Viernes, Mayo 26, 2017
 
Inicio / Featured / Argentina y Paraguay cierran 30 años de disputas por Yacyretá
Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y de Paraguay, Horacio Cartes, exhiben textos del acuerdo que acaban de firmar en Yacyretá. Telam
Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y de Paraguay, Horacio Cartes, exhiben textos del acuerdo que acaban de firmar en Yacyretá. Telam

Argentina y Paraguay cierran 30 años de disputas por Yacyretá

Argentina y Paraguay cierran 30 años de disputas por Yacyretá

Paraguay tiene una causa nacional que se llama Yacyretá, la hidroeléctrica que comparte con Argentina. Desde su construcción en 1983 en aguas del río Paraná, los paraguayos denuncian que la represa, fruto de un entendimiento entre las dictaduras militares que gobernaban ambos países en los años 70, atenta contra la soberanía económica de su país y sólo beneficia a Argentina. Ambos países llevan más de 30 años atrapados en un callejón que impidió cualquier entendimiento: mientras Argentina reclama a Paraguay la cancelación de 17.000 millones de dólares que aportó para financiar las obras, Paraguay insiste en que ellos han puesto la mayor parte del territorio inundado por la represa sin cobrar por ello y reciben, además, migajas por la electricidad que no usan y venden a sus socios del sur. Los presidentes Mauricio Macri y Horacio Cartes firmaron ahora un acta de entendimiento que promete poner fin a esa vieja disputa y permitirá, según dijeron, destrabar obras necesarias pero suspendidas por la pelea.

Ambos presidentes se reunieron en la represa, ubicada cerca de la ciudad paraguaya de Ayolas. Macri dijo que el acuerdo fue “histórico” y que dejó atrás 30 años de “un conflicto que no sumó nada en esta relación tan intensa entre paraguayos y argentinos”. A su lado, Cartes celebró el inicio de “un nuevo tiempo” en las relaciones bilaterales. “Con este entendimiento abrimos las puertas para la construcción de más obras y al desarrollo entre los dos países, fortaleciendo el lazo entre argentinos y paraguayos”, dijo.

Cuando se acordó la construcción de la represa, en 1973, se dispuso que Argentina financiaría la obra y Paraguay pondría la mayor parte de los recursos naturales. Fue así que los paraguayos asumieron una deuda que, con este acuerdo, se redujo en un 80% gracias a la quita de intereses acumulados desde 1992, hasta los 3.800 millones de dólares, a pagar en un plazo de 20 años y con 10 años de gracia. Argentina, por su parte, abonará a partir de 2023 y durante 10 años casi 1.000 millones de dólares a Paraguay por haber aportado el 80% del territorio que la represa dejó bajo el agua.

También se alcanzó un acuerdo en la tarifa que abonará Argentina por la electricidad que compra a su socio, que pasará de 9,89 dólares a 12 dólares el megavatio, casi un tercio de los 35 dólares que sale a la represa generarlo. Este ha sido uno de los puntos más conflictivos a resolver y el que más pasiones nacionalistas genera en Paraguay, donde su población siempre ha defendido la idea de que su país prácticamente regala a su vecino el excedente del 50% de la electricidad que le corresponde y no usa. Paraguay satisface su demanda energética con el 10% de lo producido en Itaipú, la represa que comparte con Brasil y que es récord mundial en generación de energía, y apenas usa el 13% de su cuota en Yacyretá. El 37% restante lo vende a Argentina, que con ese recurso extra abastece casi el 8% de su consumo energético.

El esquema tarifario y el manejo de las deudas contraídas quedó establecido hace 40 años, cuando se firmó el tratado inicial, y debía revisarse en 2013. Pero las diferencias del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner con el de Federico Franco, al que Buenos Aires consideraba ilegítimo tras la destitución de Fernando Lugo en 2012, hicieron imposible cualquier entendimiento. La asunción, en agosto de 2013, de Cartes en Paraguay y la llegada al poder de Macri en diciembre de 2015 en Argentina allanaron finalmente el camino hacia un entendimiento.

Los gobiernos confían ahora en que el acuerdo, que debe ser aprobado por sus respectivos parlamentos, permitirá encarar nuevas obras en la represa. Macri ya anunció la mecanización del brazo Aña Cua de la hidroeléctrica, una obra con 1.600 millones de dólares de presupuesto que creará cerca de 3.000 puestos de empleo durante los próximos cinco años.

Ver también

elordenmundial.com

El futuro de la lucha contra la pobreza en América Latina

El futuro de la lucha contra la pobreza en América Latina América Latina es una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *