viernes, diciembre 4, 2020

The Guardian – Inglaterra: El colonialismo de Malvinas viene de David Cameron, no de Argentina

The Guardian – Inglaterra: El colonialismo de Malvinas viene de David Cameron, no de Argentina

malvinasCameron no puede respetar el derecho a la autodeterminación de los isleños mientras se lo niega a los estados sudamericanos

Me reí a carcajadas cuando leí la noticia ayer por la noche. El primer ministro británico, David Cameron, acusó a mi país natal, Argentina, de “colonialismo” sobre las Islas Malvinas. Originalmente leí acerca de su burla en un sitio de noticias de Argentina, e inmediatamente busqué un informe en Inglés – pensé que esto tenía que ser un hilarante error de “Lost in Translation” (pérdida en la traducción). No lo era. De hecho, Cameron advirtió al Parlamento británico: “Lo que los argentinos han estado diciendo recientemente, en mi opinión, es mucho más bien colonialismo, porque estas personas quieren seguir siendo británicas y los argentinos quieren que hagan otra cosa”.

Con este comentario Cameron hizo un poco de una histórica “re-organización del  mobiliario”. Él convenientemente olvidó de mencionar que los habitantes de las Islas Malvinas fueron expulsados por un acto de fuerza en 1833, y la población actual desciende de los traídos por los británicos para reemplazar a los habitantes argentinos. Por definición, este es un acto de colonialismo. Anoche, el vicepresidente argentino, Amado Boudou, devolvió el golpe y calificó  las declaraciones de Cameron como “una falacia, un torpe estallido ignorante de las realidades históricas”.

Aunque estoy de acuerdo con Boudou que el estallido de Cameron es una falacia, creo que este torpe pronunciamiento es una advertencia, y producto del miedo. Cameron no  puede tener miedo de una repetición de la guerra de 1982, que fue un estertor de muerte  por una dictadura totalitaria. Sin embargo, parece tener miedo del frente común repentino e inesperado que se manifestó en las acciones emprendidas por los Estados miembros del Mercosur para impedir el ingreso a sus puertos de buques que enarbolen la bandera de las Islas Malvinas.

El Mercosur es un acuerdo económico y político entre Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Fundado en 1991 por el Tratado de Asunción, su propósito es promover el libre comercio y el movimiento fluido de bienes, personas y divisas entre sus estados miembros. Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú tienen estatus de miembro asociado, y Venezuela firmó un acuerdo de asociación en 2006. Durante los últimos 10 años, el Mercosur ha estado fortaleciendo la cooperación política y el intento de presentar un frente unido en el comercio internacional y en las negociaciones económicas. Sin embargo, su declaración más reciente sobre el uso de los puertos es una declaración inicial histórica. Y desde que los líderes del Mercosur emitieron esta declaración conjunta sobre el cierre de puertos, el gobierno de Cameron ha tenido una escalada retórica de miedo.

Hace una semana el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, William Hague, advirtió que el Reino Unido se resistirá a cualquier medida conjunta. El embajador uruguayo en el Reino Unido fue convocado a Foreign and Commonwealth Office para brindar una  explicación. Ayer Hague inició una visita a Brasil, donde se dice que la decisión del Mercosur ha tenido un papel central. Su encuentro con el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, debe haber sido una decepción, teniendo en cuenta que Patriota publicó la siguiente declaración:

“El ministro Hague sabe que Brasil… apoya la soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas y apoyamos la resolución de las Naciones Unidas que solicita una discusión sobre el tema con Argentina”

Fuera de la desesperación y en un último intento de cambiar el resultado de este inusual frente unido de América del Sur, Cameron ahora advierte sobre las amenazas del colonialismo y la intervención. Sin embargo, el temor de Cameron también debe ser contextualizado en el frente interno. Con su gobierno marcado por lo que Simon Hoggart define como “cifras de desempleo subiendo más rápido que una planta de frijol de imitación”, Cameron debe aparecer decisivo en todos los frentes. Y como era de esperar, su bravata sobre las Islas Malvinas parece haber coincidido con la crisis de credibilidad en la Unión Europea. Nada en el estallido de Cameron es fortuito. Ayer, mientras posaba para una foto con el primer ministro italiano, Mario Monti, eligió la ocasión para hacer declaraciones más rimbombantes sobre las Malvinas:

“El motivo de la realización de un consejo de seguridad nacional – que también discutió otros temas – es discutir esta cuestión, es asegurarse que nadie ponga en duda que Gran Bretaña apoya ese derecho a la libre determinación, y vamos a seguir haciéndolo durante todo el tiempo que la gente en las Malvinas quiera seguir en ese camino”.

Si el Mercosur presenta un frente común, Cameron convocará a sus aliados europeos. Sin embargo, a pesar de histrionismo de Cameron, el peso de una alianza de América del Sur no puede competir con la fuerza de la Unión Europea y la OTAN. Mientras muchos de nosotros estamos observando esta nueva forma de cooperación política entre los miembros del sur global con creciente interés y entusiasmo, debemos temer una intervención combinada por el Reino Unido y la Unión Europea – más específicamente a sus combinados poderes militares, económicos y socio-culturales, que se han utilizado en contra de muchos países que desafiaron la dominación colonial y la dominación occidental.

Dejando a un lado la legalidad de las reivindicaciones sobre la soberanía de las islas, Cameron se apresura a subrayar su máximo respeto por la autodeterminación de los habitantes de las Malvinas. Su gobierno tal vez debería aplicar el mismo respeto al derecho de autodeterminación de las naciones sudamericanas, junto con sus deseos de asociarse y crear alianzas libres de intervención extranjera. Después de todo, su gobierno podría empezar a predicar con el ejemplo.

The Guardian – Inglaterra

Flavia Dzodan

20/1/2012

http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2012/jan/19/falklands-colonialism-david-cameron-argentina

 

Ver también

Nicolas Boeglin

La reciente aprobación del Acuerdo de Escazú por parte del Senado de México: breves apuntes

El pasado jueves 5 de noviembre, se informó que el Senado mexicano aprobó el Acuerdo de Escazú  …

A %d blogueros les gusta esto: