-Alemán de 12 de abril de 1913;
y

(iv) los Artículos XV a XVII del Tratado Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913; y

(d) que se confirmen las interpretaciones propuestas en el Capítulo 7 de la Dúplica de Nigeria, y la acción asociada allí identificada con respecto a cada uno de los lugares en los que la delimitación en los instrumentos fronterizos pertinentes es defectuosa o incierta;

4. En cuanto a la frontera marítima, adjudicar y declarar:

(a) que la Corte carece de jurisdicción sobre la reclamación marítima de Camerún a partir del punto en que su línea de reclamación penetra en aguas reclamadas contra Camerún por Guinea Ecuatorial, o alternativamente que la reclamación de Camerún es inadmisible en esa medida;

(b) que la reclamación de Camerún de una frontera marítima basada en la división global de las zonas marítimas en el Golfo de Guinea es inadmisible, y que las partes tienen la obligación, de conformidad con los Artículos 74 y 83 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, de negociar de buena fe con vistas a acordar una delimitación equitativa de sus respectivas zonas marítimas, dicha delimitación deberá tener en cuenta, en particular, la necesidad de respetar los derechos existentes de exploración y explotación de los recursos minerales de la plataforma continental, concedidos por cualquiera de las partes antes del 29 de marzo de 1994 sin protesta escrita de la otra, así como la necesidad de respetar las reivindicaciones marítimas razonables de terceros Estados;

(c) con carácter subsidiario, que la reivindicación de Camerún de una frontera marítima [p329] basada en la división global de las zonas marítimas en el Golfo de Guinea carece de fundamento jurídico y se rechaza;

(d) que, en la medida en que la reclamación de Camerún de una frontera marítima pueda considerarse admisible en el presente procedimiento, se rechaza la reclamación de Camerún de una frontera marítima al oeste y al sur de la zona de superposición de licencias, como se muestra en la Fig. 10.2 de la Dúplica de Nigeria;

(e) que las aguas territoriales respectivas de los dos Estados están divididas por un límite de línea media dentro del Río del Rey;

(f) que, más allá del Río del Rey, las respectivas zonas marítimas de las partes están delimitadas por una línea trazada de acuerdo con el principio de equidistancia, hasta el punto aproximado en que dicha línea se encuentra con la línea mediana límite con Guinea Ecuatorial, es decir, aproximadamente a 4 [grado] 6′ N, 8 [grado] 30′ E;

5. En cuanto a las alegaciones de Camerún sobre la responsabilidad del Estado, adjudicar y declarar:

que, en la medida en que Camerún siga manteniendo tales reclamaciones y éstas sean admisibles, dichas reclamaciones carecen de fundamento de hecho y de derecho; y,

6. en cuanto a las reconvenciones de Nigeria especificadas en la Parte VI del Memorial de Contestación de Nigeria y en el Capítulo 18 de la Dúplica de Nigeria, declare:

que Camerún es responsable frente a Nigeria respecto de cada una de dichas reclamaciones, y que la cuantía de la reparación debida por las mismas, si no es acordada entre las partes dentro de los seis meses siguientes a la fecha de la sentencia, será determinada por el Tribunal en una sentencia posterior.”

*

28. Al final del escrito que presentó de conformidad con el artículo 85, párrafo 1, del Reglamento de la Corte, Guinea Ecuatorial declaró, entre otras cosas:

“La petición de Guinea Ecuatorial es simple y directa, fundada en la jurisprudencia de la Corte, tiene sentido en la práctica de la comunidad internacional y es coherente con la práctica de los tres Estados de la región en cuestión: su petición es que la Corte se abstenga de delimitar una frontera marítima entre Nigeria y Camerún en cualquier zona que esté más próxima a Guinea Ecuatorial que a las Partes en el caso ante la Corte. Guinea Ecuatorial considera que ha presentado una serie de buenas razones para que la Corte adopte esta posición.”

29. Al final de las observaciones orales que presentó en relación con el objeto de la intervención, de conformidad con el artículo 85, párrafo 3, del Reglamento de la Corte, Guinea Ecuatorial declaró, entre otras cosas:

“Solicitamos a la Corte que no delimite una frontera marítima entre Camerún y Nigeria en zonas más próximas a Guinea Ecuatorial que a las costas de las dos Partes, ni emita opinión alguna que pueda perjudicar nuestros intereses en el marco de nuestras negociaciones sobre la frontera marítima con [p330] nuestros vecinos . . . Salvaguardar los intereses del tercer Estado en este procedimiento significa que la delimitación entre Nigeria y Camerún decidida por el Tribunal debe permanecer necesariamente al norte de la línea mediana entre la isla Bioko de Guinea Ecuatorial y el continente.”

***

30. Camerún y Nigeria son Estados situados en la costa occidental de África. Su frontera terrestre se extiende desde el lago Chad, al norte, hasta la península de Bakassi, al sur. Sus costas son adyacentes y están bañadas por las aguas del Golfo de Guinea.
Cuatro Estados bordean el lago Chad: Camerún, Chad, Níger y Nigeria. Las aguas del lago han variado mucho a lo largo del tiempo.

En su parte septentrional, el límite terrestre entre Camerún y Nigeria pasa por llanuras secas y cálidas alrededor del lago Chad, a unos 300 m de altitud. A continuación atraviesa montañas, tierras altas cultivadas o pastizales, regados por diversos ríos y arroyos. Después desciende por etapas a zonas de sabana y bosque hasta llegar al mar.

La región costera donde termina la parte sur de la frontera terrestre es la zona de la península de Bakassi. Esta península, situada en la hondonada del Golfo de Guinea, está delimitada por el río Akwayafe al oeste y por el río del Rey al este. Es un entorno anfibio, caracterizado por la abundancia de agua, las poblaciones de peces y la vegetación de manglares. El Golfo de Guinea, de carácter cóncavo al nivel de las costas camerunesa y nigeriana, está limitado por otros Estados, en particular por Guinea Ecuatorial, cuya isla de Bioko se encuentra frente a las costas de las Partes.
**

31. La disputa entre las Partes en lo que respecta a su frontera terrestre se inscribe en un marco histórico marcado inicialmente, en el siglo XIX y principios del XX, por las acciones de las potencias europeas con vistas a la partición de África, seguidas de cambios en el estatuto de los territorios en cuestión en el marco del sistema de mandatos de la Sociedad de Naciones, luego de las administraciones fiduciarias de las Naciones Unidas y, por último, por el acceso de los territorios a la independencia. Esta historia se refleja en una serie de convenciones y tratados, intercambios diplomáticos, ciertos instrumentos administrativos, mapas de la época y diversos documentos, que las Partes han facilitado a la Corte.
La delimitación de la frontera marítima de las Partes es una cuestión de origen más reciente, en cuya historia intervienen igualmente diversos instrumentos internacionales.

32. A continuación, la Corte dará algunos detalles de los principales instrumentos que son relevantes a los efectos de determinar el curso de la [p331] frontera terrestre y marítima entre las Partes. Más adelante describirá en detalle y analizará algunos de esos instrumentos.

33. A finales del siglo XIX y principios del XX, Alemania, Francia y Gran Bretaña celebraron diversos acuerdos para delimitar las fronteras de sus respectivos territorios coloniales. Así, la frontera entre Francia y Gran Bretaña fue definida por el Convenio entre estos dos Estados relativo a la delimitación de la frontera entre las posesiones británicas y francesas al este del Níger, firmado en Londres el 29 de mayo de 1906 (en lo sucesivo, “Convenio franco-británico de 1906”), completado por un Protocolo del mismo nombre de 19 de febrero de 1910 (en lo sucesivo, “Protocolo franco-británico de 1910”). La frontera franco-alemana fue definida por el Convenio entre la República Francesa y Alemania para la delimitación de las colonias del Congo francés y de Camerún y de las esferas de influencia francesa y alemana en la región del lago Chad, firmado en Berlín el 15 de marzo de 1894, y por el Convenio franco-alemán de confirmación del Protocolo de 9 de abril de 1908 por el que se definen las fronteras entre el Congo francés y Camerún, firmado en Berlín el 18 de abril de 1908 (en lo sucesivo, el “Convenio franco-alemán de 1908”). La frontera entre Gran Bretaña y Alemania fue definida por primera vez por el Acuerdo entre Gran Bretaña y Alemania relativo a las fronteras en África, firmado en Berlín el 15 de noviembre de 1893, y completado por otro Acuerdo de 19 de marzo de 1906 relativo a la frontera entre los territorios británicos y alemanes de Yola al lago Chad (en lo sucesivo, el “Acuerdo anglo-alemán de 1906”). La parte sur de la frontera fue redefinida posteriormente por dos Acuerdos celebrados entre Gran Bretaña y Alemania en 1913. El primero de estos Acuerdos, firmado en Londres el 11 de marzo de 1913 (en lo sucesivo, el “Acuerdo anglo-alemán del 11 de marzo de 1913”), se refería a “(1) El arreglo de la frontera entre Nigeria y los Camerún, desde Yola hasta el mar y (2) La regulación de la navegación en el río Cross” y abarcaba unos 1.100 km de frontera; el segundo, firmado en Obokum el 12 de abril de 1913 por Hans Detzner y W. V. Nugent en representación de Alemania y Gran Bretaña respectivamente (en adelante, el “Acuerdo Anglo-Alemán del 12 de abril de 1913”), se refería a la Demarcación de la Frontera Anglo-Alemana entre Nigeria y los Cameruneses desde Yola hasta el Río Cross e incluía ocho mapas adjuntos.

34. Al término de la Primera Guerra Mundial, todos los territorios que pertenecían a Alemania en la región, que se extendía desde el lago Chad hasta el mar, fueron repartidos entre Francia y Gran Bretaña por el Tratado de Versalles y, posteriormente, puestos bajo mandato británico o francés por acuerdo de la Sociedad de Naciones. Por consiguiente, fue necesario definir los límites que separaban los territorios bajo mandato. El primer instrumento elaborado a tal efecto fue la Declaración franco-británica firmada el 10 de julio de 1919 por el vizconde Milner, Secretario de Estado británico para las Colonias, y Henry Simon, Ministro francés para las Colonias (en lo sucesivo, la “Declaración Milner-Simon”). Con el fin de clarificar esta instrucción inicial, el 29 de diciembre de 1929 y el 31 de enero de 1930, Sir Graeme Thomson, Gobernador de la Colonia y del Protectorado de Nigeria, y Paul Marchand, comisario de la República Francesa en Camerún, firmaron otro acuerdo muy detallado (en lo sucesivo, la “Declaración Thomson-Marchand”). Esta Declaración fue aprobada e incorporada en un Canje de Notas fechado el 9 de enero de 1931 entre A. de Fleuriau, embajador de Francia en Londres, y Arthur Henderson, ministro británico de Asuntos Exteriores (en adelante, el “Canje de Notas Henderson-Fleuriau”).

35. Tras la Segunda Guerra Mundial, los mandatos británico y francés sobre Camerún fueron sustituidos por acuerdos de administración fiduciaria de las Naciones Unidas. Los acuerdos de administración fiduciaria para el Camerún británico y para el Camerún bajo administración francesa fueron aprobados por la Asamblea General el 13 de diciembre de 1946. Estos acuerdos hacían referencia a la línea establecida por la Declaración Milner-Simon para describir los respectivos territorios puestos bajo la administración fiduciaria de las dos potencias europeas.

En virtud de una decisión adoptada por Gran Bretaña el 2 de agosto de 1946 sobre los territorios entonces bajo mandato británico, a saber, la Providencia de 1946 por la que se disponía la administración del Protectorado de Nigeria y los Cameruneses (en lo sucesivo, la “Providencia de 1946”), las regiones puestas bajo su tutela se dividieron en dos a efectos administrativos, naciendo así los Cameruneses del Norte y los Cameruneses del Sur. La Providencia del Consejo de 1946 contenía una serie de disposiciones que describían la línea que separaba estas dos regiones y establecía que serían administradas desde Nigeria.

El 1 de enero de 1960, los Cameruneses franceses accedieron a la independencia sobre la base de las fronteras heredadas del periodo anterior. Nigeria hizo lo propio el 1 de octubre de 1960.

Siguiendo las directrices de las Naciones Unidas, el Gobierno británico organizó plebiscitos separados en el Camerún del Norte y el Camerún del Sur, “con el fin de conocer los deseos de los habitantes . . . en cuanto a su futuro” (Resolución 1350 (XIII) de la Asamblea General, de 13 de marzo de 1959). En esos plebiscitos, celebrados los días 11 y 12 de febrero de 1961, la población del Camerún septentrional “decidió lograr la independencia adhiriéndose a la Federación independiente de Nigeria”, mientras que la población del Camerún meridional “decidió lograr la independencia adhiriéndose a la República independiente del Camerún” (resolución 1608 (XV) de la Asamblea General, de 21 de abril de 1961).

36. Por lo que se refiere a la frontera del lago Chad, los cuatro Estados ribereños del lago firmaron el 22 de mayo de 1964 un Convenio por el que se creaba la Comisión de la Cuenca del Lago Chad (en lo sucesivo, “LCBC”). Como recordó el Tribunal en su sentencia de 11 de junio de 1998 (Land and Maritime Boundary between Cameroon and Nigeria (Cameroon v. Nigeria), Preliminary Objections, Judgment, I.C.J. Reports 1998, pp. 304-305, paras. 64-65), las funciones de la LCBC se establecen en el artículo IX de su Estatuto, anexo a la [p333] Convención de 1964. En virtud de esta disposición, la LCBC elabora, entre otras cosas, “reglamentos generales que permitan la plena aplicación de los principios enunciados en la presente Convención y en su Estatuto anexo, y [para] garantizar su aplicación efectiva”. Ejerce diversas competencias con el fin de coordinar la acción de los Estados miembros en materia de utilización de las aguas de la cuenca. Según el Artículo IX, párrafo (g), una de sus funciones es “examinar las reclamaciones y promover la solución de controversias”. A lo largo de los años, los Estados miembros de la LCBC le han conferido ciertos poderes adicionales. Así, a raíz de los incidentes ocurridos en 1983 entre los Estados ribereños de la zona del lago Chad, se convocó una reunión extraordinaria de la LCBC del 21 al 23 de julio de 1983 en Lagos (Nigeria), por iniciativa de los Jefes de Estado interesados, con el fin de encomendarle la tarea de tratar determinadas cuestiones fronterizas y de seguridad. La LCBC se ha reunido periódicamente desde entonces para tratar estas cuestiones.

37. La cuestión de la frontera en Bakassi y de la soberanía sobre la península también implica instrumentos específicos.

El 10 de septiembre de 1884, Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar concluyeron un Tratado de Protección (en adelante, el “Tratado de 1884”). En virtud de este Tratado, Gran Bretaña se comprometió a extender su protección a estos Reyes y Jefes, quienes a su vez acordaron y prometieron, entre otras cosas, abstenerse de celebrar acuerdos o tratados con naciones o Potencias extranjeras sin la aprobación previa del Gobierno británico.

37. Poco antes de la Primera Guerra Mundial, el Gobierno británico celebró dos acuerdos con Alemania, fechados respectivamente el 11 de marzo y el 12 de abril de 1913 (véase el párrafo 33 supra), entre cuyos objetos figuraba “el arreglo de la frontera entre Nigeria y el Camerún, desde Yola hasta el mar” y que situaban la península de Bakassi en territorio alemán.

38. La frontera marítima entre Camerún y Nigeria no fue objeto de negociaciones hasta hace relativamente poco tiempo. Así pues, aparte de los Acuerdos angloalemanes de 11 de marzo y 12 de abril de 1913 en la medida en que se refieren al punto final de la frontera terrestre en la costa, todos los instrumentos jurídicos relativos a la frontera marítima entre Camerún y Nigeria son posteriores a la independencia de esos dos Estados.
A este respecto, los dos países acordaron crear una “comisión mixta de fronteras”, que el 14 de agosto de 1970, al término de una reunión celebrada en Yaundé (Camerún), adoptó una declaración (en lo sucesivo, la “Declaración de Yaundé I”) por la que Camerún y Nigeria decidieron que “la delimitación de las fronteras entre los dos países [se llevaría a cabo] en tres etapas”, siendo la primera de ellas “la delimitación de la frontera marítima”.

Los trabajos de esta comisión desembocaron en una segunda declaración, hecha en Yaundé el 4 de abril de 1971 (en lo sucesivo “Declaración de Yaundé II”), [p334] por la que los Jefes de Estado de los dos países acordaron considerar como su frontera marítima, “hasta el límite de las 3 millas marinas”, una línea que iba de un punto 1 a un punto 12, que habían trazado y firmado en la Carta del Almirantazgo Británico nº 3433 anexa a dicha declaración.

Cuatro años más tarde, el 1 de junio de 1975, los Jefes de Estado de Camerún y Nigeria firmaron en Maroua (Camerún) un acuerdo para la delimitación parcial de la frontera marítima entre ambos Estados (en lo sucesivo, la “Declaración de Maroua”). Mediante esta declaración acordaron ampliar la línea de su frontera marítima y, en consecuencia, adoptaron una línea fronteriza definida por una serie de puntos que van desde el punto 12 antes mencionado hasta un punto designado como G. Asimismo, se adjuntó a dicha Declaración la carta núm. 3433 del Almirantazgo Británico, señalada en consecuencia.

**

39. Una vez descritos los antecedentes geográficos e históricos de la presente controversia, la Corte abordará ahora la delimitación de los diferentes sectores de la frontera entre Camerún y Nigeria. Para ello, la Corte comenzará por definir la línea fronteriza en la zona del Lago Chad. A continuación, determinará la línea desde el lago Chad hasta la península de Bakassi, antes de examinar la cuestión de la frontera en Bakassi y de la soberanía sobre la península. A continuación, el Tribunal abordará la cuestión de la delimitación entre las respectivas zonas marítimas de los dos Estados. La última parte de la Sentencia estará dedicada a las cuestiones de responsabilidad del Estado planteadas por las Partes.

***

40. El Tribunal abordará en primer lugar la cuestión de la delimitación de la frontera en la zona del lago Chad. En sus alegaciones finales Camerún solicita a la Corte que adjudique y declare que en esta zona la frontera entre las dos Partes sigue el siguiente curso:

“desde el punto designado por las coordenadas 13 [grado] 05′ N y 14 [grado] 05′ E, la frontera sigue una línea recta hasta la desembocadura del Ebeji, situada en el punto ubicado en las coordenadas 12 [grado] 32′ 17″ N y 14 [grado] 12′ 12″ E, tal como se define en el marco de la LCBC y constituye una interpretación autorizada de la Declaración Milner-Simon de 10 de julio de 1919 y de las Declaraciones Thomson-Marchand de 29 de diciembre de 1929 y 31 de enero de 1930, confirmadas por el Canje de Notas de 9 de enero de 1931; con carácter subsidiario, la desembocadura del Ebeji se sitúa en el punto situado en las coordenadas 12 [grado] 31′ 12″ N y 14 [grado] 11′ 48″ E”.

En sus alegaciones finales, Nigeria, por su parte, solicita a la Corte que adjudique y declare: [p335]

“(a) que la delimitación y demarcación propuesta bajo los auspicios de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad, al no haber sido aceptada por Nigeria, no es vinculante para ella;

(b) que la soberanía sobre las áreas en el Lago Chad definidas en el párrafo 5.9 de la Dúplica de Nigeria y representadas en las figs. (b) que la soberanía sobre las zonas del lago Chad definidas en el párrafo 5.9 de la Dúplica de Nigeria y representadas en las figuras 5.2 y 5.3 frente a la página 242 (y que incluyen los asentamientos nigerianos identificados en el párrafo 4.1 de la Dúplica de Nigeria) corresponde a la República Federal de Nigeria;

(c) que, en cualquier caso, el proceso que ha tenido lugar en el marco de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad, y que pretendía conducir a una delimitación y demarcación global de las fronteras en el Lago Chad, se entiende legalmente sin perjuicio de la titularidad de zonas concretas de la región del Lago Chad heredadas por Nigeria como consecuencia de la consolidación histórica de la titularidad y la aquiescencia de Camerún”.

Dado que Camerún y Nigeria discrepan sobre la existencia de una delimitación definitiva en la zona del lago Chad, el Tribunal examinará en primer lugar si la Declaración de 1919 y los instrumentos posteriores que afectan a la delimitación en esta zona han establecido una frontera vinculante para las Partes. Posteriormente, la Corte abordará el argumento de Nigeria basado en la consolidación histórica de su título reclamado.

**

41. En apoyo de su posición, Camerún argumenta en general que su frontera con Nigeria en el Lago Chad fue objeto de una delimitación convencional entre Francia y el Reino Unido, las antiguas Potencias coloniales, y de una demarcación bajo los auspicios de la LCBC.

Según Camerún, la línea fronteriza en el lago Chad fue establecida por la Declaración Milner-Simon de 1919. En el artículo 1 de la “Descripción de la frontera franco-británica, señalada en el mapa [Moisel] de los Cameruneses, escala 1/300.000”, anexo a esa Declaración, se establecía que la frontera comenzaría “en el punto de encuentro de las tres antiguas fronteras británica, francesa y alemana situadas en el lago Chad en la latitud 13 [grado]05’N y aproximadamente en la longitud 14 [grado] 05′ E de Greenwich” y que desde allí la frontera se determinaría mediante “[una] línea recta hasta la desembocadura del Ebeji”. La línea fronteriza establecida por esta Declaración fue precisada por la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930, cuyo texto fue posteriormente incorporado al Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931. En consecuencia, Camerún afirma que la frontera en el lago Chad fue delimitada por este último instrumento.

42. Camerún también cita ciertos mapas que, según afirma, confirman el curso de la frontera delimitada convencionalmente. En particular, Camerún cita el mapa Moisel anexo a la Declaración Milner-Simon, cuya [p336] hoja pertinente fue publicada en 1912, y el mapa anexo a la Declaración Thomson-Marchand, que, según sostiene, constituye el mapa oficial anexo al Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931 y ha adquirido así el valor de un “título territorial”. Camerún señala que estos mapas “nunca han sido objeto de la más mínima representación u objeción por parte del Reino Unido o de la República Federal de Nigeria” y que “no existe ningún mapa, ni siquiera nigeriano, que muestre una línea fronteriza como la reclamada por Nigeria en el lago Chad”.

Camerún sostiene que la línea de la frontera fue expresamente incorporada en el Acuerdo de Administración Fiduciaria para el Territorio de Camerún bajo administración francesa aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de diciembre de 1946 y que posteriormente fue “transferida a Camerún y Nigeria en el momento de la independencia por aplicación del principio uti possidetis”.

43. El Camerún sostiene además que los cambios en las características físicas del lago Chad y del río Ebeji no pueden afectar al curso de la línea fronteriza, ya que, “al optar en este sector de la frontera por aplicar la técnica de las coordenadas geográficas unidas por una línea recta, las partes contratantes protegieron la línea fronteriza contra la variación natural de la configuración del lago y de su río afluente”; y que esta voluntad de lograr una frontera estable y definitiva a pesar de las variaciones hidrológicas se ve confirmada, además, por acuerdos anteriores relativos al estatuto de las islas del lago Chad (Convenio franco-británico de 1906 y Convenio franco-alemán de 1908). En cualquier caso, según Camerún, en virtud del artículo 62, párrafo 2, de la Convención de Viena de 23 de mayo de 1969 sobre el Derecho de los Tratados, un cambio fundamental de circunstancias no es aplicable a un tratado por el que se establece una frontera.

44. Según el Camerún, tampoco puede cuestionarse la delimitación convencional en el lago Chad porque no ha habido una demarcación efectiva de la frontera sobre el terreno. Camerún argumenta a este respecto que Nigeria

“ha reconocido, en principio, las fronteras internacionales en el lago Chad que se establecieron antes de su independencia, y la cuestión de la determinación de esas fronteras lacustres nunca se había abordado antes de los incidentes fronterizos ocurridos en el lago entre Nigeria y el Chad de abril a junio de 1983”.

Camerún recuerda que, a raíz de esos incidentes,

“los Jefes de Estado de los países miembros de la LCBC aprobaron una propuesta encaminada a convocar, a la mayor brevedad posible, una reunión de la Comisión a nivel ministerial, con miras a crear un comité técnico mixto encargado de la delimitación de las fronteras internacionales entre los cuatro Estados que comparten el lago Chad”,

y que, en consecuencia, la LCBC celebró una Sesión Extraordinaria del 21 al 23 de julio de 1983 en Lagos, en la que se constituyeron dos subcomisiones técnicas: “un subcomité encargado de la delimitación de las fronteras y un subcomité encargado de la seguridad”. Camerún afirma además que “la terminología empleada por las partes [era] imprecisa en algunos puntos, como ocurre en tales circunstancias”, pero que “un examen del mandato dado a los comisarios y expertos encargados de la operación no deja lugar a dudas”: estaba “limitado a la demarcación de la frontera, con exclusión de cualquier operación de delimitación”.

Como prueba de ello, Camerún cita el hecho de que la subcomisión encargada de la delimitación de la frontera conservó como documentos de trabajo diversos convenios y acuerdos bilaterales celebrados entre Alemania, Francia y el Reino Unido entre 1906 y 1931, incluido el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931. El Camerún señala que los instrumentos de delimitación así invocados “nunca fueron cuestionados por los representantes de Nigeria a lo largo de todo el procedimiento, incluso al más alto nivel, en particular durante las cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno”, que “la demarcación de las fronteras en el lago Chad ha sido objeto de importantes trabajos durante una buena decena de años” y que “a este respecto, los Estados ribereños del lago Chad han cooperado a todos los niveles: expertos, comisarios, ministros, jefes de Estado, sin que se haya planteado la más mínima reserva en cuanto a la calidad del trabajo realizado durante un período muy considerable”. Camerún subraya que, entre otras cosas, la LCBC definió con mayor precisión las coordenadas del tripoint en el lago Chad (que se fijaron en 13 [grado] 05′ 00″0001 de latitud Norte y 14 [grado] 04′ 59″9999 de longitud Este) y definió también las de la desembocadura del Ebeji, tal como se describen en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau (fijándolas en 12 [grado] 32′ 17″4 Norte y 14 [grado] 12′ 11″7 Este). Afirma además que dichas coordenadas fueron aprobadas por los comisarios nacionales de Camerún, Chad, Níger y Nigeria el 2 de diciembre de 1988.

Según el Camerún, la validez general de los trabajos de demarcación realizados bajo los auspicios de la Comisión de Límites se aborda en los términos siguientes:

“La operación de demarcación propiamente dicha fue criticada en algunos momentos por los representantes nigerianos. Sin embargo, dichos representantes se declararon finalmente satisfechos de la exactitud de estas operaciones. Todos los trabajos fueron aprobados por unanimidad por los expertos, los Comisarios y los propios Jefes de Estado. En ningún momento los representantes nigerianos cuestionaron la delimitación convencional ni los instrumentos que la decidieron. Sólo en la fase de ratificación Nigeria dio a conocer su oposición”.

Camerún sostiene que la negativa de Nigeria a ratificar el resultado de los trabajos de demarcación de la frontera en el lago Chad no impugna en modo alguno la validez de los instrumentos de delimitación anteriores; simplemente demuestra hasta qué punto Nigeria se ha alejado de la operación de demarcación llevada a cabo por la LCBC.

45. Por su parte, Nigeria sostiene que la zona del lago Chad nunca ha sido objeto de ninguna forma de delimitación. Sostiene que la Declaración Thomson-[p338] Marchand de 1929-1930 no supuso una determinación definitiva de la frontera anglo-francesa con respecto al lago Chad, sino que preveía la delimitación por una comisión de fronteras. Nigeria señala además que, según la nota firmada por el Secretario de Estado británico, Henderson, la Declaración Thomson-Marchand “[era] sólo el resultado de un estudio preliminar” y que “la delimitación propiamente dicha [podía] encomendarse ahora a la comisión de fronteras prevista a tal efecto en el artículo 1 del Mandato”. En opinión de Nigeria, del Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931 se desprendía claramente que, en relación con el lago Chad, a diferencia de otras partes de la frontera terrestre entre las dos Partes, esos arreglos eran “esencialmente de procedimiento y programáticos” y que sólo habría acuerdo después de que se hubiera llevado a cabo el trabajo de delimitación, lo que no era el caso del lago Chad.
Según Nigeria, el uso en el artículo 1 de la “Descripción de la frontera franco-británica, marcada en el mapa [Moisel] de los Camerún, escala 1/300.000”, anexo a la Declaración Milner-Simon de 1919, de la palabra “aproximadamente”, en relación con 14 [grado] 05′ E, junto con el hecho de que la desembocadura del Ebeji se ha desplazado con el tiempo, significaba que la frontera en esta zona todavía no estaba totalmente delimitada. Los instrumentos posteriores no rectificaron, según Nigeria, estas deficiencias; y la ausencia de una frontera plenamente delimitada fue una de las varias razones por las que no se acordó una demarcación de la frontera hasta el día de hoy.

46. Nigeria sostiene además que el trabajo de la LCBC implicó tanto la delimitación como la demarcación de la frontera dentro del Lago Chad y que no produjo un resultado que fuera definitivo y vinculante para Nigeria en ausencia de una ratificación de los documentos relativos a ese trabajo.

47. En resumen, el Camerún sostiene que la frontera en la zona del lago Chad va desde el punto designado por las coordenadas 13 [grado] 05′ N y 14 [grado] 05′ E en línea recta hasta la desembocadura del Ebeji. Considera que los instrumentos rectores son la Declaración Milner-Simon de 1919 y la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930, incorporadas en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931. Nigeria, por otra parte, argumenta que no existe una frontera totalmente delimitada en la zona del lago Chad y que, a través de la consolidación histórica del título y la aquiescencia de Camerún, Nigeria tiene el título sobre las zonas, incluidos 33 asentamientos nombrados, representados en las figuras 5.2 y 5.3 frente a la página 242 de su Dúplica.

*

48. El Tribunal recuerda que a finales del siglo XIX y principios del XX las fronteras coloniales en la zona del lago Chad habían sido objeto de una serie de acuerdos bilaterales celebrados entre Alemania, [p339] Francia y Gran Bretaña (véase el párrafo 33 supra). Tras la Primera Guerra Mundial, una franja de territorio al este de la frontera occidental del antiguo Camerún alemán se convirtió en el Mandato Británico sobre los Cameruneses. Por tanto, fue necesario restablecer una frontera, que comenzara en el propio lago, entre los mandatos británico y francés recién creados. Esto se consiguió mediante la Declaración Milner-Simon de 1919, que tiene rango de acuerdo internacional. Mediante esta Declaración, Francia y Gran Bretaña acordaron:

“determinar la frontera que separa los territorios de los Camerún colocados respectivamente bajo la autoridad de sus Gobiernos, tal como está trazada en el mapa Moisel 1:300.000, anexo a la presente declaración y definida en la descripción que figura en tres artículos también anexos a la misma”.

De los instrumentos anteriores no se pudo determinar ningún tripoint definido en el lago Chad, sobre cuya base podría situarse a 13 [grado] 00′ o a 13 [grado] 05′ de latitud norte, mientras que el meridiano de longitud se describió simplemente como situado a “35′ al este del centro de Kukawa”. Estos aspectos fueron aclarados y precisados por la Declaración Milner-Simon, que establecía:

“La frontera partirá del punto de encuentro de las tres antiguas fronteras británica, francesa y alemana situadas en el lago Chad en la latitud 13 [grado] 05′ N y aproximadamente en la longitud 14 [grado] 05′ E de Greenwich.
A partir de ahí, la frontera se determinaría de la siguiente manera:

1. Una línea recta hasta la desembocadura del Ebeji;

……………………………………………….”
Se declaró que el mapa Moisel 1:300.000 era el mapa “al que se hace referencia en la descripción de la frontera” y se adjuntó a la Declaración; se adjuntó otro mapa de los Cameruneses, escala 1:2.000.000, “para ilustrar la descripción de la. . . frontera”.

49. El artículo 1 del Mandato conferido a Gran Bretaña por la Sociedad de Naciones confirmaba la línea especificada en la Declaración Milner-Simon. Establecía:

“El territorio para el que se confiere un Mandato a Su Majestad Británica comprende la parte del Camerún situada al oeste de la línea establecida en la Declaración firmada el 10 de julio de 1919, de la que se adjunta copia.

Esta línea puede, sin embargo, ser ligeramente modificada por mutuo acuerdo entre el Gobierno de Su Majestad Británica y el Gobierno de la República Francesa cuando un examen de las localidades muestre que no es deseable, ya sea en interés de los habitantes o debido a cualquier inexactitud en el mapa, Moisel 1:300.000, anexo a la Declaración, adherirse estrictamente a la línea establecida en la misma. [p340]

La delimitación sobre el terreno de esta línea se llevará a cabo de conformidad con las disposiciones de dicha Declaración.

El informe final de la Comisión Mixta dará la descripción exacta de la línea fronteriza trazada sobre el terreno; se adjuntarán al informe mapas firmados por los Comisionados. . . “

El Tribunal observa que el derecho, por mutuo acuerdo, de hacer modestas alteraciones a la línea, ya sea por cualquier inexactitud demostrada del mapa de Moisel o de los intereses de los habitantes, ya estaba previsto en la Declaración Milner-Simon. Ésta, junto con la propia línea, fue aprobada por el Consejo de la Sociedad de Naciones. Estas disposiciones no sugieren en modo alguno una línea fronteriza que no esté totalmente delimitada. El Tribunal considera además que “la delimitación sobre el terreno de esta línea… de conformidad con las disposiciones de dicha Declaración” es una clara referencia a la demarcación, a pesar de la terminología elegida. De la Declaración Milner-Simon también se extrajo la idea de una comisión de fronteras. La demarcación detallada prevista por esta Comisión presupone igualmente una frontera que ya se considera esencialmente delimitada.

50. Aunque, de hecho, las dos Potencias mandatarias no “delimitaron sobre el terreno” en el lago Chad o en sus inmediaciones, continuaron en diversos sectores de la frontera para que el acuerdo fuera lo más detallado posible. Así, la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930 describió la frontera que separaba los dos territorios bajo mandato con bastante más detalle que hasta entonces. La Declaración afirmaba que “los abajo firmantes. . . [habían] acordado determinar la frontera que separa [dichos] territorios, tal y como … se traza en el mapa anexo a [dicha] declaración y se define en la descripción también anexa a la misma”. Se especificaron unas 138 cláusulas. Por lo que respecta a la zona del lago Chad, la Declaración afirmaba que la frontera comenzaba en el punto triple de las antiguas fronteras británico-franco-alemanas, a 13 [grado] 05′ de latitud norte y aproximadamente 14 [grado] 05′ de longitud este. A continuación, la frontera seguía en línea recta hasta la desembocadura del Ebeji; y seguía después el curso de ese río, que en su parte superior lleva los nombres de Lewejil, Labejed, Ngalarem, Lebeit y Ngada, hasta la confluencia de los ríos Kalia y Lebaiit.

Esta Declaración fue aprobada e incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931 (véase el párrafo 34 anterior). En palabras de Fleuriau, la Declaración “tiene por objeto describir la línea que debe seguir la Comisión de Delimitación, con mayor exactitud de lo que se hizo en la Declaración Milner-Simon de 1919”. El Tribunal observa que esto facilitaría la tarea de demarcación encomendada a la Comisión. Fleuriau admitió que la Declaración Thomson-Marchand era “sólo un estudio preliminar”, lo que implicaba que las partes podrían acordar algún día [p341] detalles aún mayores. No obstante, la nota de Henderson en respuesta a Fleuriau afirmaba que la línea descrita en la Declaración de 1929-1930 “[definía] en esencia la frontera en cuestión”.

El hecho de que esta Declaración y el Canje de Notas fueran preliminares a la futura tarea de demarcación por parte de una comisión de fronteras no significa, como afirma Nigeria, que el Acuerdo de 1931 tuviera un carácter meramente “programático”.

La Declaración Thomson-Marchand, tal como fue aprobada e incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau, tiene el estatus de un acuerdo internacional. El Tribunal reconoce que la Declaración tiene algunas imperfecciones técnicas y que quedaron por precisar algunos detalles. Sin embargo, considera que la Declaración preveía una delimitación que era suficiente en general para la demarcación.

51. Nigeria ha alegado que, no obstante, la frontera en esta zona había quedado sin determinar por dos razones importantes: en primer lugar, la referencia a la longitud como “aproximadamente 14 [grado] 05′ este” de Greenwich no se había precisado más; en segundo lugar, el significado que debía darse a las palabras “la desembocadura del Ebeji” no estaba claro a la luz de los cambios en el curso del río y de la reducción de las dimensiones del lago.

El Tribunal observa que se hizo referencia específica a la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930 y al Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931 en los Acuerdos de Administración Fiduciaria para el territorio de Camerún bajo Administración Británica y para el territorio de Camerún bajo Administración Francesa, cada uno aprobado el 13 de diciembre de 1946. Aunque el lenguaje de cada uno no es totalmente idéntico, cada uno de ellos toma la frontera como definida por la Declaración Milner-Simon “y determinada más exactamente” en la Declaración Thomson-Marchand, tal como se incorporó en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau.

El Tribunal observa que, mientras que el Mandato había reservado a las dos Potencias Mandatarias el derecho a una pequeña modificación conjunta, en interés de los habitantes o debido a inexactitudes en el mapa de Moisel adjunto a la Declaración Milner-Simon, en virtud de los Acuerdos de Administración Fiduciaria ese derecho sólo se preservó por el primer motivo. La implicación es que cualquier problema asociado con las inexactitudes del mapa Moisel 1:300.000 se consideró resuelto en 1946.

52. A pesar de las incertidumbres con respecto a la lectura longitudinal del punto triple en el lago Chad y la ubicación de la desembocadura del Ebeji, y aunque no se había producido ninguna demarcación en el lago Chad antes de la independencia de Nigeria y Camerún, el Tribunal opina que los instrumentos rectores muestran que, ciertamente en 1931, la frontera en la zona del lago Chad estaba delimitada y acordada por Gran Bretaña y Francia.

Además, el Tribunal no puede dejar de observar que Nigeria fue consultada durante las negociaciones para su independencia, y de nuevo durante los [p342]plebiscitos que debían determinar el futuro de las poblaciones del Camerún del Norte y del Camerún del Sur (véase el párrafo 35 supra). En ningún momento sugirió, ni por lo que se refiere a la zona del lago Chad, ni en ningún otro lugar, que las fronteras allí quedaran por delimitar.

53. El Tribunal opina además que los trabajos de la LCBC, de 1983 a 1991, afirman tal interpretación.

Recuerda que, como consecuencia de los incidentes ocurridos en la zona del lago Chad en 1983, los Jefes de Estado de los Estados miembros de la LCBC convocaron una sesión extraordinaria de la Comisión. El informe de dicha sesión de 1983 indica que en el orden del día figuraban dos temas: “problemas de delimitación de fronteras” y “cuestiones de seguridad”. Sin embargo, esto no significaba que los miembros entendieran que el trabajo de la Comisión consistía en hacer propuestas sobre una frontera no delimitada, como demuestra el propio informe. Todos los aspectos sustantivos que contiene se refieren a estos puntos del orden del día como “demarcación” y “seguridad”. De hecho, el orden del día general de la primera de las dos Subcomisiones que se crearon se titulaba “Orden del día de la Comisión de Demarcación”. Se preveía un intercambio de información y documentos pertinentes sobre la frontera (punto 1) y el establecimiento de un Equipo Conjunto de Demarcación (punto 3). Asimismo, el orden del día del Comité de Seguridad incluía un punto sobre la seguridad del equipo de demarcación.

El Tribunal observa que al año siguiente, en noviembre de 1984, la “Subcomisión encargada de la demarcación de fronteras” acordó adoptar, como documentos de trabajo, los diversos acuerdos e instrumentos bilaterales que se habían celebrado en los años 1906 a 1931 entre Alemania, Francia y el Reino Unido. Se trata del Convenio franco-británico de 1906, el Convenio franco-alemán de 1908, el Protocolo franco-británico de 1910 y el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931. La Subcomisión también abordó las siguientes cuestiones “la demarcación real de las fronteras”, “la fotografía aérea de la zona”, “el reconocimiento del terreno y la cartografía”.

El informe presentado en 1985 por el actual Presidente del Consejo de Ministros de la LCBC a la Quinta Conferencia de Jefes de Estado indicaba claramente que los “problemas fronterizos” surgían de la ausencia de “demarcación”, y se refería expresamente a las “especificaciones técnicas para la demarcación de fronteras” elaboradas por la Subcomisión. La Sexta Conferencia de Jefes de Estado, celebrada en 1987, adoptó una decisión sobre la “demarcación de fronteras”, en virtud de la cual los Estados miembros acordaron “financiar el coste del ejercicio de demarcación”. Dicha decisión establecía además que los trabajos comenzarían “en marzo de 1988”. En una reunión celebrada en marzo de 1988, los expertos de los Estados miembros de la LCBC adoptaron, en consecuencia, tres documentos relativos respectivamente a: 1. 1. “Especificaciones técnicas para la demarcación de fronteras, la fotogrametría aérea y la cartografía topográfica en el lago Chad a escala 1/50.000”; 2. “Condiciones generales de la licitación internacional”; 3. “Solicitudes de ofertas”.

54. El Tribunal no puede aceptar la afirmación de Nigeria de que la Comisión de Límites se ocupó tanto de la delimitación como de la demarcación entre 1983 y 1991. Los registros muestran que, aunque el término “delimitación” se utilizaba de vez en cuando, en la introducción de cláusulas o en los títulos del orden del día, era el término “demarcación” el que se utilizaba con más frecuencia. Además, la naturaleza de los trabajos era la de demarcación.

El Tribunal observa además que la LCBC encomendó al Institut geographique national-France International (IGN-FI) las siguientes tareas, especificadas en el artículo 5 del Contrato celebrado con el IGN-FI, aprobado el 26 de mayo de 1988:

“(i) Reconocimiento y amojonamiento de los 21 puntos abordados y de los 7 puntos límite.

(ii) Colocación de 62 mojones intermedios: con un máximo de 5 km entre ellos.

(iii) Demarcación de las coordenadas de los mojones y mojones intermedios”.

Para la realización de esta tarea se entregaron al IGN-FI los “textos y documentos relativos a la delimitación de las fronteras en el lago Chad” (Contrato, art. 7), es decir, los instrumentos jurídicos ya enumerados en el Informe del Subcomité de 1984, con el añadido del Acta firmada el 2 de marzo de 1988 relativa a la posición del límite septentrional de la frontera entre Chad y Níger. El IGN-FI finalizó sus trabajos de demarcación en 1990, habiendo instalado dos balizas principales en cada extremo de la frontera entre Camerún y Nigeria en el lago Chad (es decir, en el tripoint y en la desembocadura del Ebeji), así como 13 balizas intermedias. El Informe de amojonamiento de la frontera realizado por el IGN-FI fue firmado a continuación por los expertos de cada Estado miembro de la LCBC. Durante su Séptima Cumbre en febrero de 1990, los Jefes de Estado y de Gobierno de la LCBC “tomaron nota del satisfactorio logro” y “ordenaron que los Comisarios tuvieran listos los documentos apropiados en el plazo de tres meses y fueron autorizados a firmar en nombre de sus países”. Sin embargo, Nigeria se negó a firmar el Informe, expresando su descontento por, entre otras cosas, la numeración de las balizas, la no demolición de una baliza y la no estabilización de las estaciones GPS y Azimut. Estos puntos eran claramente cuestiones de demarcación. Poco después, los expertos nacionales ordenaron trabajos adicionales de balizamiento para completar la labor del IGN-FI. Tras varios intentos, el trabajo de la LCBC se completó finalmente y, en su Octava Cumbre, celebrada el 23 de marzo de 1994, los Jefes de Estado de la LCBC decidieron aprobar el informe final de demarcación, firmado por los expertos nacionales y la secretaría ejecutiva de la LCBC y denominado en el Acta de la Cumbre “documento técnico sobre la demarcación de las fronteras internacionales de los Estados miembros en el Lago Chad”. Dichas Actas especificaban que “cada país debería adoptar el documento de conformidad con su legislación nacional”, y que “el documento debería firmarse a más tardar en la próxima cumbre de la Comisión”. Nigeria no lo ha hecho. En consecuencia, Camerún reconoce que no se trata de un instrumento que vincule a Nigeria.

55. El Tribunal observa que la LCBC había participado durante siete años en un ejercicio técnico de demarcación, sobre la base de instrumentos que se acordó que eran los instrumentos que delimitaban la frontera en el lago Chad. Las cuestiones de la ubicación de la desembocadura del Ebeji, y la designación del punto triple de longitud en términos distintos de “aproximado”, se asignaron a la LCBC. No hay indicios de que Nigeria considerara estas cuestiones tan graves como para considerar que la frontera “no estaba delimitada” por los instrumentos designados. El Tribunal observa que, en lo que respecta a la frontera terrestre hacia el sur desde la desembocadura del Ebeji, Nigeria acepta que los instrumentos designados definieron la frontera, pero que ciertas incertidumbres y defectos deben ser confirmados y subsanados. En opinión de la Corte, Nigeria siguió este mismo enfoque al participar en el trabajo de demarcación de la LCBC de 1984 a 1990.

La Corte está de acuerdo con las Partes en que Nigeria no está obligada por el Informe de Demarcación. No obstante, esta conclusión de derecho no implica ni que los instrumentos jurídicos rectores en materia de delimitación hayan sido puestos en tela de juicio, ni que Nigeria no siga estando vinculada por ellos. En resumen, el Tribunal considera que la Declaración Milner-Simon de 1919, así como la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930, incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931, delimitan la frontera entre Camerún y Nigeria en la zona del lago Chad. El mapa adjunto por las partes al Canje de Notas debe considerarse una aclaración acordada del mapa de Moisel. La zona fronteriza del lago Chad queda así delimitada, sin perjuicio de que queden dos cuestiones por examinar por el Tribunal, a saber, la localización exacta de la coordenada longitudinal del punto triple Camerún-Nigeria-Chad en el lago Chad y la cuestión de la desembocadura del Ebeji.

*

56. Camerún, si bien acepta que el Informe sobre el trazado de las fronteras internacionales en el lago Chad no es vinculante para Nigeria, pide no obstante a la Corte que considere que las propuestas de la LCBC en lo que respecta al tripoint y a la desembocadura del Ebeji “constituyen una interpretación autorizada de la Declaración Milner-Simon y de la Declaración Thomson-Marchand, confirmada por el Canje de Notas de 9 de enero de 1931”.

El Tribunal no puede aceptar esta petición. En ningún momento los sucesores de dichos instrumentos pidieron a la LCBC que actuara como su agente para llegar a una [p345] interpretación autorizada de los mismos. Además, el hecho mismo de que en marzo de 1994 se acordara que el resultado de los trabajos técnicos de demarcación requería su adopción con arreglo a las leyes nacionales indica que no estaba en condiciones de realizar una “interpretación autorizada” sua sponte.

57. Esto no impide, sin embargo, que la Corte, cuando deba precisar la frontera, considere útil el trabajo realizado por otros. Según los instrumentos rectores, las coordenadas del punto triple en el lago Chad son la latitud 13 [grado] 05’norte y “aproximadamente” la longitud 14 [grado] 05′ este. El Tribunal ha examinado el mapa Moisel anexo a la Declaración Milner-Simon de 1919 y el mapa adjunto al Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931. Tras dicho examen, llega a las mismas conclusiones que la LCBC y considera que la coordenada longitudinal del tripoint se sitúa a 14 [grado] 04′ 59″9999 de longitud este, en lugar de a “aproximadamente” 14 [grado] 05′. La mínima diferencia entre estas dos especificaciones confirma, por otra parte, que esto nunca planteó una cuestión tan importante como para dejar “indeterminada” la frontera en esta zona.

58. En cuanto a la especificación de la frontera a su paso en línea recta desde el tripoint hasta la desembocadura del Ebeji, las Partes han propuesto varias soluciones. Este punto final de la línea recta que discurre desde el tripoint nunca se describió en los instrumentos de delimitación por referencia a coordenadas. El mapa para ilustrar la Declaración anglo-francesa que define la frontera del Camerún, anexado al Canje de Notas de 1931 probablemente poco después de su conclusión, muestra un único arroyo del Ebeji que tiene su desembocadura en el lago justo después de Wulgo. El mapa de 1931 dice: “Nota: La extensión del agua en el lago Chad es variable e indeterminada”.

Ciertamente, desde 1931 el patrón general ha sido el de un marcado retroceso de las aguas. En la actualidad, el lago parece haber disminuido considerablemente con respecto a su tamaño en la época del canje de notas Henderson-Fleuriau. En la actualidad, el río Ebeji no tiene una única desembocadura por la que vierta sus aguas en el lago. Más bien, se divide en dos canales a medida que se acerca al lago. Sobre la base de la información que las Partes han puesto a disposición de la Corte, parece que el canal oriental termina en aguas que no llegan al actual lago Chad. El canal occidental parece terminar en una zona fangosa cerca de la actual línea de agua.

La posición de Camerún es que la desembocadura del Ebeji debe ser especificada por la Corte como situada en las coordenadas determinadas a tal efecto por la LCBC, siendo ésta una “interpretación auténtica” de la Declaración y de los Intercambios de 1931. El Tribunal ya ha indicado por qué el Informe de amojonamiento del LCBC no debe ser considerado como tal. Camerún pide a la Corte que considere que “alternativamente, la desembocadura del Ebeji se sitúa en el punto situado en las coordenadas 12 [grado] 31’12 “N y 14 [grado] 11′ 48″ E”. Así pues, Camerún prefiere, en su argumento alternativo, la “desembocadura” del canal occidental, y se basa en las pruebas aducidas por [p346] este Tribunal en el asunto relativo a Kasikili/Sedudu Island (Botswana/Namibia) (Recueil 1999, pp. 1064-1072, párrs. 30-40) para identificar “el canal principal”. En particular, se refiere al mayor caudal y profundidad de este canal. Nigeria, por su parte, solicita a la Corte que prefiera la desembocadura del canal más largo y oriental como “la desembocadura” del río Ebeji, encontrando apoyo para esa proposición en el arbitraje de Palena del 9 de diciembre de 1966, que hablaba de la importancia de la longitud, el tamaño del área de drenaje y la descarga (38 International Law Reports (ILR), pp. 93-95).

59. La Corte observa que el texto de la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930, incorporada en 1931 en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau, se refiere a “la desembocadura del Ebeji”. Así pues, la tarea del Tribunal no consiste, como en el asunto Kasikili/Isla Sedudu, en determinar el “cauce principal” del río, sino en identificar su “desembocadura”. Para interpretar esta expresión, el Tribunal debe tratar de determinar la intención de las partes en ese momento. El texto de los instrumentos mencionados, así como el mapa Moisel anexo a la Declaración Milner-Simon y el mapa adjunto al Canje de Notas Henderson-Fleuriau muestran que las partes sólo preveían una desembocadura.
El Tribunal observa que las coordenadas, calculadas en los dos mapas, de la desembocadura del Ebeji en la zona situada justo al norte del lugar indicado como el de Wulgo son sorprendentemente similares. Además, estas coordenadas son idénticas a las utilizadas por el LCBC cuando, basándose en esos mismos mapas, intentó localizar la desembocadura del Ebeji tal como la entendían las partes en 1931. El punto allí identificado está al norte tanto de la “desembocadura” sugerida por Camerún para el canal occidental en su argumento alternativo como de la “desembocadura” propuesta por Nigeria para el canal oriental.

60. Sobre la base de los factores anteriores, el Tribunal concluye que la desembocadura del río Ebeji, tal como se menciona en los instrumentos confirmados en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931, se encuentra a 14 [grado] 12′ 12″ de longitud este y 12 [grado] 32′ 17″ de latitud norte.

61. Desde este punto la frontera debe discurrir en línea recta hasta el punto en que el río Ebeji se bifurca en dos brazos, estando las Partes de acuerdo en que ese punto se encuentra en la frontera. Las coordenadas geográficas de ese punto son 14 [grado] 12′ 03″ de longitud este y 12 [grado] 30′ 14″ de latitud norte (véase infra, p. 50, croquis nº 1).

**

[p347]

Leyenda de los Mapas Croquis Nos. 1-2 y 4-12

[p348]

Croquis-Mapa núm. 1 La desembocadura del Ebeji

62. La Corte pasa ahora a la reclamación de Nigeria basada en su presencia en ciertas zonas del lago Chad. Nigeria ha solicitado a la Corte que adjudique y declare que [p349]

“el proceso que ha tenido lugar en el marco de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad, y que tenía por objeto conducir a una delimitación y demarcación global de las fronteras en el Lago Chad, se entiende jurídicamente sin perjuicio del título sobre determinadas zonas de la región del Lago Chad heredado por Nigeria como consecuencia de la consolidación histórica del título y la aquiescencia de Camerún”.

Así pues, Nigeria reclama la soberanía sobre zonas del lago Chad que incluyen determinadas aldeas nombradas. Estos pueblos, según la nomenclatura utilizada por Nigeria, son los siguientes: Aisa Kura, Ba shakka, Chika’a, Darak, Darak Gana, Doron Liman, Doron Mallam (Doro Kirta), Dororoya, Fagge, Garin Wanzam, Gorea Changi, Gorea Gutun, Jribrillaram, Kafuram, Kamunna, Kanumburi, Karakaya, Kasuram Mareya, Katti Kime, Kirta Wulgo, Koloram, Logon Labi, Loko Naira, Mukdala, Murdas, Naga’a, Naira, Nimeri, Njia Buniba, Ramin Dorinna, Sabon Tumbu, Sagir y Sokotoram. Nigeria explica que estos pueblos se han establecido en lo que ahora es el lecho seco del lago, o en islas que están rodeadas de agua perennemente o en lugares que son islas sólo en la estación húmeda.

Nigeria sostiene que su reclamación se basa en tres fundamentos, cada uno de los cuales se aplica tanto individual como conjuntamente y uno de los cuales sería suficiente por sí solo:

“(1) larga ocupación por Nigeria y por nacionales nigerianos que constituye una consolidación histórica del título;

(2) administración efectiva por parte de Nigeria, actuando como soberano y ausencia de protesta; y

(3) manifestaciones de soberanía por parte de Nigeria junto con la aquiescencia de Camerún a la soberanía nigeriana sobre Darak y los pueblos asociados del lago Chad”.

Entre los componentes de la consolidación histórica de su título sobre las zonas en disputa, Nigeria cita: (1) la actitud y las afiliaciones de la población de Darak y las demás aldeas del Lago Chad, la nacionalidad nigeriana de los habitantes de dichas aldeas; (2) la existencia de vínculos históricos con Nigeria en la zona, y en particular el mantenimiento del sistema de jefes tradicionales y el papel del Shehu de Borno; (3) el ejercicio de la autoridad por parte de los jefes tradicionales, que, según se afirma, sigue siendo un elemento importante dentro de la estructura estatal de la Nigeria moderna; (4) el largo asentamiento de nacionales nigerianos en la zona; y (5) la administración pacífica de los pueblos en disputa por parte del Gobierno Federal de Nigeria y del Estado de Borno.

Nigeria sostiene además que las pruebas aportadas por Camerún sobre sus actividades estatales en la zona del lago Chad adolecen de graves defectos; en particular, sostiene que la mayor parte de esas pruebas se refieren únicamente a los años 1982 a 1988, mientras que las pruebas relativas a las actividades nigerianas abarcan un período sustancialmente más largo. Además, Camerún no aportó pruebas en relación con un número considerable de aldeas reclamadas por Nigeria. Nigeria señala además que “muchos de los documentos presentados en nombre de Camerún tienen un contenido totalmente programático, que implica la planificación de giras de censo, etc., en ausencia de pruebas de que los hechos ocurrieran realmente”. Nigeria señala además que cualquier consideración de las pruebas de Camerún relativas a sus actividades estatales debe tener en cuenta el hecho de que no fue hasta 1994 cuando Camerún protestó por primera vez contra la administración nigeriana de las aldeas, y que este silencio por parte de Camerún es especialmente significativo a la luz del hecho de que las actividades estatales de Nigeria eran totalmente abiertas y visibles para todos.

Por último, Nigeria sostiene que Camerún consintió el ejercicio pacífico de la soberanía nigeriana sobre las zonas en litigio y que esa aquiescencia constituye un elemento importante en el proceso de consolidación histórica de la titularidad. Afirma que la aquiescencia de Camerún a las actividades soberanas de Nigeria tuvo un triple papel. El primero fue el papel que desempeñó junto con los demás elementos de la consolidación histórica. Su segundo papel, e independiente, fue el de confirmar un título sobre la base de la posesión pacífica del territorio en litigio, es decir, la administración efectiva de las aldeas del lago Chad por parte de Nigeria, actuando como soberano, junto con una ausencia de protesta por parte de Camerún. En tercer lugar, Nigeria sostiene que la aquiescencia puede caracterizarse como el componente principal del título, es decir, que proporciona la esencia y el fundamento mismo del título, más que una confirmación de un título necesariamente anterior e independiente del proceso de aquiescencia. No puede haber duda, según Nigeria, de que en condiciones apropiadas un tribunal puede reconocer adecuadamente un título basado en el consentimiento tácito o la aquiescencia.

Como prueba de la aquiescencia de Camerún en el ejercicio de la soberanía nigeriana sobre las zonas en disputa, Nigeria se basa en particular en el hecho de que el asentamiento de estas aldeas por parte de nacionales nigerianos que llevaban a cabo abiertamente actividades pacíficas, y la administración pacífica de dichas aldeas por parte de Nigeria, no suscitaron ningún tipo de protesta por parte de Camerún antes de abril de 1994, y que las incursiones armadas de Camerún en 1987, que perturbaron el statu quo administrativo nigeriano y fueron rechazadas por los aldeanos y las fuerzas de seguridad nigerianas, no dieron lugar a ninguna reivindicación de la zona por parte de Camerún.
63. Por su parte, Camerún sostiene que, como titular de un título territorial convencional sobre las zonas en litigio, no tiene que demostrar el ejercicio efectivo de su soberanía sobre dichas zonas, ya que un título convencional válido prevalece sobre cualquier efecto en contrario. Por lo tanto, ninguna forma de consolidación histórica puede prevalecer sobre un título territorial convencional en ausencia de un consentimiento claro por parte del titular de dicho título a la cesión de parte de su territorio. En consecuencia, Camerún sólo hace valer los efectos como un motivo subsidiario de reclamación, “un medio auxiliar de apoyo para [sus] títulos convencionales”. Así, sostiene que ha ejercido su soberanía de conformidad con el derecho internacional administrando pacíficamente las zonas reclamadas por Nigeria y cita muchos ejemplos del supuesto ejercicio de esa soberanía.

Por consiguiente, el establecimiento de aldeas nigerianas en el lado camerunés de la frontera por particulares, seguido de servicios públicos nigerianos, debe tratarse, en opinión de Camerún, como actos de conquista que no pueden fundar un título territorial válido con arreglo al derecho internacional. Camerún afirma que nunca ha dado su aquiescencia a la modificación de su frontera convencional con Nigeria; argumenta que la aquiescencia a un cambio de frontera debe, para vincular a un Estado, ser el acto de las autoridades competentes y que, a este respecto, la actitud de las autoridades centrales debe prevalecer sobre la de las locales. Por lo tanto, según Camerún, una vez que las autoridades centrales camerunesas tuvieron conocimiento de las reclamaciones nigerianas, procedieron a reaccionar para preservar los derechos de Camerún; lo hicieron primero en el contexto de la LCBC, y luego mediante una nota del Ministerio de Asuntos Exteriores de Camerún de fecha 21 de abril de 1994.

Por último, Camerún alega que ha surgido un estoppel que hoy impide a Nigeria impugnar la delimitación convencional existente. Así, argumenta que, durante muchos años, incluso mientras se desarrollaban los trabajos de demarcación de la LCBC, Nigeria aceptó la delimitación convencional del lago Chad sin ningún tipo de protesta, adoptando así una actitud que demostraba clara y sistemáticamente su aceptación de dicha frontera. Dado que Camerún se había basado de buena fe en esa actitud para colaborar en la operación de demarcación, le perjudicaría que Nigeria tuviera derecho a invocar una conducta sobre el terreno contraria a su actitud anterior.

64. El Tribunal observa en primer lugar que los trabajos de la LCBC debían conducir a una demarcación global de una frontera ya delimitada. Aunque el resultado del proceso de demarcación no es vinculante para Nigeria, ese hecho no tiene ninguna implicación jurídica para la delimitación de la frontera preexistente. De ello se deduce necesariamente que la reclamación de Nigeria basada en la teoría de la consolidación histórica del título y en la aquiescencia de Camerún debe evaluarse por referencia a esta determinación inicial del Tribunal. Durante los alegatos orales, la afirmación de Camerún de que los efectos nigerianos eran contra legem fue rechazada por Nigeria como “completamente cuestionable y circular”. El Tribunal señala, sin embargo, que ahora que ha llegado a la conclusión de que la frontera en el lago Chad se delimitó mucho antes de que comenzara el trabajo de la LCBC, se deduce necesariamente que cualquier efecto nigeriano debe ser evaluado por sus consecuencias jurídicas como actos contra legem. [p352]

65. El Tribunal examinará ahora el argumento de Nigeria basado en la consolidación histórica de la titularidad.

El Tribunal observa a este respecto que en el asunto Pesca (Reino Unido c. Noruega) (I.C.J. Reports 1951, p. 130) se había referido a ciertos decretos de delimitación marítima promulgados por Noruega casi un siglo antes que habían sido adoptados y aplicados durante décadas sin oposición alguna. Según el Tribunal, esos decretos representaban “un sistema bien definido y uniforme… que se beneficiaría de una tolerancia general, base de una consolidación histórica que lo haría oponible a todos los Estados” (ibíd., pág. 137). El Tribunal señala, sin embargo, que la noción de consolidación histórica nunca se ha utilizado como base de la titularidad en otros litigios territoriales, ni en su propia jurisprudencia ni en otras.

Nigeria sostiene que la noción de consolidación histórica ha sido desarrollada por autores académicos, y se basa en dicha teoría, asociándola con la máxima quieta non movere.

El Tribunal señala que la teoría de la consolidación histórica es muy controvertida y no puede sustituir a los modos establecidos de adquisición de la titularidad en virtud del derecho internacional, que tienen en cuenta muchas otras variables importantes de hecho y de derecho. Observa además que nada en la sentencia Fisheries sugiere que la “consolidación histórica” a la que se hace referencia, en relación con los límites exteriores del mar territorial, permita que la ocupación de tierras prevalezca sobre un título establecido en virtud de un tratado. Además, los hechos y circunstancias alegados por Nigeria con respecto a las aldeas del lago Chad se refieren a un período de unos 20 años, que en cualquier caso es demasiado corto, incluso según la teoría invocada por ella. Por lo tanto, los argumentos de Nigeria sobre este punto no pueden ser acogidos.

66. Nigeria afirma además que la posesión pacífica en la que se basa, unida a actos de administración, representa una manifestación de soberanía y es, por tanto, un elemento específico de sus otras dos reivindicaciones de titularidad, a saber: por una parte, la administración efectiva por parte de Nigeria, actuando como soberano, y la ausencia de protestas; y, por otra, las manifestaciones de soberanía por parte de Nigeria sobre Darak y los pueblos vecinos, junto con la aquiescencia de Camerún a dicha soberanía.

67. A este respecto, cabe observar que el asentamiento gradual de nigerianos en las aldeas fue seguido a su vez por el apoyo prestado por el Gobierno Local de Ngala en Nigeria, junto con cierto grado de administración y supervisión.

Dejando a un lado las pruebas relativas a los años incluidos y posteriores a 1994, cuando se sometió el caso al Tribunal, el Tribunal observa que desde principios de los años ochenta hasta 1993 se presentaron informes al Gobierno Local de Ngala, que proporcionó apoyo para clínicas de salud en los pueblos y unidades móviles de salud, junto con asesoramiento sobre el control de enfermedades. Se han presentado pruebas de esta naturaleza en relación con Kirta Wulgo, Darak y Katti Kime. Hay pruebas de la provisión de fondos para educación por parte del Gobierno Local de Ngala en 1988 para la aldea nigeriana de Wulgo y sus asentamientos dependientes, y para Katti Kime, Darak, Chika’a y Naga’a y para Darak en 1991. En 1989 hubo una tasa de educación en Wulgo y sus dependencias y en 1992 se proporcionaron algunos fondos para aulas en Naga’a. Se han presentado al Tribunal pruebas relativas a la evaluación y recaudación de impuestos en Wulgo y sus dependencias en 1980-1981; y a los pagos efectuados al Gobierno Local de Ngala por la Cooperativa de Pescadores que operaba en las aldeas en cuestión en 1982-1984. Entre los documentos presentados al Tribunal se encuentra una copia de una decisión de 1981 del Tribunal de Área de Wulgo en un caso que implicaba a litigantes residentes en Darak.

Algunas de estas actividades — la organización de instalaciones públicas de salud y educación, la vigilancia policial, la administración de justicia — podrían considerarse normalmente actos a titre de souverain. El Tribunal señala, sin embargo, que, como había un título preexistente en poder de Camerún en esta zona del lago, la prueba jurídica pertinente es si hubo así aquiescencia evidenciada por parte de Camerún en la transmisión del título de sí mismo a Nigeria.

68. En este contexto, el Tribunal también observa que las propias actividades de Camerún en la zona del lago Chad sólo tienen una influencia limitada en la cuestión de la titularidad.

El Tribunal ya se ha pronunciado en varias ocasiones sobre la relación jurídica entre “effectivités” y títulos. En el litigio fronterizo (Burkina Faso/República de Malí), señaló que a este respecto “hay que distinguir entre varias eventualidades”, afirmando entre otras cosas que:

“Cuando el acto no corresponde a la ley, cuando el territorio objeto del litigio está efectivamente administrado por un Estado distinto del que posee el título jurídico, debe darse preferencia al titular del título. En el caso de que la effectivite no coexista con ningún título jurídico, debe tomarse invariablemente en consideración”. (I.C.J. Reports 1986, p. 587, ara. 63.)(Véase también Territorial Dispute (Libyan Arab Jamahiriya/Chad), I.C.J. Reports 1994, pp. 75-76, para. 38.)

Es esta primera eventualidad la que contempla aquí el Tribunal, y no la segunda, la que corresponde a la situación que se da en el presente caso. Así pues, Camerún poseía el título legal sobre el territorio situado al este de la frontera tal y como se fijó en los instrumentos aplicables (véase el párrafo 53 supra). Por lo tanto, la conducta de Camerún en ese territorio sólo es pertinente para la cuestión de si consintió en el establecimiento de un cambio en el título del tratado, que no puede excluirse totalmente como posibilidad en derecho (Land, Island and Maritime Frontier Dispute (El Salvador/Honduras: [p354] Nicaragua intervening), I.C.J. Reports 1992, pp. 408-409, párr. 80). Las pruebas presentadas al Tribunal sugieren que antes de 1987 hubo cierta actividad administrativa por parte de Camerún en las aldeas de la isla y del lecho del lago que empezaban a establecerse. Hubo visitas administrativas anuales de 1982 a 1985; las aldeas de Chika’a, Naga’a, Katti Kime y Darak participaron en las elecciones a la presidencia de la República de Camerún; se emprendieron acciones administrativas para el mantenimiento de la ley y el orden en Naga’a, Gorea Changi y Katti Kime. El censo de 1984 incluía 18 aldeas, entre ellas Darak. Los nombramientos de los jefes de aldea se remitían para su aprobación al prefecto de Camerún. En cuanto a la recaudación de impuestos por parte de Camerún, existen pruebas modestas relativas a Katti Kime, Naga’a y Chika’a para los años 1983 a 1985.

69. Del expediente se desprende que el control de ciertos funcionarios cameruneses locales sobre la zona era limitado. A medida que los asentamientos nigerianos, y la organización dentro de ellos de la vida en las aldeas, se fueron complementando a partir de 1987 con la administración nigeriana y la presencia de tropas nigerianas, Camerún limitó sus protestas a unos pocos “incidentes” (en particular la toma de la estación de formación pesquera de Katti Kime), más que a la evolución de la situación como tal. No obstante, hay indicios de que Camerún siguió intentando esporádicamente ejercer cierto control administrativo en estas zonas, aunque con poco éxito en este período posterior.

Camerún ha planteado al Tribunal que no consideraba las actividades de Nigeria en el lago Chad en los años 1984 a 1994 como un titre de souverain, porque Nigeria estaba en esos años participando plenamente en el trabajo encomendado a la LCBC y sus contratistas, y acordó que debían trabajar sobre la base de los diversos instrumentos de tratados que regían la titularidad. El Tribunal no puede aceptar el argumento de Nigeria de que la explicación dada por Camerún depende de la suposición de que el Informe de Expertos era vinculante para Nigeria automáticamente. Depende más bien de la base acordada sobre la que debían llevarse a cabo los trabajos de demarcación.

El 14 de abril de 1994, Nigeria reclamó por primera vez en una nota diplomática la soberanía sobre Darak. Camerún protestó firmemente en una Nota Verbal de 21 de abril de 1994, expresando “su profunda conmoción por la presunción de que Darak forma parte del territorio nigeriano”, y reiterando su propia soberanía. Poco después, también amplió el alcance de su Demanda ante el Tribunal.

70. El Tribunal considera que los acontecimientos anteriores, tomados en conjunto, demuestran que no hubo aquiescencia por parte de Camerún en el abandono de su título en la zona a favor de Nigeria. En consecuencia, el Tribunal concluye que se trataba esencialmente de una situación en la que los hechos aducidos por Nigeria no correspondían a la ley y que, por lo tanto, “debía [p355] darse preferencia al titular del título” (Litigio fronterizo (Burkina Faso/República de Malí), Sentencia, I.C.J. Recueil 1986, p. 587, párr. 63).

Por consiguiente, el Tribunal concluye que, por lo que respecta a los asentamientos situados al este de la frontera confirmada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931, la soberanía ha seguido correspondiendo a Camerún (véase infra, p. 57, croquis nº 2).

***
71. Habiendo examinado la cuestión de la delimitación en la zona del lago Chad, la Corte examinará ahora el curso de la frontera terrestre desde el lago Chad hasta la península de Bakassi.

**

72. En su Demanda Adicional presentada el 6 de junio de 1994, Camerún solicitó a la Corte “precisar definitivamente” la frontera entre Camerún y Nigeria desde el Lago Chad hasta el mar. Según Camerún, la frontera terrestre entre Camerún y Nigeria consta de tres sectores, cada uno de los cuales está claramente delimitado por un instrumento separado.

73. El primero de estos sectores de la frontera terrestre a que se refiere Camerún se extiende desde la desembocadura convencional del Ebeji hasta el “pico prominente” denominado por Camerún “Monte Kombon” (véase infra, p. 62, croquis-mapa núm. 3, en el que este sector se muestra en naranja). Camerún solicita a la Corte que sostenga que la Declaración Thomson-Marchand, incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931, delimita este sector y constituye la base legal sobre la cual puede basarse su futura demarcación.

74. El segundo sector va desde el “monte Kombon” hasta el “pilar 64”, tal como se menciona en el artículo 12 del Acuerdo angloalemán de 12 de abril de 1913 (véase infra, pág. 62, croquis-mapa núm. 3, en el que este sector aparece en color malva). Camerún afirma que el sector de la frontera en cuestión tiene su fundamento jurídico en la Providencia del Consejo Británico de 2 de agosto de 1946, que describe detalladamente la línea que divide las partes norte y sur de lo que entonces era el territorio bajo mandato de los Cameruneses Británicos. Según el Camerún, la Providencia en Consejo reafirmaba la línea decidida anteriormente por la Potencia mandataria por razones de conveniencia administrativa, y confirmada posteriormente por los órganos internacionales pertinentes, a saber, la Comisión de Mandatos Permanentes y el Consejo de Administración Fiduciaria. Camerún alega que la línea interna entre los Cameruneses del Norte y del Sur descrita en la Providencia en Consejo se convirtió ipso facto en la frontera internacional entre Nigeria y Camerún cuando se puso fin al régimen de administración fiduciaria tras los plebiscitos del 11 y 12 de febrero de 1961.

75. El tercer sector, que va desde el pilar 64 hasta el mar (véase infra, pág. 62, mapa esquemático No. 3, en el que este sector aparece en color marrón), según Camerún, fue delimitado por los Acuerdos angloalemanes

[p356]

Mapa esquemático núm. 2. Límites en la zona del lago Chad

[p357] de 11 de marzo y 12 de abril de 1913, ambos acuerdos contienen mapas en los que se representa la línea fronteriza (a saber, las dos hojas del mapa TSGS 2240 anexas al Acuerdo de 11 de marzo, y las hojas Nos. 5 a 8 del mapa GSGS 2700 anexas al Acuerdo de 12 de abril). Camerún insiste en que su reclamación en relación con todo el curso de este sector de la frontera, incluida la Península de Bakassi, puede resolverse mediante la aplicación “pura y simple” de los Acuerdos Anglo-Alemanes de 1913 y el material cartográfico anexo.

76. Con excepción de lo que denomina las “disposiciones Bakassi” del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, Nigeria, por su parte, no discute la pertinencia y la aplicabilidad de los cuatro instrumentos invocados por Camerún con respecto al curso de estos tres sectores de la frontera terrestre.

77. La cuestión sobre la que difieren las Partes es la naturaleza de la tarea que debe emprender la Corte. Las posiciones respectivas de las Partes sobre este punto cambiaron un poco en el curso del procedimiento. Así, en su Demanda Adicional, Camerún solicitó a la Corte “precisar definitivamente la frontera entre [él] y la República Federal de Nigeria desde el lago Chad hasta el mar”. A continuación, en sus alegaciones escritas y en las vistas, solicitó a la Corte que confirmara el trazado de la frontera tal como se indica en los instrumentos de delimitación, subrayando que, al solicitar a la Corte que “especifique definitivamente” la frontera entre Camerún y Nigeria, no había solicitado a la propia Corte que llevara a cabo una delimitación de dicha frontera. Mantiene estas peticiones en sus alegaciones finales.

78. En la fase de excepciones preliminares del asunto, Nigeria, por su parte, alegó en primer lugar que no existía ningún litigio territorial entre las Partes desde el lago Chad hasta la península de Bakassi. Habiendo sido rechazada esta objeción preliminar por el Tribunal en su Sentencia de 11 de junio de 1998, Nigeria indicó posteriormente una serie de lugares específicos en la frontera terrestre que, en su opinión, requerían algún tipo de consideración por parte del Tribunal, bien porque los propios instrumentos de delimitación eran “defectuosos”, bien porque habían sido aplicados por Camerún de una manera que estaba “manifiestamente en desacuerdo” con sus términos. Si bien Nigeria acepta la aplicación de los instrumentos en cuestión “en principio”, considera que, si la Corte se limitara a confirmar estos instrumentos de delimitación, ello no resolvería las diferencias entre las Partes con respecto al curso de la frontera, y no habría ninguna garantía de que no surgieran otras en el futuro. Por lo tanto, Nigeria solicita a la Corte que “aclare” la delimitación en las áreas en las que los instrumentos de delimitación son defectuosos y que corrija la línea fronteriza reclamada por Camerún en las áreas en las que Nigeria sostiene que Camerún no está observando los términos claros de estos instrumentos.

79. Camerún también reconoce que existen algunas ambigüedades e [p358] incertidumbres en los instrumentos de delimitación en cuestión. Admite además que puede haber ciertas dificultades en la demarcación de la línea delimitada por estos instrumentos, por ejemplo debido a cambios en la ubicación de los cursos de agua, pantanos, caminos, aldeas o pilares a los que se hace referencia en dichos instrumentos, o porque la ubicación de una cuenca hidrográfica requiere una investigación hidrológica detallada. Sin embargo, Camerún insiste en que el Tribunal no puede, so pretexto de interpretarlos, modificar los textos aplicables, y afirma que esto es precisamente lo que Nigeria solicita al Tribunal que haga.

80. 80. El Camerún sostiene que hay que distinguir entre, por una parte, el concepto de delimitación (que es el proceso por el cual el curso de una frontera se describe en palabras o mapas en un instrumento jurídico) y, por otra, el concepto de demarcación (que es el proceso por el cual el curso de la frontera así descrita se marca sobre el terreno). Señala que, en el caso de autos, lo que se pide al Tribunal de Justicia es que confirme la delimitación de la frontera y no que efectúe su deslinde. Considera que la corrección de una serie de “defectos menores” en los instrumentos, la eliminación de diversas incertidumbres y la solución de cualquier dificultad geográfica existente son cuestiones de demarcación. El Camerún considera que se trata de cuestiones que deben resolver las partes a la luz de la decisión del Tribunal sobre la delimitación de la frontera en su conjunto. Al comienzo de la primera ronda de alegatos orales, el Camerún se declaró dispuesto a participar en un esfuerzo de demarcación con Nigeria siempre que fuera necesario para precisar el curso de la frontera. En la segunda ronda de alegatos orales, el Camerún propuso a Nigeria que se estableciera un órgano de demarcación bajo los auspicios de la Corte o de las Naciones Unidas a fin de emprender la demarcación de los sectores de la frontera aún no demarcados, o respecto de los cuales el fallo de la Corte dejaba algunas incertidumbres, pero dejó en claro que, si la Corte consideraba que debía resolver por sí misma algunos de los problemas planteados por Nigeria, no tendría ninguna objeción al respecto.

81. Aunque no acepta la propuesta del Camerún de establecer un órgano de demarcación, Nigeria está de acuerdo en que las cuestiones puramente técnicas deben resolverse en la etapa de demarcación. Sin embargo, afirma que los puntos de dificultad que ha identificado representan cuestiones de delimitación sustantivas. Considera que es necesaria una especificación detallada de la frontera terrestre si se quieren evitar futuros problemas fronterizos y que cualquier demarcación eventual se lleve a cabo sobre una base sólida.

**

82. El Tribunal observa que Camerún y Nigeria están de acuerdo en que la frontera terrestre entre sus respectivos territorios a partir del lago Chad ya ha sido delimitada, en parte por la Declaración Thomson-Marchand incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931, en parte por la Providencia del Consejo Británico de 2 de agosto de 1946 y en parte por los Acuerdos Anglo-Alemanes de 11 de marzo y 12 de abril de 1913. El Tribunal observa asimismo que, con excepción de las disposiciones relativas a Bakassi contenidas en los artículos XVIII y siguientes del Acuerdo angloalemán de 11 de marzo de 1913, tanto Camerún como Nigeria aceptan la validez de los cuatro instrumentos jurídicos mencionados que efectuaron esta delimitación. Por lo tanto, el Tribunal no tendrá que seguir abordando estas cuestiones en relación con el sector de la frontera que va desde el lago Chad hasta el punto definido in fine en el artículo XVII del Acuerdo angloalemán de marzo de 1913. Sin embargo, la Corte tendrá que volver a ellas en relación con el sector de la frontera terrestre situado más allá de ese punto, en la parte de su Sentencia que trata de la Península de Bakassi (véanse los párrafos 193 a 225 infra).

83. 83. Independientemente de las cuestiones que acaban de mencionarse, un problema ha seguido dividiendo a las Partes en relación con la frontera terrestre. Se trata de la naturaleza y el alcance del papel que la Corte está llamada a desempeñar en relación con los sectores de la frontera terrestre respecto de los cuales ha habido desacuerdo entre las Partes en diversas etapas del procedimiento, ya sea porque se alegó que los instrumentos pertinentes de delimitación eran defectuosos o porque se impugnó la interpretación de esos instrumentos. El Tribunal observa que, si bien las posiciones de las Partes sobre esta cuestión han experimentado un cambio significativo y se han acercado claramente en el curso del procedimiento, todavía parecen incapaces de ponerse de acuerdo sobre cuál debe ser la tarea precisa del Tribunal a este respecto.

84. Las Partes han dedicado largos argumentos a la diferencia entre delimitación y demarcación y a la competencia de la Corte para llevar a cabo una u otra de estas operaciones. Como tuvo ocasión de señalar la Corte en el asunto relativo a la Controversia territorial (Jamahiriya Árabe Libia/Chad) (Recueil 1994, pág. 28, párr. 56), la delimitación de una frontera consiste en su “definición”, mientras que la demarcación de una frontera, que presupone su delimitación previa, consiste en operaciones de señalamiento sobre el terreno. En el presente caso, las Partes han reconocido la existencia y la validez de los instrumentos cuya finalidad era efectuar la delimitación entre sus respectivos territorios; además, ambas Partes han insistido una y otra vez en que no piden a la Corte que lleve a cabo operaciones de demarcación, de las que ellas mismas serán responsables en una fase posterior. Por lo tanto, la tarea de la Corte no es ni efectuar una delimitación de novo de la frontera ni demarcarla.

85. La tarea que Camerún remitió a la Corte en su Solicitud es “especificar definitivamente” (énfasis añadido por la Corte) el curso de la frontera terrestre tal y como fue fijada por los instrumentos de delimitación pertinentes. Dado que la frontera terrestre ya ha sido delimitada por varios instrumentos legales, es necesario, en efecto, para especificar definitivamente su curso, confirmar que esos instrumentos son vinculantes para las Partes y [p360] son aplicables. Sin embargo, contrariamente a lo que parecía sostener Camerún en algunas fases del procedimiento, el Tribunal no puede cumplir la misión que le ha sido confiada en este asunto limitándose a dicha confirmación. Así, cuando el contenido real de estos instrumentos es objeto de controversia entre las Partes, el Tribunal, para precisar definitivamente el curso de la frontera en cuestión, está obligado a examinarlos más detenidamente. El litigio entre Camerún y Nigeria sobre determinados puntos de la frontera terrestre entre el lago Chad y Bakassi no es en realidad más que un litigio sobre la interpretación o la aplicación de determinadas disposiciones de los instrumentos que delimitan dicha frontera. Es este litigio el que el Tribunal intentará resolver a continuación.

**

86. A tal efecto, la Corte examinará sucesivamente cada uno de los puntos en litigio a lo largo de la frontera terrestre que va del lago Chad a la península de Bakassi, designándolos de la siguiente manera: (1) Limani; (2) el río Keraua (Kirewa o Kirawa); (3) el río Kohom; (4) la cuenca de Ngosi a Humsiki (Roumsiki)/Kamale/Turu (las montañas Mandara); (5) del monte Kuli a Bourha/Maduguva (línea incorrecta de la cuenca en el mapa de Moisel); (6) Kotcha (Koja); (7) nacimiento del río Tsikakiri; (8) de Beacon 6 a Wamni Budungo; (9) Maio Senche; (10) Jimbare y Sapeo; (11) Noumberou-Banglang; (12) Tipsan; (13) cruce del Maio Yin; (14) zona de la cordillera de Hambere; (15) de la cordillera de Hambere al río Mburi (Lip y Yang); (16) Bissaula-Tosso; (17) río Sama. En aras de la claridad, estos puntos se tratarán según su orden de aparición a lo largo de una línea norte-sur que sigue el curso de la frontera terrestre desde el lago Chad hacia el mar, tal como se indica en el croquis-mapa general adjunto (véase más adelante, p. 62, croquis-mapa n.° 3). Asimismo, en aras de la comodidad, los párrafos pertinentes de la Declaración Thomson-Marchand y de la Providencia de 1946 se expondrán íntegramente antes de la discusión de cada punto. Además, siempre que sea posible, el Tribunal acompañará sus decisiones sobre los puntos controvertidos con croquis o mapas ilustrativos. Por último, abordará la cuestión del pilar 64 y los puntos adicionales sobre la frontera terrestre que hayan sido discutidos por las Partes.

**

Limani

87. Los párrafos 13 y 14 de la Declaración Thomson-Marchand determinan la frontera de la siguiente manera:

“13. De ahí siguiendo y encontrándose con el lecho de un arroyo mejor definido que cruza el pantano de Kulujia y Kodo hasta un pantano llamado Agzabame.

[p361]

Croquis-Mapa nº 3. Puntos en disputa entre el lago Chad y la península de Bakassi

[p362]

14. De ahí cruzando este pantano donde llega a un río que pasa bastante cerca de la aldea de Limanti (Limani) hasta una confluencia a unos 2 kilómetros al noroeste de esta aldea.”

88. Nigeria observa que entre el pantano de Agzabame y la ciudad moderna de Banki, situada a 3 km al noroeste de Limani, el río mencionado en el párrafo 14 de la Declaración Thomson-Marchand tiene de hecho cuatro canales. Nigeria aboga por seguir el canal más meridional. Afirma que este canal, que no aparece en la hoja “Ybiri N.W.” del mapa 1:50.000 de Nigeria elaborado por la Dirección de Estudios de Ultramar (DOS), se muestra en la fotografía aérea de la zona presentada por ella. Sostiene que el canal meridional del río corresponde a la línea fronteriza indicada en un croquis firmado en 1921 por funcionarios franceses y británicos que fijaba la frontera provisional a unos 300 m al norte de Limani y al sur de Narki. Señala que este canal desemboca efectivamente en una confluencia a 2 km al noroeste de Limani, como se indica en el párrafo 14 de la Declaración Thomson-Marchand.

89. El Camerún reconoce que “el problema reside en determinar el arroyo que sale del pantano de Agzabame, pasa bastante cerca de Limani y desemboca en una confluencia a 2 km al noroeste de esta aldea”. Argumenta que la frontera debería seguir el segundo cauce desde el norte. Según Camerún, Nigeria está inventando canales fluviales inexistentes, ya que el canal que propone no aparece en sus propios mapas; en cuanto al croquis-mapa de 1921, no tiene valor jurídico y, en cualquier caso, confirma la opinión de Camerún. Por último, Camerún señala que “sobre el terreno, el Lamido de Limani en Camerún gobierna a los habitantes de Narki”.

90. El Tribunal observa que en la zona de Limani la interpretación de la Declaración Thomson-Marchand plantea dificultades. La Declaración se refiere simplemente a “un río” en esta zona, mientras que en realidad hay varios canales fluviales entre el pantano de Agzabame y la “confluencia a unos 2 kilómetros al noroeste [del pueblo de Limanti (Limani)]” (párrafo 14 de la Declaración).

Un estudio cuidadoso de la redacción de la Declaración Thomson-Marchand y del mapa y otras pruebas aportadas por las Partes lleva al Tribunal a las siguientes conclusiones. En primer lugar, la Corte observa que el segundo canal desde el norte, propuesto por Camerún como curso de la frontera, es inaceptable. Ese canal no cumple los requisitos del párrafo 14 de la Declaración, por una parte porque su distancia de la aldea de Limani impide que se considere, en el contexto del párrafo 14 de la Declaración, que “pasa bastante cerca” de Limani y, por otra, porque su confluencia está situada al norte-noreste de la aldea y no al “noroeste”.

El canal sur propuesto por Nigeria plantea otros problemas. Su proximidad inmediata al pueblo de Limani y su aparente correspondencia con el croquis-mapa firmado por los administradores franceses y británicos [p363] en 1921 no dejan lugar a dudas. Sin embargo, este canal no aparece en ningún mapa. Además, un examen estereoscópico de las fotografías aéreas de la zona muestra que, si bien existe efectivamente un pequeño curso de agua que va desde el río Ngassaoua hasta el punto indicado por Nigeria, es muy corto y se agota rápidamente, mucho antes del pantano de Agzabame, lo que es incompatible con la redacción del párrafo 13 de la Declaración Thomson-Marchand. Este pequeño curso de agua también discurre mucho más cerca de Narki de lo que Nigeria sugiere. Por lo tanto, el Tribunal tampoco puede aceptar este canal.

La Corte observa, sin embargo, que el río tiene otro canal, llamado Nargo en la hoja DOS “Ybiri N.W.”, reproducida en la página 23 del atlas anexo a la Dúplica de Nigeria, que cumple con las condiciones especificadas en la Declaración Thomson-Marchand. En efecto, este canal parte del pantano de Agzabame, pasa al norte de Narki y al sur de Tarmoa, discurre no lejos de Limani y llega a una confluencia situada a unos 2 km al noroeste de Limani. Por lo tanto, el Tribunal considera que éste es el canal al que se referían los redactores de la Declaración Thomson-Marchand.

91. En consecuencia, la Corte concluye que el “río” mencionado en el párrafo 14 de la Declaración Thomson-Marchand es el canal que corre entre Narki y Tarmoa, y que desde el pantano de Agzabame la frontera debe seguir ese canal hasta su confluencia con el río Ngassaoua (véase infra, p. 64, croquis-mapa núm. 4).

*

El río Keraua (Kirewa o Kirawa)

92. El párrafo 18 de la Declaración Thomson-Marchand determina el límite de la siguiente manera:

“18. De allí siguiendo el Keraua hasta su confluencia en las montañas con un río que viene del oeste y que es conocido por los ‘Kirdis’ que habitan las montañas con el nombre de Kohom (que aparece en el mapa de Moisel con el nombre de Gatagule), cortando en dos partes la aldea de Keraua y separando las dos aldeas de Ishigashiya.”

93. Nigeria sostiene que el párrafo 18 de la Declaración Thomson-Marchand “es defectuoso en el sentido de que hay en esta zona dos cursos del río Keraua (ahora Kirawa), y la Declaración Thomson-Marchand no proporciona ninguna orientación sobre qué canal forma la frontera”. En su opinión, la frontera debería seguir el canal oriental, que es continuo y está bien definido, en contraste con el canal occidental, como se muestra en el mapa 1:50.000 incluido en su Dúplica y en las fotografías aéreas de 1963. Nigeria niega que se trate de un canal artificial y añade que el mapa de Moisel sitúa en territorio nigeriano dos pueblos llamados Schriwe y Ndeba, correspondientes a los actuales pueblos de Cherive y Ndabakora, situados entre los dos canales.

94. Camerún, por su parte, afirma que “el problema surge de la

[p364]

Croquis-Mapa nº 4 – Limani

[p365] hecho de que Nigeria ha excavado un canal artificial en las proximidades de la aldea de Gange, modificando el curso del Kerawa y desviando sus aguas con el fin de desplazar el lecho del río y, en consecuencia, el curso de la frontera”. Por lo tanto, Camerún sostiene que el límite debe ser el canal occidental, que es el curso normal del río, aunque se haya secado temporalmente como consecuencia del desvío de las aguas. Añade que el pueblo de Cherive ya no existe sobre el terreno y que Camerún administra pacíficamente esta zona.

95. La Corte observa que, en la zona del río Keraua (Kirewa o Kirawa), la interpretación del párrafo 18 de la Declaración Thomson-Marchand plantea dificultades, ya que la redacción de esta disposición se limita a hacer que el límite siga “el Keraua”, mientras que en este punto dicho río se divide en dos canales: un canal occidental y un canal oriental. La tarea del Tribunal consiste, pues, en identificar el cauce que debe seguir la frontera en virtud de la Declaración Thomson-Marchand.

La Corte ha examinado en primer lugar el argumento de Camerún de que el curso del río Keraua ha sido desviado por Nigeria como consecuencia de un canal artificial construido por ésta en las proximidades del pueblo de Gange. El Tribunal considera que Camerún no ha aportado ninguna prueba de sus afirmaciones sobre este punto. El material cartográfico y fotográfico que obra en poder del Tribunal tampoco le ha permitido confirmar la existencia de obras de desviación del curso del río cerca de Gange.
El Tribunal tampoco puede aceptar el argumento de Nigeria de que se debe dar preferencia al canal oriental porque es más ancho y está mejor definido que el canal occidental, ya que las fotografías aéreas de la zona que el Tribunal ha estudiado muestran que los dos canales tienen un tamaño comparable.

El Tribunal observa, sin embargo, que según el mapa de Moisel la frontera discurre, como sostiene Nigeria, justo al este de dos pueblos llamados Schriwe y Ndeba, que se encuentran en el lugar que ahora ocupan los pueblos de Cherive y Ndabakora, y que el mapa sitúa en territorio nigeriano. Sólo el canal oriental cumple esta condición.

96. En consecuencia, el Tribunal concluye que el párrafo 18 de la Declaración Thomson-Marchand debe interpretarse en el sentido de que dispone que la frontera siga el canal oriental del río Keraua.

*

El río Kohom

97. El párrafo 19 de la Declaración Thomson-Marchand determina el límite de la siguiente manera:

“19. De ahí corre desde esta confluencia hasta la cima del monte Ngosi en dirección sudoeste dada por el curso del Kohom (Gatagule) que se toma como límite natural desde su confluencia hasta su nacimiento en el monte Ngosi; los pueblos de [p366] Matagum e Hijie se dejan a Francia, y las secciones de Uledde y de Laherre situadas al norte del Kohom a Inglaterra; las de Tchidoui (Hiduwe) situadas al sur del Kohom a Francia. “

98. Nigeria sostiene que el párrafo 19 de la Declaración Thomson-Marchand “es defectuoso en la medida en que supone que el río Kohom nace en el monte Ngossi”, lo que, según alega, no es el caso. Explica que los redactores de la Declaración Thomson-Marchand se equivocaron al creer que el Kohom era el afluente del río Keraua (Kirawa) que fluye hacia el noreste desde el monte Ngosi, una montaña que, en opinión de Nigeria, es fácilmente identificable. Sostiene que este error se deriva de un croquis-mapa elaborado en marzo de 1926 por funcionarios coloniales británicos y franceses y utilizado en la preparación de la Declaración Thomson-Marchand. Según Nigeria, “el río que nace en el monte Ngossi es el río Bogaza”. Nigeria reconoce que el Kohom es efectivamente un afluente del Keraua, pero que nace muy al norte. Por lo tanto, propone que el límite siga al Kohom, tal como Nigeria lo ha identificado, hasta su nacimiento “más cercano al punto en el que el río Bogaza hace su giro abrupto hacia el sureste”, y luego siga el curso del Bogaza hasta el monte Ngosi.

99. Por su parte, Camerún sostiene que el Ngosi es una cadena montañosa, no un solo pico, y que tanto el río Kohom como el Bogaza nacen allí. Camerún considera que “los términos de la Declaración [Thomson-Marchand] son suficientemente claros para identificar el río que los Kirdis (Matakams) llaman Kohom en la zona”. Considera que este río se encuentra al norte del curso de agua que Nigeria ha identificado como el Kohom.

100. El Tribunal observa que el problema inicial planteado por el párrafo 19 de la Declaración Thomson-Marchand consiste en la identificación del curso del río Kohom, a lo largo del cual debe pasar la frontera. Tras un estudio detallado de las pruebas cartográficas de que dispone, el Tribunal ha llegado a la conclusión de que, como sostiene Nigeria, es efectivamente el río Bogaza el que nace en el monte Ngosi, y no el río Kohom. La cuestión de si el texto de la Declaración Thomson-Marchand debe tomarse como referido a un único Monte Ngosi o a las Montañas Ngosi en plural es irrelevante aquí, ya que, independientemente del curso del Kohom indicado por las Partes, ese río no nace en las proximidades del Monte Ngosi. La tarea del Tribunal es, en consecuencia, determinar por dónde pretendían los redactores de la Declaración Thomson-Marchand que discurriera la frontera en esta zona cuando la describieron siguiendo el curso de un río llamado “Kohom”.

101. Para localizar el curso del Kohom, el Tribunal ha examinado en primer lugar el texto de la Declaración Thomson-Marchand, que no ha proporcionado una respuesta decisiva. Así, el Tribunal no ha podido encontrar, en ninguno de los mapas aportados por las Partes, ni uno solo de los pueblos y localidades mencionados en el párrafo 19 de la Declaración. Del mismo modo, la [p367] disposición del párrafo 18 de la Declaración de que la frontera debe seguir el curso del río Kohom desde su confluencia “en las montañas” con el Keraua no ha permitido a la Corte identificar el curso del Kohom, dado en particular que ni el curso propuesto por Camerún, ni el presentado por Nigeria, corresponden a tal descripción.

Por lo tanto, el Tribunal ha tenido que recurrir a otros medios de interpretación. Así, ha examinado detenidamente el croquis preparado en marzo de 1926 por los funcionarios franceses y británicos que sirvió de base para la redacción de los párrafos 18 y 19 de la Declaración Thomson-Marchand. Como Nigeria señaló en su Dúplica, este mapa muestra efectivamente cuál era la intención de las Partes en ese momento, cuando se refirieron al río Kohom. El croquis es particularmente útil, ya que incluye indicaciones muy claras sobre el relieve de la zona y la dirección del río, que la Corte ha podido comparar con los mapas proporcionados por las Partes. La Corte está en condiciones de determinar, sobre la base de esta comparación, que el Kohom cuyo curso la Declaración Thomson-Marchand prevé que siga la frontera es el indicado por Camerún. A este respecto, el Tribunal observa en primer lugar que el croquis-mapa de 1926 indica muy claramente, justo antes de que la frontera gire bruscamente hacia el sur, un afluente que desciende del monte Kolika y desemboca en el Kohom. Dicho afluente se encuentra en el río identificado por Camerún como el Kohom, pero no en el propuesto por Nigeria. El Tribunal observa además que el croquis-mapa de 1926 indica claramente que la frontera pasa bien al norte de las montañas Matakam, al igual que la línea reclamada por Camerún, mientras que la favorecida por Nigeria pasa bien al sur de esas montañas.

El Tribunal observa, sin embargo, que la línea fronteriza reclamada por Camerún en esta zona pasa por el nacimiento del río que el Tribunal ha identificado como Kohom. El Tribunal tampoco puede ignorar el hecho de que la Declaración Thomson-Marchand establece expresamente que la frontera debe seguir un río que nace en el monte Ngosi. Por lo tanto, para cumplir con la Declaración Thomson-Marchand, es necesario unir el nacimiento del río Kohom, identificado por el Tribunal, con el río Bogaza, que nace en el monte Ngosi.

102. 102. En consecuencia, la Corte concluye que el párrafo 19 de la Declaración Thomson-Marchand debe interpretarse en el sentido de que establece que la frontera debe seguir el curso del río Kohom, tal como lo identificó la Corte, hasta su nacimiento en 13 [grado] 44′ 24″ de longitud este y 10 [grado] 59′ 09″ de latitud norte, y luego seguir una línea recta en dirección sur hasta alcanzar el pico cuya elevación de 861 m se muestra en el mapa 1:50.000 de la figura 7. 8 en la página 334 de la Dúplica de Nigeria y situado a 13 [grado] 45′ 45″ de longitud este y 10 [grado] 59′ 45″ de latitud norte, antes de seguir el río Bogaza en dirección suroeste hasta la cumbre del monte Ngosi (véase más adelante, p. 69, croquis-mapa nº 5).

[p368]

Croquis-mapa n.° 5. El río Kohom

*[p369]

La cuenca de Ngosi a Humsiki (Roumsiki)/Kamale/Turu (las montañas Mandara).

103. Los párrafos 20 a 24 de la Declaración Thomson-Marchand determinan el límite de la siguiente manera:

“20. De allí en una línea en dirección sudoeste siguiendo las cimas de la cordillera de Ngosi, dejando a Francia las partes de Ngosi situadas en las laderas orientales, y a Inglaterra las partes situadas en las laderas occidentales, hasta un punto situado entre el nacimiento del río Zimunkara y el nacimiento del río Devurua; la divisoria de aguas así definida también deja a Inglaterra la aldea de Bugelta y a Francia la aldea de Turuto”.

21. Desde allí en dirección sur-suroeste, dejando la aldea de Dile en el lado británico, la aldea de Libam en el lado francés hasta la colina de Matakam.

22. Desde allí en dirección oeste hasta un punto situado al sur de la aldea de Wisik, donde gira hacia el sur en una línea que bordea la divisoria de aguas y pasa por Mabas en el lado francés, tras lo cual deja Wula en el lado inglés en dirección sur y limitada por tierras cultivadas al este de la línea de la divisoria de aguas.

23. Desde allí, pasando por Humunsi en el lado francés, el límite se encuentra entre las montañas de Jel y Kamale Mogode en el lado francés y discurre a lo largo de la divisoria de aguas.

24. Desde allí pasando Humsiki, incluyendo las tierras de cultivo del valle al oeste del pueblo en el lado francés, el límite cruza el monte Kuli.”

104. Nigeria sostiene que los párrafos 20 a 24 de la Declaración Thomson-Marchand delimitan claramente la frontera en la zona por referencia a una línea divisoria de aguas y que, por lo tanto, debería seguirse esta línea, en lugar de la línea propuesta por Camerún. Subraya el hecho de que el pueblo camerunés de Turu, que la Declaración Thomson-Marchand sitúa en territorio camerunés, se ha extendido a territorio nigeriano. También señala que la carretera de Camerún hace incursiones en territorio nigeriano y que el mapa núm. 6 elaborado por Camerún en el Volumen II de su Réplica desplaza la frontera entre 500 y 800 m hacia el oeste, adentrándose en territorio nigeriano en todo el sector.

105. Por su parte, Camerún argumenta que el desacuerdo “es el resultado de una divergencia en la marcación de la divisoria de aguas en los mapas”. Camerún señala que el concepto de cuenca hidrográfica es complejo y que es particularmente difícil determinar dicha línea a lo largo de escarpas escarpadas, como es el caso aquí. Sostiene que la línea fronteriza que ha trazado sigue efectivamente la cuenca hidrográfica al menos hasta las proximidades de Humsiki (o Roumsiki). A partir de ese punto, la frontera debe desviarse necesariamente de la cuenca porque, según la Declaración Thomson-Marchand, debe cruzar el monte Kuli y dejar las tierras de cultivo al oeste de la aldea a [p370] Camerún. Camerún añade que la aldea de Turu está situada enteramente en territorio camerunés.

106. El Tribunal observa que el problema en la zona comprendida entre Ngosi y Humsiki deriva del hecho de que Camerún y Nigeria aplican de manera diferente las disposiciones de los párrafos 20 a 24 de la Declaración Thomson-Marchand. En este sector de la frontera, la tarea de la Corte es, por lo tanto, determinar el curso de la frontera por referencia a los términos de la Declaración Thomson-Marchand, es decir, por referencia esencialmente a la línea de cresta, a la línea de la divisoria de aguas y a las aldeas que se encuentran a cada lado de la frontera. El Tribunal abordará esta cuestión sección por sección.

107. De Ngosi a Turu, la frontera sigue la línea de la cuenca hidrográfica según lo dispuesto en el párrafo 20 de la Declaración Thomson-Marchand. Sobre este punto la Corte observa que la línea de la cuenca propuesta por Camerún cruza varios cursos de agua y por lo tanto no puede ser aceptada. La línea de la cuenca presentada por Nigeria, que en la mayor parte de su longitud sigue la carretera que va hacia el sur desde Devura, parece más creíble. No obstante, el Tribunal debe señalar que dicha carretera permanece en todo su recorrido dentro del territorio camerunés. En cuanto a la aldea de Turu, el Tribunal recuerda además que, si bien puede interpretar las disposiciones de los instrumentos de delimitación cuando su lenguaje así lo exija, no puede modificar el curso de la frontera tal y como se establece en dichos instrumentos. En el presente caso, las Partes no discuten que la frontera sigue la línea de la divisoria de aguas. Por lo tanto, el Tribunal no puede modificar dicha línea. Por lo tanto, si se demostrara que el pueblo de Turu se ha extendido en territorio nigeriano más allá de la línea de la cuenca, correspondería a las Partes encontrar una solución a cualquier problema resultante, con el fin de garantizar el respeto de los derechos e intereses de la población local.

108. De Turu a Mabas, las Partes discrepan sobre el curso de la frontera descrito en los párrafos 21 y 22 de la Declaración Thomson-Marchand sólo en dos puntos: uno al sur de Wisik, donde la Corte no ve razón para no adoptar la línea indicada por Camerún, y el otro cerca de Mabas. Allí, la línea indicada por Camerún cruza ciertos cursos de agua y, por lo tanto, no puede ser la línea divisoria de aguas. La línea preferida por Nigeria tampoco parece adecuada, ya que pasa por Mabas, mientras que la Declaración establece que ese pueblo debe permanecer totalmente en el lado francés (“pass[es] by Mabas on the French side”/”franchit Mabas, sur le cote francais”). Por lo tanto, en este punto el límite debe seguir la línea divisoria de aguas, dejando todo el pueblo de Mabas en el lado camerunés. También en este caso el Tribunal considera que, cuando la carretera que discurre hacia el sur desde Turu sigue la frontera, permanece en todo momento en territorio camerunés.

109. De Mabas a Ouro Mavoum, la línea de la divisoria de aguas no ha sido objeto de controversia entre las Partes. [p371]

110. De Ouro Mavoum a las montañas de Jel, pasando por Humunsi (Roumzou), la frontera sigue la línea propuesta por Nigeria dejando todo el camino en territorio camerunés. Por lo tanto, el Tribunal considera que la línea propuesta por Camerún no puede ser aceptada: si bien esa línea corresponde efectivamente a la línea de la cuenca hidrográfica, el párrafo 22 de la Declaración Thomson-Marchand sitúa el límite en este punto no en esa línea, sino a lo largo de una línea delimitada por tierras cultivadas situadas “al este de la línea de la cuenca hidrográfica”.

111. Desde las montañas de Jel hasta Mogode, la frontera sigue de nuevo la línea de la cuenca hidrográfica. La línea indicada por Camerún atraviesa numerosos cursos de agua, por lo que debe rechazarse. La línea favorecida por Nigeria parece más correcta.

112. De Mogode a Humsiki (Roumsiki), la frontera sigue la línea de la cuenca hidrográfica, pero deja toda la carretera en territorio camerunés. También en este caso hay que rechazar la línea propuesta por Camerún, ya que atraviesa numerosos cursos de agua. La línea nigeriana parece más adecuada, siempre que la carretera permanezca en todo el lado camerunés de la frontera y que la línea deje todo Humsiki a Camerún.

113. Más allá de Humsiki, la frontera continúa siguiendo la línea propuesta por Nigeria. Esa línea parece, además, más favorable a Camerún que la que figura en sus propios mapas y, en cualquier caso, Camerún nunca ha impugnado las pretensiones de Nigeria en este punto de la frontera.

114. El Tribunal concluye de lo anterior que en la zona comprendida entre Ngosi y Humsiki la frontera sigue el curso descrito en los párrafos 20 a 24 de la Declaración Thomson-Marchand, tal como ha sido aclarado por el Tribunal.

*

Del monte Kuli a Bourha/Maduguva (línea divisoria de aguas incorrecta en el mapa de Moisel).

115. El párrafo 25 de la Declaración Thomson-Marchand determina el límite de la siguiente manera:

“25. De allí hacia el sur, entre Mukta (británico) y Muti (francés), respetando la línea incorrecta de la divisoria de aguas indicada por Moisel en su mapa, lo que deja Bourha y Dihi en el lado francés, Madogoba Gamdira en el británico, Bugela o Bukula, Madoudji, Kadanahanga en el francés, Ouda, Tua y Tsambourga en el británico, y Buka en el francés”.

116. Nigeria sostiene que el párrafo 25 de la Declaración Thomson-Marchand, que dispone que la frontera siga “la línea incorrecta de la divisoria de aguas”

“es defectuoso en el sentido de que el requisito de seguir una línea de divisoria de aguas que se admite expresamente que es incorrecta, mostrada en un mapa de 90 años de antigüedad [p372] que muestra muy pocos detalles, puede interpretarse de varias maneras”.

Nigeria propone así simplificar la línea hasta el punto en que la línea de Moisel corta la verdadera divisoria de aguas al norte de Bourha. Esta simplificación está justificada por un acta de 1920, que establece que la frontera debe seguir el centro de una pista que va de Muti a Bourha. Al sur de Bourha, Nigeria propone seguir la verdadera divisoria de aguas, dejando Bourha en territorio nigeriano.

117. Camerún, por su parte, argumenta que la Declaración Thomson-Marchand “sitúa deliberadamente la frontera a lo largo de ‘la línea incorrecta de la divisoria de aguas’ mostrada por Moisel en su mapa”, y en consecuencia propone adherirse estrictamente a la transposición de la línea de Moisel a un mapa moderno y sobre el terreno. Añade que el proces-verbal de 1920 citado por Nigeria fue mal traducido al inglés y que el original francés no proporciona apoyo alguno a la posición de Nigeria.

118. El Tribunal observa que el texto del párrafo 25 de la Declaración Thomson-Marchand establece de forma bastante expresa que la frontera debe seguir “la línea incorrecta de la divisoria de aguas mostrada por Moisel en su mapa”. Puesto que los autores de la Declaración prescribieron un curso claro para el límite, el Tribunal no puede desviarse de ese curso.

La Corte ha estudiado cuidadosamente el mapa de Moisel y ha comparado los datos proporcionados por él con los disponibles en los mejores mapas modernos, y en particular la hoja “Uba N.E.” del mapa 1:50.000 de 1969 de la DOS de Nigeria y la hoja NC-33-XIV-2c “Mokolo 2c” del mapa 1:50.000 de 1965 del Institut geographique national (IGN) de África Central, ambos proporcionados a la Corte por Nigeria. El Tribunal observa que, si bien el mapa Moisel contiene algunos errores en esta zona, proporciona no obstante ciertos criterios objetivos que permiten transponer fácilmente el curso de la “línea incorrecta de la cuenca” a los mapas modernos. El Tribunal observa en primer lugar que en el mapa de Moisel la “línea incorrecta de la cuenca” se muestra claramente como permaneciendo en todo momento al este del meridiano 13 [grado] 30′ de longitud este. El Tribunal observa además que un cierto número de localidades se indican como situadas al este o al oeste de la línea incorrecta y, en consecuencia, deben permanecer en el mismo lado de la frontera después de que esa línea haya sido transpuesta a los mapas modernos.

El Tribunal no puede aceptar la línea presentada por Camerún como correspondiente a una transposición de la “línea incorrecta de la divisoria de aguas”. Esa línea se encuentra en toda su longitud al oeste del meridiano 13 [grado] 30′ de longitud este. La transposición por Nigeria de la “línea incorrecta de la divisoria de aguas” plantea otros problemas. Aunque sitúa esta línea en todo momento al este del meridiano 13 [grado] 30′ de longitud este, no puede, sin embargo, aceptarse, ya que consiste en una serie de líneas en ángulo, mientras que la línea del mapa de Moisel sigue un curso sinuoso.

119. En consecuencia, el Tribunal concluye que el párrafo 25 de la Declaración Thomson-Marchand debe interpretarse en el sentido de que establece que el límite va desde el Monte Kuli hasta el punto que marca el comienzo de la “línea incorrecta de la cuenca”, situada a 13 [grado] 31′ 47″ de longitud este y 10 [grado] 27′ 48″ de latitud norte, habiendo llegado a ese punto siguiendo la línea correcta de la cuenca. A continuación, desde ese punto, el límite sigue la “línea incorrecta de la cuenca” hasta el punto que marca el final de dicha línea, situado a 13 [grado] 30′ 55″ de longitud este y 10 [grado] 15′ 46″ de latitud norte. Entre estos dos puntos el límite sigue el curso indicado en el mapa anexo a esta SentenciaFN1, que fue preparado por el Tribunal transponiendo la “línea incorrecta de la cuenca” del mapa Moisel a la primera edición de la hoja “UbaN.E.” del mapa DOS 1:50.000 de Nigeria. Desde este último punto, el límite seguirá de nuevo la línea correcta de la cuenca en dirección sur.

———————————————————————————————————————
FN1 Una copia de este mapa se encontrará en un bolsillo al final de este fascículo o dentro de la contraportada del volumen de I.C.J. Reports 2002. [Nota de la Secretaría.] ———————————————————————————————————————

*

Kotcha (Koja)

120. Los párrafos 26 y 27 de la Declaración Thomson-Marchand determinan el límite de la siguiente manera:

“26. De allí el límite pasa por el monte Mulikia (llamado también Lourougoua).

27. Desde allí, desde la cima del monte Mulikia hasta el nacimiento del Tsikakiri, dejando Kotcha a Gran Bretaña y Dumo a Francia y siguiendo una línea marcada por cuatro mojones provisionales erigidos en septiembre de 1920 por los Sres. Vereker y Pition.”

121. Según Nigeria, los párrafos 26 y 27 de la Declaración Thomson-Marchand plantean un problema en el sentido de que sólo uno de los cuatro mojones erigidos en 1920 a los que se hace referencia en dichos párrafos es posiblemente identificable en la actualidad. Por lo tanto, propone que, antes de llegar a ese mojón, la frontera siga la línea divisoria de aguas, excepto en las proximidades de Kotcha, donde las tierras de cultivo situadas en el lado camerunés de la línea divisoria de aguas que son trabajadas por agricultores de Kotcha se dejarían a Nigeria, a fin de tener en cuenta el hecho de que el pueblo nigeriano de Kotcha se ha expandido a ambos lados de esa línea.

122. Camerún considera que la línea fronteriza pretendida por Nigeria en las proximidades de Kotcha es contraria a la Declaración Thomson-Marchand y que el texto de la Declaración debe ser respetado. El resto de la línea propuesta por Nigeria en esta zona, siguiendo la línea de la divisoria de aguas, no es impugnada por Camerún.

123. El Tribunal considera que, en la zona de Kotcha, la dificultad deriva únicamente del hecho, como reconoce Nigeria, de que el pueblo nigeriano de Kotcha se ha extendido hacia el lado camerunés de la frontera. Como el Tribunal ya ha tenido ocasión de señalar en relación con el pueblo [p374] de Turu, no tiene poder para modificar una línea fronteriza delimitada, ni siquiera en un caso en el que un pueblo previamente situado a un lado de la frontera se ha extendido más allá de ella. En cambio, corresponde a las Partes encontrar una solución a los problemas resultantes, con vistas a respetar los derechos e intereses de la población local.

124. En consecuencia, el Tribunal concluye que la frontera en la zona de Kotcha, tal como se describe en los párrafos 26 y 27 de la Declaración Thomson-Marchand, sigue la línea de la cuenca hidrográfica, incluso donde pasa cerca del pueblo de Kotcha, permaneciendo en territorio camerunés las tierras cultivadas situadas en el lado camerunés de la cuenca.

*

Nacimiento del río Tsikakiri

125. El párrafo 27 de la Declaración Thomson-Marchand determina la frontera de la siguiente manera:

“27. Desde allí, desde la cima del monte Mulikia hasta el nacimiento del Tsikakiri, dejando Kotcha a Gran Bretaña y Dumo a Francia y siguiendo una línea marcada por cuatro mojones provisionales erigidos en septiembre de 1920 por los Sres. Vereker y Pition.”

126. Nigeria observa que el río Tsikakiri mencionado en el párrafo 27 de la Declaración Thomson-Marchand tiene tres posibles fuentes. Afirma que, contrariamente a lo que sostiene Camerún, el límite debería ser uno de los afluentes meridionales, no el afluente septentrional, ya que sólo los afluentes meridionales se originan en la línea de cresta, como se da a entender en la Declaración.

127. Por su parte, el Camerún afirma que el afluente septentrional es el verdadero nacimiento del Tsikakiri y el que debe tenerse en cuenta. Sostiene que el punto indicado por una flecha en la Figura 7.14 en la página 344 de la Dúplica de Nigeria como la fuente del afluente del sur no es nada de eso.

128. La Corte observa que la interpretación del párrafo 27 de la Declaración Thomson-Marchand plantea problemas porque el río Tsikakiri tiene más de una fuente, mientras que la Declaración simplemente establece que la frontera pasa por “la fuente” del Tsikakiri sin proporcionar ninguna indicación sobre cuál fuente debe elegirse. El Tribunal observa en primer lugar que, en términos de teoría geográfica, no existe ninguna definición que permita identificar con total certeza la fuente principal de un río cuando éste tiene varias fuentes. Sin embargo, la tarea del Tribunal no es identificar la fuente “geográfica” del Tsikakiri, sino identificar la fuente por la que los redactores de la Declaración Thomson-Marchand pretendían que pasara el límite. Teniendo en cuenta que la Declaración Thomson-Marchand delimitó la frontera en general mediante una descripción física del terreno, cabe suponer razonablemente que los redactores de la Declaración, al referirse a la fuente [p375] del Tsikakiri, pretendían designar un punto que pudiera identificarse fácilmente, tanto en los mapas como sobre el terreno. Así, el Tribunal observa que una de las fuentes del Tsikakiri se distingue de las demás. Se trata de una fuente situada a 13 [grado] 16′ 55″ de longitud este y 10 [grado] 02′ 02″ de latitud norte y que tiene la elevación más alta que no ha sido propuesta por ninguna de las Partes.

129. En consecuencia, la Corte concluye que, en la zona mencionada en el párrafo 27 de la Declaración Thomson-Marchand, el límite comienza en un punto cuyas coordenadas son 13 [grado] 17′ 50″ longitud este y 10 [grado] 03′ 32″ latitud norte, situado en las cercanías de Dumo. Desde allí, el límite corre en línea recta hasta el punto que el Tribunal ha identificado como la “fuente del Tsikakiri”, tal como se menciona en la Declaración, y luego sigue ese río (véase más adelante, p. 76, croquis-mapa No. 6).

*

De Beacon 6 a Wamni Budungo

130. Los párrafos 33 y 34 de la Declaración Thomson-Marchand determinan el límite de la siguiente manera:

“33. Desde allí una línea que parte de la baliza 6, pasa por la baliza 7 y termina en la antigua baliza 8.

34. De ahí, desde esta baliza 8 situada en la orilla izquierda del Mao Youwai, un pequeño arroyo que fluye desde el oeste y desemboca en el Mayo Faro, en una línea recta que corre hacia el suroeste y llega hasta la cumbre de la cordillera Wamni, un pico muy prominente al norte de una cadena de montañas que se extiende hacia las montañas Alantika, y situado al este de la antigua baliza fronteriza núm. 10.”
131. Con respecto al curso de la frontera desde la baliza 6 hasta Wamni Budungo, Nigeria afirma que las balizas 6 y 8, por las que la Declaración Thomson-Marchand prevé que pase la frontera, no se han encontrado. Se dice que quedan algunos vestigios de la baliza 7 en su ubicación. Citando el párrafo 32 de la Declaración Thomson-Marchand, que se refiere a la “antigua frontera británico-alemana”, sostiene que, por lo tanto, debe intentarse localizar esas balizas por referencia al Acuerdo anglo-alemán de 1906, que sirvió de base para fijar el curso de la frontera en esta zona. Así, el Anexo I de dicho Acuerdo, redactado en 1903, contiene una descripción del método empleado para determinar la ubicación de las balizas. El apartado 3 del Anexo dispone:

“la línea sigue entonces la línea mediana del Faro corriente arriba, hasta la confluencia del Mao Hesso con la corriente principal; y después la línea mediana del Mao Hesso, hasta un poste, el nº 6, en la orilla izquierda del Mao Hesso, a unos 3 km al noroeste de Beka. Luego va desde la línea mediana del río en ángulo recto con su curso, hasta el puesto nº 6”.

[p376]

Croquis-Mapa nº 6. Nacimiento del río Tsikakiri.

[p377]

El párrafo 4 continúa explicando:

“Desde el puesto nº 6 la línea discurre recta hasta una roca conspicua, en una ligera eminencia en la carretera de Gurin a Karin. Esta roca tiene un mojón (núm. 7) “D [SÍMBOLO ILEGIBLE] B” (alemán-británico) cortado en ella. Desde esta roca discurre recto hasta un poste, el nº 8, fijado en la carretera a la entrada del paso a través de las colinas de Karin, al norte del pueblo de Karin”.

Nigeria afirma que, según ese método, la baliza 6 está situada en la orilla izquierda del Mao Hesso, a unos 3 km al noroeste de Beka, mientras que la baliza 8 está situada en la intersección de la prolongación de la línea que une las balizas 6 y 7 y el arroyo mencionado en el párrafo 34 de la Declaración Thomson-Marchand.

132. Por su parte, el Camerún afirma que el problema en esta zona consiste en identificar todas las balizas mencionadas en los párrafos 33 y 34 de la Declaración Thomson-Marchand, incluida la baliza 7, que el Camerún niega que sea la descrita por Nigeria, y en identificar la cumbre de Wamni Range. No obstante, Camerún subraya que se trata de un problema de demarcación, no de delimitación.

133. El Tribunal observa que la interpretación de los párrafos 33 y 34 de la Declaración Thomson-Marchand plantea un problema en la medida en que esas disposiciones describen la línea de la frontera como pasando por tres balizas de las cuales al menos dos han desaparecido actualmente.

La Corte ha estudiado con la mayor atención el texto del Anexo I del Acuerdo Anglo-Alemán de 1906, así como el material cartográfico que le han proporcionado las Partes, con el fin de descubrir la ubicación de estas balizas. Así, el Tribunal constata que el punto indicado por Nigeria como correspondiente a la Baliza 6 y situado a 12 [grado] 53′ 15″ de longitud este y 9 [grado] 04′ 19″ de latitud norte refleja efectivamente los términos de la descripción que de él se hace en el Acuerdo, ya que se encuentra en la orilla izquierda del Mao Hesso a 3 km al noroeste del pueblo de Beka. Asimismo, el Tribunal considera que debe aceptarse el punto indicado por Nigeria como correspondiente a la baliza 7 y situado a 12 [grado] 51′ 55″ de longitud este y 9 [grado] 01′ 03″ de latitud norte. Aunque Nigeria no ha presentado ninguna prueba de que se haya encontrado la baliza 7 en ese punto, su ubicación corresponde efectivamente a la descripción que figura en el Acuerdo angloalemán de 1906, sobre todo teniendo en cuenta que es el único terreno elevado de esa zona. En cuanto a la localización de la baliza 8, que se describe como situada a la entrada del paso a través de las colinas de Karin, en la carretera que cruza el paso y en la orilla izquierda del Mao Youwai, es el punto propuesto por Camerún, situado a 12 [grado] 49′ 22″ de longitud este y 8 [grado] 58′ 18″ de latitud norte, el que debe considerarse correcto, ya que satisface tanto las condiciones establecidas por el Acuerdo de 1906 como las del párrafo 34 de la Declaración Thomson-Marchand.

134. En consecuencia, el Tribunal concluye que los párrafos 33 y 34 de la Declaración Thomson-Marchand deben interpretarse en el sentido de que [p378] el límite pasa por los puntos que tienen las coordenadas antes mencionadas, que ha identificado como correspondientes a las balizas 6, 7 y 8 a que se refieren dichos párrafos (véase infra, p. 78, croquis nº 7).

*

Maio Senche

135. El párrafo 35 de la Declaración Thomson-Marchand determina el límite de la siguiente manera:

“35. De ahí la frontera sigue la divisoria de aguas del Mao Wari al oeste y del Mao Faro al este, donde se une a la cordillera Alantika, sigue la línea de la divisoria de aguas del Benue al noroeste y del Faro al sudeste hasta el pico sur de los montes Alantika hasta un punto situado a 2 kilómetros al norte del nacimiento del río Malí.”

136. Nigeria sostiene que la frontera en este sector debe seguir la divisoria de aguas. Señala que la línea reclamada por Camerún en este sector desplaza la frontera de la cuenca hidrográfica que la frontera debe seguir de conformidad con el párrafo 35 de la Declaración Thomson-Marchand, “atribuyendo así a Camerún la pequeña aldea de Batou (Batodi Dampti) y unas 1.200 hectáreas de territorio terrestre” (CN 2002/39, p. 21).

137. Por su parte, Camerún sostiene que “la representación de la cuenca a su paso por la cordillera de Alantika y la ubicación de la aldea de Batou” es únicamente un problema de demarcación.

138. El Tribunal observa que, en la zona de Maio Senche, cubierta por el párrafo 35 de la Declaración Thomson-Marchand, la dificultad reside en la identificación de la línea de la cuenca hidrográfica, de la que las dos Partes han propuesto representaciones cartográficas diferentes.

139. El Tribunal confirma que el límite en la zona de Maio Senche sigue la línea de la divisoria de aguas entre el Benue y el Faro. El párrafo 35 de la Declaración Thomson-Marchand es bastante claro sobre este punto, que de hecho no es discutido por las Partes. Tras estudiar el material cartográfico que le han proporcionado las Partes, el Tribunal observa que no puede aceptar la línea de la cuenca propuesta por Camerún, en particular porque sigue el curso de un río en la mayor parte de su longitud, lo que es incompatible con el concepto de línea de una cuenca. La línea de divisoria de aguas pasa, como sostiene Nigeria, entre la cuenca del Maio Senche y la de los dos ríos situados al sur (véase más abajo, p. 80, croquis-mapa nº 8).

[p379]

croquis-mapa núm. 7. de la baliza núm. 6 a Wamni Budungo

[p380]

Croquis-Mapa No. 8. Maio Senehe

*[p381]

Jimbare y Sapeo

140. Los párrafos 35 a 38 de la Declaración Thomson-Marchand determinan el límite de la siguiente manera:

“35. De ahí la frontera sigue la divisoria de aguas del Mao Wari al oeste y del Mao Faro al este, donde se une a la Cordillera Alantika, sigue la línea de la divisoria de aguas del Benue al noroeste y del Faro al sureste hasta el pico sur de las Montañas hasta un punto a 2 kilómetros al norte del nacimiento del río Mali.

36. Desde este pico por el río Sassiri, dejando Kobi a Francia y Kobi Leinde a Gran Bretaña, Tebou y Tscho a Francia, hasta la confluencia con el primer arroyo que viene de la cordillera de Balakossa (esta confluencia toca la pista Kobodji Mapeo), desde este arroyo hacia el sur, dejando Uro Belo a Gran Bretaña y Nanaoua a Francia.

37. A partir de ahí, el límite vuelve a unirse al antiguo límite alrededor de Lapao, en territorio francés, siguiendo la línea de la divisoria de aguas de la cordillera de Balakossa hasta un punto situado al oeste del nacimiento del río Labidje o Kadam, que desemboca en el río Deo, y del río Sampee que desemboca en el río Baleo hacia el noroeste.

38. Desde este punto siguiendo la línea de la divisoria de aguas entre el río Baleo y el río Noumberou a lo largo de la cresta de la cordillera de Tschapeu, hasta un punto situado a 2 kilómetros al norte de Namberu, girando junto a esta aldea, que se encuentra en Nigeria, remontando un valle hacia el noreste y luego hacia el sureste, que cruza la cordillera de Banglang aproximadamente a un kilómetro al sur del nacimiento del río Kordo.”

141. En cuanto al curso de la parte de la frontera terrestre descrita en los párrafos 35 a 38 de la Declaración Thomson-Marchand, Nigeria señala en primer lugar que la redacción de la Declaración es defectuosa en muchos aspectos y propone aclararla. Sostiene que el Tribunal debería determinar que el pico sur de las montañas Alantika es Hosere Bila, situado a 2 km al norte del nacimiento del río Mali. Señala además que el río Sassiri mencionado en el párrafo 36 de la Declaración Thomson-Marchand no fluye desde Hosere Bila sino desde la cordillera Balakossa situada más al sur, y que el río mencionado en el párrafo 36 es en realidad el Leinde o Lugga. Añade que, al sur de Nananoua, la descripción de la frontera debe ser aclarada y modificada por el Tribunal, ya que el texto de los párrafos 37 y 38 de la Declaración Thomson-Marchand y el mapa que la acompaña se contradicen mutuamente. Explica que la intención de los Gobiernos británico y francés había sido desde 1920 atribuir Jimbare a Francia y Sapeo a Gran Bretaña. A este respecto, señala que el 12 de noviembre de 1920 W. D. K. Mair, oficial de distrito británico, y el capitán Louis Pition, representante de la administración francesa, firmaron una propuesta conjunta en este sentido (en lo sucesivo, la “propuesta conjunta Mair-Pition”), tras una misión de delimitación sobre el terreno, propuesta que posteriormente se incorporó a un documento firmado el 16 de octubre de 1930 por R. Logan, oficial de distrito británico, y el capitán Louis Pition, representante de la administración francesa (en lo sucesivo, la “propuesta conjunta Mair-Pition”). Logan, oficial de distrito británico, y el teniente J. Le Brun, representante de la administración francesa (en lo sucesivo, el “acta Logan-Le Brun”). Nigeria afirma que este documento, redactado después de la preparación de la Declaración Thomson-Marchand pero antes de su firma, tenía por objeto establecer una solución sobre el terreno a las dificultades creadas por el texto de la Declaración Thomson-Marchand y que ha sido respetado desde entonces por ambas Partes.

Nigeria sostiene que, si bien parte de las propuestas del acta Logan-Le Brun se incorporaron al texto de la Declaración Thomson-Marchand, los redactores olvidaron enmendar también la parte de la Declaración relativa a Jimbare y Sapeo; en lo que respecta a Sapeo, las propuestas del acta Logan-Le Brun figuraban no obstante en el mapa de 1931 anexo a la Declaración. En opinión de Nigeria, es el mapa el que debe seguirse y no el texto de la Declaración, ya que éste “no concuerda con la práctica generalizada sobre el terreno desde hace tres cuartos de siglo”. Así, afirma que Sapeo fue tratado como nigeriano durante los plebiscitos de 1959 y 1961 y que Nigeria es responsable de su administración. En opinión de Nigeria, la solución consiste, por tanto, en interpretar la Declaración Thomson-Marchand a la luz de la Propuesta Conjunta Mair-Pition, del proceso verbal Logan-Le Brun y de la práctica local bien establecida. La nueva descripción basada en el acta Logan-Le Brun tendría como resultado dejar toda la cordillera de Balakossa a Camerún y dar a Nigeria la llanura de Sapeo en el lado sur de Hosere Sapeo. Sostiene que la línea fronteriza modificada fue además aceptada por Camerún en una carta fechada el 17 de marzo de 1979 dirigida al “Prefecto del Departamento de Benue” por el Subprefecto de la Subdivisión de Poli.

142. Camerún está de acuerdo con Nigeria en que la cima mencionada en el párrafo 35 de la Declaración Thomson-Marchand es Hosere Bila y que los ríos cuyos cursos deben seguirse en esta zona son efectivamente primero el Leinde y luego el Sassiri. Camerún sostiene, sin embargo, que al sur de Nananoua sólo debe utilizarse la Declaración Thomson-Marchand para establecer el curso de la frontera; argumenta que, aunque la Propuesta Conjunta Mair-Pition fue presentada a Francia y Gran Bretaña, no fue aceptada por ellas y no se incorporó a la Declaración Thomson-Marchand; lo mismo se aplicó al proceso verbal Logan-Le Brun. En cuanto a la carta de 1979, Camerún observa que “[un simple subprefecto] no había comprendido bien la verdadera situación jurídica”. Por lo tanto, en opinión de Camerún, debe respetarse el texto de la Declaración Thomson-Marchand.

143. El Tribunal observa que la interpretación de los párrafos 35 a 38 de la Declaración Thomson-Marchand plantea problemas, ya que la descripción de la frontera que figura en ellos parece contener una serie de [p383] errores materiales y, en algunos lugares, contradecir la representación de dicha frontera en el mapa de 1931 adjunto a la Declaración.

No obstante, el Tribunal observa que, en lo que respecta a la zona al norte de Nananoua mencionada en el párrafo 36 de la Declaración Thomson-Marchand, las Partes están de acuerdo en que los ríos cuyos cursos forman la frontera son el Leinde y el Sassiri. Asimismo, las representaciones cartográficas de este tramo de la frontera propuestas por las Partes coinciden en todos los aspectos.

Al sur de Nananoua, en cambio, no hay acuerdo entre Camerún y Nigeria.

144. El Tribunal abordará en primer lugar la zona de Sapeo. Después de estudiar cuidadosamente los mapas proporcionados por las Partes y el acta de procedimiento de Logan-Le Brun, la Corte encuentra que, como afirma Nigeria, es efectivamente el límite descrito en ese acta y no el descrito en la Declaración Thomson-Marchand el que fue transpuesto al mapa de 1931 anexo a la Declaración. El Tribunal señala además que, en la práctica, siempre se ha considerado que Sapeo se encuentra en territorio nigeriano. Así, Sapeo fue considerado nigeriano en los plebiscitos de 1959 y 1961. Aunque Camerún ha declarado en sus alegaciones escritas que consideraba “insuficientes” las diversas pruebas presentadas por Nigeria como prueba de su administración del pueblo de Sapeo, sin embargo no las ha impugnado seriamente. Camerún tampoco ha pretendido nunca ejercer ningún tipo de administración sobre la aldea. La carta de 17 de marzo de 1979 del Subprefecto de la Subdivisión de Poli al “Prefecto del Departamento de Benue” indica que Camerún tenía conocimiento de la administración de Sapeo por parte de Nigeria. En consecuencia, el Tribunal considera que, en este ámbito, la Declaración Thomson-Marchand debe interpretarse de acuerdo con la intención de sus autores, manifestada en el mapa adjunto a la misma y sobre el terreno, a saber, de manera que la frontera siga el curso descrito en el proces-verbal Logan-Le Brun.

145. 145. Volviendo a la situación en la zona de Jimbare, el Tribunal observa que, contrariamente a lo que ocurrió con Sapeo, la modificación de la frontera prevista en el acta de procedimiento Logan-Le Brun no se transpuso al mapa de 1931 adjunto a la Declaración Thomson-Marchand en lo que respecta a la zona de Jimbare. El trazado de la frontera en el mapa es el descrito en la Declaración. No obstante, el Tribunal considera que es el trazado descrito en el acta Logan-Le Brun el que debe prevalecer en este caso. Como el Tribunal acaba de constatar, el curso Logan-Le Brun corresponde en efecto a la intención de los autores de la Declaración en toda esta región. Por otra parte, Nigeria ha aceptado en su Dúplica esta interpretación de la Declaración Thomson-Marchand, favorable a Camerún, mientras que este último no se ha opuesto.

146. En consecuencia, el Tribunal concluye, en primer lugar, que los párrafos 35 y 36 de la Declaración Thomson-Marchand deben interpretarse en el sentido de que establecen [p384] que la frontera pase por Hosere Bila, que ha identificado como el “pico sur de las montañas Alantika” mencionado en el párrafo 35, y luego desde ese punto a lo largo del río Leinde y el río Sassiri “hasta la confluencia con el primer arroyo procedente de la cordillera Balakossa”.

El Tribunal concluye además que los párrafos 37 y 38 de la Declaración Thomson-Marchand deben interpretarse en el sentido de que el límite sigue el curso descrito en el párrafo 1 del acta Logan-Le Brun, como lo muestra Nigeria en las Figuras 7.15 y 7.16 en las páginas 346 y 350 de su Dúplica.

*

Noumberou-Banglang

147. El párrafo 38 de la Declaración Thomson-Marchand determina el límite de la siguiente manera:

“38. De ahí desde este punto a lo largo de la línea de la divisoria de aguas entre el río Baleo y el río Noumberou a lo largo de la cresta de la cordillera Tschapeu, hasta un punto a 2 kilómetros al norte de Namberu, girando por esta aldea, que está en Nigeria, subiendo por un valle hacia el noreste y luego hacia el sureste, que cruza la cordillera Banglang aproximadamente a un kilómetro al sur del nacimiento del río Kordo.”

148. Nigeria considera que el párrafo 38 de la Declaración Thomson-Marchand también es defectuoso en la medida en que describe la frontera como “subiendo por un valle hacia el noreste y luego hacia el sureste”, mientras que el único valle de la zona discurre hacia el noroeste y luego hacia el suroeste. Según Nigeria, este error se observó en el acta de procedimiento Logan-Le Brun de 1930 y se rectificó mediante una disposición para que el límite siguiera “el curso principal del Mayo Namberu río arriba hasta su nacimiento en una silla de montar bien definida aproximadamente 1/2 milla al este de la cumbre principal de Hossere Banglang”.

149. Por su parte, Camerún se atiene a la definición de la frontera que figura en los párrafos 37 y 38 de la Declaración Thomson-Marchand.

150. El Tribunal observa que la parte final del párrafo 38 de la Declaración Thomson-Marchand plantea problemas de interpretación en la medida en que contiene errores fundamentales de carácter material. Así, tras examinar el material cartográfico aportado por las Partes, la Corte ha llegado a la conclusión, tal y como sostiene Nigeria, de que no existe ningún valle en la zona que discurra “al noreste y luego al sureste”, contrariamente a lo que se afirma en el texto de este párrafo. Por lo tanto, el Tribunal se esforzará por identificar el curso que los autores de la Declaración Thomson-Marchand pretendían que siguiera la frontera en esta zona.

El Tribunal observa que, a este respecto, sólo plantea problemas la parte de la frontera situada al sur del nacimiento del Noumberou. [p385]

Al norte de ese punto, Camerún y Nigeria están de acuerdo en que la frontera debe seguir el curso del Noumberou. El curso de la frontera que aparece en los mapas de Camerún y Nigeria confirma ese acuerdo.

Sin embargo, al sur del nacimiento del Noumberou, las representaciones cartográficas de la frontera presentadas por las Partes divergen.

151. La Corte observa que, si bien el texto de la Declaración Thomson-Marchand contiene escasa información que le permita determinar el curso preciso de la frontera en este sector, la descripción de la misma en el acta Logan-Le Brun es, sin embargo, mucho más detallada y permite tal determinación. El Tribunal recuerda que ya ha tenido ocasión de utilizar el texto de ese acta para interpretar la Declaración Thomson-Marchand, cuando estaba claro que sus términos correspondían a la intención de los autores de la Declaración (véase el párrafo 143 supra). El Tribunal no tiene ninguna duda de que éste es de nuevo el caso aquí. Observa en particular que el acta Logan-Le Brun y el párrafo 38 de la Declaración Thomson-Marchand parecen hacer que el límite en este sector termine en el mismo punto. Así, el acta Logan-Le Brun establece que la frontera llega hasta el monte Tapare, situado “aproximadamente a una milla al sur del nacimiento del Mayo Kordo”, mientras que el texto inglés de la Declaración Thomson-Marchand establece que la frontera pasa por un punto “aproximadamente a un kilómetro al sur del nacimiento del río Kordo”. El texto francés del apartado 38 omite la expresión “to the south of”. El Tribunal está obligado además a señalar a este respecto que la parte de la frontera situada al norte del nacimiento del Noumberou, sobre la que las Partes están de acuerdo, sigue la frontera establecida por el proceso verbal de Logan-Le Brun.

El Tribunal considera que debe preferirse la línea fronteriza propuesta por Nigeria. Es la línea que va más directamente a Hosere Tapere, situado a 12 [grado] 14′ 30″ de longitud este y 8 [grado] 22′ 00″ de latitud norte, el punto indicado por el acta Logan-Le Brun como terminal de esta sección de la frontera. Además, esa línea es más favorable a Camerún que la que figura en sus propios mapas, y Camerún no se ha opuesto a ella.

152. En consecuencia, el Tribunal concluye que la parte final del párrafo 38 de la Declaración Thomson-Marchand debe interpretarse en el sentido de que establece que la frontera debe seguir el curso del río Noumberou hasta su nacimiento y, a partir de ese punto, debe discurrir en línea recta hasta Hosere Tapere, tal como lo identifica el Tribunal (véase infra, p. 86, croquis-mapa núm. 9).

*

Tipsan

153. Los párrafos 40 y 41 de la Declaración Thomson-Marchand determinan el límite de la siguiente manera:

[p386]

Croquis-Mapa No. 9. Noumberou-Banglang.

[p387]

“40. Desde allí a lo largo de una línea paralela a la pista Bare Fort Lamy y a 2 kilómetros al oeste de esta pista, que permanece en territorio francés.

41. Desde allí una línea paralela y distante 2 kilómetros al oeste de esta carretera (que es aproximadamente la marcada Faulborn, enero de 1908, en el mapa de Moisel) hasta un punto en el Maio Tipsal (Tiba, Tibsat o Tussa en el mapa de Moisel) a 2 kilómetros al sudoeste del punto en que la carretera cruza dicho Maio Tipsal.”

154. Tanto Nigeria como Camerún estuvieron de acuerdo en las audiencias en que la descripción de la frontera establecida en los párrafos 40 y 41 de la Declaración es clara.

Sin embargo, el Camerún sostiene que existe un problema de demarcación en esta zona, a saber, la identificación sobre el terreno de las características mencionadas en esas disposiciones. Concretamente, sostiene que existe una localidad llamada Tipsan en territorio camerunés a unos 3 km de la ciudad de Kontcha.

Nigeria niega la existencia de una localidad llamada Tipsan en el lado camerunés de la frontera, alegando que el único lugar llamado Tipsan es un puesto de inmigración situado en territorio nigeriano.

155. El Tribunal observa que en las audiencias las Partes acordaron que la frontera debía seguir una línea paralela a la carretera Fort Lamy-Bare a unos 2 km al oeste de la misma, tal como establece el párrafo 41 de la Declaración Thomson-Marchand. El Tribunal toma nota de dicho acuerdo. Sin embargo, la Corte considera que, para despejar cualquier duda, debe identificar el punto terminal de esta sección del límite — a saber, el punto situado en el Mayo Tipsal “2 kilómetros al sudoeste del punto en que la carretera cruza dicho Mayo Tipsal” — como correspondiente a las coordenadas 12 [grado] 12′ 45″ longitud este y 7 [grado] 58′ 49″ latitud norte.

*

Cruzando el Maio Yin

156. Los párrafos 48 y 49 de la Declaración Thomson-Marchand determinan el límite de la siguiente manera:

“48. De ahí a Hosere Lowul, que está a bastante más de 2 kilómetros de la carretera principal Kwancha-Banyo. Este pico (Hosere Lowul) se encuentra en un rumbo magnético de 296 desde el vértice del paso de Genderu en la carretera principal antes mencionada. Desde este vértice, que dista 3 millas y media de Genderu Rest-house, y que se encuentra entre un pico de Hosere M’ Bailaji (al oeste) y una colina más pequeña, conocida como Hosere Burutol, al este, Hosere M’Bailaji tiene un rumbo magnético de 45 y Hosere Burutol uno de 185.

49. De allí una línea, cruzando el Maio Yin en un punto a unos 4 kilómetros al oeste de la cifra 1.200 (que denota la altura en metros de una [p388] colina cónica baja) en el mapa E 2 de Moisel, hasta un pico cónico prominente, Hosere Gulungel, al pie del cual (en territorio francés) hay un manantial impregnado de potasa, que es bien conocido por todos los ganaderos de los alrededores. Este Hosere Gulungel tiene un rumbo magnético de 228 desde el punto (a 5 millas de Genderu Rest-house, que se conoce localmente como “Kampani Massa” en la carretera principal Kwancha-Banyo donde (Hosere Gulungel) aparece por primera vez a la vista. Desde este mismo punto, el rumbo magnético hacia Hosere Lowul es 11. El Salar de Banare se encuentra en territorio británico”.

157. Nigeria considera que los párrafos 48 y 49 de la Declaración Thomson-Marchand son demasiado vagos, en particular con respecto a la ubicación del punto preciso donde la frontera cruza el Maio Yin; por lo tanto, la Corte debería identificar ese punto.

158. En opinión del Camerún, los dos párrafos de la Declaración Thomson-Marchand en cuestión no requieren ninguna aclaración por parte de la Corte; los dos picos y la línea recta que debe trazarse entre ellos, así como el punto en que se cruza el río, se identifican en términos suficientemente precisos para que se trate simplemente de una cuestión de demarcación.

159. 159. El Tribunal observa que, si bien Nigeria planteó en su Memorial de Contestación la cuestión del curso de la frontera donde cruza el Maio Yin, tal como se describe en el párrafo 49 de la Declaración Thomson-Marchand, no volvió sobre este punto en su Dúplica, ni en las audiencias. Nigeria tampoco rebatió el argumento de Camerún de que el problema en esta zona es meramente de demarcación. En consecuencia, el Tribunal considera que no es necesario especificar las coordenadas de los puntos por los que, de conformidad con la Declaración, debe pasar la frontera en esta zona.

160. En consecuencia, el Tribunal confirma que la frontera en la zona donde cruza el Maio Yin sigue el curso descrito en los párrafos 48 y 49 de la Declaración Thomson-Marchand.

*

La zona de Hambere Range

161. Los párrafos 60 y 61 de la Declaración Thomson-Marchand determinan el límite de la siguiente manera:

“60. De ahí la frontera sigue la línea divisoria de aguas entre estos Hosere Hambere (o Gesumi) al norte de las fuentes de los Maio Kombe, Maio Gur y Maio Malam hasta un pico bastante prominente y puntiagudo que se encuentra en un rumbo magnético de 17 [grados] desde un mojón de piedras, de 8 pies de altura, erigido el 15 de septiembre de 1920, en el lado sur de la carretera Banyo-Kumbo-Bamenda mencionada anteriormente en un punto a 1 milla del campamento de descanso de N’Yorong y a 8 millas y media de la aldea de Songkorong.

61. Desde este pico en el Hosere Hambere (o Gesumi), que está [p389] situado justo al este de la fuente visible del Maio M’Fi (o Baban), la Frontera sigue la divisoria de aguas, visible todo el camino desde el Cairn, entre el Maio Malam al este (francés) y el Maio M’Fi (o Baban) al oeste (británico), hasta que corta la carretera Banyo-Kumbo-Bamenda en el Cairn. Este Cairn está inmediatamente debajo del pico más alto del Hosere Nangban, que aparece en el mapa F 2 de Moisel como Hosere Jadji, pero Jadji es en realidad el nombre del jefe pagano del pueblo de N’Yorong.”

162. Con respecto al sector de la frontera delimitado por los párrafos 60 y 61 de la Declaración Thomson-Marchand, Nigeria afirma que el pico descrito en la misma como “bastante prominente”, que en la versión inglesa del texto se describe además como “pointed”, es “Itang Hill”. Afirma haber identificado este pico como situado en un rumbo magnético de 17 [grados] desde un punto cuyas coordenadas son 11 [grados] 11′ 55″ longitud este y 6 [grados] 24′ 05″ latitud norte, donde afirma haber localizado “con un buen grado de probabilidad” el emplazamiento del mojón mencionado en el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand. Sin embargo, como ese pico no se encuentra en la divisoria de aguas, contrariamente a lo dispuesto en los párrafos 60 y 61 de la Declaración, el límite debería, según Nigeria, trazarse conectando la línea de la cresta con Itang Hill al noreste de esta cumbre, y luego siguiendo la escarpa hasta el suroeste de la aldea nigeriana de Sanya, donde se uniría a la línea de la divisoria de aguas.

163. Por su parte, Camerún sostiene que la identificación de la cima “bastante prominente” mencionada en el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand y en la Providencia de 1946 es un problema puramente de demarcación. Sostiene además que la solución propuesta por Nigeria podría tener por objeto justificar usurpaciones en la zona de Tamnyar desplazando arbitrariamente la línea divisoria de aguas y que en ningún mapa figura una aldea llamada Sanya.
164. La Corte observa que los párrafos 60 y 61 de la Declaración Thomson-Marchand plantean problemas de interpretación, ya que disponen que la frontera pase sobre “un pico bastante prominente” sin ninguna otra aclaración (aunque en el texto en inglés del párrafo 60, ese pico se describe además como “pointed”), y las Partes tienen opiniones divergentes en cuanto a la ubicación de ese pico.

165. El Tribunal observa que los párrafos 60 y 61 contienen una serie de indicaciones que son útiles para localizar el “pico bastante prominente y puntiagudo” al que se refieren. En primer lugar, dichos apartados establecen que el pico debe estar situado en la divisoria de aguas que pasa por el Hosere Hambere. Así, el apartado 60 establece que se debe llegar al pico, viniendo del este, siguiendo “la divisoria de aguas entre estos Hosere Hambere (o Gesumi)”. El texto francés del apartado 61 establece además que desde el pico “la frontiere continue de suivre la ligne de partage des eaux” [la frontera continúa siguiendo la línea de la divisoria de aguas] (énfasis añadido por el Tribunal). Además, el hecho de que el pico al que se hace referencia en el párrafo 60 debe encontrarse en la cuenca hidrográfica que pasa por el Hosere Hambere ha sido aceptado por Nigeria como un requisito básico para el curso de la frontera en este sector. En segundo lugar, los párrafos 60 y 61 dejan claro que este pico se encuentra en un “rumbo” – descrito en el texto inglés como “magnético” – de 17 [grados] desde un “mojón de piedras” erigido en 1920 y situado “en el lado sur de la . Banyo-Kumbo-Bamenda”, “inmediatamente debajo del pico más alto del Hosere Nangban”. En tercer lugar, el párrafo 61 afirma que la línea de la divisoria de aguas del pico separa las cuencas del Mayo Malam y del Mayo M’Fi, y que es visible desde el mojón utilizado para calcular el rumbo magnético de 17 [grados]. En cuarto lugar, el texto inglés del apartado 61 precisa además que este pico está “situado justo al este de la fuente visible del Mayo M’Fi”, mientras que el texto francés omite el adverbio “just”.

166. El Tribunal ha estudiado con sumo cuidado los mapas proporcionados por las Partes, y en particular el curso de la cuenca hidrográfica que atraviesa el Hosere Hambere. Sobre la base de este estudio, ha concluido que el pico puntiagudo bastante prominente al que se hace referencia en el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand no es Itang Hill como sostiene Nigeria.

Por lo tanto, el Tribunal observa que, si bien la colina Itang se encuentra en un rumbo magnético de 17 [grados] (un rumbo verdadero de 8 [grados] después de la conversión) calculado desde el punto que Nigeria describe como correspondiente al sitio del mojón de piedra mencionado en el párrafo 60 y ubicado en un meridiano que se encuentra al este de las fuentes del río M’Fi, no cumple, sin embargo, ninguno de los otros criterios prescritos por los párrafos 60 y 61. Por lo tanto, la colina Itang no se encuentra en el meridiano que se encuentra al este de las fuentes del río M’Fi. Así, Itang Hill no se encuentra en la cuenca hidrográfica que atraviesa el Hosere Hambere, situado 2 km al norte. Además, en ningún momento la divisoria de aguas entre el Mayo Malam y el Mayo M’Fi se acerca en absoluto a Itang Hill.

167. 167. El Tribunal observa, por otra parte, que siguiendo la línea de la cuenca a través del Hosere Hambere desde el este, de conformidad con el párrafo 60, se llega a un pico muy prominente, Tamnyar, que cumple las condiciones establecidas en la Declaración Thomson-Marchand y cuya elevación es mayor que la de la colina Itang. Este pico se muestra en la Figura 7.37 reproducida en la página 388 de la Dúplica de Nigeria con el nombre Tamnyar y una elevación de 5.968 pies, o aproximadamente 1.820 m. Además del hecho esencial de que la cuenca hidrográfica a través del Hosere Hambere pasa por las estribaciones de este pico, el Tribunal observa que Tamnyar también está situado en un meridiano que se encuentra al este del de las fuentes del M’Fi y que la cuenca hidrográfica en la que se encuentra, después de girar hacia el sur, se convierte en la cuenca hidrográfica entre el Mayo Malam y el Mayo M’Fi. El Tribunal observa además que el pico Tamnyar se encuentra en un rumbo casi idéntico al de la colina Itang.

168. 168. La Corte concluye de lo anterior que el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand debe interpretarse en el sentido de que el límite sigue la línea de la cuenca a través del Hosere Hambere o Gesumi, como se muestra en la hoja NB-32-XVIII-3a-3b del mapa IGN 1.50.000 de Camerún de 1955: 50.000 de Camerún, presentado en el procedimiento por Nigeria, hasta el pie del pico Tamnyar, que el Tribunal ha identificado como el “pico bastante prominente y puntiagudo” al que se hace referencia en la Declaración (véase más adelante, p. 94, mapa esquemático núm. 1). 94, croquis nº 10).

*

Desde la cordillera Hambere hasta el río Mburi (Lip y Yang).

169. La Providencia del Consejo de 1946 determina el límite de oeste a este de la siguiente manera:

“desde allí el río Mburi hacia el sur hasta su confluencia con un arroyo sin nombre aproximadamente una milla al norte del punto donde la nueva carretera Kumbo-Banyo cruza el río Mburi en Nyan (alias Nton), dicho punto está a unas cuatro millas al sureste por el este de Muwe; desde allí, a lo largo de este arroyo sin nombre, con una marcación general verdadera de 120 [grados] durante una milla y media hasta su nacimiento en un punto de la nueva carretera Kumbo-Banyo, cerca del nacimiento del río Mfi; desde allí, con una marcación verdadera de 100 [grados] durante tres millas y cinco sextos a lo largo de la cresta de las montañas hasta el pico prominente que marca la frontera franco-británica. “

170. Según Nigeria, la segunda parte de la frontera terrestre, fijada por la Providencia de 1946, debe comenzar al este de “Tonn Hill”. Considera, contrariamente a lo que afirma Camerún, que el “pico bastante prominente y puntiagudo” al que se hace referencia en el texto inglés del párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand y el “pico prominente” al que se hace referencia en la Providencia del Consejo, que fija el punto en el que la frontera se aparta de esta zona en dirección oeste, no son idénticos. Señala que el pico especificado en la Providencia del Consejo no se describe como “puntiagudo”; en su opinión, este pico es “Tonn Hill”. Por consiguiente, las dos secciones de la frontera deberían unirse trazando una línea a lo largo de la línea de cresta desde Itang Hill hasta Tonn Hill. Nigeria sostiene que, a partir de ahí, el texto de la Providencia es ambiguo y defectuoso, ya que no se corresponde con la topografía local. Así, la carretera Kumbo-Banyo no cruza el río en Nyan (Yang) sino 1 1/4 millas al norte y ninguno de los dos arroyos de esta zona coincide exactamente con la descripción dada en el texto y, en particular, ninguno tiene su nacimiento en la carretera cerca del nacimiento del M’Fi. Nigeria afirma que un funcionario colonial británico, el Dr. Jeffreys, llevó a cabo un reconocimiento sobre el terreno en 1941 a raíz de disputas tribales; la frontera entre el Camerún del Norte y el Camerún del Sur, bajo mandato británico, se fijó entonces al oeste de un mojón situado en la pista de Bang-Yang, cerca de Yang, siguiendo una línea diferente de la establecida en la Providencia del Consejo de 1946. La descripción de esa línea fue confirmada posteriormente en 1953 en una reunión celebrada en Yang entre funcionarios provinciales y representantes de las comunidades locales sobre los límites geográficos aplicables a efectos de recaudación de impuestos en la zona. Nigeria sostiene que es esta línea la que debe seguirse. Al este del mojón situado en la pista de Bang-Yang, Nigeria propone seguir la línea divisoria de aguas hasta la colina de Tonn.

171. Camerún sostiene que el problema planteado por Nigeria consiste simplemente en demarcar la línea descrita en la Providencia del Consejo de 1946. Sostiene que el pico “prominente” mencionado en la Providencia en Consejo sólo puede ser el “pico bastante prominente y puntiagudo” mencionado en el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand. En las vistas, cuestionó la existencia y validez de la “frontera Jeffreys” invocada por Nigeria. Aunque subrayó que la línea de la frontera en esta zona está determinada por las disposiciones pertinentes de la Providencia del Consejo de 1946, Camerún declaró que, en su opinión, la frontera “discurre a lo largo del río Maven, luego del río Makwe, después a través del pilar establecido por Jeffreys y luego a lo largo de una línea de cresta hasta el pico bastante prominente y puntiagudo conocido como Monte Kombon”.

172. El Tribunal observa que la interpretación de la Providencia del Consejo de 1946 plantea dos dificultades fundamentales en la zona comprendida entre el “pico puntiagudo bastante prominente” mencionado en la Declaración Thomson-Marchand y el río Mburi. La primera consiste en unir las líneas prescritas por los dos textos y, en particular, en identificar el pico descrito en la Providencia como “prominente”, sin más precisiones. La segunda consiste en determinar el curso del límite más allá de ese punto.

173. En primer lugar, el Tribunal ha tratado de identificar el “pico prominente”, punto de partida del sector del límite delimitado por la Providencia. El Tribunal ha puesto especial énfasis en la cuestión de si el “pico prominente” al que se refiere la Providencia corresponde al “pico bastante prominente y puntiagudo” mencionado en el párrafo 60 de la Declaración Thomson-Marchand, que el Tribunal ya ha identificado, o si se trata de algún otro pico. También en este caso, el Tribunal observa que el texto de la Providencia contiene cierta información relativa a la identificación del pico en cuestión. Así, indica que la cima “marca la frontera franco-británica” y que se encuentra a unas 3,83 millas de un punto concreto próximo a las fuentes del M’Fi con una marcación verdadera de 100 [grados]. Sin embargo, el Tribunal constata que estos datos no le permiten identificar, en los mapas que obran en su poder, la ubicación de la “cima prominente” mencionada en la Providencia. El Tribunal observa en particular que el único pico identificable calculando una distancia de 3,83 millas en un rumbo geográfico de 100 [grados] desde las fuentes del río M’Fi es el monte Kombon, indicado en la figura 7.37 de la Dúplica de Nigeria con una elevación de 1.658 m. Sin embargo, ese pico se encuentra muy al este de la antigua frontera franco-británica y [p393] no puede considerarse en ningún caso que marque esa frontera. El monte Kombon tampoco se encuentra en una línea de cresta como prescribe la Providencia. Del mismo modo, los criterios establecidos por la Providencia no permiten identificar ni el monte Tonn, ni el monte Itang, ni el pico Tamnyar, ni ningún otro pico concreto, como el “pico prominente” por el que prevé que pase la frontera.

174. Aunque no ha podido designar un pico específico, el Tribunal ha podido, no obstante, identificar la línea de cresta de la que debe formar parte dicho pico. Así, la Providencia de 1946 establece que la “cima prominente” por la que debe pasar el límite se sitúa a lo largo de la cresta de las montañas que delimitan la antigua frontera franco-británica. Esa línea de cresta es fácilmente identificable. Comienza en el punto donde la divisoria de aguas a través del Hosere Hambere gira repentinamente hacia el sur en la localidad denominada Galadima Wanderi en la Figura 7.37 de la Dúplica de Nigeria, y luego se dirige hacia el sur hasta que se aproxima al punto denominado Tonn Hill en esa misma Figura. La intención de los redactores de la Providencia era que la frontera siguiera esta línea de cresta. En consecuencia, lo que el Tribunal debe hacer es trazar una línea que una el pico mencionado en el apartado 60 de la Declaración Thomson-Marchand, a saber, el pico Tamnyar, con esa línea de cresta. La divisoria de aguas a través del Hosere Hambere, en el que se encuentra el pico Tamnyar, se extiende naturalmente hasta la línea de cresta que marca la antigua frontera franco-británica, punto de partida del sector de la frontera delimitado por la Providencia de 1946. Así pues, es posible vincular los sectores fronterizos delimitados por los dos textos siguiendo, desde el Pico Tamnyar, esa divisoria de aguas tal como está representada en la hoja NB-32-XVIII-3a-3b del mapa IGN 1:50.000 de Camerún de 1955, elaborado en el procedimiento por Nigeria.

175. A continuación, el Tribunal abordó la cuestión del curso de la frontera a partir de esa línea de cresta. El Tribunal comenzaría señalando que no puede interpretar la Providencia en Consejo sobre la base de una decisión supuestamente adoptada unilateralmente por un funcionario británico en 1941, cinco años antes de la adopción de la Providencia, cuyos términos no fueron incorporados a la Providencia y que la propia Nigeria reconoce que ha sido imposible localizar. Es la Providencia en Consejo de 1946, y sólo ella, la que se aseguró el reconocimiento internacional al ser transformada en instrumento de delimitación internacional cuando los Cameruneses del Sur bajo mandato británico fueron incorporados al nuevo Camerún independiente.

176. El Tribunal observa que la Providencia del Consejo de 1946 contiene una gran cantidad de información sobre el curso de la frontera en esta zona. Así, dispone que la frontera siga el río Mburi hasta su confluencia con un arroyo “aproximadamente una milla al norte del punto donde la nueva carretera Kumbo-Banyo cruza el río Mburi”, punto que, según la Providencia, se encuentra “en Nyan”. La Providencia añade que el límite [p394] sigue entonces este arroyo en una “dirección general verdadera de 120 [grados]” hasta su nacimiento a 1,5 millas de distancia “cerca del nacimiento del río Mfi”. Por último, a partir de ahí, el límite debe seguir una cresta en “un rumbo verdadero de 100 [grados]” hasta el “pico prominente que marca la frontera franco-británica”.

177. El Tribunal ha estudiado detenidamente los mapas que le han facilitado las Partes. Observa que, si bien la topografía de la zona no corresponde exactamente a la descripción que de ella se hace en la Providencia, la Corte ha podido, no obstante, localizar en esos mapas un número suficiente de elementos de esa descripción que le permiten determinar el curso de la frontera. Ese curso no corresponde ni a la línea reclamada por Camerún ni a la reclamada por Nigeria.

178. El Tribunal observa en primer lugar que los nombres de los pueblos y ríos de la zona varían mucho de un mapa a otro. Como ha señalado Nigeria, esto es particularmente cierto en el caso del río Mburi, que a veces se llama Manton o Mantu, a veces Ntem y a veces Maven, y que su curso cambia según el nombre que se le dé.

El Tribunal observa a continuación que el pueblo de Yang corresponde efectivamente, como sostiene Nigeria, al de Nyan mencionado en la Providencia, y que, como subrayó Nigeria, la “nueva carretera Kumbo-Banyo” no cruza el río Mburi en Nyan, sino al norte de Nyan. El Tribunal observa, sin embargo, que existe, entre las fuentes del M’Fi y un punto situado a 1 milla al norte de Nyan, un río cuyo curso corresponde a la descripción que figura en la Providencia del límite al este de Nyan: se trata del río llamado Namkwer en la primera edición de la hoja “Mambilla S.W.”,
del mapa de Nigeria 1:50.000 del DOS de 1965, facilitado al Tribunal por Nigeria. Este río, cuya fuente está de hecho en la vecindad inmediata de las fuentes occidentales del río M’Fi, fluye desde su fuente en un rumbo verdadero general de 120 [grados], sobre una distancia ligeramente superior a 1,5 millas, hasta un punto situado a 1 milla al norte de Nyan, donde se une al río Mburi, como se muestra en la hoja 11 de la tercera edición del mapa de Nigeria 1:500.000 del Departamento de Topografía de 1953, proporcionado a la Corte por Camerún, y en los croquis-mapas proyectados por Nigeria en el juicio oral. Además, el nacimiento del río Namkwer se encuentra precisamente en la línea de cresta que, más al este, marca la antigua frontera franco-británica y en la que debe estar situado el “pico prominente” descrito en la Providencia. Por consiguiente, el límite al este de Nyan sigue el curso del río Namkwer y esta línea de cresta.

Con respecto a la sección de la frontera que se encuentra al oeste de Nyan, el Tribunal observa en primer lugar que las Partes están de acuerdo en el punto en el que la frontera, siguiendo el río Mburi desde el norte tal y como se describe en la Providencia del Consejo, debe girar hacia el este. Las Partes también están de acuerdo en que la frontera debe seguir el río Mburi, también llamado aquí Maven o Ntem, por una distancia de poco más de 2 km hasta el punto en que se divide en dos. A continuación, el Tribunal observa que la Providencia establece que el límite debe seguir el curso del río Mburi hasta su confluencia con un curso de agua que el Tribunal ha identificado como el río Namkwer. Sin embargo, sólo el brazo norte del río Mburi/Maven/Ntem se une al río Namkwer. Por lo tanto, el límite debe seguir este brazo.

179. De todo lo anterior, el Tribunal concluye que, de este a oeste, el límite sigue primero la línea divisoria de aguas a través del Hosere Hambere desde el Pico Tamnyar hasta el punto donde esa línea alcanza la línea de cresta que marca la antigua frontera franco-británica. De acuerdo con la Providencia del Consejo de 1946, el límite sigue esta línea de cresta hacia el sur, luego hacia el oeste-suroeste hasta el nacimiento del río Namkwer y luego sigue el curso de ese río hasta su confluencia con el río Mburi, 1 milla al norte de Nyan. Desde ese punto, el límite sigue el curso del río Mburi. Primero discurre hacia el norte durante una distancia aproximada de 2 km, y después toma rumbo suroeste durante unos 3 km y luego oeste-noroeste a lo largo de un tramo en el que el río también se llama Maven o Ntem. Luego, unos 2 km más adelante, gira para dirigirse hacia el norte, donde el río Mburi también se llama Manton o Ntem (véase más adelante, p. 94, croquis-mapa n.º 10).

*

Bissaula-Tosso

180. La Providencia británica de 1946 determina el límite de la siguiente manera:

“desde allí en línea recta hasta el punto más alto de la montaña Tosso; desde allí en línea recta hacia el este hasta un punto de la carretera principal Kentu-Bamenda donde la cruza un afluente sin nombre del río Akbang (Heboro en la hoja E del mapa de Moisel a escala 1/300.000) — dicho punto está marcado por un mojón; desde allí por el arroyo hasta su confluencia con el río Akbang; desde el río Akbang hasta su confluencia con el río Donga; desde el río Donga hasta su confluencia con el río Mburi. “

181. Nigeria afirma que la Providencia del Consejo de 1946 requiere interpretación porque el río Akbang tiene varios afluentes. Según Nigeria, el afluente meridional es el correcto, porque es el único que cruza la carretera Kentu-Bamenda, tal y como exige la Providencia del Consejo. Nigeria afirma además que ha encontrado el mojón descrito en el texto de delimitación en el lugar que propone.

182. Camerún sostiene que la interpretación que hace Nigeria de la Providencia y de los mapas es incorrecta y que el Akbang se encuentra más a

[p396]

Croquis-Mapa No. 10. La zona de la cordillera Hambere desde la cordillera Humbere hasta el río Mburi.

[p397] al este de lo que afirma Nigeria. Además, rechaza la afirmación de Nigeria de que el mojón ha sido identificado. Según Camerún, el problema sigue siendo simplemente de demarcación.

183. El Tribunal observa que el problema en la zona de Bissaula-Tosso consiste en determinar qué afluente del río Akbang cruza la carretera Kentu-Bamenda y es, por tanto, el afluente que la Providencia prevé que siga el límite.

El estudio del texto de la Providencia de 1946 y de los mapas de que dispone el Tribunal ha llevado a éste a la conclusión de que el río Akbang es efectivamente el río indicado por Nigeria y que tiene dos afluentes principales, uno al norte y otro al sur, como afirma Nigeria. La cuestión es entonces cuál de estos afluentes es por el que la Providencia prevé que discurra la frontera.

El Tribunal observa que el afluente septentrional del río Akbang no puede ser el correcto. Aunque fluye cerca de la carretera Kentu-Bamenda, nunca la cruza, sin embargo, y no podría hacerlo, ya que en esta zona la carretera discurre a lo largo de la línea de la cuenca hidrográfica.

El Tribunal considera, por el contrario, que el afluente meridional del Akbang sí cruza la carretera Kentu-Bamenda, como afirma Nigeria. En consecuencia, debe preferirse el curso del límite propuesto por Nigeria.

184. Por lo tanto, el Tribunal concluye que la Providencia del Consejo de 1946 debe interpretarse en el sentido de que dispone que la frontera pase por el punto en que el afluente meridional del río Akbang, tal como lo identifica el Tribunal, cruza la carretera Kentu-Bamenda, y luego desde ese punto a lo largo del afluente meridional hasta su confluencia con el río Akbang.

*

El río Sama

185. La Providencia del Consejo de 1946 determina el límite de la siguiente manera:

“Desde el puesto fronterizo 64 en la antigua frontera anglo-alemana, la línea sigue el río Gamana río arriba hasta el punto en que se une con el río Sama; desde allí remonta el río Sama hasta el punto en que se divide en dos; desde allí una línea recta hasta el punto más alto de la montaña Tosso.”

186. Nigeria observa que las disposiciones pertinentes de la Providencia del Consejo de 1946 son defectuosas en la medida en que sitúan el límite a lo largo del río Sama; alega que no proporcionan una indicación clara de qué afluente debe utilizarse para identificar el punto en el que el río “se divide en dos”. Según Nigeria, este afluente debería ser el afluente meridional del río Sama, ya que tiene tres veces la longitud del afluente septentrional, un caudal igual al del propio río aguas arriba de la confluencia y desemboca en un cruce en T en un valle más grande.
[p398]

187. Según Camerún, por el contrario, “las Partes siempre han considerado el afluente septentrional del Sama como el curso de la frontera”.

188. La Corte observa que la interpretación de la Providencia del Consejo plantea problemas en relación con el río Sama, ya que el río tiene dos afluentes y, por lo tanto, dos lugares donde “se divide en dos”, como prescribe la Providencia del Consejo, pero la Providencia no especifica cuál de esos dos lugares debe utilizarse para determinar el curso de la frontera.

El Tribunal ha comenzado abordando el argumento de Nigeria de que debería preferirse el afluente meridional porque es más largo y tiene un mayor caudal y el punto de división se produce en un valle más extenso. El Tribunal observa que, si bien las observaciones de Nigeria sobre la longitud de los afluentes y la topografía de la zona se ven confirmadas por los mapas que ha presentado, no ocurre lo mismo con otros mapas. Así, el Tribunal observa en particular que, en el mapa Moisel, los dos afluentes tienen la misma longitud y el mismo tamaño. Además, el Tribunal no dispone de ninguna información que permita determinar el caudal. Por consiguiente, el Tribunal no puede aceptar el argumento de Nigeria.

La Corte tampoco puede aceptar el argumento de Camerún de que las Partes siempre han tomado en la práctica el afluente septentrional como determinante de la frontera. Camerún no ha aportado ninguna prueba de esta práctica.

La Corte considera, sin embargo, que una lectura del texto de la Providencia en Consejo le permite determinar qué afluente debe utilizarse para fijar la frontera. A este respecto, el Tribunal observa que, al igual que en la Declaración Thomson-Marchand, la Providencia describe el trazado del límite en función de las características físicas de la zona. También en este caso, el texto de esta descripción debió redactarse de forma que el trazado del límite fuera lo más fácilmente identificable posible. La descripción del límite que figura en la Providencia comienza por el norte y prevé que discurra “remontando el río Sama hasta el punto en que se divide en dos”. De ello se deduce que los redactores de la Providencia pretendían que el límite pasara por la primera confluencia alcanzada viniendo del norte. Por consiguiente, es esa confluencia la que debe elegirse, como sostiene Camerún.

189. El Tribunal concluye de lo anterior que la Providencia del Consejo de 1946 debe interpretarse en el sentido de que establece que la frontera debe remontar el río Sama hasta la confluencia de su primer afluente, que es el punto, con las coordenadas 10 [grado] 10′ 23″ de longitud este y 6 [grado] 56′ 29″ de latitud norte, que el Tribunal ha identificado como el especificado en la Providencia del Consejo donde el río Sama “se divide en dos”; y luego, desde ese punto, a lo largo de una línea recta hasta el punto más alto del monte Tosso.
*

Pilar 64

190. Habiendo expresado inicialmente posiciones divergentes, Camerún y [p399] Nigeria acordaron en las audiencias que el pilar 64 se encuentra al norte del río Gamana y que la frontera descrita en la Providencia en Consejo de 1946 debe terminar en la intersección de la línea recta que une los pilares 64 y 65 con la línea mediana del río Gamana. El Tribunal toma nota de este acuerdo y, por lo tanto, ya no es necesario abordar este punto.

*

Otros puntos

191. En las audiencias y en las respuestas escritas a las preguntas formuladas por los miembros de la Corte, Camerún y Nigeria discutieron una serie de puntos adicionales relativos a la frontera. Así, se mencionaron brevemente la aldea de Djarandoua, la confluencia del Benue y el Maio Tiel, Dorofi, el rancho Obodu Cattle Ranch y el pilar 103. Sin embargo, no se presentaron alegaciones al respecto. Sin embargo, las partes no presentaron alegaciones sobre estos puntos. En consecuencia, el Tribunal no está obligado a pronunciarse sobre ellos.

192. En consecuencia, la Corte concluye que, en las zonas en disputa, la frontera terrestre entre Camerún y Nigeria desde el lago Chad hasta la península de Bakassi está fijada por los instrumentos de delimitación pertinentes especificados en los párrafos 73 a 75 supra, tal como fueron interpretados por la Corte en los párrafos 87 a 191 de la presente Sentencia.

***

193. La Corte abordará a continuación la cuestión de la frontera en Bakassi y la cuestión de la soberanía sobre la península de Bakassi. En sus alegaciones finales Camerún solicita a la Corte que adjudique y declare

“a) que la frontera terrestre entre Camerún y Nigeria sigue el curso siguiente:

………………………………………………

— de ahí
[desde Pillar 114 en el río Cross], hasta la intersección de la línea recta de Bakassi Point a King Point con el centro del canal navegable del Akwayafe, la frontera está determinada por los párrafos XVI a XXI del Acuerdo Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913.

(b) Que, en consecuencia, entre otras cosas, la soberanía sobre la península de Bakassi . . es camerunesa”.

Nigeria adopta la posición contraria. En sus alegaciones finales solicita al Tribunal que
[p400]

“(1) en cuanto a la península de Bakassi, adjudique y declare:

(a) que la soberanía sobre la Península corresponde a la República Federal de Nigeria;

(b) que la soberanía de Nigeria sobre Bakassi se extiende hasta la frontera con Camerún descrita en el Capítulo 11 del Memorial de contestación de Nigeria”.

194. Camerún sostiene que el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 fijó el curso de la frontera entre las Partes en la zona de la península de Bakassi, situando esta última en el lado alemán de la frontera. Por lo tanto, cuando Camerún y Nigeria accedieron a la independencia, esta frontera se convirtió en la existente entre los dos países, Estados sucesores de las potencias coloniales y vinculados por el principio del uti possidetis. Por su parte, Nigeria argumenta en general que la titularidad correspondía en 1913 a los reyes y jefes del antiguo Calabar, y que la conservaron hasta que el territorio pasó a Nigeria con la independencia. Por lo tanto, Gran Bretaña no podía transmitir el título de propiedad de Bakassi porque no tenía ningún título que transmitir (nemo dat quod non habet); en consecuencia, las disposiciones pertinentes del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 deben considerarse ineficaces.

Nigeria alega además que dicho Acuerdo es defectuoso por ser contrario al Preámbulo del Acta General de la Conferencia de Berlín de 26 de febrero de 1885, por no haber sido aprobado por el Parlamento alemán y por haber sido derogado como consecuencia del artículo 289 del Tratado de Versalles de 28 de junio de 1919.

**

195. Antes de abordar la cuestión de si Gran Bretaña tenía derecho a transmitir el título de propiedad de Bakassi a través del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, el Tribunal examinará estos tres argumentos de Nigeria relativos al carácter defectuoso de dicho Acuerdo.

En cuanto al argumento basado en el Acta General de la Conferencia de Berlín, el Tribunal señala que, habiendo sido planteado muy brevemente por Nigeria en su Memorial de Contestación, no fue desarrollado ni en la Dúplica ni en las vistas. Por lo tanto, es innecesario que el Tribunal la considere.
196. Nigeria sostiene además que, en virtud de la legislación interna alemana contemporánea, todos los tratados que prevean la cesión o adquisición de territorio colonial por parte de Alemania deben ser aprobados por el Parlamento. Señala que el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 no fue aprobado. Sostiene que el Acuerdo implicaba la adquisición de territorio colonial, a saber, la península de Bakassi, y en consecuencia debería haber sido “aprobado por el Parlamento alemán, al menos en lo que respecta a sus disposiciones sobre Bakassi”.

La posición de Camerún era que “el Gobierno alemán consideraba que en el caso de Bakassi se trataba de una simple rectificación de límites, porque Bakassi ya había sido tratada anteriormente como perteneciente de facto a Alemania”; y por lo tanto no se requería la aprobación parlamentaria.

197. El Tribunal observa que la propia Alemania consideró que se habían cumplido los procedimientos prescritos por su derecho interno; Gran Bretaña tampoco planteó nunca ninguna cuestión al respecto. Además, el Acuerdo había sido publicado oficialmente en ambos países. Por lo tanto, es irrelevante que el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 no fuera aprobado por el Parlamento alemán. En consecuencia, el argumento de Nigeria sobre este punto no puede prosperar.

198. En relación con el Tratado de Versalles, Nigeria señala que su artículo 289 preveía “la reanudación de los tratados bilaterales celebrados por Alemania antes de la guerra, previa notificación a Alemania por la otra parte”. Sostiene que, dado que Gran Bretaña no adoptó ninguna medida en virtud del artículo 289 para revivir el Acuerdo de 11 de marzo de 1913, éste quedó en consecuencia abrogado; por lo tanto, Camerún “no podría haber sucedido al [Acuerdo] en sí”.

Camerún argumenta que el artículo 289 del Tratado de Versalles no tuvo ningún efecto jurídico sobre el Acuerdo del 11 de marzo de 1913, porque “el ámbito de aplicación de este artículo se limitaba a los tratados de naturaleza económica en el sentido amplio del término” — lo que en opinión de Camerún fue confirmado por el contexto del artículo, su posición dentro del esquema del Tratado, su historia de redacción y su objeto y propósito a la luz del Tratado en su conjunto.

199. El Tribunal observa que desde 1916 Alemania ya no ejercía ninguna autoridad territorial en Camerún. En virtud de los artículos 118 y 119 del Tratado de Versalles, Alemania renunció a la titularidad de sus posesiones de ultramar. En consecuencia, Gran Bretaña no tenía motivos para incluir el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 entre los “tratados o convenios bilaterales” que deseaba revivir con Alemania. Por consiguiente, este argumento de Nigeria debe rechazarse en cualquier caso.

**

200. El Tribunal pasa ahora a la cuestión de si Gran Bretaña tenía derecho a transmitir la titularidad de Bakassi mediante el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913.

A este respecto, Camerún sostiene que el Acuerdo de 11 de marzo de 1913 fijó el curso de la frontera entre las Partes en la zona de la península de Bakassi y situó esta última en el lado camerunés de la frontera. Para ello se basa en los artículos XVIII a XXI de dicho Acuerdo, que establecen, entre otras cosas, que la frontera “sigue el talweg del Akwayafe hasta una línea recta que une Bakasi Point y King Point” (art. XVIII) y que “si el curso inferior del Akwayafe cambiara su desembocadura de tal manera que se transfiriera al Río del Rey, se acuerda que la zona ahora conocida como la península de Bakasi seguirá siendo [p402] territorio alemán” (art. XX). Camerún declara además que, desde la entrada en vigor del Acuerdo de marzo de 1913, Bakassi ha pertenecido a sus predecesores, y que la soberanía sobre la península corresponde hoy a Camerún.

201. Nigeria no niega que el sentido de estas disposiciones sea atribuir la península de Bakassi a Alemania. Sin embargo, insiste en que estos términos nunca entraron en vigor y que, de hecho, eran inválidos por diversos motivos, aunque los demás artículos del Acuerdo de 11 de marzo de 1913 seguían siendo válidos.
Nigeria sostiene que el título de soberanía sobre Bakassi en el que se basa pertenecía originalmente a los Reyes y Jefes de Old Calabar. Sostiene que en la época precolonial las Ciudades-Estado de la región de Calabar constituían una “federación acéfala” formada por “entidades independientes con personalidad jurídica internacional”. Considera que, en virtud del Tratado de Protección firmado el 10 de septiembre de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, éstos conservaron su estatuto y sus derechos internacionales independientes, incluida su facultad de entablar relaciones con “otras personas internacionales”, aunque en virtud del Tratado dicha facultad sólo podía ejercerse con el conocimiento y la aprobación del Gobierno británico. Según Nigeria, el Tratado sólo confería ciertos derechos limitados a Gran Bretaña; en ningún caso transfería soberanía a Gran Bretaña sobre los territorios de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar.

Nigeria alega que, puesto que Gran Bretaña no tenía soberanía sobre esos territorios en 1913, no podía cederlos a un tercero. De ello se deduce que la parte pertinente del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 estaba “fuera de la potestad convencional de Gran Bretaña, y esa parte no era vinculante para los Reyes y Jefes del Viejo Calabar”. Nigeria añade que las limitaciones de los poderes de Gran Bretaña en virtud del Tratado de Protección de 1884,

“y en particular su falta de soberanía sobre la península de Bakassi y, por lo tanto, su falta de autoridad legal en derecho internacional para disponer del título de la misma, debían ser conocidas por Alemania en el momento en que se concluyó el Tratado de 1913, o deberían haberlo sido en el supuesto de que Alemania se comportara de una manera razonablemente prudente”.

En opinión de Nigeria, la nulidad del Acuerdo de 11 de marzo de 1913 por incompatibilidad con el principio nemo dat quod non habet sólo se aplicaba, sin embargo, “a las partes del Tratado que pretenden prescribir una frontera que, de ser efectiva, habría implicado una cesión de territorio a Alemania”, es decir, esencialmente los artículos XVIII a XXII. Las restantes disposiciones del Tratado no estaban afectadas por ese defecto y, por consiguiente, seguían en vigor y plenamente eficaces; eran disposiciones autónomas, y su aplicación no dependía de las disposiciones sobre Bakassi [p403], que, al ser jurídicamente defectuosas, debían separarse del resto del Acuerdo.

202. En respuesta, Camerún sostiene que el argumento de Nigeria de que Gran Bretaña no tenía poder legal para ceder la península de Bakassi por tratado es manifiestamente infundado.

En opinión del Camerún, el tratado firmado el 10 de septiembre de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes de Old Calabar estableció un “protectorado colonial” y, “en la práctica de la época, había poca diferencia fundamental a nivel internacional, en términos de adquisición territorial, entre colonias y protectorados coloniales”. Las diferencias sustantivas entre el estatuto de colonia y el de protectorado colonial eran cuestiones de derecho nacional de las Potencias coloniales y no de derecho internacional. El elemento clave del protectorado colonial era la “asunción de soberanía externa por el Estado protector”, que se manifestaba principalmente a través de

“la adquisición y el ejercicio de la capacidad y el poder de ceder parte del territorio protegido mediante un tratado internacional, sin intervención alguna de la población o entidad en cuestión”.
Camerún alega además que, incluso en la hipótesis de que Gran Bretaña no tuviera capacidad jurídica para transferir la soberanía sobre la península de Bakassi en virtud del Acuerdo de 11 de marzo de 1913, Nigeria no podría invocar esta circunstancia para invalidar el Acuerdo. Señala que ni Gran Bretaña ni Nigeria, el Estado sucesor, trataron nunca de alegar que el Acuerdo era inválido por este motivo; a este respecto Camerún afirma que,

“por el contrario, hasta principios del decenio de 1990 Nigeria había confirmado y aceptado sin ambigüedades la línea fronteriza de 1913 en su práctica diplomática y consular, sus publicaciones geográficas y cartográficas oficiales y, de hecho, en sus declaraciones y su conducta en el ámbito político”,

y que “lo mismo ocurría con la pertenencia de la península de Bakassi a Camerún”. Camerún afirma además que no hay ninguna otra circunstancia que pueda invocarse para invalidar el Acuerdo de 11 de marzo de 1913.

Camerún sostiene también que, en cualquier caso, el Acuerdo de 11 de marzo de 1913 forma un todo indivisible y que no es posible separar de él las disposiciones relativas a la península de Bakassi. Sostiene que “existe una fuerte presunción de que los tratados aceptados como válidos deben ser interpretados como un todo y que todas sus disposiciones deben ser respetadas y aplicadas”; y que “las partes no pueden elegir las disposiciones de un tratado que deben aplicarse y las que no — no pueden ‘escoger [p404] y elegir’ — , a menos que exista una disposición que les permita actuar de esa manera”.

203. El Tribunal de Justicia observa en primer lugar que, durante la época de la Conferencia de Berlín, las Potencias europeas celebraron numerosos tratados con los gobernantes locales. Gran Bretaña celebró unos 350 tratados con los jefes locales del delta del Níger. Entre ellos, en julio de 1884, con los reyes y jefes de Opobo y, en septiembre de 1884, con los reyes y jefes de Old Calabar. El hecho de que estos tratados fueran celebrados por el cónsul, expresamente como representante de la reina Victoria, y los compromisos británicos de “amable favor y protección” fueran los de Su Majestad la Reina de Gran Bretaña e Irlanda, demuestra claramente que se trataba de personajes notables.

A su vez, según el artículo II del Tratado de 10 de septiembre de 1884,

“El Rey y los Jefes del Viejo Calabar acuerdan y prometen abstenerse de entablar correspondencia, Acuerdo o Tratado alguno con cualquier nación o Potencia extranjera, salvo con el conocimiento y la sanción del Gobierno de Su Majestad Británica”.

El Tratado con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar no especificaba el territorio al que la Corona británica debía extender su “gracioso favor y protección”, ni indicaba los territorios sobre los que cada uno de los Reyes y Jefes firmantes del Tratado ejercía sus poderes. Sin embargo, el cónsul que negoció y firmó el Tratado, dijo del Viejo Calabar “este país con sus dependencias se extiende desde Tom Shots… hasta el río Rumby (al oeste de las montañas de Camerún), ambos inclusive”. Unos seis años más tarde, en 1890, otro cónsul británico, Johnston, informó al Foreign Office de que “el dominio de los jefes del Viejo Calabar se extiende mucho más allá del río Akpayafe hasta la base misma de las montañas de Camerún”. El Tribunal observa que, aunque este territorio se extiende considerablemente hacia el este de Bakassi, Johnston informó de que los Antiguos Jefes Calabar se habían retirado de las tierras al este del Ndian. Bakassi y el Río del Rey se encontraban al oeste del Ndian, una zona a la que Johnston se refería como “su territorio real e indudable”.

En opinión del Tribunal, Gran Bretaña tenía un claro conocimiento de la zona gobernada en diferentes épocas por los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, y de su posición.

204. Nigeria ha sostenido que el propio título del Tratado de 1884 y la referencia en el Artículo I al compromiso de “protección”, muestra que Gran Bretaña no tenía derecho a hacer más que proteger, y en particular no tenía derecho a ceder el territorio en cuestión a terceros Estados: “nemo dat quod non habet”.

205. El Tribunal de Justicia llama la atención sobre el hecho de que el estatuto jurídico internacional de un “Tratado de protección” celebrado en virtud del Derecho vigente en la época no puede deducirse únicamente de su título. Algunos tratados de protección se celebraron con entidades que conservaban en virtud de ellos una soberanía previamente existente en virtud del derecho internacional. Este era el caso tanto si la parte protegida se denominaba en adelante “protectorado” (como en el caso de Marruecos, Túnez y Madagascar (1885; 1895) en sus relaciones convencionales con Francia) o “Estado protegido” (como en el caso de Bahrein y Qatar en sus relaciones convencionales con Gran Bretaña). En el África subsahariana, sin embargo, los tratados denominados “tratados de protección” no se celebraron con Estados, sino con importantes gobernantes indígenas que ejercían el dominio local sobre zonas identificables del territorio.

En relación con un tratado de este tipo en otra parte del mundo, Max Huber, árbitro único en el asunto de la Isla de Palmas, explicó que un tratado de este tipo

“no es un acuerdo entre iguales; es más bien una forma de organización interna de un territorio colonial, sobre la base de la autonomía de los nativos. . . Y así, la soberanía sobre los Estados nativos se convierte en la base de la soberanía territorial frente a otros miembros de la comunidad de naciones”. (RIIA, Vol. II, pp. 858-859.)

El Tribunal señala que estos conceptos también encontraron expresión en la Opinión Consultiva sobre el Sáhara Occidental. Allí el Tribunal declaró que en los territorios que no eran terra nullius, sino que estaban habitados por tribus o pueblos que tenían una organización social y política, “los acuerdos celebrados con los gobernantes locales… se consideraban raíces derivadas del título” (Sáhara Occidental, Opinión Consultiva, I.C.J. Reports 1975, p. 39, párr. 80). Aunque este modo de adquisición no refleje el derecho internacional actual, el principio del derecho intertemporal exige que las consecuencias jurídicas de los tratados celebrados en aquella época en el delta del Níger se apliquen hoy, en el presente litigio.

206. La elección de un tratado de protectorado por Gran Bretaña fue una cuestión de la forma preferida de gobierno. En otros lugares, y concretamente en la región de Lagos, se estaban celebrando tratados de cesión de tierras con los gobernantes locales. Fue precisamente un reflejo de esas diferencias que dentro de Nigeria existieran la Colonia de Lagos y el Protectorado de la Costa del Níger, que más tarde se convertiría en el Protectorado del Sur de Nigeria.

207. En opinión del Tribunal, muchos factores apuntan a que el Tratado de 1884 firmado con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar no establecía un protectorado internacional. Era uno de tantos en una región en la que los Gobernantes locales no eran considerados Estados. De hecho, aparte de las declaraciones paralelas de varios jefes menores que aceptaban quedar vinculados por el Tratado de 1884, ni siquiera hay pruebas convincentes de la existencia de un poder federal central. Parece que en el antiguo Calabar había más bien municipios individuales, dirigidos por jefes, que se consideraban a sí mismos como deudores de una lealtad general a reyes y jefes más importantes. Además, desde el principio Gran Bretaña se consideró administradora de los territorios incluidos en el Tratado de 1884, y no sólo protectora. El cónsul Johnston informó en 1888 de que “el país entre la frontera de Lagos y la frontera alemana de Camerún” estaba “administrado por los funcionarios consulares de Su Majestad, en virtud de varias Providencias del Consejo”. El hecho de que los reyes y jefes del antiguo Calabar enviaran una delegación a Londres en 1913 para tratar asuntos relacionados con la tenencia de la tierra no puede considerarse que implique personalidad internacional. Simplemente confirma la administración británica por gobierno indirecto.

La propia Nigeria ha sido incapaz de señalar ningún papel, en asuntos relevantes para el presente caso, desempeñado por los Reyes y Jefes del Viejo Calabar tras la conclusión del Tratado de 1884. En respuesta a una pregunta de un miembro del Tribunal, Nigeria declaró: “No es posible decir con claridad y certeza qué ocurrió con la personalidad jurídica internacional de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar después de 1885”.

El Tribunal señala que una característica de un protectorado internacional es la de reuniones y discusiones continuas entre la Potencia protectora y los Gobernantes del Protectorado. En el caso relativo a la Delimitación Marítima y Cuestiones Territoriales entre Qatar y Bahrein (Qatar v. Bahrein) se presentó al Tribunal documentación sustancial de este carácter, en gran parte antiguos documentos del Estado británico. En el presente caso, se informó al Tribunal de que “Nigeria no puede decir ni que nunca se celebraron tales reuniones, ni que tuvieron lugar… los registros que permitirían responder a la pregunta probablemente ya no existen…”.

208. En cuanto a cuándo dejaron de existir los Reyes y Jefes como entidad separada, Nigeria dijo al Tribunal que “no es una cuestión susceptible de una respuesta clara”.

La Corte señala a este respecto que en 1885 Gran Bretaña había establecido por proclamación un “Protectorado Británico de los Distritos del Níger” (que posteriormente cambió de nombre varias veces), incorporando en una sola entidad los diversos territorios cubiertos por los tratados de protección celebrados en la región desde julio de 1884. El Tribunal observa además que no hay ninguna referencia al Viejo Calabar en ninguna de las diversas Providencias del Consejo británico, de cualquier fecha, que enumeran los protectorados y los Estados protegidos. Lo mismo ocurre con la Providencia británica sobre las personas protegidas de 1934, cuyo anexo hace referencia al “Protectorado de Nigeria y Camerún bajo mandato británico”. Tampoco hay ninguna referencia al Viejo Calabar en el segundo anexo de la Providencia británica sobre los Protectorados, los Estados protegidos y las personas protegidas de 1949, aunque en el primer anexo se hace referencia al “Protectorado nigeriano”.

Además, al Tribunal no se le ha presentado ninguna prueba de ningún pro-[p407]testamento en 1913 por parte de los Reyes y Jefes de Old Calabar; ni de ninguna acción por su parte para pasar territorio a Nigeria cuando ésta emergió a la independencia en 1960.

209. Así pues, el Tribunal concluye que, con arreglo a la legislación de la época, Gran Bretaña estaba en 1913 en condiciones de determinar sus fronteras con Alemania respecto de Nigeria, incluso en la sección meridional.
**

210. El Tribunal examinará ahora el tratamiento, en el período comprendido entre 1913 y 1960, del sector meridional de la frontera definido por el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913.

Camerún sostiene que el período de mandato y administración fiduciaria, y el posterior proceso de independencia, muestran el reconocimiento por parte de la comunidad internacional del apego de Camerún a la península de Bakassi.

Tras la Primera Guerra Mundial, se decidió que la colonia alemana de Camerún fuera administrada de forma dividida por Gran Bretaña y Francia en el marco de los acuerdos de mandato de la Sociedad de Naciones. Se dice que Bakassi formaba parte de la zona del Camerún británico denominada Camerún del Sur. Esta definición territorial se habría repetido en los acuerdos de administración fiduciaria que sucedieron al sistema de mandatos tras la Segunda Guerra Mundial. Según Camerún, las autoridades británicas nunca tuvieron ninguna duda de que Bakassi formaba parte del territorio bajo mandato y administración fiduciaria de los Cameruneses, ya que Bakassi había formado parte del Camerún alemán en virtud del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913. Además, aunque la Providencia del Consejo del Camerún Británico de 1923 establecía que los Cameruneses del Norte y del Sur serían administrados “como si formaran parte de” Nigeria, Camerún subrayó que se trataba simplemente de un acuerdo administrativo que no conducía a la incorporación de estos territorios a Nigeria. Camerún presenta pruebas documentales, Providencias del Consejo británico y mapas que, según afirma, demuestran que Bakassi se sitúa sistemáticamente dentro del Camerún británico durante todo este período.

Camerún recuerda además que los plebiscitos de las Naciones Unidas, celebrados los días 11 y 12 de febrero de 1961, dieron como resultado que una clara mayoría de los cameruneses del norte votaron a favor de unirse a Nigeria, y una clara mayoría de los cameruneses del sur votaron a favor de unirse a Camerún. Sostiene que el proceso de celebración del plebiscito obligó a determinar las zonas que correspondían al Camerún septentrional y al Camerún meridional. Camerún señala que el mapa adjunto al Informe del Comisionado de las Naciones Unidas para el Plebiscito muestra que la península de Bakassi formaba parte del distrito plebiscitario Victoria Sudoeste, en el extremo sudeste de Camerún. Esto demostraría que la península fue reconocida por las Naciones Unidas [p408] como parte de Camerún del Sur. Camerún también hace hincapié en la ausencia de protesta por parte de Nigeria ante la frontera propuesta durante el proceso de independencia, y en el hecho de que Nigeria votó a favor de la resolución 1608 (XV) de la Asamblea General por la que se puso fin formalmente a la administración fiduciaria británica.

Camerún se refiere además a las negociaciones marítimas entre Nigeria y Camerún desde la independencia, que dieron lugar a instrumentos en virtud de los cuales Nigeria habría reconocido la validez del Acuerdo Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913, la frontera derivada del mismo y la soberanía de Camerún sobre la península de Bakassi. Estos instrumentos incluían la Nota nigeriana nº 570 de 27 de marzo de 1962, el Acuerdo de Yaundé II de 4 de abril de 1971, el Acuerdo de Kano de 1 de septiembre de 1974 y el Acuerdo de Maroua de 1 de junio de 1975.

Camerún finalmente se refiere a su concesión de permisos para la exploración y explotación de hidrocarburos sobre la propia península de Bakassi y mar adentro, a partir de principios de la década de 1960, así como a una serie de visitas consulares y de embajadores a la región de Bakassi por parte de cónsules y embajadores nigerianos, cuya conducta al solicitar el permiso y la cooperación de los funcionarios locales cameruneses y expresar su agradecimiento por ello se dice que corrobora la reclamación de soberanía de Camerún sobre Bakassi.

211. Nigeria, por su parte, argumenta que, en todo momento mientras el Tratado de 1884 estuvo en vigor, Gran Bretaña siguió careciendo de poder para ceder Bakassi. Como tal, afirma que ninguna actividad británica en relación con Bakassi en los períodos de mandato o fideicomiso podría haber separado a Bakassi del protectorado de Nigeria. Obtiene apoyo adicional del hecho de que, en la práctica, durante todo el periodo de 1913 a 1960, Bakassi fue administrada desde y como parte de Nigeria, y nunca fue administrada desde o como parte de Camerún. Nigeria también afirma que no existen pruebas documentales de que la población de la península de Bakassi participara en el plebiscito de las Naciones Unidas; la descripción del distrito del plebiscito de Victoria Suroeste en el Informe del Comisionado no hace referencia a ninguna zona situada en la península de Bakassi.

Nigeria niega además el carácter vinculante de los acuerdos de delimitación mencionados por Camerún, en particular la Declaración de Maroua, cuya adopción, afirma, nunca fue aprobada por el Consejo Militar Supremo, contraviniendo los requisitos constitucionales de Nigeria. También niega el valor probatorio de las visitas de dignatarios nigerianos a la región de Bakassi mencionadas por Camerún, basándose en que los funcionarios consulares no tienen mandato para tratar cuestiones de titularidad del territorio, ni para hacer valoraciones sobre cuestiones de soberanía, y, como tales, no se puede considerar que sus actuaciones incidan en estas cuestiones. Finalmente, sobre la cuestión de la concesión de permisos de exploración petrolífera y de acuerdos de producción, [p409] Nigeria alega, entre otras cosas, que “la zona en litigio fue objeto de actividades de exploración en competencia” y que “la incidencia de las actividades relacionadas con el petróleo no fue… considerada [por las Partes] como concluyente de la cuestión de la soberanía”.

212. El Tribunal señala que después de la Primera Guerra Mundial Alemania renunció a sus posesiones coloniales. En virtud del Tratado de Versalles, las posesiones alemanas de Camerún se dividieron entre Gran Bretaña y Francia. En 1922, Gran Bretaña aceptó el mandato de la Sociedad de Naciones sobre “la parte [de la antigua colonia alemana] del Camerún situada al oeste de la línea trazada en la Declaración [Milner-Simon] firmada el 10 de julio de 1919”. Bakassi estaba necesariamente incluida en el mandato. Gran Bretaña no tenía poderes para alterar unilateralmente la frontera ni solicitó a la Sociedad de Naciones tal alteración. El Consejo de la Sociedad fue informado de la sugerencia británica de administrar el sur de Camerún junto con la región oriental del Protectorado de Nigeria, y no se opuso a ella. Así, la Providencia del Consejo Británico de 26 de junio de 1923 que disponía la administración del territorio bajo mandato de los Cameruneses Británicos estipulaba que los Cameruneses Británicos situados al sur de la línea descrita en la Lista serían administrados “como si formaran parte” de las provincias meridionales del Protectorado de Nigeria. El Tribunal observa que la terminología utilizada en la Providencia del Consejo preservaba el estatus distintivo del territorio bajo mandato, al tiempo que permitía la conveniencia de una administración común. Por consiguiente, debe rechazarse la tesis nigeriana.

Cuando, tras la Segunda Guerra Mundial y la creación de las Naciones Unidas, el mandato se convirtió en administración fiduciaria, la situación territorial siguió siendo exactamente la misma. La disposición “como si” continuó en vigor, y de nuevo la Autoridad Administrativa no tenía autoridad para alterar unilateralmente los límites del territorio fideicometido. Por lo tanto, durante todo el período comprendido entre 1922 y 1961 (cuando finalizó el fideicomiso), Bakassi formó parte del Camerún británico. La frontera entre Bakassi y Nigeria, a pesar de los acuerdos administrativos, siguió siendo una frontera internacional.

El Tribunal no puede aceptar el argumento de Nigeria de que hasta su independencia en 1961, y a pesar del Acuerdo Anglo-Alemán del 11 de marzo de 1913, la Península de Bakassi había permanecido bajo la soberanía de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. Ni la Sociedad de Naciones ni las Naciones Unidas consideraron que esa fuera la posición.

213. Del mismo modo, el Tribunal no ha visto ninguna prueba de que Nigeria pensara que con la independencia estaba adquiriendo Bakassi de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. La propia Nigeria no planteó ninguna pregunta sobre la extensión de su territorio en esta región al alcanzar la independencia. [p410]

El Tribunal señala en particular que no había nada que pudiera haber llevado a Nigeria a creer que el plebiscito que tuvo lugar en el sur de Camerún en 1961 bajo la supervisión de las Naciones Unidas no incluía Bakassi.

Es cierto que la Providencia del Consejo del Plebiscito del Camerún Meridional de 1960 no menciona ningún colegio electoral que lleve el nombre de un pueblo de Bakassi. Sin embargo, la Providencia tampoco excluye específicamente a Bakassi de su ámbito de aplicación. La Providencia se refiere simplemente al Camerún meridional en su conjunto. Pero en aquel momento ya estaba claramente establecido que Bakassi formaba parte del Camerún Meridional bajo administración fiduciaria británica. Los límites de ese territorio habían sido definidos con precisión en la “Proclamación de la Región Septentrional, la Región Occidental y la Región Oriental (Definición de Límites), 1954”, promulgada de conformidad con la Providencia del Consejo de Nigeria (Constitución), 1951. Dicha Proclamación, repitiendo las disposiciones del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, establecía en particular: “Desde el mar, la frontera sigue el canal navegable del río Akpa-Yafe; desde allí sigue el thalweg del mencionado río Akpa-Yafe río arriba hasta su confluencia con los ríos Akpa-Korum y Ebe”. Que la Providencia del Consejo de 1960 se aplicaba al Camerún Meridional en su conjunto se confirma además por el hecho, como se señala en el Informe del Comisionado para el Plebiscito de las Naciones Unidas para el Camerún bajo Administración del Reino Unido, de que los 26 “distritos de plebiscito” establecidos por la Providencia del Consejo de 1960 correspondían a las “circunscripciones electorales para la Asamblea Legislativa del Camerún Meridional”.

El mapa de las Naciones Unidas que indicaba los distritos electorales para el plebiscito también reflejaba las disposiciones del Acuerdo de 11 de marzo de 1913 reiteradas en la Proclamación de 1954 antes mencionada.

El Tribunal observa además que esta línea fronteriza fue reconocida a su vez por Nigeria cuando votó a favor de la resolución 1608 (XV) de la Asamblea General, que a la vez ponía fin a la Administración Fiduciaria y aprobaba los resultados del plebiscito.

214. Poco después, en la Nota Verbal nº 570 de 27 de marzo de 1962 dirigida a Camerún, Nigeria se refirió a ciertos bloques de licencias petrolíferas. Se adjuntó a la nota un mapa esquemático, del que se desprende claramente que el bloque “N” al que se hacía referencia se encontraba directamente al sur de la península de Bakassi. El bloque se describía como costa afuera de Camerún. La Nota Verbal afirmaba además que “la frontera sigue el curso inferior del río Apka-Yafe, donde no parece haber incertidumbre, y luego desemboca en el estuario del río Cross”. Nigeria consideraba claramente la península de Bakassi como parte de Camerún. El Tribunal señala además que esta percepción se reflejó en todos los mapas oficiales nigerianos hasta 1972.

Este entendimiento común de dónde residía la titularidad en Bakassi continuó [p411] hasta finales de la década de 1970, cuando las Partes entablaron discusiones sobre su frontera marítima. A este respecto, el Artículo XXI del Acuerdo Anglo-Alemán del 11 de marzo de 1913 establecía:

“Desde el centro del canal navegable en una línea que une Bakassi Point y King Point, la frontera seguirá el centro del canal navegable del río Akwayafe hasta el límite de 3 millas de jurisdicción territorial. A efectos de definir esta frontera, se considerará que el canal navegable del río Akwayafe se encuentra totalmente al este del canal navegable de los ríos Cross y Calabar.”

El Artículo XXII establecía que: “El límite de 3 millas se tomará, en lo que respecta a la desembocadura del estuario, como una línea a 3 millas náuticas mar adentro de una línea que une Sandy Point y Tom Shot Point”.

En 1970 Camerún y Nigeria decidieron llevar a cabo una delimitación y demarcación total de sus fronteras, partiendo del mar. En virtud del artículo 2 de la Declaración de Yaundé I de 14 de agosto de 1970 y del acuerdo alcanzado en la Declaración de Yaundé II de 4 de abril de 1971 con su carta firmada anexa, se acordó fijar la frontera en el estuario de Akwayafe desde el punto 1 hasta el punto 12 (véase el párrafo 38 supra). Posteriormente, mediante declaración firmada en Maroua el 1 de junio de 1975, los dos Jefes de Estado “acordaron extender el trazado de la frontera marítima entre los países desde el punto 12 hasta el punto G en la Carta del Almirantazgo nº 3433 anexa a esta Declaración” y definieron con precisión la frontera por referencia a coordenadas marítimas (véase párrafo 38 supra). El Tribunal considera que de cada uno de estos elementos se desprende claramente que las Partes dieron por sentado que Bakassi pertenecía a Camerún. Nigeria, apoyándose en todo el peso de sus expertos, así como en sus figuras políticas más importantes, entendió que Bakassi estaba bajo soberanía camerunesa.

Este sigue siendo el caso independientemente de la necesidad de recalcular las coordenadas del punto B mediante un Intercambio de Cartas de 12 de junio y 17 de julio de 1975 entre los Jefes de Estado implicados; e independientemente de si la Declaración de Maroua constituyó un acuerdo internacional por el que Nigeria estaba obligada. El Tribunal aborda estos aspectos en los párrafos 262 a 268 siguientes.

En consecuencia, el Tribunal considera que en ese momento Nigeria aceptó que estaba vinculada por los Artículos XVIII a XXII del Acuerdo Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913, y que reconoció la soberanía de Camerún sobre la Península de Bakassi.

215. En opinión del Tribunal, este entendimiento común de las Partes también se refleja en el patrón geográfico de las concesiones petroleras otorgadas por las dos Partes hasta 1991. Si bien en las concesiones otorgadas no se respetaron líneas precisas de delimitación en alta mar, su suposición subyacente era que Camerún tenía derecho a los recursos en esas aguas que dependían de la frontera terrestre en Bakassi fijada en el Acuerdo anglo-alemán del 11 de marzo de 1913. Es cierto, como insiste Nigeria, que [p412] la concesión de licencias petrolíferas “no es ciertamente una cesión de territorio”. El Tribunal considera, sin embargo, que el patrón geográfico de la concesión de licencias es coherente con el entendimiento de las Partes, evidenciado en otras partes, en cuanto al título preexistente de Camerún en Bakassi. Esta sorprendente coherencia (salvo unas pocas excepciones) tampoco puede explicarse por el argumento de que las Partes simplemente eligieron tratar las cuestiones de la explotación petrolera de una manera totalmente ajena al título territorial.

216. Al evaluar si Nigeria, como Estado independiente, reconoció la aplicabilidad de las disposiciones del Acuerdo Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913 relativas a Bakassi, el Tribunal también ha tenido en cuenta ciertas solicitudes formales presentadas hasta la década de 1980 por la Embajada de Nigeria en Yaoundé, o por las autoridades consulares nigerianas, antes de ir a visitar a sus nacionales residentes en Bakassi. Este reconocimiento nigeriano de la soberanía camerunesa no depende en modo alguno de la prueba de que alguna visita oficial concreta haya tenido lugar de hecho.

217. Por todas estas razones, el Tribunal considera que el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 era válido y aplicable en su totalidad. En consecuencia, el Tribunal no tiene necesidad de abordar los argumentos presentados por Camerún y Nigeria en cuanto a la divisibilidad de las disposiciones del tratado, ya sea en general o en lo que respecta a los tratados fronterizos.

Del mismo modo, el Tribunal no ha considerado necesario pronunciarse sobre los argumentos de uti possidetis presentados por las Partes en relación con Bakassi.

**

218. El Tribunal pasa ahora a otras reclamaciones sobre Bakassi invocadas por Nigeria. Nigeria avanza “tres bases distintas pero interrelacionadas de título sobre la península de Bakassi”:

“(i) Una larga ocupación por Nigeria y por nacionales nigerianos que constituye una consolidación histórica del título y confirma el título original de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, cuyo título fue conferido a Nigeria en el momento de la independencia en 1960;

(ii) la posesión pacífica por parte de Nigeria, actuando como soberano, y la ausencia de protesta por parte de Camerún; y

(iii) manifestaciones de soberanía por parte de Nigeria junto con la aquiescencia de Camerún a la soberanía nigeriana sobre la península de Bakassi”.

Nigeria hace especial hincapié en que el título sobre la base de la consolidación histórica, junto con la aquiescencia, en el período transcurrido desde la inde-[p413]pendencia de Nigeria, “constituye un título independiente y autosuficiente sobre Bakassi”. Nigeria percibió la situación como comparable a la del caso Minquiers y Ecrehos, en el que ambas partes sostenían que conservaban un título antiguo (I.C.J. Reports 1953, p. 53), pero el Tribunal consideró que “Lo que tiene una importancia decisiva… es… la prueba que se refiere directamente a la posesión de los grupos Ecrehos y Minquiers”. (Ibid., p. 57.) Nigeria también presenta pruebas de diversas actividades del Estado, junto con otros componentes de la consolidación histórica del título. Sostiene, entre otras cosas, que las autoridades nigerianas habían recaudado impuestos como parte de un patrón constante de actividad, que Nigeria había establecido centros de salud en beneficio de las comunidades de Bakassi, a menudo con la ayuda de las comunidades locales, y que su centro de salud en Ikang, al otro lado del Akwayafe, trataba a pacientes de Bakassi. Nigeria también se refiere a una serie de otras actividades estatales diversas durante la época posterior a la independencia, incluyendo el uso de moneda nigeriana tanto para fines públicos como comerciales o el uso de pasaportes nigerianos por parte de los residentes de Bakassi.

219. Camerún, por su parte, alega que un título legal de tratado no puede ser desplazado por lo que, en su opinión, no es más que una serie de supuestos efectos. Sostiene que después de la concesión del Mandato, la administración de la región por Gran Bretaña se llevó a cabo, no en nombre de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, ni en nombre de Nigeria, sino como Potencia obligatoria en virtud del párrafo 1 del artículo 22 del Pacto de la Liga, actuando en nombre de la comunidad internacional y de los habitantes del Camerún meridional. Camerún niega además la existencia de la consolidación histórica como base independiente de la titularidad jurídica. Lo que Nigeria incluye en este concepto no es, en opinión del Camerún, más que “el establecimiento del título por posesión adversa, que tradicionalmente se ha calificado de ‘prescripción adquisitiva'”. Camerún sostiene también que, para establecer la prescripción, los actos del Estado que no posee el título deben realizarse a título soberano, bajo una reivindicación de derecho, abiertamente, pacíficamente, sin protesta ni actividad competidora por parte del soberano existente, y durante un tiempo suficientemente largo. En opinión de Camerún, si se aplican estos criterios a las pruebas presentadas por Nigeria, se eliminaría toda la lista de efectos de Nigeria. Remitiéndose a la sentencia de la Sala en el litigio fronterizo (Burkina Faso/República de Malí), Camerún sostiene finalmente que, en un caso de prescripción, si hay conflicto de effectivités, “debe darse preferencia al titular del título”.

220. El Tribunal recuerda en primer lugar su constatación anterior relativa a la reivindicación de un antiguo título sobre Bakassi derivado de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. De ello se deduce que en el momento de la independencia de Nigeria no existía ningún título nigeriano susceptible de ser confirmado posteriormente por una “larga ocupación” (véase el párrafo 212 supra). Por el contrario, en la fecha de su independencia, Camerún obtuvo el título sobre Bakassi tal y como se estableció en el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 (véanse los párrafos 213-214 supra).

La consolidación histórica también se invocó en relación con la primera de las bases de titularidad alegadas por Nigeria, a saber, la posesión pacífica en ausencia de protesta. El Tribunal señala que ya ha abordado estos aspectos de la teoría de la consolidación histórica en los párrafos 62 a 70 supra. Por lo tanto, el Tribunal considera que la invocación de la consolidación histórica no puede en ningún caso conferir el título de Bakassi a Nigeria, cuando su “ocupación” de la península es adversa al título anterior de Camerún en virtud de un tratado y cuando, además, la posesión ha sido por un período limitado.

Por lo tanto, el Tribunal no puede aceptar esta primera base de titularidad sobre Bakassi invocada por Nigeria.

221. El Tribunal abordará ahora otros aspectos de la segunda y tercera bases de título invocadas por Nigeria, y considera conveniente tratar estas cuestiones interrelacionadas conjuntamente. A las localidades de Bakassi se les dará su nombre nigeriano o camerunés, según corresponda.

El Tribunal considera que las pruebas que tiene ante sí indican que la pequeña población de Bakassi que ya existía a principios de la década de 1960 creció con la afluencia desde Nigeria en 1968 como resultado de la guerra civil en ese país. Poco a poco se fueron estableciendo núcleos de población considerables. Las Partes no están de acuerdo sobre el número total de ciudadanos nigerianos que viven en la península en la actualidad, pero está claro que ha crecido considerablemente desde las modestas cifras registradas en los censos de población de 1953 y 1963. Tampoco hay motivos para dudar de la toponimia efik y efiat de los asentamientos, ni de sus relaciones con Nigeria. Pero estos hechos por sí mismos no establecen el título nigeriano sobre el territorio de Bakassi; ni pueden servir como elemento en una reclamación de consolidación histórica del título, por razones ya dadas por el Tribunal (véanse los párrafos 64-70).

222. Nigeria ha invocado ante el Tribunal, con considerable detalle, a menudo con pruebas de apoyo, muchas actividades en Bakassi que considera como prueba tanto de una administración nigeriana establecida como de actos en ejercicio de la autoridad soberana. Entre estos actos se encuentran el establecimiento de escuelas, la provisión de instalaciones sanitarias para muchos de los asentamientos y cierta recaudación de impuestos.

Es cierto que la provisión de educación en los asentamientos de Bakassi parece ser en gran medida nigeriana. En 1960 se crearon escuelas religiosas en Archibong, en 1968 en Atabong y en Abana en 1969. Estas escuelas no se financiaban con fondos públicos, sino que estaban bajo la autoridad de las autoridades nigerianas [p415] de exámenes y educación. También se crearon escuelas comunitarias en Atabong Este en 1968, Mbenonong en 1975 y Nwanyo en 1981. Las escuelas establecidas en Abana en 1992, y en Archibong y Atabong en 1993, eran escuelas gubernamentales nigerianas o escuelas secundarias estatales.

Hay pruebas de que desde 1959 se han establecido centros de salud con la ayuda de las comunidades locales que reciben suministros, orientación y formación para el personal en Nigeria. Los diez centros incluyen los establecidos en Archibong en 1959, Mbenonong en 1960, Atabong Oeste en 1968, Abana en 1991 y Atabong Este en 1992.

También se recaudaron algunos impuestos, ciertamente en Akwa, Archibong, Moen Mong, Naranyo, Atabong y Abana.

Nigeria señala que Camerún no protestó activamente contra estas actividades administrativas de Nigeria antes de 1994 (salvo, en particular, la construcción por Nigeria de una escuela primaria en Abana en 1969). También sostiene que la jurisprudencia de este Tribunal, y de ciertos laudos arbitrales, deja claro que tales actos son efectivamente actos a titre de souverain, y como tales relevantes para la cuestión del título territorial (Minquiers y Ecrehos, Sentencia, I.C.J. Reports 1953; Sahara Occidental, Opinión Consultiva, I.C.J. Reports 1975; Rann of Kutch, Laudo Arbitral, 50 ILR 1; Arbitraje del Canal de Beagle, 52ILR 93).

223. El Tribunal de Justicia observa, sin embargo, que en ninguno de estos casos se trataba de actos contra legem, por lo que dichos precedentes no son pertinentes. La cuestión jurídica de si los efectos sugieren que la titularidad corresponde a un país y no a otro no es la misma cuestión jurídica que la de si tales efectos pueden servir para desplazar un título establecido en virtud de un tratado. Como dejó claro la Sala del Tribunal en el Conflicto fronterizo (Burkina Faso/República de Malí), en caso de conflicto entre título y efectos, se dará preferencia al primero (Recueil 1986, sentencia, págs. 586-587, párr. 63).

En opinión del Tribunal, la cuestión jurídica más relevante en este caso es si la conducta de Camerún, como titular, puede considerarse como una aquiescencia en la pérdida del título de tratado que heredó con la independencia. Hay algunas pruebas de que Camerún intentó, entre otras cosas, recaudar impuestos de residentes nigerianos, en el año 1981-1982, en Idaboto I y II, Jabare I y II, Kombo Abedimo, Naumsi Wan y Forisane (Atabong Occidental y Oriental, Abana e Ine Ikoi). Sin embargo, sólo participó ocasionalmente en actos directos de administración en Bakassi, ya que disponía de recursos materiales limitados para dedicarlos a esta zona distante. [p416]

Sin embargo, su título ya estaba establecido. Además, como el Tribunal ha demostrado anteriormente (véase el párrafo 213), en 1961-1962 Nigeria reconoció clara y públicamente el título de Camerún sobre Bakassi. Esa siguió siendo la posición hasta al menos 1975, cuando Nigeria firmó la Declaración de Maroua. No puede decirse que ninguna actividad nigeriana en Bakassi antes de esa fecha tenga importancia jurídica para demostrar un título nigeriano; esto puede explicar en parte la ausencia de protestas camerunesas en relación con la salud, la educación y la actividad fiscal en Nigeria. El Tribunal también señala que Camerún, desde su independencia, había participado en actividades que dejaban claro que de ninguna manera estaba abandonando su título sobre Bakassi. Camerún y Nigeria participaron de 1971 a 1975 en las negociaciones que condujeron a las Declaraciones de Yaoundé, Kano y Maroua, en las que la línea marítima se basaba claramente en el título de Camerún sobre Bakassi. Camerún también concedió licencias de hidrocarburos sobre la península y sus aguas, demostrando una vez más que no había abandonado la titularidad frente a la importante presencia nigeriana en Bakassi o cualquier effectivite nigeriano contra legem. Y se protestó inmediatamente por la acción militar nigeriana en 1994.

224. El Tribunal considera que lo anterior demuestra que Nigeria no pudo haber actuado a titre de souverain antes de finales de los años 70, ya que no se consideraba poseedora del título sobre Bakassi; y en el período posterior las pruebas no indican una aquiescencia por parte de Camerún en el abandono de su título a favor de Nigeria.

Por todas estas razones, el Tribunal tampoco puede aceptar los fundamentos segundo y tercero de la titularidad sobre Bakassi aducidos por Nigeria.

**

225. En consecuencia, el Tribunal concluye que la frontera entre Camerún y Nigeria en Bakassi está delimitada por los artículos XVIII a XX del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, y que la soberanía sobre la península corresponde a Camerún.

***

226. El Tribunal se ocupará ahora de la frontera marítima entre Camerún y Nigeria.

En su demanda presentada el 29 de marzo de 1994 en virtud del párrafo 2 del artículo 36 del Estatuto, Camerún pidió a la Corte que, “a fin de evitar nuevos incidentes entre los dos países, . . . determine el curso de la frontera marítima entre los dos Estados más allá de la línea [p417] fijada en 1975”. En sus alegaciones finales presentadas al Tribunal al final del procedimiento oral el 21 de marzo de 2002, Camerún mantuvo su petición de trazado de la frontera marítima, pero lo hizo de forma diferente. Camerún solicita ahora que la Corte confirme que “el trazado de la frontera de las zonas marítimas que pertenecen respectivamente a la República de Camerún y a la República Federal de Nigeria sigue el curso siguiente”, que Camerún describe detalladamente en los dos apartados del párrafo c) de sus alegaciones.

Nigeria alega que la Corte debería negarse a llevar a cabo total o parcialmente la delimitación solicitada por Camerún, en primer lugar, porque la delimitación afecta a zonas reclamadas por terceros Estados y, en segundo lugar, porque no se ha cumplido el requisito de las negociaciones previas.

El Tribunal debe tratar en primer lugar estos argumentos de Nigeria.

**

227. Nigeria sostiene que la Corte no puede llevar a cabo la delimitación solicitada por Camerún, ya que la prolongación de la frontera marítima entre las Partes hacia el mar más allá del punto G se adentraría rápidamente en zonas marítimas donde los derechos e intereses de Camerún y Nigeria se superpondrían a los de terceros Estados. A este respecto, recuerda que su octava objeción preliminar era “que la cuestión de la delimitación marítima afecta necesariamente a los derechos e intereses de terceros Estados y es, en esa medida, inadmisible”. Observa que el Tribunal de Justicia, al examinar esta excepción preliminar en su sentencia de 11 de junio de 1998, estimó que la excepción “no tenía, en las circunstancias del caso, un carácter exclusivamente preliminar” (Recueil 1998, p. 325, párr. 117).

228. Citando, entre otros, el asunto relativo a la Plataforma continental (Jamahiriya Árabe Libia/Malta) (Recueil 1985, págs. 24-28, párrs. 20-23), la sentencia de la Sala de este Tribunal en el litigio fronterizo (Burkina Faso/República de Malí) (Recueil 1986, pág. 578, párr. 47) y la decisión del Tribunal Arbitral de las Comunidades Europeas en el asunto relativo a la Plataforma continental (Jamahiriya Árabe Libia/Malta) (Recueil 1985, págs. 24-28, párrs. 20-23). 47) y la decisión del Tribunal Arbitral en el Laudo Eritrea/Yemen (Segunda Fase), Nigeria sostiene que la Corte no tiene competencia sobre la reclamación de Camerún en la medida en que toca o afecta a zonas reclamadas por terceros Estados, y que la falta de competencia de la Corte no se ve afectada por el hecho de que el tercer Estado en cuestión haya intervenido o no, a menos que haya intervenido con el fin de convertirse en parte en el procedimiento y su intervención haya sido aceptada sobre esa base.

229. Nigeria sostiene en particular que la línea de delimitación marítima reivindicada por Camerún invade zonas reivindicadas por Guinea Ecuatorial. En consecuencia, afirma Nigeria, si el Tribunal aceptara la línea reclamada por Camerún frente a Nigeria, estaría rechazando, por implicación clara y necesaria, las reclamaciones de Guinea Ecuatorial relativas a estas áreas. Nigeria argumenta que el Tribunal debe excluir del ámbito de su [p418] Sentencia en este caso todas aquellas áreas de la zona de delimitación que se solapen con las reclamaciones de Guinea Ecuatorial, siempre que dichas reclamaciones satisfagan la prueba de ser creíbles en derecho. Considera que todas las reclamaciones de Guinea Ecuatorial que se encuentran dentro de una línea de equidistancia estricta satisfacen esta prueba de credibilidad jurídica, y que por lo tanto el Tribunal no puede en su Sentencia trazar una línea de delimitación más allá del tripunto equidistante de las costas de Camerún, Nigeria y Guinea Ecuatorial.

230. Nigeria sostiene además que, dado que Guinea Ecuatorial no ha intervenido como parte, la Corte no tiene competencia material adicional sobre ese Estado en razón de la intervención en virtud del artículo 62 del Estatuto. Añade que no basta con decir, como hace Camerún, que una decisión de la Corte no sería vinculante para Guinea Ecuatorial o para Santo Tomé y Príncipe, ya que tal sentencia “crearía no obstante una impresión de finalidad que operaría en la práctica como una especie de presunción”. Según Nigeria, el papel de un interviniente que no es parte en un caso ante la Corte es informar a la Corte de su posición, para que la Corte pueda abstenerse de invadir en su decisión las reclamaciones creíbles de ese tercero, permitiéndole así salvaguardar esas reclamaciones sin pronunciarse sobre ellas.

231. En consecuencia, Nigeria concluye que la Corte carece de competencia para conocer de la línea de delimitación marítima reclamada por Camerún, en la medida en que incida en áreas reclamadas por Guinea Ecuatorial o por Santo Tomé y Príncipe, o alternativamente, que la línea de delimitación marítima reclamada por Camerún es inadmisible en esa medida.

232. Camerún por su parte alega que ninguna delimitación en este caso puede afectar a Guinea Ecuatorial o a Santo Tomé y Príncipe, ya que la Sentencia del Tribunal será res inter alios acta para todos los Estados excepto para él mismo y Nigeria. Refiriéndose a la Sentencia del Tribunal en el caso relativo a la Plataforma Continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia), I.C.J. Reports 1982, p. 91, párr. 130), el Camerún sostiene que la mayoría de los acuerdos sobre límites marítimos que ya están en vigor nunca se habrían celebrado si los Estados interesados no hubieran podido llegar a un acuerdo bilateral sobre un límite marítimo sin que existiera ningún requisito previo en cuanto a la participación de todos los Estados que pudieran estar potencialmente interesados en la zona en cuestión. Insiste en que en el presente caso no hay razón para que el Tribunal no determine los derechos respectivos de Camerún y Nigeria sin prejuzgar los derechos, de cualquier naturaleza que sean, de Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe.

233. Camerún declara que no está pidiendo a la Corte que se pronuncie sobre el curso de su frontera marítima con Guinea Ecuatorial o Santo Tomé y Príncipe, o incluso que indique la ubicación de cualquier tripoint donde las fronteras de las Partes y la frontera de uno u otro de estos Estados se encuentran. De hecho, Camerún está de acuerdo en que el Tribunal no tiene poder para hacerlo. Camerún pide a la Corte que especifique el curso de la frontera marítima entre las dos Partes en este procedimiento “hasta el límite exterior de las [p419] zonas marítimas que el derecho internacional sitúa bajo las jurisdicciones respectivas de las dos Partes”. Camerún argumenta que esto no equivaldrá a una decisión del Tribunal de que este límite exterior es un tripoint que afecta a Guinea Ecuatorial o Santo Tomé y Príncipe. Además, de conformidad con el artículo 59 del Estatuto, la sentencia no será en ningún caso oponible a esos Estados en lo que respecta al trazado de sus propias fronteras. En apoyo de su argumentación, Camerún se basa, entre otras, en la sentencia de la Sala en el litigio fronterizo (Burkina Faso/República de Malí) (Recueil 1986, p. 554) y en la de la Corte en el litigio territorial (Jamahiriya Árabe Libia/Chad) (Recueil 1994, p. 6). El Camerún sostiene que el razonamiento aplicado en esas sentencias, que se referían a fronteras terrestres, no debería ser diferente cuando se trata de fronteras marítimas. El Camerún sostiene que el efecto de la Sentencia del Tribunal sería el mismo que el de un tratado bilateral de delimitación marítima, que no será oponible como tal a terceros Estados, pero por el cual las dos partes en el tratado pueden acordar fijar su frontera marítima hasta un punto triple decidido bilateralmente, sin la participación del tercer Estado interesado.

234. Camerún sostiene que no está buscando implicar a terceros Estados; ni está pidiendo al Tribunal que resuelva sus problemas con Guinea Ecuatorial o con Santo Tomé y Príncipe a expensas de Nigeria. Más bien pide que se tenga en cuenta toda la situación geográfica de la región y, en particular, la desventaja que sufre Camerún debido a su posición en el centro de una costa muy cóncava, que hace que las reclamaciones de los Estados colindantes tengan un efecto de “pinza” sobre sus propias reclamaciones. Simplemente está pidiendo al Tribunal “que mueva, por así decirlo, la parte nigeriana de las tenazas de una manera que refleje la geografía”.

235. Camerún argumenta que la intervención de una no parte no puede impedir que el Tribunal resuelva plenamente el litigio que tiene ante sí:

“Cuando las partes no se oponen a la intervención y ésta es autorizada, como en el presente caso, … la Corte puede (y debe, de acuerdo con la misión que le incumbe de resolver definitivamente los litigios que le son sometidos) proceder a una delimitación completa, sea ésta jurídicamente obligatoria o no para la parte interviniente…. ” ;

de lo contrario “el régimen de intervención dejaría de tener sentido”. Camerún argumenta que el propósito de la intervención de Guinea Ecuatorial es esencialmente informar al Tribunal con respecto a toda la gama de intereses en juego en la zona en cuestión y permitirle, con pleno conocimiento de los hechos, llevar a cabo una delimitación completa y definitiva. [p420] No obstante, al hacerlo, la Corte deberá asegurarse de que no perjudica los intereses del Estado interviniente, cuya pertinencia corresponde evaluar a la Corte. Además, Camerún sostiene que un Estado interviniente no puede, mediante la formulación de pretensiones fantasiosas, impedir que la Corte se pronuncie en su sentencia sobre la zona a la que se refieren dichas pretensiones.

236. El Camerún añade que hay varias maneras de proteger los derechos de Guinea Ecuatorial, si la Corte lo considera necesario, entre ellas desplazar la línea de delimitación para tener plenamente en cuenta esos derechos, abstenerse de pronunciarse sobre la delimitación en la zona donde parece haber un problema, hacer que la línea sea discontinua o indicar la dirección de la frontera sin pronunciarse sobre un punto terminal. Subraya que la tarea de la Corte debe ser proporcionar una solución lo más completa posible a la disputa entre las Partes.

*

237. En primer lugar, el Tribunal observa que la conclusión a la que llegó en su sentencia de 11 de junio de 1998 sobre la octava excepción preliminar de Nigeria de que dicha excepción preliminar “no tenía, en las circunstancias del caso, un carácter exclusivamente preliminar” (I.C.J. Reports 1998, p. 326, párr. 118 (2)) exige que se ocupe ahora de la excepción preliminar antes de seguir adelante con el fondo. Esto se desprende de las disposiciones sobre excepciones preliminares adoptadas por el Tribunal en su Reglamento en 1972 y mantenidas en 1978, que establecen que el Tribunal debe dictar una resolución

“mediante la cual estimará la excepción, la desestimará o declarará que la excepción no tiene, en las circunstancias del caso, carácter exclusivamente preliminar. Si el Tribunal rechaza la recusación o declara que no tiene carácter exclusivamente preliminar, fijará plazos para el procedimiento ulterior”. (Reglamento del Tribunal, Art. 79, párrafo 7.)

(Véase Cuestiones de interpretación y aplicación del Convenio de Montreal de 1971 derivadas del incidente aéreo de Lockerbie (Jamahiriya Árabe Libia c. Reino Unido), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1998, pp. 27-28, párrs. 49-50; Questions of Interpretation and Application of the 1971 Montreal Convention arising from the Aerial Incident at Lockerbie (Libyan Arab Jamahiriya v. United States of America), Preliminary Objections, Judgment, I.C.J. Reports 1998, pp. 132-134, paras. 48-49; Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua (Nicaragua v. United States of America), Merits, Judgment (I.C.J. Reports 1986, p. 30, para. 40.) Dado que Nigeria mantiene su objeción, la Corte debe pronunciarse ahora sobre ella. [p421]

238. La competencia de la Corte se funda en el consentimiento de las partes. Por lo tanto, la Corte no puede decidir sobre derechos legales de terceros Estados que no son parte en el procedimiento. En el presente caso, existen Estados distintos de las partes en el presente procedimiento cuyos derechos podrían verse afectados, a saber, Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe. Estos derechos sólo pueden ser determinados por decisión del Tribunal de Justicia si Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe se convierten en partes en el procedimiento. En efecto, Guinea Ecuatorial ha solicitado -y se le ha concedido- autorización para intervenir, pero únicamente como coadyuvante no parte. Santo Tomé y Príncipe ha optado por no intervenir bajo ningún concepto.

El Tribunal considera que, en particular en el caso de delimitaciones marítimas en las que están implicadas las zonas marítimas de varios Estados, la protección que ofrece el artículo 59 del Estatuto puede no ser siempre suficiente. En el presente caso, el artículo 59 puede no proteger suficientemente a Guinea Ecuatorial o Santo Tomé y Príncipe de los efectos, aunque sólo sean indirectos, de una sentencia que afecte a sus derechos legales. La jurisprudencia citada por Camerún no demuestra lo contrario. En su decisión en el asunto relativo a la Plataforma Continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia), el Tribunal no se ocupó de los derechos de terceros Estados; lo que allí se discutía principalmente era la cuestión de la proporcionalidad de las longitudes de la línea costera en relación con el proceso de delimitación entre las partes (Recueil 1982, p. 91, párr. 130). De ello se deduce que, al fijar la frontera marítima entre Camerún y Nigeria, el Tribunal debe asegurarse de no adoptar ninguna posición que pueda afectar a los derechos de Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe. El Tribunal tampoco acepta la alegación de Camerún de que el razonamiento de la Disputa Fronteriza (Burkina Faso/República de Malí) (I.C.J. Reports 1986, p. 554) y la Disputa Territorial (Jamahiriya Árabe Libia/Chad) (I.C.J. Reports 1994, p. 6) con respecto a las fronteras terrestres es necesariamente transponible a las relativas a las fronteras marítimas. Se trata de dos ámbitos distintos del Derecho, a los que se aplican factores y consideraciones diferentes. Además, en relación con la cuestión específica del tripoint, el Tribunal observa que ambas Partes están de acuerdo en que no debe fijarlo. En efecto, no está facultado para hacerlo. Al determinar cualquier línea, el Tribunal debe tener esto en cuenta.

En vista de lo anterior, el Tribunal concluye que no puede pronunciarse sobre las reclamaciones de Camerún en la medida en que puedan afectar a los derechos de Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe. No obstante, la mera presencia de esos dos Estados, cuyos derechos podrían verse afectados por la decisión de la Corte, no impide por sí misma que la Corte sea competente para conocer de una delimitación marítima entre las Partes en el asunto que se le ha sometido, a saber, Camerún y Nigeria, aunque debe permanecer atenta, como siempre en situaciones de este tipo, a las limitaciones que dicha presencia impone a su competencia.

*[p432]

239. La cuestión de la negociación previa entre las Partes en relación con la delimitación marítima fue igualmente examinada anteriormente por la Corte en su Sentencia de 11 de junio de 1998 sobre las excepciones preliminares de Nigeria, es decir, en el marco de la séptima objeción preliminar de Nigeria. En relación con dicha objeción, Nigeria había alegado, entre otras cosas, que el Tribunal no puede conocer adecuadamente de la solicitud unilateral de un Estado en relación con la delimitación de una zona económica exclusiva o de un límite de la plataforma continental si dicho Estado no había hecho ningún intento de llegar a un acuerdo con el Estado demandado sobre dicho límite, en contra de lo dispuesto en los artículos 74 y 83 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982. El Tribunal rechazó este argumento, señalando que,

“en este caso, no se le había sometido un asunto sobre la base del artículo 36, párrafo 1, del Estatuto y, en su virtud, de conformidad con la Parte XV de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar relativa a la solución de las controversias que surjan entre las partes en la Convención con respecto a su interpretación o aplicación”.

Por el contrario, el Tribunal “había sido sometido sobre la base de declaraciones hechas en virtud del artículo 36, párrafo 2”, y estas declaraciones “[no] contenían ninguna condición relativa a negociaciones previas que debían llevarse a cabo en un plazo razonable” (Recueil 1998, p. 322, párr. 109).

240. Nigeria declara que acepta esta decisión, pero alega que la competencia del Tribunal es una cuestión distinta del derecho sustantivo aplicable al litigio. La sentencia del Tribunal de 11 de junio de 1998 sólo se refería a la primera cuestión. En cuanto a la cuestión del derecho sustantivo aplicable a la disputa, Nigeria argumenta que el Artículo 74, párrafo 1, y el Artículo 83, párrafo 1, de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar exigen que las partes en una disputa sobre delimitación marítima intenten primero resolver su disputa mediante negociación. Según Nigeria, estas disposiciones establecen una norma sustantiva, no un requisito previo de procedimiento. La negociación se prescribe como la forma adecuada y primaria de lograr una delimitación marítima equitativa, y el Tribunal no es un foro para las negociaciones.

241. Nigeria acepta que, en la medida en que la controversia sobre la frontera marítima se refiere a las zonas alrededor del punto G y a las zonas de superposición de licencias, este requisito se ha cumplido. Sin embargo, mantiene que las aguas al sur de 4 [grados] y 3 [grados] de latitud norte e incluso 2 [grados], nunca han sido objeto de ningún intento de negociación con Nigeria o, por lo que Nigeria sabe, con ningún otro Estado afectado. Según Nigeria, la primera vez que tuvo conocimiento de que Camerún se apartaba del statu quo y reclamaba una “línea equitativa” más allá del punto G fue cuando recibió el Memorial de Camerún. Sostiene que Camerún ni siquiera intentó previamente presentar su reclamación a nivel diplomático. Aunque [p423] Nigeria acepta la conclusión del Tribunal en su sentencia de 1998 de que “Camerún y Nigeria entablaron negociaciones con miras a determinar la totalidad de la frontera marítima” (I.C.J. Reports 1998, p. 322, párr. 110), insiste en que esas negociaciones no se referían ni remotamente a la línea que ahora reclama Camerún en ninguna de sus versiones. Más bien, se dice que estas negociaciones estaban dirigidas a establecer la ubicación del tripoint entre Camerún, Nigeria y Guinea Ecuatorial, sobre la base de la aceptación de que existía una frontera marítima de facto en la zona. Nigeria concluye que la reclamación de Camerún más allá del área de las licencias superpuestas, o en la medida en que se refiera a las áreas al oeste y suroeste de Bioko, es inadmisible.

242. Por su parte, el Camerún sostiene que Nigeria está “resucitando” la segunda rama de su séptima excepción preliminar, que el Tribunal rechazó en su Sentencia del 11 de junio de 1998, y que Nigeria está intentando, en términos poco disimulados, persuadir al Tribunal de que reconsidere esa decisión. Sostiene que la negociación es sólo un primer intento para lograr la delimitación marítima, siendo el siguiente, en caso de que dicho intento fracase, la delimitación por parte de un órgano judicial o arbitral. Así lo reconoce expresamente el párrafo 2 de los artículos 74 y 83 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que estipulan que si “no puede llegarse a un acuerdo en un plazo razonable, los Estados interesados recurrirán a los procedimientos previstos en la parte XV”.

243. El Camerún sostiene que, si bien el punto G puede ser el último sobre el que hubo acuerdo entre las Partes en la delimitación de su frontera marítima, no fue el último sobre el que hubo negociaciones. Insiste en que, incluso si resultaron infructuosas, hubo de hecho intensas negociaciones entre los dos Estados que, desde el principio, se centraron en la totalidad de la frontera marítima, hecho que fue reconocido en la sentencia del Tribunal de 11 de junio de 1998, en la que determinó que “el Camerún y Nigeria entablaron negociaciones con miras a determinar la totalidad de la frontera marítima” (I.C.J. Reports 1998, pág. 322, párr. 110; cursiva añadida por el Camerún). Camerún afirma que un acuerdo negociado relativo a la totalidad de la frontera había resultado imposible, y que Camerún ha actuado en consecuencia sometiendo el asunto al Tribunal. Añade que, si las dos Partes no pudieron avanzar en las negociaciones, fue porque la mala fe mostrada por Nigeria arruinó cualquier esperanza de llegar a un nuevo acuerdo o eliminó de antemano el valor de cualquier acuerdo al que se hubiera podido llegar. Camerún insiste en que, puesto que fue la conducta de Nigeria la que condujo a este punto muerto, Nigeria no puede ahora aprovecharse de su propio comportamiento erróneo para impedir que Camerún logre una solución completa y definitiva del litigio entre los dos Estados llevando el asunto ante este Tribunal. Camerún concluye que, como las Partes no han podido llegar a un acuerdo, corresponde a la Corte sustituirlas y delimitar la [p424] frontera marítima conjunta sobre la que no han podido llegar a un acuerdo más allá del punto G. Argumenta que si la Corte se abstuviera de delimitar más allá del punto G dejaría una importante fuente de conflicto entre las dos Partes. Tal abstención por parte del Tribunal también mantendría implícitamente la división marítima acordada por Nigeria y Guinea Ecuatorial en el Tratado de 23 de septiembre de 2000, que Camerún sostiene que se concluyó con total desprecio de sus propios derechos. Añade que ninguna disposición de la Convención se opone a que los límites de la zona económica exclusiva y de la plataforma continental de un Estado ribereño sean determinados por un tribunal internacional, a petición expresa de dicho Estado en el marco de la solución de una controversia sometida a su consideración.

244. El Tribunal señaló en su Sentencia de 11 de junio de 1998 (Recueil 1998, p. 321, párr. 107 y p. 322, párr. 110) que las negociaciones entre los Gobiernos de Camerún y Nigeria relativas a la totalidad de la delimitación marítima — hasta el punto G y más allá — se remontaban a los años setenta. Estas negociaciones no condujeron a ningún acuerdo. Sin embargo, los artículos 74 y 83 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar no exigen que las negociaciones de delimitación tengan éxito; como todas las obligaciones similares de negociar en derecho internacional, las negociaciones tienen que llevarse a cabo de buena fe. El Tribunal reafirma su conclusión con respecto a las excepciones preliminares de que las negociaciones han tenido lugar. Además, si, tras unas negociaciones infructuosas, se incoa un procedimiento judicial y una de las partes modifica su reclamación, los artículos 74 y 83 de la Convención sobre el Derecho del Mar no exigen que se suspenda el procedimiento mientras se llevan a cabo nuevas negociaciones. Por supuesto, es cierto que el Tribunal no es un foro de negociación. En tal situación, sin embargo, la nueva reclamación tendría que ser tratada exclusivamente por medios judiciales. Cualquier otra solución provocaría retrasos y complicaciones en el proceso de delimitación de las plataformas continentales y las zonas económicas exclusivas. La Convención sobre el Derecho del Mar no exige tal suspensión del procedimiento.

245. En cuanto a las negociaciones con Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe, el Tribunal no considera que de los artículos 74 y 83 de la Convención sobre el Derecho del Mar se desprenda que el trazado de la frontera marítima entre Camerún y Nigeria presuponga que se hayan celebrado negociaciones simultáneas entre los cuatro Estados implicados.

Por lo tanto, el Tribunal está en condiciones de proceder a la delimitación de la frontera marítima entre Camerún y Nigeria en la medida en que los derechos de Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe no se vean afectados.

*

246. Para ello, la Corte se ocupará de la demanda de Camerún sobre [p425] delimitación marítima, así como de las alegaciones de Nigeria sobre la cuestión.

**
247. La Corte pasa ahora a la solicitud de Camerún de trazar una línea precisa de delimitación marítima. Abordará en primer lugar el sector de la frontera marítima hasta el punto G.

248. Según Camerún, la frontera marítima entre Camerún y Nigeria se divide en dos sectores. El primero, desde la desembocadura del río Akwayafe hasta el punto G fijado por la Declaración de Maroua de 1º de junio de 1975, habría sido delimitado por acuerdos internacionales válidos entre las Partes. En relación con este sector, Camerún pide al Tribunal que se limite a confirmar dicha delimitación, que, según afirma, Nigeria pretende ahora reabrir. El sector más allá del punto G queda por delimitar, y Camerún solicita a la Corte que fije los límites de las áreas respectivas de las Partes en este sector, a fin de poner un fin completo y definitivo a la disputa entre ellas.

249. Según el Camerún, la delimitación del primer sector, desde la desembocadura del río Akwayafe hasta el punto G, se basa principalmente en tres instrumentos jurídicos internacionales, a saber, el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, el Acuerdo Camerún-Nigeria de 4 de abril de 1971, que comprende la Declaración de Yaoundé II y la Carta 3433 anexa, y la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975.

250. El Camerún aduce que el Acuerdo angloalemán de 11 de marzo de 1913 fija el punto en que la frontera marítima está anclada a tierra en la desembocadura del Akwayafe, en la intersección del thalweg de ese río y una “línea recta que une Bakassi Point y King Point”. A partir de la desembocadura del Akwayafe, el Camerún invoca el artículo XXI del Acuerdo, que dispone que “la frontera seguirá el centro del canal navegable del río Akwayafe hasta el límite de 3 millas de jurisdicción territorial”, así como su artículo XXII, que establece que dicho límite será “tomado como una línea a 3 millas náuticas mar adentro de una línea que une Sandy Point y Tom Shot Point”.

251. Camerún señala que en 1970 se creó una Comisión Mixta, cuya primera tarea fue delimitar la frontera marítima entre Camerún y Nigeria. Su objetivo inicial era determinar el curso de la frontera hasta el límite de las 3 millas. Sus trabajos dieron lugar a la Declaración de Yaoundé II, de 4 de abril de 1971, en virtud de la cual los Jefes de Estado de las dos partes adoptaron una “línea de compromiso” que trazaron y firmaron conjuntamente en la carta 3433 del Almirantazgo británico. Partiendo de la línea recta que une Bakassi Point y King Point, la línea constaba de 12 puntos numerados, cuyas coordenadas exactas fueron determinadas por la Comisión, reunida en Lagos en virtud de la Declaración, el mes de junio siguiente. Camerún sostiene que esa Declaración representaba un acuerdo internacional vinculante para ambas Partes y que este hecho fue confirmado posteriormente por los términos de la Declaración de Maroua del 1 de junio de 1975, que era igualmente un [p426] acuerdo internacional vinculante (véanse los párrafos 252 y 253 infra).

252. Posteriormente, según el Camerún, entre 1971 y 1975 se hicieron varios intentos infructuosos de llegar a un acuerdo sobre la delimitación de otras partes de la frontera marítima. Sólo en la reunión en la cumbre celebrada en Maroua del 30 de mayo al 1º de junio de 1975 se pudo llegar a un acuerdo sobre el trazado definitivo de la frontera marítima desde el punto 12 hasta el punto G. El comunicado conjunto emitido al final de esa reunión fue firmado por los Jefes de Estado. El Camerún llama especialmente la atención sobre la afirmación que figura en el Comunicado de que los signatarios “han llegado a un acuerdo total sobre el curso exacto de la frontera marítima” (el subrayado es del Camerún).

253. En consecuencia, el Camerún sostiene que la Declaración de Yaoundé II y la Declaración de Maroua proporcionan así una definición vinculante de la frontera que delimita los espacios marítimos respectivos del Camerún y Nigeria.

El Camerún sostiene que la firma del Acuerdo de Maroua por los Jefes de Estado de Nigeria y del Camerún el 1º de junio de 1975 expresa el consentimiento de los dos Estados en obligarse por ese tratado; que los dos Jefes de Estado manifestaron su intención de obligarse por el instrumento que firmaron; que no se expresó en el texto ninguna reserva o condición, y que no se expresó que el instrumento estuviera sujeto a ratificación; que la publicación del Comunicado Conjunto firmado por los Jefes de Estado es también prueba de ese consentimiento; que la validez del Acuerdo de Maroua fue confirmada por el posterior intercambio de cartas entre los Jefes de Estado de los dos países corrigiendo un error técnico en el cálculo de uno de los puntos de la nueva línea acordada; y que la referencia a Yaoundé II en el Acuerdo de Maroua confirma que el estatuto jurídico del primero no difiere del del segundo.

El Camerún sostiene además que estas conclusiones se ven confirmadas por la publicidad dada a la frontera marítima parcial establecida por el Acuerdo de Maroua, que se notificó a la Secretaría de las Naciones Unidas y se publicó en toda una serie de publicaciones de amplia difusión y bien conocidas en el ámbito de la delimitación de fronteras marítimas. Sostiene que, además, están confirmados por la práctica contemporánea de los Estados, por la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados y por el hecho de que el derecho internacional se pronuncia inequívocamente a favor de la estabilidad y la permanencia de los acuerdos de límites, ya sean terrestres o marítimos.

254. Nigeria, por su parte, no establece ninguna distinción entre la zona hasta el punto G y la zona situada más allá. Niega la existencia de una delimitación marítima hasta ese punto y sostiene que toda la delimitación marítima debe realizarse de novo. No obstante, Nigeria presenta argumentos específicos relativos a la zona hasta el punto G, que conviene abordar en esta parte de la Sentencia.

255. En primer lugar, sobre la base de su reivindicación de soberanía sobre la [p427] Península de Bakassi, Nigeria sostiene que la línea de la frontera marítima entre ella y Camerún comenzará en las aguas del Río del Rey y bajará por la línea mediana hacia mar abierto. Dado que el Tribunal ya ha declarado que la soberanía sobre la Península de Bakassi corresponde a Camerún y no a Nigeria (véase el párrafo 225 supra), no es necesario tratar más este argumento de Nigeria.

256. Nigeria sostiene además que, incluso si la reclamación de Camerún sobre Bakassi fuera válida, la reclamación de Camerún de una frontera marítima debería haber tenido en cuenta los pozos y otras instalaciones a cada lado de la línea establecida por la práctica petrolera y no debería cambiar el status quo a este respecto. Así, Camerún habría estado justificado en reclamar como máximo una frontera marítima que procediera hacia el sur, luego hacia el suroeste hasta la línea de equidistancia entre East Point (Nigeria) y West Point (Bakassi), y luego a lo largo de la línea de equidistancia hasta alcanzar la frontera marítima con Bioko (Guinea Ecuatorial), en la posición aproximada de longitud 8 [grado] 19′ este y latitud 4 [grado] 4′ norte, dejando al mismo tiempo una zona de 500 m alrededor de las instalaciones fijas de las Partes.

257. En relación con la Declaración de Yaoundé II, Nigeria sostiene que no era un acuerdo vinculante, sino que simplemente representaba el acta de una reunión que “formaba parte de un programa continuo de reuniones relativas a la frontera marítima”, y que el asunto “fue objeto de nuevas discusiones en reuniones posteriores”.

258. Asimismo, Nigeria considera que la Declaración de Maroua carece de validez jurídica, ya que “no fue ratificada por el Consejo Militar Supremo” después de haber sido firmada por el Jefe de Estado nigeriano. Afirma que, en virtud de la Constitución nigeriana vigente en el momento pertinente — junio de 1975 –, los actos ejecutivos debían ser realizados en general por el Consejo Militar Supremo o someterse a su aprobación. Señala que normalmente se espera que los Estados sigan la evolución legislativa y constitucional de los Estados vecinos que repercute en las relaciones interestatales de dichos Estados, y que pocos límites pueden ser más importantes que los que afectan al poder de celebrar tratados. Añade que el 23 de agosto de 1974, nueve meses antes de la Declaración de Maroua, el entonces Jefe de Estado de Nigeria había escrito al entonces Jefe de Estado de Camerún, explicando, con referencia a una reunión con este último en agosto de 1972 en Garoua, que “las propuestas de los expertos basadas en los documentos que prepararon el 4 de abril de 1971 no eran aceptables para el Gobierno de Nigeria”, y que las opiniones y recomendaciones de la comisión mixta “deben estar sujetas al acuerdo de los dos Gobiernos”. Nigeria sostiene que esto demuestra que cualquier arreglo que pudiera acordarse entre los dos Jefes de Estado estaba sujeto a la aprobación posterior y por separado del Gobierno nigeriano. [p428]

Nigeria afirma que Camerún, según una prueba objetiva basada en las disposiciones de la Convención de Viena, sabía o, comportándose de una manera normalmente prudente, debería haber sabido que el Jefe de Estado de Nigeria no tenía autoridad para asumir compromisos jurídicamente vinculantes sin remitirse al Gobierno nigeriano – en aquel momento el Consejo Militar Supremo – y que, por lo tanto, debería haber sido “objetivamente evidente” para Camerún, en el sentido del artículo 46, párrafo 2, de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, que el Jefe de Estado de Nigeria no tenía autoridad ilimitada. Nigeria añade que el artículo 7, párrafo 2, de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, que dispone que los Jefes de Estado y los Jefes de Gobierno “en virtud de sus funciones y sin tener que producir plenos poderes… son considerados como representantes de su Estado”, se refiere únicamente a la forma en que se establece la función de una persona como representante de un Estado, pero no trata del alcance de los poderes de esa persona cuando ejerce esa función representativa.

259. Nigeria afirma además que desde 1977, en cumbres bilaterales entre Jefes de Estado y entre expertos en fronteras, ha confirmado que la Declaración de Maroua no fue ratificada y que, por tanto, no era vinculante para Nigeria. Sostiene que también está claro en las actas de las reuniones celebradas en Yaoundé en 1991 y 1993 que Nigeria nunca había aceptado que estaba vinculada por la Declaración de Maroua.

260. Camerún rechaza el argumento de Nigeria de que la Declaración de Maroua puede ser considerada como nula por Nigeria sobre la base de que no fue ratificada por el Consejo Militar Supremo de Nigeria. Camerún niega que durante una reunión celebrada en 1977 entre los dos Jefes de Estado se hiciera comunicación alguna en el sentido de que la Declaración no era vinculante para Nigeria, y afirma que no fue hasta 1978, unos tres años y medio después de la Declaración, cuando Nigeria anunció su intención de impugnarla. Camerún argumenta que Nigeria no ha demostrado que la Constitución de Nigeria exigiera de hecho que el acuerdo fuera ratificado por el Consejo Militar Supremo. En cualquier caso, invocando el artículo 7, párrafo 2, de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, Camerún sostiene que, como cuestión de derecho internacional, siempre se considera que un Jefe de Estado representa a su Estado a efectos de expresar el consentimiento del Estado en obligarse por un tratado. Camerún también sostiene que, incluso si hubo una violación del derecho interno de Nigeria, la supuesta violación no era “manifiesta”, y no se refería a una norma de derecho interno “de importancia fundamental”, en el sentido del artículo 46, párrafo 1, de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados.

261. El Tribunal ya ha declarado que el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 es válido y aplicable en su totalidad y que, en consecuencia, la titularidad territorial de la península de Bakassi corresponde a Camerún (véase el apartado 225 supra). De estas conclusiones se desprende que la frontera marítima entre Camerún y Nigeria se encuentra al oeste de la península de Bakassi y no al este, en el Río del Rey. También se desprende de estas conclusiones que la frontera marítima entre las Partes está “anclada” a tierra firme en la intersección de la línea recta de Bakassi Point a King Point con el centro del canal navegable del río Akwayafe, de conformidad con los artículos XVIII y XXI del mencionado Acuerdo Anglo-Alemán.

262. De los documentos proporcionados al Tribunal por las Partes se desprende que, independientemente de cuáles pudieran haber sido las intenciones de sus signatarios originales, la Declaración de Yaoundé II fue cuestionada en varias ocasiones por Nigeria con posterioridad a su firma y a la reunión de la Comisión Mixta de Límites de junio de 1971, en particular en una reunión de la Comisión de mayo de 1972, y de nuevo en una reunión de los dos Jefes de Estado en Garoua en agosto de 1972, donde el Jefe de Estado de Nigeria, la describió como “inaceptable”. Además, el Jefe de Estado de Nigeria confirmó posteriormente su posición en la carta de 23 de agosto de 1974 dirigida a su homólogo camerunés (véase el párrafo 258 supra).
Sin embargo, es innecesario determinar el estatus de la Declaración de forma aislada, ya que la línea descrita en ella está confirmada por los términos de la Declaración de Maroua, que se refiere en su tercer párrafo al “Punto 12… situado al final de la línea de la frontera marítima adoptada por los dos Jefes de Estado el 4 de abril de 1971”. Si la Declaración de Maroua representa un acuerdo internacional vinculante para ambas partes, se deduce necesariamente que la línea contenida en la Declaración de Yaoundé II, incluidas las coordenadas acordadas en la reunión de junio de 1971 de la Comisión Mixta de Límites, también es vinculante para ellas.

263. El Tribunal considera que la Declaración de Maroua constituye un acuerdo internacional celebrado entre Estados en forma escrita y que traza una frontera; por lo tanto, se rige por el derecho internacional y constituye un tratado en el sentido de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados (véase art. 2, párr. 1), de la que Nigeria es parte desde 1969 y Camerún desde 1991, y que en cualquier caso refleja el derecho internacional consuetudinario a este respecto.

264. El Tribunal no puede aceptar el argumento de que la Declaración de Maroua era inválida según el derecho internacional porque fue firmada por el Jefe de Estado nigeriano de la época pero nunca fue ratificada. Así, mientras que en la práctica internacional se prevé con frecuencia un procedimiento en dos etapas consistente en la firma y la ratificación en las disposiciones relativas a la entrada en vigor de un tratado, existen también casos en los que un tratado entra en vigor inmediatamente después de su firma. Tanto el derecho internacional consuetudinario como la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados dejan a la entera discreción de los Estados el procedimiento que deseen seguir. En virtud de la Declaración de Maroua, “los dos Jefes de Estado de Camerún y Nigeria acordaron ampliar el trazado de la frontera marítima entre los dos países desde el punto 12 hasta el punto G del Admiralty Chart nº 3433 anexo a la presente Declara-[p430]ción”. En opinión del Tribunal, dicha Declaración entró en vigor inmediatamente después de su firma.

265. El Tribunal abordará ahora el argumento de Nigeria de que no se cumplieron sus normas constitucionales relativas a la celebración de tratados. A este respecto, el Tribunal recuerda que el párrafo 1 del artículo 46 de la Convención de Viena dispone que “[un] Estado no podrá invocar como vicio de su consentimiento el hecho de que su consentimiento en obligarse por un tratado haya sido manifestado en violación de una disposición de su derecho interno relativa a la competencia para celebrar tratados”. Es cierto que el apartado continúa diciendo “a menos que esa violación sea manifiesta y afecte a una norma de su derecho interno de importancia fundamental”, mientras que el apartado 2 del artículo 46 establece que “[una] violación es manifiesta si resulta objetivamente evidente para cualquier Estado que se conduzca en la materia conforme a la práctica normal y de buena fe”. Las normas relativas a la facultad de firmar tratados para un Estado son normas constitucionales de importancia fundamental. Sin embargo, una limitación de la capacidad de un Jefe de Estado a este respecto no es manifiesta en el sentido del apartado 2 del artículo 46, a menos que, al menos, se le dé la publicidad adecuada. Esto es particularmente así porque los Jefes de Estado pertenecen al grupo de personas que, de conformidad con el artículo 7, párrafo 2, del Convenio “en virtud de sus funciones y sin tener que producir plenos poderes” se consideran representantes de su Estado.

El Tribunal no puede aceptar el argumento de Nigeria de que el artículo 7, párrafo 2, de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados se refiere únicamente a la forma en que se establece la función de una persona como representante de un Estado, pero no trata del alcance de los poderes de esa persona cuando ejerce esa función representativa. El Tribunal señala que el comentario de la Comisión de Derecho Internacional sobre el párrafo 2 del artículo 7 indica expresamente que “se considera que los Jefes de Estado… representan a su Estado a los efectos de la realización de todos los actos relativos a la celebración de un tratado” (Comentario de la CDI, Art. 6 (de lo que entonces era el proyecto de Convención), párr. 4, Anuario de la Comisión de Derecho Internacional, 1966, Vol. II, p. 193).

266. Nigeria argumenta además que Camerún sabía, o debería haber sabido, que el Jefe de Estado de Nigeria no tenía poder legal para obligar a Nigeria sin consultar al Gobierno nigeriano. A este respecto, el Tribunal de Justicia señala que no existe una obligación legal general para los Estados de mantenerse informados de los desarrollos legislativos y constitucionales en otros Estados que sean o puedan llegar a ser importantes para las relaciones internacionales de estos Estados.

En este caso, el Jefe de Estado de Nigeria había declarado en agosto de 1974 en su carta al Jefe de Estado de Camerún que las opiniones de la Comisión Mixta “deben estar sujetas al acuerdo de los dos Gobiernos”. Sin embargo, en el párrafo siguiente de esa misma carta, [p431] indicaba además: “Siempre he creído que ambos podemos reexaminar juntos la situación y llegar a una decisión apropiada y aceptable sobre el asunto”. Contrariamente a lo que sostiene Nigeria, el Tribunal considera que estas dos declaraciones, leídas conjuntamente, no pueden considerarse como una advertencia específica a Camerún de que el Gobierno nigeriano no quedaría vinculado por ningún compromiso contraído por el Jefe de Estado. Y, en particular, no podrían entenderse como relativas a cualquier compromiso que se asumiera en Maroua nueve meses más tarde. En realidad, la carta en cuestión se refería a una reunión que se celebraría en Kano (Nigeria) del 30 de agosto al 1 de septiembre de 1974. Esta carta parece haber sido parte de un patrón que marcó las negociaciones fronterizas de las Partes entre 1970 y 1975, en el que los dos Jefes de Estado tomaron la iniciativa de resolver las dificultades en esas negociaciones a través de acuerdos de persona a persona, incluidos los de Yaoundé II y Maroua.

267. El Tribunal observa además que en julio de 1975 las dos Partes insertaron una corrección en la Declaración de Maroua, que al actuar así trataron la Declaración como válida y aplicable, y que Nigeria no afirma haber impugnado su validez o aplicabilidad antes de 1977.

268. En estas circunstancias, la Declaración de Maroua, así como la Declaración de Yaoundé II, deben considerarse vinculantes y que establecen una obligación jurídica para Nigeria. De ello se desprende que es innecesario que el Tribunal aborde el argumento de Nigeria relativo a la práctica petrolera en el sector hasta el punto G (véase el párrafo 256 supra). Así pues, debe considerarse que la frontera marítima entre Camerún y Nigeria hasta el punto G inclusive ha sido establecida sobre una base convencional por el Acuerdo Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913, la Declaración de Yaundé II de 4 de abril de 1971 y la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975, y sigue el siguiente curso partiendo de la línea recta que une Bakassi Point y King Point, la línea sigue la “línea de compromiso” trazada conjuntamente en Yaundé el 4 de abril de 1971 por los Jefes de Estado de Camerún y Nigeria en el British Admiralty Chart 3433 anexo a la Declaración de Yaundé II de 4 de abril de 1971, y pasa por 12 puntos numerados, cuyas coordenadas exactas fueron determinadas por la Comisión Mixta de ambos países reunida en Lagos en junio de 1971; a partir del punto 12 de dicha línea de compromiso, el curso de la frontera sigue la línea hasta el punto G especificada en la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975, corregida por el canje de notas entre los Jefes de Estado de Camerún y Nigeria de 12 de junio y 17 de julio de 1975.

**

269. La Corte abordará ahora la frontera marítima más allá del punto G, donde no se ha acordado ninguna delimitación de la frontera marítima. Camerún afirma que se trata de un caso clásico de delimitación marítima entre Estados con costas adyacentes que no han podido llegar [p432] a un acuerdo sobre la línea que debe trazarse entre sus respectivas zonas económicas exclusivas y plataformas continentales, aunque en este caso las circunstancias especiales de la situación geográfica son particularmente marcadas, y la Corte también debe tener en cuenta los intereses de terceros Estados.

270. En cuanto al ejercicio de la delimitación, Camerún alega que el derecho relativo a la delimitación de las fronteras marítimas está dominado por el principio fundamental de que toda delimitación debe conducir a una solución equitativa. En apoyo de este argumento, cita el apartado 1 de los artículos 74 y 83 de la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982 y varias decisiones de este Tribunal o de tribunales arbitrales. En particular, cita los asuntos de la Plataforma Continental del Mar del Norte (Rec. 1969, p. 4), que, según afirma, adoptaron la equidad como concepto jurídico aplicable. También cita, entre otros, el dictamen del Tribunal en el asunto relativo a la Delimitación marítima en la zona entre Groenlandia y Jan Mayen (Dinamarca contra Noruega) (Recopilación 1993, p. 62, párr. 54), donde se afirma que “el objetivo en todas y cada una de las situaciones debe ser lograr ‘un resultado equitativo'”, así como un dictamen del Tribunal de Arbitraje en el mismo sentido en el asunto relativo a la Delimitación de la Plataforma Continental (Reino Unido/Francia) (United Nations Reports on International Arbitration Awards (RIAA)), Vol. XVIII, p. 57, párr. 97). Camerún también hace referencia a la jurisprudencia más reciente del Tribunal en la materia en el caso relativo a la Delimitación Marítima y Cuestiones Territoriales entre Qatar y Bahrein (Qatar c. Bahrein), y en particular a la declaración del Tribunal de que debe “primero trazar provisionalmente una línea de equidistancia y luego considerar si existen circunstancias que deban conducir a un ajuste de esa línea”. Pero Camerún añade que no cree que el Tribunal pretendiera con ello poner en tela de juicio su propia jurisprudencia anterior que establece que “el principio fundamental… el propósito esencial, el único propósito, es llegar a una solución equitativa”.

271. En consecuencia, Camerún concluye que no existe un método único de delimitación marítima; la elección del método depende de las circunstancias propias de cada caso. En apoyo de este argumento, cita, entre otros, el dictamen de la Sala en el asunto relativo a la delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine, según el cual

“los criterios más apropiados y el método o la combinación de métodos que más probablemente produzcan un resultado conforme con lo que indica el derecho, sólo pueden determinarse en relación con cada caso particular y sus características específicas” (Recueil 1984, pág. 290, párr. 81).

271. Camerún insiste en el hecho de que el principio de equidistancia no es un principio de derecho consuetudinario aplicable automáticamente en toda delimitación de frontera marítima entre Estados cuyas costas son adyacentes, observando que, si se trazara una línea de equidistancia estricta, no tendría derecho prácticamente a ninguna zona económica exclusiva ni a ninguna plataforma continental, a pesar de que tiene una línea de costa pertinente más larga que Nigeria.

272. Citando la jurisprudencia de la Corte y el enfoque adoptado por el Tribunal Arbitral en el asunto relativo a la Delimitación de la frontera marítima entre Guinea y Guinea-Bissau (International Legal Materials (ILM), Vol. 25 (1986), p. 252), Camerún sostiene que, debido a la particular geografía del Golfo de Guinea, es necesario determinar la zona pertinente dentro de la cual debe realizarse la delimitación propiamente dicha, y que dicha zona puede incluir las costas de terceros Estados. Según Camerún, la zona pertinente en el presente asunto consiste en la parte del Golfo de Guinea delimitada por una línea recta que va desde Akasso en Nigeria hasta Cap Lopez en Gabón. Dentro de esa zona, Camerún ha presentado a Nigeria y al Tribunal lo que denomina una línea equitativa, subtendida por “líneas de proyección” que conectan puntos de las “costas pertinentes”, varias de las cuales están situadas de hecho en terceros Estados. Afirma que esta línea representa una línea de equidistancia ajustada para tener en cuenta las circunstancias pertinentes a fin de producir una solución equitativa, e insiste en que no se trata de un intento de “remodelar la geografía”. Añade que una única línea de delimitación de la frontera marítima es apropiada en este caso y que Nigeria ha aceptado que así sea. Las circunstancias pertinentes que deben tenerse en cuenta según Camerún son las siguientes la situación general en el Golfo de Guinea, donde las plataformas continentales de Camerún, Nigeria y Guinea Ecuatorial se superponen, de modo que ninguno de los tres países puede reivindicar, dentro de la extensión natural del territorio terrestre del otro, derechos exclusivos sobre la plataforma continental; el derecho legal de Camerún a una plataforma continental que represente la proyección frontal de sus costas; la configuración general de las costas de Camerún y Nigeria, y en particular la concavidad de la costa camerunesa, que crea un “enclave” virtual de Camerún, y el cambio de dirección de la costa nigeriana a partir de Akasso; las longitudes relativas de las costas implicadas; la presencia de la isla de Bioko frente a la costa de Camerún. En relación con cada una de estas circunstancias, Camerún cita jurisprudencia que pretende apoyar la línea de delimitación que propone.

273. En lo que respecta a las cuatro primeras circunstancias, el Camerún se basa en particular en los asuntos relativos a la plataforma continental del Mar del Norte (I.C.J. Reports 1969, pág. 4), el asunto relativo a la delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine (I.C.J. Reports 1984, pág. 246), el asunto relativo a la plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia) (I. C.J. Recueil 1982, p. 18), el asunto relativo a la Delimitación marítima en la zona entre Groenlandia y Jan Mayen (Dinamarca contra Noruega) (C.I.J. Recueil 1993, p. 38) y el Laudo arbitral en el asunto relativo a la Delimitación de la frontera marítima entre Guinea y Guinea-Bissau (ILM, Vol. 25 (1986), p. 252). Sostiene que en todos estos casos las circunstancias en cuestión llevaron a la corte o tribunal en cuestión a realizar un ajuste de la línea de equidistancia con el fin de lograr un resultado equitativo, en algunos casos muy sustancial, llegando, como por ejemplo en el caso Jan Mayen, a un “desplazamiento” real de la línea (I. C.J. Reports 1993, p. 79, párr. 90), y, en los asuntos relativos a la plataforma continental del Mar del Norte, a un aumento de aproximadamente el 37,5% de la superficie de la plataforma continental que la equidistancia concedía por sí sola a Alemania. Camerún cita también la solución encontrada por el Tribunal Arbitral en el asunto relativo a la Delimitación de las zonas marítimas entre Canadá y la República Francesa (St.Pierre et Miquelon) (ILM, Vol.31 (1992), p. 1149) para superar el enclavamiento de St. Pierre y darle un acceso equitativo ininterrumpido a la plataforma continental.
274. En relación con la quinta circunstancia, la presencia frente a su costa de la isla de Bioko, que forma parte de Guinea Ecuatorial, pero está más cerca de la costa de Camerún que de la de Guinea Ecuatorial, Camerún establece una analogía con el caso relativo a la Delimitación de la Plataforma Continental (Reino Unido/Francia) (RIAA, Vol. XVIII, p. 3), en el que el Tribunal de Arbitraje se negó a atribuir a las Islas Anglonormandas el efecto pleno reclamado por Gran Bretaña y decidió que eran un enclave situado totalmente dentro de la plataforma continental francesa.

Camerún sostiene además, argumentando a contrario del razonamiento del Tribunal en el asunto relativo a la Plataforma Continental (Jamahiriya Árabe Libia/Malta) (I.C.J. Reports 1985, p. 42, párr. 53), que “el régimen de delimitación no es idéntico para un Estado insular y para una isla dependiente y aislada que cae bajo la soberanía de un Estado”. Argumentando que no se debe necesariamente dar a Bioko todo su efecto, insiste en que lo que debe evitarse a toda costa es un “corte radical y absoluto de la proyección del frente costero [de Camerún]”. Pierre et Miquelon), en el que el Tribunal Arbitral declaró que “la delimitación debe dejar a un Estado las zonas que constituyen la prolongación natural o la extensión hacia el mar de sus costas, de modo que la delimitación debe evitar cualquier efecto de corte de esas prolongaciones o extensiones hacia el mar” (ILM, Vol. 31 (1992), p. 1167, párr. 58). 58).

275. Sobre la base de estos argumentos, Camerún, en sus alegaciones finales, solicita a la Corte que delimite de la siguiente manera las zonas marítimas que pertenecen respectivamente a Camerún y Nigeria más allá del punto G:

“– desde el punto G la línea equitativa sigue la dirección indicada por los puntos G, H (coordenadas 8 [grado] 21′ 16″ este y 4 [grado] 17’norte), I (7 [grado] 55′ 40″ este y 3 [grado] 46′ norte), J (7 [grado] 12′ 08″ este y 3 [grado] 12′ 35″ norte), K (6 [grado] 45′ 22″ este y 3 [grado] 01′ 05″ norte), y continúa desde K hasta el límite exterior de las zonas marítimas que el derecho internacional sitúa bajo la jurisdicción respectiva de las dos Partes”. [p435]

276. Nigeria está de acuerdo en que es apropiado en el presente caso determinar una única frontera marítima, pero rechaza la línea de Camerún. La califica de fantasiosa y construida en contra de los conceptos y normas básicos del derecho internacional. Critica tanto la construcción de la línea como la “equidad” del resultado a la luz de la jurisprudencia. Dirige su crítica a la construcción esencialmente a cinco puntos: la naturaleza real de la línea; las costas relevantes utilizadas en su construcción; el tratamiento de las islas en esta construcción; la definición del área relevante para la delimitación; el método seguido en la construcción de la línea.

277. En relación con la naturaleza de la línea propuesta por Camerún, Nigeria sostiene que no se trata de una “línea de delimitación” sino de una “línea de exclusión”. Se afirma que la línea camerunesa

“se adelanta a cualquier delimitación entre Nigeria y los dos Estados cuyas costas están frente a las suyas sin ningún obstáculo intermedio, es decir, Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe, en zonas que en cada punto están más cerca y más estrechamente conectadas con las costas de estos tres Estados que con la costa camerunesa”.

En este sentido, se afirma que se trata de una línea de exclusión y, por tanto, incompatible con el derecho internacional.

278. En cuanto a las costas pertinentes, Nigeria, citando los artículos 15, 74 y 83 de la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982, señala que las costas que deben tenerse en cuenta en la construcción de una línea de delimitación marítima deben ser “adyacentes” o “opuestas”. Además, deben ser costas de las partes, y no las de un tercer Estado. A este respecto, Nigeria considera que la costa pertinente de Nigeria es la que discurre hacia el oeste desde su frontera con Camerún hasta Akasso (donde cambia de dirección hacia el noroeste, dando la espalda al Golfo de Guinea), y la de Camerún es la costa que discurre hacia el este desde la frontera entre los dos Estados y luego hacia el sur, hasta la punta Debundsha, que marca el comienzo del efecto de bloqueo de la isla de Bioko. Además, según Nigeria, la línea de Camerún no tiene debidamente en cuenta el criterio de proporcionalidad que, según Nigeria, está a su favor por un factor de entre 1:1,3 y 1:3,2, dependiendo de los puntos precisos utilizados.

279. En cuanto al tratamiento de las islas, Nigeria comienza recordando el dictum del Tribunal en 1969 de que “nunca puede haber una cuestión de remodelación completa de la naturaleza” (Plataforma Continental del Mar del Norte, I.C.J. Recueil 1969, p. 49, párr. 91).

Nigeria sostiene que la línea camerunesa pretende remodelar radicalmente la geografía física del Golfo de Guinea eliminando la importante cadena de islas que lo corta en dos casi centralmente de arriba abajo. Además, se ignora totalmente la existencia de Bioko, una isla importante en superficie y población y sede de la capital de la República de Guinea Ecuatorial. En cualquier caso, según Nigeria, Bioko no puede tratarse simplemente como una circunstancia relevante; es una parte importante [p436] de un Estado independiente, que posee sus propios espacios marítimos, en los que el Tribunal no tiene derecho a inmiscuirse. Y lo mismo ocurre, en opinión de Nigeria, más al sur, en relación con el archipiélago de Santo Tomé y Príncipe.

Nigeria sostiene que la “línea equitativa” de Camerún no permite a ninguna de estas islas ningún efecto en absoluto, teniendo en cuenta sólo las costas continentales, mientras que, por otra parte, ignora el impacto sobre estas últimas de la presencia de Bioko (véase el párrafo 278 supra). Citando la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982 y la jurisprudencia pertinente, en particular el párrafo 185 de la reciente Sentencia del Tribunal en el asunto relativo a la Delimitación Marítima y Cuestiones Territoriales entre Qatar y Bahrein (Qatar c. Bahrein), Nigeria insiste en que el enfoque de Camerún no puede ser correcto desde el punto de vista jurídico. Nigeria admite que a veces sólo se puede dar a las islas un efecto parcial, como ocurrió en el asunto relativo a la Plataforma Continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia) en relación con las islas Kerkennah (I.C.J. Reports 1982, pp. 88-89, párrs. 128-129). También señala que, en ocasiones, puede adoptarse una solución de enclavamiento, como ocurrió en el Laudo Arbitral en la Delimitación de la Plataforma Continental (Reino Unido/Francia) (RIAA, Vol. XVIII, p. 3), en relación con las Islas Anglonormandas. Sin embargo, Nigeria señala que en ambos casos las islas pertenecían a una de las partes en la delimitación, mientras que aquí pertenecen a terceros Estados y, por lo tanto, sus efectos no pueden ser moderados, en ausencia de alguna otra circunstancia relevante o especial que lo justifique.

280. En relación con los puntos tercero y cuarto, definición de la zona pertinente y método de construcción de la línea, Nigeria cuestiona la noción misma de lo que Camerún denomina “zona pertinente total”, insistiendo en que la única zona pertinente es la delimitada por las “costas pertinentes” (véase el párrafo 278 supra). Sostiene que, en realidad, Camerún pretende transformar un golfo con cinco Estados ribereños en uno con sólo dos: él mismo y Nigeria. En efecto, según Nigeria, Camerún pretende compensar la injusticia de la naturaleza cerca de la línea costera apropiándose de extensas zonas mar adentro. Nigeria observa que las zonas marítimas de los Estados no son más que anexos a la tierra, que representan la proyección hacia el mar y la prolongación de la línea costera que los genera, y que, en consecuencia, deben ser adyacentes a esa línea costera y estar “estrechamente relacionadas con ella”. Nigeria sostiene que sería contrario a estos principios construir una línea que produjera una zona que disminuyera cerca de la línea de costa que la genera, pero que luego se expandiera cuanto más se alejara de su línea de costa, desplazándose de su eje para tomar un rumbo más próximo y más directamente vinculado a otras líneas de costa. Sostiene que las restricciones impuestas a las zonas marítimas de un Estado próximas a la costa no pueden aliviarse asignándole espacios alejados del mar.

Nigeria sostiene que no puede ser responsable de compensar a Camerún en el sector noroeste por las desventajas que pueda sufrir [p437] como resultado de su situación natural en los sectores al este y al sur de Bioko, en particular como resultado de la dirección de la costa de Camerún en ese punto y de la existencia de la propia Bioko. Nigeria afirma además que el rechazo por parte de Camerún de cualquier dependencia de los criterios de pertenencia, equidistancia y prolongación natural es incoherente con los métodos modernos de delimitación. Señala que los tribunales internacionales suelen partir de una línea de equidistancia, que luego se ajusta para tener en cuenta otras circunstancias pertinentes. Según Nigeria, dichas circunstancias no incluyen normalmente la desventaja geográfica: el derecho internacional no remodela la situación geográfica de los Estados. Nigeria añade que, aunque el Tribunal ha sido sensible en el pasado a algunas características geográficas que podrían tener un efecto distorsionador significativo en la delimitación de zonas marítimas, siempre se ha tratado de peculiaridades geográficas menores propias de la situación geográfica subyacente de los Estados en cuestión. Por otra parte, esa situación geográfica subyacente siempre se ha dado por supuesta y el Tribunal de Justicia nunca ha considerado que el frente marítimo de un Estado en su totalidad pudiera ser ignorado o que se le pudiera dar otra cosa que no fuera su pleno efecto.

281. En cuanto al carácter equitativo de la línea de Camerún, Nigeria alega que no es función de la Corte delimitar la plataforma continental por referencia a consideraciones generales de equidad. Sostiene que, según la jurisprudencia del Tribunal, delimitar la plataforma continental implica establecer los límites de una zona que ya pertenece a un Estado, no determinar de novo dicha zona. Delimitar de manera equitativa no es lo mismo que adjudicar una parte justa y equitativa de una zona previamente no delimitada. Tras realizar un análisis detallado de varios casos invocados por Camerún, en particular los casos de la Plataforma Continental del Mar del Norte (I.C.J. Reports 1969, p. 1), el caso relativo a la Plataforma Continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia) (I.C.J. Reports 1982, p. 18) y la decisión del Tribunal Arbitral en el caso relativo a la Delimitación de zonas marítimas entre Canadá y la República Francesa (St. Pierre et Miquelon) (ILM, Vol. 31 (1992), p. 1149), Nigeria concluye que nada de lo hecho en esos casos puede justificar que Camerún se aparte radicalmente de los métodos, normas y principios jurídicos de la delimitación marítima, en favor de una línea que no es tanto “equitativa” como fantasiosa. Según Nigeria, estos casos demuestran las limitaciones de la equidad: puede utilizarse para mitigar los efectos de “características menores que podrían producir resultados desproporcionados si el principio y el método de equidistancia se aplicaran mecánicamente”, pero no para remodelar completamente la naturaleza.
282. Nigeria argumenta además que la conducta de las Partes con respecto al otorgamiento y explotación de concesiones petroleras, que conduce al establecimiento de líneas de facto, desempeña un papel muy importante en el establecimiento de fronteras marítimas. Sostiene que, dentro del área a delimitar, la Corte no puede redistribuir las concesiones petroleras establecidas por la práctica de Nigeria, [p438] Guinea Ecuatorial y Camerún, y que debe respetar la configuración de las concesiones en su determinación del curso de la frontera marítima. En opinión de Nigeria, la jurisprudencia internacional nunca ha hecho caso omiso de dicha práctica para redistribuir las concesiones petrolíferas, y este enfoque comedido es tanto más comprensible cuanto que el cambio en los derechos y concesiones petrolíferas de larga data resultante de dicha redistribución crearía grandes dificultades y no estaría en consonancia con las consideraciones equitativas que deben tenerse en cuenta en la delimitación.

Según Nigeria, la línea de delimitación de Camerún ignora por completo la práctica sustancial y de larga data, seguida tanto por Nigeria como por Camerún, con respecto a la actividad de exploración y explotación de petróleo en la plataforma continental, y tendría como resultado la adjudicación a Camerún de un gran número de concesiones pertenecientes a Nigeria o Guinea Ecuatorial, en las que se han invertido miles de millones de dólares en infraestructuras. Nigeria afirma que su práctica en materia de concesiones petrolíferas está establecida desde hace mucho tiempo y sostiene que, contrariamente a lo que afirma Camerún (véase el párrafo 283 infra), se remonta a mucho antes de 1970, cuando, según Camerún, surgió su disputa de delimitación marítima con Nigeria. Por otra parte, Nigeria considera que la existencia de zonas de superposición de licencias carece de efecto sobre el peso probatorio de la práctica petrolera. Nigeria afirma que sus operaciones dentro de las zonas marítimas ahora reclamadas por Camerún siempre han sido particularmente significativas y completamente abiertas; Camerún nunca las disputó y no presentó ninguna protesta hasta la fecha en que se incoó el presente procedimiento. Nigeria concluye que su práctica petrolera en la zona fue pública, abierta y de larga duración, y por lo tanto constituye una base para la aquiescencia y el establecimiento de derechos adquiridos. Niega haber faltado a su obligación de informar a Camerún de esta práctica, y afirma que la información estaba en cualquier caso a disposición del público.

283. En respuesta al argumento de Nigeria sobre la práctica petrolera, Camerún, por su parte, sostiene que la existencia y los límites de las concesiones petroleras sólo han tenido una importancia limitada en cuestiones de delimitación marítima en la jurisprudencia internacional. Se dice que esta importancia limitada concuerda con la naturaleza esencial del concepto de plataforma continental, sobre la cual los Estados ribereños tienen un derecho inherente que “no depende de su ejercicio” (Plataforma Continental del Mar del Norte, Sentencia, I.C.J. Reports 1969, p. 22, párr. 19). Camerún argumenta que el otorgamiento de concesiones petrolíferas es un hecho consumado unilateral, y no un hecho jurídico oponible a otro Estado.

En la zona situada inmediatamente al sur del punto G, Camerún alega que, de hecho, existen zonas de superposición de las concesiones otorgadas por Camerún, Guinea Ecuatorial y Nigeria, y que, debido a ello, no puede afirmarse que exista ninguna línea consensuada de prácticas petroleras que constituya una línea de facto que pueda servir de base para la delimitación. En la zona más [p439] al sur del punto G. Camerún argumenta que no se puede hablar de una línea de facto, ya que Camerún se abstuvo de otorgar concesiones allí, debido a las negociaciones entre las Partes y el presente procedimiento. Según Camerún, Nigeria, al otorgar concesiones en esta zona, ha intentado presentar al Tribunal un hecho consumado.

Además, Camerún afirma que la descripción que hace Nigeria de la práctica del Estado en materia de concesiones petrolíferas y las conclusiones que extrae de ella son erróneas. Camerún insiste en que, contrariamente a lo que afirma Nigeria, las concesiones citadas por Nigeria son todas (con la excepción de la concesión OML 67) posteriores a 1990, mucho después de que surgiera la disputa sobre la delimitación marítima a finales de los años 70, mientras que tres de ellas fueron incluso otorgadas después de que se presentara la demanda de incoación del procedimiento y, por lo tanto, carecen de relevancia a efectos de resolver la presente disputa.

Además, Camerún afirma que no se puede deducir nada de su silencio con respecto a las concesiones nigerianas, ya que las autoridades nigerianas nunca informaron a Camerún, como se habían comprometido a hacer, de las nuevas concesiones y la propia Nigeria ha guardado silencio con respecto a las concesiones camerunesas, incluso cuando éstas invadían zonas que Nigeria parece considerar como propias.

284. Habiendo tratado anteriormente la naturaleza, el propósito y los efectos de la intervención de Guinea Ecuatorial (véanse los párrafos 227-238 supra), el Tribunal resumirá ahora brevemente los argumentos de Guinea Ecuatorial con respecto al curso de la frontera marítima entre Camerún y Nigeria. Esencialmente, Guinea Ecuatorial solicita a la Corte que “se abstenga de delimitar una frontera marítima entre Nigeria y Camerún en cualquier área que esté más próxima a Guinea Ecuatorial que a las Partes del caso ante la Corte”, o de “expresar cualquier opinión que pueda perjudicar los intereses [de Guinea Ecuatorial] en el contexto de [sus] negociaciones sobre la frontera marítima con [sus] vecinos”. Pide que la frontera que fije el Tribunal no invada en ningún caso la línea mediana entre sus propias costas y las de Camerún y Nigeria, que considera “una expresión razonable de sus derechos e intereses legales que no debe ser transgredida en procedimientos en los que Guinea Ecuatorial no es parte”. Guinea Ecuatorial subraya que, si la decisión del Tribunal en el presente caso supusiera tal usurpación, ello le causaría un “daño irreparable” y “daría lugar a una gran confusión”, a pesar de la protección que le otorga el artículo 59 del Estatuto del Tribunal.

Guinea Ecuatorial tiene una serie de críticas específicas a la “línea equitativa” propuesta por Camerún, de la que, además, afirma que no tuvo conocimiento hasta diciembre de 1998. Sostiene que en negociaciones anteriores Camerún siempre había reconocido que la línea mediana representaba el límite entre sus respectivas zonas marítimas y que esto había sido confirmado por la práctica petrolera de los dos Estados. Sin embargo, según [p440] Guinea Ecuatorial, la línea equitativa de Camerún no sólo invade la línea mediana de los dos países sino también la de Guinea Ecuatorial y Nigeria y, además, no tiene en cuenta la práctica petrolera muy importante de los tres Estados. Según Guinea Ecuatorial, si el Tribunal aceptara la línea propuesta por Camerún, ya ni siquiera existiría una frontera marítima entre Guinea Ecuatorial y Nigeria, y por lo tanto no habría tripoint entre los tres países, a pesar de que Camerún, en negociaciones previas con Guinea Ecuatorial, y en su propia legislación, siempre había reconocido que existía tal tripoint.

Guinea Ecuatorial sostiene además que dar efecto a la línea de Camerún supondría el enclaustramiento completo de la isla de Bioko. Por último, Guinea Ecuatorial hace referencia al Tratado de 23 de septiembre de 2000 que delimita su frontera marítima con Nigeria. Aunque Guinea Ecuatorial reconoce que ese Tratado no puede ser vinculante para Camerún (res inter alios acta), sostiene que, igualmente, Camerún no puede pretender beneficiarse de él. Por lo tanto, el hecho de que, en virtud del Tratado, la zona marítima asignada a Nigeria se extienda a aguas situadas en el lado de Guinea Ecuatorial de la línea mediana no es una circunstancia en la que Camerún tenga derecho a basarse a efectos de su reclamación contra Nigeria.

*

285. La Corte observa que las zonas marítimas sobre cuya delimitación debe pronunciarse en esta parte de la Sentencia se encuentran más allá del límite exterior de los respectivos mares territoriales de los dos Estados. La Corte recuerda además que las Partes están de acuerdo en que debe pronunciarse sobre la delimitación marítima de conformidad con el derecho internacional. Tanto Camerún como Nigeria son partes en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982, que ratificaron el 19 de noviembre de 1985 y el 14 de agosto de 1986, respectivamente. Por consiguiente, son aplicables las disposiciones pertinentes de dicha Convención y, en particular, sus artículos 74 y 83, que se refieren a la delimitación de la plataforma continental y de la zona económica exclusiva entre Estados con costas adyacentes o situadas frente a frente. El apartado 1 de dichos artículos dispone que tal delimitación debe efectuarse de manera que “se llegue a una solución equitativa”.

286. El Tribunal observa también que las Partes acordaron en sus escritos que la delimitación entre sus zonas marítimas debía efectuarse mediante una línea única. Como el Tribunal tuvo ocasión de recordar en su Sentencia de 16 de marzo de 2001 en el asunto relativo a la Delimitación Marítima y Cuestiones Territoriales entre Qatar y Bahrein (Qatar c. Bahrein),

“el concepto de frontera marítima única no procede del derecho convencional multilateral, sino de la práctica de los Estados, y … encuentra su explicación en el deseo de los Estados de establecer una línea fronteriza ininterrumpida que delimite las diversas zonas de jurisdicción marítima -parcialmente coincidentes- que les corresponden” (Recueil 2001, párr. 173). [p441]

En el presente caso, la tarea del Tribunal consiste, en consecuencia, en determinar, con efecto a partir del punto G, una única línea de delimitación de las zonas de jurisdicción coincidentes dentro de la zona restringida respecto de la cual es competente para pronunciarse.

287. La Sala constituida por el Tribunal en el asunto relativo a la Delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine (Canadá/Estados Unidos de América) señaló que la determinación de dicha línea

“sólo puede llevarse a cabo mediante la aplicación de un criterio, o una combinación de criterios, que no otorgue un trato preferente a una de [las zonas] en detrimento de la otra, y que al mismo tiempo sea tal que resulte igualmente adecuada para la división de cualquiera de ellas” (I.C.J. Reports 1984, p. 327, párr. 194).

La Sala añadió a continuación que “en lo sucesivo … se daría preferencia a los criterios que, por su carácter más neutro, se prestan mejor a ser utilizados en una delimitación polivalente” (Recueil 1984, p. 327, párr. 194).

Asimismo, tras señalar el vínculo existente entre la plataforma continental y la zona económica exclusiva, el Tribunal declaró en el asunto Plataforma continental (Jamahiriy a Árabe Libia/Malta) que

“aunque el presente asunto se refiere únicamente a la delimitación de la plataforma continental y no a la de la zona económica exclusiva, los principios y normas que subyacen a este último concepto no pueden dejarse de lado. Como lo demuestra la Convención de 1982, las dos instituciones – plataforma continental y zona económica exclusiva – están unidas en el derecho moderno”. (C.I.J. Recueil 1985, p. 33, párr. 33.)

288. El Tribunal ha precisado en diversas ocasiones cuáles son los criterios, principios y reglas de delimitación aplicables cuando se trata de determinar una línea que abarca varias zonas de jurisdicciones coincidentes. Se expresan en el llamado método de los principios equitativos/circunstancias pertinentes. Este método, muy similar al de equidistancia/circunstancias particulares aplicable en la delimitación del mar territorial, consiste en trazar en primer lugar una línea de equidistancia y, a continuación, considerar si existen factores que exijan el ajuste o desplazamiento de dicha línea para lograr un “resultado equitativo”.

289. Así, en el asunto relativo a la Delimitación marítima en la zona comprendida entre Groenlandia y Jan May en (Dinamarca c. Noruega), el Tribunal, al que se había pedido que trazara una única frontera marítima, estimó, con respecto a la delimitación de la plataforma continental, que

incluso si fuera apropiado aplicar… el derecho consuetudinario relativo a la plataforma continental tal como se ha desarrollado en los casos resueltos, es conforme a los precedentes comenzar con la línea mediana como línea provisional y luego preguntarse si “circunstancias especiales” requieren algún ajuste o desplazamiento de esa línea” (Recueil 1993, pág. 61, párr. 51).

Al tratar de determinar si existían en ese caso factores que debieran llevarle a ajustar o desplazar la línea mediana para lograr un “resultado equitativo”, el Tribunal declaró:

“se desprende así que las circunstancias especiales son aquellas circunstancias que podrían modificar el resultado producido por una aplicación sin reservas del principio de equidistancia. El derecho internacional general, tal y como se ha desarrollado a través de la jurisprudencia del Tribunal y de la jurisprudencia arbitral, así como a través de los trabajos de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, ha empleado el concepto de “circunstancias relevantes”. Este concepto puede describirse como un hecho necesario a tener en cuenta en el proceso de delimitación”. (Ibid., p. 62, párrafo 55.)

En el asunto relativo a la delimitación marítima y las cuestiones territoriales entre Qatar y Bahrein (Qatar c. Bahrein), el Tribunal declaró además que

“para la delimitación de las zonas marítimas más allá de la zona de 12 millas [trazaría] primero provisionalmente una línea de equidistancia y luego consideraría si [había] circunstancias que debieran conducir a un ajuste de esa línea” (I.C.J. Reports 2001, párr. 230).

290. El Tribunal aplicará el mismo método en el presente asunto.
Antes de que pueda trazar una línea de equidistancia y considerar si existen circunstancias relevantes que puedan hacer necesario el ajuste de dicha línea, la Corte debe, sin embargo, definir las líneas costeras relevantes de las Partes por referencia a las cuales se determinará la ubicación de los puntos base a utilizar en la construcción de la línea de equidistancia.

Como el Tribunal dejó claro en su Sentencia en el caso relativo a la Delimitación Marítima y Cuestiones Territoriales entre Qatar y Bahrein (Qatar v. Bahrein),

“la línea de equidistancia es la línea cada uno de cuyos puntos es equidistante de los puntos más próximos de las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura de los mares territoriales de cada uno de los dos Estados”. (C.I.J. Recueil 2001, párr. 177.)

291. En el presente caso, el Tribunal no puede aceptar la alegación de Camerún, por una parte, de que debe tenerse en cuenta la línea de costa del Golfo de Guinea desde Akasso (Nigeria) hasta Cap Lopez (Gabón) para delimitar la frontera marítima de Camerún con Nigeria y, por otra parte, de que no debe tenerse en cuenta la mayor parte de la línea de costa de la isla de Bioko. En primer lugar, la frontera marítima entre Camerún y Nigeria sólo puede determinarse por referencia a puntos situados en las costas de estos dos Estados y no de terceros Estados. En segundo lugar, la presencia de Bioko se hace sentir a partir de Debundsha, en el punto donde la costa de Camerún gira en dirección sur-sureste. Bioko no es una isla perteneciente [p443] a ninguna de las dos Partes. Es parte constituyente de un tercer Estado, Guinea Ecuatorial. Al norte y al este de Bioko aún no se han determinado los derechos marítimos de Camerún y Guinea Ecuatorial. La parte de la costa camerunesa más allá de Debundsha Point da a Bioko. Por lo tanto, no puede considerarse que esté frente a Nigeria como para ser relevante para la delimitación marítima entre Camerún y Nigeria (véase más adelante, p. 137, mapa esquemático núm. 11).

292. Una vez establecidos los puntos de base de conformidad con los principios antes mencionados establecidos por el Tribunal en el asunto relativo a la Delimitación Marítima y Cuestiones Territoriales entre Qatar y Bahrein (Qatar c. Bahrein), será posible determinar la línea de equidistancia entre las costas pertinentes de los dos Estados. Como el Tribunal ya ha tenido ocasión de explicar, esta línea de equidistancia no puede extenderse más allá de un punto en el que podría afectar a los derechos de Guinea Ecuatorial. Esta limitación de la longitud de la línea de equidistancia es inevitable, cualesquiera que sean los puntos de base utilizados. En el presente caso, el Tribunal ha determinado que los puntos de fondeo en tierra que deben utilizarse en la construcción de la línea de equidistancia son West Point y East Point, determinados en la edición de 1994 de la Carta 3433 del Almirantazgo Británico. Estos dos puntos, situados respectivamente a 8 [grado] 16′ 38″ de longitud este y 4 [grado] 31′ 59″ de latitud norte y 8 [grado] 30′ 14″ de longitud este y 4 [grado] 30′ 06″ de latitud norte, corresponden a los puntos más meridionales de la línea de bajamar de Nigeria y Camerún a ambos lados de la bahía formada por los estuarios del Akwayafe y del Cross Rivers. Dada la configuración de las costas y el área limitada dentro de la cual la Corte tiene jurisdicción para efectuar la delimitación, ningún otro punto base era necesario para que la Corte llevara a cabo esta operación.

293. La Corte considerará ahora si existen circunstancias que pudieran hacer necesario ajustar esta línea de equidistancia para lograr un resultado equitativo.

Como declaró el Tribunal en el asunto Plataforma Continental (Jamahiriya Árabe Libia/Malta)

“el método de la equidistancia no es el único aplicable al presente litigio, y ni siquiera goza del beneficio de una presunción a su favor. Así pues, según el Derecho vigente, debe demostrarse que el método de la equidistancia conduce a un resultado equitativo en el caso de que se trate”. (Recueil 1985, p. 47, párr. 63).

294. El Tribunal debe subrayar a este respecto que delimitar con la preocupación de alcanzar un resultado equitativo, como lo exige el derecho internacional actual, no es lo mismo que delimitar en equidad. La jurisprudencia de la Corte demuestra que, en los litigios relativos a la delimitación marítima, la equidad no es un método de delimitación, sino únicamente un objetivo que debe tenerse en cuenta al efectuar la delimitación.

295. La configuración geográfica de los espacios marítimos que la Corte debe delimitar es un hecho. No es un elemento abierto a

[p444]

Mapa esquemático núm. 11. Golfo de Guinea

[No es un elemento susceptible de modificación por el Tribunal, sino un hecho a partir del cual el Tribunal debe efectuar la delimitación. Como el Tribunal tuvo ocasión de afirmar en los asuntos relativos a la Plataforma Continental del Mar del Norte, “la equidad no implica necesariamente la igualdad”, y en un ejercicio de delimitación “nunca puede plantearse una cuestión de naturaleza completamente remodeladora” (Recueil 1969, p. 49, párr. 91). Aunque el Tribunal puede tener en cuenta ciertas peculiaridades geográficas de las zonas marítimas que han de delimitarse, esto es únicamente como circunstancias pertinentes, con el fin, en caso necesario, de ajustar o desplazar la línea de delimitación provisional. También en este caso, como decidió el Tribunal en los asuntos de la Plataforma Continental del Mar del Norte, el Tribunal no está obligado a tener en cuenta todas esas peculiaridades geográficas para ajustar o desplazar la línea de delimitación provisional:

“no se trata, pues, de remodelar totalmente la geografía, cualesquiera que sean los hechos de la situación, sino, dada una situación geográfica de cuasi igualdad entre varios Estados, de atenuar los efectos de una particularidad accesoria de la que podría resultar una diferencia de trato injustificable” (Recueil 1969, p. 50, párr. 91).

296. Camerún sostiene que la concavidad del Golfo de Guinea en general, y de la costa de Camerún en particular, crea un enclave virtual de Camerún, que constituye una circunstancia especial a tener en cuenta en el proceso de delimitación.

Nigeria argumenta que no corresponde al Tribunal compensar a Camerún por las desventajas que pueda sufrir como consecuencia directa de la geografía de la zona. Subraya que no es el propósito del derecho internacional remodelar la geografía.

297. La Corte no niega que la concavidad de la línea de costa pueda ser una circunstancia pertinente para la delimitación, como lo consideró la Corte en los asuntos de la Plataforma Continental del Mar del Norte y como también lo consideró el Tribunal Arbitral en el asunto relativo a la Delimitación de la Frontera Marítima entre Guinea y Guinea-Bissau, decisiones en las que se basa Camerún.
No obstante, el Tribunal subraya que esto sólo puede ser así cuando dicha concavidad se encuentra dentro de la zona que debe delimitarse. Así, en el asunto Guinea/Guinea-Bissau, el Tribunal Arbitral no abordó la desventaja resultante de la concavidad de la costa desde un punto de vista general, sino únicamente en relación con el trazado preciso de la línea de delimitación entre Guinea y Guinea-Bissau (ILM, Vol. 25 (1986), p. 295, párr. 104). En el presente caso, el Tribunal ya ha determinado que las costas pertinentes para la delimitación entre Camerún y Nigeria no incluyen todas las costas de los dos Estados dentro del Golfo de Guinea. El Tribunal observa que los sectores de costa relevantes para la presente delimitación no presentan una concavidad particular. Así, la concavidad de la costa de Camerún es evidente principalmente en el sector en el que se enfrenta a Bioko.

En consecuencia, la Corte no considera que la configuración de las [p446] costas relevantes para la delimitación represente una circunstancia que justifique el desplazamiento de la línea de equidistancia como lo solicita Camerún.

298. Camerún sostiene además que la presencia de la isla de Bioko constituye una circunstancia relevante que debe ser tenida en cuenta por la Corte a efectos de la delimitación. Argumenta que la isla de Bioko reduce sustancialmente la proyección hacia el mar de la costa de Camerún.
También en este caso Nigeria opina que no corresponde a la Corte compensar a Camerún por cualquier desventaja sufrida por éste como consecuencia directa de la geografía de la zona.

299. La Corte acepta que en ocasiones se han tenido en cuenta islas como circunstancia relevante en la delimitación cuando dichas islas se encontraban dentro de la zona a delimitar y caían bajo la soberanía de una de las partes. Esto ocurrió en particular en el asunto relativo a la Delimitación de la Plataforma Continental entre el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y la República Francesa (RIAA, Vol. XVIII, p. 3), en el que se basa Camerún. Sin embargo, en ese caso, contrariamente a lo que sostiene Camerún, el Tribunal de Arbitraje pretendía trazar una línea de delimitación y no compensar equitativamente una desigualdad natural.

En el presente caso, la isla de Bioko está sometida a la soberanía de Guinea Ecuatorial, Estado que no es parte en el procedimiento. En consecuencia, el efecto de la isla de Bioko en la proyección hacia el mar del frente costero camerunés es una cuestión entre Camerún y Guinea Ecuatorial y no entre Camerún y Nigeria, y no es relevante para la cuestión de la delimitación ante el Tribunal.

Por lo tanto, el Tribunal no considera que la presencia de la Isla de Bioko sea una circunstancia que justifique el desplazamiento de la línea de equidistancia como pretende Camerún.

300. Por último, Camerún invoca la disparidad entre la longitud de su costa y la de Nigeria en el Golfo de Guinea como una circunstancia relevante que justifica el desplazamiento de la línea de delimitación hacia el noroeste.

Por su parte, Nigeria considera que Camerún no respeta el criterio de proporcionalidad de la longitud de la línea de costa, que operaría más bien a favor de Nigeria.

301. El Tribunal reconoce, como lo señaló en los asuntos relativos a la Delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine (Canadá/Estados Unidos de América) (I.C.J. Recueil 1984, p. 336, párrs. 221-222) y a la Delimitación marítima en la zona entre Groenlandia y Jan Mayen (Dinamarca c. Norway) (I.C.J. Reports 1993, p. 34, párr. 68), que una diferencia sustancial en las longitudes de las respectivas costas de las partes puede ser un factor a tener en cuenta para ajustar o desplazar la línea de delimitación provisional. El Tribunal observa que en el presente caso, cualquiera que sea la línea de costa de Nigeria que se considere pertinente, la línea de costa pertinente de Camerún, tal como se describe en el párrafo 291, no es más larga que la de Nigeria. Por lo tanto, no hay [p447] ninguna razón para desplazar la línea de equidistancia a favor de Camerún por este motivo.

302. Antes de pronunciarse sobre la línea de delimitación entre Camerún y Nigeria, la Corte debe abordar aún la cuestión planteada por Nigeria de si la práctica petrolera de las Partes proporciona indicaciones útiles a efectos de la delimitación de sus respectivas zonas marítimas.

303. Así, Nigeria sostiene que la práctica de los Estados con respecto a las concesiones petroleras es un factor decisivo para el establecimiento de los límites marítimos. En particular, considera que la Corte no puede, a través de la delimitación marítima, redistribuir dichas concesiones petrolíferas entre los Estados parte en la delimitación.

Camerún, por su parte, sostiene que la existencia de concesiones petrolíferas nunca ha tenido una importancia particular en materia de delimitación marítima en derecho internacional.

304. Tanto la Corte como los tribunales arbitrales han tenido ocasión de ocuparse del papel de la práctica petrolera en los litigios de delimitación marítima. En el asunto relativo a la Plataforma Continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia) (Recueil 1982, p. 18), la Corte examinó por primera vez la cuestión de la importancia de las concesiones petroleras para la delimitación marítima. En esa ocasión, la Corte no tomó en consideración “la línea directa hacia el norte afirmada como límite de las zonas petrolíferas libias” (I.C.J. Reports 1982, pág. 83, párr. 117), porque esa línea “se había considerado… deficiente en los aspectos [que la habrían hecho oponible] a la otra Parte” (ibíd.); sin embargo, la Corte consideró que cerca de las costas las concesiones de las partes mostraban y confirmaban la existencia de un modus vivendi (ibíd., p. 84, párr. 119). En el asunto relativo a la Delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine (Canadá/Estados Unidos de América), la Sala del Tribunal subrayó la importancia de esas conclusiones al destacar que en ese asunto no existía ningún modus vivendi (Recueil 1984, págs. 310-311, párrs. 149-152). En ese asunto, la Sala consideró que, a pesar de la supuesta coincidencia de las concesiones petrolíferas estadounidense y canadiense, la situación era totalmente diferente a la del asunto Túnez/Libia. En el asunto relativo a la Plataforma Continental (Jamahiriya Árabe Libia/Malta (I.C.J. Reports 1985, p. 13) el Tribunal consideró que las indicaciones dadas por las partes no podían considerarse como prueba de aquiescencia (ibid., pp. 28-29, párrs. 24-25). En cuanto al arbitraje, el Tribunal Arbitral en el caso Guinea/Guinea Bissau se negó a tomar en consideración una concesión petrolera otorgada por Portugal (ILM, Vol. 25 (1986), p. 281, párr. 63). El Tribunal Arbitral en el caso relativo a la Delimitación de las zonas marítimas entre Canadá y la República Francesa (San Pedro y Miquelón) no concedió ninguna importancia a las concesiones petrolíferas otorgadas por las partes (ILM, Vol. 31 (1992), pp. 1174-1175, párrs. 89-91). En general, de la jurisprudencia se desprende que, aunque la existencia de un acuerdo expreso o tácito entre las partes sobre el emplazamiento de sus respectivas concesiones petrolíferas puede indicar un consenso sobre las zonas marítimas a las que tienen derecho, las concesiones petrolíferas y los pozos petrolíferos no deben considerarse en sí mismos como [p448] circunstancias pertinentes que justifiquen el ajuste o el desplazamiento de la línea de delimitación provisional. Sólo pueden tenerse en cuenta si se basan en un acuerdo expreso o tácito entre las partes. En el presente caso no existe ningún acuerdo entre las Partes en relación con las concesiones petrolíferas.

Por lo tanto, el Tribunal opina que la práctica petrolera de las Partes no es un factor a tener en cuenta en la delimitación marítima en el presente caso.

305. El Tribunal también trató de determinar si había otras razones que pudieran haber hecho necesario un ajuste de la línea de equidistancia para lograr un resultado equitativo. Llegó a la conclusión de que no existían tales razones en el presente caso.

306. En consecuencia, el Tribunal de Justicia decide que la línea de equidistancia representa un resultado equitativo para la delimitación de la zona sobre la que es competente para pronunciarse.

307. El Tribunal observa, sin embargo, que el punto G, determinado por las dos Partes en la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975, no se encuentra en la línea de equidistancia entre Camerún y Nigeria, sino al este de dicha línea. Por consiguiente, Camerún tiene derecho a solicitar que, a partir del punto G, el límite de las zonas marítimas respectivas de las Partes vuelva a la línea de equidistancia. Esto es lo que Camerún pretende conseguir trazando una línea de delimitación con un acimut de 270 [grados] desde el punto G hasta un punto situado a 8 [grados] 21′ 16″ de longitud este y 4 [grados] 17′ 00″ de latitud norte. El Tribunal, tras haber estudiado detenidamente diversas cartas, observa que el punto de la línea de equidistancia que se obtiene siguiendo un loxodrómico con un acimut de 270 [grados] desde el punto G está situado en coordenadas ligeramente diferentes de las propuestas por Camerún. En consecuencia, el Tribunal considera que desde el punto G la línea de delimitación debe unirse directamente a la línea de equidistancia en un punto con coordenadas 8 [grado] 21′ 20″ de longitud este y 4 [grado] 17′ 00″ de latitud norte, que se denominará X. Por consiguiente, la frontera entre las respectivas zonas marítimas de Camerún y Nigeria continuará más allá del punto G en dirección oeste hasta alcanzar el punto X en las coordenadas antes mencionadas. El límite girará en el punto X y continuará hacia el sur a lo largo de la línea de equidistancia. Sin embargo, la línea de equidistancia adoptada por el Tribunal no puede extenderse mucho. El Tribunal ya ha declarado que no puede tomar ninguna decisión que pueda afectar a los derechos de Guinea Ecuatorial, que no es parte en el procedimiento. En estas circunstancias, el Tribunal considera que no puede hacer más que indicar la dirección general, a partir del punto X, del límite entre las zonas marítimas de las Partes. El límite seguirá un loxodrómico con un azimut de 187 [grado] 52′ 27″ (ver abajo, p. 142, croquis-mapa No. 12).

***

308. El Tribunal abordará ahora las alegaciones de Camerún relativas a

[p449]

Mapa esquemático No. 2. Límites marítimos.

[p450] la responsabilidad del Estado de Nigeria y las reconvenciones de Nigeria relativas a la responsabilidad del Estado de Camerún.

309. A este respecto, Camerún presenta dos series separadas de alegaciones relativas, por una parte, a la zona del lago Chad y la península de Bakassi y, por otra, a los restantes sectores de la frontera terrestre y marítima.

310. Con respecto a la zona del lago Chad, el Camerún afirma que en los últimos decenios los pescadores nigerianos se han asentado gradualmente en territorio camerunés a medida que el lago se ha ido retirando. Según el Camerún, desde mediados del decenio de 1980 el ejército nigeriano hizo repetidas incursiones en el territorio camerunés en el que se habían asentado esos pescadores. A estos incidentes habría seguido una invasión a gran escala a partir de 1987, de modo que en 1994 un total de 18 pueblos y seis islas estaban ocupados por Nigeria y siguen estándolo.

Con respecto a Bakassi, Camerún afirma que antes de 1993 el ejército nigeriano se había infiltrado temporalmente en la península en varias ocasiones e incluso había intentado en 1990 establecer una “cabeza de puente” en Jabane, pero no mantuvo ninguna presencia militar en Bakassi en ese momento; Camerún, por el contrario, había establecido una subprefectura en Idabato, junto con todos los servicios administrativos, militares y de seguridad correspondientes. Posteriormente, en diciembre de 1993, las fuerzas armadas nigerianas habrían lanzado un ataque contra la península en el marco de una invasión minuciosa y deliberadamente planificada; Nigeria mantuvo y avanzó posteriormente su ocupación, estableciendo una segunda cabeza de puente en Diamond en julio de 1994. En febrero de 1996, tras un ataque de las tropas nigerianas, el puesto camerunés de Idabato habría caído en manos de Nigeria. La misma suerte habrían corrido posteriormente los puestos cameruneses de Uzama y Kombo a Janea. Estos territorios cameruneses estarían aún ocupados.

Camerún sostiene que, al invadir y ocupar así su territorio, Nigeria ha violado, y sigue violando, sus obligaciones en virtud del derecho internacional convencional y consuetudinario. En particular, Camerún alega que las acciones de Nigeria son contrarias al principio de no uso de la fuerza establecido en el Artículo 2, párrafo 4, de la Carta de las Naciones Unidas y al principio de no intervención reiteradamente sostenido por la Corte, además de ser incompatibles con la soberanía territorial de Camerún.
Camerún sostiene que estas acciones imputables a Nigeria son ilícitas y que, en consecuencia, Nigeria tiene la obligación de “poner fin a su presencia administrativa y militar en territorio camerunés y, en particular, de proceder a la evacuación inmediata e incondicional de sus tropas de la zona ocupada del lago Chad y de la península camerunesa de Bakassi”. Camerún afirma que Nigeria debe “[abstenerse] de cometer tales actos en el futuro”, que la responsabilidad internacional de Nigeria está comprometida y que no puede invocarse ninguno de los motivos de defensa previstos por el derecho internacional. En consecuencia, Camerún reclama que se le debe una reparación “en razón del perjuicio material y moral sufrido”.

311. Por su parte, Nigeria afirma que no sólo estaba en posesión pacífica de la zona del lago Chad y de la región de Bakassi en el momento de las supuestas invasiones, sino que lo había estado desde la independencia. Se alega que su despliegue de fuerza tuvo por objeto resolver problemas internos y responder a la campaña de invasión sistemática del territorio nigeriano por parte de Camerún. Nigeria afirma haber actuado en legítima defensa. Además, sostiene que, incluso si el Tribunal concluyera que Camerún tiene soberanía sobre estas zonas, la presencia nigeriana allí fue el resultado de un “error razonable” o de una “creencia honesta”. En consecuencia, Nigeria no puede ser considerada internacionalmente responsable por una conducta que, en el momento en que tuvo lugar, Nigeria tenía todas las razones para creer que era lícita.

312. El Tribunal recordará que en los párrafos 57, 60, 61 y 225 de la presente Sentencia fijó la frontera entre los dos Estados en la zona del lago Chad y en la península de Bakassi. Nigeria no niega que las fuerzas armadas nigerianas y una administración nigeriana se encuentran actualmente en estas zonas que el Tribunal ha determinado que son territorio camerunés, añadiendo con respecto al establecimiento del municipio de Bakassi que, si el Tribunal reconociera la soberanía de Camerún sobre dichas zonas, no hay nada irreversible en las disposiciones pertinentes adoptadas por Nigeria. El mismo razonamiento se aplica claramente a otras esferas de la administración civil, así como a las fuerzas militares o policiales.

313. El Tribunal de Justicia ya ha tenido ocasión de tratar situaciones de este tipo. En el asunto relativo al Templo de Preah Vihear, sostuvo que el templo estaba situado en territorio bajo soberanía de Camboya. De ello concluyó que “Tailandia [tenía] la obligación de retirar todas las fuerzas militares o policiales, u otros guardias o encargados, estacionados por ella en el Templo, o en sus proximidades en territorio camboyano” (Fondo, Sentencia, I.C.J. Reports 1962, p. 37).

Más recientemente, en la Controversia territorial (Jamahiriya Árabe Libia/Chad), el Tribunal fijó la frontera entre estos dos Estados siguiendo un trazado que atribuía al Chad los territorios en los que Libia había establecido una administración civil y estacionado fuerzas militares. A raíz de esta sentencia de 3 de febrero de 1994, los dos Estados firmaron el 4 de abril de 1994 un acuerdo con vistas a la aplicación de la sentencia; dicho acuerdo preveía la evacuación por Libia de los territorios en cuestión, que sería supervisada por un grupo de observadores que establecería el Consejo de Seguridad. La evacuación concluyó el 31 de mayo de 1994.

314. El Tribunal observa que Nigeria tiene la obligación, en el presente caso, de retirar rápidamente y sin condiciones su administración y sus fuerzas militares y de policía de la zona del lago Chad que pertenece a la soberanía de Camerún y de la península de Bakassi.

315. El Tribunal observa además que Camerún tiene la obligación [p452] de retirar rápidamente y sin condiciones cualquier administración o fuerzas militares o policiales que puedan estar presentes en las zonas situadas a lo largo de la frontera terrestre entre el lago Chad y la península de Bakassi que, de conformidad con la presente Sentencia, están bajo la soberanía de Nigeria. Nigeria tiene la misma obligación con respecto a cualquier administración o fuerzas militares o policiales que puedan estar presentes en zonas a lo largo de la frontera terrestre entre el lago Chad y la península de Bakassi que, de conformidad con la presente Sentencia, sean de soberanía de Camerún.

316. El Tribunal observa además que la aplicación de la presente Sentencia brindará a las Partes una oportunidad beneficiosa de cooperar en interés de la población afectada, en particular para permitirle seguir teniendo acceso a servicios educativos y sanitarios comparables a los que disfruta actualmente. Dicha cooperación será especialmente útil, con vistas al mantenimiento de la seguridad, durante la retirada de la administración y de las fuerzas militares y policiales nigerianas.

317. Además, el 21 de marzo de 2002, el Agente de Camerún declaró ante el Tribunal que “más de tres millones de nigerianos viven en territorio camerunés, donde, sin restricción alguna, se dedican a diversas actividades y están bien integrados en la sociedad camerunesa”. Declaró a continuación que, “fiel a su tradicional política de hospitalidad y tolerancia, Camerún seguirá brindando protección a los nigerianos que viven en la península [de Bakassi] y en la zona del lago Chad”. El Tribunal toma nota con satisfacción del compromiso así asumido con respecto a estas zonas en las que residen numerosos nacionales nigerianos.

318. Camerún, sin embargo, no sólo pide a la Corte el fin de la presencia administrativa y militar de Nigeria en territorio camerunés, sino también garantías de no repetición en el futuro. Tales peticiones son sin duda admisibles (LaGrand (Alemania c. Estados Unidos de América), sentencia de 27 de junio de 2001, párrs. 117 y ss.). Sin embargo, la sentencia dictada hoy precisa en términos definitivos y obligatorios la frontera terrestre y marítima entre los dos Estados. Una vez disipada toda incertidumbre a este respecto, el Tribunal no puede concebir una situación en la que una de las Partes, tras retirar sus fuerzas militares y policiales y su administración del territorio de la otra, no respete la soberanía territorial de esta última. Por lo tanto, las alegaciones de Camerún sobre este punto no pueden ser aceptadas.

319. En las circunstancias del caso, el Tribunal considera además que, por el hecho mismo de la presente Sentencia y de la evacuación del territorio camerunés ocupado por Nigeria, el perjuicio sufrido por Camerún a causa de la ocupación de su territorio habrá sido en todo caso suficientemente reparado. Por lo tanto, el Tribunal no tratará de determinar si, y en qué medida, la responsabilidad de Nigeria frente a Camerún se ha visto comprometida como consecuencia de dicha ocupación.

320. Camerún alega además que Nigeria ha incumplido la Providencia indicando medidas provisionales dictada por el [p453] Tribunal el 15 de marzo de 1996 y, por lo tanto, ha violado sus obligaciones internacionales. Nigeria sostiene que estas alegaciones “carecen de fundamento”.

321. En su sentencia de 27 de junio de 2001 en el asunto LaGrand (Alemania c. Estados Unidos de América), el Tribunal llegó a “la conclusión de que las Providencias sobre medidas provisionales dictadas en virtud del artículo 41 [del Estatuto] tienen efecto vinculante” (Recueil 2001, párr. 109). Sin embargo, es “el litigante que trata de establecer un hecho quien soporta la carga de probarlo; y en los casos en que no se aporten pruebas, una alegación puede ser rechazada como no probada” (Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua (Nicaragua v. United States of America), Jurisdiction and Admissibility, Judgment, I.C.J. Reports 1984, p. 437, para. 101). Así pues, en el presente caso corresponde a Camerún demostrar que Nigeria actuó en violación de las medidas provisionales indicadas en la Providencia de 15 de marzo de 1996.

322. En este caso, el Tribunal ya había señalado en la Providencia mencionada que no podía formarse una idea “clara y precisa” de los acontecimientos que tuvieron lugar en Bakassi en febrero de 1996 (I.C.J. Recueil 2001, párr. 38). Lo mismo puede decirse de los acontecimientos ocurridos en la península después de que se dictara la Providencia de 15 de marzo de 1996. El Camerún no ha demostrado los hechos que le incumbe probar, por lo que deben rechazarse sus alegaciones sobre este punto.

323. Por último, el Camerún se queja de diversos incidentes fronterizos ocurridos no sólo en Bakassi y en la zona del lago Chad, sino también en el mar y a lo largo de toda la frontera terrestre entre los dos Estados entre 1970 y 2001. Camerún dejó claro en su Réplica y en el procedimiento oral que no buscaba un fallo sobre la responsabilidad de Nigeria con respecto a cada uno de estos incidentes tomados de forma aislada. En sus alegaciones finales, Camerún solicita al Tribunal que declare que “al realizar repetidas incursiones a lo largo de la frontera entre los dos países, la República Federal de Nigeria ha violado y está violando sus obligaciones en virtud del derecho internacional…” y que, por lo tanto, su responsabilidad está comprometida, especialmente debido a las víctimas infligidas.
Nigeria sostiene que estas alegaciones no pueden ser resueltas en su conjunto y que deben ser abordadas considerando los supuestos incidentes uno por uno. Solicita a la Corte que rechace dichas alegaciones y, por su parte, presenta reconvenciones relativas a numerosos incidentes a lo largo de la frontera que, según Nigeria, comprometen la responsabilidad del Estado de Camerún. Camerún solicita a la Corte que rechace dichas alegaciones.

324. El Tribunal considera que, también en este caso, ninguna de las Partes prueba suficientemente los hechos que alega, ni su imputabilidad a la otra Parte. Por lo tanto, el Tribunal no puede estimar ni las alegaciones de Camerún ni las reconvenciones de Nigeria basadas en los incidentes citados.

***[p454]

325. Por estas razones,

EL TRIBUNAL

I. (A) Por catorce votos contra dos,

Decide que la frontera entre la República de Camerún y la República Federal de Nigeria en la zona del lago Chad está delimitada por la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930, incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Rezek, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Juez Koroma; Juez ad hoc Ajibola;

(B) Por catorce votos contra dos,

Decide que la línea de la frontera entre la República de Camerún y la República Federal de Nigeria en la zona del Lago Chad es la siguiente:

Desde un punto situado en el lago Chad a 14 [grados] 04′ 59″9999 de longitud este y 13 [grados] 05′ de latitud norte, en línea recta hasta la desembocadura del río Ebeji, situada a 14 [grados] 12′ 12″ de longitud este y 12 [grados] 32′ 17″ de latitud norte; y desde allí en línea recta hasta el punto en que se bifurca el río Ebeji, situado a 14 [grados] 12′ 03″ de longitud este y 12 [grados] 30′ 14″ de latitud norte;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Rezek, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Juez Koroma; Juez ad hoc Ajibola;

II. (A) Por quince votos contra uno,
Decide que la frontera terrestre entre la República del Camerún y la República Federal de Nigeria está delimitada, desde el lago Chad hasta la península de Bakassi, por los siguientes instrumentos

(i) desde el punto donde se bifurca el río Ebeji hasta el Pico Tamnyar, por los párrafos 2 a 60 de la Declaración Thomson-Marchand de 1929-1930, incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931;

(ii) desde el pico Tamnyar hasta el pilar 64 mencionado en el artículo XII del Acuerdo angloalemán de 12 de abril de 1913, por la Providencia británica de 2 de agosto de 1946;

(iii) desde el pilar 64 hasta la península de Bakassi, por los Acuerdos Anglo-Alemanes de 11 de marzo y 12 de abril de 1913;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Rezek, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Jueces ad hoc Mbaye, Ajibola;

EN CONTRA: Juez Koroma; [p455]

(B) Por unanimidad,

Decide que los instrumentos mencionados deben interpretarse en la forma establecida en los párrafos 91, 96, 102, 114, 119, 124, 129, 134, 139, 146, 152, 155, 160, 168, 179, 184 y 189 de la presente sentencia;

III. (A) Por trece votos contra tres,

Decide que la frontera entre la República de Camerún y la República Federal de Nigeria en Bakassi está delimitada por los artículos XVIII a XX del Acuerdo Anglo-Alemán de 11 de marzo de 1913;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Jueces Koroma, Rezek; Juez ad hoc Ajibola;

(B) Por trece votos contra tres,

Decide que la soberanía sobre la península de Bakassi corresponde a la República de Camerún;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Jueces Koroma, Rezek; Juez ad hoc Ajibola;
(C) Por trece votos contra tres,

Decide que la frontera entre la República de Camerún y la República Federal de Nigeria en Bakassi sigue el thalweg del río Akpakorum (Akwayafe), dividiendo las islas Mangrove cerca de Ikang en la forma indicada en el mapa TSGS 2240, hasta la línea recta que une Bakassi Point y King Point;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Jueces Koroma, Rezek; Juez ad hoc Ajibola;

IV. (A) Por trece votos contra tres,

Declara, tras haber examinado la octava excepción preliminar de Nigeria, que en su sentencia de 11 de junio de 1998 declaró que no tenía carácter exclusivamente preliminar en las circunstancias del caso, que es competente para conocer de las demandas que le han sido presentadas por la República de Camerún en relación con la delimitación de las zonas marítimas que pertenecen respectivamente a la República de Camerún y a la República Federal de Nigeria, y que dichas demandas son admisibles;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Rezek, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Jueces Oda, Koroma; Juez ad hoc Ajibola; [p456].

(B) Por trece votos contra tres,

Decide que, hasta el punto G siguiente, el límite de las zonas marítimas que pertenecen respectivamente a la República del Camerún y a la República Federal de Nigeria sigue el curso siguiente:

— partiendo del punto de intersección del centro del canal navegable del río Akwayafe con la línea recta que une Bakassi Point y King Point mencionada en el punto III (C) anterior, el límite sigue la “línea de compromiso” trazada conjuntamente en Yaoundé el 4 de abril de 1971 por los Jefes de Estado de Camerún y Nigeria en el British Admiralty Chart 3433 (Declaración de Yaoundé II) y pasa por 12 puntos numerados, cuyas coordenadas son las siguientes:

Longitud

Latitud

Punto 1

8 [grado] 30′ 44″ E,

4 [grado] 40′ 28″ N

punto 2:

8 [grado] 30′ 00″ E,

4 [grado] 40′ 00″ N

punto 3:

8 [grado] 28′ 50″ E,

4 [grado] 39′ 00″ N

punto 4:

8 [grado] 27′ 52″ E,

4 [grado] 38′ 00″ N

punto 5:

8 [grado] 27′ 09″ E,

4 [grado] 37′ 00″ N

punto 6:

8 [grado] 26′ 36″ E,

4 [grado] 36′ 00″ N

punto 7:

8 [grado] 26′ 03″ E,

4 [grado] 35′ 00″ N

punto 8:

8 [grado] 25′ 42″ E,

4 [grado] 34′ 18″ N

punto 9:

8 [grado] 25′ 35″ E,

4 [grado] 34′ 00″ N

punto 10:

8 [grado] 25′ 08″ E,

4 [grado] 33′ 00″ N

punto 11:

8 [grado] 24′ 47″ E,

4 [grado] 32′ 00″ N

punto 12:

8 [grado] 24′ 38″ E,

4 [grado] 31′ 26″ N

— a partir del punto 12, la frontera sigue la línea adoptada en la Declaración firmada por los Jefes de Estado de Camerún y Nigeria en Maroua el 1 de junio de 1975 (Declaración de Maroua), corregida por el canje de notas entre dichos Jefes de Estado de 12 de junio y 17 de julio de 1975; dicha línea pasa por los puntos A a G, cuyas coordenadas son las siguientes:

Longitud

Latitud

punto A:

8 [grado] 24′ 24″ E,

4 [grado] 31′ 30″ N

punto A1:

8 [grado] 24′ 24″ E,

4 [grado] 31′ 20″ N

punto B:

8 [grado] 24′ 10″ E,

4 [grado] 26′ 32″ N

punto C:

8 [grado] 23′ 42″ E,

4 [grado] 23′ 28″ N

punto D:

8 [grado] 22′ 41″ E,

4 [grado] 20′ 00″ N

punto E:

8 [grado] 22′ 17″ E,

4 [grado] 19′ 32″ N

punto F:

8 [grado] 22′ 19″ E,

4 [grado] 18′ 46″ N

punto G:

8 [grado] 22′ 19″ E,

4 [grado] 17′ 00″ N;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby;

Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Jueces Koroma, Rezek; Juez ad hoc Ajibola; [p457].

(C) Por unanimidad,

Decide que, a partir del punto G, la línea fronteriza entre las zonas marítimas pertenecientes respectivamente a la República de Camerún y a la República Federal de Nigeria sigue un loxodrómico con un acimut de 270 [grados] hasta la línea de equidistancia que pasa por el punto medio de la línea que une la punta oeste y la punta este; la frontera se encuentra con esta línea de equidistancia en un punto X, con coordenadas 8 [grados] 21′ 20″ de longitud este y 4 [grados] 17′ 00″ de latitud norte;

(D) Por unanimidad,

Decide que, a partir del punto X, la frontera entre las zonas marítimas pertenecientes respectivamente a la República de Camerún y a la República Federal de Nigeria sigue un loxodrómo con un acimut de 187 [grado] 52′ 27″;
V. (A) Por catorce votos contra dos,

Decide que la República Federal de Nigeria tiene la obligación de retirar rápidamente y sin condiciones su administración y sus fuerzas militares y policiales de los territorios que se encuentran bajo la soberanía de la República de Camerún, de conformidad con los puntos I y III de la presente parte dispositiva;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Higgins, Parra-Aranguren, Kooijmans, Rezek, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Juez ad hoc Mbaye;

EN CONTRA: Juez Koroma; Juez ad hoc Ajibola;

(B) Por unanimidad,

Decide que la República de Camerún tiene la obligación de retirar rápidamente y sin condiciones cualquier administración o fuerzas militares o policiales que puedan estar presentes en los territorios que caen bajo la soberanía de la República Federal de Nigeria de conformidad con el punto II de la presente parte dispositiva. La República Federal de Nigeria tiene la misma obligación con respecto a los territorios bajo soberanía de la República de Camerún en virtud del punto II de la parte dispositiva;

(C) Por quince votos contra uno,

Toma nota del compromiso asumido por la República de Camerún en las audiencias de que, “fiel a su tradicional política de hospitalidad y tolerancia”, “seguirá brindando protección a los nigerianos que viven en la península [de Bakassi] y en la zona del lago Chad”;

A FAVOR: Presidente Guillaume; Vicepresidente Shi; Jueces Oda, Ranjeva, Herczegh, Fleischhauer, Koroma, Higgins, Kooijmans, Rezek, Al-Khasawneh, Buergenthal, Elaraby; Jueces ad hoc Mbaye, Ajibola;

EN CONTRA: Juez Parra-Aranguren; [p458]

(D) Por unanimidad,

Rechaza todas las demás alegaciones de la República de Camerún relativas a la responsabilidad del Estado de la República Federal de Nigeria;

(E) Por unanimidad,

Rechaza las reconvenciones de la República Federal de Nigeria.

Hecho en francés y en inglés, dando fe el texto francés, en el Palacio de la Paz, La Haya, el diez de octubre de dos mil dos, en cuatro ejemplares, uno de los cuales se depositará en los archivos de la Corte y los demás se remitirán al Gobierno de la República del Camerún, al Gobierno de la República Federal de Nigeria y al Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial, respectivamente.

(Firmado) Gilbert GUILLAUME,
Presidente.

(Firmado) Philippe COUVREUR,
Secretario.

El Juez ODA adjunta una declaración a la sentencia del Tribunal; el Juez RANJEVA adjunta un voto particular a la sentencia del Tribunal; el Juez HERCZEGH adjunta una declaración a la sentencia del Tribunal; el Juez KOROMA adjunta un voto particular a la sentencia del Tribunal; El Juez PARRA-ARANGUREN adjunta un voto particular a la sentencia del Tribunal; el Juez REZEK adjunta una declaración a la sentencia del Tribunal; el Juez Al-Khasawneh y el Juez ad hoc MBA YE adjuntan votos particulares a la sentencia del Tribunal; el Juez ad hoc AJIBOLA adjunta un voto particular a la sentencia del Tribunal.

(Rubricado) G.G.
(Iniciado) Ph.C. [p459]

DECLARACIÓN DEL JUEZ ODA

I. La península de Bakassi y las fronteras terrestres Ч Cuestiones principales del presente caso

1. El presente caso, tal como fue presentado unilateralmente a la Corte en marzo y junio de 1994 por Camerún, es uno en el que “[l]a controversia se refiere esencialmente a la cuestión de la soberanía sobre la Península de Bakassi” (Solicitud de Camerún incoando el procedimiento, p. 5, párr. 1, énfasis añadido) y

“[el] aspecto de la controversia se refiere esencialmente a la cuestión de la soberanía sobre una parte del territorio de Camerún en la zona del lago Chad… y al trazado de la frontera entre la República de Camerún y la República Federal de Nigeria, desde el lago Chad hasta el mar”. (Demanda Adicional, p. 77, párr. 1, énfasis añadido).

Si bien la presente Sentencia cuenta con mi pleno apoyo en lo que respecta a estas tres cuestiones, que constituyen por sí solas la esencia del presente asunto, deseo expresar las diversas reservas que se exponen a continuación. [p460]

A. La península de Bakassi (apartado III de la parte dispositiva de la sentencia)

2. Con respecto al estatuto de la península de Bakassi, que es la cuestión principal en el presente caso, estoy plenamente de acuerdo con la decisión del Tribunal en el punto III (B) de la parte dispositiva de la Sentencia de que “la soberanía sobre la península de Bakassi corresponde a la República de Camerún” (Sentencia, párr. 325 III (B)).

B. Límites terrestres (apartados I y II de la parte dispositiva de la sentencia)

3. Con respecto a la frontera terrestre entre Camerún y Nigeria en el lago Chad y en la zona del lago Chad al mar, apoyo las decisiones de la Corte en los apartados I y II de la parte dispositiva de la sentencia. Sin embargo, tengo algunas reservas con respecto a la determinación de la Corte de la frontera como la línea recta “[desde un punto triple en el lago Chad situado a 14░ 04’59” 9999 de longitud este y 13░ 05′ de latitud norte … hasta la desembocadura del río Ebeji” (Sentencia, párr. 325 I (B)). 325 I (B)). El Tribunal afirma en el párrafo 57 de la Sentencia que,

“[d]espués de ese examen [el examen del mapa Moisel anexo a la Declaración Milner-Simon de 1919 y del mapa anexo al Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931], considera que la coordenada longitudinal del tripoint se sitúa a 14░04’59″9999 de longitud este, en lugar de a “aproximadamente” 14░ 05′ este [llegando así a las mismas conclusiones que la LCBC (Comisión de la Cuenca del Lago Chad)]”.

Es difícil entender por qué el Tribunal ha considerado oportuno hablar de un punto tan preciso. De hecho, una medida de 1/10.000 de segundo (en otras palabras, la diferencia entre 14░ 05′ y 14░ 04’59″9999) con respecto a la longitud en esta región de baja latitud representa menos de 3 mm y no tiene ningún efecto significativo en ningún mapa. No tiene sentido que el Tribunal especifique ningún punto a 1/10.000 de segundo. A este respecto, bastaría con que el Tribunal se refiriera simplemente al “tripoint” tal como se indica en el informe de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad.

C. Diferencia de posiciones adoptadas por las Partes en relación con la soberanía sobre la península de Bakassi y con los límites terrestres (apartado V de la parte dispositiva de la sentencia)

4. Observo que las decisiones de los puntos V (A), (B), (C) y (D) de la parte dispositiva de la Sentencia se refieren todas ellas a las cuestiones tratadas en los apartados I, II y III de la parte dispositiva. Estas decisiones se refieren principalmente al estatuto de la península de Bakassi y a las fronteras en el lago Chad y en la zona que va del lago Chad al mar, pero no a las fronteras marítimo-[p461]temporales tratadas en el apartado IV inmediatamente anterior. La colocación de este apartado V no antes sino después del apartado IV da la impresión, sin embargo, de que el Tribunal tiene una visión muy diferente de la relación entre estos apartados.

5. Es evidente que Nigeria debe retirar su “administración y sus fuerzas militares y policiales” (Sentencia, párr. 325 V (A)) de la zona en cuestión, que el Tribunal decide ahora que es territorio camerunés, sin necesidad de que el Tribunal adopte ninguna otra decisión. Sin embargo, la retirada debe llevarse a cabo de conformidad con las disposiciones que acuerden las Partes, teniendo también debidamente en cuenta la repatriación ordenada de los nacionales nigerianos que deseen abandonar la zona.

6. Asumo que la posición del Tribunal (implícita en el punto V (C) de la parte dispositiva) de que no se comprometió la responsabilidad del Estado en relación con ningún incidente ocurrido en la zona que Nigeria reclamaba anteriormente estar bajo su soberanía se basa en las razones expuestas en los párrafos 323 y 324 de la Sentencia. Este punto debería expresarse más claramente en los apartados I, II y III de la parte dispositiva en lugar de tratarse como una conclusión separada e independiente después del apartado IV de la parte dispositiva, que trata de la frontera marítima.

7. La cuestión de las reconvenciones de Nigeria, rechazada en el punto V (D) de la parte dispositiva, ya fue decidida en el proceso de las decisiones del Tribunal sobre la soberanía territorial sobre la península de Bakassi y sobre los límites terrestres en el lago Chad y en la zona del lago Chad al mar, como el Tribunal afirma en los dos párrafos de la Sentencia mencionados anteriormente (párrafos 323 y 324).
8. El punto V (B) se refiere al compromiso de Camerún en cuanto al trato futuro de los nacionales nigerianos en su territorio. El Tribunal señaló claramente ese compromiso en el párrafo 317 de la motivación de la Sentencia y esta cuestión no requiere ninguna otra decisión en la parte dispositiva.

II. Los límites marítimos (apartado IV de la parte dispositiva de la sentencia)

9. Tengo mayores reservas en cuanto a la decisión del Tribunal en el apartado IV de la parte dispositiva sobre las cuestiones relativas a los “límites marítimos”. Más bien, comparto muy pocas de las opiniones del Tribunal con respecto a la “frontera marítima”. Sin embargo, he votado a favor de los puntos IV (B) y (C), pero sólo porque las líneas fronterizas trazadas en ellos, concretas o no, no son del todo inapropiadas y, de hecho, no causan ningún perjuicio.

10. El tratamiento erróneo de las cuestiones de “frontera marítima” por parte del Tribunal ha resultado, en mi opinión, en primer lugar, de la presentación equivocada [p462] del caso por parte de Camerún ante el Tribunal y, en segundo lugar, de la confusión y el malentendido del Tribunal con respecto a la naturaleza fundamental del derecho relativo a la “delimitación marítima”. Señalaré los errores de procedimiento relativos a las cuestiones de límites marítimos en la presentación de Camerún y en la respuesta del Tribunal, antes de llamar también la atención sobre los errores de fondo en la demanda de Camerún y en la sentencia del Tribunal, resultantes especialmente de la falta de reconocimiento de la diferencia entre las zonas cercanas a la costa y las más alejadas del mar. Estos errores procesales y sustantivos han enturbiado significativamente las cuestiones en este caso.

A. Errores Procesales

11. En primer lugar, debo señalar que el presente caso, tal como se remitió a la Corte el 29 de marzo y el 6 de junio de 1994, no implicaba ninguna “controversia jurídica”, en el sentido del párrafo 2 del artículo 36 del Estatuto de la Corte, relativa a la “frontera marítima”. En su demanda de marzo de 1994, Camerún afirma (como ya se ha señalado anteriormente) que “[l]a controversia se refiere esencialmente a la cuestión de la soberanía sobre la península de Bakassi” (el subrayado es nuestro) y pide a la Corte que se pronuncie y declare sobre diversos puntos relativos al estatuto de la península de Bakassi. De hecho, la Corte se pronunció correctamente sobre estos puntos en los apartados I, II y III de la parte dispositiva de la Sentencia. Sin embargo, la cuestión de la “frontera marítima” no fue considerada por Camerún en la demanda de marzo de 1994 como una cuestión que hubiera dado lugar a una “controversia”. La “frontera marítima” no se menciona en la demanda como objeto de una “controversia”, sino que se menciona en términos únicos. La Demanda (adicional) de junio de 1994 no dice nada en absoluto sobre la “frontera marítima”.

12. Camerún, en la sección de su Demanda de marzo de 1994 titulada “objeto de la controversia”, se refiere de la siguiente manera a la frontera marítima, sin mencionarla como objeto de una “controversia”:

“[L]a frontera marítima entre los dos Estados ha sido objeto de varios acuerdos de delimitación, desde el Acuerdo de 11 de marzo de 1913 hasta la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975. Sin embargo, esta delimitación ha seguido siendo parcial y, a pesar de los numerosos intentos de completarla, las dos partes han sido incapaces de hacerlo. Con el fin de evitar nuevos incidentes entre los dos países, la República de Camerún solicita al Tribunal que determine el curso de la frontera marítima entre los dos Estados más allá de la línea fijada en 1975.” (Demanda de 29 de marzo de 1994, p. 5, párr. 3.)

Tal como yo lo veo, las palabras “frontera marítima” en la primera línea de la cita anterior se refieren a una frontera en las zonas marítimas inmediatas. En la última parte de la misma cita, Camerún se refiere a la frontera en el vasto océano, la frontera “más allá de la línea fijada en 1975 [punto G]”. En [p463]su Solicitud de marzo de 1994, Camerún no identifica ni los “muchos intentos de completar [la delimitación]” “más allá de la línea fijada en 1975 [punto G]” ni los “incidentes anteriores entre los dos países” que se produjeron en esa zona, si es que se quieren evitar “nuevos” incidentes. Contrariamente a lo afirmado por el Tribunal (párrafo 239 de la presente Sentencia y párrafo 110 de la Sentencia de 1998), no se presentaron al Tribunal pruebas de ningún incidente en las zonas situadas más allá del punto G ni de ninguna negociación para trazar la frontera más allá del punto G, ni en la propia Demanda de marzo de 1994 ni durante el procedimiento escrito y oral.

13. En relación con la “decisión solicitada” en esa Solicitud, Camerún declara en el punto (f) (en una redacción bastante diferente de la de las solicitudes (a) a (e”), en las que Camerún pide a la Corte que “adjudique y declare”), lo siguiente:

“f) Con el fin de prevenir cualquier controversia que pueda surgir entre los dos Estados en relación con su frontera marítima, la República de Camerún solicita a la Corte que proceda a prolongar el curso de su frontera marítima con la República Federal de Nigeria hasta el límite de las zonas marítimas que el derecho internacional sitúa bajo sus respectivas jurisdicciones.” (Demanda de 29 de marzo de 1994, p. 15, párr. 20.)

El punto (f) no contiene nada que indique que hay una “decisión solicitada” a la Corte; más bien Camerún solicita aquí el trazado de un curso fronterizo. En mi opinión, en lo que respecta a la “frontera marítima” no puede considerarse que Camerún solicite a la Corte que se pronuncie y declare sobre ninguna “controversia jurídica” en el sentido del párrafo 2 del artículo 36 del Estatuto de la Corte.

14. Era natural que Nigeria planteara objeciones relativas a la competencia de la Corte a este respecto en diciembre de 1995. Sin embargo, en su sentencia de 1998 relativa a las excepciones preliminares planteadas en el presente caso, la Corte rechazó las objeciones de Nigeria con respecto a la delimitación de la frontera marítima (/. C.J. Reports 1998, p. 275). Con todo el respeto debido a la autoridad del Tribunal, sigo considerando que, como se indica en mi voto particular adjunto a dicha Sentencia (I.C.J. Reports 1998, p. 328), el Tribunal se equivocó al decidir así. A pesar de la Sentencia de la Corte de 1998, el hecho es que no existía en 1994 ninguna “controversia jurídica” relativa a la “frontera marítima” que Camerún pudiera someter unilateralmente a la Corte para su adjudicación en virtud del párrafo 2 del artículo 36 del Estatuto de la Corte y del artículo 38 del Reglamento de la Corte.

15. En segundo lugar, cabe señalar que el Camerún modificó el fondo del presente asunto (que presentó en marzo y junio de 1994) en las alegaciones presentadas posteriormente en su Memorial de 1995. Camerún presentó por primera vez su propia reclamación de frontera marítima, identificada por coordi-[p464]nados cartográficos, en su Memorial (Livre I, p. 669). Estas presentaciones son de naturaleza muy diferente a la “decisión solicitada” en relación con la “frontera marítima” en la Demanda de marzo de 1994. Creo que los escritos de 1995 no entraban en el ámbito de la demanda original de marzo de 1994. El Tribunal debería haber tenido conocimiento de esta alteración fundamental y esencial de la posición de Camerún en el caso durante la fase jurisdiccional. Sin embargo, el Tribunal no lo hizo en 1998 y, a fortiori, no se dio cuenta de que las presentaciones de 1995 relativas a la cuestión de la “frontera marítima” habían efectuado un cambio esencial en la complexión de todo el caso.

16. Como ya se ha señalado, Camerún no describió en la demanda de marzo de 1994, ni siquiera en los escritos de 1995, ninguna “disputa legal” entre Nigeria y él en relación con la “frontera marítima”. Camerún presentó su reclamación de “frontera marítima” en los escritos de 1995. Si bien Nigeria alegó en los escritos de su Memorial de Contestación de 1999 que la “demanda marítima” de Camerún era “inadmisible” por diversas razones (Memorial de Contestación de Nigeria, Vol. III, p. 834), no fue hasta 2001, en su Dúplica, cuando Nigeria hizo valer por primera vez ciertas pretensiones relativas a la frontera marítima en oposición a las pretensiones de Camerún (Dúplica de Nigeria, Vol. III, p. 765).

17. A la luz del error de procedimiento por parte del demandante, Camerún, he votado en contra del punto IV (A) de la parte dispositiva de la presente Sentencia.

B. Error material

18. Después de haber explicado que la remisión por parte de Camerún a la Corte de los aspectos de la “frontera marítima” del presente caso fue altamente irregular, pasaré ahora al fondo del asunto con respecto a la “frontera marítima”. Creo que tanto la mala gestión del caso por parte de Camerún como la confusión y el malentendido del Tribunal subyacen en la falta de reconocimiento de la diferencia esencial entre el estrecho cinturón marítimo que rodea la tierra, es decir, la extensión de agua dentro del mar territorial de 12 millas (que, por conveniencia, llamaré “mar interior”) y la zona más amplia de la plataforma continental (que, también por conveniencia, llamaré “mar exterior”). Esta diferencia se refleja en la diferencia entre los dos regímenes, el del mar territorial, por una parte, y el de la plataforma continental, por otraFN1. La delimitación del mar territorial y la delimitación de la plataforma continental son de naturaleza radicalmente diferente y sostengo que esta diferencia se pasa completamente por alto en la presente Sentencia. Volveré sobre esta cuestión hacia el final de esta declaración.

———————————————————————————————————————
FN1Los comentarios que figuran a continuación sobre la plataforma continental se aplican también en general a la zona económica exclusiva.
———————————————————————————————————————
[p465]

(I) Límite en el “mar interior” (hasta el punto G)

19. En primer lugar, debo señalar que el Tribunal no comprende el verdadero significado de la “frontera marítima” en el “mar interior” en este caso. Sugiero que el desacuerdo entre Camerún y Nigeria con respecto al “mar interior” no es, de hecho, una cuestión relativa a la “frontera marítima”, sino una cuestión relacionada únicamente con el estatuto de la península de Bakassi (es decir, si la frontera entre los dos Estados debe situarse al oeste o al este de la península de Bakassi). La cuestión de la “frontera marítima” en el “mar interior”, es decir, hasta el punto G, se resuelve a todos los efectos prácticos en el apartado III de la parte dispositiva, cuando el Tribunal, por referencia al Acuerdo anglo-alemán de 1913, declara que la península de Bakassi forma parte del territorio de Camerún, determinando así que la frontera entre los dos Estados se encuentra al oeste de la península de Bakassi, y una vez que el Tribunal toma nota de la Segunda Declaración de Yaoundé de 1971, que recoge el compromiso alcanzado por los Jefes de Estado de los dos países, y de la Declaración de Maroua de 1975 firmada por los dos Jefes de Estado.

20. El Tribunal no debería haber tenido nada más que decir con respecto a la frontera marítima en el “mar interior” (hasta el punto G). En consecuencia, considero que carece de sentido que el Tribunal presente las dos tablas de coordenadas referidas al “mar interior” como una decisión del Tribunal en la parte dispositiva de la Sentencia (Sentencia, párr. 325 IV (B)). No había ninguna cuestión de “frontera marítima” como tal con respecto al “mar interior”. El propio Camerún no presentó tales coordenadas en su demanda o en su presentación; Nigeria tampoco planteó tal cuestión.

(2) Límite de la plataforma continental en el “mar exterior” (más allá del punto G)

21. Con respecto al “límite marítimo” en el “mar exterior”, debe hacerse referencia de nuevo a la Solicitud de marzo de 1994 y vale la pena citar a Camerún una vez más:

“[L]a frontera marítima entre los dos Estados ha sido objeto de varios acuerdos de delimitación, desde el Acuerdo de 11 de marzo de 1913 hasta la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975. Sin embargo, esta delimitación ha seguido siendo parcial y, a pesar de los numerosos intentos de completarla, las dos partes han sido incapaces de hacerlo. Con el fin de evitar nuevos incidentes entre los dos países, la República de Camerún solicita al Tribunal que determine el curso de la frontera marítima entre los dos Estados más allá del [punto G]”. (Demanda de 29 de marzo de 1994, p. 5, párr. 3.)

Como señalé anteriormente, a pesar de esta afirmación, no ha habido ningún incidente en el “mar exterior” entre los dos Estados y no se ha [p466] celebrado ninguna negociación para determinar el límite de la plataforma continental más allá del punto G.

22. En el punto IV (D) de la parte dispositiva, la Corte de hecho no responde en absoluto a las respectivas presentaciones de Camerún y Nigeria en relación con el límite marítimo en el “mar exterior” y dicta una decisión estableciendo una línea diferente de las respectivas líneas reclamadas por las Partes. Si la Corte ahora no tiene más que decir sobre este punto que la frontera “sigue un loxodrómico con un azimut de 187░ 52’27”, como se establece en el punto IV (D) de la parte dispositiva, que de ninguna manera responde a las presentaciones de Camerún, entonces la implicación podría ser que la Corte admite que el encuadre de Camerún de la cuestión de la frontera en el “mar exterior” como una cuestión jurídica es claramente injustificada en este caso de aplicación unilateral. Sin embargo, el Tribunal “[d]ecide que … la frontera . . sigue un loxodrómico que tiene un azimut de 187░ 52’27″” (Sentencia, para. 325 IV (D)).

23. Me pregunto si el Tribunal ha tenido en cuenta el hecho de que la precisión de un segundo de una línea sólo da lugar a una diferencia de algunos metros, incluso en el punto situado a 200 millas de la costa. El Tribunal no especifica hasta dónde debe extenderse la línea, si a varias millas de la costa o incluso a 200 millas mar adentro. En lugar de decidir sobre la línea en sí, el Tribunal parece sugerir que la línea fronteriza debe trazarse, según lo acordado por las Partes, a lo largo de la línea de equidistancia. Me parece que el tratamiento erróneo de la frontera marítima en el “mar exterior” por parte del Tribunal puede derivarse de su falta de comprensión de la ley que rige la determinación del límite de la plataforma continental.

(3) Norma que rige el límite de la plataforma continental

24. El error evidente de Camerún al someter unilateralmente a la Corte la cuestión del límite marítimo en el “mar exterior” como objeto de una “disputa legal” merece un examen más detallado. A diferencia de los límites terrestres (incluido el del mar territorial), que se refieren esencialmente a la cuestión de la soberanía territorial, el límite de la plataforma continental en el “mar exterior”, al no ser objeto de un litigio jurídico, no puede, en principio, determinarse simplemente aplicando una norma o principio jurídico. Ninguna norma o principio jurídico impone el reconocimiento de una línea determinada como la única aceptable según el derecho internacional. La línea fronteriza concreta puede elegirse mediante negociación entre un número infinito de posibilidades dentro de los límites de la equidad. Este es el punto de vista que propuse, tras un extenso análisis de las cuestiones y de los travaux préparatoires, en mi opinión separada adjunta a la Sentencia del Tribunal en el asunto relativo a la Delimitación Marítima en la Zona entre Groenlandia y Jan May en {I.C.J. Reports 1993, p. 109). [p467]

25. El artículo 6 de la Convención de Ginebra de 1958 sobre la plataforma continental establece que “el límite de la plataforma continental… será determinado por acuerdo entre [las partes]”. Es importante señalar que, incluso en el momento de su adopción, esta norma era fundamentalmente diferente de la aplicable al mar territorial, donde el recurso a la línea mediana es el principio rector (Convención de Ginebra de 1958 sobre el Mar Territorial, art. 12). El principio básico de que el límite de la plataforma continental debe acordarse mediante negociación se trasladó a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (Art. 83).

26. Es cierto que una disposición que se limita a establecer que el límite debe acordarse mediante negociación no identifica ninguna línea fronteriza precisa y, de hecho, el resultado de las negociaciones relativas al límite de la plataforma continental viene dictado por el poder de negociación relativo de las partes. Pero la Convención de 1958 sí ofrece un principio rector cuando fracasan las negociaciones: “A falta de acuerdo, y a menos que circunstancias especiales justifiquen otra línea fronteriza, el límite es la línea media [en el caso de costas opuestas]” y “el límite se determinará aplicando el principio de equidistancia [en el caso de costas adyacentes]” (Art. 6, párrs. 1 y 2). Esta norma denominada “línea de equidistancia (mediana) + circunstancias especiales” podría haberse aplicado de diversas maneras con el objetivo de lograr una “solución equitativa”.

27. Tras darse cuenta de que esta disposición no establecía ningún criterio objetivo para trazar la frontera, los redactores de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 intentaron formular tales criterios pero, tras muchos esfuerzos a lo largo de varios años, no pudieron hacer otra cosa que llegar a la solución de compromiso que ahora se encuentra en la Convención de 1982:

“1. La delimitación de la plataforma continental… se efectuará mediante acuerdo basado en el derecho internacional… a fin de lograr una solución equitativa.
2. Si no puede llegarse a un acuerdo en un plazo razonable, los Estados interesados recurrirán a los procedimientos previstos en la Parte XV [solución de controversias].” (Art. 83.)

28. Me temo que en los círculos académicos prevalece un gran malentendido en cuanto a la interpretación de estas disposiciones. Debo señalar, en primer lugar, que las disposiciones del párrafo 2 del artículo 83 no constituyen una cláusula compromisoria como la mencionada en el párrafo 1 del artículo 36 del Estatuto de la Corte; en segundo lugar, el hecho de que las negociaciones sobre límites hayan fracasado no significa en sí mismo que haya surgido una “controversia (jurídica)”; y, en tercer lugar, las disposiciones del párrafo 2 del artículo 83 no deben interpretarse en el sentido de que confieren competencia obligatoria a las instituciones enumeradas en el artículo 287 de la Parte XV. A pesar del título de la Sección 2 (“Procedimientos obligatorios que implican decisiones vinculantes”) de la Parte XV de la Convención de 1982, es evidente que la Sección 2, leída conjuntamente con la Sección 3 (“Limitaciones y excepciones a la aplicabilidad de la Sección 2”),[p468] no prevé tales procedimientos en un caso de delimitación de fronteras remitido a cualquiera de esas instituciones, incluido este Tribunal.

29. Se afirma que el Tribunal bien podría actuar como autoridad tercera si las partes le pidieran conjuntamente que trazara dicha línea. Sin embargo, el presente asunto fue sometido al Tribunal unilateralmente por Camerún. En el momento en que Camerún inició el caso, Nigeria no expresó ningún deseo de confiar a la Corte la determinación de este segmento de la frontera entre los dos Estados; de hecho, Nigeria expresó su oposición al enfoque de Camerún, como se manifestó por su objeción a la jurisdicción de la Corte a este respecto en diciembre de 1995.

30. Quisiera señalar que Camerún y Nigeria ni siquiera habían iniciado negociaciones para llegar a un acuerdo sobre la delimitación de la plataforma continental y es comprensible, ya que el estatuto de la península de Bakassi, desde la que se extiende la plataforma continental, no era seguro. En ese contexto, el Tribunal no podía iniciar procedimientos obligatorios que implicaran una decisión vinculante. El Tribunal no podía “decidir” ninguna línea concreta. El Tribunal sólo podría haber determinado la línea si las Partes le hubieran pedido conjuntamente que decidiera sobre una línea específica; sin embargo, éste no es un caso así. He votado a favor del punto IV (D) de la parte dispositiva por la razón de que la orientación general descrita por el Tribunal en ese párrafo, aunque equivocada en sí misma como sugerí anteriormente en el párrafo 22, no es probable que cause ningún daño.

(Firmado) Shigeru Oda. [p469]

OPINIÓN SEPARADA DEL JUEZ RANJEVA [Traducción ]

1. Suscribo tanto la parte dispositiva como el razonamiento de la presente Sentencia, que, confío, logrará una solución definitiva del litigio entre las dos Partes. Acojo con satisfacción el compromiso contraído por los Presidentes de Camerún y Nigeria ante el Secretario General de las Naciones Unidas el pasado 5 de septiembre con vistas a garantizar la ejecución de la decisión que dicte el Tribunal (Centro de Noticias de las Naciones Unidas, 12 de septiembre de 2002). Una vez más, los Estados africanos se han preocupado de reafirmar su fe en el derecho y en la resolución judicial de sus litigios. En términos jurídicos, la importancia de este compromiso debe considerarse a la luz de la base consensual de la jurisdicción del Tribunal. El consentimiento previo a la competencia es la base del compromiso de las partes de aceptar sin reservas cualquier decisión que el Tribunal deba dictar en los litigios entre ellas. Con independencia de que exista o no un compromiso diplomático específico, las partes en un litigio quedan vinculadas una vez que han expresado su consentimiento y se han desestimado las objeciones relativas a la admisibilidad o a la competencia. La sentencia es vinculante sin ninguna otra condición especial o adicional. De ello se desprende que la declaración de 5 de septiembre de 2002 constituye simplemente una gestión diplomática que confirma la obligación jurídica preexistente representada por el consentimiento previo a la jurisdicción.

2. Mi propósito en esta opinión es considerar la interpretación que, en mi opinión, debe darse a la noción de “la 1 iw en ese momento” (Sentencia, apdo. 209). Para comprender el alcance de esta noción, conviene remitirse al Laudo arbitral del Presidente de la República Francesa entre Gran Bretaña y Portugal relativo a la bahía de Delagoa de 24 de julio de 1875 (H. La. Fontaine, Pasicrisie Internationale 1794-1900: histoire documentaire des arbitrages internationaux), al texto del artículo 38 del Estatuto de la Corte y al silencio de la Sentencia en cuanto a la caracterización de los tratados concluidos por los Jefes de Old Calabar con el representante de Old Ca abar. El criterio de “nación civilizada” representaba la condición calificativa para que se le concediera el estatuto jurídico de sujeto internacional. Sin el reconocimiento formal de la soberanía por parte de las naciones civilizadas, las sociedades indígenas tradicionales, en particular las africanas, no tenían el estatuto de [p470] sujetos de derecho internacional, aunque su territorio no fuera necesariamente res nullius, como quedó claro en la Opinión Consultiva sobre el caso del Sáhara Occidental (I.C.J. Reports 1975, p. 12). Pero, ¿justifica la negativa a conceder un estatuto internacional a tales tratados el recurso al simple concepto genérico de “derecho de la época” para caracterizar en términos estrictamente jurídicos las situaciones territoriales existentes durante el período colonial? El problema es si, en este caso, las normas del derecho intertemporal son suficientes para explicar y justificar la desaparición de la escena internacional de esta antigua entidad, los Jefes del Viejo Calabar.

3. La aplicación literal de los principios del derecho intertemporal conduce a una conclusión sorprendente, que podría expresarse en la siguiente máxima: “en las relaciones convencionales con los jefes indígenas, pacta non servanda sunt”. Así, resulta difícil, sin recurrir a artificios jurídicos, justificar la idea de que una entidad protegida pueda consentir en ser desposeída de su personalidad jurídica o de su territorio. En un contrato civil, cualquier disolución unilateral de una entidad reconocida en los términos del contrato se considera un incumplimiento de las obligaciones contractuales y debe ir seguida de sanciones. ¿Puede la ausencia de las condiciones requeridas para la validez de un tratado internacional hacer aceptables consecuencias tan sorprendentes? La desigualdad y la negación de derechos inherentes a la práctica colonial en relación con los pueblos indígenas y las colonias se reconocen actualmente como una verdad elemental; de ello se deriva el deber de conmemorar estas injusticias y, al mismo tiempo, de reconocer un hecho histórico. La destrucción de la personalidad internacional se procura mediante un acto de fuerza: a través de la debellatio o en virtud de un acuerdo entre iguales. Pero sostener que una personalidad internacional ha desaparecido por consentimiento raya en el fraude. La aplicación de las reglas del derecho intertemporal no puede justificar conclusiones tan contrarias a las normas fundamentales, ni siquiera sobre la base de la naturaleza especial de las relaciones con los jefes indígenas.

La Corte Internacional de Justicia debería mostrarse reacia a aceptar que, en nombre del derecho intertemporal, pueda eludirse la máxima pacta servanda sunt. La decisión del Tribunal no debe interpretarse como una incitación a cuestionar el principio de la inviolabilidad de los contratos. Si analizamos la relación entre las distintas normas y principios del Derecho internacional, resulta evidente que la máxima pacta servanda sunt no puede asimilarse a las normas de Derecho intertemporal, que sólo sirven como medios auxiliares de interpretación de la norma primaria, pacta servanda sunt. Cualquier interpretación que pretenda impugnar esta norma fundamental es errónea. El objetivo principal de las normas de Derecho intertemporal es reforzar la seguridad jurídica en las relaciones internacionales. El carácter vinculante de los tratados internacionales no deriva de la aplicación mecánica o formal de un principio, sino de la naturaleza de los compromisos libremente asumidos, que expresan el consentimiento de los Estados a obligarse. Sólo el impacto de las normas de ius cogens puede justificar cualquier impugnación del principio de consenso. Así pues, el marco jurídico proporciona una herramienta para [p471] analizar el consentimiento y las intenciones de los Estados, pero no puede sustituir dichas intenciones.

4. En el presente caso, la aplicación de las normas del derecho intertemporal plantea el problema de la aceptación por la Sentencia del comportamiento de la Potencia protectora, que procedió a liquidar la entidad de Old Calabar. Hay que distinguir entre justificación y aceptación de una situación jurídica. Así, las situaciones de las que se ocupa el Derecho pueden haberse originado bien en un instrumento jurídico, es decir, en una manifestación de voluntades destinada a producir efectos jurídicos, bien en un hecho jurídico, es decir, en un acontecimiento, situación que se ha producido con independencia de cualquier consentimiento de los Estados afectados y que produce efectos en Derecho. De ello se desprende que los instrumentos adoptados por la Potencia colonial constituían hechos jurídicos, en torno a los cuales evolucionaban y se desarrollaban regímenes que regulaban los derechos territoriales, así como los derechos personales de las poblaciones afectadas. Este análisis se ve confirmado por la decisión adoptada en el asunto relativo al Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí) (Recueil 1986, p. 554). La Sala aplicó directamente el derecho colonial francés no qua derecho colonial sino como fuente normativa de referencia aplicable, sin emitir ningún juicio al respecto ni tratar de legitimar el derecho colonial apoyándose en las normas del derecho intertemporal.

5. La crítica al “unilateralismo” de las Potencias coloniales al tratar en última instancia los acuerdos celebrados con los gobernantes indígenas como “trozos de papel” no es nada nuevo. Citaré aquí la tesis del Sr. Nazif, presentada en la Universidad de Batavia en 1928, sobre la desaparición del Reino de Madagascar en el derecho internacional (De val van hzt Rijk Merina Ч La chute du Royaume de Merina). Recuerdo también la posición adoptada por los plenipotenciarios malgaches en 1895 cuando se enfrentaron a Francia con el argumento de que la independencia del Reino era una cuestión distinta de su capacidad para reembolsar su préstamo, pretexto oficial para el envío de la fuerza expedicionaria. A la inversa, se ha invocado el principio de tabula rasa para negar un derecho de sucesión stale a los tratados concluidos por la monarquía. Este precedente se recordó con ocasión de la anexión de Checoslovaquia por el Tercer Reich.

6. Por estas razones, habría sido preferible hablar de derecho internacional para referirse al derecho que rige las relaciones entre las potencias europeas o con los soberanos reconocidos por las potencias europeas, y de derecho o actos coloniales, según el caso, para abordar las relaciones entre las potencias europeas y los jefes indígenas. Tal distinción o clasificación permite comprender mejor el marco jurídico de la colonización.

(Firmado) Raymond Ranjeva. [p472]

DECLARACIÓN DEL JUEZ HERCZEGH

[Traducción]

He votado a favor de todos los puntos del fallo de la Sentencia, con los que estoy completamente de acuerdo. Expresan las mismas conclusiones a las que yo había llegado tras examinar el caso.

Sin embargo, no puedo suscribir la proposición que figura en el apartado 238 de la motivación, que establece, entre otras cosas:

“La Corte considera que, en particular en el caso de delimitaciones marítimas en las que están implicadas las zonas marítimas de varios Estados, la protección que ofrece el artículo 59 del Estatuto puede no ser siempre suficiente. En el presente caso, el artículo 59 puede no proteger suficientemente a Guinea Ecuatorial o Santo Tomé y Príncipe de los efectos Ч aunque sólo sean indirectos Ч de una sentencia que afecte a sus derechos legales.”

Veo en este pasaje una crítica apenas velada, que no puedo compartir, al Estatuto del Tribunal, que es parte integrante de la Carta de las Naciones Unidas. El artículo 59 del Estatuto dispone lo siguiente: “La decisión de la Corte no tiene fuerza obligatoria sino entre las partes y con respecto a ese caso particular”. Se trata de una consecuencia necesaria, incluso inevitable, del hecho de que la competencia de la Corte se basa en el consentimiento de las partes. El Tribunal debe velar por que no se adopte ninguna decisión que sobrepase los límites fijados por el artículo 59 y que, en consecuencia, carezca de fuerza vinculante y quede en papel mojado. Se trata no sólo de un principio de buena administración de justicia, sino también de una obligación que incumbe a la Corte, derivada de la función que le asigna su Estatuto, a saber, en particular, decidir de conformidad con el Derecho internacional las controversias que le sean sometidas.

En determinadas circunstancias, el cumplimiento de la obligación de no afectar a los derechos de terceros Estados puede plantear problemas a la Corte, lo que explica y justifica la inclusión en su Estatuto de una disposición relativa a la intervención de un Estado que considere que tiene un interés en un litigio de naturaleza jurídica que pueda verse afectado por la decisión del caso (art. 62). La Sentencia de 14 de abril de 1981 en el asunto relativo a la Plataforma Continental (Túnez!Jamahiriya Árabe Libia), Solicitud de autorización para intervenir, y los votos particulares de los Jueces Morozov, Oda y Schwebel anexos a dicha Sentencia, y posteriormente la Sentencia de 21 de marzo de 1984 en el asunto relativo a la Plataforma Continental (Jamahiriya Árabe Libia! Malta), Solicitud de Permiso para Intervenir, y las opiniones dis-[p473]sentantes de los Jueces Sette-Camara, Oda, Schwebel y Jennings demuestran claramente la complejidad del problema y los esfuerzos del Tribunal por dar una interpretación coherente de las disposiciones pertinentes del Estatuto y aplicarlas de conformidad con su letra y su espíritu. Aún no se ha dicho la última palabra en este debate. Sin embargo, como el Juez Schwebel tan acertadamente dijo “El artículo 59 no puede, según ningún canon de interpretación, leerse de manera que excluya el artículo 62 del Estatuto” (Recueil 1984, p. 134, apartado 9). Además, al menos en mi opinión, no puede decirse que la protección ofrecida a los derechos de terceros por el artículo 59 del Estatuto pueda ser insuficiente. La crítica a este artículo me parece fuera de lugar.
No se trata de una norma jurídica que, en sí misma, pueda decirse que protege o no suficientemente un interés jurídico de un país concreto. Se trata, más bien, de una disposición que corresponde al Tribunal de Justicia interpretar y aplicar de modo que dicha protección sea lo más eficaz posible. Por tanto, que esa protección resulte suficiente o no depende del Tribunal. En el presente caso el Tribunal consideró cuidadosamente los intereses legales de Guinea Ecuatorial y Santo Tomé y Príncipe y fue en ese sentido y con ese espíritu que dictó su Sentencia relativa a la determinación de la frontera marítima entre Camerún y Nigeria. Para ello, no tuvo necesidad de hacer ningún comentario crítico sobre un artículo del Estatuto.

(Firmado) Geza Herczegh. [p474]

OPINIÓN DISIDENTE DEL JUEZ KOROMA

1. Tal vez en ninguna parte sea más imperativa la categoría de la solución pacífica de controversias que en las controversias territoriales y fronterizas entre Estados vecinos, dado el potencial de que tales controversias se intensifiquen con consecuencias destructivas para los Estados afectados.

2. Pero ello no obstante, en referencia al papel de la Corte como brazo de la diplomacia preventiva, es decir, al ocuparse de controversias que parecen totalmente políticas pero que tienen un componente jurídico, el Presidente de la Corte dijo a la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1991 que la misión de la Corte era declarar y aplicar la ley, y que se apartaría de esa tarea por su cuenta y riesgo y por el riesgo del derecho internacional (véase Sir Robert Jennings, “The Role of the International Court of Justice”, British Year Book of International Law (BYBIL), 1997, p. 3). Por lo tanto, incluso en el desempeño de esta función, la Corte está obligada, en virtud de su Estatuto, a aplicar los tratados y convenciones pertinentes, así como los principios generales del derecho reconocidos por las Partes (Estatuto de la Corte, art. 38). Por lo tanto, la Corte no puede permitirse abdicar de esta responsabilidad judicial.

3. Sin embargo, me veo obligado a observar que la conclusión alcanzada por la Corte con respecto al Tratado de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar relativo a la Península de Bakassi equivale a un reconocimiento de la realidad política más que a una aplicación del tratado y de los principios jurídicos pertinentes. En mi opinión, no es función del Tribunal reconocer o consagrar la realidad política, sino aplicar el Derecho al resolver los litigios que se le plantean. Tampoco puedo estar de acuerdo con la respuesta del Tribunal a la reclamación de “consolidación histórica” por parte de Nigeria en este caso, dando a entender que el título convencional basado en el Acuerdo Anglo-Alemán de 1913 es el único medio válido de adquirir el título o que el modo de adquisición territorial está cerrado. Si este último fuera el caso, no habría habido lugar en la jurisprudencia del Tribunal para el título prescriptivo, etc. En mi opinión, los enfoques adoptados por el Tribunal para llegar a sus conclusiones sobre estas dos cuestiones son fundamentalmente erróneos. [p475]

El objetivo principal de la aplicación de la ley es hacer justicia y cuando la ley no se aplica correctamente puede dar lugar a una injusticia. Es principalmente por mi desacuerdo con las conclusiones y apreciaciones del Tribunal en relación con estas dos cuestiones por lo que he decidido ejercer la facultad de presentar este voto particular discrepante, tal y como prevén los Estatutos.

4. En esta disputa ambas Partes sostienen que el foco principal es la Península de Bakassi, aunque esperan resultados diferentes. En sus alegatos finales con respecto a Bakassi, la República de Camerún, inter alia, solicitó a la Corte que adjudicara y declarara que la soberanía sobre la península es de Camerún. Tanto en su Memorial como en los alegatos ante la Corte, Camerún se basó principalmente para su título en el Acuerdo Anglo-Alemán del 11 de marzo de 1913 y en diversos efectivitos.

5. La República de Nigeria, por su parte, solicitó a la Corte que adjudicara y declarara que la soberanía sobre Bakassi corresponde a la República Federal de Nigeria. Basó su reclamación de soberanía sobre la península en el título original, confirmado por el Tratado de Protección que los Reyes y Jefes de Old Calabar firmaron con Gran Bretaña el 10 de septiembre de 1884 y principalmente en la consolidación histórica. A este respecto, Nigeria sostuvo que partes del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, en virtud del cual Bakassi fue cedido por Gran Bretaña a Ger-many y posteriormente heredado por Camerún como Estado sucesor, eran inválidas ya que Gran Bretaña no tenía derecho a ceder el territorio en virtud del Tratado de 1884, que era un tratado de protección y de ninguna manera transfería la soberanía a Gran Bretaña sobre los territorios de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. Nigeria argumentó además que el Acuerdo de 1913 también era inválido por incompatibilidad con el principio nemo dat quod non habet. Sin embargo, en opinión de Nigeria, dicha invalidez sólo se aplicaba a las partes del Acuerdo que pretendían prescribir la frontera y que, de ser efectivas, habrían implicado una cesión de territorio a Alemania, es decir, esencialmente los artículos XVIII a XXII.

6. En el apartado 209 de la sentencia, el Tribunal llegó a la conclusión de que, en virtud de la legislación aplicable en aquel momento, Gran Bretaña estaba en 1913 en condiciones de determinar su frontera con Alemania, basándose en el Acuerdo de 1913. En el párrafo 212 de la sentencia, el Tribunal declaró que no podía aceptar que hasta la independencia de Nigeria en 1961, y a pesar del Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, la península de Bakassi hubiera permanecido bajo la soberanía de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. El Tribunal continuó constatando que Nigeria, en aquel momento, aceptaba que los Artículos XVIII a XXII del Acuerdo Anglo-Alemán de 1913 eran válidos y estaban en vigor, y que reconocía la soberanía camerunesa sobre la Península de Bakassi (párrafo 214). Basándose en estas constataciones, el Tribunal, en sus puntos resolutivos, decidió que la frontera entre la República de Camerún y la República Federal de Nigeria en Bakassi está delimitada por los artículos XVIII a XX del Acuerdo anglo-alemán [p476] de 11 de marzo de 1913; y que la soberanía sobre la península de Bakassi corresponde a la República de Camerún.

7. Esta conclusión, con todo respeto, es insostenible, tanto a la luz del Tratado de 1884 como de las pruebas materiales de que disponía el Tribunal. Las conclusiones constituyen una clara violación de las disposiciones expresas del Tratado de 1884 y son contrarias a la intención de una de las partes del Tratado de 1884 Ч la de los Reyes y Jefes de Old Calabar Ч y, por tanto, a la norma pacta sunt servanda, es decir, la inviolabilidad de los tratados. Esta conclusión, violatoria del tratado aplicable y claramente contraria al principio pacta sunt servanda, no sólo es ilegal sino injusta.

8. Además, tampoco puedo aceptar que las categorías de títulos jurídicos sobre el territorio se limiten a lo que el Tribunal describió como los modos “establecidos”, en su respuesta a la alegación de que el principio de consolidación histórica era una base válida para el título territorial, es decir, que un uso prolongado y probado, unido a un complejo de intereses y relaciones, como en el presente caso, puede tener el efecto de vincular un territorio a un Estado determinado. En mi opinión, basada en la jurisprudencia del Tribunal {Fisheries (UnitedKingdom v. Norway), Judgment, I.C.J. Reports 1951, p. 139; Minquiers and Ecrehos (United Kingdom!France), Judgment, I.C.J. Reports 1953, p. 57; Land, Island and Maritime Frontier Dispute (El Salvador!Honduras: Nicaragua intervening), Judgment, I.C.J. Reports 1992, p. 565, para. 345), la consolidación histórica, si se apoya en las pruebas requeridas, puede ser un medio sólido y válido para establecer la titularidad territorial en derecho internacional. Por lo tanto, cuando se presentan tales pruebas al Tribunal, como en este caso, no parece jurídicamente justificado rechazarlas porque se clasifiquen bajo una rúbrica particular. En lugar de preocuparse por la “etiqueta” de las pruebas, la función judicial esencial de la Corte debería ser valorar e interpretar objetivamente las pruebas que tiene ante sí, a fin de determinar si dichas pruebas son suficientes o no para establecer la titularidad del territorio en cuestión.

9. Como se ha señalado anteriormente, la reclamación de Nigeria sobre Bakassi se basa en el título original, conferido a los reyes y jefes del antiguo Calabar, cuya extensión geográfica abarcaba el sudeste de Nigeria y que en el siglo XVIII estaba poblado principalmente por los Efiks y los Efiat. Históricamente, la autoridad territorial de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar se habría extendido hasta el este del Río del Rey. Nigeria señaló que los límites de la autoridad territorial de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar están convenientemente representados por dos vías navegables interiores conocidas como Archibong Creek e Ikankau Creek; que la zona conocida como Viejo Calabar era el centro de la actividad y autoridad Efik e incluía ciudades como Duke Town, Creek Town, Henshaw Town y Obutong Town; que otras ciudades Efik más lejanas incluían Tom Shott’s Town y Arsibon’s (ahora Archibong); que cada uno de estos pueblos, o prácticamente ciudades-estado, tenía su propio rey o jefe del que, a principios del siglo XIX, surgió la jefatura o realeza para-[p477]montana Ч más tarde Obongship Ч del Viejo Calabar; que en el siglo XIX el Viejo Calabar y sus casas efik habían establecido su autoridad no sólo sobre la zona alrededor del Viejo Calabar, sino también sobre todas las tierras entre Cross River y el Río del Rey. Además, a través de vínculos económicos, sociales y culturales, los reyes y jefes del Viejo Calabar ejercían el control sobre sus ciudadanos. En particular, a través del santuario de Ekpe, los Reyes y Jefes garantizaban la administración efectiva de la justicia, el mantenimiento de la paz y la seguridad y el desarrollo de los recursos dentro de su territorio. Las pruebas materiales ante el Tribunal demostraron así que las actividades del Viejo Calabar incluían la fundación de asentamientos de permanencia creciente en la península de Bakassi que se encontraban dentro de los dominios del Viejo Calabar.

10. El Tribunal también recibió pruebas de que el Cónsul británico Hewett, que negoció el Tratado de Protección de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, describió el Viejo Calabar en los siguientes términos: “Este país con sus dependencias se extiende desde Tom Shots… hasta el río Rumby (al oeste de las montañas de Camerún), ambos inclusive” (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 95). “Los jefes del país de Tom Shot, de Efut … el país alrededor del río Rumby, hicieron declaraciones de que estaban sujetos al Viejo Calabar” (CR 2002/8, p. 45, párr. 31), una declaración importante y significativa que emanaba de un funcionario que tenía conocimiento directo y de primera mano de la zona y que evidenciaba y confirmaba la extensión del Viejo Calabar. En 1890, otro cónsul británico, Johnston, aportó pruebas posteriores de ello al afirmar que “el dominio de los antiguos jefes de Calabar se extendía mucho más allá del río Akpayafe, hasta la misma base de los Camerún” (Counter-Memorial of Nigeria, Vol. I, p. 95), y matizó añadiendo que “el pueblo efik… sólo llegaba al este hasta la orilla derecha del río Ndian” (ibíd.). Según Johnston, que había viajado mucho por la región:

“[e]l comercio y el dominio de los antiguos jefes calabares se extendían, en 1887, bastante más al este que el río Ndian…”.
ЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕ
La orilla izquierda u oriental del Akpayafe y la tierra entre ese río y el Ndian están bajo el dominio de Asibon o Archibong Edem III, un gran jefe del Viejo Calabar”. (Ibid.)

11. Sobre la base de esta evidencia, Nigeria sostuvo que Bakassi y el Río del Rey están demostrablemente al oeste del Río Ndian, y que Bakassi era parte de las tierras exteriores del Viejo Calabar. Nigeria sostuvo que el Tratado de 1884 entre los Reyes y Jefes del Viejo Calabar y Gran Bretaña se extendía sobre este territorio y era un tratado de protección y no uno en el que se cedía el territorio a Gran Bretaña. A la luz de lo anterior, Nigeria se quejó de que algunas partes del Acuerdo de 1913 [p478] que Gran Bretaña celebró con Alemania eran incompatibles con el Tratado de Protección de 1884 y, por lo tanto, inválidas. En opinión de Nigeria, los artículos ofensivos eran los siguientes:

“XVIII. De ahí sigue el thalweg del río Akpakorum (Akwayafe), dividiendo las islas Mangrove cerca de Ikang de la manera mostrada en el mapa mencionado anteriormente T.S.G.S. 2240, hoja 2. A continuación sigue el talweg del Akwayafe hasta una línea recta que une Bakasi Point y King Point.

XIX. En caso de que el thalweg del Bajo Akwayafe, aguas arriba de la línea Bakasi Point-King Point, cambie su posición de tal manera que afecte a las posiciones relativas del thalweg y de las Islas del Manglar, se efectuará un nuevo ajuste del límite, sobre la base de las nuevas posiciones, tal como se determine en un mapa que se elaborará a tal efecto.

XX. En caso de que el curso inferior del Akwayafe modifique su desembocadura hasta transferirla al Río del Rey, se acuerda que la zona conocida actualmente como Península de Bakasi seguirá siendo territorio alemán. La misma condición se aplica a cualquier porción de territorio ahora acordado como británico, que puede ser cortado de manera similar.

XXI. Desde el centro del canal navegable en una línea que une Bakasi Point y King Point, la frontera seguirá el centro del canal navegable del río Akwayafe hasta el límite de 3 millas de jurisdicción territorial. A los efectos de definir este límite, se considerará que el canal navegable del río Akwayafe se encuentra totalmente al este del canal navegable de los ríos Cross y Calabar.

XXII. El límite de 3 millas se tomará, en lo que respecta a la desembocadura del estuario, como una línea a 3 millas náuticas mar adentro de una línea que une Sandy Point y Tom Shot Point.”

Nigeria alega que el efecto de este Acuerdo fue que Gran Bretaña traspasó la titularidad de Bakassi a Camerún, lo que no tenía derecho a hacer.

12. Camerún, por su parte, sostiene que sería inapropiado hablar del Viejo Calabar como si poseyera personalidad internacional o como si hubiera sido reconocido como un Estado durante ese período con límites territoriales definidos que Nigeria podría haber heredado.

13. El Tribunal, en el párrafo 207 de su Sentencia, sostuvo que el Tratado de 1884 firmado con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar no establecía un protectorado internacional y continuó diciendo que desde el principio Gran Bretaña se consideró a sí misma administrando los territorios comprendidos en el Tratado de 1884, y no sólo protegiéndolos, y que el hecho de que una delegación fuera enviada a Londres por los Reyes y Jefes del Viejo Calabar en 1913 para discutir asuntos de tenencia de la tierra no puede considerarse que implicara personalidad internacional y simplemente confirmaba la administración británica por gobierno indirecto. Según la Sentencia, el Tribunal sostuvo que la propia Nigeria [p479] no había sido capaz de decir con claridad y certeza qué ocurrió con la personalidad internacional de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar después de 1885. Esto implica que el Tratado de 1884 no significaba lo que en él se afirmaba y Gran Bretaña tenía derecho a enajenar el territorio cubierto por el Tratado de Protección a pesar de las disposiciones expresas de dicho Tratado.

14. Con todo respeto, el razonamiento dado en apoyo de la conclusión supone una grave distracción de las cuestiones jurídicas que nos ocupan. El deber del Tribunal, en mi opinión, habría sido llevar a cabo un examen adecuado del Tratado con vistas a establecer su intención y significado. El Tratado de 1884 establece lo siguiente:

“Artículo 1. Su Majestad la Reina de Gran Bretaña e Irlanda, &c, en cumplimiento de la petición de los Reyes, Jefes y pueblo de Old Calabar, se compromete por la presente a extender a ellos, y al territorio bajo su autoridad y jurisdicción, su gracioso favor y protección.
Artículo 2. Los Reyes y Jefes de Old Calabar acuerdan y prometen abstenerse de entablar cualquier correspondencia, Acuerdo o Tratado con cualquier nación o Potencia extranjera, excepto con el conocimiento y la sanción del Gobierno de Su Majestad Británica”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 109; énfasis añadido).

15. Así pues, el Tratado es inequívocamente claro. Gran Bretaña se comprometió a extender “su gracioso favor y protección” a los Reyes, Jefes y pueblo del Viejo Calabar. Según la jurisprudencia, un tratado cuyos términos y disposiciones son claros no necesita ser interpretado. La interpretación tampoco puede servir de pretexto para negar el sentido claro de un instrumento jurídico. Sin embargo, si el Tribunal opta por interpretar el tratado, debe hacerlo de conformidad con las normas internacionales aplicables en el momento en que se celebró el tratado. Dado que el objetivo de la interpretación de un tratado es determinar la intención de las partes en el mismo, no hay razón para interpretar el Tratado de 1884 de otro modo que no sea de conformidad con las normas internacionales que regían en aquel momento y que incluían el principio pacta sunt servanda (inviolabilidad de los tratados). Así, si el Tribunal hubiera interpretado el Tratado de 1884, incluso a la luz de los cánones de interpretación entonces existentes, el significado jurídico que habría surgido es que la Reina de Gran Bretaña e Irlanda se comprometió a extender al territorio bajo la autoridad y jurisdicción de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar “su gracioso favor y protección”. La creación del protectorado por el Tratado de 1884 no implicó ninguna cesión o transferencia de territorio. Al contrario, la Potencia protectora Ч Gran Bretaña Ч sólo debía proteger a los ciudadanos del Viejo Calabar y no despojarles de su territorio. El Tratado tampoco confería derechos de soberanía a Gran Bretaña. Por el contrario, confería un deber de protección y no en beneficio de un tercero. En consecuencia, puesto que el Tratado se celebró válidamente y esto no ha sido impugnado, y Gran Bretaña incluso lo planteó [p480] contra otros Estados europeos siempre que sus intereses estaban en conflicto en la región, Gran Bretaña reconoció así la soberanía de los Reyes y Jefes y del pueblo del Viejo Calabar sobre su territorio y esto no puede negarse posteriormente. Así pues, el Tratado de 1884 constituye una prueba del reconocimiento por parte de Gran Bretaña de que los Reyes y Jefes del Viejo Calabar eran capaces de entablar una relación convencional con una Potencia extranjera y de que se les reconocía capacidad para actuar a nivel internacional. Por lo tanto, sostener que el Tratado de 1884 no significaba lo que decía no sólo sería incoherente con las disposiciones expresas del propio Tratado, sino que también sería contrario a la norma pacta sunt servanda (inviolabilidad de los tratados), una norma que forma parte integrante del Derecho internacional y es tan antigua como el propio Derecho internacional. En otras palabras, es imposible que un Estado quede liberado por su propia decisión unilateral de las obligaciones que le incumben en virtud de un tratado que haya firmado, cualquiera que sea el método o el período pertinentes. Así pues, dado que el Tratado de 1884 era un tratado de protección y no uno de cesión que implicara la enajenación de territorio, se deduce que la autoridad de Gran Bretaña en relación con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar no incluía la facultad de celebrar en su nombre tratados que facultaran al Estado protector a enajenar el territorio del Estado protegido; por tanto, las partes pertinentes del Acuerdo anglo-alemán de 1913, por el que Gran Bretaña supuestamente cedió a Alemania el territorio de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, quedaban fuera de la competencia convencional de Gran Bretaña y no eran vinculantes para los Reyes y Jefes del Viejo Calabar ni, en última instancia, para Nigeria como Estado sucesor. Por lo tanto, no existe base jurídica para sostener, como ha hecho el Tribunal en este caso, que el Estado protector tenía derecho a ceder territorio sin el consentimiento y en violación del acuerdo de protección, al afirmar que “desde el principio Gran Bretaña se consideró a sí misma administradora de los territorios comprendidos en el Tratado de 1884, y no sólo protectora de los mismos” (párr. 207) o que, en virtud del derecho vigente en la época (en 1913), Gran Bretaña tenía derecho “a determinar sus fronteras” (párr. 209), aun cuando ello afectara al territorio de un Estado protegido sin su consentimiento y en contradicción con las disposiciones del Tratado pertinente. Estas conclusiones son totalmente contrarias a las disposiciones expresas del Tratado de 1884 y violan el principio pacta sunt servanda. Además, al celebrar el Tratado de 1884, es evidente que el territorio del Viejo Calabar no fue considerado como una terra nullius, sino como una comunidad política y socialmente organizada que fue reconocida como tal y que entabló una relación convencional con Gran Bretaña, tratado que Gran Bretaña se sintió capaz de oponer a otros Estados europeos.

16. Lo anterior es la conclusión correcta a la que habría llegado el Tribunal de Justicia si hubiera adoptado el enfoque adecuado de interpretación del Tratado con respecto al territorio del Viejo Calabar. Dicho examen habría demostrado que el Tratado impedía a Gran Bretaña ceder el terri-[p481]torio en cuestión. También habría revelado que Gran Bretaña no tenía derecho a ceder Bakassi según los términos del Tratado. Tal conclusión habría estado fundada en derecho. De todos es sabido que los Estados europeos adquirieron títulos territoriales en África mediante tratados de cesión, pero en el caso de un tratado de protectorado la soberanía inherente al gobernante local se dividiría de tal manera que el Estado protector ejercería derechos de soberanía externa en favor de la entidad protegida mientras que la soberanía interna seguiría siendo ejercida por los reyes y gobernantes locales. En este sentido, algunos tratados de protectorado africanos, como el Tratado de 1884 con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, se expresaron en cláusulas negativas, que imponían restricciones a los gobernantes contratantes en lo que respecta al ejercicio de su soberanía exterior. En virtud de dicho tratado, los Reyes y Jefes se comprometían a no celebrar tratados con otras Potencias, a no mantener relaciones (incluidas las diplomáticas), a no entrar en guerra con dichas Potencias y, lo que es más importante, a no ceder territorio. Así, la cláusula que prohibía la cesión de territorio a “otras” Potencias europeas se consideraba la más importante en el marco del protectorado. En el caso del Tratado de 1884 entre los Reyes y Jefes del Viejo Calabar y Gran Bretaña, Gran Bretaña no estaba autorizada en las relaciones internacionales de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, ni de ninguna otra manera, a actuar en su nombre y por su cuenta, ni los Reyes y Jefes renunciaban a su derecho y poder de celebrar tratados y acuerdos con Estados extranjeros, sino que acordaban que sólo lo harían tras haber informado previamente al Gobierno británico y haber obtenido su aprobación.

17. En mi opinión, la posición con respecto a los protectorados está correctamente expuesta en la última edición de Oppenheim. Según el autor

“Se puede llegar a un acuerdo en virtud del cual un Estado, aunque conserve en cierta medida su identidad independiente como Estado, esté sujeto a una especie de tutela por parte de otro Estado. Las circunstancias en que esto ocurre y las consecuencias que de ello se derivan varían de un caso a otro y dependen de las disposiciones particulares del acuerdo entre los dos Estados en cuestión”.
ЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕ.
Protectorado es, sin embargo, un concepto que carece de precisión jurídica exacta, ya que su significado real depende mucho del caso especial. . .
La posición dentro de la comunidad internacional de un Estado bajo protección está definida por el tratado de protección que enumera los derechos y deberes recíprocos de los Estados protector y protegido. Por lo tanto, cada caso debe tratarse según sus propios méritos. . . Pero es característico de un protectorado que el estado protegido siempre tiene, y retiene, para algunos propósitos, una posición propia como persona internacional y sujeto de derecho internacional”’. (Oppenheim’s International Law, Sir Robert Jennings y [p482]Sir Arthur Watts (eds.), 9ª ed., Vol. I, pp. 267-269; énfasis añadido).

18. En este contexto y sobre esta base, el Tribunal debería haber examinado el Tratado de 1884, un tratado de protección que especifica los términos de la protección y los derechos y obligaciones, que no incluía la autoridad para enajenar territorio. Bakassi formaba parte del ámbito territorial del Tratado de Protección de 1884 y no podía haber sido modificado sin el consentimiento de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. Por lo tanto, en la medida en que no se aportaron pruebas de dicho consentimiento, no había ninguna base, ni siquiera en virtud de la legislación aplicable en aquel momento, para que Gran Bretaña pudiera determinar sus fronteras con Alemania con respecto a Bakassi, y en la medida en que dicha determinación era perjudicial para los intereses de Old Calabar, debería haber sido declarada nula por el Tribunal. La sentencia no aclara lo que el Tribunal tenía en mente al decir que Gran Bretaña estaba en condiciones de determinar su frontera en 1913, porque la cuestión primordial es si Gran Bretaña tenía derecho a enajenar el territorio que incluía Bakassi en 1913. Y como la respuesta a esta pregunta tiene que ser negativa, el Acuerdo anglo-alemán de 1913 no podía ni puede considerarse válido.

19. De lo anterior se desprende que no puedo estar de acuerdo con las conclusiones del Tribunal de que la frontera marítima entre Camerún y Nigeria se encuentra al oeste de la península de Bakassi y no al este en el Río del Rey. Tampoco puedo aceptar que la frontera marítima entre las Partes esté “anclada” a tierra firme en la intersección de la línea recta de Bakassi Point a King Point con el centro del canal navegable del Río Akwayafe de conformidad con los Artículos XVIII y XXI del Acuerdo Anglo-Alemán de 1913. El Tribunal llegó a estas conclusiones basándose en el Acuerdo de 1913 que, como ya he demostrado, es inválido en lo que respecta a sus disposiciones relativas a Bakassi. Esta invalidez por sí sola debería haber impedido al Tribunal llegar a las conclusiones antes mencionadas (ex una causa, nullitas) o (ex injuria non oritus jus).

Consolidación histórica

20. Otro aspecto de la Sentencia que me ha suscitado gran preocupación jurídica es la negativa del Tribunal a valorar las pruebas de Nigeria relativas a la consolidación histórica, que era uno de los principales fundamentos de su reclamación de título territorial sobre Bakassi y respecto a algunos pueblos que habían crecido alrededor del lago Chad, y el tratamiento del Tribunal respecto al concepto en sí. Nigeria alegó que la consolidación histórica, que se fundamenta en un largo uso probado, junto con un complejo de intereses y relaciones que, en sí mismas, tienen el efecto de fijar un territorio, constituye una base jurídica de título territorial. [p483]

21. Con referencia a las aldeas establecidas alrededor del lago Chad, Nigeria citó varios elementos de la administración del gobierno local en apoyo de su reclamación de consolidación histórica y effectivités incluyendo: jurisdicción legal, tributación, autoridad de los gobernantes tradicionales y el hecho de que los asentamientos estaban poblados por nacionales nigerianos.

22. Con referencia al Acuerdo Anglo-Alemán de 1913 y a pesar de su invalidez en relación con el Tratado de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, Nigeria argumenta que el peso de la evidencia sugiere que no hubo ocupación o administración alemana de Bakassi, y ningún patrón significativo de actividades alemanas allí, en el período entre marzo de 1913 y mayo de 1916. Señaló que las realidades del desarrollo administrativo en la península entre 1913 y 1916 mostraban que Bakassi seguía siendo administrada como parte de Nigeria y que la administración y el gobierno de la zona procedían prácticamente en exclusiva de Nigeria. Nigeria también declaró que, en lo que respecta al gobierno local, los británicos introdujeron en 1922 un sistema de gobierno indirecto, utilizando “Warrant Chiefs”, y que en 1933 el sistema de gobierno indirecto fue sustituido por un sistema de autoridad nativa introducido por la Ordenanza de Autoridades Nativas de 1933. Nigeria explicó que en 1950 este sobrecargado sistema de gobierno local fue racionalizado por la Ordenanza de Gobierno Local de la Región Oriental No. 60 de 1950, dando lugar en 1955 al sistema de gobierno local de tres niveles que fue posteriormente sustituido por un sistema de dos niveles en virtud de la ley de gobierno local de la región oriental.

23. En cuanto a la jurisdicción legal, Nigeria señaló que los tribunales nativos se establecieron en los primeros años del dominio británico bajo su sistema de gobierno indirecto y que la Ordenanza de Autoridades Nativas de 1933 introdujo nuevos tribunales nativos organizados de forma similar a los consejos nativos locales. También se informó al Tribunal de que los habitantes de la región de Bakassi pagaban impuestos a las autoridades de Calabar y Eket, y que estas divisiones dentro de Nigeria recaudaban los impuestos. Otras pruebas fueron que en 1937 se estableció una escuela metodista en Abana, en Bakassi, y que en 1953 se realizó un censo en la zona bajo los auspicios de la División de Eket. Los lazos con las autoridades tradicionales de Old Calabar continuaron sin interrupción y se mantuvo el orden público con la investigación de delitos. También se ejerció la jurisdicción eclesiástica y se delimitaron las circunscripciones electorales, y los ciudadanos participaron en las elecciones parlamentarias y fueron censados. Se llevaron a cabo obras públicas y la administración del desarrollo, así como el ejercicio de la jurisdicción militar. De este modo, se presentó una cantidad y un volumen considerables de pruebas para fundamentar la reclamación de consolidación histórica, incluyendo la educación, la sanidad pública, la concesión de permisos de exploración petrolífera y acuerdos de producción, la recaudación de impuestos, la recaudación de derechos de aduana, el uso de pasaportes nigerianos por parte de los residentes de la península de Bakassi, la regu-[p484] lación de la emigración en Bakassi, y que el propio territorio había sido objeto de rivalidad interna del Estado nigeriano.

24. Nigeria sostuvo que hubo aquiescencia a todas estas actividades, algunas de las cuales se habían llevado a cabo durante un largo período. Sostuvo que la aquiescencia a este respecto tenía un triple papel: (1) como elemento significativo en el proceso de consolidación histórica del título; (2) que con-firma un título sobre la base de la posesión pacífica del territorio en cuestión; (3) que puede caracterizarse como el principal componente del título. Nigeria afirmó que el Gobierno de Camerún consintió la administración nigeriana de la región de Bakassi, establecida desde hacía mucho tiempo, y la mayoría de las actividades mencionadas hasta 1972 en adelante, cuando hubo varias iniciativas camerunesas, y en particular el proyecto de cambiar el nombre de las aldeas, lo que demuestra claramente la ausencia previa de administración camerunesa. Nigeria sostiene que en ningún momento Camerún ejerció la posesión pacífica de la península y que desde el momento de la independencia en 1960 hasta 1972, el Gobierno de Camerún no desafió la legítima presencia nigeriana en la región.

25. En respuesta a la reclamación de título basada en la consolidación histórica, el Tribunal, en el párrafo 65 de la Sentencia, declaró que aparte del caso Fisheries (Reino Unido contra Noruega) “[esta] noción… nunca se ha utilizado como base de título en otras disputas territoriales, ni en su propia jurisprudencia ni en otras” Ч y que nada en la Sentencia Fisheries sugería que la “consolidación histórica” a la que se hacía referencia permitiera que la ocupación de tierras prevaleciera sobre un título establecido por tratado. El Tribunal también declaró que “los modos establecidos de adquisición del título… tienen en cuenta muchas otras variables importantes de hecho y de derecho” (ibid.), que no son tomadas en consideración por el concepto “demasiado generalizado” de “consolidación histórica”.

26. En mi opinión, las categorías de títulos jurídicos sobre el territorio no pueden considerarse finitas. La jurisprudencia del Tribunal nunca ha hablado de “modos de adquisición”, que es una creación de la doctrina. Del mismo modo que el Tribunal ha reconocido derechos prescriptivos sobre el territorio, existe una base para la consolidación histórica como medio de establecer una reivindicación territorial. El concepto de consolidación histórica como modo de titularidad territorial tampoco puede considerarse “excesivamente generalizado” y ajeno a la jurisprudencia. Tanto el derecho municipal como el internacional, incluida la jurisprudencia del Tribunal, reconocen una situación de despliegue continuo y pacífico de autoridad Ч uso probado Ч combinada con un complejo de intereses en un territorio y relaciones con el mismo, que, cuando es generalmente conocida y aceptada, expresa o tácitamente, podría constituir un título basado en la consolidación histórica. Las “variables importantes” de los llamados modos de adquisición establecidos, que el Tribunal no definió, no están ausentes en la consolidación histórica. En todo caso, son incluso más frecuentes, ya que el complejo de intereses y relaciones es continuo y se extiende a lo largo de muchos años, además de la aquiescencia. La consolidación histórica también contempla una situación en la que ha habido una clara pérdida o ausencia de título por abandono o inactividad, por un lado, y un ejercicio efectivo de jurisdicción y control, mantenido continuamente, por el otro (véase Fitzmaurice, “General Principles of International Law”, Recueil des cours de l’Académie de droit international de La Haye, 1957, p. 148).

27. La falta de reacción de un Estado ante una reclamación puede, en determinadas condiciones, no equivaler a aquiescencia, aunque en la mayoría de los casos sí. En el asunto Minquiers y Ecrehos, Francia alegó la imposibilidad de mantener bajo vigilancia las actividades del Reino Unido en relación con los islotes. En respuesta a este argumento, el juez Carneiro replicó que Francia estaba obligada a mantener bajo vigilancia el territorio en litigio y que el hecho de no ejercer dicha vigilancia y la ignorancia de lo que ocurría en los islotes indicaban que Francia no ejercía su soberanía en la zona (sentencia, I.C.J. Reports 1953, p. 106). En el asunto Anglo-Norwegian Fisheries, el Tribunal sostuvo que Gran Bretaña, siendo una Potencia marítima tradicionalmente preocupada por el derecho del mar, con un interés en las pesquerías del Mar del Norte no podía haber ignorado la práctica noruega y no podía basarse en una ausencia de protesta, relevante para probar el título histórico (Sentencia, I.C.J. Reports 1951, p. 139). Así pues, una conducta pasiva que implique no protestar puede tenerse en cuenta para determinar la aquiescencia en un litigio territorial. Si las circunstancias son tales que se requiere alguna reacción por parte de un Estado en un plazo razonable, si éste no reacciona, debe decirse que ha dado su aquiescencia. “Qui tacet consentiré videtur si loqui debuisset ac potuisset. “

28. En cuanto al plazo necesario para probar la titularidad sobre la base de la consolidación histórica, cada situación material exige una solución propia, basada en la ponderación de las pretensiones concurrentes y en función de la zona. El título puede probarse incluso sin hacer referencia al período de tiempo durante el cual la soberanía se había consolidado sobre el territorio en litigio. En el párrafo 65 de la sentencia, el Tribunal declaró que “los hechos y circunstancias alegados por Nigeria . . se refieren a un período de unos 20 años, que en cualquier caso es demasiado corto, incluso según la teoría invocada por ella”. Aunque el uso prolongado probado es un elemento importante para consolidar el título sobre una base histórica, sin embargo, y dependiendo de la zona, ese periodo puede ser a veces más corto. Lo que se requiere es una evaluación de todos los elementos para determinar si los hechos presentados establecen la reclamación. [p486]

29. Con referencia al asunto que nos ocupa, las pruebas del título original en las que Nigeria basa su reclamación sobre Bakassi pueden encontrarse en la administración de Bakassi por parte de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar antes y después de la conclusión del Tratado de 1884 con Gran Bretaña, el ejercicio de la autoridad por parte de los gobernantes tradicionales, la toponimia Efik y Efiat del territorio, su afiliación étnica con Nigeria pero no con Camerún, el asentamiento desde hace tiempo de nigerianos en el territorio y la manifestación de actos soberanos, como la recaudación de impuestos, la elaboración de censos, la prestación de servicios de educación y sanidad pública. La aquiescencia de Camerún en esta administración nigeriana de larga data del territorio, la población permanente, las afiliaciones significativas de carácter nigeriano, fundamentan una reivindicación basada en la consolidación histórica y que a su vez milita a favor del título territorial y la estabilidad. La reivindicación del título territorial de Bakassi y de los asentamientos nigerianos alrededor de Lade Chad fue, por lo tanto, adecuadamente fundamentada y no hay justificación legal para poner en duda su base legal e integridad.

30. Dado que la base de la conclusión del Tribunal sobre Bakassi se ha basado principalmente en su evaluación del Acuerdo anglo-alemán de 1913,1 no puede dejar de señalar que, incluso en la jurisprudencia del Tribunal, el título convencional es sólo una forma de establecer el título sobre un territorio. La Sala del Tribunal en el asunto Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí) hace la siguiente observación:

“La Sala también se siente obligada a disipar un malentendido que podría surgir de esta distinción entre ‘litigios de delimitación’ y ‘litigios de atribución de territorio’. Uno de los efectos de esta distinción es contraponer ‘títulos jurídicos’ y ‘efectos’. En este contexto, el término “título legal” parece denotar únicamente pruebas documentales. Apenas es necesario recordar que éste no es el único significado aceptado de la palabra “título”. De hecho, las Partes han utilizado esta palabra en diferentes sentidos. De hecho, el concepto de título puede también, y de forma más general, comprender tanto cualquier prueba que pueda establecer la existencia de un derecho, como la fuente real de ese derecho. La Sala se pronunciará en su momento sobre la pertinencia de las pruebas presentadas por las Partes a efectos de establecer sus respectivos derechos en el presente asunto. A continuación, se ocupará de la cuestión de las normas aplicables al caso; al hacerlo, comprobará, entre otras cosas, la fuente de los derechos invocados por las Partes.” (Sentencia, I.C.J. Recueil 1986, p. 564, párr. 18; el subrayado es nuestro).

Esta posición fue además confirmada por otra Sala de la Corte en 1992 en el caso relativo a la Disputa sobre Fronteras Terrestres, Insulares y Marítimas (El Salvador!Honduras: Nicaragua interviniente) :

De hecho, el término “título” se ha utilizado a veces en este procedimiento de tal manera que no queda claro cuál de los varios significados posibles debe atribuírsele; por lo tanto, tal vez sea útil establecer algunas distinciones básicas. Como observó la Sala en el asunto Frontier Dispute, la palabra ‘título’ no se limita generalmente a las pruebas documentales únicamente, sino que comprende ‘tanto cualquier prueba que pueda establecer la existencia de un derecho, como la fuente real de ese derecho’ (Recueil 1986, p. 564, párr. 18)”. (Sentencia, I.C.J. Recueil 1992, p. 388, párr. 45.)

A pesar de lo anterior, es lamentable que el Tribunal haya hecho del Acuerdo anglo-alemán de 1913 la base principal de su conclusión, ya que este Acuerdo, en mi opinión, era manifiestamente injusto.

31. Para resumir mi posición, al negar la validez jurídica del Tratado de 1884 y al mismo tiempo declarar válido el Acuerdo anglo-alemán de 1913, el Tribunal decidió reconocer una realidad política por encima de las disposiciones expresas del Tratado de 1884. La justificación de esta elección no me parece legal. No estaría justificado para el Tribunal, dada su misión, que se considerase que ha consagrado un acto evidentemente antijurídico. Lamento esta situación y explica mi posición en este asunto.

(Firmado) Abdul G. KOROMA. [p488]

VOTO PARTICULAR DEL JUEZ PARRA-ARANGUREN

La parte dispositiva de la Sentencia sólo debe responder a las alegaciones finales de las Partes.

1. He votado a favor del fallo de la Sentencia, con excepción del punto V (C), pero mi voto favorable no significa que comparta todos y cada uno de los razonamientos seguidos por el Tribunal para llegar a sus conclusiones.

2. He votado en contra del punto V (C) del fallo de la Sentencia en el que el Tribunal:

“Toma nota del compromiso asumido por la República de Camerún en las audiencias de que, “fiel a su tradicional política de hospitalidad y tolerancia”, “continuará brindando protección a los nigerianos que viven en la Península [de Bakassi] y en la zona del Lago Chad”.”

3. Los motivos de mi discrepancia son los siguientes.

4. Muy recientemente, el 14 de febrero de 2002, el Tribunal declaró:

“El Tribunal de Justicia recuerda el principio bien establecido según el cual ‘el Tribunal de Justicia tiene el deber no sólo de responder a las cuestiones tal como se enuncian en los escritos finales de las partes, sino también de abstenerse de pronunciarse sobre los puntos no incluidos en dichos escritos’ (Asilo, Sentencia, I.C.J. Recueil 1950, p. 402). Si bien el Tribunal de Justicia no está, pues, facultado para pronunciarse sobre cuestiones que no se le hayan planteado, la regla non ultra petita no puede, sin embargo, impedir que el Tribunal de Justicia aborde determinados puntos de Derecho en su razonamiento.” (Orden de detención de 11 de abril de 2000 (República Democrática del Congo c. Bélgica), Sentencia, I.C.J. Recueil 2002, pp. 18-19, párrafo 43). 43.)

5. Ni Camerún ni Nigeria han solicitado a la Corte en sus presentaciones que tome nota del compromiso asumido por Camerún en las audiencias de que “continuará brindando protección a los nigerianos que viven en la Península [de Bakassi]”. Por lo tanto, en mi opinión, el Tribunal tuvo que abstenerse de tomar nota de dicho compromiso en la parte dispositiva de la Sentencia, aunque el Tribunal tiene derecho a abordarlo en su razonamiento, como lo hizo en el párrafo 317 de la Sentencia.

(Firmado) Gonzalo Parra-Aranguren. [p489]

DECLARACIÓN DEL JUEZ REZEK

[Traducción]

Es raro encontrar en el derecho internacional clásico proposiciones tan endebles Ч y tan inadmisibles en términos morales Ч como las que pretenden que los acuerdos celebrados en el pasado entre Potencias coloniales y comunidades indígenas Ч comunidades organizadas que habían sido dueñas de sus territorios durante siglos y estaban sometidas a una autoridad reconocida Ч no son tratados, porque “los jefes nativos y las tribus no son Estados ni Organizaciones Internacionales; y por lo tanto no poseen capacidad para celebrar tratados” (The Law of Treaties, 1961, p. 53). Al expresar en estos términos la doctrina imperante en Europa en su época, Arnold McNair señaló, sin embargo, que la cuestión se había entendido de manera diferente en los Estados Unidos, donde las comunidades indígenas fueron reconocidas como naciones extranjeras hasta la promulgación de la Indian Appropriations Act de 3 de marzo de 1871, que las convirtió en pupilos de la Unión y las integró en ella. Los acuerdos que estas comunidades habían celebrado con el Gobierno Federal se consideraban tratados que debían respetarse como tales; además, si requerían interpretación, el Tribunal Supremo aplicaba la norma contra proferentem.

En el caso del Sáhara Occidental, el Tribunal parece haber rechazado la idea de que una potencia europea pueda apropiarse unilateralmente de un territorio habitado por comunidades indígenas. Consideró que incluso las tribus nómadas que habitaban un territorio y disponían de una organización social y política tenían personalidad suficiente en virtud del Derecho internacional para que su territorio no fuera considerado terra nullius. Según dicha jurisprudencia, el título de soberanía sobre un territorio así habitado no puede adquirirse, por tanto, por ocupación, sino únicamente “mediante acuerdos celebrados con los gobernantes locales” (Recueil 1975, p. 39, párr. 80).

En el presente caso, la península de Bakassi formaba parte del territorio del antiguo Calabar, sujeto al gobierno original de sus reyes y jefes. El propio demandante, paradójicamente obligado por las circunstancias a abrazar algunas proposiciones particularmente inaceptables del discurso colonialista, ha tratado de poner en duda la existencia y la independencia de ese dominio recurriendo a consideraciones que, más bien, las confirman. Además, sólo el Tratado de 1884, concluido con esa forma de gobierno local, podría haber justificado las funciones asumidas por Gran Bretaña cuando se convirtió en el Estado protector de esos territorios, ya que, si los Reyes y Jefes del Viejo Calabar no tenían capacidad para suscribir un acuerdo internacional, si el Tratado de 1884 no era un tratado y no tenía fuerza legal alguna, cabe [p490] preguntarse en qué se basaba Gran Bretaña para afirmar su autoridad sobre esos territorios, con qué misterioso derecho divino se erigió en Estado protector de esas zonas de África.

En virtud del Tratado de 1884, Gran Bretaña se otorgó el poder de supervisar las relaciones exteriores de la nación africana, sin concederse autoridad para negociar en su nombre, y mucho menos para resolver o renunciar a cualquier reclamación de cualquier naturaleza durante las negociaciones internacionales, y en particular para disponer de cualquier parte del territorio de la nación. La ilegalidad del acto de cesión invalida el Tratado Anglo-Germánico del 11 de marzo de 1913 en la medida en que, al definir el último sector de la frontera terrestre, determina el tratamiento de Bakassi.

Sin embargo, el defecto de las disposiciones relativas a la península de Bakassi no afecta a la validez del resto del Tratado. Esta es la situación prevista en la letra a) del apartado 3 del artículo 44 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, que en teoría podría quedar anulada por el efecto del párrafo siguiente, si fuera posible demostrar que la cesión de Bakassi era una condición esencial del consentimiento de Alemania al resto del Tratado; pero, que yo recuerde, nadie argumentó así.

***

Además, soy incapaz de considerar la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975 como un tratado y, por lo tanto, de extraer las conclusiones resultantes. Incluso me cuesta considerarla como un tratado que se firmó pero que nunca entró en vigor, a falta de ratificación por las dos partes. Más bien, lo veo como una declaración de los dos Jefes de Estado, además de otras declaraciones similares que nunca fueron seguidas, demostrando así que no eran definitivas como fuentes de derecho. Es cierto que la adopción formal del documento por los órganos investidos de la potestad convencional habría dado lugar a un instrumento convencional. Es decir que, cualquiera que sea el título o la forma de un texto, cualquiera que sea el procedimiento seguido en su negociación, ese texto puede evidentemente convertirse en un tratado si los órganos competentes de las partes expresan finalmente su consentimiento. En este caso, la Demandada ha afirmado, sin que se le haya cuestionado, que la Declaración de Maroua no fue ratificada por Nigeria, al no haber sido aprobada por el órgano competente en virtud de la Constitución vigente en aquel momento.

La Convención de Viena ofrece una definición notablemente sencilla de las circunstancias inusuales en las que un Estado puede negar la fuerza jurídica de un tratado por razón de un consentimiento viciado de este tipo. La norma interna incumplida debe ser fundamental y su violación debe haber sido manifiesta, es decir, la otra parte no puede, en circunstancias normales, haber ignorado la violación. Sin embargo, en mi opinión, Camerún no tenía derecho a creer que la Declaración en cuestión era realmente un tratado perfeccionado, que entraba en vigor en la fecha de su firma. No [p491] conozco ninguna Providencia jurídica que autorice a un representante de un Gobierno a celebrar y poner en vigor definitivamente, en virtud de su autoridad exclusiva, un tratado relativo a una frontera, ya sea terrestre o marítima Ч y ergo al territorio Ч del Estado. Me pregunto si existe alguna parte del mundo en la que semejante falta de respeto a las más elementales for-malidades sea compatible con la naturaleza compleja y primordial de un tratado internacional de límites.

Es de esperar que en un debate de este tipo se haga referencia al caso relativo al Estatuto Jurídico de Groenlandia Oriental (P.C.I.J., Serie AIB, nº 53, p. 22). A veces se olvida que el Tribunal nunca dijo que una de las formas en que podían celebrarse tratados era mediante acuerdo verbal. El Tribunal no afirmó que la Declaración de Ihlen fuera un tratado. Dijo que Noruega estaba vinculada por las garantías dadas por el ministro noruego al embajador danés. Por lo tanto, hay otras maneras, menos formales, por las que un Estado puede crear obligaciones internacionales para sí mismo. Esta no es la cuestión. La cuestión es si un acuerdo internacional relativo a la determinación de una frontera puede adoptar una forma distinta de la de un tratado en sentido estricto, incluso cuando las zonas terrestres o marítimas afectadas no son extensas o cuando la frontera no ha sido objeto de controversias e incertidumbres de larga data.

Así pues, no puedo unirme a la mayoría en lo que respecta a la soberanía sobre la península de Bakassi y las aguas adyacentes. En mi opinión, esas zonas caen bajo la soberanía del Demandado.

(Firmado) Francisco Rezek. [p492]

VOTO PARTICULAR DEL JUEZ AL-KHASAWNEH

1. Las razones que me llevaron a coincidir con la opinión de la mayoría en cuanto a la pertenencia de la península de Bakassi a Camerún están adecuadamente [p493] reflejadas en los párrafos 214 a 216 de la Sentencia, a saber, que en el período que condujo a su independencia en 1961 y desde entonces hasta principios de la década de 1990, Nigeria, por sus acciones y omisiones y a través de declaraciones emanadas de sus funcionarios y expertos jurídicos, no dejó lugar a dudas de que había reconocido la soberanía de Camerún en la península de Bakassi. Ni que decir tiene, por tanto, que me adhiero al razonamiento de esta parte de la Sentencia. Lo que hay que decir, sin embargo, es que esto era todo lo que el Tribunal necesitaba hacer, y todo lo que debería haber hecho, para resolver satisfactoriamente la cuestión de la soberanía territorial sobre Bakassi a favor de Camerún.

2. En lugar de ello, el Tribunal optó, de forma totalmente innecesaria, por volver a la cuestión de la validez del Acuerdo de 1913 entre Gran Bretaña y Alemania, en virtud del cual la primera cedió todo el territorio de los Reyes y Jefes de Old Calabar Ч territorio que corresponde a la Península de Bakassi Ч a Alemania sin el consentimiento de dichos Reyes y Jefes, a pesar de que Gran Bretaña había firmado anteriormente un Tratado de Protección con ellos en 1884 en virtud del cual, a cambio de su acuerdo y promesa de “abstenerse de entrar en cualquier correspondencia, Acuerdo o Tratado, con cualquier nación o potencia extranjera, excepto con el conocimiento y la sanción del Gobierno de Su Majestad Británica”, Su Majestad extendería Su “favor y protección” a ellos. Hay que señalar aquí que el Tratado de 1884 fue concluido por el Cónsul británico expresamente como representante de la Reina Victoria.

3. La reversión a esos tratados no sólo era innecesaria, como he dicho antes, sino también desafortunada, pues el intento de conciliar un deber de protección por un lado con, por otro, la posterior enajenación de todo el territorio de la entidad protegida Ч con independencia de que dicha entidad poseyera o no personalidad jurídica internacional Ч no puede ser un asunto fácil, no sólo por las dificultades morales que tal intento entrañaría, sino también, como cuestión de derecho, porque la distinción entre colonias, protectorados y los llamados “protectorados coloniales” está impregnada de confusión tanto en el derecho internacional como en las leyes de las propias Potencias coloniales, confusión que surge principalmente del hecho de que fueron consideraciones de pragmatismo y conveniencia política las que determinaron el estatus de esos territorios, aunque los problemas de nomenclatura también son un factor contribuyente. Huelga decir que tal confusión genera dudas sobre si la Potencia colonial/protectora poseía o incluso reclamaba la titularidad.

Además, si la Sentencia ha de constituir un esquema legal y moralmente defendible, no puede contentarse con una mera valoración formalista de las cuestiones implicadas. Tales cuestiones incluyen el verdadero alcance del derecho intertemporal y la medida en que debe ser juzgado por los valores contemporáneos que el Tribunal debe fomentar; una determinación de la práctica de los Estados en el momento pertinente y el papel de la Conferencia de Berlín [p494] sobre África Occidental de 1885; la cuestión de si esa práctica, suponiendo que permitiera la adquisición de títulos en los denominados protectorados coloniales, podía invocarse en un caso africano cuando ningún Estado africano había participado en la formación de esa supuesta práctica; la pertinencia de la regla fundamental pacta sunt servanda sobre la transmisión del título y el valor normativo que debe atribuirse a la práctica constante de la Potencia colonial en cuestión (Gran Bretaña) de distinguir entre colonias, por un lado, y protectorados, por otro. Sólo cuando se ha hecho un intento serio de analizar este conjunto de consideraciones relevantes e interrelacionadas puede decirse que la pregunta planteada repetida y enérgicamente por Sir Arthur Watts como abogado de Nigeria Ч ¿Quién dio a Gran Bretaña el derecho a ceder Bakassi? ¿Y cuándo? ¿Y cómo? Ч sería contestada. En mi opinión, la Sentencia, al dar por sentadas premisas como la existencia de una categoría de protectorados indistinguibles de las colonias, o el derecho de las Potencias coloniales a tratar con los potentados africanos sobre la base de que la norma fundamental pacta sunt servanda no existe, no ha respondido a esa pregunta. En la medida en que éstas son cuestiones centrales en este caso y tienen implicaciones que van más allá del mismo, creo que debo adjuntar mis reflexiones sobre ellas en una opinión separada.

4. Es evidente que la península de Bakassi no era terra nullius cuando Gran Bretaña firmó un Tratado de Protección con los Reyes y Jefes de Old Calabar en 1884. Como el juez Dillard resumió convincentemente la cuestión en su voto particular en el caso del Sáhara Occidental “[c]omo se dijo crípticamente en el procedimiento: no se protege una terra nullius. Sobre este punto hay poco desacuerdo”. (Opinión Consultiva, I.C.J. Recueil 1975, p. 124.) Sin embargo, fue también en esa Opinión Consultiva donde el Tribunal dio a entender, al menos prima facie, que, aunque el territorio en cuestión no fuera una terra nullius, ello no impediría por sí mismo que la Potencia colonial adquiriera un título de raíz derivada, por oposición a un título original, que sólo podría obtenerse mediante la ocupación (presumiblemente la ocupación efectiva de terrae nullius) (ibíd., p. 39, párr. 80). En el presente caso, la Sentencia se ha basado principalmente en ese pasaje (párrafo 205) en apoyo del argumento de que, a pesar de la ausencia de un estatuto de terra nullius, Gran Bretaña había adquirido de hecho la soberanía sobre la península de Bakassi a través de un título derivado. A primera vista, puede parecer que el Sáhara Occidental respalda esta tesis. Aunque no hay que olvidar que el pasaje citado era un obiter dictum. En segundo lugar, sin embargo, el apoyo prestado parece realmente insignificante, ya que en ese caso el Tribunal no estaba preguntando si España poseía un título legal válido, sino que estaba respondiendo a una pregunta distinta y específica: ¿Era el Sáhara Occidental (Río de Oro y Sakiet El Hamra) en el momento de la colonización española un territorio que no pertenecía a nadie (terra nullius)? De hecho, en el párrafo 82 de dicho Dictamen, el Tribunal declinó expresamente pronunciarse sobre “el carácter jurídico o la legalidad de los títulos que llevaron a España a convertirse en la Potencia administradora del Sáhara Occidental” (ibid., p. 40, párr. 82), a pesar de que disponía de mucho [p495] material sobre esta cuestión precisa, así como de solicitudes para responder a la misma. Además, cuando el Tribunal dijo que “en el caso de tales territorios (territorios que no son terrae nullius) la adquisición de soberanía no se consideraba generalmente efectuada unilateralmente mediante la ‘ocupación’ de terra nullius por título original, sino mediante acuerdos concluidos con los gobernantes locales” {I. C.J. Reports 1975, pág. 39, párr. 80), se refería en general a los acuerdos que tenían el efecto de transferir el título de los gobernantes que lo poseían sobre la base del título original a las nuevas Potencias administradoras/protectoras, que mediante esos acuerdos adquirían el título derivado. Evidentemente, el factor crucial es el acuerdo en sí, y aunque es perfectamente posible que tales acuerdos confirieran la soberanía a los recién llegados, también es posible que no lo hicieran, en cuyo caso la soberanía fue retenida por el gobernante local bajo un esquema acordado de protección o administración. Éstas son cuestiones de interpretación de los tratados y de la práctica posterior de las partes y no pueden eludirse mediante la invención de una subcategoría ficticia de protectorados denominada “protectorados coloniales”, en la que se supone que la titularidad pasa automáticamente y con independencia de los términos del tratado de protección a la Potencia protectora, ya que ello sería incompatible con la norma fundamental pacta sunt servanda y conduciría a lo que se ha denominado “incumplimiento institucionalizado de los tratados”, una situación que ninguna norma de derecho intertemporal ha excusado jamás. También desdibujaría la distinción que el Tribunal intentaba establecer entre el título asumido automáticamente sobre la base de la ocupación efectiva, por un lado, y el título asumido sobre la base de un acuerdo con los gobernantes locales, por otro.

5. Si la Opinión Consultiva del Tribunal en el caso del Sáhara Occidental no proporciona la base para la proposición de que los acuerdos de protección con los jefes locales son siempre la fuente de un título válido adquirido por raíces derivadas, ¿podría avanzarse con seguridad tal proposición sobre la base de pasajes del laudo del árbitro Max Huber en el caso de la Isla de Palmas (Naciones Unidas, Reports of International Arbitral Awards (RIAA), Vol. II, pp. 858-859), tantas veces citado, ya que al menos allí ese erudito y renombrado juez habló con certeza dogmática sin dejar nada a posibles interpretaciones? Sin embargo, el problema del análisis de Max Huber no es su falta de claridad, sino que es claramente erróneo.

En primer lugar, parte de la premisa de que, dado que tales acuerdos no son entre iguales, son: “más bien una forma de organización interna de un territorio colonial sobre la base de la autonomía de los nativos. . . Y así la soberanía sobre el Estado nativo se convierte en la base de la soberanía territorial frente a otros miembros de la comunidad de naciones.” [p496]

Tal planteamiento es una confusión de la desigualdad de estatus, por un lado, y de la desigualdad de poder, por otro. Que los gobernantes y jefes locales eran débiles se desprende de que accedieran a celebrar tratados de protección, pero ello no quita que tuvieran capacidad para entablar relaciones convencionales.

En segundo lugar, se caracteriza por su amplia generalización, ya que supone que los jefes o gobernantes locales, por muy válido y antiguo que sea su título y por muy clara que sea la exhibición de su soberanía y el grado de su organización, e independientemente de los términos del Tratado de Protección en cuestión, se considera que se han convertido en colonias virtuales o Estados vasallos bajo la soberanía de la Potencia colonial protectora, incluso si Ч como no era infrecuente Ч el control sobre ellos era nominal e incluso si en las relaciones posteriores con el Estado metropolitano seguían siendo tratados como si conservaran cierta soberanía, por ejemplo, a los efectos de la inmunidad soberana, o al ser tratados por el Ministerio de Asuntos Exteriores de la Potencia colonial. Es difícil entender cómo se puede considerar que un gobernante local tiene derecho a la inmunidad soberana absoluta y que ha sido desposeído de su soberanía territorial al mismo tiempo. Véanse, por ejemplo, Mighell v. Sultan of Johore [1894] QB 149 y Sultan of Johore v. Abu-bakar Tunku Arts Bendahar and Others [1952] AC 318. Estos casos son tanto más relevantes cuanto que se referían a gobernantes locales de la misma región de la que Max Huber se ocupaba en el Laudo de la Isla de Palmas, es decir, el Sudeste Asiático, y fueron resueltos por los tribunales del mismo Estado metropolitano que celebró un tratado de protección con los Reyes y Jefes de Calabar.

En tercer lugar, ese planteamiento está claramente arraigado en una concepción eurocéntrica del derecho internacional basada en nociones de alteridad, como demuestra el hecho de que en aquella época existieran en Europa principados protegidos sin que nadie se planteara seriamente la idea de que hubieran perdido su soberanía en favor de la Potencia protectora y pudieran ser enajenados a su voluntad. El derecho intertemporal es general en su aplicación, siendo su fundamento y unidad de propósito el tiempo (tempore), como su nombre indica, y no la geografía, y no puede dividirse en derecho intertemporal regional, máxime cuando ningún Estado de la región en cuestión, ya sea el África subsahariana o el sudeste asiático, participó en su formación.

En cuarto lugar, el planteamiento de Max Huber se basa en una interpretación extrema de la teoría del reconocimiento constitutivo. Una teoría, baste decirlo, que no pasa de ser una teoría y que tiene tantos detractores como adeptos.

6. Por último, es dudoso Ч y no deja de ser irónico Ч que la generalización de Max Huber sobre la soberanía y el vasallaje con respecto a los llamados protectorados coloniales se apoye en la práctica estatal de la época. Para los “gobernantes locales” la noción de que habían renunciado a su soberanía al firmar un tratado de protección o un tratado de comercio [p497] y amistad que a veces eran de la misma calaña, sería asombrosaFN1. Esto no quiere decir que no se dieran casos en los que tal pérdida de soberanía tuviera lugar, sino que se trata de nuevo de una cuestión de interpretación de los tratados y de la práctica posterior de las partes. Del mismo modo, en el caso de las propias potencias protectoras, en muchos casos no buscaban un título colonial, sino simplemente esferas de influencia o dominio, o dominio en el sentido de poder y jurisdicción y no en el sentido de dominio territorial.

———————————————————————————————————————
FN1 A veces un tratado de protección se denominaba tratado de amistad en el idioma local, por ejemplo, el Tratado de Uccialli de 1887 entre Italia y Etiopía fue denunciado posteriormente por Menelik, el emperador etíope, alegando que los textos italiano y amárico diferían. En el texto italiano el Emperador “consiente en servirse del Gobierno italiano para las negociaciones que pueda entablar con otras potencias o gobiernos”, el texto amárico dice “podrá servirse” de los italianos como intermediarios. El Emperador de Etiopía veía el tratado como un tratado de amistad, el Gobierno italiano, en cambio, lo veía como un tratado de protección. (A. H. M. Jones y E. Monroe, History of Ethiopia, pp. 139140.)
———————————————————————————————————————

7. Sin duda, los tratados de protección fueron a veces un primer paso hacia el desarrollo de un título colonial completo, o como se han descrito, “una palanca legal para adquirir un título incipiente sobre un territorio: un título capaz de ser perfeccionado más o menos a placer” (D. J. Latham Brown, “The Ethiopia-Somaliland Frontier Dispute”, International and Comparative Law Quarterly (ICLQ), Vol. 5, pp. 254-255), pero hasta que eso ocurra y en ausencia de disposiciones que puedan interpretarse como transmisoras del título, siguen siendo una palanca y nada más. Algunos ejemplos de la práctica de los Estados servirán para ilustrar este punto, tanto más cuanto que fueron contemporáneos de la época del Congreso de Berlín.

(a) En 1885, el Ministerio de Asuntos Exteriores británico expresó su opinión de que

un protectorado no implica la asunción directa de la soberanía territorial, sino que es “el reconocimiento del derecho de los aborígenes u otros habitantes reales a su propio país, sin más asunción de derechos territoriales que la necesaria para mantener la autoridad suprema y cumplir los deberes de la potencia protectora” (FO 403/9, núm. 92 (14 de enero de 1885) citado por Malcolm Shaw, Title to Territory in Africa, nota 155, p. 283).

(b) En 1884 se concluyeron varios tratados con jefes locales en Bechuanalandia, donde la soberanía interna y externa pasó gradualmente a la potencia protectora: Gran Bretaña. Al año siguiente, un protectorado británico se convirtió en colonia de la corona y su gobernador ejerció también jurisdicción sobre el territorio protegido. No obstante, un tribunal británico en R. v. Crewe mantuvo la distinción entre colonias por un lado y protectorados por otro, [p498] L. J. Vaughan Williams señalando que “el protectorado de Bechuanalandia está bajo el dominio de Su Majestad en el sentido de poder y jurisdicción, pero no está bajo su dominio en el sentido de dominio territorial” ([1910] 2 KB 603-604, citado por Malcolm Shaw, Title to Territory in Africa, nota 161, p. 283; énfasis añadido).

(c) En 1884 y 1886, respectivamente, se firmaron acuerdos entre Gran Bretaña y los jefes de cinco tribus somalíes. En la primera serie de acuerdos, los jefes somalíes se comprometían a no enajenar su territorio salvo al Gobierno británico. En la segunda (compuesta por cinco acuerdos), acordaron y prometieron “abstenerse de entablar cualquier correspondencia, Acuerdo o Tratado con cualquier nación o Potencia extranjera, salvo con el conocimiento y la sanción del Gobierno de Su Majestad”. Por su parte, el Gobierno británico se comprometió a “extender a ellos y a los territorios bajo su autoridad y jurisdicción el gracioso favor y la protección de Su Majestad la Reina Emperatriz”. En 1897, Gran Bretaña cedió a Etiopía las zonas de pastoreo de las tribus somalíes. Tras la derrota de Italia en la Segunda Guerra Mundial, esos territorios pasaron a depender de la Administración Militar Británica para Somalia. En 1954 esa administración se retiró de esos territorios de acuerdo con un tratado negociado de novo entre Gran Bretaña y Etiopía que, de hecho, mantenía el Tratado de 1897 por encima de los acuerdos con los jefes somalíes, aunque con algunas garantías para los derechos de pastoreo de las tribus somalíes. La incoherencia entre la cesión a Etiopía en 1897 de lo que los somalíes consideraban su tierra tradicional y los anteriores tratados de protección fue objeto de un debate en la Cámara de los Comunes donde, según nos cuenta un comentarista (D. J. Latham Brown, op. cit., pp. 254-255), el Secretario de Estado para las Colonias lamentó “el tratado de 1897 pero, como muchas cosas que han ocurrido antes, es imposible deshacerlo”. Mientras que las palabras de un miembro del Parlamento eran más reveladoras:

“los ancianos de las tribus se pusieron voluntariamente bajo la protección británica. La buscaron para el mantenimiento de su independencia, la preservación de la Providencia y otras razones buenas y suficientes”. En resumen, parece argumentarse que en ningún momento se transfirió territorio alguno. En consecuencia, no estaba en nuestra mano ceder lo que no poseíamos”.

Aunque en la práctica la cesión fue confirmada por el Tratado de 1954, ello se hizo sorteando la máxima nemo dat quod non habet, pero no negándola ni pretendiendo que Gran Bretaña hubiera adquirido la titularidad. En su lugar, el supuesto carácter superior de un tratado internacional sobre los acuerdos con los jefes somalíes, junto con la falta de su extensión territorial delineada, se citaron en un [p499] intento de explicar la incoherencia entre las diferentes obligaciones del tratado contraídas con los jefes somalíes y Etiopía, respectivamente. En cualquier caso, hubo al menos un intento de razonamiento, que lamentablemente falta en nuestra sentencia, que afirma con toda rotundidad que el Tratado de Protección de 1884 no impedía la transferencia de Bakassi a Alemania por el mero hecho de establecer un protectorado colonial.

(d) La política colonial británica durante el período relevante estuvo marcada por una insistencia constante en distinguir entre colonias y protectorados. Mantener dicha distinción fue uno de los principales objetivos de la diplomacia británica en la Conferencia de Berlín, donde triunfó sobre los imperialistas que llegaron tarde y que pretendían alcanzar nada menos que el umbral de la ocupación efectiva y que, además, se burlaron del concepto de protección como “prises de possession sur le papier”. Es razonable suponer que no se insistió en tal distinción por motivos puramente formales o descriptivos, sino por razones pragmáticas que han sido ampliamente comentadas por los historiadores (Robinson y Gallagher, Africa and the Victorians: The Official Mind of Imperialism, 1961). Cualesquiera que fuesen estos motivos, lo que importa es que esta distinción llevaba aparejada una diferenciación normativa que se reflejaba en la práctica británicaFN2.

———————————————————————————————————————
FN2 Oppenheim’s International Law, Sir Robert Jennings y Sir Arthur Watts (eds.), 9ª ed., Vol. I, p. 269; la nota a pie de página 9 contiene una lista de la práctica británica y de las decisiones judiciales que generalmente apoyan la distinción entre colonias y el llamado protectorado colonial.
———————————————————————————————————————

8. Parece, por tanto, que el apoyo a la afirmación de que los tratados de protección en el África subsahariana permitían en general la transferencia de soberanía a la Potencia colonial/protectora no puede establecerse con seguridad haciendo referencia al Laudo de la Isla de Palmas ni a la supuesta práctica de la época de la Conferencia de Berlín, una práctica de la que, en el mejor de los casos, no pueden extraerse inferencias firmes y que, de hecho, apoya el mantenimiento de una distinción normativa entre las colonias y los denominados protectorados coloniales y la consiguiente defensa de la máxima nemo dat quod non habet.

9. Hasta ahora he tratado de demostrar que la existencia de una categoría de protectorados, los denominados “protectorados coloniales”, en los que la Potencia protectora era libre de disponer a su antojo del territorio protegido, es una proposición que ni la práctica de los Estados ni los precedentes judiciales apoyan y que, con toda probabilidad, no es más que una ficción que existe en las mentes de algunos comentaristas que tratan de encontrar legitimación ex post facto para hechos insondables e ilegales mediante la invención de subcategorías en las que no operan las normas normalmente aplicables. Sea como fuere, supongamos, arguendo Ч aunque sólo sea en aras de la exhaustividad Ч que la Con-[p500] ferencia de Berlín sobre África Occidental sancionó dicho comportamiento, tal y como demuestra la práctica estatal que emanó de ella. ¿Podría invocarse esta práctica en un litigio africano cuando ningún Estado africano ha participado en la formación de dicha práctica? En mi opinión, la respuesta debe ser claramente negativa, y no importa que el presente litigio sea entre dos Estados africanos. Lo que es importante es que el argumento utilizado por el abogado de un Estado Ч Camerún Ч se basa en la supuesta legitimidad de esta práctica que se pretende oponible a la otra Parte.

10. Otra cuestión es hasta qué punto la aplicación de la norma (o principio) del derecho intertemporalFN3 debería proteger dicha práctica del escrutinio judicial que tiene lugar en un momento muy posterior, cuando otras normas de derecho internacional, relativas a la igualdad soberana de los Estados, la libre determinación, la no discriminación y, en cierta medida (ya que este ámbito está tristemente sólo rudimentariamente desarrollado, tanto desde el punto de vista procesal como sustantivo) los derechos de los pueblos indígenas, tienen que ser evaluados por los jueces llamados a decidir una controversia contemporánea.

———————————————————————————————————————
FN3 Para los diferentes nombres utilizados para connotar el estatus del derecho intertemporal, véase T. O. Elias, “The Doctrine of Inter-temporal Law”, American Journal of International Law, Vol. 74, 1980, p. 285.
———————————————————————————————————————

11. Permítanme comenzar recordando que el concepto de derecho intertemporal es irremediablemente elusivo. A primera vista parece sencillo. Citando una vez más a Max Huber “Un hecho jurídico debe apreciarse a la luz de la ley contemporánea a él, y no de la ley vigente en el momento en que surge o debe resolverse una controversia al respecto”. (RIAA, Vol. II, p. 845.)

12. A nivel general, la proposición es sostenible, pero cuando llegamos a indagar más de cerca en su funcionamiento, empiezan a surgir problemas: ¿es lo mismo la apreciación a la luz de la ley contemporánea al acto jurídico, por ejemplo, un tratado de protección, que la interpretación de dicho tratado a la luz de la ley contemporánea? ¿O significa simplemente que al interpretar un tratado del pasado se debe tener en cuenta, al aplicar los cánones consagrados y establecidos de interpretación de los tratados, el contexto temporal que puede arrojar luz sobre la presunta intención de las partes y ayudar así a determinarla? ¿Debe interpretarse ese acto jurídico (un tratado) teniendo en cuenta que el objeto y fin del tratado era garantizar o mantener un determinado principio, por ejemplo, que el sistema de mandatos es un “deber sagrado de la civilización” (Consecuencias jurídicas para los Estados de la presencia continuada de Sudáfrica en Namibia (África Sudoccidental), no obstante la Resolución 276 (1970) del Consejo de Seguridad, I.C.J. Reports 1971, p. 16)? Del mismo modo, al interpretar un [p501] tratado de protección, ¿no debería leerse el derecho contemporáneo del acto jurídico en el contexto del concepto de protección que, al igual que el concepto de mandato, connota un elemento de tutelaFN4 que se remonta al gran jurista romano Ulpiano, quien dijo: “a ciertos efectos de la ley algunas ciudades y municipios deben ser tratados como menores”. Un concepto que excluye, por tanto, las nociones de propiedad. No hay que olvidar que, al apreciar el derecho contemporáneo al Tratado de 1884, debemos tener presente que el antiguo concepto de protección es anterior a la Conferencia de Berlín; así, por citar algunos ejemplos, Gran Bretaña había establecido un protectorado sobre las Islas Jónicas en 1814 que se mantuvo de acuerdo con el concepto clásico de protección que excluía cualquier noción de soberanía de la Potencia protectora, y mucho antes, durante las conquistas musulmanas, se concluyeron muchos acuerdos de protección con gobernantes locales en ciertas partes de Europa y en otros lugaresFN5. Después de 1885, la práctica de los Estados, por utilizar las palabras de un comentarista “reveló una tendencia a deformar el concepto clásico original del protectorado y a convertirlo en un instrumento del colonialismo”‘ (Alexandro-wicz, The Role of Treaties in the European-African Confrontation in the Nineteenth Century, African International Legal History, p. 55, citado por Malcolm Shaw en Title to Territory in Africa, p. 47; énfasis añadido). Entonces, ¿el funcionamiento del derecho intertemporal no nos exigiría como jueces evaluar no sólo la práctica sino el hecho de que era una deformación del concepto y la práctica de la protección en el contexto de que el objeto del sistema de protectorado Ч como el sistema obligatorio Ч es una forma de tutela que por definición excluye las nociones de propiedad territorial o dominio territorial? A mi entender este es el derecho relevante que debe apreciarse como consecuencia del imperio de la ley intertemporal y no puede reducirse a una mera reseña de una deformación, medio kafkiana, medio orwelliana, donde amistad significa injerencia en los asuntos internos y tutela significa pérdida de soberanía y desmembramiento y celebración de tratados significa incumplimiento instantáneo. Dicho de otro modo, la determinación del verdadero significado del derecho intertemporal requiere que indaguemos sobre la calidad del acto jurídico a la luz no sólo de la supuesta práctica, sino a la luz de la totalidad del derecho relativo a la protección, es decir, con referencia a su objeto y teniendo en cuenta otras normas pertinentes en ese momento. ¿Se ajustaba la práctica de Sudáfrica al objeto y fin del sistema de mandatos como “un fideicomiso sagrado de la civilización”? Y, del mismo modo, ¿se ajustaba la práctica de enajenar territorio protegido a la noción de que el concepto de protección se basa en nociones de tutela desarrolladas jurídicamente que, por definición, excluyen el concepto de que la protección es sinónimo de propiedad territorial?

———————————————————————————————————————
FN4 Oppenheim’s International Law, Sir Robert Jennings y Sir Arthur Watts (eds.), 9ª ed., Vol. I, p. 267.
FN5 Por ejemplo, el Tratado de Tudmir de Rajab 94 AH-Abril 731 AD, concluido entre Abdulaziz Hijo de Musa Hijo de Nusair el Gobernador Ummayyad de España y Theo-demir, representante de los jefes de fortalezas locales en el sureste de España, un área que abarca la región moderna de Murcia, Alicante y Valencia; el pacto en sí transformó el poder político de los visigodos hispanos a los Ummayyads de Damasco, pero los derechos de propiedad y otros derechos fueron retenidos por esos jefes y sus descendientes. Para el texto del tratado, véase Negotiating Cultures, Bilingual Surrender Treaties in Moslem-Crusader Spain under James the Conqueror, editado por Robin Burns y Paul Cliveddan, p. 202. Los otomanos firmaron muchos tratados de protección similares con diversos principados de Europa Oriental, en los que el dominio en el sentido de poder pasaba a los otomanos, pero los jefes indígenas europeos conservaban los derechos de propiedad y otros derechos.
———————————————————————————————————————

Para apreciar el derecho contemporáneo al acto jurídico en cuestión, es decir, un tratado, también es importante tener en cuenta otras normas jurídicas. Una de las más importantes es la norma fundamental pacta sunt servanda, posiblemente la norma más importante del Derecho internacional y del Derecho en general, que no puede ser anulada por la práctica asumida de algunos Estados. No me consta que en la época de la Conferencia de Berlín esa norma hubiera dejado de existir.

13. En cualquier caso, el derecho intertemporal, tal como lo formuló Max Huber, no es tan estático como algunos quieren pensar, pues no hay que olvidar que su carácter elusivo se ve incrementado por su afirmación inmediatamente posterior de que “la existencia del derecho, es decir, su manifestación continuada, seguirá las condiciones exigidas por la evolución del derecho” (RIAA, Vol. II, p. 845).

14. Excede del ámbito de este voto particular entrar en el conocido y legítimo debate sobre el alcance de la regla o principio del derecho intertemporal surgido de la combinación por Max Huber de elementos evolutivos y estáticos en su formulación del concepto. Baste decir que la confusión fue tal que ni la Comisión de Derecho Internacional, guiada por su distinguido y erudito Relator Especial sobre el tema Sir Humphrey Waldock, ni la propia Conferencia de Viena, fueron capaces de resolver la cuestión, con la consecuencia de que el concepto de derecho intertemporal fue eliminado de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969, no conteniendo el artículo 31 de dicho instrumento ningún elemento expresamente temporal y limitándose a hablar “de las normas jurídicas pertinentes” y siguiendo de hecho el artículo 64 una dirección opuesta en el caso de una norma de ius cogens que surgiera posteriormente.

15. En otras palabras, no nos encontramos ante una simple norma bien definida y susceptible de aplicación automática, sino más bien ante una idea desconcertante que fue incapaz de encontrar un lugar en la Convención de Viena de 1969. El concepto de derecho intertemporal tampoco ha encontrado apoyo en las decisiones judiciales, en las que a menudo se ha superado con la ayuda de un descubrimiento tardío de la intención de las partes, como ocurrió en el asunto del Mar Egeo, o mediante la lectura de las disposiciones del derecho moderno en el tratado, que fue el [p503] enfoque que adoptó el Tribunal en su Opinión Consultiva sobre Namibia cuando afirmó que: “un instrumento internacional debe interpretarse y aplicarse en el marco general del sistema jurídico vigente en el momento de la interpretación” (Consecuencias jurídicas para los Estados de la presencia continuada de Sudáfrica en Namibia (África Sudoccidental), a pesar de la Resolución 276 (1970) del Consejo de Seguridad, I.C.J. Reports 1971, p. 31).

16. Además, es quizás en el ámbito del derecho penal donde la norma del derecho intertemporal pasa a primer plano y se presta a delineación. Esto es así porque el aspecto temporal en la máxima nullum crimen nulla poena sine lege requiere una definición precisa, sin embargo, ha sido precisamente en este mismo ámbito donde la regla ha sido significativamente abandonada. Así, el funcionamiento de la regla habría actuado para proteger de la criminalización a los autores de crímenes graves en la Segunda Guerra Mundial porque muchos de estos crímenes no formaban parte del derecho positivo, pero en el caso, como es bien sabido, no se aceptó la protección que ofrecía la adhesión al derecho intertemporal. Si tal fue el caso cuando el derecho era más preciso, el propio concepto más fácilmente delineable y las consecuencias, la criminalización, graves, no veo razón alguna para que un comportamiento incompatible con las normas modernas de derecho internacional y moralmente inaceptable por los valores modernos que subyacen a dichas normas deba ser amparado por la referencia al derecho intertemporal, máxime cuando la reprobación de tiempos posteriores se manifiesta no en la criminalización sino meramente en la invalidación.

17. Parece, pues, razonable afirmar que, al hablar de derecho intertemporal, nos encontramos ante un concepto confuso, cuya condición de norma, o principio, o doctrina, o regla de interpretación, está impregnada de controversia, y que fue conscientemente descartado de la Convención sobre el Derecho de los Tratados de 1969 y sistemáticamente rechazado en sucesivas decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por no hablar de la forma en que fue superado por algunas decisiones de este Tribunal y abandonado en el ámbito de los delitos graves, irónicamente el mismo ámbito en el que puede decirse que tiene cierta delimitación y coherencia. En otras palabras, se trata de un concepto truncado en el que se pierden las esperanzas de encontrar el fundamento para ceder Bakassi a Alemania en 1913.

18. En el apartado 205, la sentencia llama la atención sobre “el hecho de que el estatuto jurídico internacional de un ‘Tratado de protección’ celebrado en virtud del derecho vigente en la época no puede deducirse únicamente de su título”. En apoyo de esta afirmación, la sentencia ilustra con ejemplos:

“Algunos tratados de protección se celebraron con entidades que conservaban en virtud de ellos una soberanía previamente existente con arreglo al Derecho internacional. Este era el caso tanto si la parte protegida se denominaba [p504] a partir de entonces ‘protectorado’ (como en el caso de Marruecos, Túnez y Madagascar (en sus relaciones convencionales con Francia) o ‘Estado protegido’ (como en el caso de Qatar y Bahrein en sus relaciones convencionales con Gran Bretaña)”.

19. Este razonamiento suscita dos observaciones: En primer lugar, si bien es cierto que el estatuto jurídico internacional de un “tratado de protección” no puede deducirse únicamente de su título, éste debe sin embargo tener algún impacto, ya que podemos deducir instantáneamente del título que la entidad en cuestión no era una terra nullius dado que “no se protege una terra nul-lius”. También podemos deducir con seguridad del título que el tema era la protección y no el título colonial. También podemos deducir que la entidad en cuestión tenía capacidad para entablar relaciones convencionales y, a menos que partamos de la falsa premisa de que una parte en un tratado puede determinar unilateralmente el estatuto internacional de la otra, también podemos deducir que el tratado tiene valor jurídico internacional.

En segundo lugar, la Sentencia trata de distinguir este caso de otros en los que tuvo ocasión de pronunciarse sobre la existencia de personalidad jurídica internacional de la parte protegida: Marruecos y Túnez con respecto a Francia y Qatar y Bahrein con respecto a Gran Bretaña, pero de nuevo argumenta que los llamados protectorados coloniales son parte integrante de los protectorados en general y no constituyen una subcategoría a menos que la voluntad de una de las partes, la Potencia protectora, sea decisiva. Además, en el caso de Qatar y Bahrein, estos jeques no eran Estados independientes cuando Gran Bretaña entabló con ellos relaciones de protección mediante tratado, sino dominios otomanos gobernados bajo la soberanía del Imperio Otomano por jefes locales. Lo mismo puede decirse de Túnez. Sería irónico que el Tribunal decidiera que los que estaban bajo la soberanía otomana eran de hecho soberanos porque así convenía a las consideraciones prácticas de la política británica, y no los jefes que no estaban bajo la soberanía de nadie cuando Gran Bretaña firmó los tratados de protección. Esto no sólo convertiría al derecho colonial y no al derecho internacional en el factor determinante, sino que también plantearía dudas sobre la amplia coherencia de las decisiones del Tribunal.

20. Dejando a un lado la cuestión del título, las palabras claras del tratado Ч y es un tratado misericordiosamente breve Ч no dejan lugar a dudas de que lo que estaba en juego no era otra cosa que “favor y protección” a cambio de acordar no celebrar tratados con otras Potencias sin la sanción británica. No hay ninguna referencia a una transferencia de soberanía territorial, ya sea llamándola cesión o de otro modo, para utilizar la terminología empleada por el Tribunal en la Opinión Consultiva sobre el Sáhara Occidental en el párrafo 80. Se puede llegar con seguridad a la falta de intención de transferir soberanía territorial [p505] por referencia a la máxima inclusio unius exclusio alterius y por el hecho de que era la protección y no la propiedad el objeto de ese tratado.

21. La situación no se modificó por el hecho de que Gran Bretaña pasara de hecho a administrar el territorio en cuestión (Sentencia, párr. 207), ya que se trataba exactamente de la misma situación en el Protectorado de Bechuanaland a que se ha hecho referencia anteriormente (véase el párr. 7 supra), pero en el que, no obstante, un tribunal británico mantuvo la distinción entre una colonia, por un lado, y un protectorado, por otro, o para utilizar sus palabras exactas: “un protectorado bajo el dominio de Su Majestad en el sentido de poder y jurisdicción no estaba bajo su dominio en el sentido de dominio territorial” (énfasis añadido). Además, la administración de un Estado protegido puede coexistir perfectamente con la protección. La situación tampoco se vio alterada por la decisión británica de incorporar los territorios de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar al Protectorado de la Costa del Níger. La situación sí se alteró, sin embargo, en 1913, cuando Gran Bretaña cedió el actual Bakassi a Alemania, porque lo que los Reyes y Jefes habían consentido era la protección británica y no la alemana y porque, además, esa cesión implicaba poderes asociados a la soberanía territorial que Gran Bretaña no poseía.
22. Existe una fuerte presunción en derecho internacional contra la pérdida incidental de soberanía, pero es una presunción refutable, y aunque el caso de los Reyes y Jefes de Old Calabar no se vio debilitado por el tratado en sí, su comportamiento posterior ciertamente ha tenido ese efecto. Se dice que el Dios de la soberanía es un Dios celoso, pero aparentemente no en Bakassi, ya que, al reflexionar sobre este caso, uno no puede dejar de notar una pasividad e inacción extremas por su parte que lograron refutar la presunción. Aparte de un único viaje en 1913 a Londres, cuando una delegación enviada en su nombre discutió asuntos relacionados con la tenencia de la tierra, permanecieron en silencio ante acontecimientos trascendentales que tuvieron un impacto en su estatus. En particular, el hecho de que no protestaran por la cesión de su territorio a Alemania en virtud del Acuerdo de 1913 no me deja otra opción que concluir que habían dado su consentimiento a esa transferencia volenti non fit injuria. Es sólo por esta razón Ч y no por la interpretación surrealista del Tratado de 1884 o la referencia a una subcategoría ficticia de protectorados coloniales, ni la referencia igualmente ficticia a una forma de derecho intertemporal que protegería de la invalidación Ч una práctica deformada del concepto de protección, que he votado a favor del punto III (A) del dispositif relativo a las disposiciones del Acuerdo de 1913 que tratan de Bakassi.

(Firmado) Awn Al-Khasawneh. [p506]

VOTO PARTICULAR DEL JUEZ MBAYE

[Traducción ]

Introducción

1. Comparto las conclusiones a las que ha llegado el Tribunal; tiene toda la razón

(a) al concluir, con respecto a la región del lago Chad, habiendo determinado el punto final de la frontera lacustre en la “desembocadura del Ebeji”, que

Ч “en lo que respecta a los asentamientos situados al este de la frontera confirmada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931, la soberanía ha seguido correspondiendo a Camerún”; y

(b) al confirmar, en lo que respecta a Bakassi, que “la soberanía sobre la península corresponde a Camerún”.

Con ello, el Tribunal ha hecho prevalecer el derecho sobre el hecho consumado.

2. El procedimiento ha llegado así a su fin tras pasar por numerosas fases que, si bien han costado mucho tiempo, han tenido al menos el mérito de aclarar la cuestión de fondo sometida al Tribunal. Ello ha permitido a la Corte lograr una solución global y definitiva de un litigio fronterizo que durante unos 19 años ha dividido a dos países hermanos de África: Camerún y Nigeria. Este litigio, en la forma en que fue sometido a la Corte, se refería a todo el curso de la frontera, tanto terrestre como marítima, que separa las zonas sobre las que cada Estado tiene jurisdicción.

3. Al igual que las Partes, el Tribunal dividió la frontera en varios sectores:

Ч la región del lago Chad,
Ч la frontera terrestre entre el lago Chad y B ikassi,
Bakassi,
Ч la frontera marítima.

4. Aparte de la excepción preliminar que el Tribunal unió al [p507] fondo mediante su Sentencia de 11 de junio de 1998, se añadieron otras tres cuestiones a las derivadas de los puntos antes mencionados. Dichas cuestiones eran:
Ч la intervención de Guinea Ecuatorial,
Ч la reclamación de responsabilidad de Camerún,
Ч la contrademanda de Nigeria.

5. Aunque he votado a favor de la totalidad del dispositivo de la Sentencia, he considerado oportuno redactar una opinión separada en la que se expongan una serie de consideraciones en las que se enfaticen determinados puntos que considero de especial trascendencia, o se aborden cuestiones sobre las que mis respuestas pueden ser algo diferentes a las dadas por el Tribunal. En la presente opinión me limitaré a hacer unos breves comentarios sobre la región del lago Chad y Bakassi, después de decir unas palabras sobre el principio de intangibilidad de las fronteras coloniales, antes de pasar a hacer una serie de observaciones sobre la delimitación marítima y sobre la cuestión de la responsabilidad.

6. Pero antes, me parece que sería útil hacer algunas observaciones preliminares de carácter general.

Sección 1. Consideraciones generales Consideraciones generales

7. Me propongo hacer una serie de observaciones vinculadas al contexto del litigio que pueden contribuir a hacerlo más comprensible.

1. Los Estados en cuestión

8. El litigio sometido al Tribunal afectaba a dos Estados del África subsahariana, por una parte Camerún y por otra Nigeria, país considerado en ese continente como, en términos relativos, una gran Potencia. El Agente de Nigeria lo dijo en términos cautelosos el 28 de febrero de 2002 al abrir la primera ronda de alegatos orales de su país. Hizo una impresionante lista de los importantes papeles que Nigeria ha desempeñado y sigue desempeñando en África.

Es un hecho que, en África, Nigeria es percibida como una Potencia no sólo en términos demográficos (120 millones de habitantes), sino también en términos económicos, sociales y militares. Dentro de la subregión en la que se encuentra, ese Estado es a la vez respetado y temido, y esos sentimientos se extienden a buena parte de África occidental y central. No es imposible que Nigeria intente, hasta cierto punto y de forma bastante legítima, sacar provecho de ese temor que inspira. Las circunstancias y los acontecimientos de la presente disputa ciertamente no contradecirían tal observación.

2. Los medios elegidos por las partes para defender sus posiciones

9. Cada una de las Partes en el presente litigio eligió el terreno en el que deseaba posicionarse para defender su caso. [p508]

Así, en este caso, desde la presentación de la Demanda hasta el final de los alegatos orales, se tuvo la impresión de que había una Parte que se aferraba por todo lo que valía a la letra de la ley, y otra que se basaba más en los hechos, aunque revestidos de una apariencia jurídica.

10. Por un lado estaba Camerún, que había planteado el asunto ante la OUA, luego ante las Naciones Unidas y después ante el Tribunal, y por otro estaba Nigeria, que había criticado a Camerún por cada una de estas iniciativas relativas a una cuestión que, según los representantes de Nigeria, podría haberse resuelto mediante el diálogo y la negociación.

11. Camerún se apoyaba en el principio del uti possidetis juris y, en general, en títulos jurídicos fundados esencialmente en tratados, acuerdos, declaraciones y decisiones de la Sociedad de Naciones y de las Naciones Unidas.

12. Nigeria, por su parte, buscó debilidades capaces de socavar la validez de los títulos jurídicos invocados por Camerún, y basó la esencia de su posición ante el Tribunal en los effectivites.

13. Esta situación no puede haber escapado a la atención del Tribunal y ni los escritos ni la argumentación de los abogados de las Partes han podido borrar la impresión producida por ella.

Cuando Camerún invocó un título legal, Nigeria habló de historia, de geografía, de etnología y de la “consolidación histórica del título”. Por supuesto, esto no es una crítica, simplemente una observación. Cada parte en el procedimiento es libre de elegir el terreno en el que desea situar el debate judicial.

3. La razón de ser del respeto de los límites coloniales

14. Muchos países del África subsahariana, y más concretamente los del África occidental y central, sufren desde su independencia una inestabilidad que impide una búsqueda seria y continua de verdaderas soluciones al subdesarrollo. Dicha inestabilidad fomenta la pobreza.

15. Los padres fundadores de las naciones africanas, que pretendían desmentir el pronóstico de que África había “empezado mal”, habían decidido, como señaló la Sala en el asunto Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí), “en su primera conferencia en la cumbre tras la creación de la Organización de la Unidad Africana”, en la resolución AGH/Res.16 (1), adoptar el principio del uti possidetis juris (Recueil 1986, p. 565, párr. 22). Querían evitar a toda costa que se pusieran en tela de juicio las fronteras legadas por las Potencias coloniales (por absurdas, ilógicas o mal trazadas que fueran, e incluso cuando dividían etnias o tribus). Así se desprende del hecho de que, en la conferencia de los pueblos africanos celebrada en Accra en diciembre de 1958 (es decir, menos de seis años antes de la conferencia de El Cairo), los dirigentes africanos declararon en una resolución sobre las fronteras que: “las barreras artificiales y las fronteras trazadas por los imperialistas para dividir a los pueblos africanos en detrimento de los africanos deben ser abolidas o ajustadas…”. (citado por Zidane Meriboute en La codification de la suc-[p509] cession d’Etats aux traites Ч Descolonización, secesión, unificación, p. 119).

Así pues, las naciones africanas tuvieron que elegir entre dos caminos. Eran muy conscientes de los males que podía acarrear el rechazo de las fronteras coloniales en términos de estabilidad de los nuevos Estados. Optaron por la intangibilidad de esas fronteras.

16. Esta es la razón por la que ambas Partes en el presente asunto han prestado especial atención a la cuestión del respeto de las fronteras coloniales. Esta es otra razón por la que considero que debo volver sobre esta cuestión.
17. Uno de los abogados de Nigeria declaró en la vista del 6 de marzo de 2002 que éste es un caso importante y que la decisión del Tribunal “tendrá graves consecuencias”. Tenía toda la razón.

De hecho, toda África ha estado esperando la sentencia del Tribunal, temiendo cualquier impugnación del principio de la “intangibilidad de las fronteras coloniales”.

18. Por eso lamento también que el Tribunal, sin rechazar dicho principio (ni mucho menos) y aplicándolo en la práctica, no haya considerado necesario profundizar en la cuestión, limitándose a declarar, en relación con Bakassi en particular, que “no ha considerado necesario pronunciarse sobre los argumentos del uti possidetis”.

19. El respeto de las fronteras coloniales es un principio de importancia excepcional en África. La aplicación estricta de dicho respeto es un requisito previo para la paz y la seguridad en ese continente. El litigio entre Camerún y Nigeria ha planteado nuevos interrogantes sobre el alcance concreto de este principio. El Tribunal se vio obligado a reafirmar la obligación de respeto incondicional que incumbe a todo Estado africano.

La razón de ello fue expuesta por el Tribunal i:i en el asunto Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí):

“De hecho, sin embargo, el mantenimiento del statu quo territorial en África se considera a menudo como el camino más sabio, para preservar lo que han logrado los pueblos que han luchado por su independencia, y para evitar una perturbación que privaría al continente de los logros alcanzados con mucho sacrificio. La exigencia indispensable de estabilidad para sobrevivir, desarrollarse y consolidar progresivamente su independencia en todos los campos, ha inducido juiciosamente a los Estados africanos a consentir el respeto de las fronteras coloniales y a tenerlo en cuenta en la interpretación del principio de autodeterminación de los pueblos.” (C.I. J. Recueil 1986, p. 567, párr. 25.)

4. Nacionalidad y etnia en África

20. En relación con la región del lago Chad, el Tribunal se encontró con la cuestión de los conflictos entre nacionalidad y etnia, tan frecuentes en África.

No hay que perder de vista que, en África, a la mayoría de los países se les atribuyó la nacionalidad hace sólo unos 50 años.

Por el contrario, los grupos étnicos han existido, y a menudo se han situado a caballo entre las [p510] fronteras internacionales de los nuevos Estados, desde tiempos inmemoriales.

Por ello, algunos autores han escrito que en África, “contrariamente a lo que ocurrió en Europa, el Estado precedió a la Nación”, aunque no siempre sea así.

21. Cualquiera que sea la verdad del asunto, una nacionalidad superpuesta a las etnias se siente, sin la intervención de los poderes públicos, mucho menos que la etnicidad. Es muy posible que dos kanuris (grupo étnico de la región de Lak; Chad) de nacionalidades diferentes se sientan mucho más cercanos entre sí que un kanuri y un hausa (otro grupo étnico de esa región) de la misma nacionalidad. Algunos problemas graves del continente africano pueden explicarse por este motivo. Así pues, es fácil equivocarse de buena fe, atribuyendo a la nacionalidad lo que es únicamente una cuestión de etnia. Tal proposición podría aplicarse en el presente caso a la región del lago Chad y a los argumentos de Nigeria a este respecto en lo que se refiere a los pueblos nigerianos.

Fue esta situación en África la que impulsó a Pelissier a escribir en Les Pay sans du Senegal, en la página
23: “La conciencia nacional no ha borrado la rica diversidad de un largo pasado. . . Profundamente senegalesas desde hace sólo unas décadas, nuestras regiones han sido desde tiempos inmemoriales . . . Wolof, Serer, Toucouleur, Manding, Diola, Balant, etc. . .”

22. A lo largo de toda la frontera entre Camerún y Nigeria, parece que, durante mucho tiempo y a pesar de los diferentes estatutos políticos de los que han disfrutado estas regiones a lo largo de su historia (posesiones alemanas, británicas o francesas, independencia), las poblaciones indígenas se han asentado en función de sus afinidades étnicas y de sus necesidades económicas con total desprecio de las fronteras territoriales y de la nacionalidad, y que posteriormente los gobiernos han tratado de aprovecharse de las situaciones particulares así creadas. Este contexto no escapó a la atención del Tribunal en el presente caso (véase el párrafo 67 de la sentencia). Por ello, la salvación de África reside en el respeto de las fronteras coloniales, expresado de forma inequívoca y sin recurrir a sutiles distinciones. Más adelante examinaremos las dos excepciones a esta proposición.

Sección 2. Determinación del curso del lago y de la frontera terrestre entre los dos Estados

23. El Tribunal, como siempre en litigios como el presente, ha determinado con precisión la frontera entre los dos países, sin asumir el papel de autoridad de demarcación (párrafo 84 de la Sentencia).

24. Utilizo deliberadamente la palabra “determinación” y la empleo en un sentido general que engloba los términos “delimitación”, “demarcación” e “indicación”. Me parece especialmente apropiado en el presente caso, ya que “determinar” significa aquí: indicar con precisión. El Tribunal utiliza un término equivalente, en particular en el párrafo 85 de su Sentencia cuando afirma que el objetivo de su tarea es “especificar definitivamente el curso de la frontera…”. . .” (énfasis añadido por el Tribunal). No obstante, define y distingue entre los dos términos delimitación y demarcación, como veremos más adelante.

1. 1. La frontera en la región del lago Chad

A. Los instrumentos aplicables

25. Cuando abordamos la cuestión de si existe o no una frontera entre Camerún y Nigeria en el lago Chad, nos encontramos principalmente con la Declaración Milner-Simon de 1919. Esa Declaración fue aclarada en 1930 por la Declaración Thomson-Marchand, que fue confirmada e incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau entre Francia y Gran Bretaña el 9 de enero de 1931.
Estos instrumentos nunca habían sido cuestionados hasta hace muy poco. En ellos se describe con cierto detalle la frontera desde la “unión de las tres antiguas fronteras británica, francesa y alemana en un punto del lago Chad a 13░ 05″ de latitud norte y aproximadamente 14░ 05″ de longitud este de Greenwich” hasta el océano Atlántico (Preámbulo de la Declaración Thomson-Marchand).

26. La Declaración Thomson-Marchand contiene 138 párrafos. Firmada en nombre de Gran Bretaña por el Gobernador de la Colonia y los Protectorados de Nigeria y en nombre de Francia por el Gobernador del Camerún francés, es, en mi opinión, junto con las Notas y el mapa de Moisel que la acompaña, un acuerdo jurídicamente válido que vincula a las dos Partes en el presente caso.

27. Nigeria y Camerún están de acuerdo en este punto. El Tribunal afirmó claramente que

“la Declaración Thomson-Marchand, tal y como fue aprobada e incorporada al Canje de Notas Henderson-Fleuriau, tiene el estatus de un acuerdo internacional. El Tribunal reconoce que la Declaración tiene algunas imperfecciones técnicas y que quedaron por precisar algunos detalles. Sin embargo, considera que la Declaración preveía una delimitación que era suficiente en general para la demarcación”. (Párr. 50 de la Sentencia).

28. Sin embargo, dado que Nigeria había formulado una serie de críticas a la Declaración, no estaría de más abordar una de esas críticas que, en mi opinión, es la que tiene más peso para la Demandada, a pesar de la clara demostración del Tribunal al llegar a la conclusión antes citada.

B. Fuerza jurídica e importancia de la Declaración Thomson-Marchand

29. Para Nigeria, el Canje de Notas que podría dar a la Declaración Thomson-Marchand la apariencia de un acuerdo en realidad no [p512] fijó la frontera entre su territorio y el de Camerún. Nigeria basó su argumento en la siguiente disposición de 1 as Notas intercambiadas por las autoridades francesas y británicas, en la que se lee en términos casi idénticos que:

“La Declaración no es el producto de una comisión de fronteras constituida con el fin de llevar a cabo las disposiciones del artículo 1 del Mandato, sino sólo el resultado de una encuesta preliminar realizada con el fin de determinar con mayor exactitud que en la Declaración Milner-Simon de 1919 la línea que en última instancia seguirá la Comisión de fronteras.”

30. En primer lugar, observo que en las “Notas” de los representantes de Francia y Gran Bretaña, el pasaje antes citado va seguido de este otro

“no obstante, la Declaración define en sustancia la frontera; y … es por lo tanto deseable que el acuerdo en ella plasmado sea confirmado por los dos Gobiernos a fin de que la delimitación real de la frontera pueda entonces confiarse a una comisión de fronteras, nombrada a tal efecto de conformidad con las disposiciones del artículo 1 del Mandato”.

Este pasaje es particularmente útil para aclarar la intención de las partes firmantes.

31. Nigeria alegó que la Declaración Thomson-Marchand sólo representaba un anuncio del procedimiento que debía seguirse y de un programa que debía aplicarse.

32. Camerún, por el contrario, le atribuye la fuerza vinculante de un instrumento jurídico válido.

33. De la simple lectura del párrafo 3 de las dos notas se desprende fácilmente que existía una voluntad por ambas partes, Gran Bretaña por una parte y Francia por otra, de resolver el problema de los límites de sus “posesiones”, como se las llamaba en aquella época. Así, en el párrafo 3, la palabra “confirmar” aparece dos veces, al igual que la palabra “acuerdo”. No me parece inútil citar el párrafo 3, que dice lo siguiente:

“El Gobierno de Su Majestad toma nota de que el Gobierno francés por su nota de referencia confirma, por su parte, el acuerdo plasmado en la Declaración; y tengo el honor en respuesta de informar a Su Excelencia por la presente que el Gobierno de Su Majestad confirma igualmente este acuerdo.”

Ciertamente existía un acuerdo, como constató el Tribunal.

34. En el curso de la argumentación oral, Nigeria reconoció finalmente que la Declaración era un instrumento que ambas Partes aceptaban. Sin embargo, señaló que la Declaración contenía defectos que requerían algo más que un simple proceso de demarcación. Nigeria enumeró 22 de esos defectos, que el Tribunal examinó en detalle en los párrafos 86 a 192 de su Sentencia. No me detendré en ello. [p513]

35. Uno de los abogados de Nigeria alegó que los textos que delimitaban la frontera estaban tan mal redactados en varios lugares que no podían considerarse instrumentos de delimitación, y que dicha delimitación quedaba por efectuar. El abogado de Nigeria declaró que “los acuerdos coloniales sobre fronteras del período 1906-1931 no produjeron una delimitación concluyente en la región del lago Chad”. A continuación, el abogado enumeró 33 pueblos de la región del lago Chad que, según él, eran nigerianos, con la aparente excepción de uno, que, según dijo, estaba habitado por ciudadanos malienses.

El Tribunal no aceptó su alegación.

C. Delimitación Ч demarcación

(i) Consideraciones generales

36. Las Partes hicieron hincapié en la distinción entre delimitación y demarcación (párrafo 84 de la sentencia). Este debate, considerado desde un punto de vista contemporáneo de los instrumentos aplicables en el presente caso, fue abordado acertadamente por el Tribunal con cautela. Definió claramente (en el apartado citado) la delimitación, por una parte, y la demarcación, por otra. Pero lo importante era determinar la frontera entre los dos Estados. El Tribunal lo hizo sin extralimitarse en su función jurisdiccional, limitándose a interpretar y aplicar los instrumentos jurídicos que delimitan esa frontera.

37. Así, en el presente asunto, el Tribunal de Justicia debía interpretar el Canje de Notas Fleuriau-Henderson y la Declaración Thomson-Tvlarchand. Realizó esa tarea con éxito.

38. En mi opinión, cuando las dos autoridades que representan a Gran Bretaña y Francia hablan en sus respectivas Notas de: “la delimitación propiamente dicha [delimitations proprement dites/”, lo que quieren decir es lo que en este caso las Partes acordaron finalmente llamar “demarcación”.

Creo que, al estudiar la abundancia de detalles contenidos en la Declaración Thomson-Marchand, uno está obligado a llegar a esa conclusión, sin perjuicio de los defectos o “delimitaciones defectuosas” citadas por Nigeria.

39. Nigeria enumeró una serie de tales delimitaciones defectuosas, como ya he señalado. El Tribunal de Justicia examinó cada una de ellas y, mediante razonamientos basados en el Derecho o en apreciaciones de hecho, llegó a conclusiones que no me aventuraré a discutir aquí, aunque algunas de ellas no se correspondan exactamente con las que yo mismo había alcanzado. Una vez aplicadas sobre el terreno, la consecuencia de elegir una solución en lugar de otra será, en cualquier caso, relativamente mínima.

(ii) La LCBC

40. En cuanto a la demarcación, según el Camerún la Comisión de la Cuenca del Lago Chad (LCBC) fue la encargada de llevar a cabo la demarcación de la frontera, aunque la propia Comisión habló de delimitación (véase la Declaración de Lagos de 21 de junio de 1971). [p514]

41. Según Nigeria, la LCBC también llevó a cabo una verdadera delimitación, lo que por supuesto, en términos lógicos, justificaba la posición del Demandado de que no había habido una delimitación previa. Y Nigeria subrayó el hecho de que los trabajos de delimitación no la vinculaban, sine; nunca había aceptado sus conclusiones.

42. En su Sentencia de 1998 sobre las Excepciones Preliminares, el Tribunal describió la tarea de la LCBC. A este respecto, habla de demarcación.

43. Creada en 1964, la LCBC se implicó en la delimitación de la frontera tras los incidentes entre Camerún y Nigeria en 1983 en la región del lago Chad. Los Estados interesados acordaron adoptar como documentos de trabajo relativos a la “delimitatioa” de las fronteras en el lago Chad “diversos tratados y acuerdos bilaterales celebrados entre Alemania y Gran Bretaña entre 1906 y 1913”. Los expertos propusieron que la frontera así delimitada “fuera demarcada”.

Así pues, la tarea de la Comisión de Límites era de demarcación, tal como determinó el Tribunal (I.C.J. Reports 1998, págs. 305, 307 y 308, párrs. 65 y 70) en su sentencia sobre las excepciones preliminares de Nigeria. Así lo reitera la Corte en el párrafo 55 de la presente Sentencia, donde indica: “La Corte observa que la LCBC se había dedicado durante siete años a un ejercicio técnico de demarcación, sobre la base de instrumentos que se acordó que eran los instrumentos que delimitaban la frontera en el Lago Chad.”

D. Cartografía

44. En el presente caso, ha habido una auténtica batalla de mapas.

Los mapas antiguos, en particular los utilizados en la preparación de la Declaración Thomson-Marchand (especialmente el mapa Moisel), fueron duramente criticados por Nigeria. Uno de sus abogados alegó que contenían aproximaciones e incluso errores, así como lagunas y contradicciones.

45. Naturalmente, los mapas que datan de 1919, 1930 ar 1931 reflejarán inevitablemente las debilidades de las técnicas contemporáneas empleadas en su preparación. Pero ello no es razón suficiente para rechazar en bloque la información que proporcionan. Además, no debemos olvidar lo que el Tribunal ha dicho sobre los mapas en general:

“los mapas constituyen simplemente una información cuya precisión varía de un caso a otro; por sí mismos, y en virtud únicamente de su existencia, no pueden constituir un título territorial, es decir, un documento dotado por el derecho internacional de fuerza jurídica intrínseca a efectos de establecer derechos territoriales. Por supuesto, en algunos casos los mapas pueden adquirir esa fuerza jurídica, pero cuando es así, la fuerza jurídica no se deriva únicamente de sus méritos intrínsecos: se debe a que esos mapas entran en la categoría de expresiones físicas de la voluntad del Estado o de los Estados de que se trate. Este es el caso, por ejemplo, cuando los mapas se adjuntan a un texto oficial del que forman parte integrante. [p515]

Salvo en este caso claramente definido, los mapas no son más que pruebas extrínsecas de fiabilidad variable o no que pueden utilizarse, junto con otras pruebas de tipo circunstancial, para establecer o reconstituir los hechos reales.” (Litigio fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí) I.C.J. Recueil 1986, p. 582, párr. 54; véase también Kasikilil Sedudu Island (Botswana!Namibia), I.C.J. Recueil 1999 (II), p. 1098, párr. 84).

Sin embargo, en el presente caso, el Acuerdo angloalemán de 1913 concede cierta importancia a los mapas (véanse las disposiciones finales de dicho Acuerdo).

E. Efectos y título jurídico

46. El debate en el presente caso se centró en gran medida en la oposición entre título legal y effectivites.

(i) Consideraciones generales

47. Para subsanar la supuesta ausencia cf delimitación, Nigeria invocó effectivites Ч effectivites que confirmaban su título histórico. Para ilustrar su argumento, citó la ocupación de Darak y de las aldeas circundantes por nigerianos, junto con toda una serie de otros hechos que, según Nigeria, demostraban claramente el ejercicio de su soberanía en la parte de la zona del lago Chad que reclamaba. Nigeria sostenía incluso que había habido aquiescencia por parte de Camerún.

48. El Tribunal aborda ampliamente esta cuestión en los párrafos 64 y siguientes de su Sentencia, afirmando claramente que: “todos los actos nigerianos deben ser evaluados por sus consecuencias jurídicas como actos contra legem” (párrafo 64 de la Sentencia).

Además, el Tribunal rechazó el argumento de Nigeria en cuanto a la supuesta aquiescencia por parte de Camerún.

49. En particular, la ausencia de aquiescencia por parte de Camerún en el presente caso es bastante clara. La aquiescencia a una extensión de la soberanía sobre una porción del territorio nacional de un Estado requiere un largo período y una aceptación voluntaria clara e inequívoca, lo que no ocurre en el presente caso. Las circunstancias de los casos Templo de Preah Vihear y El Salvador-Honduras eran diferentes de las del caso Camerún \. Nigeria.

50. Ni durante el período colonial, ni durante los períodos de Mandato y Administración Fiduciaria, ni desde la independencia, se ha producido ningún consentimiento por parte de Camerún que permita considerar que esas zonas forman parte de Nigeria.

51. La prueba de la ausencia de aquiescencia viene dada por la existencia misma de la LCBC, de su trabajo y de la forma en que las dos Partes colaboraron continuamente en el ejercicio de las funciones que le fueron conferidas por los países implicados. A este respecto, es indiferente que Nigeria se negara posteriormente a asociarse a las conclusiones de la LCBC.

52. En cualquier caso, el Tribunal afirmó acertadamente que: cuando existe un título jurídico (y en este caso existe un título jurídico), ese título debe prevalecer sobre los efectos. La Sala en el asunto Conflicto fronterizo ‘Burkina Fasol-República de Malí) reafirmó forzosamente esto con respecto al uti possidetis juris.

53. En este sentido, cabe destacar los muy interesantes pasajes de la Sentencia del Tribunal (párrafos 65 y siguientes) en los que aborda la muy controvertida teoría de la “consolidación histórica de la titularidad”, observando que:

“nada en la Sentencia de Pesca sugiere que la “consolidación histórica” a la que se hace referencia, en relación con los límites exteriores del mar territorial, permita que la ocupación terrestre prevalezca sobre un título establecido en virtud de un tratado”.

54. Considero innecesario aumentar la extensión de esta opinión ampliando lo que dijo la Sala en el asunto Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí). Estoy de acuerdo con el COL rt en que los effectivites en el presente caso no pueden prevalecer sobre el título jurídico. A este respecto, la Sala adoptó una posición que no permite ninguna ambigüedad:

“Cuando el acto corresponde exactamente a la ley, cuando la administración efectiva se añade al uti possidetis juris, el único papel del effectivite es confirmar el ejercicio del derecho derivado de un título jurídico. Cuando el acto no corresponde a la ley, cuando el terri torio objeto del litigio es administrado efectivamente por un Estado distinto del que posee el título jurídico, debe darse preferencia al titular del título”. (Recueil 1986, pp. 586 y 587, párr. 63).

55. El Tribunal de Justicia ha adoptado la misma posición en el presente asunto.

En mi opinión, por lo que respecta a los litigios fronterizos, el despliegue real, continuo y pacífico de las funciones del Estado (que no es el caso aquí) puede servir de criterio sólido y natural de la soberanía territorial.
Sin embargo, este principio sólo es válido si “no existe una línea convencional con suficiente precisión topográfica o si hay lagunas en las fronteras establecidas de otro modo, o si una línea convencional deja lugar a dudas” (Reports of International Arbitral Awards (RIAA), Vol. II, p. 840; Revue generate de droit international public, pp. 165-166, citado en I.C.J. Reports 1999 (II), voto particular del Juez Kooijmans, p. 1146, párr. 14). 14). [p517]

(ii) Los pueblos nigerianos del lago Chad.

56. Paso ahora a la cuestión de los llamados pueblos “nigerianos” de la región del lago Chad. No volveré sobre lo que ya han dicho los abogados del Camerún acerca de esas aldeas, en particular su carácter relativamente reciente, subrayado además por el Tribunal en la presente sentencia (párr. 65), y su establecimiento tras el retroceso de las orillas del lago Chad.

57. 57. Me limitaré a mencionar una cuestión, ya mencionada de pasada en mis consideraciones generales, sobre la que las Partes no se han extendido, a saber, la de la nacionalidad de los aldeanos asentados junto a una frontera africana o a caballo entre ella. Este es un fenómeno que encontramos en todo el continente. Al asentarse en tales circunstancias, los aldeanos en cuestión no tienen en absoluto la sensación de hacerlo en pos de una identidad nacional, con la que sólo se han hecho esfuerzos para imbuirles desde hace poco más de 10 años, sino porque es una costumbre en África ignorar las fronteras lineales, que son una importación extranjera, especialmente cuando hombres y mujeres del mismo origen étnico viven al otro lado. Además, como señaló el abogado de Nigeria en el debate oral, “los pueblos se mueven con el agua ‘.

Esto es con toda probabilidad lo que ha ocurrido en el caso de las aldeas nigerianas a lo largo de la orilla del lago Chad, cuya superficie ha variado considerablemente a lo largo de los años en forma de un marcado retroceso de las aguas (párrafo 58 de la sentencia).

58. Del mismo modo, encontramos en Gambia pueblos de wolofs procedentes de Senegal y viceversa. A menudo lo que cuenta es la etnia y no la nacionalidad, que es una noción reciente en África. Uno de los abogados de Nigeria reconoció que entre los pueblos del lago Chad hay uno que se dice maliense Ч un punto que habla por sí mismo.

59. En el caso relativo a la isla KasikililSeduau (¡Botsuana! Namibia), el Tribunal tuvo que tratar el problema de los masubia, que se habían asentado en la isla en litigio, y de quienes el Tribunal dijo que “las actividades de los masubia en la isla eran una cuestión independiente de la del título de propiedad de la isla” (I.C.J. Reports 1999 (II), p. 1106, párr. 98). La existencia de una colonia de nigerianos en el lago Chad, al este de la frontera, no tiene ninguna relación con la soberanía de los territorios en los que han estado viviendo. Se trata de una cuestión distinta a la de la titularidad del territorio en el que viven esos nigerianos.

F. Determinación de la desembocadura del Ebeji

60. El curso de la frontera en el lago Chad planteó un problema que Nigeria destacó oportunamente. Este problema representaba un ejemplo del trabajo de interpretación que Nigeria invitó a la Corte a realizar y que Camerún aceptó que hiciera.

61. Según la Declaración Thomson-Marchand, el límite del lago parte de un tripunto con coordenadas 13░ 05″ de latitud norte y aproximadamente 14░ 05″ de longitud este. [p518]

También se afirma que el límite discurre en línea recta.

62. El problema se plantea en relación con el punto final de esa línea recta. La Declaración lo sitúa en la “desembocadura del Ebeji”, sin indicar las coordenadas exactas. Desgraciadamente, este río desemboca ahora en el lago Chad por dos canales y no por una sola desembocadura. Cada Parte se esforzó por demostrar que la desembocadura contemplada por el instrumento aplicable toma o debería tomar ahora la forma del canal que apoyaba sus respectivos argumentos. Camerún optó por el canal occidental y Nigeria por el oriental. El LCBC había encontrado una solución de compromiso que Nigeria no aceptó.

63. El Tribunal debía resolver el problema así planteado y así lo hizo.

El Tribunal tuvo que averiguar las intenciones de las partes en la Declaración y, al mismo tiempo, tratar de situarse en el momento en que se firmó dicha Declaración. Tal solución no se adaptaba totalmente al presente caso. Finalmente, basándose en los factores relevantes, el Tribunal se encontró con tres opciones:

Ч elegir una de las dos vías,
Ч adoptar la propuesta de la LCBC, o
Ч interpretar la propia Declaración.

El Tribunal se inclinó por esta última solución. Por mi parte, estaría ciertamente de acuerdo con ello.

64. En respuesta a las preocupaciones de Nigeria, que se había referido al destino y la conducta de los habitantes “nigerianos” si los territorios que reclamaba eran reconocidos como pertenecientes a Camerún, el Tribunal reconoció el compromiso del Agente de Camerún en nombre de su país de que los nigerianos que permanecieran en Camerún continuarían viviendo allí en las mismas condiciones que otras personas de otras nacionalidades, tal y como ocurre en otras partes de África y, de hecho, en otros lugares. Al hacerlo, el Tribunal dio peso legal a este compromiso unilateral invocado en el debate judicial. Tenía derecho a hacerlo. Así, hizo constar dicho compromiso de la siguiente manera en el dispositivo de la Sentencia:

“Toma nota del compromiso asumido por la República de Camerún en las audiencias de que, ‘fiel a su tradicional política de hospitalidad y tolerancia’, ‘continuará brindando protección a los nigerianos que viven en la Península [de Bakassi] y en la zona del Lago Chad'” (párr. V (C)).

En este punto podemos observar que lo que es cierto para el lago Chad lo es igualmente para Bakassi.

2. Bakassi

65. El argumento esencial de Nigeria sobre la cuestión de Bakassi era que Gran Bretaña no podía ceder a Alemania lo que no le pertenecía. Y Nigeria amplió entonces la teoría de la existencia en esta región de [p519] Reyes y Jefes cuyo territorio no podía ser enajenado sin su consentimiento. Nigeria reconoció que estos Reyes y Jefes habitaban en el territorio de una “federación acéfala” y no en ninguna forma de subdivisión política regional. No obstante, les concedió personalidad internacional y se basó para ello en un tratado colonial} de 1884 (véase C infra) y en varios otros argumentos, incluido el principio nemo dat quod non habet, que el Tribunal examinó en detalle y sobre el que no volveré.

66. El argumento de Nigeria contra el Acuerdo franco-alemán de 1913 se basaba además en su supuesta inoponibilidad; pero tal inoponibilidad habría sido subsanada desde entonces por la conducta de las partes, tras la de las Potencias coloniales. Pero volveré más adelante sobre la cuestión de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar (véase D más adelante).

Además, sobre la cuestión de si Bakassi pertenecía a una u otra de las partes, se plantearon varias cuestiones clave que no pueden abordarse, en mi opinión, sin considerar primero la validez de los tratados coloniales.

A. Tratados coloniales

(i) La validez de los tratados coloniales en general

67. En África se firmaron varios tratados entre las Potencias coloniales y los “reyezuelos” de la época, como se les llamaba en los libros de historia de los escolares de mi generación, no sin cierto desprecio que muchos africanos han señalado y deplorado. Sólo en la península de Bakassi, el agente de Nigeria contó 17 tratados de este tipo, de los cuales se centró en uno como tratado de derecho internacional. Se trata del Tratado de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes de Old Calabar. Tales tratados fueron celebrados por la docena en el curso de la colonización de la que África ha sufrido tanto. El Tribunal subraya esta realidad histórica en el párrafo 203 de su sentencia. Su propósito era simplemente servir al “desmembramiento” decretado contra África en la Conferencia de Berlín o antes.

68. En el África subsahariana, la única finalidad de los protectorados resultantes de los tratados coloniales era crear un sistema de administración indirecta. Se distinguían de los tratados de protección de carácter internacional. Los reyes y jefes de las divisiones administrativas formadas por los pueblos, distritos y provincias asumían las funciones de los colonizadores. Este tipo de situaciones no son inusuales y difícilmente puede decirse que atribuyan un verdadero poder personal a estas autoridades locales. Así, en Senegal, estos reyes y jefes recaudaban impuestos, administraban justicia, levantaban censos, etc. Todavía existen en algunos países, con o sin poder. En Senegal, un estatuto les dio su quietud.

69. Estos “tratados coloniales” protegían a los habitantes y el territorio en el que vivían frente a otras potencias coloniales, básicamente, y sin más, en beneficio del signatario europeo. En el presente caso, se trataba, en efecto, de tratados de protectorado colonial o de tratados de protección.

70. El Tribunal los describió como “celebrados no con Estados, sino más bien con importantes dominadores indígenas que ejercían un dominio local sobre zonas identificables del territorio” (párrafo 205 de la sentencia).

Es una forma encubierta de decir que eran “tratados coloniales”.

71. ¿Qué concepto hay que tener de los tratados coloniales?

Así, los acuerdos o tratados firmados en el África subsahariana antes o después de la Conferencia de Berlín por los Estados colonizadores con los numerosos “reyezuelos” (como se les llamaba) tenían simplemente por objeto advertir a las demás Potencias coloniales de que determinadas partes del continente negro eran ahora una posesión que caía dentro de la zona de influencia de un Estado europeo determinado. Así, el Acta General de la Conferencia de Berlín (Cap. VI, Art. 34) dispone: “La Potencia que en lo sucesivo tome posesión de un territorio de la costa del continente africano situado fuera de sus posesiones actuales . . acompañará el Ect respectivo de una notificación dirigida a las otras . Potencias …”

Esto es cierto no sólo en el caso de Nigeria y Camerún, sino en todos los demás lugares de África. Los tratados de protección del kino citados por el abogado de Nigeria fueron firmados por la docena. El propio Tribunal lo ha señalado en su sentencia. No tenían validez en derecho internacional. Otorgarles tal validez ahora sería abrir la caja de Pandora. Los propios jefes no tenían una idea precisa de los límites territoriales de las zonas que gobernaban.

72. No se trata de hacer hoy un juicio de valor sobre esas normas y prácticas, sino de tomar nota de ellas en el contexto del derecho intertemporal. El Tribunal no está facultado para revisar el derecho internacional. No está facultado para evaluar las prácticas de épocas pasadas, y menos aún para basarse en tal evaluación en apoyo de una decisión. La Corte debe simplemente, cuando sea necesario, tomar nota de las características y reglas de las diversas fases del desarrollo del derecho internacional para interpretarlo y aplicarlo a los hechos del período en cuestión.

73. Conviene recordar que la noción de frontera liiear no es africana. Fue importada al continente por las potencias coloniales. Esto no quiere decir que las agrupaciones humanas del África precolonial no confiaran en las fronteras. Pero éstas eran naturales: ríos, montañas, bosques, etc. El concepto de África negra era el de tribus y grupos étnicos con sus jefes, “dondequiera que [se encontraran]”, como dijo el Agente de Nigeria. El poder del jefe se ejercía sobre los súbditos y, en cierta medida, sobre las aldeas o municipios. Cuando los historiadores hablan de reinos o imperios africanos, en realidad suelen referirse a agrupaciones de asentamientos cuyos habitantes reconocían la soberanía de un rey o jefe concreto.
74. Además, los tratados coloniales en cuestión rara vez fueron firmados por los representantes debidamente autorizados del Estado colonial. A menudo, quienes los firmaban eran exploradores, comerciantes, navegantes, a veces oficiales militares subalternos. Pero esos tratados que firmaban permitían al Estado colonial del que eran nacionales disponer de las zonas conquistadas, exploradas o simplemente visitadas a la espera de su anexión pura y simple. Esta palabra “anexión”, de significado ambiguo dada la lejanía de los países en cuestión, era una forma cómoda de reflejar el derecho de los colonizadores a disponer del territorio en cuestión, el territorio en su “posesión” (para emplear el término que figura en el Acta General de la Conferencia de Berlín). Sobre esta base, el profesor Pierre-François Gonidec afirma en la Encyclopédie juridique de l’Afrique, en la página 24 del volumen II : “los territorios anexionados pasaron a formar parte integrante del territorio del Estado colonial. En consecuencia, éste disponía libremente de ellos y podía cederlos a Estados extranjeros en función de sus necesidades políticas”. Y Gonidec continúa dando un ejemplo: “así tenemos el Acuerdo de 1911 que supuso un intercambio entre Alemania y Francia en África Ecuatorial y Marruecos”.

Esta afirmación de uno de los mayores expertos en derecho africano se aplica muy bien a nuestro caso. Gonidec añade, además: “sólo quedaba un Gobierno, el de la métropole, sujeto a alguna forma de delegación en representantes locales de la Potencia central o a la utilización de jefes tradicionales como auxiliares de la Potencia colonial”.

Fue esta situación la que Nigeria invocó en apoyo de su posición. El sistema de gobierno indirecto, para el que había muchas razones, se empleaba en todas partes de África.

75. Por último, no puedo resistir la tentación de citar un pasaje más de Gonidec:

“En términos internacionales, los países anexionados perdieron toda personalidad. En realidad, se consideraba que nunca habían sido personas jurídicas (puesto que no se les reconocía el estatuto de Estados). Sin embargo, quienes llevaron a cabo la conquista colonial aceptaron firmar acuerdos denominados ‘tratados’ con las autoridades africanas… y esto implicaba que los países africanos sí tenían personalidad internacional. Posteriormente, sin embargo, algunos juristas sostuvieron que en realidad no se trataba de auténticos tratados, sino de meros acuerdos de derecho interno, basando este argumento en el hecho de que no se habían celebrado entre Estados independientes. Esto permitió que esos pseudoprotectorados se anexionaran fácilmente (generalmente por hombres; decreto)”. (Énfasis añadido.)

Los tratados coloniales de delimitación fueron rehabilitados posteriormente.

(ii) Valor específico de los tratados coloniales de delimitación

76. Deseo volver una vez más sobre la cuestión del respeto de las fronteras coloniales.

77. Como ya se ha dicho, los países de África, reunidos en El Cairo en 1964, adoptaron la resolución AGH/Res.16 (1), en virtud de la cual: “todos los Estados miembros [de la Organización de la Unidad Africana] se comprometen a respetar las fronteras existentes en el momento de su independencia nacional”. [p522]

78. Las Partes acordaron que este principio, que denominaron uti possidetis juris, era aplicable al presente caso. El Tribunal no consideró oportuno recurrir a él. Lo lamento.

Este principio significa claramente que Nigeria podría impugnar hoy una frontera que existió durante 47 años antes de su independencia y que la propia Nigeria aceptó inequívocamente como la frontera entre su territorio y el de Camerún de 1960 a 1977.

Si no se aceptara esto, ¿para qué serviría el principio de respeto de las fronteras coloniales? Si nos remitimos a los párrafos 19 a 26 de la sentencia del Tribunal en el asunto del Conflicto Fronterizo, podemos ver claramente la importancia que África, y también el Tribunal, conceden al principio.

La Sala declaró:

“Si bien no es necesario, a los efectos del presente caso, demostrar que se trata de un principio de derecho internacional firmemente establecido en materia de descolonización, la Sala desea, no obstante, subrayar su alcance general, habida cuenta de su importancia excepcional para el continente africano y para las dos Partes” {I.C.J. Reports 1986, p. 565, párr. 20);

y continuó:

“Se trata de un principio general, que está lógicamente relacionado con el fenómeno de la obtención de la independencia, dondequiera que se produzca. Su finalidad evidente es evitar que la independencia y la estabilidad de los nuevos Estados se vean amenazadas por luchas fratricidas provocadas por el cuestionamiento de las fronteras tras la retirada de la potencia administradora.” (Ibid.)

79. Cuando los Estados africanos hablan de uti possidetis juris, emplean la expresión “intangibilidad de las fronteras coloniales”. Estas palabras son las que mejor reflejan su opinión común. Por supuesto, no sería razonable concluir de ello que las fronteras son inmutables. Ciertamente pueden modificarse, no invocando sus defectos técnicos, sino sólo de conformidad con las normas del Derecho internacional Ч es decir, de mutuo acuerdo o mediante decisiones judiciales. En este último caso, el foro que conoce del asunto debe limitarse a interpretar los instrumentos que determinan la frontera y no reescribirlos. En otras palabras, puede subsanar defectos materiales pero no supuestos errores jurídicos. Dos casos ilustran este punto, “el caso de la desembocadura del Ebeji (un defecto material) y el caso de los pueblos “nigerianos” del lago Chad (un supuesto error jurídico). Este segundo caso implicaría una rectificación jurídica. Lo mismo ocurre con la consolidación histórica invocada por Nigeria respecto a Bakassi. El Tribunal no tiene poder de rectificación. Un tribunal no puede cambiar una disposición clara. Eso excedería su poder.

80. Mi conclusión general sobre el litigio es la misma que la del [p523] Tribunal: existe efectivamente una frontera entre Nigeria y Camerún. Esa frontera se deriva de los siguientes instrumentos:

La Declaración Thomson-Marchand,
los Acuerdos de 1913,
la Providencia del Consejo de 1946.

Cualquier otra decisión habría representado un intento del Tribunal de modificar la ley para hacerla coincidir con lo que consideraba normal y justo y coherente con la realidad sobre el terreno. Ese planteamiento es posible en términos intelectuales y políticos. Pero el Tribunal establece la ley. Tiene una jurisprudencia, que está obligado a respetar y que no tiene derecho a cambiar salvo en caso de absoluta necesidad y sobre la base de un razonamiento jurídico sólido. Este no es el caso aquí.

81. A este respecto, se recordará que, en relación con un supuesto “choque” de nuevas declaraciones de aceptación de la jurisdicción obligatoria del Tribunal con declaraciones ya existentes, Nigeria era perfectamente consciente de la jurisprudencia establecida del Tribunal sobre esta cuestión; pero lo que Nigeria quería era, en esencia, que el Tribunal cambiara lo que realmente existía. El Tribunal no aceptó seguir ese camino. Se mantuvo firme en su jurisprudencia. La misión del Tribunal es contribuir al establecimiento de la paz aplicando la ley. Esa ley debe aplicarse en todos los casos.

82. Volviendo a mi conclusión general en el presente litigio, cabe señalar que en la Encyclopédie juridique de l’Afrique, en el volumen Il que trata del “derecho internacional y las relaciones internacionales”, hay un capítulo dedicado al “territorio nacional”. Dicho capítulo fue redactado por el Profesor Chemillier-Gendreau y el Sr. Dominique Rosenberg. En el apartado (2), titulado “la situación casuística entre los Estados africanos”, hay un subapartado “C” titulado “las fronteras entre Camerún y Nigeria”.

Me gustaría citar lo que dice la Enciclopedia:

“El 12 de julio de 1884, los territorios de Camerún se convirtieron en un Protectorado alemán, lo que fue notificado a las demás Potencias el 15 de octubre de 1884. El 5 de junio de 1885 se estableció al oeste de Camerún un Protectorado Británico, inicialmente llamado Protectorado de los Ríos Petrolíferos y después Protectorado de la Costa del Níger . . . [Estas dos posesiones] fueron delimitadas definitivamente por los Acuerdos del 11 de marzo y del 12 de abril de 1913”. (Encyclopédie juridique de l’Afrique, p. 76.)

Más adelante en el mismo texto leemos lo siguiente:

“Así pues, la frontera se extiende desde el lago Chad hasta el río Gamana sobre la base de los acuerdos de 1931 antes mencionados, siendo la sección transversal posterior de la frontera desde el río Gamana hasta el monte Kombon una frontera colonial británica que se convirtió en la frontera internacional tras los plebiscitos de 1961”. (Ibid, p. 77.)
[p524]

A continuación, los autores resumen la situación de la siguiente manera: “Así pues, desde el río Gamana hasta el río Cross, y luego hasta el mar, la frontera es la establecida por los Acuerdos anglo-alemanes de 11 de marzo de 1913”. (Encyclopédie juridique de l’Afrique, p. 76.)

83. Se trata de la frontera lacustre y terrestre tal como se desprende de la ley y no de los hechos consumados. La conclusión a la que llega el Tribunal lo confirma. Como dice, “Bakassi es camerunés”. Y esto es de hecho lo que dijo uno de los más grandes juristas de África Ч que además resulta ser nigeriano. La carta presentada al Tribunal en la que afirma que Bakassi pertenece a Camerún es un hecho que el Tribunal tenía en su poder, aunque se abstuvo de basarse en él.

Habiendo discutido los tratados coloniales, me referiré ahora a dos cuestiones relacionadas con dichos tratados: el Tratado de 1884 y la cuestión de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar.

B. Fuerza jurídica del Tratado de 1884

84. El Tratado de Protección de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar se asemeja a muchos otros acuerdos por los que se establece un protectorado colonial del tipo descrito a continuación por Sibert. Su fuerza jurídica es la misma, como se desprende de la lectura del extracto aportado por el abogado de Nigeria.

85. Gran Bretaña no estaba obligada, en términos de la práctica contemporánea, por el adagio nemo dat quod non habet, por la buena razón de que el territorio cuyos límites había acordado determinar conjuntamente con otra Potencia colonial había sido “anexionado” por ella. ¿Cómo podía exigírsele que se rigiera por este adagio, dado que la propia Alemania no tenía ninguna obligación de cumplir los términos de un “tratado” cuya existencia desconocía por completo? En cualquier caso, Alemania estaba protegida por la conocida regla del efecto relativo de los tratados (res inter alios acta).

86. Las Partes no hicieron hincapié ni en el tratamiento de esta cuestión en el Laudo arbitral relativo a la Isla de Palmas (inoponibilidad al Gobierno neerlandés del Tratado de Paz hispano-americano de 10 de diciembre de 1898 por el que se cedían a los Estados Unidos las Filipinas y sus dependencias, incluida la Isla de Palmas, ocupada desde 1677 por los Países Bajos (RIAA, Vol. V, pp. 471-473)), a pesar de que el Laudo fue citado in extenso por el abogado de Nigeria.

87. El Tribunal no podía simplemente colocar una paréntesis alrededor de la parte del Acuerdo de 1913 que se refiere a Bakassi, sobre la única base de que los “Estados de la Ciudad pertenecientes a los Reyes y Jefes del Viejo Calabar” estaban cubiertos por el mismo.

Por lo tanto, el argumento de Nigeria basado en la “consolidación histórica de la titularidad” estaba destinado a fracasar en este caso, al igual que en la región del lago Chad.

Así pues, el Tribunal tuvo que remitirse a los instrumentos de 1913 para determinar el curso de la frontera en el presente caso, interpretándolos o aclarándolos según fuera necesario. [p525]

88. Además, como ya he indicado, creo que debemos evitar implicarnos demasiado en la controversia semántica entre “delimitación” y “demarcación”. Lo esencial está en lo que las Partes pidieron a la Corte en cumplimiento de su misión de arbitraje: determinar la frontera entre los dos Estados de que se trata, de conformidad con su Estatuto.

C. La cuestión de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar

89. Algunos de nosotros, sobre todo antes de la independencia de los Estados africanos, luchamos contra las nociones doctrinales de “terra nullius” o “ausencia de soberanía” que habían servido de pretexto para la colonización. Nuestra lucha fue política. Los historiadores africanos acudieron al rescate de los políticos para restaurar la dignidad de los reyes y jefes africanos y restablecer la verdad sobre el pasado.

90. Los reyes y jefes africanos eran, en efecto, los representantes legítimos de sus súbditos. Sin embargo, “no gobernaban la tierra, sino el pueblo” (Encyclopédie juridique de l’Afrique, Vol. 2, pp 68-69). En el mismo sentido se pronunció el abogado de Nigeria.

91. Antes de los actos de independencia de los años sesenta (y todavía hoy) era y es necesario corregir los errores de una traición a la historia. Los dirigentes africanos eran muy conscientes de ello cuando sus países accedieron a la independencia; así lo instaron. Pero en 1964 prefirieron alinearse no con la verdad histórica, sino con la ley, al decretar que las fronteras coloniales no debían tocarse. Cerraron así el camino a cualquier noción secesionista. Por eso, cuando Biafra desafió el principio en 1967, se unieron a Nigeria para luchar contra los secesionistas.

92. ¿Y los protectorados coloniales? Según Max Huber (caso de la Isla de Palmas):

“no se trata de un acuerdo entre iguales; es más bien una forma de organización interna de un territorio colonial, sobre la base de la autonomía de los nativos. . . Y así la soberanía sobre el Estado nativo se convierte en la base de la soberanía territorial frente a los demás miembros de la comunidad de naciones” (RIAA, Vol. II, p. 858; Revue générale de droit international public, Vol. XLII, 1935, p. 187).

Una vez más, no se trata de emitir un juicio de valor sobre las normas que prevalecían a finales del siglo XIX y principios del XX, sino de señalar con la debida objetividad lo que significaban en aquel momento. Los protectorados coloniales no suelen cumplir los criterios de estatalidad (véase Bengt Brons en International Law Ч Achievements and Prospects, Vol. 1, p. 54).

Los protectorados coloniales son descritos por Marcel Sibert de la siguiente manera: “una Potencia pretendía extender su derecho exclusivo de acción sobre países ‘no civilizados’ […] que no deseaba anexionar inmediatamente como colonias” (Traité de droit international public, Vol. I, p. 157, párr. 111).

Uno tiene derecho a estar en desacuerdo con tal práctica Ч como hago personalmente Ч y sobre todo con los términos utilizados. [p526]

93. El hecho es que esto era jurídicamente cierto o’ territorios enteros y más aún de municipios bajo la influencia de k ings o jefes, así como de otras normas de las que hoy desaprobamos. Esta forma de protección tenía un valor puramente personal. El individuo protegido era el jefe, aunque, por un mal uso del lenguaje, en los acuerdos figurase la palabra “territorio”. Se le protegía contra sus rivales locales, contra la esclavitud y contra otras catástrofes y, sobre todo, se protegía su territorio, cuidadosamente delimitado (a veces sobre la base del alcance de los disparos, como en Gambia), contra otros colonizadores. Cuando el Acta General de la Conferencia de Berlín habla de las “posesiones” de las “Potencias signatarias”, no distingue entre las Potencias que habían adquirido posesiones y las que habían asumido protectorados.

Las observaciones anteriores se aplican a los Reyes y Jefes del Viejo Calabar.

Las preguntas formuladas por el juez Kooijmans con respecto a estos Reyes y Jefes dieron lugar a respuestas ambiguas, por no decir embarazosas, que confirman las observaciones anteriores, las cuales han tenido un efecto decisivo en la identificación del punto donde la frontera llega al mar.

D. Punto terminal de la frontera en la costa

94. La frontera terrestre termina en el mar.

Sorprende que Nigeria haya situado este punto terminal en el Río del Rey.

95. Camerún señaló que Nigeria pretendía basarse en negociaciones anteriores para hacer desaparecer el Akwayafe de la definición de la frontera (a pesar de negociaciones más recientes) y sustituirlo por el Río del Rey. Pero Nigeria no podía hacer otra cosa mientras tratara de refugiarse tras la frágil pantalla de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar para proteger su posición respecto a Bakassi. Fortificó esta pantalla con la noción de “consolidación histórica”, que no podía tener ningún efecto sobre el título legal de Camerún.

96. La frontera está claramente definida por los Acuerdos de 1913 (los últimos instrumentos aceptados por las Partes y concluidos por sus predecesores coloniales). Ambas Partes estuvieron de acuerdo en esto, si dejamos de lado el asunto de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. Siguiendo el thalweg del río Akwayafe, éste termina en el punto medio de una línea que une Bakassi Point con King Point y es a partir de aquí que debe comenzar la delimitación marítima.

97. Esta es una respuesta a la octava objeción preliminar de Nigeria, que además perdió gran parte de su fuerza una vez que se aceptó que la frontera había sido claramente delimitada y que su punto final en la costa era efectivamente el indicado por el Acuerdo de 1913. Esta objeción también se vio debilitada en cuanto a su segunda parte por el hecho de que Guinea Ecuatorial interviniera en el caso, aunque lo hiciera, como dejó claro el Tribunal, “sin ser parte”, como tenía perfecto derecho a hacer. [p527]

98. Es cierto que Nigeria alegó que los Acuerdos de Yaundé II y de Maroua no indicaban que el punto de partida de la línea divisoria entre las zonas marítimas de los dos Estados estuviera situado en la “desembocadura” del Akwayafe.

99. Pero este argumento se contradice con las negociaciones entre los dos países, que hacían referencia al Acuerdo de 1913, y con la carta núm. 3433 del Almirantazgo británico, que sirvió de oasis para esos Acuerdos, y en la que los Jefes de Estado de Camerún y Nigeria marcaron una línea y estamparon sus firmas.

Sección 3. La frontera marítima

100. En cuanto a la frontera marítima, la Corte tuvo que atender la solicitud de Camerún “para el trazado de una línea precisa de delimitación marítima”. En apoyo de esa solicitud, Camerún había presentado una línea equitativa.

101. La cuestión más importante en relación con la determinación de la frontera marítima se refería a la Declaración de Maroua, cuya validez fue impugnada por Nigeria, siendo su importancia subrayada por el Tribunal en los siguientes terrns:

“Si la Declaración de Maroua representa un acuerdo internacional vinculante para ambas partes, se deduce necesariamente que la línea contenida en la Declaración de Yaoundé II, incluidas las coordenadas acordadas en la reunión de junio de 1971 de la Comisión Mixta de Límites, también es vinculante para ellas”. (Párr. 262 de la Sentencia.)

1. La Declaración de Maroua

A. Identificación del problema

102. En cuanto a la cuestión de si se habían celebrado o no negociaciones, y como ya había señalado el Tribunal al examinar la séptima objeción preliminar [de Nigeria

“no ha[bía] sido planteada sobre la base del párrafo 1 del artículo 36 del Estatuto y, en cumplimiento de éste, de conformidad con la Parte XV de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar relativa a la solución de las controversias que surjan entre las partes en la Convención con respecto a su interpretación o aplicación” (Recueil 1998, pp. 321-322, párr. 109).

El Tribunal explicó que

“[s]e había recurrido a ella sobre la base de declaraciones formuladas en virtud del párrafo 2 del artículo 36 del Estatuto, declaraciones que no contienen ninguna condición relativa a negociaciones previas que deban llevarse a cabo en un plazo razonable” (ibíd., pág. 322, párr. 109). [p528]

No obstante, el Tribunal declaró que: “Camerún y Nigeria entablaron negociaciones con miras a determinar la totalidad de la frontera marítima” (I.C.J. Reports 1998, pág. 322, párr. 110) y que “durante esas negociaciones se redactó la Declaración de Maroua relativa al curso de la frontera marítima hasta el punto G” (ibíd.).

De estos pasajes se desprende que efectivamente hubo negociaciones entre las dos partes con un objetivo geográfico indeterminado y que esas negociaciones dieron lugar, hasta el punto G, a un acuerdo denominado “Declaración de Maroua”.

Dicha Declaración fue considerada por Camerún como jurídicamente vinculante para las dos Partes, mientras que Nigeria opinaba lo contrario.

103. Cabe recordar que Nigeria había planteado una octava excepción preliminar. El Tribunal unió dicha objeción al fondo. Antes de abordar la delimitación marítima, era necesario resolver el punto incidental planteado por esta octava objeción nigeriana. Ya he expuesto anteriormente la conclusión del Tribunal con respecto a la primera parte de dicha objeción.

104. Nigeria alegó también que la cuestión de la delimitación marítima entre su territorio y el de Camerún afectaba necesariamente a los derechos e intereses de terceros Estados y que, en consecuencia, la demanda de Camerún a este respecto era inadmisible.

105. El Tribunal había declarado en su sentencia de 1998 que esta octava objeción “no tenía, en las circunstancias del caso, un carácter exclusivamente preliminar” (Recueil 1998, p. 326, párrafo 118 (2) de la parte dispositiva) y tomó la decisión de no admitir la demanda de Camerún. 118 (2)) y consideró que, por lo tanto, debía decidir hasta dónde más allá del punto G podía extender la línea que separaba las respectivas zonas marítimas de las dos Partes.

En términos muy claros, el Tribunal afirmó (párrafo 292 de la Sentencia) y repitió que “no [podía] tomar ninguna decisión que pudiera afectar a los derechos de Guinea Ecuatorial, que [no era] parte en el procedimiento” (párrafo 307 de la Sentencia). Sobre este punto haré (infra, párr. 136) una observación que considero lógica y justa.

106. Creo que no es necesario que insista en la necesidad de efectuar esta delimitación sin disociarla de la delimitación terrestre, es decir, determinar el punto de partida en la costa para la delimitación marítima (véase la octava excepción preliminar de Nigeria). La respuesta es obvia.

107. Nigeria insistió en que esta delimitación debía tener lugar después de la determinación de su punto de partida en la costa. Posteriormente trasladó este punto al este, al Río del Rey. Pero durante más de cinco años Nigeria negoció sobre la base de un punto diferente, situado más al oeste, en el Río Akwayafe.

108. En cualquier caso, la cuestión incidental estaba resuelta. El Tribunal sostuvo que el punto de partida para la delimitación marítima era el punto terminal de [p529] la frontera de 1913 en la línea que unía Bakassi Point y King Point. Esta conclusión se desprende de lo que el Tribunal decidió en cuanto a la validez del Acuerdo de 1913.

109. Desde ese punto de partida hasta el punto 12, el acuerdo entre los Jefes de Estado que dio lugar a la denominada “línea de compromiso” (Acuerdo de Yaoundé II) debía considerarse definitivamente aceptado por las Partes. La línea de compromiso se prolongó con una línea hasta el punto G. El Tribunal consideró que la línea que partía de la costa y terminaba en el punto G constituía una delimitación marítima legalmente establecida.

Desde el punto 12 hasta el punto G, la delimitación se rige por una decisión conocida como la “Declaración de Maroua”. Esta decisión, como ya he dicho, fue considerada por Camerún como un acuerdo vinculante para ambas Partes, mientras que Nigeria adoptó el punto de vista contrario.

110. El Tribunal resolvió la cuestión de si la Declaración de Maroua de 1 de junio de 1975 era vinculante tanto para Camerún como para Nigeria. En su opinión
“la Declaración de Maroua constituye un acuerdo internacional celebrado entre Estados en forma escrita y que traza una frontera; por lo tanto, se rige por el derecho internacional y constituye un tratado en el sentido de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados (véase art. 2, párr. 1), de la que Nigeria es parte desde 1969 y Camerún desde 1991, y que en cualquier caso refleja el derecho internacional consuetudinario a este respecto” (párr. 263 de la Sentencia).

111. Esta conclusión, como se ha señalado anteriormente, se aplica ipso iure a la Declaración de Yaoundé II.

112. Nigeria consideró que la Declaración de Maroua adolecía de dos defectos y que no estaba vinculada por ella. Me parece útil volver sobre este punto.

113. En primer lugar, Nigeria sostenía que el Presidente Gowon, que firmó el Acuerdo, no podía vincular a su país sin el consentimiento del “Consejo Militar Supremo”.

114. En segundo lugar, Nigeria alegó que el supuesto acuerdo no había sido ratificado ni publicado.

Quisiera abordar en primer lugar la cuestión de la ratificación.

B. La cuestión de la ratificación de la Declaración de Maroua

115. Nigeria estimó que no se cumplían los requisitos jurídicos internos en materia de ratificación de la Declaración.

116. Desde un punto de vista puramente formal, se puede discutir, como hizo Nigeria, la cuestión de si la Declaración de Maroua es o no un tratado en el sentido estricto del término. El Tribunal resolvió ese punto.

117. Pero, ¿es necesario que una declaración del tipo en cuestión sea un tratado en el sentido formal del término para que produzca efectos en las circunstancias del presente asunto? El Tribunal de Justicia siempre ha respondido negativamente a esta cuestión. Si se ignorara la Declaración de Maroua, se sentaría un grave precedente, que sin duda socavaría la seguridad jurídica que debe regir las relaciones entre Estados, en particular cuando esas relaciones se establecen en los niveles más altos de la autoridad del Estado. En virtud del apartado a) del párrafo 2 del artículo 7 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, los Jefes de Estado están incluidos entre las autoridades estatales que tienen derecho a representar a sus países “sin necesidad de presentar plenos poderes”.

118. Por ello, comparto sin reservas la decisión del Tribunal de que “la Declaración de Maroua, así como la Declaración de Yaoundé II, deben considerarse vinculantes y que establecen una obligación jurídica para Nigeria” (párrafo 268 de la Sentencia) como consecuencia de las cii cunstancias en las que fue adoptada.

119. Muchos autores consideran en general, sin siquiera basarse en una categoría de “acuerdos en forma simplificada”, como hizo uno de los abogados de Camerún, que la ratificación de los tratados no siempre es necesaria. En el caso que nos ocupa, el Tribunal, considerando que “tanto el derecho internacional consuetudinario como la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados dejan totalmente a la discreción de los Estados el procedimiento que desean seguir”, observó que en este caso los dos Jefes de Estado habían llegado a un acuerdo y concluyó además que la “Declaración entró en vigor inmediatamente después de su firma” (párrafo 264 de la sentencia). Una de las principales preocupaciones de los escritores, y con razón, es la cuestión de la seguridad jurídica en las relaciones internacionales. A este respecto Marcel Sibert escribe en su Traite de droit international public que:

“en interés de la moralidad y de la sinceridad en las relaciones internacionales, en interés también de la eficacia que se tiene derecho a esperar de la actividad convencional de los Estados, es deseable que el Derecho de gentes siga evolucionando en lo que se refiere a la ratificación y abandone finalmente sus posiciones extremas y adopte la doctrina del “juste milieu” que nos hemos sentido autorizados a preconizar” (Vol. II, p. 230, párr. 904).

120. Y lo que Sibert recomienda concretamente es aplicar la proposición de Nicolas Poli-tis (citada por Sibert) según la cual: “en el nuevo orden internacional… parece desarrollarse una tendencia a no considerar ya como absoluto e incondicional el derecho a negarse a ratificar” {op. cit, p. 230).

C. La cuestión de los poderes del signatario nigeriano de la Declaración de Maroua

121. El segundo defecto alegado por Nigeria contra la Declaración de Maroua es que el Presidente Gowon no tenía poder para firmarla, lo que equivale a decir que el Acuerdo era nulo.

122. En caso de conflicto entre el derecho internacional y el derecho interno, es el primero el que debe prevalecer. Y esto es lo que hace la Convención de Viena [p531] sobre el Derecho de los Tratados (véase Sir Robert Jennings, en International Law Ч Achievements and Prospects, pp. 65 y 166).

123. Según el artículo 27 de la Convención, “una parte no podrá invocar las disposiciones de su derecho interno como justificación del incumplimiento de un tratado”.

Esta disposición continúa como sigue: “esta norma se entiende sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 46”.

En consecuencia, el abogado de Camerún llamó la atención sobre la pertinencia del artículo 46 del Convenio en el presente caso. Recordó que:

” 1. Un Estado no puede invocar el hecho de que su consentimiento en obligarse por un tratado haya sido manifestado en violación de una disposición de su derecho interno relativa a la competencia para celebrar tratados como invalidante de su consentimiento, a menos que esa violación haya sido manifiesta y se refiera a una norma de su derecho interno de importancia fundamental.

2. Una violación es manifiesta si resultara objetivamente evidente para cualquier Estado que se condujera en la materia conforme a la práctica normal y de buena fe.”

El abogado llamó la atención sobre el hecho de que cualquier violación capaz de invalidar la competencia del Presidente Gowon en aquel momento debe ser “manifiesta”, tal y como establece el artículo 46, párrafo 2, antes citado.

El abogado, tras debatir largamente el punto, llegó a la conclusión de que el Presidente Gowon tenía efectivamente la facultad de obligar a su país.

Añadió que, en cualquier caso, la supuesta violación de la disposición del derecho interno nigeriano por parte del Presidente Gowon (si es que la hubo) distaba mucho de ser “manifiesta”, habida cuenta de todos los cambios legislativos o administrativos constitucionales que se habían producido en relación con los poderes del Jefe del Estado nigeriano, en particular entre 1966 y 1978. Subrayó que la complejidad de la legislación en cuestión era tal que no era razonable esperar que el Presidente Ahidjo, cosignatario del Acuerdo, fuera consciente de que su interlocutor, al firmar la Declaración de Maroua y el comunicado final que la acompañaba, estaba violando manifiestamente una disposición del derecho interno nigeriano.

124. Como señaló el Tribunal “no existe ninguna obligación jurídica general para los Estados de mantenerse informados de la evolución legislativa y constitucional de otros Estados que sea o pueda llegar a ser importante para las relaciones internacionales de éstos” (apartado 266 de la Sentencia).

125. De ello se desprende que, sin abordar siquiera la cuestión de la ratificación, el Tribunal estaba facultado para considerar que la Declaración de Maroua representaba una obligación asumida por ambas Partes y que, en consecuencia, era oponible a ambas. Así lo hizo, añadiendo que: [p532]

“si bien en la práctica internacional las disposiciones relativas a la entrada en vigor de un tratado prevén con frecuencia un procedimiento en dos etapas consistente en la firma y la ratificación, también hay casos en los que un tratado entra en vigor inmediatamente después de su firma. Tanto el derecho internacional consuetudinario como la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados dejan a la entera discreción de los Estados el procedimiento que deseen seguir” (párrafo 264 de la sentencia).

126. En opinión del Tribunal, como ya hemos visto, lo que se aplica con respecto a la Declaración de Maroua se aplica igualmente mutatis mutandis a la Declaración de Yaoundé II.

2. La Delimitación Marítima más allá del Punto G

A. La jurisprudencia del Tribunal

127. En cuanto a la delimitación marítima más allá del punto G, cada una de las Partes se expresó extensamente, al igual que Guinea Ecuatorial en calidad de interviniente. Camerún propuso incluso una línea que separaba las zonas mai itimas de las dos Partes.

128. Nigeria y Guinea Ecuatorial criticaron esa línea por diversas razones.

129. El Tribunal aplicó el principio bien establecido que ha desarrollado a lo largo de los años.

130. En cuanto a la delimitación marítima para los Estados con costas adyacentes u opuestas, “la regla jurídica es ahora clara”. Esta afirmación procede del discurso pronunciado por el Presidente de este Tribunal el 31 de octubre de 2001 ante la Sexta Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas. La regla, surgida tras un largo período de maduración, se aplica tanto al mar territorial como a la plataforma continental y a la zona económica exclusiva.

131. Las Partes en el presente caso querían que los límites de sus respectivas soberanías o derechos soberanos estuvieran determinados por una sola línea.

Por supuesto, como señaló el Presidente, “cada caso sigue siendo, no obstante, un caso individual, en el que las diferentes circunstancias invocadas por las partes deben sopesarse con cuidado” (véase el discurso de 31 de octubre de 2001 antes citado). La norma jurídica a la que se refiere el Presidente es la siguiente:

“El Tribunal debe, en primer lugar, determinar provisionalmente la línea de equidistancia. A continuación, debe preguntarse si existen circunstancias especiales o pertinentes que exijan ajustar esta línea con vistas a lograr resultados equitativos.” (Ibid.)

B. Circunstancias especiales

132. En cuanto a las circunstancias especiales, el Tribunal se preguntó si existían circunstancias de este tipo “que pudieran hacer necesario [p533] ajustar [la] línea de equidistancia” que había trazado “con el fin de lograr un resultado equitativo” (párrafo 293 de la Sentencia). Lo primero que viene a la mente en este caso es la concavidad del Golfo de Guinea y de la costa de Camerún. La isla de Bioko también es un factor a tener en cuenta. Como declaró el Tribunal en el asunto Plataforma continental (Jamahiriyal Árabe LibiaMalta)

“el método de la equidistancia no es el único aplicable al presente litigio, y ni siquiera goza del beneficio de una presunción a su favor. Así pues, según el Derecho vigente, debe demostrarse que el método de la equidistancia conduce a un resultado equitativo en el caso de que se trate.” (I.C.J. Recueil 1985, p. 47, párr. 63.)

El Tribunal se refirió a “la concavidad del Golfo de Guinea en general, y de la costa de Camerún en particular” (párrafo 296 de la sentencia). Camerún, en palabras del Tribunal:

“sostiene que la concavidad del Golfo de Guinea en general, y de la costa de Camerún en particular, crea un enclave virtual de Camerún, que constituye una circunstancia especial a tener en cuenta en el proceso de delimitación.

Nigeria alega que no corresponde al Tribunal compensar a Camerún por las desventajas que haya podido sufrir como consecuencia directa de la geografía de la zona. Subraya que no es el propósito del derecho internacional remodelar la geografía”.

En cuanto a la presencia de la isla de Bioko (párrafo 298 de la Sentencia), el Tribunal declaró:

“Camerún sostiene además que la presencia de la isla de Bioko constituye una circunstancia pertinente que debe ser tenida en cuenta por la Corte a efectos de la delimitación. Argumenta que la isla de Bioko reduce sustancialmente la proyección hacia el mar de la costa de Camerún.

También en este caso Nigeria opina que no corresponde a la Corte compensar a Camerún por las desventajas que haya sufrido como consecuencia directa de la geografía del a-ea”.

Sin embargo, el Tribunal se abstuvo de otorgar efecto alguno a estas dos circunstancias.

133. Por mi parte, lo lamento. Es deseable en la delimitación marítima (cuyo resultado ha de ser equitativo) que cualquier circunstancia capaz de contribuir a ese objetivo sea considerada relevante.

134. El Tribunal subraya que: “delimitar con la preocupación de alcanzar un resultado equitativo, como lo exige el derecho internacional vigente, no es lo mismo que delimitar en equidad” (párrafo 294 de la Sentencia).

Este principio no puede discutirse, aunque difiere ligeramente de lo que el Tribunal declaró con cierta sutileza en los asuntos de la Plataforma Continental del Mar del Norte (l.C.J. Reports 1969, p. 22, párr. 18).

135. Por mi parte, sin perjuicio de la observación anterior, creo que el Tribunal ha aplicado su jurisprudencia. ¡Hasta cierto punto, el Tribunal se ha limitado, como ya había hecho en el asunto Túnez! Libia, a indicar una dirección en lugar de trazar una línea definitiva. Esto era necesario teniendo en cuenta los derechos de terceros Estados.

136. A este respecto, cabe sin embargo señalar que, al promulgar un decreto que determinaba los límites de sus derechos soberanos, Guinea Ecuatorial dio una indicación de sus intereses jurídicos. Al hacerlo, era perfectamente consciente de que la zona marítima en esta parte del Golfo de Guinea pertenecía a tres Estados, Nigeria, Camerún y ella misma, puesto que ya había reconocido que entre las zonas respectivas de estos tres países existía un punto triple (aunque la ubicación de ese punto aún no se hubiera determinado). Guinea Ecuatorial podría haber modificado ese decreto por la misma vía unilateral. Prefirió recurrir a un tratado con Nigeria. El resultado jurídico es el mismo. El tratado modificó el decreto. Es cierto que el efecto relativo de los tratados ofrece cierta protección. No obstante, el tratado tiene el efecto de modificar las reclamaciones de Guinea Ecuatorial del mismo modo que lo habría hecho un acto interno de ese Estado. En consecuencia, Guinea Ecuatorial no tenía derecho a alegar ante el Tribunal que en relación con otro Estado sus reclamaciones seguían siendo las que se habían indicado por decreto. Tal posición es ilógica en mi opinión.

De ello se desprende que, en cuanto al curso de la línea, el Tribunal no estaba circunscrito por el límite establecido por el decreto de Guinea Ecuatorial, sino por el tratado firmado por Guinea Ecuatorial con Nigeria en el año 2000.

137. En cuanto a las circunstancias pertinentes, está bastante claro que Camerún no ha sido bendecido por la naturaleza y que no corresponde al Tribunal rectificar eso. Pero ello no debe impedir a la Corte perseguir el objetivo de lograr un resultado equitativo en la delimitación que debe efectuar. Lograr un resultado equitativo no es lo mismo que delimitar en equidad. No se trata de eso. Pero la noción de resultado equitativo sólo es jurídica en la medida en que se utiliza en derecho internacional. El ámbito de su aplicación no es diferente para una zona delimitada que para “una zona anteriormente no delimitada” (Recueil 1969, p. 22, párr. 18). Esto significa que después de haber llevado a cabo la delimitación, el Tribunal debe preguntarse: “¿es equitativo el resultado al que hemos llegado? El resto es simplemente una cuestión de razonamiento sutil.

Y en respuesta a esa pregunta, no creo, a la vista de las circunstancias que por mi parte considero relevantes pero que el Tribunal prefirió ignorar, que la respuesta deba ser inevitablemente “sí”.

SECCIÓN 4. RESPONSABILIDAD

138. La cuestión de la responsabilidad fue examinada por el Tribunal bajo la doble rúbrica de la demanda de reparación de Camerún y de la reconvención de Nigeria.

139. 139. En sus presentaciones al final de su alegato oral, el Camerún [p535] solicitó a la Corte que declarara que Nigeria había violado el principio fundamental de uti possidetis, así como sus obligaciones legales relativas al no uso de la fuerza contra el Camerún y al cumplimiento de la Providencia de la Corte de 15 de marzo de 1996 que indicaba medidas provisionales. Pidió al Tribunal que declarase que la responsabilidad de Nigeria estaba comprometida por estos actos ilícitos y que se le debía una reparación por este motivo.

140. Sobre la base de estas alegaciones, Camerún solicitó, entre otras cosas, que se declarase que Nigeria debía poner fin a su presencia, tanto civil como militar, en territorio camerunés y, en particular, que debía evacuar inmediata e incondicionalmente sus tropas de la zona ocupada del lago Chad y de la península de Bakassi y que debía abstenerse de tales acciones en el futuro.

Camerún alegó además la ausencia de circunstancias capaces de excluir la ilicitud de los actos que imputaba a Nigeria.

141. Nigeria no aceptó la posición de Camerún sobre la responsabilidad. En sus alegaciones finales, Nigeria argumentó que las reclamaciones de responsabilidad del Estado presentadas por Camerún, incluso si fueran admisibles, eran en cualquier caso infundadas y debían ser desestimadas.

Nigeria no se limitó a refutar las acusaciones de Camerún en su contra. Consideró que Camerún era responsable de los actos expuestos en su Contramemoria y Dúplica, y reclamó reparaciones por ese motivo.

142. Las alegaciones formales de las Partes dan una indicación más precisa de sus reclamaciones y defensas en términos de responsabilidad y reparaciones.

Me limitaré aquí a hacer algunas observaciones.

143. Corresponde a la Corte verificar el fondo de las pretensiones de reparación. Haciendo uso de esta facultad, la Corte consideró que su Providencia de retirada de la administración y de las fuerzas militares o policiales abordaba suficientemente el perjuicio causado por la ocupación nigeriana y que, en consecuencia, “no trataría por tanto de determinar si la responsabilidad de Nigeria para con Camerún se había comprometido, y en qué medida, como consecuencia de dicha ocupación” (párrafo 319 de la Sentencia). Con esta decisión, el Tribunal no afirmó que Nigeria no fuera responsable. Además, indicó (párrafo 64 de la sentencia anteriormente citada): “cualesquiera efectividades nigerianas deben, en efecto, ser evaluadas por sus consecuencias jurídicas como actos contra legem”.

144. Por otra parte, de conformidad con una norma de procedimiento bien establecida, corresponde por supuesto a cada parte probar los hechos que alega. Por consiguiente, el Tribunal de Primera Instancia debía cerciorarse de que se había cumplido debidamente este requisito. El Tribunal lo hizo con respecto a los incidentes de los que las Partes se consideraban mutuamente responsables. Tenía derecho a hacerlo. Nigeria alegó que, en cualquier caso, sus acciones estaban amparadas por la legítima defensa o por otras circunstancias que excluían cualquier ilicitud (párrafo 321 de la Sentencia).

145. Camerún consideró que su territorio había sido invadido y ocupado y que dicha ocupación se había producido por la fuerza sin su consentimiento, lo que constituía una violación de las obligaciones internacionales de Nigeria. [p536]

146. Nigeria alegó que estaba presente de buena fe en zonas que consideraba que formaban parte de su territorio y que, por el contrario, era Camerún quien había realizado incursiones y creado incidentes, haciéndose así responsable de un cierto número de actos que habían perjudicado a Nigeria y en razón de los cuales reclamaba una reparación.

147. Conviene recordar la opinión de Eduardo Jiménez de Aréchaga y Attila Tanzi (en Derecho internacional Ч Logros y perspectivas, Vol. I, p. 369) según la cual, una vez que se ha producido la violación de una obligación internacional y el consiguiente perjuicio para un Estado, el Estado que ha sufrido el perjuicio tiene derecho a reclamar reparación al Estado responsable.

148. El Tribunal prefirió desestimar toda pretensión de reparación, considerando que “Nigeria tiene la obligación en el presente caso de retirar rápidamente y sin condiciones su administración y sus fuerzas militares y de policía de la zona del lago Chad que se encuentra bajo la soberanía de Camerún y de la península de Bakassi” (párrafo 314 de la sentencia). Y añade:

“En las circunstancias del caso, el Tribunal considera además que, por el hecho mismo de la presente Sentencia y de la evacuación del territorio camerunés ocupado por Nigeria, el perjuicio sufrido por Camerún a causa de la ocupación de su territorio habrá sido en todo caso suficientemente reparado. Por lo tanto, el Tribunal no tratará de determinar si, y en qué medida, la responsabilidad de Nigeria hacia Camerún se ha visto comprometida como consecuencia de dicha ocupación.” (Párr. 319 de la Sentencia).

149. En cuanto a los demás hechos invocados por las Partes, concluye:

“El Tribunal constata que, también en este caso, ninguna de las Partes prueba suficientemente los hechos que alega, ni su imputabilidad a la otra Parte. Por consiguiente, el Tribunal no puede estimar ni las alegaciones de Camerún ni las reconvenciones de Nigeria basadas en los incidentes citados.” (Párr. 324 de la Sentencia).

Aunque esta solución es ciertamente correcta en derecho por las razones que he expuesto anteriormente, sin embargo, cuando se examinan los hechos del caso, sólo se puede concluir que Nigeria efectivamente cometió actos ilícitos. Por esta razón me parece un tanto lamentable que no se hayan satisfecho las pretensiones de reparación de Camerún, precisamente por haberle sido concedida la soberanía exclusiva sobre ciertas zonas de la región del lago Chad y de Bakassi que Nigeria ha estado ocupando, a pesar de las protestas del soberano legítimo y con pleno conocimiento del derecho que rige sus fronteras con Camerún, ya que impugnó los títulos en que se funda dicho derecho invocando efectividades que llevan el sello de fats accomplis.

150. Todo lo que queda por decir, en mi humilde opinión, es que el Tribunal ha dictado una Sentencia basada en un razonamiento sólido que estoy seguro aliviará las preocupaciones suscitadas en África por esta disputa entre [p537] Camerún y Nigeria, familiar incluso para el hombre de la calle como el caso Bakassi. La sentencia contribuirá al establecimiento de la paz entre dos países hermanos de África y de toda la región.

(Firmado) Kéba Mbaye. [p538]

OPINIÓN DISIDENTE DEL JUEZ AJIBOLA

Introducción

1. El Tribunal, a pesar de la solicitud inusualmente grande de las Solicitudes de Camerún, ha tratado exhaustivamente todas las presentaciones que le han hecho las Partes. Sin embargo, me veo obligado a escribir esta opinión disidente porque me resulta difícil estar de acuerdo con algunas de las decisiones del Tribunal. Hay cinco sectores principales implicados en este caso, el lago Chad, la frontera terrestre, la península de Bakassi, la delimitación marítima y la cuestión de la responsabilidad del Estado. No tengo ninguna dificultad en aceptar y votar a favor de la decisión del Tribunal sobre la responsabilidad del Estado (aunque mi opinión separada sobre esto se expondrá más adelante), algunos aspectos de la delimitación marítima y la frontera terrestre. Por lo tanto, mi opinión disidente se centrará en la decisión del Tribunal en lo que respecta a la cuestión de la soberanía sobre la península de Bakassi y la delimitación del lago Chad. Pero antes de abordar estos puntos, me propongo tocar ciertas cuestiones relativas a la génesis del caso, la función del Tribunal y algunas observaciones generales sobre la Sentencia.

2. Este es un caso único por muchas razones; en primer lugar, por la demanda inusualmente grande presentada por el demandante; en segundo lugar, porque se trata de una demanda que aborda cuestiones de límites marítimos y terrestres al mismo tiempo, y en tercer lugar porque, además de la solicitud de delimitación terrestre y marítima, también existe la solicitud que implica la responsabilidad del Estado contra Nigeria. También es un caso que ha llevado más de ocho años ante el Tribunal, implicando solicitudes de medidas provisionales, jurisdicción y admisibilidad, y la intervención de Guinea Ecuatorial sobre la delimitación marítima.

3. A ambos lados de la frontera, no se puede negar que en los últimos tiempos se han producido incidentes con graves enfrentamientos y hostilidades. Por otro lado, se han realizado una serie de esfuerzos para resolver esta disputa fronteriza entre las Partes a nivel regional e internacional. Por lo tanto, se puede afirmar que la situación sobre el terreno es volátil y explo[p539]tante. A todo esto se añade el hecho de que Camerún declaró que hay más de tres millones de nigerianos en Camerún. Sólo en la península de Bakassi viven unos 150.000 nigerianos. En una situación de esta naturaleza y en un caso de este tipo, ¿cuál se supone que es la función del Tribunal? La Corte debe ocuparse principalmente de su función judicial y decidir las demandas que se le presenten de conformidad con su Estatuto y con los principios del derecho internacional.

4. Al mismo tiempo, la Corte debe recordar constantemente su posición y sus obligaciones como órgano principal de las Naciones Unidas (art. 7, párr. 1, de la Carta). Por lo tanto, la Corte debe asegurarse de que tiene el deber cardinal de alentar, mediante sus sentencias, a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas a “abstenerse en sus relaciones internacionales de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas (Art. 2, párr. 4, de la Carta). La obligación primordial de la Corte es dictar una resolución que haga justicia de acuerdo con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales en cualquier región del mundo. El Tribunal es constantemente consciente de esta obligación, por ejemplo, el Tribunal tuvo conocimiento de las resoluciones 731 (1992), y 748 (1992) del Consejo de Seguridad, en los casos de las Cuestiones de Interpretación y Aplicación del Convenio de Montreal de 1971 derivadas del Incidente Aéreo de Lockerbie (Jamahiriya Árabe Libia c. Reino Unido) (Jamahiriya Árabe Libia c. Estados Unidos), cuando se negó a dictar la medida cautelar solicitada por Libia. De hecho, en el presente caso, en la fase de medidas provisionales, el Tribunal ordenó que “[t]odas las Partes presten toda la asistencia posible a la misión de investigación que el Secretario General de las Naciones Unidas ha propuesto enviar a la península de Bakassi” (I.C.J. Reports 1996 (I), p. 25). Al realizar este ejercicio, forma parte del deber de la Corte, en su aplicación del derecho internacional, garantizar que se equilibren las consideraciones conflictivas entre las reclamaciones opuestas.

5. Un aspecto del Laudo del Juez Max Huber en el caso de la Isla de Palmas de octubre de 1924 arrojó algo de luz sobre tales intereses en conflicto:

“Se acepta que toda ley pretende asegurar la coexistencia de intereses merecedores de protección legal. Esto es indudablemente cierto también para el derecho internacional. Los intereses en conflicto en este caso, en relación con la cuestión de la indemnización de los extranjeros, son, por una parte, el interés del Estado en el ejercicio de la autoridad en su propio territorio sin interferencia o supervisión de Estados extranjeros y, por otra parte, el interés del Estado en que se respeten y protejan efectivamente los derechos de sus nacionales en un país extranjero.” (H. Lauterpacht, The Function of Law in International Community, p. 121.) [p540].

6. El equilibrio de los intereses en conflicto en un caso muy delicado de esta naturaleza no es extraño para el Tribunal y esto se ha reflejado en algunas de sus sentencias recientes, como el caso relativo a la Delimitación Marítima en la Zona entre Groenlandia y Jan Mayen (Dinamarca contra Noruega) (I.C.J. Reports 1993, p. 38), donde la equidad desempeñó un papel importante para permitir una asignación y delimitación justa y equitativa de la frontera marítima; el caso relativo a la Delimitación Marítima y Cuestiones Territoriales entre Qatar y Bahrein (l. C.J. Reports 2001, p. 40), un caso resuelto de tal manera que garantizó la paz y la estabilidad entre ambas partes, hasta el punto de que ambas se sintieron satisfechas con la Sentencia del Tribunal; el caso Kasikilil Sedudu Island (Botswana! Namibia) (I.C.J. Reports 1999 (II), p. 1045), que animó a ambas partes a resolver sus disputas de manera amistosa.

7. En materia de límites terrestres y marítimos, tal equilibrio de intereses en conflicto o ajuste en casos que implican diferentes títulos legales o convencionales no puede considerarse no judicial. Como se mencionará más adelante, se trata de casos en los que se han tenido en cuenta los efectos o la consolidación histórica por encima del título legal. A. L. W. Munkman ofrece algunos ejemplos en su artículo:

“Quizás sea necesario considerar en este punto la opinión de que los árbitros disponen de poderes más amplios de ajuste o legislación menor, de una mayor discrecionalidad a la hora de tener en cuenta las ‘equidades’ de la situación particular, que los tribunales estrictamente judiciales, es decir, los tribunales permanentes. No parece haber ninguna base real para sugerir que el alcance de las consideraciones que los tribunales judiciales, por oposición a los arbitrales, pueden tener en cuenta sea más reducido: en los asuntos Anglo-Norwegian Fisheries y North Sea Continental Shelf se tuvo en cuenta explícitamente una amplia gama de criterios sociales, económicos y geográficos, y en el asunto Temple no se calificaron de irrelevantes las consideraciones históricas y culturales. En el asunto Jaworzina, el Tribunal Permanente invocó explícitamente la noción de las fronteras históricas de los Estados en litigio y los factores etnográficos que presumían a su favor”. (“Adjudication and Adjustment Ч International Judicial Decision and the Settlement of Territorial and Boundary Disputes”, British Year Book of International Law, 1972-1973, p. 113.)

8. Existen otros casos resueltos por el Tribunal o por su predecesor, el Tribunal Permanente de Justicia Internacional, que también pueden mencionarse, y que dan crédito al hecho de que los tribunales internacionales permanentes están decididos a garantizar que, al final del día, ambas partes en dichas disputas estén satisfechas con la decisión y que no se trate de dictar sentencia a favor de ninguna de las partes consideradas “titulares”. Recientemente, la Comisión de Fronteras entre Eritrea y Etiopía dictó su decisión en [p541] el litigio sobre la frontera terrestre que durante muchos años ha sido causa de graves conflictos armados entre ambas partes. El 14 de abril de 2002, cuando se dictó la decisión, ambas partes regresaron a sus respectivas capitales regocijándose por estar satisfechas con la decisión de la Comisión.

9. Munkman fue más allá y enumeró algunos otros casos:

“En los casos de la frontera de la Guayana Británica se combinaron decisiones sobre la ‘asignación’ de porciones sustanciales de territorio y sobre la ‘delimitación’ de la frontera entre las zonas adjudicadas a cada parte Ч como también en el laudo del Rann de Kutch. En el caso Jaworzina Boundary, el Tribunal Permanente dictó en efecto una decisión sobre la asignación y delimitación de una frontera sobre la base del statu quo ante. Los casos de las Pesquerías del Atlántico Norte y del Golfo de Fonseca (en la medida en que se referían a bahías) y el caso de las Pesquerías Anglo-Noruegas implicaban decisiones sobre la asignación de zonas marítimas y su delimitación y, en este último caso, el problema técnico de la demarcación de la línea de base”. (Op. cit., p. 115.)

10. En un caso de esta naturaleza, el camino que debe seguir el Tribunal no es sólo el del mero formalismo jurídico a favor de una de las partes. Debe sopesar y equilibrar los títulos jurídicos de ambas partes y tomar también en consideración la situación sobre el terreno, en particular en el lago Chad y en la península de Bakassi. Será difícil, si no imposible, que el Tribunal no reconozca el statu quo. Pasar por alto tal situación no garantizará la justicia en este caso. Tal descuido podría haber contribuido al curso prolongado y judicialmente insatisfactorio de la disputa de los Optantes Húngaros entre Rumania y Hungría de 1927. Un erudito autor (que fue juez de este Tribunal) ofreció una solución:

“Pero el curso que se cree que es el apropiado, y que es sugerido por la posición adoptada por los tribunales internacionales en otros casos, sería desarrollar una regla legal que constituya un compromiso judicial entre las reclamaciones legalmente reconocidas de soberanía territorial, por un lado, y los derechos internacionalmente reconocidos de los extranjeros, por el otro.” (H. Lauterpacht, La función del derecho en la comunidad internacional, p. 122.)

El lago Chad

11. En lo que respecta a la cuenca del lago Chad, he votado en contra de las decisiones del Tribunal recogidas en el párrafo 325 I (A) y (B) de la Sentencia, porque no tienen en cuenta las alegaciones de Nigeria basadas en la efectividad y la consolidación histórica; de ahí mi decisión de escribir una opinión disidente. Es cierto que la Declaración Thompson-Marchand de 1929-1930, incorporada en el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 1931, es relevante, pero es sólo un aspecto (pero no todo) de lo que el Tribunal debería considerar para llevar a cabo la delimitación judicial necesaria. En su interpretación de la Declaración, la Corte debe efectuar los ajustes necesarios de la frontera para dar cabida a la situación sobre el terreno reconocida por el derecho internacional.

12. La Corte, al tomar su decisión sobre el lago Chad, se basó en gran medida, o quizás únicamente, en ciertos instrumentos que constituían la base del caso de Camerún. Estos instrumentos son:

Ч la Declaración Milner-Simon de 10 de julio de 1919, con el mapa Moisel anexo;
Ч la Declaración Thompson-Marchand de 1929-1930, confirmada por el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 9 de enero de 1931 (párrafos 50 y 58 de la Sentencia);
Ч los Informes LCBC y los acuerdos emanados de los mismos.

13. El Tribunal, en su Sentencia, rechaza la reclamación de Nigeria sobre las 33 aldeas del Lago Chad que se basa en efectividades. El Tribunal examina y se basa en el mapa Moisel anexo a la Declaración Milner-Simon de 1919 y en el mapa anexo al Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 9 de enero de 1931. Concluye que las coordenadas del tripoint deben estar a 14░ 04’59” 9999 de longitud este, en lugar de aproximadamente a 14░ 05′ de longitud este, llegando así prácticamente a las mismas conclusiones que la LCBC (párrafo 57 de la Sentencia) . Sobre la cuestión de la ubicación de la desembocadura del Ebeji, el Tribunal decide (párrafos 58-60 de la Sentencia) que se encuentra donde el río se bifurca en dos brazos, con las coordenadas geográficas de 14░ 12’03” longitud este y 12░ 13′ 17″ latitud norte. Sin embargo, el Tribunal rechaza la reclamación de Nigeria basada en la consolidación histórica de su título (párrafo 62 de la Sentencia). Aparentemente, la Corte rechaza el argumento de Camerún de que las propuestas de la LCBC en cuanto al tripoint y la ubicación de la desembocadura del Ebeji constituyen una interpretación autorizada de la Declaración Milner-Simon de 10 de julio de 1919 y la Declaración Thompson-Marchand de 1929-1930, confirmada por el Canje de Notas de 9 de enero de 1931. Sin embargo, me parece que la conclusión final alcanzada por el Tribunal equivale a una diferencia sin distinción porque el Tribunal, al hallar las coordenadas del tripoint, llega prácticamente a las mismas conclusiones que la LCBC habiendo tomado en consideración el mismo mapa de Moisel y la Declaración Thompson-Marchand de 1929-1930, confirmada por el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 9 de enero de 1931. Por lo tanto, el presente dictamen se refiere a todos estos instrumentos, al Informe LCBC y a los acuerdos que emanan del mismo, así como a la cuestión de los efectivos y de la consolidación histórica.

14. En su demanda adicional a la Corte, de fecha 6 de junio de 1994, Camerún pidió a la Corte que confirmara la soberanía camerunesa sobre la [p543] parcela en disputa en la zona del lago Chad. Camerún no describió con certeza lo que describía como la zona en disputa en la región del lago Chad. Sin embargo, en su presentación, la reclamación se amplió aún más en el sentido de que busca la soberanía sobre la zona del lago Chad y, en particular, sobre Darak. Además, Camerún reclama más concretamente.

“que la frontera terrestre . . sigue el curso siguiente:

Ч del punto situado en la longitud 14░ 04’59” 9999 E de Greenwich y la latitud 13░ 05’00” 0001N, pasa luego por el punto situado en la longitud 14░12’11″7005E y la latitud 12░32′ 17″4013N (Respuesta de Camerún, Vol. I, p. 591, párr. 13.01). [Traducciones de la Secretaría].

15. La naturaleza del litigio puede deducirse en parte de los alegatos de Camerún:

“El instrumento de delimitación convencional no está en litigio. Ese instrumento es el Canje de Notas entre Henderson y de Fleuriau de 9 de enero de 1931…, cuya validez es reconocida por Nigeria, aunque impugne su aplicabilidad al lago Chad…”. (Ibid., p. 101, párrafo 3.04.)

Y que:

“Inicialmente, la frontera fue delimitada por la Declaración Milner-Simon de 10 de julio de 1919. . . Sin embargo, esta delimitación, aunque no sufrió ningún cambio en relación con el lago Chad, fue precisada en 1931 por los dos Gobiernos interesados, sobre la base de un estudio realizado por los dos Altos Comisionados, cuyos resultados figuran en la Declaración Thompson-Marchand de 29 de diciembre de 1929 y 3 de enero de 1930 …”. (Ibid., p. 102, párrafo 3.05.)

16. La posición de Nigeria se refleja en sus alegatos de la siguiente manera:

“El objeto del presente capítulo es demostrar que no ha habido una determinación definitiva de la frontera dentro del lago Chad entre Nigeria y Camerún. Esta demostración implica los siguientes elementos:

Primero: los acuerdos coloniales sobre fronteras del período comprendido entre 1906 y 1931 no produjeron una delimitación concluyente en la región del lago Chad.

Segundo: las incertidumbres se mantuvieron tras la independencia de Nigeria y Camerún.

Tercero: el trabajo de la Comisión de la Cuenca del Lago Chad no produjo una delimitación definitiva y vinculante para Nigeria”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. II, p. 379, párr. 16.1.)

17. ¿Cuál es entonces la naturaleza de la solicitud de Camerún a la Corte? En esta zona de la frontera, Camerún pide que se confirme su soberanía sobre el lago Chad y, en particular, sobre Darak. En este caso, [p544] a través de los alegatos orales y escritos, parece haber un desacuerdo entre las Partes sobre la cuestión de la delimitación y demarcación. El argumento de Camerún es que la zona del lago Chad había sido delimitada y demarcada mientras que, por otro lado, Nigeria afirma que la zona no había sido ni delimitada ni demarcada.

18. Camerún simplemente basa su reclamación en la Declaración Milner-Simon de 1919 y en la Declaración Thompson-Marchand confirmada por las Notas de Intercambio Henderson-Fleuriau de 1931. Estos son los documentos que, según Camerún, delimitan la frontera en el lago Chad. Nigeria, por su parte, aunque acepta la relevancia de estos instrumentos en principio, argumenta que la frontera no está delimitada por estos instrumentos como tales. Nigeria va más allá y afirma que estos instrumentos sólo se refieren a la frontera terrestre entre el lago Chad y Bakassi y no se aplican a la frontera en el lago Chad. Además, Nigeria concluye que

“Así pues, el 1 de junio de 1961, fecha en que Camerún septentrional se incorporó a la Federación independiente de Nigeria, el proceso de delimitación y demarcación de la frontera en el lago Chad se encontraba todavía en una fase embrionaria”. (Ibid., Vol. II, p. 376, párr. 15.99.)

Camerún está parcial o tácitamente de acuerdo con esta conclusión de Nigeria al responder que:

“La observación [de Nigeria] es parcialmente correcta, en lo que respecta a la demarcación del límite del lago, ya que Nigeria no ha aceptado formalmente el resultado de los trabajos realizados en el marco de la LCBC. No tiene fundamento para la delimitación, que se efectuó con precisión satisfactoria mediante el Canje de Notas de 9 de enero de 1931, de una manera que no era en absoluto “embrionaria”.” (Réplica de Camerún, vol. I, p. 103, párr. 3.11).

19. Lamentablemente, todos los intentos realizados para llevar a cabo una delimitación y demarcación de la frontera en la zona del lago Chad fracasaron. Antes de la Primera Guerra Mundial, toda la correspondencia, notas, declaraciones y acuerdos celebrados entre Gran Bretaña y Alemania fracasaron en su propósito de delimitación. Del mismo modo, todos los intentos realizados entre Francia y Gran Bretaña después de la Primera Guerra Mundial fracasaron igualmente. Los intentos posteriores realizados al comienzo de la Segunda Guerra Mundial no lograron el propósito de delimitar la frontera, y mucho menos de demarcarla. A continuación se detallan los intentos:

Antes de la Primera Guerra Mundial

(a) Acuerdo entre Gran Bretaña y Alemania relativo a las fronteras en África, firmado en Berlín el 15 de noviembre de 1893 (Contramemoria de Nigeria, Vol. IV, Ann. 28);
(b) Convenio entre la República Francesa y Alemania para la delimitación de las colonias del Congo francés y de Camerún [p246] y de las esferas de influencia francesa y alemana en la región del lago Chad, firmado en Berlín el 15 de marzo de 1894 (Contramemoria de Nigeria, Vol. IV, Ann. 29);
(c) Convenio entre el Reino Unido y Francia para la delimitación de sus respectivas posesiones al oeste del Níger y de sus respectivas posesiones y esferas de influencia al este de dicho río, firmado en París el 14 de junio de 1898 (ibíd., Ann. 30);
(d) Acuerdo anglo-alemán firmado el 12 de diciembre de 1902 (ibid., Ann. 33);
(e) Protocolo anglo-alemán firmado en Ullgo, Lago Chad, el 24 de febrero de 1904 (ibid., Ann. 34);
(f) Convenio entre el Reino Unido y Francia relativo a Terranova y África Occidental y Central, firmado en Londres, el 8 de abril de 1904 (ibíd., Ann. 35);
(g) Acuerdo entre el Reino Unido y Alemania relativo a la frontera entre los territorios británicos y alemanes desde Yola hasta el lago Chad, firmado en Londres el 19 de marzo de 1906 (ibíd., Ann. 38);
(h) Convenio entre el Reino Unido y Francia relativo a la delimitación de la frontera entre las posesiones británicas y francesas al este del Níger, firmado en Londres el 29 de mayo de 1906 (ibíd., Ann. 39);
(i) Convenio entre Francia y Alemania por el que se confirma el Protocolo de 9 de abril por el que se definen las fronteras entre el Congo francés y el Camerún, firmado en Berlín, el 18 de abril de 1908 (ibíd., Ann. 40);
(j) Acuerdo entre el Reino Unido y Francia relativo a la delimitación de la frontera entre las posesiones británicas y francesas al este del Níger (aprobado por canje de notas, 17 de mayo/1 de julio de 1911), firmado en Londres, 19 de febrero de 1910 (ibíd., Vol. V, Ann. 43).

Desde la Primera Guerra Mundial

(a) Las Líneas Picot/Strachey, febrero de 1916 y el Canje de Notas Crewe/Cambon, marzo de 1916 (ibid., Vol. IX, Anns. 226, 228229).

20. Si dejamos por el momento las dos Declaraciones cruciales de 1919 y 1931, que no consiguieron delimitar la frontera, todos los intentos posteriores de llevar a cabo la delimitación desde 1931 hasta 1938 fracasaron igualmente. Incluso para entonces, la Comisión de Fronteras, dependiente de la Comisión de Mandatos Permanentes, no había realizado ningún progreso tangible para llevar a cabo la tarea de demarcación propuesta. Basándose en el estudio preliminar de la frontera que habían definido provisionalmente, fue en 1937 cuando la Comisión Mixta inició sus trabajos. Sin embargo, el estallido de la Segunda Guerra Mundial paralizó los trabajos de la Comisión. Un informe del 15 de enero de 1942, comunicado a la Oficina Colonial por el Gobernador de Nigeria, indicaba que los comisionados sólo habían ejecutado 135 millas de la frontera de una longitud total de aproximadamente 1.200 millas (ibid., Vol. IX, Ann. 371). [p546]

21. Volviendo a la Declaración Milner-Simon de 1919, se describe como un acuerdo

“para determinar la frontera, separando los territorios de los Cam-eruneses colocados respectivamente bajo la autoridad de sus Gobiernos, tal como está trazada en el mapa Moisel 1:300.000, anexo a la presente declaración y definida en la descripción de tres artículos también anexos a la misma” (Contramemoria de Nigeria, Vol. V, Ann. 50, p. 481; énfasis añadido).
Esa frontera, tal como se describe en la Declaración Milner-Simon, es manifiestamente inexacta, poco fiable y deficiente. Ambas Partes admiten que el mapa de Moisel adjunto a la Declaración no es fiable, ni siquiera en lo que respecta a las coordenadas (es decir, latitud 13░ 05′ N y longitud 14░ 05′ E), que sólo se trazó por aproximación. En algunos aspectos, el propio Acuerdo es impreciso. No es de extrañar que la Declaración prevea “una mayor delimitación local”. El Artículo 2, párrafo 1, de la Declaración dice así:

“Queda entendido que en el momento de la delimitación local de la frontera, cuando los accidentes naturales que deban seguirse no estén indicados en la descripción anterior, los Comisarios de los dos Gobiernos, en la medida de lo posible, pero sin cambiar la atribución de los pueblos mencionados en el artículo 1, establecerán la frontera de acuerdo con los accidentes naturales (ríos, colinas o cuencas hidrográficas).

Los comisarios de fronteras estarán autorizados a efectuar las modificaciones menores de la línea fronteriza que les parezcan necesarias para evitar la separación de los pueblos de sus tierras agrícolas. Tales desviaciones se marcarán claramente en mapas especiales y se someterán a la aprobación de los dos Gobiernos. En espera de dicha aprobación, las desviaciones serán reconocidas y respetadas provisionalmente.” (Ibid., Vol. V, Ann. 50, p. 483; énfasis añadido).

22. De hecho, con respecto a esta Declaración, la carta de Lord Curzon, en su primer párrafo, indica que Gran Bretaña sólo acordó con el Gobierno francés como “provisional la entrada en vigor en espera de la solución definitiva del régimen a aplicar en estos territorios” (ibid., Vol. IX, Ann. 239, p. 1865; el subrayado es nuestro). De ahí que, el 27 de mayo de 1921, Francia sugiriera a Gran Bretaña que era preferible dejar la delimitación para después de haber obtenido los mandatos de la Sociedad de Naciones. La carta del embajador británico del 23 de octubre de 1921, en su segundo párrafo, daba una indicación muy clara de los problemas con la Declaración Milner-Simon. En esa carta, sugería que el Artículo 1 del Proyecto de Mandato se refundiera para que contuviera la siguiente disposición:

“Esta línea puede, sin embargo, ser ligeramente alterada por acuerdo entre [p547] el Gobierno de Su Majestad Británica y el Gobierno de la República Francesa cuando un examen de las localidades muestre que no es deseable, ya sea en interés de los habitantes o debido a cualquier inexactitud en el mapa (Moisel 1:300.000) anexo a la declaración, adherirse estrictamente a la línea establecida en la misma”). (Contramemoria de Nigeria, Vol. IX, Ann. 243, p. 1881; énfasis añadido).

23. El consejo del embajador británico, Hardinge de Penshurst, mencionado anteriormente, fue aceptado por la Sociedad de Naciones en julio de 1922, con el fin de efectuar las enmiendas necesarias a la Declaración Milner-Simon. También en este caso, en el artículo 1 del instrumento de la Sociedad de Naciones, debía tenerse en cuenta el interés de los habitantes, así como corregir las inexactitudes del mapa de Moisel de escala 1:300.000, que por cierto es relativamente demasiado pequeño para los ejercicios de delimitación de fronteras. Lo importante de todo esto es que el Tribunal no tiene en cuenta los intereses de los habitantes nigerianos de las 33 aldeas reclamadas por Nigeria en este sector del lago Chad.
Por lo tanto, se puede observar que incluso durante el Mandato hay una consideración tácita dada a los effectivites en términos del interés de los habitantes en cualquiera de las localidades donde esto es deseable.

24. La Declaración Thompson-Marchand supuso una mejora con respecto a la Declaración Milner-Simon, ya que introdujo un mapa mejorado que se adjuntó a dicha Declaración. Además, mencionaba la identificación de una línea recta hasta la desembocadura del Ebeji. Una vez más, nos encontramos con que el proceso aún no había llegado a la fase de delimitación, por no hablar de demarcación. En el mismo párrafo de la carta de de Fleuriau del 9 de enero de 1931, observaba:

“Su Excelencia habrá recibido sin duda el texto de la misma Declaración y habrá observado ciertamente que sólo se refiere a un estudio preliminar. Se trata de describir la línea a seguir por la Comisión de Delimitación, más exactamente de lo que se hizo en la Declaración Milner-Simon de 1919”. (Ibid., Vol. V, Ann. 54, p. 538; énfasis añadido).

En respuesta a la carta de de Fleuriau, Arthur Henderson contestó correspondientemente que habría que constituir una comisión de límites para hacerse cargo de una encuesta preliminar que se había realizado con el fin de llevar a cabo la delimitación real de la frontera.

25. Bajo la administración fiduciaria de las Naciones Unidas en 1946, también se hicieron intentos de delimitar la frontera en el lago Chad, que no se materializaron hasta 1948, y después. En el informe presentado por la administración fiduciaria del Reino Unido para el Camerún se abordaban las cuestiones fronterizas en relación con la Declaración Thompson-Marchand y se decía lo siguiente:

“El territorio al que se aplica este Acuerdo comprende la parte de Camerún situada al oeste de la frontera definida por la Declaración franco-británica de 10 de julio de 1919, y más exactamente definida en la Declaración hecha por el Gobernador de la Colonia y Protectorado de Nigeria y el Gobernador de Camerún bajo mandato francés, que fue confirmada por el canje de notas entre el Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido y el Gobierno francés de 9 de enero de 1931. Esta línea puede, sin embargo, ser ligeramente modificada por mutuo acuerdo entre el Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido y el Gobierno de la República Francesa cuando un examen de las localidades demuestre que es deseable en interés de los habitantes”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. V, Ann. 56, pp. 579-581; énfasis añadido).

26. Una cuestión notablemente persistente que se repite en muchos de los acuerdos que acabamos de mencionar es el interés de los habitantes, siempre que haya que proceder a la delimitación o incluso a la demarcación. Desgraciadamente, esta modificación no se ha llevado a cabo hasta hoy. Comenzó con el embajador británico en 1921; se incorporó a los instrumentos de la Sociedad de Naciones como artículo 1; y volvió a figurar en el artículo 1 del Acuerdo de Administración Fiduciaria de 13 de diciembre de 1946, todos ellos expresando claramente la necesidad de modificar la frontera por “mutuo acuerdo entre el Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido y el Gobierno de la República Francesa cuando un examen de las localidades demuestre que es conveniente en interés de los habitantes” {ibid, Ann. 56, p. 581).
27. ¿Se ha llevado a cabo alguna vez esta modificación? ¿Puede ignorarse o descartarse este problema, sobre todo ahora que Nigeria reclama 33 aldeas en el lago Chad? En cualquier intento de delimitar esta zona de la frontera en la zona del lago Chad, ¿no debería tenerse en cuenta? Sin embargo, el Tribunal no considera esta reclamación de Nigeria sobre sus habitantes en el lago Chad.

28. En efecto, por lo tanto, la misión judicial de la Corte implica una solución concluyente de esta controversia en primer lugar, mediante la interpretación de los instrumentos en cuestión, y luego tomar en consideración el interés de los habitantes y la consolidación histórica. Una tarea similar fue realizada por este Tribunal en el caso relativo a la Disputa Territorial (Jamahiriya Árabe Libia/Chad) en 1994 sobre lo que constituye la tarea inicial del Tribunal. El Tribunal describió su tarea de la siguiente manera

“La Corte examinará en primer lugar el Artículo 3 del Tratado de 1955, junto con el Anexo al que se refiere dicho Artículo, para decidir si dicho Tratado dio lugar o no a una frontera convencional entre los territorios de las Partes. Si el Tratado de ¡955 dio lugar a una frontera, esto proporciona la respuesta a las cuestiones planteadas por las Partes: sería una respuesta a la vez a la petición libia de determinar los límites de los territorios respectivos de las Partes y a la petición del Chad de determinar el curso de la [p549] frontera. Por consiguiente, la tarea inicial del Tribunal debe consistir en interpretar las disposiciones pertinentes del Tratado de 1955, respecto de las cuales las Partes han adoptado posiciones divergentes” (I.C.J. Reports 1994, p. 20, párr. 38; el subrayado es nuestro).

29. En vista de la reclamación de Nigeria sobre ciertos lugares específicos, donde los habitantes están afiliados a Nigeria y están siendo administrados por Nigeria, esta disposición del Acuerdo debería haber sido tomada seriamente en consideración por el Tribunal en su interpretación de la línea fronteriza, de ahí mi desacuerdo con la decisión del Tribunal.

30. Dejando a un lado el concepto y los argumentos de las Partes, es importante determinar el deber de la Corte en lo que respecta a la disputa en el Lago Chad. Evidentemente, la Corte no está llamada a demarcar y, obviamente, esto está fuera de la asignación de la Corte. ¿Se trata, pues, de un caso de delimitación o de atribución para la Corte? En un caso de esta naturaleza, donde existen reclamaciones contradictorias de las partes en cuanto a la ubicación de la frontera y la soberanía territorial en disputa, la asignación cardinal de la Corte es, en primer lugar, ocuparse de la determinación de la frontera por medio de una delimitación judicial y, posteriormente, ocuparse de las reclamaciones territoriales contradictorias de las partes.

31. Como se ha indicado anteriormente, existen reclamaciones y reconvenciones sobre si la cuenca del lago Chad había sido delimitada o demarcada. Presumiblemente, si ambas Partes hubieran concluido definitivamente los acuerdos sobre delimitación y a fortiori demarcación, esta Demanda podría no haber sido presentada por Camerún. La objeción preliminar de Nigeria sobre este punto fue rechazada por la Corte. Por lo tanto, el deber de la Corte aquí es determinar si la frontera en el Lago Chad ha sido delimitada o no. Si no ha sido delimitada, es deber de la Corte llevar a cabo tal ejercicio como una función judicial. Incluso si la Corte encuentra que ya había sido “delimitada” por ciertos instrumentos, la Corte todavía tendrá que examinar esos instrumentos y luego llevar a cabo su propia determinación definitiva de la frontera. El Tribunal debería determinar la verdadera línea jurídica en términos de interpretación de dichos instrumentos en relación con el contenido descriptivo de dicho límite que, entre otras cosas, debe referirse no sólo a su toponimia, geografía, topografía y factores humanos, sino también aplicar las normas de interpretación de conformidad con la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969, en particular su artículo 31. Con respecto a esta Convención, el Tribunal está obligado a tomar en consideración no sólo el sentido corriente de los instrumentos, sino también la conducta y la práctica de las Partes, lo que, lamentablemente, el Tribunal no hace en la Sentencia.

El lago Chad y el trabajo de la LCBC

32. Hay un curioso punto de inflexión en la disputa fronteriza entre Camerún y Nigeria que es bastante notable y digno de mención aquí. La Vlll Cumbre de la LCBC se celebró del 21 al 23 de marzo [p550] de 1994 en Abuja, Nigeria. En la reunión estuvieron presentes los cuatro Jefes de Estado, incluido el de Camerún. La decisión de la Cumbre se hace eco del consenso alcanzado de la siguiente manera:

“A. Demarcación de fronteras

Ч aprobar el documento técnico sobre la demarcación de las fronteras internacionales de los Estados miembros en el Lago Chad, tal y como ha sido aprobado por los expertos nacionales y la Secretaría Ejecutiva de la LCBC.
Ч que cada país adopte el documento de conformidad con su legislación nacional.
Ч que el documento sea firmado a más tardar en la próxima cumbre de la Comisión.
Ч dar instrucciones a las administraciones estatales/locales de cada país para que organicen campañas de movilización social para educar a las poblaciones locales sobre la demarcación y sus derechos y privilegios en el Lago.
Ч felicitó a los Comisarios, a los expertos nacionales, a la Secretaría Ejecutiva y al Contratista IGN-Francia por un trabajo bien hecho”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. II, pp. 407-408, párr. 16.57.)

33. Sin embargo, precisamente cinco días después de esta reunión aparentemente cordial de los Jefes de Estado en Abuja, en la que expresaron la opinión de que el trabajo de la LCBC se había llevado a cabo satisfactoriamente, Camerún presentó la Solicitud de confirmación de su soberanía sobre determinadas zonas del lago Chad y sobre Darak. Se trataba de la misma zona fronteriza que el Jefe de Estado camerunés, junto con su homólogo nigeriano, había refrendado hacía poco.

34. El segundo aspecto desafortunado de este litigio es que la LCBC, su Secretario Ejecutivo, miembros, expertos y el IGN trabajaron desde 1983 hasta 1994 para asegurar la determinación final de la frontera en este sector entre Camerún y Nigeria. Sin embargo, parece que ahora esto se ha convertido en un ejercicio inútil Ч mucho ruido y pocas nueces Ч con una pérdida colosal de tiempo, esfuerzo y dinero, ya que ni Nigeria ni Camerún ratificaron el acuerdo fronterizo (Camerún lo ratificó más tarde, en 1997). Camerún ha solicitado ahora al Tribunal que inicie de novo lo que estaba cerca de ser un acuerdo entre las Partes. ¿Debe Camerún aprobar y reprobar? Las conclusiones de la LCBC no son vinculantes, ni directa ni indirectamente, para la Corte, y la LCBC tampoco está vinculada por lo que pueda decidir la Corte sobre esta zona de la frontera. La jurisdicción de la Corte es consensual y no puede vincular a otros miembros de la LCBC, como Níger y Chad, que no son partes ante la Corte (Art. 59 del Estatuto de la Corte). La Corte tiene derecho a tratar el bipunto entre Camerún y Nigeria, pero no el tripunto entre Camerún, Chad y Níger. [p551]

35. La Corte ya había expresado su opinión y formulado algunas observaciones durante la fase jurisdiccional de este caso en lo que respecta a la disputa entre ambas Partes en la zona del Lago Chad. Es pertinente referirse a las observaciones de la Corte antes de continuar:

“la Corte observa que, con respecto a la totalidad de la frontera, no existe una impugnación explícita por parte de Nigeria. Sin embargo, un desacuerdo sobre un punto de derecho o de hecho, un conflicto de puntos de vista o intereses legales, o la oposición positiva de la reclamación de una parte por la otra no necesariamente debe ser declarada expressis verbis. En la determinación de la existencia de un litigio, como en otros asuntos, la posición o la actitud de una parte puede establecerse por inferencia, cualquiera que sea la opinión profesada por dicha parte. A este respecto, el Tribunal no encuentra persuasivo el argumento de Camerún de que la impugnación por Nigeria de la validez de los títulos existentes sobre Bakassi, Darak y Tipsan, pone necesariamente en tela de juicio la validez como tales de los instrumentos en los que se basa el curso de toda la frontera desde el punto triple en el lago Chad hasta el mar, y por lo tanto prueba la existencia de una controversia relativa a la totalidad de la frontera.” (Recueil 1998, p. 315, párr. 89).

36. La misión encomendada a la Subcomisión de Asuntos de Límites de la LCBC, iniciada en 1983, concluyó en marzo de 1994. El IGN de Francia fue contratado para realizar el trabajo, que concluyó en julio de 1993 y presentó al Secretario Ejecutivo; finalmente, todos los expertos de los Estados miembros firmaron el informe. Posteriormente, en la reunión de Jefes de Estado celebrada en Abuja en marzo de 1994, todos los Jefes de Estado presentes firmaron los documentos fronterizos, sujetos a la ratificación de cada Estado miembro. Camerún no lo ratificó hasta 1997 y Nigeria no lo ha hecho hasta la fecha. La IX Cumbre de Jefes de Estado se celebró en Chad en 1995. En ese momento, la Solicitud de Camerún ya estaba pendiente ante la Corte y tanto Camerún como Nigeria estuvieron ausentes de la Reunión.

37. ¿Cuál es entonces el efecto jurídico de los trabajos de la LCBC, con su informe y sus documentos no ratificados por todos los Estados miembros antes de la IX Cumbre de Jefes de Estado de 1995? Aunque todos los Jefes de Estado presentes en la VIII Cumbre lo firmaron, cada país aún debía adoptarlo de conformidad con su propia legislación nacional. El documento debía ser ratificado a más tardar en la siguiente Cumbre de la Comisión, en 1995, para darle fuerza legal. Camerún y Nigeria no lo ratificaron antes de la “próxima Cumbre”, aunque Camerún lo ratificó posteriormente. Dado que los otros dos países, Níger y Chad, no se encuentran ante el Tribunal, no están vinculados por la decisión de éste. Este es un principio fundamental que el Tribunal ha pronunciado en numerosas ocasiones. En la fase jurisdiccional del caso, este principio se reiteró una vez más así

“La Corte recuerda que siempre ha reconocido como uno de los principios fundamentales de su Estatuto que ninguna controversia entre Estados [p552] puede ser decidida sin el consentimiento de éstos a su jurisdicción (Oro monetario retirado de Roma en 1943, Sentencia, I.C.J. Reports 1954, p. 32). No obstante, el Tribunal también ha subrayado que no está necesariamente impedido de pronunciarse cuando la sentencia que se le pide que dicte pueda afectar a los intereses jurídicos de un Estado que no es parte en el asunto; y el Tribunal sólo se ha negado a ejercer su competencia cuando los intereses del tercer Estado “constituyen el objeto mismo de la sentencia que debe dictarse sobre el fondo” (Certain Phosphate Lands in Nauru (Nauru v. Australia), Preliminary Objections, Judgment, I.C.J. Reports 1992, p. 61, para. 55; Timor Oriental (Portugal c. Australia), Sentencia, I.C.J. Recueil 1995, pp. 104-105, párr. 34).” (I.C.J. Reports 1998, p. 312, párr. 79.)

38. En las circunstancias anteriores, y como el Tribunal decidió acertadamente, el Acuerdo no es oponible a Nigeria y, por lo tanto, Nigeria no está obligada por él. Del mismo modo, no puede decirse que este Acuerdo deba ser reconocido por todos los Estados miembros de la LCBC. En las actas de la VHI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno en Abuja 1994, la decisión alcanzada fue:

“Ч que cada país adopte el documento de conformidad
con su legislación nacional.
Ч que el documento debería firmarse a más tardar en la próxima cumbre de la Comisión” (Contramemoria de Nigeria, Vol. X, Ann. 285, Decisión nº 5, p. 13).

En ausencia de cualquier prueba de que estas decisiones hayan sido llevadas a cabo por Camerún y Nigeria, el documento obviamente no será vinculante para las Partes en este caso.

39. El artículo 46 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados es pertinente en este caso. Aunque todos los Jefes de Estado firmaron los documentos en Abuja en 1994 (que el Artículo 7 trata de proteger y validar), de su decisión se desprende claramente que antes de que el Acuerdo pudiera entrar en vigor, debía ser adoptado y ratificado por todos los Estados miembros de la LCBC.

40. La tarea de la LCBC, en la que participan su Secretario Ejecutivo, los miembros y expertos de los Estados miembros, abarcó el período comprendido entre 1983 y 1994. La creación de la LCBC fue motivada por los disturbios ocurridos en esa región durante el año 1983, que hicieron necesaria la celebración de la reunión de sus miembros en Lagos del 21 al 23 de julio de 1983. El Subcomité de Delimitación de Fronteras fue el encargado de determinar las fronteras. Los problemas logísticos necesarios (incluida la financiación) retrasaron el ejercicio hasta 1988, cuando se firmó el contrato para la demarcación entre la LCBC y 1GN International de Francia el 26 de mayo de 1988.

41. El Camerún hace hincapié en la etapa en que se encontraba la labor del contratista en 1990. Se remite al informe sobre la demarcación de las fronteras internacionales en el lago Chad. Los expertos del LCBC presentaron este Informe en los siguientes términos:

“Nosotros, los abajo firmantes,

expertos de los Estados miembros de la CBLT/LCBC (Camerún, Níger, Nigeria y Chad), debidamente designados por nuestros Estados para supervisar y vigilar los trabajos de demarcación de nuestras fronteras de conformidad con la resolución No. 2 aprobada por nuestros Gobiernos en su Sexta Reunión en la Cumbre celebrada en Nyamena los días 28 y 29 de octubre de 1987.
ЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕ
han procedido, del 13 de junio de 1988 al 12 de febrero de 1990, a efectuar la delimitación y el amojonamiento de dichas fronteras y someten a la aprobación de los Gobiernos respectivos la siguiente descripción de las fronteras que hemos amojonado.” (Contramemoria de Nigeria, Vol. II, p. 403, párr. 16.50; énfasis añadido).

42. 42. El argumento de Camerún, tal y como se ha expuesto anteriormente, puede rebatirse por cinco motivos: en primer lugar, el documento finalizado y pendiente de presentación es un mero informe y no un acuerdo vinculante; en segundo lugar, no todos los expertos de los Estados miembros firmaron; en tercer lugar, el Informe estaba aún incompleto; en cuarto lugar, el propio Informe afirma que se presentaba a los Jefes de Estado para su aprobación; y, en quinto lugar, la tarea de los expertos no era aprobar el trabajo del IGN de Francia: sólo tenían el mandato de supervisar y controlar el trabajo. En cuanto a la naturaleza del documento como informe, incluso el Memorial de Camerún mencionado anteriormente lo describía expresamente como tal. Se presentó como el Informe sobre el amojonamiento de las fronteras internacionales y nada más.

43. La tarea de la Comisión de Límites no concluyó en 1990, sino que continuó durante 1991, 1992 y 1993. Esto se debió a que IGN International de Francia no había completado la tarea técnica y el experto de Nigeria y, en otra etapa, el experto de Chad, no estaban satisfechos con el Informe e insistieron en algunas enmiendas técnicas. El comentario de Nigeria sobre este punto es muy esclarecedor:

“En una reunión de expertos de la LCBC celebrada en enero de 1992, Nigeria indicó que ya estaba preparada para aplicar la resolución de la 39ª Reunión y firmar el “informe sobre demarcación” (NPO 75). La Comisión tomó nota de la intención de los expertos de aplicar la resolución antes de junio de 1992 (página 715 de NPO 75). En la 41ª sesión de la Comisión, celebrada en abril de 1993 (véanse los extractos de las actas en NC-M 284), se informó de que los expertos habían vuelto al terreno, finalizado los aspectos técnicos del trabajo y firmado todos el documento de demarcación. Sin embargo, debido a una disputa relativa a la ubicación de la baliza VI en la frontera entre Chad y Camerún, el Comisario de Chad declaró que no podía respaldar ese aspecto del [p554] trabajo y, como resultado de la falta de consenso, se resolvió que los “documentos relativos al ejercicio de demarcación” fueran firmados por el Secretario Ejecutivo y puestos a disposición de los Comisarios para que los presentaran a sus Gobiernos, de modo que la cuestión pudiera finalizarse en la próxima Cumbre”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. II, p. 406, párr. 16.54.)

44. Como se refleja en el memorándum de Nigeria en noviembre de 1990 en la 39ª reunión de los Comisarios, la delegación nigeriana se negó a firmar el informe por la razón que se expresaba así:

“En noviembre de 1990, en su 39ª reunión, los Comisarios resolvieron que los expertos nacionales volvieran al terreno para completar algunos trabajos específicos relativos a dos balizas intermedias… En el transcurso de los debates de la subcomisión correspondiente, la posición de la delegación nigeriana, tal como consta en el acta, fue la siguiente . .

Por su parte, la cuarta delegación, es decir, la de NIGERIA, consideró que el proyecto no estaba totalmente terminado (falta de numeración de la baliza II-III.l, calidad deficiente de la numeración por parte de LCBC, no demolición de la baliza II-V.l erróneamente erigida, no estabilización de la estación GPS y Azimut en las líneas I-II y II-V y desaparición de dos estaciones GPS en la línea I-II)”.

En consecuencia, Nigeria se negó a firmar el informe de los expertos sobre el balizaje. En una reunión de expertos celebrada en junio de 1991, Nigeria rechazó esta resolución de la 39ª Reunión…”. (Ibid., Vol. II, p. 405, párrafo 16.52.)

45. Como ya se ha mencionado, los expertos de los Estados miembros no tenían el mandato de firmar el acuerdo final por o en nombre de los Gobiernos o Jefes de Estado. Se les encomendó preparar y presentar un informe para la aprobación de los Jefes de Estado en su Cumbre, lo que hicieron en la V CumbreHI, para su firma. Ese fue precisamente su compromiso, tal y como se recoge en el Informe. Expresaron inequívocamente el deber que les correspondía Ч “supervisar y controlar”. Por lo tanto, lo firmado por los expertos de los Estados miembros no puede vincular a las Partes en este caso. Por lo tanto, no se puede afirmar que la misión encomendada a la LCBC y la forma en que se llevó a cabo tuvieran como resultado el reconocimiento por parte de los Estados miembros de la LCBC de que ya existía una delimitación en la zona del lago Chad. La Comisión no tenía ese mandato. La decisión última corresponde a los Jefes de Estado. En 1994, el Informe fue aceptado y aprobado por los Jefes de Estado que firmaron el documento que debía ser ratificado posteriormente. Esa ratificación no se produjo, al menos en lo que respecta a Nigeria. Por lo tanto, mi opinión es que el Tribunal debería ignorar el informe y el acuerdo de la LCBC. Tácitamente, por lo tanto, la decisión del Tribunal de rechazar la alegación de Camerún de que las Partes están vinculadas por el Informe de la LCBC es válida. Sin embargo, el Tribunal debería haber tenido en cuenta otros factores, como la eficacia y la consolidación histórica, para llegar a una determinación sobre la delimitación del lago Chad.

Delimitación y demarcación

46. Leyendo los alegatos orales y escritos en este caso, hay que admitir que existe cierto grado de malentendido o incluso confusión en el uso de las palabras delimitación y demarcación. Tal vez, a efectos de elucidación y para despejar la aparente confusión, podamos tomar prestada una definición de estas dos terminologías de un libro de texto sobre derecho internacional:

“La distinción que a veces se hace entre fronteras artificiales y naturales es más geográfica que jurídica, ya que las denominadas fronteras naturales, que utilizan características naturales como ríos o montañas, suelen requerir una mayor definición para producir una línea fronteriza precisa. La práctica común para los límites terrestres es, en un tratado o laudo de límites, describir la línea fronteriza en palabras, es decir, ‘delimitarla’; y luego nombrar comisiones de límites, normalmente conjuntas, para aplicar la delimitación al terreno y, si es necesario, marcarla con postes o similares, es decir, ‘demarcarla'”. (Oppenheim’s International Law, 9ª ed., Vol. 1 (Paz), Partes 2-4, Sir Robert Jennings y Sir Arthur Watts (eds.), p. 662.)

47. La alegación de Camerún es que la LCBC ha delimitado la frontera con la ayuda de los instrumentos pertinentes ya mencionados. La opinión de Nigeria es que no se ha delimitado ni demarcado nada de forma concluyente. Nigeria está de acuerdo en que ciertos instrumentos son relevantes a efectos de delimitación, pero que la zona del lago Chad no forma parte de ellos. Camerún argumenta que la demarcación había sido plena y definitivamente efectuada por la LCBC y la misma sancionada por los Jefes de Estado. Por la razón ya expuesta anteriormente, no estoy de acuerdo con Camerún, como también lo ha hecho el Tribunal. Sin embargo, dado que la delimitación precede a la demarcación, y que la delimitación en este caso no consiste simplemente en confirmar los instrumentos que delimitan, sino que estos instrumentos deben ser objeto de interpretación judicial teniendo en cuenta el punto de vista contradictorio de las Partes, se pide a la Corte que determine la cuestión de la delimitación, mientras que las Partes se encargarán de la de la demarcación. Pero al hacerlo, el Tribunal no tiene en cuenta otros factores además de los instrumentos.
[p556]

Cuenca del lago Chad: Eficacia y consolidación histórica

48. Como se mencionó anteriormente, y sobre la base de las pruebas presentadas a la Corte por ambas Partes sobre este asunto y en particular por Nigeria, soy de la firme opinión de que la cuestión de la efectividad y la consolidación histórica debe ser considerada invariablemente en este caso. Mis razones para decir esto han sido explicadas en parte en la parte introductoria de esta opinión y en parte en el sector sobre la Península de Bakassi más adelante. Aquí hay que hacer referencia a la jurisprudencia del Tribunal, en el asunto Disputa fronteriza (Burkina Fasol-República de Malí), en particular en lo que se refiere al pronunciamiento del Tribunal con respecto a la posición de los efectivos en relación con el título jurídico. Existen razones y justificaciones suficientes para que el Tribunal tome en consideración estos principios jurídicos de consolidación histórica y de effectivités. Se ha establecido que en muchas zonas del Lago Chad, la Declaración Milner-Simon de 1919 con el mapa Moisel anexo y la Declaración Thompson-Marchand de 1929-1930, confirmada por el Canje de Notas Henderson-Fleuriau de 9 de enero de 1931, no son suficientemente precisas y en la mayoría de los casos inexactas para presentar una imagen clara de la delimitación en el Lago Chad. Así pues, la delimitación requiere ajustes y aclaraciones de los que sólo pueden ocuparse los efectivos y la consolidación histórica.

49. La cuenca del lago Chad está en constante cambio en cuanto a sus aguas y sus habitantes siguen desplazándose con el retroceso de las aguas de vez en cuando. Algunos de los asentamientos y aldeas llevan allí más de 40 años. Sin duda, se trata de una situación en la que la eficacia desempeña un papel importante. En el asunto de la isla de Palmas, Max Huber sostuvo que la isla debía atribuirse a los Países Bajos porque:

“el establecimiento de la autoridad neerlandesa, atestiguado también por signos externos de soberanía, había alcanzado ya tal grado de desarrollo que la importancia de mantener este estado de cosas debería considerarse prevalente sobre una reivindicación posiblemente basada bien en un descubrimiento en tiempos muy lejanos y no respaldada por la ocupación, bien en la mera posición geográfica” (H. Lauterpacht, The Function of Law in International Community, p. 120).

A todas estas incertidumbres en la zona del lago Chad se añade el hecho de que nunca ha habido una delimitación definitiva, y mucho menos una demarcación. Una imagen clara de la situación en el lago Chad es que los habitantes han estado viviendo a sus anchas independientemente de dónde se encuentre la frontera, y algunos de ellos llevan allí muchos años. Es precisamente una situación como ésta la que exige justicia en favor de estos habitantes, la mayoría de los cuales deben lealtad al gobierno local de Ngala, en Nigeria, y a sus bula-[p557] mas (jefes) nigerianos. Esta dispersión de los habitantes en el lago Chad no es inusual, tenemos ejemplos similares en la zona de la frontera terrestre entre Nigeria y Camerún donde, por ejemplo, en el pueblo nigeriano de Koja, los habitantes nigerianos se han extendido hacia el lado camerunés de la frontera. De nuevo, en el pueblo camerunés de Turu, los habitantes se han extendido al territorio nigeriano. El Tribunal, en su sabiduría, ha decidido permitir que las partes resuelvan estas incursiones por sí mismas mediante un acuerdo pacífico. El árbitro en el caso de la Isla de Palmas estableció las reglas generales que deben guiar al juez en la decisión de asuntos de esta naturaleza sopesando los méritos relativos de los títulos reclamados. Dijo:

“El derecho internacional, como el derecho en general, tiene por objeto asegurar la coexistencia de intereses diferentes dignos de protección jurídica. Si, como en el presente caso, sólo uno de dos intereses en conflicto debe prevalecer, porque la soberanía sólo puede atribuirse a una de las Partes, el interés que implica el mantenimiento de un estado de cosas que ha ofrecido en el momento crítico a los habitantes del territorio en disputa, y a otros Estados, una cierta garantía para el respeto de sus derechos debe, en duda, prevalecer sobre un interés que Ч suponiendo que sea reconocido en el derecho internacional Ч aún no ha recibido ninguna forma concreta de desarrollo “. (H. Lauterpacht, op. cit., pp. 119-120.)

En mi opinión, esta afirmación de Max Huber se refleja en el asunto Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí), que:

“En el caso de que el effectivite no coexista con ningún título jurídico, debe tomarse invariablemente en consideración. Por último, hay casos en los que el título jurídico no es capaz de mostrar exactamente la extensión territorial a la que se refiere. El efecto ivites puede entonces desempeñar un papel esencial para mostrar cómo se interpreta el título en la práctica”. (C.I.J. Recueil 1986, p. 587, párr. 63; el subrayado es nuestro).

50. Por lo tanto, en este caso concreto, es el effectivite el que puede ayudar a complementar plenamente el contenido del título jurídico. Definitivamente, no se trata de un caso de effectivite contra legem, sino de uno al que invariablemente debe darse reconocimiento y consideración. Es evidente que el asunto Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí) es la autoridad en este punto. El Tribunal no puede interpretar una parte del párrafo 63 de la sentencia en ese caso, y dejar la otra parte sin interpretar. Después de todo, Camerún aceptó en efecto las abrumadoras pruebas de efectividad presentadas por Nigeria.

51. Nigeria señala enérgica y extensamente las evidentes deficiencias de muchos de estos instrumentos. Camerún también está de acuerdo con muchas de las deficiencias señaladas por Nigeria. Un ejemplo es el mapa de Moisel así como [p558] el mapa adjunto a la Declaración de 1931. Otra zona problemática es la desembocadura del Ebeji. Las dificultades encontradas por la LCBC a lo largo de sus trabajos sobre la frontera del lago Chad no son ajenas a los problemas de imprecisiones, incertidumbres e incongruencias en materia de delimitación y demarcación.

52. La función de efectividad, que se refiere principalmente a la conducta y la práctica de las partes y tiene su fundamento jurídico en algunas de las disposiciones de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969, en particular su párrafo 31, tiene como ventaja la necesidad de garantizar la estabilidad a lo largo de las fronteras de dos Estados. En lugar de invalidar un título jurídico que no guarda relación con la situación sobre el terreno, la efectividad desempeña la función de mantener de forma complementaria la frontera basada en la práctica y la conducta de las partes a lo largo de los años, lo que, en efecto, se asemeja al principio uti possidetis juris (de facto). En consecuencia, la eficacia interviene para ajustar, variar o enmendar los límites establecidos estructuralmente por el título jurídico.
53. Esta opinión no es extraña al Tribunal de Justicia. Aparte de ciertas inferencias que hizo sobre una cuestión similar en el asunto KasikililSedudu Island (Botswana/Namibia), una ilustración de tal principio se hizo en la Opinión Consultiva de 1971 en el asunto relativo a las Consecuencias jurídicas que tiene para los Estados la presencia continuada de Sudáfrica en Namibia (África Sudoccidental) a pesar de la Resolución 276 (1970) del Consejo de Seguridad, donde el Tribunal declara:

“Este procedimiento seguido por el Consejo de Seguridad, que ha continuado sin cambios después de la enmienda en 1965 del Artículo 27 de la Carta, ha sido generalmente aceptado por los Miembros de las Naciones Unidas y evidencia una práctica general de esa Organización.” (Recueil 1971, p. 22, párr. 22).

54. Del mismo modo, en 1962, la Corte tuvo otra oportunidad de pronunciarse sobre la conducta y la práctica de las partes con respecto a un mapa que la Corte consideró aceptado como resultado de los trabajos de delimitación entre Camboya y Tailandia en el caso relativo al Templo de Preah Vihear. En ese caso, el Tribunal decidió que

“Tailandia aceptó en 1908-1909 que el mapa del Anexo I representaba el resultado del trabajo de delimitación y, por lo tanto, reconoció la línea de ese mapa como la línea fronteriza, cuyo efecto es situar Preah Vihear en territorio camboyano. El Tribunal considera además que, considerada en su conjunto, la conducta posterior de Tailandia confirma y corrobora su aceptación original, y que los actos de Tailandia sobre el terreno no bastan para negarla. Ambas Partes, con su conducta, reconocieron la línea y, por lo tanto, aceptaron de hecho considerarla como la línea fronteriza”. (I.C.J. Reports 1962, pp. 32-33; énfasis añadido).
[p559]

En este caso, Nigeria se basa en gran medida en los effectivites para justificar su reclamación sobre las 33 aldeas mencionadas en su Contramemoria y presentó paquetes de documentos en su apoyo, que muestran claramente su ocupación ininterrumpida de dichos lugares a lo largo de los años.

55. Nigeria describe con particularidad que los asentamientos no están muy poblados y están encabezados por Bulamas. Las casas suelen estar construidas con hierba y barro. En las tierras fértiles y el agua disponibles se practica la pesca y la agricultura. Los habitantes son nigerianos y pertenecen predominantemente a tribus nigerianas, es decir, hausa, fulani, kanuri y, en algunos casos, i bo, yoruba, árabes shuwa y sara. También cuentan en algunos lugares con malienses, cameruneses y chadianos que, aunque pocos, también pagan impuestos comunitarios a las autoridades locales nigerianas (autoridades locales de Ngala y Marte).

56. Según Nigeria, algunos de estos pueblos se establecieron ya en 1959. Las pruebas documentales que respaldan la eficacia de Nigeria en la cuenca del lago Chad son bastante abrumadoras. Las actividades de Nigeria en estas aldeas, a saber, el nombramiento de Bulamas, la administración general y local, los servicios sanitarios, la educación, la recaudación de impuestos, la celebración de elecciones, la realización de censos, la prueba de la afiliación de los habitantes locales a Nigeria y la ayuda a los habitantes con fines agrícolas fueron todas ellas muy alegadas y presentadas. Nigeria afirma haber llevado a cabo estas actividades de forma continuada en todos estos pueblos, sin ser molestada ni interrumpida por Camerún a lo largo de los años. Camerún reconoce estos hechos. Camerún se refirió insistentemente a una “larga lista” de documentos presentados por Nigeria. En un momento dado, el abogado de Camerún declaró durante el procedimiento oral:

“Nigeria les ha presentado una lista muy larga de sus supuestos efectivitos. Muchos de ellos no se pueden calificar de efectos propios, por las razones que ya he expuesto y por otras que mencionaré en breve. Aún así, superficialmente, es una larga lista. La de Camerún es más corta. Sin embargo, lo es deliberadamente”. (CR 2002/4 (Mendelson), p. 45, párr. 23; énfasis añadido).

57. En la presentación que hace Camerún de sus propias efectividades, afirma que Nigeria ocupa 18 aldeas camerunesas. La mayoría de las reclamaciones y actividades de Camerún datan aproximadamente de 1983-1987. Camerún sólo ha visitado 12 de estos pueblos entre 1982 y 1990. Afirma haber realizado un censo en 1983 en 14 pueblos, incluido Sagir, que admite que pertenece a Nigeria. Camerún afirma haber recaudado impuestos en ocho aldeas entre 1983 y 1993. También afirma haber designado jefes en 12 aldeas. Aunque Camerún no afirma haber celebrado elecciones en ninguna de las aldeas, afirma sin embargo haber instalado colegios electorales en seis aldeas, haber realizado recorridos electorales en cuatro aldeas y haber anunciado la celebración de elecciones en siete aldeas. Camerún afirma además haber controlado [p560] los mercados, prohibiendo así el comercio ilegal en cuatro aldeas, y haber distribuido provisiones a nueve aldeas en 1985. Camerún intervino a través de sus gendarmes entre 1984 y 1986 en tres casos penales en tres aldeas, y en 1982 organizó actividades culturales y folclóricas en cuatro aldeas. Sin embargo, Camerún admite que seis de estas aldeas se encuentran en realidad en territorio nigeriano; se trata de: Koloram, Sabon Tumbu, Jribril-laram, Doron Mallam, Kirta Wulgo y Sagaya.

58. 58. Del informe anterior se desprende que los efectos de Camerún son ciertamente muy escasos, pocos, vagos, en su mayoría sin fundamento y restringidos a un período limitado, y no pueden compararse con las abrumadoras pruebas de efectos presentadas por Nigeria ante el Tribunal. Como señaló Camerún, la reclamación de Nigeria de las 33 aldeas y la justificación de dicha reclamación basada en la efectividad están contenidas en los alegatos de Nigeria. Los effectivites y la consolidación histórica de Nigeria en el lago Chad son lo suficientemente significativos como para que se les conceda reconocimiento. Pero el Tribunal lamentablemente rechaza todas estas alegaciones.

59. Será necesario en esta opinión detenerse en otro ángulo relativo a la cuestión del título en el que se basa Camerún. El abogado de Camerún añadió en la vista oral:

“Por las razones jurídicas que ya les he expuesto, Camerún, como parte poseedora del título, necesita probar muy poco (si es que necesita probar algo) a modo de corroboración de su título. Por ello, se ha abstenido deliberadamente de entrar en el juego de Nigeria, considerando bastante inapropiado seguir el camino de acumular un ejemplo tras otro.” (CR 2002/4 (Mendelson), p. 45, párrafo 23.)

Deseo referirme a otra admisión de Camerún con respecto a las abrumadoras pruebas de efectividad presentadas por Nigeria ante el Tribunal, en la que el abogado de Camerún declaró:

“Por lo tanto, no servirá de nada que Nigeria amontone caso tras caso de supuesta efectividad en un platillo de la balanza, por así decirlo, y luego señale que Camerún ha citado menos. La ley exige que este Tribunal incline la balanza de la justicia a favor del poseedor del título, y hará falta mucho para desplazar ese título”. (Ibid., p. 39, párrafo 11.)

También en este caso se puede reprochar a Camerún su denominado “título legal” y su reivindicación como “titular”. En el primer caso, debe quedar claro que la effectivite de Nigeria en la cuenca del lago Chad no pretende desplazar el título convencional. La efectividad presentada por Nigeria en este caso sólo variará o ajustará el límite del título convencional. No inclinará la balanza de la justicia en un sentido u otro, sino que simplemente reconoce el hecho de que por los actos de las Partes a través de su conducta y práctica han [p561] “reconocido”‘ los ajustes necesarios en un límite de título convencional que de otro modo sería inexacto.

60. Es cierto que en esta zona del lago Chad (así como en la península de Bakassi), Camerún tiene menos pruebas de efectividad. Esto presumiblemente se debe a que nunca han ocupado estas zonas que Nigeria ha demostrado estar bajo su ocupación todo el tiempo. Sin embargo, y de forma bastante errónea, Camerún se basa en lo que denomina “título legal” refiriéndose a sí mismo como “poseedor del título”.

61. Una vez más, Camerún da la impresión de ser titular, lo que ha repetido muchas veces. Camerún se ha referido a todos esos instrumentos pertinentes como el factor decisivo exclusivo en este caso. Nigeria también presenta su caso de forma similar al de Camerún. Nigeria acepta en principio que todos esos instrumentos son pertinentes para la determinación de la delimitación y demarcación de la cuenca del lago Chad, pero, además, Nigeria afirma que esa frontera descrita por mapas inexactos e instrumentos incompletos o defectuosos debe interpretarse para dar lugar a una delimitación efectiva y legal. Además, Nigeria sostiene que deben tenerse en cuenta otros principios de delimitación, tal y como decidió la Sala de este Tribunal en el asunto Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Mali). Por lo tanto, Nigeria afirma que la consolidación histórica y la efectividad son factores relevantes que deben tenerse en cuenta en la interpretación de la delimitación de la cuenca del lago Chad. Contrariamente a la decisión del Tribunal, esta effectivite servirá un papel correctivo o de enmienda en este caso mediante la modificación, ajuste y variación según sea el caso en todos los lugares pertinentes.

62. En otras palabras, la posición de Nigeria podría percibirse simplemente así: que a pesar de la aprobación de todos los instrumentos y declaraciones pertinentes a principios del siglo XX, el movimiento de personas dentro y alrededor de la zona del lago Chad nunca ha sido estático. A falta de una delimitación y demarcación concluyentes y adecuadas en estos lugares, ambas Partes han reconocido la existencia de asentamientos, y esto debe leerse en estos instrumentos, si los mismos han de interpretarse en el año 2002, un período de bastante más de 80 años. El Tribunal debe reconocer el statu quo ante para hacer justicia y dirigir un camino de paz y estabilidad de las relaciones en la región.

La península de Bakassi

63. En cuanto a la península de Bakassi (incluida la frontera terrestre), el Tribunal se basa en

Ч los dos acuerdos entre Gran Bretaña y Alemania de fechas (11 de marzo de 1913 y 12 de abril de 1913 respectivamente); [p562] Ч la Providencia del Consejo de 1946;
Ч la Declaración de Yaoundé de 14 de agosto de 1970;
Ч el Acuerdo de Kano de septiembre de 1974;
Ч la Declaración de Maroua de junio de 1975;
Ч la Declaración de Yaundé II de 4 de abril de 1987;
Ч los Acuerdos de Mandato de la Sociedad de Naciones; y
Ч los Acuerdos de Administración Fiduciaria de las Naciones Unidas.

64. En su Sentencia, particularmente en el párrafo 325 HI (A), (B) y (C), el Tribunal no toma en consideración la situación sobre el terreno en la Península de Bakassi, a pesar de que a nadie le queda duda de que en este momento este territorio, y de hecho desde la independencia, está ocupado y firmemente en posesión de Nigeria y habitado por población nigeriana; de ahí mi razón para votar en contra de la decisión del Tribunal. Se trata de una decisión artificial que descaradamente no tiene en cuenta, en contra de todos los principios aceptados del derecho y la práctica internacionales, que en un asunto de esta naturaleza deben tenerse invariablemente en cuenta los efectos. Además, el Tribunal no tiene en cuenta la alegación de Nigeria basada en la consolidación histórica, a la que el Tribunal se refiere ahora como mera teoría. Es mi firme opinión que, si el principio de consolidación histórica es una teoría, es una teoría que el Tribunal, a lo largo de los años en sus sentencias (como se demostrará más adelante), ha aprobado y apoyado. La decisión del Tribunal, en mi opinión, es más bien una decisión política que jurídica.

65. Tanto Camerún como Nigeria presentan argumentos muy sólidos sobre sus respectivas reivindicaciones de la península de Bakassi y ambos instan al Tribunal a que “adjudique y declare” que la soberanía sobre la península de Bakassi le pertenece. En su solicitud de incoación del procedimiento (párrafo 20 (a)), Camerún pide a la Corte que “adjudique y declare: que la soberanía sobre la Península de Bakassi es camerunesa, en virtud del derecho internacional, y que dicha Península es parte integrante del territorio de Camerún”. En sus alegatos, Nigeria solicita a la Corte “en cuanto a la Península de Bakassi … que adjudique y declare que la soberanía sobre la Península … corresponde a la República de Nigeria” (Contramemoria de Nigeria, Vol. Ill, Alegatos, p. 834).

66. El caso de Camerún se sostiene prácticamente sobre una pata, que presentó enérgicamente, en el sentido de que lo que rige esta reclamación no es otro instrumento jurídico que el Acuerdo de 11 de marzo de 1913 celebrado entre Gran Bretaña y Alemania. Considera que la otra pata de su argumentación, que es uti possidetis juris y effectivite, es secundaria y apoya su reclamación principal. Camerún basa su punto de vista en lo que percibe como la posición del derecho internacional en relación con los tratados, basándose en gran medida en la sentencia de la Sala del Tribunal en el caso de la Disputa Fronteriza (Burkina Fasol-República de Malí), en particular su párrafo 63 [p563] (I.C.J. Reports 1986, p. 586). Camerún sostiene firmemente que una vez que puede reclamar un título legal, entonces, como titular, la península de Bakassi forma parte de su territorio. En particular, se basa principalmente en los artículos XVIII-XXII del Acuerdo de 11 de marzo de 1913. Obviamente, el caso de Camerún no es sólido en cuanto a los hechos (que se examinarán más adelante), y por lo tanto se sostiene o decae principalmente en su reclamación de título legal, que el Tribunal, en mi opinión, sostiene, de manera bastante errónea.

67. Nigeria apoya su propio caso sobre cuatro patas: En primer lugar, reclama el título original evidenciado por el Tratado de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes de Old Calabar; en segundo lugar, se basa en gran medida en effectivites, que corrobora abrumadoramente; en tercer lugar, reclama la ocupación y administración larga e ininterrumpida de la Península de Bakassi, como indicativo del patrón de “conducta y práctica” de las Partes que implica la consolidación histórica; y, en cuarto lugar, Nigeria también reclama el título de la península sobre la base de la aquiescencia de Camerún durante muchos años.

68. El caso presentado por Camerún a la Corte es que el Acuerdo del 11 de marzo de 1913 entre Gran Bretaña y Alemania no sólo es significativo sino que es el Acuerdo que determinó la frontera de la Península de Bakassi, cediéndola a Alemania. En lo que respecta a Camerún, es el Acuerdo de 1913 el que determina en última instancia la frontera aunque, según Camerún, hubo una serie de acuerdos anteriores a esa fecha que situaban la frontera en la desembocadura del Río del Rey. Estos acuerdos están fechados el 29 de abril de 1885, el 27 de julio de 1886, el 1 de julio de 1890 y el 15 de noviembre de 1893. Camerún afirma además que el Acuerdo de 16 de abril de 1901 tiene una importancia considerable porque fue la primera vez que la frontera se situó en el río Akwayafe, situando así la península de Bakassi en territorio alemán. Nigeria no está de acuerdo con esta opinión y niega rotundamente que el Acuerdo de 1901 cambiara alguna vez la frontera desde el Río del Rey hasta la desembocadura del Akwayafe. Lo que el abogado de Nigeria dijo durante el juicio oral sobre el Acuerdo de 1901 es que:

“Lejos de que estas proposiciones sean aceptadas ‘sin vacilación’, exigen la mayor vacilación. De hecho, los dos Gobiernos no llegaron a un acuerdo sobre esas cuestiones. Y en derecho, ninguna mera propuesta o informe, ningún acuerdo que no haya entrado en vigor, puede considerarse como un reconocimiento o un acuerdo sobre lo que se propone. Lo que los funcionarios locales de Nigeria y Camerún pueden haber acordado no fue aprobado por sus Gobiernos cuando se remitió a esas capitales”. (CR 2002/8 (Watts), p. 53, párr. 62.)

69. Me parece que Nigeria tiene razón en este punto, porque, según los alegatos de Camerún en relación con el Protocolo de la [p564] Comisión de Límites entre Nigeria Meridional y Camerún firmado en abril de 1906, que fue firmado por el Capitán Woodroffe, el entonces Comisionado británico y el Capitán Herrmann, el entonces Comisionado alemán, se hizo referencia al “abortado Acuerdo Moor-Puttkamer del 16 de abril de 1901” (Memorial de Camerún, Vol. I, pp. 69-70, párr. 2.52).

70. Me parece que, prima facie, ambas Partes reconocen la importancia del Acuerdo de 11 de marzo de 1913. Sin embargo, mientras que Camerún afirma que debe darse pleno efecto a los 30 Artículos, Nigeria solicita al Tribunal que no otorgue ningún efecto legal a los Artículos XVIII-XXII relativos a la Península de Bakassi.

71. La razón por la que Nigeria solicita al Tribunal que no aplique las disposiciones de los Artículos XVIII-XXII del Acuerdo de 1913, es que posee un título original, que considera anterior en el tiempo y, por ello, superior al título convencional reclamado por Camerún sobre esta parte de la frontera. Prior est tempore, prior est jure. Por otra parte, si el Tribunal confirma la opinión de Camerún sobre el efecto de estos artículos, como hace, entonces su efecto sería que el Acuerdo de 1913 relativo a la frontera a lo largo de la península de Bakassi es vinculante entre Gran Bretaña y Alemania. Sin embargo, la opinión de Nigeria es que cualquiera que sea el efecto de esos Artículos, no puede vincular a los Reyes y Jefes de Old Calabar y para el caso Nigeria, después de la independencia.
72. Camerún declaró que Nigeria no puede elegir y que si el Acuerdo es válido y vinculante, debe serlo en su totalidad y no truncado. Camerún afirmó además que el argumento de Nigeria con respecto a los cinco Artículos del Acuerdo de 1913 no puede sostenerse, debido al efecto de las disposiciones de los Artículos 44, 60 y 62, párrafo 2 a), de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969. Aunque el Tribunal de Justicia declina abordar esta cuestión, en mi opinión considero importante que todos estos artículos sean examinados e interpretados en relación con el Acuerdo de 1913. Pero antes de emprender este ejercicio, debo referirme brevemente a la reclamación de Nigeria respecto a su título original basado en el Tratado de 10 de septiembre de 1884 entre los Reyes y Jefes del Viejo Calabar y Gran Bretaña. La postura de Nigeria es que Gran Bretaña, habiendo firmado un tratado de protección con los Reyes y Jefes de Old Calabar en 1884, era incapaz de ceder la península de Bakassi a Alemania en 1913. Nigeria argumenta que Gran Bretaña no tenía ni el derecho ni la capacidad para hacerlo, que dicha cesión era inválida, nula y sin valor y que Gran Bretaña incumplió manifiestamente sus obligaciones con los Reyes, Jefes y pueblo del Viejo Calabar, que consistían simplemente en “protegerles” y no en enajenar sus tierras. Nemo dat quod non habet.

Divisibilidad de los artículos XVIII a XXII del Acuerdo de 1913

73. El Artículo 62, párrafo 2 (a), de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados debe ser tratado en primer lugar. Este párrafo reza “No podrá invocarse un cambio fundamental de circunstancias como causa para dar por terminado un tratado o retirarse de él”. En mi opinión, esta disposición no es aplicable a la petición de Nigeria de que se supriman estos cinco artículos del Acuerdo de 1913. Nigeria no está pidiendo la retirada o terminación del Tratado. De hecho, la posición de Nigeria respecto al Tratado de 1913 puede dividirse en tres.

74. En primer lugar, Nigeria observa que existen ciertas anomalías, imprecisiones o defectos en el Acuerdo que deben ser “subsanados” por el Tribunal a través de la interpretación, pero Nigeria no dice que estas disposiciones, si se consideran pertinentes en otro segmento, puedan ser inaplicables o rescindidas.

75. En segundo lugar, está el sector del límite del Pilar 64 al Pilar 114, que tanto Nigeria como Camerún aceptan como válido y que no exige ni la retirada ni la terminación. Sin embargo, Nigeria sostiene que los defectos inherentes a los cinco artículos en cuestión los hacen inaplicables. El Artículo 62, párrafo 1(a), hace referencia a un “cambio fundamental”. Este no es un caso de cambio fundamental, sino uno de “defecto fundamental” que no puede ser subsanado porque Gran Bretaña no sólo incumplió sus obligaciones con los Reyes y Jefes de Old Calabar, sino que también estaba incapacitada para contraer cualquier acuerdo de esta naturaleza, especialmente cuando el acuerdo niega sus obligaciones en virtud del Tratado de 1884.

76. En tercer lugar, este acto de Gran Bretaña también se tradujo en un acto que no tenía mandato para realizar: res inter alios acta alteri nocere non debet.

77. El artículo 44 de la Convención de Viena también debe ser examinado a fondo a la vista de las posiciones opuestas de las Partes. Su parte pertinente reza

“1. El derecho de una parte, previsto en un tratado que surja en virtud del artículo 56, de denunciar el tratado, retirarse de él o suspender su aplicación sólo podrá ejercerse con respecto a la totalidad del tratado, a menos que el tratado disponga otra cosa o que las Partes acuerden otra cosa.

2. Una causa para invalidar, dar por terminado, retirarse de o suspender la aplicación de un tratado reconocido en la presente Convención sólo podrá invocarse con respecto a la totalidad del tratado, salvo lo dispuesto en los párrafos siguientes o en el artículo 60.

3. 3. Si el motivo se refiere únicamente a cláusulas particulares, sólo podrá invocarse con respecto a dichas cláusulas cuando:

(a) Dichas cláusulas sean separables del resto del tratado en cuanto a su aplicación;

(b) Se desprende del tratado o se establece de otro modo que la aceptación de esas cláusulas no era una base esencial del consentimiento de la otra parte o Partes en obligarse por el tratado en su conjunto; y [p566]

(c) La continuación del cumplimiento del resto del tratado no sería injusta.”

78. El hecho de que el artículo se refiera a los tratados que surgen en virtud del artículo 56 significa que sólo es pertinente para los tratados sin denuncia, retirada o disposición de terminación, como es el caso del Acuerdo en cuestión. Por lo tanto, no cabe duda de que este artículo es muy pertinente. El apartado 1 del artículo trata de las circunstancias de denuncia, retirada o suspensión de todo el tratado. Dado que ambas Partes han expresado su posición de que el Acuerdo es aplicable, al menos en parte, entonces este apartado es inaplicable al Acuerdo de 1913.

79. Por lo tanto, los párrafos pertinentes son los párrafos 2 y 3, porque tratan de las condiciones de separabilidad. Aunque el apartado 2 menciona el artículo 60, este artículo tampoco es pertinente porque trata de los casos de incumplimiento, que no es el asunto en este caso. Sin embargo, hay tres condiciones que podrían permitir la separabilidad.

80. La primera condición se refiere a los casos en que las cláusulas son separables. En el presente caso, está claro que las cláusulas que nos ocupan de los artículos XVIII a XXII, relativos a la península de Bakassi, son separables. Los Artículos que tratan de la Península de Bakassi son separables e independientes en este sector, que ha sido tratado así por Camerún y Nigeria. De hecho, la Península fue el único sector independiente presentado en la primera Solicitud que se refiere al Acuerdo de 11 de marzo de 1913.

81. La segunda condición es que la aceptación de esas cláusulas no fuera una base “esencial” del consentimiento de la otra parte. Esto no puede ser así porque el Acuerdo determina un largo tramo de la frontera entre las Potencias europeas. Aunque la negociación que dio lugar a la determi-nación de este sector de la frontera tardó muchos años en concluirse, porque las Partes estaban indecisas sobre si la frontera debía situarse al este del Río del Rey o en el Akwayafe, el problema es de ubicación y no hay nada “esencial” en el sector.
82. La tercera condición es que el cumplimiento continuado del resto del Acuerdo no sea injusto. Aquí la disposición del apartado 3 (c) es poco clara y hasta cierto punto vaga. La pregunta es, ¿para quién sería injusto? ¿Para una de las Partes o para ambas? El apartado debería haberse redactado de forma más específica y elegante. Sin embargo, se mire como se mire, puede ser suficiente considerar que el uso de la palabra injusto se refiere a cualquiera de las dos Partes. Aquí está absolutamente claro que invocar la disposición de los cinco Artículos sería injusto para Nigeria porque reclama el título original, y teniendo en cuenta el hecho de que Gran Bretaña no podía ceder el territorio que no le pertenecía y que no poseía como colonia, ni por conquista ni por tratado. Concluyendo este punto de vista, no veo razón alguna-[p567]por la que los Artículos XVIII-XXII no deban separarse del resto de los Artículos que tanto Nigeria como Camerún están de acuerdo en que son generalmente ejecutables y pueden ser invocados para determinar el resto de la frontera en este sector.

83. En sus conclusiones, el Tribunal se niega a considerar los argumentos presentados por las Partes en cuanto a la divisibilidad (o no divisibilidad) de algunas de las disposiciones del tratado (párrafo 217 de la Sentencia), es decir, si los Artículos XVIII-XXII son divisibles o no del resto del Acuerdo de 1913. Se trata de un acuerdo con 30 Artículos, de los cuales Nigeria insta al Tribunal a separar estos cinco Artículos. Como ya se ha dicho, separar estos Artículos no impedirá en modo alguno que el resto de las disposiciones se apliquen mediante la delimitación de la frontera.

84. 84. Las disposiciones restantes del Acuerdo no se ven afectadas por los artículos suprimidos, ya que son disposiciones autónomas y su aplicación y ejecución no dependen de los cinco artículos, por lo que el resto de los artículos pueden permanecer en vigor y ser vinculantes para las Partes en caso necesario.

El Tratado de 1884

85. El 11 de marzo de 1913, Gran Bretaña concluyó un acuerdo con Alemania en el que aparentemente se reconocía la soberanía de Alemania sobre la península de Bakassi. En mi opinión, Gran Bretaña no tenía autoridad para concluir tal acuerdo ni con Alemania ni con ningún otro Estado después de haber celebrado un tratado internacional vinculante unos 29 años antes, con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. Como cuestión de hecho y de derecho, Gran Bretaña tenía la obligación de no celebrar tal acuerdo con Alemania; y tal acto constituía un incumplimiento de acuerdo del que Gran Bretaña era responsable civilmente en derecho internacional.

86. En primer lugar, la península de Bakassi forma parte del territorio de los pueblos Efik y Efut del antiguo Calabar, habiéndose asentado primero en Creek Town y Duke Town, extendiéndose después a toda la península de Bakassi.

87. En segundo lugar, a lo largo de los años, en particular después de 1884, los británicos adoptaron amplios vínculos comerciales con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. El abogado de Nigeria declaró en las audiencias que:

“La personalidad política y jurídica de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar fue reconocida en la elaboración de tratados de la Corona británica. Así, en el período 1823-1884 se celebraron no menos de diecisiete tratados entre el Gobierno británico y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 71, párr. 5.11; énfasis añadido).

Así, Gran Bretaña en 1884 celebró un tratado de protección sólo con los Reyes y Jefes de Old Calabar.

88. En tercer lugar, Gran Bretaña reconoció así el territorio de los Reyes [p568] y Jefes del Viejo Calabar, incluida la península de Bakassi, como su protectorado pero no como su colonia, y trató con las Ciudades-Estado del Viejo Calabar como tales de facto y de jure desde 1884 hasta el momento de la independencia de Nigeria en 1960. Gran Bretaña durante todo este período (e incluso después de 1913) se refirió al territorio de los City States of Old Calabar como “Protectorado”.

89. En cuarto lugar, Gran Bretaña (en muchos tratados con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar y otras Potencias europeas como Alemania) reconoció y trató a las Ciudades-Estado del Viejo Calabar, incluida la península de Bakassi, únicamente como su área de influencia, que era indicativa y factualmente uno de sus mercados africanos para el comercio.

90. En quinto lugar, Gran Bretaña no adquirió en ningún momento soberanía sobre el territorio de los Reyes, Jefes y pueblo del Viejo Calabar, salvo la obligación de protección. Si el Acuerdo de 1913 se considera válido y vinculante, a fortiori el Tratado anterior de 1884 debería ser igualmente válido y vinculante Ч pacta sunt servanda.

91. En sexto lugar, el territorio de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, que incluye la Península de Bakassi, no es terra nullius y Gran Bretaña no tuvo en ningún momento mandato o autoridad para transferir a Alemania el territorio de las Ciudades-Estado del Viejo Calabar, de ahí el principio nemo dat quod non habet.

92. En séptimo lugar, se considera que el Tratado de 1884, al ser un tratado internacional público, está en conocimiento de Alemania. Por lo tanto, Alemania no podía alegar ignorancia del Tratado de Protección entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. Por lo tanto, está claro que Alemania y, para el caso, Camerún no podían reclamar la soberanía sobre la península de Bakassi.

93. El Tribunal está de acuerdo con Camerún en que no acepta la alegación de Nigeria de que las Ciudades-Estado del Viejo Calabar tienen personalidad jurídica internacional. Para Camerún, se trata de un mito o de una especie de espejismo. Sostiene que los City States of Old Calabar no pueden reclamar ninguna entidad jurídica internacional separada del Estado de Nigeria. Durante el procedimiento oral, el abogado de Nigeria argumentó lo siguiente sobre las ciudades-estado del antiguo Calabar: “Estos City States eran los titulares de un título histórico original sobre las ciudades y sus dependencias, y la península de Bakassi fue durante mucho tiempo una dependencia del Viejo Calabar”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 67 párr. 5.2.)

94. Aunque Camerún acepta que “[s]in lugar a dudas, el comercio efik tuvo lugar en una vasta zona de lo que ahora es el sudeste de Nigeria y el oeste de Camerún” (Réplica de Camerún, Vol. I, p. 247, párr. 5.24), sin embargo, afirma que había otros grupos étnicos en esa zona de la península de Bakassi, que en ese momento mostraba un “complejo patrón de asentamiento humano” {ibid., Vol. I, p. 247, párr. 5.24). 5.24). [p569] 95. Para decidir si la Ciudad-Estado del Viejo Calabar es una entidad jurídica internacional, hay que fijarse en la naturaleza del Tratado celebrado entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar en 1884. En primer lugar, no es el primer tratado de este tipo que firman los Reyes y Jefes. Como ya he mencionado, Gran Bretaña firmó en total 17 tratados de este tipo con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. En segundo lugar, Gran Bretaña se refirió a él no como un mero acuerdo, una declaración o un intercambio de Notas, sino como un tratado Ч “Tratado con los Reyes y Jefes de Old Calabar, 10 de septiembre de 1884” (Counter-Memorial of Nigeria, Vol. IV, Ann. 23, p. 109). Entonces, ¿cómo pudo Gran Bretaña firmar un documento, y llamarlo tratado si no lo fuera? Se habría calificado de “ordenanza” si se hubiera tratado de un documento que afectaba a una colonia de Gran Bretaña. Por lo tanto, no cabe duda de que las Ciudades-Estado del Viejo Calabar tienen personalidad jurídica internacional.

96. El argumento de Camerún respecto a la extensión territorial de los City States of Old Calabar es que Nigeria no presentó una imagen clara, ni la extensión del territorio. En efecto, así lo expone Camerún en sus alegaciones:

“En lo que respecta a las cuestiones territoriales, Nigeria quiere tenerlo todo. Por un lado, afirma en su contramemoria que Bakassi estaba situado ‘dentro de los dominios de los reyes y jefes del antiguo Calabar’ y, por otro, que ‘el país de Efut en torno al Río del Rey’ estaba cubierto por la declaración de los ‘reyes y jefes de Efut’…”. Por cierto, también sostiene que el Tratado de 1888 abarcaba no sólo la región en torno al Río del Rey, sino también “territorio aún más al Este” … Es lamentable que Nigeria se haya abstenido de especificar la línea divisoria entre el territorio que cae bajo la autoridad del ‘Viejo Calabar’ de acuerdo con su reclamación, y el territorio perteneciente a Efut, y por lo tanto perteneciente al Anexo del Tratado tal y como lo interpreta.” (Réplica de Camerún, Vol. I, p. 253, párr. 5.45.)

Además, Camerún sostiene que Nigeria no se pronuncia sobre la naturaleza y la autoridad de Old Calabar y su título sobre la península de Bakassi (ibid., Vol. I, p. 254, párr. 5.48). Además, se refiere al Tratado de Protección de 1884, que no menciona específicamente la Península de Bakassi.

97. En mi opinión, las respuestas a todas estas preguntas están contenidas en los escritos de alegaciones, en particular en los presentados por Nigeria. En primer lugar, Nigeria se refirió a las obras de muchos autores y a lo que se decía sobre el vínculo de los Estados de la Ciudad del Viejo Calabar con la Península de Bakassi y la zona circundante. En este sentido, se hizo referencia a la época precolonial en Bakassi. Se mencionó el establecimiento de estas ciudades-estado como Duke Town, Creek Town y Old Town (Obutong). El Dr. Kannan K. Nair hizo una descripción muy vívida [p570] de la federación de estas ciudades-estado:

“El sistema político de Calabar puede considerarse una federación o conglomerado de ciudades poco unidas. Cada ciudad era una unidad política con una base territorial, su jefe tenía jurisdicción sobre su propia ciudad o casa y representaba a los antepasados fundadores de su familia particular. Cada una mantenía su propia administración y tenía derecho a imponer sanciones a las demás. Ambos factores apuntan al hecho de que cada una de las ciudades era reconocida como políticamente equivalente. Las relaciones entre las principales ciudades Ч Duke Town, Creek Town y Old Town Ч eran del orden de los tratos entre ciudades. Por lo tanto, en sus relaciones políticas eran similares a los estados nacionales europeos de los siglos XVIII y XIX. El poder político residía en última instancia en los segmentos y no en un gobierno central. (Politics and Society in South Eastern Nigeria 1841-1906, 1972, pp. 2-3)”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 67, párr. 5.1.)

Nigeria también hace referencia a algún vínculo histórico de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar con toda la zona de Bakassi, tal y como se recoge en algunos de los libros (ya puestos en evidencia) de autores como el Capitán J. B. Walker y E. O. Efiong-Fuller.

98. Otras pruebas relevantes son los mapas presentados por Nigeria, que se adjuntan a su Contramemoria, en particular los mapas 13-22 del Atlas. Un estudio cuidadoso del mapa 13 muestra que Old Calabar (también llamado Cross River) cubre el área donde los Efiks y los Efuts se habían asentado incluso antes de 1888. Muestra claramente que su zona de autoridad se extiende hasta el Río del Rey, al tiempo que indica el límite entre el Viejo Calabar y la zona de influencia alemana. La definición de la zona bajo influencia alemana fue descrita por los reyes y jefes independientes en el Acuerdo entre los reyes Akwa y Bell y Woermann y Jantzen & Thormahlen de la siguiente manera

“el País llamado Camerún situado en el río Camerún, entre el río Bimba por el lado norte, el río Qua-Qua por el lado sur y hasta 4░ 10′ de latitud norte. Por lo tanto, la extensión de la zona cubierta por el “Viejo Calabar” llega hasta el territorio situado al oeste de la zona reclamada por los reyes Akwa y Bell. En otras palabras, toda la zona de la península de Bakassi se encuentra dentro del dominio territorial de los Estados de la Ciudad del Viejo Calabar. Esto se ilustra en el mapa ‘Río Viejo Calabar'”. (Ibid., Mapa del Atlas No. 27.)

99. Aquí debo subrayar el valor probatorio de estos mapas. Muchos de ellos datan del siglo XVII e indican claramente la extensión del territorio de los antiguos Calabar. De hecho, el mapa de 1888 de H. H. Johnson, entonces vicecónsul de Oil Rivers, del delta del Níger,
[p571] indica con bastante claridad que el Viejo Calabar y el territorio cubierto por el pueblo Efut iban más allá del Río del Rey y mucho más al este de ese estuario. Resulta fascinante ver estos mapas, muchos de los cuales datan de un periodo comprendido entre 1662 y 1888 (es decir, 1662, 1750-1772, 1729, 1794, 1822, 1871, 1879 y 1888), en los que se representa claramente el territorio ocupado por los efiks y los efuts y se localizan muchas de las ciudades importantes ya mencionadas. El mapa 18 del Atlas Map of Nigeria’s Counter-Memorial, preparado por H. H. Moll, indica muy claramente que fue el Río del Rey el que separa el territorio de lo que él llamó “Kings City Callebar y Old Callebar” de “Afany Villages Old Camerones”. Durante el juicio oral, el abogado de Nigeria argumentó (y Camerún no lo negó) que cuando el entonces cónsul británico, el Sr. Hewett, estaba informando sobre el Tratado de 1884 al Ministro de Asuntos Exteriores británico, dijo: “Los jefes del país de Tom Shot, de Efut, el país sobre el Río del Rey y de Indombi, el país sobre el Río Rumby, hicieron declaraciones de que estaban sujetos al Viejo Calabar”. (CR 2002/8 (Watts), p. 45, párr. 31.)

100. Se trata de una declaración procedente de la fuente adecuada, es decir, la persona que firmó directamente el Tratado de 1884 con los Reyes y Jefes de Old Calabar. La extensión del territorio de los Estados de la Ciudad del Viejo Calabar es, por tanto, clara y definida en la medida en que se extiende hasta la desembocadura del Río del Rey. Igualmente hay pruebas posteriores en 1890 por el entonces cónsul británico, Johnston, que:

“El comercio y el dominio de los antiguos jefes de Calabar se extendían, en 1887, considerablemente más al este que el río Ndian. . . La orilla izquierda u oriental del Akwayafe y la tierra entre ese río y el Ndian están bajo el dominio de Asibon o Archibong Edem III, un gran jefe del Viejo Calabar. . .”. (Ibid., p. 41, párr. 13.)

Johnston concluyó que el Viejo Calabar se había retirado de las tierras al este de Ndian. El abogado de Nigeria declaró que:

“Así que el informe de Johnston era, en efecto, que mientras el territorio más allá del Ndian podría ser sólo discutiblemente del Viejo Calabar, el territorio al oeste pertenecía ‘indudablemente’ al Viejo Calabar. Bakassi, y el Río del Rey, están demostrablemente al oeste del Ndian: Bakassi, señor Presidente y miembros del Tribunal, formaba parte del corazón del Viejo Calabar”. (Ibid., p. 41, párr. 13.)

101. La opinión de Camerún es que la reclamación de Nigeria en cuanto a la extensión de los territorios de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar no está clara, pero Camerún está de acuerdo con Nigeria en que tres grupos separados de Reyes y Jefes del Viejo Calabar firmaron el Tratado del 10 de septiembre de 1884. Esto se destaca en el propio Tratado (Contramemoria de Nigeria, Vol. IV, An. 23).

102. Aunque Camerún afirmó que la península de Bakassi no se [p572] mencionaba específicamente en el Tratado, se refirió a las tres Declaraciones de los Reyes y Jefes de Old Calabar que adjuntaron su firma al Tratado. Se trata de los Reyes y Jefes de Tom Shot, Efut e Idombi. Además, el Sr. E. H. Hewett, el entonces Cónsul británico, que firmó el Tratado de 1884 con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, dio fe del hecho de que “[l]os Jefes del país de Tom Shot, de Efut, el país alrededor del Río del Rey, y de Idombi, el país alrededor del Río Rumby, hicieron declaraciones de que estaban sujetos al Viejo Calabar” (Memorial de Contestación de Nigeria, Vol. I, p. 94, párr. 6.33).

103. Además, la carta del Sr. Johnston, que sustituyó como Cónsul al Sr. Hewett, era más reveladora y bastante explicativa. Su carta de 23 de octubre de 1890 al Ministerio de Asuntos Exteriores revelaba que la extensión del dominio de los antiguos jefes de Calabar llegaba hasta la base de los Camerún y más allá del río Akwayafe. El comercio y el dominio de los reyes y jefes del antiguo Calabar se extendían hasta el este del río Ndian, hasta que el Sr. Johnston aconsejó a los jefes que limitaran sus pretensiones al río Ndian. Siguiendo el consejo, los Jefes retiraron su reclamación de daños y perjuicios contra el Gobierno alemán por la destrucción de sus asentamientos, y era obvio que no estarían dispuestos a ceder más territorio a favor de los alemanes.

104. Los reyes y jefes del antiguo Calabar ejercían el control sobre su pueblo a través de vínculos culturales, sociales y económicos. Muchos de los reyes y jefes eran comerciantes y estaban al servicio de muchos de sus súbditos. El control cohesivo se garantizaba a través del Santuario de Ekpe. La principal actividad de los Reyes y Jefes era garantizar la administración eficaz de la justicia, desarrollar los recursos de sus territorios y garantizar la paz y la seguridad en sus dominios, con la cooperación y la ayuda de su pueblo, y en colaboración con el Gobierno británico.

***

105. En lo que respecta a la reivindicación territorial de la península de Bakassi, Nigeria se basa esencial y preponderantemente en el Tratado de 1884. En opinión de Nigeria, este Tratado, que es válido y vinculante, tiene la fuerza y el efecto jurídicos vinculantes para invalidar y hacer inaplicables frente a Nigeria las disposiciones de los cinco Artículos (es decir, Arts. XVIII-XXII) del Acuerdo de 1913 entre Gran Bretaña y Alemania. En otras palabras, al seguir siendo válido el Tratado de 1884 hasta el momento de la independencia, los cinco Artículos mencionados no son oponibles a Nigeria. El Tratado de 1884 confirma claramente la Península de Bakassi como territorio de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, y en ningún momento fue enajenada a Gran Bretaña o a cualquier otra Potencia colonial.

106. El Tribunal, en su Sentencia, no está de acuerdo con la pretensión de Nigeria [p573] basada en el Tratado entre los Reyes y Jefes del Viejo Calabar y Gran Bretaña de 10 de septiembre de 1884, consolidación histórica o efectividad.

107. De todos estos instrumentos invocados por el Tribunal, el más antiguo y quizás el más importante es el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913 y, en particular, sus artículos XVIII-XXII que detallan la frontera dentro de la península de Bakassi. Esto es lo que Camerún considera su título legal. Frente a esta pretensión, Nigeria hace pivotar su reclamación en parte sobre el Tratado de 10 de septiembre de 1884 como indicación de su propio título original, porque es este Tratado el que demuestra que los derechos soberanos de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar como entidad jurídica independiente reconocida por el derecho internacional son indiscutibles.

108. En la Opinión Consultiva sobre el Sáhara Occidental el Tribunal explicó que:

“tales acuerdos [como este Tratado de 1884] con los gobernantes locales, se consideraran o no como una ‘cesión’ real del territorio, se consideraban como raíces derivadas del título, y no como títulos originales obtenidos por ocupación de terrae nullius” (I.C.J. Reports 1975, p. 39, párr. 80; énfasis añadido).

Este punto sobre el estatuto jurídico internacional de los gobernantes locales fue ampliado por Malcolm N. Shaw en su libro Title to Territory in Africa, International Legal Issues de este modo

“se ha visto que la práctica demuestra que la colonización europea de África se logró en derecho no en virtud de la ocupación de una terra nullius, sino por cesión de los gobernantes locales. Esto significa que tales gobernantes fueron aceptados como capaces en derecho internacional no sólo de poseer la titularidad de un territorio, sino de transferirlo a otras Partes.” (P. 45.)

109. Aunque ni el Tratado de 1884 ni los Informes Consulares sugieren que fue concluido entre dos Estados soberanos, también puede decirse que el Tratado o el Informe Consular no sugieren nada en contrario. De hecho, me parece que la referencia al acuerdo como tratado lo sitúa en el ámbito de los instrumentos internacionales. Sin embargo, todo lo que pueda considerarse que vicia el Tratado de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar (y, en mi opinión, no hay nada), se aplicaría igualmente a la raíz derivada del título de Alemania que suscribió con los gobernantes locales de Camerún también en 1884.

110. En vista de la jurisprudencia del Tribunal citada anteriormente, un aspecto importante que escapa a la consideración del Tribunal al determinar la naturaleza, los términos y la validez del Tratado de 1884 es compararlo con lo que estaba ocurriendo contemporáneamente en Camerún alrededor de la misma época.
[p574]época. De hecho, el Tribunal debe rastrear la raíz derivada del título de Alemania o lo que le da derecho a firmar los Acuerdos de 1913 con Gran Bretaña. En otras palabras, el Tribunal está obligado a preguntarse qué derechos soberanos tenía Alemania sobre el territorio camerunés. Tanto Nigeria como Camerún exhiben los documentos pertinentes en sus alegatos.

111. La reivindicación de la titularidad por parte de Alemania emana de al menos cuatro tratados en los que participaron los Reyes, los Jefes y los gobernantes de Camerún. Ellos son:

Ч El Acuerdo con los Jefes de Bimbia de 11 de julio de 1884 (Contramemoria de Nigeria, Vol. IV, Ann. 17, p. 79);
Ч La Proclamación Alemana de Protectorados en la Costa Occidental de África del 12 de julio de 1884 (ibid., Ann. 18, p. 83);
Ч El Acuerdo entre los Reyes Akwa y Bell y Woermann y Jantzen & Thormahlen del 12 de julio de 1884 (ibid., Ann. 19, p. 87); y
Ч El Acuerdo entre Woermann y Jantzen & Thormahlen y el Dr. Nachtigal, Cónsul General y Comisario Imperial para la Costa de África Occidental de 13 de julio de 1884 (ibid., Ann. 20, p. 93).

112. Estos Tratados o Acuerdos, incluida la Proclamación, son importantes para la cuestión de la titularidad en este caso. En primer lugar, estos Acuerdos trazan el vínculo entre los gobernantes de Camerún y los comerciantes alemanes con los que primero llegaron a un acuerdo para ceder la soberanía sobre su territorio a cambio de una contraprestación llamada “guión”. Estos comerciantes (Woermann, Jantzen, Thormahlen de Hamburgo y Ed. Schmidt y el capitán Johann) a su vez cedieron su título territorial al Dr. Nachtigal, el entonces Cónsul General y Comisario Imperial para la Costa de África Occidental. Por lo tanto, a través de este proceso Alemania pudo proclamar Camerún como su protectorado.

113. De las explicaciones dadas en relación con estos documentos se desprenden ahora ciertos hechos indiscutibles. Contrariamente a la decisión del Tribunal, la Proclamación alemana de 12 de julio de 1884 no mencionaba una frase como “protectorado colonial”. El encabezamiento de la Proclamación reza “Protectorado alemán Togo Tierras Camerunesas, Nº 212″. Ч NOTAS sobre los protectorados alemanes en la costa occidental de África”. Es necesario citar algunas partes de esta Proclamación del 12 de julio de 1884 para enfatizarlas:

“Camerún. Togolandia. Costa de los Esclavos, &c.
El 12 de julio de 1884, se proclamó un Protectorado alemán sobre todo el distrito de Camerún, y el 15 de octubre del mismo año, el Gobierno alemán hizo la siguiente comunicación oficial a las principales potencias de Europa y al Gobierno de los Estados Unidos, notificando la extensión exacta del territorio en las costas occidental y sudoccidental de África que había sido puesto bajo la protección del Imperio alemán;Ч
Barón von Plessen al Conde Granville.
Embajada alemana, 15 de octubre de 1884.

( Traducción )

El Gobierno de Su Majestad el Emperador, con el fin de asegurar más eficazmente los intereses comerciales alemanes en la costa occidental de África, ha tomado ciertos distritos de esta costa bajo su protección. Esto se ha efectuado en virtud de Tratados que han sido en parte concluidos por el Dr. Nachtigal, el Cónsul General enviado a África Occidental, con Jefes independientes, y en parte en virtud de solicitudes de protección hechas por súbditos Imperiales, que han adquirido ciertas extensiones mediante pactos con Jefes independientes.” (Contramemoria de Nigeria, Vol. IV, Ann. 18, p. 83; énfasis añadido).

114. Por consiguiente, teniendo en cuenta el contenido de la Proclamación antes mencionada, y dentro del derecho intertemporal de la época, está claro que la raíz derivada del título reclamable por Alemania es en virtud de los tratados que el Dr. Nachtigal, el entonces Cónsul General alemán, celebró con “Jefes independientes” de Camerún y en parte en virtud de solicitudes presentadas en nombre de súbditos imperiales que han adquirido ciertas extensiones mediante pactos con Jefes independientes. Por lo tanto, puede subrayarse claramente que la raíz derivada alemana del título emanaba de su tratado con los Reyes y Jefes y la transferencia de soberanía por los súbditos alemanes, cuyos términos y condiciones incluyen la consideración de quid pro quo sobre la base del “guión” para la transferencia territorial al Gobierno de Alemania. Por lo tanto, Alemania estaba en condiciones de afirmar que estos instrumentos le permitían celebrar el Acuerdo de 1913 con Gran Bretaña, como raíz derivada de su título.

115. ¿Cuál es entonces la raíz derivada del título de Gran Bretaña? Gran Bretaña no puede alegar que la raíz derivada de su título se basa en el mero Tratado de Protección firmado con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. El Tratado no transfirió la soberanía de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar a Gran Bretaña. Se trata claramente de un tratado de protección y nada más. Contrariamente a la intención de Gran Bretaña sobre Lagos como colonia, no estaba dispuesta a adquirir ninguna colonia en el Viejo Calabar, y a esto volveré a referirme más adelante en mi opinión. Por lo tanto, se puede decir que, puesto que no había ninguna intención ni por parte de los Reyes, Jefes y pueblo del Viejo Calabar de transferir la soberanía territorial a Gran Bretaña, la soberanía sobre el Viejo Calabar incluyendo Bakassi permaneció con los gobernantes y el pueblo del Viejo Calabar.

116. La cuestión ahora es ¿cuál es el efecto legal y el significado legal de este Tratado de 1884 entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar? Lo primero que hay que considerar es si este instrumento es un tratado [p576] propiamente dicho. Sin vacilar, mi opinión es que se trata de un tratado internacional válido y vinculante, de acuerdo con su forma y texto.

117. Antes de examinar el Tratado en sí, debe tenerse en cuenta que cada tratado, como cualquier caso concreto, debe interpretarse según sus términos y condiciones. En la Opinión Consultiva de la Corte Permanente de Justicia Internacional en el caso de los Decretos de Nacionalidad dictados en Túnez y Marruecos, la Corte observó:

“El alcance de los poderes de un Estado protector en el territorio de un Estado protegido depende, en primer lugar, de los Tratados entre el Estado protector y el Estado protegido por los que se establece el Protectorado. . . A pesar de los rasgos comunes que poseen los Protectorados según el derecho internacional, tienen características jurídicas individuales que resultan de las condiciones especiales en las que fueron creados y de la etapa de su desarrollo.” (Opinión Consultiva, 1923, P.C.I.J., Serie B, nº 4, p. 27.)

Intrínsecamente, el instrumento se describe como un tratado en su título como “Tratado con los Reyes y Jefes de Old Calabar, 10 de septiembre de 1884” (Contramemoria de Nigeria, Vol. IV, Ann. 23, p. 107). De nuevo en su disposición sobre su fecha de entrada en vigor, el instrumento comienza: “El presente Tratado entrará en vigor…”. (Ibid., Vol. IV, Ann. 23, p. Ill; énfasis añadido).

118. En el Tratado hay pruebas claras de que se basaba en un entendimiento de quid pro quo. Mientras que Gran Bretaña acordó proteger a los Estados de la Ciudad del Viejo Calabar, los Reyes y Jefes a su vez acordaron proteger a los barcos mercantes británicos “naufragados dentro de los territorios del Viejo Calabar, los Reyes y Jefes les prestarán toda la ayuda a su alcance, los protegerán del saqueo…”. (ibid., Vol. IV, Ann. 23, p. 155; énfasis añadido).

119. La fuerza legal y el significado jurídico del Tratado de 10 de septiembre de 1884 son, por lo tanto, los siguientes:

(a) el Tratado era válido y vinculante entre Gran Bretaña y los Reyes y Jefes del Viejo Calabar Чpacta sunt servanda;

(b) la extensión territorial de las tierras de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar como Ciudad Estado del Viejo Calabar era bien conocida y estaba claramente definida por las descripciones e ilustraciones cartográficas adjuntas a la Contramemoria y Dúplica nigerianas;

(c) habiendo firmado este Acuerdo con los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, Gran Bretaña tenía la obligación de proteger los territorios del Viejo Calabar y no adquirió soberanía sobre los territorios de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar;

(d) que Gran Bretaña firmara un acuerdo en 1913 con Alemania equivalía a un grave incumplimiento de su obligación internacional contra [p577] los derechos territoriales de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar;

(e) Gran Bretaña no podía ceder lo que no le pertenecía. El caso de la Isla de Palmas es un ejemplo ilustrativo. Al igual que Estados Unidos no tenía soberanía sobre la Isla de Palmas, que le había cedido España, tampoco Alemania podía reclamar ningún título convencional sobre la Península de Bakassi. Max Huber, en el Laudo Arbitral afirma: “Es evidente que España no podía transferir más derechos de los que ella misma poseía”. (Naciones Unidas, Reports of International Arbitral Awards (RIAA), Vol. II, p. 842.) Huber añade además que: “Es evidente que cualquiera que sea la interpretación correcta de un tratado, no puede interpretarse en el sentido de que dispone de los derechos de terceras Potencias independientes” (ibid.) ;

(f) como ya se ha indicado, no cabe duda de que los Reyes y Jefes del Viejo Calabar tienen personalidad jurídica en derecho internacional.

120. La Opinión Consultiva sobre el Sáhara Occidental de 1975 es un ejemplo flagrante sobre esta cuestión. La personalidad internacional quedó claramente demostrada sobre los territorios de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar cuando rechazaron ciertas disposiciones del proyecto de Tratado de 1884, en particular el artículo VI que garantiza el libre comercio en todas las partes de su territorio. Así pues, el Acuerdo de 1913 no privó a los Reyes y Jefes del Viejo Calabar de la soberanía sobre su territorio y el derecho a esta soberanía continuó hasta el momento de la independencia de Nigeria en 1960. Es altamente indeseable crear cualquier distinción entre la situación en el caso del Sahara Occidental (I.C.J. Reports 1975) y el presente caso, simplemente porque uno está en el norte de África y el otro en el África subsahariana.

121. En consecuencia, y en la medida en que el Acuerdo de 1913 cedió la Península de Bakassi a Alemania, Nigeria alegó en sus alegatos que ello

“iría en contra de la naturaleza y los términos del Tratado de Protección de Gran Bretaña de 1884 con Old Calabar, en contra de los intereses de los habitantes, en contra de los intereses financieros de los titulares de títulos de Old Calabar que deberían haber sido compensados, en contra del límite reconocido hacia el oeste del Protectorado alemán, en contra de los compromisos anteriores de Alemania de respetar el Río del Rey como frontera y de no realizar adquisiciones al oeste del mismo, y en contra del reconocimiento y entendimiento de Alemania de que el Tratado no se refería a la adquisición o cesión de territorio” (Contramemoria de Nigeria, Vol. 1, p. 170, párr. 8.52).

122. Mientras que Camerún sostiene que la diferencia entre un protectorado, un Estado protegido o una colonia es bastante borrosa, y que cualquiera de ellos equivale [p578] de hecho a una colonia, Nigeria discrepa firmemente de esta opinión y dio muchas razones. Por parte de Camerún, el malentendido en el uso de las palabras protectorado o Estados protegidos o colonia es bastante comprensible. El Acuerdo entre los reyes de Akwa y Bell, por una parte, y Woermann y otros, por otra, fechado el 12 de julio de 1884, aunque se denominó Acuerdo de Protección, fue en realidad una cesión de soberanía, lo que en la práctica significa que Camerún se convirtió a partir de esa fecha en colonia de Alemania. Lo mismo puede decirse del otro Acuerdo con el Jefe de Bimbia de 11 de julio de 1884. Pero este confuso concepto es ajeno al sistema de administración británico.

123. En 1883 (un año antes del Tratado de 1884) Sir Edward Hertslet, el entonces bibliotecario del Ministerio de Asuntos Exteriores británico y experto en derecho internacional, definió así un protectorado:

“Un Protectorado implica la obligación por parte de un Estado poderoso de proteger y defender a un Estado más débil contra sus enemigos, en todas, o en determinadas eventualidades. . . La forma habitual de establecer un Protectorado es mediante la celebración de un tratado, ya sea entre el Estado más poderoso que se ha comprometido a defender o proteger al más débil, y el propio Estado más débil, o entre la Potencia protectora y otras Potencias, relativo a dicha protección …”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 102, párr. 6.46.)

124. De hecho, en esta época, la década de 1880, la política exterior de Gran Bretaña no consistía en crear o adquirir más colonias, sino en celebrar tratados de protección:

“Lord Granville [Secretario de Estado de Asuntos Exteriores] recordará que el Comité del Gabinete que examinó la cuestión recomendó que no se intentara por el momento crear una nueva colonia o asentamiento británico, con toda la necesariamente costosa maquinaria de gobierno, sino que los distritos que se tomaran continuaran por el momento bajo el control y la supervisión que el Cónsul de las Alturas de Benin y Biafra pudiera ejercer mediante visitas realizadas con la frecuencia que las circunstancias permitieran…”. (Ibid., Vol. I, p. 103, párr. 6.48.)

125. Uno de los Jueces ingleses en 1910 definió el “Protectorado” de esta manera: “El país protegido sigue siendo con respecto al Estado protector un país extranjero . . .”. (Ibid., Vol. I, p. 122, párr. 6.81.)

126. Así pues, los protectorados no son ni protectorados coloniales ni colonias. Los protectorados son a todos los efectos personalidades jurídicas internacionales y siguen siendo Estados independientes y no son “protectorados coloniales” de las Potencias protectoras. Por lo tanto, después del Tratado de 1884, las Ciudades-Estado del Viejo Calabar y sus territorios eran simplemente protec-[p579] torados de Gran Bretaña. Antes y después de 1913, estas Ciudades-Estado del Viejo Calabar siguieron siendo protectorados independientes. No hay nada en las acciones e instrumentos durante este periodo que pueda describir el Viejo Calabar, incluyendo Bakassi y otras áreas reclamadas por los Reyes y Jefes, como una colonia de Gran Bretaña, ni hay nada en el Tratado que indique que el Viejo Calabar, incluyendo Bakassi, adquirió el estatus de protectorado colonial. Ni siquiera Gran Bretaña describió el territorio como tal y esto no puede hacerse por ninguna inferencia. De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 31 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969 y teniendo en cuenta el derecho internacional consuetudinario, el significado ordinario que debe darse a la palabra “protectorado” es protectorado y no protectorado colonial. Gran Bretaña no poseyó en ningún momento control territorial o soberanía sobre ellos. Para Gran Bretaña eran países extranjeros y así los trataba el Ministerio de Asuntos Exteriores británico. Por lo tanto, Gran Bretaña tenía la estricta obligación legal de proteger los derechos de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar en el derecho internacional y de no transferir su soberanía territorial a otro Estado sin su conocimiento y consentimiento.

Consolidación histórica y efectividad en Bakassi

127. La consolidación histórica es el punto fuerte de Nigeria en su reclamación del territorio de la península de Bakassi. Esta reivindicación se basa en el título original de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar que ha existido durante mucho tiempo y como lo demuestra el Tratado de 1884 con Gran Bretaña. La península de Bakassi ha estado durante años en posesión y ocupación física de los reyes y jefes del antiguo Calabar desde que se establecieron allí en el siglo XVII. Estuvieron en ocupación pacífica durante todo ese período hasta 1884 y hasta el momento del Acuerdo entre Gran Bretaña y Alemania en 1913. Este derecho de soberanía sobre todos estos territorios, junto con la posesión, continuó durante el periodo del Mandato de la Sociedad de Naciones, así como durante el periodo de Administración Fiduciaria hasta el momento de la independencia. Por lo tanto, nada afectó a sus derechos territoriales ni a la ocupación de los mismos, incluso después del Acuerdo de 1913. Los reyes y jefes del antiguo Calabar no fueron parte en el Acuerdo de 1913 ni se les consultó.
Las preguntas constantes que el abogado de Nigeria formuló a lo largo del procedimiento oral y que el Tribunal no aborda ni responde en su sentencia son: ¿quién concedió a Gran Bretaña el derecho a ceder Bakassi? ¿Cuándo? ¿Y cómo?

128. Cualquiera que sea el estatus legal del Acuerdo de 1913, no tiene fuerza vinculante por encima del título original, o de los derechos posesorios [p580] básicos de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, y por lo tanto no se ven afectados por él.

129. Camerún plantea una serie de objeciones a la reclamación de Nigeria del título histórico. Estas objeciones se centran en las cuestiones de efectividad, estabilidad de la frontera y aquiescencia. Sin embargo, estas objeciones no pueden hacer fracasar la reivindicación del título histórico por parte de Nigeria.

130. Nigeria tiene cuatro fundamentos para reclamar el título original, que son los siguientes

(a) la larga ocupación por Nigeria y por nacionales nigerianos que constituye una consolidación histórica del título y confirma el título original de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, título que fue conferido a Nigeria en el momento de la Independencia en 1960;
(b) administración efectiva por parte de Nigeria, actuando como soberano, y ausencia de protestas;
(c) manifestaciones de soberanía por parte de Nigeria junto con la aquiescencia por parte de Camerún de la soberanía nigeriana sobre la península de Bakassi;
(d) reconocimiento de la soberanía nigeriana por parte de Camerún (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 211, párr. 10.2).

***

131. Dado que el título original de los Estados de la Ciudad del Viejo Calabar recae en los Reyes, Jefes y pueblo de Calabar con todos los derechos sobre sus territorios, esto permaneció así hasta el momento de la independencia de Nigeria el 1 de octubre de 1960.

132. Debe tenerse en cuenta en todo momento que un límite de título legal puede ser desplazado, modificado o ajustado para dar cabida a la práctica y la conducta de los habitantes sobre el terreno a lo largo de dicho límite, de conformidad con el artículo 31, párrafo 3, de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969.

133. Además, Nigeria alega que, en virtud de su título original basado en su consolidación histórica, sus derechos sobre la Península de Bakassi perduran hasta la época del Acuerdo de 1913 y más allá. Alega que

(a) en y antes de 1913 los Reyes y Jefes de Old Calabar poseían soberanía sobre la Península de Bakassi; y
(b) el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913, en la medida en que pretendía transferir a Alemania un título territorial que Gran Bretaña no poseía y que no tenía poder ni autoridad para transferir, no transfirió a Alemania la soberanía territorial sobre Bakassi. El statu quo ante no fue alterado, y el título, en consecuencia, permaneció [p581] conferido a los Reyes y Jefes del Viejo Calabar (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 203, párr. 9.73).

134. El Tribunal niega la reclamación de Nigeria sobre la península de Bakassi basándose en su argumento de consolidación histórica (párrafo 220 de la Sentencia). La pretensión de Nigeria basada en la consolidación histórica no es una invención suya y dista mucho de ser una mera teoría. Jurisprudencialmente, la consolidación histórica se deriva de uno de los primeros casos del Tribunal. En el asunto Pesca (Reino Unido contra Noruega) de 1951, el Tribunal decidió que, frente a todos los demás Estados, Noruega tenía título sobre el mar territorial que delimitaba mediante un sistema de líneas de base rectas desde 1869. La evolución de este principio se basa fundamentalmente en la tolerancia. Durante muchos años, muchos Estados, incluido el Reino Unido, han llegado a reconocer el “título” sobre este mar territorial reivindicado por Noruega. En la presentación de su alegato, Noruega se refirió a un “título histórico” diciendo que se invocaba la historia junto con otros factores para justificar sus derechos excepcionales sobre esta zona concreta del mar. El Reino Unido planteó ciertas contradicciones e incertidumbres descubiertas en la práctica general noruega. El Tribunal consideró que no era necesario dar demasiada importancia o énfasis a estas contradicciones. Por lo tanto, el Tribunal decidió:

“A la luz de estas consideraciones, y en ausencia de pruebas convincentes que demuestren lo contrario, el Tribunal está obligado a sostener que las autoridades noruegas aplicaron su sistema de delimitación de forma coherente e ininterrumpida desde 1869 hasta el momento en que surgió el litigio”.
ЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕЕ
La tolerancia general de los Estados extranjeros con respecto a la práctica noruega es un hecho indiscutible. Durante un período de más de sesenta años, el propio Gobierno del Reino Unido no la impugnó en modo alguno”. (I.C.J. Reports 1951, p. 138.)

El asunto que sigue los pasos del asunto Fisheries es el asunto Minquiers y Ecrehos de 1953, en el que el Tribunal observó que:

“Ambas partes sostienen que tienen respectivamente un título antiguo u original sobre los Ecrehos y los Minquiers, y que su título siempre se ha mantenido y nunca se perdió. Por lo tanto, el presente caso no presenta las características de un litigio relativo a la adquisición de soberanía sobre terra nullius.” (I.C.J. Reports 1953, p. 53.)

A continuación, el Tribunal decidió que: “Lo que tiene una importancia decisiva, en opinión del Tribunal, no son las presunciones indirectas deducidas de [p582] acontecimientos de la Edad Media, sino las pruebas que se refieren directamente a la posesión de los grupos Ecrehos y Minquiers.” (I.C.J. Reports 1953, p. 57.)

135. Este principio ha evolucionado a lo largo de los años, al lado de los effec-tivites, según el cual un territorio que no es terra nullius, ocupado por habitantes, a lo largo de muchos años con reivindicación abierta de soberanía territorial sobre el territorio, sin perturbación, sin interrupción y sin obstáculo alguno, se convierte en materia de reconocimiento en derecho internacional en nombre de la consolidación histórica. Una larga lista de distinguidos juristas y escritores de derecho internacional, entre ellos Charles De Visscher, Sir Robert Jennings y el profesor George Schwarzenberger, han prestado su apoyo a este principio.

136. Aparte del caso Minquiers y Ecrehos y el subsiguiente caso de la Opinión Consultiva sobre el Sáhara Occidental, la Sentencia de la Sala en la Controversia sobre Fronteras Terrestres, Insulares y Marítimas (El Salvador/Honduras: Nicaragua interviniente) también apoyó este principio así “En primer lugar, no debe pasarse por alto que las divisiones coloniales españolas en la América española no tenían individualmente ningún título ‘original’ o ‘histórico’, tal como se entienden esos conceptos en derecho internacional”. (I.C.J. Reports 1992, p. 565, párr. 345.) La Sentencia continuó afirmando

Cuando la frontera administrativa pertinente estaba mal definida o su posición era controvertida, en opinión de la Sala el comportamiento de los dos nuevos Estados independientes en los años posteriores a la independencia puede servir de guía para determinar dónde estaba la frontera, ya sea en su opinión compartida o en la opinión adoptada por uno y aceptada por el otro…”. Este aspecto de la cuestión reviste especial importancia en relación con el estatuto de las islas, debido a su historia”. (Ibid.)

137. Al referirse a los casos, también debe hacerse referencia al desarrollo de este principio incluso cuando entra en conflicto con el título convencional o legal, ya que el Tribunal opina que la invocación de la doctrina de la consolidación de los títulos históricos no puede conferir el título de Bakassi a Nigeria, “cuando su ‘ocupación’ de la península es adversa al título convencional anterior de Camerún” (párrafo 220 de la sentencia). El caso en cuestión es el litigio fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí). Camerún se ha basado en gran medida en este caso, en particular en su párrafo 63, que por cierto ha sido citado en el caso Land, Island and Maritime Frontier Dispute (El Salvador!Honduras: Nicaragua intervening) en 1992. La clara indicación en el presente caso es que mientras se da el debido reconocimiento al título legal, los effectivites de la Ciudad de los Estados de Old Calabar sobre el terreno, la toponomía de Bakassi, la administración de Bakassi como parte de Nigeria en el período 1913-1960, el ejercicio de la autoridad por los gobernantes tradicionales, los actos de administración por Nigeria después de la independencia en 1960 [p583] que implican effectivites y la administración pacífica, mantenimiento del orden público e investigación de delitos, concesión de derechos de exploración petrolífera, sanidad pública, educación pública, participación en elecciones parlamentarias, recaudación de derechos de aduana, uso de pasaportes nigerianos por los residentes de la península de Bakassi, e incluso pruebas de la rivalidad interna del Estado nigeriano por Bakassi, dan preferencia al título original de Nigeria. Todo ello se cataloga y documenta con un compendio de anexos como “materiales de cumplimiento” para demostrar más allá de toda duda la reivindicación de Nigeria sobre Bakassi por consolidación histórica. Camerún no ha negado la mayoría de estas reclamaciones de Nigeria, pero todo lo que invoca es el título convencional basado en el Acuerdo de 11 de mayo de 1913, que el Tribunal acepta.

***

138. ¿Cuál fue la relevancia de las efectividades alemanas después de 1913? Que Alemania hubiera establecido una administración efectiva en la península de Bakassi entre el 11 de marzo de 1913 y agosto de 1914, cuando estalló la Primera Guerra Mundial, habría tenido, al menos, una importancia tácita porque indicaría claramente la ocupación alemana de los territorios reclamados por los Reyes y Jefes del Viejo Calabar. Además, habría puesto a prueba el terreno en cuanto a si tal ocupación sería aceptada por los reyes, jefes y pueblo del Viejo Calabar en la península de Bakassi. Esto, a su vez, habría servido como manifestación de la reivindicación de soberanía de Alemania. Presumiblemente, eso habría provocado un incidente o incluso una revuelta. Por ejemplo, en 1913, el mismo año en que se concluyó el Acuerdo, los reyes y jefes del Viejo Calabar protestaron enérgicamente, tanto en Calabar como en Londres, contra una aparente propuesta del Gobierno británico de modificar el sistema de tenencia de la tierra que se aplicaba entonces en esa zona. La protesta fue tan enérgica que se debatió en el Parlamento británico en aquel momento, y el Gobierno británico negó haber presentado tal propuesta. Camerún no negó que entre 1913 y 1914 no se produjeran efectos sobre el terreno por parte de Alemania. Después de la guerra, seguía sin haber pruebas de efectividad, incluso cuando Gran Bretaña, Francia y Bélgica ocuparon las entonces colonias y protectorados alemanes. Gran parte de la respuesta de Camerún a la postura de Nigeria en este punto no tiene nada que ver con la efectividad. En su lugar, Camerún se contenta con tratar la no ratificación del Acuerdo de 1913, tanto a nivel nacional como internacional.

*** [p584] 139. La Sociedad de Naciones surgió tras la Primera Guerra Mundial y, como consecuencia, la parte sur de Camerún quedó bajo la administración de Gran Bretaña, en virtud de un acuerdo de mandato. Después de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, el sur de Camerún pasó a estar bajo la administración fiduciaria de Gran Bretaña. Francia se encargó de la administración de Camerún durante el mandato y el periodo de administración fiduciaria. El argumento de Camerún es que la situación de los territorios administrados cambió durante el periodo de Mandato y de Administración Fiduciaria, porque Gran Bretaña y Francia estaban bajo estrictas directivas de la Sociedad de Naciones (después de 1919) y de las Naciones Unidas (después de 1946) para adherirse a los acuerdos firmados, relativos tanto al norte como al sur de Camerún.

140. El Camerún sostiene que esos territorios administrados fueron definidos por los instrumentos de 1919 y 1931, y que las Potencias administradoras no podían alterar los límites sin el consentimiento de la Sociedad de las Naciones y posteriormente de las Naciones Unidas, que a través de sus comités designados supervisaban constantemente la administración de los territorios asignados a las Potencias administradoras. Así pues, el Camerún sostiene que esos actos confirman las fronteras ya reconocidas.

141. Nigeria no niega algunos de estos hechos históricos. La cuestión de fondo planteada por Nigeria es que todo esto no afectó a los derechos territoriales de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar, como tampoco afectó a los derechos de la República de Nigeria más tarde, en 1960. Gran parte de las actividades del Consejo y de la Cuarta Comisión de las Naciones Unidas no fueron más allá de la presentación de propuestas, la discusión sobre la posibilidad de delimitación y demarcación y la obtención de informes sobre la administración de estos territorios (CR 2002/4 (Ntamark), p. 21, párr. 13). Sin embargo, el abogado de Camerún explicó que,

“en varias ocasiones, el Comité se ocupó de propuestas de carácter relativamente menor para ajustar la línea a fin de respetar los grupos étnicos. Por supuesto, no se pueden exagerar los esfuerzos realizados y todo tuvo lugar dentro de la posibilidad reservada en los instrumentos man-date para modificaciones menores.” (Ibid., p. 20, párrafo 10.)

¿Podrían estos ajustes y modificaciones “para respetar las agrupaciones étnicas” referirse a la península de Bakassi?
142. Es notable que tanto los instrumentos del Mandato como los de la Administración Fiduciaria mencionaran la necesidad de ajustes y modificaciones de la frontera “en interés de los habitantes” (Contramemoria de Nigeria, Vol. V, Ans. 51 y 56). Casualmente, esta necesidad de ajustes y modificaciones se mencionaba en los Artículos I tanto del Mandato como de los instrumentos de administración fiduciaria. ¿Tenían en mente el problema [p585] de la península de Bakassi? Como se mencionó anteriormente, el Tribunal, en su Sentencia, no da efecto a estas preocupaciones, que subsisten hasta hoy, sin resolver.

143. La opinión coherente de Nigeria, expresada en sus alegatos, es que en todo momento, durante el período del Mandato y de la Administración Fiduciaria, la Península de Bakassi siguió siendo el territorio de los Reyes, Jefes y pueblo del Viejo Calabar y después de 1960 pasó a formar parte de Nigeria hasta el día de hoy:

“De hecho, el patrón general de la conducta oficial nigeriana y británica en relación con la península de Bakassi ha sido notablemente coherente durante más de un siglo. Ya sea como parte original de los dominios de los reyes y jefes de Old Calabar, o posteriormente como parte de sus dominios pero sujeta a los derechos de Gran Bretaña en virtud del Tratado de Protectorado de 1884, o durante los períodos de Mandato y Administración Fiduciaria hasta el momento de la independencia en 1960, Bakassi ha sido administrada sistemáticamente desde Nigeria y como parte de la entidad política nigeriana”. (Réplica de Nigeria, Vol. I, p. 66, párr. 2.27; énfasis añadido).

144. Nigeria argumenta además que si bien puede haber diferencias de principio entre Mandato y Trusteeship por un lado, y administración y protectorado por el otro, no hay ninguna diferencia como tal sobre el terreno y en la práctica. En efecto, estos cambios no afectan a la reivindicación nigeriana del título histórico ni a su efectividad. Nigeria explica así esta posición

“Después de la Primera Guerra Mundial, la totalidad del territorio bajo mandato del Camerún británico pasó a ser administrado como parte del Protectorado de Nigeria, por lo que la distinción entre territorio bajo mandato y protectorado, aunque reconocida en principio, no tenía prácticamente ningún significado práctico para la población de Bakassi y Calabar. Los británicos de la administración local no tenían ninguna necesidad práctica diaria de distinguir entre lo que podría haber sido territorio alemán y lo que era territorio nigeriano protegido por los británicos”. (Contramemoria de Nigeria, Vol. I, p. 182, párr. 9.11.)

Además, “[n]o se trataba en ningún caso de un gobierno no británico, ni de poner fin a la autoridad tradicional de los Reyes y Jefes del Viejo Calabar” (ibíd., Vol. I, p. 182, párr. 9.12) y “[l]a autoridad efectiva siguió siendo ejercida por la fuente tradicional de poder y autoridad en la Península, a saber, por los Reyes y Jefes del Viejo Calabar” (ibíd.).

145. En mi opinión, y contrariamente a la decisión del Tribunal, el argumento de Nigeria, que en efecto se basa en su consolidación y efec-[p586]tividades históricas, es sólido, teniendo en cuenta todos los comentarios que he hecho anteriormente. El abogado de Nigeria en las audiencias resumió sus argumentos así:

“La propia Gran Bretaña, por supuesto, como parte del Tratado de 1913, actuó probablemente asumiendo que ese Tratado había determinado la frontera entre el Protectorado y lo que iba a ser el Camerún británico. Pero la suposición, o creencia, no es una base para un título legal; ninguna creencia británica de que Bakassi estaba en Camerún Británico sería suficiente para que así fuera legalmente; ninguna creencia errónea podría compensar retrospectivamente la falta de autoridad de Gran Bretaña para ceder Bakassi; ninguna creencia errónea podría dar a Gran Bretaña un poder que el Tratado de Protección claramente no le había otorgado. Todas las acciones de Gran Bretaña en los periodos del Mandato y de la Administración Fiduciaria que supusieran la enajenación de Bakassi del Protectorado o que pudieran interpretarse como que tenían ese resultado estaban manchadas de esa manera. Esto se aplica tanto si eran actos de burocracia, de administración local, de gobierno o de legislación (como la Proclamación del Gobernador sobre la Región Norte, la Región Oeste y la Región Este (Definición de Límites), 1954 . . . Porque en todos estos momentos, uno todavía tiene que responder a la pregunta crucial: ¿Quién confirió a Gran Bretaña la autoridad para ceder Bakassi? ¿Cuándo? ¿Y cómo?” (CR 2002/8 (Watts), p. 64, párr. 109.)

La cuestión de la titularidad jurídica

146. La cuestión de la titularidad es muy importante en este caso, ya que ambas Partes reclaman una u otra forma de titularidad. Se ha hecho referencia a ella con diferentes calificativos, a saber, título legal, título original, título convencional y título histórico. En su presentación, Camerún reclama la soberanía de la península de Bakassi, alegando que su derecho a la soberanía con respecto al territorio es su título legal derivado, entre otras cosas, del Acuerdo de 11 de marzo de 1913 entre Gran Bretaña y Alemania. Por su parte, Nigeria afirma poseer un título original o histórico, evidenciado en parte por el Tratado de 10 de septiembre de 1884 entre los Reyes y Jefes del Viejo Calabar y Gran Bretaña. La cuestión que se plantea aquí es la del significado del título en el contexto de este caso y en el derecho internacional. Camerún intenta persuadir al Tribunal de que el único significado atribuible a la palabra es el de título con-vencional o legal. El Tribunal está de acuerdo con esto. Me parece que “título” tiene un significado más amplio que ese y debe interpretarse no necesariamente o únicamente como un título documental, sino como los derechos que una parte posee en relación con un territorio. Esto, en mi opinión, incluye no sólo el título legal sino también el título posesorio.

147. En el caso relativo a la Controversia sobre Tierras, Islas y Fronteras Marítimas [p587] (El Salvador I’Honduras: Nicaragua interviniente), la Sala de la Corte examinó esta cuestión del significado de título y lo definió así:

De hecho, el término “título” se ha utilizado a veces en este procedimiento de tal manera que no queda claro cuál de los varios significados posibles debe atribuírsele; por lo tanto, tal vez sea útil establecer algunas distinciones básicas. Como observó la Sala en el asunto Frontier Dispute, la palabra “título” no se limita generalmente a las pruebas documentales únicamente, sino que comprende “tanto cualquier prueba que pueda establecer la existencia de un derecho, como la fuente real de ese derecho” (I.C.J. Reports 1986, p. 564, párr. 18)”. (I.C.J. Recueil 1992, p. 388, párr. 45; énfasis añadido).

148. Además, en el mismo caso Frontier Dispute (Burkina FasolRepub-lic of Mali), la Corte se explayó sobre el uso de las palabras título legal y effectivite de la siguiente manera

“La Sala también se siente obligada a disipar un malentendido que podría surgir de esta distinción entre ‘disputas de delimitación’ y ‘disputas en cuanto a la atribución de territorio’. Uno de los efectos de esta distinción es contraponer ‘títulos jurídicos’ y ‘effectivités'”. En este contexto, el término “título legal” parece denotar únicamente pruebas documentales. Apenas es necesario recordar que éste no es el único significado aceptado de la palabra “título”. De hecho, las Partes han utilizado esta palabra en diferentes sentidos”. (/. C.J. Recueil 1986, p. 564, párr. 18; énfasis añadido).

149. En efecto, parece que debe darse al término “título” o incluso “título legal” su significado amplio y liberal para incluir no sólo la prueba documental estricta, sino también otras pruebas que puedan establecer los derechos legales de las Partes.

150. El Tribunal, al tiempo que dicta sentencia a favor de Camerún, basándose en su supuesto título legal, desestima la reclamación de Nigeria basada en effectivites como effectivites contra legem, a pesar de la larga ocupación y administración del territorio por Nigeria. Al decidir así, el Tribunal basa su decisión en su jurisprudencia en el caso Disputa Fronteriza (Burkina Fasol República de Mali). Una vez más, y con la debida deferencia, es mi firme opinión que el Tribunal no aplicó la ratio decidendi completa de ese caso, cuya parte relevante se encuentra en el párrafo 63, que pronuncia que:

“El papel desempeñado en este caso por tales efectos es complejo, y la Sala deberá sopesar cuidadosamente la fuerza jurídica de los mismos en cada caso concreto. No obstante, debe declarar de inmediato, en términos generales, qué relación jurídica existe entre tales actos y los títulos en los que se basa la aplicación del principio uti possidetis. Para ello, hay que distinguir entre varias eventualidades. Cuando el acto corresponde exactamente a la ley, cuando [p588]la administración efectiva se añade al uti possidetis juris, el único papel del effectivite es confirmar el ejercicio del derecho derivado de un título jurídico. Cuando el acto no corresponde a la ley, cuando el territorio objeto del litigio es administrado efectivamente por un Estado distinto del que posee el título jurídico, debe darse preferencia al titular del título. En caso de que la efectividad no coexista con ningún título jurídico, deberá tenerse en cuenta invariablemente. Por último, hay casos en los que el título legal no es capaz de mostrar exactamente la extensión territorial a la que se refiere. Los effectivites pueden entonces desempeñar un papel esencial para mostrar cómo se interpreta el título en la práctica”. (C.I.J. Recueil 1986, pp. 586-587, párr. 63; el subrayado es nuestro).

151. El párrafo pertinente citado anteriormente precisa la relación entre la validez y el título jurídico. El Tribunal, si bien basa su decisión en este párrafo concreto de su jurisprudencia, debe explicar y aplicar su texto en su totalidad. El Tribunal no puede aplicar una parte y excluir la otra. Esta fue la grave omisión cometida por Camerún al interpretar el párrafo en el caso Conflicto fronterizo (Burkina Fasol-República de Malí). Camerún argumenta a través de su abogado, el profesor Maurice Mendelson, de una manera peculiar así:

“La razón de mi malestar se encuentra en la lapidaria explicación de la Sala sobre el papel de los effectivites en el caso del Conflicto fronterizo (Burkina Fasol República de Malí), cuya parte pertinente, como ustedes saben, comienza de la siguiente manera: “Cuando el acto corresponde exactamente a la ley, cuando la administración efectiva se añade al uti possidetis juris, el único papel del effectivite es confirmar el ejercicio del derecho derivado de un título jurídico. Deteniéndonos aquí, ésta es precisamente la situación de Camerún: teniendo un buen título, las pruebas de effectivite que aduce son meramente confirmatorias. En nuestra opinión, en cambio, Nigeria entra de lleno en la segunda frase: “Cuando el acto no corresponda a la ley, cuando el territorio objeto del litigio esté efectivamente administrado por un Estado distinto del que posee el título legal, deberá darse preferencia al titular del título”. Siendo así, lógicamente, poco más hay que decir. De ahí mi ligera vergüenza al dirigirme a usted sobre este tema”. (CR 2002/4 (Mendelson), p. 35, párr. 1.)

152. Evidentemente, el letrado de Camerún ha optado por comentar la primera parte de este párrafo, dejando sin explicar los párrafos siguientes. Sin embargo, los párrafos siguientes aclaran la posición de la oponibilidad:

“En el caso de que la effectivite no coexista con ningún título jurídico, debe tomarse invariablemente en consideración. Por último, hay [p589] casos en los que el título jurídico no es capaz de mostrar exactamente la extensión territorial a la que se refiere. Los effectivites pueden entonces desempeñar un papel esencial para mostrar cómo se interpreta el título en la práctica”. (I.C.J. Recueil 1986, p. 587, párr. 63; el subrayado es nuestro).

153. ¿Fue engañado el Tribunal? No cabe duda de que, según el apartado 63, debe darse preferencia al “titular del título”. Pero, con la debida deferencia, esto no significa que el titular del título tenga derecho absoluto a la soberanía sobre el territorio. Todo lo que indica es que debe tener preferencia, pero esta preferencia no es absoluta. Deja un derecho igualmente legal que el Tribunal debe conceder a la parte con efectivites. Como se explica en la parte final del párrafo anterior, “en el caso de que el effectivite no coexista con ningún título jurídico, debe tomarse invariablemente en consideración”. Esta es la consideración que el Tribunal debe dar invariablemente a los efectos a este respecto. Tras un examen minucioso de la situación en la península de Bakassi, el Tribunal no puede basarse en esta autoridad para decidir que la reclamación de un titular es exclusiva y absoluta.. El Tribunal debe tomar conocimiento del hecho de que los nigerianos se han establecido en Bakassi desde tiempos inmemoriales, que deben lealtad a sus Reyes y Jefes, y que han establecido allí la administración y otras actividades civiles como nigerianos.

154. El Tribunal, en el párrafo 222 de su Sentencia, enumera las actividades territoriales y los actos de administración pública y social de Nigeria en Bakassi. Se mencionan actividades que se remontan a 1959, es decir, antes de que Nigeria obtuviera su independencia. El Tribunal también acepta que Nigeria confirme muchas de estas actividades en Bakassi con pruebas de apoyo y “con considerable detalle” (párrafo 222 de la Sentencia). El Tribunal también está de acuerdo con Nigeria en que “[n]o hay ninguna razón para dudar de la toponimia Efik y Effiat de los asentamientos, ni de sus relaciones con Nigeria” (párrafo 221). Además, el Tribunal acepta como cierto el hecho de que la provisión de “educación en los asentamientos de Bakassi parece ser mayoritariamente nigeriana” (párr. 222). Por todas estas razones, el Tribunal debería fallar a favor de Nigeria basándose en la consolidación histórica y en la eficacia.

Delimitación marítima

155. Camerún alega que la frontera marítima debería comenzar en la desembocadura del Akwayafe, basándose en su reclamación de un título convencional, basado en el Acuerdo del 11 de marzo de 1913 junto con el mapa TSGS 2240 anexo al mismo. Por otro lado, Nigeria argumenta que la delimitación debería comenzar desde la desembocadura del Río del Rey, basándose [p590] en su consolidación histórica. Habiendo sopesado cuidadosamente los argumentos de ambas Partes, mi opinión es contraria a la decisión del Tribunal: la delimitación marítima debe comenzar desde la desembocadura del Río del Rey, por lo que he votado en contra de la decisión del Tribunal en el párrafo 325 IV (B) de la Sentencia.

156. Luego está la controversia sobre si alguna delimitación marítima ya ha sido realizada por las Partes.

157. La frontera marítima puede dividirse en dos sectores: el primero, la delimitación hasta el punto “G” y el segundo, después del punto “G” que, según las Partes, permanece sin delimitar. Los Acuerdos a los que el Tribunal atribuye la delimitación son: el Acuerdo anglo-alemán de 11 de marzo de 1913; el Acuerdo Camerún-Nigeria de 4 de abril de 1971, que comprende la Declaración de Yaoundé II y el apéndice del British Admiralty Chart 3433; y el Acuerdo Camerún-Nigeria de 11 de junio de 1975 (la Declaración de Maroua).

158. Camerún alega que la línea adoptada fue una “línea de compromiso” que surgió del trabajo de la Comisión Mixta creada para hacer lo mismo. Por lo tanto, Camerún sostiene que el primer segmento de la frontera marítima desde la desembocadura del Akwayafe hasta el punto 12 fue fijado sobre la base de una línea de compromiso.

159. Nigeria expresa muy claramente su posición Ч con la que estoy de acuerdo Ч de que no está vinculada por estas Declaraciones. El lenguaje de la reunión de Yaoundé II hizo explícito que la reunión formaba parte de las sesiones en curso de las reuniones sobre la frontera marítima, sujeta a nuevas discusiones en las reuniones posteriores. Esta intención queda confirmada por el texto del Comunicado Conjunto contemporáneo y por el Informe interno de Nigeria sobre la próxima reunión del 20 de mayo de 1975. La postura de Nigeria tras la reunión de Yaundé II se aclaró aún más en la carta de 23 de agosto de 1974 del General Gowon de Nigeria al Presidente Ahidjo de Camerún.

La Declaración de Maroua

160. Camerún afirma que la Declaración de Maroua es uno de los tres instrumentos jurídicos internacionales que delimitan el curso del primer sector de la frontera marítima. Camerún sostiene que la prolongación de la frontera marítima hacia el sur desde el punto 12 hasta el punto G se acordó cuando los dos Jefes de Estado “llegaron a un acuerdo total sobre el curso exacto de la frontera marítima”.

161. Camerún explica además que el objetivo explícito del Acuerdo era prolongar la delimitación de la línea de frontera marítima entre los dos países, desde el punto 12 hasta el punto G, como se pone de manifiesto en el Comunicado Conjunto, firmado por los dos Jefes de Estado (CR 2002/6 (Tomu-schat), p. 18, párr. 1). 1). En respuesta, el principal argumento de Nigeria es que no está vinculada por la Declaración de Maroua. La Declaración, junto con las negociaciones precedentes en aquel momento formaban parte de las sesiones en curso de las reuniones [p591] sobre la frontera marítima, sujetas a nuevas discusiones en reuniones posteriores.

162. Para que las Declaraciones fueran vinculantes, la Legislación de la Administración Militar de 1966 y 1967 exigía la publicación de cualquier decreto del Consejo Militar en el Diario Oficial de la Federación. No fue así en este caso. En virtud de la Constitución de 1963, vigente en aquel momento, el General Gowon no estaba facultado para comprometer a su Gobierno sin la aprobación del Consejo Militar Supremo, que constituía la autoridad ejecutiva y el Gobierno de Nigeria. Por tanto, concluye Nigeria, se considera que el Presidente de Camerún era consciente de las limitaciones bajo las que el General Gowon ejercía su autoridad. Nigeria cita la carta enviada por el General Gowon al Presidente Ahidjo el 23 de agosto de 1974 (Respuesta de Nigeria, Vol. IV, An. 2).

“En el párrafo tres de la carta, el General Gowon informaba al Presidente Ahidjo:

‘Usted recordará, Sr. Presidente, que la importante cuestión de la dema