sábado, abril 13, 2024

CASO DEL CANAL DE CORFÚ (DETERMINACIÓN DE LA CUANTÍA DE LA INDEMNIZACIÓN) Fallo de 15 de diciembre de 1949 – Corte Internacional de Justicia

Canal de Corfú

Reino Unido v. Albania

Sentencia

15 de diciembre de 1949

 

Presidente: Guerrero;
Jueces: Alvarez, Hackworth, Winiarsky, Zoricic, De Wisscher, Sir Arnold McNair, Klaestad, Badavi Pasha, Krylov, Read, Hsu Mo, Azevedo, M. Ecer;
Juez Hoc: M. Hambro

Representado por: Reino Unido: Sir Eric Beckett, K.C.M.G., K.C., Consejero Jurídico del Ministerio de Asuntos Exteriores; Sir Frank Soskice, K.C., M.P., Solicitor General.

[p245]

El Tribunal,

compuesto como arriba,

dicta la siguiente sentencia:

Por Sentencia dictada el 9 de abril de 1949, en el asunto del Canal de Corfú (fondo), el Tribunal declaró a la República Popular de Albania responsable, en virtud del Derecho Internacional, de las explosiones ocurridas el 22 de octubre de 1946 en aguas albanesas y de los daños y pérdidas de vidas humanas que de ellas resultaron para el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (I.C.J. Reports 1949, p. 4).

En dicha sentencia, el Tribunal de Justicia se declaró competente para evaluar el importe de la indemnización, pero precisó que no podía hacerlo en la misma sentencia, ya que el Gobierno albanés aún no había declarado qué partidas, en su caso, de las distintas cantidades reclamadas impugnaba, y que el Gobierno del Reino Unido no había presentado sus pruebas al respecto. Por consiguiente, el Tribunal de Justicia declaró que era necesario continuar el procedimiento sobre este asunto y que el orden y los plazos de dicho procedimiento se fijarían mediante auto de la misma fecha.

En esta resolución, el Tribunal, después de tomar nota de que el Gobierno del Reino Unido había indicado, en su Memorial de 1 de octubre de 1947, las diversas cantidades reclamadas en concepto de indemnización, y después de reservarse el derecho de las Partes a acogerse a las disposiciones del Artículo 68 del Reglamento del Tribunal, fijó, de conformidad con el Artículo 48 del Estatuto, los siguientes plazos: 25 de junio de 1949, para las observaciones del Gobierno albanés; 25 de julio de [p 246] 1949, para la respuesta del Gobierno del Reino Unido, y 25 de agosto de 1949, para la respuesta del Gobierno albanés. Finalmente, el Tribunal ordenó que el procedimiento ulterior, incluido el nombramiento de peritos en caso de que las Partes llegaran a un acuerdo tanto en cuanto al objeto del dictamen de los peritos como en cuanto a los nombres de los peritos, debería ser regulado por orden del Presidente del Tribunal en este caso.

El 24 de junio de 1949, el Presidente del Tribunal dictó una resolución en la que se hacía constar que, mediante telegrama fechado en Tirana el 23 de junio de 1949, el Viceministro de Asuntos Exteriores de Albania había solicitado la prórroga del plazo para la presentación de las observaciones albanesas hasta el 1 de julio de 1949, y que no existía razón alguna para denegar dicha solicitud. En consecuencia, el Presidente decidió prorrogar los plazos fijados por la Orden del Tribunal de 9 de abril de la siguiente manera: 1 de julio de 1949 para las observaciones del Gobierno albanés; 1 de agosto para la respuesta del Gobierno del Reino Unido; 1 de septiembre para la respuesta del Gobierno albanés.

En una carta fechada el 29 de junio de 1949, el Agente del Gobierno Albanés informó al Tribunal que, en opinión de su Gobierno: “de conformidad con el Acuerdo Especial firmado entre los Agentes de la República Popular de Albania y de Gran Bretaña, el 25 de marzo de 1948, y presentado al Tribunal el mismo día, el Tribunal sólo tenía que considerar la cuestión de si Albania estaba, o no, obligada a pagar una indemnización por los daños causados a los buques de guerra británicos en el incidente del 22 de octubre de 1946, y el Acuerdo Especial no preveía que el Tribunal tuviera derecho a fijar el importe de la indemnización y, en consecuencia, a pedir a Albania informaciones sobre este tema”.

El Gobierno del Reino Unido presentó sus observaciones dentro del plazo fijado e invocó el artículo 53 del Estatuto. El Gobierno albanés no presentó ninguna respuesta ni ningún otro documento. El caso quedó listo para la vista después del 1 de septiembre de 1949, y la fecha del comienzo de la vista se fijó para el 17 de noviembre.

En un telegrama fechado el 15 de noviembre, el Viceministro de Asuntos Exteriores de Albania reafirmó la opinión expresada en la carta del Agente albanés del 29 de junio, y declaró que el Gobierno albanés no consideraba necesario estar representado en la audiencia.

En la vista pública del 17 de noviembre, el Tribunal escuchó las declaraciones de Sir Eric Beckett, K.C., Agente, y de Sir Frank Soskice, K.C., Abogado del Reino Unido. Este último pidió al Tribunal que dictase sentencia en el sentido de que la cuantía de la indemnización debida era la [p 247] cuantía indicada en las alegaciones finales contenidas en las Observaciones escritas del Reino Unido de fecha 28 de julio de 1949, a saber:

con respecto al H.M.S. Saumarez …. £ 700.087
con respecto al H.M.S. Volage….. £ 93,812
con respecto a las muertes y lesiones del personal naval
personal naval……. . . . . £ 50,048
Total…… £ 843.947

El Gobierno albanés estaba ausente y no presentó alegaciones.

En la misma sesión, después de haber oído al Agente del Gobierno del Reino Unido, el Presidente anunció que el Tribunal había decidido, de conformidad con el párrafo 2 del artículo 53 del Estatuto, examinar las cifras y estimaciones presentadas por el Gobierno del Reino Unido y, de conformidad con el artículo 50 del Estatuto, confiar esta investigación a expertos por tratarse de cuestiones de carácter técnico.

En una Orden de fecha 19 de noviembre de 1949, el Tribunal nombró como peritos al Contralmirante J. B. Berck, de la Marina Real de los Países Bajos, y al Sr. G. de Rooy, Director de Construcción Naval de la Marina Real de los Países Bajos, con instrucciones de “examinar las cifras y estimaciones indicadas en las últimas alegaciones presentadas por el Gobierno del Reino Unido en relación con la cuantía de su reclamación por la pérdida del Saumarez y los daños causados al Volage”. El Tribunal fijó el 2 de diciembre como plazo para la presentación del Informe de los peritos. Este documento fue presentado dentro del plazo fijado, y debidamente comunicado a las Partes. Se les concedió un plazo que expiraba el 10 de diciembre para la presentación de observaciones.

Como algunos miembros del Tribunal habían pedido ciertas explicaciones en relación con el Informe, los expertos, convocados a una reunión del Tribunal, respondieron el 3 de diciembre a las preguntas que se les formularon. Estas respuestas fueron inmediatamente comunicadas a las Partes.

El Gobierno del Reino Unido, por telegrama del 6 de diciembre de 1949, confirmado por carta de la misma fecha, declaró que tomaba nota de que los expertos habían llegado a la conclusión de que la reclamación presentada por dicho Gobierno podía considerarse como una estimación justa y exacta de los daños sufridos y que, por lo tanto, no deseaba hacer ninguna observación sobre los cálculos particulares de los expertos.

Al expirar el plazo concedido a las Partes para la presentación de sus observaciones escritas, se entregó al Secretario del Tribunal una carta firmada por el Encargado de Negocios de Albania en París y fechada el 10 de diciembre de 1949. En esta carta se solicitaba la modificación del procedimiento instituido por el Tribunal para la presentación de observaciones y, en su defecto, la prórroga del plazo señalado hasta el 23 de diciembre. El Tribunal de Justicia recuerda que ha dado amplias oportunidades al Gobierno albanés para defender su caso; que, en lugar de hacer uso de esta oportunidad, dicho Gobierno ha impugnado en dos ocasiones la competencia del Tribunal de Justicia en la presente parte del procedimiento, que no presentó alegaciones y que declinó comparecer en la vista pública del 17 de noviembre. En estas circunstancias, el Tribunal de Justicia no puede acceder a la solicitud del Gobierno albanés.

***
Como se ha dicho anteriormente, el Gobierno albanés impugnó la competencia del Tribunal de Primera Instancia en lo que respecta a la evaluación de los daños y perjuicios. El Tribunal puede limitarse a declarar que esta competencia quedó establecida por su Sentencia de 9 de abril de 1949; que, de conformidad con el Estatuto (artículo 60), que, para la solución del presente litigio, es vinculante para el Gobierno albanés, dicha Sentencia es definitiva e inapelable, y que, por lo tanto, el asunto es cosa juzgada.

La posición adoptada por el Gobierno albanés pone en aplicación el artículo 53 del Estatuto, que se aplica al procedimiento en caso de incomparecencia. Este artículo autoriza al Gobierno del Reino Unido a pedir al Tribunal que se pronuncie a favor de su demanda y, por otra parte, obliga al Tribunal a cerciorarse de que la demanda está bien fundada de hecho y de derecho. Si bien el artículo 53 obliga, pues, al Tribunal a examinar las alegaciones de la Parte que comparece, no le obliga a examinar su exactitud en todos sus detalles, ya que ello podría resultar imposible en la práctica en ciertos casos no impugnados. Basta con que el Tribunal se convenza por los métodos que considere adecuados de que las alegaciones están bien fundadas.

Teniendo en cuenta estas consideraciones y el carácter técnico de las cuestiones relativas a la evaluación de la indemnización en el presente asunto, el Tribunal de Justicia ordenó la investigación pericial mencionada anteriormente.

La reclamación del Gobierno del Reino Unido se articula en torno a tres puntos distintos que se examinarán sucesivamente.

1. Pérdida del destructor “Saumarez

En las alegaciones finales contenidas en sus Observaciones escritas del 28 de julio de 1949, y mantenidas en su declaración oral del 17 de noviembre de 1949, el Gobierno del Reino Unido estima [p 249] los daños sufridos por la pérdida total del destructor Saumarez en £ 700.087; esta suma representa el valor de reposición del buque en el momento de su pérdida en 1946 (después de deducir el valor de las partes utilizables-equipos, chatarra), y el valor de los pertrechos que deben considerarse perdidos.

Los peritos, por su parte, estimaron el conjunto de estos daños en una cifra algo superior,
£ 716,780.

El Tribunal considera que la verdadera medida de la indemnización en el presente caso es el coste de reposición del Saumarez en el momento de su pérdida. El Tribunal opina que la cuantía de la indemnización reclamada por el Gobierno del Reino Unido está justificada. No puede conceder una cantidad superior a la reclamada en las alegaciones del Gobierno del Reino Unido.

2. Daños al destructor “Volage

En las alegaciones finales, tal como consta en sus Observaciones escritas de 28 de julio de 1949, y mantenidas en su declaración ante el Tribunal, el Gobierno del Reino Unido, bajo el epígrafe de daños causados a este buque, reclamó una suma de £ 93.812. La cifra ligeramente inferior de los peritos, £ 90.800, puede explicarse, como señala su Informe, por el carácter necesariamente aproximado de la valoración, especialmente en lo que se refiere a las provisiones y al equipo.

El Tribunal de Justicia considera que las cifras presentadas por el Gobierno del Reino Unido son razonables y que su demanda está fundada. A este respecto, toma nota de la siguiente conclusión del informe de los expertos: “Durante su investigación y cálculos, y como resultado de su experiencia y de la información que se les ha presentado, los expertos han llegado al convencimiento de que la reclamación de £ 793.899 presentada por el Gobierno del Reino Unido puede considerarse como una estimación justa y exacta de los daños sufridos.”

3. Reclamaciones respecto a muertes y lesiones de personal naval

En las alegaciones finales, tal como consta en sus Observaciones escritas de 28 de julio de 1949, y mantenidas en su declaración ante el Tribunal, el Gobierno del Reino Unido reclamó bajo este epígrafe una suma de £ 50.048, que representaba el coste de las pensiones y otras subvenciones concedidas por él a las víctimas o a sus dependientes, y por los costes de administración, tratamiento médico, etc. [p 250]. [p 250]

Estos gastos han sido probados a satisfacción del Tribunal por los documentos presentados por el Gobierno del Reino Unido como Anexos 12 y 13 a su Memorial, y por la información complementaria y las correcciones efectuadas a los mismos en los Apéndices I, II y III de las Observaciones de dicho Gobierno de 28 de julio de 1949.

Por último, el Tribunal de Justicia señala que el Gobierno del Reino Unido, en el párrafo 6 de sus Observaciones escritas de 28 de julio de 1949, mencionó ciertos daños, por los que declaró expresamente que no solicitaba indemnización. Por consiguiente, el Tribunal de Justicia no tiene que pronunciarse sobre esta cuestión.

Por estas razones,

El Tribunal,

por doce votos contra dos,

1. Se pronuncia a favor de la demanda del Gobierno del Reino Unido, y

Fija el importe de la indemnización debida por la República Popular de Albania al Reino Unido en 843.947 libras esterlinas.

Hecho en francés y en inglés, dando fe el texto francés, en el Palacio de la Paz, La Haya, el quince de diciembre de mil novecientos cuarenta y nueve, en tres ejemplares, uno de los cuales se depositará en los archivos del Tribunal y los demás se remitirán a los Gobiernos del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de la República Popular de Albania, respectivamente.

(Firmado) J. G. Guerrero,
Presidente en funciones

(Firmado) E. Hambro,
Secretario [p 251]

El Juez Krylov declara que no puede estar de acuerdo ni con el fallo ni con la motivación de la Sentencia.

El Juez Ečer, Juez ad hoc, declarándose en la imposibilidad de adherirse a la Sentencia del Tribunal, ha hecho uso del derecho que le confiere el artículo 57 del Estatuto y ha adjuntado a la Sentencia una declaración de su opinión disidente.

(rubricado) J. G. G.

(Iniciales) E. H. [p 252]

Voto disidente del Dr. Ečer, juez “ad hoc”.

[Traducción]

Estoy de acuerdo con la declaración del juez Krylov por las siguientes razones:

(1) Interpretación del artículo 53 del Estatuto.

La Sentencia ofrece una interpretación del artículo 53 del Estatuto. La idea dominante en esta interpretación es, a mi juicio, la siguiente: la rebeldía de la parte demandada -y Albania es la parte demandada en la presente fase del procedimiento- no puede considerarse un reconocimiento de la demanda y de los hechos alegados por el demandante. En consecuencia, el Tribunal de Primera Instancia está obligado, en virtud del artículo 53, a examinar las afirmaciones de la demandante y a cerciorarse de que las alegaciones contenidas en la demanda están fundadas de hecho y de Derecho. Pero en este caso, la responsabilidad del Tribunal de Primera Instancia está, por así decirlo, “disminuida”. El Tribunal no está obligado a examinar los hechos alegados por el demandante con la misma exactitud que en el caso de una cuestión planteada por el demandado. Pero no puedo aceptar esta interpretación del artículo 53. Para empezar, en este caso el Tribunal no se encuentra ante una simple incomparecencia, a la que se refiere el artículo 53 en primer lugar: el demandado, habiendo recibido una copia de la demanda (el Memorial), no contesta. Además, cuando se le convoca a una sesión pública, no comparece, o comparece y guarda silencio. Albania no hizo nada de eso; por el contrario, tanto en el procedimiento escrito como en el oral, impugnó de hecho y de derecho la demanda del Reino Unido. No participó en la presente fase del procedimiento por una razón jurídica reconocida incluso por la minoría de 6 Jueces. La presente fase del procedimiento no es un asunto nuevo, como, en mi opinión, se menciona principalmente en el artículo 53, sino la fase final de un asunto que debe considerarse en su conjunto, desde la fecha de la demanda -o, en cualquier caso, del Acuerdo especial- hasta la sentencia definitiva.

Por lo tanto, en el presente procedimiento, el Tribunal se enfrenta a una situación algo diferente a la contemplada en el artículo 53. Por lo tanto, la interpretación del artículo 53 en este procedimiento no puede ser la misma que en un caso de mera rebeldía.

Las palabras del artículo 53 “El Tribunal deberá …. satisfacerse”, son claras. “Satisfacerse” no es más que un sinónimo de la “firme convicción” de un Juez. Los medios de prueba propiamente dichos figuran en el Reglamento del Tribunal: documentos, testigos, peritos, etc. El conjunto constituye la “prueba judicial”. Una interpretación me parece superflua. La única “sanción” en que incurre el demandado en rebeldía, según el artículo 53 del Estatuto, es la siguiente: la misión del Tribunal consiste únicamente en examinar las alegaciones del demandante y pronunciarse sobre ellas: si la demanda está fundada de hecho y de derecho. Por lo tanto, la tarea del Tribunal se ve facilitada únicamente en el sentido de que no examina las alegaciones de la parte demandada. Eso es todo. Pero el Tribunal está obligado a considerar las afirmaciones (alegaciones) del demandante con el mismo cuidado y precisión, comparezca o no el demandado.

(2) La regla del non ultra petita

Esta norma general de Derecho en el sentido del artículo 38 se refiere a una cuestión de procedimiento. Tras señalar que la cuantía de la indemnización reclamada por el Reino Unido por la pérdida del Saumarez, basada en valores de 1946, es algo inferior a la evaluada para el mismo daño por los peritos, la Sentencia decide que la cuantía reclamada por el Gobierno del Reino Unido está justificada debido a la regla non ultra petita. Se plantea así un problema: ¿puede esta regla influir o no en la elección de la base de cálculo (1943-1946-1949)? En mi opinión, la regla non ultra petita no puede influir en el Tribunal de Justicia en este asunto. Si, para determinar el valor de sustitución del Saumarez, el Tribunal debe tener en cuenta el momento del acto ilícito, o el momento de la concesión de la indemnización (de la sentencia), el problema no puede resolverse con la ayuda de la regla antes mencionada. En mi opinión, el Tribunal, sin referencia alguna a esta regla, debe decidir, en primer lugar y por razones de derecho, y no de matemáticas, qué base debe adoptarse jurídicamente. Y si la cifra estimada sobre esta base es superior a la suma reclamada, el Tribunal debe limitar su adjudicación de conformidad con la regla non ultra petita.

(3) La motivación de la Sentencia

En mi opinión, la Sentencia no fundamenta suficientemente la cuantía y el cálculo de la indemnización por la pérdida del Saumarez y los daños del Volage. La Sentencia compara las cifras del Reino Unido con las de los peritos y se decanta por las primeras. Para empezar, la sentencia apenas hace referencia a los numerosos documentos británicos aceptados como prueba de los daños. Considero que debería haberse dicho algo sobre su valor probatorio. Por otra parte, la sentencia no somete la investigación pericial a un examen similar. Según una norma de procedimiento bastante general, el Tribunal no está vinculado por el dictamen de los peritos. El Tribunal puede rechazarlo o aceptarlo; pero siempre debe motivarlo suficientemente. Esto era especialmente necesario, puesto que Albania había informado al Tribunal de que tenía observaciones que presentar sobre el Informe de los expertos, y puesto que incluso Gran Bretaña informó al Tribunal de que tenía observaciones que hacer, pero no deseaba presentarlas. [p 254]

(4) Cuantía de la indemnización reclamada

Se trata esencialmente de una cuestión de derecho sustantivo. En mi opinión, debería haberse tratado con menos brevedad, teniendo en cuenta la importancia del caso. Considero que sólo eran necesarias unas palabras sobre el derecho que rige la cuantía de la indemnización:

(a) La Sentencia de 9 de abril de 1949 afirmaba que las “omisiones graves” implicaban la responsabilidad internacional de Albania (p. 23). Las consecuencias eran ciertamente graves. Pero una omisión que implique la responsabilidad de un Estado debe ser una omisión culpable.

Pero, ¿cuál era el grado de culpabilidad? ¿Dolus, culpa lata, culpa levis? Las palabras “omisiones graves” parecen eliminar la culpa levis. Pero, en mi opinión, la Sentencia debería haber sido más precisa en este punto. Una conclusión sobre el grado de culpabilidad (por ejemplo, culpa lata) constituiría la base jurídica para la decisión sobre el damnum emergens (el daño positivo; la pérdida de bolsillo). Así pues, cabría decir algunas palabras sobre la relación entre el grado de culpabilidad y la cuantía de la indemnización.

(b) Por último, el valor jurídico de la Sentencia se habría incrementado con unas breves observaciones sobre la causalidad como elemento jurídico para determinar la cuantía de la indemnización. Considero que sería útil, e incluso necesario, afirmar que la reclamación del Reino Unido equivale a una reclamación por damnum emergens, noción que grosso modo se corresponde con las de consecuencias “directas”, o “necesarias”, o “inevitables”, o “próximas”, utilizadas en diversas decisiones de tribunales internacionales.

(5) Estimación del daño

Aquí me limito a la indemnización por la pérdida del Saumarez, ya que ésta es, desde el punto de vista jurídico, la cuestión vital. El Reino Unido reclamó 700.087 libras esterlinas por este concepto. Los peritos estimaron los daños en 716.780 libras.

No existe ni puede existir una regla universal de cálculo. Los casos difieren unos de otros. Algunos implican una o varias circunstancias especiales, por ejemplo, el presente caso, que se refiere a la pérdida de un buque de guerra. Es evidente que el cálculo sería más sencillo y la estimación de los daños en cifras sería más fácil si se tratara de un buque mercante. Los valores comerciales tienen como denominador común la moneda, y son más susceptibles de cálculo en dinero. Pero con todas las reservas y limitaciones, hay sin embargo dos cuestiones de derecho comunes a todos los casos, si algo se ha perdido por un acto ilegal, y si la restitución en especie no es posible, como en el presente caso: [p 255]

(1) la cuestión del momento que debe tomar el juez para estimar la reparación del daño. ¿Debe ser el momento del acto ilícito, o de la decisión del tribunal; o el momento en que se hizo la cosa?

(2) la cuestión de las condiciones y la medida en que una suma correspondiente a la depreciación de la cosa (tal como se habría producido si la cosa hubiera permanecido en manos de su propietario), debe deducirse del importe del valor de sustitución.

En cuanto a (1) la base de cálculo. En el presente caso hay tres bases posibles: 1943, 1946, 1949.

(a) La base de 1943. La orden de proceder a la construcción del Saumarez fue dada por el Gobierno del Reino Unido a una empresa de Hebburn-on-Tyne el 9 de enero de 1941; el buque fue entregado una vez terminado y puesto al servicio de la Royal Navy el 1 de julio de 1943 (declaración jurada del Sr. Powell, párrafo 4). El coste real registrado de la construcción del buque fue de 554.678 libras esterlinas (párrafo 5 de la declaración jurada). Si la pérdida del Saumarez se calcula en cifras correspondientes a los costes de construcción naval en 1943, esta decisión puede justificarse por el hecho de que la suma representa el daño real sufrido por el Reino Unido. La subida o bajada de los precios es un factor que no depende del autor del acto ilícito y, por tanto, del que no se le puede hacer responsable. No existe ninguna relación de causalidad entre el acto ilegal y la subida o bajada de los precios. Por esta razón, el coste de construcción realmente pagado en 1943 podría tomarse como la cifra de la pérdida real del Saumarez.

(b) La base de 1946 o 1949

Salvioli, en sus conferencias sobre La responsabilité des États, la fixation des dommages et intérêts par les tribunaux internationaux (Recueil des Cours, 1929, III, pp. (Recueil des Cours, 1929, III, pp. 239-240), dice: “Los tribunales arbitrales mixtos introdujeron la siguiente distinción: cuando los objetos estaban destinados a ser revendidos, debe concederse una suma que corresponda al valor de los objetos en el momento del acto que los dañó -y en lo que respecta a las decisiones antes mencionadas, en el momento de la desposesión-; en cambio, si el objeto es una propiedad que el propietario habría conservado y utilizado como tal, el valor de sustitución debe corresponder a su valor mercantil en la fecha de la concesión de la indemnización” (la cursiva es del autor). Salvioli se remite expresamente a la sentencia del asunto Chorzow.

Los fundamentos de las decisiones del Tribunal Arbitral Mixto y de la sentencia del Tribunal Permanente de Justicia Internacional [p 256] en el asunto Chorzow, a este respecto, se exponen en las propias decisiones y en las obras de varios escritores que se han ocupado de la cuestión, y no necesito citarlos.

En mi opinión, estas razones son convincentes, y no hay fundamento jurídico para una decisión de adoptar el momento del acto ilícito en tal caso.

Pero surge una dificultad en la determinación del valor comercial en el momento de la decisión, si la propiedad no tenía valor comercial – como en el presente caso, donde se trata de un buque de guerra que no tiene valor comercial.

Según Roth (Schadenersatz, 1934, p. 102), en tal caso, “el juez debe determinar el valor ex csquo et bono, teniendo en cuenta las circunstancias especiales”.

El Tribunal se sitúa en el momento del acto ilícito ; pero la sentencia no da ninguna razón jurídica para esta decisión.

(2) Depreciación

Se plantea la cuestión de si existen razones jurídicas para deducir una suma en concepto de depreciación de un objeto, si dicho objeto permanece en manos del propietario. La jurisprudencia internacional y nacional de todos los países responde afirmativamente. Los peritos dieron la misma respuesta. Calcularon la indemnización por la pérdida del Saumarez de forma que se dedujera un 3% por tres años de la “vida” del buque (1943-1946), del coste de construcción en 1946. En la reunión del Tribunal del 3 de diciembre de 1949, también dieron la tasa de esta depreciación. Parece que esto está bastante justificado.

Me remito de nuevo a Salvioli, que expresó la siguiente opinión : “El Tribunal debe tener en cuenta el aumento o la disminución de valor que habría experimentado el objeto si hubiera permanecido en manos de su propietario, y si no hubiera sufrido el acto ilegal.”

Cuando la Sentencia da la razón a la cifra reclamada por el Reino Unido como indemnización por la pérdida del Saumarez, implícitamente rechaza la regla según la cual debe deducirse de los costes de construcción una cantidad en concepto de depreciación, sin asignar ninguna razón de derecho para hacerlo. Cuál sería el efecto de este principio en la práctica es una cuestión de cálculo.

(Firmado) Dr. B. Ečer [p 257]

ANEXO 1

Lista de los documentos presentados al Tribunal después de la sentencia de 9 de abril de 1949

Documento depositado por el Gobierno del Reino Unido

Declaración jurada firmada por el Vicesecretario del Almirantazgo británico (7 de noviembre de 1949). [p 258]

ANEXO 2

informe de los peritos del 1 de diciembre de 1949

Valor de reposición: “Saumarez

Los expertos han efectuado una estimación del coste de construcción de un destructor del tipo “Saumarez”, con ayuda de las informaciones puestas a su disposición por la Marina Real de los Países Bajos y los astilleros holandeses. Esta estimación ha sido comprobada con respecto a los salarios, la producción, la organización y el aumento de los precios en Inglaterra, y así se ha llegado a una nueva estimación sobre una base británica.

En este cálculo no se han tenido en cuenta los “intereses de los crecientes desembolsos de capital”, ya que su inclusión no parecía justificada en la presente propuesta. En cambio, se ha incluido una suma en concepto de seguros, sobre una base de posguerra.

Los expertos aplicaron el coste de construcción de un destructor terminado a un destructor del tipo Saumarez; también hicieron un nuevo cálculo sobre una base británica. Se tomó la menor de las dos cifras anteriores, que difieren muy poco la una de la otra, y se llegó a un precio de coste de 739.470 libras sobre una base de 1946.

Al estimar el verdadero valor de reposición, se tuvo en cuenta el hecho de que durante el primer año de servicio de un buque, la disminución del valor del mismo se ve contrarrestada por las adiciones y alteraciones y, entre otras cosas, por el coste adicional de preparar el buque como líder de flotilla. Después del primer año, comienza a producirse una depreciación que aumenta progresivamente con el paso del tiempo. Tomando la vida de un buque como quince años, la depreciación durante los tres primeros años sería respectivamente del 0-1-2 %; así, el valor de reposición del H.M.S. Saumarez en 1946 debe calcularse en 717.280 £.

Valor de las provisiones

Con la ayuda de los planos de un antiguo destructor británico de la misma clase, los expertos hicieron un cálculo aproximado de los daños sufridos por la pérdida, deterioro e inservibilidad debidos al agua de mar, de los pertrechos contenidos en la proa del buque. Estiman estos daños en 23.300 libras.

Valor del equipo aún utilizable

El valor total de 74.870 £ mencionado para el equipamiento está de acuerdo con los datos puestos a disposición de los expertos de buques similares. [p 259]

Como el Reino Unido ha declarado que el equipo en cuestión había estado en el buque desde 1946, cabe suponer que, aparte de la parte dañada por la explosión de minas o por el agua de mar, el resto se ha deteriorado gravemente por falta de mantenimiento; en consecuencia, una estimación de su valor debe tener carácter especulativo. Teniendo en cuenta todos los riesgos, se considera razonable una reclamación de 20.000 libras.

Chatarra

Tomando en consideración el coste necesario de salvamento y despiece, así como el coste de transporte del material desde Malta hasta las plantas de chatarra, ¿3.800 puede tomarse como una cifra razonable.

Indemnización por “Saumarez

A la vista de lo expuesto, los peritos han llegado a la siguiente cifra por los daños sufridos por el H.M.S. Saumarez:

Valor de reemplazo…….. £717,280
Almacenes……….. £ 23,300
£740,580
Menos £ 20,000 + £ 3,800……£ 23,800
£716,780

Daños “Volage”

Los expertos se encontraban en la afortunada situación de haber dirigido la realización de reparaciones similares en un antiguo destructor británico en 1946. Es cierto que en el primer caso sólo hubo que sustituir una pequeña parte de la proa, pero ello permitió establecer una buena base de comparación. Para llegar a estas cifras, los expertos tuvieron que tener en cuenta que las reparaciones más extensas del H.M.S. Volage requirieron un largo periodo de 205 días en dique, lo que influyó considerablemente en el coste total. También había que considerar el mayor coste del transporte de material y, por último, el coste de las pruebas tras la finalización de las reparaciones. En opinión de los expertos, estos viajes de prueba están inseparablemente relacionados con reparaciones tan extensas.

Los expertos estiman el total de estos costes en 64.300 libras.

Almacenes

En cuanto a la valoración de las provisiones perdidas, es válido lo dicho en el caso del H.M.S. Saumarez. Teniendo en cuenta la pérdida de equipo antisubmarino, esta cifra se estima en £26.500.

Indemnización por “Volage

Reparaciones Volage………. £64,300
Tiendas y equipo……. £26,500
£90,800 [p 260]

Compensación:

£716,780
£ 90,800
£807,580

Los peritos señalan que sus cifras son una aproximación, especialmente en el caso del valor de las provisiones y el equipo, y aún más porque una parte considerable del equipo es de naturaleza secreta, y además que las partes del equipo que quedan tendrían que ser desmontadas y examinadas antes de que fuera posible una estimación exacta de su valor.

Durante sus investigaciones y cálculos, y como resultado de su experiencia y de la información que se les ha presentado, los expertos han llegado al convencimiento de que la reclamación de 793.899 £ presentada por el Gobierno del Reino Unido puede considerarse como una estimación justa y exacta de los daños sufridos.

Este Informe fue redactado en inglés en un solo ejemplar en el Palacio de la Paz, La Haya, el día primero de diciembre de mil novecientos cuarenta y nueve.

(Firmado) Berck

(Firmado) G. De Rooy [p 261]

ANEXO 3

PREGUNTAS FORMULADAS POR LOS MIEMBROS DEL TRIBUNAL Y RESPUESTAS DE LOS EXPERTOS (SESIÓN DEL 3 DE DICIEMBRE DE 1949)

Presentes: Presidente en funciones Guerrero, Jueces Alvarez, Hackworth, Winiarski, Zoricic, De Visscher, Sir Arnold McNair, Klaestad, Badawi Pasha, Krylov, Read, Hsu Mo, Azevedo, M. Ecer, Juez ad hoc; Secretario Hambro. También presentes como Expertos. Contralmirante J. B. Berck, de la Marina Real Holandesa, Sr. G. de Rooy, Director de Construcción Naval de la Marina Real Holandesa.

El Presidente [traducción].-El Tribunal está reunido. Hemos pedido a los expertos que acudan unos instantes a la sesión de hoy para que puedan dar a algunos miembros del Tribunal las explicaciones que deseen sobre el Informe de los Expertos.

Tienen ante ustedes las preguntas sobre las que nuestros colegas desearían tener explicaciones. ¿Tendrían los Expertos la amabilidad de responder a la pregunta del Juez De Visscher?

¿Podrían los peritos explicar la diferencia entre los dos métodos de cálculo mencionados respectivamente en los párrafos 1 y 3 de la página 1 del Informe? [FN1]

————————————————————————————————————
[Véase p. 258, párrs. 1 y 3.
————————————————————————————————————

La evaluación de los costes de construcción del destructor Saumarez se abordó de dos maneras:

En primer lugar, partimos de los costes reales de un destructor terminado de 1.925 toneladas de desplazamiento estándar, revisamos el cálculo para el Saumarez de 1.730 toneladas, teniendo en cuenta las diferencias en los salarios de la mano de obra, el rendimiento laboral y los costes de los materiales, y llegamos a un coste de nueva construcción en 1946 de 751.750 libras esterlinas.

En segundo lugar, seguimos los procedimientos normales en la planificación de un buque nuevo. Calculamos los costes de construcción naval, ingeniería, ingeniería eléctrica, armamento, torpedos y equipo especial, todo ello sobre una base británica de 1946. El resultado fue una cifra de nueva construcción de 737.470 libras esterlinas.

Esta última cifra, obtenida de la forma más exacta, se insertó en nuestro informe, “sirviendo la primera cifra sólo como control”.

El Presidente [traducción]: ¿Está satisfecho el Sr. De Visscher?

M. Sí, señor Presidente.

El Presidente [traducción].-¿Va a responder ahora el Experto a la pregunta del Juez Azevedo? [p 262]

I. ¿Cuál es la tasa progresiva de depreciación de un destructor, durante cada año de su existencia, que se estima en quince años?

Contraalmirante Berck.-I. El valor de depreciación de un destructor se debe, en primer lugar, al desgaste normal del buque. En segundo lugar, el material de guerra instalado se vuelve a la larga más o menos obsoleto, en función del desarrollo de nuevos equipos.

Esta última influencia es más acusada en el segundo quinquenio, ya que en los últimos cinco años el destructor ya no puede considerarse un buque de primera línea, aunque siga siendo utilizable para muchos fines bélicos.

Según nuestra experiencia, la depreciación anual debe fijarse de la siguiente manera: Primer año, 0%; segundo año, 1%; tercer año, 2%; cuarto año, 3%; quinto año, 4%; sexto a décimo año, 7%; undécimo a decimoquinto año, 10%, dejando al final de quince años un valor residual del 5%. Esto es más que el valor real de desguace, ya que el barco sigue siendo utilizable para fines especiales, formación, etc.

2. ¿Cuál fue la tasa de aumento del coste de construcción de un destructor en 1946 y en 1949, en comparación con su coste en 1943?

2. El aumento del coste de construcción en Inglaterra en 1946, en comparación con 1043, es de aproximadamente un 30%. Nuestra propia información coincide a este respecto con los datos que figuran en la declaración jurada del Sr. Powell. Lamento que no hayamos tenido tiempo de obtener los datos necesarios para 1949. Sin embargo, yo lo estimaría aproximadamente entre el 50 y el 60% para los buques de guerra. Para los buques mercantes sería del 43%.

El Presidente [traducción]: ¿Está satisfecho el Juez Azevedo con la respuesta?

Juez Azevedo [traducción],-Sí.

El Presidente [traducción].-Ahora están las cuatro preguntas’ formuladas por el Juez Ecer.

Juez Ečer [traducción].-Se ha dado respuesta a mis preguntas 2 y 3 en las explicaciones facilitadas a los jueces De Visscher y Azevedo. Sólo quedan por responder las preguntas 1 y 4.

1. En la página 1, párrafo 2 [FN1] del Informe, se dice: “Por otra parte, se ha incluido una suma en concepto de seguro, sobre una base de posguerra”.

————————————————————————————————————
[FN1] Véase p. 258, párrafo 2.
———————————————————————————————————–

(a) ¿Pueden los expertos mencionar esta suma?

(b) Llamo la atención de los peritos sobre la declaración jurada del Sr. Powell, en la que se dan dos cifras:
en el párrafo 5 – £ 21.359.
en el párrafo 7 – £ 2.000.[p 263].

Me parece que la diferencia puede explicarse de la siguiente manera: en el párrafo 5, la cifra cubre dos clases de riesgos, el del constructor y el del Enemigo del Rey; mientras que la cantidad del párrafo 7 sólo cubre los riesgos del constructor.

¿Estoy en lo cierto?

Contraalmirante Berck.-1 (a) Como el seguro para el riesgo del constructor se fija en la Bolsa de Londres, ponemos en nuestro cálculo la misma cifra que el Sr. Powell, es decir, 2.000 libras esterlinas.

(b) Como bien señala Su Excelencia el Juez Ečer, la cifra más alta de la declaración jurada del Sr. Powell cubre también los riesgos adicionales en tiempo de guerra.

4. En la página 2,[FN1] bajo el epígrafe “Valor del equipo aún utilizable”, el Informe dice: “El valor total de 74.870 libras mencionado para el equipo está de acuerdo con los datos puestos a disposición de los expertos de buques similares.”

————————————————————————————————————
[Véase p.258.
————————————————————————————————————

¿Podrían decir los expertos:

(a) ¿Dónde se ha mencionado esta cifra de 74.870 libras?
(b) Si esta cifra representa el valor del equipo aún utilizable, ¿por qué los expertos consideran razonable la suma de £20.000, mencionada en el párrafo 13 de las Observaciones del Reino Unido?
(c) ¿Por qué se dice en el Informe que una reclamación de £20.000 es razonable, cuando no es una reclamación sino, por el contrario, una reducción de la reclamación del Reino Unido?

Contraalmirante Berck.-Respecto a la pregunta 4, en la sesión pública de este Tribunal celebrada el jueves 17 de noviembre, Sir Frank Soskice anunció que los diferentes departamentos del Almirantazgo habían confeccionado listas de equipos aptos para su posible reutilización. El valor estimado de este equipamiento como nuevo, era de 74.870 libras esterlinas.

Para los destructores de la misma clase actualmente en servicio en la Marina Real Holandesa, hicimos la misma valoración y encontramos que la cifra mencionada por el Gobierno del Reino Unido para el equipo como nuevo, era aceptable.

Como señalamos en nuestro informe, la evaluación del valor actual es de naturaleza especulativa.

El equipo había permanecido en el buque durante tres años sin un mantenimiento adecuado, en el clima subtropical de Malta y bajo la influencia del aire salado. El deterioro y la corrosión eran de esperar. Antes de volver a utilizarlos, habrá que desmontar cada instrumento, limpiarlo y revisarlo, y sustituir las piezas corroídas. Teniendo en cuenta los costes de mano de obra y transporte, una rebaja de 20.000 libras es justa y, en opinión de los expertos, elevada. [p 264]

En cuanto a la pregunta 4 (c), lamentamos que con las prisas de terminar el informe, las 20.000 libras se pusieran como reclamación. Como bien señala el Juez Ečer, no es una reclamación, sino una reducción de la reclamación total.

El Presidente [traducción].-¿Está satisfecho el juez Ečer?

Juez Ečer [traducción],-Sí, señor Presidente.

El Presidente [traducción].-Tenemos ahora la pregunta del Juez Winiarski.

En su Informe del 1 de diciembre, párrafo 2, [FN1] los expertos dicen que “El “interés sobre el desembolso de capital creciente” no se ha tenido en cuenta en este cálculo, ya que su inclusión no parecía justificable en la presente propuesta.”

————————————————————————————————————
[Véase p. 258, párrafo 2.
————————————————————————————————————

(a) ¿Por qué?
(b) ¿Cuáles fueron, en su opinión, las razones para incluirlo en el cálculo del Sr. Powell?

Contralmirante Berck: Con respecto a la pregunta del juez Winiarski, el constructor de un buque de guerra no recibe el pago a la entrega del buque, sino durante el tiempo de construcción, en cuotas. Por regla general, se realiza un primer pago tras la firma del contrato; los pagos posteriores se realizan cuando las partes principales, por ejemplo, el casco, la maquinaria principal, etc., están terminadas. Teóricamente, parece correcto añadir a los costes de construcción los intereses sobre el creciente desembolso de capital.

Sin embargo, según nuestra experiencia, estos intereses nunca se añaden a los costes de construcción.

En la declaración jurada del Sr. Powell, se mencionan los intereses de la inversión creciente, pero no se incluyen en la reclamación final.

No podemos juzgar las razones para incluir esta cantidad en la declaración jurada del Sr. Powell.

El Presidente [traducción], -¿Está satisfecho el Juez Winiarski?

Juez Winiarski [traducción],-Sí, Sr. Presidente.

El Presidente [traducción],-¿Desean otros miembros del Tribunal, formular preguntas a los expertos?

Juez Zoričić [traducción].-Si he entendido bien, el Contralmirante Berck, en respuesta a la pregunta del Juez De Visscher, dijo que se alcanzó una suma de 737.470 libras, mientras que la cantidad que figura en el informe es de 739.470 libras. Este punto debe ser aclarado para que el acta literal no contradiga el Informe.

Contralmirante Berck: De hecho, la cifra de 737.470 libras es la cifra de la nueva construcción. Hay que añadir los costes de seguro de 2.000 libras, y mantuvimos la cifra de nueva construcción libre de eso.

El Presidente [traducción]: ¿Hay más preguntas? [p 265]

El Juez Ečer [traducción].-Si los expertos han examinado todos los detalles de los daños, me gustaría preguntarles si pueden afirmar que todos los daños del Volags mencionados en el documento del Reino Unido son consecuencia directa de la explosión.

Contralmirante Berck: Hemos visto los detalles dados por el Gobierno del Reino Unido sobre los daños sufridos por el Volage, y debemos considerarlos como consecuencia directa de la explosión de la mina.

El Presidente [traducción].-Me queda agradecer a los expertos las explicaciones que nos han dado; sus respuestas serán útiles al Tribunal para fijar el importe de las reparaciones.

Contraalmirante Berck.-Los peritos desean agradecer al Tribunal el haberles brindado la oportunidad de haber participado en pequeña medida en los trabajos del Tribunal.

El Tribunal se levanta a las 11 de la mañana.

Ver también

Nicolas Boeglin

Gaza / Israel: concluyen audiencias en demanda de Nicaragua contra Alemania por complicidad de genocidio en Gaza

Nicolas Boeglin, Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho,Universidad de Costa Rica (UCR). Contacto …