lunes, mayo 27, 2024

APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN PARA LA PREVENCIÓN Y LA SANCIÓN DEL DELITO DE GENOCIDIO EN LA FRANJA DE GAZA (SUDÁFRICA contra ISRAEL) – Providencia de 26 de enero de 2024 – Corte Internacional de Justicia

APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN PARA LA PREVENCIÓN Y LA SANCIÓN DEL DELITO DE GENOCIDIO EN LA FRANJA DE GAZA

(SUDÁFRICA contra ISRAEL)

PROVIDENCIA

26 DE ENERO DE 2024

Presentes: Presidente DONOGHUE; Vicepresidente GEVORGIAN; Jueces TOMKA, ABRAHAM,

BENNOUNA, YUSUF, XUE, SEBUTINDE, BHANDARI, ROBINSON, SALAM, IWASAWA, NOLTE, CHARLESWORTH, BRANT; Jueces ad hoc BARAK, MOSENEKE;

Secretario GAUTIER.

El Tribunal Internacional de Justicia,

Compuesta como arriba,

Previa deliberación,

Vistos los artículos 41 y 48 del Estatuto de la Corte y los artículos 73, 74 y 75 del Reglamento de la Corte,

Dicta la siguiente Providencia:

1. El 29 de diciembre de 2023, la República de Sudáfrica (en lo sucesivo, “Sudáfrica”) presentó en la Secretaría de la Corte una Solicitud por la que se incoaba un procedimiento contra el Estado de Israel (en lo sucesivo, “Israel”) en relación con supuestas violaciones en la Franja de Gaza de las obligaciones contraídas en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (en lo sucesivo, la “Convención sobre el Genocidio” o la “Convención”).

2. Al final de su Demanda, Sudáfrica

“solicita respetuosamente a la Corte que adjudique y declare

(1) que la República de Sudáfrica y el Estado de Israel tienen cada uno el deber de actuar de conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, en relación con los miembros del grupo palestino, de tomar todas las medidas razonables a su alcance para prevenir el genocidio; y

(2) que el Estado de Israel

(a) ha violado y continúa violando sus obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio, en particular las obligaciones previstas en el artículo I, leído conjuntamente con el artículo II, y en los artículos III (a), III (b), III (c), III (d), III (e), IV, V y VI;

(b) deben cesar inmediatamente cualesquiera actos y medidas que infrinjan dichas obligaciones, incluidos aquellos actos o medidas que puedan matar o seguir matando palestinos, o causar o seguir causando graves daños físicos o mentales a los palestinos o infligir deliberadamente a su grupo o seguir infligiendo a su grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial, y respetar plenamente sus obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio, en particular las obligaciones previstas en los artículos I, III (a), III (b), III (c), III (d), III (e), IV, V y VI;

(c) deben garantizar que las personas que cometan genocidio, conspiren para cometer genocidio, inciten directa y públicamente al genocidio, intenten cometer genocidio y sean cómplices de genocidio en contravención de lo dispuesto en los artículos I, III a), III b), III c), III d) y III e) sean castigadas por un tribunal nacional o internacional competente, como exigen los artículos I, IV, V y VI;

(d) a tal fin y en cumplimiento de las obligaciones derivadas de los artículos I, IV, V y VI, debe recoger y conservar pruebas y garantizar, permitir y/o no inhibir directa o indirectamente la recogida y conservación de pruebas de los actos genocidas cometidos contra los palestinos en Gaza, incluidos los miembros del grupo desplazado de Gaza;

(e) debe cumplir las obligaciones de reparación en interés de las víctimas palestinas, lo que incluye, entre otras cosas, permitir el regreso seguro y digno de los palestinos desplazados por la fuerza y/o secuestrados a sus hogares, el respeto de sus plenos derechos humanos y la protección contra nuevas discriminaciones, persecuciones y otros actos conexos, y proporcionar la reconstrucción de lo que ha destruido en Gaza, de conformidad con la obligación de prevenir el genocidio en virtud del artículo I; y

(f) debe ofrecer seguridades y garantías de no repetición de las violaciones de la Convención sobre el Genocidio, en particular las obligaciones previstas en los artículos I, III a), III b), III c), III d), III e), IV, V y VI”.

3. En su Demanda, Sudáfrica pretende fundar la competencia de la Corte en el artículo 36, párrafo 1, del Estatuto de la Corte y en el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio.

4. La Demanda contenía una Solicitud de indicación de medidas provisionales presentada con referencia al artículo 41 del Estatuto y a los artículos 73, 74 y 75 del Reglamento de la Corte.

5. Al final de su Solicitud, Sudáfrica pidió a la Corte que indicara las siguientes medidas provisionales:

“(1) El Estado de Israel suspenderá inmediatamente sus operaciones militares en y contra Gaza.

(2) El Estado de Israel se asegurará de que las unidades armadas militares o irregulares que puedan estar dirigidas, apoyadas o influenciadas por él, así como las organizaciones y personas que puedan estar sujetas a su control, dirección o influencia, no tomen ninguna medida para promover las operaciones militares mencionadas [en] el punto (1) anterior.

(3) La República de Sudáfrica y el Estado de Israel, de conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptarán, en relación con el pueblo palestino, todas las medidas razonables a su alcance para prevenir el genocidio.

(4) El Estado de Israel, de conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, en relación con el pueblo palestino como grupo protegido por la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, desistirá de cometer todos y cada uno de los actos comprendidos en el ámbito del artículo II de la Convención, en particular

(a) matar a miembros del grupo

(b) causar lesiones corporales o mentales graves a los miembros del grupo;

(c) someter deliberadamente al grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; y

(d) imponer medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo.

(5) El Estado de Israel, de conformidad con el punto (4) (c) anterior, en relación con los palestinos, desistirá y tomará todas las medidas a su alcance, incluida la revocación de las órdenes pertinentes, de las restricciones y/o de las prohibiciones para impedir

(a) la expulsión y el desplazamiento forzoso de sus hogares;

(b) la privación de:

(i) el acceso a alimentos y agua adecuados

(ii) el acceso a la asistencia humanitaria, incluido el acceso a combustible, refugio, ropa, higiene y saneamiento adecuados;

(iii) suministros y asistencia médica; y

(c) la destrucción de la vida palestina en Gaza.

(6) El Estado de Israel garantizará, en relación con los palestinos, que sus militares, así como cualesquiera unidades armadas irregulares o individuos que puedan ser dirigidos, apoyados o influenciados de otro modo por él y cualesquiera organizaciones y personas que puedan estar sujetas a su control, dirección o influencia, no cometan ninguno de los actos descritos en los apartados (4) y (5) anteriores ni participen en incitación directa y pública a cometer genocidio, conspiración para cometer genocidio, tentativa de cometer genocidio o complicidad en genocidio, y en la medida en que participen en ellos, que se adopten medidas para su castigo de conformidad con los artículos I, II, III y IV de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

(7) El Estado de Israel adoptará medidas eficaces para impedir la destrucción y garantizar la conservación de las pruebas relacionadas con las alegaciones de actos comprendidos en el ámbito del artículo II de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio; a tal fin, el Estado de Israel no actuará para denegar o restringir de otro modo el acceso de las misiones de investigación, los mandatos internacionales y otros organismos a Gaza para ayudar a garantizar la conservación y retención de dichas pruebas.

(8) El Estado de Israel presentará un informe a la Corte sobre todas las medidas adoptadas para dar efecto a la presente Providencia en el plazo de una semana, a partir de la fecha de la presente Providencia, y posteriormente a los intervalos regulares que la Corte ordene, hasta que la Corte dicte una resolución definitiva sobre el caso.

(9) El Estado de Israel se abstendrá de cualquier acción y se asegurará de que no se tome ninguna acción que pueda agravar o extender la disputa ante el Tribunal o hacerla más difícil de resolver.”

6. El Secretario Adjunto comunicó inmediatamente al Gobierno de Israel la demanda que contenía la solicitud de indicación de medidas provisionales, de conformidad con el artículo 40, párrafo 2, del Estatuto de la Corte y el artículo 73, párrafo 2, del Reglamento de la Corte. Asimismo, notificó al Secretario General de las Naciones Unidas la presentación por Sudáfrica de la Demanda y de la Solicitud de indicación de medidas provisionales.

7. A la espera de la notificación prevista en el artículo 40, párrafo 3, del Estatuto de la Corte, el Secretario Adjunto informó a todos los Estados con derecho a comparecer ante la Corte de la presentación de la Demanda y de la Solicitud de indicación de medidas provisionales mediante carta de fecha 3 de enero de 2024.

8. Dado que la Corte no contaba entre sus miembros con ningún juez de la nacionalidad de ninguna de las Partes, cada Parte procedió a ejercer el derecho que le confiere el artículo 31 del Estatuto de la Corte de elegir un juez ad hoc para conocer del caso. Sudáfrica eligió al Sr. Dikgang Ernest Moseneke e Israel al Sr. Aharon Barak.

9. Mediante escritos de 29 de diciembre de 2023, el Secretario Adjunto informó a las Partes de que, de conformidad con el artículo 74, párrafo 3, de su Reglamento, la Corte había fijado los días 11 y 12 de enero de 2024 como fechas para la celebración del juicio oral sobre la solicitud de indicación de medidas provisionales.

10. En las audiencias públicas, las observaciones orales sobre la solicitud de indicación de medidas provisionales fueron presentadas por:

En nombre de Sudáfrica: S.E. Sr. Vusimuzi Madonsela,

S.E. Sr. Ronald Lamola,

Sra. Adila Hassim,

Sr. Tembeka Ngcukaitobi,

Sr. John Dugard,

Sr. Max du Plessis,

Sra. Blinne Ni Ghralaigh,

Sr. Vaughan Lowe.

En nombre de Israel Sr. Tal Becker,

Sr. Malcolm Shaw,

Sra. Galit Raguan,

Sr. Omri Sender,

Sr. Christopher Staker, Sr. Gilad Noam.

11. Al final de sus observaciones orales, Sudáfrica solicitó al Tribunal que indicara las siguientes medidas provisionales:

“(1) El Estado de Israel suspenderá inmediatamente sus operaciones militares en y contra Gaza.

(2) El Estado de Israel se asegurará de que las unidades armadas militares o irregulares que puedan estar dirigidas, apoyadas o influenciadas por él, así como las organizaciones y personas que puedan estar sujetas a su control, dirección o influencia, no tomen ninguna medida para promover las operaciones militares mencionadas [en] el punto (1) anterior.

(3) La República de Sudáfrica y el Estado de Israel, de conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptarán, en relación con el pueblo palestino, todas las medidas razonables a su alcance para prevenir el genocidio.

(4) El Estado de Israel, de conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, en relación con el pueblo palestino como grupo protegido por la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, desistirá de cometer todos y cada uno de los actos comprendidos en el ámbito del artículo II de la Convención, en particular

(a) matar a miembros del grupo

(b) causar lesiones corporales o mentales graves a los miembros del grupo;

(c) someter deliberadamente al grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; y

(d) imponer medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo.

(5) El Estado de Israel, de conformidad con el punto (4) (c) anterior, en relación con los palestinos, desistirá y tomará todas las medidas a su alcance, incluida la revocación de las órdenes pertinentes, de las restricciones y/o de las prohibiciones para impedir

(a) la expulsión y el desplazamiento forzoso de sus hogares;

(b) la privación de:

(i) el acceso a alimentos y agua adecuados

(ii) el acceso a la asistencia humanitaria, incluido el acceso a combustible, refugio, ropa, higiene y saneamiento adecuados;

(iii) suministros y asistencia médica; y

(c) la destrucción de la vida palestina en Gaza.

(6) El Estado de Israel garantizará, en relación con los palestinos, que sus militares, así como cualesquiera unidades armadas irregulares o individuos que puedan ser dirigidos, apoyados o influenciados de otro modo por él y cualesquiera organizaciones y personas que puedan estar sujetas a su control, dirección o influencia, no cometan ninguno de los actos descritos en los apartados (4) y (5) anteriores ni participen en incitación directa y pública a cometer genocidio, conspiración para cometer genocidio, tentativa de cometer genocidio o complicidad en genocidio, y en la medida en que participen en ellos, que se adopten medidas para su castigo de conformidad con los artículos I, II, III y IV de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.

(7) El Estado de Israel adoptará medidas eficaces para impedir la destrucción y garantizar la conservación de las pruebas relacionadas con las alegaciones de actos comprendidos en el ámbito del artículo II de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio; a tal fin, el Estado de Israel no actuará para denegar o restringir de otro modo el acceso de las misiones de investigación, los mandatos internacionales y otros organismos a Gaza para ayudar a garantizar la conservación y retención de dichas pruebas.

(8) El Estado de Israel presentará un informe a la Corte sobre todas las medidas adoptadas para dar efecto a la presente Providencia en el plazo de una semana, a partir de la fecha de la presente Providencia, y posteriormente a los intervalos regulares que la Corte ordene, hasta que la Corte dicte una resolución definitiva sobre el caso, y que dichos informes serán publicados por la Corte.

(9) El Estado de Israel se abstendrá de cualquier acción y se asegurará de que no se tome ninguna acción que pueda agravar o extender la disputa ante la Corte o hacerla más difícil de resolver.”

12. Al final de sus observaciones orales, Israel solicitó al Tribunal que

“(1) [r]echazar la solicitud de indicación de medidas provisionales presentada por Sudáfrica; y

(2) [r]etire el caso de la Lista General”.

*

*

*

I. INTRODUCCIÓN

13. El Tribunal comienza recordando el contexto inmediato en el que se le presentó el presente caso. El 7 de octubre de 2023, Hamás y otros grupos armados presentes en la Franja de Gaza llevaron a cabo un ataque en Israel, matando a más de 1.200 personas, hiriendo a miles y secuestrando a unas 240 personas, muchas de las cuales continúan retenidas como rehenes. Tras este ataque, Israel lanzó una operación militar a gran escala en Gaza, por tierra, mar y aire, que está causando víctimas civiles masivas, una amplia destrucción de infraestructuras civiles y el desplazamiento de la inmensa mayoría de la población de Gaza (véase el párrafo 46). El Tribunal es plenamente consciente de la magnitud de la tragedia humana que se está desarrollando en la región y está profundamente preocupado por la continua pérdida de vidas y el sufrimiento humano.

14. El conflicto en curso en Gaza se ha abordado en el marco de varios órganos y organismos especializados de las Naciones Unidas. En particular, la Asamblea General de las Naciones Unidas (véanse la resolución A/RES/ES-10/21, aprobada el 27 de octubre de 2023, y la resolución A/RES/ES-10/22, aprobada el 12 de diciembre de 2023) y el Consejo de Seguridad (véanse la resolución S/RES/2712 (2023), aprobada el 15 de noviembre de 2023, y la resolución S/RES/2720 (2023), aprobada el 22 de diciembre de 2023) han aprobado resoluciones en las que se hace referencia a numerosos aspectos del conflicto. Sin embargo, el alcance del presente caso sometido al Tribunal es limitado, ya que Sudáfrica ha incoado este procedimiento en virtud de la Convención sobre el Genocidio.

II. JURISDICCIÓN PRIMA FACIE

1. 1. Observaciones preliminares

15. El Tribunal sólo puede indicar medidas provisionales si las disposiciones invocadas por el demandante parecen, prima facie, constituir una base sobre la que podría fundarse su competencia, pero no es necesario que se cerciore de manera definitiva de que es competente en cuanto al fondo del asunto (véase Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Recueil 2022 (I), pp. 217-218, párr. 24).

16. En el presente caso, Sudáfrica pretende fundar la competencia de la Corte en el párrafo 1 del artículo 36 del Estatuto de la Corte y en el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio (véase el párrafo 3 supra). Por consiguiente, la Corte debe determinar en primer lugar si esas disposiciones le confieren prima facie competencia para pronunciarse sobre el fondo del asunto, permitiéndole -si se cumplen los demás requisitos necesarios- indicar medidas provisionales.

17. El artículo IX de la Convención contra el Genocidio dispone

“Las controversias entre las Partes Contratantes relativas a la interpretación, aplicación o cumplimiento de la presente Convención, incluidas las relativas a la responsabilidad de un Estado por genocidio o por cualquiera de los demás actos enumerados en el artículo III, serán sometidas a la Corte Internacional de Justicia a petición de cualquiera de las partes en la controversia.”

18. Sudáfrica e Israel son partes en la Convención sobre el Genocidio. Israel depositó su instrumento de ratificación el 9 de marzo de 1950 y Sudáfrica depositó su instrumento de adhesión el 10 de diciembre de 1998. Ninguna de las Partes ha formulado reservas al artículo IX ni a ninguna otra disposición del Convenio.

2. Existencia de una controversia relativa a la interpretación, aplicación o cumplimiento de la Convención sobre el Genocidio

19. El artículo IX del Convenio sobre genocidio supedita la competencia del Tribunal a la existencia de una controversia relativa a la interpretación, aplicación o cumplimiento del Convenio. Una controversia es “un desacuerdo sobre una cuestión de derecho o de hecho, un conflicto de opiniones jurídicas o de intereses” entre las partes (Mavrommatis Palestine Concessions, Sentencia núm. 2, 1924, P.C.I.J., Serie A, núm. 2, p. 11). Para que exista una controversia, “[d]ebe demostrarse que la pretensión de una parte cuenta con la oposición positiva de la otra” (África Sudoccidental (Etiopía c. Sudáfrica; Liberia c. Sudáfrica), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 1962, p. 328). Las dos partes deben “‘sostener puntos de vista claramente opuestos sobre la cuestión del cumplimiento o incumplimiento de ciertas’ obligaciones internacionales” (Supuestas Violaciones de Derechos Soberanos y Espacios Marítimos en el Mar Caribe (Nicaragua c. Colombia), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2016 (I), p. 26, párr. 50, citando Interpretación de los Tratados de Paz con Bulgaria, Hungría y Rumanía, Primera Fase, Opinión Consultiva, I.C.J. Reports 1950, p. 74). Para determinar si existe una controversia en el presente caso, el Tribunal no puede limitarse a constatar que una de las Partes sostiene que el Convenio es aplicable, mientras que la otra lo niega (véase Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Recueil 2022 (I), pp. 218-219, párr. 28).

20. Dado que Sudáfrica ha invocado como fundamento de la competencia del Tribunal la cláusula compromisoria de la Convención sobre el Genocidio, el Tribunal también debe determinar, en la fase actual del procedimiento, si parece que los actos y omisiones denunciados por la demandante pueden estar comprendidos en el ámbito de aplicación de dicha Convención ratione materiae (véase Alegaciones de genocidio en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. la Federación de Rusia), Medidas provisionales, auto de 20 de marzo de 2022, I.C.J. Reports 2022 (I), pp. 218-219, párr. 28). Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Recueil 2022 (I), p. 219, párr. 29).

* *

21. Sudáfrica sostiene que existe una disputa con Israel relativa a la interpretación, aplicación y cumplimiento de la Convención sobre el Genocidio. Afirma que, antes de la presentación de su solicitud, Sudáfrica expresó reiterada y urgentemente su preocupación, en declaraciones públicas y en diversos foros multilaterales, incluidos el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas, de que las acciones de Israel en Gaza equivalen a un genocidio contra el pueblo palestino. En particular, como se indica en un comunicado de prensa emitido el 10 de noviembre de 2023 por el Departamento de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica, el Director General del Departamento se reunió con el Embajador de Israel en Sudáfrica el 9 de noviembre de 2023 y le informó de que, si bien Sudáfrica “condenaba los ataques contra civiles por parte de Hamás”, consideraba que la respuesta de Israel al ataque del 7 de octubre de 2023 era ilegal y tenía la intención de remitir la situación en Palestina a la Corte Penal Internacional, pidiendo que se investigara a los dirigentes de Israel por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio. Además, en la reanudación de la 10ª sesión especial de emergencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 12 de diciembre de 2023, en la que Israel estuvo representado, el representante de Sudáfrica ante las Naciones Unidas declaró específicamente que “los acontecimientos de las últimas seis semanas en Gaza han ilustrado que Israel está actuando en contra de sus obligaciones en términos de la Convención sobre el Genocidio”. El demandante considera que la disputa entre las Partes ya había cristalizado en ese momento. Según Sudáfrica, Israel negó la acusación de genocidio en un documento publicado por su Ministerio de Asuntos Exteriores el 6 de diciembre de 2023 y actualizado el 8 de diciembre de 2023, titulado “Hamas-Israel Conflict 2023: Preguntas frecuentes”, en el que se afirmaba en particular que “[l]a acusación de genocidio contra Israel no sólo es totalmente infundada como cuestión de hecho y de derecho, sino que es moralmente repugnante”. La demandante menciona asimismo que, el 21 de diciembre de 2023, el Departamento de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica envió una nota verbal a la Embajada de Israel en Pretoria. Afirma que, en esta Nota Verbal, reiteró su opinión de que los actos de Israel en Gaza equivalían a genocidio y que Sudáfrica tenía la obligación de impedir que se cometiera genocidio. La demandante afirma que Israel respondió mediante una Nota Verbal de 27 de diciembre de 2023. Sostiene, sin embargo, que Israel, en dicha Nota Verbal, no abordó las cuestiones planteadas por Sudáfrica.

22. La demandante alega además que al menos algunos de los actos cometidos por Israel en Gaza, tras el ataque del 7 de octubre de 2023, si no todos, están comprendidos en las disposiciones de la Convención sobre el genocidio. Alega que, en contravención del artículo I de la Convención, Israel “ha perpetrado y está perpetrando actos genocidas identificados en el artículo II” de la Convención y que “Israel, sus funcionarios y/o agentes, han actuado con la intención de destruir a los palestinos de Gaza, parte de un grupo protegido en virtud de la Convención sobre el Genocidio”. Los actos en cuestión, según Sudáfrica, incluyen matar a palestinos en Gaza, causarles graves daños físicos y mentales, infligirles condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física y el desplazamiento forzoso de personas en Gaza. Sudáfrica alega además que Israel “no ha impedido ni castigado: el genocidio, la conspiración para cometer genocidio, la incitación directa y pública al genocidio, la tentativa de genocidio y la complicidad en el genocidio, en contra de lo dispuesto en los artículos III y IV de la Convención sobre el Genocidio”.

*

23. Israel sostiene que Sudáfrica no ha demostrado la competencia prima facie del Tribunal en virtud del artículo IX de la Convención sobre el Genocidio. En primer lugar, sostiene que no existe controversia entre las Partes porque Sudáfrica no dio a Israel una oportunidad razonable de responder a las alegaciones de genocidio antes de que Sudáfrica presentara su demanda. Israel sostiene que, por un lado, las declaraciones públicas de Sudáfrica acusando a Israel de genocidio y la remisión de la situación en Palestina a la Corte Penal Internacional y, por otro lado, el documento publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, que no iba dirigido directa ni siquiera indirectamente a Sudáfrica, no son suficientes para probar la existencia de una “oposición positiva” de opiniones, tal como exige la jurisprudencia del Tribunal. La Demandada subraya que, en la Nota Verbal de la Embajada de Israel en Pretoria al Departamento de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica, de fecha 27 de diciembre de 2023, en respuesta a la Nota Verbal de Sudáfrica, de fecha 21 de diciembre de 2023, Israel había sugerido una reunión entre las Partes para discutir las cuestiones planteadas por Sudáfrica, pero argumenta que este intento de entablar un diálogo fue ignorado por Sudáfrica en el momento pertinente. Israel considera que las afirmaciones unilaterales de Sudáfrica contra Israel, en ausencia de cualquier interacción bilateral entre los dos Estados antes de la presentación de la Solicitud, no son suficientes para establecer la existencia de una disputa de conformidad con el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio.

24. Israel sostiene además que los actos denunciados por Sudáfrica no pueden quedar comprendidos en las disposiciones de la Convención sobre el Genocidio porque no se ha probado, ni siquiera prima facie, la necesaria intención específica de destruir, total o parcialmente, al pueblo palestino como tal. Según Israel, tras las atrocidades cometidas el 7 de octubre de 2023, frente a los ataques indiscriminados con cohetes de Hamás contra Israel, actuó con la intención de defenderse, poner fin a las amenazas en su contra y rescatar a los rehenes. Israel añade además que sus prácticas de mitigar los daños a civiles y de facilitar la asistencia humanitaria demuestran la ausencia de cualquier intención genocida. Israel afirma que cualquier examen minucioso de las decisiones oficiales en relación con el conflicto de Gaza adoptadas por las autoridades competentes de Israel desde el estallido de la guerra, en particular las decisiones adoptadas por el Comité Ministerial de Asuntos de Seguridad Nacional y el Gabinete de Guerra, así como por la Dirección de Operaciones de las Fuerzas de Defensa de Israel, muestra el énfasis puesto en la necesidad de evitar daños a los civiles y de facilitar la ayuda humanitaria. En su opinión, queda así claramente demostrado que tales decisiones carecían de intención genocida.

* *

25. El Tribunal recuerda que, a los efectos de decidir si existía una controversia entre las Partes en el momento de la presentación de la Demanda, tiene en cuenta en particular cualesquiera declaraciones o documentos intercambiados entre las Partes, así como cualesquiera intercambios realizados en entornos multilaterales. Para ello, presta especial atención al autor de la declaración o documento, a su destinatario previsto o real y a su contenido. La existencia de una controversia es una cuestión que el Tribunal debe determinar objetivamente; es una cuestión de fondo, y no una cuestión de forma o de procedimiento (véase Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Recueil 2022 (I), pp. 220-221, párr. 35).

26. El Tribunal observa que Sudáfrica emitió declaraciones públicas en diversos entornos multilaterales y bilaterales en las que expresó su opinión de que, a la luz de la naturaleza, el alcance y la extensión de las operaciones militares de Israel en Gaza, las acciones de Israel equivalían a violaciones de sus obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio. Por ejemplo, en la reanudación de la 10ª sesión especial de emergencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 12 de diciembre de 2023, en la que Israel estuvo representado, el representante de Sudáfrica ante las Naciones Unidas declaró que “los acontecimientos de las últimas seis semanas en Gaza han ilustrado que Israel está actuando en contra de sus obligaciones en términos de la Convención sobre el Genocidio”. Sudáfrica recordó esta declaración en su Nota Verbal de 21 de diciembre de 2023 a la Embajada de Israel en Pretoria.

27. El Tribunal señala que Israel desestimó cualquier acusación de genocidio en el contexto del conflicto de Gaza en un documento publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí el 6 de diciembre de 2023, que posteriormente fue actualizado y reproducido en el sitio web de las Fuerzas de Defensa de Israel el 15 de diciembre de 2023 bajo el título “La guerra contra Hamás: Respondiendo a sus preguntas más apremiantes”, en el que se afirmaba que “la acusación de genocidio contra Israel no sólo es totalmente infundada como cuestión de hecho y de derecho, sino que es moralmente repugnante”. En el documento, Israel también afirmaba que “[l]a acusación de genocidio… no sólo es incoherente desde el punto de vista jurídico y fáctico, sino que es obscena” y que no existía “ninguna base válida, de hecho o de derecho, para la escandalosa acusación de genocidio”.

28. A la luz de lo anterior, el Tribunal considera que las Partes parecen mantener puntos de vista claramente opuestos en cuanto a si ciertos actos u omisiones supuestamente cometidos por Israel en Gaza equivalen a violaciones por parte de este último de sus obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio. El Tribunal considera que los elementos mencionados son suficientes en esta fase para establecer prima facie la existencia de una controversia entre las Partes relativa a la interpretación, aplicación o cumplimiento de la Convención sobre el Genocidio.

29. En cuanto a si los actos y omisiones denunciados por la demandante parecen poder estar comprendidos en las disposiciones de la Convención sobre el Genocidio, el Tribunal recuerda que Sudáfrica considera a Israel responsable de cometer genocidio en Gaza y de no prevenir ni castigar los actos genocidas. Sudáfrica sostiene que Israel también ha violado otras obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio, incluidas las relativas a “conspiración para cometer genocidio, incitación directa y pública al genocidio, tentativa de genocidio y complicidad en genocidio”.

30. En la fase actual del procedimiento, el Tribunal no está obligado a determinar si se han producido violaciones de las obligaciones de Israel en virtud de la Convención sobre el Genocidio. El Tribunal sólo podría llegar a tal conclusión en la fase de examen del fondo del presente asunto. Como ya se ha señalado (véase el párrafo 20 supra), en la fase de dictar una providencia sobre una solicitud de indicación de medidas provisionales, la tarea del Tribunal consiste en establecer si los actos y omisiones denunciados por el demandante parecen poder estar comprendidos en las disposiciones del Convenio sobre el genocidio (cf. Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Reports 2022 (I), p. 222, párr. 43). 43). En opinión del Tribunal, al menos algunos de los actos y omisiones que Sudáfrica alega que Israel cometió en Gaza parecen poder estar comprendidos en las disposiciones del Convenio.

3. Conclusión sobre la competencia prima facie

31. A la luz de lo anterior, el Tribunal concluye que, prima facie, tiene competencia en virtud del artículo IX de la Convención sobre el Genocidio para conocer del caso.

32. Dada la conclusión anterior, el Tribunal considera que no puede acceder a la solicitud de Israel de que el caso sea retirado de la Lista General.

III. LEGITIMACIÓN DE SUDÁFRICA

33. El Tribunal observa que la Demandada no impugnó la legitimación de la Demandante en el presente procedimiento. Recuerda que, en el asunto relativo a la Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Gambia c. Myanmar), en el que también se invocó el artículo IX de la Convención sobre el Genocidio, observó que todos los Estados Partes en la Convención tienen un interés común en garantizar la prevención, la represión y la sanción del genocidio, comprometiéndose a cumplir las obligaciones contenidas en la Convención. Tal interés común implica que las obligaciones en cuestión son debidas por cualquier Estado parte a todos los demás Estados partes en la convención pertinente; son obligaciones erga omnes partes, en el sentido de que cada Estado parte tiene un interés en su cumplimiento en cualquier caso concreto. El interés común en el cumplimiento de las obligaciones pertinentes en virtud del Convenio sobre Genocidio implica que cualquier Estado parte, sin distinción, tiene derecho a invocar la responsabilidad de otro Estado parte por un supuesto incumplimiento de sus obligaciones erga omnes partes. En consecuencia, el Tribunal declaró que cualquier Estado parte en el Convenio sobre el genocidio puede invocar la responsabilidad de otro Estado parte, incluso mediante la incoación de un procedimiento ante el Tribunal, con miras a determinar el presunto incumplimiento de sus obligaciones erga omnes partes en virtud del Convenio y a poner fin a ese incumplimiento (Aplicación del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Gambia c. Myanmar), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2022 (II), pp. 516-517, párrs. 107-108 y 112).

34. El Tribunal concluye, prima facie, que Sudáfrica está legitimada para someterle el litigio con Israel relativo a las supuestas violaciones de las obligaciones derivadas de la Convención sobre el Genocidio.

IV. LOS DERECHOS CUYA PROTECCIÓN SE SOLICITA Y EL VÍNCULO ENTRE TALES DERECHOS Y LAS MEDIDAS SOLICITADAS

35. La facultad de la Corte de indicar medidas provisionales en virtud del artículo 41 del Estatuto tiene por objeto la preservación de los derechos respectivos reivindicados por las partes en un asunto, en espera de su decisión sobre el fondo del mismo. De ello se desprende que el Tribunal debe preocuparse por preservar, mediante tales medidas, los derechos que posteriormente pueda considerar que pertenecen a cualquiera de las partes. Por consiguiente, el Tribunal sólo puede ejercer esta facultad si está convencido de que los derechos invocados por la parte que solicita tales medidas son al menos plausibles (véase, por ejemplo, Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, Recueil 2022 (I), p. 223, párr. 50). 50).

36. En esta fase del procedimiento, sin embargo, el Tribunal no está llamado a determinar definitivamente si los derechos que Sudáfrica desea ver protegidos existen. Sólo debe decidir si los derechos reivindicados por Sudáfrica, y cuya protección solicita, son plausibles. Además, debe existir un vínculo entre los derechos cuya protección se solicita y las medidas provisionales que se solicitan (Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Reports 2022 (I), p. 224, párr. 51).

* *

37. Sudáfrica argumenta que pretende proteger los derechos de los palestinos de Gaza, así como sus propios derechos en virtud de la Convención sobre el Genocidio. Se refiere a los derechos de los palestinos de la Franja de Gaza a ser protegidos de actos de genocidio, tentativa de genocidio, incitación directa y pública a cometer genocidio, complicidad en genocidio y conspiración para cometer genocidio. La demandante alega que el Convenio prohíbe la destrucción de un grupo o parte del mismo, y afirma que los palestinos de la Franja de Gaza, por su pertenencia a un grupo, “están protegidos por el Convenio, al igual que el propio grupo”. Sudáfrica también argumenta que pretende proteger su propio derecho a salvaguardar el cumplimiento de la Convención sobre el Genocidio. Sudáfrica sostiene que los derechos en cuestión son “al menos plausibles”, ya que están “fundamentados en una posible interpretación” de la Convención sobre el Genocidio.

38. Sudáfrica afirma que las pruebas de que dispone el Tribunal “muestran de manera incontrovertible un patrón de conducta y una intención conexa que justifican una alegación plausible de actos de genocidio”. Alega, en particular, la comisión de los siguientes actos con intención genocida: matar, causar graves daños corporales y mentales, infligir al grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial, e imponer medidas destinadas a impedir los nacimientos dentro del grupo. Según Sudáfrica, la intención genocida es evidente por la forma en que se está llevando a cabo el ataque militar de Israel, por el claro patrón de conducta de Israel en Gaza y por las declaraciones realizadas por funcionarios israelíes en relación con la operación militar en la Franja de Gaza. El demandante también sostiene que “la omisión intencionada del Gobierno de Israel de condenar, prevenir y castigar dicha incitación genocida constituye en sí misma una grave violación de la Convención sobre el Genocidio”.

Sudáfrica subraya que cualquier intención declarada por el demandado de destruir a Hamás no excluye la intención genocida de Israel hacia la totalidad o parte del pueblo palestino en Gaza.

*

39. Israel afirma que, en la fase de medidas provisionales, la Corte debe establecer que los derechos reclamados por las partes en un caso son plausibles, pero “[s]in declarar que los derechos reclamados son plausibles es insuficiente”. Según la Demandada, el Tribunal también tiene que considerar las alegaciones de hecho en el contexto pertinente, incluida la cuestión de la posible violación de los derechos reclamados.

40. Israel sostiene que el marco jurídico apropiado para el conflicto de Gaza es el del Derecho internacional humanitario y no el de la Convención sobre el genocidio. Sostiene que, en situaciones de guerra urbana, las bajas civiles pueden ser una consecuencia no intencionada del uso legítimo de la fuerza contra objetivos militares, y no constituyen actos genocidas. Israel considera que Sudáfrica ha tergiversado los hechos sobre el terreno y observa que sus esfuerzos por mitigar el daño cuando lleva a cabo operaciones y por aliviar las penurias y el sufrimiento mediante actividades humanitarias en Gaza sirven para disipar -o al menos, militan contra- cualquier alegación de intención genocida. Según la Demandada, las declaraciones de funcionarios israelíes presentadas por Sudáfrica son “engañosas en el mejor de los casos” y “no se ajustan a la política del Gobierno”. Israel también llamó la atención sobre el reciente anuncio de su Fiscal General de que “[c]ualquier declaración en la que se pida, entre otras cosas, un daño intencionado a civiles . . puede constituir un delito, incluido el delito de incitación” y que “actualmente, las autoridades policiales israelíes están examinando varios casos de este tipo”. En opinión de Israel, ni esas declaraciones ni su pauta de conducta en la Franja de Gaza dan lugar a una “inferencia plausible” de intención genocida. En cualquier caso, Israel sostiene que, dado que el propósito de las medidas provisionales es preservar los derechos de ambas partes, el Tribunal debe, en el presente caso, considerar y “equilibrar” los derechos respectivos de Sudáfrica e Israel. El Demandado subraya que tiene la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos, incluidos los capturados y mantenidos como rehenes como resultado del ataque que tuvo lugar el 7 de octubre de 2023. En consecuencia, afirma que su derecho a la legítima defensa es fundamental para cualquier evaluación de la presente situación.

* *

41. El Tribunal recuerda que, de conformidad con el artículo I de la Convención, todos los Estados partes en ella se han comprometido a “prevenir y sancionar” el crimen de genocidio. El artículo II dispone que

“se entenderá por genocidio cualquiera de los actos siguientes cometidos con la intención de destruir, total

total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:

(a) Matanza de miembros del grupo;

(b) Causar graves daños físicos o mentales a miembros del grupo;

(c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;

(d) Imponer medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;

(e) Trasladar por la fuerza a niños del grupo a otro grupo”.

42. De conformidad con el artículo III de la Convención sobre el genocidio, la Convención también prohíbe los siguientes actos: conspiración para cometer genocidio (apartado b) del artículo III), incitación directa y pública a cometer genocidio (apartado c) del artículo III), tentativa de cometer genocidio (apartado d) del artículo III) y complicidad en genocidio (apartado e) del artículo III).

43. Las disposiciones del Convenio tienen por objeto proteger a los miembros de un grupo nacional, étnico, racial o religioso de actos de genocidio o de cualquier otro acto punible enumerado en el artículo III. El Tribunal considera que existe una correlación entre los derechos de los miembros de los grupos protegidos en virtud de la Convención sobre el Genocidio, las obligaciones que incumben a los Estados partes en la misma y el derecho de cualquier Estado parte a exigir su cumplimiento por otro Estado parte (Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Gambia c. Myanmar), Medidas provisionales, Providencia de 23 de enero de 2020, I.C.J. Reports 2020, p. 20, párr. 52).

44. El Tribunal recuerda que, para que los actos entren en el ámbito de aplicación del artículo II de la Convención,

“la intención debe ser destruir al menos una parte sustancial del grupo particular. Así lo exige la propia naturaleza del delito de genocidio: dado que el objeto y fin del Convenio en su conjunto es impedir la destrucción intencional de grupos, la parte atacada debe ser lo suficientemente significativa como para tener repercusiones en el grupo en su conjunto”. (Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Bosnia y Herzegovina c. Serbia y Montenegro), Sentencia, I.C.J. Recueil 2007 (I), p. 126, párr. 198.)

45. Los palestinos parecen constituir un “grupo nacional, étnico, racial o religioso” distinto y, por tanto, un grupo protegido en el sentido del artículo II de la Convención sobre el Genocidio. El Tribunal observa que, según fuentes de las Naciones Unidas, la población palestina de la Franja de Gaza comprende más de 2 millones de personas. Los palestinos de la Franja de Gaza constituyen una parte sustancial del grupo protegido.

46. El Tribunal observa que la operación militar llevada a cabo por Israel tras el ataque del 7 de octubre de 2023 ha causado un gran número de muertos y heridos, así como la destrucción masiva de viviendas, el desplazamiento forzoso de la gran mayoría de la población y grandes daños a la infraestructura civil. Aunque las cifras relativas a la Franja de Gaza no pueden verificarse de forma independiente, la información reciente indica que 25.700 palestinos han muerto, se han registrado más de 63.000 heridos, más de 360.000 viviendas han quedado destruidas o parcialmente dañadas y aproximadamente 1,7 millones de personas han sido desplazadas internamente (véase Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH), Hostilidades en la Franja de Gaza e Israel – Repercusiones registradas, Día 109 (24 de enero de 2024)).

47. El Tribunal toma nota, a este respecto, de la declaración realizada por el Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, Sr. Martin Griffiths, el 5 de enero de 2024:

“Gaza se ha convertido en un lugar de muerte y desesperación.

. . . Las familias duermen a la intemperie mientras las temperaturas caen en picado. Las zonas donde se dijo a los civiles que se reubicaran por su seguridad han sido bombardeadas. Las instalaciones médicas sufren ataques incesantes. Los pocos hospitales que funcionan parcialmente están desbordados por los casos de traumatismo, carecen de todos los suministros necesarios y están inundados de personas desesperadas en busca de seguridad.

Se está produciendo una catástrofe sanitaria. Las enfermedades infecciosas se están propagando en los refugios superpoblados a medida que las alcantarillas se desbordan. Unas 180 mujeres palestinas dan a luz a diario en medio de este caos. La población se enfrenta a los mayores niveles de inseguridad alimentaria jamás registrados. La hambruna está a la vuelta de la esquina.

Para los niños en particular, las últimas 12 semanas han sido traumáticas: Sin comida. Sin agua. Sin escuela. Nada más que los aterradores sonidos de la guerra, día tras día.

Gaza se ha vuelto simplemente inhabitable. Sus habitantes son testigos de amenazas diarias a su propia existencia, mientras el mundo observa”. (OCHA, “UN relief chief: The war in Gaza must end”, Declaración de Martin Griffiths, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia, 5 de enero de 2024).

48. Tras una misión al norte de Gaza, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó de que, a 21 de diciembre de 2023:

“Un porcentaje sin precedentes del 93% de la población de Gaza se enfrenta a niveles de crisis de hambre, con alimentos insuficientes y altos niveles de malnutrición. Al menos 1 de cada 4 hogares se enfrenta a “condiciones catastróficas”: experimenta una falta extrema de alimentos e inanición y ha recurrido a la venta de sus posesiones y a otras medidas extremas para poder permitirse una simple comida. El hambre, la indigencia y la muerte son evidentes”. (OMS, “Lethal combination of hunger and disease to lead to more deaths in Gaza”, 21 de diciembre de 2023; véase también Programa Mundial de Alimentos, “Gaza on the brink as one in four people face extreme hunger”, 20 de diciembre de 2023).

49. El Tribunal toma nota además de la declaración emitida por el Comisionado General del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS), Sr. Philippe Lazzarini, el 13 de enero de 2024:

“Han pasado 100 días desde que comenzó la devastadora guerra, matando y desplazando a personas en Gaza, tras los horribles ataques que Hamás y otros grupos llevaron a cabo contra la población en Israel. Han sido 100 días de calvario y ansiedad para los rehenes y sus familias.

En los últimos 100 días, los bombardeos sostenidos en toda la Franja de Gaza han provocado el desplazamiento masivo de una población que se encuentra en un estado de cambio constante, desarraigada y obligada a marcharse de la noche a la mañana, sólo para trasladarse a lugares igual de inseguros. Ha sido el mayor desplazamiento del pueblo palestino desde 1948.

Esta guerra ha afectado a más de 2 millones de personas, toda la población de Gaza. Muchos llevarán cicatrices de por vida, tanto físicas como psicológicas. La gran mayoría, incluidos los niños, están profundamente traumatizados.

Los refugios del OOPS, superpoblados e insalubres, se han convertido en el “hogar” de más de 1,4 millones de personas. Carecen de todo, desde comida hasta higiene e intimidad. Viven en condiciones inhumanas, donde las enfermedades se propagan, incluso entre los niños. Viven en lo invivible, con el reloj avanzando rápidamente hacia la hambruna.

La situación de los niños en Gaza es especialmente desgarradora. Toda una generación de niños está traumatizada y tardará años en curarse. Miles han muerto, han quedado mutilados y huérfanos. Cientos de miles están privados de educación. Su futuro está en peligro, con consecuencias de largo alcance y duraderas”. (UNRWA, “La Franja de Gaza: 100 días de muerte, destrucción y desplazamiento”, Declaración de Philippe Lazzarini, Comisionado General de UNRWA, 13 de enero de 2024).

50. El Comisionado General del OOPS también declaró que la crisis de Gaza se ve “agravada por un lenguaje deshumanizador” (OOPS, “La Franja de Gaza: 100 días de muerte, destrucción y desplazamiento”, Declaración de Philippe Lazzarini, Comisionado General del OOPS, 13 de enero de 2024).

51. A este respecto, el Tribunal ha tomado nota de una serie de declaraciones realizadas por altos funcionarios israelíes. Llama la atención, en particular, sobre los siguientes ejemplos.

52. El 9 de octubre de 2023, el Sr. Yoav Gallant, Ministro de Defensa de Israel, anunció que había ordenado un “asedio total” de la ciudad de Gaza y que no habría “ni electricidad, ni alimentos, ni combustible” y que “todo [estaba] cerrado”. Al día siguiente, el ministro Gallant declaró, dirigiéndose a las tropas israelíes en la frontera de Gaza:

“He liberado todas las restricciones. . . Habéis visto contra qué luchamos. Estamos luchando contra animales humanos. Este es el ISIS de Gaza. Esto es contra lo que luchamos… Gaza no volverá a ser lo que era antes. No habrá Hamás. Lo eliminaremos todo. Si no tardamos un día, tardaremos una semana, tardaremos semanas o incluso meses, llegaremos a todos los sitios”.

El 12 de octubre de 2023, el Sr. Isaac Herzog, Presidente de Israel, declaró, refiriéndose a Gaza:

“Estamos trabajando, operando militarmente según las normas del derecho internacional. Inequívocamente. Es toda una nación la responsable. No es cierta esta retórica de que los civiles no son conscientes, no están implicados. Es absolutamente falso. Podrían haberse levantado. Podrían haber luchado contra ese régimen malvado que se apoderó de Gaza en un golpe de estado. Pero estamos en guerra. Estamos en guerra. Estamos en guerra. Estamos defendiendo nuestros hogares. Estamos protegiendo nuestros hogares. Esa es la verdad. Y cuando una nación protege su

hogar, lucha. Y lucharemos hasta romperles el espinazo”.

El 13 de octubre de 2023, el Sr. Israel Katz, entonces Ministro de Energía e Infraestructuras de Israel, declaró en X (antes Twitter):

“Lucharemos contra la organización terrorista Hamás y la destruiremos. Se ordena a toda la población civil de [G]aza que se marche inmediatamente. Ganaremos. No recibirán ni una gota de agua ni una sola batería hasta que abandonen el mundo”.

53. El Tribunal también toma nota de un comunicado de prensa de 16 de noviembre de 2023, emitido por 37 Relatores Especiales, Expertos Independientes y miembros de Grupos de Trabajo que forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en el que expresaban su alarma por la “retórica discerniblemente genocida y deshumanizadora procedente de altos funcionarios del Gobierno israelí”. Además, el 27 de octubre de 2023, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial observó que estaba “[m]uy preocupado por el fuerte aumento del discurso de odio racista y deshumanización dirigido a los palestinos desde el 7 de octubre”.

54. En opinión del Tribunal, los hechos y circunstancias mencionados anteriormente son suficientes para concluir que al menos algunos de los derechos reivindicados por Sudáfrica y para los que solicita protección son plausibles. Este es el caso con respecto al derecho de los palestinos de Gaza a ser protegidos de actos de genocidio y actos prohibidos conexos identificados en el artículo III, y el derecho de Sudáfrica a solicitar el cumplimiento por parte de Israel de las obligaciones de este último en virtud del Convenio.

55. El Tribunal pasa ahora a la condición del vínculo entre los derechos plausibles reivindicados por Sudáfrica y las medidas provisionales solicitadas.

* *

56. Sudáfrica considera que existe un vínculo entre los derechos cuya protección solicita y las medidas provisionales que solicita. Sostiene, en particular, que las seis primeras medidas provisionales se solicitaron para garantizar el cumplimiento por Israel de sus obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio, mientras que las tres últimas tienen por objeto proteger la integridad del procedimiento ante el Tribunal y el derecho de Sudáfrica a que su demanda se resuelva con equidad.

*

57. Israel considera que las medidas solicitadas van más allá de lo necesario para proteger los derechos con carácter provisional y, por lo tanto, no tienen relación con los derechos que se pretende proteger. El demandado sostiene, entre otras cosas, que la concesión de la primera y segunda medidas solicitadas por Sudáfrica (véase el párrafo 11 supra) invertiría la jurisprudencia del Tribunal, ya que esas medidas serían “para la protección de un derecho que no podría constituir la base de una sentencia en ejercicio de la jurisdicción en virtud del Convenio sobre Genocidio”.

*

*

58. El Tribunal ya ha constatado (véase párrafo 54 supra) que al menos algunos de los derechos alegados por Sudáfrica en virtud de la Convención sobre el Genocidio son plausibles.

59. El Tribunal considera que, por su propia naturaleza, al menos algunas de las medidas provisionales solicitadas por Sudáfrica tienen por objeto preservar los derechos plausibles que afirma sobre la base de la Convención sobre el Genocidio en el presente caso, a saber, el derecho de los palestinos de Gaza a ser protegidos de actos de genocidio y actos prohibidos conexos mencionados en el artículo III, y el derecho de Sudáfrica a exigir el cumplimiento por Israel de las obligaciones de este último en virtud de la Convención. Por lo tanto, existe un vínculo entre los derechos reclamados por Sudáfrica que el Tribunal ha considerado plausibles, y al menos algunas de las medidas provisionales solicitadas.

V. RIESGO DE PERJUICIO IRREPARABLE Y URGENCIA

60. La Corte, de conformidad con el artículo 41 de su Estatuto, está facultada para indicar medidas provisionales cuando pueda causarse un perjuicio irreparable a derechos que sean objeto de un procedimiento judicial o cuando la supuesta inobservancia de tales derechos pueda acarrear consecuencias irreparables (véase, por ejemplo, Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Reports 2022 (I), p. 226, párr. 65).

61. Sin embargo, la facultad del Tribunal para indicar medidas provisionales sólo se ejercerá si existe urgencia, en el sentido de que haya un riesgo real e inminente de que se cause un perjuicio irreparable a los derechos reclamados antes de que el Tribunal dicte su resolución definitiva. La condición de urgencia se cumple cuando los actos susceptibles de causar un perjuicio irreparable pueden “producirse en cualquier momento” antes de que el Tribunal adopte una decisión definitiva sobre el asunto (Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Recueil 2022 (I), p. 227, párr. 66). Por lo tanto, el Tribunal debe considerar si tal riesgo existe en esta etapa del procedimiento.

62. El Tribunal no está llamado, a efectos de su decisión sobre la solicitud de indicación de medidas provisionales, a constatar la existencia de incumplimientos de las obligaciones derivadas del Convenio sobre el genocidio, sino a determinar si las circunstancias exigen la indicación de medidas provisionales para la protección de los derechos previstos en dicho instrumento. Como ya se ha señalado, el Tribunal no puede en esta fase hacer constataciones definitivas de los hechos (véase el párrafo 30 supra), y el derecho de cada Parte a presentar alegaciones sobre el fondo no se ve afectado por la decisión del Tribunal sobre la solicitud de indicación de medidas provisionales.

63. Sudáfrica afirma que existe un claro riesgo de perjuicio irreparable para los derechos de los palestinos en Gaza y para sus propios derechos en virtud de la Convención sobre el Genocidio. Afirma que el Tribunal de Justicia ha declarado reiteradamente que el criterio de perjuicio irreparable se cumple cuando surgen riesgos graves para la vida humana u otros derechos fundamentales. Según la demandante, las estadísticas diarias son una prueba clara de la urgencia y del riesgo de perjuicio irreparable, con una media de 247 palestinos muertos, 629 heridos y 3.900 hogares palestinos dañados o destruidos cada día. Además, los palestinos de la Franja de Gaza se encuentran, en opinión de Sudáfrica, en

“riesgo inmediato de muerte por inanición, deshidratación y enfermedad como consecuencia del asedio continuado de Israel, la destrucción de ciudades palestinas, la insuficiente ayuda que se permite hacer llegar a la población palestina y la imposibilidad de distribuir esta limitada ayuda mientras caen las bombas”.

La demandante sostiene además que cualquier ampliación por parte de Israel del acceso de ayuda humanitaria a Gaza no sería una respuesta a su solicitud de medidas provisionales. Sudáfrica añade que, “[s]i las violaciones [por parte de Israel] de la Convención sobre el Genocidio quedan sin control”, la oportunidad de recopilar y preservar pruebas para la fase de fondo del procedimiento se vería seriamente socavada, si no perdida por completo.

64. Israel niega que exista un riesgo real e inminente de perjuicio irreparable en el presente caso. Sostiene que ha adoptado -y sigue adoptando- medidas concretas dirigidas específicamente a reconocer y garantizar el derecho de los civiles palestinos de Gaza a existir y ha facilitado la prestación de asistencia humanitaria en toda la Franja de Gaza. A este respecto, el demandado observa que, con la ayuda del Programa Mundial de Alimentos, se han reabierto recientemente una docena de panaderías con capacidad para producir más de 2 millones de panes al día. Israel también afirma que sigue suministrando su propia agua a Gaza mediante dos tuberías, que facilita la entrega de agua embotellada en grandes cantidades y que repara y amplía la infraestructura hídrica. Afirma además que ha aumentado el acceso a suministros y servicios médicos y afirma, en particular, que ha facilitado el establecimiento de seis hospitales de campaña y dos hospitales flotantes y que se están construyendo dos hospitales más. También afirma que se ha facilitado la entrada de equipos médicos en Gaza y que se está evacuando a enfermos y heridos a través del paso fronterizo de Rafah. Según Israel, también se han distribuido tiendas de campaña y material de invierno, y se ha facilitado el suministro de combustible y gas para cocinar. Israel afirma además que, según una declaración de su Ministro de Defensa de 7 de enero de 2024, el alcance y la intensidad de las hostilidades estaban disminuyendo.

* *

65. La Corte recuerda que, como se subraya en la resolución 96 (I) de la Asamblea General, de 11 de diciembre de 1946,

“[e]l genocidio es la negación del derecho a la existencia de grupos humanos enteros, como el homicidio es la negación del derecho a vivir de seres humanos individuales; tal negación del derecho a la existencia conmociona la conciencia de la humanidad, ocasiona grandes pérdidas a la humanidad en forma de contribuciones culturales y de otra índole representadas por esos grupos humanos, y es contraria a la ley moral y al espíritu y los objetivos de las Naciones Unidas”.

El Tribunal ha observado, en particular, que el Convenio sobre el genocidio “se adoptó manifiestamente con una finalidad puramente humanitaria y civilizadora”, ya que “su objeto es, por una parte, salvaguardar la existencia misma de ciertos grupos humanos y, por otra, confirmar y refrendar los principios más elementales de la moral” (Reservas al Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, Opinión Consultiva, Recueil 1951, p. 23).

66. En vista de los valores fundamentales que se pretende proteger mediante la Convención sobre el Genocidio, el Tribunal considera que los derechos plausibles en cuestión en el presente procedimiento, a saber, el derecho de los palestinos de la Franja de Gaza a ser protegidos de actos de genocidio y actos prohibidos conexos identificados en el artículo III de la Convención sobre el Genocidio y el derecho de Sudáfrica a exigir el cumplimiento por Israel de las obligaciones de este último en virtud de la Convención, son de tal naturaleza que su perjuicio puede causar un daño irreparable (véase Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Gambia c. Myanmar), Medidas Provisionales. Myanmar), Medidas provisionales, Providencia de 23 de enero de 2020, I.C.J. Recueil 2020, p 26, párr. 70).

67. Durante el conflicto en curso, altos funcionarios de las Naciones Unidas han llamado repetidamente la atención sobre el riesgo de un mayor deterioro de las condiciones en la Franja de Gaza. El Tribunal toma nota, por ejemplo, de la carta de fecha 6 de diciembre de 2023, por la que el Secretario General de las Naciones Unidas señaló a la atención del Consejo de Seguridad la siguiente información:

“El sistema de atención sanitaria en Gaza se está colapsando. . .

Ningún lugar es seguro en Gaza.

En medio de los constantes bombardeos de las Fuerzas de Defensa de Israel, y sin refugio ni lo esencial para sobrevivir, preveo que el orden público se resquebrajará completamente en breve debido a las desesperadas condiciones, haciendo imposible incluso una ayuda humanitaria limitada. Podría producirse una situación aún peor, con enfermedades epidémicas y una mayor presión para el desplazamiento masivo hacia los países vecinos.

Nos enfrentamos a un grave riesgo de colapso del sistema humanitario. La situación se está deteriorando rápidamente hasta convertirse en una catástrofe con implicaciones potencialmente irreversibles para los palestinos en su conjunto y para la paz y la seguridad en la región. Tal desenlace debe evitarse a toda costa”. (Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, doc. S/2023/962, 6 dic. 2023).

68. El 5 de enero de 2024, el Secretario General escribió de nuevo al Consejo de Seguridad, proporcionando información actualizada sobre la situación en la Franja de Gaza y observando que “continúan los niveles devastadores de muerte y destrucción” (Carta de fecha 5 de enero de 2024 dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el Secretario General, Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, doc. S/2024/26, 8 de enero de 2024. S/2024/26, 8 de enero de 2024).

69. El Tribunal también toma nota de la declaración de 17 de enero de 2024 emitida por el Comisionado General del OOPS al regresar de su cuarta visita a la Franja de Gaza desde el comienzo del actual conflicto en Gaza: “Cada vez que visito Gaza, soy testigo de cómo la gente se ha hundido aún más en la desesperación, con la lucha por la supervivencia consumiendo cada hora”. (UNRWA, “La Franja de Gaza: una lucha por la supervivencia diaria entre la muerte, el agotamiento y la desesperación”, Declaración de Philippe Lazzarini, Comisionado General de UNRWA, 17 de enero de 2024).

70. El Tribunal considera que la población civil de la Franja de Gaza sigue siendo extremadamente vulnerable. Recuerda que la operación militar llevada a cabo por Israel después del 7 de octubre de 2023 ha provocado, entre otras cosas, decenas de miles de muertos y heridos y la destrucción de viviendas, escuelas, instalaciones médicas y otras infraestructuras vitales, así como desplazamientos a escala masiva (véase el párrafo 46 supra). El Tribunal observa que la operación continúa y que el Primer Ministro de Israel anunció el 18 de enero de 2024 que la guerra “durará muchos largos meses más”. En la actualidad, muchos palestinos de la Franja de Gaza no tienen acceso a los alimentos más básicos, agua potable, electricidad, medicamentos esenciales o calefacción.

71. La OMS ha estimado que es probable que el 15% de las mujeres que dan a luz en la Franja de Gaza sufran complicaciones, e indica que se espera que las tasas de mortalidad materna y neonatal aumenten debido a la falta de acceso a la atención médica.

72. En estas circunstancias, el Tribunal considera que la catastrófica situación humanitaria en la Franja de Gaza corre el grave riesgo de deteriorarse aún más antes de que el Tribunal dicte su sentencia definitiva.

73. El Tribunal recuerda la declaración de Israel de que ha tomado ciertas medidas para abordar y aliviar las condiciones a las que se enfrenta la población en la Franja de Gaza. El Tribunal señala además que el Fiscal General de Israel declaró recientemente que un llamamiento a causar daños intencionados a civiles puede constituir un delito penal, incluido el de incitación, y que las autoridades policiales israelíes están examinando varios casos de este tipo. Si bien medidas como éstas deben ser alentadas, son insuficientes para eliminar el riesgo de que se cause un perjuicio irreparable antes de que el Tribunal emita su decisión final en el caso.

74. A la luz de las consideraciones expuestas, el Tribunal considera que existe urgencia, en el sentido de que existe un riesgo real e inminente de que se cause un perjuicio irreparable a los derechos que el Tribunal considera plausibles, antes de que dicte su decisión final.

VI. CONCLUSIÓN Y MEDIDAS A ADOPTAR

75. El Tribunal concluye, sobre la base de las consideraciones anteriores, que se cumplen las condiciones exigidas por su Estatuto para que pueda indicar medidas provisionales. Por lo tanto, es necesario que, en espera de su decisión final, el Tribunal indique ciertas medidas con el fin de proteger los derechos reclamados por Sudáfrica que el Tribunal ha considerado plausibles (véase el párrafo 54 supra).

76. La Corte recuerda que tiene la facultad, en virtud de su Estatuto, cuando se ha presentado una solicitud de medidas provisionales, de indicar medidas que sean, en todo o en parte, distintas de las solicitadas. El artículo 75, párrafo 2, del Reglamento de la Corte se refiere específicamente a esta facultad de la Corte. La Corte ya ha ejercido esta facultad en varias ocasiones en el pasado (véase, por ejemplo, Aplicación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Gambia c. Myanmar), Medidas Provisionales, Providencia de 23 de enero de 2020, I.C.J. Reports 2020, p. 28, párr. 77).

77. En el presente caso, habiendo considerado los términos de las medidas provisionales solicitadas por Sudáfrica y las circunstancias del caso, el Tribunal considera que las medidas a indicar no tienen por qué ser idénticas a las solicitadas.

78. El Tribunal considera que, en relación con la situación descrita, Israel debe, de conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención sobre el Genocidio, en relación con los palestinos de Gaza, adoptar todas las medidas a su alcance para impedir la comisión de todos los actos comprendidos en el ámbito del artículo II de esta Convención, en particular (a) dar muerte a miembros del grupo; b) causar lesiones corporales o mentales graves a miembros del grupo; c) someter deliberadamente al grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; y d) imponer medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo. El Tribunal recuerda que estos actos entran en el ámbito de aplicación del artículo II del Convenio cuando se cometen con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo como tal (véase el párrafo 44 supra). El Tribunal considera además que Israel debe garantizar con efecto inmediato que sus fuerzas militares no cometan ninguno de los actos anteriormente descritos.

79. El Tribunal también opina que Israel debe tomar todas las medidas a su alcance para prevenir y castigar la incitación directa y pública a cometer genocidio en relación con los miembros del grupo palestino en la Franja de Gaza.

80. El Tribunal considera, además, que Israel debe adoptar medidas inmediatas y eficaces para permitir la prestación de los servicios básicos y la asistencia humanitaria que se necesitan con urgencia para hacer frente a las adversas condiciones de vida a las que se enfrentan los palestinos en la Franja de Gaza.

81. Israel también debe tomar medidas efectivas para evitar la destrucción y garantizar la preservación de las pruebas relacionadas con las alegaciones de actos en el ámbito del artículo II y el artículo III de la Convención sobre el Genocidio contra los miembros del grupo palestino en la Franja de Gaza.

82. En cuanto a la medida provisional solicitada por Sudáfrica de que Israel debe presentar un informe a la Corte sobre todas las medidas adoptadas para dar efecto a su Providencia, la Corte recuerda que tiene la facultad, reflejada en el artículo 78 del Reglamento de la Corte, de solicitar a las partes que proporcionen información sobre cualquier asunto relacionado con la aplicación de las medidas provisionales que haya indicado. En vista de las medidas provisionales específicas que ha decidido indicar, el Tribunal considera que Israel debe presentar un informe al Tribunal sobre todas las medidas adoptadas para dar efecto a la presente Providencia en el plazo de un mes, a partir de la fecha de la presente Providencia. El informe así presentado se comunicará a continuación a Sudáfrica, a la que se dará la oportunidad de presentar al Tribunal sus observaciones al respecto.

*

83. La Corte recuerda que sus Providencias sobre medidas provisionales en virtud del artículo 41 del Estatuto tienen efecto vinculante y, por lo tanto, crean obligaciones jurídicas internacionales para cualquier parte a la que se dirijan las medidas provisionales (Alegaciones de genocidio en virtud del Convenio para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (Ucrania c. Federación de Rusia), Medidas provisionales, Providencia de 16 de marzo de 2022, I.C.J. Reports 2022 (I), p. 230, párr. 84).

*

* *

84. El Tribunal reafirma que la decisión dictada en el presente procedimiento no prejuzga en modo alguno la cuestión de la competencia del Tribunal para conocer del fondo del asunto ni las cuestiones relativas a la admisibilidad de la demanda o al fondo mismo. Deja intacto el derecho de los Gobiernos de la República de Sudáfrica y del Estado de Israel a presentar alegaciones respecto a dichas cuestiones.

*

* *

85. El Tribunal considera necesario subrayar que todas las partes en el conflicto de la Franja de Gaza están obligadas por el Derecho internacional humanitario. Está gravemente preocupada por la suerte de los rehenes secuestrados durante el ataque en Israel el 7 de octubre de 2023 y retenidos desde entonces por Hamás y otros grupos armados, y pide su liberación inmediata e incondicional.

*

* *

86. Por las razones expuestas,

EL TRIBUNAL

Indica las siguientes medidas provisionales:

(1) Por quince votos contra dos,

El Estado de Israel, de conformidad con sus obligaciones en virtud de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, en relación con los palestinos de Gaza, adoptará todas las medidas a su alcance para impedir la comisión de todos los actos comprendidos en el ámbito del artículo II de esta Convención, en particular:

(a) matar a miembros del grupo

(b) causar lesiones corporales o mentales graves a los miembros del grupo

(c) someter deliberadamente al grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; y

(d) imponer medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;

A FAVOR: Presidente Donoghue; Vicepresidente Gevorgian; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Yusuf, Xue, Bhandari, Robinson, Salam, Iwasawa, Nolte, Charlesworth, Brant; Juez ad hoc Moseneke;

EN CONTRA: Juez Sebutinde; Juez ad hoc Barak;

(2) Por quince votos contra dos,

El Estado de Israel garantizará con efecto inmediato que sus militares no cometan ninguno de los actos descritos en el punto 1 anterior;

A FAVOR: Presidente Donoghue; Vicepresidente Gevorgian; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Yusuf, Xue, Bhandari, Robinson, Salam, Iwasawa, Nolte, Charlesworth, Brant; Juez ad hoc Moseneke;

EN CONTRA: Juez Sebutinde; Juez ad hoc Barak;

(3) Por dieciséis votos contra uno,

El Estado de Israel tomará todas las medidas a su alcance para prevenir y castigar la incitación directa y pública a cometer genocidio en relación con los miembros del grupo palestino en la Franja de Gaza;

A FAVOR: Presidente Donoghue; Vicepresidente Gevorgian; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Yusuf, Xue, Bhandari, Robinson, Salam, Iwasawa, Nolte, Charlesworth, Brant; Jueces ad hoc Barak, Moseneke;

EN CONTRA: Juez Sebutinde;

(4) Por dieciséis votos contra uno,

El Estado de Israel adoptará medidas inmediatas y eficaces para permitir la prestación de los servicios básicos y la asistencia humanitaria que se necesitan urgentemente para hacer frente a las adversas condiciones de vida a las que se enfrentan los palestinos en la Franja de Gaza;

A FAVOR: Presidente Donoghue; Vicepresidente Gevorgian; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Yusuf, Xue, Bhandari, Robinson, Salam, Iwasawa, Nolte, Charlesworth, Brant; Jueces ad hoc Barak, Moseneke;

EN CONTRA: Juez Sebutinde;

(5) Por quince votos contra dos,

El Estado de Israel adoptará medidas eficaces para impedir la destrucción y garantizar la conservación de las pruebas relacionadas con las acusaciones de actos comprendidos en el ámbito de aplicación de los artículos II y III de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio contra miembros del grupo palestino en la Franja de Gaza;

A FAVOR: Presidente Donoghue; Vicepresidente Gevorgian; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Yusuf, Xue, Bhandari, Robinson, Salam, Iwasawa, Nolte, Charlesworth, Brant; Juez ad hoc Moseneke;

EN CONTRA: Juez Sebutinde; Juez ad hoc Barak;

(6) Por quince votos contra dos,

El Estado de Israel deberá presentar un informe a la Corte sobre todas las medidas adoptadas para dar efecto a la presente Providencia en el plazo de un mes a partir de la fecha de la misma.

A FAVOR: Presidente Donoghue; Vicepresidente Gevorgian; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Yusuf, Xue, Bhandari, Robinson, Salam, Iwasawa, Nolte, Charlesworth, Brant; Juez ad hoc Moseneke;

EN CONTRA: Juez Sebutinde; Juez ad hoc Barak.

Hecho en inglés y en francés, siendo el texto inglés el que da fe, en el Palacio de la Paz, La Haya, el veintiséis de enero de dos mil veinticuatro, en tres ejemplares, uno de los cuales se depositará en los archivos del Tribunal y los otros se remitirán al Gobierno de la República de Sudáfrica y al Gobierno del Estado de Israel, respectivamente.

(Firmado) Joan E. DONOGHUE, Presidente.

(Firmado) Philippe GAUTIER,

Secretario.

El Juez XUE adjunta una declaración al Auto del Tribunal; el Juez SEBUTINDE adjunta un voto particular al Auto del Tribunal; los Jueces BHANDARI y NOLTE adjuntan declaraciones al Auto del Tribunal; el Juez ad hoc BARAK adjunta un voto particular al Auto del Tribunal.

(Rubricado) J.E.D

(Iniciado) Ph.G.

Ver también

Nicolas Boeglin

Palestina: a propósito de la reciente resolución sobre derechos de Palestina como futuro Estado Miembro de Naciones Unidas

Nicolas Boeglin, Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho,Universidad de Costa Rica (UCR). Contacto …