sábado, abril 13, 2024

CASO RELATIVO A LA DELIMITACIÓN DE LA FRONTERA MARÍTIMA EN LA REGIÓN DEL GOLFO DE MAINE – Fallo de 12 de octubre de 1984 – Corte Internacional de Justicia

Delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine

Canadá v. Estados Unidos

Sentencia

12 de octubre de 1984

 

Presidente: Roberto Ago;
Jueces: Gros, Mosler, Schwebel;
Juez ad hoc: Cohen

Representado por: Canadá: El Honorable Sr. Mark MacGuigan, P.C., Q.C., M.P., Ministro de Justicia y Fiscal General de Canadá; Excmo. Sr. L. H. Legault, Q.C., Embajador, Asesor Jurídico, Departamento de Asuntos Exteriores, en calidad de Agente y Consejero;
Mr. Blair Hankey, Department of External Affairs, como Deputy-Agent and Counsel;
Mr. L. Alan Willis, Department of Justice, como Counsel y Special Adviser;
Sr. W. I. C. Binnie, Q.C., Associate Deputy Minister, Department of Justice;
D. Derek W. Bowett, Q.C., Whewell Professor of International Law, Queens’ College, Cambridge;
Mr. Ian Brownlie, Q.C., D.C.L., F.B.A., Chichele Professor of Public International Law in the University of Oxford, Fellow of Al1 Souls College, Oxford;
Sr. Yves Fortier, Q.C., Miembro del Colegio de Abogados de Quebec, Ex Presidente de la Asociación Canadiense de Abogados;
Sr. Gunther Jaenicke, Profesor de Derecho Internacional en la Universidad de Frankfurt-am-Main;
Sr. Ronald St. J. Macdonald, Q.C., Universidad Dalhousie;
Sr. Antonio Malintoppi, Universidad de Roma (fallecido el 29 de mayo de 1984);
Sr. Prosper Weil, professeur à l’université de droit, d’économie et de sciences sociales de Paris, en calidad de Consejero;
Sr. Lawrence Herman, miembro de los Colegios de Abogados de Ontario y Saskatchewan;
Sr. D. M. McRae, Profesor de la Universidad de British Columbia;
Jan Schneider, miembro de los Colegios de Abogados de Nueva York y del Distrito de Columbia, como asesores jurídicos principales;
Comandante E. J. Cooper, Consultor en Delimitación de Fronteras Marítimas, Ottawa;
Mr. M. Sinclair, Halifax Fisheries Research Laboratory, Department of Fisheries and Oceans, como Expertos;
Sr. A. R. Longhurst, Instituto Bedford de Oceanografía, Dartmouth;
Sr. R. D. W. Macdonald, Departamento de Pesca y Océanos, Ottawa;
Sr. M. P. Shepard, Consultor de Pesca, Victoria;
Mr. D. F. Sherwin, Department of Energy, Mines and Resources, Ottawa;
Sra. Patricia Smith, Departamento de Pesca y Océanos, Ottawa;
Sr. R. Trites, Bedford Institute of Oceanography, Dartmouth, como Asesores Científicos y Técnicos;
Sr. Ross Hornby, Departamento de Asuntos Exteriores;
Sra. Valerie Hughes, Miembro del Colegio de Abogados de Ontario;
Ms. Sarita Verma, Department of External Affairs, as Legal Advisers;
Mr. C. Hanson Dowell, Q.C., Special Adviser, Government of Nova Scotia;
Mr. D. A. MacLean, Deputy Minister, Department of Fisheries, Government of Nova Scotia;
Mr. Henri Légaré, Deputy Minister, Department of Fisheries, Government of New Brunswick, as Advisers;
Ms. Anne Brennan, Department of External Affairs, como Secretaria Administrativa;

Estados Unidos: The Honorable Davis R. Robinson, Legal Adviser, United States Department of State, como Agente y Consejero;
Mr. David A. Colson, Assistant Legal Adviser for Oceans, International Environmental and Scientific Affairs, Office of the Legal Adviser, United States Department of State, como Deputy-Agent and Counsel;
Sr. Bruce C. Rashkow, Director de la Oficina de Adjudicación de Fronteras Marítimas Canadienses, Oficina del Asesor Jurídico, Departamento de Estado de los Estados Unidos, como Asesor Especial;
The Honorable John R. Stevenson, Miembro de los Colegios de Abogados de Nueva York y del Distrito de Columbia, anteriormente Asesor Jurídico, Departamento de Estado de los Estados Unidos, y anteriormente Embajador de los Estados Unidos ante la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar;
Sr. Mark B. Feldman, Miembro de los Colegios de Abogados de Nueva York y del Distrito de Columbia, Profesor Adjunto de Derecho, Georgetown University Law Center, Washington, D.C., y anteriormente Asesor Jurídico Adjunto, Oficina del Asesor Jurídico, Departamento de Estado de los Estados Unidos;
Sr. Ralph 1. Lancaster, miembro de los Colegios de Abogados de Maine y Massachusetts, Regente para Canadá y los Estados de Nueva Inglaterra del Colegio Americano de Abogados Litigantes, y antiguo Presidente del Colegio de Abogados de Maine;
Sr. John Norton Moore, miembro de los Colegios de Abogados de Florida, Illinois, Virginia y el Distrito de Columbia, Catedrático de Derecho Walter L. Brown y Director del Centro de Derecho y Política de los Océanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Virginia, anteriormente Consejero de Derecho Internacional de la Oficina del Asesor Jurídico del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y anteriormente Embajador de los Estados Unidos en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar;
Sr. Stefan Riesenfeld, Miembro del Colegio de Abogados de Minnesota, Profesor de Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de California, Berkeley, California, y del Hastings College of the Law, San Francisco, California, S.J.D. (Harvard), J.U.D. (Breslau), Dott. in Giur. (Milano), y anteriormente Consejero en Derecho Internacional, Oficina del Asesor Jurídico, Departamento de Estado de los Estados Unidos, en calidad de Consejero;
Lieutenant-Commander Peter Ward Comfort, Judge Advocate General’s Corps, United States Navy, en comisión de servicio en la Office of Canadian Maritime Boundary Adjudication, Office of the Legal Adviser, United States Department of State;
D. Michael John Danaher, Office of the Assistant Legal Adviser for Oceans, International Environmental and Scientific Affairs, Office of the Legal Adviser, United States Department of State;
Ms. Mary Wild Ennis, Office of Canadian Maritime Boundary Adjudication, Office of the Legal Adviser, United States Department of State;
Teniente Neil F. Gitin, Judge Advocate General’s Corps, United States Naval Reserve, en comisión de servicio en la Office of Canadian Maritime Boundary Adjudication, Office of the Legal Adviser, United States Department of State;
Sr. Ray A. Meyer, Office of Canadian Maritime Boundary Adjudication, Office of the Legal Adviser, United States Department of State, en calidad de Abogado-Asesor;
Teniente Brian P. Flanagan, Guardacostas de los Estados Unidos, en comisión de servicio en la Oficina de Adjudicación de Límites Marítimos Canadienses, Oficina del Asesor Jurídico, Departamento de Estado de los Estados Unidos;
D. Richard H. Davis, Supervisory Cartographer, Marine Chart Division, National Ocean Service, National Oceanographic and Atmospheric Administration, United States Department of Commerce;
Sr. William Hezlep, Oficina del Geógrafo, Oficina de Inteligencia e Investigación, Departamento de Estado de los Estados Unidos;
Sr. Jonathan T. Olsson, Oficina del Geógrafo, Oficina de Inteligencia e Investigación, Departamento de Estado de los Estados Unidos;
Sra. Sandra Shaw, Jefa, División de Cartografía, Oficina del Geógrafo, Oficina de Inteligencia e Investigación, Departamento de Estado de los Estados Unidos;
Sr. Robert W. Smith, Jefe, División de Límites y Recursos Internacionales, Oficina del Geógrafo, Oficina de Inteligencia e Investigación, Departamento de Estado de los Estados Unidos, como Asesores Especiales;
Sr. Robert L. Edwards, Special Assistant to the Assistant Administrator of Fisheries, Northeast Fisheries Center, National Marine Fisheries Service, National Oceanographic and Atmospheric Administration, United States Department of Commerce, en calidad de Experto;
Asistido por
Sr. Steven J. Burton, Profesor de Derecho, University of Iowa College of Law, Iowa City, Iowa, Sr. Jonathan Charney, Profesor de Derecho, Vanderbilt University School of Law, Nashville, Tennessee;
Sr. Ralph J. Gillis, Miembro de los Colegios de Abogados de Massachusetts y del Distrito de Columbia, Plymouth, Massachusetts, Sr. Bernard H. Oxman, Profesor de Derecho, Universidad de Miami, Facultad de Derecho, Miami, Florida;
Sr. Ted L. Stein, Profesor de Derecho, Universidad de Washington, Facultad de Derecho, Seattle, Washington, en calidad de Asesores Jurídicos;
Sr. Geoffrey Bannister, Decano del College of Liberal Arts y de la Graduate School, Boston University, Boston, Massachusetts,
Sr. Louis DeVorsey, Jr., Profesor de Geografía, Universidad de Georgia, Athens, Georgia;
Sr. K. O. Emery, Oceanógrafo Henry Bryant Bigelow, Woods Hole Oceanographic Institution, Woods Hole, Massachusetts;
Sr. Richard C. Hennemuth, Director de Laboratorio, Woods Hole Laboratory, Northeast Fisheries Center, National Marine Fisheries Service, National Oceanographic and Atmospheric Administration, United States Department of Commerce;
Mr. James Kirkley, Woods Hole Laboratory, Northeast Fisheries Center, National Marine Fisheries Service, National Oceanographic and Atmospheric Administration, United States Department of Commerce;
Sr. Kim D. Klitgord, Geofísico, Servicio Geológico de los Estados Unidos, Departamento del Interior de los Estados Unidos;
Sr. Daniel McFadden, Profesor de Economía James R. Killian, Massachusetts Institute of Technology, Cambridge, Massachusetts,
Sr. Richard B. Morris, Profesor de Historia Gouverneur Morris, Universidad de Columbia, Nueva York, Nueva York;
Lieutenant-Commander Robert Pawlowski, Commissioned Corps, Northeast Fisheries Center, National Marine Fisheries Service, National Oceanographic and Atmospheric Administration, United States Department of Commerce;
Sr. Giulio Pontecorvo, Profesor de Economía, Graduate School of Business, Columbia University, Nueva York, Nueva York;
Sr. John S. Schlee, Geólogo, Servicio Geológico de los Estados Unidos, Departamento del Interior de los Estados Unidos; Sr. William L. Sullivan, Jr., Asesor Político para Asuntos Marinos Internacionales, Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica, Departamento de Comercio de los Estados Unidos;
Sr. Manik Talwani, Consultor Geológico, Houston, Texas, Sr. Elazar Uchupi, Científico Principal, Departamento de Geología y Geofísica,
Woods Hole Oceanographic Institution, Woods Hole, Massachusetts,
Sr. James Wilson, Profesor de Economía, Universidad de Maine, Orono, Maine;
Sr. Julian Wolpert, Profesor Henry G. Bryant de Geografía, Asuntos Públicos y Planificación Urbana, Woodrow Wilson School of Public and International Affairs, Princeton University, Princeton, New Jersey, en calidad de Asesores.

[p246] La Sala de la Corte Internacional de Justicia formada para tratar el caso arriba mencionado,

compuesta como arriba,

después de la deliberación, [p252]

dicta la siguiente Sentencia:

1. Por carta conjunta de fecha 25 de noviembre de 1981, presentada en la Secretaría de la Corte el mismo día, el Embajador del Canadá en los Países Bajos y el Embajador de los Estados Unidos de América en los Países Bajos transmitieron al Secretario una copia certificada de un Acuerdo especial de fecha 29 de marzo de 1979, y posteriormente modificado, por el cual el Canadá y los Estados Unidos de América acordaron someter a una Sala de la Corte integrada por cinco personas, que se constituiría de conformidad con el párrafo 2 del Artículo 26 y el Artículo 31 del Estatuto de la Corte, y de conformidad con el Acuerdo Especial, una cuestión relativa al curso de la frontera marítima única que divide la plataforma continental y las zonas de pesca de las dos Partes en la zona del Golfo de Maine.

Mediante la misma carta, el Gobierno de Canadá notificó también a la Corte, de conformidad con el artículo 35 del Reglamento de la Corte, su intención de ejercer la facultad conferida por el artículo 31 del Estatuto de la Corte de elegir un juez ad hoc.

2. Mediante carta de 18 de diciembre de 1981, el Presidente en funciones del Tribunal solicitó a los Agentes de ambas Partes que presentaran al Tribunal, por escrito, explicaciones o aclaraciones complementarias sobre una serie de puntos relativos, entre otras cosas, a determinadas disposiciones del Acuerdo especial. Las explicaciones o aclaraciones pertinentes se dieron en una carta de los Embajadores de ambas Partes en La Haya, fechada el 6 de enero de 1982 y presentada en la Secretaría el 8 de enero de 1982.
3. Mediante Providencia de fecha 20 de enero de 1982, el Tribunal, habiendo examinado la mencionada carta, estimó que las respuestas contenidas en ella debían leerse conjuntamente con los términos del Acuerdo especial a los efectos del presente caso, y decidió acceder a la solicitud de los Gobiernos de Canadá y de los Estados Unidos de América de constituir una Sala especial de cinco jueces para conocer del caso, declaró que los Jueces Gros, Ruda, Mosler, Ago y Schwebel habían sido elegidos para formar parte de la Sala, señaló que el Presidente interino de la Corte, en ejercicio de las facultades que le confiere el párrafo 4 del artículo 31 del Estatuto de la Corte, había solicitado al Juez Ruda que sustituyera en su momento al juez ad hoc que eligiera el Gobierno de Canadá, y que el Juez Ruda había manifestado su disposición a hacerlo, y declaró que la Sala encargada de conocer del asunto había quedado debidamente constituida mediante la Providencia con la composición que en ella se indica.

4. Por carta de 26 de enero de 1982, el Embajador de Canadá en La Haya, refiriéndose al artículo 31 del Estatuto y al artículo 35 del Reglamento de la Corte, informó a la Corte que la persona elegida por Canadá para actuar como juez ad hoc en el caso era el Profesor Maxwell Cohen ; por carta del Agente de los Estados Unidos de fecha 26 de enero de 1982 se informó a la Corte que los Estados Unidos no tenían observaciones que formular sobre dicha elección.

5. El texto del Acuerdo Especial de 29 de marzo de 1979 es el siguiente: “El Gobierno de Canadá y el Gobierno de los Estados Unidos de América,

Reconociendo que no han podido resolver mediante negociaciones las diferencias entre ellos relativas a la delimitación de la plataforma continental y de las zonas de pesca de Canadá y de los Estados Unidos de América en el área del Golfo de Maine,

Deseando llegar a una pronta y amistosa solución de estas diferencias, [p253]

Han convenido en lo siguiente :

Artículo 1

Las Partes someterán la cuestión planteada en el Artículo II a una Sala de la Corte Internacional de Justicia, integrada por cinco personas, que se constituirá previa consulta con las Partes, de conformidad con el Artículo 26 (2) y el Artículo 31 del Estatuto de la Corte y de conformidad con el presente Acuerdo Especial.

Artículo II

1. Se pide a la Sala que decida, de conformidad con los principios y normas de derecho internacional aplicables en la materia entre las Partes, la siguiente cuestión :

¿Cuál es el trazado de la frontera marítima única que divide la plataforma continental y las zonas de pesca de Canadá y los Estados Unidos de América desde un punto situado a 44° 11′ 12″ de latitud norte y 67° 16′ 46″ de longitud oeste hasta un punto que determinará la Sala dentro de un área delimitada por líneas rectas que unen los siguientes conjuntos de coordenadas geográficas: 40° de latitud norte y 67° de longitud oeste; 40° de latitud norte y 65° de longitud oeste; 42° de latitud norte y 65° de longitud oeste?

2. Se solicita a la Sala que describa el curso de la frontera marítima en términos de líneas geodésicas, conectando coordenadas geográficas de puntos.

Asimismo, se solicita a la Sala que, a efectos meramente ilustrativos, represente el curso de la frontera en la carta núm. 4003 del Servicio Hidrográfico Canadiense y en la carta núm. 13006 del Servicio Nacional de Estudios Oceánicos de los Estados Unidos, de conformidad con el artículo IV.

3. 3. Las Partes solicitarán a la Sala que designe a un experto técnico nombrado conjuntamente por las Partes para que la asista con respecto a cuestiones técnicas y, en particular, en la preparación de la descripción de la frontera marítima y las cartas a que se hace referencia en el párrafo 2. Se solicita al Secretario que proporcione al experto copias de los alegatos de cada Parte cuando dichos alegatos sean comunicados a la otra Parte. El experto estará presente en el procedimiento oral y estará disponible para las consultas con la Sala que ésta considere necesarias a los efectos del presente artículo.

4.

Las Partes aceptarán como definitiva y vinculante para ellas la decisión de la Sala dictada en virtud del presente artículo.

Artículo III

1. Al Sur y al Oeste de la frontera marítima a ser determinada por la Cámara de conformidad con este Acuerdo Especial Canadá no reclamará ni ejercerá derechos soberanos o jurisdicción para ningún propósito sobre las aguas o el lecho marino y el subsuelo, y al Norte y al Este de dicha frontera marítima Estados Unidos de América no reclamará ni ejercerá derechos soberanos o jurisdicción para ningún propósito sobre las aguas o el lecho marino y el subsuelo.

2. Nada de lo dispuesto en el presente Acuerdo especial afectará a la posición de ninguna de las Partes con respecto a la naturaleza jurídica y la extensión hacia el mar de la plataforma continental [p254], de la jurisdicción en materia de pesca, o de los derechos de soberanía o jurisdicción para cualquier otro fin en virtud del Derecho internacional.

Artículo IV

Se solicita a la Sala y a cualquier experto o expertos técnicos que utilicen, y las Partes utilizarán en sus presentaciones ante la Sala, las siguientes disposiciones técnicas :

(a) Todas las coordenadas geográficas de los puntos a los que se hace referencia se calcularán sobre el Datum Norteamericano de 1927.

(b) Todas las líneas rectas serán líneas geodésicas.

Las líneas curvas, incluidos los paralelos de latitud, si son necesarios para el juicio, se calcularán sobre el Datum Norteamericano de 1927.

(c) A pesar de que las Partes utilicen diferentes datums verticales en la zona del Golfo de Maine, se considerará que ambos datums son comunes.

(d) En caso de que sea necesaria una referencia a la línea de base de bajamar de cualquiera de las Partes, se utilizarán las cartas de mayor escala más recientes publicadas por la Parte en cuestión.

(e) Si un punto o puntos de una carta en particular no se encuentran en el Datum Norteamericano de 1927, la Cámara solicitará al Agente de la Parte correspondiente que le proporcione los puntos datum corregidos.

(f) Reconociendo el hecho de que las Partes no utilizan el mismo conjunto estándar de símbolos en las cartas náuticas, la Cámara, o cualquier experto o expertos técnicos, consultarán, si fuera necesario, con los Agentes y sus asesores para asegurar la correcta interpretación del símbolo o característica. (g) Se solicita a la Cámara, o a cualquier experto o expertos técnicos, que consulten con las Partes según sea necesario en relación con cualquier programa informático común de las Partes para cálculos técnicos, y que utilicen dichos programas según corresponda.

Artículo V 1.

Ninguna de las Partes introducirá como prueba o argumento, ni divulgará públicamente en modo alguno, la naturaleza o el contenido de las propuestas dirigidas a una solución de las fronteras marítimas, ni las respuestas a las mismas, en el curso de las negociaciones o discusiones entre las Partes emprendidas desde 1969.

2. 2. Cada una de las Partes notificará y consultará a la otra antes de presentar como prueba o argumento correspondencia diplomática u otra correspondencia confidencial entre Canadá y los Estados Unidos de América relacionada con la cuestión de la delimitación de las fronteras marítimas.

Artículo VI

1.

Sin perjuicio de cualquier cuestión relativa a la carga de la prueba, las Partes solicitarán a la Sala que autorice el siguiente procedimiento con respecto a los alegatos escritos : [p255]

(a) un Memorial que deberá ser presentado por cada Parte a más tardar siete meses después de que el Secretario haya recibido la notificación del nombre o nombres del juez o jueces ad hoc ; (b) un Memorial de Contestación que cada Parte deberá presentar a más tardar seis meses después del intercambio de Memoriales ; y

(c) cualquier otro escrito que la Sala considere necesario.

2. La Sala podrá prorrogar estos plazos a petición de cualquiera de las Partes.

3. Los escritos presentados ante el Secretario no serán comunicados a la otra Parte hasta que el Secretario haya recibido el escrito correspondiente de dicha Parte.

Artículo VII 1.

1. Tras la decisión de la Sala, cualquiera de las Partes podrá solicitar negociaciones dirigidas a alcanzar un acuerdo sobre la extensión de la frontera marítima tan lejos hacia el mar como las Partes consideren conveniente. 2. Si las Partes no han llegado a un acuerdo sobre la extensión de la frontera marítima en el plazo de un año a partir de la fecha de dicha solicitud, cualquiera de las Partes podrá notificar a la otra su intención de someter la cuestión de la extensión hacia el mar de la frontera marítima a la decisión de un procedimiento de solución vinculante con terceros.

3. 3. Si las Partes no consiguen ponerse de acuerdo sobre los términos de dicha sumisión en el plazo de tres meses a partir de dicha notificación, cualquiera de las Partes podrá someter la cuestión de la extensión hacia el mar de la frontera marítima a la Sala de cinco jueces constituida de conformidad con el presente Acuerdo especial.

4. Las disposiciones del presente Acuerdo especial se aplicarán, mutatis mutandis, a los procedimientos previstos en el presente artículo, y la decisión de la Sala será definitiva y vinculante para las Partes.

Artículo VIII
El presente Acuerdo Especial entrará en vigor en la fecha de entrada en vigor del Tratado entre el Gobierno de Canadá y el Gobierno de los Estados Unidos de América para Someter a Solución de Controversias Vinculante la Delimitación de la Frontera Marítima en la Zona del Golfo de Maine, firmado en el día de hoy. Permanecerá en vigor a menos que y hasta que sea terminado de conformidad con las disposiciones de dicho Tratado o hasta que dicho Tratado sea terminado.”

6. De conformidad con el artículo 40, párrafo 3, del Estatuto y con el artículo 42 del Reglamento de la Corte, se transmitieron copias de la notificación y del Acuerdo Especial al Secretario General de las Naciones Unidas, a los Miembros de las Naciones Unidas y a los demás Estados con derecho a comparecer ante la Corte.

7. Mediante Providencia dictada por el Tribunal el 1 de febrero de 1982, de conformidad con el artículo 92 del Reglamento del Tribunal, y posteriormente mediante Providencias dictadas por el Presidente de la Sala el 28 de julio de 1982, el 5 de noviembre de 1982 y el 27 de julio de 1983, se fijaron o prorrogaron plazos para la presentación de Memoriales y Contramemoriales, y se consideró necesaria la presentación de Réplicas y se fijó un plazo para ello. Los [p256] Memoriales, Contramemoriales y Réplicas de las Partes fueron debidamente presentados dentro de los plazos así fijados o prorrogados.

8. Mediante Providencia dictada por la Sala el 30 de marzo de 1984, el Comandante Peter Bryan Beazley fue designado perito técnico para asistir a la Sala en cuestiones técnicas y, en particular, en la preparación de la descripción de la frontera marítima y de las cartas a que se refiere el párrafo 2 del artículo II del Acuerdo especial.

Antes de asumir sus funciones, el experto técnico realizó una declaración solemne, cuyo texto figura en la Providencia. 9. Los días 2-6, 10-13, 16, 18-19 de abril y 3-5 y 9-11 de mayo de 1984, la Sala celebró sesiones públicas en las que intervinieron los siguientes representantes de las Partes :

Por Canadá:

Excmo. Sr. L. H. Legault,

El Honorable Sr. M. MacGuigan, P.C., Q.C., M.P.,

Sr. B. Hankey,

Sr. W. I.

C. Binnie, Q.C.,

Sr. Y. Fortier, Q.C.,

Sr. I. Brownlie, Q.C.,

Sr. D. W. Bowett, Q.C.,

Sr. P. Weil,

Sr. A. Malintoppi,

Sr. G. Jaenicke.

Por los Estados Unidos de América :

El Honorable Sr. D. R. Robinson,

Sr. J. R. Stevenson,

Sr. D. Colson,

Sr. M. Feldman,

Sr. K. Lancaster, Sr. K. Lancaster,

Sr. B. Rashkow,

Sr. S. Riesenfeld.

El Gobierno de los Estados Unidos llamó a un experto, el Sr. R. Edwards, que fue interrogado por el Sr. Lancaster, abogado de los Estados Unidos, y el Sr. Fortier, abogado de Canadá. 10. En el curso de las audiencias los miembros de la Sala formularon preguntas a ambas Partes. Antes del cierre de las audiencias, los Agentes o los abogados de las Partes dieron respuestas orales o escritas a dichas preguntas. 11.

Los Gobiernos del Reino Unido y de Bangladesh, invocando el artículo 53, apartado 1, del Reglamento del Tribunal de Justicia, solicitaron que se les facilitaran copias de los escritos y documentos anexos al asunto. Por cartas de 6 y 13 de diciembre de 1982, después de haber recabado la opinión de las Partes y de haber formulado éstas objeciones, el Secretario informó a dichos Gobiernos de que el Presidente de la Sala había decidido que no procedía acceder a las solicitudes de esos dos Gobiernos en ese momento. El 2 de abril de 1984, la Sala decidió, tras recabar la opinión de las Partes de conformidad con el artículo 53, párrafo 2, del Reglamento del Tribunal, que los escritos y documentos anexos debían hacerse accesibles al público, y ponerse a disposición de terceros Estados, con efecto a partir de la apertura del procedimiento oral, por lo que se pusieron al mismo tiempo a disposición de los Estados antes mencionados.

*[p257]

12.

Durante el procedimiento escrito, las Partes presentaron las siguientes alegaciones: En nombre de Canadá

en el Memorial:

“En vista de los hechos y argumentos expuestos en este Memorial,

Que la Corte declare y adjudique que:

El curso de la frontera marítima única a que se refiere el Acuerdo Especial celebrado por Canadá y los Estados Unidos el 29 de marzo de 1979 está definido por líneas geodésicas que unen las siguientes coordenadas geográficas de puntos :

44° 11′ 12″ N 67° 16′ 46″ W
44° 08′ 51″ N 67° 16′ 20″ W
43° 59′ 12″ N 67° 14′ 34″ O
43° 49′ 49″ N 67° 12′ 30″ O
43° 49′ 29″ N 67° 12′ 43″ O
43° 37′ 33″ N 67° 12′ 24″ O
43° 03′ 58″ N 67° 23′ 55″ O
42° 54′ 44″ N 67° 28′ 35″ O
42° 20′ 37″ N 67° 45′ 36″ O
41° 56′ 42″ N 67° 51′ 29″ O
41° 22′ 07″ N 67° 29′ 09″

W
40° 05′ 36″ N 66° 41′ 59″ W”;

en el Memorial de Contestación:
“A la vista de los hechos y argumentos expuestos en el Memorial canadiense y en el presente Contramemorial,

Se sirva el Tribunal, desestimando todas1 las alegaciones y presentaciones contrarias expuestas en el Memorial de Estados Unidos, Declarar y adjudicar que:

El curso de la frontera marítima única a que se refiere el Acuerdo Especial celebrado por Canadá y los Estados Unidos el 29 de marzo de 1979 está definido por líneas geodésicas que conectan las siguientes coordenadas geográficas de puntos :” [aquí sigue una lista de coordenadas idénticas a las del Memorial] ;

en la Réplica :

“En vista de los hechos y argumentos expuestos en el Memorial canadiense, en el Contramemorial canadiense y en la presente Réplica,

Que el Tribunal, rechazando todas las alegaciones y presentaciones contrarias expuestas en el Memorial y Contramemorial de Estados Unidos,

Declarar y adjudicar que:

El curso de la frontera marítima única a que se refiere el Acuerdo Especial celebrado por Canadá y los Estados Unidos el 29 de marzo de 1979 está definido por líneas geodésicas que conectan las siguientes coordenadas geográficas de puntos :”

[aquí sigue una lista de coordenadas idénticas a las del Memorial]. [p258]

En nombre de los Estados Unidos,

en el Memorial:

“En vista de los hechos expuestos en la Parte 1 de este Memorial, la exposición del derecho contenida en la Parte II de este Memorial, y la aplicación del derecho a los hechos expuesta en la Parte III de este Memorial;

Considerando que el Acuerdo Especial entre las Partes solicita a la Corte que, de conformidad con los principios y reglas del derecho internacional aplicables en la materia entre las Partes, decida el curso de la frontera marítima única que divide la plataforma continental y las zonas de pesca de los Estados Unidos de América y Canadá desde un punto en la latitud 44° 11′ 12″ N, longitud 67°16′ 46″ O hasta un punto a ser determinado por esta Corte dentro de un área limitada por líneas rectas que conectan los siguientes conjuntos de coordenadas : latitud 40° N, longitud 67° O ; latitud 40° N, longitud 65° O ; latitud 42° N, longitud 65° O ;

Tenga a bien la Corte, en nombre de los Estados Unidos de América, adjudicar y declarar : A. En relación con la ley aplicable

1. Que la delimitación de una frontera marítima única requiere la aplicación de principios equitativos, teniendo en cuenta las circunstancias pertinentes en la zona, para producir una solución equitativa.

2. Que los principios equitativos que deben aplicarse en este caso incluyen :

(a) el principio de que la delimitación respete la relación entre las costas pertinentes de las Partes y las zonas marítimas situadas frente a dichas costas, incluyendo la no usurpación, la proporcionalidad y, cuando proceda, la prolongación natural ;

(b) el principio de que la delimitación facilite la conservación y gestión de los recursos naturales de la zona ;

(c) el principio de que la delimitación minimice el potencial de disputas entre las Partes ; y

(d) El principio de que la delimitación tenga en cuenta las circunstancias relevantes en el área.

3. Que el método de equidistancia no es obligatorio para las Partes ni preferido, ni por tratado ni como norma de derecho internacional consuetudinario, y que puede utilizarse cualquier método o combinación de métodos de delimitación que produzca una solución equitativa.

B. Con respecto a las circunstancias pertinentes que deben tenerse en cuenta

1. Que las circunstancias geográficas pertinentes en la zona incluyen :

(a) la amplia relación geográfica de las Partes como Estados adyacentes ;

(b) la dirección noreste general de la costa este de América del Norte, tanto dentro del Golfo de Maine como mar adentro del Golfo ; [p259] (c) la ubicación del límite internacional en la esquina norte del Golfo de Maine ;

(d) los cambios radicales en la dirección de la costa canadiense a partir del istmo de Chignecto, a 147 millas al noreste de la terminación del límite internacional ;

(e) la protuberancia de la península de Nueva Escocia a 100 millas náuticas al sureste de la terminación del límite internacional, creando una corta línea costera canadiense perpendicular a la dirección general de la costa, y al otro lado de la terminación del límite internacional ;

(f) la concavidad de la costa creada por la combinación de la protuberancia de la península de Nueva Escocia y la curvatura de la costa de Nueva Inglaterra;

(g) la longitud relativa de las costas relevantes de las Partes ; y

(h) el Canal del Noreste, el Banco Georges, y el Banco Browns y el Banco Alemán en la Plataforma Scotian, como características especiales.

2. Que las circunstancias medioambientales relevantes en la zona incluyen :
(a) los tres regímenes ecológicos separados e identificables asociados, respectivamente, con la Cuenca del Golfo de Maine, el Banco Georges y la Plataforma Scotian; y (b) el Canal del Noreste como límite natural que divide no sólo los regímenes ecológicos separados e identificables de Georges Bank y la Plataforma Scotian, sino también la mayoría de las poblaciones de peces de importancia comercial asociadas a cada uno de dichos regímenes.

3. Que las circunstancias relevantes en la zona relacionadas con el interés predominante de Estados Unidos, tal y como se desprende de las actividades de las Partes y sus nacionales, incluyen :

(a) la mayor y más larga extensión de la pesca realizada por pescadores estadounidenses desde antes de que Estados Unidos se convirtiera en un país independiente ;

(b) el desarrollo único y, hasta hace poco, el dominio casi exclusivo de las pesquerías de Georges Bank por parte de pescadores estadounidenses ; y (c) el ejercicio por parte de Estados Unidos y sus nacionales, durante más de 200 años, de la responsabilidad en materia de ayudas a la navegación, búsqueda y salvamento, defensa, investigación científica y conservación y gestión de las pesquerías.

C. Con respecto a la delimitación

1. Que la aplicación de principios equitativos que tengan en cuenta las circunstancias pertinentes en la zona para producir una solución equitativa se logra mejor mediante una frontera marítima única que sea perpendicular a la dirección general de la costa en la zona del Golfo de Maine, que comience en el punto de partida para la delimitación especificado en el artículo II del Acuerdo especial y se adentre en el triángulo descrito en dicho artículo, pero ajustada durante su curso para evitar dividir German Bank y Browns Bank, que se dejarían en su totalidad a Canadá. [p260]

2. Que la frontera consista en líneas geodésicas que unan las siguientes coordenadas geográficas:

Latitud (Norte)

Longitud (Oeste)

(a)

44°11′ 12″

67° 16′ 46″ (b)

43° 29′ 06″

66° 34′ 30″

(c)

43° 19′ 30″

66° 52′ 45″

(d)

43° 00′ 00″

66° 33′ 21″

(e)

42° 57′ 13″

66° 38′ 36″

(f)

42° 28′ 48″

66° 10′ 25″ (g)

42° 34′ 24″

66° 00′ 00″

(h)

42° 15′ 45″

65° 41′ 33″ (i)

42° 22′ 23″

65° 29′ 12″

(j)

41° 56′ 21″

65° 03′ 48″

(k)

41° 58′ 24″

65° 00′ 00″” ;

en el Memorial de Contestación:

“A la vista de los hechos expuestos en la Parte 1 del Memorial de Estados Unidos y de este Memorial de Contestación, de la exposición de la ley contenida en la Parte II del Memorial de Estados Unidos y de este Memorial de Contestación, y de la aplicación de la 1ley a los hechos según se expone en la Parte III del Memorial de Estados Unidos y de este Memorial de Contestación;”

[aquí siguen las idénticas alegaciones expuestas en el Memorial] ;

en la Réplica :

“En vista de los hechos expuestos en el Memorial, el Contramemorial y la presente Réplica de Estados Unidos, la exposición del derecho contenida en el Memorial, el Contramemorial y la presente Réplica de Estados Unidos, y la aplicación del derecho a los hechos expuestos en el Memorial, el Contramemorial y la presente Réplica de Estados Unidos;”

(aquí siguen las idénticas alegaciones expuestas en el Memorial].

13. En el curso del procedimiento oral, las Partes presentaron las siguientes alegaciones :

En nombre de Canadá,

en la audiencia del 5 de mayo de 1984 (por la tarde): “En vista de los hechos y argumentos expuestos en el Memorial, Contramemorial y Réplica canadienses, y por Canadá en este procedimiento oral,

Que el Tribunal, rechazando todas las alegaciones y presentaciones contrarias expuestas en el Memorial, Contramemorial y Réplica de Estados Unidos, y por Estados Unidos en este procedimiento oral,

Declarar y adjudicar que:

El curso de la frontera marítima única a que se refiere el Acuerdo Especial [p261] celebrado por Canadá y Estados Unidos el 29 de marzo de 1979 está definido por líneas geodésicas que conectan las coordenadas geográficas de los puntos descritos en la Presentación anexa al Memorial, Contramemorial y Réplica de Canadá” ;

En nombre de los Estados Unidos de América,

en la audiencia del 11 de mayo de 1984 : “En vista de los hechos, la exposición del derecho y la aplicación del derecho a los hechos expuestos en el Memorial, Contramemorial y Réplica de los Estados Unidos y las presentaciones orales de los Abogados de los Estados Unidos;

Considerando que el Acuerdo Especial entre las Partes solicita a la Sala que, de conformidad con los principios y normas del derecho internacional aplicables en la materia entre las Partes, decida el curso de la frontera marítima única que divide la plataforma continental y las zonas de pesca de los Estados Unidos de América y Canadá desde un punto en la latitud 44° 11′ 12″ N, longitud 67° 16′ 46″ O hasta un punto a ser determinado por esta Sala dentro de un área delimitada por líneas rectas que conectan los siguientes conjuntos de coordenadas : latitud 40° N, longitud 67° O ; latitud 40° N.

longitud 65° O ; latitud 42° N, longitud 65° O ; Tenga a bien la Cámara, en nombre de los Estados Unidos de América, adjudicar y declarar :

A.

En relación con la ley aplicable 1. Que la delimitación de una frontera marítima única requiere la aplicación de principios equitativos, teniendo en cuenta las circunstancias pertinentes en la zona, para producir una solución equitativa.

2. Que los principios equitativos que deben aplicarse en este caso incluyen :

(a) el principio de que la delimitación respete la relación entre las costas pertinentes de las Partes y las zonas marítimas situadas frente a dichas costas, incluyendo la no usurpación; la proporcionalidad ; y la prolongación natural en su sentido geográfico, o extensión frente a la costa ;

(b) el principio de que la delimitación facilite la conservación y gestión de los recursos naturales de la zona ;

(c) el principio de que la delimitación minimice el potencial de disputas entre las Partes; y (d) el principio de que la delimitación tenga en cuenta las circunstancias relevantes de la zona.

3. Que el método de la equidistancia no es obligatorio para las Partes ni se prefiere, ni por tratado ni como norma de derecho internacional consuetudinario, y que puede utilizarse cualquier método o combinación de métodos de delimitación que produzca una solución equitativa en aplicación de estos principios. teniendo en cuenta las circunstancias pertinentes. [p262] B. En cuanto a las circunstancias pertinentes que deben tenerse en cuenta

1.

Que las circunstancias geográficas relevantes en la zona incluyen :

(a) la extensión del frente costero de Maine y New Hampshire a través del Golfo de Maine y más allá ;

(b) la amplia relación geográfica de las Partes como Estados adyacentes ;

(c) la dirección noreste general de la costa este de Norteamérica, tanto dentro del Golfo de Maine como hacia el mar del Golfo ;

(d) la ubicación del límite internacional en la esquina norte del Golfo de Maine ;

(e) los cambios radicales en la dirección de la costa canadiense a partir del istmo de Chignecto, a 147 millas al noreste de la terminación del límite internacional ;

(f) la protuberancia de la península de Nueva Escocia a 100 millas náuticas al sudeste del límite internacional, que crea una corta línea costera canadiense perpendicular a la dirección general de la costa y frente al límite internacional ;

(g) la concavidad de la costa creada por la combinación de la protuberancia de la península de Nueva Escocia y la curvatura de la costa de Nueva Inglaterra;

(h) la longitud relativa de las costas pertinentes de las Partes ; y

(i) el Canal del Noreste, el Banco Georges, y el Banco Browns y el Banco Alemán en la Plataforma Scotian, como características especiales.

2.
Que las circunstancias medioambientales relevantes en la zona incluyen :

(a) los tres regímenes ecológicos separados e identificables asociados, respectivamente, con la Cuenca del Golfo de Maine, el Banco Georges y la Plataforma Scotian; y

(b) el Canal del Noreste como límite natural que divide no sólo los regímenes ecológicos separados e identificables de Georges Bank y la Plataforma Scotian, sino también la mayoría de las poblaciones de peces de importancia comercial asociadas a cada uno de dichos regímenes.

3. Que las circunstancias relevantes en la zona relacionadas con el interés predominante de Estados Unidos, tal y como se desprende de las actividades de las Partes y sus nacionales, incluyen :

(a) la mayor y más larga extensión de la pesca realizada por pescadores estadounidenses desde antes de que Estados Unidos se convirtiera en un país independiente ; (b) el desarrollo único y, hasta hace poco, el dominio casi exclusivo de las pesquerías de Georges Bank por parte de pescadores estadounidenses ; y

(c) el ejercicio por parte de Estados Unidos y sus nacionales, durante más de 200 años, de la responsabilidad en materia de ayudas a la navegación, búsqueda y salvamento, defensa, investigación científica y conservación y gestión de la pesca. [p363]

C. Con respecto a la delimitación

1. Que la aplicación de principios equitativos que tomen en cuenta las circunstancias relevantes en el área para producir una solución equitativa se logra mejor mediante una frontera marítima única que sea perpendicular a la dirección general de la Costa en el área del Golfo de Maine, comenzando en el punto de partida para la delimitación especificado en el Artículo II del Acuerdo Especial y procediendo hacia el triángulo descrito en dicho Artículo, pero ajustado durante su curso para evitar dividir German Bank y Browns Bank, los cuales se dejarían en su totalidad a Canadá.

2. Que la frontera consista en líneas geodésicas que unan las siguientes coordenadas geográficas :

Latitud (Norte)

Longitud (Oeste)

(a)

44° 11′ 12″

67° 16′ 46″

(b)

43° 29′ 06″

66° 34′ 30″

(c)

43° 19′ 30″

66° 52′ 45″

(d)

43° 00′ 00″

66° 33′ 21″

(e)

42° 57′ 13″

66° 38′ 36″

(f)

42° 28′ 48″

66° 10′ 25″

(g)

42° 34′ 24″

66° 00′ 00″

(h)

42° 15′ 45″

65° 41′ 33″

(i)

42° 22′ 23″

65° 29′ 12″

(j)

41° 56′ 21″

65° 03′ 48″

(k)

41° 58′ 24″

65° 00′ 00″.”

I 14. El asunto relativo a la delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine fue sometido a la Corte sobre la base de la primera de las posibilidades previstas en el párrafo 1 del artículo 40 de su Estatuto, a saber, mediante la notificación de un acuerdo especial, en este caso el Acuerdo Especial firmado en Washington el 29 de marzo de 1979 por los Gobiernos de Canadá y de los Estados Unidos de América y notificado a la Corte el 25 de noviembre de 1981.

15. Mediante Providencia de 20 de enero de 1982, la Corte, en aplicación del párrafo 2 del artículo 26 y del artículo 31 de su Estatuto, constituyó una Sala especial integrada por cinco miembros para conocer del asunto. En virtud del artículo II, párrafo 1, del Acuerdo especial, se pide a esta Sala que

“se le pide que decida, de conformidad con los principios y normas de derecho internacional aplicables en la materia entre las Partes, la siguiente cuestión : ¿Cuál es el curso de la frontera marítima única que divide la plataforma continental y las zonas de pesca de Canadá y los Estados Unidos de América, desde un punto en la latitud 44° 11′ 12″ N, longitud 67° 16′ 46″ O hasta un punto a ser determinado por la Sala dentro de un [p264] área delimitada por líneas rectas que conectan los siguientes conjuntos de coordenadas geográficas : latitud 40° N, longitud 67° O ; latitud 40° N, longitud 65° O ; latitud 42° N, longitud 65° O?”.

16. El Artículo II, párrafo 4, declara que:

“Las Partes aceptarán como definitiva y vinculante para ellas la decisión de la Sala dictada de conformidad con este Artículo”. El artículo III, párrafo 1, confirma además el carácter definitivo y vinculante de la “frontera marítima única” que delimitará la Sala, especificando que al sur y al oeste de esta “frontera marítima” Canadá no podrá, y al norte y al este de la misma los Estados Unidos de América no podrán, “reclamar o ejercer derechos soberanos o jurisdicción para ningún fin sobre las aguas o el lecho y subsuelo marinos”.

También hay que señalar que el Artículo III, párrafo 2, reserva expresamente las posiciones de cada una de las dos Partes al disponer que: “Nada de lo dispuesto en el presente Acuerdo Especial afectará a la posición de ninguna de las Partes con respecto a la naturaleza jurídica y la extensión hacia el mar de la plataforma continental, de la jurisdicción pesquera o de los derechos soberanos de jurisdicción para cualquier otro fin con arreglo al Derecho Internacional.”

17. La tarea de delimitación de la frontera marítima dentro de los límites indicados en el artículo II, párrafo 1, no es la única que prevé el Acuerdo especial.

El Artículo VII, párrafo 1, establece que: “Tras la decisión de la Sala, cualquiera de las Partes podrá solicitar negociaciones encaminadas a alcanzar un acuerdo sobre la extensión de la frontera marítima tan lejos hacia el mar como las Partes consideren conveniente”.

Y los párrafos siguientes establecen que si las Partes no llegan a un acuerdo a este respecto dentro de los plazos especificados, ya sea directamente o sometiendo la cuestión a la decisión de un procedimiento vinculante de solución entre terceros, cualquiera de las Partes podrá “someter la cuestión de la extensión hacia el mar de la frontera marítima a la Sala de cinco magistrados constituida de conformidad con el Acuerdo Especial” (párr. 3). Las disposiciones del Acuerdo especial se aplicarán entonces, mutatis mutandis, a los nuevos procedimientos emprendidos de este modo y la decisión de la Sala también será “definitiva y vinculante para las Partes” (párrafo 4).

Sin embargo, esta cuestión no guarda relación con la determinación de la competencia de la Sala en el presente asunto. En principio, dicha competencia sólo puede derivarse de las disposiciones del Estatuto y del Reglamento que rigen la jurisdicción del Tribunal; la aplicación de estas disposiciones no difiere si el Tribunal está reunido en su composición plena o como Sala. En cuanto al Acuerdo [p265] Especial, no define ninguna limitación de la competencia de la Sala distinta de la que resulta de los propios términos de la cuestión enunciada en el artículo II, párrafo 1, que se estudiará más adelante.

18. El Acuerdo especial (art. II, párr. 3) pide a la Sala que designe a un experto técnico nombrado conjuntamente por las Partes para que la asista en cuestiones técnicas y, en particular, en la preparación de la descripción de la frontera marítima y de las cartas en las que debe indicarse su trazado.

En efecto, el experto técnico fue nombrado por Providencia de 30 de marzo de 1984 y las condiciones previstas para su participación en los trabajos de la Sala han sido debidamente respetadas. Por lo demás, el Acuerdo especial exige a la Sala y al perito el cumplimiento de ciertas disposiciones técnicas, enunciadas en los apartados a) a g) del artículo IV, e impone a las Partes ciertas restricciones en materia de pruebas y de argumentación (art. V).

19. Dado que el Tribunal, y en consecuencia la Sala, ha sido constituido mediante un acuerdo especial, no se plantea ninguna cuestión preliminar en cuanto a su competencia para conocer del asunto.

Podría plantearse una cuestión como resultado del uso, al menos en el texto francés del Acuerdo especial, del término fronrière maritime (“frontera marítima”), que podría sugerir, incorrectamente, la idea de una frontera real (límite) entre dos Estados soberanos. Sin embargo, la Sala tiene claro que la tarea que se le ha encomendado se refiere únicamente a una delimitación entre las distintas formas de jurisdicción parcial, es decir, los “derechos soberanos” que, en virtud del Derecho internacional vigente, tanto convencional como general, se reconocen a los Estados ribereños en las zonas marinas y submarinas situadas fuera del límite exterior de sus respectivos mares territoriales, hasta límites definidos. Por lo tanto, los derechos de terceros Estados en las zonas en cuestión no pueden verse afectados en modo alguno por la delimitación que la Sala debe efectuar. Aparte de esta consideración, el único problema que teóricamente puede plantearse de entrada en este contexto podría ser hasta qué punto la Sala está obligada a respetar las disposiciones del Acuerdo especial en lo que respecta al punto de partida de la línea de delimitación que debe trazarse y al triángulo dentro del cual debe terminar dicha línea.

20. Según la información facilitada por las propias Partes, el punto de partida en cuestión (44° 11′ 12″ norte, 67° 16′ 46″ oeste), denominado punto A, no es más que el primer punto de intersección de las dos líneas que representan los límites de las zonas de pesca reivindicadas respectivamente por Canadá y Estados Unidos cuando, a finales de 1976, y con efecto desde principios de 1977, decidieron ampliar su jurisdicción pesquera hasta las 200 millas marinas. La razón de la elección de este punto de intersección -en lugar del límite internacional fijado en el Tratado entre los dos Estados de 24 de febrero de 1925, y situado en el canal de Grand Manan, que podría haber parecido más lógico- es que hacia el mar de este último punto se encuentran la isla Machias Seal y North Rock, cuya soberanía está en disputa, y que las Partes desean reservarse la posibilidad de una solución directa [p266] de esta disputa. Parecería que en la elección del punto A no influyó ninguna otra consideración aparte de la indicada anteriormente.

21.

En cuanto al triángulo que delimita la zona dentro de la cual debe terminar la línea de delimitación que trazará la Sala, según las Partes se estableció para evitar la posibilidad de que la decisión de la Sala en este caso prejuzgara cuestiones como la de la determinación del borde exterior del margen continental, cuestiones que deben tratarse en primera instancia mediante negociaciones. Huelga decir que la posición y los límites del triángulo se establecieron a la luz de las respectivas pretensiones de las Partes en el momento en que se celebró el Acuerdo especial, es decir, en 1979.

Pero incluso en la actualidad, las líneas que representan las reivindicaciones máximas de las dos Partes siguen terminando dentro del triángulo – cerca del vértice noreste y del vértice suroeste, respectivamente.

22. La aplicación de las normas del derecho internacional y de los métodos de delimitación considerados más apropiados en este caso podría presentar a la Sala la tentación de adoptar otro punto de partida de la línea que debe trazarse, o de trazar una línea que termine en un punto situado fuera del triángulo. Sin embargo, aun prescindiendo del carácter un tanto improbable de esta hipótesis, la razón decisiva por la que no deben seguirse tales soluciones es el hecho de que para la delimitación de una frontera marítima -ya se trate del mar territorial o de la plataforma continental o de la zona económica exclusiva- tanto el derecho internacional convencional como el consuetudinario conceden prioridad sobre todos1 los demás al criterio de que esta delimitación debe buscarse ante todo, respetando siempre el derecho internacional, mediante un acuerdo entre las partes interesadas. El recurso a la delimitación por vía arbitral o judicial es, en definitiva, simplemente una alternativa al arreglo directo y amistoso entre las partes.

23. Por consiguiente, si Canadá y los Estados Unidos de América han optado por reservarse, como objeto de una futura negociación directa con miras a un acuerdo, la determinación del curso de la línea de delimitación entre el término del límite internacional y el punto A, y el curso de la delimitación más allá del punto final de la línea de la Cámara en el triángulo, debe concluirse que su intención de recurrir de otro modo a la solución judicial debe tomarse dentro de los límites en que fue concebida y expresada. Los dos Estados ya han dado, de mutuo acuerdo, un paso hacia la solución de su litigio, que, por supuesto, debe ser completado por una decisión de la Sala, pero que, sin embargo, ésta no debe ignorar. La Sala concluye que, en la tarea que le ha sido encomendada, debe ajustarse a los términos en que las Partes han definido dicha tarea. Si no lo hiciera, se extralimitaría en su competencia.

24. Existe una profunda diferencia, en dos aspectos importantes, entre las solicitudes presentadas por las Partes en los asuntos anteriormente sometidos al Tribunal, a saber, las relativas a la delimitación de la plataforma continental del Mar del Norte y a la delimitación de la plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia), y la solicitud actualmente sometida al juicio de la Sala y relativa a la delimitación que debe efectuarse en la zona del Golfo de Maine.

25. Para empezar, en los otros asuntos que se acaban de mencionar, la Corte no estaba obligada a trazar ella misma una línea de delimitación, sino simplemente a realizar una tarea preliminar a la determinación de dicha línea, a saber, indicar los principios y las normas de derecho internacional aplicables a esa delimitación, a lo que, en el asunto Túnez/Libia, se añadió la petición de que la Corte precisara el método práctico de aplicación de esos principios y normas en la situación concreta. Las Partes se habían reservado la tarea final, es decir, la determinación de la línea de delimitación, que debía realizarse conjuntamente y sobre la base vinculante de las indicaciones recibidas del Tribunal. Sin embargo, en el presente caso, esta tarea se encomienda directamente a la Sala, sin que en el Acuerdo especial se dé ninguna indicación sobre las fuentes de las que debe derivar su determinación de los principios y métodos aplicables. Vista desde este primer aspecto, la solicitud presentada a la Sala es más bien análoga a la solicitud presentada al Tribunal de Arbitraje al que se pidió que trazara la línea de delimitación de la plataforma continental entre Francia y el Reino Unido.

26. 26. El segundo aspecto que distingue este asunto de todos los anteriormente juzgados es el hecho de que, por primera vez, la delimitación que se pide a la Sala no se refiere exclusivamente a la plataforma continental, sino a la vez a la plataforma continental y a la zona exclusiva de pesca, delimitación que debe efectuarse mediante un único límite. Además, durante el procedimiento oral, las Partes añadieron – por referencia al Artículo III, párrafo 1, del Acuerdo Especial – que la línea divisoria única a trazar debería ser aplicable a todos los aspectos de la jurisdicción del Estado ribereño, no sólo la jurisdicción tal y como la define el derecho internacional en su estado actual, sino también tal y como se definirá en el futuro. Para determinar este límite único, sólo se pide a la Sala que decida “de conformidad con los principios y normas de derecho internacional aplicables en la materia entre las Partes”, sin que en el texto del Acuerdo especial se dé ninguna indicación adicional, ni de carácter formal ni sustancial, respecto de esas “normas y principios”.

27. En cuanto a este segundo aspecto, la Sala debe observar que las Partes se han limitado a dar por supuesto que sería posible, tanto jurídica como materialmente, trazar un único límite para dos jurisdicciones diferentes. No han presentado ningún argumento en apoyo de esta suposición. La Sala, por su parte, opina que ciertamente no hay ninguna norma de derecho internacional que diga lo contrario y, en el presente caso, no hay ninguna imposibilidad material de trazar una frontera de este tipo. Por lo tanto, no cabe duda de que la Sala puede llevar a cabo la operación que se le solicita. [p268]

II

28. La zona dentro de la cual debe llevarse a cabo la delimitación solicitada en el presente caso, en otras palabras, la zona geográfica directamente afectada por esta delimitación, se encuentra dentro de los límites mal definidos de lo que las Partes han denominado, en el título y el preámbulo del Acuerdo especial, la “zona del Golfo de Maine”, sin dar, no obstante, ninguna definición de esta expresión. La Sala considera indispensable alcanzar un mayor grado de precisión en cuanto a los conceptos geográficos utilizados en este contexto como base de la operación que debe realizar.

29. Como se desprende de los mapas que se insertan o anexan a la presente Sentencia, el Golfo de Maine propiamente dicho es una amplia hendidura oceánica en la costa oriental del Continente Norteamericano, que tiene aproximadamente la forma de un rectángulo alargado. En su extremo suroeste, una vez pasada la isla de Nantucket, se alcanza el codo del cabo Cod ; a partir de aquí, la hendidura sigue el segmento aproximadamente norte-sur del extremo de esta península. Dentro de la península y de la línea imaginaria que une su extremo con Cabo Ann, más al norte, se encuentran las dos bahías contiguas de Cabo Cod y Massachusetts. Al fondo de la bahía de Massachusetts se encuentra la ciudad de Boston. La característica del lado occidental del rectángulo mencionado, que es uno de sus dos lados cortos, es la dirección general sur-sureste/norte-noroeste de la costa de Massachusetts colindante con el golfo de Maine.

30. A continuación sigue la corta costa de New Hampshire y, con ella, la dirección de la costa del Golfo comienza a alterar ligeramente su rumbo, curvándose suavemente hacia el noreste. Esta tendencia continúa con el primer segmento de la costa de Maine. Pero pronto la costa de este Estado, que se vuelve quebrada y bordeada de islas, se curva de nuevo para seguir un rumbo constante oeste-suroeste/este-noreste. Desde Cape Elizabeth hasta el límite internacional entre los Estados Unidos de América y Canadá, que termina en el canal de Grand Manan, la costa de Maine forma a lo largo de esta línea el primero de los lados largos del rectángulo. Cabe señalar que, más allá de esa frontera, la costa adyacente de la provincia de Nuevo Brunswick también sigue la misma dirección. Pero entre esta costa y la de Nueva Escocia, situada enfrente y casi paralela a ella, se encuentra la apertura de la bahía de Fundy -más o menos en la latitud del término del límite internacional-, que se adentra profundamente tierra adentro. Las aguas de la bahía de Fundy se funden con las del Golfo en el tramo de mar comprendido entre la isla de Grand Manan, frente a la costa de Nuevo Brunswick, y la isla de Brier, prolongación de Digby Neck y Long Island, que recorren la costa septentrional de Nueva Escocia.

31. Se ha planteado la cuestión de si la bahía de Fundy debe considerarse como una parte del golfo de Maine o si esta bahía debe considerarse como una bahía cerrada, considerada como si estuviera sellada por una línea recta. El hecho de que tal línea pueda ser tomada en consideración al construir el rectángulo dentro del Golfo para definir su forma geométrica en [p269]

Mapa No. 1

[p270] para facilitar la búsqueda de una línea de delimitación no significa que la línea de cierre deje de ser una línea imaginaria trazada a través de las aguas y se convierta en una línea costera real. Tampoco marca una separación de las aguas a cada lado de la misma: a juzgar por las pruebas presentadas, no existe una diferencia de calidad apreciable entre las aguas de la parte noreste del Golfo y las aguas de la parte exterior de la Bahía. De hecho, la parte de la bahía más próxima a su desembocadura en el Golfo es amplia, la profundidad de las aguas es la misma y la distancia entre las costas continentales supera el doble de la extensión del mar territorial. Sin embargo, más hacia el interior de la Bahía, las aguas son menos profundas y las costas están más próximas entre sí, de modo que la Bahía sólo contiene zonas marítimas situadas a no más de 12 millas de la línea de bajamar.

32. Casi enfrente de la terminación del límite internacional, la costa de Nueva Escocia gira bruscamente en una dirección general sureste, de modo que si la línea de esta dirección se extendiera hacia atrás en la dirección opuesta, se encontraría con la línea de la costa de Maine, descrita en el párrafo 30 anterior, casi en ángulo recto. La línea imaginaria que discurre desde la terminación del límite internacional a través de la isla canadiense llamada Grand Manan Island hasta Brier Island y Cape Sable, en los dos extremos de Nueva Escocia, forma el segundo lado corto -este- del rectángulo, opuesto al lado oeste formado por la costa de Massachusetts. Llama la atención la dirección casi paralela de estas dos costas opuestas ; la distancia entre Cape Ann y Whipple Point en la isla Brier es de 206 millas, la que hay entre el punto más cercano de Cape Cod y Chebogue Point en la costa de Nueva Escocia es de 201 millas, y la que hay entre el codo de Cape Cod y Cape Sable es apenas mayor (219 millas).

33. El segundo lado largo del rectángulo no corresponde en ningún punto a una masa de tierra. Está formado únicamente por una línea imaginaria trazada sobre las aguas desde la punta sudeste de la isla de Nantucket hasta el cabo Sable, en el extremo sudoeste de Nueva Escocia. Las dos Partes coinciden en que se trata de la “línea de cierre” del Golfo de Maine hacia el mar. Dado que esta línea une los dos últimos puntos en tierra a cada lado en dirección al Atlántico, indica efectivamente, en el contexto de la zona de delimitación, el límite entre la zona interior, o el Golfo de Maine en sentido estricto, y la zona exterior o atlántica de la zona en cuestión.

34. En resumen, el golfo de Maine adopta la forma de una gran hendidura aproximadamente rectangular, bordeada en tres de sus lados por tierra -excepto donde las bahías contiguas de Cabo Cod/Massachusetts se encuentran a lo largo del lado occidental, y la bahía de Fundy se abre en el extremo interior del lado oriental- y en el cuarto lado abierta al océano Atlántico.

35. En la descripción anterior del golfo de Maine hay varias referencias al rectángulo que parece ofrecer una buena representación simplificada de la configuración de dicho golfo, tal y como queda delineado por sus costas. Es sobre la base de esta aproximación a una figura geométrica específica que [p271] los dos lados terrestres opuestos del Golfo, en esencia las costas de Massachusetts por un lado y de Nueva Escocia por el otro, han sido así presentados como los lados cortos del rectángulo, y el lado terrestre similar formado por las costas de Maine, que conecta los otros dos en la parte posterior del Golfo, como el lado largo.

36. No obstante, debe quedar claro que el uso de estas denominaciones, tomadas de la terminología de la geometría, no debe interpretarse como una adhesión a la idea de que algunos de los frentes costeros del golfo de Maine deben considerarse como frentes “primarios” y otros como “secundarios”, de modo que los primeros se considerarían de mayor importancia que los segundos a efectos de la delimitación que debe llevarse a cabo en las aguas situadas frente a estas costas. La propia legitimidad de tal distinción que, a lo largo del caso, ha sido objeto de largos debates entre Estados Unidos, que la apoya, y Canadá, que se opone a ella, es muy dudosa. La terminología de este tipo puede emplearse, por supuesto, para destacar cualquier diferencia observada entre las longitudes de ciertos tramos de costa, cuando se describe una zona marítima. Sin embargo, aunque sea lógico, desde un punto de vista concreto, conceder importancia a esa diferencia, nada impide que las denominadas costas “secundarias” tengan una importancia igual o incluso mayor que las costas “primarias” desde otros puntos de vista. Sobre todo], los hechos geográficos no son en sí mismos ni primarios ni secundarios: la distinción en cuestión es la expresión, no de ninguna propiedad inherente a los hechos de la naturaleza, sino de un juicio de valor humano, que será necesariamente subjetivo y que puede variar sobre la base de los mismos hechos, según las perspectivas y los fines que se persigan. Lo mismo puede decirse de la idea expuesta en el curso del procedimiento de que determinados accidentes geográficos deben considerarse aberrantes por referencia a las presuntas características dominantes de una zona, costa o incluso continente.

37. Como en otros casos anteriores, las Partes se han acusado mutuamente en repetidas ocasiones de intentar remodelar la naturaleza o la geografía en el caso de tal o cual característica de la zona. No es posible aceptar la alegación de Estados Unidos de que la protuberancia hacia el suroeste de la península de Nueva Escocia desde el istmo de Chignectou es una anomalía, una distorsión geográfica que debe tratarse como tal y considerarse una derogación irregular de la tendencia general sur-suroeste/norte-noreste de la costa oriental del continente norteamericano. Asimismo, no es posible aceptar la alegación de Canadá de que la existencia de una península tan importante como Cap Cod puede ignorarse porque forma un saliente en la costa de Massachusetts, en el lado occidental del golfo de Maine. La Sala debe recordar que los hechos de la geografía no son el producto de la acción humana susceptible de juicio positivo o negativo, sino el resultado de fenómenos naturales, por lo que sólo pueden tomarse tal como son. [p272]

38. Hasta ahora sólo se ha hecho referencia a la gran extensión de agua dentro de los límites del Golfo de Maine. Sin embargo, esa extensión dista mucho de ser la totalidad de lo que debe considerarse la zona de delimitación en este caso. Al contrario, a los efectos de esta operación, la parte de esta zona que incluye la totalidad del Georges Bank – foco principal del litigio – es evidentemente otra extensión marítima, la que se encuentra frente al golfo de Maine, fuera de su línea de cierre.

39. Teniendo en cuenta la existencia del triángulo mencionado en la pregunta formulada a la Sala en el Acuerdo especial entre las Partes, hay que deducir lógicamente que la zona de delimitación comprende no sólo las zonas marítimas rodeadas por las costas del golfo de Maine, sino también las situadas hacia el mar y frente al golfo, entre los límites que convergen hacia los bordes exteriores del triángulo, ya que ninguna delimitación de la Sala puede ir más allá de estos límites.
40. La zona de delimitación definida en los párrafos anteriores no debe confundirse con lo que las Partes -cada una en sus propios términos- han denominado la “zona del Golfo de Maine”. Han designado como parte de esta “zona” algunas porciones de las costas canadiense y estadounidense situadas fuera del Golfo, porciones que durante el procedimiento han descrito ocasionalmente como “alas costeras” del Golfo, junto con, por supuesto, las zonas marítimas relacionadas. Así, el ala costera oriental del Golfo de Maine ha sido a veces toda la costa sudoriental de Nueva Escocia hasta el cabo Canso, o a veces sólo parte de ella hasta Halifax o, más modestamente, Lunenburg, según las necesidades de los argumentos particulares esgrimidos por una u otra Parte. Del mismo modo, se ha dado el nombre de ala costera occidental a la costa atlántica de Massachusetts o de Rhode Island hasta Newport, o incluso más allá. Es fácil ver en un mapa cómo estas extensiones tienden a producir un desplazamiento hacia un lado u otro a la hora de determinar el eje central de la denominada “zona”. Las Partes también se han referido a estas alas costeras, una con el fin de destacar la importancia para la economía de las zonas vecinas de los recursos pesqueros de la zona que se pretende delimitar, o incluso la dependencia económica de esos recursos de las poblaciones de las zonas costeras colindantes; la otra con el propósito opuesto de destacar el hecho de que esas zonas, sus industrias y su economía general se nutren principalmente de otras fuentes distintas de las relativamente remotas de la zona en cuestión.

41. La implicación de costas distintas de las que rodean directamente el Golfo no tiene ni puede tener por efecto ampliar la zona de delimitación a zonas marítimas que, de hecho, no tienen nada que ver con ella. En definitiva, el concepto de zona de delimitación no es más que un concepto jurídico, si bien desarrollado sobre el trasfondo de la geografía física y política. Por el contrario, el concepto de “zona del Golfo de Maine”, [p273] tal como se utiliza en el presente procedimiento, parece elástico en su extensión y arbitrario en cierta medida, un concepto que en cualquier caso pertenece a lo que podría denominarse geografía socioeconómica o humana, más que a la geografía pura. Sin querer negar a priori que los datos derivados de tales ámbitos puedan ser importantes para determinados fines, es evidente que, cuando se trata de determinar los límites de la zona de delimitación, el material procedente de estos ámbitos no puede sustituir a las conclusiones dictadas sobre la base de consideraciones más adecuadas.

42. Sin embargo, hasta este punto, la definición y descripción de la zona de delimitación por parte de la Sala sólo ha puesto de manifiesto aspectos inherentes a la geografía física. La geografía política se ha empleado únicamente con el fin de señalar la ubicación dentro de la zona en cuestión del término de la frontera internacional entre Estados Unidos y Canadá. Simplemente había que dejar claro que la frontera entre los dos Estados -cuya evolución histórica, relatada en los alegatos, carece aparentemente de influencia en las cuestiones que han de decidirse- sigue en sus tramos finales el curso sinuoso del río Saint-Croix, terminando en el estuario de dicho río, tras el cual continúa hasta su punto terminal en el canal de Grand Manan. Es este último punto el que marca el ángulo entre los lados largo y corto del rectángulo que, como hemos visto, puede inscribirse dentro del golfo de Maine.

43. Hay que añadir, además, que la Sala sólo ha tenido presente la geografía física en la medida en que tiene por objeto describir el aspecto actual de las superficies terrestres y acuáticas del globo. Para captar no sólo los aspectos exteriores, sino el conjunto de los rasgos característicos de la zona de delimitación, quedan por examinar diversos aspectos de lo que se encuentra bajo la superficie, más bajo el epígrafe de geomorfología y ecología que bajo el de geología.

44. Con respecto a la geología, la Sala debe observar que, a pesar de los esfuerzos realizados para argumentar que existen afinidades geológicas entre las plataformas de Georges Bank y Nueva Escocia, o que existe una continuidad geológica entre Georges Bank y Massachusetts, ambas Partes reconocen que la estructura geológica de los estratos que subyacen a toda la plataforma continental de América del Norte, incluida la zona del Golfo de Main, es esencialmente continua. De hecho, están de acuerdo en que los factores geológicos no son significativos en el presente caso.

45. En cuanto a los aspectos geomorfológicos, la conclusión que puede extraerse de los estudios realizados y tenidos en cuenta cuidadosamente por las Partes en sus alegaciones es, en suma, la unidad y uniformidad de todo el fondo marino, tanto en lo que se refiere a la plataforma subyacente del Golfo de Maine propiamente dicha, como a la plataforma bajo el océano más allá del Golfo, hasta el margen continental, su borde, elevación y pendiente. La plataforma continental de [p274] toda esta zona no es más que una parte indiferenciada de la plataforma continental del litoral oriental de Norteamérica, desde Terranova hasta Florida. Según los descubrimientos científicos generalmente aceptados, esta plataforma es una única estructura fisiográfica continua, uniforme e ininterrumpida, aunque aquí y allá presente algunas características secundarias resultantes principalmente de la acción glaciar y fluvial. En este contexto más amplio, la plataforma continental de la zona relevante para el presente procedimiento puede definirse como la prolongación natural de la masa de tierra alrededor del Golfo de Maine; ninguna de las Partes discute el hecho de que no hay nada en este único fondo marino, carente de elevaciones o depresiones marcadas, que distinga una parte que podría considerarse que constituye la prolongación natural de las costas de los Estados Unidos de otra parte que podría considerarse como la prolongación natural de las costas de Canadá. Por supuesto, dentro de esta extensión única y uniforme de lecho marino es posible distinguir rasgos descritos como plataformas, bancos, cuencas, canales, y las Partes han dado una descripción detallada de los mismos, buscando ocasionalmente -y con mucha cautela- en la existencia de uno u otro de estos rasgos geomorfológicos algún apoyo para sus respectivas posiciones. A fin de cuentas, se trata de un conjunto de rugosidades poco significativas, aunque influyan en la circulación del agua y probablemente sean producidas por ella. Pero las diferencias batimétricas entre un punto y otro -diferencias que no aparecen en un dibujo a menos que haya una gran exageración vertical- no son tales como para poner en duda la solidez de la conclusión básica de que el lecho marino de la zona de delimitación, así como de toda la zona vecina -parte de la cual está cubierta por gruesas capas sedimentarias potencialmente ricas en recursos de hidrocarburos- no muestra ningún rastro de diferenciación natural entre las respectivas plataformas continentales de las dos Partes.

46. Incluso el más acentuado de estos rasgos, a saber, el Canal del Nordeste, no tiene las características de una verdadera depresión que marque la línea divisoria entre dos unidades geomorfológicamente distintas. Se trata simplemente de una característica natural de la zona. Cabe recordar asimismo que la presencia de accidentes mucho más conspicuos, como la zona de fallas profundas de Hurd y Hurd Deep en la plataforma continental que fue objeto del arbitraje anglo-francés, no impidió al Tribunal de Arbitraje concluir que dichas fallas no interrumpían la continuidad geológica de dicha plataforma y no constituían factores que debieran utilizarse para determinar el método de delimitación. Volviendo al fondo marino de la zona de delimitación en el presente caso, no se encuentra ningún cambio realmente brusco en la declividad normal del fondo marino antes de las proximidades de la hipotenusa del triángulo dentro del cual se supone que se sitúa el punto final de la presente delimitación. Sólo a partir de ahí el talud continental desciende más o menos en paralelo a la dirección general de la costa continental, al principio bruscamente hasta la isóbata de 1.000 metros, después de lo cual la “elevación” continúa hacia abajo, aunque mucho más gradualmente, hacia la isóbata de 2.000 metros y más allá, hacia la llanura abisal.

47. 47. Por consiguiente, la situación del presente asunto en lo que respecta al fondo marino de la zona de delimitación es diferente de la situación que puede prevalecer en zonas en las que existe una separación natural desde el punto de vista fáctico entre las respectivas plataformas continentales de las Partes en litigio. Desde este punto de vista, el presente caso se aproxima más a otros casos concretos, entre ellos el más reciente de la delimitación de la plataforma continental entre Túnez y Libia, es decir, situaciones caracterizadas, como señaló el Tribunal en su sentencia de 24 de febrero de 1982, por la ausencia de “cualquier elemento que interrumpa la continuidad de la plataforma continental” común a ambas Partes (Recueil 1982, p. 58, párr. 68). A la hora de trazar una línea de delimitación jurídica en una plataforma de este tipo, no queda más remedio que proceder sin referencia a ningún factor real de separación natural de la plataforma continental de los dos países, por no ser perceptible ningún factor de este tipo.

48. Además del fondo marino propiamente dicho, existe otro elemento integrante de la zona de delimitación que, por sus características, debe tenerse especialmente en cuenta en el presente caso, a saber, lo que las Partes han denominado, tanto en sus escritos como en sus alegaciones orales, la “columna de agua”. Este término se refiere, de hecho, a la enorme masa de agua que cubre todo el lecho marino en la zona en cuestión. No es necesario señalar que esta gran masa de agua no se considera una masa inerte, sino el hábitat de una fauna y flora excepcionalmente ricas. Más aún, quizás, que el potencial de hidrocarburos de las cuencas sedimentarias bajo la zona, son los recursos pesqueros de la zona de delimitación los que, como se desprende de las actuaciones, han dado lugar a las divergencias extraordinariamente agudas de intereses de las Partes y a la oposición no menos enérgica que cada una opone a la pretensión de la otra.

49. Pero, limitándose por el momento a la mera descripción de los aspectos distintivos de la masa acuática o columna de agua que reposa sobre el fondo marino de la zona de delimitación, la Sala considera que debe concentrarse en uno de esos aspectos que parece revestir particular importancia.

50. Como se ha indicado anteriormente, las Partes están básicamente de acuerdo en que el fondo marino de la zona en cuestión no presenta ningún elemento divisorio genuinamente natural. Ambas han tenido que admitir que, desde el punto de vista de las características naturales, el fondo marino del Golfo es una plataforma única, de aspecto uniforme, que además forma parte de una plataforma continental más amplia. Esta coincidencia en cuanto a la naturaleza del lecho marino no tiene contrapartida cuando se trata de la columna de agua suprayacente. Aquí Canadá, en sus sucesivos alegatos y argumentos orales, ha hecho cada vez más hincapié en el carácter unitario global de la “columna de agua”, en particular desde el punto de vista de la distribución de los recursos pesqueros, aunque subraya con razón la existencia en Georges Bank de una concentración principal de la biomasa y, en consecuencia, de las reservas de varias especies de importancia comercial. [p276] Los alegatos de Canadá reconocen que existe un ecosistema distinto en Georges Bank, definido geográficamente por el Gran Canal del Sur y el Canal del Noreste. Pero, basándose en las investigaciones de sus expertos, también afirma que, a pesar de las condiciones especialmente favorables que favorecen la concentración mencionada, Georges Bank forma parte de un sistema oceánico continuo perteneciente a la provincia biogeográfica de Nueva Escocia. Esta provincia, según Canadá, se extiende desde Terranova hasta las proximidades de la alineación costera entre Cabo Cod y la isla de Nantucket. Al este del Gran Canal del Sur, que separa Georges Bank de Nantucket Shoals, la continuidad daría paso a una transición de la fauna y flora septentrionales de aguas frías a las variedades meridionales de aguas cálidas típicas de una provincia biogeográfica diferente, virginiana, del Atlántico medio. En cualquier caso, según Canadá, sólo a partir de ahí se puede discernir algún tipo de frontera oceano-biológica; sin embargo, esa frontera se encontraría en el límite occidental extremo de la zona de delimitación y, por lo tanto, no podría ser relevante para la delimitación que debe llevarse a cabo dentro de la propia zona.

51. Por su parte, los Estados Unidos, sobre la base de su propio análisis detallado, detectan tres regímenes oceanográficos y ecológicos identificables y diferentes en las aguas de la zona, cada uno con un tipo particular de circulación hidrológica, temperatura, salinidad, densidad y estratificación vertical y su propio tipo de actividad de las mareas. En todos los niveles de la cadena alimentaria, según los Estados Unidos, se han desarrollado comunidades ecológicas distintas dentro de estos diversos regímenes: el de la cuenca del Golfo de Maine, el de la plataforma Scotian y el de Georges Bank, este último vinculado al de Nantucket Shoals. Así pues, los tres regímenes ecológicos están divididos por fronteras naturales, la más importante y evidente de las cuales se extiende a lo largo del Canal del Nordeste, que a veces tiene más de 200 metros de profundidad y que, de hecho, forma una línea de separación dentro de la zona en el caso de la mayoría de sus poblaciones de peces comercialmente importantes.

52. A este respecto debe observarse que los Estados Unidos. dándose cuenta de que este canal no posee las características de una falla geológica que permitiría atribuirle, en circunstancias apropiadas, la función de un límite natural entre zonas distintas del fondo marino, han expuesto la tesis de que el Canal del Nordeste forma un límite reconocible en el medio marino. Por este motivo, según Estados Unidos, el Canal del Nordeste debe considerarse como un límite natural que puede servir de base para trazar una única línea de delimitación marítima válida al mismo tiempo para la zona exclusiva de pesca y, en su caso, para la zona económica exclusiva, así como para el lecho y el subsuelo marinos subyacentes.

53. Durante el procedimiento oral. cada una de las Partes defendió enérgicamente su posición, una de ellas alegando : (a) la inexistencia de frontera natural en el medio marino dentro de la zona de delimitación, o al menos hasta el límite suroeste de dicha zona, y en consecuencia la [p277] unidad natural del régimen oceanográfico y ecológico de la zona ; la otra alegando : (6) la existencia, en las aguas de la zona, de tres provincias distintas separadas por líneas divisorias, la más marcada de las cuales es el Canal del Nordeste que separa el Banco Georges de la Plataforma Scotian ; sin embargo, el resultado no fue tal que despejara todas las dudas, al menos en lo que se refiere a algunos de los aspectos técnicos debatidos.

54. Sin embargo, la Sala no está convencida de la posibilidad de discernir unas “fronteras naturales” auténticas, seguras y estables en un medio tan fluctuante como son las aguas del océano, su flora y su fauna. Así, ha llegado a la convicción de que sería vano buscar, en los datos derivados de la biogeografía de las aguas que cubren determinadas zonas del fondo marino, algún elemento suficiente para conferir la propiedad de límite natural estable -y, además, que sirva a una doble finalidad- a un accidente geomorfológico que influye en las aguas suprayacentes pero que es claramente inadecuado para ser considerado como límite natural respecto del propio fondo marino.

55. En consecuencia, la Sala considera que la conclusión que debe extraerse respecto de la gran masa de agua perteneciente a la zona de delimitación es que también ella posee esencialmente el mismo carácter de unidad y uniformidad que ya se desprende del examen del fondo marino, por lo que, también respecto de las aguas, hay que tomar nota de la imposibilidad de discernir ningún límite natural que pueda servir de base para llevar a cabo una delimitación del tipo solicitado a la Sala.

56. Sin embargo, hay que subrayar que una delimitación, ya sea de una frontera marítima o de una frontera terrestre, es una operación jurídico-política y que no es el caso que cuando una frontera natural es discernible, la delimitación política tenga necesariamente que seguir la misma línea. Pero, en cualquier caso, el problema no se plantea en el presente caso, ya que, como hemos señalado, no existen factores geológicos, geomorfológicos, ecológicos o de otro tipo lo suficientemente importantes, evidentes y concluyentes como para representar una frontera natural única e incontrovertible.

57. En esta fase, la Sala podría considerar si la definición de los límites exteriores de la zona dentro de la cual está llamada a delimitar la frontera marítima única entre Canadá y los Estados Unidos, y la descripción de sus aspectos físicos tanto en lo que respecta a la superficie como a la profundidad, no deberían ir seguidas de la consideración de otros aspectos también. Lo que la Sala tiene en mente aquí es el entorno humano y, más concretamente, sus condiciones socioeconómicas.

58. Las Partes tomaron este camino; incluso trataron estos aspectos in extenso. Intercambiaron largas discusiones sobre si los pescadores de una u otra nacionalidad fueron los primeros en llegar a las aguas de la zona. Discutieron sobre la importancia de las capturas de las pesquerías, en particular las de Georges Bank, para la actividad portuaria, la construcción naval, la industria alimentaria y las industrias dependientes de las zonas terrestres alrededor del Golfo de Maine, y de las zonas vecinas. También se argumentó sobre su papel para el abastecimiento alimentario de sus poblaciones y para sus exportaciones. Se hicieron análisis comparativos de la importancia respectiva de los recursos extraídos [p278] de esas pesquerías para lo que se denominó la economía unidimensional del condado de Lunenburg y para la economía diversificada y urbanizada de Massachusetts. En ambos bandos se elaboraron estadísticas, tablas y gráficos al respecto. Por un lado, se hicieron sombrías predicciones sobre las consecuencias que tendría para la economía de Nueva Escocia la exclusión de los pescadores canadienses de las pesquerías del Banco Georges; por otro, se hizo hincapié en el efecto perjudicial que tendría para la conservación de las poblaciones de peces del Banco el fracaso a la hora de garantizar un sistema de gestión de un solo Estado. La Sala se ve obligada a señalar que las partes dieron a veces la impresión de exagerar estas perspectivas, ya que no debe olvidarse que la creación por parte de estos dos Estados norteamericanos de una zona de pesca exclusiva de 200 millas sólo data de hace ocho años, y que anteriormente en esa zona, que en aquel momento todavía era alta mar, los barcos de pesca norteamericanos y canadienses ejercían su oficio junto con grandes flotas pesqueras de alta mar de países lejanos. Y el desalojo de estas últimas -cuya justificación se adujo para evitar la sobrepesca a la que contribuía su presencia- se llevó a cabo sin preocupación aparente por las repercusiones en determinadas zonas costeras e industrias de los países en cuestión.

59. Sin embargo, el quid de la cuestión está en otra parte. Debe subrayarse que estos aspectos pesqueros, y otros relativos a actividades en los ámbitos de la prospección petrolífera, la investigación científica o los acuerdos de defensa común, pueden requerir un examen de consideraciones válidas de carácter político y económico. Sin embargo, la Sala está obligada por su Estatuto, y requerida por las Partes, a no tomar una decisión ex aequo et bono, sino a alcanzar un resultado sobre la base del Derecho. Además, la Sala está convencida de que, a los efectos de una operación de delimitación como la que aquí se requiere, el derecho internacional, como se demostrará más adelante, no hace más que establecer en general que deben aplicarse criterios equitativos, criterios que no se detallan pero que deben determinarse esencialmente en relación con lo que puede denominarse propiamente las características geográficas de la zona. Sólo cuando la Sala haya previsto, sobre la base de estos criterios, el trazado de una línea de delimitación, podrá y deberá -siempre de conformidad con una norma de derecho- introducir otros criterios que también puedan tenerse en cuenta para estar segura de alcanzar un resultado equitativo.

III

60. El litigio entre Canadá y Estados Unidos, que ahora se somete a la Sala para que dicte sentencia, es de origen reciente, aunque Estados Unidos ha sugerido que el litigio podría remontarse a la actitud de las Partes en el momento de las Proclamaciones Truman en 1945. Mediante estas proclamaciones, publicadas el 28 de septiembre de 1945, los Estados Unidos afirmaron su [p279] jurisdicción sobre los recursos naturales de la plataforma continental bajo la alta mar contigua a sus costas, y anunciaron el establecimiento de zonas de conservación para la protección de la pesca en ciertas áreas de la alta mar contigua a los Estados Unidos. Estados Unidos subraya que estas Proclamaciones fueron mostradas a Canadá antes de su publicación y que Canadá no hizo ninguna objeción a las mismas, ni entonces ni después; y que Estados Unidos dejó claro en su momento que, en su opinión, la plataforma continental se extendía hasta la línea de profundidad de 100 brazas. La Sala volverá sobre esta cuestión en los párrafos 153 y siguientes, más adelante.

61. De hecho, esta controversia se desarrolló primero en relación con la plataforma continental de lo que ahora es la zona de delimitación, y lo hizo tan pronto como se inició la exploración de los recursos de hidrocarburos en cada lado, en particular en el subsuelo de ciertas partes de Georges Bank. La exploración de los recursos de hidrocarburos de la plataforma continental en la zona del Golfo de Maine comenzó en la década de 1960. Estados Unidos ratificó la Convención de Ginebra de 1958 sobre la Plataforma Continental en 1961 y se convirtió en parte cuando entró en vigor en 1964. Canadá, enfrentado a dificultades constitucionales relacionadas con su estructura federal, no ratificó la Convención hasta 1970, por lo que en el momento en que se expidieron sus primeros permisos de exploración no era parte. El Gobierno canadiense acompañó su ratificación de una declaración que Estados Unidos no aceptó, pero que no impidió la entrada en vigor del Convenio entre ambos países. En 1953, Estados Unidos promulgó la Ley de Tierras de la Plataforma Continental Exterior (Outer Continental Shelf Lands Act), principal texto que regula las actividades en su plataforma continental, pero debido a que el estatuto de Georges Bank como principal banco pesquero de la costa este suscitaba importantes preocupaciones medioambientales, la exploración avanzó lentamente y el desarrollo se ha aplazado. Los primeros permisos estadounidenses de exploración geofísica en esta zona se expidieron en 1964. Por parte canadiense, la primera normativa que autorizaba las operaciones de petróleo y gas en zonas mar adentro se publicó en 1960 (Canada Oil and Gas Regulations), y en 1964 el Gobierno canadiense empezó a expedir permisos de exploración en la zona del Golfo de Maine. Canadá ha dejado claro que, al expedir dichos permisos, a falta de una delimitación de la plataforma continental acordada con Estados Unidos, trató la línea de equidistancia como frontera de trabajo, inspirándose en el artículo 6 de la Convención sobre la Plataforma Continental de 1958, al menos hasta el punto de incluir, en cualquier permiso expedido que se extendiera a zonas situadas más allá de dicha línea, una advertencia en el sentido de que el permiso se expedía “a reserva de que las tierras contenidas en las zonas de la cuadrícula sean tierras canadienses”. Ante la Sala, Canadá describió la línea de delimitación que tenía en mente, y que consideraba haber respetado, como una línea de “equidistancia estricta”. No es necesario comentar esta definición por el momento; la Sala volverá sobre este punto cuando examine directamente los distintos métodos que, en principio, podrían aplicarse a la delimitación. [p280]

62. La cuestión de la línea utilizada por los Estados Unidos como límite de trabajo en dirección a Canadá para la expedición de permisos en esta zona es objeto de controversia entre las Partes. Canadá ha alegado que una línea de equidistancia de facto fue utilizada por la Oficina de Administración de Tierras de Estados Unidos (la llamada “línea BLM”) o por empresas a las que se concedieron permisos de Estados Unidos (la llamada “línea mediana de la empresa”). Estados Unidos ha negado que estas líneas tuvieran carácter oficial o incluso que existieran. La Sala volverá sobre este punto en relación con los argumentos sobre la relevancia de la conducta de las Partes (Sección V, párrafos 126 y siguientes, infra).

63. En 1965, la cuestión de los permisos de exploración canadienses dio lugar a un intercambio de correspondencia, inicialmente entre un tal Sr. Hoffman, cuyo cargo era el de Director Adjunto de Tierras y Minerales de la Oficina de Administración de Tierras de los Estados Unidos del Departamento del Interior, y un tal Sr. Hunt, cuyo cargo era el de Jefe de la División de Recursos del Departamento de Asuntos del Norte y Recursos Nacionales de Canadá. La correspondencia comenzó con una solicitud de información por parte del Bureau of Land Management sobre la ubicación de los permisos canadienses de exploración de petróleo y gas. Canadá ha alegado que esta correspondencia constituye o indica aquiescencia por parte de Estados Unidos o impedimento en su contra; sin embargo, la Sala no examinará estos intercambios en esta etapa, ni discutirá la importancia que Canadá les atribuye durante el caso, que ha sido impugnada por Estados Unidos. La Sala volverá sobre ellos cuando examine el estado del derecho vigente entre las Partes. Sin embargo, no puede decirse que en ese momento ya hubiera cristalizado una controversia entre los dos Estados.

64. El 16 de agosto de 1966, la Embajada de los Estados Unidos en Ottawa solicitó información al Departamento canadiense de minas y estudios técnicos sobre la exploración canadiense de hidrocarburos en la costa del Pacífico y en la zona del Golfo de Maine. El 30 de agosto de 1966, una respuesta del Subsecretario del Departamento canadiense de Asuntos Exteriores esbozaba las políticas y prácticas canadienses pertinentes y adjuntaba un mapa que mostraba la zona del fondo marino cubierta por los permisos canadienses, pero no indicaba si había alguna actividad en curso o inminente en esa zona por parte de los titulares de permisos canadienses. Tras algunas consultas y contactos diplomáticos en 1966-1968, incluido un aide-mémoire de Estados Unidos de 10 de mayo de 1968 en el que se sugería la apertura de negociaciones y la suspensión temporal de las actividades en la mitad septentrional de Georges Bank, Estados Unidos presentó el 5 de noviembre de 1969 una nota diplomática en la que solicitaba una moratoria de las exploraciones y explotaciones mineras en Georges Bank. Dicha Nota contenía una reserva forma1 de los derechos de Estados Unidos y afirmaba que:

“hasta que se acuerde la localización exacta de la frontera entre Estados Unidos y Canadá en la Plataforma Continental, Estados Unidos no puede consentir [p281] ninguna autorización canadiense de exploración o explotación de los recursos naturales de la Plataforma Continental de Georges Bank”.

El 1 de diciembre de 1969, Canadá respondió observando que Estados Unidos no había protestado anteriormente contra las autorizaciones canadienses de petróleo y gas. Aunque aceptó la proposa1 de que se entablaran negociaciones sobre la delimitación de la plataforma continental, tal como sugerían los Estados Unidos, Canadá se negó a aceptar una moratoria. La Sala considera que fue en esta etapa – es decir, después de la nota diplomática estadounidense del 5 de noviembre de 1969 en la que se negaba a aceptar cualquier autorización concedida por Canadá para explorar o explotar los recursos naturales de Georges Bank, y después de la respuesta de Canadá del 1 de diciembre de 1969, en la que se negaba, entre otras cosas, a aceptar cualquier tipo de moratoria – cuando la existencia de la controversia quedó claramente establecida. Sin embargo, puede ser útil señalar una vez más que, en ese momento, todavía era sólo una disputa relativa a la plataforma continental.

65. El 21 de febrero de 1970, el Gobierno de los Estados Unidos hizo constar en el Federal Register que los Estados Unidos habían protestado contra las autorizaciones canadienses relativas al Georges Bank. Forma1 Las negociaciones entre Estados Unidos y Canadá sobre el límite de la plataforma continental comenzaron en Ottawa el 9 de julio de 1970. La postura canadiense era que no existían circunstancias especiales en la zona y que, por tanto, el límite debía ser la línea de equidistancia, tal como contemplaba el artículo 6 de la Convención de Ginebra de 1958 sobre la Plataforma Continental, de la que Canadá acababa de ser parte. Al ratificar la Convención, Canadá adjuntó una declaración en la que afirmaba que, en su opinión :
“la presencia de un elemento accidental como una depresión o un canal en una zona sumergida no debe considerarse como constitutiva de una interrupción de la prolongación natural”.

Estados Unidos se opuso formalmente a esta declaración el 16 de julio de 1970. La posición de Estados Unidos en las negociaciones afirmaba la falta de equidad de la línea de equidistancia en vista de la existencia de circunstancias especiales y que la frontera debía seguir el Canal del Noreste. Ninguno de los dos Estados autorizó actividades de perforación en ese momento, pero empresas estadounidenses llevaron a cabo prospecciones sísmicas en Georges Bank en 1968, 1969 y 1975.

66. En 1974 se produjeron varios intercambios de correspondencia diplomática. El 18 de enero de 1974, Estados Unidos informó a Canadá (entre otros) de la legislación estadounidense relativa a la langosta americana (homarus americanus), basada en el párrafo 4 del artículo 2 de la Convención de Ginebra de 1958 sobre la plataforma continental (relativa a los recursos vivos de la plataforma), y notificó que la pesca de langosta americana por ciudadanos extranjeros en la plataforma continental de Estados Unidos estaba prohibida. El límite indicado por [p282] Estados Unidos a efectos de la aplicación de esta legislación era el contorno de 100 brazas de Georges Bank, y esta línea se ha denominado en este procedimiento “línea de la langosta”. Sin embargo, en septiembre de 1974, con el fin de mejorar las perspectivas de negociación, Estados Unidos informó a Canadá de que no aplicaría los requisitos de la ley de la langosta a los pescadores canadienses. La legislación de protección de la langosta permaneció en vigor hasta que fue sustituida por la declaración de la zona general de pesca de 200 millas (párrafo 68, más adelante). El 17 de septiembre de 1974, Canadá notificó oficialmente a Estados Unidos su reserva sobre las actividades de exploración de la plataforma continental en virtud de un permiso (nº OCS E-1-74) concedido por Estados Unidos a Digicon Inc. En respuesta, el Departamento de Estado se remitió a su Nota de 5 de noviembre de 1969, y afirmó que las zonas sujetas al permiso en cuestión estaban sometidas a la jurisdicción de los Estados Unidos.

67. 67. El 15 de mayo de 1975, los Estados Unidos notificaron a Canadá sus planes de publicar una Cal1 for Nominations -el primer paso hacia la concesión de arrendamientos de petróleo y gas- con respecto a las zonas de Georges Bank; mediante una Nota de 3 de junio de 1975, Canadá adoptó la posición de que no podía consentir actos de los Estados Unidos que pretendieran constituir un ejercicio de jurisdicción con respecto a cualquier parte de la plataforma continental bajo jurisdicción canadiense. En 1976, se seleccionaron 206 extensiones de lecho marino en Georges Bank para su “estudio intensivo” en el proceso de preparación del proyecto de declaración de impacto ambiental antes de que pudiera llevarse a cabo el arrendamiento; 28 de estas extensiones se encontraban en la parte nororiental de Georges Bank, en la zona reivindicada como plataforma continental canadiense. Canadá protestó el 2 de febrero de 1976, y el 10 de febrero de 1976 Estados Unidos reafirmó su postura de que todas las extensiones objeto de estudio se encontraban en la plataforma continental de Estados Unidos; no obstante, las extensiones en litigio se retiraron temporalmente en diciembre de 1976 de la propuesta de venta de arrendamientos, para no dificultar las negociaciones. Estados Unidos ha explicado que, en virtud de su política de moderación, los arrendamientos concedidos se limitaron a las porciones no disputadas de Georges Bank. En ese momento también había negociaciones exploratorias en curso, que comenzaron el 15 de diciembre de 1975 y continuaron en 1976, tanto sobre la delimitación de la plataforma continental y los acuerdos de pesca CO-operativa como sobre las zonas de recursos compartidos de hidrocarburos ; pero no se encontró ninguna base para la solución del problema de los límites.

68. 68. Así pues, la situación se mantuvo más o menos sin cambios cuando, a finales del año 1976-1977, se produjeron algunos acontecimientos nuevos que añadieron a la dimensión de la plataforma continental de la controversia una nueva dimensión relativa a las aguas y sus recursos vivos. A principios de 1977, basándose en el consenso alcanzado entretanto en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, los dos Estados, con un intervalo de tres meses, procedieron cada uno a establecer una zona de pesca de 200 millas frente a sus costas, los Estados Unidos el 13 de abril de 1976, con la adopción de la Fishery Conservation and Management Act que entró en vigor el 1 de marzo de 1977, y Canadá el 1 de noviembre mediante la publicación del texto de una propuesta de Providencia del Consejo en virtud de la Territorial Sea and Fishing Zones Act, que entró en vigor el 1 de enero de 1977. Esta Providencia definía los límites de la futura zona canadiense; un anuncio publicado en el Registro Federal de Estados Unidos el 4 de noviembre de 1976 establecía los límites de la zona de pesca de 200 millas y de la plataforma continental de Estados Unidos en las zonas limítrofes con Canadá. De este modo, el litigio que hasta entonces se había limitado a la cuestión del límite de la plataforma continental se amplió automáticamente a la cuestión del límite que debía establecerse en las aguas suprayacentes. Ello no hizo sino hacer más arduas las negociaciones entre ambas Partes. Más tarde, el 10 de marzo de 1983, en el curso del presente procedimiento, los Estados Unidos iban a proclamar una zona económica exclusiva, que coincidía con la zona de pesca anteriormente constituida, pero ello no modificaba, por supuesto, los términos del Acuerdo especial.

69. En ese momento, las negociaciones se concentraron en el establecimiento de acuerdos provisionales de pesca, y el 24 de febrero de 1977 se firmó un Acuerdo Recíproco Provisional de Pesca, que se aplicó provisionalmente a la espera de su entrada en vigor el 26 de julio de 1977. Este Acuerdo preveía la preservación de las “pautas existentes” de pesca de la costa oriental y occidental de cada Estado, tanto dentro como fuera de las regiones fronterizas ; en la costa atlántica, el método utilizado en el Acuerdo consistía en incorporar las cuotas de 1976 fijadas por la Comisión Internacional de Pesquerías del Atlántico Noroeste (ICNAF) como límite máximo de los privilegios de pesca transfronterizos. El Acuerdo expiró a finales de 1977, pero sus términos y condiciones se mantuvieron de facto a la espera de que se negociara su renovación; se llegó a un acuerdo para su renovación en forma modificada, pero como consecuencia de la aparición de una serie de conflictos graves durante su aplicación provisional, el nuevo Acuerdo nunca llegó a entrar en vigor. El 2 de junio de 1978 se suspendió su aplicación provisional y cesó la pesca transfronteriza. Sin embargo, los dos Estados han mantenido un régimen provisional de procedimientos de aplicación del Estado de abanderamiento en las regiones fronterizas según las líneas del Acuerdo de 1977, primero a la espera de la entrada en vigor de un Acuerdo de Pesca de 1979 (párrafo 75, más abajo), y posteriormente, cuando dicho Acuerdo no entró en vigor, a la espera del presente procedimiento. El 27 de julio de 1977 los Gobiernos nombraron negociadores especiales para que informasen sobre los principios de un acuerdo global sobre límites marítimos y asuntos conexos, según procediera; en octubre de 1977 se presentó un informe conjunto.

70. Es importante subrayar que, dentro de la doble dimensión que caracteriza el litigio entre los dos Estados tras la proclamación por cada uno de ellos de una zona de pesca exclusiva, los Estados Unidos atribuyeron importancia en particular al aspecto pesquero, mientras que Canadá siguió dando prioridad durante mucho tiempo al aspecto original, es decir, la plataforma continental. Así pues, Estados Unidos formalizó su posición desde esta doble perspectiva, que incluía tanto la delimitación de la plataforma continental como, sobre todo, su nueva intención de establecer una zona de pesca exclusiva de 200 millas, publicando en el Federal Register del 4 de noviembre de 1976 las coordenadas de una línea que delimitaba a la vez la plataforma continental y las zonas de pesca. Esta línea correspondía generalmente a la línea de mayor profundidad ; separaba cuidadosamente, en la zona interior del Golfo de Maine, los caladeros de la parte noreste de los de la parte suroeste, y en la zona exterior, Browns Bank de Georges Bank. Bordeando el borde exterior de este último Banco, llegaba así al talud del margen continental a través del Canal del Nordeste. Es fácil discernir la idea dominante que subyace a esta línea de los Estados Unidos.

71. Canadá, por su parte, habiendo publicado el 1 de noviembre de 1976 las coordenadas CO de una línea que, como se ha visto, se calificaba de estrictamente equidistante, y que pretendía indicar gráficamente su posición con respecto a la delimitación de la plataforma continental en la zona, decidió el 14 de octubre de 1977 modificar su línea. A raíz de la Decisión dictada el 30 de junio de 1977 por el Tribunal de Arbitraje en el caso Anglo-Francés de Delimitación de la Plataforma Continental, mientras las negociaciones mencionadas en el párrafo 69 estaban en curso, Canadá indicó que su reclamación de límites sería ajustada para reflejar lo que consideraba el significado jurídico de esa decisión; y notificó forma1mente dicho ajuste mediante una Nota diplomática al Gobierno de los Estados Unidos fechada el 3 de noviembre de 1977. En ella se explicaba que, en opinión de Canadá, la aplicación a la situación de hecho en la zona del Golfo de Maine de los principios de derecho enunciados y dilucidados en la Decisión anglofrancesa justificaba el trazado de una línea distinta de la estricta línea de equidistancia, en vista de la existencia de “circunstancias especiales” contempladas en el artículo 6 de la Convención de Ginebra de 1958. Las circunstancias en cuestión eran las proyecciones hacia el mar de la península excepcionalmente larga de Cape Cod y de las islas de Nantucket y Martha’s Vineyard, sumadas a la marcada protuberancia de la costa estadounidense al sureste de Boston ; la línea de delimitación debía ser, por tanto, una línea de equidistancia trazada sin referencia a estas proyecciones costeras. Canadá, sin embargo, indicó que, a la espera de las negociaciones en curso en aquel momento, no haría valer públicamente ni ejecutaría su reclamación más allá de la línea de equidistancia ya publicada en 1976.

72. Por Nota de 2 de diciembre de 1977, el Gobierno de los Estados Unidos rechazó la reclamación canadiense ; reiteró su rechazo de la anterior línea canadiense por no ser conforme a los principios equitativos debido a las circunstancias especiales de la zona, y expresó la opinión de que una línea conforme a los principios equitativos era aquella que tuviera en cuenta la configuración costera de la zona, en particular el efecto distorsionador de la concavidad de la costa de los Estados Unidos y la protuberancia sobre la península de Nueva Escocia.

73. En cuanto a la posición de los Estados Unidos, sólo al comienzo del presente procedimiento ante la Sala propuso algún [p285]

Mapa No. 2

[p286] corrección de su línea de 1976. En aquel momento, los Estados Unidos también consideraron conveniente adoptar su postura basándose principalmente en un método geométrico, el de la perpendicular a la dirección general de la costa. Sin embargo, como se verá con más detalle más adelante, la “perpendicular ajustada” entonces propuesta estaba, no obstante, decisivamente influida en los ajustes que presentaba, y en su curso resultante bastante complicado, por la intención original de separar los “regímenes ecológicos” que Estados Unidos considera distintos en lo que respecta a los recursos pesqueros de la zona.

74. El 25 de enero de 1978, Canadá solicitó que se retiraran de la venta ciertas extensiones de Georges Bank, sobre las que los Estados Unidos iban a poner a la venta contratos de arrendamiento de la plataforma continental el 31 de enero de 1978; estas extensiones se encontraban al sudoeste de la línea de equidistancia original reclamada por Canadá, pero en el lado canadiense de la línea revisada del 3 de noviembre de 1977, que aún no se había hecho pública. El 28 de enero de 1978 se anunció la supresión de las extensiones en cuestión de la venta, por estar “dentro de la zona reclamada por Canadá para ser objeto de negociación entre Estados Unidos y Canadá”, pero Estados Unidos dejó claro en una nota del 3 de febrero de 1978 que no daría ningún crédito ni reconocimiento a la nueva posición canadiense. El 15 de septiembre de 1978, Canadá hizo pública su reclamación del 3 de noviembre de 1977, mediante la publicación en la Gaceta de Canadá de una propuesta de Providencia del Consejo por la que se ampliaba la zona de pesca canadiense, Providencia que se publicó en su forma definitiva el 25 de enero de 1979. Mediante nota de 20 de septiembre de 1978, los Estados Unidos reiteraron su opinión de que la nueva reclamación canadiense carecía de fundamento; afirmaron en la nota que Georges Bank es una prolongación natural del territorio de los Estados Unidos, que en vista de las circunstancias especiales de la zona del Golfo de Maine, la línea de equidistancia no estaría en consonancia con los principios equitativos, y que no había justificación en derecho internacional para descontar el efecto de Cabo Cod o la isla de Nantucket en la determinación de la frontera marítima. Estados Unidos objetó además que la ampliación de la reclamación canadiense en medio de las negociaciones no se ajustaba a las obligaciones de los Estados en virtud de la Convención de Ginebra de 1958, e indicó que seguiría ejerciendo la jurisdicción pesquera en la zona de la reclamación ampliada.

75. Desde la presentación, el 15 de octubre de 1977, del informe conjunto de los dos negociadores especiales (aprobado por ambos Gobiernos el 21 de octubre de 1977), las negociaciones entre ellos habían continuado, aunque sólo lentamente y con dificultades. En marzo de 1979 se llegó al acuerdo de someter a la aprobación de los Gobiernos de Canadá y Estados Unidos un paquete de dos tratados vinculados entre sí : el Tratado para Someter a Solución de Controversias Vinculante la Delimitación de la Frontera Marítima en la zona del Golfo de Maine, y el Acuerdo sobre los Recursos Pesqueros de la Costa Este ; estos dos instrumentos fueron firmados el 29 de marzo de 1979, y se acordó también que no eran necesarios nuevos intercambios de correspondencia diplomática sobre los méritos jurídicos de las posi-[p287] ciones de los dos Gobiernos en vista del paquete propuesto.

76. Los dos tratados se redactaron de forma que fueran interdependientes, y se expresó que entrarían en vigor juntos; sin embargo, no se logró la ratificación de ambos. El 6 de marzo de 1981, el Acuerdo de Pesca fue retirado por el Presidente de los Estados Unidos de la consideración del Senado de los Estados Unidos, y se hicieron propuestas a Canadá para la modificación del Tratado de solución de controversias fronterizas con el fin de permitir su entrada en vigor de forma independiente. El Gobierno de Estados Unidos garantizó al Gobierno canadiense que, si se ratificaba el Tratado de resolución de fronteras, Estados Unidos se abstendría de aplicar medidas coercitivas contra los buques pesqueros canadienses en todas las zonas reclamadas por Canadá hasta que se estableciera la frontera mediante adjudicación. El 20 de noviembre de 1981 se intercambiaron los instrumentos de ratificación del Tratado de solución de controversias y el 25 de noviembre de 1981 se notificó a la Secretaría el acuerdo especial para la remisión del caso a una sala del Tribunal.

**

77. La descripción, en términos de coordenadas geográficas, de la línea propuesta ha constituido parte de las presentaciones forma1 de cada Parte (véanse los párrafos 12 y 13, supra). La línea canadiense, que Canadá describe, al igual que la anterior, como una línea de equidistancia, consiste en una línea construida casi en su totalidad a partir de los puntos más cercanos de las líneas de base desde las que se mide la anchura del mar territorial. En este caso, se trata únicamente de islas, rocas o elevaciones de bajamar. No obstante, se hace una excepción con los puntos de base seleccionados en la costa de Massachusetts, que se han trasladado desde el extremo exterior de la península de Cape Cod y la isla de Nantucket, mucho más al Oeste, hasta el extremo oriental del canal de Cape Cod. Esta es la línea que Canadá notificó a Estados Unidos el 3 de noviembre de 1977 y que hizo pública en la Canada Gazette el 15 de septiembre de 1978. La línea que Estados Unidos propone como límite adecuado es algo más compleja en su construcción, aunque su justificación es sencilla: se presenta como una perpendicular a la dirección general de la costa desde el punto de partida acordado por las Partes, ajustada para tener en cuenta las circunstancias pertinentes de la zona, es decir, para evitar la división de los bancos pesqueros. Difiere de la “línea del Canal del Noreste” – la línea adoptada por Estados Unidos el 4 de noviembre de 1976 que, como Estados Unidos ha explicado, seguía en general la línea de aguas más profundas a través de la cuenca del Golfo de Maine y el Canal del Noreste, y era aproximadamente equidistante entre los contornos de profundidad de 100 brazas allí existentes. Según sus autores, esta línea inicial se basaba en la norma de “equidistancia/circunstancias especiales” del artículo 6 de la Convención de Ginebra de 1958, teniendo en cuenta, como circunstancias especiales, la configuración de las costas, la ubicación de la frontera terrestre, la posición de los bancos pesqueros de la zona y el Canal del Noreste. Por el contrario, la [p288] perpendicular a la dirección general de la Costa, avanzada ahora por Estados Unidos, ha sido sustituida por la línea de 1976, en primer lugar porque la línea anterior no era una reivindicación tan amplia como aquella a la que Estados Unidos creía tener derecho legalmente ; y en segundo lugar debido al considerable desarrollo de la ley entre 1976 y la fecha de presentación de los Memoriales. En respuesta a una pregunta de un miembro de la Sala, los Estados Unidos llamaron además la atención sobre las explicaciones de la línea dadas en los Memorandos del Departamento de Estado de 1976/1977, y explicaron que la línea del Canal Noreste -que seguía la línea de aguas más profundas desde la terminación del límite internacional hasta el Océano Atlántico- daba más efecto a las circunstancias geológicas y geomorfológicas de la zona del Golfo de Maine de lo que, a la luz de la Sentencia del Tribunal de 1982 sobre la Plataforma Continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia), estaba justificado.

78. En resumen, se puede decir que las dos líneas sucesivas presentadas por Canadá eran ambas propuestas de líneas de delimitación trazadas pensando principalmente en la plataforma continental, aunque ambas sean fronteras únicas que se supone que se aplican también a la zona de pesca. Por el contrario, las dos líneas de delimitación de Estados Unidos son propuestas de líneas de frontera única trazadas inicialmente sobre la base de consideraciones diferentes, pero ambas consideran esencial el régimen de pesca. En cualquier caso, lo cierto es que la distancia entre las respectivas posiciones de las Partes se ha acentuado notablemente entre el momento en que el litigio apareció en sus relaciones y el momento en que fue remitido para su enjuiciamiento a la Sala. Durante el procedimiento no se observó ningún acercamiento, salvo una cierta tendencia de cada parte a subrayar los méritos de su propuesta inicial1 y a hacer hincapié en las intenciones que habían subyacido tras ella. Los alegatos formulados tanto por Canadá como por Estados Unidos al final del procedimiento oral sólo sirvieron para confirmar la línea que cada Parte había presentado en sus alegatos escritos iniciales.

IV

79. Como ya se ha dicho, el párrafo 1 del artículo II del Acuerdo especial dispone que “Se pide a la Sala que decida [la cuestión que se le ha sometido] de conformidad con los principios y normas del derecho internacional aplicables en la materia entre las Partes” (el subrayado es nuestro). Ha llegado, pues, el momento de iniciar el examen del problema de la determinación de las normas de derecho, en el ordenamiento jurídico internacional, que rigen la materia objeto del presente asunto. En opinión de la Sala, la asociación de los términos “normas” y “principios” no es más que la utilización de una doble expresión para transmitir una misma idea, ya que en este contexto “principios” significa claramente principios de derecho, es decir, incluye también normas de derecho internacional en [p289]

Mapa No. 3

[p290] cuyo caso el uso del término “principios” puede estar justificado por su carácter más general y más fundamental.

80. Una observación preliminar es necesaria antes de entrar en el fondo de la cuestión, ya que parece sobre todo1 esencial subrayar la distinción que debe establecerse entre lo que son principios y normas de Derecho internacional que rigen la materia y lo que podría describirse mejor como los diversos criterios equitativos y métodos prácticos que pueden utilizarse para garantizar in concreto que una situación particular se trate de conformidad con los principios y normas en cuestión.

81. En una cuestión de esta índole, el Derecho internacional -y a este respecto la Sala tiene lógicamente que referirse en primer lugar al Derecho internacional consuetudinario- sólo puede, por su naturaleza, proporcionar algunos principios jurídicos básicos, que establecen las directrices que deben seguirse con vistas a un objetivo esencial. No se puede esperar que especifique los criterios equitativos que deben aplicarse o los métodos prácticos, a menudo técnicos, que deben utilizarse para alcanzar ese objetivo -que siguen siendo simplemente criterios y métodos incluso cuando también, en un sentido diferente, se denominan “principios”. Aunque la práctica es todavía bastante escasa, debido a la relativa novedad de la cuestión, también está ahí para demostrar que cada caso concreto es, en última instancia, diferente de todos los demás, que es monotípico y que, la mayoría de las veces, los criterios más apropiados y el método o combinación de métodos que con mayor probabilidad producirán un resultado acorde con lo que la ley indica, sólo pueden determinarse en relación con cada caso concreto y sus características específicas. Ello excluye la posibilidad de que se den las condiciones necesarias para la formación de principios y normas de Derecho consuetudinario que establezcan disposiciones específicas para materias como las que acaban de mencionarse.

82. No ocurre lo mismo, sin embargo, con el Derecho internacional convencional. Nada se opone, por ejemplo, a que las partes en un convenio -bilateral o multilateral- amplíen las normas contenidas en dicho convenio a aspectos que, con menor probabilidad, podrían regirse por el Derecho internacional consuetudinario. En ese caso, sin embargo, el texto del convenio debe leerse con cautela. Lo primero que hay que recordar al examinar el texto, y a veces incluso una sola cláusula, es la distinción, cuya importancia acaba de indicarse, entre principios y normas de Derecho internacional enunciados en el convenio y criterios y métodos cuya aplicación podría prever en circunstancias particulares.

83. Establecidas estas premisas, una Sala de la Corte, en su razonamiento sobre la materia, debe evidentemente comenzar por referirse al artículo 38, párrafo 1, del Estatuto de la Corte. Para los fines de la Sala en la presente etapa de su razonamiento, que es determinar los principios y normas de derecho internacional que en general rigen el tema de la delimitación marítima, se hará referencia a los convenios (art. 38, párr. 1 a)) y a la costumbre internacional (art. 38, párr. 2 a)). 1 (a)) y a la costumbre internacional (párr. 1 (b)), a cuya definición contribuirán las decisiones judiciales (párr. 1 (d)), tanto de la Corte como de los tribunales de arbitraje [p291] ya han contribuido sustancialmente a su definición. Por lo que se refiere a los convenios, sólo pueden considerarse los “convenios generales”, incluidos, entre otros, los convenios de codificación del derecho del mar en los que son parte los dos Estados. Ello no se debe únicamente a que entre las Partes en el presente litigio no esté en vigor ningún convenio particular que guarde relación con la cuestión de que se trata (aparte del Acuerdo especial de 29 de marzo de 1979), sino principalmente a que es en los convenios codificadores donde pueden identificarse los principios y normas de aplicación general. Dichos convenios deben, además, considerarse en el contexto del Derecho internacional consuetudinario e interpretarse a la luz de éste.

84. Cronológicamente, el primer convenio multilateral que debe examinarse es, pues, el Convenio sobre la plataforma continental de 29 de abril de 1958, que ambas Partes ratificaron en su momento y que reconocen en vigor entre ellas. La Sala examinará a continuación las consecuencias de esta constatación para el presente asunto. Este Convenio, como su título indica, sólo se refiere al fondo del mar y a su subsuelo. La Sala observa que, en el momento de su conclusión, aún no se había planteado ningún problema de determinación de los límites de las aguas suprayacentes a la plataforma continental. Señala también a este respecto que ni siquiera la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, que aún no ha entrado en vigor, y que pretende refrendar la institución de una zona económica exclusiva, prevé todavía la delimitación de ambos objetos por una sola línea, idea de la que el presente caso es el primer ejemplo.

85. Las disposiciones pertinentes de la Convención de 1958 son los apartados 1 y 2 del artículo 6, que dicen :

“1. Cuando una misma plataforma continental sea adyacente a los territorios de dos o más Estados cuyas costas estén situadas frente a frente, el límite de la plataforma continental perteneciente a tales Estados será determinado por acuerdo entre ellos. A falta de acuerdo, y a menos que circunstancias especiales justifiquen otra línea fronteriza, el límite es la línea media, cada uno de cuyos puntos es equidistante de los puntos más próximos de las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial de cada Estado.

2. Cuando la misma plataforma continental sea adyacente a los territorios de dos Estados adyacentes, el límite de la plataforma continental será determinado por acuerdo entre ellos. A falta de acuerdo, y a menos que circunstancias especiales justifiquen otra línea fronteriza, el límite se determinará por aplicación del principio de equidistancia desde el punto más próximo de las líneas de base a partir del cual se mide la anchura del mar territorial de cada Estado.”

86. La lectura de estos textos revela un ejemplo concreto en la práctica de algo que la Sala ha contemplado más arriba como una hipótesis teórica. Estos dos párrafos enuncian al mismo tiempo algo [p292] que es un principio de derecho internacional que rige el problema de la determinación de los límites de la plataforma continental entre dos o más Estados y, como se indica en el párrafo 80 supra, algo que aparece más bien como un criterio equitativo respaldado por un método práctico que debe utilizarse en determinadas circunstancias para efectuar la delimitación.

87. El principio de derecho internacional enunciado en la primera frase de cada uno de los dos párrafos es simple, pero su importancia no debe subestimarse. No debe considerarse como una mera “verdad evidente”. La idea central de este principio es establecer implícitamente que cualquier delimitación de la plataforma continental efectuada unilateralmente por un Estado, independientemente de las opiniones del otro u otros Estados interesados, no es oponible a esos Estados en derecho internacional. El mismo principio implica también la aplicación de las normas conexas en cuanto al deber de negociar con miras a llegar a un acuerdo, y de hacerlo de buena fe, con la intención genuina de lograr un resultado positivo.

88. Como se acaba de observar, la segunda frase de los apartados 1 y 2 del artículo 6 del Convenio de 1958 contempla la utilización de criterios y métodos específicos para efectuar la delimitación en los casos en que haya resultado imposible llegar a un acuerdo. En la fase actual de las deliberaciones de la Sala no es necesario evaluar sus ventajas e inconvenientes, ni en qué medida son o no vinculantes en el presente litigio. Tal valoración será oportuna más adelante, cuando se plantee el problema de los criterios y métodos a utilizar para la delimitación.
89. Por lo que se refiere únicamente, por el momento, al problema que se plantea en esta fase, es decir, el de la determinación de los principios y normas de Derecho internacional aplicables a la delimitación marítima, la conclusión inevitable, definitiva pero simple, es que el Convenio afirma claramente un principio cuya sustancia e implicaciones ya se han expuesto en el párrafo 87 supra : el principio, en resumen, de que toda delimitación debe efectuarse por acuerdo entre los Estados interesados, ya sea mediante la conclusión de un acuerdo directo o, en caso necesario, mediante algún método alternativo, que debe, no obstante, basarse en el consentimiento. A esto cabría añadir -aunque la Convención de 1958 no menciona la idea, por lo que supone ir un poco lejos en la interpretación del texto- que una norma que puede considerarse lógicamente subyacente al principio que acabamos de enunciar es que todo acuerdo u otra solución equivalente debe implicar la aplicación de criterios equitativos, es decir, criterios derivados de la equidad que -ya se les denomine “principios” o “criterios”, término este último preferido por la Sala por razones de claridad- no son en sí mismos principios y normas de Derecho internacional.

90. Por el contrario, el principio de Derecho internacional -según el cual la delimitación debe efectuarse mediante acuerdo- que, como la Sala ha señalado anteriormente, se expresa en el artículo 6 de la Convención de 1958, y además, cabe pensar, la norma implícita que consagra, son principios ya claramente [p293] afirmados por el Derecho internacional consuetudinario, principios que, por esa razón, son indudablemente de aplicación general, válidos para al1os Estados y en relación con al1os tipos de delimitación marítima.

91. 91. Después de este examen de las consecuencias que tiene para el problema actual el esfuerzo de codificación realizado en 1958, conviene examinar ahora la relación que tiene con el mismo problema la sentencia del Tribunal de Justicia de 20 de febrero de 1969 en los asuntos relativos a la plataforma continental del Mar del Norte. Esta sentencia, aunque es bien sabido que atribuyó al vínculo entre la institución jurídica de la plataforma continental y el hecho físico de la prolongación natural una importancia más marcada que la que se le ha dado posteriormente, es, no obstante, la decisión judicial que más ha contribuido a la formación del derecho consuetudinario en este ámbito. Desde este punto de vista, sus logros siguen siendo indiscutibles. Ensayando la evolución histórica del derecho internacional general en la materia, dicha Sentencia comienza considerando la Proclamación Truman de 28 de septiembre de 1945, que establecía que, para los Estados Unidos y sus vecinos, la delimitación de las fronteras laterales entre las plataformas continentales de los Estados adyacentes debía decidirse de mutuo acuerdo y “de conformidad con principios equitativos”. “Estos dos conceptos”, señaló el Tribunal, “han subyacido a toda1 la historia posterior del tema” (Recueil 1969, p. 33, párr. 47). Volviendo a la labor de la Comisión de Derecho Internacional, la sentencia de 1969 señala que, según la Comisión, conceptos como el de proximidad y sus corolarios, y otros supuestos principios avanzados de diversas maneras, no comprenden normas imperativas de derecho internacional. A continuación, la sentencia reafirma y hace suyo el doble principio “de que la delimitación debe ser objeto de un acuerdo entre los Estados interesados y que dicho acuerdo debe alcanzarse de conformidad con principios equitativos” (ibíd., p. 46, párr. 85). De ello deduce la doble obligación para estos Estados de “entablar negociaciones con miras a llegar a un acuerdo” y de “actuar de manera que, en el caso concreto, y teniendo en cuenta todas1 las circunstancias, se apliquen principios equitativos” (ibid., p. 47, párr. 85), cualesquiera que sean los métodos utilizados para ello.

92. Posteriormente, la Decisión del Tribunal de Arbitraje de 30 de junio de 1977 sobre la delimitación de la plataforma continental entre Francia y el Reino Unido confirma sobre este punto las conclusiones del Tribunal en los asuntos relativos a la plataforma continental del Mar del Norte y enuncia como sigue la regla general del derecho internacional consuetudinario en la materia : “a falta de acuerdo, el límite entre Estados colindantes en la misma plataforma continental debe determinarse sobre la base de principios equitativos” (Decisión, párrafo 70).
93. La siguiente decisión pertinente es la sentencia del Tribunal de 24 de febrero de 1982 en el asunto relativo a la plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia). En ese caso, debe recordarse, la Corte tuvo que dictar una sentencia sobre la base de un Acuerdo especial que, además de solicitar a la Corte que determinara “los principios y normas del derecho internacional” aplicables a la delimitación, pedía también que la Corte tuviera en cuenta “los principios equitativos y las circunstancias pertinentes que caracterizan la zona, así como las tendencias recientes admitidas en la Tercera Conferencia sobre el Derecho del Mar” (Acuerdo especial, art. 1, Recueil 1982, p. 21, párr. 1). Remitiéndose a la Sentencia anterior en los asuntos de la Plataforma Continental del Mar del Norte, y a los procedimientos y conclusiones de la Tercera Conferencia, la Sentencia de 1982 subraya la importancia de “la satisfacción de los principios equitativos… en el proceso de delimitación” (ibid., p. 47, párr. 44).

94. Volviendo por último a los trabajos de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y al resultado final de dicha Conferencia, la Sala observa en primer lugar que la Convención adoptada al término de la Conferencia no ha entrado aún en vigor y que varios Estados no parecen inclinados a ratificarla. Esto, sin embargo, no desvirtúa en absoluto el consenso alcanzado sobre amplias partes del instrumento y, sobre todo, no puede invalidar la observación de que determinadas disposiciones del Convenio, relativas a la plataforma continental y a la zona económica exclusiva, que pueden, de hecho, ser relevantes para el presente caso, fueron adoptadas sin objeción alguna. Los Estados Unidos, en particular, proclamaron en 1983, es decir, después de la entrada en vigor del Acuerdo especial, una zona económica sobre la base de la Parte V de la Convención de 1982. Esta proclamación iba acompañada de una declaración del Presidente en la que afirmaba que, a este respecto, la Convención confirmaba en general las normas de derecho internacional existentes. Canadá, que por el momento no ha hecho una proclamación similar, también ha reconocido por su parte la importancia jurídica de la naturaleza y la finalidad del nuevo régimen de las 200 millas. Esta concordancia de puntos de vista es digna de mención, aunque la presente Sentencia no se refiera a la delimitación de la zona económica exclusiva como tal. En opinión de la Sala, estas disposiciones, aunque en algunos aspectos lleven la marca del compromiso que rodeó su adopción, pueden sin embargo considerarse conformes en la actualidad con el derecho internacional general sobre la cuestión.

95. 95. A este respecto, debe señalarse la definición idéntica, en los artículos 74, apartado 1, y 83, apartado 1, relativos respectivamente a la zona económica exclusiva y a la plataforma continental, de la norma de Derecho internacional relativa a la delimitación. Esta definición idéntica es la siguiente

“La delimitación de [la zona económica exclusiva] [la plataforma continental] entre Estados con costas adyacentes o situadas frente a frente se efectuará mediante acuerdo basado en el derecho internacional, tal como se menciona en el artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, a fin de lograr una solución equitativa.”

Se limita, pues, a expresar la necesidad de resolver el problema mediante un acuerdo y a recordar la obligación de alcanzar una solución equitativa. Aunque el texto es singularmente conciso, sirve para abrir la puerta a la continuación del desarrollo efectuado en este ámbito por la jurisprudencia internacional. [p295]

96. Hay que señalar que la simetría de los dos textos, relativos a la delimitación de la plataforma continental y de la zona económica exclusiva, es muy interesante en un caso como el presente, en el que se trata de trazar una única línea fronteriza tanto para el fondo marino como para la zona de pesca suprayacente, incluida en el concepto de zona económica exclusiva. La identidad del lenguaje que se emplea, aunque limitado por supuesto a la determinación de los principios y normas pertinentes del Derecho internacional, es particularmente significativa.

97. La Sala ha de valorar ahora las respectivas posiciones de las Partes en la presente controversia a la luz de las constataciones que hasta ahora se han realizado.

98. Al tiempo que subrayaban que, desgraciadamente, los puntos en los que discrepaban eran más numerosos que aquellos en los que estaban de acuerdo, las Partes se esforzaban en afirmar, al examinar las “normas y principios de derecho internacional” que, según ellas, debían regir las delimitaciones marítimas, que coincidían en creer en la existencia de una “norma fundamental” de derecho internacional. Según ellos, esta norma debe aplicarse a toda delimitación y, a fortiori, al trazado de una frontera marítima única como la que se pretende en la zona del golfo de Maine.

99. Según la definición de Canadá, la “norma fundamental” en cuestión exige que este trazado sea

“determinado según el derecho aplicable, de conformidad con principios equitativos, teniendo en cuenta todas1 las circunstancias pertinentes, a fin de lograr un resultado equitativo”.

Según la definición de Estados Unidos, que recuerda las de las sentencias del Tribunal de 1969 y 1982,

“la delimitación de una frontera marítima única requiere la aplicación de principios equitativos, teniendo en cuenta todas1 las circunstancias imperantes en la zona de que se trate, a fin de lograr una solución equitativa”.

Aunque la diferencia aparente a primera vista debida a la ausencia en la definición de Estados Unidos de las palabras “según el derecho aplicable” no es insignificante, los alegatos orales han demostrado que en realidad carece de importancia, ya que Estados Unidos declaró explícitamente que también creía que la delimitación debía efectuarse sobre la base de los principios y normas aplicables del derecho internacional.

100. La conclusión común de las Partes en cuanto a la “norma fundamental” que rige, en su opinión, la cuestión de las delimitaciones marítimas parece, por tanto, estrechamente relacionada con la conclusión a la que se ha llegado mediante el análisis de la jurisprudencia internacional y también, en definitiva, con aquella a la que llegó la Tercera Conferencia sobre el Derecho del Mar.

101. Sin embargo, si ambas Partes reconocen la existencia en Derecho internacional [p296] de una “norma fundamental” que rige las delimitaciones marítimas, hasta ahí llega su acuerdo. Ya no hay acuerdo cuando cada una de las Partes trata por separado de averiguar si el Derecho internacional podría contener también otras normas, eventualmente acompañadas de corolarios, de aplicación imperativa en el mismo ámbito.

102. A este respecto, Canadá concentró sus esfuerzos en deducir estas otras reglas de delimitación marítima del concepto de adyacencia geográfica, ya que estaba convencido de que este concepto constituía la “base del título” del Estado ribereño a la extensión parcial de su jurisdicción a la plataforma continental y a las aguas de las que formaba el lecho.

103. Este argumento suscita varios comentarios. En cuanto a la adyacencia, la Sala reconoce que en la mayoría de los casos se puede atribuir a este concepto la capacidad de expresar, quizás mejor que el de prolongación natural, el vínculo entre la soberanía de un Estado y sus derechos soberanos sobre las tierras sumergidas adyacentes. También se le puede reconocer la capacidad de expresar correctamente el vínculo entre la soberanía territorial del Estado y sus derechos soberanos sobre las aguas que cubren dichas tierras sumergidas. No hay que olvidar, sin embargo, que la “titularidad jurídica” sobre determinados espacios marítimos o submarinos es siempre y exclusivamente el efecto de una operación jurídica. Lo mismo ocurre con el límite de la extensión del título. Ese límite resulta de una norma jurídica, y no de ningún mérito intrínseco en el hecho puramente físico. En opinión de la Sala es, pues, correcto decir que el derecho internacional confiere al Estado ribereño un título jurídico sobre una plataforma continental adyacente o sobre una zona marítima adyacente a sus costas ; no sería correcto decir que el derecho internacional reconoce el título conferido al Estado por la adyacencia de esa plataforma o de esa zona, como si el mero hecho natural de la adyacencia produjera consecuencias jurídicas.

104. Podría objetarse que estas observaciones son evidentes y que nadie pretende contradecirlas. Sin embargo, es necesario precisarlas para mostrar que existe un abismo lógico entre el reconocimiento de las realidades jurídicas precisas y circunscritas que acaban de mencionarse y la idea de construir únicamente sobre esa base un supuesto principio jurídico al que a veces se da el nombre de “colindancia”, a veces de “proximidad” y a veces, sobre todo, de “distancia”, que es, por lo demás, otra cosa muy distinta. En efecto, Canadá pretende deducir de un principio así establecido la existencia en Derecho internacional consuetudinario de normas de delimitación entre Estados cuyas plataformas continentales o zonas marítimas adyacentes se superponen. Seguir esta línea permite a la Parte en cuestión afirmar finalmente que el derecho internacional consagra una norma que determinaría concretamente a cuál de los dos Estados vecinos cuyas reivindicaciones son divergentes debe reconocerse una reivindicación más válida que la del otro para la atribución de determinadas zonas marítimas o submarinas. En virtud de esta regla, el Estado cualquiera de cuyas costas esté menos distante de las zonas que [p297] las del otro Estado tendría ipso iure derecho a que las zonas fueran reconocidas como suyas.

105. La Sala no necesita comentar la afirmación de que existe tal norma, ya que el Tribunal se negó en los asuntos de la Plataforma Continental del Mar del Norte a

“implicar ninguna norma fundamental o inherente cuyo efecto último fuera prohibir a cualquier Estado (salvo mediante acuerdo) ejercer derechos sobre la plataforma continental respecto de las zonas más próximas a la costa de otro Estado” (Recueil 1969, págs. 30-31, párr. 42).

En aquel momento, el Tribunal quiso subrayar que las zonas submarinas pertenecientes al Estado ribereño no eran siempre las más próximas a sus costas.

106. En cuanto al razonamiento por el que la Parte interesada llegó a la conclusión antes mencionada, la Sala se limita a señalar que se trata de un intento más, aún poco convincente, de inculcar la idea de que la “equidistancia” – y no la “distancia” – es un concepto avalado por el derecho internacional consuetudinario, ya que el objetivo es afirmar que lo que se encuentra a menos distancia de las costas de un Estado que de las de otro debe pertenecer automáticamente al primer Estado. Se trata de otro intento de convertir la equidistancia en una verdadera regla de derecho, a la que supuestamente ha dado expresión el derecho internacional general, pero atemperándola para tener en cuenta circunstancias especiales, y por tanto en algo distinto de lo que es en realidad: un método práctico que puede aplicarse a efectos de delimitación.
107. No se discutirá que este método ha prestado un servicio innegable en numerosas situaciones concretas, y que es un método práctico cuya utilización en determinadas condiciones podría ser contemplada y convertida en obligatoria por un convenio como el de 1958. Sin embargo, este concepto, tal como se manifiesta en los casos resueltos, no se ha convertido por ello en una norma de derecho internacional general, una norma que se derive lógicamente de un principio jurídicamente vinculante de derecho internacional consuetudinario, ni se ha adoptado en el derecho consuetudinario simplemente como un método al que deba darse prioridad o preferencia. La Sala puede expresar mejor su pensamiento sobre este tema citando el comentario hecho por el Tribunal, en su Sentencia de 20 de febrero de 1969, sobre la alegación similar de Dinamarca :

“En las actas de la Comisión de Derecho Internacional, que examinó la cuestión de 1950 a 1956, no hay indicación alguna1 de que alguno de sus miembros supusiera que incumbía a la Comisión adoptar una norma de equidistancia porque ello expresaba, y traducía en términos lineales, un principio de proximidad inherente al concepto básico de la plataforma continental, que hace que [p298] cada parte de la plataforma pertenezca al Estado ribereño más próximo y a ningún otro, y porque, por consiguiente, esa norma debe ser obligatoria como cuestión de derecho internacional consuetudinario. Tal idea no parece haber sido nunca propuesta”. (I. C.J. Recueil 1969, p. 33, párr. 49.)

108. Los Estados Unidos, por su parte, no se han limitado a cuestionar la fuerza determinante en derecho internacional de cualquier principio de colindancia, proximidad o distancia, o de cualquier norma jurídica supuestamente derivada del mismo. Ha buscado apoyo para sus alegaciones en la distinción, que la Sala ya ha calificado de inaceptable tanto en geografía como en derecho, entre costas definidas como “primarias”, simplemente porque siguen la dirección general de la costa continental en su conjunto, o son paralelas a ella, y costas definidas como “secundarias”, simplemente porque se desvían de esa dirección. En respuesta a la objeción, formulada por referencia a la jurisprudencia, de que la igualdad de todas las costas debe medirse “en el mismo plano”, Estados Unidos argumentó que sólo las costas “comparables” tienen derecho a un trato comparable y que no todas las costas son comparables. Sobre esta base, por tanto, que Canadá ha calificado de “construcción ad hoc”, Estados Unidos ha pretendido establecer el principio del carácter preferente de la relación entre las costas “primarias” y las zonas marítimas y submarinas situadas frontalmente frente a ellas. En términos de consecuencias prácticas, esta relación preferente debería supuestamente prevalecer sobre la relación con las costas “secundarias”, aunque éstas estén más próximas. Por consiguiente, las zonas marítimas situadas frente a la costa primaria deberían reservarse a ésta y no a la costa secundaria, independientemente de la proximidad de ésta. Por tanto, el concepto de “proximidad” debe ceder ante el de “prolongación geográfica natural” de las costas principales y el de “extensión del frente costero” del Estado al que pertenecen.

109. En opinión de la Sala, el carácter a priori de estas premisas y de estas deducciones es tan patente como el de la tesis elaborada por la otra Parte. En ambos casos, puede decirse que el resultado de los esfuerzos de las Partes han sido afirmaciones preconcebidas más que cualquier demostración convincente de la existencia de las normas que cada una esperaba encontrar establecidas por el Derecho internacional.

110. El razonamiento de cada Parte se basa de hecho en una premisa falsa. El error consiste precisamente en buscar en el derecho internacional general, por así decirlo, un conjunto de normas que no existen. Esta observación se aplica particularmente a ciertos “principios” propuestos por las Partes como constitutivos de normas de derecho bien establecidas, por ejemplo, la idea defendida por Canadá de que una frontera marítima única debería garantizar la preservación de las pautas de pesca existentes que son vitales para las comunidades costeras de la zona en cuestión, o la idea defendida por Estados Unidos de que dicha frontera debería permitir garantizar la conservación y gestión óptimas de los recursos vivos y, al mismo tiempo, reducir las posibilidades de futuros litigios entre las Partes. Se podrían añadir a éstas las ideas de “no invasión” de las costas de [p299] otro Estado o de “no corte” de la proyección hacia el mar de las costas de otro Estado, y otras que las Partes proponen a su vez, que pueden constituir, en determinadas circunstancias, criterios equitativos, a condición, sin embargo, de que no se intente elevarlas a la categoría de normas establecidas refrendadas por el derecho internacional consuetudinario.

111. No cabe buscar un cuerpo de normas detalladas en el Derecho internacional consuetudinario, que, de hecho, comprende un conjunto limitado de normas destinadas a garantizar la coexistencia y la cooperación vital de los miembros de la comunidad internacional, así como un conjunto de normas consuetudinarias cuya presencia en la opinio iuris de los Estados puede comprobarse por inducción basada en el análisis de una práctica suficientemente amplia y convincente, y no por deducción a partir de ideas preconcebidas. Por lo tanto, resulta poco gratificante, especialmente en un ámbito nuevo y aún no consolidado como el que supone la extensión bastante reciente de las reivindicaciones de los Estados a zonas que hasta ayer eran zonas de alta mar, buscar en el Derecho internacional general un conjunto de normas ya hechas que puedan utilizarse para resolver los problemas de delimitación que se planteen. Un curso más útil es buscar una mejor formulación de la norma fundamental, en la que las Partes tuvieron la suerte de estar de acuerdo, y cuya existencia en las convicciones jurídicas no sólo de las Partes en la presente controversia, sino de al1os Estados, es evidente a partir de un examen de las realidades de las relaciones jurídicas internacionales.

112. Por consiguiente, la Sala desea concluir este examen de las normas de derecho internacional sobre la cuestión a la que se refiere el litigio entre Canadá y Estados Unidos intentando una reformulación más completa y, en su opinión, más precisa de la “norma fundamental” ya mencionada. Para ello, se basará también, entre otras cosas, en la definición de las “normas de derecho propiamente dichas… que rigen la delimitación de las plataformas continentales adyacentes, es decir, las normas vinculantes para los Estados en materia de delimitación” que dio el Tribunal en su sentencia de 1969 en los asuntos relativos a la plataforma continental del Mar del Norte (Recueil 1969, pp. 46-47, párr. 85). Por lo tanto, lo que el derecho internacional general prescribe en toda delimitación marítima entre Estados vecinos podría definirse del siguiente modo :

(1) Ninguna delimitación marítima entre Estados con costas opuestas o adyacentes puede ser efectuada unilateralmente por uno de esos Estados. Dicha delimitación debe buscarse y realizarse mediante un acuerdo, tras negociaciones llevadas a cabo de buena fe y con la intención genuina de alcanzar un resultado positivo. Sin embargo, cuando no pueda alcanzarse tal acuerdo, la delimitación deberá efectuarse recurriendo a un tercero que posea la competencia necesaria. [p300]

(2) En ambos casos, la delimitación debe efectuarse mediante la aplicación de criterios equitativos y la utilización de métodos prácticos capaces de garantizar, habida cuenta de la configuración geográfica de la zona y de otras circunstancias pertinentes, un resultado equitativo.

V

113. La función de la reflexión precedente ha sido definir, a la luz de las fuentes examinadas, los principios y reglas de derecho internacional o, más precisamente, la norma fundamental de derecho internacional consuetudinario que rige la delimitación marítima. Como se ha demostrado, esa norma es, en definitiva, que la delimitación, ya se efectúe por acuerdo directo o por decisión de un tercero, debe basarse en la aplicación de criterios equitativos y en la utilización de métodos prácticos capaces de garantizar un resultado equitativo. La Sala debe proceder ahora a examinar estos criterios equitativos y los métodos prácticos aplicables en principio en el proceso de delimitación propiamente dicho.

114. Sobre la base de las conclusiones a las que ya se ha llegado, la Sala ha llegado a la conclusión de que el derecho internacional consuetudinario general no es el lugar adecuado para buscar normas que prescriban específicamente la aplicación de criterios equitativos particulares, o el uso de métodos prácticos particulares, para una delimitación del tipo solicitado en el presente caso. Como ya se ha señalado, el Derecho internacional consuetudinario sólo contiene una exigencia general de aplicación de criterios equitativos y de utilización de métodos prácticos capaces de ponerlos en práctica. Por lo tanto, es al derecho internacional especial al que se debe recurrir para determinar si ese derecho, tal como está actualmente en vigor entre las Partes en este caso, incluye o no alguna norma que exija específicamente a las Partes, y en consecuencia a la Sala, aplicar ciertos criterios o ciertos métodos prácticos específicos a la delimitación que se solicita.

115. El punto de partida de este análisis puede ser, una vez más, el examen de la Convención sobre la Plataforma Continental de 1958, más concretamente de la segunda frase de cada uno de los apartados 1 y 2 del artículo 6 que, como hemos visto, no enuncian, como la primera frase, un principio o norma de derecho internacional, sino que contemplan, entre otras cosas, la utilización de un método práctico particular para la aplicación efectiva del proceso de delimitación. Como ya se ha dicho, este método emplea una única técnica para la delimitación de la plataforma continental, pero en forma de línea mediana en las zonas marítimas situadas entre costas opuestas, y una línea de equidistancia lateral cuando las costas de los dos Estados son adyacentes. Este método se inspira y deriva de un criterio equitativo particular : a saber, que la solución equitativa, al menos prima facie, es una división igual de las zonas de superposición de las plataformas continentales de los dos Estados litigantes. La aplicabilidad de este [p301] método está, sin embargo, sujeta a la condición de que no concurran circunstancias especiales en el caso que hagan inequitativo dicho criterio, mostrando que tal reparto no es razonable y que, por tanto, implica el recurso a otro u otros métodos diferentes o, cuando menos, la corrección adecuada del efecto producido por la aplicación del primer método.

116. A la luz de estas explicaciones se plantea, pues, la cuestión de saber si el hecho (ya señalado por la Sala) de que la Convención de 1958 sobre la plataforma continental esté en vigor entre las Partes obliga o no a utilizar, para la delimitación solicitada en el presente asunto, el método especificado en el artículo 6 de dicha Convención y, por implicación, la aplicación del criterio en que se basa.

117. No se han expresado dudas por ninguna de las partes sobre el hecho de que ambas se consideran vinculadas por el Convenio al que ambas se han adherido. Este caso no plantea problemas del tipo de los que surgieron en el asunto relativo a la delimitación de la plataforma continental entre Francia y el Reino Unido a causa de las reservas expresadas por el primer país pero no aceptadas por el segundo. La declaración hecha por Canadá en el momento de hacerse parte en la Convención, y objetada por los Estados Unidos, no es de tal naturaleza que impida la aplicación de la Convención a una situación particular concerniente a los dos Estados, ni los Estados Unidos han alegado lo contrario.

118. Por consiguiente, la Sala estima que si entre los dos Estados sólo se hubiera planteado una cuestión relativa a la delimitación de la plataforma continental, no habría duda en cuanto a la aplicación obligatoria del método prescrito en el artículo 6 del Convenio, siempre a reserva, claro está, de que se recurra a otro método o combinación de métodos cuando así lo exijan circunstancias especiales.
119. El objeto del presente procedimiento no es, sin embargo, obtener únicamente una delimitación de la plataforma continental, como podría haber sido si hubiera tenido lugar antes de la adopción por las dos Partes de una zona exclusiva de pesca y la consiguiente aparición de la idea de delimitación por una sola línea. Su objetivo es -y ambas Partes lo han subrayado abundantemente- trazar una línea de delimitación única tanto para la plataforma continental como para la zona de pesca suprayacente. Es dudoso que una obligación convencional que se limita en términos a la delimitación de la plataforma continental pueda extenderse, de una manera que sobrepasaría manifiestamente los límites impuestos por los estrictos criterios que rigen la interpretación de los instrumentos convencionales, a un ámbito que es evidentemente mucho mayor, incuestionablemente heterogéneo y, en consecuencia, fundamentalmente diferente. Aparte de esta consideración formal, pero importante, está el punto más sustantivo de que tal interpretación haría, en última instancia, de la masa de agua marítima que recubre la plataforma continental un mero accesorio de dicha plataforma. Tal resultado sería tan inaceptable como el resultado inverso que se obtendría simplemente extendiendo a la plataforma continental la aplicación de un método de delimitación adoptado únicamente para la “columna de agua” y sus recursos pesqueros.

120. A este respecto, la Sala observa también que no es posible emplear, para refutar lo anterior, el argumento de que el método contemplado en el artículo 6 de la Convención sobre la plataforma continental está también previsto, en términos similares, en el artículo 12 y en el párrafo 3 del artículo 24 de la Convención de la misma fecha sobre el mar territorial y la zona contigua. La situación del mar territorial y de la zona contigua, concebidos como sometidos a la soberanía del Estado ribereño, o sometidos al ejercicio de controles aduaneros y medidas similares, destinados a impedir violaciones de su soberanía territorial, no puede ser tratada como una analogía. No hay nada en este caso que sea comparable con la reserva de los derechos exclusivos de explotación de los recursos de una zona marítima que se extiende hasta las 200 millas ; no hay nada, por tanto, que pueda justificar la idea de una extensión a la misma de los criterios y métodos de delimitación expresamente contemplados para la estrecha franja de mar definida con una finalidad bien distinta.

121. Además, la Sala no puede aceptar los argumentos de Canadá según los cuales, cuando se trata de determinar una frontera marítima única, las disposiciones del artículo 6 de la Convención de 1958 se aplican directamente, es decir, como derecho convencional, “a la plataforma continental como componente de la frontera marítima única”, y también, pero como “expresión particular de una norma general”, a la zona de pesca suprayacente, como el otro componente.

122. Dejando a un lado la cuestión de fondo planteada al final del apartado 119 supra, la Sala se ve obligada a constatar que la afirmación de que, incluso para la delimitación de una zona marítima exclusiva de pesca, en virtud de una norma general de derecho internacional “el método de la equidistancia debe utilizarse en los casos en que produzca un resultado equitativo”, es decir, en la medida en que circunstancias especiales no obliguen a renunciar a su utilización, carece de fundamento convincente. Aceptar esta idea equivaldría a transformar la “regla combinada de equidistancia y circunstancias especiales” en una regla de derecho internacional general y, por tanto, susceptible de numerosas aplicaciones, mientras que no hay rastro en la costumbre internacional de que se haya producido tal transformación.

123. 123. A este respecto, la Sala no puede dejar de observar que, si bien fue apropiado que Canadá extrajera de la Decisión del Tribunal de Arbitraje sobre la delimitación de la plataforma continental entre Francia y el Reino Unido la expresión que combina en una definición concisa todas1 las diferentes ideas que se encuentran en el artículo 6 de la Convención de 1958, sería forzar el alcance de esa Decisión interpretarla en el sentido de que la “regla combinada de equidistancia y circunstancias especiales” (Decisión, párr. 68) [p303] está en proceso de convertirse en una norma de aplicación general. Lo que la Decisión afirma es que la regla en cuestión

“da expresión particular a una norma general según la cual, a falta de acuerdo, la frontera entre Estados colindantes en la misma plataforma continental debe determinarse sobre la base de principios equitativos” (Decisión, párrafo 70),

que es una cuestión diferente. Por el contrario, la conclusión del Tribunal de Arbitraje muestra claramente los diferentes niveles en los que se sitúan las diversas normas en cuestión: las disposiciones del artículo 6 del Convenio de 1958 en el nivel del derecho internacional especial y, en el nivel del derecho internacional general, la norma que prescribe la aplicación de principios equitativos, o más bien de criterios equitativos, sin ninguna indicación sobre la elección que debe hacerse entre estos últimos o entre los métodos prácticos para aplicarlos. La Sala considera que tal es el estado actual del Derecho internacional consuetudinario.

124. En resumen, la Sala no cree que exista ningún argumento que justifique la pretensión de convertir las disposiciones del artículo 6 de la Convención de 1958 en una norma general aplicable como tal a toda delimitación marítima. Las disposiciones convencionales en cuestión, como señaló la Sentencia del Tribunal de 1969, no pueden tener fuerza obligatoria en materia de delimitación, ni siquiera de delimitación de la plataforma continental únicamente, entre Estados que no sean partes en la Convención de 1958. Del mismo modo, no pueden tener tal fuerza obligatoria incluso entre Estados que son partes en la Convención, en lo que respecta a una frontera marítima relativa a una materia mucho más amplia que la plataforma continental únicamente.

125. Por consiguiente, la Sala debe concluir a este respecto que las disposiciones del artículo 6 de la Convención de 1958 sobre la plataforma continental, aunque estén en vigor entre las Partes, no entrañan ni para ellas ni para la Sala ninguna obligación jurídica de aplicarlas a la delimitación marítima única que es objeto del presente asunto.

*

126. La Sala, habiendo llegado a esta conclusión en cuanto a la ausencia entre las Partes de toda obligación jurídica derivada de un tratado de aplicar métodos prácticos específicos a la determinación de la frontera única entre sus respectivas zonas marítimas, debe examinar también una cuestión conexa. En efecto, debe comprobar si, entre las Partes, han intervenido otros factores que, independientemente de cualquier acto forma1 que cree normas o instituya relaciones de Derecho internacional especial, podrían, no obstante, dar lugar a una obligación de este tipo. La cuestión, que las Partes han discutido largamente durante el presente caso, es si el comportamiento de las Partes durante un período dado de sus relaciones constituyó [p304] la aquiescencia de una de ellas a la aplicación a la delimitación de un método específico preconizado por la otra Parte, o le impidió oponerse a tal acción, o si tal comportamiento podría haber dado lugar a un modus vivendi, respetado de hecho, con respecto a una línea correspondiente a tal aplicación.

127. Fue más concretamente Canadá quien alegó que el comportamiento de Estados Unidos implicaba una especie de consentimiento de fondo por parte de este país, bajo una de estas formas, a la aplicación del método de la equidistancia, en particular en lo que se refiere a la delimitación que debía efectuarse en el sector de Georges Bank. Por lo tanto, la Sala comenzará su examen de este aspecto de la cuestión examinando este argumento.
128. Según Canadá, la conducta de Estados Unidos puede tomarse en consideración de tres maneras, de importancia variable : en primer lugar, como prueba de una verdadera aceptación de la idea de una línea media como límite entre las respectivas jurisdicciones marítimas, y de un impedimento resultante contra los Estados Unidos; en segundo lugar, como indicación, al menos, de la existencia de un modus vivendi o de una frontera de facto, que los dos Estados han permitido que se establezca; y, en tercer y último lugar, como mero indicio del tipo de delimitación que las Partes mismas habrían considerado equitativa. Cabe señalar que este argumento canadiense se refería, en el momento del comportamiento en cuestión, a la plataforma continental propiamente dicha y, entre otras cosas, a la de Georges Bank. Estados Unidos refuta enérgicamente la afirmación de que su conducta pudiera tener las consecuencias jurídicas o de otro tipo que le atribuye Canadá.

129. En la argumentación canadiense los términos “aquiescencia” y “estoppel” se utilizan juntos y prácticamente con los mismos fines. Canadá define así las reglas relativas a la aquiescencia, considerada como un reconocimiento de derechos :

“El conocimiento por un gobierno, real o constructivo, de la conducta o de la afirmación de derechos de la otra parte en una controversia, y el hecho de no protestar ante esa conducta, o afirmación de derechos, implica una aceptación tácita de la posición jurídica representada por la conducta o afirmación de derechos de la otra parte”. (Audiencia de 4 de abril de 1984, tarde).

En el caso del estoppel, Canadá reconoce que en derecho internacional la “doctrina” está aún en desarrollo. Sin embargo, según Canadá, en el presente caso se cumplen todas1 las condiciones que permiten invocar ese principio, aunque sólo se elijan las más estrictas. Canadá declaró en el procedimiento oral que el estoppel es “el alter ego de la aquiescencia”, aunque añadió que incluso si se considerara que las condiciones para el reconocimiento de un estoppel son más estrictas que las de la aquiescencia (Estados Unidos sostiene que una parte que desee invocar esta forma de preclusión debe haberse basado en las declaraciones o el comportamiento de la otra parte, ya sea en perjuicio propio [p305] o en beneficio de la otra), este último criterio debe considerarse satisfecho en el presente caso.

130. La Sala observa que, en cualquier caso, los conceptos de aquiescencia y estoppel, con independencia del estatuto que les otorgue el derecho internacional, se derivan ambos de los principios fundamentales de buena fe y equidad. Sin embargo, se basan en razonamientos jurídicos diferentes, ya que la aquiescencia equivale a un reconocimiento tácito manifestado por un comportamiento unilateral que la otra parte puede interpretar como consentimiento, mientras que el estoppel está vinculado a la idea de preclusión. Según una opinión, la preclusión es en realidad el aspecto procesal y el estoppel el aspecto sustantivo del mismo principio. Sin entrar en este punto en un debate teórico, que excedería los límites de sus actuales preocupaciones, la Sala se limita a señalar que, dado que los mismos hechos son relevantes tanto para la aquiescencia como para el estoppel, excepto en lo que se refiere a la existencia de perjuicio, puede tomar en consideración los dos conceptos como aspectos diferentes de una misma institución.

131. Los hechos pertinentes pueden resumirse como sigue. Canadá comenzó en 1964 a expedir, en su propio lado de lo que consideraba la línea mediana que divide Georges Bank, opciones (permisos) a largo plazo para la explotación exclusiva de hidrocarburos. A partir de 1964 se llevaron a cabo investigaciones sísmicas bajo la autoridad de Canadá en la parte noreste del Banco. Canadá alega que las autoridades estadounidenses sabían que había expedido permisos relativos a la porción noreste del Banco Georges. Además, el Gobierno canadiense había publicado información al respecto en el Month& Oil and Gus Report. Estados Unidos responde que la expedición de permisos en alta mar en virtud de la legislación canadiense no era de dominio público y constituía simplemente una actividad administrativa interna incapaz de constituir la base de una aquiescencia o impedimento a nivel internacional. Antes de que pudiera producirse efecto alguno a este nivel, habría sido necesario, al menos, que el Ministerio de Asuntos Exteriores canadiense enviara una comunicación diplomática al Ministerio de Asuntos Exteriores de Estados Unidos.

132. Sin embargo, según Canadá, las autoridades estadounidenses tuvieron conocimiento de los hechos en cuestión el 1 de abril de 1965 a más tardar. En esa fecha, el Bureau of Land Management del Departamento del Interior de los Estados Unidos escribió al Departamento canadiense de Asuntos del Norte y Recursos Nacionales preguntando por la localización de dos permisos canadienses en alta mar con referencia a la línea mediana mencionada en el artículo 6 de la Convención de Ginebra sobre la plataforma continental. El Departamento canadiense respondió enviándole documentos en los que se indicaban las zonas para las que se habían expedido los permisos. Por carta de 14 de mayo de 1965, conocida como “carta Hoffman” por el nombre de su signatario, el Bureau of Land Management acusó recibo de los documentos y mencionó, entre otras cosas, la cuestión de la posición exacta de una línea mediana, y el Departamento de Asuntos del Norte respondió el 16 de junio de 1965 que la línea mediana utilizada se [p306] había construido de conformidad con el artículo 6 de la Convención sobre la Plataforma Continental. A esto siguió correspondencia, ahora a nivel diplomático, entre la Embajada de Estados Unidos en Ottawa y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá, que proporcionó algunos datos detallados. Una carta escrita en nombre del Subsecretario de Estado canadiense de Asuntos Exteriores, en la que se mencionaba explícitamente la línea mediana, está fechada el 30 de agosto de 1966, pero Estados Unidos no aprovechó esta oportunidad para protestar o reservarse sus derechos. Sólo lo hizo en su aide-mémoire de 5 de noviembre de 1969, que no hace referencia a ninguna reserva anterior. Canadá también afirma que sólo el 18 de febrero de 1977 se mencionó por primera vez en la correspondencia diplomática la reivindicación presentada por Estados Unidos en 1976 de un límite a lo largo del Canal del Noreste.

133. Estados Unidos argumenta en respuesta que los autores de la correspondencia de 1965 eran funcionarios gubernamentales de nivel medio que no tenían autoridad para definir fronteras internacionales o tomar posición en nombre de sus Gobiernos sobre reclamaciones extranjeras en este campo. Estados Unidos rechaza especialmente el argumento de que la “carta Hoffman” pueda considerarse que constituye una aquiescencia explícita o tácita de las reclamaciones canadienses. Como explicó el Sr. Hoffman en su carta, no tenía autoridad para comprometer a Estados Unidos en cuanto a la posición de una línea mediana. Además, el aide-mémoire de los Estados Unidos de 5 de noviembre de 1969 se refería explícitamente al anterior, de 10 de mayo de 1968, por el que los Estados Unidos proponían que los Gobiernos entablaran conversaciones en fecha próxima sobre la delimitación de la plataforma continental en el Golfo de Maine y en la zona del Estrecho de Juan de Fuca. Este aide-mémoire no decía nada sobre una línea mediana o sobre cualquier otro principio o método de delimitación.

134. Según los Estados Unidos, Canadá nunca emitió una proclamación oficial ni ninguna otra publicación con el fin de dar a conocer internacionalmente sus reivindicaciones; por lo tanto, los Estados Unidos no podían inferir la existencia de dichas reivindicaciones por esos medios indirectos. En 1964, Canadá no había publicado ninguna reivindicación oficial sobre la plataforma continental en virtud de su propia legislación. Al contrario, ni siquiera había adoptado una posición oficial sobre la Proclamación Truman y sus posibles implicaciones para la plataforma continental en la zona de Georges Bank que, según Estados Unidos, estaba incluida en su totalidad en ella.

135. Canadá argumenta que, en la práctica seguida desde 1964 hasta finales de 1970, Estados Unidos no se opuso a la alegación canadiense y no aplicó un límite basado en el Canal del Noreste. Los permisos expedidos por las autoridades estadounidenses no se referían a zonas situadas al norte de una línea mediana en el Banco Georges. Canadá cita además el aide-mémoire del 5 de noviembre de 1969, que demuestra que Estados Unidos se había abstenido de autorizar la explotación de minerales en la plataforma continental septentrional de Georges Bank.

136. Los Estados Unidos responden que en el momento en cuestión estaban con-[p307]frentados en Georges Bank con exploraciones sísmicas canadienses de menor importancia, que no implicaban ni perforación ni extracción de petróleo. Por lo tanto, no era necesaria ninguna acción especial por su parte. Además, a partir de 1965 se habían concedido permisos de exploración estadounidenses para la parte nororiental de Georges Bank, más allá de una línea mediana, por ejemplo, el permiso EL/65 concedido a Shell. El aide-mémoire de 5 de noviembre de 1969, ya mencionado, constituía claramente una oposición al programa canadiense para el Banco: afirmaba específicamente que los Estados Unidos :

“no puede consentir ninguna autorización canadiense de exploración o explotación de los recursos naturales de la plataforma continental del Banco Georges”.

137. Siendo los hechos como se describen, la Sala no se siente capaz de sacar la conclusión de que los Estados Unidos consintieron en la delimitación de la plataforma continental de Georges Bank por una línea mediana, dejando de lado por el momento tanto el hecho de que la plataforma de Georges Bank es sólo una porción limitada de la plataforma continental de la zona a delimitar, como el hecho de que en la actualidad la plataforma continental es sólo uno de los dos temas de la delimitación solicitada a la Sala.

138. En opinión de la Sala, puede ser cierto que la actitud de los Estados Unidos sobre los límites marítimos con su vecino canadiense, hasta finales de los años sesenta, revelaba incertidumbres y un buen grado de incoherencia. A pesar de ello, los hechos expuestos por Canadá no justifican la conclusión de que el Gobierno de los Estados Unidos reconociera de ese modo la línea mediana de una vez por todas1 como límite entre las respectivas jurisdicciones sobre la plataforma continental ; tampoco justifican la conclusión de que la mera falta de reacción ante la expedición de permisos de exploración canadienses, desde 1964 hasta el aide-mémoire de 5 de noviembre de 1969, impidiera legalmente a los Estados Unidos seguir reivindicando un límite que siguiera el Canal del Noreste, o incluso que incluyera todas1 las zonas al sudoeste de la “perpendicular ajustada”.

139. La Sala considera que los términos de la “carta Hoffman” no pueden invocarse contra el Gobierno de los Estados Unidos. Es cierto que la reserva del Sr. Hoffman, que no estaba autorizado a comprometer a los Estados Unidos, sólo se refería a la ubicación de una línea mediana ; el uso de una línea mediana como método de delimitación no parecía estar en cuestión, pero no hay nada que demuestre que ese método hubiera sido adoptado a nivel gubernamental. El Sr. Hoffman, al igual que su homólogo canadiense, actuaba dentro de los límites de sus responsabilidades técnicas y no parecía ser consciente de que la cuestión de principio que podría implicar el tema de la correspondencia no había sido resuelta, y de que los acuerdos técnicos que iba a realizar con sus corresponsales canadienses no debían prejuzgar la posición de su país en posteriores negociaciones entre gobiernos. Esta situación, sin embargo, siendo un asunto de la administración interna1 de los Estados Unidos, no [p308] autoriza a Canadá a basarse en el contenido de una carta de un officia1 del Bureau of Land Management del Departamento del Interior, que se refiere a un asunto técnico, como si fuera una declaración officia1 del Gobierno de los Estados Unidos sobre los límites marítimos internacionales de ese país.

140. Además, si bien puede admitirse que los Estados Unidos mostraron cierta imprudencia al guardar silencio después de que Canadá hubiera expedido los primeros permisos de exploración en Georges Bank, cualquier intento de atribuir a dicho silencio, un silencio breve además, consecuencias jurídicas que adopten la forma concreta de un estoppel, parece ir demasiado lejos.

141. A partir de 1965, como hemos visto, los Estados Unidos también expidieron permisos de exploración para la parte nororiental de Georges Bank, es decir, en la zona reclamada por Canadá. También en este caso habría sido prudente por parte de Estados Unidos informar oficialmente a Canadá de esas actividades, pero el hecho de que no lo hiciera no justifica la conclusión de que con ello diera a Canadá la impresión de que aceptaba el punto de vista canadiense, y que de ello se derivaran efectos jurídicos. Una vez más, la actitud de Estados Unidos hacia Canadá fue poco clara y tal vez ambigua, pero no hasta el punto de dar derecho a Canadá a invocar la doctrina del estoppel.

142. Cuando Canadá, a nivel de su Departamento de Asuntos Exteriores y de la Embajada de los Estados Unidos en Ottawa, expuso claramente sus reclamaciones por primera vez (carta de 30 de agosto de 1966), podría haber esperado una reacción por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Estados Unidos admite que, de este modo, se le informó oficialmente de las opiniones de Canadá sobre el problema de la delimitación. Aunque la correspondencia se mantuvo, no entre el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores personalmente y el Embajador de los Estados Unidos personalmente, sino entre funcionarios subordinados a ellos, la carta emanaba de hecho del servicio administrativo competente para la dirección de las relaciones exteriores y estaba dirigida de hecho al Embajador en representación del Gobierno de los Estados Unidos. Al esperar hasta el 10 de mayo de 1968 antes de sugerir, por vía diplomática, la apertura de conversaciones, mientras la cuestión seguía pendiente, y luego esperar un año y medio más, hasta noviembre de 1969, antes de declarar claramente que no se reconocería ningún permiso canadiense para la exploración o explotación de los recursos naturales de la plataforma continental de Georges Bank, no puede considerarse que los Estados Unidos se esforzaran por mantener a Canadá suficientemente informado de su política. Incluso es posible que Canadá tuviera motivos razonables para esperar que Estados Unidos acabara adoptando su punto de vista. Sin embargo, concluir de ello, en términos jurídicos, que por su demora los Estados Unidos habían consentido tácitamente las alegaciones canadienses, o que habían renunciado a sus derechos es, en opinión de la Sala, sobrepasar las condiciones requeridas para invocar la aquiescencia o el estoppel.

143. Canadá se ha referido, en apoyo de sus argumentos, a una serie de precedentes y, en particular, a ciertas sentencias del Tribunal. Los Estados Unidos [p309] sostienen que dicha jurisprudencia, y el razonamiento en ella expuesto, no refuerzan los argumentos de Canadá. La Sala no discutirá este tema con gran detalle, sino que se limitará a mostrar que estos precedentes no son concluyentes con respecto al presente caso.

144. Para apoyar el argumento de que el comportamiento de un Estado puede producir consecuencias jurídicas en sus relaciones con otros Estados, Canadá se ha basado, en particular, en la sentencia dictada en el asunto Anglo-Norwegian Fisheries. Es cierto que en esa sentencia el Tribunal consideró que las autoridades noruegas habían aplicado su sistema de delimitación de forma coherente e ininterrumpida desde 1869 hasta el momento en que surgió el litigio y que la tolerancia general de esa práctica noruega era un hecho indiscutible (1. C.J. Reports 1951, p. 138). El Tribunal consideró que dicha tolerancia general, combinada con otros factores, justificaba que Noruega aplicara su sistema contra el Reino Unido (ibid., p. 139). La Sala considera que los elementos de hecho y de derecho del asunto Pesca y los del presente litigio son claramente demasiado disímiles para que una comparación de los mismos pueda producir consecuencias jurídicas válidas para el presente asunto. Ni la larga duración de la práctica noruega (70 años), ni las actividades de Noruega en manifestación de dicha práctica, justifican extraer de la Sentencia de 1951 conclusiones que serían relevantes en el presente caso.

145. Es aparentemente la sentencia en los asuntos de la Plataforma Continental del Mar del Norte la que dio la definición más precisa de las condiciones para invocar la doctrina del estoppel; pero incluso prescindiendo del elemento de detrimento o perjuicio causado por el cambio de actitud de un Estado, que distingue el estoppel stricto sensu de la aquiescencia, presupone no obstante una aceptación clara y constante (Recueil 1969, p. 26). En el presente caso, la conducta de los Estados Unidos, debido a su naturaleza poco clara, no satisface las condiciones prescritas en la Sentencia de 1969, ni para el estoppel ni para la aquiescencia.

146. En el asunto Grisbadarna, relativo a la delimitación de los caladeros de pesca entre Noruega y Suecia, el comportamiento de los dos Estados desempeñó un papel importante; sin embargo, la pertinencia de ese asunto en relación con el presente es discutible, ya que los problemas de los derechos sobre las zonas marítimas diferían en muchos aspectos de los actuales. Aquel caso se refería a las aguas territoriales, mientras que el presente se refiere a vastas zonas marítimas que sólo recientemente han pasado a estar bajo la jurisdicción de los Estados adyacentes. Las diferencias entre ambos casos son tan grandes que resulta difícil establecer un paralelismo entre ellos. Incluso si se minimizan estas diferencias, no es posible concluir, sobre la base del precedente Grisbadarna, a partir de una comparación de la conducta de Suecia y Noruega con la de las Partes en el presente caso, que la conducta de los Estados Unidos fue lo suficientemente clara, sostenida y coherente como para constituir aquiescencia.

147. Los hechos del asunto del Templo de Preah Vihear (cf. I.C.J. Reports [p310] 1962, pp. 22, 23 y 32) difieren tanto de los del presente asunto que las conclusiones que de él se extraen son – al parecer – inaplicables. Tampoco constituye un precedente válido la sentencia dictada en el asunto relativo al laudo arbitral dictado por el Rey de España el 23 de diciembre de 1906. La aquiescencia sí jugó un papel en ese caso, pero para llegar a esa conclusión el Tribunal se basó en declaraciones explícitas de Nicaragua, y en una conducta que había continuado durante un período muy largo, algo que no se aplica en el presente caso.

148. Sobre la base de todas1 las consideraciones precedentes, la Sala estima, por lo tanto, que en el presente caso no se reúnen las condiciones para un conocimiento por parte de los Estados Unidos que, incluso en ausencia de otras bases, tendría el efecto, en las relaciones bilaterales entre los Estados Unidos y Canadá, de hacer obligatoria la aplicación de la línea mediana a la determinación de sus respectivas jurisdicciones marítimas. Lo mismo cabe decir en cuanto a la posibilidad de un estoppel, sin perjuicio de los problemas que la aplicación de este concepto en derecho internacional pueda plantear en general.

149. Independientemente de los argumentos derivados de la conducta de las Partes a efectos de establecer la existencia de aquiescencia o estoppel, Canadá también ha solicitado a la Sala que concluya que la conducta de las Partes probó al menos la existencia de un “límite marítimo modus vivendi” o un “límite marítimo de facto” basado en la coincidencia entre la línea de equidistancia canadiense (la línea de “equidistancia estricta”) y la “línea BLM” estadounidense, que según alega fue respetada por las dos Partes y por numerosas compañías petroleras desde 1965 hasta 1972, al menos. Canadá basa esta conclusión en el razonamiento y los pronunciamientos del Tribunal en el asunto Continental Shelf (Tunisia/Libyan Arab Jamahiriya) (1.C.J. Reports 1982, pp. 83-85). Estados Unidos no sólo niega que sus permisos de petróleo y gas respetaran alguna línea en particular (véase el análisis de los hechos relacionados con la aquiescencia y el estoppel más arriba), sino que también niega la existencia misma de la “línea BLM”.

150. Sin entrar en estas diferencias de detalle, la Sala observa que, aun suponiendo que existiera una demarcación de hecho entre las zonas para las que cada una de las Partes expidió permisos (Canadá a partir de 1964 y Estados Unidos a partir de 1965), no puede reconocerse que se trate de una situación comparable a aquella en la que el Tribunal basó sus conclusiones en el asunto Túnez/Libia. Es cierto que el Tribunal se basó en el hecho de la división entre las concesiones petrolíferas otorgadas por los dos Estados en cuestión. Pero tuvo especialmente en cuenta el comportamiento de las Potencias anteriormente responsables de los asuntos exteriores de Túnez -Francia- y de Tripolitania -Italia-, que a su juicio equivalía a un modus vivendi, y que los dos Estados siguieron respetando cuando, tras independizarse, empezaron a otorgar concesiones petrolíferas.

151. Además, en opinión de la Sala, el período comprendido entre 1965 y 1972, [p311] “al menos”, que, según Canadá, es aquel en el que se instituyó el modus vivendi, es demasiado breve para haber producido un efecto jurídico de este tipo, aun suponiendo que los hechos sean los alegados. Además, los esfuerzos de Canadá por ampliar este plazo uniéndolo al anterior tropiezan con las objeciones que el Tribunal ya ha formulado en relación con la aquiescencia, y que evidentemente valdrían también para el modus vivendi.

152. Canadá invoca finalmente el comportamiento de las Partes en apoyo de sus argumentos de que ambas consideraban de hecho la utilización de una línea de equidistancia como una culminación equitativa del proceso de delimitación. Este argumento se basa, en última instancia, en los hechos ya expuestos en apoyo de las alegaciones de aquiescencia, impedimento y modus vivendi : en opinión de la Sala, estos hechos no pueden apoyar esta idea más que las otras. Cada parte ha adoptado una posición clara sobre lo que consideraría un equilibrio justo o equitativo entre sus respectivos intereses, y la Sala no puede sino tomar nota de ello. A modo de conclusión, no puede sino reconfirmar su comentario anterior sobre la confianza depositada en la conducta de las Partes a los efectos examinados anteriormente.

153. Por último, la Sala no puede dejar de mencionar el hecho de que Estados Unidos, por su parte, ha invocado la conducta de Canadá en relación con sus propias reivindicaciones sobre la plataforma continental. Ha subrayado que, en el momento de la Proclamación Truman en 1945, Canadá fue informado, en primer lugar, de la intención de Estados Unidos de llevar a cabo la delimitación de la plataforma continental por acuerdo y de conformidad con principios equitativos y, en segundo lugar, de su determinación de considerar la línea de profundidad de 100 brazas como el límite de su zona de plataforma continental, límite que incluye Georges Bank. Canadá replica que la Proclamación Truman no mencionaba la profundidad de 100 brazas, pero Estados Unidos rebate este argumento señalando que la profundidad en cuestión se mencionaba en un comunicado de prensa del Departamento de Estado que acompañaba a la Proclamación. Aproximadamente cinco meses antes de la publicación de la Proclamación, se envió a Canadá una copia de este comunicado, junto con un memorando explicativo, para que formulara sus observaciones. Canadá no reaccionó. Aunque no argumenta que Canadá consintiera en una frontera a lo largo de la línea de profundidad de 100 brazas, Estados Unidos afirma que Canadá aceptó el requisito de delimitación por acuerdo de conformidad con los principios de equidad. Además, Canadá era consciente de que cualquier medida unilateral que adoptara dentro de la línea de 100 brazas sería inaceptable para Estados Unidos. Canadá rebate esta afirmación, alegando que no había sido informado de la referencia a la línea de profundidad de 100 brazas, que no figuraba en la propia Proclamación, y que el memorando explicativo recibido al mismo tiempo se limitaba a indicar que las cuestiones de delimitación podían dejarse para más adelante.

154. Sea como fuere, la Sala reitera que la norma primordial para la delimitación de zonas marítimas entre Estados vecinos es que [p312] debe efectuarse mediante acuerdo y que, en la medida en que el argumento de Estados Unidos basado en la falta de reacción de Canadá a la Proclamación Truman equivale a afirmar que la delimitación debe efectuarse de conformidad con principios equitativos, la posición de Estados Unidos sobre ese punto simplemente remite a la “norma fundamental” que Canadá también invoca en el caso. Este comentario no deroga en modo alguno la observación hecha anteriormente de que es imposible concluir de la conducta de las Partes que existe una obligación jurídica vinculante, en sus relaciones bilaterales, de hacer uso de un método particular para delimitar sus respectivas jurisdicciones marítimas.

*

155. Habiendo concluido el análisis en dos etapas llevado a cabo en los párrafos precedentes, la Sala está ahora en condiciones de dar una respuesta definitiva a la cuestión planteada en el párrafo 114 supra. Se acaba de señalar que las Partes en el presente asunto, en el estado actual del derecho que rige las relaciones entre ellas, no están obligadas, en virtud de una norma de derecho convencional o de otra norma, a aplicar ciertos criterios o a utilizar ciertos métodos particulares para el establecimiento de un límite marítimo único tanto para la plataforma continental como para la zona marítima exclusiva de pesca, como en el presente asunto. En consecuencia, la Sala tampoco está obligada a ello.

156. Por lo tanto, la Sala puede comenzar por tomar en consideración, sin que su enfoque esté influido por preferencias predeterminadas, los criterios y especialmente los métodos prácticos que teóricamente pueden aplicarse para determinar el curso de la frontera marítima única entre Estados Unidos y Canadá en el Golfo de Maine y en la zona exterior adyacente. Corresponderá entonces a la Sala seleccionar, entre este abanico de posibilidades, los criterios que considere más equitativos para la tarea a realizar en el presente caso, y el método o combinación de métodos prácticos cuya aplicación permita mejor su ejecución concreta.

157. No ha habido ninguna definición sistemática de los criterios equitativos que pueden tomarse en consideración para una delimitación marítima internacional, y ello sería en todo caso difícil a priori, debido a su adaptabilidad muy variable a las diferentes situaciones concretas. Los esfuerzos de codificación han dejado este campo intacto. No obstante, tales criterios se han mencionado en los argumentos esgrimidos por las partes en los asuntos relativos a la determinación de los límites de la plataforma continental, y en las decisiones judiciales o arbitrales dictadas en esos asuntos. Se trata, por ejemplo, del criterio expresado por la fórmula clásica según la cual la tierra domina el mar ; del criterio que preconiza, en los casos en que no concurran circunstancias especiales que exijan su corrección, el reparto equitativo de las áreas de superposición de las zonas marítimas y submarinas pertenecientes a las costas respectivas de los Estados vecinos ; del criterio según el cual, siempre que sea posible, la extensión hacia el mar de la costa de un Estado no debe invadir zonas demasiado próximas a la costa de otro Estado ; el criterio de evitar, en la medida de lo posible, cualquier corte de la proyección hacia el mar de la costa o de una parte de la costa de cualquiera de los Estados interesados ; y el criterio según el cual, en determinadas circunstancias, pueden extraerse las consecuencias apropiadas de las desigualdades de extensión de las costas de dos Estados en una misma zona de delimitación.

158. En relación con estos y otros posibles criterios, la Sala no considera útil emprender una enumeración más o menos completa en abstracto de los criterios teóricamente concebibles, ni una valoración, también en abstracto, de su mayor o menor grado de equidad. Como la Sala ha subrayado varias veces, su equidad o no sólo puede apreciarse en relación con las circunstancias de cada caso, y para un mismo criterio es muy posible llegar a conclusiones diferentes, o incluso opuestas, en casos distintos. El hecho esencial a tener en cuenta es, como ha subrayado la Sala, que los criterios en cuestión no son en sí mismos normas de Derecho y, por tanto, obligatorios en las diferentes situaciones, sino criterios “equitativos”, o incluso “razonables”, y que lo que el Derecho internacional exige es que se recurra en cada caso al criterio, o al equilibrio de diferentes criterios, que parezca más adecuado a la situación concreta.

159. A diferencia de los criterios equitativos por los que debe guiarse la delimitación, los métodos prácticos que pueden utilizarse para efectuar la delimitación material han sido objeto, por supuesto, de ciertos análisis a priori. A este respecto, cabe mencionar las observaciones que figuran en la sentencia del Tribunal en los asuntos relativos a la plataforma continental del Mar del Norte sobre los trabajos realizados en la materia por la Comisión de Derecho Internacional y su solicitud de asesoramiento a un Comité de Expertos (Recueil 1969, p. 35, párr. 53). En el curso de esos trabajos se mencionó la utilización, según las circunstancias, del método de la línea de equidistancia lateral o de la línea mediana, método que fue finalmente adoptado por la Comisión (y posteriormente por la Convención de 1958) como aplicable, siempre que circunstancias especiales no justifiquen la utilización de otro método. Pero, como también recordó el Tribunal, entonces se mencionaron simultáneamente otros métodos posibles: el de trazar una línea perpendicular a una costa, o a la dirección general de una costa; el de trazar un límite prolongando una división existente de aguas territoriales, o la dirección del segmento final de un límite terrestre, o la dirección general de dicho límite. Además, esta lista no es en absoluto exhaustiva. Estos diferentes métodos, y otros, se han utilizado sucesivamente en diferentes delimitaciones efectuadas por acuerdo directo entre Estados vecinos; a este respecto, las consideraciones estadísticas no ofrecen indicación alguna sobre el mayor o menor grado de idoneidad de un método [p314] en particular, ni sobre ninguna tendencia a favor del mismo perceptible en el derecho consuetudinario internacional.

160. No obstante, la Sala considera que debe repetir, con referencia a estos métodos prácticos, la observación ya formulada en relación con los criterios equitativos cuya aplicación efectiva debe realizarse mediante el uso de estos métodos. Se trata de otro ámbito en el que las comparaciones en abstracto tienen muy pocas probabilidades de arrojar resultados útiles. A nivel general, todo lo que puede hacerse es comentar las posibles consecuencias de los rápidos cambios que se han producido en lo que constituye el objeto mismo de una delimitación marítima. Los métodos que se tomaron en consideración en un pasado todavía relativamente reciente -en este campo concreto las ideas envejecen muy deprisa- eran pocos y de inspiración muy similar. Esta elección limitada era justificable cuando estos métodos debían aplicarse a pequeñas distancias, por ejemplo, a lo largo de las fronteras entre los mares territoriales de Estados adyacentes; pero la misma elección puede parecer menos justificable cuando deben establecerse fronteras que cubren cientos de millas náuticas y están destinadas, no a delimitar la jurisdicción sobre las aguas inmediatamente contiguas a la costa, sino de hecho a repartir la riqueza mineral potencial de las plataformas continentales que se extienden hasta el margen continental, o los recursos biológicos de zonas marítimas y oceánicas de proporciones hasta ahora inimaginables. Evidentemente, la preferencia dada a un método determinado para trazar una frontera a muy corta distancia de las costas puede dejar de estar justificada cuando la delimitación debe extenderse a gran distancia de su punto de partida y cuando hay que tener en cuenta factores diferentes.

161. Es cierto que, hasta la aparición del presente litigio, el problema de la delimitación a “larga distancia”, por así decirlo, sólo se había planteado ante una instancia judicial o arbitral internacional en relación con la plataforma continental. Es la primera vez que se pretende una delimitación solicitando a una sala del Tribunal que trace una línea única que sea válida tanto para la plataforma continental como para las aguas suprayacentes. Por supuesto, es muy posible, incluso en el plano teórico, que un método parezca preferible para la delimitación de la plataforma continental, mientras que otro sería apropiado para la delimitación de una zona de pesca exclusiva o de una zona económica exclusiva. Se recordará que una pregunta planteada a las Partes durante las audiencias en el presente caso fue: en el caso de que un método particular, o un conjunto de métodos, pareciera apropiado para la delimitación de la plataforma continental, y otro para la de la zona de pesca exclusiva, cuáles consideraban que eran los fundamentos jurídicos que podrían invocarse para preferir uno u otro a la hora de intentar determinar una línea única. En su respuesta, Estados Unidos señaló que en tales circunstancias no parecía haber fundamentos jurídicos que pudieran invocarse a priori para preferir uno u otro método, y que los principios aplicables y las circunstancias pertinentes debían [p315] considerarse como un todo integrado. En opinión de los Estados Unidos, las circunstancias pertinentes para la eficacia funcional de un límite relativo tanto a la columna de agua como al lecho marino deberían tener más peso que las circunstancias relativas sólo a uno de ellos. Canadá opinó que la preferencia en cuanto al método debía depender del grado de importancia que se atribuyera a un factor determinado en relación con la delimitación de toda la frontera o de una parte de ella. Explicó que dicho grado podría diferir en cada una de las dos zonas consideradas: el Golfo de Maine propiamente dicho, hasta la línea de cierre de Cabo Sable-Nantucket, y la zona exterior que incluye el Banco Georges. Concluyó que la preferencia en cuanto al método debía venir dictada por las circunstancias pertinentes de cada una de las dos zonas.

162. También en este caso la consideración esencial es que ninguno de los métodos potenciales tiene méritos intrínsecos que lo hagan preferible a otro en abstracto. Lo más que puede decirse es que ciertos métodos son más fáciles de aplicar y que, debido a su funcionamiento casi mecánico, es menos probable que susciten dudas y controversias. Eso explica en cierta medida por qué se han utilizado con más frecuencia o por qué en muchos casos se han tomado en consideración con preferencia a otros. En cualquier caso, no existe un método único que aporte intrínsecamente mayor justicia o que sea de mayor utilidad práctica.

163. La Sala considera, por tanto, que no existen dos clases de métodos, los intrínsecamente adecuados, por un lado, y los inadecuados o menos adecuados, por otro. La mayor o menor idoneidad de uno u otro método sólo puede apreciarse con referencia a las situaciones reales en que se utilizan, y la apreciación que se hace en una situación puede ser totalmente inversa en otra. Tampoco existe ningún método del que pueda decirse que debe recibir prioridad, un método con cuya aplicación pueda comenzar toda operación de delimitación, aunque sujeta a que sus efectos se corrijan posteriormente o incluso se descarte en favor de otro, si esos efectos resultan claramente insatisfactorios en relación con el caso. En cada caso concreto, las circunstancias pueden hacer que un método concreto parezca el más adecuado al principio, pero siempre debe existir la posibilidad de abandonarlo en favor de otro si posteriormente se demuestra que está justificado. Por encima de todo, debe existir la voluntad de adoptar una combinación de diferentes métodos siempre que así lo exijan las diferentes circunstancias que puedan ser relevantes en las distintas fases de la operación y en relación con los diferentes segmentos de la línea. [p316]

VI

164. Teniendo en cuenta las consideraciones expuestas en el apartado anterior, la Sala se propone ahora, antes de pasar a la fase final de su trabajo, examinar los respectivos criterios y métodos cuya aplicación a la delimitación propone cada una de las Partes, y realizar un análisis comparativo de las cuatro líneas resultantes de la aplicación por ellas de dichos criterios y métodos.

165. El examen realizado en los párrafos anteriores sobre el origen y la evolución del litigio entre las Partes puso de manifiesto que, cuando el litigio adquirió definitivamente su doble dimensión actual, las dos Partes se preocuparon de precisar y publicar sus pretensiones respectivas. Para fundamentar dichas pretensiones propusieron la aplicación de criterios muy diferentes y la utilización de métodos prácticos muy distintos. Sobre estas bases, cada Parte propuso dos líneas de delimitación, una tras otra, construidas según métodos total o parcialmente diferentes, aunque cada una, en su nueva elección, mostró continuidad con su enfoque anterior.

166. La Sala recuerda en primer lugar que los Estados Unidos, cuyo interés particular en el aspecto “marítimo” o “pesquero” del objeto del litigio ya ha subrayado, propusieron inicialmente en 1976 la aplicación de un criterio que, como se desprende en particular de las recientes explicaciones dadas por esa Parte, concedía una importancia decisiva, a efectos de la delimitación, a los factores naturales, es decir, a los aspectos geomorfológicos y, de hecho especialmente, ecológicos de la zona. El método propuesto por dicha Parte para la aplicación práctica de este criterio consistía, pues, en adoptar una línea que correspondiera aproximadamente a una línea de las mayores profundidades. El objetivo principal que se perseguía con ello era mantener intacta la unidad de cada uno de los diversos ecosistemas que, según esa Parte, eran claramente distinguibles en toda la zona que debía delimitarse. La línea resultante de la utilización de este método se mantuvo más o menos equidistante en toda su longitud de las líneas de 100 brazas. Corría primero en dirección sur-suroeste y luego sur-sureste en la parte interior del Golfo, de tal manera que a la izquierda Canadá recibiría el Banco Alemán en la Meseta Scotian, y los Estados Unidos la cuenca del Golfo de Maine, a la derecha. Al llegar a la línea de cierre del Golfo en la cuenca de Georges se curvaba para seguir el Canal Fundiano, y luego el Canal Nordeste, hasta el margen continental.

167. Estados Unidos, al reiterar en el procedimiento oral los méritos que discernía en esa línea, repitió también que era conforme al artículo 6 de la Convención de 1958. Al hacerlo, obviamente subrayó no tanto su propia aprobación del método mencionado en dicho artículo, sino principalmente la importancia que debe concederse, en el presente caso, a la corrección de dicho método, que también está prevista en dicho artículo y que, en su opinión, se hace necesaria en el presente caso por las circunstancias especiales de la zona. En opinión de la Sala, esta referencia al Convenio de 1958 parece ser un gesto de cortesía en la dirección de un [p317] instrumento reconocido como todavía en vigor entre las Partes más que una manifestación de cualquier intención de aplicar su sustancia. En realidad, la línea de 1976 no se inspira en la idea de una delimitación que se refiera principalmente a la plataforma continental, que es el único objeto del artículo 6, ni tampoco en la idea de una delimitación resultante de un método geométrico particular, sino en el objetivo de una distribución de los recursos pesqueros según un criterio “natural”.

168. La posibilidad de aplicar este criterio, defendido en un principio por Estados Unidos y al que, en cierta medida, todavía se adhiere, y sobre todo de aplicarlo de forma tan exclusiva a la delimitación actual, suscita serias reservas. Al hacerlo, la Sala deja de lado cualquier consideración sobre la incertidumbre de la distribución de los recursos pesqueros de la zona en función de los distintos ecosistemas identificados por los expertos estadounidenses, así como las reservas que pueda suscitar la tesis de la gestión por un único Estado como justificación de la adjudicación a una Parte in toto de los recursos de Georges Bank, que es el verdadero objeto de la controversia. El hecho fundamental sigue siendo que el criterio subyacente en la línea de Estados Unidos de 1976 estaba demasiado orientado a un aspecto del presente problema para que pudiera considerarse equitativo en relación con las características del caso. Este criterio puede haber estado justificado para una delimitación relativa únicamente a las zonas exclusivas de pesca, pero no tanto para una delimitación “única”, en cuya finalidad desempeñan también un papel importantísimo la plataforma continental y, sobre todo, los recursos de su subsuelo. Cuando se efectúa una delimitación de este tipo, es perfectamente posible que la elección de un criterio y de un método práctico manifiestamente apropiados para la delimitación pesquera sean los adecuados para determinar un segmento concreto de la línea, si resulta que, en la zona delimitada por dicho segmento, la plataforma continental no tiene una importancia decisiva. Sin embargo, debe reconocerse el aspecto excepcional de tal solución y es evidentemente imposible emplear, para la determinación de toda la longitud de una misma línea de delimitación que, como en el presente caso, afecta simultáneamente a dos objetos distintos e importantes, un criterio y un método que serían adecuados para delimitar uno pero no para delimitar el otro.

169. La nueva línea propuesta cuando se presentó el Memorial de los Estados Unidos en septiembre de 1982 parece, sobre todo a primera vista, basarse en una concepción totalmente diferente. Esta concepción pertenece a un contexto más reciente, que comprende las importantes decisiones arbitrales y judiciales de 1977 y 1982 sobre la delimitación de la plataforma continental, junto con importantes delimitaciones efectuadas por acuerdo, como la de la frontera marítima franco-española en el Golfo de Vizcaya y, últimamente, la adopción por la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de la nueva convención de codificación que cubre, y amplía, el campo de las Convenciones de 1958, y se aparta sustancialmente de ellas en el contenido de los artículos pertinentes. [p318]

170. Los Estados Unidos hicieron un claro esfuerzo por remediar la omisión anterior de otros aspectos geográficos importantes, y por un nuevo enfoque del problema que la otra Parte ha criticado como macrogeografía. Estados Unidos fijó así su posición final en la idea central de la dirección general de la costa, sobre la que ha basado una serie de observaciones y distinciones que pueden resumirse como sigue :

(a) el reconocimiento de la prioridad que debe darse, en todos los aspectos, a la consideración de la dirección general sudoeste y nordeste de la costa oriental del continente americano;
(b) la distinción -ya mencionada anteriormente- entre “costas primarias” y “costas secundarias”, según sigan la dirección general de la costa o, por el contrario, se desvíen de ella;
(c) la clasificación, entre otras, de la costa atlántica de Nueva Escocia como una de las costas “primarias” y de la costa de Nueva Escocia colindante con el golfo de Maine -al igual que la costa de Massachusetts colindante con dicho golfo- como costas “secundarias” ;
(d) la constatación de que la costa de Maine colindante con el Golfo sigue una dirección correspondiente a la “dirección general” y es, por tanto, una costa “primaria”; y que Georges Bank, situado frente y frente a la costa de Maine, está orientado en la misma dirección.

El “criterio equitativo” que debe aplicarse para delimitar la frontera marítima única en la zona se convierte así en el de la proyección o extensión frontal del frente costero primario, que Estados Unidos identifica con el de prolongación natural, no en sentido geológico o geomorfológico, sino “en sentido geográfico”. Como también se ha señalado, Estados Unidos plantea, como criterios equitativos adicionales, los de evitar la invasión y el corte y el de proporcionalidad.

171. A partir de este conjunto de criterios, siendo ahora el dominante el de la proyección frontal del frente costero primario, los Estados Unidos proponen, pues, como método para determinar el curso de la línea fronteriza, la línea vertical, perpendicular a la dirección general de la costa. Para ser coherente con el sistema, esta perpendicular tendría que trazarse desde el punto terminal del límite internacional, siendo así una perpendicular a la línea horizontal continua formada por las costas designadas como costas principales de Maine y New Brunswick. Sin embargo, esto es impracticable, ya que la perpendicular trazada desde este punto intersectaría la isla de Grand Manan y lo que es más la península de Nueva Escocia, cortando parte de su territorio. Además, si los Estados Unidos adoptaran una línea de este tipo infringirían la cláusula expresa del Acuerdo Especial que establece que el punto de partida de la línea de delimitación que se trace será un punto concreto situado a unas 39 millas del punto terminal de la frontera internacional. Los Estados Unidos se declaran, por tanto, dispuestos a aceptar un ajuste inicial de la línea trazada originalmente de acuerdo con el criterio teóricamente seleccionado – un ajuste inicial [p319] necesario, en su opinión, para la adaptación a las circunstancias pertinentes de la zona. Por tanto, acepta que la línea vertical, perpendicular a la costa, se trace a partir del punto A.

172. Sin embargo, resulta evidente que también son necesarios otros ajustes para hacer frente a otra circunstancia relevante, la circunstancia que inspiró principalmente la línea propuesta por primera vez por Estados Unidos en 1976, a saber, el respeto total de la unidad de los ecosistemas o regímenes ecológicos identificados en la zona de delimitación. Por lo tanto, se proponen dos modificaciones adicionales de la perpendicular, ahora a partir del punto A. Tienen por objeto garantizar que la jurisdicción sobre los dos bancos pesqueros de la meseta de Nueva Escocia (German Bank y Browns Bank), pertenezca íntegramente a Canadá, y afirmar y confirmar así el principio de que la gestión de los recursos pesqueros de los principales bancos de la zona debe confiarse a un único Estado. Ello sienta también las bases para la atribución paralela a Estados Unidos de la jurisdicción exclusiva sobre Georges Bank. También es evidente que la nueva línea ya no sigue el thalweg del Canal del Noreste, como lo hacía la anterior, sino que se sitúa en las proximidades de su borde noreste.

173. Esto da como resultado la configuración de doble paso de la actual proposa1 de Estados Unidos para la delimitación de la frontera marítima única con Canadá. En lugar de ser una aplicación del método de la “perpendicular ajustada”, como lo define su proponente, esta proposa1 representa de hecho una solución de compromiso entre dos métodos fundamentalmente diferentes: el método geométrico de la perpendicular a la dirección general de la costa y el método ecológico, por así decirlo, del respeto a la unidad de los ecosistemas distintos, que, según se sostiene, son identificables en la zona de delimitación, y la distribución sobre esa base entre los dos Estados vecinos.

174. La Sala ya se ha pronunciado sobre el criterio que, independientemente de cómo se presente, es esencialmente ecológico o, si se prefiere, ecogeográfico. El criterio y el método avanzados más recientemente, y que pretenden combinarse de algún modo con el primero, suscitan un comentario totalmente diferente. Comparados con el criterio de reconocer la influencia predominante, a efectos de una delimitación marítima, de los litorales que, en la zona de delimitación, siguen la dirección general de la costa continental, y con el método resultante que implica la utilización, al menos al principio, de la perpendicular a la dirección general de la costa, el presente asunto parece a la Sala una ilustración clara de la solidez de la observación formulada al principio, a saber, que las ventajas y los inconvenientes de un criterio y de un método determinados no pueden apreciarse y juzgarse en abstracto, sino únicamente con referencia a su aplicación a una situación concreta.

175. En cuanto al método, y sólo a éste, el método de la perpendicular a una costa en la que confluyen los territorios de dos Estados y el otro método, que es en realidad una variación del primero, de la perpendicular a [p320] la dirección general de la costa, son, como se ha visto, dos de los cuatro métodos sobre los que la Comisión de Derecho Internacional solicitó la opinión de la Comisión de Expertos. El método de la perpendicular fue probablemente el método más antiguo que vino a la mente cuando surgieron problemas en la delimitación por Estados adyacentes de su mar territorial. El mismo método también resultó ser convenientemente, aunque sólo parcialmente, aplicable a la delimitación de la plataforma continental en algunos acuerdos bilaterales.

176. Es casi una condición esencial para la utilización de tal método en un caso concreto que la frontera que se ha de trazar en el caso concreto afecte a dos países cuyos territorios se extienden sucesivamente a lo largo de una costa más o menos rectilínea, al menos durante una cierta distancia. El caso ideal, por así decirlo, sería aquel en que el curso de la línea dejara un ángulo de 90° a cada lado. Por otra parte, es difícil imaginar un caso menos propicio para la aplicación de este método de delimitación que el del Golfo de Maine, en el que el punto de partida de la línea que debe trazarse está situado en uno de los ángulos del rectángulo en el que debe efectuarse la delimitación. Esta situación no puede remediarse introduciendo como criterio el concepto abstracto de “dirección general” de la costa, que puede, en efecto, utilizarse como corrector cuando la dirección real de la costa en la que termina el límite terrestre sólo se desvía de forma insignificante de esta “dirección general”. En efecto, no se ve cómo el método de la perpendicular trazada con referencia a la dirección general de la costa de un continente podría aplicarse a una porción, limitada pero sin embargo sustancial, de dicha costa, cuando la configuración geográfica real difiere tan marcadamente de dicha dirección general.

177. Así las cosas, una argumentación que ignore incluso la existencia de costas reales y las ignore por su carácter supuestamente “secundario” no puede resolver las dificultades insuperables que resultan de la aplicación forzosa de un criterio y de un método que no son en absoluto adecuados habida cuenta de la configuración geográfica real de la zona. Tampoco las modificaciones introducidas a posteriori en la perpendicular para convertirla en una línea fronteriza exclusivamente marítima y hacerla más compatible con la ecología hacen que este criterio y este método sean menos marcadamente inadecuados para el presente caso. En una palabra, el método de delimitación por la perpendicular a la costa o a la dirección general de la costa podría eventualmente contemplarse en los casos en que las circunstancias pertinentes se prestasen a su adopción, pero no es apropiado en los casos en que estas circunstancias conllevan tantos ajustes que desvirtúan por completo su carácter.

*
178. La Sala examinará ahora las líneas propuestas sucesivamente, a finales de 1976 y a finales de 1977, es decir, en rápida sucesión, por Canadá. La Sala estima que pueden examinarse conjuntamente, ya que las dos líneas [p321] se basan esencialmente en el mismo criterio y ambas pretenden ser el resultado de la aplicación de un mismo método. Este criterio, ya mencionado anteriormente, ha sido definido como el de la división equitativa de las zonas en litigio, y el método es el designado ampliamente por el término “equidistancia”.

179. En primer lugar, debe examinarse si, del mismo modo que fue acertado expresar reservas en cuanto a si un criterio y un método manifiestamente apropiados únicamente para la porción de agua del objeto complejo que debe delimitarse pueden aplicarse a la determinación de un límite único, no puede haber también alguna duda sobre la aplicación a la determinación de dicho límite único de un criterio -y especialmente de un método- que se había previsto aplicar únicamente a la porción de tierra del objeto que debe delimitarse. No obstante, la Sala puede hacer caso omiso de este aspecto de la cuestión, ya que tendrá ocasión de pronunciarse sobre él en otro lugar (véase el apartado 202, infra).
180. La Sala ya ha demostrado, en los párrafos 121 y siguientes, la inaceptabilidad del argumento canadiense según el cual la aplicación a la delimitación entre Estados Unidos y Canadá del “método de la equidistancia” es obligatoria. Como hemos visto, se afirma que este método es obligatorio, en virtud del artículo 6 de la Convención de 1958 por lo que respecta a la parte de la delimitación relativa a la plataforma continental y, en el caso de la zona de pesca suprayacente, en virtud de lo que se alega que es una norma prácticamente idéntica de derecho internacional consuetudinario que prescribe la aplicación del mismo método a toda delimitación marítima, salvo en la medida en que circunstancias especiales justifiquen la utilización de un método diferente. El único comentario adicional que la Sala tiene sobre esta cuestión es que, si bien opina que Canadá se ha basado en una premisa falsa al proponer sucesivamente dos líneas diferentes, una denominada línea de equidistancia estricta y la otra línea de equidistancia corregida, ello no implica que Canadá estuviera obligado a abstenerse de utilizar cualquiera de esos métodos para trazar la línea fronteriza que pretendía proponer. La ausencia de obligación de hacer algo no debe confundirse con la obligación de no hacerlo. Cada Parte tiene el derecho innegable de proponer la libre adopción del método o métodos que considere más apropiados para delimitar la frontera marítima única objeto del presente asunto. La Parte debe limitarse a cumplir dos condiciones: a) debe demostrar que la utilización del método elegido, sin ser en modo alguno obligatoria, está sin embargo especialmente recomendada por su equidad y por su adaptabilidad a las circunstancias del caso ; b) debe garantizar que la aplicación de ese método propuesto en concreto tiene debidamente en cuenta esas circunstancias y, además, se lleva a cabo correctamente.

181. Siendo así, debe examinarse más detenidamente la forma en que Canadá considera que puede aplicar el método elegido a las circunstancias concretas. Se ha dicho que Canadá, al trazar por primera vez la línea de delimitación que consideraba apropiada para el presente caso, manifestó la intención [p322] de atenerse a una línea que definió como una línea de equidistancia estricta. Un año más tarde, sin embargo, cambió su posición porque entretanto había discernido la posibilidad de tener en cuenta ciertas circunstancias especiales y modificar en consecuencia la línea ya propuesta.

182. Canadá, sin embargo, en lugar de tener en cuenta otras circunstancias especiales que podrían estar presentes en la zona a delimitar y que podrían -con mayor justificación quizás- haber sugerido la conveniencia, o incluso la necesidad, de corregir la línea original desplazándola hacia la costa de Nueva Escocia, sólo tuvo en cuenta una circunstancia especial que podría operar a su favor y permitirle desplazar la línea aún más hacia la costa opuesta de Massachusetts. En opinión de Canadá, la circunstancia especial de importancia decisiva era la protuberancia formada por la isla de Nantucket, y más especialmente por la península de Cape Cod. Para establecer el curso de su línea de equidistancia corregida, Canadá se sintió, por tanto, justificado para eliminar estas supuestas anomalías geográficas y sustituir el Canal de Cape Cod por la costa exterior de la península del mismo nombre como punto base occidental para calcular la equidistancia. Canadá tampoco se sintió obligado a desplazar también el punto de base oriental para el cálculo de la misma línea desde la isla de Seal hasta la costa de Nueva Escocia. No es necesario subrayar el efecto de esta alteración en la línea divisoria del Banco Georges ; el efecto es considerable, lo que no significa que esté justificado.

183. Estas no son, sin embargo, las únicas reservas que sugiere en este contexto el examen de la línea propuesta por Canadá, ya que, en opinión de la Sala, la mera reversión de una línea de equidistancia corregida a una línea de equidistancia estricta como la propuesta originalmente por la misma Parte no bastaría automáticamente para que la sugerencia canadiense se adaptara a la configuración geográfica de la zona, ni siquiera para convertirla en una aplicación correcta del método que Canadá dedujo cuidadosamente del texto del artículo 6 de la Convención de 1958.

184. Una primera observación se impone inmediatamente. Cuando se describió anteriormente la configuración del golfo de Maine, así como las características del rectángulo alargado que representa dicha configuración de forma geométrica simplificada, se llamó la atención sobre el hecho de que la única parte de dicho rectángulo que está formada por una costa canadiense es el lado corto derecho, visto por un observador desde el exterior, mientras que el lado corto izquierdo y todo el lado largo que une los otros dos están formados por costas de Estados Unidos. Si pasamos entonces de las figuras geométricas a las realidades geográficas, también es evidente que la longitud de las costas pertenecientes a Estados Unidos, medida en el perímetro del Golfo, es considerablemente mayor que la de las costas pertenecientes a Canadá, incluso si se incluye parte de las costas de la bahía de Fundy en el cálculo de este perímetro. Esta diferencia de longitud es una circunstancia especial de cierto peso que, en opinión de la Sala, justifica una corrección de la línea de equidistancia, o de cualquier otra línea. En varios casos concretos, las longitudes respectivas de las costas de las dos Partes en la [p323] zona de delimitación se han tomado en consideración como motivo para corregir una línea derivada básicamente de la aplicación de un método determinado. Algunos casos se resolvieron mediante acuerdo (por ejemplo, el del límite de la plataforma entre Francia y España en el Golfo de Vizcaya), mientras que otros se sometieron a decisión judicial (por ejemplo, el de la delimitación de la plataforma continental entre Túnez y Libia). Sin embargo, en comparación con estos diversos casos, en el presente asunto la diferencia en la longitud de las costas de los dos Estados dentro de la zona de delimitación es particularmente notable.

185. Al hacer este comentario, la Sala sigue siendo consciente del hecho de que tener en cuenta la extensión de las costas respectivas de las Partes en cuestión no constituye en sí mismo ni un criterio que sirva de base directa para una delimitación, ni un método que pueda utilizarse para llevar a cabo dicha delimitación. La Sala reconoce que este concepto se plantea principalmente como un medio para comprobar si una delimitación provisional establecida inicialmente sobre la base de otros criterios, y mediante la utilización de un método que nada tiene que ver con ese concepto, puede o no considerarse satisfactoria en relación con determinadas características geográficas del caso concreto, y si es razonable o no corregirla en consecuencia. La opinión de la Sala a este respecto puede resumirse observando que una delimitación marítima no puede ciertamente establecerse mediante una división directa de la zona en litigio proporcional a las longitudes respectivas de las costas pertenecientes a las partes en la zona de que se trate, pero es igualmente cierto que una desproporción sustancial de las longitudes de esas costas resultante de una delimitación efectuada sobre una base diferente constituiría una circunstancia que exigiría una corrección adecuada. En opinión de la Sala, la necesidad de tener en cuenta este aspecto constituye un motivo válido de corrección, más apremiante incluso que otros a los que los Estados Unidos han concedido gran importancia al criticar la posición canadiense y la delimitación propuesta que refleja dicha posición, aun cuando la Sala no puede negar, o en todo caso no tan radicalmente como lo ha hecho Canadá, que esas críticas puedan ser justificables.

186. En opinión de la Sala, sin embargo, la línea de delimitación propuesta por Canadá suscita otras objeciones. A este respecto, es necesario hacer un comentario preliminar. Los apartados 1 y 2 del artículo 6 de la Convención de 1958 sobre la plataforma continental contemplan dos situaciones hipotéticas distintas. Como ya ha observado la Sala (Sección V, apartado 115 supra), ello no significa que el criterio básico, el de la división equitativa, que subyace a estas disposiciones no sea uno y el mismo, ni que el método por el que se aplica este criterio no implique la utilización de la misma técnica. La distinción entre las dos hipótesis en cuestión se debe a la diferencia entre las situaciones geográficas a las que se refieren ambos textos. En el caso de una delimitación entre dos costas adyacentes, la aplicación de la técnica referida produce una línea de equidistancia lateral [p324], mientras que en los casos en que las dos costas son opuestas, la aplicación de la misma técnica produce una línea mediana.

187. Los autores del texto de 1958 tenían razón al establecer una distinción precisa entre dos situaciones diferentes. Posteriormente, la jurisprudencia internacional ha hecho mucho por aclarar la necesaria distinción entre las situaciones a las que puede aplicarse el método en cuestión. Al tiempo que señalaba que los distintos métodos utilizados compartían la misma inspiración, dicha jurisprudencia, incluida la Decisión del Tribunal de Arbitraje sobre la delimitación de la plataforma continental entre Francia y el Reino Unido, hizo hincapié en este punto. Haciendo referencia a una observación de la Sentencia del Tribunal de 1969 en relación con una característica del método de la equidistancia, el Tribunal de Arbitraje consideró que esa característica del método ponía de relieve la “diferencia entre una situación geográfica de Estados ‘opuestos’ y una de ‘Estados adyacentes’ en la delimitación de los límites de la plataforma continental” (Decisión, párr. 86). Más adelante, en el resumen final de su teoría, el Tribunal de Arbitraje concluyó :

“Además, al apreciar la idoneidad del método de la equidistancia como medio de lograr una solución equitativa, debe tenerse en cuenta la diferencia entre un límite ‘lateral’ entre Estados ‘adyacentes’ y un límite ‘medio’ entre Estados ‘opuestos'”. (Ibid, párrafo 97.)

También es obvio -pero este punto merece especial énfasis por su relevancia para el presente caso- que, como ha demostrado la jurisprudencia citada y, además, la Sentencia del Tribunal en el asunto Plataforma Continental (Túnez / Jamahiriya Árabe Libia), las costas de dos Estados pueden ser adyacentes en ciertos lugares y opuestas en otros. Sin embargo, esta última hipótesis podría plantear dificultades, sobre todo de orden práctico, ya que habría que hacer todo lo posible para evitar que la relación parcial de adyacencia acabe predominando sobre la relación parcial de oposición, o viceversa. A tal efecto, podría resultar necesario efectuar ajustes o incluso, como último recurso, recurrir a un método diferente, ya que en algunos casos un cambio radical en la relación mutua entre las costas de los dos Estados interesados podría ser una de las circunstancias especiales contempladas por el propio artículo 6 como motivo para recurrir a un método de delimitación distinto del indicado como prioritario por dicho texto.

188. A la luz de las consideraciones precedentes, resulta evidente la importancia de que Canadá parezca no haber apreciado la trascendencia del cambio en las posiciones respectivas de las costas de Estados Unidos y Canadá que se produce en un punto concreto del Golfo. La descripción del área de delimitación, en la Sección II (párrafo 32) anterior, muestra que en la parte más interna del Golfo de Maine la línea recta que corre a lo largo de la costa de [p325] Maine desde Cape Elizabeth hasta la terminación del límite internacional, y la línea igualmente recta a lo largo de la costa de Nueva Escocia y que se extiende a través de las aguas y a través de la isla Grand Manan hasta esa terminación, se encuentran casi en ángulo recto. Por lo tanto, era correcto considerar las costas de los dos Estados en ese lugar como costas “adyacentes”, entre las cuales era bastante concebible considerar el trazado de una línea de equidistancia lateral, siendo el problema, sin embargo, hasta dónde debía llegar dicha línea.

189. Pero al presentar sus propuestas para la delimitación, Canadá no ha tenido en cuenta el hecho de que, a medida que uno se aleja de la terminación del límite internacional y se acerca a la abertura exterior del Golfo, la situación geográfica cambia radicalmente con respecto a la descrita en el párrafo anterior. La relación de adyacencia lateral casi en ángulo recto entre parte de las costas de Nueva Escocia, y especialmente entre su extensión a través de la apertura de la bahía de Fundy y la isla de Grand Manan, y las costas de Maine, da paso a una relación de oposición frontal entre las costas restantes de Nueva Escocia y las de Massachusetts que ahora están frente a ellas. Esta nueva relación es el rasgo más característico de la situación objetiva en cuyo contexto se efectúa la delimitación. Además, cuando se describieron las características geográficas de la zona de delimitación se demostró que la relación entre las líneas que pueden trazarse, entre el codo de Cape Cod y Cape Ann (en el lado estadounidense), y entre Cape Sable y Brier Island (en el lado canadiense), es de un marcado cuasi paralelismo. En esta situación, incluso una línea de delimitación basada en el método de la equidistancia tendría que trazarse teniendo en cuenta el cambio de la situación geográfica, cosa que Canadá no hizo cuando era necesario. En cualquier caso, lo que había que evitar era trazar, hasta la apertura del Golfo, una línea diagonal dominada únicamente por la relación entre Maine y Nueva Escocia, incluso cuando debería haber predominado la relación entre Massachusetts y Nueva Escocia.

VII

190. La consideración expuesta en la Sección V en cuanto a los criterios equitativos y métodos prácticos aplicables en abstracto a la delimitación marítima, y la evaluación crítica en la Sección VI de los criterios y métodos particulares propuestos por las Partes para su aplicación a la delimitación actualmente requerida, servirán ahora a la Sala como guía para abordar su tarea de llevar a cabo dicha delimitación. La conclusión a la que ha llegado la Sala muestra claramente que debe emprender esta etapa final de la tarea que se le ha encomendado y formular su propia solución con independencia de las propuestas formuladas por las Partes. [p326]

191. 191. Así las cosas, es evidente que la Sala debe tener presente su obligación de respetar la norma fundamental prevista por el derecho internacional general en la materia. En esta fase final del proceso de toma de decisiones, la Sala debe, por lo tanto, llegar a la determinación concreta de la línea de delimitación que debe trazar (a) basándose para ello en los criterios que le parezcan más equitativos en relación con las circunstancias pertinentes del caso y (b) utilizando, para aplicar estos criterios al caso, el método práctico o la combinación de métodos que considere más apropiados; todo ello con el objetivo final de alcanzar un resultado equitativo en las circunstancias mencionadas.

192. 192. Así pues, por lo que se refiere, en primer lugar, a la elección de los criterios en los que la Sala debe basar su decisión, todas las consideraciones anteriores apuntan a la conveniencia de que excluya formalmente la aplicación de cualquier criterio, por muy aparentemente equitativo que sea en sí mismo, que pueda considerarse ahora inadecuado para la delimitación de uno u otro de los dos objetos que el Acuerdo especial de las Partes le pide que delimite. A este respecto, la Sala debe insistir una vez más en la responsabilidad que le impone el hecho de que la delimitación que debe llevar a cabo es, por primera vez en la práctica judicial o arbitral internacional, una delimitación de dos elementos distintos mediante una sola línea. Se trata de un aspecto inédito del asunto que le confiere su carácter especial y, en consecuencia, lo diferencia de los que fueron objeto de decisiones anteriores. Señalar este hecho no implica, por supuesto, en modo alguno que los criterios aplicados en esas decisiones deban considerarse ipso facto inaplicables al presente asunto; lo único que se quiere decir es que el hecho de que los criterios en cuestión se consideraran entonces equitativos y adecuados para la delimitación de la plataforma continental no implica que deban poseer automáticamente las mismas propiedades en relación con la delimitación simultánea de la plataforma continental y de la zona de pesca suprayacente. Es necesario que la adaptabilidad de esos criterios a esta operación esencialmente diferente se verifique previamente en relación con sus exigencias específicas.
193. En otras palabras, el hecho mismo de que la delimitación tenga un doble objeto constituye un aspecto especial del caso que debe tomarse en consideración incluso antes de proceder a examinar la posible influencia de otras circunstancias en la elección de los criterios aplicables. De ello se deduce que, con independencia de lo que se haya considerado aplicable en casos anteriores, es necesario, en un caso como el presente, descartar la aplicación de cualquier criterio que se considere vinculado típica y exclusivamente a las características particulares de una sola de las dos realidades naturales que han de delimitarse conjuntamente. Al comentar los criterios de delimitación propuestos por las Partes, la Sala ya ha señalado la dificultad, si no la imposibilidad, de adoptar, a efectos de tal delimitación dual, un criterio revelado por el análisis objetivo como esencialmente ecológico. Así describió el criterio propuesto inicialmente por los Estados Unidos, según el cual debía tomarse como directriz principal la idea de una correspondencia entre la línea que debía trazarse y la separación natural de los distintos ecosistemas [p327] formados por la fauna acuática de la zona de delimitación. Como observó entonces la Sala, un criterio de este tipo difícilmente podía adaptarse también a una delimitación que no sólo debía dividir un volumen de agua, sino que también debía efectuar una división de la plataforma continental subyacente, respecto de la cual el criterio en cuestión no podía ser apropiado. A la inversa, puede observarse que, en una situación concreta en la que puedan observarse características geológicas distintivas en la plataforma continental, que puedan tener un efecto especial en la determinación de la división de dicha plataforma y de los recursos de su subsuelo, no habría razón alguna para extender el efecto de dichas características a la división del volumen de agua suprayacente, respecto del cual no serían pertinentes. Estos son sólo dos de los muchos ejemplos que podrían citarse.

194. En realidad, una delimitación por una sola línea, como la que debe realizarse en el presente asunto, es decir, una delimitación que debe aplicarse simultáneamente a la plataforma continental y a la columna de agua suprayacente, sólo puede llevarse a cabo mediante la aplicación de un criterio, o de una combinación de criterios, que no dé un trato preferente a uno de estos dos objetos en detrimento del otro y que, al mismo tiempo, sea igualmente adecuado para la división de cualquiera de ellos. A este respecto, por lo demás, cabe prever que con la adopción gradua1 por la mayoría de los Estados marítimos de una zona económica exclusiva y, por consiguiente, una demanda cada vez más generalizada de delimitación única, a fin de evitar en lo posible los inconvenientes inherentes a una pluralidad de delimitaciones separadas, en lo sucesivo se dará inevitablemente preferencia a los criterios que, por su carácter más neutro, se presten mejor a ser utilizados en una delimitación polivalente.

195. 195. Volviendo a las preocupaciones inmediatas de la Sala, ésta se siente obligada a dirigirse, por consiguiente, hacia una aplicación al caso presente de criterios derivados más especialmente de la geografía. Lo que aquí se entiende por geografía es, por supuesto, principalmente la geografía de las costas, que tiene ante todo un aspecto físico, al que puede añadirse, en segundo lugar, un aspecto político. En este marco, es inevitable que la elección de fondo de la Sala privilegie un criterio considerado desde hace mucho tiempo tan equitativo como simple, a saber, que en principio, teniendo en cuenta las circunstancias particulares del caso, se debe tender a una división igual de las zonas en las que convergen y se superponen las proyecciones marítimas de las costas de los Estados entre los cuales debe efectuarse la delimitación.

196. Sin embargo, no siempre la elección de este criterio básico resulta verdaderamente equitativa cuando se aplica exclusivamente a una situación particular. La multiplicidad y la diversidad de las situaciones geográficas exigen con frecuencia que este criterio se ajuste o se aplique con flexibilidad para que sea realmente equitativo, no en abstracto, sino en relación con las exigencias variables de una realidad que adopta múltiples formas. Por no mencionar más que la situación planteada en el presente procedimiento, es un hecho que las Partes, y una de ellas en particular, con la ayuda de comparaciones con situaciones examinadas en casos anteriores, insistieron persistentemente en la importancia que concedían a uno u otro aspecto concreto de la situación geográfica en el presente caso. La Sala no puede sino reconocer, hasta cierto punto, que las preocupaciones así expresadas no eran totalmente infundadas. No pretende entrar aquí en consideraciones pormenorizadas, pues bastará con señalar en general en esta fase que, en el presente caso, la situación derivada de la geografía física y política de la zona de delimitación no presenta las condiciones ideales para la aplicación plena y exclusiva del criterio especificado al final del párrafo anterior. Es preciso corregir algunos efectos de su aplicación que pudieran resultar irrazonables, por lo que puede parecer imprescindible la utilización concurrente de criterios auxiliares. Habida cuenta de las especiales características de la zona, el criterio auxiliar que la Sala tiene particularmente presente es el de la justa ponderación de una diferencia nada despreciable, dentro de la zona de delimitación, entre las longitudes de las respectivas costas de los países interesados. También tiene en mente el criterio igualmente auxiliar según el cual se considera equitativo corregir parcialmente cualquier efecto de la aplicación del criterio básico que resulte en recortar una línea costera, o parte de ella, de su proyección apropiada a través de las extensiones marítimas a dividir, o también el criterio -también de naturaleza auxiliar- que implica la necesidad de conceder algún efecto, aunque sea limitado, a la presencia de un accidente geográfico como una isla o un grupo de islas pequeñas situadas frente a una costa, cuando la aplicación estricta del criterio básico podría implicar concederles pleno efecto o, alternativamente, ningún efecto.

197. En este punto, pues, la Sala estima que debe confirmar definitivamente su elección, que consiste en tomar como punto de partida el criterio antes mencionado de la división -en principio, división igual- de las zonas de convergencia y de superposición de las proyecciones marítimas de las costas de los Estados interesados en la delimitación, criterio que basta enunciar para considerarlo intrínsecamente equitativo. Sin embargo, en opinión de la Sala, la adopción de este punto de partida debe combinarse con la adopción paralela y parcial de los criterios auxiliares apropiados en la medida en que resulte evidente que esta combinación es necesaria por las circunstancias pertinentes de la zona de que se trate, y siempre que se utilicen sólo en la medida efectivamente dictada por esta necesidad. Con este planteamiento, la Sala trata de garantizar la más correcta aplicación en el presente caso de la norma fundamental de Derecho internacional aquí aplicable, que exige que toda delimitación marítima entre Estados se lleve a cabo de conformidad con criterios que sean equitativos y que resulten serlo más específicamente en relación con los aspectos particulares del caso examinado.

198. El carácter equitativo de los criterios adoptados a la luz de las circunstancias del caso surgirá de manera más convincente -casi se podría decir tangible- tras la transición de la fase preliminar de elección de criterios equitativos a la fase siguiente, en la que estos criterios deben [p329] reflejarse en el trazado de una línea de delimitación concreta con la ayuda de métodos prácticos apropiados.

199. Por lo que se refiere a estos métodos prácticos, puede decirse de entrada que, dados los criterios equitativos que la Sala se siente obligada a aplicar en el asunto que se le somete para sentencia, la elección que debe hacerse está predeterminada. Deben elegirse métodos que sean instrumentos adecuados para hacer efectivos esos criterios y no otros criterios de naturaleza fundamentalmente distinta. Del mismo modo que los criterios que deben aplicarse se basan fundamentalmente en la geografía, los métodos prácticos en cuestión sólo pueden ser métodos apropiados para su utilización en un contexto geográfico. Además, al igual que los criterios subyacentes, los métodos empleados para hacerlos efectivos deben, en este caso concreto, ser tan adecuados para la delimitación del lecho marino y su subsuelo como para la delimitación de las aguas suprayacentes y sus recursos pesqueros. En el resultado, por lo tanto, sólo servirán los métodos geométricos.

200. Sin embargo, sería ir demasiado lejos deducir de esta constatación que los métodos prácticos aptos para ser utilizados en el presente caso deben ser necesariamente identificables con el método adoptado en el artículo 6 del Convenio de 1958, de modo que todo lo que la Sala debe hacer (aunque, como ya se ha subrayado, no tiene ninguna obligación de proceder así) es utilizar dicho método, sin perjuicio de la corrección de determinados efectos exigida por circunstancias especiales. De hecho, también existen otros métodos, que difieren de él en mayor o menor medida aunque estén motivados por consideraciones similares, que pueden resultar igualmente apropiados o incluso claramente preferibles, dado que la tarea consiste en delimitar no sólo una plataforma continental, tal como se establece en la Convención de 1958, sino también el volumen de las aguas suprayacentes. Tampoco hay que pasar por alto la posibilidad de que, a lo largo de toda una línea de delimitación, diversos métodos, aunque relacionados entre sí, puedan parecer sucesivamente más apropiados para los diferentes segmentos.

201. A este respecto, la Sala subraya la necesidad de no dejarse llevar demasiado fácilmente por la perfección que se desprende a priori, desde el punto de vista de la división equitativa de una zona en litigio, de una línea trazada respetando estrictamente los cánones de la geometría, es decir, una línea construida de tal manera que cada uno de sus puntos sea equidistante de los puntos más destacados de las costas respectivas de las partes interesadas. En un pasaje pertinente de la sentencia de 1969 sobre los asuntos de la plataforma continental del Mar del Norte (Recueil 1969, p. 36, párr. 57), el Tribunal demostró que, para determinar el trazado de una línea de delimitación destinada a “efectuar una división equitativa de la zona concreta de que se trate” entre dos costas, no es necesario tener en cuenta la presencia de “islotes, rocas y salientes costeros menores, cuyo efecto distorsionador desproporcionado puede eliminarse por otros medios”. Al hilo de esta observación, la Sala señala igualmente los inconvenientes potenciales inherentes a cualquier método que tome como punto de base para el trazado de una línea [p330] destinada a efectuar una división equitativa de una zona determinada, islotes, rocas deshabitadas o elevaciones de baja marea, a veces situados a una distancia considerable de tierra firme. Si alguno de estos accidentes geográficos posee algún grado de importancia, nada impide que se le asigne posteriormente cualquier efecto corrector limitado que pueda atribuírsele equitativamente, pero esa es una operación totalmente diferente de convertir una serie de tales accidentes menores en la base misma para la determinación de la línea divisoria, o de transformarlos en una sucesión de puntos de base para la construcción geométrica de toda la línea. Es muy dudoso que una línea así construida pueda constituir, en muchas situaciones concretas, una línea que dé realmente efecto al criterio de división equitativa de la zona en cuestión, sobre todo cuando no es sólo una zona terrestre bajo el mar la que hay que dividir, sino también una extensión marítima en el sentido propio del término, ya que en este último caso el resultado puede ser aún más discutible.

202. Además, una línea que, debido al perfeccionamiento del método técnico utilizado para determinar su trazado, sigue una trayectoria complicada o incluso en zigzag, formada por una sucesión de segmentos en diferentes rumbos, podría, en caso necesario, parecer aceptable como límite que divide únicamente el lecho marino, es decir, un límite que debe respetarse en la exploración y explotación de los recursos situados en determinadas zonas del subsuelo. Pero parece mucho menos justificado adoptar esa línea como límite apropiado para las zonas de pesca marítima, es decir, zonas cuyos recursos explotables no son, en su mayor parte, recursos adheridos al suelo. La explotación de los recursos pesqueros del mar exige la existencia de límites claros de curso constante, que no obliguen a quienes se dedican a esa actividad a comprobar continuamente su posición en relación con el complicado recorrido de la línea que debe respetarse.
203. 203. En resumen, al igual que los criterios que deben aplicarse para la delimitación, los métodos que deben utilizarse para poner en práctica dichos criterios no pueden dejar de estar influidos por las características y exigencias especiales de la delimitación mediante un único límite tanto de la plataforma continental como de la columna de agua suprayacente que, lejos de ser una verdadera columna de forma definida, es en realidad un volumen de líquido en movimiento, que constituye el hábitat de una fauna móvil. Es innegable que un cierto grado de simplificación es un requisito elemental para el trazado de cualquier línea de delimitación en un entorno de este tipo.

204. El acierto de las observaciones precedentes resultará tanto más evidente cuanto que la Sala pasa ahora de las consideraciones abstractas a la elección concreta y a la aplicación práctica de los métodos que considera apropiados para su utilización en el asunto sometido a su juicio, aplicando así efectivamente los criterios de equidad por los que ha resuelto guiarse.

205. En cuanto a la elección y utilización de los métodos, debe hacerse una observación general. La línea de delimitación a trazar en una zona determinada dependerá de la configuración costera. Pero la configuración de la costa del Golfo de Maine, de la que depende en toda su [p331] longitud la delimitación que debe efectuarse entre las zonas marítima y submarina de los dos países, es tal que excluye toda posibilidad de que la frontera esté formada por una línea básicamente unidireccional, ya sea en toda la distancia entre el punto de partida y el triángulo terminal o incluso en el sector comprendido entre el punto de partida y la línea de cierre del Golfo.

206. La Sala ya consideró este aspecto en la Sección VI, párrafos 188-189, al comentar la línea de delimitación propuesta por Canadá. Entonces expresó su desacuerdo precisamente en relación con el hecho de que la Parte en cuestión había propuesto una delimitación que no tenía en cuenta el hecho de que en un determinado punto se constata un cambio en la perspectiva geográfica del Golfo. Dada la importancia de este aspecto, la Sala considera oportuno repetir aquí, a modo de recordatorio, su observación de que sólo en el sector nororiental del Golfo la relación predominante de las costas de Estados Unidos y Canadá es la de adyacencia lateral entre parte de la costa de Maine y parte de la costa de Nueva Escocia. En el sector más cercano a la línea de cierre, la relación predominante es, por el contrario, de oposición entre los tramos enfrentados de las costas de Nueva Escocia y Massachusetts. Por consiguiente, en el primer sector, la propia geografía exige que, sea cual sea el método práctico elegido, la frontera sea una línea de delimitación lateral. En el segundo, es de nuevo la geografía la que prescribe que la línea de delimitación debe ser más bien una línea media (estricta o corregida, aún por determinar) para la delimitación entre costas opuestas y, además, es de nuevo la geografía la que exige que esta línea, dado el paralelismo casi perfecto de las dos costas enfrentadas implicadas, siga también una dirección prácticamente paralela a las suyas.

207. A juicio de la Sala, es por tanto evidente que, entre el punto A y la línea que va de Nantucket a Cabo Sable, considerada como la línea de cierre del Golfo, la línea de delimitación no puede ser unidireccional. Una línea de esa naturaleza tendría inevitablemente el efecto de dejar de lado la costa de Massachusetts o la parte de la costa de Nueva Escocia que linda con el Golfo. En cualquier caso, esto sería inaceptable. En opinión de la Sala, la conclusión impuesta por la geografía es, por lo tanto, que la parte de la línea de delimitación que debe trazarse dentro de los límites del Golfo de Maine propiamente dicho debe ser una línea con dos segmentos, que se reúnan en un punto de giro cuya ubicación más apropiada queda por determinar.

208. Por consiguiente, partiendo de esta conclusión, la Sala se dedicará ahora a determinar sucesivamente los dos segmentos de la parte de la línea que discurrirá entre el punto A y la línea de cierre del golfo. A continuación, pasará a determinar el tercer segmento, que quedará por trazar entre dicha línea y el triángulo terminal.

209. El primero de los dos segmentos es, pues, el perteneciente al sector más interior del Golfo, el más próximo a la línea de terminación del límite internacional. En cuanto a este sector, la Sala está convencida de que constituye el lugar más adecuado para efectuar en la medida de lo posible -puesto que no hay ninguna circunstancia especial que se oponga a ello- una división igual [p332] de la zona de superposición creada por la superposición lateral de las proyecciones marítimas de las costas de los dos Estados.

210. Como indicó en su comentario sobre la línea propuesta por Canadá, la Sala tiene objeciones en cuanto a la conveniencia – o incluso la posibilidad – de utilizar, aunque sólo fuera en este sector, el método técnico por el que se trazaría una línea de equidistancia lateral, tal como la definen la geometría y los términos del párrafo 2 del artículo 6 de la Convención sobre la plataforma continental de 1958, entre las dos costas adyacentes, y tiene dos motivos para estas objeciones. En primer lugar, la Sala debe señalar que una línea trazada conforme a las indicaciones dadas por dicha disposición (“equidistancia de los puntos más próximos de las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial de cada Estado”) podría muy bien personificar los defectos inherentes a una determinada manera de interpretar y aplicar el método aquí considerado, como se ha subrayado en el apartado 201 supra; en la medida en que el resultado final probable sería la adopción de una línea todos1 de cuyos puntos de base estarían situados en un puñado de rocas aisladas, algunas muy distantes de la costa, o en unas pocas elevaciones de marea baja : éstos son precisamente el tipo de accidentes geográficos menores que, como han subrayado el Tribunal y la Sala, deben descartarse si se desea que una línea de delimitación dé lugar, en la medida de lo posible, a una división equitativa de las zonas en las que se superponen las respectivas proyecciones marítimas de las costas de los dos países.

211. En segundo lugar – y aquí está la razón principal de las objeciones de la Sala – la determinación en el sector previsto del curso de una línea de equidistancia lateral, a partir de cualesquiera puntos de base establecidos, tropezaría con la dificultad de la persistente incertidumbre en cuanto a la soberanía sobre la isla Machias Seal y la elección por las Partes del punto A como punto de partida obligatorio de la línea de delimitación. El punto A se tomó en consideración a los efectos del Acuerdo Especial únicamente como el punto en el que las líneas que entonces representaban en términos gráficos las respectivas reclamaciones de las Partes se cruzaban. Por lo tanto no es, como debería ser para constituir un punto equidistante, derivado de dos puntos base de los cuales uno está en posesión indiscutible de los Estados Unidos y el otro en la de Canadá. Y es igualmente cierto que el punto A no es un punto que pueda situarse en el trayecto de ninguna línea equidistante trazada por la Sala ni constituir el punto de partida de ninguna de tales líneas.

212. Por consiguiente, la Sala opina que, por estos motivos, y para garantizar mejor, por lo demás, la aplicación efectiva del criterio por el que tiene toda la razón en guiarse, es necesario renunciar a la idea de emplear el método técnico de la equidistancia. Considera que debe darse preferencia a un método que, si bien se inspira en las mismas consideraciones, evita las dificultades de aplicación señaladas anteriormente y, al mismo tiempo, es más adecuado para la obtención del resultado deseado. La premisa esencial de la operación, tal como la entiende la Sala, consiste en tomar nota del hecho de que el punto de partida de la línea de delimitación [p333] que debe trazarse y, por tanto, de su primer segmento, debe ser el punto A y no otro, cualquiera que sea su justificación. Entendido esto, la Sala considera que el método práctico a aplicar debe ser un método geométrico basado en el respeto a la situación geográfica de las costas entre las que debe efectuarse la delimitación, y al mismo tiempo adecuado para producir un resultado que satisfaga el criterio reiteradamente mencionado para la división de las zonas en litigio.

213. En consecuencia, para llevar a la práctica los requisitos antes mencionados, se pueden trazar justificadamente desde el punto A dos líneas respectivamente perpendiculares a las dos líneas costeras básicas que aquí se van a considerar, a saber, la línea que va desde el cabo Elizabeth hasta el límite internacional y la línea que va desde este último punto hasta el cabo Sable. Estas perpendiculares forman, en el punto A, por un lado, un ángulo agudo de unos 82° y, por el otro, un ángulo reflejo de unos 278°. La bisectriz de este segundo ángulo es la que la Sala considera que debe adoptar para el trazado del primer segmento de la línea de delimitación. La Sala considera que este método práctico combina las ventajas de la sencillez y la claridad con la de producir, en el caso que nos ocupa, un resultado que probablemente se aproxime lo más posible a una división equitativa de la primera zona que debe delimitarse. Asimismo, estima que, en relación con el sector considerado, la aplicación de este criterio equitativo no suscita objeciones serias.

214. La Sala ha fijado así la dirección del primero de los dos segmentos de la línea de delimitación que debe trazarse dentro del Golfo de Maine, y lo ha hecho a partir del punto de partida dado por las Partes. En cuanto al punto final de este segmento, se determinará automáticamente por la intersección de la línea que lo lleva con la línea que debe contener el segmento siguiente. En consecuencia, la Sala centrará ahora su atención en el establecimiento de este segundo segmento, que, si bien puede ser el más corto, será sin duda el segmento central y más decisivo para el conjunto de la línea de delimitación.

215. A los efectos de esta operación, la Sala considera, en virtud de las consideraciones ya expuestas, que en primer lugar debe elegir un método práctico apropiado para establecer provisionalmente una delimitación básica y que, a continuación, debe determinar qué correcciones resultan indispensables por las circunstancias especiales del caso. Se trata, pues, de una operación en dos etapas.

216. La primera etapa implica la elección y la utilización concreta del método práctico que debe aplicarse a los efectos mencionados. A este respecto, la Sala ha tenido reiteradas ocasiones de expresar su convicción de que la elección del método que debe utilizarse depende esencialmente de la geografía. En este contexto, sólo hay que recordar el énfasis reiterado que ha puesto en la necesidad de conceder pleno peso a la relación que ahora se enfrenta la Sala – una claramente diferente de la que existía entre parte de la costa de Nueva Escocia y la costa de Maine – a saber, la relación entre las costas colindantes en el Golfo de Maine, de Massachusetts, por un lado, y de Nueva Escocia, por el otro. Más concretamente, la Cámara desea subrayar una vez más el cuasi paralelismo entre la línea que, en la costa de Massachusetts, une el promontorio de Cape Ann con el codo de Cape Cod y la línea que, en la costa de Nueva Escocia, une Brier Island y Cape Sable. Para utilizar una vez más la terminología que se encuentra en los convenios y la jurisprudencia, no cabe duda, en opinión de la Sala, de que, en los lugares indicados, las costas de los dos Estados son costas opuestas. Aquí no poseen esa relación de adyacencia lateral que subyacía a la determinación del primer segmento de la línea de delimitación, sino que están enfrentadas. En tal situación geográfica, la aplicación de cualquier método de origen geométrico, sea cual sea, incluido el propuesto en el apartado 1 del artículo 6 de la Convención de 1958, en la práctica sólo puede dar lugar al trazado de una línea de delimitación mediana. En este caso concreto, tal línea sólo puede ser una aproximadamente paralela a las líneas aproximadamente paralelas de las dos costas opuestas.
217. La segunda etapa exige quizás un examen más profundo. Adoptar sin más la línea mediana real como definitiva sería sencillo y podría parecer a primera vista muy plausible a la luz del criterio equitativo, tan abundantemente respaldado por la Sala, del reparto equitativo -en la medida en que sea factible- de las zonas en las que se superponen las proyecciones marítimas de las costas de los dos Estados. De hecho, sería difícil imaginar una mejor oportunidad para aplicar este criterio que la que ofrece la existencia de dos costas opuestas y prácticamente paralelas, a medio camino entre las cuales se propone trazar una línea mediana. Sin embargo, esto sería aferrarse a una visión muy superficial del asunto. Una solución de este tipo sería absolutamente legítima si la frontera internacional entre los Estados Unidos y Canadá terminara en el centro mismo de la costa en la parte posterior del Golfo, en la bahía de Penobscot por ejemplo, cuando el punto de partida de la línea habría estado situado en consecuencia mar adentro de esa bahía y prácticamente opuesto al punto medio de la distancia entre las costas de Massachusetts y Nueva Escocia. Se habría podido decir entonces que la prolongación de la línea mediana entre esas costas hasta el punto de encuentro con la costa en el fondo del Golfo representaba definitivamente la línea de delimitación perfecta entre los espacios marítimos respectivos de los dos países en el Golfo.

218. Sin embargo, esta hipótesis dista mucho de la realidad geográfica. La parte posterior del Golfo está totalmente ocupada por la costa continua de Maine, Le., Estado componente de los Estados Unidos, y el punto terminal de la frontera internacional con Canadá está situado mucho más al noreste, en el canal de Grand Manan, en una esquina del rectángulo que representa geométricamente la forma del Golfo propiamente dicho. Así las cosas, a juicio de la Sala es imposible ignorar la circunstancia, de innegable importancia en el presente caso, de que existe una diferencia de longitud entre las respectivas líneas costeras de los dos Estados vecinos que lindan con la zona de delimitación. No reconocer este hecho sería negar lo evidente. Por lo tanto, la Sala reafirma la necesidad de aplicar a la línea mediana inicialmente trazada una corrección que, aunque [p335] limitada, preste la debida atención a la situación real. En el apartado 157 de la sección VI, la Sala ha reconocido en principio el carácter equitativo del criterio según el cual pueden deducirse consecuencias apropiadas de cualquier desigualdad en las longitudes de las costas respectivas de los dos Estados colindantes en la zona de delimitación. Como ha subrayado expresamente la Sala, no pretende en modo alguno hacer del concepto de “proporcionalidad” un criterio o método autónomo de delimitación, aunque se limite al aspecto de las longitudes de las costas. Sin embargo, ello no excluye la utilización justificada de un criterio auxiliar que sirva únicamente para responder a la necesidad de corregir adecuadamente, sobre la base de las desigualdades constatadas, las consecuencias desfavorables de la aplicación de un criterio principal diferente.

219. Por otra parte, el criterio auxiliar de que se trata no es el único que podría emplearse equitativamente a tal efecto. Los Estados Unidos se han esforzado en particular para que se acepte su tesis según la cual es necesario, en el caso presente, rechazar la aplicabilidad de todo criterio o método que pueda – como en el caso de la equidistancia, en particular – tener por efecto privar a una costa o a una parte de costa determinada de la proyección hacia el mar a la que se dice tener derecho. La Sala sólo puede coincidir en cierta medida con el argumento de Estados Unidos. No puede estarlo cuando los Estados Unidos intentan establecer un paralelismo1 entre los efectos perjudiciales para sus intereses que, en su opinión, produciría cualquier aplicación del método de la equidistancia en el presente caso debido a la “concavidad” de la costa de los Estados Unidos, y los que tal aplicación habría producido para la República Federal de Alemania debido a la concavidad de la costa alemana, si el Tribunal en 1969 no hubiera adoptado otra solución. De hecho, la Sala considera que existen diferencias apreciables entre ambas situaciones. Sea como fuere, sin embargo, a juicio de la Sala, los hechos del presente asunto deben ser considerados en sí mismos.
220. Dicho esto, la Sala no puede hacer suya la negativa de Canadá a reconocer que la preocupación expresada por Estados Unidos tenga algún fundamento. Incluso una división por línea mediana -que como tal sería más aceptable que una división por línea de equidistancia lateral cuando no se exija tal línea- podría producir un efecto irrazonable si no se corrige, en el sentido de que atribuiría a Canadá, simplemente porque la costa de Nueva Escocia linda con el Golfo, precisamente la misma proyección marítima global en la zona de delimitación que obtendría ese país si todo el lado oriental de la costa de Maine perteneciera a Canadá en lugar de a Estados Unidos. Al señalar este hecho, la Sala no pretende extraer de él ninguna conclusión directa, ya que, naturalmente, no se propone duplicar, sobre la base de un nuevo criterio, la corrección que considera que ya debe efectuar en la línea mediana debido a la diferencia observada en las longitudes respectivas de las costas de ambos países. No obstante, el punto en cuestión sirve para reforzar su convicción de la necesidad de efectuar dicha corrección.

221. Volviendo a esta tarea específica de corrección, la Sala observa que, según la información técnica de que dispone, la longitud total [p336] de la costa de Estados Unidos en el Golfo, medida a lo largo de los frentes costeros desde el codo de Cape Cod hasta Cape Ann, desde Cape Ann hasta Cape Elizabeth y desde este último hasta el límite internacional, es de aproximadamente 284 millas náuticas. La longitud total de la costa canadiense, calculada del mismo modo a lo largo de los frentes costeros desde el punto terminal del límite internacional hasta el punto de la costa de Nuevo Brunswick a partir del cual deja de haber aguas en la bahía a más de 12 millas de una línea de bajamar (45° 16′ 31″ N y 65° 41′ 01″ O), a continuación, desde ese punto hasta el punto correspondiente en la costa de Nueva Escocia (44° 53′ 49″ N y 65° 22′ 47″ O), desde allí hasta la isla de Brier, y desde allí hasta el cabo Sable, son aproximadamente 206 millas náuticas. A este respecto, la Sala desea subrayar que el hecho de que las dos costas situadas frente a frente en la bahía de Fundy sean ambas canadienses no es motivo para ignorar el hecho de que la bahía forma parte del golfo de Maine, ni para tener en cuenta sólo una de estas costas a efectos del cálculo de la longitud de las costas canadienses en la zona de delimitación. No se justifica la idea de que si una bahía bastante importante que se abre a un golfo más amplio debe considerarse parte de éste, sus costas no deben pertenecer todas1 al mismo Estado. La Sala recordará también que en la sentencia de 1982 en el asunto relativo a la plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia), el Tribunal no se vio disuadido de incluir en su cálculo de la longitud de las costas de Túnez en la zona de delimitación la totalidad de los frentes costeros de Túnez en dicha zona, incluidos los del golfo de Gabes, por el hecho de que las costas del golfo son totalmente tunecinas.

222. La relación entre los frentes costeros de Estados Unidos y Canadá en el golfo de Maine, tal como se define en el párrafo anterior, es, pues, de 1,38 a 1. A juicio de la Sala, esta relación debe reflejarse en la ubicación del segundo segmento de la línea de delimitación. A tal efecto, la Cámara considera que el método adecuado debería ser aplicar la proporción seleccionada a una línea trazada a través del Golfo donde las costas de Nueva Escocia y Massachusetts están más próximas entre sí, es decir, entre un punto cercano al extremo noreste de Cape Cod, a 42° 00′ 31″ N, 70° 01′ 36″ O, y Chebogue Point, Nueva Escocia (43° 43′ 57″ N, 66° 07′ 18″ O). En opinión de la Sala, sería entonces apropiado desplazar la línea mediana trazada inicialmente entre las líneas opuestas y casi paralelas mencionadas en el apartado 216 supra, que unen, en la costa de Massachusetts, el codo de Cape Cod con Cape Ann y, en la costa de Nueva Escocia, Cape Sable con Brier Island, de forma que se refleje esta relación a lo largo de la línea Cape Cod-Chebogue Point. Aquí, sin embargo, la Sala ha empleado el tiempo condicional porque todavía queda un aspecto que, aunque menor, podría tener alguna influencia en los cálculos. Se trata de la presencia frente a Nueva Escocia de la isla de Seal y de algunos islotes en sus proximidades. La Sala considera que la isla Seal (junto con su vecina más pequeña, la isla Mud), tanto por sus dimensiones como, sobre todo, por su situación geográfica, no puede descartarse a estos efectos[p337] Según la información de que dispone la Sala, tiene unas dos millas y media de largo, se eleva a una altura de unos 50 pies sobre el nivel del mar y está habitada todo el año. Es aún más pertinente observar que como resultado de su situación frente al Cabo Sable, sólo unas nueve millas dentro de la línea de cierre del Golfo, la isla ocupa una posición dominante en la entrada al Golfo. No obstante, la Sala considera que sería excesivo tratar la línea de costa de Nueva Escocia como transferida hacia el suroeste en toda la distancia entre Seal Island y dicha costa, por lo que cree conveniente dar a la isla un efecto de la mitad, de forma que, tal y como se explica en el Informe del experto técnico, la proporción a aplicar a efectos de determinar la ubicación de la línea mediana corregida será aproximadamente de 1. 32 a 1 en lugar de 1,38 a 1. Dado que sólo se trata de ajustar la proporción por referencia a la cual se ha de localizar la línea mediana corregida, el resultado del efecto que se ha de dar a la isla es un pequeño desplazamiento transversal de dicha línea, no un desplazamiento angular; y su incidencia práctica, por tanto, es limitada.

223. El segmento central de la línea de delimitación se corresponderá así, en toda su longitud, con la línea mediana corregida así establecida. Comenzará donde esta línea intersecte, dentro del Golfo, la bisectriz trazada desde el punto A y que constituye el primer segmento, y terminará al alcanzar la tan mencionada línea de cierre del Golfo. Se observará que el punto de encuentro de los segmentos primero y segundo de la línea de delimitación, es decir, el punto pivota1 en el que esta línea cambia de dirección, se encuentra aproximadamente tan adentro en el Golfo como Chebogue Point, una característica de la costa de Nueva Escocia que marca la transición de la parte de esta costa en una relación de adyacencia con la costa de Maine a la parte frente a la costa de Massachusetts en una relación de oposición.

224. Ahora queda por determinar el curso del tercer segmento de la línea de delimitación, es decir, la porción más larga de todo su curso. Se trata del segmento relativo a la parte de la zona de delimitación que se encuentra fuera y frente al golfo de Maine. Sin embargo, parece indiscutible que, en principio, la determinación del recorrido de este segmento debe depender del de los dos segmentos anteriores de la línea, los segmentos dentro del Golfo que se acaban de describir y cuyo recorrido dependía tan obviamente de la orientación de las costas de las Partes que lindan con las aguas del Golfo. De hecho, la porción de la línea que ahora debe determinarse estará inevitablemente situada, en toda su longitud, en mar abierto. Desde el punto de vista geográfico, no existe ningún punto de referencia, fuera de las costas reales del Golfo, que pueda servir de base para llevar a cabo la operación final requerida. Por lo tanto, es evidente que el único método práctico que se puede considerar para este fin es, una vez más, un método geométrico. Dentro de la gama de tales [p338] métodos, el más apropiado es el recomendado anteriormente al1 por su sencillez, a saber, en este caso, el trazado de una perpendicular a la línea de cierre del Golfo.

225. En efecto, una línea sobre un acimut así determinado ofrece una serie de ventajas en el presente caso. La dirección de la línea de cierre del Golfo, con la cual esa línea formaría un ángulo recto, corresponde en general a la dirección de la costa en la parte posterior del Golfo, y se recordará que Estados Unidos había propuesto, como base de partida para la segunda línea de delimitación que presentó, una perpendicular a la dirección de esa costa. En cuanto a Canadá, se puede llamar la atención sobre el hecho de que la línea de equidistancia estricta por la que luchó originalmente, antes de retroceder a la propuesta de una nueva línea de equidistancia corregida utilizando el Canal de Cape Cod como punto de base, se habría regido necesariamente por los dos puntos de base más avanzados que consisten en la punta sureste de la Isla de Nantucket, por un lado, y el Cabo Sable por el otro. Por lo tanto, el segmento final de la línea habría coincidido exactamente con una perpendicular a la línea de cierre del Golfo. En términos más generales, cabe señalar que el Subagente de Canadá declaró en la audiencia del 4 de abril de 1984 (por la mañana)

“La línea en la zona exterior es aproximadamente perpendicular a la línea de cierre del Golfo, a las costas de Maine y Nuevo Brunswick en la parte posterior del Golfo, y a la dirección general media de las costas atlánticas de Nueva Escocia y Massachusetts y Rhode Island a ambos lados del Golfo”.

Por lo tanto, la orientación del segmento final de la línea propuesta por la Sala es prácticamente la misma que la orientación dada por las dos Partes a la porción final de las líneas que previeron respectivamente. De ahí que la Sala no vea razón alguna para adoptar una orientación diferente.

226. Siendo tal la elección de la Sala, queda por resolver la cuestión esencial, a saber, la de determinar el punto preciso de la línea de cierre del Golfo a partir del cual debe trazarse hacia el mar la perpendicular a dicha línea. Sin embargo, si se considera necesario seguir guiándose por la geografía, todas1 las consideraciones ya expuestas en relación con la determinación del segmento final de la línea militan a favor de que esta nueva elección coincida con el punto mismo en que la línea mediana corregida se encuentra con la línea de cierre del Golfo. En efecto, la Sala ha tenido constantemente presente el problema de la determinación del segmento final de la línea de delimitación al aplicarse tan meticulosamente a la tarea de establecer los segmentos anteriores. Sería impensable que, en la parte de la zona de delimitación que se encuentra fuera y frente al Golfo, la línea divisoria no siguiera o continuara la línea trazada dentro del Golfo por referencia a las características particulares de sus costas. Si hubiera que buscar una ilustración típica de lo que significa el adagio “la tierra domina al mar”, es aquí donde se encontraría. [p339]

227. Partiendo del punto indicado en el párrafo anterior, el segmento previsto de la línea de delimitación cruza Georges Bank entre los puntos de la línea de profundidad de 100 brazas con las siguientes coordenadas :

42° 11.’8 N 67° 11.’0 W
41° 10.’l N 66° 17.’9 O

La Sala volverá en la Sección VIII infra (párrafos 238 y siguientes) sobre las consecuencias de esta línea para el reparto de los recursos pesqueros y mineros1 del Banco.

228. En cuanto al terminus ad quem de este último segmento de la línea de delimitación, punto que debe situarse dentro del triángulo definido por el Acuerdo Especial entre las Partes, el criterio decisivo, a juicio de la Sala, debe ser el reconocimiento del hecho de que la delimitación que se trace debe dividir equitativamente las zonas en las que se superponen las proyecciones marítimas de las costas de los dos países vecinos. Por lo tanto, coincidirá con el último punto que alcance la perpendicular dentro de la superposición de las respectivas zonas de 200 millas reclamadas por los dos Estados y establecidas a partir de puntos de base apropiados en sus costas.

229. En conclusión, tomando el punto A como punto fijo y asignando la letra B al punto de encuentro entre los dos primeros segmentos antes definidos, la letra C al punto de encuentro entre los segmentos segundo y tercero en la línea de cierre del Golfo, y la letra D al punto donde el primer segmento alcanza, hacia el mar, el último lugar de su recorrido donde se superponen las reivindicaciones de las dos Partes, la línea de delimitación fijada por la Sala entre las jurisdicciones marítimas de Canadá y Estados Unidos será la línea que une sucesivamente los puntos A, B, C y D.

VIII

230. La norma fundamental del derecho internacional general que rige las delimitaciones marítimas, la norma que proporcionó a la Sala su punto de partida para el razonamiento seguido hasta ahora, exige que la línea de delimitación se establezca aplicando criterios equitativos a esa operación, con miras a alcanzar un resultado equitativo. Es precisamente mediante la adopción de un criterio básico cuyo carácter equitativo es generalmente admitido y ha sido sancionado por la autoridad de la Corte, y recurriendo también, cuando la necesidad lo requería, a criterios auxiliares que también son equitativos, y, finalmente, poniendo en práctica esos criterios a través de los métodos juzgados más apropiados para ese fin, que la Sala ha logrado trazar la línea de delimitación que le solicitaron las Partes. Su última tarea pendiente antes de formular su decisión final consistirá en determinar si el resultado así alcanzado puede considerarse intrínsecamente equitativo, a la luz de [p340] todas1 las circunstancias que pueden tenerse en cuenta a efectos de dicha decisión.

231. En realidad, tal verificación no es absolutamente necesaria cuando se trata de los dos primeros segmentos de la línea. Dentro del Golfo, es decir, hacia el interior de su línea de cierre, apenas sería posible apreciar el carácter equitativo de la delimitación allí efectuada sobre la base de otros parámetros que los dominantes proporcionados por la geografía física y política de la zona. Y son precisamente esos parámetros los que sirvieron de guía a la Sala para determinar las partes de la línea que deben surtir efecto en esta porción de la zona de delimitación. Además, puede llamarse la atención sobre el hecho de que las Partes no hicieron ninguna referencia especial a los recursos pesqueros de esta porción del área de delimitación al señalar la importancia general de dichos recursos para sus economías ; tampoco se refirieron las Partes a ninguna exploración realizada en este sector con miras al descubrimiento y explotación de recursos petrolíferos.

232. Sin embargo, la cuestión puede tomar un cariz diferente en lo que respecta al tercer segmento de la línea, cuyo efecto se sentirá en la parte de la zona de delimitación que se encuentra fuera y lejos de las costas del Golfo y que, no hace mucho tiempo, formaba parte de la alta mar. Para los fines actuales, debe tenerse en cuenta que este segmento final de la línea es el de mayor interés para las Partes, debido a la presencia del Banco Georges. Este Banco es el verdadero objeto de la disputa entre Estados Unidos y Canadá en el presente caso, la principal apuesta en el procedimiento, desde el punto de vista de los recursos potenciales del subsuelo y también, en particular, el de las pesquerías de gran importancia económica. Por lo tanto, es comprensible que se pregunte si, además de los factores que proporciona la propia geografía del Golfo, no hay otros que deban tenerse en cuenta. Podría parecer que otras circunstancias deberían tenerse debidamente en cuenta para evaluar el carácter equitativo del resultado producido por esta parte de la línea de delimitación, que está destinada a dividir las riquezas de las aguas y la plataforma de este Banco entre los dos países vecinos. Estas otras circunstancias pueden resumirse en lo que las Partes han presentado como los datos aportados por la geografía humana y económica, y son, por tanto, circunstancias que, si bien en opinión de la Sala no son susceptibles de ser consideradas como criterios a aplicar en el propio proceso de delimitación, pueden -como se ha indicado en la Sección II, párrafo 59, supra- ser relevantes para valorar el carácter equitativo de una delimitación establecida en primer lugar sobre la base de criterios tomados de la geografía física y política.
233. A los ojos de Estados Unidos, la consideración principal aquí es la presencia histórica del hombre en las áreas en disputa. Considera que el factor decisivo en este caso son las actividades desarrolladas por Estados Unidos y sus nacionales desde la independencia del país e incluso antes, actividades que afirman haber desarrollado en solitario durante la mayor parte de ese largo período. Este razonamiento es sencillo y en cierto modo se asemeja a la [p341] invocación de derechos históricos, aunque no se haya utilizado esa expresión. Esta presencia humana continua se concretó sobre todo en la pesca y en la conservación y gestión de los caladeros, pero también en otras actividades marítimas de ayuda a la navegación, salvamento, investigación, defensa, etc. Todas estas actividades, de las que se dice que exceden en gran medida en duración y escala a las actividades más recientes y limitadas de Canadá y sus nacionales, deben, según Estados Unidos, considerarse como una circunstancia relevante importante a efectos de alcanzar una solución equitativa al problema de la delimitación.

234. Por otra parte, fue Canadá quien, en el curso del procedimiento, hizo mayor hincapié en lo que consideraba la importancia decisiva de los aspectos socioeconómicos. Sin embargo, no se trataba, en su opinión, de invocar ningún derecho histórico que pudiera competir con los derechos en los que Estados Unidos se basaba de hecho. El único período que, a juicio de Canadá, debe considerarse pertinente es el reciente que conduce al momento en que ambos Estados deciden finalmente seguir adelante con la creación de zonas de pesca exclusivas, o incluso el que va más allá de ese momento. Canadá opinaba que la atención debía centrarse especialmente en dos aspectos: la distribución de las poblaciones de peces en las distintas partes de la zona y las prácticas pesqueras establecidas y seguidas respectivamente por las dos Partes. Como ya se señaló en la Sección IV, párrafo 110, trató de erigir en principio equitativo, de fuerza determinante a efectos de la delimitación, la idea de que toda frontera marítima única debe garantizar el mantenimiento de las pautas de pesca existentes que, en su opinión, son vitales para las comunidades costeras de la región en cuestión. En otras palabras, la Sala, al llevar a cabo la delimitación, debería procurar evitar de cualquier modo perjudicar el desarrollo económico y social de los núcleos de población de Nueva Escocia, teniendo en cuenta que ese desarrollo había sido posible gracias a la contribución del producto de las pesquerías canadienses establecidas en el Banco Georges, especialmente en los últimos 15 años.

235. La Sala no puede adoptar estas posiciones de las Partes. En cuanto a la de Estados Unidos, sólo puede confirmar su decisión de no atribuir ningún peso decisivo, a los efectos de la delimitación que le corresponde realizar, a la antigüedad o continuidad de las actividades pesqueras llevadas a cabo en el pasado dentro de la parte de la zona de delimitación que se encuentra fuera de la línea de cierre del Golfo. Hasta hace muy poco, como ha recordado la Sala, estas extensiones formaban parte de alta mar y, como tales, estaban libremente abiertas a los pescadores no sólo de Estados Unidos y Canadá, sino también de otros países, y de hecho eran pescadas por muchos nacionales de estos últimos. Por supuesto, la Sala admite que, durante ese período de libre competencia, Estados Unidos, como Estado ribereño, pudo haber logrado en determinados lugares y momentos -no importa durante cuánto tiempo- un predominio real de sus pesquerías. Pero después de que los Estados ribereños establecieran zonas de pesca exclusivas de 200 millas, la situación cambió radicalmente. Los terceros Estados y sus nacionales se vieron privados de todo derecho de acceso [p342] a las áreas marítimas situadas dentro de esas zonas y de cualquier posición de ventaja que hubieran podido alcanzar en ellas. En cuanto a Estados Unidos, el mero predominio de hecho que había podido obtener en la zona se transformó en una situación de monopolio legal en la medida en que las localidades en cuestión pasaron a formar parte legalmente de su propia zona exclusiva de pesca. A la inversa, en la medida en que habían pasado a formar parte de la zona exclusiva de pesca del Estado vecino, ya no podía invocarse dicho predominio. Evidentemente, cualquiera que haya sido la situación preferencial de que hayan podido disfrutar anteriormente los Estados Unidos, ello no puede constituir en sí mismo un motivo válido para que reclamen ahora la incorporación a su propia zona exclusiva de pesca de cualquier área que, jurídicamente, haya pasado a formar parte de la de Canadá.

236. En cualquier caso, no es concebible que la finalidad de la delimitación consista en el mantenimiento de tal posición, ni siquiera en su restablecimiento en caso de que se haya debilitado con el paso del tiempo. Hasta cierto punto, por otra parte, las mismas consideraciones son válidas en lo que respecta a la posición de Canadá, aun cuando parezca innegable que, desde algunos aspectos, el desarrollo de la pesca en este país es más bien un fenómeno de la actualidad y ha venido teniendo un impacto socioeconómico evidente en las comunidades que habitan determinados condados de Nueva Escocia. Pero lo cierto es que Canadá, al igual que Estados Unidos, ha preferido la política de reservarse una zona de pesca “exclusiva” a la de la libre competencia en la explotación de un mar abierto. Dar ese paso puede acarrear inconvenientes junto a las indudables ventajas. Sin embargo, no hay ninguna razón para considerar de iure que la delimitación que la Sala tiene que llevar a cabo ahora dentro de las áreas de superposición aparente entre las respectivas zonas exclusivas de pesca deba tener como resultado que cada Parte disfrute de un acceso a los recursos pesqueros regionales que sea igual al acceso del que disfrutaba anteriormente de facto. Tampoco existe razón alguna para que la delimitación proporcione a una Parte en determinados lugares una compensación equivalente a la que pierde en otros lugares.

237. Por lo tanto, en opinión de la Sala, es evidente que la escala respectiva de las actividades relacionadas con la pesca – o la navegación, la defensa o, para el caso, la exploración y explotación de petróleo – no puede tenerse en cuenta como una circunstancia pertinente o, si se prefiere el término, como un criterio equitativo que debe aplicarse para determinar la línea de delimitación. Lo que la Sala consideraría un escrúpulo legítimo radica más bien en la preocupación por que el resultado global, aunque se logre mediante la aplicación de criterios equitativos y el uso de métodos apropiados para darles efecto concreto, se revele inesperadamente como radicalmente injusto, es decir, como susceptible de acarrear repercusiones catastróficas para el sustento y el bienestar económico de la población de los países afectados. [p343]

238. Afortunadamente, no hay razón para temer que tal peligro surja en el presente caso debido a la elección de la línea de delimitación por parte de la Sala o, más especialmente, al curso de su tercer y último segmento. Esta línea cruza las aguas que cubren el Georges Bank a una distancia tal de su extremo en dirección al Canal del Noreste que deja en el lado canadiense la mayor parte del “Borde y Pico Norte” del Banco, donde se encuentran las mayores concentraciones de especies sedentarias -en particular la vieira- explotadas por los pescadores canadienses. De hecho, según la información facilitada por Canadá, en el periodo 1972-1976, es decir, antes de que los dos países vecinos establecieran sus zonas de pesca exclusivas, los pescadores canadienses eran responsables de la mayor parte de los desembarques de vieiras; las capturas canadienses procedían principalmente del “Northern Edge and Peak” del Georges Bank, mientras que las de Estados Unidos procedían principalmente de las proximidades del Gran Canal del Sur. De este modo, Canadá puede estar seguro de casi todas las localidades principales de sus capturas; y se recordará que es precisamente el producto de estas pesquerías lo que Canadá considera importante para la economía de Nueva Escocia y sus puertos. Por el contrario, las localidades en las que Estados Unidos ha pescado tradicionalmente las mismas especies sedentarias, que se agrupan principalmente en las proximidades del Gran Canal del Sur, se situarán totalmente en el lado estadounidense de la línea divisoria. En cuanto a la pesca de langosta, las pesquerías canadienses se concentran principalmente en el Cañón Corsario, en el lado nororiental de la línea, mientras que las de Estados Unidos se concentran más bien en su lado suroccidental. En el caso de otras pesquerías, sobre todo las de peces que nadan libremente, el cálculo no es tan sencillo y es necesariamente menos preciso. En general, sin embargo, un examen de las estadísticas, que a veces son difíciles de comparar, lleva a la Sala a la conclusión de que nada menos que una decisión que hubiera asignado la totalidad de Georges Bank a una de las Partes podría haber acarreado graves repercusiones económicas para la otra.

239. En cuanto al otro aspecto importante que debe considerarse desde el mismo ángulo, cabe señalar que la línea de delimitación trazada por la Sala divide de tal manera las principales zonas en las que se exploran los recursos mineros del subsuelo que deja a ambos lados amplias extensiones en las que se han realizado prospecciones en el pasado y que pueden reanudarse en la medida en que lo deseen las Partes.

240. Por otra parte, la Sala considera que no hay por qué sobrestimar las dificultades que puedan derivarse de la división de Georges Bank, con los recursos de sus aguas y de su subsuelo, resultantes de la línea de delimitación que ha trazado de conformidad con la ley y con los criterios equitativos cuya aplicación exige la propia ley. No puede discernir ninguna fuente inevitable de disputas insuperables en el hecho de que su decisión no haya refrendado la gestión única de las pesquerías de este Banco, y la asignación a un solo país de la tarea de conservarlas, que los Estados Unidos habrían preferido ver instituida. Tampoco puede imaginar que los incidentes debidos a errores de navegación o a posibles infracciones [p344] ocurridos después del establecimiento de la línea de delimitación no pudieran resolverse directa y adecuadamente. Canadá y Estados Unidos tienen en su haber una tradición demasiado larga de cooperación amistosa y fructífera en asuntos marítimos, como en tantos otros ámbitos, como para que haya necesidad de temer una interrupción de esa cooperación, que ahora se hace claramente más necesaria, no sólo en el campo de la pesca sino también en el de los recursos de hidrocarburos. Al unirse una vez más en un esfuerzo común, las Partes seguramente podrán superar cualquier dificultad y tomar las medidas adecuadas para garantizar el desarrollo positivo de sus actividades en los importantes ámbitos en cuestión.

241. En resumen, la Sala ve en las constataciones anteriores la confirmación de su convicción de que en el presente caso no existen en absoluto condiciones de tipo excepcional que puedan justificar una corrección de la línea de delimitación que ha trazado. Por lo tanto, la Sala puede concluir con confianza que la delimitación efectuada de conformidad con los principios y normas de derecho rectores, aplicando criterios equitativos y métodos apropiados en consecuencia, ha producido un resultado global equitativo.

***

242. De conformidad con el párrafo 2 del Artículo II del Acuerdo Especial, el curso de la frontera se define a continuación, en la cláusula dispositiva de la presente Sentencia, en términos de líneas geodésicas que conectan coordenadas geográficas de puntos. Además, conforme a lo solicitado en dicho párrafo, el curso del límite ha sido representado, sólo con fines ilustrativos, en copias de la Carta No. 4003 del Servicio Hidrográfico Canadiense, y de la Carta No. 13006 del Servicio Oceánico Nacional de los Estados Unidos, que han sido suministradas por las Partes respectivamente FNl. Se adjunta a la Sentencia un Informe explicativo del perito técnico. De conformidad con el Artículo IV del Acuerdo Especial, dichas coordenadas geográficas de los puntos se expresan en el American Datum de 1927.

———————————————————————————————————————
FN1 Copias de estas cartas, reproducidas en blanco y negro y reducidas en tamaño para facilitar su manejo, se encontrarán en un bolsillo al final del fascículo que contiene esta Sentencia, o dentro de la contraportada del volumen de I.C.J. Reports 1984, según sea el caso. Para mayor claridad, la línea de delimitación se reproduce en estos ejemplares como una línea roja. (Nota de la Secretaría).
———————————————————————————————————————

***[p345]

243. Por estas razones,

La Sala,

Por cuatro votos contra uno,

Decide

Que el trazado de la frontera marítima única que divide la plataforma continental y las zonas exclusivas de pesca de Canadá y de los Estados Unidos de América en el área a que se refiere el Acuerdo Especial celebrado por estos dos Estados el 29 de marzo de 1979, se defina mediante líneas geodésicas que unan los puntos con las siguientes coordenadas :

Latitud Norte

Longitud Oeste

A

44° 11′ 12″

67° 16′ 46″

B

42° 53′ 14″

67° 44′ 35″

C

42° 31′ 08″

67° 28′ 05″

D

40° 27′ 05″

65° 41′ 59″

A FAVOR: Presidente Ago, Jueces Mosler, Schwebel ; Juez ad hoc Cohen ;

EN CONTRA : Juez Gros.

Hecho en francés y en inglés, dando fe el texto francés, en el Palacio de la Paz, La Haya, el doce de octubre de mil novecientos ochenta y cuatro, en tres ejemplares, uno de los cuales será depositado en los archivos de la Corte y los otros transmitidos al Gobierno de Canadá y al Gobierno de los Estados Unidos de América, respectivamente.

(Firmado) Roberto Ago,
Presidente de la Sala.

(Firmado) Santiago Torres Bernárdez,
Secretario.

El Juez Schwebel adjunta un voto particular a la sentencia de la Sala.

El Juez Sr. Gros adjunta una opinión disidente a la sentencia de la Sala.

(Rubricado) R.A.
(Rubricado) S.T.B.

[p346]

Línea de delimitación trazada por la Sala

[p347] Delimitación de la frontera marítima en la zona del Golfo de Maine

INFORME TÉCNICO

PRESENTADO A LA SALA DEL TRIBUNAL POR EL COMANDANTE PETER
BRYAN BEAZLEY, O.B.E., F.R.I.C.S., R.N. (RETIRADO), EXPERTO TÉCNICO
DESIGNADO, DE CONFORMIDAD CON EL ARTÍCULO II, PÁRRAFO 3, DEL
ESPECIAL. POR PROVIDENCIA DE LA SALA DE FECHA 30 DE MARZO DE 1984

1. Para ajustarse a lo dispuesto en el apartado 2 del artículo II y en el apartado b) del artículo IV del Acuerdo especial, y para lograr la coherencia entre la línea de delimitación y el método de su construcción, se considera que las líneas al1 son líneas geodésicas.

2. Para la aplicación práctica de los métodos descritos en la Sentencia para la determinación de los dos primeros segmentos de la línea se han realizado cálculos sobre la cuadrícula Universal Transverse Mercator utilizando un Meridiano Central de 68″ Oeste. El curso de la línea de cierre del Golfo y la perpendicular a la misma se han determinado utilizando azimuts geodésicos. Los cálculos se han basado en el esferoide de Clarke de 1866. Habiéndose determinado los puntos de base en segundos de arco, las posiciones finales de la línea de delimitación se han definido también en segundos de arco enteros.

3. Las posiciones de los distintos puntos costeros son las siguientes:

Nombre

Latitud N

Longitud O

Carta

Punta SE de Nantucket

Isla

41° 15′ 04″

69° 58’01”

13241 US

Posición del LWL para determinar el límite de 200

41° 15′ 56″

69° 57′ 37″

13241 US

Codo de Cape Cod

41° 38′ 35″

69° 57′ 15″

13248 US

Posición en Cape Cod

más cercana a Chebogue Point

42° 00′ 31″

70° 01′ 36″

13246 US

[p 348]

Cabo Ann

42° 38′ 12″

70° 34′ 27″

13279 US

Cabo Elizabeth

43° 33′ 41″

70° 12′ 02″

13290 US

Terminal de la frontera internacional (TP15)

44° 46′ 35′.’3

66° 54′ 11′.’3

Costa norte de la bahía de

Fundy

45° 16′ 31″

65° 41′ 01″

4010 Canadiense

Costa sur de la bahía de

Fundy

44° 53′ 49″

65° 22′ 47″

4010 Canadiense

Isla Brier (Whipple

44° 14′ 11″

66° 23′ 50″

4324 Canadian

Punta Chebogue

43° 43′ 57″

66° 07′ 18″

4326 Canadiense

Cabo Sable

43° 23′ 22″

65° 37′ 23″

4216 Canadiense

Seal Island (SW

punta)

43° 23’33”

66° 01’21”

4330 Canadiense

4. Las posiciones de Al1 están en el Datum Norteamericano de 1927. Se han aplicado correcciones a las posiciones de las cartas canadienses como se indica en la carta del Agente de Canadá al Registrador de fecha 18 de abril de 1984. En el Anexo se enumeran las coordenadas UTM rectangulares de algunas de estas posiciones.

5. Las dos posiciones en la bahía de Fundy se determinaron por ploteo teniendo en cuenta que el punto más oriental de un límite de 12 millas (en función de las líneas de bajamar de Quaco Ledge y de la orilla sur de la bahía) resultó estar a 45° 04′ 21″ N, 65° 31′ 11″ O aproximadamente.

6. Para el cálculo de la relación de longitudes costeras se determinaron las siguientes distancias reales en millas náuticas :

Codo de Cabo Cod a Cabo Ann

65.7

Cabo Ann a Cabo Elizabeth

57.9

Cabo Elizabeth a Término Límite

160.0

Total de la costa de Estados Unidos

283.6 (284)

Término fronterizo a costa N de la bahía de Fundy

59.9

De la costa N a la costa S de la bahía de Fundy

26.1

Costa S de la bahía de Fundy a Whipple Point

59.0

Punta Whipple a Cabo Sable

60.9

Total costa canadiense

205.9 (206)

[p349]

Por lo tanto, la relación de longitudes de costa Estados Unidos : Canadá es

1.38: 1

7. Para determinar el curso de la bisectriz, que forma el primer segmento de la línea, se determinaron los rumbos de la cuadrícula UTM :

Extremo del límite hasta el Cabo Elizabeth 243° 16′ 24″.

Término del límite hasta el Cabo Sable 145° 09′ 30″.

Por lo tanto, las perpendiculares de A a estas líneas son, respectivamente

333° 16′ 24″

055° 09′ 30″

y el curso de la bisectriz se encuentra a lo largo del rumbo de la cuadrícula

194° 12′ 57″.

8. Para determinar la dirección de la línea mediana, que constituye la base del segundo segmento de la línea de delimitación, es necesario tener en cuenta un cambio de factor de escala entre los extremos sudeste y noroeste de las dos líneas de control. Las coordenadas de las líneas de control son las siguientes

Codo de Cape Cod a Cape Ann 336° 36′ 32′.’5

Cabo Sable a Whipple Point 325° 07′ 14′.’9.

9. Un punto medio entre Whipple Point y la línea de Cape Ann a Cape Cod se situará en una demora de cuadrícula desde Whipple Point de

240° 51′ 53′.’7

y se cruzará con la línea en la posición

(1) 42° 32′ 29′.’6 N 70° 30′ 49′.’8 O.

El punto medio de esta línea una vez corregido el factor de escala es

(2) 43° 24′ 27′.’0 N 68° 29′ 03′.’0 W.

10. 10. Del mismo modo, el punto medio entre el codo de Cape Cod y la línea de Whipple Point a Cape Sable se encuentra en el rumbo recíproco que se cruza en

(3) 43° 24′ 38′.’4 N 65° 38′ 31′.’7 W

y el punto medio corregido es

(4) 42° 32′ 50′.’1 N 67° 49′ 42′.’9 W

[p350] 11. El rumbo de la cuadrícula entre estos dos puntos medios corregidos es la dirección de la línea mediana que es

150″ 52′ 34′.’3
12. Para determinar la ubicación del segundo segmento de la línea 1Entiendo que mis instrucciones del Charnber son las de dar la mitad de efecto a Seal Island al aplicar la proporción en que debe dividirse la línea desde Chebogue Point hasta el punto más cercano de Cape Cod (la línea de ubicación). Para efectuar esto, Seal Island debe relacionarse con Chebogue Point y la línea de localización en lugar de con la costa más cercana a la isla.

13. La longitud real (geodésica) de la línea de posición es de

372 088 metros

y el rumbo de la cuadrícula desde Chebogue Point es de

239″ 04′ 36′.’1.

Una línea paralela a la línea que va de Cabo Sable a Punta Whipple (que representa el frente costero de Nueva Escocia) trazada desde el punto suroccidental de la Isla Seal interseca la línea de localización a una distancia verdadera de 14 234 metros de Punta Chebogue. Una posición de 7 117 metros a lo largo de la línea de localización desde Chebogue Point representaría entonces una posición teórica de medio efecto para la isla. Aplicando la relación de 1,38:1 a la línea de posición entre el Cabo Cod y la posición de efecto medio de la isla, la línea se divide en una posición a 153 349 metros de la posición de efecto medio, o sea

160 466 metros (distancia de cuadrícula 160 418 metros)

de Chebogue Point. Esto representa una división de toda la línea de localización en la proporción 1,319:1 (1,32:1). Las coordenadas CO de este punto son

(5) 43° 00′ 19′.’8 N 67° 49′ 56′.’7 W.

14. Una línea de rumbo 150° 52′ 34′.’3 desde este punto interseca la bisectriz de A en la posición

B 42° 53′ 14″ N 67° 44′ 35″ W

que es el primer punto de inflexión de la línea de delimitación. Una línea en el mismo rumbo de la cuadrícula intercepta la línea geodésica entre Nantucket y Cabo Sable en la posición

C 42° 31′ 08″(.35) N 67° 28′ 05″(.33) W

que es el segundo punto de inflexión de la línea de delimitación. [p351]

15. El acimut de la línea geodésica entre Nantucket y Cabo Sable en la posición C es

N E

56°39′ 49″

S O

de modo que la perpendicular requerida tiene un acimut de

S 33° 20′ 11″ E.

El último lugar en la trayectoria de esta perpendicular donde se superponen las zonas de 200 millas reclamadas por las dos Partes es un punto situado a 200 millas náuticas del punto más próximo de la línea de bajamar de los Estados Unidos de América. El punto pertinente de la línea de bajamar se indica en el párrafo 3 anterior, y el punto de intersección entre la perpendicular y un arco de 200 millas náuticas trazado desde ese punto es la posición

D 40° 27 ’05 “N 65° 41′ 59 “O

que también se encuentra dentro de la zona establecida en el artículo II del Acuerdo especial.

16. Por consiguiente, la línea de delimitación está definida por líneas geodésicas que unen sucesivamente las siguientes posiciones cuyas coordenadas están dadas en 1927 North American Datum :

A 44° 11′ 12″ N 67° 16′ 46″ W
B 42° 53′ 14″ N 67° 44′ 35″ W
C 42° 31′ 08″ N 67° 28′ 05″ W
D 40° 27′ 05″ N 65° 41′ 59″ W.

Esta línea cruza Georges Bank, definido por el contorno de 100 brazas de la carta canadiense 8005, en las posiciones

42° 11.’8N 67° 11.’0 W
y 41° 10.’1 N 66° 17.’9 O

pero estas posiciones no forman parte de la definición de la línea de delimitación.

Hecho en un solo ejemplar, en inglés, en La Haya, el 3 de octubre de 1984.

(Firmado) P. B. Beazley.

[p352] ANEXO AL INFORME TÉCNICO

Lista de coordenadas rectangulares UTM de ciertas posiciones mencionadas en el Informe. Meridiano central 68″ O ; esferoide de Clarke 1866.

Posición

Este

Northing

Codo de Cape Cod

337 251.1

4 611 778.0

Posición en Cape Cod más cercana a Chebogue Point

332 170.6

4 652 505.7

Cabo Ann

288 940.0

4 723 466.6

Cabo Elizabeth

322 270.6

4 825 296.1

TP15

586 787.5

4 958 487.9

Punta Whipple

627 994.2

4 899 161.2

Punta Chebogue

651274.2

4 843 661.5

Cabo Sable

692 521.4

4 806 592.0

Isla de la Foca

660 159.4

4 806 086.4

A

557 590.2

4 892 641.9

(1)

293 572.8

4 712 756.3

(2)

460 796.9

4 805 966.2

(3)

690 908.9

4 808 905.2

(4)

514 074.6

4 710 338.6

(5)

513 658.6

4 761 224.3

B

520 972.0

4 748 097.5

C

543 688.4

4 707 324.0

(la posición C se encuentra en la geodésica entre Cape Sable y Nantucket a unos 7 metros de la línea de cuadrícula que une dichos puntos).

[p353] VOTO PARTICULAR DEL JUEZ SCHWEBEL

He votado a favor de la Sentencia de la Sala porque estoy de acuerdo con lo esencial de su análisis y razonamiento, y porque 1 considero que la línea de delimitación resultante no es injusta.

En mi opinión, la Sala tiene razón al excluir tanto las reclamaciones de los Estados Unidos como las de Canadá, no con miras a “dividir la diferencia” entre ellos, sino porque esas reclamaciones, por las razones que la sentencia de la Sala esclarece, no están suficientemente fundadas en derecho y equidad. La Sala tiene razón al sostener que el método de la equidistancia para la delimitación de la plataforma continental que se encuentra en la Convención sobre la Plataforma Continental de 1958, de la que Estados Unidos y Canadá son parte, no es una norma de derecho internacional que vincule a las Partes en este caso, que no buscan una simple delimitación de su plataforma continental, sino la determinación de una única frontera marítima que comprenda la plataforma continental y los derechos de pesca y de otro tipo en las aguas por encima de esa plataforma. La Sala tiene razón al rechazar una interpretación del “principio de la distancia” que sostiene, en sustancia, que la intención de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar era prescribir indirectamente la aplicación del método de la equidistancia, al tiempo que declinaba directamente, en las disposiciones rectoras de la Convención que redactó, hacer siquiera mención de dicho método. La Sala tiene razón al negar las reivindicaciones de costas “primarias” y “secundarias”, y al descartar las líneas que encuentran su fundamento en la plataforma continental o en consideraciones pesqueras, pero que no abarcan los requisitos y equidades de un único límite marítimo. Es correcto mantener el argumento de que las longitudes de las costas nacionales que dan a las aguas en cuestión y el emplazamiento de la frontera existente entre Estados Unidos y Canadá deben, en las circunstancias de este caso, sopesarse para llegar a una delimitación. Es correcto subrayar lo limitados que son los principios del derecho internacional en este ámbito de la delimitación marítima. Y la Sala tiene razón al subrayar que, en todos los casos de delimitación de una frontera marítima, debe regir el patrón particular de la configuración geográfica de la zona.

Por algunas de estas y otras razones expuestas en la sentencia de la Sala, no puedo aceptar el argumento de los Estados Unidos de que la zona que está esencialmente en juego en el caso -Georges Bank- es “tan americana como la tarta de manzana”. Esa frase hogareña y atractiva del agente de los Estados Unidos tiene un apoyo histórico considerable; de hecho, el abogado de los Estados Unidos presentó muchos argumentos en su apoyo. Pero, en vista del análisis de la Sala [p354] de las consideraciones aplicables de derecho y equidad, estoy de acuerdo con su decisión de dividir Georges Bank entre Estados Unidos y Canadá. También estoy de acuerdo con su enfoque básico en este caso de dividir las áreas superpuestas por igual, sujeto, sin embargo, a un ajuste crítico que tenga debidamente en cuenta el hecho de que la mayor parte del Golfo de Maine limita con el territorio de los Estados Unidos.

En lo que no estoy de acuerdo con la Sala es en la ubicación de la línea divisoria. Su línea se aparta sustancialmente de la línea que resultaría de la aplicación de la metodología de la Sala si ésta no se hubiera equivocado, en mi opinión, en un aspecto clave.

Hubo mucha disputa entre las Partes sobre la extensión de las costas de la Bahía de Fundy que debían considerarse costas de la zona del Golfo de Maine a efectos de los cálculos de proporcionalidad. Esto es comprensible, porque el impacto del tratamiento de esas costas podría anticiparse para afectar, y, en el caso, afecta materialmente, la ubicación de la línea de delimitación.

La sentencia resuelve este litigio al considerar que las costas de la bahía de Fundy deben incluirse hasta el punto en que la bahía se estrecha de tal forma que contiene “únicamente zonas marítimas situadas a no más de 12 millas de la línea de bajamar” (párrafo 31). Pero la sentencia no muestra por qué esto es una consideración determinante o incluso relevante.

Resulta instructivo recordar (como no hace la Sala) que, ya en 1982, la Corte Internacional de Justicia rechazó un cálculo de proporcionalidad que habría tenido en cuenta el estatus jurídico de las aguas del Golfo de Gabes (Plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia), Sentencia, I.C.J. Reports 1982, pp. 75-77). Como recordó a la Sala el difunto distinguido abogado de Canadá, Profesor Antonio Malintoppi, en la audiencia del 5 de mayo de 1984 (por la tarde):

“… el estatuto jurídico de las aguas frente a la costa en cuestión no es un factor pertinente a la hora de decidir si estas costas deben o no incluirse en el cálculo de los cocientes de costas a efectos de la prueba de proporcionalidad. El caso Túnez/Libia es bastante claro a este respecto”.

Además – citando de nuevo el argumento del abogado canadiense – “Canadá mantiene por razones históricas su derecho a tratar las aguas de la bahía de Fundy como aguas interiores”. Es decir, Canadá se reserva el derecho a tratar todas1 las aguas de la bahía de Fundy como aguas interiores; en la aplicación de la legislación canadiense, no está claro si las aguas territoriales entran en juego en absoluto en la bahía de Fundy. Es difícil entender por qué la Sala se siente justificada para basar su sentencia sobre este asunto, en beneficio de Canadá, en un criterio que la propia ley canadiense parece obviar.

Cabe añadir que el enfoque de la Sala sobre esta cuestión puede no ser totalmente coherente con el que la sentencia aplica a la bahía de Massa-[p355]chusetts. Dicha bahía contiene tanto aguas interiores o territoriales como alta mar (algo de alta mar incluso si, para comparar lo semejante con lo semejante, se aplicara el límite canadiense de 12 millas de mar territorial en lugar del límite estadounidense de 3 millas), pero la línea recta que la Sala traza razonablemente a través de su desembocadura desde Nantucket hasta Cape Ann no distingue entre ellas. Desde un punto de vista práctico, tal distinción tendría muy poco sentido en la bahía de Massachusetts. Pero esta incoherencia sugiere la artificialidad de la línea que la Sala ha trazado en la bahía de Fundy.

El párrafo 31 de la sentencia también observa que la parte de la bahía de Fundy más cercana al Golfo es ancha y la profundidad de las aguas es la misma. El carácter probatorio de estas observaciones no está claro. No se ha propuesto ignorar la anchura de la desembocadura del golfo de Fundy; por su parte, los Estados Unidos propusieron trazar una línea de cierre a través de ella y dar a esa línea de cierre pleno efecto en un cálculo de proporcionalidad (que, en mi opinión, por razones que se explican más adelante, concedería a Canadá un crédito insuficiente por la extensión de las costas del golfo). ¿Y qué importancia tiene la profundidad de las aguas o su carácter? Sin duda, las aguas de la bahía de Fundy se mezclan con las aguas del golfo de Maine e influyen en ellas, pero también lo hacen las corrientes oceánicas que desembocan en el golfo, al igual que las aguas de los ríos que desembocan en él.

Dado que las razones dadas por la Sala en el párrafo 31 de la Sentencia no ofrecen un apoyo adecuado para sus conclusiones, ¿cuál es un enfoque más sostenible? En mi opinión, Canadá debe ser acreditado en un cálculo de proporcionalidad con la parte de la costa de Nuevo Brunswick que, a partir de la frontera internacional, en realidad frente al Golfo de Maine, tan lejos, al menos, como Point Lepreau, y, como máximo, como Saint John, junto con la longitud de una línea de cierre que va desde uno de esos puntos a Brier Island, Nueva Escocia. Una ilustración que a este respecto no difiere mucho de esta fórmula fue presentada por el propio Canadá en la figura canadiense 171, titulada “Canadian Proportionality Model A including Only the Bay of Fundy Coast that ‘Faces’ the ‘Area in Which the Delimitation Is to Take Place’ “, que se presentó ante la Sala en el curso de su procedimiento oral (lo que no quiere decir que Canadá diera ningún apoyo al cálculo de Fundy que apoya esta opinión). El enfoque que, en mi opinión, debería haber adoptado la Sala a este respecto se ilustra en el Mapa anexo a esta opinión (véase p. 359, más adelante), que toma Saint John (aparentemente el punto alcanzado en la Figura 171 canadiense) como el punto más alejado de la costa de Fundy que da al Golfo de Maine.

Las razones por las que apoyo este enfoque son esencialmente las siguientes :

(a) Aparte, en el extremo, del tramo de costa de Nuevo Brunswick hasta Saint John, las costas de la bahía de Fundy no dan al golfo de Maine ni a la zona de la delimitación: se dan entre sí. [p354]

(b) Por esa razón, la extensión de los segmentos interiores restantes de las costas de la Bahía de Fundy no puede superponerse a la extensión de las costas de los Estados Unidos en la zona del Golfo de Maine o en la zona de delimitación en ninguna medida consecuente ; como reconoció el Agente de Canadá en la audiencia del 3 de abril de 1984 (por la mañana) : “La configuración cóncava de la Bahía de Fundy significa que a sus costas no se les puede conceder, ni siquiera bajo la aplicación de principios equitativos, una extensión propia significativa hacia el mar”. En consecuencia, y habida cuenta de la gran longitud de las costas de la bahía de Fundy en relación con su superficie acuática, las costas de Fundy deberían, en un cálculo de proporcionalidad, reducirse.

(c) En tercer lugar, no sería equitativo hacer lo contrario y dar toda la importancia en el cálculo de la proporcionalidad a una característica que en este caso es tan distorsionante. La razón por la que la inclusión de las costas, o incluso de la mayor parte de las costas, de la bahía de Fundy distorsiona la proporcionalidad es que sus costas, muy largas, y su superficie acuática, relativamente pequeña, afectan sustancialmente a la relación entre la costa y el agua en toda la zona del golfo de Maine. El impacto varía un poco según la zona de prueba que se tome. Pero, por citar un ejemplo presentado en las alegaciones de Estados Unidos, la inclusión de toda la bahía de Fundy aumenta sólo en un 7% la superficie marítima correspondiente a Canadá en la prueba de proporcionalidad ilustrada por la figura 51A del contramemorial canadiense, mientras que al mismo tiempo aumenta la longitud de la costa canadiense en un 93%. Así pues, la situación debe distinguirse, principalmente por este motivo, de la abordada por el Tribunal en el asunto Plataforma continental (Túnez/Jamahiriya Árabe Libia), I.C.J. Recueil 1982, páginas 75-76, y mencionada en el párrafo 221 de la sentencia en el presente asunto, en el que la extensión de las costas y las zonas marítimas se encontraban en relativo equilibrio. En el asunto Túnez/Libia, no importaba mucho si determinados segmentos de costa y sus aguas, incluidas las costas y las aguas del Golfo de Gabes, se incluían o excluían de la prueba de proporcionalidad, debido a ese equilibrio. Pero en este caso, el lugar de la línea puede verse afectado fundamentalmente por la extensión de las costas del golfo de Fundy que se incluyen, ya que esas costas son tan desproporcionadas en relación con las aguas que comprenden. “Una exageración tan grande de las consecuencias de un accidente geográfico natural debe ser remediada o compensada en la medida de lo posible, siendo ella misma creadora de inequidad”. (Plataforma Continental del Mar del Norte, Sentencia, I.C.J. Recueil 1969, p. 49.)

La Sentencia de la Sala no contabiliza la totalidad de la Bahía y sus costas, pero, en mi opinión, contabiliza tanto como para, discutiblemente, crear una desigualdad.

Si la Sala hubiera incluido en su cálculo de proporcionalidad la medida más limitada de las costas de la bahía de Fundy que considero [p357] apropiada, el efecto sobre la ubicación de la línea de delimitación habría sido significativo. El mapa adjunto, que trata las costas de la bahía de Fundy de este modo, ilustra hasta qué punto es significativo. En este mapa están marcadas tanto la línea delimitada por la Sentencia de la Sala como la línea que, en mi opinión, se ajusta mejor a las consideraciones de derecho y equidad que rigen (véase p. 359, infra).

A pesar de la amplitud de la diferencia entre la línea de delimitación que ha trazado la Sala y la que resulta de mi análisis, he votado a favor de la Sentencia de la Sala. Lo he hecho no sólo porque en general estoy de acuerdo con su razonamiento, sino porque reconozco que los factores que han dado lugar a la diferencia entre las líneas están abiertos a más de una interpretación jurídicamente – y ciertamente equitativamente – plausible. La principal cuestión operativa de la Sentencia que me aparta de la mayoría de la Sala es la extensión de las costas de la Bahía de Fundy que debe incluirse en un cálculo de proporcionalidad. Si bien tengo las dudas expuestas anteriormente sobre el enfoque de la Sala, debo reconocer que el enfoque alternativo que propongo es criticable por varios motivos, sobre todo porque la parte de las costas de Nuevo Brunswick que “da” al Golfo de Maine es en cierta medida una cuestión de perspectiva subjetiva.

En una cuestión como ésta, la ley es más plástica que formada, y los elementos de juicio, de apreciación de consideraciones legales y equitativas contrapuestas, son dominantes. Es más fácil criticar que construir. Los Estados Unidos abrazaron una posición en las costas de la Bahía de Fundy y Canadá una posición muy diferente; la Cámara ha llegado a una tercera posición intermedia y yo a una cuarta posición intermedia. Aunque estoy convencido de la equidad de mi conclusión, no estoy dispuesto a sostener que la Sala está necesariamente equivocada y que la línea que su posición sobre la prueba de proporcionalidad ha producido no es equitativa. Por el contrario, es de esperar que surjan diferencias de juicio sobre la aplicación de los principios de equidad, que en ocasiones pueden no admitir conclusiones de derecho seguras. Analistas de la jurisprudencia de este Tribunal y del arbitraje internacional tan agudos como los ya fallecidos Wolfgang Friedmann y Elihu Lauterpacht han señalado que el Tribunal, en su Sentencia seminal en los casos de la Plataforma Continental del Mar del Norte, dio peso a ciertas consideraciones que consideraba equitativas al tiempo que excluía otras que también (o mejor) podrían haber sido incluidas (Wolfgang Friedmann, “The North Sea Continental Shelf Cases – A Critique”, American Journal of International Law, Vol. 64 (1970), pp. 229 y ss., y E. Lauterpacht, Q.C., “Equity, Evasion, Equivocation and Evolution in International Law”, American Branch of the International Law Association, Proceedings and Committee Reports, 1977-1978, pp. 40-41). El Sr. Lauterpacht ha observado que la Decisión del Tribunal de Arbitraje sobre la delimitación de la plataforma continental entre Francia y el Reino Unido fue aún más lejos en su aplicación selectiva de los principios de equidad sin explicar por qué sus conclusiones eran equitativas (ibid., pp. 41-43). En vista de la flexibilidad de enfoque ilustrada por estas importantes sentencias, no es de esperar [p358] que los casos posteriores no ofrezcan un margen considerable para las diferencias de opinión en la aplicación de los principios de equidad a los problemas de delimitación marítima.

(Firmado) Stephen M. Schwebel.
[p359]

Mapa – Referido en la Opinión Separada del Juez Schwebel

[p360] OPINIÓN DISIDENTE DEL JUEZ GROS

[Traducción]

1. Debido a la importancia de la Sentencia desde el punto de vista de sus consecuencias para el derecho aplicable a la delimitación de los espacios marítimos, creo necesario que exponga los motivos de mi disentimiento.

2. Las Partes han presentado a la Sala unas 7.600 páginas de alegaciones y 2.000 páginas de alegatos orales junto con 300 mapas, croquis o diagramas de apoyo – más de 12 metros de estantería están ocupados por los volúmenes depositados en la biblioteca por las Partes ; sin embargo, de esta masa de material no se desprende una posición clara sobre los problemas jurídicos esenciales que se plantean en este asunto. Así, los problemas del límite único, de la ley aplicable al presente caso, de la equidad, del papel exacto de la geografía, han sido examinados con gran detalle pero con cierta falta de precisión y algunas autocontradicciones, acompañadas frecuentemente por el uso de fórmulas categóricas o afirmaciones presentadas como reglas o principios de derecho. Se recuerda la advertencia del Juez Holmes sobre la relatividad de las palabras:

“Una palabra… es la piel de un pensamiento vivo y puede variar mucho en color y contenido según las circunstancias y el momento en que se use”. (245 U.S. 418, 425.)

En el curso del presente procedimiento, las Partes y la Sala se han referido cada una a decisiones judiciales en apoyo de su razonamiento jurídico, pero con frecuencia se ha citado un texto judicial sin que nada indique que el color y el contenido hayan cambiado de hecho. Sin embargo, el presente debe verse en su justa medida: la jurisprudencia en la materia ya no se contempla como en 1969 y 1977, sino que ha dado un giro repentino del que debe tomarse debida nota, y la Sentencia de la Sala ocupa su lugar dentro de este cambio.

3. El Derecho Internacional ha ido evolucionando desde que, en su Sentencia de 18 de diciembre de 1951, el Tribunal señalara por primera vez la importancia económica de ciertas situaciones en la determinación de un límite marítimo, en las siguientes cinco líneas de una Sentencia de 26 páginas :

“Por último, hay una consideración que no debe pasarse por alto, cuyo alcance se extiende más allá de los factores puramente geográficos : la de ciertos intereses económicos peculiares de una región, cuya realidad e importancia están claramente demostradas por un largo uso.” (I.C.J. Reports 1951, p. 133.) [p361]

El punto de vista opuesto fue expuesto en la opinión disidente del Juez Sir Arnold McNair :

“Noruega ha tratado de justificar el Decreto de 1935 por diversos motivos, de los cuales los principales son los siguientes (A, B, C y D):

(A) Que un Estado tiene derecho a delimitar sus aguas territoriales en la forma necesaria para proteger sus intereses económicos y otros intereses sociales. Esto es una novedad para mí. Revela una de las cuestiones fundamentales que dividen a las Partes, a saber, la diferencia entre las visiones subjetiva y objetiva de la delimitación de las aguas territoriales.

En mi opinión, la manipulación de los límites de las aguas territoriales con el fin de proteger intereses económicos y otros intereses sociales no tiene ninguna justificación jurídica; además, la aprobación de tal práctica tendría una tendencia peligrosa en la medida en que incitaría a los Estados a adoptar una apreciación subjetiva de sus derechos en lugar de ajustarse a una norma internacional común.” (C.I.J. Recueil 1951, p. 169.)

Durante las Conferencias de 1958 y 1960, la idea de una zona de pesca contigua a la costa de un Estado empezó a tomar forma, pero en los años siguientes fue la plataforma continental la que pasó a primer plano. A este respecto, la sentencia del Tribunal de Justicia de 20 de febrero de 1969 en los asuntos relativos a la plataforma continental del Mar del Norte (Recueil 1969, pp. 4-56; en lo sucesivo, “la sentencia de 1969”), y la decisión del Tribunal de Arbitraje entre el Reino Unido y Francia de 30 de junio de 1977 (Cmnd 7438; en lo sucesivo, “la decisión de 1977”) constituyeron -la decisión de apoyo a la sentencia- un cuerpo de jurisprudencia cuyos elementos son bien conocidos. La Tercera Conferencia de las Naciones Unidas, tras una década de esfuerzos, produjo la Convención de 10 de diciembre de 1982 (en lo sucesivo, la Convención de 1982), que trata de la delimitación de los espacios marítimos de una manera que no es la de la jurisprudencia antes mencionada, pero que, incluso antes de su adopción por los Estados miembros de la Conferencia, suscitó el apoyo del Tribunal en la Sentencia de 24 de febrero de 1982 sobre la Plataforma continental (Túnez/ Jamahiriya Árabe Libia) (I. C.J. Recueil 1982, pp. 18-94, en lo sucesivo, Sentencia de 1982). Se hará referencia a otras decisiones, pero los textos esenciales son, por una parte, los Convenios de 1958 y 1982 y, por otra, las decisiones de 1969, 1977 y 1982. Es un hecho que la sentencia de 1982, que se basaba en el proyecto de la Convención de 1982, constituyó un cambio brusco en la jurisprudencia, y que la Convención sustituyó un nuevo régimen de delimitación tanto de la plataforma continental como de la zona de 200 millas por el que, en el caso de la plataforma continental, se desprendía de la Convención de 1958, la sentencia de 1969 y la decisión de 1977. Además, es un hecho que la presente Sentencia coincide esencialmente con el punto de vista adoptado por el Tribunal en 1982. Los efectos de este marcado cambio de postura en el Derecho convencional y en la jurisprudencia constituyen la razón principal de mi desacuerdo con la mayoría de la Sala en cuanto a la solución de los [ p 362] problemas planteados por el presente asunto. Ya dije en su momento por qué consideraba que la Sentencia de 1982 había tomado un rumbo equivocado (Recueil 1982, opinión disidente, pp. 143-156); la desviación del Tribunal podría haber sido atenuada por una decisión de la Sala actual en un litigio que reunía todos los elementos necesarios para reforzar en lugar de erosionar el derecho relativo a la delimitación de las extensiones marítimas, pero esta oportunidad se ha perdido.

4. Me gustaría hacer un comentario inicial sobre este caso que ha sido presentado por las Partes como un precedente importante en el derecho internacional. No es así, ya que las propias Partes han informado a la Sala de las precauciones que han tomado para asegurarse de que, en caso necesario, tendrán libertad para negociar sobre la frontera establecida por la decisión (respuesta de los Estados Unidos a la pregunta de un juez : Sentencia de 9 de mayo de 1984); además, las Partes se habían asegurado de antemano de que la futura Sentencia se referiría únicamente al litigio del Golfo de Maine, considerado como un caso aparte de otros tres litigios sobre límites marítimos entre los dos Estados, como se desprende de las actas de las conversaciones bilaterales publicadas por el Departamento de Estado en 1975-1976 y comunicadas a la Sala el 8 de mayo de 1984 (Ann. 3, septiembre de 1976, pp. 3-6). Por último, el papel desempeñado en los alegatos orales por el concepto de circunstancias especiales, junto con el uso que se hizo de los principios o métodos invocados, habrían bastado por sí solos para garantizar que los efectos de la Sentencia del Golfo de Maine se limitaran al objeto real de la controversia, a saber, la delimitación de las zonas marítimas de esa zona concreta.

5. En el Acuerdo especial, la cuestión se plantea de forma bastante simple: ¿Cuál es el trazado de la frontera marítima única que divide la plataforma continental y las zonas de pesca de Canadá y los Estados Unidos de América en la zona del Golfo de Maine (preámbulo y Art. II, párrafo 1)? Durante el debate se puso de manifiesto que esta simplicidad en realidad superpone algunos problemas graves, que voy a examinar a continuación.

Comenzaré por el problema de la línea fronteriza única, que el Presidente de la Sala planteó en su pregunta a las Partes en los siguientes términos :

“En el caso de que un método o un conjunto de métodos parezcan apropiados para la delimitación de la plataforma continental y otro para la de las zonas exclusivas de pesca, ¿cuáles son, a juicio de las Partes, los fundamentos jurídicos que podrían invocarse para preferir uno u otro en la determinación de una línea única?

La formulación de esta pregunta muestra que una cuestión de derecho esencial para el caso no había sido resuelta en ese momento por las Partes, a saber, la cuestión de la ley aplicable a la determinación de un límite único que divide una plataforma continental y zonas de pesca, la cuestión fundamental en la presente controversia. Examinar la cuestión del límite único es indagar nada menos que el Derecho aplicable. Como señala la Sentencia en el párrafo 161, las respuestas de las Partes no han hecho más que devolver el [p363] problema a la propia Sala. En la Sesión del 10 de abril de 1984, el Agente de Canadá trató el límite único como un “concepto jurídico”, y las Partes parecían pensar que el mero hecho de haber solicitado un límite único en el Acuerdo especial bastaba para imponerlo a la Sala. Sin embargo, un acuerdo entre las partes para solicitar una sola línea para las dos áreas en cuestión no crea, por sí mismo, una norma de derecho en el caso a decidir, que permita ignorar todos los hechos del caso, los elementos jurídicos y todas1 las circunstancias relevantes para la situación en cuestión ; las Partes están de acuerdo sobre el punto A, como punto de partida de la línea, y sobre la ubicación de su otro extremo dentro de un amplio triángulo – dos indicaciones que, en conjunto, establecen un límite estricto a la jurisdicción de la Sala en la determinación del curso de la frontera – pero esto no convierte ni el punto A ni el triángulo en un concepto jurídico. Estos elementos del Acuerdo especial son detalles fácticos menores aportados por unas partes que, en 15 años de negociaciones, no habían sido capaces de llegar a un acuerdo ni siquiera sobre un segmento de la frontera de la plataforma continental o el límite de pesca. Las Partes no invocaron ninguna consideración jurídica al indicar su acuerdo sobre el punto A, el triángulo y la fórmula de una sola línea: más bien al contrario. Fueron precisamente tales legalidades las que la pregunta del Presidente les pidió que explicaran. La jurisdicción de la Sala para decidir, en derecho, cuál debía ser la frontera marítima solicitada no estaba limitada por las indicaciones de las Partes. Su tarea consistía en ver si existía en derecho internacional alguna norma que prescribiera o autorizara el uso de una línea única para la plataforma continental y la zona de pesca, cualesquiera que fueran las circunstancias de hecho y las normas del derecho aplicable, cosa que no han hecho ni las Partes ni la Sentencia.

6. La respuesta de la Sentencia se da en los párrafos 192-194 : la delimitación solicitada es “una delimitación de dos elementos distintos mediante una sola línea. Este es un aspecto inédito del caso que le confiere su carácter especial” – y los párrafos referidos pasan a sacar conclusiones sobre los criterios a utilizar para unir plataforma continental y pesquerías mediante el uso de una línea única. Aquí radica la esencia de la cuestión, sobre la que volveré; la discusión debe centrarse en esta respuesta, ya que rige el razonamiento de la Sentencia sobre el derecho aplicable a este caso. Al haberse solicitado a la Sala una única línea, esta solicitud en sí misma – “este hecho”, dice la Sala- basta para crear una especie de circunstancia especial que prevalece sobre todo1 el resto -principios, criterios y métodos- y supera el problema de determinar si esta única línea está, o no, establecida conforme a derecho. Para mí está claro que esta respuesta no es una respuesta: se evitan las palabras “circunstancias especiales”, pero la idea está ahí y, una vez más, un cambio de terminología no basta para evitar un problema. El “aspecto especial” de la línea única es un hecho, dice la Sentencia, y como un hecho sólo es relevante si tiene una influencia justificable sobre los fundamentos jurídicos de la delimitación que debe determinarse, la cuestión sigue en pie. En el derecho de la delimitación, hasta ahora, los hechos relevantes solían ser tangibles, porque consistían únicamente en circunstancias geográficas particulares. Cuando la noción de “aspecto especial” se [p364] amplía al hecho de que se ha solicitado una sola línea, la cuestión se plantea de otro modo, pero sigue siendo la misma: ¿cuáles son los fundamentos jurídicos que permiten aplicar esta solicitud a los hechos del caso, a saber, una determinada plataforma continental y determinadas zonas de pesca? – ya que, si no hay otra respuesta que transformar una solicitud de las Partes en una circunstancia especial de la que se puedan hacer deducciones jurídicas, el derecho aplicable se limita a una apreciación a priori de las Partes. Es más, ni siquiera las propias Partes dieron una respuesta en este sentido a la pregunta que se les había formulado, y habían admitido que se trataba de un verdadero problema que la Sala tendría que resolver. De hecho, todavía no se ha dado respuesta a la cuestión prejudicial de derecho sobre si la Sala puede considerar las palabras “frontera marítima única” utilizadas en el Acuerdo Especial como una circunstancia de efecto decisivo sobre la delimitación en la zona del Golfo de Maine o si, en virtud de cualquier norma de derecho aplicable a los hechos, esta petición, que es un hecho entre otros en el caso general, no basta por sí misma para determinar que habrá una delimitación de línea única, siendo ésta una mera hipótesis mientras no se haya verificado sobre bases jurídicas. La Corte Internacional de Justicia ha dicho :

“una cosa es el estatuto de la Corte y otra la administración de justicia. Esta última se rige por el Estatuto y por el Reglamento”. (Nottebohm, Excepción Preliminar, Sentencia, Z.C.J. Reports 1953, p. 122.)

7. El derecho internacional ha evolucionado desde las conferencias de codificación de 1930 y 1958, hasta la Convención de 10 de diciembre de 1982 que se ha presentado como una codificación. Hay que recordar que las Conferencias de 1930 y 1958 habían sido preparadas mediante estudios e informes de los más eminentes expertos en derecho internacional, autores de obras de referencia sobre el derecho del mar. En 1958, el régimen de la plataforma continental se codificó en un convenio, mientras que las pretensiones del Estado ribereño a una zona de pesca en zonas modestas de alta mar se tomaron en consideración en un convenio de alcance más limitado que se vio rápidamente superado por las pretensiones de algunos Estados ribereños. Hubo que esperar una veintena de años, antes de que la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar obtuviera resultados, para que el concepto de zona económica exclusiva de 200 millas, con derechos de pesca exclusivos, se pusiera en práctica, a veces sólo en materia de pesca, unilateralmente o por acuerdo entre algunos Estados; hoy en día se acepta el derecho de un Estado ribereño a una zona de este tipo. Durante la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas, esta práctica se consagró en textos que no llevan el sello de la investigación jurídica, sino de compromisos entre intereses. A juzgar por los relatos de algunos de los participantes en las revistas de derecho internacional, el método de trabajo adoptado por la Conferencia, que suprimió las reuniones de comités de juristas y convocó a grupos compuestos de forma que reflejaran los intereses opuestos, dio a sus trabajos (de los que no existen actas oficiales) un caché que los distingue de los de las conferencias de codificación. Por otra parte, la Convención de 1982 aún no ha entrado en vigor y, además, el Gobierno de los Estados Unidos, al responder a una pregunta formulada por un juez, adoptó una posición particular con respecto a la Convención que pone en duda su aplicabilidad al presente caso (sesión de 9 de mayo de 1984). Queda por averiguar si el texto de la Convención de diciembre de 1982 contiene alguna norma de derecho internacional general que, como tal, fuera ya aplicable a la delimitación de la frontera que se pedía a la Sala que determinara.

8. No hay nada sobre la delimitación de los límites de la plataforma continental o de las pesquerías en el Derecho convencional, en el Derecho consuetudinario o, más concretamente, en la Convención de 1982, que indique la obligación de proceder mediante una línea única. El objetivo perseguido por los Estados a partir de la Conferencia de 1958, y llevado al extremo desde hace aproximadamente una década, es evidente : la ampliación cada vez mayor del dominio marítimo del Estado ribereño ; primero fue la zona contigua, luego la zona de pesca adyacente, al mismo tiempo que la plataforma continental, luego la zona económica exclusiva o de pesca que, en ciertas declaraciones de los Estados, ha connotado una intención de ampliar el mar territorial. Mientras que la Convención de 1958 sobre la plataforma continental contenía una regla, la de la equidistancia/circunstancias especiales, esta regla – aunque mantenida por la jurisprudencia desde 1969 hasta febrero de 1982 – se ha visto erosionada por el hecho de que la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas no pudo pronunciarse sobre el papel de la equidistancia y la equidad más que en textos que no contienen ninguna regla de delimitación, ni para la plataforma continental ni para la zona económica : Los artículos 74 y 83 se limitan a decir que un acuerdo basado en el derecho internacional en el sentido del artículo 38 del Estatuto de la Corte debe permitir llegar a una solución equitativa. Es difícil discernir regla alguna en tal fórmula : decir que la debida aplicación del derecho internacional debe dar lugar a un resultado equitativo es una perogrullada. Necesidad de un acuerdo entre los Estados implicados, aplicación del derecho internacional, equidad… sí, pero ¿con qué medios? Fue el presidente del grupo de negociación en el que se alcanzó la fórmula de compromiso del artículo 83 sobre la delimitación quien expresó sus dudas de que “la Conferencia pueda llegar a elaborar una fórmula que dé una respuesta clara y precisa a la cuestión de los criterios de delimitación”, como ha recordado el Presidente Sir Humphrey Waldock (The International Court and the Law of the Sea, 1979, p. 12 ; véase también la opinión del Juez Oda sobre el valor jurídico de la Convención de 1982, I.C.J. Reports 1982, p. 246, párr. 143). Todas las conquistas que representaba el edificio jurídico de 1958, la Sentencia de 1969 y la Decisión de 1977, han quedado así destruidas por efecto de esos dos artículos de la Convención de 1982, que no tienen en cuenta dicha jurisprudencia y la borran mediante el uso de una fórmula vacía. El Tribunal ya había revisado, en febrero de 1982, la Sentencia de 1969 en lo que se refiere a la delimitación de la plataforma continental, interpretando el derecho consuetudinario de conformidad con las disposiciones conocidas del proyecto de convención elaborado por la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas.

9. Las Partes en el presente asunto conocían la Convención de 1982 y el cambio de rumbo de la jurisprudencia ; no podían invocar ninguna norma jurídica pero bien podían haber pensado que una sola línea sería [p366] una fórmula conveniente y serviría a sus intereses en el momento presente. La posición de la Sala no puede ser la misma, mientras no se haya establecido que una línea única está prescrita por el derecho internacional general o exigida legalmente por los factores relevantes en el presente caso. El Tribunal, en su Sentencia de 24 de febrero de 1982, decidió dejar de lado cualquier consideración de equidistancia, porque las Partes no la habían propuesto, pero no sostuvo que ello le hubiera impedido considerar ese método si lo hubiera creído conveniente. La Sala no se encontraba en una situación diferente cuando llegó el momento de determinar si una delimitación por una sola línea era jurídicamente aceptable en las circunstancias del presente caso.

10. Con anterioridad a la Convención de 1982, la delimitación en virtud de la Convención de 1958 sobre la plataforma continental se efectuaba según la “regla de la equidistancia/circunstancias especiales” (art. 6 de la Convención de 1958 sobre la plataforma continental; cf. art. 12 de la Convención sobre el mar territorial). 12 del Convenio sobre el Mar Territorial y la Zona Contigua). En aquel momento, esto parecía indicar que un principio idéntico podía servir de base a cualquier frontera que delimitara las distintas zonas de jurisdicción marítima, entonces de modesta extensión. Con la introducción de la zona económica o de pesca exclusiva se planteó una nueva cuestión: ¿dónde reside la identidad natural entre la plataforma continental y la zona y la relación de dependencia entre un Estado y las aguas que se extienden a lo largo de 200 millas? En 1973, el juez Sir Gerald Fitzmaurice observó a este respecto que “debe llegar un punto en el que las reivindicaciones sobre las aguas territoriales rozarían lo absurdo” en cuanto esas aguas dejaran de conservar cualquier tipo de vínculo físico con las tierras “a las que se suponía que eran … dependientes” (I.C.J. Reports 1973, p. 72, párrafo 8). Son estas pretensiones, juzgadas desmesuradas por la mayoría de los Estados que pescan en aguas lejanas y por los juristas de las codificaciones anteriores a la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, las que pasan ahora a primer plano: se trata de la ambición de arrancar al mar la mayor extensión posible con vistas a su explotación inmediata o eventual y, sobre todo, a la exclusión de los demás. Se trata de apoderarse de vastas zonas, la plataforma continental y la zona de las 200 millas, con repercusiones sobre un derecho de delimitación que las Conferencias de 1958 y 1960 habían tratado en una época en que el problema de los límites se aplicaba a un mar territorial de 3 ó 6 millas, o a una zona de pesca de hasta 12 millas, con la garantía de oponibilidad a terceros Estados como principal preocupación. En el contexto de una reivindicación de 200 millas, la cuestión de la delimitación adquiere una complexión diferente, ya que es inseparable de la inmensidad de los espacios marítimos implicados, y los Estados ya no acordarán normas claras, debido a su determinación de apropiarse de todo lo que puedan por todos los medios imaginables de delimitación. Eso es lo que consagran los dos artículos de la Convención de 1982 (arts. 73 y 84), que abren la vía a la arbitrariedad al no definir nada, y ese es también el razonamiento de la sentencia de la Sala, basada, como la sentencia de 1982, en esos mismos artículos y, como los propios artículos, en una negación a priori del método de la equidistancia y en el uso concurrente de diversos criterios, métodos y argumentos únicamente interconectados por la idea de llegar a un resultado equitativo. La Sala siguió así a las Partes al adoptar, [p367] mediante la proposición de una “norma fundamental”, la fórmula inutilizable de la Convención de 1982 (párrs. 7 y 8 supra) y decidió aplicarla al caso. Los términos en que la Sala ha formulado esta norma en el apartado 112 de la Sentencia no son más que el velo de dos palabras que la resumen tan bien como dos incisos : convenio + equidad.

11. La Convención de 1982 sustituyó el concepto de plataforma continental codificado por la Convención de 1958 por la noción única de una distancia de 200 millas, independientemente de que el Estado ribereño disponga o no de esa prolongación natural de su territorio terrestre que analizó la Sentencia de 1969 (párrs. 47-48 y 95 ; Decisión de 1977, párrs. 191 y 194 ; cf. Convención de 1982, Art. 76, párr. 1). De ahí que a algunos Estados se les atribuya ahora una plataforma continental mítica e inexistente, mientras que otros que sí disponen de tal prolongación física natural no la ven tenida en cuenta, es decir, si se sostiene que la Convención de 1982, que aún no ha entrado en vigor, ha modificado efectivamente, en este punto, la Convención de 1958, lo que la Sentencia no dice. No teniendo que juzgar otra cosa que el objeto del presente litigio, diría que la cuestión no se plantea entre las Partes, que están vinculadas por la Convención de 1958 sobre la plataforma continental. Los Estados Unidos no han sostenido que la Convención de 1958 haya caducado, sino que no es “determinante” para la delimitación de una sola línea ; el Tribunal de Arbitraje Anglo-Francés había rechazado formalmente el argumento, presentado en aquel momento por el Gobierno francés, de que la Convención de 1958 había caducado. Las Partes están de acuerdo en que la plataforma continental de la zona del Golfo de Maine es una plataforma continua e ininterrumpida. Por lo tanto, el presente caso presenta tanto una plataforma continental física reconocida como una convención sobre la plataforma continental que está en vigor pero que no está siendo aplicada entre las Partes.

12. En cuanto a la zona de pesca de 200 millas reclamada por cualquiera de las Partes, hay que señalar que los argumentos ante la Sala se ampliaron a menudo para abarcar el concepto de zona económica. Esto no era lo que se pedía en el Acuerdo especial, que sólo habla de zonas de pesca, y la decisión de Estados Unidos de reclamar una zona económica exclusiva, tomada en 1983 mientras el caso estaba pendiente, no puede tener ningún efecto sobre la decisión de límites. Es cierto que el Artículo III, párrafo 1, del Acuerdo Especial establece que la frontera marítima decidida por la Sala se aplicará a cualquier reclamación o ejercicio de derechos soberanos o jurisdicción sobre las aguas o el lecho marino y el subsuelo. Pero la Sala está juzgando lo que se le ha sometido, es decir, una plataforma continental y una frontera pesquera (Acuerdo Especial, Art. II, párrafo 1). Las zonas de pesca de los dos Estados connotan la explotación de los recursos pesqueros del volumen de agua comprendido dentro del límite de las 200 millas. Mientras que la plataforma continental presenta un problema de recursos del lecho marino y del subsuelo (Sentencia de 1969, párrafo 96 in fine), la delimitación de las pesquerías implica la división de la columna de agua. Un único límite establecerá una unidad entre el lecho marino y la explotación del subsuelo, por una parte, y la columna de agua con sus recursos, por otra; no puede suponerse que esta unidad sea preexistente. Ambos elementos siempre se han tratado por separado. En 1958 existía un convenio sobre la plataforma continental y otro sobre la pesca, mientras que en 1945 Estados Unidos hizo [p368] dos proclamaciones el mismo día, una sobre la plataforma continental y otra sobre la pesca en determinadas zonas costeras de alta mar. Una de las Partes, Estados Unidos, ha argumentado que la plataforma continental se ha incorporado a la zona de las 200 millas, y la otra, Canadá, que existe una norma jurídica que exige un único límite. Pero ninguna de ellas ha explicado cómo la columna de agua puede haber absorbido, o borrado, una plataforma continental real y continua, mediante algún fenómeno por el cual la identidad específica del subsuelo y del fondo marino se suprime simplemente por la presencia en la columna de pesquerías.

13. La Sala ha decidido, en los párrafos 192, 193 y 194, la preclusión formal de todo criterio “que pueda ahora considerarse inadecuado para la delimitación de uno u otro de los dos objetos” que se pide delimitar; se trata de “una delimitación de dos elementos distintos por medio de una sola línea” (párr. 192) ; el hecho mismo de que la delimitación tenga un doble objeto constituye un aspecto especial del caso. “De ello se desprende que… es necesario… excluir la aplicación de cualquier criterio que se considere vinculado típica y exclusivamente a las características particulares de una sola de las dos realidades naturales que deben delimitarse conjuntamente” (apartado 193). Aquí debe citarse el apartado 194 :

“En realidad, una delimitación por una sola línea, como la que debe efectuarse en el presente caso, es decir, una delimitación que debe aplicarse al mismo tiempo a la plataforma continental y a la columna de agua suprayacente, sólo puede llevarse a cabo mediante la aplicación de un criterio, o de una combinación de criterios, que no dé un trato preferente a uno de estos dos objetos en detrimento del otro y que, al mismo tiempo, sea igualmente adecuado para la división de cualquiera de ellos. A este respecto, además, cabe prever que con la adopción progresiva por la mayoría de los Estados marítimos de una zona económica exclusiva y, por consiguiente, una demanda cada vez más generalizada de delimitación única, a fin de evitar en la medida de lo posible los inconvenientes inherentes a una pluralidad de delimitaciones separadas, en lo sucesivo se dará inevitablemente preferencia a los criterios que, por su carácter más neutro, se presten mejor a ser utilizados en una delimitación polivalente.” (Énfasis añadido.)

14. Me parece difícil considerar que la Sala haya respondido así a la pregunta que su Presidente había formulado a las Partes. No se puede reconocer simultáneamente la existencia de dos realidades diferentes y decidir ignorar la diferencia a la hora de determinar la frontera, salvo en el supuesto de que se puedan utilizar las palabras para suprimir un problema en lugar de abordarlo. Incluso si hubiera sido posible, en el caso de una zona de plataforma continental irreal, pero sólo dadas las posibilidades actuales de explotación, mantener que esa falsa plataforma continental no debía distinguirse de la columna de agua, está fuera de lugar hacerlo después de haber reconocido la existencia en el Golfo de Maine de una plataforma continental real y continua, que ya ha sido explorada. En segundo lugar, después de haber descartado la plataforma continental, para lograr un equilibrio equitativo según la [p369] lógica de la Sentencia, hay que excluir también la pesca ; es un mar privado de todo sentido, un mar vacío, que hay que dividir – lo que no figuraba entre los temas de las Partes. Por último, me resulta difícil comprender cuál puede ser un criterio que no otorgue un trato preferente a un objeto en detrimento del otro y que, al mismo tiempo, sea adecuado para ambos; estas palabras exigen explicaciones que no proporciona la Sentencia y que no pueden proporcionar otros. Si han de tomarse en su sentido propio, el criterio no debe perjudicar ni a un objeto (plataforma continental) ni al otro (agua), por lo que debe ser un criterio carente de efecto: un criterio que, para evitar dar un trato preferente, no ejerza ninguna acción. Pero, en ese caso, ¿cómo es adecuado? La única conclusión que cabe extraer es que la cuestión del Presidente sigue sin resolverse, no sólo en lo que respecta al litigio aquí resuelto, sino para cualquier Estado que contemple una frontera única. Queda por explicar cómo dos Estados vinculados por el artículo 6 de la Convención de 1958 sobre la plataforma continental quedan liberados de él porque no se aplica a una zona de agua suprayacente; antes de que se planteara la cuestión de una frontera única, la plataforma continental ya estaba cubierta por la alta mar, que estaba sujeta a un régimen diferente. El resultado de negarse a sopesar las equidades de los dos elementos, la plataforma continental y la columna de agua, es que el agua ha borrado toda1 consideración del otro elemento sin que se haya permitido ninguna oportunidad de apreciar cómo este último habría perjudicado al primero. Decir que los dos elementos están a priori en oposición no es suficiente, y la máxima se convierte en: sólo cuenta el agua. Esto es sorprendente, porque no se revela ningún criterio equitativo para dividir el agua sin asegurarse previamente de que no se perjudica a la plataforma continental, lo que significa que este último elemento será siempre el perdedor. La obligación de aplicar la Convención de 1958 en vigor entre las Partes en lo que respecta a la plataforma continental “objeto” no puede eludirse con el pretexto de que sería perjudicial para el agua “objeto” o no “sería conveniente” ; en el presente caso es necesario partir del tratado aplicable en lo que respecta a la plataforma continental y ver cuál es el elemento favorecido o desfavorecido.

15. Al no llevar a cabo un examen de los factores adecuados para determinar el trazado de una frontera equitativa para ambos elementos, la plataforma continental y las pesquerías, la Sala no ha valorado las equidades en su tratamiento de los hechos. Tal vez aún estemos a tiempo de impugnar la injustificada confusión de los elementos a delimitar y evitar que arraigue la idea de que, en el derecho positivo contemporáneo, sólo sigue existiendo una regla de delimitación: hasta las 200 millas de cada Estado, su jurisdicción sobre las aguas del mar y todo lo que contienen o cubren es total, y basta con repartir el agua entre los Estados interesados para que el resto la siga por sí mismo. Para que una sentencia de este tipo se convierta en norma, es necesario que se encuentre algún fundamento mejor que el que existe en la actualidad, que se limita a una mera afirmación en ausencia de un examen como el que normalmente debe llevar a cabo un tribunal para aplicar la ley a los hechos. ¿Qué peso tienen el uso del subsuelo y el uso del agua en la determinación del límite: el mismo peso, pesos diferentes o ningún peso en absoluto? Incluso si [p370] fuera ninguno, como sostiene la Sala -sin perjuicio del pequeño papel concedido in extremis a la comprobación de que la línea no perjudica el equilibrio de intereses (párrs. 238-239)-, sería útil conocer la razón de esta negación total.

16. Un límite único no justificado por un razonamiento jurídico no puede ser ni la solución “razonable” exigida por la Sentencia de 1969, párrafo 90 in fine, ni el resultado equitativo en términos de la norma fundamental propuesta por las Partes y asumida por la Sala (Sentencia, párrafo 112). La existencia de algunos acuerdos bilaterales que han fijado un único límite para una plataforma continental y para una zona de 200 millas no prueba nada, ya que el hecho de que los Estados firmen acuerdos que fijan un único límite es en sí mismo irrelevante a falta de cualquier indicación de cómo la línea en cuestión satisface todas las consideraciones equitativas, en relación con la plataforma continental, la pesca, etc., cuando fue quizás por un sentido de compromiso, por descuido de algún factor, o simplemente por conveniencia que se concluyeron tales acuerdos. Incluso si se citara un acuerdo que establece un único límite entre la plataforma continental y la zona y que especifica formalmente en el texto que la línea se ha modificado en un segmento concreto por una razón relacionada con la plataforma continental o con la zona, sería necesario saber por qué razonamiento las partes llegaron a esa solución; a veces un acuerdo incluye concesiones que no están motivadas por el derecho internacional. Dos Estados pueden negociar un único límite que les convenga sin entrar en la cuestión de si el resultado es equitativo ; un tribunal debe establecer una línea que sea equitativa para ambas partes, después de haber examinado y resuelto los diferentes problemas a que dan lugar la plataforma continental y la zona. En las primeras fases del presente litigio, entre 1964 y enero de 1976, los dos Estados sólo discutieron una línea de delimitación de la plataforma continental, como recuerda la Sentencia en los párrafos 64-68 ; la discusión seguía centrada en este tema en 1976. Así lo reveló el Departamento de Estado en un acta de las negociaciones publicada en enero de 1976, que mostraba que en aquel momento el Gobierno de los Estados Unidos sólo consideraba un límite de la plataforma continental, al tiempo que señalaba el peligro de perjudicar el posible límite de su zona económica en el Golfo de Maine, lo que implicaba, por tanto, dos límites distintos (Ann. 2, enero de 1976, p. 2, párr. II, y pp. 5-6, párrs. IV y V). Fue quizá la extensión del litigio a la pesca lo que impulsó la teoría estadounidense de una frontera natural a lo largo del Canal del Nordeste que separaba las zonas de pesca, lo que constituyó otra admisión del carácter especial de cada uno de los dos elementos que debían delimitarse. En consecuencia, existieron -al menos de 1964 a 1976- motivos para diferenciar entre un límite de plataforma continental y un límite de zonas de pesca, y la petición de las Partes de una línea única en el Acuerdo Especial, concluido tras largas negociaciones cuyo contenido las Partes no han revelado, no basta para hacer de la línea única un aspecto especial determinante.

17. La conclusión de que la línea divisoria única es una mera indicación del procedimiento de delimitación, y en consecuencia no vincula a la Sala si el [p371] derecho aplicable a las circunstancias relevantes del caso no permite la aplicación de dicho procedimiento, no ha sido contradicha por la Sentencia. La pertinencia de una circunstancia o de un aspecto especial -la elección de las palabras es facultativa- puede explicarse y demostrarse, y sólo mediante una investigación exhaustiva sobre la plataforma continental y la zona de pesca en la zona del Golfo de Maine habría sido posible calibrar la verdad del asunto. O bien dicho análisis de las dos categorías de dominio marítimo de que se trata habría mostrado que su delimitación plantea los mismos problemas o que el contenido de cada una de ellas es -de acuerdo con la lógica interna1 de la presente Sentencia- bastante irrelevante, pudiendo en ambos casos concebirse razonablemente un único límite, o bien habría sacado a la luz la existencia de algunas diferencias entre las líneas respectivas que serían razonables, por una parte, para el lecho y el subsuelo marinos y, por otra, para las aguas situadas por encima de ellos. Teniendo en cuenta que los dos Estados siguen teniendo dificultades para delimitar sus aguas territoriales y que negociaron entre 1964 y 1976 (cf. párr. 16, supra) con respecto a un único límite de la plataforma continental, es difícil aceptar la teoría que se ha argumentado del límite único como norma de derecho internacional contemporáneo en proceso de formación, si no ya realizada, o la tesis de la línea única como circunstancia especial. Para reforzar su decisión sobre este punto, la Sala, en el párrafo 194 de la sentencia, anticipa la posibilidad de una zona económica exclusiva, aceptada por los Estados marítimos, que abarque todas las formas de jurisdicción, algo que, hay que decir, se parecerá mucho a un mar territorial de 200 millas. También en este caso, el juez Sir Arnold McNair ya había declarado que una reivindicación de jurisdicción exclusiva sobre zonas extensas era equivalente en sustancia, aunque esa sustancia fuera funcional y divisible, a la situación jurídica que se da en la zona de soberanía sobre las aguas territoriales (I.C.J. Reports 1951, pp. 159-169). Al haber cambiado el derecho sobre dichas zonas, los Estados no pueden conservar las características que en su día dieron sentido al trabajo realizado para estudiar el interés pesquero especial y la dependencia económica de determinados sectores de una población. Se han alterado todos los fundamentos del razonamiento; el Estado ribereño quería la jurisdicción exclusiva sobre el lecho y el subsuelo marinos, luego sobre la columna de agua, y ha obtenido lo que quería; pero los recursos no son la causa jurídica de la zona exclusiva, se han sacado fuera del problema: la existencia de recursos minerales o vivos no se tiene en cuenta. Una plataforma continental sin recursos y un mar casi vacío no ofrecen ningún obstáculo a la apropiación de la plataforma continental y de una zona de pesca. La noción de dependencia económica ya no puede invocarse como factor determinante, en el sentido dado por el Tribunal a esas dos palabras en la sentencia de 1951 antes citada. En los apartados 237-240, la Sala examina brevemente los posibles efectos del reparto de los recursos resultantes de la línea, lo que parece contradecir su exclusión del examen del principio de la frontera única. Al suprimir toda distinción entre la plataforma continental y las aguas, se da un paso hacia la unificación de los derechos de que gozan así como la de los espacios marítimos colocados bajo la soberanía del Estado ribereño. [p372]

18. El problema de la unidad de las zonas no es nuevo ; fue abordado en tres dictámenes, anexos a la sentencia de 24 de febrero de 1982, que S. estima oportuno recordar:

(a) El juez Oda dedicó una parte de su voto particular a la “Relación entre la plataforma continental y la zona económica exclusiva” (párrs. 126-131) y el capítulo VII (párrs. 146-177) a los “Principios y reglas para la delimitación de la plataforma continental/zona económica exclusiva”. Observo que la cuestión del límite único se plantea en el párrafo 126 y que el juez Oda parece concluir que es posible una “alineación” del régimen de la zona con el de la plataforma continental (párr. 130, principio y final). Pero su posición es más reservada en los párrafos 143-145, que contienen una crítica detallada de los aspectos negativos de la redacción de la Convención de 1982 sobre el derecho de la delimitación (Recueil 1982, pp. 246-247, párr. 143 in fine, párr. 144, párr. 145, última frase). Las conclusiones del Juez Oda siguen reservadas en el párrafo 146 (subpárrafos. (4) y (5)) y, aunque su análisis de las dos zonas en cuestión es exhaustivo, parece más bien indicar formas de enfocar el problema que pronunciarse firmemente a favor de una única línea.

(b) La opinión disidente del Juez Evensen también trata de la zona económica exclusiva, en particular en los apartados 7, 8, 9 y 10, donde plantea el problema de las diferentes líneas de delimitación y se refiere a las respuestas dadas por Túnez y Libia ; Señala que, en el caso que nos ocupa, tiene dudas sobre si “un método práctico para la delimitación de las zonas en cuestión debería basarse única o principalmente en consideraciones relativas a la plataforma continental” debido al “impacto práctico del concepto de prolongación natural mediante el desarrollo del de zona económica de 200 millas” (p. 10). En el párrafo 15 y también en sus “Conclusiones” (p. 319), el juez Evensen vuelve a la idea de una línea única, basándose en la “evidente conveniencia” de esta solución. (Recueil 1982, pp. 269-288, 296-297 y 319-323).

(c) El juez Jiménez de Aréchaga trata en una página la cuestión de la zona económica exclusiva (párrs. 54-56) y considera que “al menos en la gran mayoría de los casos normales, la delimitación de la zona económica exclusiva y la de la plataforma continental tendrían que coincidir. La razón es que ambas delimitaciones se rigen por las mismas normas” (apartado 56, relativo a los artículos 74 y 83 de la Convención de 1982). (Recueil 1982, pp. 115-116).

19. Las observaciones precedentes fueron redactadas en el marco de un litigio sobre la plataforma continental en un momento en que no se planteaba la cuestión de la línea única, sino por tres jueces que comentaban los trabajos de la Tercera Conferencia sobre el Derecho del Mar ; se reflejan en el párrafo 194 de la sentencia, que prevé que en el futuro la línea única se adoptará de forma generalizada (párrafo 17, supra). Esto no acerca el problema en cuestión a una solución, aunque sólo sea porque, al no estar en vigor la Convención de 1982, hay que decidir si la fusión de la plataforma continental hasta el límite de las 200 millas con la zona es ya una norma de derecho consuetudinario. Este punto no es evidente, ya que, de ser así, ya no habría ninguna posibilidad de trazar una frontera limitada a la plataforma continental, y si es así podría deducirse de un examen de la práctica actual (lo contrario lo sugiere el hecho de que varios litigios actuales se refieren únicamente a la plataforma continental). La Sala no podría adoptar una posición que implicara la neutralización mutua de los criterios pertinentes de la plataforma continental y de las aguas sin examinarlos, a menos que resolviera previamente este problema del reconocimiento en el derecho consuetudinario de la fusión de todas las jurisdicciones sobre los espacios marítimos de la zona de las 200 millas, al margen de los textos de la Convención de 1982. Un tribunal aplica el derecho establecido y no un posible derecho futuro. La cuestión es si puede, a su antojo, delimitar una plataforma continental y las aguas suprayacentes tomándolas por separado, a su vez, o como fusionadas entre sí, y esa cuestión es una cuestión que no puede decidir en abstracto, con la única explicación de que un único límite es la solución del futuro y, además, una aconsejable o conveniente; todavía tiene que ser una razonable y razonada. Lo que hay que juzgar es si un límite único sería en el presente caso una línea equitativa y por qué motivos. Esta es una cuestión a la que el Tribunal se refirió en la Sentencia de 1982, en una frase al final del apartado 107 :

“En cuanto a la presencia de pozos petrolíferos en una zona a delimitar, puede ser, según los hechos, un elemento a tener en cuenta en el proceso de ponderación de todos1 los factores pertinentes para alcanzar un resultado equitativo.” (I.C.J. Reports 1982, pp. 77-78.)

Parece, pues, que la presencia de recursos en una plataforma continental es un factor pertinente.

20. Si del examen de los problemas respectivos de la plataforma continental y de la zona exclusiva de pesca en la zona del Golfo de Maine resultara que, aplicado el derecho a los hechos, no hay factores que compliquen el trazado de un único límite, esta solución sería ciertamente “más simple” para la Sala y las Partes, pero no se trata de eso; la simplicidad se acerca a la facilidad, y la facilidad no es un criterio para delimitar las fronteras ; es con demasiada frecuencia un medio de aplazar las dificultades a un momento posterior. Si fuera evidente que la unificación de dos líneas diferentes que pudieran estar justificadas por los hechos, una para la plataforma continental y otra para la zona económica, fuera inequitativa para una de ellas en relación con la otra, es difícil ver qué aplicación de la equidad podría justificar una línea única que fuera parcialmente inequitativa porque produciría resultados extraordinarios, antinaturales o irrazonables, ya sea del lado de la plataforma continental o del lado de la zona. Por lo tanto, todo depende del análisis de los hechos, sobre todo teniendo en cuenta que, en relación con Georges Bank, se ha alegado que cualquier extracción de petróleo podría arruinar sus pesquerías y causar [p374] contaminación en todo el Golfo, lo que conllevaría grandes responsabilidades, y que las posiciones de las Partes parecían descartar un acuerdo sobre la gestión conjunta de las pesquerías o la explotación conjunta de los yacimientos divididos por la delimitación. Sin embargo, la tarea judicial no se ve limitada por la presentación de las opiniones de las Partes sobre todos estos puntos (véase la sentencia de 1969, párrafo 97, sobre la unidad de los yacimientos). 97, sobre la unidad de los eventuales depósitos, “un elemento de hecho que es razonable tomar en consideración en el curso de las negociaciones para una delimitación”, y el voto particular del Juez Jessup (pp. 66 y ss. y 81-84), quien, yendo mucho más allá del párrafo 240 de la presente Sentencia, esperaba contribuir a “una mayor comprensión de los principios de equidad que … son ‘parte del derecho internacional que [la Corte] debe aplicar’ ” (p. 84)).

21. Aunque “plataforma continental” se ha convertido en un término que ya no se aplica a un contenido físico, el artículo 56 de la Convención de 1982, que define la zona económica exclusiva y los derechos, jurisdicción y deberes atribuidos a los Estados, termina con las siguientes palabras : “Los derechos enunciados en el presente artículo con respecto al fondo y al subsuelo marinos se ejercerán de conformidad con la Parte VI”. Esta Parte VI se titula Plataforma continental y contiene diez artículos, entre ellos el artículo 76 sobre la “Definición de la plataforma continental”, el artículo 77 sobre los “Derechos del Estado ribereño sobre la plataforma continental”, el artículo 78 sobre el “Estatuto jurídico de las aguas suprayacentes y del espacio aéreo…”, sin olvidar el artículo 83 sobre la “Delimitación de la plataforma continental…”, idéntico al artículo 74 sobre la Zona. ¿Qué queda de la unidad jurídica de los espacios marítimos y de la idea de que la plataforma continental debe fusionarse con la zona, si el último párrafo del Artículo 56 que define la zona remite a la Parte VI para otra definición del elemento de la plataforma continental que no figura en el Artículo 77, y por qué debe haber dos artículos sobre una delimitación definida de la misma manera? La construcción del Tratado con una Parte V (Zona Económica Exclusiva) y una Parte VI (Plataforma Continental) sólo tiene sentido si las dos zonas difieren en ciertos aspectos, hasta tal punto que era necesario dedicarles dos partes de una convención sobre el derecho del mar. Los exégetas que quieren fusionar las normas de delimitación tienen por tanto que justificar la inutilidad radical de la Parte VI, en lo que pretende ser un texto de “codificación”. La comparación de los artículos 55-62 y 73-74 (Zona) con los artículos 76, 77, 78, 81 y 83 (Plataforma continental) sólo parece dejar esta alternativa: o dos regímenes jurídicos, o el caos.

22. Antes de la Convención de 1982, el derecho internacional, según la Sentencia de 1969 y la Decisión de 1977, había desarrollado unos pocos preceptos firmes : la equidistancia más las circunstancias especiales de la zona a delimitar, con en primer plano la configuración de las costas, sus aspectos especiales, y la naturaleza a respetar como “hecho dado”. La solución al presente litigio podría haberse deducido de los propios términos del apartado 99 de la Sentencia de 1969:

“Habida cuenta de la situación geográfica particular de las costas de las Partes [p375] sobre ese mar, los métodos elegidos por ellas para fijar la delimitación de sus zonas respectivas pueden dar lugar en ciertas localidades a una superposición de las zonas que les corresponden. El Tribunal de Justicia considera que tal situación debe aceptarse como un hecho cierto y resolverse bien mediante un reparto consensuado, o en su defecto igualitario, de las zonas superpuestas, bien mediante acuerdos de explotación conjunta, solución esta última que parece especialmente adecuada cuando se trata de preservar la unidad de un yacimiento.”

Aunque la Sentencia de la Sala alude a estas indicaciones, en realidad no conserva de ellas más que la idea de la división igualitaria, y ésta la modifica completamente al completarla con criterios, métodos y correcciones que, sin embargo, son ajenos al texto de 1969 o a la Decisión de 1977. Corresponde a los partidarios del vacío jurídico actual demostrar que, en efecto, la Convención de 1958 ha quedado obsoleta y que la Convención de 1982, que Estados Unidos no firmó y que no está en vigor, ha descubierto, sin embargo, una norma consuetudinaria sobre este punto que es contraria tanto a la Convención de 1958 como a la jurisprudencia de 1969-1977 al suponer que se ha producido una fusión entre la plataforma continental y la zona de 200 millas y que se impone un único límite, sin más indagaciones.
23. El argumento según el cual la plataforma continental está actualmente fusionada con la zona y que la Convención de 1958 sobre la plataforma continental es obsoleta fue presentado por el Gobierno francés en 1977 en lo que se refiere a la Convención de 1958, y fue rechazado por el Tribunal de Arbitraje (cf. Decisión, párrs. 45,46,47,48 y 205) después de haber indicado que “debería tener debidamente en cuenta la evolución del derecho del mar en la medida en que pueda ser pertinente en el contexto del presente caso” (párrafo 48 in fine), lo que no era ninguna aquiescencia sino simplemente una manera cortés de dejar de lado un proyecto de codificación. La propia Corte Internacional, en su sentencia sobre la jurisdicción pesquera, había decidido que, como tribunal de justicia, no podía dictar sentencia sub specie legis ferendae (I. C.J. Reports 1974, párr. 53). La tarea actual consiste en descubrir en la evolución del derecho del mar algún elemento preciso de al menos igual relevancia que la Convención de 1958, que los Estados Unidos consideraron aplicable a la plataforma continental entre 1969 y 1976, si no durante más tiempo, a juzgar por la documentación parcial facilitada a la Sala (párr. 16 supra); para comprender las causas del abandono de este tratado, habría sido necesario encontrar otros fundamentos que la mera afirmación de que ya no es determinante porque no puede aplicarse al agua. El 16 de julio de 1970, Estados Unidos emitió una declaración relativa al hecho de que Canadá se hubiera adherido el 6 de febrero de ese año a la Convención de 1958 con una reserva que daba lugar a una objeción por parte de Estados Unidos (Naciones Unidas, Tratados multilaterales 1975, p. 455). Desde entonces no se ha indicado ningún motivo jurídico para la terminación del Convenio de 1958. En cuanto a la posición jurídica adoptada por el Gobierno de los Estados Unidos en relación con la Convención de 1982 y su papel, en su respuesta a una pregunta formulada por un juez en [p376] la sesión de 9 de mayo de 1984, deja tal grado de libertad en las posiciones a adoptar en cada caso concreto, a discreción de dicho Gobierno, que el problema de la aplicación del contenido de dicho instrumento por parte de los Estados Unidos quedará invariablemente en manos de su propia y exclusiva apreciación. Por último, debe recordarse que existe una plataforma continental uniforme en el Golfo de Maine y que se extiende incluso más allá del límite de las 200 millas, quedando la delimitación de su parte final entre la línea de las 200 millas y el borde exterior del talud a cargo de los dos Estados en alguna etapa posterior (Acuerdo Especial, Art. VII). Apenas tiene sentido eliminar la plataforma continental dentro del Golfo asimilándola a la columna de agua, cuando su parte final quedará por delimitar y será tratada como una zona específica de plataforma a partir de la línea de las 200 millas, donde el agua dejará de ser un factor.

24. La posición adoptada con respecto al límite único por la última parte de la Sentencia, donde, al verificar sus conclusiones, la Sala considera como factores toda la gama de recursos económicos abundantemente invocados por las Partes, con el fin de demostrar que deberían estar satisfechas con el resultado, exige las mismas observaciones que el Juez Sir Robert Jennings hizo sobre otro asunto en su opinión disidente sobre la solicitud de Italia de autorización para intervenir :

“[esto] es suponer que la ubicación correcta de un límite de la plataforma continental es determinada por un tribunal de justicia estableciendo algún tipo de compromiso entre diferentes reclamaciones. Tal suposición es sin duda contraria a los principios. Los límites de la plataforma continental son establecidos por la ley aplicable, teniendo en cuenta todas las circunstancias relevantes. El alcance real de las reclamaciones de las partes no es una circunstancia relevante. Los derechos de la plataforma continental pertenecen de hecho tanto si se reclaman como si no. Las reclamaciones son, por tanto, irrelevantes salvo en la medida en que puedan justificarse ante el Tribunal por referencia al Derecho aplicable.” (Plataforma continental (Jamahiriya Árabe Libia/ Malta), Solicitud de autorización para intervenir, I.C.J. Reports 1984, p. 155, párr. 22).

Dado que el razonamiento de la Sala no se justifica por referencia al Derecho aplicable, la línea única sigue siendo un método adoptado por la Sala conforme a una línea de razonamiento que ha basado, al igual que el Tribunal en 1982, en la libertad de apreciación judicial. Si, en el presente caso, la línea única proporciona un resultado equitativo es una cuestión aún no resuelta, y lo que expresan los párrafos 238-241 es simplemente la esperanza de que las Partes acepten las consideraciones expuestas por la Sala en relación con su decisión. Esto demuestra lo lejos que está una solución de compromiso de una sentencia basada en las prescripciones legales a las que deben someterse las Partes.

25. Así pues, aunque se ha planteado la cuestión crucial en el presente asunto, no se le ha dado respuesta. La Sala no ha descubierto los fundamentos jurídicos en los que podría basarse para apoyar un método de delimitación de la plataforma continental, en lugar de uno de delimitación de las aguas para la determinación de su
[p377] línea única. La explicación que implica criterios de carácter más neutro no puede ser la respuesta, ya que anula la cuestión ; significa pretender que el juez pueda eliminar cualquier criterio propio de una u otra zona, lo que es relegar cada zona a un aislamiento total, y se niega así la posibilidad misma de una delimitación común a ambas. Esta elusión de una cuestión central en todo el debate -de hecho, el debate mismo- era quizá innecesaria dentro de la lógica interna de la presente Sentencia. Habiendo seguido el Tribunal en el cambio de jurisprudencia que se produjo en 1982, como se indica al principio de este dictamen, la Sala se ha limitado a efectuar una división igual de las aguas, y este hecho en sí mismo es suficiente admisión de que no existen fundamentos jurídicos en los que basarse en lo que respecta a ninguna de las dos zonas cuya fusión ha quedado así constatada, si no decidida. No obstante, la cuestión planteada por el Presidente de la Sala seguirá enfrentando a los negociadores de tratados que pretendan establecer un límite único, a menos que les disuada de adoptar este procedimiento siempre que se trate de una plataforma continental real.

26. A mi juicio, la conclusión que cabe extraer del examen del problema del límite único como factor decisivo en un nuevo derecho de la delimitación es que, en el estado actual del derecho internacional según la jurisprudencia del Tribunal en la sentencia de 1982 basada en el texto convencional de ese año, cualquier cosa puede considerarse en lo sucesivo pertinente a efectos de llegar a un resultado equitativo si los Estados interesados están de acuerdo en considerarla así o el juez está convencido de su pertinencia. Esto me parece más cercano al subjetivismo que a la aplicación del derecho a los hechos con vistas a la delimitación de las zonas marítimas. Por tanto, más allá de la cuestión del límite único, es todo el problema del derecho aplicable a partir de ahora a cualquier delimitación marítima, ya sea de la plataforma continental o de la zona, lo que hay que afrontar. La clave del razonamiento jurídico de la Sala reside en el enfoque que adoptó para establecer el límite único, partiendo del carácter inédito y decisivo del hecho de que se le haya pedido uno, y, como todo1 ese razonamiento se basa en consideraciones de equidad, es necesario preguntarse de qué tipo de equidad se trata.

***

27. Al redefinir el derecho de la delimitación marítima sobre la base de los artículos 74 y 83 de la Convención de 1982, la Sala ha puesto de manifiesto el flaco servicio prestado al derecho internacional por la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas ; he resumido esta formulación en dos palabras : acuerdo + equidad. Como el concepto de acuerdo no tiene nada que ver con la labor de los jueces, sólo queda la equidad. Pero si hay un concepto jurídico al que cada cual atribuye su propio significado, ése es el de equidad. Creo que no es necesario que diga más de lo que es esencial para el caso que nos ocupa en un debate que seguramente no tendrá fin. ¿Cuál es la equidad a la que se refiere cualquier vestigio de la ley de delimitación marítima que pueda sobrevivir en 1984? [p378]

28. La Sentencia de la Sala sigue la línea de pensamiento del Tribunal, confirmando así que se ha producido una ruptura en la jurisprudencia en relación con la Sentencia de 1969 y la Decisión de 1977. En una opinión disidente anexa a la Sentencia de 19821 ya expresé mi reacción en cuanto al nudo del problema planteado por esta nueva visión de la equidad, y me parece inútil repetirla aquí ; deseo incorporar a la presente opinión el texto íntegro de los párrafos 9,10, 11,12 (primeras 11 líneas), 13,14 (primeras 25 líneas), 16,17 y 18 de la opinión de 1982 ; es pues innecesario introducir aquí muchas citas, y me limitaré a dar una, que es importante:

“Si bien el Tribunal tiene derecho a cambiar su concepción de la equidad en comparación con la sentencia de 1969, el uso de unas pocas citas de dicha sentencia no basta para demostrar que no se ha producido tal cambio.” (Recueil 1982, p. 151, párr. 16).

29. La razón decisiva por la que no he aceptado la concepción de la Sentencia de hoy, en la que la Sala amplía la del Tribunal de 1982, sigue residiendo en el hecho de que la equidad no consiste en una búsqueda sucesiva de la igualdad, de la proporcionalidad, del resultado; cada una de estas consideraciones es una forma de aplicar la equidad, es una elección hecha en la manera de aplicar la ley, y no una acumulación de equidades que nada prohíbe completar con aquellas otras que uno pueda vislumbrar en ese estado de ánimo. No hay que reducir el derecho de delimitación a dos palabras, acuerdo más equidad, para luego equiparar esa equidad a la discrecionalidad judicial.

30. La Sala ha aplicado el segundo párrafo de la versión de “norma fundamental” que da en el apartado 112 : el carácter equitativo de los criterios, la capacidad de los métodos para garantizar un resultado equitativo. Frente a una situación geográfica tan simple como la naturaleza puede producir, es decir, desprovista de particularidades geográficas que provoquen distorsiones, en el sentido preciso de todas esas palabras de la Decisión de 1977 (apartados 238 a 245 y 248 a 252), la Sala ha decidido no tener en cuenta los recursos de la plataforma continental y de las zonas de pesca afectadas, salvo en un breve examen de la equidad de su línea al final mismo de su razonamiento (apartados 237 a 238), y ha dividido un volumen de agua cuyo contenido es indiferente desde el punto de vista del resultado. Para ello ha realizado un análisis jurídico muy desarrollado basado (apdos. 95-114, 155-163 y 190-230) en la búsqueda de un resultado equitativo, en la versión de 1982 consagrada por la Sentencia y el Convenio de ese año, y, con la ayuda de criterios que declara equitativos y de diversos métodos considerados aptos para ello, ha ido en busca de una línea equitativa en sí misma.

31. Para seguir la lógica interna1 del razonamiento de la Sala, hay que tomar en consideración los apartados 79-96, que exponen la doctrina en la que basa la Sentencia, y los apartados 191-206, relativos a los métodos, ofreciendo los apartados 235-241 una verificación de la aplicación de esos dos elementos del razonamiento desde el punto de vista del resultado equitativo. El apartado 191 define la norma fundamental según la Sala en una nueva versión de los artículos sobre delimitación de la Convención de 1982 [p379], mientras que el apartado 241 ofrece una garantía de que el resultado global es efectivamente equitativo. La cadena se completa así, y merece la pena llamar la atención sobre la nueva construcción en sus elementos esenciales porque, si se toma junto con la sentencia anterior, la de 1982, la jurisprudencia del Tribunal parece fijada por el momento. Así pues, no cabe valorar la Sentencia del Golfo de Maine en relación con los logros de 1969 y 1977, que han sido categóricamente repudiados, y de nada serviría tratar de rebatir las decisiones del Tribunal en 1982, y de la Sala en 1984, con argumentos con los que se han separado deliberadamente. El estudio realizado en los párrafos 79-96 concluye con la constatación de que, si se toma el artículo 6 de la Convención de 1958 junto con el derecho consuetudinario, el derecho relativo a la delimitación puede resumirse como sigue: toda delimitación debe efectuarse por consentimiento entre Estados, principio que, “yendo un poco lejos en la interpretación” de la Convención de 1958, puede concebiblemente completarse, según la Sala, con una norma implícita según la cual todo acuerdo u otra solución equivalente debe implicar la aplicación de principios equitativos (sentencia, párrafo 89). Estos principios no son, se nos dice, principios de derecho como el principio de acuerdo y la regla implícita antes mencionada (párrafo 90). La sentencia concluye estos pasajes sobre el derecho de la delimitación recordando algunos dicta de la sentencia de 1982 y describiendo las disposiciones pertinentes de la Convención de 1982. En mi opinión, esta nueva doctrina no supone ningún avance con respecto al apartado 71 de la sentencia de 1982 (últimas ocho líneas), al que se ha respondido mediante el apartado 19 de una opinión disidente (Recueil 1982, p. 153). Ello queda patente, cuando la Sentencia aplica su doctrina al caso que nos ocupa, en la utilización de criterios, métodos y correcciones todos y cada uno de los cuales se basan en una noción de equidad alcanzada por las sucesivas y siempre subjetivas reacciones del juzgador.

32. Ciertamente, la aplicación de los métodos combinados, con sucesivas correcciones, va acompañada de referencias a las justificaciones de cada ajuste efectuado a una línea teórica a la que se llega a través del método, el de la división igualitaria, que es el primero en emplearse y que, sin embargo, se presume no equitativo, ya que se corrige constantemente. Una vez establecido el fin, siguen los medios. Esto es evidente incluso al principio de la sentencia en la descripción de los hechos, que en cualquier decisión de delimitación es un ejercicio de libro de texto generalmente restringido a la descripción geográfica de la situación ; No así en el presente caso, en el que la Sala ya interpreta los hechos geográficos para preparar el tratamiento que les dará en su uso de los métodos y en sus correcciones de una línea que se justifica no por sus propios méritos resultantes del empleo de factores de equidad definidos y equilibrados dentro de un examen global de las circunstancias pertinentes, sino por el capricho de las sucesivas evaluaciones de un juez no sujeto ni a la ley ni a los hechos geográficos del caso. La idea de que el Golfo es un rectángulo no tiene otra utilidad que preparar el descubrimiento de que un ángulo en el norte del Golfo permitirá trazar una bisectriz ; la elección de algunas líneas imaginarias para componer ciertos lados del mítico rectángulo que termina en una zona fuera de la competencia de la Sala se [p380] presenta como una sorprendente semejanza con la naturaleza. El golfo no es un rectángulo en cualquier descripción exacta de los hechos en este caso, ya que, como cualquier golfo, sólo tiene tres lados, pero se hace pasar por uno simplemente porque eso permite darle un cuarto lado en su entrada que resultará ser una línea indispensable para justificar la dirección del segmento final del límite, en la medida en que se puede trazar una perpendicular entre esta línea de cierre irreal del golfo y la costa de los Estados Unidos, lo que es tan ajeno a la situación geográfica como la descripción de un golfo rectangular, y todo ello recuerda la técnica de alisamiento propuesta por el Gobierno francés en 1977 y rechazada inequívocamente por la Decisión (párrs. 230 y 246). De este modo, un abismo de forma algo ovalada se pone al servicio de una serie de deducciones basadas en un rectángulo cuyo carácter imaginario admite la propia Sala. La sentencia de 1982 se sirvió de un procedimiento similar (cf. opinión disidente, Recueil 1982, pp. 154 y 155, párrs. 18, 19 y 21 ; cf. la advertencia del Juez Sir Gerald Fitzmaurice contra el trazado arbitrario de líneas en la delimitación marítima, Fisheries Jurisdiction, I.C.J. Reports 1973, p. 29, voto particular, n. 11). Esta sucesión de deducciones estimuladas por líneas trazadas con un fin definido es un factor del razonamiento seguido por la Sala en su búsqueda de un resultado equitativo.

33. 33. En cuanto a los hechos geográficos y su utilización, cabe hacer una observación general. Cuando se dice, como a veces se hace, que la geografía es neutra, ello implica que las cosas son lo que son, y la fórmula confirma el dictum según el cual “No se puede nunca remodelar completamente la naturaleza” (sentencia de 1969, apartado 91). La geografía es imparcial y no neutral, en el sentido de que es decisiva en una delimitación y, en sí misma, no da preferencia a un Estado frente a otro. Un juez no puede, por lo tanto, modificar la situación geográfica mediante ninguna representación, ya sea una línea, un rectángulo o un ángulo, que sea su propia visión de los hechos y los altere. Cuando se utilizan tales procedimientos técnicos, pueden servir para preparar la aplicación de un método, pero no son una interpretación de la situación geográfica tal como la naturaleza la configuró. En el caso de una plataforma continental continua entre dos Estados, como en el presente caso, la delimitación puede efectuarse en la zona en litigio mediante una división igual, como dijo el Tribunal en 1969 en un pasaje de su sentencia (párrafo 99) citado en la presente decisión; pero si se añaden a la plataforma continental las aguas situadas por encima de ella después de haber declarado que, puesto que ninguno de los dos elementos proporciona un criterio igualmente aplicable al otro, ninguno de los dos proporciona la clave de la delimitación, cualquier nueva interpretación de los hechos geográficos que altere la igualdad aceptada como regla de la delimitación resulta injustificable. Pero esto es precisamente lo que se aprecia en los sucesivos enfoques del problema en la presente Sentencia, ya se trate del Golfo rectangular, de las costas representadas por líneas distintas de las de los límites nacionales de las aguas territoriales, de la línea artificial de cierre del Golfo y su dirección, de la distorsión atribuida a la isla Sable pero no a Nantucket, la negativa a tomar en consideración las costas de las Partes para el segmento de la frontera fuera del Golfo, o las interpretaciones de la geografía del Golfo que [p381] distorsionan esa búsqueda de la división equitativa de los espacios marítimos en disputa que la Sala considera el criterio equitativo básico a los efectos de su tarea.

34. Dado que el criterio básico de la Sala es la división equitativa recomendada ya en 1969, debe señalarse que la Sentencia de ese año no se refería a este respecto a la totalidad de la plataforma continental, sino únicamente a las zonas de superposición entre las zonas de las Partes en determinados sectores (párr. 99); la Decisión de 1977 no fue menos precisa al limitar el resultado de la división a las zonas marginales en las que convergían las plataformas continentales de las Partes (párr. 78). Este aspecto de la cuestión es ignorado por la Sentencia de la Sala, aunque tiene repercusiones sobre el uso de la proporcionalidad aplicada a todas las costas de las Partes en relación con el conjunto de las zonas de la plataforma continental y de las zonas de pesca, así como sobre la forma misma de determinar el límite. En un litigio territorial, sólo se miden las tierras realmente disputadas, y todo lo que se reconoce como indiscutiblemente perteneciente a una de las partes queda fuera de la operación; a nadie se le ocurre objetar a una de las partes que ya tiene más tierras que la otra. Durante el juicio oral, se invocó la metodología de los levantamientos hidrográficos en relación con zonas cuya mayor parte no estaba en litigio, en lugar de meras zonas de superposición “en determinadas localidades” (Sentencia de 1969, párr. 99), y la Sala ha seguido el ejemplo.

35. El solapamiento no es un fenómeno exclusivo de la plataforma continental y de la zona de 200 millas; una vez que dos Estados tienen costas adyacentes, los salientes de éstas pueden empezar a producir dificultades en las aguas territoriales y en la zona contigua, dando lugar a invasiones mutuas. La presente controversia se refiere a una superposición específica, tal como se desprende de los hechos, y la condición previa para emplear el método de división equitativa previsto en la Sentencia es que esta zona de superposición sea definida por la Sala, no de acuerdo con las pretensiones de las Partes, sino sobre bases objetivas. Esto no se ha hecho. El hecho es que, en lo que puede llamarse el área de la disputa real, es decir, únicamente la zona en la que se producen superposiciones entre los efectos de las costas pertinentes de los dos Estados, la situación geográfica presenta una igualdad entre dichos Estados que no exige ninguna corrección basada en argumentos de equidad ; se trata de una situación de igualdad en el mismo plano, en el sentido de la Sentencia del Tribunal de 1969, si se realizan cálculos agradables (expresión utilizada por la Decisión de 1977, en particular en los párrs. 27 y 250) basados en todas las costas y zonas marítimas de las Partes dentro y fuera del Golfo y se centra la atención en esta zona de solapamientos reales, que no se extiende más allá de un segmento inicial de línea a partir del punto A, en la parte en que los dos Estados tienen costas adyacentes. Cuando los hechos geográficos indican y permiten una división que produce igualdad, no se puede hablar de elaborar una equidad para mejorar la igualdad, y la línea trazada tiene simplemente que garantizar esa igualdad. Es cierto que enunciar el principio de división de las superposiciones es simplemente plantear el verdadero problema, no resolverlo. Pero es reduciendo el área en disputa a lo que realmente es como se hace visible la solución. [p382]

36. La aplicación de la división igualitaria en el caso es suficiente para descartar el argumento basado en la idea de la proporcionalidad total considerada como condición indispensable para una delimitación marítima equitativa. En el presente caso, esta pretensión de mejorar la igualdad implica la importación de circunstancias geográficas ajenas o alejadas del objeto preciso del litigio. En el presente caso, una superposición limitada, debida a las costas adyacentes al punto de partida de la línea solicitada a la Sala, podría resolverse simplemente dividiéndola por igual con la ayuda de cualquier método apropiado, y equidistante en primer lugar. Una disputa limitada en espacio y tamaño, magnificada por las Partes por sus propias razones, podría haber recibido la solución adecuada por parte de la Sala una vez que hubiera adoptado el principio de división equitativa. En lugar de ello, la Sala ha elaborado innecesariamente argumentos suplementarios de equidad que atraviesan toda la Sentencia en una serie de consideraciones doctrinales, criterios, métodos y correcciones; este edificio es, a mi juicio, contrario al derecho internacional aplicable. Una vez que la Sala decidió aplicar la división igualitaria, esa decisión fue definitiva; a menos que salgan a la luz desviaciones, en forma de desigualdades previamente inadvertidas, no queda nada más por decidir (cf. opinión disidente, I.C.J. Reports 1982, párr. 13), y no hay pruebas visibles de circunstancias geográficas particulares que produzcan tales efectos.

37. Cuando los Estados reclamaron y obtuvieron la jurisdicción exclusiva sobre una extensión de agua hasta el límite de las 200 millas, pudieron suponer que esta zona acuática había borrado las plataformas continentales allí donde existen físicamente, o al menos que el agua tiene prioridad sobre el lecho y el subsuelo marinos; eligieron la vaga noción de la equidad del resultado con la redacción de la Convención de 1982, una nueva equidad propicia a las soluciones de compromiso para los negociadores y a las decisiones ex aequo et bon0 para los jueces. En la medida en que la equidad se concibe como la aplicación de una norma de derecho que prescribe el recurso a principios equitativos, se distingue de la arbitrariedad y del ex aequo et bono. Como cada caso contencioso tiene sus propias características, la labor del juez se realizaba dentro de los límites de la aplicación de las normas jurídicas a los hechos; aunque el artículo 6 del Convenio de 1958 dejaba margen para una valoración del efecto de las circunstancias especiales, dicha valoración permanecía bajo control. Al introducir el desorden en la concepción de los principios equitativos, y la libertad para el juez de escoger las circunstancias y los criterios pertinentes, el Tribunal, en la Sentencia de febrero de 1982, y los Estados participantes en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas, por el Convenio de diciembre de 1982, han dado a la equidad en la delimitación marítima este contenido dudoso de indeterminación de criterios, métodos y correcciones que ahora están totalmente orientados a los resultados. Una decisión no sometida a ninguna verificación de su solidez sobre una base de derecho puede ser conveniente, pero nunca es un acto judicial. La equidad descubierta por un ejercicio de discrecionalidad no es una forma de aplicación del Derecho.

38. Es cierto que la sentencia de la Sala ha criticado el intento de las Partes de catalogar los principios de equidad y presentarlos como principios de derecho internacional positivo establecidos y de aplicación general. Pero la argumentación de los párrafos 192 y ss. de la sentencia sobre principios, criterios y métodos se limita a recapitular el argumento de las partes en cuanto a la libertad de elección a la hora de identificar lo que es equitativo, cambiando únicamente la terminología, y sabemos por el Juez Holmes qué pensar del velo que las palabras no pueden proporcionar (párrafo 2, supra). La historia de la jurisprudencia entre diciembre de 1969 y febrero de 1982 demuestra que el Tribunal ha cambiado de opinión. Por el momento, observemos que, para el Tribunal y para esta Sala, se rechaza la equidad en el sentido de las sentencias de 1969 y 1977, y que lo que hoy se denomina equitativo, como en la sentencia de 1982, ya no es una decisión fundada en Derecho, sino una apreciación de la conveniencia de un resultado, que es la definición misma de lo arbitrario, si no cabe concebir ningún elemento de control. La forma en que se ha mantenido y aceptado que cualquier cosa pueda presentarse como factor relevante para ser arrojado a la balanza de las equidades es un abuso de la palabra “relevante”, y hace imposible la misión del juez, excepto como conciliador, que es un papel que no se le ha pedido que desempeñe. La contradicción entre el derecho enunciado en la Sentencia de 1969 y confirmado por la Decisión de 1977, y el vacío jurídico resultante de la Convención de 1982 en cuanto a la delimitación de una zona de 200 millas que comprende la plataforma continental, es flagrante, pero eso es precisamente lo que hace que se invierta el precedente, por lo que hay que examinar la Sentencia de la Sala sobre el fondo y la lógica de su propio razonamiento. Y es este agrupamiento de todas las nociones de equidad en la Sentencia de la Sala el punto central del razonamiento utilizado para justificar el resultado obtenido.

39. La Sala se ha pronunciado sobre la forma en que la equidad debe intervenir en su juicio sobre la delimitación de los espacios marítimos en cuestión, pero sin definir un concepto de equidad. Como consecuencia de la libertad de elección de criterios -otra palabra que puede significar cosas muy distintas-, métodos y correcciones, que se pretende justificar con las nociones de igualdad, proporcionalidad y resultado equitativo, la Sala avanza en cada momento de su razonamiento un motivo tras otro para establecer, y luego fundamentar, un resultado equitativo; pero todas las palabras utilizadas carecen del contenido que las circunstancias y el Derecho proporcionan a un juez como base necesaria para su juicio. No es más concluyente decir que un resultado es equitativo que decir que es justo, si el juez no se remite a una orden de equidad o de justicia. En 1969, el Tribunal se pronunció sobre la aplicación de la “regla de equidad” en el caso particular de la delimitación de la plataforma continental (sentencia de 1969, apartado 88); la equidad no puede considerarse como un medio para garantizar la igualdad, la proporcionalidad y un fin, todo al mismo tiempo. Cuando un juez desea garantizar la igualdad o la equivalencia, igualdad que sólo puede alcanzarse dentro de un mismo plano, puede inspirarse en la fórmula frecuentemente citada de la Sentencia de 15 de diciembre de 1949 en el asunto del Canal de Corfú : “lo que el Tribunal, en las circunstancias del caso, ha calificado de verdadera medida de compensación y la cifra razonable de dicha compensación” (citada en la Sentencia de 1969, también en el apdo. 88 ; cursiva añadida); debe ponderar los elementos de hecho y las consecuencias jurídicas que puede deducir de ellos para que su decisión garantice una equi-[p384]valencia entre las pretensiones reducidas a su verdadero valor. Esta investigación implica el recurso a puntos de referencia, a veces llamados parámetros, sin los cuales el juez se extralimitaría en sus funciones. Al aceptar que la plataforma continental ya no es una verdadera zona del fondo y del subsuelo marinos, sino que hasta una distancia de 200 millas está privada de su especificidad natural, la Sala se ha limitado a dividir las aguas. La destrucción del concepto de prolongación natural significa que ya no queda nada que medir, y el vínculo entre la tierra y el subsuelo e incluso la columna de agua ha perdido todo su significado. La equidad por equivalencia entre dos elementos marítimos puede, en el nuevo vacío legal, efectuarse por división igual, pero hasta ahí puede llegar la búsqueda de una equidad esquiva. La Sentencia de 1969 limitaba la igualdad exclusivamente a la división de superposiciones de extensión -nada más que eso-; mientras que, desde el inicio de su razonamiento hasta su conclusión, la presente Sentencia añade a ello el despliegue continuo de un concepto de equidad en la proporcionalidad y de un concepto de equidad en el resultado. La proporcionalidad y el resultado equitativo se establecen como principios generales, y por tanto como reglas para cualquier delimitación, y no se ve por qué no habría de extenderse al ámbito de la responsabilidad internacional, donde la noción de una verdadera medida de indemnización siempre ha existido. Es una decisión que tiene graves consecuencias y es tanto más lamentable cuanto que, en este caso, es injustificada.
40. Hasta la sentencia de 1969, el Tribunal Permanente de Justicia Internacional y la Corte Internacional de Justicia nunca decidieron directamente un caso sobre la base de la equidad, y parece que ello se debió a la prudencia de los jueces, que eran muy conscientes de las dificultades a este respecto. Sólo mediante breves alusiones mostraron los dos Tribunales su conciencia de la existencia del problema, y su prudencia se hace hoy aún más patente cuando se contempla el paso al que hemos llegado. En 1969, el Tribunal demostró la misma prudencia, pero, llamado a dar indicaciones bastante precisas para que una negociación que había fracasado pudiera, tras su sentencia, tener éxito, tuvo, para cumplir la tarea definida por el Acuerdo especial, que desarrollar un concepto de equidad, que expuso en 12 párrafos ; esto era inusual, ya que el Tribunal normalmente determina la ley sin elaborar la teoría, pero esto era lo que se le había pedido. Al año siguiente, en el asunto Barcelona Traction, Light and Power Company, Limited (Recueil 1970, párrs. 92 a 102), el Tribunal volvió a adoptar el tradicional enfoque prudente y, tras varias consideraciones relativas al caso, descartó la aplicación de la equidad, aunque afirmando que, “como en todos los demás ámbitos del derecho internacional, es necesario que la ley se aplique razonablemente” (párr. 93), lo que no va muy lejos, y equivale más o menos a la asimilación de lo equitativo a lo razonable, palabra utilizada en la Sentencia de 1969. La Sentencia de 1974 sobre la jurisdicción pesquera tuvo que examinar el problema de la distribución de los recursos entre los Estados afectados y mencionó el problema de la equidad cuando el Tribunal repitió después de la Sentencia de 1969:

“No se trata de encontrar simplemente una solución equitativa, sino una [p385] solución equitativa derivada del derecho aplicable” (Recueil 1974, p. 33, párr. 78, y p. 202, párr. 69).

A continuación, el Tribunal se planteó un reparto equitativo de los recursos pesqueros (párrafo 78) sobre la base de cuotas, pero finalmente se negó a ponderar los intereses de los Estados afectados, a falta de información suficiente y de parámetros utilizables (pp. 32 y 201). La refusa1 del Tribunal en 1974 a un reparto de cuotas pesqueras ya demostró que esta función no es fácil de asumir para un órgano jurisdiccional. El Tribunal también descartó la noción de dependencia excepcional de un Estado respecto de los recursos económicos, como también haría en su sentencia de 1982. Se recordará que en 1977 el Tribunal de Arbitraje resumió el papel de la proporcionalidad en términos inequívocos :

“Es más bien un factor que debe tenerse en cuenta para apreciar los efectos de los accidentes geográficos sobre el carácter equitativo o no de una delimitación, y en particular de una delimitación por aplicación del método de la equidistancia” (párrs. 99 y 100-101).

La Sala, por el contrario, ha considerado esencial corregir su línea mediana a la salida del Golfo, establecida a partir de puntos de base situados en costas opuestas, utilizando un cálculo de proporcionalidad basado en todas las costas del Golfo y luego recalculado para atenuarlo, sin hacer referencia a ningún accidente geográfico particular cuya influencia pudiera crear una distorsión que se considerara no equitativa, operación realizada a discreción del juez y a partir de una visión de la equidad, que por el momento sólo él conoce, que se encubre bajo la palabra “corrección7”.

41. El peligro que los dos Tribunales habían sabido evitar a lo largo de su historia se nos presenta hoy. Su prudencia era necesaria, porque estaba claro que un uso desmesurado de la equidad conduciría a un gobierno de los jueces que ningún Estado aceptaría fácilmente (cf. Recueil 1974, p. 149, opinión disidente, párr. 34). El consejo sobre la aplicación de la equidad dado a las Partes por la Sentencia de 1969 ha sido sustituido en la Sentencia de 1982 y en la Sentencia de la Sala por un sistema de equidad erigido en doctrina separada del derecho, que ya no es una aplicación del derecho. Es, en definitiva, una ley en sí misma, en la que cada caso queda expuesto a la aplicación de cuantos criterios, métodos y correcciones imaginables conduzcan a un resultado que la desaparición de las reglas deja al arbitrio de cada tribunal. Pero si bien es cierto que muchas reglas de Derecho internacional están redactadas como principios de conducta y no como normas, interpretarlas conforme a Derecho es una cosa, mientras que otra muy distinta es sustituirlas por una equidad que carece de toda doctrina general y que varía de un caso a otro no sólo en función de las circunstancias -pues siempre es así-, sino en función de lo que el juez elija para dudar de un resultado equitativo. En 1977, el profesor H. Briggs, en una declaración anexa a la Decisión, preveía la

“amenaza de que la norma de derecho positivo expresada en el artículo 6 se vea [p386] erosionada por su identificación con principios equitativos subjetivos, permitiendo los intentos del Tribunal de reparar las desigualdades de la geografía” (Cmnd. 7438, p. 126).

La equidad controlada como procedimiento de aplicación del derecho contribuiría al buen funcionamiento de la justicia internacional ; la equidad dejada, sin ningún elemento objetivo de control, a la sabiduría del juez nos recuerda que la equidad se medía antaño por “el pie del Canciller” ; dudo que la justicia internacional pueda sobrevivir mucho tiempo a una equidad medida por el ojo del juez. Cuando la equidad es simplemente un reflejo de la percepción del juez, los tribunales que juzgan de esta manera se separan de los que aplican la ley.

42. Las observaciones precedentes muestran hasta qué punto estoy alejado del razonamiento de la Sala en todos los puntos del presente asunto. Lo mismo ocurre, en consecuencia, en lo que respecta al resultado de ese razonamiento, es decir, la línea de delimitación, y no he votado a favor del párrafo dispositivo, más que a favor del razonamiento que lo sustenta. Sin embargo, hay que hacer una distinción: dado que la equidad es ahora una cuestión de la opinión de cada juez, no sostengo que la línea de la Sala, o cualquiera de las líneas presentadas durante este caso, sea menos equitativa que la presentada por mí en el mapa adjunto a esta opinión. He votado en contra de la línea de la Sala porque, a menos que la casualidad o algún azar milagroso hayan hecho de ella la única línea equitativa -lo cual es presumir mucho-, los medios empleados en su elaboración son en cualquier caso incompatibles con lo que queda del derecho aplicable a una delimitación de este tipo, en particular la división equitativa de los solapamientos y la equidistancia como método para lograr esa igualdad. Esto me lleva a adjuntar un mapa (véase p. 390) en el que se ilustra la línea 1 que se considera que efectúa una división equitativa, en las circunstancias geográficas, de las zonas en cuestión entre las Partes, con la sobriedad propia de una propuesta cuyo objetivo es mostrar cómo el tan denostado método de la equidistancia aportó una solución razonable a la petición de las Partes de separar sus respectivas plataformas continentales y zonas de pesca (véase la Decisión de 1977 relativa al sector atlántico, en la que se aplicó la equidistancia a reserva, tras una larga reflexión, de una corrección: párrs. 237-252).

43. Para hablar brevemente del papel de la equidistancia, es necesario remontarse al Convenio de 1958 vigente entre las Partes en lo que respecta a la plataforma continental y, a este respecto, indicar que la interpretación de su artículo 6 presentada por la Sentencia no está bien fundada. El Presidente Sir Humphrey Waldock, en su conferencia antes citada, dijo :

“El artículo 6 de la Convención de Ginebra sobre la Plataforma Continental de 1958 había dispuesto que, a falta de acuerdo, el límite de la plataforma continental tanto en el caso de los Estados ‘opuestos’ como en el de los ‘adyacentes’ debería determinarse por el principio de equidistancia, a menos que circunstancias especiales justifiquen otro límite.” (P. 11, énfasis añadido.) [p387] Esta es la fórmula que ya se encuentra en la Decisión de 1977, y estas dos referencias deberían, en mi opinión, bastar : como entre Estados opuestos y Estados adyacentes la diferencia es de naturaleza exclusivamente geográfica, y en cualquier caso el “principio” de equidistancia, dicho Artículo 6, es aplicable, Le., es la forma de establecer la delimitación. En 1969 el Tribunal reconoció que la equidistancia era un método sólido, pero no el único, y que podían utilizarse otros “en aplicación de principios equitativos”, pero hay que señalar que este párrafo 85, que nunca se cita in toto sino sólo seleccionando tal o cual pasaje conveniente, está enteramente dedicado a la manera en que los Estados efectivamente interesados deben, a los ojos del Tribunal, ponerse a negociar un acuerdo.

44. Una línea de equidistancia “cada uno de cuyos puntos es equidistante de los puntos más próximos de las líneas de base” es una línea única que sólo depende de las posiciones de los puntos de base. Mientras se conozcan esas posiciones, no puede haber controversia sobre el curso de la línea, y todos los tratados técnicos coinciden en los principios de su construcción. Además, como los dos conjuntos de puntos de base de las dos costas interactúan continuamente en la línea, la determinación de los puntos de base pertinentes en una costa depende en cierta medida de la configuración de la otra costa, de modo que cuando las costas son opuestas, y siempre que no haya elementos incidentales como islas a una distancia significativa de la costa, la línea de equidistancia suele efectuar una división razonablemente uniforme entre ellas.

45. Esta línea de la página 390, más abajo, es esencialmente una línea de equidistancia construida a partir de puntos base continentales. Una línea de este tipo no puede pasar por el punto A y, por consiguiente, la línea que parte del punto A sigue un curso neutro perpendicular al frente costero de Maine hasta que se cruza con la línea de equidistancia. Para la construcción de la línea de equidistancia, las islas canadienses Brier, Tuscet y Cape Sable y las estadounidenses Great Wass, Mount Desert y Vinalhaven se consideran parte del continente. No se tienen en cuenta ni Nantucket ni las demás islas e islotes al sur de Cabo Cod, ni la isla Seal, frente a Nueva Escocia. Esta línea de equidistancia gira hacia el sudeste en un punto situado unas millas al sudeste de una línea entre el codo de cabo Cod y cabo Sable. Cruza Georges Bank a unas 14% millas al Oeste de la línea de la Cámara, e interseca el límite canadiense de las 200 millas a unas 29 millas de la terminación de la línea de la Cámara.

46. La Convención sobre la Plataforma Continental de 1958 postula una regla de equidistancia/circunstancias especiales, una regla única que es clara: si no hay circunstancias especiales, debe aplicarse la equidistancia. La Sentencia de 1969 y la Decisión de 1977 se basaron en esa regla y la interpretaron con el deseo de asentar firmemente el derecho internacional en un concepto de rigor en la aplicación de una equidistancia dependiente de ese derecho existente. Cuando la Sentencia de 1982 decidió, en los párrafos 109 y 110, resumir la evolución del derecho consuetudinario en materia de delimitación de la plataforma continental, tomó [p388] tomó partido en el combate contra la idea de equidistancia privándola “como primera medida” de todo “estatuto preferente” como método, creando así para los negociadores y, posteriormente, para los jueces algo así como una prohibición de pensamiento. Esta prohibición se renueva ahora con la sentencia de 1984. La diferencia entre el derecho internacional de la plataforma continental de 1958 y el giro dado en 1982 es, pues, fundamental. Parece que la idea de realizar un examen preliminar según el método de la equidistancia es tan temida que hay que proscribirla. Es difícil comprender la necesidad de una oposición tan a priori a que la noción misma de equidistancia tenga algún papel útil en la búsqueda de una solución equitativa.

47. En cuanto a su doctrina, la presente sentencia puede resumirse en cuatro palabras: el resultado es equitativo. Esto equivale a esperar que los Estados que acuden al Tribunal acepten este nuevo fundamento de la función del juez como una función liberada del derecho positivo que le corresponde aplicar. La Sentencia de 1969 y la Decisión de 1977 habían erigido barreras al uso del concepto de equidad; la Sentencia de 1982 y la presente las han derribado. El Tribunal, en su sentencia de 1951 sobre la pesca, había limitado cuidadosamente su fallo al carácter particular de la situación. La Sala ha pretendido contribuir a la actualización del derecho convencional en materia de delimitación, pero esto, en mi opinión, es contrario a la misión jurisdiccional del Tribunal, como señaló Charles De Visscher en 1963 :

“La función de la interpretación no consiste en perfeccionar un instrumento jurídico para adaptarlo más o menos exactamente a lo que se puede tener la tentación de concebir como la plena realización de un objetivo lógicamente postulado, sino en arrojar luz sobre lo que las partes quisieron realmente.”

Desde febrero de 1982, se ha optado por una equidad fuera de la ley, al margen de toda regla establecida, basada únicamente en lo que cada grupo de jueces que conoce de un asunto se declara capaz y libre de apreciar en función de sus opiniones políticas o económicas del momento. Se trata de transformar la Corte Internacional de Justicia en un tribunal de equidad, como ya advirtieron en su momento los jueces Sir Arnold McNair y Sir Gerald Fitzmaurice. Desde 1982 asistimos no sólo a una nueva tendencia jurisprudencial, sino a una manera diferente de resolver los litigios interestatales.

48. Al igual que la del Tribunal de 1982, la sentencia de la Sala ha intentado construir, en apoyo de una codificación infructuosa de la delimitación marítima, una doctrina del resultado equitativo, como lo demuestra la progresión del razonamiento a través de las contradicciones que pretende borrar. La aparente negativa de la decisión a tener en cuenta los recursos naturales de las zonas que deben delimitarse da paso en los párrafos finales 238, 239 y 240 al reconocimiento por parte de la Sala de que el uso de esos recursos es una preocupación importante y a la expresión de su esperanza de que las Partes encuentren satisfactoria para sus intereses la solución de compromiso que se les ofrece. Al asimilar así un procedimiento que sigue llevando el sello de [p389] la Convención de 1982, la Sala añade a la jurisprudencia del Tribunal una decisión consensuada más del tipo cuyos lamentables efectos expuse recientemente (“La recherche du consensus dans les décisions de la Cour internationale de Justice”, Festschrift für Hermann Mosler, 1983, p. 351 ; esp. pp. 357-358). Una vez más, el consenso aquí no es más que otra palabra para un compromiso, el mismo tipo de transacción en la que las Partes habían solicitado formalmente a la Sala que no se comprometiera, pidiéndole que decidiera “de conformidad con los principios y normas del derecho internacional aplicables en la materia entre las Partes7” (Acuerdo especial, art. II, párr. 1). No se trata, en mi opinión, de un método de trabajo judicial que permita tratar aquellos problemas que se dirigen a un tribunal de justicia y no a un conciliador amistoso.

(Firmado) André Gros.

[p390]

Mapa – Referido en la Opinión Disidente del Juez Gros