martes, mayo 28, 2024

PRESUNTAS VIOLACIONES DEL TRATADO DE AMISTAD, RELACIONES ECONÓMICAS Y DERECHOS CONSULARES DE 1955 (REPÚBLICA ISLÁMICA DEL IRÁN c. ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA) [OBJECIONES PRELIMINARES] Sentencia de 3 de febrero de 2021 – Corte Internacional de Justicia

PRESUNTAS VIOLACIONES DEL TRATADO DE 1955 DE AMISTAD, RELACIONES ECONÓMICAS Y DERECHOS CONSULARES

(REPÚBLICA ISLÁMICA DEL IRÁN c. ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA)

EXCEPCIONES PRELIMINARES

SENTENCIA

3 DE FEBRERO DE 2021

 

Presentes: Presidente YUSUF; Vicepresidente XUE; Jueces TOMKA, ABRAHAM, BENNOUNA, CAN^ADO TRINDADE, GAJA, SEBUTINDE, BHANDARI, ROBINSON, CRAWFORD, GEVORGIAN, SALAM, IWASAWA; Jueces ad hoc BROWER, MOMTAZ; Secretario GAUTIER.

En el asunto relativo a las supuestas violaciones del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955

entre

la República Islámica de Irán,

representada por

Sr. Hamidreza Oloumiyazdi, Director del Centro de Asuntos Jurídicos Internacionales de la República Islámica de Irán, Profesor Asociado de Derecho Privado en la Universidad Allameh Tabataba’i, Teherán,

en calidad de Agente y Abogado;

Sr. Mohammad H. Zahedin Labbaf, Agente de la República Islámica de Irán ante el Tribunal de Reclamaciones Irán-Estados Unidos, Director del Centro de Asuntos Jurídicos Internacionales de la República Islámica de Irán en La Haya,

como Co-Agente y Consejero;

Sr. Seyed Hossein Sadat Meidani, Asesor Jurídico del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán,

en calidad de Agente y Asesor adjunto;

Sr. Vaughan Lowe, QC, Profesor Emérito Chichele de Derecho Internacional Público, Universidad de Oxford, miembro del Institut de droit international, Essex Court Chambers, miembro del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales,

Sr. Alain Pellet, Profesor Emérito de la Universidad París Nanterre, antiguo Presidente de la Comisión de Derecho Internacional, miembro del Institut de droit international,

Sr. Jean-Marc Thouvenin, Profesor de la Universidad París Nanterre, Secretario General de la Academia de Derecho Internacional de La Haya, miembro asociado del Institut de droit international, miembro del Colegio de Abogados de París, Sygna Partners,

Sr. Samuel Wordsworth, QC, Essex Court Chambers, miembro del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales, miembro del Colegio de Abogados de París,

Sr. Hadi Azari, Asesor Jurídico del Centro de Asuntos Jurídicos Internacionales de la República Islámica de Irán, Profesor Adjunto de Derecho Internacional Público en la Universidad Kharazmi de Teherán,

como Abogado y Procurador;

Sr. Behzad Saberi Ansari, Director General de Asuntos Jurídicos Internacionales, Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán,

Excmo. Sr. D. Alireza Kazemi Abadi, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Islámica de Irán ante el Reino de los Países Bajos,

Sr. Mohsen Izanloo, Adjunto en Asuntos Jurídicos, Centro de Asuntos Jurídicos Internacionales de la República Islámica de Irán, Profesor Asociado de Derecho en la Universidad de Teherán,

como asesores jurídicos principales;

Sr. Luke Vidal, miembro del Colegio de Abogados de París, Sygna Partners,

Sr. Sean Aughey, Essex Court Chambers, miembro del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales,

Sra. Philippa Webb, Profesora del King’s College de Londres, Twenty Essex Chambers, miembro del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales, miembro del Colegio de Abogados del Estado de Nueva York,

Sr. Jean-Remi de Maistre, doctorando, Centre de droit international de Nanterre (CEDIN),

Sr. Romain Pieri, miembro del Colegio de Abogados de París, Sygna Partners,

como abogado;

Sr. Seyed Mohammad Asbaghi Namini, Director en funciones del Departamento de Reclamaciones Internacionales del Centro de Asuntos Jurídicos Internacionales de la República Islámica de Irán,

Sr. Mahdad Fallah Assadi, Asesor Jurídico del Centro de Asuntos Jurídicos Internacionales de la República Islámica de Irán,

Sr. Mohsen Sharifi, Jefe en funciones, Departamento de Litigios y Derecho Internacional Privado, Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán,

Sr. Yousef Nourikia, Segundo Consejero, Embajada de la República Islámica de Irán en los Países Bajos,

Sr. Alireza Ranjbar, Asesor Jurídico del Centro de Asuntos Jurídicos Internacionales de la República Islámica de Irán,

Sr. Seyed Reza Rafiey, Experto Jurídico, Departamento de Litigios y Derecho Internacional Privado, Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán,

Sr. Soheil Golchin, Experto Jurídico, Departamento de Litigios y Derecho Internacional Privado, Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán,

Sr. Mahdi Khalili Torghabeh, Experto Jurídico, Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán,

como Asesores Jurídicos,

y

los Estados Unidos de América, representados por

Sr. Marik A. String, Asesor Jurídico en funciones, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

como Agente, Consejero y Abogado (hasta el 28 de enero de 2021);

Sr. Richard C. Visek, Asesor Jurídico en funciones, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

en calidad de Agente (desde el 28 de enero de 2021);

Sr. Steven F. Fabry, Asesor Jurídico Adjunto, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

como Co-Agente y Consejero;

D. Paul B. Dean, Consejero Jurídico, Embajada de los Estados Unidos de América en los Países Bajos,

Sra. Lara Berlin, Consejera Jurídica Adjunta, Embajada de los Estados Unidos de América en los Países Bajos,

como Agentes y Consejeros Adjuntos;

Sir Daniel Bethlehem, QC, Twenty Essex Chambers, miembro del Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales,

Sra. Laurence Boisson de Chazournes, Profesora de Derecho Internacional en la Universidad de Ginebra, miembro del Institut de droit international,

Sra. Kimberly A. Gahan, Asesora Jurídica Adjunta, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sra. Lisa J. Grosh, Asesora Jurídica Adjunta, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

como Abogados y Procuradores;

Sr. Donald Earl Childress III, Consejero en Derecho Internacional, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sra. Maegan L. Conklin, Asesora Jurídica Adjunta, Departamento de Estado de Estados Unidos,

Sr. John D. Daley, Asesor Jurídico Adjunto, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sr. John I. Blanck, Abogado Asesor, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sr. Jonathan E. Davis, Abogado Asesor, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sr. Joshua B. Gardner, Abogado Asesor, Departamento de Estado de Estados Unidos,

Sr. Matthew S. Hackell, Abogado Asesor, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sr. Nathaniel E. Jedrey, Abogado Asesor, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sr. Robert L. Nightingale, Abogado Asesor, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sra. Catherine L. Peters, Abogada Asesora, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sr. David B. Sullivan, Abogado Asesor, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sra. Margaret E. Sedgewick, Abogada Asesora, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

como Abogado;

Sr. Guillaume Guez, Asistente, Facultad de Derecho de la Universidad de Ginebra,

Sr. John R. Calopietro, Supervisor Paralegal, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sra. Anjail B. Al-Uqdah, Paralegal, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sra. Katherine L. Murphy, Paralegal, Departamento de Estado de los Estados Unidos,

Sra. Catherine I. Gardner, Asistente Administrativa, Embajada de los Estados Unidos de América en los Países Bajos,

como asistentes,

EL TRIBUNAL

integrado por las Sras,

después de deliberar,

dicta la siguiente Sentencia:

1. El 16 de julio de 2018, la República Islámica de Irán (en adelante, “Irán”) presentó en la Secretaría del Tribunal una Demanda por la que se incoaba un procedimiento contra los Estados Unidos de América (en adelante, “Estados Unidos”) en relación con supuestas violaciones del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares, que fue firmado por ambos Estados en Teherán el 15 de agosto de 1955 y entró en vigor el 16 de junio de 1957 (en adelante, el “Tratado de Amistad” o el “Tratado de 1955”).

2. En su Demanda, Irán pretende fundar la competencia de la Corte en el artículo 36, párrafo 1, del Estatuto de la Corte y en el artículo XXI, párrafo 2, del Tratado de 1955.

3. El 16 de julio de 2018, Irán también presentó una Solicitud de indicación de medidas provisionales, haciendo referencia al artículo 41 del Estatuto y a los artículos 73, 74 y 75 del Reglamento de la Corte.

4. El Secretario comunicó inmediatamente al Gobierno de los Estados Unidos la Demanda, de conformidad con el párrafo 2 del artículo 40 del Estatuto de la Corte, y la Solicitud de indicación de medidas provisionales, de conformidad con el párrafo 2 del artículo 73 del Reglamento de la Corte. Asimismo, notificó al Secretario General de las Naciones Unidas la presentación de la Demanda y de la Solicitud de indicación de medidas provisionales por parte de Irán.

5. Además, mediante carta de fecha 25 de julio de 2018, el Secretario informó a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas de la presentación de la Demanda y la Solicitud de indicación de medidas provisionales mencionadas.

6. De conformidad con el párrafo 3 del artículo 40 del Estatuto, el Secretario notificó a los Estados Miembros de las Naciones Unidas, por conducto del Secretario General, y a cualquier otro Estado que tenga derecho a comparecer ante la Corte, la presentación de la Demanda, mediante la transmisión del texto bilingüe impreso de dicho documento.

7. El 18 de julio de 2018, el Secretario informó a ambas Partes que la Miembro de la Corte de nacionalidad estadounidense, de conformidad con el artículo 24, párrafo 1, del Estatuto, había notificado al Presidente de la Corte su intención de no participar en la decisión del caso. De conformidad con el artículo 31 del Estatuto y el artículo 37, párrafo 1, del Reglamento de la Corte, Estados Unidos eligió al Sr. Charles Brower para actuar como juez ad hoc en el caso.

8. Dado que la Corte no contaba entre sus miembros con ningún juez de nacionalidad iraní, Irán procedió a ejercer el derecho que le confiere el artículo 31 del Estatuto de elegir un juez ad hoc para conocer del caso; eligió al Sr. Djamchid Momtaz.

9. El 23 de julio de 2018, el Presidente de la Corte, actuando de conformidad con el artículo 74, párrafo 4, del Reglamento de la Corte, dirigió una comunicación urgente al Secretario de Estado de los Estados Unidos, instando al Gobierno de los Estados Unidos a “actuar de tal manera que permita que cualquier Providencia que la Corte pueda dictar sobre la solicitud de medidas provisionales surta sus efectos apropiados”. Una copia de dicha carta fue transmitida al Agente de Irán.

10. Mediante Providencia de 3 de octubre de 2018, el Tribunal, oídas las Partes, señaló las siguientes medidas provisionales :

“(1) Los Estados Unidos de América, de conformidad con sus obligaciones en virtud del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955, eliminarán, por los medios que elijan, cualquier impedimento derivado de las medidas anunciadas el 8 de mayo de 2018 a la libre exportación al territorio de la República Islámica de Irán de

(i) medicamentos y productos sanitarios;

(ii) productos alimenticios y productos agrícolas básicos; y

(iii) piezas de repuesto, equipos y servicios asociados (incluidos servicios de garantía, mantenimiento, reparación e inspecciones) necesarios para la seguridad de la aviación civil;

(2) Los Estados Unidos de América garantizarán que se concedan las licencias y autorizaciones necesarias y que los pagos y otras transferencias de fondos no estén sujetos a ninguna restricción en la medida en que estén relacionados con los bienes y servicios mencionados en el punto (1);

(3) Ambas Partes se abstendrán de cualquier acción que pueda agravar o extender la disputa ante el Tribunal o hacerla más difícil de resolver.” (I.C.J. Reports 2018 (II), p. 652, párr. 102.)

11. Mediante Providencia de fecha 10 de octubre de 2018, la Corte fijó el 10 de abril de 2019 y el 10 de octubre de 2019, como plazos respectivos para la presentación de un Memorial por parte de Irán y de un Contramemorial por parte de Estados Unidos.

12. En una carta de fecha 19 de febrero de 2019, Irán solicitó a la Corte que “ejerza su autoridad, en virtud del artículo 78 del Reglamento, para instar a los Estados Unidos a que expliquen, con carácter de urgencia, las medidas concretas que se han adoptado y se están adoptando para aplicar la Providencia de la Corte de 3 de octubre de 2018”.

13. A raíz de esta comunicación, la Corte solicitó a Estados Unidos que proporcionara, a más tardar el 4 de junio de 2019, información sobre su implementación de las medidas provisionales indicadas por la Corte en su Providencia de 3 de octubre de 2018 y a Irán que proporcionara, a más tardar en la misma fecha, cualquier información que pudiera tener al respecto. Dicha información fue remitida por ambas Partes dentro del plazo fijado al efecto. Mediante cartas de fecha 19 de junio de 2019, se informó a las Partes de que el Tribunal había tomado debida nota de las respuestas proporcionadas por ellas, y que consideraba que cualquier cuestión relativa a la aplicación de las medidas provisionales podría abordarse en una etapa posterior, si el caso pasaba al fondo.

14. Mediante escrito de fecha 1 de abril de 2019, el Coagente de Irán solicitó al Tribunal que ampliara el plazo para la presentación del Memorial en un mes y medio, e indicó los motivos de dicha solicitud. A la recepción de dicho escrito, el Secretario Adjunto, remitiéndose al artículo 44, párrafo 3, del Reglamento del Tribunal, transmitió copia del mismo al Agente de los Estados Unidos. Mediante carta de 5 de abril de 2019, la Agente de los Estados Unidos indicó que su Gobierno no tenía ninguna objeción a la prórroga del plazo solicitada por Irán.

15. Mediante Providencia de fecha 8 de abril de 2019, el Presidente del Tribunal prorrogó hasta el 24 de mayo de 2019 y el 10 de enero de 2020, los plazos respectivos para la presentación de la Memorial de Irán y de una Contramemorial de Estados Unidos. El Memorial de Irán fue presentado dentro del plazo así prorrogado.

16. El 23 de agosto de 2019, dentro del plazo prescrito por el artículo 79, párrafo 1, del Reglamento de la Corte de 14 de abril de 1978, modificado el 1 de febrero de 2001, Estados Unidos planteó ciertas excepciones preliminares (véase el párrafo 38 infra). En consecuencia, mediante Providencia de 26 de agosto de 2019, el Presidente de la Corte, señalando que, en virtud del párrafo 5 del artículo 79 del Reglamento, el procedimiento sobre el fondo estaba suspendido, fijó el 23 de diciembre de 2019 como plazo dentro del cual Irán podía presentar una exposición escrita de sus observaciones y alegaciones sobre las excepciones preliminares planteadas por los Estados Unidos. Irán presentó su declaración escrita dentro del plazo así establecido y el caso quedó listo para la audiencia con respecto a las objeciones preliminares.

17. De conformidad con el artículo 53, párrafo 2, del Reglamento de la Corte, la Corte, después de conocer la opinión de las Partes, decidió que las copias de los escritos y documentos anexos a los mismos se pondrían a disposición del público a la apertura de la vista oral.

18. Las audiencias públicas sobre las excepciones preliminares planteadas por Estados Unidos se celebraron por videoconferencia del 14 al 21 de septiembre de 2020, en las que el Tribunal escuchó los informes orales y las réplicas de :

Por Estados Unidos: Sr. Marik A. String,

Sir Daniel Bethlehem, Sra. Lisa J. Grosh, Sra. Kimberly A. Gahan, Sra. Laurence Boisson de Chazournes.

Por Irán: Sr. Hamidreza Oloumiyazdi,

Sr. Vaughan Lowe,

Sr. Samuel Wordsworth, Sr. Jean-Marc Thouvenin, Sr. Alain Pellet.

*

19. En la demanda, Irán formuló las siguientes alegaciones

“Irán solicita respetuosamente a la Corte que adjudique, Providencia y declare que:

(a) Los EE.UU., a través de las sanciones del 8 de mayo y de las sanciones adicionales anunciadas a las que se hace referencia en la presente demanda, con respecto a Irán, sus nacionales y empresas, han incumplido sus obligaciones para con Irán en virtud de los artículos IV (1), VII (1), VIII (1), VIII (2), IX (2) y X (1) del Tratado de Amistad;

(b) Los EE.UU. pondrán fin sin demora, por los medios que elijan, a las sanciones del 8 de mayo;

(c) Los EE.UU. pondrán fin inmediatamente a sus amenazas con respecto a las nuevas sanciones anunciadas a las que se hace referencia en la presente Solicitud;

(d) Los EE.UU. se asegurarán de que no se adopte ninguna medida para eludir la decisión que dicte el Tribunal en el presente caso y darán una garantía de no repetición de sus violaciones del Tratado de Amistad;

(e) EEUU indemnizará íntegramente a Irán por la violación de sus obligaciones legales internacionales en la cuantía que determine la Corte en una fase posterior del procedimiento. Irán se reserva el derecho de someter y presentar a la Corte en su momento una evaluación precisa de la indemnización debida por EEUU.”

20. En el procedimiento escrito sobre el fondo, se presentaron las siguientes alegaciones en nombre del Gobierno de Irán en su Memorial :

“Irán solicita respetuosamente a la Corte que adjudique, Providencia y declare que:

(a) Los Estados Unidos, a través de las medidas que fueron implementadas de conformidad con o en conexión con el Memorando Presidencial de los Estados Unidos del 8 de mayo de 2018 y las medidas adicionales anunciadas, con respecto a Irán, los nacionales y las empresas iraníes, han incumplido sus obligaciones con Irán en virtud de los artículos IV (1), IV (2), V (1), VII (1), VIII (1), VIII (2), IX (2), IX (3) y X (1) del Tratado de Amistad;

(b) Los Estados Unidos, por los medios de su elección, pondrán fin a las medidas que se aplicaron de conformidad con el Memorando Presidencial de los Estados Unidos de 8 de mayo de 2018 o en relación con el mismo, y anunciarán sin demora nuevas medidas;

(c) Estados Unidos pondrá fin inmediatamente a sus amenazas con respecto a nuevas sanciones anunciadas;

(d) Estados Unidos se asegurará de que no se adopte ninguna medida para eludir la decisión que dicte el Tribunal en el presente caso y dará una garantía de no repetición de sus violaciones del Tratado de Amistad;

(e) Estados Unidos indemnizará íntegramente a Irán por la violación de sus obligaciones jurídicas internacionales en la cuantía que determine la Corte en una fase posterior del procedimiento. Irán se reserva el derecho de someter y presentar a la Corte a su debido tiempo una evaluación precisa de la indemnización debida por los Estados Unidos.”

21. En las excepciones preliminares, se presentaron las siguientes alegaciones en nombre del Gobierno de los Estados Unidos :

“[E]stados Unidos solicita que la Corte

(a) Desestime las reclamaciones de Irán en su totalidad por estar fuera de la jurisdicción de la Corte.

(b) Desestime las reclamaciones de Irán en su totalidad por inadmisibles.

(c) Desestime las reclamaciones de Irán en su totalidad por estar excluidas por el Artículo XX, párrafo 1 (b) del Tratado de Amistad.

(d) Desestimar las reclamaciones de Irán en su totalidad por estar excluidas por el Artículo XX, párrafo 1 (d) del Tratado de Amistad.

(e) Desestime como fuera de la jurisdicción del Tribunal todas las reclamaciones, presentadas en virtud de cualquier disposición del Tratado de Amistad, que se basen en medidas de terceros países.”

22. En la exposición escrita de sus observaciones y alegaciones sobre las excepciones preliminares, se presentaron las siguientes alegaciones en nombre del Gobierno de Irán :

“Irán solicita respetuosamente que el Tribunal

(a) rechace y desestime las Excepciones Preliminares de los Estados Unidos de América; y

(b) adjudique y declare:

(i) que la Corte tiene jurisdicción sobre la totalidad de las demandas presentadas por Irán; y

(ii) que las reclamaciones de Irán son admisibles”.

23. En el procedimiento oral sobre las excepciones preliminares, las Partes presentaron las siguientes alegaciones :

En nombre del Gobierno de los Estados Unidos,

en la audiencia del 18 de septiembre de 2020:

“Por las razones expuestas durante estas audiencias y cualesquiera otras que la Corte considere oportunas, Estados Unidos de América solicita que la Corte mantenga las excepciones preliminares de Estados Unidos expuestas en su escrito y en esta audiencia y se niegue a conocer del caso. Específicamente, los Estados Unidos de América solicitan que la Corte

(a) Desestime las reclamaciones de Irán en su totalidad por estar fuera de la jurisdicción de la Corte.

jurisdicción del Tribunal.

(b) Desestime las reclamaciones del Irán en su totalidad por inadmisibles.

(c) Desestimar las reclamaciones de Irán en su totalidad por estar excluidas por el Artículo XX, párrafo 1 (b) del Tratado de Amistad.

(d) Desestimar las reclamaciones de Irán en su totalidad por estar excluidas por el Artículo XX, párrafo 1 (d) del Tratado de Amistad.

(e) Desestime por estar fuera de la jurisdicción del Tribunal todas las reclamaciones, presentadas en virtud de cualquier disposición del Tratado de Amistad, que se basen en medidas de terceros países.”

En nombre del Gobierno de Irán,

en la audiencia del 21 de septiembre de 2020:

“La República Islámica de Irán solicita respetuosamente al Tribunal:

(a) rechace y desestime las Excepciones Preliminares de los Estados Unidos de América; y

(b) adjudique y declare:

(i) que el Tribunal tiene jurisdicción sobre la totalidad de las reclamaciones presentadas por Irán; y

(ii) que las reclamaciones de Irán son admisibles”.

*

I. ANTECEDENTES DE HECHO

24. En el presente procedimiento, Irán alega violaciones por parte de los Estados Unidos del Tratado de Amistad, que fue firmado por las Partes el 15 de agosto de 1955 y entró en vigor el 16 de junio de 1957 (véase el párrafo 1 supra). Las Partes no discuten que en la fecha de presentación de la Solicitud, a saber, el 16 de julio de 2018, el Tratado de Amistad estaba en vigor. De conformidad con el artículo XXIII, párrafo 3, del Tratado de Amistad, “[c]ualquiera de las Altas Partes Contratantes podrá, mediante notificación escrita con un año de antelación a la otra Alta Parte Contratante, dar por terminado el presente Tratado al final del período inicial de diez años o en cualquier momento posterior”. Mediante Nota diplomática de fecha 3 de octubre de 2018 dirigida por el Departamento de Estado de los Estados Unidos al Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, los Estados Unidos, de conformidad con el artículo XXIII, párrafo 3, del Tratado de Amistad, dieron “aviso de la terminación del Tratado”.

25. En cuanto a los acontecimientos que constituyen el trasfondo fáctico del asunto, el Tribunal recuerda que Irán es parte en el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares de 1 de julio de 1968. Según el artículo III de este Tratado, cada Estado parte no poseedor de armas nucleares se compromete a aceptar las salvaguardias, establecidas en un acuerdo que se negociará y celebrará con el Organismo Internacional de Energía Atómica (en lo sucesivo, el “OIEA” u “Organismo”), con el fin exclusivo de verificar el cumplimiento de las obligaciones asumidas en virtud del Tratado “con miras a impedir que la energía nuclear se desvíe de usos pacíficos hacia armas nucleares u otros dispositivos nucleares explosivos”. El Acuerdo entre Irán y el Organismo para la aplicación de salvaguardias en relación con el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares está en vigor desde el 15 de mayo de 1974. En un informe fechado el 6 de junio de 2003, el Director General del OIEA declaró que Irán había “incumplido las obligaciones que le incumben en virtud de su Acuerdo de Salvaguardias con respecto a la notificación de material nuclear, el posterior procesamiento y uso de dicho material y la declaración de las instalaciones en las que se almacenó y procesó el material”. En su resolución GOV/2006/14 de 4 de febrero de 2006, la Junta de Gobernadores del Organismo recordó

“los numerosos incumplimientos e infracciones por parte del Irán de sus obligaciones de acatar su acuerdo de salvaguardias en relación con el TNP y la falta de confianza en que el programa nuclear del Irán se destine exclusivamente a fines pacíficos resultante del historial de ocultación de las actividades nucleares del Irán, la naturaleza de esas actividades y otras cuestiones derivadas de la verificación por el Organismo de las declaraciones hechas por el Irán desde septiembre de 2002”

y pidió al Director General que informara de la cuestión al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

26. El 29 de marzo de 2006, el Presidente del Consejo de Seguridad hizo una declaración en nombre del Consejo en la que se refirió a la grave preocupación del Consejo de Seguridad por “la decisión de Irán de reanudar las actividades relacionadas con el enriquecimiento, incluidas las de investigación y desarrollo”. Señaló además que el Consejo de Seguridad subrayó “la particular importancia de restablecer la suspensión total y sostenida” de estas actividades, “que deberá verificar el OIEA”.

27. El 31 de julio de 2006, el Consejo de Seguridad, actuando en virtud del Artículo 40 del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, adoptó la resolución 1696 (2006), en la que tomó nota, con grave preocupación, de la decisión de Irán de “reanudar las actividades relacionadas con el enriquecimiento” y exigió “en este contexto, que Irán suspenda todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento y el reprocesamiento, incluidas las de investigación y desarrollo, para que sean verificadas por el OIEA”. El Consejo de Seguridad expresó además su intención, en caso de incumplimiento por parte de Irán, de adoptar las medidas apropiadas en virtud del Artículo 41 del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, “para persuadir a Irán de que cumpla [la] resolución y los requisitos del OIEA”.

28. El 23 de diciembre de 2006, el Consejo de Seguridad, actuando en virtud del Artículo 41 del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, adoptó la resolución 1737 (2006), en la que observó, con grave preocupación, entre otras cosas, que Irán no había establecido “la suspensión completa y sostenida de todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento y el reprocesamiento, como se establece en la resolución 1696 (2006)”. El Consejo de Seguridad expresó su determinación de “dar efecto a sus decisiones adoptando medidas apropiadas para persuadir a Irán de que cumpla la resolución 1696 (2006) y los requisitos del OIEA, y también para limitar el desarrollo por Irán de tecnologías sensibles en apoyo de sus programas nuclear y de misiles”. Así, en la resolución 1737 (2006), el Consejo de Seguridad decidió que Irán debía suspender “todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento y el reprocesamiento, incluidas las de investigación y desarrollo, que deberán ser verificadas por el OIEA”, así como “los trabajos relativos a todos los proyectos relacionados con el agua pesada, incluida la construcción de un reactor de investigación moderado por agua pesada, que también deberán ser verificados por el OIEA”. Decidió además que todos los Estados debían adoptar las medidas necesarias para impedir el suministro, la venta o la transferencia de todos los artículos, materiales, equipos, bienes y tecnología que pudieran contribuir a las actividades de Irán relacionadas con la energía nuclear. Posteriormente, el Consejo de Seguridad adoptó otras resoluciones sobre la cuestión nuclear iraní, a saber, las resoluciones 1747 (2007), 1803 (2008), 1835 (2008), 1929 (2010) y 2224 (2015).

29. El 26 de julio de 2010, el Consejo de la Unión Europea adoptó la Decisión 2010/413/PESC y, el 23 de marzo de 2012, el Reglamento n.º 267/2012, relativo a las “medidas restrictivas contra Irán” en materia nuclear, por el que se prohíben las exportaciones de armas, se restringen las transacciones financieras, se impone la inmovilización de activos y se restringen los viajes de determinadas personas.

30. Los Estados Unidos, mediante las Órdenes Ejecutivas 13574, de 23 de mayo de 2011, 13590, de 21 de noviembre de 2011, 13622, de 30 de julio de 2012, 13628, de 9 de octubre de 2012 (secciones 5 a 7, y 15) y 13645, de 3 de junio de 2013, impusieron una serie de “sanciones adicionales” relacionadas con la energía nuclear respecto de diversos sectores de la economía de Irán.

31. El 14 de julio de 2015, China, Francia, Alemania, la Federación de Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos, con la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, e Irán celebraron el Plan de Acción Integral Conjunto (en lo sucesivo, “PAIC”) relativo al programa nuclear de Irán. La finalidad declarada de dicho instrumento era garantizar el carácter exclusivamente pacífico del programa nuclear de Irán y producir “el levantamiento completo de todas las sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, así como de las sanciones multilaterales y nacionales relacionadas con el programa nuclear de Irán”.

32. El 20 de julio de 2015, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 2231 (2015), por la que respaldó el PAIC e instó a su “plena aplicación en el calendario establecido [en ella]”. En la misma resolución, el Consejo de Seguridad dispuso, en particular, la terminación en determinadas condiciones de las disposiciones de resoluciones anteriores del Consejo de Seguridad sobre la cuestión nuclear iraní y estableció medidas de aplicación del PAIC. En el anexo A de la resolución 2231 (2015) del Consejo de Seguridad se reproducía el texto del PAIC.

33. El PAIC describe, en particular, las medidas que debe adoptar Irán en un plazo determinado, en relación con las limitaciones acordadas a todas las actividades de enriquecimiento de uranio y relacionadas con el enriquecimiento de uranio y aborda la cooperación de Irán con el OIEA. Prevé el cese de todas las sanciones adoptadas por el Consejo de Seguridad y la Unión Europea, respectivamente, así como el cese de la aplicación de determinadas sanciones de Estados Unidos (descritas en el anexo II del JCPOA) relativas, en particular, al sistema financiero y bancario, las inversiones, la industria petroquímica, los sectores de la energía, el transporte marítimo, la construcción naval y la automoción, y el comercio de productos básicos. Por último, el JCPOA contiene un “Plan de Implementación”, así como disposiciones relativas a la resolución de disputas. Estas disposiciones establecen un procedimiento a utilizar, en caso de que uno de los participantes se queje de que otro participante no está cumpliendo sus compromisos en virtud del JCPOA.

34. El 16 de enero de 2016, el Presidente de los Estados Unidos dictó la Providencia 13716 por la que revocaba o modificaba un determinado número de anteriores Órdenes Ejecutivas sobre “sanciones relacionadas con la energía nuclear” impuestas a Irán o a nacionales iraníes.

35. El 8 de mayo de 2018, el Presidente de los Estados Unidos emitió un Memorando Presidencial de Seguridad Nacional en el que anunciaba el fin de la participación de los Estados Unidos en el JCPOA y ordenaba la reimposición de las “sanciones levantadas o renunciadas en relación con el JCPOA”. En el Memorando, el Presidente de los Estados Unidos indicaba que fuerzas iraníes o respaldadas por Irán estaban llevando a cabo actividades militares en la región circundante y que Irán seguía siendo un Estado patrocinador del terrorismo. Además, afirmó que Irán había declarado públicamente que denegaría al OIEA el acceso a emplazamientos militares y que, en 2016, Irán había violado en dos ocasiones los límites de las reservas de agua pesada del JCPOA. El Memorando Presidencial determinó que era de interés nacional para los Estados Unidos volver a imponer sanciones “lo más rápidamente posible”, y “en ningún caso más tarde de 180 días” a partir de la fecha del Memorando.

36. Simultáneamente, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció que las “sanciones” se reimpondrían en dos etapas. Al expirar un plazo de 90 días, Estados Unidos reimpondría una serie de medidas relativas, en particular, a las transacciones financieras, el comercio de metales, la importación de alfombras y productos alimenticios de origen iraní y la exportación a Irán de aviones comerciales de pasajeros y sus piezas. Transcurrido un plazo de 180 días, Estados Unidos volvería a imponer medidas adicionales.

37. El 6 de agosto de 2018, el Presidente de los Estados Unidos emitió la Providencia Ejecutiva 13846 por la que se reimponían “determinadas sanciones” a Irán, sus nacionales y empresas. Se revocaron las Providencias Ejecutivas anteriores por las que se aplicaban los compromisos de Estados Unidos en virtud del JCPOA.

*

38. Estados Unidos ha planteado cinco excepciones preliminares. Las dos primeras se refieren a la competencia ratione materiae del Tribunal para conocer del asunto sobre la base del artículo XXI, párrafo 2, del Tratado de Amistad. La tercera impugna la admisibilidad de la demanda de Irán por un supuesto abuso de proceso y por motivos de corrección judicial. Las dos últimas se basan en los apartados (b) y (d) del Artículo XX, párrafo 1, del Tratado de Amistad. Aunque, según la Demandada, no se refieren ni a la competencia de la Corte ni a la admisibilidad de la Demanda, la Demandada solicita que se decida sobre ellos antes de cualquier otro procedimiento sobre el fondo.

El Tribunal comenzará por examinar las cuestiones relativas a su competencia.

II. COMPETENCIA DEL TRIBUNAL RATIONE MATERIAE EN VIRTUD DEL ARTÍCULO XXI DEL TRATADO DE AMISTAD

39. 39. Estados Unidos impugna la competencia de la Corte para conocer de la Demanda de Irán. Sostiene que la controversia sometida a la Corte queda fuera del ámbito ratione materiae del párrafo 2 del artículo XXI del Tratado de Amistad, base de la competencia invocada por Irán, que dispone que:

“Toda controversia entre las Altas Partes Contratantes acerca de la interpretación o aplicación del presente Tratado, que no se resuelva satisfactoriamente por la vía diplomática, será sometida a la Corte Internacional de Justicia, a menos que las Altas Partes Contratantes convengan en resolverla por algún otro medio pacífico.”

40. Según la Demandada, la controversia que Irán pretende someter a la Corte queda fuera del ámbito de aplicación de la citada cláusula compro- misoria por dos razones que, en su opinión, son de naturaleza alternativa.

En primer lugar, Estados Unidos sostiene que “el verdadero objeto de este caso es una controversia relativa a la aplicación del JCPOA, un instrumento totalmente distinto del Tratado de Amistad, sin relación alguna con éste”.

Por lo tanto, en opinión de la Demandada, el objeto de la controversia que Irán pretende que resuelva el Tribunal no es “la interpretación o aplicación del . . . Tratado” en el sentido del segundo párrafo del artículo XXI, antes citado.

En segundo lugar, Estados Unidos argumenta que la gran mayoría de las medidas impugnadas por Irán quedan fuera del ámbito ratione materiae del Tratado de Amistad, porque se refieren principalmente al comercio y las transacciones entre Irán y terceros países, o sus empresas y nacionales, y no entre Irán y Estados Unidos, o sus empresas y nacionales.

41. El Tribunal comenzará por examinar la primera de estas dos objeciones, que, de ser fundada, haría que todas las reclamaciones de Irán quedaran excluidas de la jurisdicción del Tribunal; luego, de ser necesario, considerará la segunda objeción, que se refiere sólo a la mayoría, y no a la totalidad, de las reclamaciones en cuestión.

1. Primera Excepción Preliminar a la Competencia: El objeto del litigio

42. Según Estados Unidos, la controversia que Irán pretende someter al Tribunal ha surgido de la decisión de Estados Unidos de 8 de mayo de 2018 de cesar su participación en el JCPOA y, por tanto, de volver a imponer las sanciones que había levantado en virtud de dicho instrumento. Estados Unidos sostiene que, mediante su Solicitud, Irán pretende de hecho el restablecimiento del alivio de las sanciones proporcionado por Estados Unidos cuando participaba en el JCPOA. Por lo tanto, la controversia se refiere exclusivamente a las decisiones de Estados Unidos relativas al JCPOA; el asunto está inextricablemente ligado a este último y no tiene ninguna relación real con el Tratado de Amistad.

43. Los Estados Unidos sostienen que lo anterior queda demostrado por el texto de la Nota diplomática de 11 de junio de 2018, mediante la cual Irán afirma haber notificado a los Estados Unidos la existencia de la controversia que ahora se somete al Tribunal. Los Estados Unidos observan que, en dicha Nota, Irán se queja de la “decisión ilegal del Gobierno de los Estados Unidos, adoptada el 8 de mayo de 2018, de ‘reimponer las sanciones de los Estados Unidos levantadas o renunciadas en relación con el JCPOA'”, sin mencionar siquiera el Tratado de Amistad. Según los Estados Unidos, una segunda Nota de Irán, fechada el 19 de junio de 2018, también se centra exclusivamente en la decisión de los Estados Unidos de dejar de participar en el JCPOA y de volver a imponer las sanciones previamente levantadas.

44. Los Estados Unidos observan que Irán presentó sus reclamaciones relativas a la supuesta ilicitud, en virtud del Tratado de Amistad, de las medidas que impugna únicamente cuando estas se restablecieron como consecuencia de la retirada de los Estados Unidos del PAIC, a pesar de que las medidas en cuestión habían estado en vigor antes de la adopción del PAIC -en algunos casos durante décadas- sin que Irán invocara el Tratado de Amistad para impugnar su imposición.

45. Igualmente revelador, en opinión de Estados Unidos, es el hecho de que Irán impugne ante el Tribunal únicamente la reimposición de las sanciones que habían sido levantadas en virtud del JCPOA. El demandado señala que el JCPOA preveía la suspensión o eliminación únicamente de las “sanciones multilaterales y nacionales relacionadas con el programa nuclear de Irán”, y que, en consecuencia, las demás medidas dirigidas contra Irán que habían sido puestas en marcha por los Estados Unidos antes de la adopción del JCPOA continuaron aplicándose durante el período de aplicación de este último.

46. Todo lo anterior demuestra, en opinión de la Demandada, que el verdadero objeto de la controversia se refiere exclusivamente al JCPOA. Según Estados Unidos, el JCPOA es un acuerdo político multilateral que no crea obligaciones jurídicamente vinculantes. Además, no contiene ninguna cláusula que confiera al Tribunal jurisdicción para conocer de una controversia que surja entre dos o más participantes en el JCPOA.

*

47. Irán rechaza los argumentos planteados por Estados Unidos en apoyo de la primera objeción preliminar a la jurisdicción. Afirma que el objeto de la controversia que ha sometido a la Corte es, en efecto, la interpretación y aplicación del Tratado de Amistad y que, por tanto, la controversia entra de lleno en el ámbito de aplicación de la cláusula compromisoria del Tratado.

48. Según Irán, su demanda se refiere total y exclusivamente a violaciones del Tratado de Amistad. Las medidas que impugna constituyen violaciones del Tratado de Amistad, estén o no también asociadas con el JCPOA o adoptadas en el contexto del mismo. Se trata simplemente de determinar si, como sostiene la demandante, esas medidas son incompatibles con el Tratado, sin que sea necesario determinar si también violan o no el JCPOA.

49. Irán añade que el hecho de que el JCPOA no haga referencia a la solución de controversias por el Tribunal es irrelevante, dado que el objeto de la controversia que ahora se somete al Tribunal es el cumplimiento del Tratado de Amistad, no del JCPOA. Aunque el JCPOA contiene de hecho un mecanismo específico de solución de controversias, nada hace pensar que este mecanismo pueda tener como efecto sustraer a la competencia del Tribunal cualquier controversia relativa a medidas que, aunque estén comprendidas en el ámbito de aplicación de una cláusula que atribuya competencia al Tribunal, puedan también ser pertinentes para el JCPOA.

50. Por último, en respuesta a la alegación de Estados Unidos de que Irán no impugnó la imposición de las medidas controvertidas antes de que se adoptara el JCPOA o durante la negociación que condujo a su adopción, la demandante responde que, de hecho, protestó contra las medidas de Estados Unidos, que considera contrarias al Derecho internacional. Añade que corresponde a cada Estado determinar en qué momento las circunstancias justifican hacer valer sus derechos por vía judicial en lugar de seguir buscando únicamente una solución diplomática, que es lo que ha hecho en este caso la demandante al decidir someter el presente litigio al Tribunal.

* *

51. El Tribunal observa que las Partes no niegan que exista una controversia entre ellas, pero discrepan en cuanto a si esta controversia se refiere a la interpretación y aplicación del Tratado de Amistad, como alega Irán, o exclusivamente al JCPOA, como sostiene Estados Unidos. En este último caso, la controversia quedaría fuera del ámbito ratione materiae de la cláusula com- promisoria del Tratado de Amistad.

52. Como ha recordado reiteradamente el Tribunal de Justicia, si bien es cierto que, de conformidad con el artículo 40, párrafo 1, del Estatuto, el demandante debe indicar a la Corte lo que considera ser el “objeto de la controversia”, corresponde a la Corte determinar, teniendo en cuenta las alegaciones de las partes, el objeto de la controversia que se le somete [véase Jurisdicción en materia de pesca (España c. Canadá), Competencia de la Corte, Sentencia, I.C.J. Recueil 1998, pp. 447-449, párrs. 29-32). Como declaró en los asuntos de los Ensayos Nucleares :

“[E]s deber del Tribunal aislar la verdadera cuestión del caso e identificar el objeto de la demanda. Nunca se ha negado que el Tribunal tiene derecho a interpretar las alegaciones de las partes, y de hecho está obligado a hacerlo; éste es uno de los atributos de sus funciones judiciales”. (Nuclear Tests (Australia v. France), Judgment, I.C.J. Reports 1974, p. 262, para. 29; Nuclear Tests (New Zealand v. France), Judgment, I.C.J. Reports 1974, p. 466, para. 30.)

53. La determinación por la Corte del objeto de la controversia se hace “sobre una base objetiva” (Obligación de negociar el acceso al océano Pacífico (Bolivia c. Chile), Excepción Preliminar, Sentencia, I.C.J. Recueil 2015 (II), p. 602, párr. 26), “prestando especial atención a la formulación de la controversia elegida por el demandante” (Competencia en materia de pesca (España c. Canadá), Competencia de la Corte, Sentencia, I.C.J. Recueil 1998, p. 448, párr. 30). Para identificar el objeto del litigio, el Tribunal se basa en la demanda, así como en las alegaciones escritas y orales de las partes. En particular, tiene en cuenta los hechos que el demandante identifica como fundamento de su demanda (Obligación de negociar el acceso al océano Pacífico (Bolivia c. Chile), Excepción Preliminar, Sentencia, I.C.J. Reports 2015 (II), pp. 602-603, párr. 26).

54. En el presente caso, según los escritos presentados en su Demanda y en su Memorial, Irán pretende esencialmente que la Corte declare que las medidas reimpuestas en virtud de la decisión de los Estados Unidos expresada en el Memorando Presidencial de 8 de mayo de 2018 son contrarias a diversas obligaciones de los Estados Unidos en virtud del Tratado de Amistad y, en consecuencia, que se restablezca la situación anterior a dicha decisión. Estados Unidos rebate que las medidas impugnadas constituyan violaciones del Tratado de Amistad. Por lo tanto, existe una oposición de puntos de vista que equivale a una controversia relativa al Tratado de Amistad.

55. Es cierto que esta controversia surgió en un contexto político particular, el de la decisión de Estados Unidos de retirarse del JCPOA. Sin embargo, como el Tribunal de Justicia ha tenido ocasión de observar :

“[L]as controversias jurídicas entre Estados soberanos, por su propia naturaleza, suelen producirse en contextos políticos y, a menudo, no constituyen más que un elemento de una controversia política más amplia y prolongada entre los Estados en cuestión. Sin embargo, nunca antes se había planteado la opinión de que, debido a que una disputa legal sometida a la Corte es sólo un aspecto de una disputa política, la Corte debería declinar resolver por las partes las cuestiones legales en disputa entre ellas.” (United States Diplomatic and Consular Staff in Tehran (United States of America v. Iran), Judgment, I.C.J. Reports 1980, p. 20, para. 37.)

56. El hecho de que el litigio entre las Partes haya surgido en relación y en el contexto de la decisión de Estados Unidos de retirarse del JCPOA no excluye por sí mismo que el litigio se refiera a la interpretación o a la aplicación del Tratado de Amistad (cf. Oil Platforms (Islamic Republic of Iran v. United States of America), Excepción Preliminar, Sentencia, I.C.J. Reports 1996 (II), pp. 811-812, párr. 21). Determinados actos pueden estar comprendidos en el ámbito de aplicación de más de un instrumento y una controversia relativa a esos actos puede referirse a la “interpretación o aplicación” de más de un tratado u otro instrumento. En la medida en que las medidas adoptadas por Estados Unidos tras su decisión de retirarse del JCPOA pudieran constituir incumplimientos de determinadas obligaciones derivadas del Tratado de Amistad, dichas medidas se refieren a la interpretación o aplicación de dicho Tratado.

57. Aun cuando fuera cierto, como sostiene la Demandada, que una sentencia del Tribunal que estimara las pretensiones de Irán en virtud del Tratado de Amistad tendría como consecuencia el restablecimiento de la situación que existía cuando Estados Unidos aún participaba en el JCPOA, de ello no se seguiría que la controversia planteada ante el Tribunal por Irán se refiriera al JCPOA y no al Tratado de Amistad.

58. El Tribunal observa que los Estados Unidos han dejado claro que no afirman que la existencia de una conexión entre la controversia y su decisión de retirarse del JCPOA baste en sí misma para impedir que el Tribunal se declare competente para conocer de las reclamaciones de Irán en virtud del Tratado de Amistad, o que la competencia en virtud del Tratado quede excluida únicamente porque la controversia forme parte de un contexto más amplio que incluye el JCPOA.

59. El argumento de la Demandada es que el objeto mismo de las reclamaciones de Irán en este caso se refiere exclusivamente al JCPOA, y no al Tratado de Amistad. El Tribunal no ve cómo podría sostener tal análisis sin tergiversar las pretensiones de Irán tal y como han sido formuladas por la Demandante. El “deber del Tribunal de aislar la verdadera cuestión del caso e identificar el objeto de la pretensión” (véase el apartado 52 supra) no le permite modificar el objeto de las alegaciones, especialmente cuando han sido formuladas de forma clara y precisa. En particular, el Tribunal de Primera Instancia no puede deducir el objeto del litigio del contexto político en el que se ha iniciado el procedimiento, en lugar de basarse en lo que el demandante le ha solicitado.

60. Por las razones expuestas, el Tribunal no puede estimar la primera excepción preliminar de competencia planteada por Estados Unidos.

2. Segunda Excepción Preliminar a la Jurisdicción: “Medidas de terceros países”

61. Estados Unidos sostiene que, incluso si el objeto real de la controversia fuera la aplicación del Tratado de Amistad y no del JCPOA, el Tribunal carecería de competencia para conocer de la gran mayoría de las reclamaciones de Irán, ya que dichas reclamaciones se refieren a medidas que afectan principalmente al comercio o a las transacciones entre Irán y terceros países, o entre sus nacionales y empresas. Según la Demandada, el Tratado de Amistad sólo es aplicable al comercio entre los dos Estados parte, o sus nacionales y sociedades, y no al comercio entre uno de ellos y un tercer país, o sus nacionales y sociedades.

62. Según los Estados Unidos, la gran mayoría de las medidas aplicadas o restablecidas en virtud del Memorando de 8 de mayo de 2018 se refieren al comercio o las transacciones de Irán (o sus empresas y nacionales) con terceros países (o sus empresas y nacionales). En efecto, las medidas dirigidas directamente a las “personas estadounidenses” (en el sentido específico en que esta categoría de personas se define en el PAIC), destinadas a prohibir a dichas personas realizar determinadas operaciones con Irán o entidades iraníes, no habían sido levantadas por el PAIC; por lo tanto, no fueron restablecidas por el Memorando de 8 de mayo de 2018 y sus medidas de aplicación. En consecuencia, según Estados Unidos, dado que Irán solo impugna ante el Tribunal la legalidad de las “medidas del 8 de mayo” en virtud del Tratado de Amistad, se queja así de medidas de las que la gran mayoría no afectan a las relaciones comerciales o financieras entre Estados Unidos e Irán, sino entre Irán y terceros países, o entre sus empresas y nacionales. Según la Demandada, tales medidas, que caracteriza como “medidas de terceros países”, quedan fuera del ámbito de aplicación del Tratado de Amistad.

63. Más concretamente, Estados Unidos explica que las medidas controvertidas pueden dividirse en cuatro categorías, según su finalidad: (i) la reimposición de determinadas disposiciones sancionadoras de la legislación estadounidense a las que se había renunciado en virtud del JCPOA; (ii) el restablecimiento, mediante la promulgación de la Providencia 13846, de determinadas facultades sancionadoras que habían sido canceladas con anterioridad; (iii) la nueva inclusión de determinadas personas en la Lista de Nacionales Especialmente Designados y Personas Bloqueadas del Departamento del Tesoro o Lista SDN (que identifica a personas físicas o jurídicas de países especialmente designados o sujetos a un bloqueo de activos); y (iv) la revocación de determinadas medidas de concesión de licencias relacionadas con alfombras, productos alimenticios, aviones comerciales de pasajeros y sus piezas, y actividades de entidades extranjeras de propiedad o bajo el control de personas físicas o jurídicas estadounidenses.

La Demandada alega que las medidas de las tres primeras categorías son “medidas de terceros países” que no entran en el ámbito de aplicación del Tratado de Amistad. Afirma que su segunda objeción a la jurisdicción no se dirige a las reclamaciones de Irán relativas a las medidas de la cuarta categoría.

64. En lo que respecta a las tres primeras categorías de medidas, y en particular a las que implican la reimposición de determinadas disposiciones legales que regulan sanciones que habían sido retiradas en virtud del PAIC, Estados Unidos señala que este último especificó que “[l]as sanciones que Estados Unidos dejará de aplicar… de conformidad con su compromiso en virtud de la Sección 4 son las dirigidas contra personas no estadounidenses”. El JCPOA también aclaraba que “las personas estadounidenses y las entidades extranjeras de propiedad o control estadounidense seguirán teniendo prohibido en general realizar transacciones del tipo permitido en virtud de este JCPOA, a menos que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo autorice”. 64. Estados Unidos alega que, en consecuencia, dejando de lado la limitada cuarta categoría mencionada en el apartado 63 supra, las únicas sanciones que se levantaron durante el período de aplicación del JCPOA fueron las dirigidas contra terceros Estados o sus empresas y nacionales, y que fueron únicamente esas “medidas contra terceros países” las que se restablecieron después del 8 de mayo de 2018.

65. Según la Demandada, lo mismo se aplica a las disposiciones resultantes de la Orden Ejecutiva 13846, que restableció ciertas Órdenes Ejecutivas anteriores que habían sido rescindidas o modificadas en relación con la aplicación del JCPOA. Las sanciones reimpuestas por la Providencia Ejecutiva 13846 son las dirigidas a personas no estadounidenses.

66. Por último, en relación con la reincorporación de determinadas personas y activos a la Lista SDN del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, la Demandada sostiene que la nueva inclusión en la lista de más de 400 personas o entidades afectó principalmente a los nacionales y empresas de terceros países al prohibir a dichos nacionales o empresas, so pena de sanciones, suministrar bienes y servicios a las personas iraníes incluidas en la lista.

67. Una vez caracterizadas de este modo las medidas impugnadas por Irán en el presente procedimiento, Estados Unidos alega que tales medidas no están comprendidas en ninguna de las disposiciones del Tratado de Amistad, que no contiene ninguna cláusula que pueda obligar a Estados Unidos a adoptar o abstenerse de adoptar medida alguna en relación con el comercio o las transacciones entre Irán y un tercer país. En particular, según los Estados Unidos, tales medidas no están comprendidas en los términos de ninguna de las disposiciones del Tratado de Amistad que Irán alega que han sido violadas, a saber, los artículos IV (párrafos 1 y 2), V (párrafo 1), VII (párrafo 1), VIII (párrafos 1 y 2), IX (párrafos 2 y 3) y X (párrafo 1).

68. Estados Unidos sostiene que el Artículo IV, párrafo 2, y el Artículo V, párrafo 1, están expresamente limitados a conductas que ocurran dentro del territorio de Estados Unidos. Asimismo, según el Demandado, Irán se equivoca al afirmar que el párrafo 1 del artículo VII, que prohíbe las restricciones a la transferencia de fondos, podría aplicarse a las medidas de Estados Unidos que afectan a los pagos hacia o desde terceros países, y no meramente hacia o desde el territorio de Irán.

69. En cuanto a los párrafos 1 y 2 del artículo VIII, que establecen determinadas obligaciones relativas a la exportación e importación de productos, los Estados Unidos consideran que esas disposiciones se refieren únicamente a los productos del Irán destinados a la importación en el territorio de los Estados Unidos o a los productos de los Estados Unidos destinados a la exportación al Irán. Por razones similares, según Estados Unidos, las medidas relativas a terceros Estados quedan fuera del ámbito de aplicación de los apartados 2 y 3 del artículo IX, que exigen que cada parte conceda un determinado trato a las empresas y a los nacionales de la otra parte en materia de importación y exportación, así como en lo que respecta a la capacidad de las empresas para obtener seguros marítimos. Por último, Estados Unidos señala que el apartado 1 del artículo X, que establece que “entre los territorios de las dos Altas Partes Contratantes habrá libertad de comercio y navegación”, contiene una “limitación territorial importante” y, por tanto, no se aplica a las mercancías que son objeto de transacciones intermedias con terceros países.

*

70. Irán cuestiona el concepto de “medidas de terceros países” que subyace en la segunda objeción preliminar de Estados Unidos a la jurisdicción. Según Irán, se trata no sólo de una invención de la Demandada, sino sobre todo de un concepto que induce a error, ya que en realidad todas las medidas de Estados Unidos en cuestión en este caso se dirigen específicamente contra Irán y los nacionales y empresas iraníes, y no contra terceros Estados o sus nacionales y empresas. Irán cita como prueba de ello, en particular, las palabras del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de 5 de noviembre de 2018, que describió las medidas en cuestión como “las sanciones estadounidenses más duras jamás impuestas a Irán, [que] se dirigirán a sectores críticos de la economía de Irán”.

71. Tomando como ejemplo el artículo X, párrafo 1, del Tratado de Amistad, que protege la “libertad de comercio” “[e]ntre los territorios de las dos Altas Partes Contratantes”, Irán señala que poco importa si una obstrucción a esa libertad adopta la forma de la retirada por parte de Estados Unidos de una licencia que permite a una empresa estadounidense vender productos a una empresa iraní (una medida que el Demandado no cuestiona que entre dentro del ámbito de aplicación del Tratado), o de una sanción de Estados Unidos a un banco u otra empresa de un tercer Estado que impida a la empresa iraní pagar o adquirir físicamente los productos vendidos por la empresa estadounidense (lo que sería una denominada “medida de un tercer país”).

72. Irán sostiene que su Demanda se basa en determinadas disposiciones del Tratado de Amistad interpretadas de conformidad con las normas codificadas en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. El Solicitante subraya que el sentido corriente del texto reviste una importancia fundamental y que también debe tenerse en cuenta el contexto. A este respecto, Irán reconoce que determinadas disposiciones del Tratado de Amistad contienen limitaciones territoriales. Pero el hecho mismo de que así sea en determinadas disposiciones es considerado por Irán como una parte importante del contexto para la interpretación de aquellas disposiciones en las que tales limitaciones están ausentes, ya que la inferencia obvia es que tal ausencia es deliberada.

73. Habiendo considerado cada una de las disposiciones del Tratado que alega que Estados Unidos ha violado, a saber -según la Demanda- los artículos IV (párr. 1), VII (párr. 1), VIII (párrs. 1 y 2), IX (párr. 2) y X (párr. 1), junto con -según los términos del Memorial- los artículos IV (párr. 2), V (párr. 1) y IX (párr. 3), Irán solicita a la Corte que determine si, sobre la base de los hechos relevantes que alega, podría existir una violación de una o más de esas disposiciones por parte de las medidas de Estados Unidos que impugna. Según Irán, los “hechos pertinentes” son en particular : que el objeto y efecto de las medidas de Estados Unidos, incluidas las “medidas relativas a terceros países”, es privar a los nacionales y empresas iraníes de sus bienes y empresas o perjudicar a gran escala dichos bienes y empresas; que los nacionales y empresas iraníes que operan en los sectores clave de la economía de Irán están siendo deliberadamente objeto de las medidas de Estados Unidos; y que las sanciones están destruyendo la economía y la moneda de Irán, sumiendo en la pobreza a millones de personas.

74. Revisando las diversas disposiciones del Tratado que alega han sido violadas, Irán concluye que “las violaciones del Tratado de 1955 alegadas por Irán . . están comprendidas en las disposiciones del Tratado y [que], en consecuencia, la controversia es de la competencia ratione materiae de la Corte, de conformidad con el párrafo 2 del artículo XXI”, haciéndose eco así de los términos de la conocida declaración de la Corte en el caso de las Plataformas Petrolíferas.

* *

75. El Tribunal recuerda que, según su jurisprudencia consolidada, para determinar su competencia ratione materiae en virtud de una cláusula compromisoria sobre controversias relativas a la interpretación o aplicación de un tratado, no puede limitarse a constatar que una de las partes sostiene que existe tal controversia y la otra la niega. Debe comprobar si los actos de los que se queja el demandante están comprendidos en las disposiciones del tratado que contiene la cláusula compromisoria. Ello puede requerir la interpretación de las disposiciones que definen el ámbito de aplicación del tratado (véase Inmunidades y procedimientos penales (Guinea Ecuatorial c. Francia), Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 2018 (I), p. 308, párr. 46; Plataformas petrolíferas (República Islámica del Irán c. Estados Unidos de América), Excepción preliminar, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 810, párr. 16).

76. El Tribunal observa que la objeción relativa a las “medidas de terceros países” no se refiere a todas las reclamaciones de Irán, sino sólo a la mayoría de ellas. De hecho, la Demandada declaró que una de las cuatro categorías en las que divide las medidas establecidas o reimpuestas en virtud del Memorando Presidencial de 8 de mayo de 2018 (véase el párrafo 63 supra) no puede caracterizarse como “medidas de terceros países” y, por lo tanto, no está incluida en la segunda objeción preliminar a la jurisdicción. Esta cuarta categoría consiste en la revocación de ciertas acciones de concesión de licencias que habían permitido realizar determinadas transacciones comerciales o financieras con Irán durante el período de aplicación del JCPOA. Según el Demandado, las licencias en cuestión, que fueron revocadas en virtud del Memorando de 8 de mayo de 2018, beneficiaban a “personas estadounidenses” y su revocación no está incluida en la objeción que ahora se examina.

77. De ello se desprende que, incluso si el Tribunal estimara la segunda objeción a la jurisdicción -y suponiendo que no aceptara ninguna de las otras objeciones preliminares, cada una de las cuales se refiere a todas las reclamaciones de Irán-, los procedimientos no se darían por terminados. En cualquier caso, el procedimiento debería continuar en cuanto al fondo en lo que respecta a la categoría de medidas impugnadas por Irán que, según Estados Unidos, no son “medidas relativas a terceros países”.

El Tribunal observa, sin embargo, que, en lo que respecta a esta categoría, Estados Unidos ha declarado que “se reserva el derecho de argumentar que algunas o todas las reclamaciones de Irán basadas en la revocación de determinadas acciones de concesión de licencias quedan fuera del ámbito de aplicación del Tratado” en una fase posterior del procedimiento, en caso de que éste continúe.

78. El Tribunal observa que las Partes discrepan sobre la pertinencia del concepto de “medidas de terceros países” y sobre los efectos que deberían derivarse de la aplicación de dicho concepto en este caso. Mientras que, según Estados Unidos, el Tribunal debería declararse incompetente para conocer de la mayoría de las pretensiones de Irán, ya que la gran mayoría de las medidas denunciadas por el Solicitante se dirigen contra personas, empresas o entidades “no estadounidenses”, Irán, por su parte, sostiene que el concepto de “medidas de terceros países” es irrelevante. Según la demandante, sólo es necesario examinar cada categoría de medidas controvertidas para determinar si están comprendidas en el ámbito de aplicación de las distintas disposiciones del Tratado de Amistad que afirma haber sido violadas.

79. Además, las Partes discrepan sobre la interpretación de las disposiciones del Tratado que Irán afirma que han sido violadas por Estados Unidos, en lo que respecta a su alcance territorial y a su ámbito de aplicación. Según Irán, las disposiciones que no contienen una limitación territorial expresa deben interpretarse de forma general como aplicables a las actividades ejercidas en cualquier lugar, mientras que, según Estados Unidos, del objeto y la finalidad del Tratado de Amistad se desprende que sólo se refiere a la protección de las actividades comerciales y de inversión de una Parte, o de sus nacionales o sociedades, en el territorio de la otra o en el marco de los intercambios comerciales entre ellas. Además, Irán sostiene que el Tratado prohíbe a Estados Unidos menoscabar los derechos garantizados a Irán y a los nacionales y empresas iraníes, no sólo mediante medidas aplicadas directamente a esos nacionales o empresas, o a “personas estadounidenses” en sus relaciones con Irán, sino también mediante medidas dirigidas en primer lugar contra un tercero, cuyo objetivo real es, sin embargo, impedir que Irán, sus nacionales y sus empresas disfruten de los derechos que les confiere el Tratado. Estados Unidos impugna esta opinión.

80. El Tribunal observa que todas las medidas de las que se queja Irán -las establecidas o restablecidas a raíz del Memorando Presidencial de 8 de mayo de 2018- tienen por objeto debilitar la economía de Irán. En efecto, sobre la base de las declaraciones oficiales de las propias autoridades estadounidenses, Irán, sus nacionales y sus empresas son el objetivo de lo que la Demandada califica de “medidas contra terceros países”, así como de las medidas dirigidas directamente contra entidades iraníes y de las dirigidas contra “personas estadounidenses” que tienen por objeto prohibirles realizar transacciones con Irán, sus nacionales o sus empresas.

Sin embargo, de lo anterior no puede deducirse que todas las medidas controvertidas puedan constituir incumplimientos de las obligaciones que incumben a Estados Unidos en virtud del Tratado de Amistad. Lo decisivo a este respecto es si cada una de las medidas -o categoría de medidas- consideradas es de tal naturaleza que menoscaba los derechos de Irán en virtud de las diversas disposiciones del Tratado de Amistad que la demandante alega que han sido violadas.

81. Por el contrario, el hecho de que algunas de las medidas impugnadas -sean o no “la gran mayoría”, como sostiene Estados Unidos- se dirijan directamente contra terceros Estados o contra nacionales o sociedades de terceros Estados no basta para que queden automáticamente excluidas del ámbito de aplicación del Tratado de Amistad. Sólo mediante un examen detallado de cada una de las medidas en cuestión, de su alcance y de sus efectos reales, puede el Tribunal de Justicia determinar si afectan al cumplimiento de las obligaciones de Estados Unidos derivadas de las disposiciones del Tratado de Amistad invocadas por Irán, teniendo en cuenta el sentido y el alcance de esas diversas disposiciones.

82. En suma, el Tribunal de Justicia considera que la segunda excepción preliminar de Estados Unidos se refiere al alcance de determinadas obligaciones invocadas por el demandante en el presente asunto y plantea cuestiones de hecho y de Derecho que corresponden propiamente al fondo del asunto (cf. Aplicación del Convenio Internacional para la represión de la financiación del terrorismo y de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (Ucrania c. Federación de Rusia), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 2019 (II), p. 586, apdo. II, párr. 63). 63). Si el caso pasara al fondo, tales cuestiones serían decididas por el Tribunal en esa etapa, sobre la base de los argumentos presentados por las Partes.

83. A la luz de lo anterior, el Tribunal considera que la segunda objeción preliminar a la jurisdicción planteada por Estados Unidos no puede prosperar.

*

84. Por todas las razones expuestas, la Corte considera que tiene competencia ratione materiae para conocer de la Demanda de Irán sobre la base del Artículo XXI, párrafo 2, del Tratado de Amistad de 1955.

III. ADMISIBILIDAD DE LA SOLICITUD DE IRÁN

85. Estados Unidos presenta, con carácter subsidiario, una objeción preliminar a la admisibilidad de la Solicitud de Irán. En su opinión, todas las reclamaciones presentadas por Irán son inadmisibles porque equivaldrían a un abuso del proceso y plantearían cuestiones de corrección judicial.

86. La Demandada observa que no existe una definición exhaustiva en la jurisprudencia de la Corte sobre qué tipo de conducta constituye un abuso de proceso; lo que se considera un abuso variará dependiendo de las circunstancias del caso. Estados Unidos sostiene que, si bien la noción de abuso de proceso puede estar vinculada al principio de buena fe, no se requiere necesariamente un análisis de si un Estado ha actuado o está actuando de buena o mala fe. La Demandada recuerda que el Tribunal puede negarse a conocer de un caso cuando existen pruebas claras de que la conducta del Estado demandante equivale a un abuso de proceso.

87. Estados Unidos sostiene que en el presente caso existen circunstancias excepcionales que justifican la desestimación por la Corte de la totalidad del caso por abuso de proceso. Sostiene que a través de este caso Irán busca obtener “una ventaja ilegítima” respecto de sus actividades nucleares y pretende ejercer “presión política y psicológica sobre Estados Unidos”. Al igual que con respecto a su primera objeción a la jurisdicción del Tribunal, Estados Unidos argumenta que la controversia se refiere exclusivamente al JCPOA. Afirma que, al presentar este asunto ante el Tribunal, Irán pretende obtener un alivio de las sanciones que se habían levantado en virtud del JCPOA y que se habían restablecido posteriormente. Estados Unidos señala que en el marco del JCPOA se establecieron mecanismos políticos para hacer frente al incumplimiento por un participante de sus compromisos, pero que los participantes no dieron su consentimiento a la jurisdicción del Tribunal para resolver controversias en el marco de dicho instrumento. El Demandado sostiene que, si el caso llegara al fondo y el Tribunal concediera la reparación solicitada por Irán, el Demandante obtendría el levantamiento de un conjunto específico de sanciones relacionadas con la energía nuclear, que “constituían el núcleo del acuerdo en el JCPOA”. Se podría conceder a Irán el alivio de las sanciones de Estados Unidos relacionadas con la energía nuclear sin estar obligado a mantener sus propios compromisos en virtud del JCPOA. A la luz de estas circunstancias, que en opinión de la Demandada son excepcionales, la Solicitud debe considerarse inadmisible.

88. Además, Estados Unidos sostiene que el Tribunal tiene la facultad inherente de declinar el ejercicio de su jurisdicción con el fin de proteger la integridad de su función judicial. En opinión del Demandado, sería “razonable, necesario y apropiado” a tal efecto que la Corte declarase inadmisible el presente caso. Al conocer de un caso que plantea cuestiones profundamente enredadas con el JCPOA, la Corte podría comprometer su integridad judicial. Estados Unidos sostiene que, si la Corte concediera a Irán el alivio de las sanciones relacionadas con la energía nuclear, se colocaría “en contradicción con su función inherentemente judicial”.

*

89. Irán señala que la Corte ha tenido que considerar argumentos basados en el abuso del proceso en el pasado, pero ha declarado que un abuso sólo podría ocurrir en circunstancias excepcionales que nunca se ha encontrado que existan. Irán argumenta que el umbral para un abuso de proceso es muy alto y sólo puede alcanzarse si se apoya en pruebas claras.

90. En el presente caso, Irán sostiene que no existen circunstancias excepcionales que justifiquen que el Tribunal declare un abuso de proceso. En opinión de Irán, es normal que una controversia planteada en virtud de un tratado tenga implicaciones políticas. En respuesta a la alegación de Estados Unidos de que Irán obtendría una “ventaja ilegítima” si el Tribunal se pronunciara a su favor, y de que el asunto versa realmente sobre el JCPOA y no sobre el Tratado de Amistad, Irán recuerda que el Tribunal ya ha examinado alegaciones similares en otros asuntos y ha concluido que las circunstancias pertinentes no constituían un abuso de procedimiento. La demandante alega que hacer valer sus derechos en virtud de un tratado en vigor entre las Partes no puede ser ilegítimo. Además, sostiene que el acceso al recurso judicial no puede ser impedido simplemente por el “riesgo de influir en la ejecución de otro instrumento internacional”.

91. Irán argumenta además que, al ejercer su jurisdicción en el presente caso, la Corte no comprometería la integridad de su función judicial. Señala que Estados Unidos no ha definido las condiciones en las que la Corte debería declarar inadmisible un caso por consideraciones de corrección judicial. Irán argumenta que para que la Corte decida no ejercer su jurisdicción, deben existir circunstancias “de tal naturaleza que sean capaces de impedir o dificultar la capacidad de la Corte para abordar el objeto específico de hecho y de derecho” del caso. Según Irán, el hecho de que el litigio esté enredado con el JCPOA, y de que exista el riesgo de conceder una “ventaja ilegítima” a Irán, no son razones válidas para cuestionar la integridad del proceso judicial. Irán argumenta que ninguna de las reclamaciones que presenta requiere en realidad que la Corte haga ninguna conclusión jurídica sobre el JCPOA; el hecho de que el JCPOA constituya parte de los antecedentes de hecho no tiene ningún impacto en el ejercicio de la función judicial de la Corte.

* *

92. La objeción a la admisibilidad planteada por los Estados Unidos se basa en el argumento de que “las pretensiones de Irán equivalen a un abuso del proceso y provocarían una injusticia que suscitaría serias dudas sobre la corrección judicial”. Ello se debe a que “Irán ha invocado el Tratado [de Amistad] en un asunto relativo a una controversia que afecta únicamente a la aplicación del JCPOA”. El Tribunal observa que Estados Unidos no abordó su objeción a la admisibilidad de la Solicitud de Irán durante las audiencias orales, sino que mantuvo expresamente dicha objeción.

93. Como observó el Tribunal en Inmunidades y procedimientos penales (Guinea Ecuatorial c. Francia), “[s]ólo en circunstancias excepcionales el Tribunal debería rechazar una demanda basada en un título válido de jurisdicción por abuso de proceso” (Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2018 (I), p. 336, párr. 150). El Tribunal ha especificado que tiene que haber “pruebas claras” de que la conducta del demandante equivale a un abuso de proceso (para declaraciones análogas, véase Certain Iranian Assets (Islamic Republic of Iran v. United States of America), Excepciones Preliminares, Sentencia, I.C.J. Reports 2019 (I), pp. 42-43, párr. 113; Jadhav (India c. Pakistán), Sentencia, I.C.J. Reports 2019 (II), p. 433, párr. 49).

94. En el presente asunto, el Tribunal ya ha comprobado que el litigio planteado por la demandante se refiere a supuestos incumplimientos de las obligaciones derivadas del Tratado de Amistad y no a la aplicación del JCPOA (véase el apartado 60 supra). Asimismo, el Tribunal de Justicia ha declarado que la cláusula compromisoria incluida en el Tratado de Amistad constituye una base válida para su competencia respecto a las pretensiones de la demandante (véase el apartado 84 supra). Si el Tribunal llegara a la conclusión de que se han incumplido determinadas obligaciones derivadas del Tratado de Amistad, ello no implicaría conceder a Irán una “ventaja ilegítima” en relación con su programa nuclear, como sostiene Estados Unidos. Tal conclusión se basaría en un examen por parte del Tribunal de las disposiciones del tratado que entran dentro de su jurisdicción.

95. En opinión de la Corte, no existen circunstancias excepcionales que justifiquen considerar inadmisible la Solicitud de Irán por abuso de procedimiento. En particular, el hecho de que Irán sólo haya impugnado la coherencia con el Tratado de Amistad de las medidas que habían sido levantadas conjuntamente con el JCPOA y luego restablecidas en mayo de 2018, sin discutir otras medidas que afectan a Irán y a sus nacionales o empresas, puede reflejar una decisión política. Sin embargo, como se señaló en Acciones Armadas Fronterizas y Transfronterizas (Nicaragua c. Honduras), la sentencia de la Corte “no puede preocuparse por la motivación política que puede llevar a un Estado en un momento determinado, o en circunstancias particulares, a optar por la solución judicial” (Jurisdicción y Admisibilidad, Sentencia, I.C.J. Reports 1988, p. 91, párr. 52). En cualquier caso, el hecho de que la mayoría de las reclamaciones de Irán se refieran a medidas que habían sido levantadas conjuntamente con el JCPOA y que posteriormente fueron restablecidas no indica que la presentación de estas reclamaciones constituya un abuso de proceso.

96. A la luz de lo anterior, el Tribunal considera que la objeción a la admisibilidad de la Solicitud planteada por Estados Unidos debe ser rechazada.

IV. OBJECIONES BASADAS EN EL ARTÍCULO XX, PÁRRAFO 1, LETRAS B) Y D), DEL TRATADO DE AMISTAD

97. Estados Unidos sostiene que el artículo 79 (actualmente artículo 79bis) del Reglamento de la Corte establece tres tipos de excepciones preliminares, a saber, las excepciones a la competencia de la Corte, las excepciones a la admisibilidad de la demanda y cualquier “otra excepción cuya decisión se solicite antes de cualquier otro procedimiento sobre el fondo”. La Demandada sostiene que el Tribunal ha reconocido en el pasado que una objeción puede pertenecer a esta última categoría y puede tener un carácter exclusivamente preliminar aunque afecte a ciertos aspectos del fondo.

98. Estados Unidos sostiene que en el presente caso sus objeciones basadas en el Artículo XX, párrafo 1 (b) y (d) – que establecen que el Tratado de Amistad no impide la aplicación de medidas “relativas a materiales fisionables” o que sean necesarias para proteger los “intereses esenciales de seguridad” de un Estado – entran en esta tercera categoría de objeciones en virtud del Artículo 79 del Reglamento de la Corte y son de carácter exclusivamente preliminar. La Demandada argumenta que se puede tomar una decisión sobre estas objeciones basándose en los hechos que ya están ante la Corte, sin decidir sobre el fondo del caso y sin prejuzgar las pretensiones de Irán. Según Estados Unidos, aunque en su jurisprudencia la Corte ha decidido que las objeciones basadas en el Artículo XX, párrafo 1, del Tratado de Amistad eran defensas sobre el fondo que debían considerarse en una fase posterior, en el presente caso la Corte debería examinarlas como una cuestión preliminar, en particular porque son “separables del fondo de las reclamaciones de Irán”. En “interés de la equidad, la economía procesal y la buena administración de la justicia”, Estados Unidos sostiene que la Corte debería dictar una pronta decisión sobre estas cuestiones.

99. Estados Unidos argumenta que ambas objeciones abarcan la totalidad de las pretensiones de Irán. Sostiene, por lo tanto, que debería tomarse una decisión sobre las objeciones en la fase preliminar del procedimiento.

100. En opinión de Estados Unidos, todas las medidas en cuestión en este caso pueden clasificarse como “relacionadas con la energía nuclear”; por lo tanto, todas están cubiertas por el Artículo XX, párrafo 1 (b), del Tratado de Amistad. Estados Unidos sostiene que, a la luz del texto y el contexto de esta disposición, la frase “relativas a materiales fisionables” otorga a una parte un grado considerable de discrecionalidad para adoptar “toda una gama de medidas desarrolladas y adoptadas para controlar y prevenir la proliferación de materiales nucleares sensibles”, y no sólo medidas que regulen el comercio directo de materiales fisionables.

101. Los Estados Unidos señalan que el presente caso se refiere únicamente a las medidas restablecidas el 8 de mayo de 2018, que eran las que se habían levantado con la adopción del JCPOA. El Demandado indica que todas esas medidas fueron categorizadas por los participantes del JCPOA, incluido Irán, como “sanciones nacionales relacionadas con el programa nuclear de Irán”. En opinión del Demandado, para que el Artículo XX, párrafo 1 (b), sea aplicable, es irrelevante que las medidas fueran reimpuestas por razones de seguridad relacionadas tanto con lo nuclear como con lo no nuclear.

102. Además, Estados Unidos sostiene que las medidas en cuestión están comprendidas en el artículo XX, párrafo 1 (d), del Tratado de Amistad. El Demandado argumenta que la noción de intereses esenciales de seguridad a que se refiere esta disposición es amplia; para alcanzar el umbral requerido, no es necesario que las medidas se adopten en relación con un ataque armado, o con respecto a asuntos considerados por el Consejo de Seguridad como una amenaza para la paz y la seguridad internacionales. Estados Unidos sostiene que debe concederse una “amplia discreción” y una “deferencia sustancial” al Estado que invoca el apartado d) para determinar si está en juego la seguridad nacional y qué medidas son necesarias.

103. En el presente caso, Estados Unidos indica que, a la luz del “continuo historial de actos violentos y desestabilizadores de Irán”, las medidas eran necesarias para proteger los intereses esenciales de seguridad del Demandado. La decisión de reimponer sanciones fue adoptada al más alto nivel de gobierno, sobre la base de una evaluación de las ambiciones nucleares de Irán, así como de otras políticas iraníes que eran motivo de preocupación para Estados Unidos, como las relacionadas con la financiación del terrorismo.

*

104. Irán argumenta que las objeciones de la Demandada que se basan en el artículo XX, párrafo 1, no entran dentro de las objeciones mencionadas en el artículo 79 del Reglamento de la Corte. Irán reconoce que algunas excepciones preliminares pueden no ser fácilmente clasificadas como relativas a la competencia de la Corte o a la admisibilidad de la Demanda, pero esto no significa que exista una “tercera categoría” de excepciones preliminares que pueda incluir objeciones relativas al fondo. Irán argumenta que, para ser tratada en esta fase, “una objeción debe ser de naturaleza jurisdiccional sin tocar el fondo del asunto”. Sostiene que la posición de Estados Unidos, que argumenta que sus objeciones no afectan a la jurisdicción de la Corte pero que, no obstante, son “de naturaleza preliminar”, es contradictoria; en opinión de Irán, una objeción preliminar sólo puede tener por objeto impedir que la Corte ejerza su jurisdicción. Irán argumenta que si los subpárrafos (b) y (d) del Artículo XX, párrafo 1, del Tratado de Amistad cubren la totalidad de sus reclamaciones es irrelevante para determinar la naturaleza de las objeciones: estas objeciones siguen siendo defensas sobre el fondo, ya sea que cubran todas las presentaciones de Irán o no.

105. Irán sostiene que no hay razón para que el Tribunal se aparte de sus conclusiones en el asunto relativo a Ciertos activos iraníes, en el que concluyó que “los apartados c) y d) del párrafo 1 del artículo XX no restringen su jurisdicción, sino que simplemente ofrecen a las Partes una defensa sobre el fondo”. Además, la demandante alega que sería necesario un extenso análisis de los hechos para decidir sobre las objeciones basadas en los apartados (b) y (d) del Artículo XX, párrafo 1, y que dicho análisis sólo puede llevarse a cabo en la fase sobre el fondo; es “inadecuado e improcedente” en la presente fase. De hecho, los hechos y argumentos en apoyo de estas objeciones son sustancialmente los mismos que los que constituyen la base del asunto en cuanto al fondo. La demandante alega que si el Tribunal se pronunciara en esta fase sobre las excepciones al artículo XX, apartado 1, los derechos de Irán constituirían el objeto mismo de la decisión. Además, en opinión del Solicitante, en esta fase del procedimiento el Tribunal no tiene en su poder todos los elementos de hecho necesarios para pronunciarse sobre las excepciones formuladas sobre la base del artículo XX, párrafo 1, letras b) y d).

106. Irán señala también que el apartado b) debe interpretarse a la luz del objeto y fin del Tratado y que, por lo tanto, sólo se aplica al comercio, las inversiones u otras actividades económicas relacionadas con materiales fisionables. Las medidas relacionadas con la actividad nuclear en sentido amplio no están cubiertas por el Artículo XX, párrafo 1 (b). En el presente caso, Irán sostiene que ninguna de las medidas en litigio se refiere a materiales fisionables o a sus subproductos radiactivos.

107. En relación con el apartado d), Irán sostiene que las preocupaciones de Estados Unidos en relación con sus intereses esenciales de seguridad no justificaban la aplicación de las medidas en cuestión. La demandante recuerda que corresponde al Tribunal apreciar el valor probatorio de las alegaciones formuladas por la demandada y determinar si existen motivos razonables para que Estados Unidos considere que la imposición de las sanciones controvertidas era necesaria y proporcional para proteger sus intereses de seguridad. En el presente asunto, Irán sostiene que las medidas reimpuestas por Estados Unidos no pueden considerarse necesarias para proteger sus intereses esenciales de seguridad. Según el demandante, la invocación del apartado d) del párrafo 1 del artículo XX por Estados Unidos es “infundada y abusiva”.

* *

108. El Artículo XX, párrafo 1, del Tratado de Amistad dice lo siguiente :

“1. El presente Tratado no impedirá la aplicación de medidas

(b) relativas a los materiales fisionables, a sus subproductos radiactivos o a sus fuentes;

(d) necesarias para cumplir las obligaciones de una Alta Parte Contratante para el mantenimiento o el restablecimiento de la paz y la seguridad internacionales, o necesarias para proteger sus intereses esenciales de seguridad.”

109. El Tribunal recuerda que en el asunto Oil Platforms (República Islámica del Irán c. Estados Unidos de América), estimó que “el apartado d) del párrafo 1 del artículo XX [del Tratado de Amistad] no restringe su competencia en el presente asunto, sino que se limita a ofrecer a las Partes una posible defensa en cuanto al fondo” (Excepción preliminar, Sentencia, I.C.J. Recueil 1996 (II), p. 811, párr. 20). Una opinión similar se expresó en el asunto relativo a Ciertos activos iraníes (República Islámica del Irán c. Estados Unidos de América) (Excepciones preliminares, Sentencia, I.C.J. Recueil 2019 (I), p. 25, párr. 45), donde el Tribunal señaló que la interpretación dada al artículo XX, párrafo 1, con respecto al apartado d) también se aplica al apartado c), que se refiere a las medidas “que regulan la producción o el tráfico de armas, municiones y utensilios de guerra”. El Tribunal observó que, a este respecto, “no hay motivos pertinentes para distinguir [el apartado c)] del apartado d) del párrafo 1 del artículo XX” (ibíd., p. 25, párr. 46). El Tribunal considera que tampoco existen motivos pertinentes para establecer una distinción con respecto al apartado b), que sólo puede ofrecer una posible defensa en cuanto al fondo.

110. Las Partes no discuten que los argumentos basados en el artículo XX del Tratado de Amistad no afectan ni a la competencia del Tribunal ni a la admisibilidad de la Demanda. Sin embargo, la Demandada alega que las excepciones formuladas sobre la base del artículo XX, párrafo 1 (b) y (d), pueden presentarse como preliminares de conformidad con el artículo 79 del Reglamento del Tribunal como “otra[s] excepción[es] sobre la[s] cual[es] se solicita una decisión antes de cualquier procedimiento ulterior sobre el fondo”. Por las siguientes razones, las dos objeciones planteadas por Estados Unidos sobre la base del artículo XX, párrafo 1 (b) y (d), no pueden ser consideradas como preliminares. Una decisión relativa a estas cuestiones requiere un análisis de cuestiones de derecho y de hecho que debe dejarse para la fase del examen del fondo.

111. El Solicitante sostiene que el apartado b), que se refiere a las medidas “relativas a los materiales fisionables, a sus subproductos radiactivos o a sus fuentes”, debe interpretarse en el sentido de que sólo se refiere a medidas como las que se refieren específicamente a la exportación o importación de materiales fisionables. Sin embargo, el demandado alegó que el apartado b) se aplica a todas las medidas, cualquiera que sea su contenido, relativas al programa nuclear de Irán, porque puede decirse que todas ellas están relacionadas con el uso de materiales fisionables. La cuestión del significado que debe darse al apartado (b) y la de sus implicaciones para el presente caso no tienen carácter preliminar y deberán examinarse como parte del fondo.

112. Lo mismo se aplica a las medidas adoptadas por Estados Unidos supuestamente porque se consideran “necesarias para proteger sus intereses esenciales de seguridad” y, por lo tanto, se argumenta que están comprendidas en la categoría de medidas que se reseñan en el apartado d). El análisis de esta objeción plantearía la cuestión de la existencia de tales intereses esenciales de seguridad y podría requerir una evaluación de la razonabilidad y necesidad de las medidas en la medida en que afectan a las obligaciones derivadas del Tratado de Amistad (véase Actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua (Nicaragua c. Estados Unidos de América), Fondo, Sentencia, I.C.J. Recueil 1986, p. 117, párr. 224). Dicha evaluación sólo puede llevarse a cabo en la fase del examen del fondo.

113. Por las razones expuestas, las alegaciones formuladas por el Demandado en relación con el artículo XX, párrafo 1, letras b) y d), del Tratado de Amistad no pueden servir de base a excepciones preliminares, sino que pueden presentarse en la fase de examen del fondo. Por lo tanto, las excepciones preliminares planteadas por Estados Unidos basadas en estas disposiciones deben ser rechazadas.

* * *

114. Por las razones expuestas,

EL TRIBUNAL,

(1) Por unanimidad,

Rechaza la objeción preliminar a su jurisdicción planteada por los Estados Unidos de América según la cual el objeto de la controversia no se refiere a la interpretación o aplicación del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955;

(2) Por unanimidad,

Rechaza la objeción preliminar a su jurisdicción planteada por los Estados Unidos de América en relación con las medidas relativas al comercio o las transacciones entre la República Islámica del Irán (o los nacionales y empresas iraníes) y terceros países (o sus nacionales y empresas);

(3) Por quince votos contra uno,

Rechaza la objeción preliminar a la admisibilidad de la Solicitud planteada por los Estados Unidos de América;

A FAVOR: Presidente Yusuf; Vicepresidente Xue; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Canfado Trindade, Gaja, Sebutinde, Bhandari, Robinson, Crawford, Gevorgian, Salam, Iwasawa; Juez ad hoc Momtaz;

EN CONTRA: Juez ad hoc Brower;

(4) Por quince votos contra uno,

Rechaza la objeción preliminar planteada por los Estados Unidos de América sobre la base del Artículo XX, párrafo 1 (b), del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955;

EN FAVOR: Presidente Yusuf; Vicepresidente Xue; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Canfado Trindade, Gaja, Sebutinde, Bhandari, Robinson, Crawford, Gevorgian, Salam, Iwasawa; Juez ad hoc Momtaz;

EN CONTRA: Juez ad hoc Brower;

(5) Por unanimidad,

Rechaza la objeción preliminar planteada por los Estados Unidos de América sobre la base del Artículo XX, párrafo 1 (d), del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955;

(6) Por quince votos contra uno,

Declara, en consecuencia, que es competente, sobre la base del Artículo XXI, párrafo 2, del Tratado de Amistad, Relaciones Económicas y Derechos Consulares de 1955, para conocer de la Solicitud presentada por la República Islámica de Irán el 16 de julio de 2018, y que dicha Solicitud es admisible.

EN FAVOR: Presidente Yusuf; Vicepresidente Xue; Jueces Tomka, Abraham, Bennouna, Canfado Trindade, Gaja, Sebutinde, Bhandari, Robinson, Crawford, Gevorgian, Salam, Iwasawa; Juez ad hoc Momtaz;

CONTRA: Juez ad hoc Brower.

Hecho en francés y en inglés, siendo el texto inglés el que da fe, en el Palacio de la Paz, La Haya, el día tres de febrero de dos mil veintiuno, en tres ejemplares, uno de los cuales se depositará en los archivos de la Corte y los otros se remitirán al Gobierno de la República Islámica del Irán y al Gobierno de los Estados Unidos de América, respectivamente.

(Firmado) Abdulqawi Ahmed YUsUF,

Presidente.

(Firmado) Philippe GAUTiER,

Secretario.

El Juez TOMKA adjunta una declaración a la sentencia del Tribunal; el Juez ad hoc BROWER adjunta una opinión separada, en parte concurrente y en parte disidente, a la sentencia del Tribunal.

(rubricado) A.A.Y.

(Iniciales) Ph.G.

Ver también

Nicolas Boeglin

Palestina: a propósito de la reciente resolución sobre derechos de Palestina como futuro Estado Miembro de Naciones Unidas

Nicolas Boeglin, Profesor de Derecho Internacional Público, Facultad de Derecho,Universidad de Costa Rica (UCR). Contacto …