lunes, enero 22, 2018
 
Project Syndicate

Un 2018 para hacer Europa

Un 2018 para hacer Europa

MADRID – Se ha convertido en un lugar común: cada diciembre proliferan las voces que califican el año siguiente como crucial para la Unión Europea. Es un balance bien pautado, se constata la turbulencia de los 12 meses pasados, y se reflexiona sobre su origen en eventos para los que Europa no estaba preparada, ha improvisado una respuesta y proclama el compromiso de abordar en el inmediato futuro las cuestiones estructurales. Y se inicia un nuevo ciclo, y Europa vuelve a saturarse de acontecimientos y a quedar atrapada en respuestas a corto plazo. ¿Será la Unión capaz de romper este esquema en  2018?

Es posible. Después de casi una década concatenando dramas — desastre financiero, invasión rusa de Ucrania y anexión de Crimea, crisis migratoria, votación del Brexit y elección de un presidente estadounidense que cuestiona la relación transatlántica — Europa entra en el 2018 en una situación de relativa estabilidad.

La crisis en las fronteras europeas ha remitido y, a pesar del crecimiento anémico, una perspectiva económica favorable también parece estabilizarse. En cuanto al panorama electoral que 2017 nos deja, sin perjuicio de los recientes resultados en Austria, es de destacar que las citas de las urnas en las tres grandes economías europeas no produjeron nuevas insurrecciones populistas. Francia, tiene ahora un presidente pro-europeo en Emmanuel Macron; una gran coalición pro-europea está emergiendo en Alemania; y el liderazgo británico, aunque muy dividido, ha conseguido alcanzar un acuerdo de divorcio con sus socios europeos que servirá de plataforma para futuras negociaciones. Italia es el único país trascendental con elecciones previstas en 2018.

La Unión Europea tiene ahora una oportunidad excepcional para profundizar en la formulación de políticas concretas frente a la política declarativa, y para abordar las reformas que además de concentrar las preocupaciones comunes de los ciudadanos en toda la Unión — migraciones, competitividad y cambio climático — constituyen base ineludible para un futuro de prosperidad, seguridad y dinamismo. No hay tiempo que perder; el 2019 ya se perfila cargado de complejidad: elecciones al Parlamento Europeo, designación de una nueva Comisión Europea, y fecha límite para un acuerdo de Brexit.

La Unión encara pues doce meses para progresar en diversas áreas, como la defensa común, el comercio, la unión energética, la reforma de Schengen, o la unión bancaria. Pero, tanto por razones sustantivas como por responder a preocupaciones primarias de los ciudadanos, los esfuerzos conjuntos son particularmente importantes en tres áreas — interna, regional y global —.

El mercado único digital requiere y merece profundización. En 2015, la UE lanzó su documento estratégico, con el objetivo de poner en marcha este importante sector europeo. Desde entonces ha habido avances, sobre todo la popularmente aclamada eliminación del roaming por parte de las compañías telefónicas. Pero crear las condiciones que permitan a las empresas europeas crecer y competir internacionalmente, en un mercado hoy copado por gigantes no europeos, precisa mucho más trabajo. Y dado que la Comisión Juncker termina su mandato en 2019, no cabe más demora.

La relación de Europa con África es el gran reto regional. La crisis migratoria recalcó lo estrechamente vinculado que está el futuro de ambos continentes, y lo inefectiva que ha resultado la política europea en África hasta ahora. La Unión tiene un largo historial de mudanzas erráticas en su compromiso de priorizar la política africana. Hoy, al fin, se dan las circunstancias para el establecimiento de una relación equilibrada, desde un planteamiento entre iguales, realista y productivo. Porque Europa es consciente de los intereses que tiene en juego: solo la creación de oportunidades y la estabilización de la gobernanza en África puede mitigar una presión migratoria que desde las condiciones actuales se proyecta imparable. Y la historia demuestra cómo el interés es una motivación mucho más poderosa que el altruismo o la mala conciencia por pasados coloniales. Alcanzar el éxito exige alejarse de paternalismos y perseguir una cooperación igualitaria. África y Europa deben trabajar juntos, en pie de igualdad; y superar las acciones tacticistas y cortoplacistas enfocadas a frenar los flujos migratorios; y adoptar un acercamiento que aborde sus orígenes estructurales, incluyendo cuestiones de gobierno. Este nuevo planteamiento caracterizó la Cumbre Unión Africana – Unión Europea con el énfasis marcado en la inversión privada frente a los fondos de ayuda al desarrollo; ahora falta que Europa cumpla sus compromisos e invierta tiempo, esfuerzo y capital político.

Por fin, y no sólo de cara a la ciudadanía, Europa debe consolidar la recuperación del liderazgo mundial en materia de cambio climático. El encuentro de alto nivel organizado y protagonizado por Macron en París a mediados de diciembre subrayó la oportunidad para Europa de asumir esta responsabilidad, en un momento en que Estados Unidos rehúye toda cooperación, sobre todo en este ámbito. Europa debe y puede suplir el vacío dejado por la retirada de EE.UU. en junio de 2017 del acuerdo de París, ahora en fase crucial de ejecución. Pero debe actuar rápido para garantizar una cooperación sensata y responsable. Especialmente, tomando en consideración los errores que culminaron en la desastrosa cumbre del clima de Copenhague en 2009, la UE debe trabajar con humildad para construir coaliciones fuertes.

El año próximo traerá, como los anteriores, imprevistos y distracciones. Sin perjuicio de ello, sigue siendo una realidad que el 2018 debería de propiciar, en particular, las políticas prácticas en los tres ámbitos señalados, agenda digital, política africana y medioambiente, que definirán nuestro futuro. No podemos desperdiciar esta oportunidad.

Ana Palacio, a former Spanish foreign minister and former Senior Vice President of the World Bank, is a member of the Spanish Council of State, a visiting lecturer at Georgetown University, and a member of the World Economic Forum’s Global Agenda Council on the United States.

Ver también

Dossier - NEWSLETTER

Dossier 2018 – Semana 3

Semana 3 – 15 al 21 de enero de 2018 Serbia y Montenegro, en la …

Un comentario

  1. Gracias, Sra. Palacio, por un diagnóstico interesante y unas perspectivas alentadoras de cara a este nuevo año 2018. Lástima que la prensa no refleje de vez en cuando reflexiones como la suya. La opinión pública queda bajo la impresión siempre negativa y contradictoria de noticias que se van acumulando sin apenas explicación de ninguna clase. Y distracciones, sí, muchas distracciones.

    El presidente Trump me recuerda un poco al Mr. Babbitt que describía con maestría Sinclair Lewis en 1922, ¿pero quién recuerda a ese escritor? Yo sigo pensando que me siento más cercana a los EEUU que a China, que tenemos suerte que China sea un país prudente en sus relaciones internacionales, que Rusia actúa como marioneta de Beijing y que el sol sigue saliendo por el este, como hace millones de años. Apenas nada nuevo bajo el sol. Por eso su artículo me llena de esperanza y se lo agradezco sinceramente.

    Lástima que bonitos proyectos no prosperaran: la constitución europea, un mero producto de laboratorio errado desde un principio (demasiado larga, demasiado detallada) y más recientemente, aquel proyecto de tratado comercial entre EEUU y Europa, tan mal planteado y aún peor en su presentación al público: ¡nadie lo quería! Sin embargo, necesitamos un tratado con EEUU para la Unión Europea, está clarísimo que lo necesitamos. Sin él, Europa quedará como un parque de atracciones para turistas chinos y un colchón donde los que huyen de la guerra y del hambre tal vez puedan descansar un poco, antes de buscar horizontes más propicios.

    Me gustaría, puestos a soñar, que el empuje del cambio climático se combinara con la defensa de los derechos humanos, cada vez más pisoteados y menos respetados. Su certero análisis, estimada Sra. Palacio, me ha devuelto cierta esperanza, porque me parece muy atinada esa observación suya de plantear la relación con Africa en un plano de igualdad e intentando que sea el capital privado de Europa el que tome el relevo de la inversión pública allí. La opinión pública europea está en una deriva nacionalista generalizada y no podemos permitirnos el lujo de desatender su clamor, cuando las desigualdades sociales hacen mella en el tejido europeo y las minorías depauperadas ya no son solamente de fuera de Europa, si no muy nuestras, desgraciadamente.

    De nuevo gracias por su artículo, cuya lectura he disfrutado mucho. Me ha devuelto algo de esperanza y serenidad.

    Atentamente,
    S. Moreno de Cayeux